No le tengamos miedo a la critica

L'immagine può contenere: testopor Elías Jaua Milano

El chavismo como expresión de una de las más amplias alianzas de fuerzas populares y patrióticas que se haya conformado en Venezuela, obra de nuestro Comandante Chávez, no ha tenido miedo frente a los sistemáticos ataques del Imperio más poderoso del mundo. Golpes fascistas, sabotaje petrolero, injertos paramilitares, guarimbas terroristas, amenazas de invasión militar, guerra económica sostenida, sanciones y bloqueo económico de facto, nada de eso ha podido detener nuestra voluntad de defender la Independencia y de construir una sociedad donde quepamos todos y todas con igualdad, justicia y dignidad, nuestro Socialismo Bolivariano.

La rebelde esperanza del pueblo toma calle

Para continuar el camino victorioso de la Revolución Bolivariana, el chavismo tampoco debe tenerle miedo ab ejercer su derecho a interpelar y a protestar contrav el burocratismo autoritario, contra la corrupción, contra lo mal hecho y contra la indolencia que mina la moral de un pueblo que ha tenido y tiene el coraje de enfrentar las más graves agresiones imperiales.

El campesino tiene el derecho a defender sus tierras y a reclamar acceso a financiamiento e insumos para producir alimentos; el servidor público tiene derecho a luchar por su salario frente a la especulación salvaje del capitalismo y a reclamar un trato digno dentro de sus instituciones; el trabajador tiene derecho a demandar que las empresas de propiedad social sean bien gerenciadas y tengan los insumos y repuestos para producir y tiene el deber de denunciar el desvío de la producción hacia las mafias de bachaqueros; el comunero tiene derecho a exigir que se le reconozca comob un sujeto de gobierno real en su territorio; el estudiante tiene derecho a protestar por un servicio de alimentación regular y de calidad; los pobladores de los barrios y caseríos tienen el derecho de alzar su voz contra el abuso policial, de los revendedores de gas y del abuso agravado de los transportistas; el militante del PSUV tiene derecho a plantear con libertad sus opiniones y a ejercer plenamente su soberanía popular.

Como cantaba Alí Primera: “Aunque diga groserías el pueblo tiene derechos”. El pueblo también tiene el deber de abandonar la pasividad frente a tanta ignominia del capitalismo salvaje y del burocratismo autoritario. Tiene el deber de organizarse para luchar por sus derechos.

La gente defendió la propiedad comunal de La Minka

Por eso celebro las acciones de protesta pacífica ejercida por organizaciones de base del Poder Popular, esta última semana, la primera en la Comuna Comandante Adrián Moncada, en Lara, donde toda la comunidad evitó el decomiso ilegal, por parte de policías municipales, de los sacos de azúcar destinados a la distribución planificada; la toma pacífica del Instituto Nacional de Tierras en Barinas, por sectores campesinos revolucionarios, denunciado los desalojos y asesinatos de sus compañeros en ese Estado; y la contundente respuesta de los CLAPS de la Av. Fuerzas Armadas, en Caracas, ante el intento de desalojo forzoso por parte de funcionarios judiciales y policiales al colectivo de jóvenes que administra una exitosa experiencia de distribución planificada de pan, en la panadería La Minka. Igualmente, destaco la refundación del Comité de Usuarios de la Vega, para hacer frente al atropello de los dueños de líneas de transportes, que humillan a nuestro pueblo.

La rebeldeb esperanza del pueblo comienza a tomar calle, de manera organizada yv pacífica, y eso es garantía de vitalidad para la Revolución Bolivariana. Recordemos la frase de nuestro Comandante Chávez. *“Uds. tienen derecho a criticar, a interpelar, a demandar, a protestar, pero no abandonen nunca la Revolución”.

La dirigencia revolucionaria no debe tener miedo al pueblo que interpela y protesta. La dirigencia revolucionaria debe cada día más confiar en los sujetos del Poder Popular que heroicamente han protagonizado las más recientes victorias electorales, en una demostracióng suprema de madurez política. Asumamos el pensamiento de nuestro Padre Simón Bolívar “Confío más en el buen tino del pueblo frente a las grandes resoluciones”.

El IV Congreso del PSUV debe ser el espacio para que los poderes creadores del pueblo se expresen libremente y se produzca el parto de las ideas revolucionarias que nos conduzcan a despejar el horizonte hacia la estabilidad política, económica, social y a la restauración del tejido ético de nuestra sociedad.

No nos convirtamos en una clase política, en términos del autor Gaetano Mosca, es decir una dirigencia política cuyo último fin es perpetuarse en el poder a través de un manejo administrativo de la política. No hagamos un Congreso gatopardeano, “donde todo cambie, para que nada cambie”.

Convirtamos el IV Congreso del PSUV, en el espacio para la reunificación de nuestras fuerzas, la transformación democrática de los métodos de dirección y para la construcción de las soluciones concretas, a partir del debate franco de los problemas que confrontamos.

No le tengamos miedo a las bases, apostemos a que del ejercicio de su soberanía se relegitimen y emerjan los auténticos liderazgos. Construyamos hegemonía democrática, es decir orientemos y convenzamos ética y políticamente.

Militantes del PSUV, Uds. tienen derecho a debatir y a elegir. Yo no tengo vuelta atrás, con nuestro Comandante digo, “Me la juego con las bases, me la juego con el pueblo”. Por el camino de Chávez, y no por otro, siempre venceremos.

Dilema de un loco sobre la repartición del mango

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

¡Hay que alimentar a las bestias! Que no mueran de hambre. Míralas, están flacas como un chivo. Antes brillaban y tenían una cola azul que se confundía con el cielo, zaz-zaz iban de aquí para allá, zaz-zaz, rápidas… antes se les veía con sus cabezas rojas dar vueltas sobre los ríos ¿Tu has visto una guacamaya? ¡Igualitas a una guacamaya! Pero con la espalda de un tigre, y tenían el tamaño de un barco y los ojos como un enjambre de luciérnagas. Mango, mango, mango, quiero mango. Zaz-zaz se escuchaban cortando el viento. Hay que darles comida o se van a morir de hambre. ¡No es difícil, chico! Ellas comen mango, las bestias comen mango, les gusta. Aquí hay mucho mango, pero todo el mundo pone cercas. ¿Para qué esas parcelas? Tu te has montado en un avión ¿Verdad? Yo una vez iba volando sobre Quibor y se veían esos cuadraditos por toda la tierra, casi hasta donde se acaba el valle. Y los campesinos a penas con unas cebollas en el lomo y la tierra que le entra en los zapatos y unas esperanzas del tamaño de una asamblea de locos. Pero lo tenían cuadradito todo, tú sabes, allá estan atornillaos. Se agarraron toditicas las matas y hasta el agua. Pero aquí hay una mata, allá está ¿La ves? Antes todos íbamos y agarrábamos los mangos amarillitos, pero luego llegaron estos locos y pusieron esa cerca. ¡Libertad para los mangos! ¡Libertad para los mangos! ¿Tu sabes que los mangos son como soles pequeñitos? Sí, es la fotosíntesis, literalmente una mata de mango transforma la energía lumínica en energía química y entonces nacen esas frutas del color del sol, ¡Quién sabe! Quizá por eso les gusta, porque las bestias tambien comen lava, y el mango es como lava dulce, pero aquí no hay lava, se pueden pasar la vida escarbando como mineros chilenos y nada, a penas una fumarolas por allá por Carora, donde el diablo dejó los interiores y donde por cierto, hay una iglesia con cachos. Ahí hay una mata de mango grandota, dicen que la sembró Alírio Díaz cuando era un carajito. Míralos ahora, a los caroreños, como chivos de la otra banda, dan ganas de llorar en esa cola. Yo no entiendo, ahí parados bajo el sol buscando kiwi, con tanta pepa e’ mango por ahí. Hay como para sembrar tres países de mango y después mandar esa vaina paˋ Rusia hecha mermelada y listo. A los rusos tambien les gusta el mango, pero no tienen matas, solo pinos, gas y nieve. Mira a Ecuador con los cambures, tu sabes que yo una vez compré un cambur ecuatoriano en París. No te rías que es verdad.

Y aquí hay mango parejo, hay mango, mango, hay mango pa’ tirá pal’ techo, para hacer jalea, para hacer jugo, para que las abuelas hagan tortas y las niñas mascarillas para el cutis y champú, hay mango para hacer platos deliciosos y extraños, como los que les gustaban a Dalí ¿Tu sabes que Dalí tenia un chef surrealista? ¿Tu crees que a Dalí le gustaba el mango, como a Miranda? ¿Tu crees que Miranda cuando anduvo caminando por los palacios de Catalina la Grande y miró aquellos jardines repletos de nieve pensó alguna vez en los mangos y se mordió los labios? ¿Que frutas habrá comido Miranda en esos palacios? ¡No te rías, diente pelao! Zaz-zaz. Tu sabes que yo no estoy loco. Miranda llegó a un palacio en Moscú y escribió el 14 de mayo de 1787 “Al Kremlin, donde me aguarda el custodio, señor Kogen, Consejero actual de Estado, para quien traje carta del Príncipe Potemkin. Me recibió con sumo agrado y procedimos a ver el Tesoro. Subimos por la escalera roja que llaman, a causa de estar cubierta de este color o porque en ruso es expresión de cosa selecta, por donde sólo los soberanos podían montar en otro tiempo —bastante mal, por cierto— y entramos en los cuatro apartamentos principales que contienen grandísimo número de vestidos, vasos, vajilla, joyas, coronas, bandejas de oro y plata, etc., la mayor parte anticuallas de los zares, mas de mucho valor el todo. Distínguense entre otras cosas, las coronas de Siberia, Kazan, Astrakán y Rusia; una gran silla de oro y plata embutida de piedras preciosas, hecha en Persia. Otra en que Iván y Pedro I se sentaban, y una ventana cubierta por donde la hermana Sofía oía e influía en los hermanos”, pero no dijo nada del mango, aunque yo sé que tenía ganas. Ahhh pero tu crees que yo estoy loco, como las serpientes esas que trancan los barcos con cercas. Zaz-zaz.

Sácame de aquí, vamos, vamos, tú puedes y después organizamos todo. Yo puedo despertar a las bestias, pero antes hay que liberar a esa mata. No podemos dejar a esa mata presa. ¡Pobres locos! Los locos tambien comen mangos, yo los vi con la cara llenita de pulpa, chupando y tirándose las pepas como locos. Tú sabes, como locos-locos. ¡Ríete, que eso si da risa! Locos como locos. No locos como tu, que no pareces locos, o como yo, que no tengo miedo de otros locos. Vamos a dar vueltas, cuando das vueltas todo queda moviéndose, me gusta que las cosas se muevan. Me gusta cuando salto y las piedras saltan, me gusta sentir como la tierra camina. Cierra los ojos ¿Tu sientes como la tierra se mueve? ¡Es tan lindo!

Quiero mangos, quiero mangos. Dame un mango. Vamos. Esa mata será de todos, vamos a liberar a la mata. ¡Todos conmigo, vamos por la reconquista de la mata de mango! Los que quieran mango vengan conmigo, las hormigas tambien, en fila y por montones, ya tenemos infantería. Ahora hay que cuadrar con las abejas y tendremos aviación. Hay que darle mangos a todos. Si en este país hay tanto mango ¿Por qué no? Ahhh pero yo soy el loco, y Cristo no, que andaba repartiendo pan. Debería haber un onceavo mandamiento, “Compartiras el mango con todos y todos contigo y esa será mi iglesia”. Zaz-zaz.

Míralos, tan bonitos que eran, ahora parecen chivos mordiendo ramas viejas, ya ni vuelan, míralos a las orillas de la carretera, deambulando, arrastrando las pezuñas partidas de tanta piedra. Antes tenían unas uñas que parecían de un metal precioso, ya no sirven ni para quitarles la corteza y hacer ranchos de lata, porque con este calorón vivir en una lata es como vivir en un horno y nadie quiere estar loco y asado. Igual los gringos se quedaron con la boca abierta, hay casas por todos lados, ahora hay más casa que harina en los abastos y chivos en Siquisiqui, pero en Siquisiqui no hay hospital, lo que si hay es maíz y una gente haciendo arepas mientras baila dando vueltas, y chicha. ¿Tu conociste a la reina Maria… y a Anatasia? Ellas tambien veían a las bestias, yo las conocí, y al capataz. ¿Es que tu crees que Miranda es el único que conoce reinas? El entró a los palacios de Moscú y San Perterburgo, pero yo entré a los espirales del reino ayaman, y ahí, fuera del tiempo, nos sentamos a hablar de las coronas con rubíes y granos de caraota.

Te voy a decir un secreto, yo tengo a una bestia chiquitica, esta bebé. Sí, sí. Le doy comidas todas las mañanas, cuando aparece el alba. Tu sabes que yo tengo lava en la saliva, eso no es un secreto, todo el mundo lo sabe, por eso me metieron aquí, porque me puse como loco a escupirle la cara a los hipócritas. Zaz-zaz. Deja de mirarme la boca. Suelta. Cuidado que te quemo. No toque, no toque. No te escupo porque eres mi amigo. ¡Deja de reírte, que es en serio, deja de reírte! Escucha, yo le doy todas las noches un poquito de saliva para que vaya creciendo. Aqui la tengo, en el pecho, en el ocaso me sale por la boca y después se mete por mi ombligo, y se queda en la barriga jugando toda la madrugada y cuando amanece, sale a comer y luego se me mete en un pulmón a dormir, ahí entra brisa y respira conmigo. Por eso los locos dicen que brillo en la noche, pero nadie les cree porque estan locos. Brillo porque la bestia abre los ojos cuando yo sueño.

Hasta que el cuerpo aguante

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Maryclen Stelling
@maryclens

Nos despertamos con una sensación de eternización de la crisis, desamparo, disminución de la credibilidad y fractura de la legitimidad…

Cada despertar es una incógnita, cada incremento de salario se percibe como un paliativo de corta duración, dados sus efectos inmediatos sobre los precios. Los bonos, en tanto estrategia oficial de efecto limitado, desarrollan una función distractora de la crisis de sobrevivencia y alejan la desesperanza imperante.

La crisis económica y la política lenta y profundamente afectan la fe, la esperanza, la confianza y la credibilidad de la ciudadanía; al igual que la legitimidad, reduciendo la participación ciudadana al clientelismo y al rol de elector.

La crisis económica, de la que no se salva nadie, hace sentir sus efectos en la activación de procesos de exclusión, precarización y desigualdad social fundamentalmente en grupos vulnerables.

En consecuencia, se presenta una tensión o conflicto entre la inclusión política y la exclusión social, entre la ciudadanía política y la clientelar. Aun cuando afecta a todos y todas, ha ido generando un ensanchamiento de las desigualdades; un incremento de la vulnerabilidad de importantes sectores. Los logros alcanzados en cuanto a la democracia participativa gradualmente van desapareciendo hasta dar lugar a una ciudadanía mínima.

Es importante destacar que las condiciones de vulnerabilidad y precariedad socioeconómica incrementan las prácticas clientelares. Además, al potenciarse la relación clientelar-limitada al intercambio utilitarista- se alimenta la pasividad y la apatía, afectándose en consecuencia la autonomía ciudadana. La participación de la ciudadanía se ha ido restringiendo entonces a la participación electoral en detrimento de la democracia popular y protagónica, con la amenaza de que los logros en cuanto a la democracia participativa, desaparezcan hasta desembocar en una ciudadanía mínima. El fenómeno ha sido caracterizado como desafección política versus clientelización política. De allí que el gran reto es enfrentar el impacto de los procesos de exclusión sobre la ciudadanía política, mientras no se resuelva la crisis económica.

Recientemente alguien compartió conmigo la interrogante que rige su cotidianidad: “¿Hasta cuándo dura esto?”, ante lo cual se responde “Hasta que el cuerpo aguante”, aun cuando, últimamente, comienza a creer que “Esto no lo aguanta nadie”.

 

El circo mediático a Cúcuta de los “cascos blancos”

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Carola Chávez
tongorocho@gmail.com

Llegaron los Cascos Blancos a Cúcuta. Llegaron a salvar a los “refugiados“ venezolanos que viven allá. Llegaron con sus batas de médico, con sus cascos de marketing, con Gabi Arellano, con Williams Dávila, con unos políticos colombianos que en su casa los conocen, con unas carpas para montar su circo mediático, pero faltaba algo…

“La estrategia de asistencia medica humanitaria que Cascos Blancos desarrolla en Colombia tiene como objetivo atender diariamente a 200 pacientes, priorizando a mujeres en edad fértil, gestantes, lactantes y menores de 17 años provenientes de Venezuela” –escribieron en su cuenta Twitter. Vinieron a atender doscientos pacientes al día, pero justo el día del debut, cuando todos los medios estaban allí para hacer coro en el concierto, cuando aquello tenía que estar abarrotado de venezolanos harapientos, esqueléticos, desesperados, en sus mejores tomas solo logran captar, si mucho, a medio centenar de personas que no pintan las miserias y penurias que los Cascos Blancos y la mediática mercenaria nos quiere contar.

Más al norte, en la misma Colombia, se mueren los niños de desnutrición y al sur, y al oeste de ese país, millones de colombianos sobreviven su condena a la miseria, por los siglos de los siglos; pero ese no asunto los Cascos Blancos, ni del gobierno colombiano. Esos han sido siempre un asunto de Venezuela, que los recibe sin escándalos, sin fotos, sin show, sin Cascos Blancos.

El problema de los Cascos Blancos es que ya sabemos lo que hacen, hemos visto el reguero de sangre que dejan a su paso. Son el cinismo, porque se supone que los médicos salvan vidas, pero estos allanan el camino a la muerte. No son más que terroristas, financiados por la OTAN, disfrazados de doctores, escenificadores de operaciones de falsa bandera, prologuistas de bombardeos “humanitarios”.

En 2017 padecimos una versión tropical y fallida de estos bichos. Eran los Cascos Verdes que, dotados con cámaras Go Pro chísimas, documentaban la violencia que los guarimberos generaban y se la achacaban al gobierno como crímenes de estado. Aquello no cuajó, como no cuajó la guerra que nos querían imponer.

Ahora llegan a Cúcuta, mientras Mike Pence en Manaos, monta otro show igualito, Y la oposición calladita, y el mundial en pleno apogeo. Y creen que nadie se dio cuenta.

 

 

Escuchando

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Roberto Malaver
robertomalaver@gmail.com

6jul2018.- Pero escúchame, que nosotros siempre tenemos soluciones para todo, por ejemplo, allí tienes tú el precio de las verduras. Con solo evitar que la Guardia Nacional le cobre peaje en las alcabalas a los productores, ese precio llega a Caracas mucho más barato. Allí tienes una solución, lo que pasa es que ustedes se hacen los que no están enterados de lo que está pasando. Parece que ustedes son los únicos que no lo saben. Por eso es que la gente se arrecha con ustedes, porque no escuchan, les dicen las vainas y después, cuando el corrupto está fuera del país, viviendo feliz con todos los reales del mundo, entonces sí salen a decir que eso lo sabían.

Además, uno no los puede criticar, porque entonces vienen los argumentos pendejos esos de que uno saltó la talanquera, que uno se está metiendo a escuálido, como si callarse ante lo que está pasando fuera muy revolucionario, revolucionario es decir y proponer y dar respuestas a las crisis. Porque no me vas a negar que la corrupción está en todas partes, que para donde quiera que tú mires, hay tipos ofreciéndote productos de las cajas Clap y medicinas de los hospitales, y aceite y otro montón de vainas que uno no sabe cómo carajo hacen para tener de todo para salir a revenderlos por allí. Ah, pero uno viene y dice esa vaina, y vienes tú y me dices que mejor me callo, porque este no es el momento para decir esas cosas. Y uno se queda esperando el momento para decir las vainas y no llega nunca, porque siempre hay elecciones y posibles invasiones y manifestaciones, en fin, que nunca llega el momento.

Y ya la gente respondió. Salieron a votar por la Constituyente, y es verdad, vino la paz, y se acabaron las guarimbas, que de paso, era una vaina insoportable y criminal, y menos mal que se acabó esa vaina. Y después vinieron las elecciones presidenciales, y también salimos a votar, y ahora estamos esperando que se acabe esta guerra de nervios con los precios, porque cada vez que escuchamos un nuevo precio nos llegan los temblores. Y uno será muy valiente, pero cada vez que uno pregunta por el precio de un producto, se te acaba la valentía, porque carajo, el susto es para caerse muerto allí mismo. Y gracias por escucharme, Roberto.

 

¿Quién es el culpable?

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Alí Ramón Rojas Olaya – CiudadCCS

Si usted fuese ciudadano sirio y estuviese en estos momentos en Alepo, ¿a quién culparía de la devastación en que se encuentra la antigua Mesopotamia y Persia, a Bashar al-Ásad o a Estados Unidos?

Si usted fuese ciudadano libio y estuviese en el año 2011 en Trípoli, ¿A quién culparía de las ruinas, al presidente Muamar el Gadafi o a Estados Unidos?

Si usted fuese ciudadano iraquí y viviese en Bagdad en 2006, ¿A quién culparía de los destrozos en que se encuentra el emporio cultural que legó a la humanidad Las mil y una noches, a Saddam Hussein o a Estados Unidos?

Si usted fuese palestino y viviese en el año 2004 en Gaza, ¿A quién culparía de las miles de muertes, al presidente Yasir Arafat o al Estado Sionista de Israel apoyado por Estados Unidos?

Si usted fuese haitiano y estuviese en 1994 en Puerto Príncipe, ¿A quién culparía de la crisis social, al presidente electo Jean Bertrand Aristide o a Estados Unidos?

Si usted fuese granadino y viviese en 1983 en Saint George, ¿A quién culparía del desabastecimiento, al presidente Maurice Bishop o a Estados Unidos?

Si usted fuese chileno y viviera en Santiago en 1973, ¿A quién culparía de hacer tantas colas para comprar comida, al presidente Salvador Allende o a Estados Unidos?

Si usted fuese vietnamita y estuviese en 1968 en Saigón, ¿A quién culparía de las campesinas, campesinos, niñas y niños abrasados por napalm, al presidente Ho Chi Minh o a Estados Unidos?

Si usted fuese guatemalteco y estuviese en la capital de esa nación centroamericana en 1954, ¿A quién culparía de la crisis económica, al presidente Jacobo Árbenz o a Estados Unidos?

Si usted es venezolano y vive en Caracas, Valencia, Maracay, San Fernando, Puerto Ayacucho u otro lugar, ¿Cree que el culpable de que hagamos cola para comprar comida, medicina o productos de aseo es el presidente Nicolás Maduro?

Si respondió correctamente lo felicito. De no ser así debe cambiar la forma en que obtiene información. Hágale caso a Simón Rodríguez cuando nos invita a abrir la historia. Así forjamos la conciencia y podremos saber siempre quién es el culpable.

México: Obrar por la esperanza

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

Un debate entre la voluntad y la corrupción

En México parece que cada vez que se acerca el amanecer llega un zorro y arrastra a la aurora con el hocico para que no se aparezca, es la corrupción. No obstante, esta vez el zorro parece estar tan sarnoso que no puede con sus propias garrapatas y comienza a iluminarse el horizonte, comienza a pintarse el cielo como si el sol fuese a aparecer para dejar al descubierto toda la miseria que hay que superar, hasta las encuentadoras más conservadoras lo dicen: México quiere un cambio que vaya más allá de las promesas electorales. AMLO constituye una esperanza, y por eso sostiene que impulsará una cuarta revolución en México, porque es claro no se trata de hacer de la política un cuento de hadas, la esperanza en términos políticos no es una varita mágica que lo resolverá todo cuando lo ilumine, eso sería demagogia; a lo sumo expondrá ante todos los sueños de un pueblo y dependerá de la voluntad de todo un país resolver los problemas que no han permitido su realización, y esa será la revolucíon social. Por eso la gente hoy cree en López Obrador, porque ha demostrado tener la capacidad de catalizar esa esperanza en terminos politicos y prácticos. Tiene la voluntad de obrar por la esperanza y materializarla.

Pero no se requiere solo la voluntad de líderes, por eso debemos preguntarnos ¿Qué voluntades deben movilizar al pueblo de México si cree en esa esperanza? La primera voluntad es concretar el cambio de gobierno, superar el panismo y el priismo, diciéndole al mundo y a ellos mismos que es vital un proyecto de renovación de la política y de la institucionalidad en México; luego tendrá que venir la voluntad de cambiar el país, su forma de ejercer la democrácia y así hasta llegar a temas tan fundamentales como la economía, donde toda la nación debe participar como si fuese un gran congreso para encontrar vías al desarrollo humano integral y no solo al aumento del PIB. No se trata entonces, de votar por la esperanza a secas, se trata de votar porque existe la voluntad de hacer de este amanecer el primero de muchos amaneceres, es obrar por la esperanza y habiéndola conquistado, seguir obrando por la transformación.

A punto de comenzar el proceso electoral esa voluntad se siente latir, por supuesto que han querido reprimirla a través de la violencia política, la cual se ha manifestado de la forma más descarada e impune, pues han sido más de 40 candidatos asesinados en esta campaña electoral en México, pero que fuera de las elecciones también se ha manifestado de forma sistemática en casos como el de Ayotzinapa y los más de 30.000 desaparecidos que hoy se cuentan en el país Azteca. También lo han hecho a través de la violencia simbólica, por ejemplo, produciendo una campaña de miedo alrededor de López Obrador, campaña que otrora surtió efecto. Han querido vincularlo con la mentira que han creado en torno a la palabra “revolución” y a los desmanes que hoy sufre Venezuela, no a causa de las políticas de justicia social impulsadas por Hugo Chávez, con las cuales se elevó el Índice de Desarrollo Humano, se erradicó el analfabetismo y se entregaron más de 2 millones de vivienda al pueblo venezolano, sino justamente por una política de terror que han impuesto a través de la economía y los medios de comunicación los sectores más reaccionarios del empresariado venezolano, los partidos de ultraderecha y el propio gobierno norteamericano.

Digamos las cosas con su nombre, la desgracia del continente no ha sido el fantasma que han querido hacer de Chávez, o el populismo del que acusan a López Obrador o a líderes como Lula Da Silva, sino la política de irrespeto, menosprecio y dominación de nuestros vecinos del norte. Si algo debiera darnos miedo como latinoamericanos es un candidato sumiso a los intereses de EEUU ¿A éstas alturas puede existir alguien con dudas sobre esto? ¡Ya ni en las películas EEUU es bueno! Por ello debemos hacernos cada día más fuertes, para tener la capacidad de negociar de tú a tú garantizando nuestra soberanía y autodeterminación. En cualquier caso, lo importante es que México tiene el derecho a encontrarse con la política más allá de la violencia, la currupción y la manipulación mediática y eso sólo es posible a través de una renovación de la democracia, de un sistema de comunicación alternativo y contra-hegemónico y por medio de la educación. López Obrador es una puerta abierta a esta posibilidad, y por lo que se escucha en el continente, la gente en México está tan ansiosa de esa posibilidad que está abriendo hasta las ventanas de la casa, es algo que no pueden esconder lo medios, pues ya la voluntad ha podido más que la corrupción en éste respecto.

La importancia en la región de éstas elecciones es muy grande, algunos creen que al elegir un presidente en un país como México se está eligiendo a un hombre para llevar adelante una política que sólo debe pretender el bienestar de los ciudadanos del Estado en cuestión, pero lo cierto es que en el mundo globalizado en el que vivimos y en especialmente en el contexto en el que está América Latína, la elección del presidente de México es un asunto que va mucho más allá de sus propias fronteras, pues en esta elección se determina, por ejemplo, un nuevo escenario frente a las relaciones con los EEUU, la posibilidad de entablar relaciones comerciales regionales mucho mas sólidas, desarrollar una política energetica que impulse el desarrollo regional, habilitar y fortalecer los nuevos mecanismos de integración regional tanto desde el Estado como desde los movimientos sociales.

En México se esta viendo de manera concreta la posibilidad de una nueva ola progresista que traiga nuevamente las esperanzas en los países latinoamericanos, pués luego de constatar una ve más el fraude que constituyen personeros como Peña Nieto, Temer o Macri, las personas innevitablemente comparan y evaluan sus opciones para llegar a la conclusión de que es necesario obrar de manera distinta para alcanzar los objetivos comunes, comenzando por la justicia social y la lucha contra la corrupción. Los latinoamericanos ya sabemos que el neoliberalismo abierto, entregista y antipopular no es una opción que nos haga bien como pueblos.

El debate a éstas alturas lo ha ganado la voluntad, todos coincidimos en ello, no obstante también debemos tener la voluntad de defender la voluntad, pues la corrupción es tal que tratará incluso de tapar el sol con un dedo, sabiendo que sus zorros están derrotados. Hoy obrar por la esperanza es defender tu voluntad de acompañar AMLO y hacer historia en México. ¡Si podemos!

 

Poder de la calle

L'immagine può contenere: testopor Julio Escalona

Poder de la calle, contra la guerra de precios, por la paz, es el camino

El pueblo debe desarrollar formas de gobierno autónomas con respecto al Estado y el gobierno.  Es deber del gobierno, rumbo al socialismo, solucionar los problemas populares, sin paternalismo, pues este es reaccionario. Los pueblos hacen la historia. El presidente Maduro sabrá resolver ese reto. Las dificultades rebasan a una burocracia pública afectada por la corrupción y la ineficiencia. Sectores del pueblo comienzan a sentirse abandonados. Incluso, temen las alzas salariales, pues los empresarios, que ya han multiplicado los precios, responden con incrementos más que proporcionales.

¿Se puede estabilizar la situación? Un plan para los primeros 100 días

Sigo insistiendo en que el gobierno debe presentar un plan de los primeros 100 días.  Esto contribuiría a dar confianza en la gestión de gobierno y en su credibilidad y transparencia. Particularmente, facilita y obliga a la rendición de cuentas.

Sin embargo, el gobierno ha sido reticente a las observaciones que vengan de lugares diferentes a sus muy cercanos colaboradores. A la mejor tiene razón. Mi papá siempre me decía que en Venezuela lo traicionan a uno hasta los pantalones.

Yo creo que no hay otro remedio que amarrarse bien los pantalones o las faldas, encomendarse a las instancias superiores del universo y presentar las políticas de la manera más transparente y clara posible. Sobre todo, las interrelaciones entre ellas. Particularmente, en las políticas de precios, cambiarias, monetarias, fiscales, sobre petróleo, sobre producción y las políticas sociales. No es verdad que la mejor política social sea una buena política económica, como suelen decir los neoliberales.

La política social fundada en los incrementos salariales se hace insostenible en el tiempo, si los precios, el tipo de cambio y el déficit fiscal se incrementan sin contención. La balanza de pagos se desequilibra, las reservas internacionales terminan en la banca internacional y nos vamos quedando desarmados.

Si esto se acompaña con un pueblo que va siendo colocado en estado de Shock, la derecha ha comprobado a través del mundo que ese es el mejor camino para debilitar su resistencia. Y si la dirección política no termina de hablar claro sobre el camino que se va siguiendo, los sacrificios que ¡todos! ¡absolutamente todos! debemos hacer, y en correspondencia con eso la extensa burocracia pública no renuncia a sus privilegios, los resultados se van haciendo inevitables.

Se cumple fatalmente, la máxima de Milton Friedman: en estado de shock lo políticamente imposible se hace políticamente inevitable.

Ahora bien, el presidente Maduro ha demostrado que sabe moverse dentro de la adversidad. ¿Podrá su equipo de gobierno?

¿Los “precios acordados”, es decir, negociados, son una solución?               

Pueden ser una solución. A los grandes empresarios eso no les gusta. Ellos quieren la liberación de precios, del tipo de cambio y la reducción del presupuesto público, particularmente en lo que tiene que ver con la inversión social.

Ellos creen que si se toman esas medidas la situación se irá estabilizando. Es una cuestión de tiempo. Que a mucha gente del pueblo se le agote el tiempo y se quede en el camino, no es asunto que la economía pueda resolver. Para la economía en la que ellos creen, las bajas, mientras se llega a un nuevo equilibrio, el equilibrio de la muerte, son inevitables.

La negociación puede funcionar si mientras ella se realiza se congelan los precios y sólo se actualizarían una vez que se llegue a un acuerdo sobre precios y se obliga a los empresarios a imprimir el precio de los productos colocando la fecha en la cual son creados y con esa especificación entran al mercado.

¿Liberar los precios y el tipo de cambio?

Debo decir que no es cierto que los precios y el tipo de cambio en la relación bolívar-dólar, estén controlados. De hecho, estas relaciones se mueven diariamente sin control alguno. Lo que hay es un desbocamiento empresarial en jornadas diarias de especulación sin límite, que castigan severamente a la población sin que el gobierno haya encontrado maneras para ponerle freno. Los incrementos salariales son rebasados por los empresarios antes de que sean aprobados y luego, alguna gente humilde, echa maldiciones.

Se dice que hay un acuerdo con Lorenzo Mendoza. No soy de los que se alarme porque se converse con los grandes empresarios. Eso es inevitable. Son actores importantes de la sociedad venezolana. Por eso repito, es importante el plan de los primeros 100 días pues le daría transparencia a la gestión gubernamental. El presidente Maduro tiene la autoridad suficiente para hablarle al país y un pueblo bien informado sobre los planes inmediatos o por lo menos sus proyecciones, será mucho más activo y puede superar el estado de shock en el que la cúpula del poder mundial lo trata de colocar.

La situación no se va a ir estabilizando salvo que se dé una de estas opciones:

1) Que los planes de producción del gobierno se materialicen, más las comunas (mejorando la producción con apoyo gubernamental no injerencista), la sustitución de importaciones, la agricultura urbana y de verdad, con todas las manos a la siembra, más importaciones bien jerarquizadas; el corte de la transferencia de dólares al capital privado y su sustitución por créditos garantizados; combate a la corrupción con participación activa de la población y una jornada de intervención de cuentas bancarias e incautación de propiedades. En fin, una real movilización de los poderes creadores del pueblo, por fin, no con fines electorales, sino de verdadero crecimiento del poder popular y de la organización autónoma del pueblo a través de todos los rincones del país.

2) Que el gobierno emprenda una recuperación de equilibrios macroeconómicos, con deterioro social y la ilusión de que se corregirán antes de las próximas elecciones.Este es un camino de sangre, sudor y lágrimas. Experiencias hay suficientes. Miremos hacia Grecia, hacia la España de Rajoy, la Argentina de Macri.

Se podría suponer que el incremento constante de los precios que ha provocado una sobreacumulación de capital, conduciría a un crecimiento de la inversiónen la producción de bienes y serviciosque en el mediano y largo plazo deberían llenar los mercados con una oferta más que suficiente. Si ese fuere el cálculo, ¿eso podría explicar por qué se ha permitido que los precios crezcan libremente? Pero no creo que el presidente Maduro haya optado por una solución como esa.

Eso se parecería a las tesis de Obama y Trump, dirigidas a disminuir los impuestos a los ricos suponiendo que tendránmás dinero para invertir en la producción de bienes y servicios e incrementar los niveles de empleo. Pero como el capital no se invierte para beneficio social, sino para maximizar ganancias, los capitalistas prefieren utilizar sus excedentes de capital para inversiones especulativas, en lugar de arriesgarse en inversiones productivas. Es lo mismo que aquí hacen Mendoza y los demás.

El sentimiento de la calle

En la calle se siente que los precios destruyen la vida cotidiana. La gente tiene el derecho a establecer un gobierno de la calle para forzar una intervención del Estado que reequilibre la relación precios y salarios y los precios no suban por el ascensor y los salarios por la escalera.

El metro de Caracas, que vivo día a día, está colapsado. Desde el interior reportan graves deficiencias con el transporte diario. Ante la emergencia varios hemos planteado que se usen autobuses públicos, civiles y militares, para auxiliar a la población. Yo mismo estoy pensando en regresar caminando a la casa antes de perder tres o más horas en el metro.

Hasta el hospital militar se encuentra deteriorado. ¿Los mandos de la FANB van a seguir permitiendo esto? Por el contrario, deben convertir al Hospital Militar en un modelo del servicio de salud, incorporando progresivamente las tendencias no convencionales y también progresivamente, como expresión de la unidad cívico-militar, abrir ciertos servicios al pueblo. Si se derrota la corrupción, se puede hacer milagros y una revolución en la salud teniendo a este hospital como uno de los centros pilotos.

He sugerido medidas urgentes en el campo de la salud. He recordado que la única opción no es la medicina alopática y he señalado alternativas que pueden ser divulgadas y puestas en práctica en medio de las urgencias que tenemos. Recomiendo de nuevo que se invite a gente como Fruto Vivas, a tratar estos temas. Incluso en cadena nacional. Es el tema de las soluciones alternativas, al que en una oportunidad le dedique un libro, “Hacia una Ecología del Bienestar”. Hoy hay mucha gente, incluso más actualizada que yo, que puede hablar sobre este tema.

¿Crisis de los servicios públicos o profundización de la conspiración?

¿Es una casualidad que los servicios públicos, simultáneamente estén en crisis? No puede ser casual. O es una gran ineficiencia de quienes han ocupado esos cargos o es una conspiración, puede ser una de as formas como la guerra esté operando.

Hay crisis en el abastecimiento eléctrico, de agua; en el transporte; en los hospitales y el abastecimiento de medicinas, en la entrega de pasaportes y cédulas de identidad, en la industria petrolera y parece indetenible la caída de la producción de petróleo. Repito, o es una gigantesca ineficiencia unida a la corrupción o es parte de una conspiración y entonces la ineficiencia y la complicidad del dejar hacer y dejar pasar constituyen un solo problema que tiene como denominador común la acción de la quinta columna.

En todo caso, hay que determinar la verdad. La gente demanda una explicación pues el estado de shock al que está sometida, tiene que ver con esa crisis de los servicios públicos.

Los caminos que se abren

Hay que seguir el camino de la Coordinadora Simón Bolívar y Alexis Vive, en el 23 de enero. De la comuna “Palito Blanco”, en Zulia; de la comuna “El Maizal”, en Lara y numerosas comunas que están a la vanguardia de las luchas populares. Recordemos los art. 5°, 6°, 70° y 51°, constitucionales, que conforman una posibilidad cierta de empoderamiento de la gente. Con Diosdado y la calle la ANC debe activarse.

Centenares de asambleas de ciudadanas y ciudadanos, cuyas conclusiones son vinculantes, deben regarse por el país y dirigirse, entre otros destinos a la Asamblea Nacional Constituyente, que, sin duda, iría adquiriendo nuevos bríos. Solo el pueblo salva al pueblo, el pueblo puede producir para el pueblo, el pueblo puede sanar al pueblo, el pueblo puede ser fuente de amor y solidaridad, en la medida que los egos vayan cediendo el espacio para el amor altruista, dar sin esperar nada a cambio y transformemos el mandar obedeciendo por el servir obedeciendo.

Cuatro principios de vida

El principio de la pared, que significa que generalmente, aprendiendo, uno se da contra la pared.

El principio del agua, que significa que el agua cuando se mueve se va transformando en una corriente indetenible y puede saltar cualquier pared. Incluso, salta y destruye represas. Se le puede detener, pero ella va, lentamente, socavando represas y si se quiere que el agua se inmovilice, hay que estar reparando las represas. Ella, el agua, silenciosamente va socavando muros de contención. Aun cuando quieta, ella no deja de buscar el movimiento libre, aun cuando tarde años. Y si se queda quieta, si se estanca, el agua se rebela descomponiéndose, se pudre.

El principio del viento. Significa que el viento no se detiene, siempre está en movimiento. Como remolino en espiral de sueños, como tormenta que lo arrastra todo, como suave brisa que empuja las nubes y facilita la entrada del sol, de la luz, del día. En las noches murmura siempre para que escuchemos las palabras de la vida nocturna. Los a veces inescrutables sonidos de la oscuridad, que nos despiertan con acertijos que son parte del amanecer.

El principio de la aurora, que nos dice que siempre hay un nuevo amanecer, un nuevo día, nuevas esperanzas y nuestra vida se mueve detrás de ellas, en un ciclo eterno de transformación y renacimiento.

Ideología

Fernando Lamberg, poeta, escritor y ensayista militante comunistapor Luis Fernando Lamberg Carcovich*

La revolución puede tener una piel hermosa y unos ojos bellos;
pero esto no le basta para caminar.

Para caminar necesita apoyar los pies en el hueso ideológico,
afirmarse en las vértebras de la táctica y la estrategia,
sostenerse en la espina dorsal de la doctrina.

Compañero, compañera: sin ideología
podemos pensar que existen seres providenciales
y apoyar con entusiasmo al sonriente deportista,
a la cautivante candidata
o al desconocido
que tal vez traiga la alfombra voladora del futuro;
podemos creer que con la muerte de un oligarca terminó la oligarquía;
podemos ayudar a un gobierno que rechaza a los humildes,
descuidar al enemigo discutiendo
cuál azul es más azul o cual amarillo es más amarillo
o ahogarnos en un dedal de agua.
Sin ideología la revolución es una belleza invertebrada.No basta con la amistad
porque podemos ser amigos de nuestras equivocaciones.

Ni siquiera basta con la lealtad
porque podemos ser leales con nuestros errores.
El amor es hermoso. Indudable.

Pero amar las sendas oscuras no conduce hacia la luz
ni amar la neblina sirve para orientarse.
Sin una ideología podemos pensar que es suficiente
fijarse una meta y dejar a los demás arreglarse como puedan;
podemos dejar de ser los jóvenes rebeldes
y convertirnos en ancianos sumisos o vendidos.
No existen los golpes de luz que aclaran los acontecimientos 
ni la intuición profunda que se anticipa a la razón
ni la llama subconsciente ni el caldero del brujo
ni los naipes adivinos ni el triunfo irracional.

Compañero, compañera: la revolución puede tener
una piel hermosa y unos ojos bellos;
pero eso no basta.

Abramos las puertas de la ideología
para que podamos dominar el mañana.

*Luis Fernando Lamberg Carcovich (Valparaíso, Chile, 7 de junio de 1928 – Caracas, Venezuela, 20 de febrero del 2011. Profesor y escritor de amplia trayectoria tanto en Chile como en Venezuela; cuenta con una vasta producción literaria en los géneros de poesía, cuento, fábulas, teatro, novela y ensayo.)

La Revolución, que no espera al gobierno

por Marco Teruggi – solidaria.info

La revolución se hace lejos de cámaras.

Como hoy, que son las siete de la noche, y en un callejón en lo más arriba del cerro están reunidas unas sesenta personas. Es la segunda asamblea de la recién conformada Comuna Socialista Altos de Lídice, situada en La Pastora.

En la reunión, abierta a quien quiera acercarse, se encuentran jóvenes, mayores, vecinos, militantes, chavismo, comunidad, gente organizada y gente que no. A esa hora, desde ese sitio, la ciudad se ve como un sinfín de bombillos que se extienden sobre los cerros.

La conformación de la comuna fue votada por la comunidad a principios de junio.

Se instaló una urna en cada uno de los cinco consejos comunales que se unieron para conformarla, y en cada urna acudió la gente a contestar si quería o no que se conformara una comuna en su territorio. Sí o no.

Ganó el sí con abrumadora mayoría. Ganó porque el proceso de construcción de la comuna venía en desarrollo desde hacía tiempo.

Ya se había comenzado una siembra urbana; un trabajo para abordar la problemática del transporte -las cooperativas no quieren subir hasta lo alto del cerro-; un proceso de deporte, con la juventud; de organización en salud, con los adultos mayores; entre otras cosas.

Ya estaba en desarrollo un trabajo comunal, la legitimidad para convocar a elecciones y presentar lo que se denomina la Carta Fundacional de la Comuna, una suerte de constitución, de hoja de ruta comunal.

Por eso votó un tercio de la comunidad -necesario para la aprobación de una comuna- en una época de dificultad, no solamente material sino, también política, donde existe un repliegue en muchos sectores de la sociedad.

La asamblea de hoy es para comenzar a dar forma a la comuna, y eso es, en este primer momento, conformar las mesas de trabajo, según lo planteado en la Carta Fundacional.

Quedan formadas las mesas de servicios, salud, economía comunal, infraestructura, hábitat y vivienda, alimentación, deporte, cultura y recreación, comunicación, y milicia bolivariana. Las personas se anotan en cada mesa, que comenzarán a funcionar a los pocos días.

“Esta vaina es de todos nosotros, tenemos que pelearla, necesitamos de la participación de todos, de su esfuerzo mi hermano”, dice un vecino para motivar a que se inscriban para dar vida a las mesas.

“No vamos a esperar a que el gobierno venga a solucionar lo que debemos hacer nosotros mismos”, afirma una vecina.

El gobierno, las instituciones, muchas veces tardan en llegar hasta lo más alto de los cerros de Caracas. Recuerdan un incendio reciente, y cómo fue la comunidad quien sacó a la gente de sus casas humildes para resguardarlas.

Existe una necesidad de estar organizados, ante las próximas lluvias que vendrán y, como siempre, amenazarán a las casas menos sólidas en terrenos frágiles. Se organizan ante la falta de gas, de agua, ante los problemas comunes.

Es un ejercicio de democracia y organización que comenzó desde el inicio de la revolución, y que tiene génesis anteriores también.

Chávez convocó una y otra vez a las comunidades a organizarse para resolver sus problemas, tanto las reivindicaciones materiales, como para poner en pie nuevas relaciones sociales, formas de solidaridad, trabajo común, voluntario, igualitario, lo que denominaba el “espíritu de la comuna”.

Un vecino lo recuerda en la asamblea: “Bien decía Chávez, mientras estemos unidos nada nos va a pasar”.

Casi veinte años después de haberse iniciado la revolución, ese llamado de Chávez sigue encontrando respuestas. Por lo general, en los sectores más populares.

Estas experiencias, estos avances, se dan gracias a varios factores: el proceso acumulado de organización, la formación permanente que encabezó Chávez, el enraizamiento del chavismo y su cultura política, la decisión de movimientos sociales de acompañar a las comunidades en ese proceso, como, en este caso, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, y las necesidades concretas que existen.

El paso dado en Altos de Lídice sucede en un cuadro de incertidumbre en Venezuela.

Si en términos políticos resulta claro que el chavismo consolidó su victoria presidencial y mantiene la iniciativa política, la gran pregunta está en la economía, en las medidas por tomarse, las correcciones necesarias. Ante eso algunos sectores no se paralizan, avanzan, buscan por dónde, crean, en este caso, una comuna.

La apuesta es grande, el horizonte de la comuna es del construir un gobierno de la gente organizada en su territorio -un autogobierno en cogobierno con las instituciones- poner en pie tramas económicas con empresas de propiedad social en manos de la comuna, ejercer un poder colectivo que debe desplegarse de cara a ser el nuevo Estado por-venir.

Por ahora, son los primeros pasos, construir las instancias de organización interna de la comuna, las respuestas a las demandas concretas, y tener siempre en el pensamiento el objetivo de mediano y largo plazo. Ahí está la revolución haciendo revolución, sin esperar al Gobierno.

El coco y Venezuela: el imperialismo como historia de terror

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

Alguna vez alguien me miró como a un loco al hablar sobre la CIA, lo mismo me pasó al hablar sobre el imperialismo y la burguesía, pues son conceptos que a pesar de tener un fuerte impacto sobre la realidad, el aparato mediático mundial los ha convertido en monstruos de fantasía y han ridiculizado el discurso sobre los mismos, haciéndolos parecer ficción. Es una gran industria: de la nada manufacturan ídolos y de la verdad una plastificación de la duda. Entonces, quiero informales que “el coco” existe, a veces es un muñequito de McˋDonals y otras, un portaaviones.

Hemos visto el accionar de EEUU por décadas y aun así parecemos estar cómodos con la idea de que el país con mayor consumo de energía, cocaína y pólvora del planeta se haya proclamado policía del mundo. Quizá el colmo de este espectáculo grotesco sea haber sido testigos de la elección de Donald Trump como presidente, pues como actor político él representa la cara más bochornosa del mundo en el que vivimos. Un mundo donde el 87% de la riqueza está en manos del 1% de la población mundial, donde algunos tienen que vivir en Gaza, Haití o cualquier barrio pobre de América Latina y otro muestran de manera grosera sus cuerpos embarrados en chocolate y oro sobre un yate y a través de unas cámaras que todo lo potabilizan, haciendo del clasismo, el racismo y el sexismo cosas normales.

Resulta que ahora, cuando estamos más conectados, la acción política y la movilización social por los derechos fundamentales del hombre y la mujer parecen tener menos poder. Catalizamos nuestra voluntad a través de un like mientras el imperialismo, con una canción de Disney, deja caer sus bombas, o cuando mínimo, sus “asesores” económicos, en todo país que defendiendo su soberanía tenga recursos naturales en su territorio o una importante ubicación desde el punto de vista geopolítico. Llámese Chile (1973), Panamá (1989), Venezuela (2002 hasta el día de hoy), Libia (2011) o Siria (2018), todos son escenarios donde los intereses económicos de los norteamericanos se ven afectados, y con éstos ejemplos se extiende el historial de intervenciones e invasiones de EEUU en todo el mundo.

Venezuela hoy es víctima de una película de terror que han producido, como en los años de Allende, en las habitaciones del Pentágono. Esto no es secreto para nadie, pues se han visto las solicitudes públicas de sanciones económicas de algunos personeros de la oposición venezolana, y peor aun, hemos vivido la agresión descarada a las instituciones democráticas del Estado venezolano y el apoyo al terrorismo por parte del gobierno norteamericano. En el mundo tenemos caminando entre las habitaciones de la política a Freddy Kruger, se anda alimentando de miedos y guerras. No es un cuento.

En Venezuela concretamente han desatado una política agresiva contra la estabilidad económica y han asumido la propaganda sucia como un mecanismo de descrédito de la Revolución Bolivariana, al punto de que ya no se ataca al proyecto revolucionario sino al país concretamente, pues el pueblo venezolano a pesar de las dificultades sigue apoyando el proyecto político, económico, social y cultural que impulsó Chávez y que hoy abandera el presidente Nicolás Maduro, prueba de ello son los resultados electorales del ultimo año, donde se han desarrollado elecciones de alcaldes, gobernadores, una Asamblea Nacional Constituyente y hasta la elección del propio Presidente de la Republica. Pero, ¿Por que el pueblo venezolano sigue apoyando a este gobierno en medio de estas presiones? Más allá de las narrativas políticas sustentadas en la historia, el marxismo o el bolivarianismo, podemos decir que es porque el proyecto de Chávez fue exitoso y garantizó desarrollo. Todos vimos cómo el Índice de Desarrollo Humano (IDH) creció hasta dejar a Venezuela en una posición privilegiada en el mundo (Son datos que se pueden encontrar en la pagina del PNUD), todos fuimos testigos de la erradicación del analfabetismo (Datos de la UNESCO), de las políticas de integración regional (ALBA, Celag, Petrocaribe, etc), de la creación de un nuevo tejido de poder a partir de las organizaciones populares (Comunas y Movimiento sociales), del reconocimiento de la FAO por la excelente política en materia de alimentación de la Revolución Bolivariana, incluso hoy vemos como después de la vivienda dos millones, frente a las circunstancias más difíciles se siguen entregando casas al pueblo venezolano, entonces ¿Que pasó en Venezuela? Simple y aterrador, pasó el coco y se ven las consecuencia del terror. El plan ha consistido en renovar el dictamen que Richard Nixon hiciera con el fin de derrocar al gobierno socialista​ de Salvador Allende. Aquella orden que encontró su resumen en estas palabras de Richard Helms, el entonces director de la CIA: “Hacer chirriar la economía”. Es la doctrina del Shock, una forma de terrorismo político y económico.

Cuando pregunten, quién es responsable de la desestabilización económica en Venezuela, entonces ciertamente podremos decir, fue el coco, y como el ratón Pérez tiene nombre, al coco debemos llamarlo por el suyo: Estado Unidos de América, los cuales, como escribió Simón Bolívar en 1829, “Parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria y hambre en nombre de la libertad”. No obstante, quiero informar tambien por este medio, que el pueblo venezolano anda todos los días halando el amanecer, procurando el alba y despojándose de miedos con trabajo y consciencia, muy a pesar del terror que impone el imperialismo y otros monstruos como la hipocresía.

¿Nuevo comienzo con viejo discurso?

L'immagine può contenere: testopor Néstor Francia

De derecho, el nuevo período presidencial de Nicolás Maduro no empieza antes del 19 de abril de 2019. De hecho, ya empezó. Todos los indicios están ahí: renovación de la propuesta de diálogo, cambios importantes en el gabinete y uso oficial de la frase “Un nuevo comienzo”. Es una perspectiva políticamente correcta. En efecto, los primeros anuncios del Presidente han generado algunas expectativas, lo cual es un arma de doble filo. Si las expectativas son respondidas favorablemente, se dará una real gran victoria revolucionaria, se alargará la vida de los gobiernos chavistas y se recuperará el amplio respaldo popular que alguna vez tuvieron (llegó a estar, en su pico máximo, en más del 60%). Pero si ocurre lo contrario, si las expectativas se ven frustradas, entraremos en un campo minado, en arenas movedizas con consecuencias impredecibles. De allí la importancia de que todo el mundo se tome en serio lo del “nuevo comienzo”. Las palabras son objetos, tienen cuerpo y peso. Algo “nuevo” solo se hace posible cuando se desecha, aunque sea parcialmente, lo viejo. Y para que algo comience, otra cosa debe terminar ¿Necesito explicarme más en ese sentido?

Para que lo del “nuevo comienzo” sea más que una huera frase propagandística habría que cambiar el artículo (¡y dale con el peso de las palabras!): no hace falta “un” nuevo comienzo sino “el” nuevo comienzo. Es decir, acciones bien definidas, claras, inconfundibles. Por ejemplo, las medidas que promueven el diálogo y la liberación de los presos políticos tienen claro apoyo mayoritario del pueblo (que suele pensar muy diferente a los “radicales”), según un estudio de la segunda quincena de junio, creíble, hecho por un grupo que trabaja desde adentro del chavismo y que la experiencia comprueba que posee un alto promedio de aciertos. Muy bien, el problema con esto es que, a fin de cuentas, estas son cosas que preocupan más a los políticos de oficio que a los ciudadanos de a pie. No se trata de ningún apoyo popular entusiasta, aunque sí evidentemente racional. Lo cierto es que “a la final”, como se dice en Venezuela, volvemos siempre a lo mismo: la economía.

Hoy aparecen por todas partes “expertos” economistas. Suerte con eso, ya yo me he declarado lego en la materia. Pues bien, que los “expertos” se apuren, porque tiempo hay pero no sobra. Yo lo único que siento (siento todos los días en mi bolsillo)… ¡y acaso hasta lo sé! es que nuestra economía está dominada ampliamente por el capitalismo salvaje. A ver si los “expertos” entienden eso primero que nada y después propongan qué hacer: ¿acabamos con el capitalismo de raíz, nacionalizamos la banca y expropiamos a Mendoza?

¿Hay condiciones para eso? ¿Someteríamos al pueblo a mayores sacrificios y carencias en lo inmediato en aras de un hipotético futuro socialista? ¿O alcanzamos algunos acuerdos macro con los grandes capitalistas que nos permitan seguir desarrollando, sin prisa pero sin pausa, nuestra incipiente economía comunal, que por ahora puede ayudar pero está lejos de poder resolver esta charada por sí misma? ¿Hay otra opción? Bueno, “expertos”, ilumínenme por favor, porque de verdad no termino de entender mucho de lo que ustedes proponen ¿Por qué no han caracterizado claramente nuestra economía, que es lo primero que deberían hacer? El diagnóstico, como acertadamente asomó Jesús Faría.

Nuestra economía no es solo capitalista sino además altamente dependiente del capitalismo internacional, comenzando porque nuestro principal producto es el petróleo, una industria ampliamente dominada por el capitalismo, como casi todo en este atormentado mundo.

Pero además, abra usted una caja del Clap o compre en un Mercal, y verá allí productos que son elaborados y exportados por grandes empresas capitalistas en sus países de origen, como las corporaciones mexicanas Molinos Villafañe (con capacidad para almacenar hasta 110 mil toneladas de maíz), Rice & Beans (que exporta a los cinco continentes alpiste, alubias, arroz, avena, frijoles, garbanzos, habas, lenteja y maíz) o el grupo Gruma, fabricante de la ya famosa en Venezuela harina de maíz Maseca (líder mexicano en la producción de harina de maíz y tortillas a nivel mundial, además de producir otros alimentos, con una notable expansión internacional que incluye operaciones en América, Europa, Asia y Oceanía con 79 plantas y una importante presencia en 112 países a través de sus marcas globales Maseca y Mission y una gran cantidad de marcas líderes locales como Guerrero en Estados Unidos, y Tortiricas y Tosty en Costa Rica). O sea, parece que no queremos nada con los capitalistas de aquí, pero estamos enriqueciendo a grandes capitalistas extranjeros ¿Qué hacer, entonces? Bien, que hablen los “expertos”.

Hay algo en lo que sí me considero “experto”: la comunicación, con la mala suerte de que todo el mundo se cree “experto” en eso, como si fuese un oficio que no necesitara estudios y larga experiencia para tratar el asunto con suficiente pertinencia, tal como la economía, donde también parece que sobran los “expertos”. La comunicación es una cosa que sin duda requiere, necesita, exige a gritos un nuevo comienzo, desde la perspectiva del movimiento revolucionario.

La comunicación del movimiento revolucionario es más poderosa y abierta en la calle, en las redes digitales no oficiales, en portales de Internet que incluyen el debate de ideas y en algunos medios impresos y audiovisuales alternativos, que en los productores de comunicación oficiales y partidistas, en los cuales reinan la rutina, el discurso reiterativo, el dogmatismo, el sectarismo y el pensamiento único ¿Acaso no va a haber un “nuevo comienzo” en la comunicación oficial? Por ahora, de eso no hay ni asomo.

Lo que pasa es que los comunicadores oficiales están muy cómodos y en sólido dominio del escenario, y como en otras áreas de la Revolución, no se verían favorecidos por un nuevo comienzo, así que no va a ser fácil que haya cambios en la comunicación oficial. Por supuesto, no quiero ser el Quijote luchando contra los molinos de viento, así que seguiré opinando con tranquilidad y también con limitadas esperanzas de que se me escuche.

Uno de los grandes problemas de la comunicación oficial es el de confundir propaganda con comunicación. La propaganda es solo una parte de la comunicación, importante, sin duda, pero insuficiente. La propaganda le ha sido útil al chavismo oficial para ganar elecciones, aun siendo una minoría. Aclaremos esto último, antes de que los fanáticos me crucifiquen. Según los mismos estudios que señalé más arriba, el apoyo al chavismo es ejercido por poco más del 30 por ciento del país, esto se mantiene invariable desde 2014, más o menos. La primera minoría es la de quienes se definen como no alineados, alrededor del 40% y de terceros están quienes se definen como opositores, no muy lejos de la minoría chavista. Solo 3 de cada 10 venezolanos apoya expresamente al gobierno bolivariano. Esto se comprobó en la pasada elección presidencial, donde por Maduro votó solo el 30% del padrón electoral.

Sin duda la propaganda oficial ha sido efectiva en cohesionar a la numerosa minoría chavista y, con ello, mantener a los bolivarianos en la posesión del Gobierno. Eso es un mérito, por supuesto, lo que pasa es que el objetivo estratégico de los revolucionarios no es mantenerse en el gobierno, sino conducir al pueblo en la realización de las metas ulteriores de la Revolución y eso no será posible sin el apoyo consciente y mayoritario del pueblo. Es hora, pues, de un nuevo comienzo comunicacional, para que podamos no solo vencer, sino sobre todo convencer. Para ello se necesita una comunicación inteligente, creativa, abierta, crítica, en la que juegue un papel decisivo el debate de ideas y la tramitación pública de las grandes contradicciones presentes en el escenario.

No estoy pontificando, sé que es un tema complejo y arduo, pero ya que hablamos de un “nuevo comienzo”, por algo hay que comenzar ¿Qué tal por un debate público, democrático, libre, nacional de los revolucionarios sobre el tema comunicacional? ¿Qué tal si ponemos los medios públicos al servicio de este debate, con participación de toda las voces interesadas y no solo la de los voceros partidistas, funcionarios del Estado o comunicadores oficiales?

Ciertamente se acepta que la comunicación es uno de los principales frentes de batalla en el escenario contemporáneo (en mi opinión, el más importante). La verdad es que nuestras armas para esa batalla mundial están un tanto melladas, por eso pasamos tanto trabajo en ese terreno. Estoy entre quienes quieren ayudar a sacarle filo a esas armas. Permiso, por favor, para seguir adelante.

Continuaré con esta discusión, como la ladilla china que soy.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: