Dialogo y ¿socialismo?

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

El dialogo político es terreno fértil para avanzar sólo si los objetivos que nos trazamos como revolución siguen germinando en las estructuras que constituyen la nueva geometría del poder. Es menester recordar que hemos emprendido esta lucha por la independencia y el socialismo sobre las bases del Estado burgués y la lógica que gira alrededor de él, en el camino hemos alcanzado grandes victorias, pero no es menos cierto que hemos tenido que actuar con una astucia política superior para poder vencer en su terreno a los detractores del proyecto chavista. Sobre la base de la democracia y la pluralidad es necesario y correcto avanzar en un proceso de reconciliación política, pero esto no implica renunciar a nuestros proyectos, sino generar las condiciones políticas económicas y sociales para mantener la paz. Si bien en otras experiencias revolucionarias estas contradicciones se han resuelto a través de la violencia, justificada en la lucha de clases, no es menos cierto que en Venezuela hemos desarrollados conceptos y métodos para construir nuevas estructuras garantizando desarrollo humano y evitando la guerra. En estos conceptos y métodos debemos insistir.

El dialogo no proporciona soluciones mágicas a una realidad compleja y dramática, pero si es una puerta abierta a: 1) Nuevos escenarios políticos en los cuales trabajar en el marco de nuestra legalidad y nuestras instituciones; 2) El rechazo a los sectores que han apostado por la violencia y las vías inconstitucionales, no debemos olvidar que ellos mismos se han deslegitimado, pues han comprometido su palabra, su moral e incluso la patria en fórmulas que nada tienen que ver con la democracia y la cultura política venezolana; 3) La normalización de las relaciones con aquellos actores que a nivel internacional se dejaron presionar por la política injerencista de EEUU a cargo del John Bolton (actor que ha salido circunstancialmente del escenario) o aquellos que apoyaron de forma irresponsable las iniciativas de presión propuestas por los sectores más irresponsables y radicales de la oposición venezolana.

En tal coyuntura política, en lo sucesivo, tenemos la tarea de jugar en dos escenarios, el político institucional y el popular. En el político institucional es fundamental seguir garantizando la diplomacia bolivariana de paz, superar las sanciones y consolidar las nuevas relaciones estratégicas para garantizar los derechos sociales del pueblo venezolano, y generar las condiciones para que todos los sectores políticos del país asuman el juego democrático y el respeto a la constitución, por ello volveremos a la AN y se generaran reformas en el CNE. En el escenario popular es vital doblar esfuerzos en torno al reimpulso de Poder Popular y la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI, generando espacios de producción que se conecten con mayor eficiencia a las estructuras de autogobierno, es decir, la consolidación de la nueva geometría del poder. Para ellos hará falta subir la moral y exigir eficiencia, pues dialogo no es solo con la oposición, sino con aquellos sectores revolucionarios que han mermado su actividad, no por el ataque del imperialismo, sino por el ataque del reformismo y los grupos económicos apoyados por traidores. En este sentido también tenemos que ofrecer garantías de avance para el pueblo.

Podemos vencer, debemos recordar que una transición no es un proceso de corto plazo, nuestra lucha amerita de mucho pensamiento dialectico, consciencia, constancia, valentía e ingenio, solo reinventándonos en cada escenario de conflicto podremos vencer al imperialismo y construir paso a paso, semilla a semilla, poema a poema, el socialismo.

¡Adelante con el Otro Diálogo establecido en Caracas con la oposición no extremista!

Risultati immagini per chavismo en marchapor Néstor Francia

Después de que el 23 de agosto pasado se reunieran algunas personalidades políticas, intelectuales, artítisticas y académicas, y aprobaran una declaración referida a lo que los participantes llamaron el “Diálogo plural”, escribí sobre mi apoyo a esta iniciativa, aunque no estuve de acuerdo con todos los términos de dicha declaración. Al fin y al cabo de eso se trata cualquier diálogo fructífero: el logro de acuerdos mínimos entre gente que no tiene acuerdos máximos.

En mi articulo sobre el tema publicado en Aporrea.org el 28 de agosto (“Diálogo plural y el Otro Diálogo”) asenté, refiriéndome a aquella reunión, que “estoy de acuerdo con su esencia e intención, contenidas en varios segmentos del texto y señaladamente en los dos párrafos finales: ‘Expresamos igualmente nuestro categórico rechazo a cualquier forma de violencia, injerencia o imposición foránea. Hacemos un llamado a las partes para que dialoguen con el firme compromiso de alcanzar acuerdos que aseguren por la vía pacífica, constitucional, electoral y democrática, las transformaciones necesarias para garantizar la gobernabilidad (…) La solución no vendrá de otros. Está a nuestro alcance, si verdaderamente la queremos, si actuamos con humildad republicana y si tenemos por norte el supremo interés del país y no la prevalencia de otros intereses’ ¿Acaso no es esto lo que proclaman todos, no con toda la credibilidad que merecería asunto tan serio? También me referí en aquel artículo a una propuesta que había hecho unas semanas antes a un grupo de asesores del PSUV que manejaban, entre otros, el tema de la comunicación para la paz Mi propuesta se ve ahora básicamente realizada en el correcto nuevo diálogo abierto por nuestro Gobierno con sectores de oposición que se han venido pronunciando en términos parecidos a los expresados por los factores del “Diálogo plural”.

Recordaba en el artículo citado ideas plasmadas en mi propuesta: “La propuesta de Otro Diálogo apunta a propiciar una apertura del abanico político nacional que promueva la imagen de estabilidad, distensión, paz y unión nacional (…) El Otro Dialogo ayudaría también a combatir la matriz internacional de “dictadura” que promueven el imperialismo y la derecha (…)1) Se convocaría a factores partidistas y organizados en movimientos de oposición o no involucrados directamente en la gestión de Gobierno, además del PSUV, con la única condición de que se hayan pronunciado públicamente en contra de la intervención extranjera y del ejercicio de la violencia; 2) Algunos de estos factores serían: el MAS, Redes, PCV, UPV, Somos Venezuela, Plataforma por el Referéndum Consultivo, Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución, Soluciones por Venezuela (Claudio Fermín), Concertación por el Cambio (Henry Falcón), Esperanza por el Cambio (Javier Bertucci); 3) La agenda debería ser abierta, aunque a lo interno del diálogo se trataría de conformar acuerdos en torno a la inviolabilidad del territorio de la Patria, a la necesidad de privilegiar las vías pacíficas y constitucionales para dirimir las diferencias políticas, a la oposición a la promoción del odio, al fomento de la tolerancia y de la paz (…) Se convocaría a garantes internacionales, como por ejemplo la oficina local de la Comisión de DDHH de la ONU recientemente acordada con la Comisionada Michelle Bachelet (…) Este diálogo promovería además la beligerancia política de factores opositores distintos a la derecha extremista y pro imperialista, conformándose así nuevas referencias que despolaricen el escenario político”.

Como puede verse, no todos los factores que yo imaginaba participaron en el inicio del otro diálogo, pero es claro que la mesa está abierta a otros sectores políticos y sociales que quieran incorporarse, y ojalá que lo hagan, liberándose de los chantajes tanto de la derecha apátrida como de los extremistas y sectarios de toda laya. Por otro lado, la Comisión de Bachelet parece haber sido descalificada por ella misma como testigo o garante, sin embargo es positivo que la declaración inicial del otro diálogo se haya dado ante el cuerpo diplomático acreditado en el país.

Por supuesto, este otro diálogo tendrá enemigos. Ya el pelmazo de Juan Guaidó se ha manifestado en ese sentido, y ha calificado de “irresponsable” el acuerdo firmado en la Casa Amarilla. ¡Qué tupé, el protegido de los Rastrojos hablando de irresponsabilidad, él, quien dijo que los muertos de una guerra serían una “inversión”! Ante esta inteligente movida del Gobierno y de opositores nacionalistas, el pelmazo ha decidido publicar la supuesta “propuesta” que sus secuaces llevaron a Barbados, y que no es sino una pretensión de que el Gobierno acepte su programa fallido de “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” ¿Alguien le puede informar a este imbécil que no está en posición de exigirle capitulación a nadie? ¿Se habrá enterado el pobre diablo de que no ha sufrido sino derrotas desde que el 23 de febrero, cuando se tuvo que meter su “ayuda humanitaria” por Dios salve la parte? ¿Se percató de que de su sabotaje eléctrico muy pocos se acuerdan? ¿Se habrá dado cuenta de que su mamarrachada del 30 de abril terminó con su triste y demencial socio Leopoldo López refugiado en una embajada y un puñado de militares traidores poniendo pies en polvorosa? Venezuela debe seguir adelante con el otro diálogo, porque estos tipejos vendepatrias están rodando por un abismo insondable del cual no los salva nadie, ni siquiera sus mentores imperiales, que terminarán tan defraudados como los opositores de a pie que ya ni se acercan a sus convocatorias.

Finalmente propongo que este otro diálogo sea dotado comunicacionalmente de la gran importancia que tiene y que se convierta en un factor político de verdadera y extendida elevancia en nuestro país. Ojalá que la obcecación política que a veces nos afecta no acabe con este logro de los que queremos sinceramente lo mejor para nuestro país. Como dice el presidente Maduro, nuestra victoria es y será siempre la paz.

La OEA desempolva un tratado para asediar a Venezuela

Risultati immagini per chavismo en marchapor Marco Teruggi
pagina12.com.ar

Estados Unidos y once países de América Latina se pronunciaron a favor de una posible intervención militar contra el gobierno venezolano. Lo hicieron a través de la activación en una asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un acuerdo de 1947 que suscribe el compromiso de defensa mutua entre naciones americanas, es decir, la posibilidad de conformar una coalición armada.

“Se reconoce con esta decisión el hecho de que la profundidad de la crisis venezolana obliga a apelar a todos los mecanismos”, afirmó el jefe de gabinete de Luis Almagro, secretario general de la OEA, defensor desde el año pasado de la posibilidad de una intervención militar en Venezuela.

México, uno de los países que se opuso, publicó un comunicado donde afirmó que “rechaza categóricamente la invocación del TIAR para intervenir en los asuntos internos de los Estados por considerar inaceptable utilizar un mecanismo que contempla el uso de la fuerza militar”. También señaló que con este paso “nos acercamos peligrosamente a un punto sin retorno”.

El gobierno venezolano condenó a quienes, dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA) dieron el paso para activar el TIAR, entre los cuales se encuentran los gobiernos de Argentina, Colombia y Brasil. En el comunicado de la cancillería, se señala que: “Es necesario recordar que el TIAR fue impuesto a nuestra región por Estados Unidos en el marco de la Guerra Fría, y su propósito fue legitimar intervenciones militares en América Latina por razones ideológicas. Así sucedió en Guatemala en 1954, en Cuba en 1961, en República Dominicana en 1965, en Granada en 1983 y en Panamá en 1989”.

“La amenaza del uso del TIAR, del uso de la fuerza implícito en la convocación del TIAR, es completamente absurda, contradice todos los principios de convivencia y solución pacífica de controversia y autodeterminación de los pueblos”, expresó por su parte Celso Amorín, ex canciller de Brasil.

Parte del acuerdo alcanzado entre los doce países está el de reunirse durante la Asamblea General de Naciones Unidas, que tendrá lugar a finales de septiembre, para decidir qué medidas tomarán. También acordaron que informarán de la decisión tomada al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La activación de este mecanismo había sido pedida durante varios meses por los sectores de la oposición venezolana que sostienen que la única manera de alcanzar el poder político es a través de una intervención militar extranjera, un ejército mercenario infiltrado desde fuera, o un golpe interno de un sector de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Entre ellos se encuentran, por ejemplo, María Corina Machado, Antonio Ledezma, y el abanico de la derecha reunida en Miami.

Juan Guaidó, por su parte, había intentando mantener una posición de equilibrio entre partes, planteando que todas las opciones eran posible, desde el diálogo hasta el TIAR, siempre y cuando alcanzara sus objetivos, condensados en la fórmula: cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres.

El problema de Guaidó fue que nunca decidió sobre los pasos a dar: la dirección siempre vino de Estados Unidos, y, en menor medida, de su partido Voluntad Popular, del cual no era dirigente al autoproclamarse presidente.

Y las direcciones dadas desde Estados Unidos han sido marcadas por un signo de pregunta a partir de la destitución de John Bolton como asesor de seguridad. Su salida se dio en un marco de desacuerdos con Donald Trump sobre varios conflictos, como Corea del Norte, Irán, Afganistán, y en particular Venezuela, donde el presidente afirmó que Bolton se había “pasado de la raya”.

El despido de Bolton se dio en el momento de mayor tensión entre Venezuela y Colombia, en un escenario donde Nicolás Maduro afirmó que desde el gobierno de Iván Duque se busca activar “un falso positivo para crear un conflicto armado” entre ambos países. Bolton, y así como lo expresó en diferentes conflictos geopolíticos abiertos, se mostró favorable a una salida por la fuerza en el caso Venezuela, y se encargó de atacar públicamente los diálogos en Barbados mediados por Noruega.

La escalada de tensión entre ambos países fue denunciada por Maduro como una vía principal trabajada por Estados Unidos y las derechas de Colombia y Venezuela para alcanzar el escenario de choque militar. ¿Fue esa la raya que pasó Bolton? Trump no lo especificó, así como no respondió a la posibilidad de reunirse con el presidente venezolano.

La política contra Venezuela seguirá a cargo hombres como Elliot Abrams, Mike Pompeo, junto con el nuevo asesor de seguridad, por el momento interino, Charles Kupperman, asesor del expresidente Ronald Regan entre 1981 y 1989 y segundo al mando dentro de la gestión de Bolton.

Mientras tanto, la jefa de política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, se pronunció en el marco de su gira por Cuba, México y Colombia, a favor de la reanudación del diálogo entre el gobierno y la oposición. Sus declaraciones fueron dadas mientras era activado el TIAR, en una fotografía de las dos líneas de fuerza: aquella que insiste en un derrocamiento por la acción militar, y aquella que apuesta por un diálogo con acuerdo.

La Asamblea General de la ONU será el próximo terreno donde la diplomacia de asedio contra Venezuela jugará sus cartas. Tanto en el ámbito del TIAR, como las posiciones de Duque y Maduro que se acusarán mutuamente: el primero por afirmar que Venezuela ampara a las guerrillas colombianas, el segundo por señalar que Colombia busca fabricar una guerra de la cual ya existen acciones subterráneas y para lo cual ha movilizado a la FANB en ejercicios de frontera.

Fronteras

Risultati immagini per chavismo en marchapor Luis Britto García

ALERTA NARANJA

Con motivo del proyecto de reforma constitucional de 2007 me comentó alguna vez Chávez que había regiones del territorio donde la presencia del Estado era casi inexistente.

Si en algún sitio debe estar presente el Estado es en la frontera, comienzo y fin de su ámbito. En dos siglos de vida republicana esa imperdonable ausencia  ha costado a Venezuela cerca de un tercio de su extensión.

Una frontera sólo es tal si marca eficazmente el límite que no debemos trasponer y el que otros no deben traspasar.

En la Guerra de Cuarta Generación no hay fronteras, o más bien, existen demasiadas, que se superponen, entrelazan, interpenetran. En las primeras dos semanas de septiembre el presidente Nicolás Maduro emite un Alerta Naranja y encomienda al Consejo de Defensa de la Nación la conducción colectiva cívico militar, ya que: “Tenemos las pruebas de cómo desde Colombia se conspira para atacar a los Poderes Públicos y sedes militares en el país”.

Me marcho a dar conferencias en el Delta Macuro y en Táchira, no para enseñar, sino para aprender con las preguntas e intervenciones que atraviesan la frontera que separa del público.

Es erróneo considerar  la frontera sólo como línea imaginaria que delimita territorio. Existen fronteras sociales, económicas, políticas, estratégicas, diplomáticas, culturales, que a fin de cuentas terminan delineando las geográficas.

FRONTERA  SOCIAL

Hay una frontera demográfica, que a su vez se convierte en social. Su línea limítrofe es la integración a nuestro país. La Nación comienza con la nacionalidad, que impone deberes de lealtad exclusivos y excluyentes. No se puede servir a dos patronos, ni tampoco a dos naciones cuyos intereses pueden ser antagónicos y opuestos. El régimen constitucional de doble nacionalidad crea una frontera invisible entre  leales sólo a Venezuela y leales a dos o más países. Esa divisoria parte por el medio todas las instituciones, incluso las del Estado y las de la Defensa. ¿Cómo garantizar la lealtad a Venezuela de quienes se la deben a otro país? Según el Presidente, alojamos 5.600.000 inmigrados de Colombia. A todos se les ha otorgado sin discriminación educación, asistencia médica e incluso vivienda gratuita. La inversión social de Venezuela asciende al 74% de su gasto público: algo más de la quinta parte de esa magnitud ha sido destinada a resolver problemas sociales con los cuales no pudieron los países limítrofes.

Por nuestras fronteras al contrario parten ciudadanos en plena capacidad productiva, en muchos casos con educación de tercer y cuarto nivel costeada por el Estado.

FRONTERA ECONÓMICA

Existe una frontera económica, que nos cierra el paso cada vez que topamos con  comercios que dolarizan sus mercancías o les fijan precio según tasas de cambio establecidas afuera. Cada moneda crea una clase social e incluso un país. En esos territorios ya no rigen las leyes del nuestro. Sería de preguntarse por qué se los deja funcionar aquí. Tanto en Táchira como en el Delta se intenta suplir la moneda nacional con divisas extranjeras por lo general sólo accesibles a involucrados en actividades ilegales. Durante muchos años nuestra  alanza comercial ha sido favorable a Colombia en magnitudes cercanas a los 4.500 millones de dólares anuales; gracias al Acuerdo de Cartagena miles de rubros son de libre exportación y exportación en nuestros países. Cito una vez más la expresión del Presidente Maduro según la cual por la frontera se va Anillo: 1el 40 % de lo que Venezuela produce o importa. Nuestros combustibles no sólo mantienen funcionando el parque automotriz de países vecinos; además son claves para la refinación de sustancias ilícitas que sustentan su economía.

Mientras tanto, en Puerto Ordaz, Tucupita y en Táchira se forman colas de diez cuadras ante las gasolineras. En San Cristóbal un operativo de las FAES desmantela un negociado que cobraba 50.000 soberanos por avanzar en la cola; un corte vial de protesta por la falta de gas doméstico paraliza varios kilómetros de una accidentada carretera. Las cajas CLAP en el puerto tienen costo de 200 soberanos; los fletes decuplican su precio, el bachaqueo lo multiplica. En todos los foros a los que acudo el público se queja de que los cortes anárquicos de electricidad impiden las actividades. El clamor general es que, si no se los puede impedir, por lo menos se los programe. Freddy Bernal deplora que presupuesta una docena de obras, y que cuando le llega el dinero ya no alcanza ni para una. Desorganización e hiperinflación trazan opacas fronteras que impiden divisar el futuro.

FRONTERAS POLÍTICAS

Hay una frontera política, definida por el poder exclusivo del Estado de aplicar coercitivamente la ley mediante la violencia legítima. El cimiento de esta frontera es el deber de obediencia exclusivo del ciudadano hacia el Estado, deber que se debilita o disuelve cuando el mismo ciudadano debe lealtad hacia varios estados que pueden ser antagónicos. En todos mis viajes al Delta he organizado expediciones de varios días por los caños. En esta oportunidad me lo desaconsejaron explícitamente: grupos armados ilegales intentan dominar la desembocadura del Orinoco, zona estratégica a más no poder.

FRONTERA ESTRATEGICA

Hay una frontera estratégica, definida por la capacidad real del Estado de imponer su autoridad sobre el territorio y expulsar o destruir cualquier otra fuerza armada. Durante  años, la población venezolana ha estado sometida a oleadas de violencia anómica contra el orden constitucional. Parecen haber tenido influencia en ella organizaciones paramilitares con miembros de otras nacionalidades o que no se consideran nacionales. A principios del 2019 una organización que se autodenomina Guardia Territorial Pemona intenta impedir el paso a un destacamento de la Guardia Nacional que acude a impedir el paso a una invasión que  viola las fronteras con el pretexto de la ayuda humanitaria. La multiplicidad de cuerpos armados es el otro nombre de la Guerra Civil.

FRONTERA DIPLOMÁTICA

Existe una frontera diplomática. Para dar paso al caballo de Troya, los sitiados derruyeron las murallas de su ciudad. Nosotros mismos hemos ido abriendo boquetes al suscribir tratados que violan la soberanía y nos someten a tribunales, juntas arbitrales u organismos foráneos. La trizamos al adherir al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que convierte a los ejércitos latinoamericanos y caribeños en mercenarios de los estadounidenses. Las desprotegimos al inscribirnos en la OEA; la derribamos al suscribir su Carta Interamericana de los Derechos Humanos y la Carta Democrática en nombre de la cual el embajador Shapiro legitimó el golpe de Estado en curso la mañana del 11 de abril de 2002. La derribamos al someter nuestras controversias sobre cuestiones de orden público interno al Centro Internacional de Arreglo de las Diferencias sobre Inversiones.

Las restablecimos al retirarnos de todos esos tratados que entregan la soberanía, pero volvimos a abrir escandalosas troneras al suscribir los Infames Tratados contra la Doble Tributación, que permiten a las empresas de países que nos adversan no pagar impuestos en el nuestro, al sancionar la Ley Terminator de Promoción y Protección de las Inversiones Extranjeras, que posibilita que las sentencias de nuestro Tribunal Supremo de Justicia sean anuladas por organismos extranjeros.

FRONTERA CULTURAL

Hay una frontera cultural. Un idioma, una religión y un origen histórico compartidos fueron divididos por las fronteras que impusieron las oligarquías independentistas. De un lado y otro se afirmaron peculiaridades culturales que son esgrimidas como banderas. En Táchira en los restoranes, en cualquier ambiente público braman cumbias y vallenatos. En todo el estado llegan perfectamente las emisiones de la cadena Caracol y de todos los medios colombianos. En cambio las emisoras y televisoras de servicio público venezolanas son de difícil sintonía. Me parece bien que emisoras de cualquier país difundan sus contenidos en el nuestro; me parece mal que no intensifiquemos el alcance, la calidad y la potencia de nuestros medios para difundir nuestra cultura y puntos de vista. Los frecuentes cortes de electricidad dificultan, a veces por días, la comunicación por internet. Me comenta un alto funcionario del Táchira que la región podría ser invadida y que la noticia tardaría en llegar a la capital.

MEDIDAS

Hace más de un año, formulé un conjunto de recomendaciones sobre la materia. Para que sigamos siendo independientes, cabe aplicarlas con carácter  urgente:

-Actualizar  leyes y  políticas de fronteras y extranjería para adaptarlas a la delicada situación actual.

-Estrechar la colaboración entre  autoridades y  movimientos sociales para aplicar dichas políticas y normas y localizar y neutralizar la infección paramilitar en curso.

-Coordinar todos los institutos académicos del sector público para realizar un estudio continuo, integral y actualizado sobre los aspectos  jurídicos, geográficos, económicos, culturales, políticos y sociales de  la situación colombiana y su incidencia en el país y en el resto de la región.

-Articular una política cultural, educativa y comunicacional  basada en la  integración y asimilación de los contingentes inmigratorios, con énfasis en las semejanzas y no en las diferencias, inspirada siempre  en la atracción y la seducción y nunca en la reprobación y la aversión.

-Rediseñar nuestro sistema educativo y cultural para reforzar el sentimiento de nacionalidad y la conciencia de las gestas que forjaron la Patria. Colombia insiste en la formación sobre la Historia y Geografía de ese país. Gracias al presidente Rafael Caldera, en Venezuela esas materias fueron desacertadamente eliminadas del Pensum de Educación Primaria.

-Redoblar los esfuerzos para regularizar en las zonas fronterizas los suministros de electricidad, víveres y combustibles, e intensificar los servicios de seguridad y comunicaciones.

-Reinstaurar el control de cambios; aplicar las medidas legales necesarias para restaurar el uso obligatorio de nuestra moneda y el respeto de los precios fijados por los organismos económicos.

Ardua tarea es proteger fronteras, sobre todo cuando éstas se cruzan por todas partes. Todo el país es fronteras. Descuidar una es inhabilitar todas.

Producir construyendo el socialismo

por David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

Desde las manos construimos ese país

En hilos en telares para el manto,

un país que va haciendo el camino

  Para lugar preferido para ese paso

Carlos Roberto Gómez

La verdadera razón por la que el país, bajo el embate de la guerra imperialista, enfrenta esta grave crisis, es una razón estructural y no circunstancial, es cierto que sin la persecución de EEUU no estaríamos en esta situación, pero siendo la naturaleza del imperialismo contraria a la democracia y por lo tanto hostil y la violenta, es nuestro deber construir un modelo de producción que garantice una revolución económica profunda, es decir, que democratice de forma eficiente los medios de producción basándose en los tipos de propiedad consagrados en nuestra constitución y dando especial atención a la propiedad comunal y Estadal, a la vez que se consolidan a nivel internacional las alianzas que se vienen tejiendo en torno a un mundo pluripolar, que den pie a nuevos escenarios, donde los pueblos gocen del respeto que merecen por la paz y el desarrollo.

Si bien la revolución política ha construido las bases para avanzar hacia una revolución más profunda y el pueblo ha dado pasos importantes en experiencias puntuales en esa misma dirección, diferentes factores, entre los que se incluye el poder de los sectores reformistas dentro del Estado, han impedido una radicalización mayor al respecto en estos años de revolución y nos han llevado a un estado de estancamiento en este respecto. En tal sentido, si, es necesario convocar al país a la producción para vencer a través de la soberanía económica a las sanciones y los sabotajes, pero al mismo tiempo es vital para nuestro proyecto bolivariano que incentivamos nuevamente el debate sobre los modelos de gestión y dirección en el socialismo, y definir en torno a las estructuras populares que la propia revolución ha creado, los mecanismos por medio de los cuales podamos gestionar con eficiencia los recursos en el territorio, es decir, avanzar hacia el socialismo comunal y productivo. Si apuntamos políticas a construir un poderoso aparato productivo y descuidamos la esencia chavista de ese proyecto, estaremos respondiendo al ataque del imperialismo, pero no necesariamente estaremos avanzando hacia nuestro objetivo estratégico: el socialismo.

Socialismo, Democracia y el Desarrollo Humano

Pero ¿cómo se construye ese socialismo? Desarrollando la más radical de las democracias. Es decir, el socialismo debe ser fruto del trabajo del propio pueblo, de la clase trabajadora que, aunque golpeada, cada vez está más preparada organizativa e intelectualmente. El Socialismo Bolivariano del Siglo XXI se materializa en las estructuras comunales, que amplía las posibilidades de desarrollo de las personas a la vez que teje nuevos circuitos de poder que tienen como fin la superación del Estado Burgués. Es por esto que Lebowitz (2013) señala que “independientemente de todas las diferencias, todos los caminos al socialismo necesariamente deben crear las condiciones para que los seres humanos puedan transformarse a sí mismos mediante su actividad”; siendo así, un objetivo común en todas las formas del socialismo es el Desarrollo Humano, una nueva visión sobre el desarrollo que amerita un nuevo sistema, un nuevo modelo de gestión.

Nuevo modelo de gestión                                   

Es necesario dar sentido práctico a cuestiones como la planificación democrática de la economía. Solo a través de un modelo de gestión en el que los trabajadores son participes en todos los niveles en la toma de decisiones que determinan la producción, es posible hablar de un sistema de gobierno socialista, pues no sólo se trata de hacer posible que todos tengan acceso al trabajo en un medio de producción que esté al servicio del desarrollo de la nación, sino que es necesario que la gestión sea dirigida directamente por los que allí laboran, conducidos políticamente por el gobierno comunal, que a su vez actúe en base a los objetivos planteados por el partido (Evidentemente nos falta mucho para llegar a este punto). Las herramientas jurídicas para hacer esto posible las tenemos, son las leyes del poder popular, asimismo en torno a la unión cívico-militar en la alianza entre las estructuras comunales y la milicia nacional bolivariana, es posible diseñar planes para garantizar la producción, viendo esto como un tema de soberanía. Actualmente estamos en una situación de guerra, donde las circunstancias nos permiten implementar nuevas fórmulas, es necesario adelantar estrategia hibridas con el objetivo de incorporar a la mayor cantidad de actores a la recuperación económica, no obstante, es fundamental avanzar en todos los espacios posibles hacia el Estado Comunal.

El Estado Comunal y su relación con el Control Obrero                  

La construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI supone el éxito del Estado Comunal. Esto necesariamente debe superar lo meramente político para abarcar lo económico. No obstante, las contradicciones se agudizan, cuando en el marco de la lucha de clases, los trabajadores no sólo se organizan para crear empresas sino también para tomarlas o “recuperarlas”. Entonces, en un contexto de guerra, donde gran parte de la burguesía nacional se ha prestado a colaborar en la guerra contra el pueblo de forma directa o indirecta ¿No es hora de incentivar este debate en el seno del pueblo y señalar las razones estructurales de la miseria en el mundo? ¿Producir? ¿Producir dónde y cómo? El debate llega a la democratización de los medios de producción. En el  socialismo este es el meollo del asunto.

Debemos reincorporar a Marx al debate económico con el mismo énfasis con el que incorporamos a nuestro Libertador Simón Bolívar cuando hablamos de independencia, sino corremos el riesgo de perder la brújula, pues en el capitalismo también se produce y no se trata de resolver el problema económico esquivando la razón por la cual la revolución política fue realizada: la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI. Se trata de vencer la guerra económica desarrollando nuestro modelo de desarrollo económico, político, social y cultural. Por ello debemos lograr que cada espacio productivo que la revolución consolide junto al pueblo, sea un espacio donde se desarrollen nuevas relaciones, que las semillas se conviertan en alimento y al mismo tiempo en estrellas rojas que podamos sembrar en nuestra tierra tricolor.

¿Bolton paloma y Trump halcón?

Risultati immagini per chavismo en marchapor Néstor Francia

Quien pretendiera entender al pie de la letra cualquier cosa que dijese un político, se movería entre la ingenuidad y la pendejera. Un político íntegramente sincero tendría muy pocas probabilidades de acceder al poder. No es porque el político quiera mentir, sino porque hay coyunturas en las que está obligado a hacerlo. Por eso a los políticos hay que leerlos entre líneas o, si se quiere parecer más técnico, hay que hacerles análisis del discurso o análisis semántico. Yo, que probablemente seré parte del perraje social hasta mi último suspiro, solo digo que, en general, a los políticos hay que prestarles oídos, pero jamás regalárselos.

El párrafo anterior viene a cuento por las distintas declaraciones que han sido publicadas después de que Trump mandara al diablo a John Bolton. Estas puntadas de trasero no son raras en “el inquilino de la Casa Blanca” como lo denomina el lugarcomunismo, pero en este caso debemos prestarle atención porque es asunto que nos atañe a los venezolanos directamente.

Bolton es considerado un “halcón”, un amigo de la guerra y, señaladamente, un hombre promotor de una línea dura contra Venezuela. El puntapié que le dio Trump prendió las alarmas a más de un opositor venezolano, de esos que viven esperando a los marines para que les hagan el trabajo de defenestrar a Maduro, aunque se habrán tranquilizado un tanto después que el presidente gringo descartó el pasado jueves el que vaya a asumir una postura más conciliadora hacia nuestro país y además estarán de plácemes por la invocación del TIAR por una docena de los países signatarios, incluido allí la entelequia del “gobierno interino” del autoproclamado e infeliz Juan Guaidó.

Cuesta creer la declaración de Trump de que es más duro, más radical, en el tema de Venezuela que el propio Bolton. Sobre todo porque el grotesco gobernante de Estados Unidos ha demostrado ser más que nada un perro que ladra pero no muerde. Se acerca al final de su actual mandato sin una sola victoria internacional relevante, más bien es alguien que no ha logrado sus objetivos a pesar de sus agresiones, como en el caso de Cuba y Venezuela, o ha retrocedido, como en Corea del Norte y Siria, y ahora está hablando hasta de la posibilidad de algunos acuerdos con Irán. En su maniática guerra comercial con China, acaba de postergar la subida de aranceles, en un movimiento que huele a acuerdo secreto con la potencia asiática, que ha tomado una medida recíproca al postergar igualmente el supuesto inicio de su contragolpe arancelario.

Bolton, por su parte, fue quien el año pasado acuñó la frase “Troika de la tiranía” para referirse a Venezuela, Nicaragua y Cuba, y promovió el endurecimiento de la política contra Venezuela desde su llegada al Consejo de Seguridad Nacional de Washington en abril de 2018.

Trump vive vociferando que “todas las opciones están sobre la mesa” y ahora afirma, sobre el ex asesor de seguridad, que “¡Él me estaba frenando!” en cuanto a la situación de Venezuela. Los hechos parecen indicar que son sobre todo bravuconadas.

Uno de los más preocupados con la salida de Bolton ha de ser el senador republicano Marco Rubio, adalid de la gusanera cubana y del escualidismo venezolano en el sur de Florida. De inmediato llamó a Trump para pedir cacao y este lo tranquilizó lanzando fuegos artificiales por la bocaza. Fíjese el lector que el diario Miami Herald, que representa a esos sectores reaccionarios latinoamericanos, asentó en su editorial del 11 de septiembre que “La salida de Bolton podría indicar una flexibilización del control financiero y político que estaba tratando de diseñar, con poco éxito hasta ahora”. Y ese mismo día Trump pareció confirmar el barrunto de una postura más de “paloma”: “Yo estaba en desacuerdo con John Bolton en sus actitudes sobre Venezuela. Creo que se pasó de la raya. Y creo que he demostrado tener razón”.

¿Puede alguien considerar que el reconocido halcón Bolton “se pasó de la raya” tratando de contener a Trump para que no fuera más agresivo hacia Venezuela? Ese no sería John Bolton. El ex asesor es más bien el personaje del cual habla el columnista del portal de CNN John Gans, en su artículo publicado el pasado 10 de septiembre bajo el título “John Bolton y el arte perdido de la intermediación” (John Bolton and the lost art of brokering), y sobre el cual señala que “Mientras estuvo en Japón, Trump recurrió a Twitter nuevamente para contradecir al asesor de seguridad nacional sobre Corea del Norte. En un momento en que los funcionarios en Irán y Corea del Norte acusaron a Bolton de impulsar una línea más contundente, Trump también se esforzó por distanciarse de las opiniones más belicosas de su asesor de seguridad nacional” ¿Halcón para todo el mundo y paloma para Venezuela? ¡Yo te aviso, chirulí!

No olvidemos que Trump busca la reelección en 2020. En el sistema electoral de Estados Unidos, hay estados con mayor peso que otros. Según el número de electores presidenciales indirectos designados (colegios electorales), el estado de Florida es el tercero en importancia (empatado con Nueva York), con 29 representantes, después de California (55) y Texas (38). En una elección cerrada de los colegios electorales, cualquiera de estos estados podría ser decisivo (recordemos que quien gana en un estado se lleva todos los delegados del mismo). En una sociedad estadounidense hoy por hoy altamente polarizada, Trump no puede darse el lujo de echarse en contra a las poderosas mafias de gusanos y escuálidos que pueblan Florida. En este caso se invierte la noción: no va a ser un lobo con piel de carnero, sino un carnero con piel de lobo.

Algunos analistas independientes estadounidenses, que no pertenecen al campo de la izquierda, han dicho cosas interesantes en torno al tema que nos ocupa. Para Michael Shifter, presidente del centro de reflexión Diálogo Interamericano, Trump “no quiere que nadie tenga la impresión de que es blando, pero es difícil creer que estuviera presionando por una política más dura que Bolton (…) Espero que haya un Plan B más diplomático en la Casa Blanca para ayudar a restaurar la democracia en Venezuela, pero soy escéptico”. Por su parte, Michael Camillieri, exdirector de Asuntos Andinos en el Consejo Nacional de Seguridad, declaró a la revista Foreign Affairs, que “Washington debe renunciar a una estrategia ideal en favor de una posible”.

En todo caso, Venezuela es hasta ahora una nueva derrota de la política exterior de Washington en el actual período. Le ha pasado a Trump lo mismo que a la mediocre oposición venezolana, se ha echado a sí mismo la vaina de ponerse detrás de Juan Guaidó, que es decir de Voluntad Popular, un partido fascista, burgués, alejado del alma del pueblo venezolano, que solo ha conocido el fracaso en cada una de sus aventuras contra la Revolución Bolivariana. También habrá que invertir los términos del dicho: quien a mal árbol se arrima, mala sombra lo cobija.

PSUV: Partido de masas y de cuadros

Risultati immagini per psuv venezuelapor Luis Britto García

UNO DE CADA SEIS VENEZOLANOS

A comienzos de 2018, llegaban a 5.5 millones los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela. Uno de cada seis venezolanos está formalmente inscrito en dicha organización. Si tenemos que cuenta que es un partido de masas, vale decir, de adscripción más bien libre, que no implica dedicación profesional, deben ser muchos más quienes se consideran incluidos sin haber formalizado su ingreso, y muchísimos más quienes votan por ella por simple simpatía. El PSUV es la principal organización política de la Venezuela contemporánea. Ello implica poderes, pero también responsabilidades y tareas.

DEPURACIÓN PERMANENTE

El Partido Socialista Unido de Venezuela tiene un comienzo bastante original: nace de un intento de depuración. El Movimiento Quinta República (MVR) había llevado al poder al bolivarianismo en 1998, garantizado el triunfo en el referendo sancionatorio de la nueva Constitución y aportado un mayoritario respaldo en las administraciones locales, pero presentaba las imperfecciones que aquejan a toda obra humana. En un supremo esfuerzo por corregirlas, Hugo Chávez Frías optó por disolverlo para crear una nueva estructura, el PSUV. Ésta tampoco es inmune a deficiencias: la fórmula para evitar una la disolución por factores externos o internos consiste en la depuración permanente: la vigilancia y corrección de errores sin la cual no sobreviven organismos biológicos ni políticos. Su falta sepultó a los grandes partidos históricos que dominaron durante décadas en Venezuela.

CARÁCTER SOCIALISTA

¿Qué es lo que hay que depurar para perdurar? Todo lo que aleje al PSUV de su espíritu, propósito y razón de ser, declarados por sus fundadores en los Estatutos. Tarea de la militancia es mantener incólume el carácter socialista de la organización, presente en sus documentos fundacionales. No basta para ello conservar el calificativo de “Socialista”, término invocado en vano por socialdemócratas, socialcristianos y hasta Nacional Socialistas. El PSUV nace como plena e integralmente socialista. El articulo 2 de sus estatutos proclama que: “El propósito fundamental del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) es la construcción del Socialismo Bolivariano, la lucha antiimperialista, anticapitalista y la consolidación de la democracia bolivariana, participativa y protagónica, mediante el reconocimiento y fortalecimiento del Poder Popular. En su esencia antiimperialista tiene vocación internacionalista y por tanto de unidad y alianza con los pueblos explotados del mundo y sus movimientos populares y progresistas, a fin de acabar con el capitalismo”.

DEBER DE FORMACIÓN IDEOLÓGICA

Declaración más categórica no puede darse, pero en la oración que cierra el artículo citado, todavía se insiste: “Como partido de masas y de cuadros tiene la responsabilidad de formarse y educarse en la historia y en las experiencias humanas, para afrontar con criterio propio la tarea de creación e invención permanente del socialismo”. La formación ideológica no es adorno ni saludo a la bandera: es la razón de la militancia. El PSUV no puede tener como lema el “Como vaya viniendo iremos viendo”. Tiene que ver de antemano, para saber dónde ir.

SOCIALISMO CIENTÍFICO

Por si cupieran dudas sobre su verdadera índole, el artículo 3, sobre “Valores y Principios”, reitera que: El partido se constituye como partido socialista, afirma la sociedad socialista como única alternativa para superar el sistema capitalista. Asume como fuentes creadoras los pensamientos y las obras de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora. De igual manera toma los principios del socialismo científico, el cristianismo, la teología de la liberación, todo el pensamiento universal crítico y humanista, la equidad y la igualdad de género y la obligación ética de construir un modelo respetuoso de la vida y de la madre tierra que garantice la sobrevivencia de la humanidad”. No adopta el socialismo como concepción nebulosa o indeterminada: se refiere específicamente a “los principios del socialismo científico”, como denominaron a su doctrina Karl Marx y Federico Engels.

PARTIDO CLASISTA

Díme a cuál clase convocas, y te diré quién eres. Los populismos son movimientos que utilizan los símbolos de la tradición nacional popular para legitimar un proyecto de colaboración de clases. Se pretenden policlasistas, de hecho terminan como instrumentos de las clases dominantes. Pero  el artículo 4 de los Estatutos define categóricamente a las clases que defiende: “El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como partido revolucionario, representa los intereses del proletariado urbano y rural, del campesinado y los demás sectores sociales explotados, debe organizarse y funcionar conforme a los principios de la democracia socialista (…)”. Por definición, no es un partido de la burguesía ni de ninguna otra clase explotadora, nacional ni foránea.

COMPROMISO CON EL ESTUDIO TEÓRICO PRÁCTICO

La adscripción al socialismo no es  declaración decorativa ni saludo a la bandera: en el artículo 10 del texto estatutario se reitera en forma categórica la necesidad de la formación ideológica y del estudio teórico y práctico de los principios del partido: “Artículo 10: Compromiso del y la militante con el estudio teórico y práctico El partido declara como valor fundamental la formación y autoformación socialista, de tal forma se constituirá un Sistema de Formación política e ideológica, la misma deberá ser una de las coordinaciones nacionales dentro de  la estructura funcional y el método organizativo, deberá responder al principio de organización territorial y sectorial del partido. Por lo tanto, se fomentará la formación de todos y todas las militantes del partido en su Doctrina, Estatutos, Principios, Programa y Documentos Oficiales. Priorizando el estudio profundo del Bolivarianismo, nuestra historia, el pensamiento crítico universal y el marxismo como base para el análisis dialéctico de las experiencias humanas, todo esto aunado al trabajo voluntario, garantizando la formación teórica y práctica de cada una y cada uno de las y los militantes. Un militante del PSUV digno de su compromiso debe por tanto dominar y aplicar las categorías del “marxismo como base para el análisis dialéctico de las experiencias humanas”.

TAREAS DEL  PSUV

La básica, es mantener en vigencia el proceso bolivariano socialista. Como coadyuvante para tal fin, servir de maquinaria electoral para obtener victorias dentro de los mecanismos de la democracia protagónica y participativa. Pero una maquinaria electoral sólo es efectiva cuando se mueve sobre un piso real.

El PSUV en alguna forma debe funcionar como mecanismo privilegiado encargado de cursar las aspiraciones y necesidades populares al aparato de gobierno.

Con respecto a éste, debe ejercer un supra control de la honestidad y la eficacia de la gestión administrativa. El Poder Moral se encarga en parte de ejercer esta vigilancia; el PSUV debe ser el principal colaborador con ella. Parte importante de los funcionarios de confianza ejercen sus funciones gracias al apoyo del PSUV. Si no las cumplen, o lucran indebidamente con ellas, el descrédito y la responsabilidad recaen en parte en el aparato partidista.

COLUMNA VERTEBRAL DE LA RESISTENCIA

Sobre el PSUV recae asimismo la responsabilidad de ser la columna vertebral de la resistencia popular ante una posible intervención extranjera. Se han aumentado los cuerpos dej ejército y el número de sus efectivos, se lo ha dotado con sofisticados armamentos de última generación, pero la base de una defensa exitosa es la determinación y la preparación del pueblo. Venezuela está amenazada de muerte por la primera potencia armamentista del mundo y sus acólitos. Toda su población debería estar recibiendo por lo menos los más elementales rudimentos de la defensa militar, sin excluir  la inscrita o simpatizante de las organizaciones políticas del Polo Patriótico.

El remake de la película FARC-Venezuela

Risultati immagini per Farc eppor Néstor Francia

No voy a opinar sobre la decisión de un sector de las FARC de retomar el camino de la lucha armada. Hay otro sector, encabezado por Rodrigo Londoño, alias Timochenko, que se pronuncia por mantenerse en el camino que se abrió con las conversaciones de paz. Cada uno de estos sectores ha esbozado razones respetables y no soy quien para convertirme en juez, no me gusta fungir de sabihondo. Me interesa por ahora cómo el hecho afecta a Venezuela.

El retorno del sector de las FARC comandado por Iván Márquez y Jesús Santrich al uso de las armas ha revivido la matriz, debilitada un tanto después de los acuerdos de La Habana, de Venezuela como una especie de Santuario de los grupos insurrectos de Colombia, señaladamente de las FARC y el ELN. Esto no puede sorprender a nadie, pues es el remake de una película conocida, solo que como todo remake, presenta particularidades en la nueva versión. Primero que nada, se da en medio de una agresión imperialista aguda y brutal contra Venezuela, como nunca antes se había visto durante la Revolución Bolivariana, ni siquiera en aquellos duros días del golpe de Estado de 2002 y del posterior y casi inmediato sabotaje petrolero a gran escala. Ello por su carácter extensivo, pues reúne en grado sumo casi todas las modalidades de agresión posibles: económica, política, social, mediática, diplomática. Solo ha faltado la agresión militar abierta, aunque se ha manifestado también en amenazas de diversa laya. En segundo lugar, ocurre en el contexto de una situación de marcado reflujo político y de masas de la oposición venezolana, cosa que no ocurría en los hechos de 2002, cuando la presencia política y la capacidad de movilización opositoras estaban en un punto alto. Este último es un factor de vital importancia en la nueva versión de la película que presenta a Venezuela como causa y amparo de los grupos armados de la izquierda colombiana.

La oposición venezolana ha sufrido en lo que va de 2019 varias derrotas importantes. La más significativa el 23 de febrero, cuando ocurrió la derrota en la batalla de la frontera, o de los puentes como también se le recuerda. Esa victoria de la unión cívico-militar venezolana marcó todos los acontecimientos posteriores, ya que impidió el establecimiento de una cabeza de playa de la derecha en el estado Táchira, que era uno de los principales objetivos de aquel despropósito de dimensión internacional. Después vino la derrota del sabotaje eléctrico y el espectáculo bufo del 30 de abril en Altamira, así como el fiasco de la “gran movilización” anunciada para el 1° de mayo.

Todas estas derrotas han tenido como consecuencia el derrumbe del mito fundamentado en la figura de Juan Guaidó, en el cual muchos opositores han puesto la esperanza del “cese de la usurpación”, el “gobierno de transición” y “elecciones libres”. Cada vez más opiniones apuntan a señalar que parecen acabarse los quince minutos de fama de este personajillo menor de la política, este Frankenstein construido por la canalla mediática mundial. Ejemplo de ello es el conocido reportaje de Bloomberg, portal insospechable de chavismo, publicado en días pasados, y en el cual se revela que diplomáticos extranjeros en Venezuela aún tras mantener su respaldo a Juan Guaidó, empiezan a dudar sobre la salida de Nicolás Maduro, por lo cual han decidido mantener sus relaciones con la “dictadura”. De acuerdo con esa agencia de noticias, el embajador alemán en Venezuela, Daniel Kriener, se reunió hace dos semanas con sus colegas europeos bajo la presencia del canciller Jorge Arreaza. Así mismo Arreaza habría mantenido también reuniones oficiales tanto con el gobierno de España como con el de Portugal; ambos reconocen a Guaidó, pero prefieren mantener conversaciones con el “régimen”. “El primer ministro de Curazao, una isla caribeña controlada por el Gobierno pro-Guaido de los Países Bajos, recibió recientemente a Manuel Quevedo, el jefe del gigante petrolero controlado por Maduro, Petróleos de Venezuela SA. Discutieron la oferta de PDVSA para renovar un acuerdo para operar una refinería en la isla”, señala Bloomberg, que indica igualmente que Brasil, por ejemplo, se vio obligado a pedir a Maduro la renovación de las credenciales diplomáticas de sus funcionarios en Venezuela. Según Bloomberg, estas son solo muestras de que los países que se manifiestan aliados de Guaidó “juegan con Dios y con el diablo”. Y además: “Todo esto fue una gran apuesta arriesgada (…) los europeos, por mucho que lo nieguen, ya han comenzado este proceso de volver a los negocios como siempre con Maduro. Los países de América Latina eventualmente tendrán que hacer lo mismo”, dijo a Bloomberg Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en el grupo de expertos de Sao Paulo Fundação Getulio Vargas.

También se ha pronunciado otro agente mediático de la derecha, Panam Post, que reportó el 1° de septiembre pasado que “…la Unión Europea insiste en proteger a Nicolás Maduro avalando un diálogo que no ha traído resultados para Venezuela. Tal es el apoyo, que el organismo europeo ha insistido en la ‘buena fe’ del régimen y en su ‘espíritu de compromiso’ (…) Pese a que la UE tiene constancia de las violaciones a los derechos humanos perpetrados por la dictadura chavista, prefiere esperar por el diálogo sin hablar de plazos ni fechas. Pide ‘resultados concretos’, pero no explica exactamente a qué se refiere con ello. La amenaza pareciera ser ambigua, pues dichas negociaciones podrían durar meses o, peor aún, años (…) El organismo europeo, que finalmente validó el informe de Michelle Bachelet sobre la violación a derechos humanos en Venezuela, no ha emitido ninguna acción que pueda incomodar a Maduro. Entre tanto, el régimen aumenta el número de presos políticos y se afianza nuevamente en el poder (…) Por su parte, el Grupo de Lima, que fue creado para tratar de resolver la crisis en Venezuela y presionar la caída de la dictadura, tiene dos años emitiendo comunicados sin responder a acciones contundentes, mientras la migración venezolana aumenta (…) La mayoría de las naciones mantienen relaciones diplomáticas y comerciales con la dictadura, y no han tomado acciones para aislar económicamente al régimen e impedirle el flujo de dinero efectivo.

Tampoco han sancionado a los aliados de Maduro y mantienen relaciones comerciales con quienes lo sostienen en el poder (…) De seguir dándole tiempo a Maduro y a su círculo para que se fortalezca, Venezuela podría terminar implementando en forma el mismo modelo que los Castro instauraron en Cuba, solo que con más refugiados por el mundo y mayores consecuencias políticas, económicas y de seguridad para toda la región (…) Aunque Juan Guaidó se mantiene en la palestra, ha dejado pasar su responsabilidad de solicitar apoyo militar para salir de la dictadura; aprobó la reincorporación al TIAR, pero ha dejado de lado su activación; mientras que ha decidido ignorar por completo el principio de Responsabilidad de Proteger que permitiría una intervención militar humanitaria en Venezuela (…) El régimen de Nicolás Maduro se ha mantenido en el poder y continúa aferrándose al diálogo ganando tiempo; entre tanto, tal y como lo señaló Bloomberg, los Gobiernos empiezan a dudar de la caída de la dictadura, no actúan y prefieren mantener sus conversaciones con el chavismo (…) A Guaidó se le acaba el tiempo como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente encargado; sobre todo, porque uno de sus aliados (Estados Unidos) entrará en campaña el próximo año (…) Aunque excepcionalmente se apruebe la renovación de Guaidó como presidente de la AN, en diciembre de 2020 debiera haber nuevas elecciones a la Asamblea; si no hay un cambio de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, será la ocasión que el chavismo estará esperando para intentar volver a controlar el Parlamento robándose las elecciones”.

Como vemos, la derecha internacional está rebajando cada vez más su nivel de expectativa con respecto a la real posibilidad de que la oposición venezolana, de la mano de Guaidó, puede derrotar al chavismo y comienza a sacarle la alfombra a su fantoche ficcional, aplicando la máxima de que “lo que no sirve va al pote de la basura”. También en Venezuela factores de oposición comienzan a alejarse de la leyenda urbana que ha terminado siendo Juan Guaidó, algunos de manera francamente agresiva, como la periodista residenciada en Miami Patricia Poleo.

Siendo así, la derecha se alegra de que la paz en Colombia haya sufrido este descalabro, pues ven en el resurgimiento de la guerra una nueva esperanza de que se haga forzosa una intervención militar internacional en Venezuela y empieza a sacar cuentas en ese sentido. El escribidor venezolano Antonio Sánchez García, redomado y radical antichavista, opina que “Con esta decisión de las cúpulas de las FARC se avanza hacia escenarios de guerra que involucran primero a Venezuela y Colombia, pero podrían extenderse a toda la región en un desesperado esfuerzo por impedir la caída del régimen dictatorial en Venezuela. Pretextos mucho menores han desatado grandes conflagraciones bélicas. Es hora que Occidente tome plena conciencia de las cartas que están sobre la mesa. Y tome la magna decisión de bloquear una tragedia semejante”.

Por su parte, el conocido agente imperialista Andrés Oppenheimer ha escrito que “El anuncio de un grupo disidente de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que romperá el acuerdo de paz y reanudará la lucha armada ha sido visto por muchos como un problema interno de Colombia. Pero no lo es: lo más probable es que se convierta en una disputa entre Colombia y Venezuela, y que quizás hasta derive en un conflicto regional (…) un resurgimiento de la violencia de las FARC y el ELN en Colombia, con el respaldo de Venezuela, cambia la situación que existía en los últimos años, y aumenta la posibilidad de internacionalizar el conflicto interno de Colombia”. El mismo Juan Guaidó intenta tomar un segundo aire aprovechando la nueva situación interna de Colombia y llama a la Fuerza Armada de Venezuela a lanzarse a la aventura de un golpe de Estado: “¿Están contentos de que sigan actuando libremente en la frontera estos grupos irregulares? (…) la invitación es a que ejerzamos soberanía, a que expulsemos a los grupos irregulares de Venezuela, la invitación es realmente a hacer respetar la soberanía nacional”.

Por supuesto, los principales enemigos de Venezuela y de la paz en Colombia tratan de valerse de la ocasión para mantener sus políticas de agresión contra nuestro país. Según Elliott Abrams, enviado de Estados Unidos para Venezuela, el derrotero tomado por Márquez y Santrich, y sus compañeros de ruta, “Es una gran preocupación. Parte de esa preocupación es, de nuevo, que el régimen de Caracas parece que está fomentando esta actividad, en esencia dando partes del país particularmente al ELN”. En esa misma dirección apunta la declaración del presidente colombiano Iván Duque: “Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”.

No creo que el remake de marras vaya a cambiar radicalmente el efímero destino político de Juan Guaidó ni que aumente la posibilidad de una intervención militar inmediata en Venezuela. Me preocupa mucho más la situación interna del país, sobre todo el peligroso descontento social generado tanto por la inclemente agresión económica como por la persistencia de errores de variada índole que afectan la gestión de Gobierno y alejan al chavismo oficial del mayoritario respaldo popular que alguna vez tuvo. No la tenemos fácil, eso lo sabe todo el mundo. Dentro de todo, demos gracias a la torpeza de Juan Guaidó y de los patéticos seudodirigentes de la oposición, por los favores recibidos.

Melville y la ballena blanca

Risultati immagini per Luis Britto Garciapor Luis Britto García

1
Casi todas las grandes novelas estadounidenses transitan el tema de la errancia. Casi todos sus grandes autores son errabundos. El país mismo surge de un triple peregrinaje, primero desde Europa hacia la Costa Atlántica, luego de ésta al Pacífico, despues hasta el indefenso Sur. El modo de vida norteamericano consiste  en la perenne búsqueda de Paraísos que arruinar.

2
“América no es más que las sobras de Europa”, hace decir James Joyce a uno de los personajes del Ulises. Las sobras de las sobras son los condenados a las atroces profesiones del océano. En la voraz expansión de los imperios, los parias de la tierra devienen parias del mar. Nada hay en el dilatado continente para el joven huérfano Herman Melville, que debe buscar su Paraíso alquilándose como marino. Burbuja aislada del cosmos, el velero es  microcosmos que inflige a los tripulantes el mismo tormento que padeció Dostoievski en El sepulcro de los vivos: el de no poder estar nunca solos. Herman Melville huye de ese riguroso infierno en cuatro  oportunidades: cuando deserta del barco mercante que lo lleva y trae de Inglaterra; cuando abandona el ballenero Acushnet para vivir entre los nativos en Tahití; cuando escapa del ballenero Lucy Ann para caer prisionero de caníbales que terminan vendiéndolo como tripulante a otro ballenero, cuando deja la fragata de guerra en la que se ha enganchado, para tentar el improbable oficio de escritor. En vano escapa de la tierra que lo ha visto nacer y del océano que lo libera de ella haciéndolo esclavo. Typee, Omoo, White Jacket, Mardi, Red Bear, Moby Dick, Benito Cereno, Enchanted Isles, Billy Budd, incluso sus poemas John Marr and Other Sailors. With Some Sea Pieces versan sobre el agobiante infinito del oleaje.

3
No importa cuán lejos huya, el tormento de la soledad del mar y el de la presencia del otro no lo abandonarán jamás. Las tripulaciones que describe en sus obras son  prolija muestra de la sociedad que las expulsa, una Comedia Humana en miniatura. Para 1851, año de publicación de Moby Dick, medio millar de balleneros surcaban los océanos, amenazando ya con el exterminio de sus presas. Formaban parte de las tripulaciones nativos americanos que habían enseñado a los europeos la cacería de los pacíficos cetáceos, y que navegaban a veces secuestrados, a veces esclavizados por una cadena de deudas, Uno de cada seis tripulantes era de ascendencia africana. Fugitivos de toda denominación huyendo del calabozo elegían la flotante prisión del velero. En aquellas cárceles flotantes describe Melville desde fanáticos religiosos hasta escépticos, desde oficiales sádicos hasta víctimas de tormentos corporales, desde filósofos estoicos hasta pragmáticos brutales. Como entre los filibusteros, un aire de igualdad prevalecía entre las variopintas tripulaciones. Como entre los piratas, el botín dependía de la cantidad de presas. Como en el continente, todo ocurría bajo la autoridad absoluta de un capitán, que no era más que un sirviente de los accionistas.

4
Sobre Moby Dick apunta D.H. Lawrence en sus Studies in Classic American Literature: “Desde luego que es un símbolo, pero ¿de qué? Dudo que el propio Melville lo sepa con exactitud”. Así como las abigarradas tripulaciones que describe son alegoría de la sociedad que las exilia, el mar es brutal emblema del absoluto;  el cachalote la más visible de sus encarnaciones; el vengativo capitán Ahab, la conciencia que aun a costa del propio sacrificio sangriento intenta dominarlos. El verdadero protagonista del libro es el cachalote, o sea, el insondable misterio del mundo. Como el narrador Ismael, caeremos en el océano, es decir la nada, sin haberlo resuelto.  Como toda obra maestra, su estrategia radica en la ambigüedad, que permite a cada quien reconocerse en los enigmas que aquella plantea.

5
El tormentoso océano impone sus reglas a quien se aventura a cursarlo, vivencial o literariamente. El Conde de Montecristo, publicado en 1844, Moby Dick, en  1851 y Veinte mil leguas de viaje submarino en 1869 comparten rasgos nada casuales. Los  tres grandes héroes románticos del siglo XIX, Edmundo Dantés, el capitán Ahab y el capitán Nemo son marinos, se esconden bajo el velo del misterio y están dominados por la obsesión de la venganza. Dantés y Nemo han perdido a sus amadas, el uno por la intriga de un traidor, el otro por la invasión de una potencia imperial; Ahab ha sufrido por el cachalote una mutilación que los sicoanalistas asimilan simbólicamente a la pérdida de la virilidad. De los tres agravios, la intriga judicial y la invasión imperial pertenecen a la irrisoria mecánica del provecho humano. Sólo la mutilación de Ahab suscita la emoción de lo sublime, como los románticos llamaban al estupor de la propia insignificancia ante el infinito. Moby Dick (en inglés Dick es coloquialismo que nombra al miembro viril) es el misterio de la alteridad y del  océano, vale decir, del universo. Ahab le atribuye conciencia y raciocinio al cachalote así como el capellán que despide a las tripulaciones le asigna sentido al mundo. No soporta Ahab haber sido atropellado –o quizá engendrado- por una ciega operación de la materia animada. En vano su segundo de a bordo y los lectores le advertiremos que un animal herido que se defiende  es un ser inocente,  que querer castigarlo es atribuirle blasfemamente la conciencia y el libre albedrío que el Creador reservó para los humanos. Ignorando todo raciocinio, Ahab elige vengarse del cachalote como si la colosal bestia tuviera la misma conciencia que su víctima ¿Podemos seguir siendo personas en un cosmos despersonalizado?

6
Esta contradicción insoluble no puede tener otro desenlace que el cataclismo, pero anunciado por punzantes paradojas. Ismael, el joven narrador, se plantea el enigma de si el cachalote, cuyos ojos miran hacia costados opuestos, puede contradictoriamente concebir dos pensamientos distintos al mismo tiempo. Queeg, el tatuado arponero del Pacífico, enferma y encarga una urna al carpintero de a bordo. Después que el cachalote en su demoledora embestida arrastra al capitán Ahab y desguaza al Pequod, la urna es lo único que flota, y sirve como paradójico salvavidas al joven Ismael, quien es rescatado por el ballenero Rachel, cuyo capitán  busca sin esperanzas a su hijo desaparecido, “sólo para encontrar otro huérfano”. Criaturas efímeras, nacemos abrazados a nuestro féretro.

 7
 Moby Dick, la primera gran novela de Estados Unidos, no tuvo éxito comercial y en cierta manera hundió la floreciente reputación literaria de Melville. Fascinado por el océano de pastos que se extendía hacia el Oeste, el estadounidense promedio no pensaba en el mar, a pesar de que la desmesurada extensión de la tierra en proceso de conquista obligaba a un prolongado viaje marítimo de mes y medio para llegar de la Costa Atlántica a la del Pacífico pasando por el remoto Cabo de Hornos. Sólo en 1890 publicará Alfred Mahan su clásico The Influence of Sea Power upon History, 1660-1783,  que volcaría el imaginario estadounidense hacia la expansión naval. Serán necesarias todavía tres décadas y los primeros zarpazos de la marina imperial para que el poderoso Moby Dick emerja del océano de la indiferencia y lo galvanice para siempre con sus abisales interrogantes. La obra maestra es un caníbal que devora a sus hermanas. Mucho y magistralmente escribió Melville. La abrupta masa de su Ballena Blanca primero desguazó casi su reputación literaria, y luego, revalorizada tras su muerte, amenaza con dispersar sus otros escritos como los restos de un aparatoso naufragio.

8
Avisté ballenas al Norte de Margarita, navegando con Augusto Hernández y Jaime Ballestas en un pequeño bote cargado con pertrechos de buceo. Hubo un poderoso chorro de vapor, una remoción de las aguas y los colosos se abismaron  en la tinta perenne del misterio.

Publicado en Pie de Página N° 3, Caracas, 1 de septiembre de 2019

Una creación del pueblo: ¡Comuna o Nada!

Risultati immagini per Comuna o Nadapor Luis Britto García

UNA CREACIÓN POPULAR

“La auténtica independencia o nada, Comuna o nada ¿O qué es lo que hacemos aquí?”, expresa Hugo Chávez Frías en su primera Consejo de Ministros del 20 de octubre de 2012. Y en otra oportunidad  añade: “Donde quiera que el Gobierno Revolucionario esté dándole vida a un proyecto nuevo de corte socialista, ese proyecto debe incluir el impulso y la conformación de la comuna, o las comunas en su alrededor, en su cercanía, en su ámbito”. E  insiste posteriormente: “La comuna debe ser el espacio sobre el cual vamos a parir el socialismo. El socialismo desde donde tiene  que surgir es desde las bases, no se decreta esto; hay que crearlo. Es una creación popular, de las masas, de la nación”.

PRIMERA FORMA DE ORGANIZACIÓN

La comuna fue la primera forma de organización económica y social, y preponderó durante milenios. En lo que Marx y  Engels llamaron “comunismo primitivo”, primera etapa de organización de la humanidad, los medios de producción y el producto  pertenecían de manera indivisa a todos los integrantes del grupo social.

El esclavismo, el feudalismo y finalmente el capitalismo y el imperialismo se apropiaron de los bienes colectivos y saquearon el planeta hasta reducir las organizaciones comunales a fenómenos
marginales.

DE LA UTOPÍA A LOS SOVIETS

Pero la idea de la comuna siguió dominando el campo del llamado socialismo utópico, y está en las bases de la Comuna de París en 1871, de los primeros soviets o Consejos Obreros y de las Comunas Chinas.

COMUNAS EN VENEZUELA

Nuestras sociedades originarias vivían en organizaciones comunales, y todavía lo hacen aquellas que no han perdido su identidad.

También fueron comunas la mayoría de las rochelas y cumbes, o sociedades libertarias de esclavos fugados.

En el Decreto de Haberes militares, mediante el cual Bolívar ordenó en 1817 repartir los bienes confiscados a los realistas entre los soldados de la Independencia, se establecía que cuando los fundos no pudieran ser divididos sin perjuicio de su productividad, podían ser adjudicados en comunidad a varios beneficiarios.

Zamora suspendió el cobro de la renta de la tierra en los sitios donde ejerció autoridad militar. Kleber Ramírez, uno de los insurrectos del 4 de febrero de 1992, e ideólogo temprano del bolivarianismo, propuso el “estado comunero”, constituido por federación o agregación de comunas.

RECONOCIMIENTO LEGAL E INSTITUCIONAL

Sin embargo, en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999 no aparecen previstas las comunas ni el Estado comunal.  En su discurso de juramentación como Presidente de la República Bolivariana el 10 de enero de 2007 propone conferirles rasgo constitucional: “Hay que llevar a nivel constitucional el Poder Comunal, y no llamarlo ‘el sexto poder’, no: es el primer poder, ese debe ser el primer poder, no el sexto sino el primero, si es que vamos a darle orden de prelación”. Y cumpliendo con tal propósito, en la propuesta de reforma de la Ley Fundamental sometida a referendo en 2007 son reconocidas, pero la iniciativa fue derrotada por escaso
margen.

En 2009 se crea el Ministerio del Poder para las Comunas, y en 2010 la Asamblea Nacional Legislativa sanciona la Ley Orgánica de las Comunas y la Ley Orgánica del Sistema Económico Comunal. En sus extensos articulados se regulan sus categorías,  estructuras y funcionamiento.

Estas normas sólo reconocen un proceso que ya estaba en marcha. Desde mucho tiempo antes se habían constituido numerosas comunidades,  como la Comuna Ataroa, que lucha por el acceso al agua y los servicios desde los años ochenta, el movimiento Alexis Vive en el 23 de enero, y otras que se crean para gerenciar empresas recuperadas o fundos expropiados.

Pero a pesar de los  pronunciamientos de Chávez, el nuevo sistema no necesariamente encuentra  acogida favorable entre la  jerarquizada y burocrática administración Estatal.

La creación de un Ministerio del Poder Popular para las Comunas  en 2009 facilita el pretexto para considerarlas un mero sector administrativo y no, según lo deseaba Chávez, como base potencial de la nueva estructura del Estado Comunal. Y así, el propio Hugo Rafael, en el “Aló Presidente” Teórico N° 1, el 11 de junio de 2009 expresa: “¿Acaso la comuna es sólo aquello que le corresponde al Ministerio del Poder Popular para las Comunas? ¡No! El ministerio impulsa, define, se interconecta; pero señores alcaldes, gobernadores, todos, el pueblo todo, comunidades todas, vamos a hacer un esfuerzo mayor para que se multipliquen las comunas”. A pesar de esta arenga, el movimiento comunal no avanza significativamente, al extremo de que entre 2010 y 2012 sólo se crean 50 comunas. Agendas urgentes, como la  violencia de la oposición entre los años 2016 y 2017 quizá propician que se les preste escasa atención. Esta situación ha llevado a protestas por
parte de los integrantes de las comunas ante el ministerio respectivo.

Sin embargo, el Presidente Maduro establece en 2014 el Consejo Presidencial Nacional de las Comunas, y bajo su administración se crean unas 350 nuevas comunas, Muchas de ellas dependen  de los aportes del Ejecutivo, hasta representar a veces la mayoría de los ingresos del Banco Comunal, por lo que más que unidades de producción se convierten en centros de redistribución.

EXPECTATIVAS Y REALIDADES

Hacia febrero de 2017, estimaba Marco Teruggi que en Venezuela funcionaban unas 1700 comunas. Y añade que “Como todo proceso de organización popular, las comunas tienen desniveles, tiempos dispares, diferencias según su relación con el Estado, el acompañamiento o no de movimientos populares etc. ¿Algunas son maquetas antes que experiencias reales de autogobierno? Sin dudas. ¿Cuántas son? Difícil saberlo”.

Señala Teruggi como ejemplo exitoso el desarrollo de la institución en el estado agrícola de Portuguesa: “En números: para que todo su territorio -15.200 km2- sea comunalmente cubierto son necesarias unas 130 comunas. En la actualidad existen 110. De esas 110, 64 tienen las principales instancias de autogobierno constituidas -el Parlamento, el Banco, la Contraloría, el Ejecutivo. Las demás están en el proceso de conformación” (Teruggi: www.telesurtv.net/opinion/Existen-las-comunas-en-Venezuela-20170215-0027.html).

Katrina Kozarek señala varios ejemplos más de comunas exitosas.
Algunas preceden a los gobiernos bolivarianos, tales como las comunidades indígenas originarias y el movimiento Alexis Vive, en el 23 de Enero. Con el bolivarianismo surgen, entre otras, la Comuna El Maizal, instalada el año 2000 en terrenos expropiados.  La Comuna José Pío Tamayo, que se establece hacia 2012 en tierras que la cervecera brasileña Brahma había abandonado, y en las cuales comienza la producción de cebada para extenderse luego a otros ramos agrícolas. La Comuna Negro Miguel,  entre los estados Lara y Yaracuy, en terrenos del fundo pecuario abandonado La Horqueta (Kozarek, Katrina: Venezuela’s Communes: a Great Social Achievement, CounterPunch, 24 de noviembre de 2017). Hasta ahora, siguiendo el requisito de adscripción a una localidad geográfica, la mayoría de las comunas se han creado en el ámbito rural. Ello no garantiza una continua expansión, en un país en el cual cerca del 95% de la población es urbana.

El problema fundamental del socialismo es el de la propiedad de los medios de producción. Mientras ésta siga estando esencialmente en manos de la empresa privada y del Estado, las comunas no podrán desarrollar todo su potencial. Problema decisivo, en un país sometido a implacable agresión y bloqueo, dirigidos a quebrantar el suministro de alimentos y otros insumos básicos, y con ello la resistencia de la población.

(FOTO+VIDEO) La storia si ripete: Venezuela come Cuba, il blocco incombe

L'immagine può contenere: 6 persone, tra cui Antonio Cipolletta, Massimo Marzano Terzo e Svetlana Svetlana, persone che sorridono, persone in piedidi Romina Capone

#NoMoreTrump la petizione contro il blocco economico finanziario e commerciale.

Non vogliamo più Trump! Il grido all’unisono della popolazione venezuelana si innalza nel corso della campagna raccolta firme che unisce l’Italia da Nord a Sud in questo torrido mese di agosto tanto da diventare un hashtag. Lo scorso 5 agosto il presidente americano Trump, ha firmato un ordine esecutivo che dichiara un embargo sul Venezuela, embargo che ancora una volta viola i diritti umani e la libertà del popolo venezuelano. Gli Stati Uniti D’America violano per l’ennesima volta il principio democratico dell’auto determinazione dei popoli di essere liberi e di seguire un modello sociale completamente nuovo: il socialismo del XXI secolo. Nella lettera delle venezuelane e venezuelani spedita al Segretario Generale delle Nazioni unite Antonio Gutierrez si denunciano una serie di aggressioni pianificate e brutali da parte degli USA con il sostegno di minoranze politiche del governo venezuelano, a livello economico, politico e psicologico contro la popolazione venezuelana al fine di provocare un cambio di “regime”; in termini reali non è altro che un rovesciamento del governo Maduro scelto attraverso elezioni libere, universali e segrete in conformità con la legge del paese.

Era il 2015 quando il governo Obama indicava il Venezuela come una minaccia insolita e straordinaria per la sicurezza degli Stati Uniti: il cosiddetto Ordine Esecutivo. Da allora è stato ufficializzato e si cerca di legittimare davanti al mondo l’assedio e la distruzione del Venezuela. Tali aggressioni sono state esacerbate da Donald Trump il quale in meno di due anni ha incrementato l’ostilità economica e finanziaria per soffocare lo stato venezuelano e portare la popolazione alla fame.

Negli ultimi giorni Trump ha formalizzato la depredazione delle risorse nazionali e minacciato i paesi partner mettendo a rischio la sicurezza di 30 milioni di abitanti. Le conseguenze di tale atto criminale raggiungono limiti brutali e disumani, impedendo l’accesso al cibo, alle medicine e alle forniture essenziali importate, inclusi i trattamenti medicinali di emergenza e alcune forniture essenziali per il lavoro collettivo. Tutti, bambini, anziani, uomini e donne, sostenitori ed oppositori sono vittime di questo attacco crudele. contrario ai principi fondamentali e ai diritti umani.

Alla luce di quanto scritto non sono mancati presidi di raccolta firme nella città metropolitana di Napoli. Uno di essi è stato allestito negli spazi recuperati di GAlleЯi@rt in Galleria Principe di Napoli, di fronte al Museo Archeologico Nazionale. Un incontro non solo volto alla raccolta firme bensì un momento di scambio interculturale caratterizzato da canti e vestiti tipici del Venezuela. Firme raccolte e consegnate al Consolato Generale della Repubblica Bolivariana del Venezuela a Napoli nella giornata mondiale di protesta, con l’impegno comune ad accompagnare il popolo bolivariano in questa campagna diventando sempre di più difensori della libertà.

___

L'immagine può contenere: Svetlana Svetlana, persona seduta

L'immagine può contenere: una o più persone

L'immagine può contenere: 3 persone, persone che sorridono, persone sedute

L'immagine può contenere: 3 persone, tra cui Fatima Dos Santos, persone che sorridono, persone sedute

L'immagine può contenere: 3 persone, persone che sorridono, persone sedute


___

Dialogo plurale e l’altro dialogo

Risultati immagini per Néstor Franciadi Néstor Francia*

Il 23 agosto si è tenuta una riunione di personalità di varia provenienza, conclusa con una dichiarazione pubblica nel corso di una conferenza stampa, che fa riferimento alla necessità di quello che i partecipanti chiamano “Dialogo Plurale”. Vi hanno preso parte diverse persone che godono del mio rispetto e alcuni anche della mia amicizia, come Carlos Azpurua, Vladimir Villegas, Gustavo Márquez Marín, Oscar Schemel, Maryclen Stelling, Héctor Navarro e altri. Ho avuto con tutti convergenze ma anche divergenze, il che non è affatto singolare, perché è la stessa cosa che mi è sempre successa con il governo bolivariano, con il PSUV, con Chávez, con Maduro e con il chavismo in generale. Credo nella diversità e nelle differenze reali non per una questione di fede, ma perché entrambe le categorie esistono evidentemente: per questo motivo è impossibile per chiunque riuscire ad imporre un pensiero unico. L’unanimità è irrealizzabile. Questo fatto non pienamente compreso è stato una delle cause principali del crollo dell’Unione Sovietica e dei sistemi politici dei paesi sottoposti alla sua tutela politica negli anni della cosiddetta “Guerra Fredda”.

Allo stesso modo, non è strano che non concordi con tutti i termini posti nella citata Dichiarazione; tuttavia, ho comunicato via e-mail sia a Gustavo Márquez Marín che a Vladimir Villegas che desidero aderire, poiché concordo con la sua essenza e scopo, a contenuti in più passaggi del testo e in particolar modo nei due paragrafi finali: “Esprimiamo parimenti il nostro categorico rifiuto verso qualunque forma di violenza, interferenza o imposizione straniera. Invitiamo le parti ad avviare il dialogo con il fermo impegno a raggiungere accordi che garantiscano, con mezzi pacifici, costituzionali, elettorali e democratici, le trasformazioni necessarie per garantire la governabilità… (…) La soluzione non verrà da altri. È alla nostra portata, se lo vogliamo veramente, se agiamo con modestia repubblicana e se si ha come bussola l’interesse superiore del paese e non altri interessi”. Non è forse ciò che tutti proclamano, non con tutta la credibilità che una questione così seria meriterebbe?

Questa mia posizione non è estemporanea. Qualche settimana fa mi sono unito a un gruppo di consiglieri convocato da un’alta dirigente del PSUV per avanzare alcune proposte allo stesso PSUV sul tema e sul discorso della pace. Lì ho presentato la mia proposta che ho chiamato “L’Altro Dialogo”. Riporto testualmente alcuni estratti della mia proposta: “La Rivoluzione è obbligata a remare in due direzioni per sensibilizzare due basi elettorali. Da un lato, c’è il movimento popolare chavista cosciente e determinato che, secondo il risultato ottenuto il 20 maggio 2018, raccoglie circa il 30% dell’elettorato (6.245.862 voti su 20.526.978). Questo settore determinato è stato efficacemente sostenuto dal PSUV e dovrebbe continuare ad esserlo, al fine di rafforzarlo e garantirsi il suo sostegno attivo. L’altra base, che sarebbe determinante, è formata da quelli che definiti “né-né” o “non allineati”, che secondo studi credibili potrebbe rappresentare circa il 40% della platea elettorale (circa 8.000.000 di elettori).

La proposta dell’Altro Dialogo mira a favorire un’ampliamento dello spettro politico nazionale che promuova l’immagine di stabilità, distensione, pace e unità nazionale (…) L’altro dialogo aiuterebbe anche a combattere il cliché internazionale della “dittatura”, immagine promossa dall’imperialismo e dalla destra (…) La proposta ha come scopo quello di favorire un altro dialogo politico, diverso da quello inaugurato in Norvegia e che proseguirà alle Barbados. Il dialogo di Oslo, assolutamente conveniente, vantaggioso per le politiche del governo bolivariano e coerente con esse, riproduce tuttavia la polarizzazione politica, almeno dal punto di vista della percezione. S’impone mediaticamente l’immagine di un dialogo tra il governo e l’opposizione, rappresentata fondamentalmente da un solo settore dell’opposizione, la destra estremista. Infatti, il principale portavoce interno a questa fazione è il golpista pro-imperialista Juan Guaidó. Dovremmo chiederci: se è legittimo incontrare questi estremisti, perché non considerare l’avvio di un dialogo pubblico con altre fazioni dell’opposizione che non fanno parte dello spettro estremista e con i settori chavisti che non hanno direttamente responsabilità di governo? Settori che hanno almeno due punti di contatto con il PSUV e il Governo: il rifiuto dell’intervento imperialista e della violenza da un lato e la preferenza per la via pacifica, costituzionale ed elettorale dall’altro (…) È bene che l’Altro Dialogo sia convocato dal Governo, per conferirgli carattere ufficiale. Vediamo alcune delle sue caratteristiche: 1) si convocherebbero elementi di partito e persone organizzate in movimenti di opposizione o non direttamente coinvolti nella gestione del Governo, oltre al PSUV, alla sola condizione che si siano pubblicamente pronunciati contro l’intervento straniero e l’esercizio della violenza. 2) Alcuni di questi elementi potrebbero essere: MAS, Redes, PCV, UPV, Somos Venezuela, Plataforma por el Referéndum Consultivo, Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución, Soluciones por Venezuela (Claudio Fermín), Concertación por el Cambio (Henry Falcón), Esperanza por el Cambio (Javier Bertucci). 3) L’ordine del giorno dovrebbe essere aperto, ma il dialogo dovrebbe mantenersi nel solco della trattativa per concludere accordi sull’inviolabilità del territorio della Patria, sulla necessità di privilegiare mezzi pacifici e costituzionali per risolvere le divergenze politiche, sull’opposizione alla promozione d’odio, sulla diffusione della tolleranza e la pace (…) Dovrebbero essere convocati dei garanti internazionali, ad esempio l’Ufficio locale della Commissione per i Diritti Umani dell’ONU come convenuto recentemente con la Commissaria Michelle Bachelet. Questo dialogo promuoverebbe, inoltre, la conflittualità politica di settori oppositori diversi rispetto alla destra estremista e filoimperialista, venendo così a costituire nuovi riferimenti che annullino la polarizzazione dello scenario politico.

Ci saranno settori estremisti del chavismo che mi bolleranno come “debole” o “riformista” a causa di questa proposta. Vado avanti e gli rispondo. Sostengo il dialogo promosso dalla Norvegia e di cui il governo si avvale… ma con chi si dialoga? Con la destra fascista, che cospira, promuove la violenza e richiede l’intervento imperialista. D’altra parte, il governo ha riconosciuto di aver avviato da tempo colloqui con il governo degli Stati Uniti, il peggior nemico dell’umanità, che ci impone ampie sanzioni economiche, ruba i nostri beni, sostiene l’isolamento diplomatico del nostro paese e ci minaccia con la forza militare. Sono d’accordo con questa azione diplomatica del governo. Il Presidente Maduro ha ripetutamente affermato di essere pronto ad incontrare Donald Trump. Devo ammettere che non odio nessuno, ma con Trump ci vado molto vicino. Ciononostante, sosterrei un tale incontro. Mi chiedo, quindi, se il governo si mette al tavolo con il peggio del peggio, perché non convoca un dialogo con settori con i quali ha almeno due punti di convergenza, il rifiuto della violenza e l’opposizione all’intervento straniero?

Sto commettendo qualche tipo di infedeltà rivelando parte della mia proposta sostenuta dai consiglieri? Sono passati quasi due mesi da quando l’ho articolata e almeno un mese e mezzo da quando l’ho presentata. Recentemente ho comunicato nella chat Whatsapp del gruppo che, poiché non avevo ancora ricevuto alcuna risposta dal PSUV e se questa non ci fosse stata prontamente, l’avrei spostata su altre strade, poiché sono troppo vecchio per lavorare invano e le mie idee sono sostanzialmente disponibili per tutti, senza escludere che siano giuste o meno. Io stesso ho detto che avrei aspettato che passasse il Forum di San Paolo, dato che il PSUV era sicuramente molto impegnato in questa attività. Ma la dichiarazione a cui ho fatto riferimento ha segnato la svolta, perché ci sono indubbiamente altri venezuelani con idee che si avvicinano alle mie.

Non ho dubbi sulla mia posizione radicalmente anti-imperialista, che mantengo fin da quando ero molto giovane. Né nascondo la mia totale e assoluta contrapposizione al settore criminale rappresentato da quel personaggio irrilevante e passeggero chiamato Juan Guaidó e dal suo partito estremiesta e fascista, Voluntad Popular. Dopo aver chiarito questo punto, dico senza mezzi termini che chiunque rifiuti l’intervento straniero nel mio Paese, si opponga alla violenza e favorisca il dialogo e la pace, può considerarmi uno dei suoi.

* Membro della Assemblea Nazionale Costituente della Repubblica Bolivariana del Venezuela 
__

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione a cura di Alessio Decoro e Antonio Cipolletta]

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: