Costa Rica, maniobras militares y Guerra asimétrica contra Venezuela y Nicaragua

Risultati immagini per latuff imperialismopor Óscar Barrantes Rodríguez

Durante doce días desde el 31 de agosto, se mantendrá el ejercicio naval “Unitas”, en aguas territoriales de Colombia, muy cerca del territorio de la República Bolivariana de Venezuela.

Es sintomática está operación naval en la que participan unidades navales de doce países, en momentos en que se han precipitado una serie de acontecimientos hostiles, en prejuicio del pueblo venezolano, dirigentes del proceso social bolivariano y del  gobierno constitucional de Venezuela, incluido el Presidente libremente electo Nicolás Maduro Moros.

Este ejercicio militar auspiciado por el Comando Sur, se ha efectuado periódicamente, desde 1959, sustentado jurídicamente en el Pacto de Río (TIAR).

Distintas agencias de prensa han informado que marinos de EEUU, Reino Unido, Brasil, Perú, Ecuador, México, Argentina, Panamá, Canadá, Indonesia, Colombia y Costa Rica, se han incorporado a dichos ejercicios de guerra.

Con un poder de medios, fuego y tropas  concentrado en 34 naves de marina, que incluye buques, aviones y unos tres regimientos de marinos, para cerca de 2000 efectivos abordo de navíos y aeronaves de guerra.

La información oficial explica que la misión se orienta a entrenamientos sobre atención de desastres naturales y ayudas humanitarias.

No obstante, fuentes castrenses confirman, a la vez, que el enfoque del adiestramiento está en lo fundamental acentuado, en ejercios de combate en superficie, acciones antisubmarina y antiaérea, despliegue de unidades especiales de buceo, ejercicios sintéticos de procedimientos de reacción rápida, fuego real,  interdicción marítima, control de mar, búsqueda y rescate, y una maniobra de desembarco de ayudas humanitarias en la bahía del Golfo de Morrosquillo; en el marco de posibles operaciones de guerra aeronaval.

Han movilizado aviones de combate K-Fir  Made in Israel y A – 37 de fabricación yanki, pertenecientes a la Armada y Fuerza aérea colombianas.

No parece casual este ejercicio aeronaval de  fuerzas armadas, de países y gobiernos de Latinoamérica confabulados en el grupo de Lima, improvisado por Washington por las dificultades encontradas en la misma OEA, para imponer una resolución de condena malintencionada y alevosa, al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

La única excepción es Ecuador que súbitamente se les ha aliado, en un gesto grotesco del gobierno traicionero de Lenin Moreno.

Las señales de invasión a Venezuela, sin entrar a profundizar en las estratagemas o métodos que el imperialismo y las oligarquías subalternas, están utilizando para acelerar  una expedición militar sobre territorio venezolano, tiñen de dramáticos augurios que ofenden la inteligencia, destrozan la tranquilidad y llenan  de horrores el horizonte del pueblo venezolano, y a la vez; atizan una escalada de violencia y derramamiento de sangre en la región.

Recuérdese que entre el 6 y el 13 de noviembre de 2017, se realizó en Tabatinga, la Amazonía Brasileña, una maniobra militar por invitación del tiranuelo Michel Temer, y con patrocinio del Comando Sur, en la que participaron tropas de Brasil, Colombia, Perú y EEUU, y oficiales de FFAA de otros 22 países, entre los que estuvo el Estado sionista de Israel, que a la vez, exhibió armamento de última generación, con la concurrencia de empresas de la industria  militar de occidente.

La operación se denominó “América Unida” y se inscribe en los ejercicios multinacionales interagencias de logística “Amazonlog 17”.

Se instaló una base estratégica en la región amazónica entre las fronteras de Brasil, Colombia y Perú, con Venezuela, desde la cual el Comando Sur monitoreó los ejercicios de ayuda humanitaria, despliegues tácticos de escuadrones de asalto, seminarios y exposiciones de medios de guerra y “salvamento”.

Desde una perspectiva geoestratégica se sospecha, que esa operación de aparentes objetivos “civiles para la cooperación en emergencias, desastres naturales y crisis humanitarias”, no es más que una fachada para instalar una base secreta; a sólo unos cientos de kilómetros de territorio venezolano, con el propósito de concentrar tropas, aviación de recogimiento electrónico, táctica y bombardeo, para una eventual invasión a la República Bolivariana de Venezuela.

Con un formato reiterado la obsecación de EEUU por agredir y desacreditar, al gobierno democrático de Nicolás Maduro, no cesa.

En la ONU su representante Nikki Haley, revuelve la inmundicia del odio y  la hostilidad; con  artera  ponzoña de la intriga, el abuso, la sordidez,   la impunidad y la mentira.

Aduciendo la matriz terrorista de “la corrupción, la crisis humanitaria, migración y el subterfugio del pretendido  uso de bienes que el gobierno venezolano supuestamente le arrebata  al pueblo, para mantener la dictadura”; la diplomacia de la “Doctrina Monroe” y el “excepcionalismo” Penagoniano,  “vuelve como burra al trigo”, para insistir en la intentona de mancillar la integridad moral del Estado Bolivariano, la dignidad y estatura humana del presidente Maduro Moros, con el objetivo de buscar una sanción del Consejo de Seguridad al Gobierno venezolano.

En la OEA sigue el lobby tenebroso de los representantes de Washington, en el charco nahueabundo de Luis Almagro, fantoche del Departamento de Estado, como mercenario instigando la agresión y el sabotaje contra los gobiernos soberanos del continente.

Amedrentan y chantajean a los mansos lacayos,  políticos corruptos, emisarios de  las oligarquías y compran expresidentes  para utilizarlos como repugnantes marionetas; en los planes de arremeter con presiones diplomáticas injustificadas, así como, redoblar el cerco político con pretextos injuriosos y calumnias, escalar planes de asedio con  las técnicas de la guerra de cuarta y quinta generación y; una posible ivasión arreglada en el marco jurídico del TIAR.

Ileana Ros-lethinen, Bob  Menéndez, Ted Cruz y otros cancerberos de la mafia rabiosa anti-cubana; continúan mercadeando la conspiración y la guerra no convencional contra Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Cuba. Particularmente maquinan la opción armada para derrocar el Gobierno Chavista y exterminar el Estado Bolivariano, aduciendo las deplorables especulaciones  de Estado forajido y el despótico e intervencionista  argumento de “cambio de régimen”.

En ese tablero político regional enrarecido y hostil, se han observado los ajetreos y carreras de los agentes de la CIA y funcionarios de la Casa Blanca como Mike Pence, James Mathis y Mike Pompeo, auspiciando reuniones de emergencias con jerarcas de los países sumisos a sus mandatos.

El 1 de mayo recién pasado el  Senador  de las falanges contrarrevolucionarias y sociedades belicistas de EEUU, Marco Rubio,  se reunió en San José, tanto con el presidente Luis Guillermo Solís, saliente; como con el presidente electo Carlos Alvarado. Esos apresurados encuentros a puerta cerrada y en la sombra del secreto, están motivados en los ardides del terrorismo de Estado yanki, con el objetivo de mantener a Costa Rica embarrada hasta el cuello; en el atolladero de la guerra asimétrica desencadenada por la reacción y el fascismo  internacional, que pretende derrocar los gobiernos independientes y democráticos de Venezuela y Nicaragua.

Posteriormente el presidente Carlos Alvarado y el Ministro de Seguridad Pública, han sido convocados a reuniones en Washington y en bases militares de EEUU, con autoridades castrenses del Pentágono.

De tal manera, no resulta sorprendente que aparezca Costa Rica, participando en los ejercicios militares de Cartagena, Colombia.

Oficiales de diferentes fuerzas de choque o guardafronteras, de los cuerpos de seguridad de Costa Rica, asisten regularmente a cursos, maniobras, torneos y cátedras,  de adiestramiento en táctica de guerra regular, de baja intensidad, psicológica y contrainsurgencia, en la Escuela de las Américas, Israel, Chile, España, Corea del Sur y  patrocinados por el Comando Sur, la OTAN y otras FFAA.

Algunas actuaciones de gobiernos de Costa Rica desde 1948, a la fecha han manchado la dignidad nacional y dejado en evidencia la hipocresía oficial y el cinismo de la oligarquía sometida a la dependencia de las migajas, condicionamientos y el látigo, Washingtoniano.

Costa Rica es firmante del Pacto Río o Tratado Interamericano de Ayuda Recíproca (TIAR), que está bajo el paraguas de la OEA.

Integrante de la ODECA desde 1960 y con  participación en el Consejo de Defensa de Centroamérica (CONDECA)a partir de 1963.

Un destacamento de la Guardia Civil de Costa Rica intervino como parte de las tropas invasoras que incursionaron, en flagrante agresión, contra el pueblo  de República Dominicana, en 1965.

En el 2003 el gobierno de Abel Pacheco incluyó arbitrariente a Costa Rica en la lista, de los que pretenciosa y temerariamente, se denominaban países aliados, para atacar vilmente y en forma criminal, al gobierno legítimo de Irak, en la fratricida operación “Tormenta del Desierto”; ordenada por el canalla George W. Bush.

Algunos entre muchos de los bochornosos  hechos que dan fe de la farsa de un “país sin ejército”,  y de la influencia directa de las estructuras castrenses yankis y el Departamento de Estado, en la política de seguridad o las decisiones de los gobiernos de Costa Rica en materia militar y diplomática; en el contexto de conflictos de países de la región o internacionales.

Es a todas luces un país sin autoridad, que adolece de una estrategia independiente, más allá de la retórica en torno a la paz, la democracia, el Estado de derecho y la ausencia de militarismo, con raras excepciones en el tiempo, donde la inmoralidad oligárquica y  la corruptela politiquera, se arrastra a las pezuñas de la bestia imperialista.

Un tendencioso “poder suave” que se presta impúdicamente    a los planes de los intereses hegemónicos,  contradice las leyes internacionales y lesionan el derecho de las naciones a la  autodeterminación y de los pueblos a vivir en un sistema político que han escogido libremente.

Por lo tanto, no encontraríamos nada extraño, en la asistencia una pequeña unidad naval, de los cuerpos armados de Costa Rica, a los ejercicios militares que se desarrollan en aguas territoriales de Colombia.

De la misma forma, parece que la gestión gubernamental de turno en Costa Rica, ha cedido fácilmente a las presiones de la diplomacia terrorista del Senado de los EEUU, y a las pretenciones del Comando Sur y de la Casa Blanca de invadir, La República Bolivariana de Venezuela y Nicaragua Sandinista.

CBYLO-CPCES
San José – Costa Rica
Setiembre 07 de 2018

Nicaragua: ¡vamos a celebrar otra victoria!

plazanicapor nuovopci.it

Comunicado CC 13/2018 – 12 de agosto de 2018

Después del lanzamiento del Comunicado CC 12/2018 del 6 de agosto, un camarada del P.CARC de Italia (Partido de los Comités de Apoyo a la Resistencia – para el Comunismo) nos señaló que el imperialismo de EE. UU. y la Comunidad Internacional de los grupos imperialistas europeos, estadounidenses y sionistas en América Latina sufrieron en este momento otra amarga derrota, precisamente en Nicaragua, otro de los países de la Alianza promovida por Hugo Chávez. Esta es también una victoria para celebrar y una lucha para aprender.

El camarada tiene toda la razón e invitamos a todas y todos que nos leen a imitar su conducta: no nos ahorren las críticas que nos ayudan a mejorar nuestra comprensión de las cosas y nuestra actividad. También de esta manera se contribuye en hacer avanzar la revolución socialista que está en marcha en nuestro país, Italia, promovida por el Partido comunista.

Es realidad que en estos días tenemos dos victorias en América Latina para celebrar y dar a conocer a las masas populares de Italia, para alentar la lucha que deben conducir: la de Venezuela contra la intentona de golpe de Estado del 4 de agosto y la de la intentona de “cambio de régimen” en Nicaragua, promovida desde abril hasta julio de 2018.

Desde mediados de abril de 2018, el imperialismo estadounidense con sus cómplices y agentes locales ha arremetido contra Nicaragua con una campaña de atentados, ataques, devastaciones y disturbios con el objetivo de hacer renunciar al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a la cabeza del Frente de Liberación Nacional Sandinista (FSLN) que en noviembre de 2016 con más del 72% de los votos expresos ganó las elecciones presidenciales por tercera vez consecutiva.

Fue una intentona de golpe como la que tuvieron en Honduras en 2009 contra el presidente Manuel Zelaya, en Paraguay contra el presidente Fernando Lugo en 2012 y en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff en 2016.

Pero en Nicaragua, su intentona de “revolución de colores” y “cambio de régimen” ha fracasado. Factor importante fue que el FSLN es heredero de una larga lucha revolucionaria para la liberación nacional llevada a cabo en contra de las marionetas del imperialismo estadounidense y que culminó el 19 de julio de 1979 con el derrocamiento de Somoza por las fuerzas armadas revolucionarias del FSLN que mantuvieron el gobierno del país hasta 1990. En ese año, el FSLN tuvo que ceder el gobierno después de diez años de una guerra de desgaste financiada y respaldada por los Estados Unidos. Pero con las elecciones presidenciales a finales del año 2006 y en conformidad a un acuerdo con la Iglesia Católica y la asociación de la burguesía local (COSEP), ha retomado el gobierno que ha sido confirmado por las elecciones posteriores en 2011 y 2016 y ha podido resistir con firmeza y éxito a la intentona de golpe de este año. La intentona fue apoyada abiertamente por los aliados traidores del FSLN, el COSEP y gran parte de la Conferencia Episcopal y causó alrededor de 200 muertes, miles de heridos y daños materiales considerables en las estructuras públicas y privadas de 23 (de 153) municipios del país, incluyendo Managua y otras ciudades importantes, pero finalmente fracasó. La campaña de atentados, devastaciones y disturbios terminó a fines del mes de julio y los sandinistas celebraron con una gran participación de las masas populares el 39 aniversario de la salida de Somoza.

Con el Comunicado CC 12/2018 hemos: 1. convocando a las masas populares de nuestro país para celebrar la victoria del 4 de agosto junto con las fuerzas bolivarianas progresistas de Venezuela que han frustrado el intento del imperialismo estadounidense y sus cómplices y agentes, para decapitar al gobierno del presidente Maduro, 2. desafiando al “gobierno del cambio” M5S-Lega para que Italia se pusiera del lado del gobierno bolivariano de Venezuela contra la Comunidad Internacional de los grupos imperialistas europeos, estadounidenses y sionistas responsable del curso catastrófico de los acontecimientos que para que a esto se ponga fin, el 4 de marzo pasado M5S y Lega han tenido un amplio mandato electoral, 3. ilustrando las lecciones que tenemos que extraer de la lucha en curso en Venezuela para la lucha que estamos conduciendo en Italia.

La victoria lograda en Nicaragua por el FSLN liderado por Daniel Ortega y Rosario Murillo no es menos importante que la victoria lograda en Venezuela por el Gran Polo Patriótico liderado por Nicolás Maduro. Estas victorias confirman que incluso en América Latina, la Comunidad Internacional de los grupos imperialistas europeos, estadounidenses y sionistas deben recurrir a medidas cada vez más arriesgadas para continuar el curso catastrófico de los acontecimientos que ella impuso al mundo una vez que tomó su dirección debido al agotamiento (en los años ’70 del siglo pasado) de la primera oleada de la revolución proletaria (durante aproximadamente 60 años, desde 1917 hasta 1976, la burguesía imperialista ya no pudo dirigir el mundo y tenía que correr detrás del movimiento comunista: el movimiento comunista tenía la iniciativa en su mano).

El sistema político que ha servido a los grupos imperialistas estadounidenses en los últimos 40 años está en crisis en todos los países imperialistas y enfrenta crecientes dificultades en todo el mundo. Por su naturaleza, los grupos imperialistas no pueden cambiar el curso de los acontecimientos: cada uno de ellos debe continuar a toda costa aumentando la masa de dinero que tiene en su disposición (los capitalistas, por su naturaleza, no son capaces de dar una dirección conciente al curso de los acontecimientos: cada uno de ellos compite con los demás porque cada grupo imperialista debe aumentar su cantidad de dinero ni ellos pueden elaborar un “plan del capital” aunque por su naturaleza sean todos explotadores rapaces). Por eso, los capitalistas tienen que dañar al medioambiente, deben lanzarse en grandes obras sin otra razón de ser que su enriquecimiento (en Italia van desde la TAV -Tren Alta Velocidad- en Val de Susa hasta la TAP -Trans Atlantic Pipeline- en la costa sureste de la península), hacer que las empresas producan cada vez más cosas inútiles y perjudiciales siempre y cuando se venden bien, despedir a las trabajadoras y los trabajadores que no necesitan y hacer que trabajen más a las y los que quedan, transferir empresas para producir con menos gastos, expulsar a millones de personas de sus tierras para realizar plantaciones, minas y grandes obras y obligarlos a emigrar, multiplicar las guerras civiles, golpes de Estados y agresiones, extendiendo el hambre, la miseria y el embrutecimiento. Pero en todos los países el hartazgo e la indignación de las grandes masas crecerán cada vez más hasta que encuentren en los comunistas una dirección capaz de guiarlos a emanciparse definitivamente de la llamada Comunidad Internacional de los grupos imperialistas y cambiar el curso de los acontecimientos: el establecimiento del socialismo no solo es posible sino también necesario.

El punto de inflexión en la política mundial es un hecho: se acabó la época marcada por la llegada al poder de Margaret Thatcher en Gran Bretaña (1979), Ronald Reagan en los EE.UU. (1981) y en Italia por el “divorcio” entre el Banco de Italia y el gobierno de la República Pontificia (1981) tácitamente urdido por Aurelio Ciampi y Beniamino Andreatta con la bendición cómplice del secretario del Partido comunista italiano revisionista en aquel entonces Enrico Berliguer. Hoy, en cuanto a Italia, nos corresponde a nosotras y nosotros las y los comunistas identificar las condiciones que este punto de inflexión presenta en nuestro país para avanzar en la revolución socialista y beneficiarse de estas condiciones. La revolución socialista es una guerra popular revolucionaria promovida y dirigida por las y los comunistas que culminará en el establecimiento del socialismo. Las y los comunistas no esperan que estalle la revolución socialista. La historia del siglo pasado ha demostrado que la revolución socialista no estalla. Las y los comunistas proporcionan a sí mismos los medios para estar a la altura de su papel como promotores de la revolución socialista.

¡Fortalecemos el movimiento comunista conciente y organizado!

¡El futuro está en nuestras manos!

¡Atrévete a soñar, atréverte a pensar, atréverte a ver más allá del horizonte de la sociedad burguesa!

¡Atrévete a ganar! ¡Construimos nuestro futuro!

Nicaragua: un’altra vittoria da festeggiare!

Risultati immagini per Nicaragua Sandinistadi nuovopci.it

Comunicato CC 13/2018 – 12 agosto 2018

[Scaricate il testo del comunicato in Open Office / Word

Dopo la diffusione del Comunicato CC 12/2018 del 6 agosto un compagno del P.CARC ci ha fatto osservare che l’imperialismo USA e la Comunità Internazionale dei gruppi imperialisti europei, USA e sionisti in America Latina hanno subito in questo periodo un’altra cocente sconfitta, precisamente in Nicaragua, un altro dei paesi dell’Alleanza promossa da Hugo Chavez. Anche questa è una vittoria da festeggiare e una lotta da cui imparare.

Il compagno ha perfettamente ragione e invitiamo tutti i nostri lettori a imitare la sua condotta: non risparmiarci critiche che ci aiutano a migliorare la nostra comprensione delle cose e la nostra attività. Anche in questo modo si contribuisce a far avanzare la rivoluzione socialista che è in corso nel nostro paese, promossa dal Partito comunista.

Effettivamente in questi giorni abbiamo in America Latina due vittorie da festeggiare e da far conoscere alle masse popolari del nostro paese, a incoraggiamento per la lotta che esse devono condurre: quella in Venezuela contro il tentativo di colpo di Stato dello scorso 4 agosto e quella contro il tentativo di “cambio di regime” in Nicaragua protrattosi da aprile a luglio 2018.

Da metà aprile 2018 l’imperialismo USA con i suoi complici e agenti locali hanno investito il Nicaragua con una campagna di attentati, rivolte, devastazioni e disordini con l’obiettivo di far dimettere il governo di Daniel Ortega e Rosario Murillo, alla testa del Fronte Sandinista di Liberazione Nazionale (FSLN) che nel novembre 2016 con più del 72 % dei voti espressi ha vinto per la terza volta consecutiva le elezioni presidenziali.

È stato un tentativo di colpo di Stato come quello che è loro riuscito in Honduras nel 2009 contro il presidente Manuel Zelaya, in Paraguay contro il presidente Fernando Lugo nel 2012 e in Brasile contro la presidente Dilma Roussef nel 2016.

Ma in Nicaragua il loro tentativo di “rivoluzione colorata” e di “cambio di regime” è fallito. Fattore importante è stato che il FSLN è erede di una lunga lotta rivoluzionaria di liberazione nazionale condotta contro i fantocci dell’imperialismo USA e culminata il 19 luglio 1979 con la cacciata di Somoza da parte delle forze armate rivoluzionarie del FSLN che tenne il governo del paese fino al 1990. In quell’anno il FSLN aveva dovuto cedere il governo dopo dieci anni di una guerra di logoramento finanziata e spalleggiata dagli USA. Ma con le elezioni presidenziali della fine del 2006 e sulla base di un accordo con la Chiesa Cattolica e l’associazione della borghesia locale (COSEP), ha preso nuovamente in mano il governo che è stato confermato dalle successive elezioni del 2011 e del 2016 e ha saputo resistere con fermezza e successo al tentativo di colpo di Stato di quest’anno. Il tentativo è stato apertamente appoggiato dagli infidi alleati del FSLN, il COSEP e gran parte della Conferenza Episcopale Cattolica e ha causato quasi 200 morti, migliaia di feriti e grandi danni materiali in strutture pubbliche e private di 23 (su 153) municipi del paese, tra cui Managua e altre importanti città, ma alla fine è fallito. La campagna di attentati, devastazioni e disordini si è esaurita alla fine di luglio e i sandinisti hanno festeggiato con grande partecipazione di masse popolari il 39° anniversario della cacciata di Somoza.

Con il Comunicato CC 12/2018 abbiamo 1. chiamato le masse popolari del nostro paese a festeggiare la vittoria del 4 agosto assieme con le forze progressiste bolivariane del Venezuela che hanno sventato il tentativo dell’imperialismo USA e dei suoi complici e agenti, di decapitare con un attentato il governo del Presidente Maduro, 2. sfidato il “governo del cambiamento” M5S-Lega a schierarsi a fianco del governo bolivariano del Venezuela contro la Comunità Internazionale dei gruppi imperialisti europei, USA e sionisti responsabile del corso catastrofico delle cose per porre fine al quale il 4 marzo scorso M5S e Lega hanno avuto ampio mandato elettorale, 3. illustrato gli insegnamenti che dalla lotta in corso in Venezuela dobbiamo trarre noi italiani per la lotta che stiamo conducendo.

La vittoria ottenuta in Nicaragua dal FSLN capeggiato dal Daniel Ortega e Rosario Murillo è non meno importante della vittoria ottenuta in Venezuela dal Fronte Patriottico capeggiato da Nicolas Maduro. Queste vittorie confermano che anche in America Latina la Comunità Internazionale dei gruppi imperialisti europei, USA e sionisti deve ricorrere a misure sempre più arrischiate per far proseguire il corso catastrofico delle cose che essa ha imposto al mondo dopo che ne ha preso nuovamente in mano la direzione a causa dell’esaurimento (negli anni ’70 del secolo scorso) della prima ondata della rivoluzione proletaria.

Il sistema politico che negli ultimi 40 anni ha servito i gruppi imperialisti della CI è in crisi in ogni paese imperialista e incontra difficoltà crescenti in tutto il mondo. Per loro natura i gruppi imperialisti non possono cambiare il corso delle cose: ognuno di essi deve continuare a tutti i costi ad aumentare la massa di denaro di cui dispone. Per questo devono devastare la terra, lanciarsi in grandi opere senza altra ragion d’essere che il loro arricchimento (in Italia vanno dalla TAV della Val di Susa al TAP della costa orientale della penisola), far produrre alle aziende sempre più cose inutili e dannose purché si vendano bene, licenziare i lavoratori di cui non hanno bisogno e far lavorare di più quelli che tengono, trasferire aziende dove far produrre gli costa di meno, cacciare milioni di persone dalla loro terra per farvi piantagioni, miniere e grandi opere e costringerli a emigrare, moltiplicare guerre civili, colpi di Stato e aggressioni, diffondere fame, miseria e abbrutimento. Ma in ogni paese l’insofferenza e l’indignazione delle grandi masse cresceranno sempre di più finché troveranno nei comunisti una direzione capace di guidarle a emanciparsi definitivamente dalla CI e a cambiare il corso delle cose: l’instaurazione del socialismo è non solo possibile ma anche necessaria.

La svolta nella politica mondiale è un fatto: è finita l’epoca segnata dall’avvento al potere di Margaret Thatcher in Gran Bretagna (1979) e Ronald Reagan negli USA (1981) e in Italia dal “divorzio” tra la Banca d’Italia e il governo della Repubblica Pontificia (1981) tacitamente imbastito da Aurelio Ciampi e Beniamino Andreatta con la complice benedizione di Enrico Berlinguer. Oggi quanto all’Italia sta a noi comunisti individuare le condizioni che questa svolta presenta nel nostro paese per far avanzare la rivoluzione socialista e giovarcene. La rivoluzione socialista è una guerra popolare rivoluzionaria promossa e diretta dai comunisti che culminerà nell’instaurazione del socialismo. I comunisti non stanno ad aspettare che la rivoluzione socialista scoppi. La storia del secolo scorso ha dimostrato che la rivoluzione socialista non scoppia. I comunisti si danno i mezzi per essere all’altezza del loro ruolo di promotori della rivoluzione socialista.

Rafforziamo il movimento comunista cosciente e organizzato!

Il futuro è nelle nostre mani!

Osare sognare, osare pensare, osare vedere oltre l’orizzonte della società borghese!

Osare vincere! Il nostro futuro lo costruiamo noi!

Carta abierta a Pablo Iglesias desde Nicaragua

Risultati immagini per Nicaragua Sandinistapor Walter Augusto Solís Aguilar

Estimado Pablo Iglesias,

Desde Nicaragua he presenciado el surgir y la evolución de Podemos y de su figura en España como un soplo de aire fresco en la arena política internacional y como una novedad positiva para la construcción de un mundo capaz de superar las limitaciones estructurales que nos han arrastrado a la crisis civilizatoria actual, de profundo calado social, económico y medioambiental.

Sin embargo, tras su reiterada intermitencia con temas que no abordaré en esta carta y, finalmente, su reciente posicionamiento en el programa Fort Apache en relación a la crisis que estamos viviendo en Nicaragua[1], he de decir que me ha provocado una gran decepción, llevándome a cuestionar seriamente las posibilidades de su partido para ofrecer una alternativa política a la ciudadanía española, y para que su país desempeñe a nivel internacional un papel más reivindicativo por la justicia y la paz, que el que ha venido jugando en las últimas décadas, especialmente de cara a los pueblos latinoamericanos.

En primer lugar, quiero recriminarle su falta de sensibilidad y la de sus contertulios para con las personas que estamos viviendo esta campaña del terror en Nicaragua, ya que en sus intervenciones ignoraron en gran medida las decenas de ataques terroristas que hemos sufrido en este país en los últimos dos meses, los cuales nos han dejado un saldo de 198 vidas segadas hasta el momento y cuantiosos daños a la infraestructura, especialmente a la infraestructura pública, cuya estimación asciende a los 183 millones de dólares aproximadamente, según el último informe oficial[2], lo que equivale al 1.3% del PIB nicaragüense del año 2017. En un momento como el que estamos atravesando en Nicaragua, centrar su programa en las críticas a la figura y el liderazgo de Daniel Ortega, y en la historia política del partido del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), me resultó doloroso. Ignorar la abrumadora violencia de la que estamos siendo víctimas, y no sólo no denunciarla, sino incluso justificarla amparados en prejuicios culturales y en los errores del FSLN, es un desprecio absoluto a la dignidad de nuestro pueblo.

Centrar su programa en la cuestión de si nuestro país es o no sandinista, es seguir promoviendo clichés y jugar con la ignorancia del público de su programa. El sandinismo, además de ser una fuerza política de capacidad organizativa ejemplar, es una escuela de pensamiento político que surgió dando respuesta a las problemáticas propias de las naciones latinoamericanas. Ningún país, ni siquiera la cuna de Sandino, podría plantear que su población en bloque asume los valores sandinistas, porque eso equivaldría a decir que vivimos en un país de pensamiento unidireccional, sin disenso, en un país donde no se permite la divergencia ideológica y política. En Nicaragua, se lo aseguro, no vivimos en un país así. Está claro que tanto usted como sus invitados poseen un conocimiento bastante limitado sobre la diversidad política, religiosa, étnica y social que nos caracteriza.

Seguidamente, las críticas a la figura de Ortega en su quehacer político y en lo que respecta a su historia personal, muestran la parcialidad absoluta de sus invitados, alineados casi completamente con los discursos vertidos a la opinión pública por Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal, Gioconda Belli o Carlos Fernando Chamorro, militantes todos ellos del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y enemigos acérrimos de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a los que profesan un intenso odio personal, para todos conocido. Daniel Ortega es un hombre, tan imperfecto como cualquier otro hombre, pero ha ganado tres elecciones en fila, limpiamente, y con un apoyo amplio de la ciudadanía. Su liderazgo político tanto dentro del FSLN como fuera de él, es incuestionable en Nicaragua, mal que les pese a ustedes y a las figuras del MRS. Así lo indican incluso las encuestas de alcance regional, entre ellas el Latinobarómetro, que en octubre del año pasado reflejaba una aprobación a la gestión del Gobierno nicaragüense del 67% de la población, la mayor de toda América Latina, y a mucha distancia de la aprobación a gobiernos como el de Uruguay (41%), Argentina (36%), Chile (33%) o Colombia (30%), por poner algunos ejemplos[3].

También fue evidente su alienación y la de sus invitados con los medios de alcance masivo vinculados al poder financiero y corporativo, como lo es El País en España, o El Nuevo Diario, La Prensa y el Confidencial en Nicaragua, estos dos últimos sostenidos inclusive por el apoyo financiero de instituciones de gobierno estadounidense, así que ya me dirá usted qué clase de libertad de pensamiento está promoviendo su programa en la audiencia española. Pareciera que no existieran otros medios donde conocer la lectura que está haciendo el gobierno de Nicaragua y que estamos haciendo los defensores de la soberanía de Nicaragua sobre los hechos acontecidos desde el 18 de abril. Pero los hay, lo que me lleva a concluir que el silencio de la mesa sobre la perspectiva de un golpe de Estado en Nicaragua, más que su torpeza intelectual, indica su complicidad con los poderes fácticos que nos están atacando.

Parece que también ustedes están satisfechos con la sociedad de juguete en la que quieren convertir a la ciudadanía global, incapaz de desarrollar un criterio propio desde el que interpretar la realidad política actual. La cantidad de hechos y detalles que cuestionan la versión mainstream de la “insurrección popular” y de las “protestas pacíficas” son tan abrumadoras, que no es posible ignorarlas. Pero usted y sus contertulios prefieren mirar hacia otro lado. Prefieren puntualizar los errores de Ortega y su partido, incluso dándose el lujo de emitir juicios sobre decisiones políticas que no se pueden comprender desde la realidad política española, reproduciendo una posición academicista y colonialista con la que – sinceramente – creía que usted no comulgaba. Me equivoqué. Incluso una de sus invitadas llegó a desacreditar la posición de Augusto Zamora, la única voz de la mesa que podría explicar el significado de las decisiones políticas tomadas por el FSLN en el pasado. No nos sorprende: como siempre, el academicismo español está por encima de la verdad de los pueblos latinoamericanos.

Tal como intentó explicarles el Sr. Augusto Zamora, las decisiones políticas que tuvo que tomar el FSLN para llegar al poder en el 2006 fueron necesarias para ganar esas elecciones y cumplir con el compromiso histórico del partido con sus bases, sumidas en la pobreza y la extrema pobreza a raíz de los estragos de la guerra contra EE.UU. en los 80, y del legado de las políticas y las prácticas de corrupción de los gobiernos neoliberales de los 90. Decisiones para muchos desagradables, pero necesarias, que se tomaron por el sentido de responsabilidad política del FSLN, para poder gobernar en este país e imprimir para Nicaragua un destino diferente al del resto de los países centroamericanos (Costa Rica incluida), enclaves del narcotráfico regional y vasallos del imperialismo en LAC.

Las críticas vertidas en su programa a los acuerdos políticos celebrados con Arnoldo Alemán y al modelo de gobierno nicaragüense, asentado en parte en las alianzas con la Iglesia católica nicaragüense y con el Consejo Superior de la Empresa Privada, desconocen la historia y el contexto social y político de mi país, que ha estado sujeto a la injerencia de EEUU desde la misma fundación de la República[4] en 1821 y que es de arraigada tradición católica, la cual nos fue impuesta a sangre y fuego por el colonialismo español. Sin esos acuerdos y alianzas políticas, tan criticados en el discurso de los sectores antisandinistas que ustedes han decidido reproducir como autómatas durante su programa, el FSLN no sólo no hubiera llegado al poder, sino que le habría sido imposible lograr la estabilidad política y económica necesaria para desarrollar un modelo de gobierno como el que se ha implementando desde el 2007, el cual ha logrado sacar de la pobreza al 17.6% de la población en el periodo 2009-2016, aumentar la cobertura eléctrica del 54% al 94% de la población en diez años e imprimir un ritmo de crecimiento estable cercano al 5% del producto interior bruto en los últimos nueve años.

Vincular al ciclo económico las mejoras en las condiciones de vida del pueblo nicaragüense sin reconocer los logros de la gestión pública del gobierno – como hizo uno de sus panelistas – es desconocer que Nicaragua ha superado su condición como el segundo país más pobre de toda América Latina y del Caribe, en una región asolada por la inseguridad y la pobreza: según los datos del CEPAL[5], mientras la pobreza en Guatemala y Honduras alcanzaba a un promedio del 60% de sus poblaciones respectivas para el 2014, en Nicaragua vivían en esta condición el 29% de la población y la extrema pobreza alcanzaba al 8%. Por el contrario, en Honduras la extrema pobreza alcanza al 44% de su población, y en Guatemala al 30%. Pero ustedes prefieren cuestionar las decisiones económicas del gobierno nicaragüense, reproduciendo sin filtros las críticas repetitivas y vacías de los opositores del FSLN. Dígame usted qué gobierno ha sido capaz de construir un modelo económico desvinculado del capitalismo neoliberal que nos ha absorbido a todos. Solamente Cuba ha logrado mantener un modelo así, y todos sabemos el costo enormísimo que ha tenido que pagar el pueblo cubano por defender su soberanía.

Al contrario de usted, Daniel Ortega siempre ha sido consecuente con sus principios, apoyando a los gobiernos que –como Nicaragua – se han distanciado de los lineamientos políticos de EE.UU. De igual manera, siempre ha promulgado y llamado a la unidad de los pueblos latinoamericanos y exigido el derecho a la autodeterminación de los mismos. Ustedes no pueden comprender el valor de este compromiso del gobierno sandinista y de Daniel Ortega a nivel regional, porque nunca han experimentado el acecho de la potencia del norte, sino que más bien ustedes mismos son los aliados de esta potencia, herederos de un pasado colonialista y hacedores de un presente injerencista sobre los países latinoamericanos, como bien pudimos observar a través del golpe de Estado a Chávez en el 2002, el apoyo de la Embajada española a los liberales en las elecciones de Nicaragua del 2006, o través de su falta de compromiso con la defensa de los valores democráticos durante el impeachment a Fernando Lugo en Paraguay en el 2012.

La defensa de la soberanía nacional y de la unidad latinoamericana, y la lucha contra el empobrecimiento de las mayorías excluidas en Nicaragua, son los verdaderos principios del sandinismo, que ustedes no son capaces de identificar y que los intelectuales del MRS – que ustedes tanto admiran – no pueden compartir, a pesar de quererse llamar sandinistas, porque ellos son parte de esa minoría de la burguesía criolla que ha mantenido y se ha beneficiado de esas condiciones de explotación sobre las mayorías empobrecidas de Nicaragua. Ahí deben encuadrar ustedes la posición de Ernesto Cardenal o de Gioconda Belli, cuyo poema dio entrada al debate sobre la crisis nicaragüense en su programa. Me imagino que antes de dar legitimidad a las palabras de la Sra. Belli, se dio a la tarea de estudiar un poco su historia familiar. Sabrá por tanto que las políticas puestas en marcha por su hermano Humberto Belli, exministro de educación en los 90 y miembro del Opus Dei en Nicaragua, supusieron la expulsión de miles de niñas, niños y jóvenes nicaragüenses del sistema escolar, cuya privatización fue casi absoluta[6]. Que privilegio para la Sra. Gioconda haber nacido en la familia Belli y que sus hijas no hayan tenido que sufrir los “costos” sociales de las decisiones políticas de su tío. Muchos otros nicaragüenses nacidos a finales de los 70 y en los 80, no han tenido esa misma suerte.

Reflexionando sobre la coherencia del ideario político de la Sra. Gioconda Belli quien, por cierto, es ciudadana norteamericana residente en EEUU desde la década de los 90, doy por sentado que tanto usted como sus invitados, en sus profundas lecturas sobre la historia política de mi país, pudieron darse cuenta de que el partido político en el que milita la Sra. Gioconda se presentó a las elecciones nacionales del 2016 en alianza con el Partido Liberal Independiente. Imagínese Sr. Iglesias, es como si su partido se hubiera presentado en alianza con el Partido Popular a las elecciones. Una total incoherencia. ¿Qué sandinismo puede profesar esta señora y los colegas de su formación política si se prestan a concurrir a unas elecciones en alianza con la extrema derecha nicaragüense? No puedo comprender la hipocresía de la Sra. Belli al llenarse la boca reclamando para sí misma y para los suyos la fidelidad al verdadero ideario sandinista, cuando su política se ha caracterizado por una total incoherencia con estos valores.

Pero ustedes prefieren hacerse los tontos, los ciegos y los sordos, y tragarse el producto mediático que con sus tintes revolucionarios ha encandilado a los programas de análisis políticos orientados al consumo de masas, como el suyo. Prefieren faltar a la ética y mantener al pueblo español en la ceguera histórica, en la ignorancia y en su ausencia de toda responsabilidad en la conformación del sistema mundo y de su esquema de poder, el mismo que nos llevado hasta dónde estamos y que ustedes con su complicidad han elegido seguir reproduciendo.No vaya a ser que se rompa el encantamiento de su impostura, de su coleta, de sus camisas blancas y de su incapacidad para plantar cara al legado histórico que hemos heredado, y que continuaremos arrastrando porque, desde aquí, nos ha quedado bien claro el lugar que usted ha decidido jugar en la historia. Un package atractivo sin mucho contenido.

Desde la Nicaragua diversa, multiétnica, multilingüe y solidaria,

Walter Augusto Solís Aguilar

Nicaragua, la revolución y la niña en el bote

Risultati immagini per Nicaragua Sandinistapor Atilio A. Boron

La dolorosa coyuntura actual en Nicaragua ha precipitado un verdadero aluvión de críticas. La derecha imperial y sus epígonos en América Latina y el Caribe redoblaron su ofensiva con un único y excluyente objetivo: crear el clima de opinión que permita derrocar sin protestas internacionales al gobierno de Daniel Ortega, elegido hace menos de dos años (noviembre del 2016) con el 72 por ciento de los sufragios. Esto era previsible; lo que no lo era fue que en esa arremetida participaran con singular entusiasmo algunos políticos e intelectuales progresistas y de izquierda que unieron sus voces a la de los lenguaraces del imperio. Un notable revolucionario chileno, Manuel Cabieses Donoso, de cuya amistad me honro, escribió en su flamígera crítica al gobierno sandinista que “la reacción internacional, el ‘sicario’ general de la OEA, los medios de desinformación, el empresariado y la Iglesia Católica se han adueñado de la crisis social y política que gatillaron los errores del gobierno. Los reaccionarios se han montado en la ola de la protesta popular.”

Descripción correcta de Cabieses Donoso de la cual, sin embargo, se extraen conclusiones equivocadas. Correcta porque es cierto que el gobierno de Daniel Ortega cometió un gravísimo error al sellar pactos “tácticos” con enemigos históricos del FSLN y, más recientemente, tratar de imponer una reforma previsional sin consulta alguna con las bases sandinistas o actuar con incomprensible desaprensión ante la crisis ecológica en la Reserva Biológica Indio-Maíz. Correcta también cuando dice que la derecha vernácula y sus amos extranjeros se adueñaron de la crisis social y política, dato éste de trascendental importancia que no puede ser soslayado o subestimado. Pero radicalmente incorrecta es su conclusión, como son las de Boaventura de Sousa Santos, la del entrañable y enorme poeta Ernesto Cardenal, y Carlos Mejía Godoy, amén de toda una plétora de luchadores sociales que en sus numerosas denuncias y escritos exigen –algunos abiertamente, otros de modo más sutil- la destitución del presidente nicaragüense sin siquiera esbozar una reflexión o arriesgar una conjetura acerca de lo que vendría después. Conocidos los baños de sangre que asolaron Honduras siguiendo la destitución de “Mel” Zelaya; los que hubo en Paraguay luego del derrocamiento “express” de Fernando Lugo en 2012, y antes lo que sucediera en Chile en 1973 y en Guatemala en 1954; o lo que hicieron los golpistas venezolanos después del golpe del 11 de Abril en el interludio de Carmona Estanga “el breve”, o lo que está ocurriendo ahora en Brasil y los centenares de miles de asesinatos que hizo la derecha durante las décadas del “cogobierno FMI-PRIAN” en México, o el genocidio de los pobres practicado por Macri en la Argentina. ¿Alguien en su sano juicio puede suponer que la destitución del gobierno de Daniel Ortega instauraría en Nicaragua una democracia escandinava?

Una debilidad común a todos los críticos es que en ningún momento hacen alusión al marco geopolítico en el que se desenvuelve la crisis. ¿Cómo olvidar que México y Centroamérica es una región de principalísima importancia estratégica para la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos? Toda la historia del siglo veinte está marcada por esta obsesiva preocupación de Washington para someter al rebelde pueblo nicaragüense. A cualquier precio. Si para ello fue necesario instaurar la sangrienta dictadura de Anastasio Somoza a la Casa Blanca no le tembló el pulso y actuó en consecuencia. Criticado por algunos representantes Demócratas en el Congreso de Estados Unidos por el respaldo que Franklin D. Roosevelt le otorgaba al dictador, éste se limitó a responder que “sí, es un hijo de puta pero es NUESTRO hijo de puta.” Y las cosas no cambiaron desde entonces. Cuando el 19 de Julio de 1979 el Frente Sandinista derrotó al régimen somocista, el presidente Ronald Reagan no titubeó un minuto en organizar una operación mafiosa de tráfico ilegal de drogas y armas a los efectos de poder financiar, más allá de lo que autorizaba el Congreso de Estados Unidos, a la “contra” nicaragüense. Se conoció todo esto bajo el nombre de “Operación Irán-Contras”. ¿Podemos ser hoy tan ingenuos para obviar estos antecedentes, o para pensar que esas políticas intervencionistas y criminales son cosas del pasado? Un país, además, que en tiempos recientes ha planeado la construcción de un canal interoceánico –financiado por enigmáticos capitales chinos-que competiría con el de Panamá, controlado de hecho, si no de derecho, por Estados Unidos. Estos no son datos anecdóticos sino de fondo, indispensables para calibrar con precisión el marco geopolítico en que se desenvuelven los trágicos acontecimientos de Nicaragua.

Todo lo anterior no significa obviar los graves errores del gobierno de Daniel Ortega y el enorme precio pagado por un pragmatismo que si estabilizó la situación económica del país y mejoró las condiciones de vida de la población hipotecó la tradición revolucionaria del sandinismo. Pero el pacto con los enemigos siempre es volátil y transitorio. Y ante la menor muestra de debilidad del gobierno, y ante un grosero error basado en el desprecio por la opinión de la base sandinista, aquellos se lanzaron con todo su arsenal a la calle para voltear a Ortega. Trasladaron buena parte de los mercenarios que protagonizaron las “guarimbas” en Venezuela a Nicaragua y están aplicando ahora en Nicaragua la misma receta de violencia y muerte que se enseña en los manuales de la CIA. Conclusión: la caída del sandinismo debilitaría el entorno geopolítico de la brutalmente agredida Venezuela, y aumentaría las chances para la generalización de la violencia en toda la región.

Estando en el Foro de Sao Paulo que tiene lugar en La Habana pude deleitarme en la contemplación del Caribe. Allí divisé, a lo lejos un frágil botecito. Lo manejaba un robusto marinero y, en el otro extremo se encontraba una joven muchachita. El timonel parecía confundido y se esforzaba para mantener el rumbo en medio de una amenazante marejada. Y se me ocurrió pensar que esa imagen podía representar con elocuencia al proceso revolucionario, y no sólo en Nicaragua sino también en Venezuela, Bolivia, donde sea. La revolución es como aquella niña, y el timonel es el gobierno revolucionario. Este se puede equivocar, porque no hay obra humana a salvo del error; y cometer errores que lo dejen a merced del oleaje y pongan en peligro la vida de la niña. Para colmo, no muy lejos se dibujaba la ominosa silueta de una nave de guerra de Estados Unidos, cargada de armas letales, escuadrones de la muerte y soldados mercenarios. ¿Cómo salvar a la niña? ¿Botando el timonel al mar y dejando que se hunda el bote, y con él la niña? ¿Entregándola a la turba de criminales que se agolpan, sedientos de sangre y prestos para saquear el país, robarle sus recursos y violar y luego matar a la jovencita? No veo que eso sea la solución. Más productivo sería que algunos de los otros botes que se encuentren en la zona se acerquen al que está en peligro y hagan que el desastrado timonel enderece el rumbo. Hundir al que lleva a la niña de la revolución, o entregarla al navío norteamericano difícilmente podrían ser consideradas soluciones revolucionarias.

Chavistamente: Pepe y el loco

Risultati immagini per Nicaragua Sandinistapor Carola Chávez

Hoy vuelve Pepe a ser portada en los medios que celebran su última pepada

Pepe Mujica, el viejito humilde, el que maneja un volkswagen de toda la vida, el que pisa el freno con su chancleta -nunca el acelerador-, siempre un osito de peluche que todos quieren porque ¿cómo no querer a ese viejito con cara de duende que vive en un ranchito y no molesta a nadie?

Pepe el viejito tranquilo, prudente, salvo cuando hay un micrófono abierto y se le sale el “tuerto” y de la “vieja loca”, en pleno proceso de formación de UNASUR,  el “loco como una cabra”, en plena guarimba contra el gobierno de Maduro… Y Pepe y su lengua siempre en perfecta sincronía con algún feroz ataque de la oligarquía, siempre convertido en bandera de quienes nos atacan, ahí con sus chancletas y sus uñas encajadas, que, si te fijas, es lo único a que las élites les molestó de Pepe.

Hace un tiempito vi a Pepe en el programa de Jordi Évole, que fue en peregrinación a la famosa chacarita para mostrarle al mundo que se puede ser revolucionario e inofensivo a la vez y que eso es muy bueno. Ahí estaba Pepe, enfáticamente desgreñado, como siempre, contándole a Jordi lo asqueante que es la política regional, enumerando generalidades, obviando, cuidadosamente, los grandes progresos alcanzados en la época en la que el continente marchaba mayoritariamente al paso de los pueblos; separándose de todo aquello, con la nariz arrugada, como intentando quitarse de encima una cucaracha… Y el entrevistador, famoso por arrinconar a sus entrevistados, risueño, escuchando como un niño al cuenta cuentos de la plaza. Una hora de narrativa de mierda, que describía a un continente de mierda, con presidentes de mierda y unos pueblos de mierda que se dejaban volver mierda, donde Pepe flotaba íngrimo en una impoluta tablita. No se salvaba nadie sino él, el viejito humilde que afirmaba frente a la cámara que en su larga y humilde vida no conoció jamás a un líder político que no fuera una mierda. Y todos los que odian a Fidel y a Chávez amaron a Pepe, el patriarca de las revoluciones inofensivas. La soberbia disfrazada de humildad.

Hoy vuelve Pepe a ser portada en los medios que celebran su última pepada: En medio de un brutal intento de revolución colorida en Nicaragua, con un reguero de muertos, la violencia más violenta, cuando el gobierno sandinista ha liberado casi todo el país de las guarimbas y las tracas, cuando está a punto de sofocar el último foco golpista, sale Pepe, siempre oportuno para el enemigo, y declara: “en la vida hay momentos en los que hay que decir me voy”. Y -¡sorpresa!- los que se tienen que ir no son los guarimberos sanguinarios, no, tienen  que irse Daniel Ortega y los sandinistas, y ceder el paso a quienes han torturado, violado, asesinado a cualquiera que les parezca sandinista. Tienen que irse y ponerse en fila, ordenadamente, para que los borren del mapa ¡Ay, Pepe!

Por eso, mientras los dueños del mundo satanizaban a Chávez, nos vendían a Pepe con su carrito, con sus chancletas, mal vestido y despeinado, sí, pero inofensivo. Y lo peor es que muchos lo compran y se tragan el cuento de que la cualidad revolucionaria se mide en chancletas y suéteres con bollitos, mientras más bollitos, más revolucionario…

Y como nos venden a Pepe, nos venden también a Iván Duque, que viaja a Washington en clase turista, como cualquier mortal que pueda pagar un boleto de avión; y a la primera ministra Croata, que se descuenta el sueldo para ir al mundial, y el de Holanda que limpia el café que derramó, y hasta al Rey de España, que lleva él mismo a su hija al colegio, sin chofer ni nada, mira tú… Y nos venden la idea de que lo importante es parecer común y corriente, pero sin fastidiar a los dueños, eso sí; no como Nicolás, que según Pepe, “está loco como una cabra”.

En fin, que saco mis cuentas, les regalo sus chancletas y me quedo con mi loco.

 

 

A fianco del Nicaragua Sandinista

cuba-italia-banderasMilano, 19 luglio 2018

A fianco del Nicaragua Sandinista e del suo Presidente, Comandante Daniel Ortega

L’Associazione Nazionale di Amicizia Italia-Cuba sostiene con profonda convinzione il Governo Sandinista del Nicaragua, guidato dal suo Presidente, il Comandante Daniel Ortega Saavedra.
Dal 18 aprile è in atto nel paese centro-americano un tentativo di colpo di Stato messo in opera dalla destra reazionaria e dalla oligarchia nazionale, ispirato dagli Stati Uniti e sostenuto dalla gerarchia ecclesiale e dalla Confederazione padronale, oltre che da sedicenti organizzazioni non governative.

Ad essi si sono aggiunte malavita nicaraguense e organizzazioni criminali salvadoregne che tentano di approfittare della situazione per penetrare in Nicaragua e installarvi le loro centrali del narcotraffico. Proprio la Polizia Nazionale nicaraguense è infatti stata il principale baluardo nell’impedire di esportare anche in Nicaragua il narcotraffico e il traffico di esseri umani che, tristemente, riempie le cronache di El Salvador, Honduras, Guatemala e Messico ed è proprio per questo che la violenza delle maras si è concentrata sugli agenti.


Il Nicaragua è stato anche teatro di una guerra basata sulle menzogne, sul ribaltamento totale delle verità dei fatti, sostituite con propaganda becera, diffusa sui mezzi di comunicazione della destra e sui social media da loro controllati e assunta come verità dai media, anche quelli italiani, che si sono distinti per la vergognosa adesione alla campagna di menzogne. Il sostegno dei media statunitensi ed europei e il ruolo attivo della gerarchia vaticana locale è servito a dipingere gli aggressori come aggrediti, le vittime come i carnefici, le maras armate di tutto punto come “studenti pacifici” mentre alla reazione popolare sono stati attribuiti termini come “paramilitari” e “repressori”.


Alla disposizione a discutere del Governo la risposta della destra clerico-fascista è stata quella di lanciare ultimatum affinché il Governo abbandonasse il paese. La disponibilità del Governo a tenere la polizia consegnata nei commissariati, come gesto di disponibilità per evitare l’escalation di violenza, è stata per i golpisti l’occasione per spargere il terrore nel paese. Ma la pazienza della popolazione è terminata e, preso atto dell’indisponibilità a trasferire sul piano negoziale la protesta politica, il Governo ha scelto di passere alla controffensiva. Con la partecipazione della popolazione sono stati smantellati i posti di blocco e disarticolati i gruppi delinquenziali che, diretti dal MRS, hanno sparso l’orrore, riproducendo un livello di brutalità mai conosciuto nella storia centenaria del Nicaragua e invece tristemente consueto nel “triangolo del Nord” centroamericano.


L’Associazione Nazionale di Amicizia Italia-Cuba fa appello a tutti i militanti della sinistra, ai democratici e agli antifascisti ad appoggiare gli sforzi del Governo Sandinista per riportare il Nicaragua dov’era situato fino al 18 aprile scorso, ovvero ai primi posti per sviluppo economico e giustizia sociale, per sicurezza pubblica e lotta alla povertà, con risultati straordinari che hanno disegnato il profilo rivoluzionario del Governo e reso il Nicaragua un modello da seguire. Il tentativo degli Stati Uniti di riprendersi con la forza il controllo dell’America Latina non deve passare e comunque non può avvenire nel silenzio di quanti credono nell’autodeterminazione dei popoli.

Segreteria Nazionale
dell’Associazione Nazionale di Amicizia Italia-Cuba

Nicaragua: unidos en la lucha no nos moverán

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Carlos Fonseca Terán

Muchos amigos de Nicaragua y de la Revolución Sandinista en el exterior se preguntan, conmocionados: ¿Cómo es posible que un país con tanta estabilidad económica y social, con altos índices de crecimiento económico y de reducción de la pobreza y de la desigualdad social, con un pueblo bien organizado y un partido de gobierno con tanto respaldo popular y hegemonía institucional, con una oposición de derecha fragmentada, casi sin partidos, literalmente de la noche a la mañana se haya convertido en un campo de batalla con enfrentamientos violentos, incendios, saqueos, tranques y muerte, en el que la delincuencia y el crimen organizado se han apoderado de barrios y prácticamente de ciudades enteras?

La respuesta es obvia, aunque a veces la perplejidad y otras veces el tranque mental de algunos no permita verla desde un primer momento. Cuando las causas de una crisis nacional son internas, ésta tiene un proceso de maduración, pero cuando las causas están afuera del país, la crisis se presenta de inmediato en todo su esplendor. Esto ocurre con las invasiones, por ejemplo, que la tiranía mundial del capital guarda como último recurso, debido a su costo político; pero funciona igual. Todo estaba preparado para echarse a andar en la primera oportunidad, y se había intentado varias veces; de hecho, días antes del inicio de la crisis actual se había tratado de generarla aprovechando el incendio forestal en la Reserva Indio Maíz.

Aun así, no podemos ni es bueno tapar el sol con un dedo, y debemos reconocer que algunos problemas de conducción política y organización propios del sandinismo y del funcionamiento de nuestro modelo político contribuyeron a que la ocasión fuera propicia para la activación del plan desestabilizador, pero es lo más probable que aun sin existir esos problemas, la ocasión propicia habría aparecido, aunque estando el sandinismo en mejores condiciones para enfrentarla.

Es estremecedor ver las semejanzas de imágenes entre los sucesos actuales de Nicaragua y los de Venezuela en época de guarimbas. Cuando el odio se esparce – a través de medios de comunicación y demás pilares de influencia de la derecha en la sociedad – es como cuando hay una fuga de gas. Basta encender un fósforo y todo estalla. La llama del fósforo en este caso han sido las muertes, y el fósforo fue la reforma a la seguridad social, que pudo ser encendido por el alto nivel de desinformación sobre la misma, que era perjudicial para los sectores acomodados del país, pero algunos de cuyos contenidos permitieron presentarla como perjudicial para el pueblo.

El gas del odio implica la siembra de códigos que luego sólo son activados para que se imponga la irracionalidad y la histeria. Es por eso que las exigencias de los “autoconvocados” son difusas, pues lo único concreto – que era el rechazo a la reforma señalada – se desactivó con su derogación. Su única bandera ha pasado a ser la de siempre, pero que escondían al inicio: el derrocamiento del gobierno legítimamente electo de Nicaragua, del que nadie puede negar que ha sido el mejor evaluado por el pueblo nicaragüense en toda nuestra historia, debido a su evidente preocupación por la mejoría de las condiciones de vida de los nicaragüenses. Nadie puede pararse ante el pueblo nicaragüense y decirle con seriedad que este ha sido un mal gobierno. ¿Por qué no lo dejan entonces seguir haciendo todas las cosas beneficiosas para el pueblo que venía haciendo hasta el estallido de esta crisis? ¿Por qué no se le permite a Nicaragua volver a la estabilidad, el crecimiento económico sostenido, la creciente reducción de la pobreza y de la desigualdad social, la construcción de obras de progreso? Porque hay un plan en marcha con un objetivo, que es el derrocamiento de otro gobierno de izquierda en América Latina, como se hizo en Honduras, Paraguay y Brasil, y como no se ha podido hacer en Cuba, Venezuela y Bolivia.

Está claro que la izquierda ha venido perdiendo espacios de poder en nuestro continente y que en algunos casos ha habido desgaste político y problemas internos, pero sólo en un país de América Latina la izquierda ha sido desplazada del gobierno por elecciones desde la llegada de Chávez al poder en Venezuela, y es Argentina. En el resto de países donde han caído los gobiernos de izquierda electos democráticamente, ha sido producto de golpes de Estado. En el caso de Nicaragua era más difícil porque el Estado en su totalidad ha estado y sigue estando controlado por el sandinismo desde 2012, gracias a los votos ampliamente mayoritarios obtenidos en dos elecciones consecutivas (2011 y 2016). Esta es una de las causas por las que aquí tardó más en ser aplicado el plan de derrocamiento.

El código intervencionista es tan evidente, que Nicaragua es el único país en el que los personeros de la derecha sin disimulo alguno, han invocado a Gene Sharp, el creador del formato aplicado por Estados Unidos para el derrocamiento de gobiernos que no son de su agrado, y que se conoce como “revoluciones de colores”; porque desde su nombre mismo el formato incluye como parte de su contenido poner la realidad al revés: las víctimas son victimarios y viceversa, la defensa propia es agresión, la agresión es legítima defensa, la violencia es resistencia cívica, los violentos son manifestantes pacíficos, los que resisten las agresiones son “turbas” o “fuerzas paramilitares”, los que defienden el poder tiránico mundial del capital y su pensamiento único son los que cuestionan el poder, los que se oponen al mismo y defienden la libertad de los pueblos son los defensores de un poder opresor, la empresa privada es defensora de los trabajadores y los jubilados, la Iglesia se convierte en vocera de los grupos abortistas, las canciones y consignas revolucionarias son usadas en contra de la revolución, y la contrarrevolución es “una nueva revolución”.

Basta que la Policía intervenga en algún disturbio – cosa que prácticamente no está haciendo desde hace semanas – y aunque todos los policías anden desarmados, resulta que hay muertos. Se sabe perfectamente que mucha gente con experiencia militar está actuando a favor de los “autoconvocados” (policías – incluidos ex altos oficiales –separados de sus cargos por sospechas de corrupción, retirados del Ejército resentidos porque no se les ha entregado – o no se les ha vuelto a entregar, en algunos casos – los beneficios económicos que piden, ex combatientes de la contrarrevolución en los años ochenta, etc.). Los cadáveres de varios muertos en los enfrentamientos presentaban balas de plomo disparadas de forma certera en la parte superior de la cabeza, con armas que no son las reglamentarias de la policía en estas situaciones.

Aparte de esto, todos los muertos se presentan como masacrados, en lo que se ha convertido en un macabro festín carroñero de los medios de comunicación de la derecha. Ya no pueden ni disimular su júbilo con cada nuevo nicaragüense que pierde la vida, víctima de la violencia que ellos mismos alimentan con noticias falsas que exacerban conscientemente los ánimos. Hay una conocida reportera, famosa por su vulgaridad y falta de ética periodística, al servicio de un medio de comunicación que se ha convertido en el agitador número uno de las acciones desestabilizadoras, que siempre llega a los lugares donde acto seguido se desata la violencia, estando ella ahí de antemano “por casualidad” para presentar “la exclusiva” acomodada a sus intereses.

El formato incluye lo que puede considerarse como el guion de la violencia, y que consiste en lo siguiente:

1. Se hace una protesta pacífica o bien una marcha, en las que participa mucha gente, unos manipulados, otros defendiendo conscientemente sus intereses de clase, pero todos haciendo uso de su legítimo derecho a manifestarse.

2. Grupos violentos ajenos a la protesta pacífica y previamente preparados por la derecha aparecen al final de cada actividad de estas perpetrando actos vandálicos de todo tipo, incluyendo ataques a sandinistas. En otros casos, los grupos violentos agreden a los sandinistas cuando éstos, haciendo uso de su derecho a la libre movilización, quieren pasar un tranque.

3. En dichos enfrentamientos hay heridos y a veces muertos, en ambos bandos.

4. Si los enfrentamientos son después de una marcha, la noticia es que hubo una masacre, e incluyen entre las víctimas de la misma a todos los heridos y muertos, sean opositores o sandinistas. En el caso de la marcha del 30 de mayo, la sumatoria se hizo del total de víctimas de la violencia en todo el país, las cuales fueron presentadas como víctimas de una “masacre cometida por el gobierno” contra la marcha de Managua. Si los enfrentamientos son producto de ataques violentos a sandinistas, independientemente de que haya o no al mismo tiempo una manifestación pacífica de cualquiera de los dos bandos, la noticia es que las turbas de paramilitares orteguistas atacaron a manifestantes pacíficos, y luego de igual manera suman heridos y muertos opositores y sandinistas como si fueran las víctimas del “ataque de las turbas”, y para ponerle le cereza al pastel dicen que eran “de la JS”.

Basta usar el sentido común para comprender que es sencillamente absurdo que el principal perjudicado por los actos violentos, que es el gobierno, sea el que los promueva o los practique. Se tiene que haber perdido toda noción de la realidad para pensar que un gobierno bajo asedio, que acepta la entrada de organismos internacionales que le son adversos para que verifiquen lo que está pasando, pueda perpetrar, frente a los ojos de esos organismos llamados por él mismo y que están parcializados en su contra, semejantes actos de represión como los que quieren presentar los medios al servicio de la oposición y del plan de derrocamiento del gobierno sandinista.

Existen pruebas fehacientes de que el crimen organizado está financiando tranques y actos vandálicos, por razones obvias. El caos y la crisis de autoridad de los órganos que mantienen el orden y que enfrentan su actividad delictiva, es el mejor ambiente imaginable para sus acciones criminales. La presencia de grupos delincuenciales comunes al servicio de los “autoconvocados”, que ya se conocía, se hizo irrebatible con el esclarecimiento del asesinato de un ciudadano norteamericano en una de las zonas mejor controladas por estos grupos, y que fue filmado, así como fueron grabados los comentarios posteriores hechos por los autores del crimen a algunos compinches que los esperaban en su cuartel general, ubicado en la UPOLI; revelaciones que hicieron insostenible la imagen de estudiantes pacíficos atrincherados en defensa propia en dicho recinto universitario, lo cual obligó a los desestabilizadores a abandonarlo por decisión propia, dada la evidencia de lo que estaba sucediendo.

La Policía no sólo está acuartelada, sino que es atacada impunemente en sus unidades, con órdenes del gobierno de no disparar a los atacantes, en lo que ya es un verdadero alarde de prudencia nunca visto en la historia de ningún país, para evitar que se acuse a la fuerza policial de causar nuevos muertos. Una autoridad que actúa con semejante nivel de responsabilidad no puede ser acusada de uso excesivo de la fuerza y menos aún, de ser causante de las muertes por las que se le acusa y que continúan ocurriendo, a pesar del acuartelamiento.

No se debe culpar a los amplios sectores del pueblo que han sido miserablemente engañados por los que aplican explícitamente la receta de Sharp, uno de cuyos elementos fundamentales es la guerra psicológica que hace verlo todo al revés. Muchos nicaragüenses han sido víctimas de esto y no deben ser vistos por los demás como traidores o cosa parecida, porque incluso a los que no caen víctimas de la mentira se les asigna un papel en este plan, y es el de condenar a quienes han sido atrapados por ella, lo que diluye y disminuye la responsabilidad de los victimarios, que con esto cumplen uno de sus objetivos principales, que es la división de la sociedad y de las familias. Para desactivar la lógica con que funciona esto es esencial mantener la fraternidad en el seno familiar y entre los amigos a pesar de las posiciones diferentes, pero eso obviamente, sólo están en condiciones de hacerlo quienes no hayan sido contaminados por el odio. No olvidemos que es más fácil manipular a la gente que convencerla de que está siendo manipulada; pero al final – tarde o temprano – se impondrá la verdad, como siempre ocurre. Y cuando se haya logrado el triunfo sobre el odio, la mentira y la muerte, nada de revanchismos, ni venganzas; pues de lo contrario no se habría obtenido triunfo alguno.

Los sandinistas estamos quietos por ahora, porque no queremos ganar una guerra más de las que ya hemos ganado; lo que queremos es ganar la paz. El sólo hecho de que tuviéramos que ganar otra guerra sería ya la primera gran victoria de nuestros adversarios contrarrevolucionarios; una guerra que sin duda alguna ganaríamos, pero a un terrible precio de destrucción, desolación y muerte que queremos evitar, porque significaría retroceder décadas, y si a alguien le cuesta la paz en este país es al sandinismo, con decenas de miles de héroes y mártires que dieron su vida para que viviéramos en un país con justicia, libertad y paz. La guerra sólo se hace y no hay que esperar casi nada de tiempo para que sea desatada; la paz, en cambio, hay que construirla y lleva años lograrlo.

Los mismos bravucones enmascarados que con sus lanzamorteros en mano, posan para las fotos con edificios en llamas detrás de ellos; esos mismos que se creen valientes por agredir y torturar a personas indefensas, o proferir amenazas en las redes o bien de viva voz cuando no tienen quien les responda; esos mismos son los que después aparecen como angelitos, “víctimas pacíficas de la represión del régimen”, hechos un mar de lágrimas cuando son detenidos o cuando les va mal al enfrentarse a compañeros que se defienden de ellos.

Los sandinistas hemos ganado todas las guerras en las que hemos estado, pero nuestra mejor victoria en este momento será precisamente evitar la guerra, por amor al pueblo y a nuestra patria. Nosotros no andamos jugando a la guerra, porque la conocemos bien; pero el peor error que podrían cometer nuestros adversarios sería confundir nuestro sentido de responsabilidad con debilidad; al contrario, es parte de nuestra fortaleza; y si ahora que estamos quietos se están quejando por cualquier cosa que hacemos en defensa propia, imaginen si nos disponemos al combate, como sabemos hacerlo y mejor que nadie.

Quieren hacernos sentir culpables, y quieren que el miedo se vuelva a apoderar del pueblo, vendiendo la imagen de que mientras el FSLN gobierne habrá caos, así como antes quisieron engañar al pueblo diciéndole que si el FSLN gobernaba habría guerra. De lo que nadie debería dudar es de que si en Nicaragua vuelve la derecha al poder, no habrá más salud y educación gratuitas, ni seguridad social que cubra a las víctimas de guerra ni a los jubilados con pensión reducida, y el seguro no incluirá los beneficios que actualmente disfrutan los asegurados, ni tendrán su 6% del Presupuesto esos mismos universitarios que en tal caso habrían contribuido a llevar al poder a la derecha después de destruir sus propias universidades sin tocar si quiera a las universidades privadas, donde seguirían estudiando esos señoritos a los que hoy siguen, y en barrios y comarcas no habrá paquete solidario, ni usura cero, ni bono productivo alimentario, y los parques donde hoy juegan los niños de familias humildes volverán a caer en el abandono, como ya sucedió una vez.

Hay quienes con buenas intenciones se preguntan, ¿y por qué no renuncia ya el Presidente para que todo esto se acabe?, ilusionados creyendo que esto se calmaría con una decisión semejante. Ese es el más peligroso de todos los autoengaños. Si ahora que la derecha no está en el poder actúa de forma tan violenta y desalmada, imaginémonos lo que ocurriría si llega al poder y más aún, por la vía del derrocamiento, mientras por nuestra parte y como todo el mundo debería saber, los sandinistas no bajaríamos la cabeza y entonces sí, la confrontación violenta sería inevitable… y entonces sí, tendríamos una nueva guerra que ganar los sandinistas, pero es eso lo que no queremos.

Finalmente, aquí lo que está en juego no es un gobierno y menos aún, un Presidente; es una Revolución gracias a la cual tenemos patria y hemos tenido paz con justicia social más de una década, y si bien aún falta mucho camino que recorrer para derrotar la pobreza y la desigualdad social, es sólo con la Revolución que vamos a poder seguir avanzando en la lucha por mejorar las condiciones de vida del pueblo; y si bien hay muchos errores que superar, es sólo con la Revolución que vamos a poder hacerlo.

El Comandante Daniel Ortega lo sabe, y es por eso, porque conoce bien la gran responsabilidad que tiene al frente de este proceso revolucionario, al frente de este país por mandato popular, y por su compromiso con el pueblo, demostrado a lo largo de toda una vida de lucha y sacrificio, que no entregará el destino de Nicaragua en manos de aquellos a quienes con tal de ver satisfechas sus ambiciones no les importa ver caer el país a pedazos, incapaces de aceptar que Nicaragua cambió para siempre el 19 de julio de 1979.

#SANDINOVIVE #LALUCHASIGUE #DEFENDEMOSLAPAZ #QUEREMOSJUSTICIAYPAZ #NICARAGUAQUIEREPAZ #JUSTICIADIALOGOYPAZ

Nicaragua, l’inganno mediatico

di Fabrizio Casari – altrenotizie.org

Nemmeno la OEA ha voluto prestarsi al tentativo di colpo di stato della destra in Nicaragua. Lo stesso Segretario Generale, Almagro, aveva del resto già avvertito come il dialogo tra le forze politiche fosse l’unica via per disegnare un profilo di riforme istituzionali, compresa quella elettorale, e che solo attraverso elezioni si può conquistare il governo del Paese.

 

Almagro aveva anche ricordato che il governo sandinista non è certo etichettabile come una dittatura, mentre al contrario la menzogne offerte dall’opposizione ne dimostrano l’inaffidabilità. Eppure, insieme alla violenza, le menzogne sono il tratto distintivo del tentativo di colpo di stato di una destra che prova a mangiarsi il paese. Il racconto dei media internazionali è indecente, in Italia si segnalano RepubblicaCorriere e Manifesto nella corsa al falso.

 

Il Nicaragua è ormai simbolo dell’iperbole, regno del surreale, laboratorio della manipolazione, dell’offesa alla logica, dell’ignoranza che vuole imporsi sul buon senso. Dal 18 Aprile la verità viene schiacciata dalla propaganda della casta padronale che utilizza armi e tastiere per imporre la sua agenda. Sebbene si applichi il piano previsto da Gene Sharp, lì conosciuto come golpe suave e qui come “primavere” o “rivoluzioni colorate”, la variante nicaraguense si caratterizza per un aspetto più crudele nella violenza perpetrata e, soprattutto, per l’uso massiccio, più che in ogni altro contesto, di menzogne senza limiti ed immagini stereotipate basate sul rovesciamento dei fatti. 

 

Sui media i teppisti diventano “studenti pacifici”, ma non sono né studenti e tanto meno pacifici. Uccidono e bruciano, colpiscono i militanti sandinisti ma la stampa li definisce vittime della Juventud Sandinista.

 

Eppure alcune incongruenze sono palesi. Ad esempio ci si potrebbe chiedere se è credibile che la richiesta di democrazia e di difesa dei più poveri veda alla testa delle manifestazioni gli imprenditori, i latifondisti e la gerarchia ecclesiale. In quale paese si è mai visto? Ed é credibile che i sandinisti brucino le loro sedi e le loro case, i loro veicoli e le loro bandiere, che distruggano monumenti e murales dedicati agli eroi sandinisti  e che, per concludere, si sparino addosso?

 

Si è detto che il governo reprime, ma in quale altro paese la polizia per ordine del governo, in ossequio a quanto stabilito nel dialogo nazionale, resta nei commissariati e le bande delinquenziali che dovevano fermarsi sono invece all’opera, bloccando strade, uccidendo, devastando e saccheggiando? E come è possibile credere che gli studenti sono pacifici e  la polizia è repressiva quando sono ormai oltre 10 i poliziotti uccisi da colpi di arma da fuoco? Per molto meno negli USA, come in Brasile, in Perù e in Colombia l’esercito è sceso in strada ed è stato imposto il coprifuoco, ma nessuno ha parlato di dittatura.

 

In Nicaragua non c’è una rivolta popolare contro il governo, solo in 23 municipi su 153 vi sono disordini. C’è una destra che ha ritrovato la sua vena entreguista alla quale è storicamente affezionata ed ha mobilitato tutto l’antisandinismo, mai da sottovalutare per numeri ed odio. La riforma (ritirata) dell’Inss è stato l’innesco, ma le ragioni di questa esplosione di violenza risiedono nella decisione maturata tra Washington, Miami e Managua di tentare un colpo di Stato per disfarsi del governo sandinista.

 

Ha ritenuto fosse giunto il momento di approfittare della congiuntura giusta: un Dipartimento di Stato USA infarcito da Trump dei peggiori arnesi del terrorismo anticubano. L’applicazione del piano scatenato in Venezuela e nei paesi est-europei o in quelli arabi si ripete, ma ha nel Nicaragua il sordido piacere della vendetta contro i sandinisti che gli USA non riuscirono mai a sconfiggere negli anni ’80. Non a caso la destra ora corre da Ted Cruz con lingua e ginocchia in reverenza.

 

La destra ha pensato di dover usufruire dell’intervento straniero per raggiungere lo scopo: dapprima inginocchiandosi a Washington per ottenere il Nica Act, poi cercando di garantirsi l’entrata in scena di paesi terzi per provare a dare la spallata. Perché si desse questa opportunità era necessario porre il paese in emergenza; senza una condizione di guerra civile nessun paese straniero o istituzione internazionale si sarebbe mossa.

 

Per innescarla ci si è serviti di un partitino, l’MRS, che dalla sua nascita si è sempre presentato in coalizioni elettorali con l’estrema destra, ma in giro per il mondo si spaccia come partito di sinistra, ovviamente dove i sinistrati si lasciano ingannare. L’MRS è lo stato maggiore delle truppe del rancore, che dirige maras e lumpen addetti allo sfascio in cambio di dollari. Non riuscì a rubarsi il FSLN nel 1994 e prova ora a rubarsi il paese intero.

 

Ma il tentativo di scatenare una guerra civile non ha funzionato: il Presidente Ortega, che pure avrebbe potuto dare via libera alla difesa del paese e dell’integrità sandinista, ha tenuto il FSLN e le forze di sicurezza con le mani ferme. Al momento, dunque, niente guerra civile ma solo vandalismo, che attiene alla delinquenza e non alla politica.

 

L’equazione tra destra e violenza prende corpo, diviene senso comune e nemmeno l’altra grande manipolazione che vede tutti i morti degni dello stesso dolore, funzionerà per molto, perché tra le vittime e i carnefici non c’è confusione possibile.

 

Dovranno quindi tornare al tavolo debilitati, con una destra che ha visto naufragare la spallata e una Chiesa che ha perso ogni prestigio di mediatore e nel porsi alla testa della destra è stata smentita da Papa Francesco. Il negoziato dovrà essere più credibile di quello precedente, anche se l’obiettivo di entrambi è sempre stato la cacciata del sandinismo dal governo del Nicaragua e non vi saranno, all’apparenza, novità. Nel precedente negoziato si pose la rinuncia di Daniel Ortega come condizione per parlare, a metà strada tra una minaccia e una promessa, fatta senza il minimo senso del ridicolo, prima che delle proporzioni dei rapporti di forza.

 

Cosa significa, infatti, chiedere a Daniel Ortega, eletto con una maggioranza assoluta schiacciante, di lasciare il governo? Chiedere di farsi da parte a Daniel Ortega è come chiedere al Nicaragua di espungere il sandinismo dalla sua prospettiva a breve-medio termine, sebbene esso rappresenti l’opzione maggioritaria del Paese.

 

Daniel Ortega del sandinismo è leader, è anima e corpo, è memoria storica e prospettiva politica: in lui si riconosce il suo elettorato, a lui guardano le centinaia di migliaia di nicaraguensi che ne hanno scelto la leadership prima da Presidente, poi da capo dell’opposizione, quindi di nuovo da Presidente. E di fronte a chi e a cosa dovrebbe arrendersi il FSLN, che nella sua storia porta le stimmate del rifiuto della resa contro nemici di ben altro spessore?

 

Daniel e il FSLN resteranno al loro posto. Si potrà allora solo condividere un’agenda di riforme che ponga al centro un nuovo sistema di regole che tutti dovranno accettare, senza dimenticare che ogni modifica della Costituzione può essere fatta solo con il voto del Parlamento. Dunque o con questo Parlamento o con quello che scaturirà dalle prossime elezioni, la cui scadenza prevista (2021) sarà certamente oggetto di discussione, perché la destra le vorrebbe immediate per capitalizzare la spinta delle proteste.

 

Ci si arriverà forse prima della scadenza naturale ma non certo immediatamente. E lì si vedrà il limite di una destra già divisa, priva di leadership e di respiro politico; si tiene insieme solo con l’odio viscerale verso Daniel Ortega e il sandinismo, ma benché abbia riscoperto la sua dimensione di massa, abbia testato il suo ricorso alla piazza, non è in grado di costruire una proposta politica vincente.

 

Il suo sogno è ripetere quanto avvenne nel 1990, quando 14 partiti si unirono contro il FSLN e vinsero le elezioni. Ma il contesto è molto diverso. Nel 1990 si votò con la pistola alla tempia, ma non sarà più così. Il Nicaragua di oggi, diversamente che nel 1990, non viene da una guerra con 50.000 vittime e da un embargo che mette in ginocchio il paese. Non c’è l’incubo del servizio militare obbligatorio per i suoi figli, non c’è la guerra alle frontiere, non c’è la mancanza di alimenti e generi di prima necessità; abbondano le nascite, non i funerali.

 

Alle prossime elezioni la destra arriverà con la responsabilità del golpe fallito e con la ondata nichilista, con il veleno sparso nell’aria e i cadaveri in terra. Il FSLN porterà invece in dote il senso di responsabilità nazionale, il più grande programma di modernizzazione nella storia del paese e la sua ascesa a modello di sviluppo per tutta la regione centroamericana. Cosa che la destra non può vantare, essendo ancora vivo il ricordo dei drammatici 16 anni di governi liberali, che schiantarono il Nicaragua portandolo ad un livello pari a quello di Haiti.

 

Si è aperta una fase nuova in Nicaragua: è ripreso lo scontro di classe, politico, ideologico e programmatico. Si porrà quindi il recupero del ruolo del FSLN, che nell’assenza (fino ad ora) di una opposizione importante si era troppo concentrato sulla sussidiarietà dell’attività di governo e nella costruzione delle vittorie elettorali, a scapito del terreno della lotta politica e ideologica che va invece riaffrontata. Per porre ognuno al suo posto: gli statisti alla guida dello Stato, i latifondisti alle loro tenute e i pagliacci nel loro circo di ex.

Nicaragua, el engaño mediático

Risultati immagini per Nicaragua Sandinistapor Fabrizio Casari – altrenotizie.org

7jun2018.- Ni siquiera la OEA quiso prestarse al intento de golpe de Estado de Nicaragua. El mismo Secretario General, Almagro, ya había advertido que el diálogo entre las fuerzas políticas era la única forma de hacer un perfil de las reformas institucionales, incluida la electoral, y que solo a través de las elecciones se puede conquistar el gobierno del país.

Almagro también había recordado que el gobierno sandinista ciertamente no está etiquetado como una dictadura, mientras que, por el contrario, las mentiras ofrecidas por la oposición demuestran su falta de fiabilidad.

Sin embargo, junto con la violencia, las mentiras son el sello distintivo de un intento de golpe de Estado por parte de una derecha que trata de comerse el país. El cuento que brindan los medios internacionales es indecente, en Italia hay Repubblica, Corriere y Manifesto que contribuyen al falsimedia.

Nicaragua es ahora un símbolo de hipérbole, el reino de lo surreal, el laboratorio de la manipulación, de la ofensa a la lógica, de la ignorancia que quiere imponerse al sentido común. Desde el 18 de abril, la verdad es aplastada por la propaganda de la casta que usa armas y teclados para imponer su agenda.

Hay que decir que el plan proporcionado por Gene Sharp, conocido allà como golpe suave y aquí como “primaveras” o “revoluciones de color”, en la variante nicaragüense se caracteriza por una apariencia más cruel en la violencia perpetrada y, sobre todo, por el uso masivo, más que en cualquier otro contexto, de mentiras sin límites e imágenes estereotipadas basadas en la inversión de los hechos.

En los medios, los matones se convierten en “estudiantes pacíficos”, pero no son ni estudiantes ni siquiera pacíficos. Matan y arden, golpean a los militantes sandinistas, pero la prensa los define como “víctimas” de la Juventud Sandinista.

Sin embargo, algunas inconsistencias son obvias. Por ejemplo, uno podría preguntarse si es creíble que la demanda de democracia y la defensa de los más pobres vea a los empresarios, los terratenientes y la jerarquía eclesial a la cabeza de las manifestaciones. ¿En qué país has visto esto alguna vez?

Y otra: ¿es creíble que los sandinistas quemen sus casas y sus casas partidistas, sus vehículos y sus banderas, que destruyen monumentos y murales dedicados a los héroes sandinistas y que, para concluir, se pegan un tiro?

Se ha dicho que el gobierno reprime, pero en qué otro país la policía por orden del gobierno, de acuerdo con lo establecido en el diálogo nacional, permanece acuartelada mientra las bandas delincuentes que tenian que parar están en cambio bloqueando carreteras, matando, devastando y saqueando? ¿Y cómo es posible creer que los estudiantes son pacíficos y la policía es represiva cuando ya hay más de 10 policías muertos por disparos? Por mucho menos en los EE. UU., como en Brasil, Perú y Colombia, el ejército salió a la calle y se impuso el toque de queda, pero nadie habló de dictadura.

En Nicaragua no existe un levantamiento popular contra el gobierno, solo en 23 municipios de 153 hay disturbios. Hay una derecha que ha redescubierto su pasiòn entreguista a la cual es históricamente adicta y ha movilizado todo el antisandinismo, que nunca debe ser subestimado por el número y el odio que emana. La reforma (retirada) del INSS fue el detonante, pero las razones de esta explosión de violencia residen en la decisión tomada entre Washington, Miami y Managua de intentar un golpe de Estado para deshacerse del gobierno sandinista.

Sintió la derecha que era hora de aprovechar la situación, con un Departamento de Estado de los EE.UU. repleto de las peores subjectos del terrorismo anticubano. Se repite la aplicación del plan ya visto en Venezuela y en los países de Europa del Este o arabes, pero en Nicaragua se brinda con el sórdido placer de la venganza contra los Sandinistas, que Estados Unidos nunca lograron derrotar en la historia.

La derecha ha decidido aprovechar la posible intervención extranjera para lograr el propósito: se arrodillò primero en Washington para obtener el Nica Act, luego tratò de asegurar la entrada a la escena de terceros países para tratar de dar el empujón. Para darse esta oportunidad, fue necesario ubicar al país en una emergencia; sin una condición de guerra civil, ningún país extranjero o institución internacional se habría movido.

Para activarlo utilizaron un pequeño partido, el MRS, que siempre se ha presentado en coaliciones electorales con la extrema derecha, pero en todo el mundo se hace pasar por un partido de izquierda, obviamente donde los izquierdistas se hacen engañar. MRS es el estado mayor de las tropas de rancor, que dirige maras y lumpen encargado del terror a cambio de dólares. No pudo robar el FSLN en 1994 y ahora intenta robarse todo el país.

Pero el intento de desencadenar una guerra civil no funcionó: el presidente Ortega, que podría haber dado rienda suelta a la defensa del país y a la integridad de los sandinistas, mantuvo al FSLN y las fuerzas de seguridad con manos firmes en la paz. Por el momento, por lo tanto, no hay guerra civil sino solo vandalismo, que se relaciona con la delincuencia y no con la política. La ecuación entre la derecha y la violencia toma forma, se convierte en sentido común y ni siquiera la otra gran manipulación que ve a todos los muertos dignos del mismo dolor, funcionará durante mucho tiempo, porque entre las víctimas y los perpetradores a lo largo no hay confusión posible.

Derecha y Iglesia beran entonces volver a la mesa debilitados, una con el hombro destrozado y otra que ha perdido su prestigio como mediador poniendose a la cabeza de la derecha, por lo cual ha sido desmentida por Papa Francisco. La negociación deberà ser más creíble que la anterior, aun si el objetivo de ambos siempre ha sido la expulsión del sandinismo por parte del gobierno nicaragüense y no habrá, en apariencia, novedades. En la negociación anterior, se les pidiò a Daniel Ortega de darse por vencido como una condición para hablar, sin el más mínimo sentido del ridículo, aun solo ante las proporciones del equilibrio de poder.

¿Qué significa, de hecho, pedirle a Daniel Ortega, elegido por abrumadora mayoría absoluta, que abandone el gobierno? Pedirle a Daniel Ortega que se aparte es como pedirle a Nicaragua que expulse al sandinismo de su perspectiva politica, aunque representa la opción mayoritaria del país.

Daniel Ortega, ademàs que el lider, es cuerpo y el alma de los sandinistas, es su memoria histórica y perspectiva política: en él se reconoce su electorado, a el se apegaron los cientos de miles de nicaragüenses que lo han elegido primero a Presidente, luego como líder de la oposición, luego otra vez como Presidente. ¿Y frente a quién y qué debe rendirse el FSLN, que en su historia trae el estigma del rechazo de la rendición a enemigos de bien diferente espesor?

Daniel y el FSLN permanecerán en su lugar. Solo entonces se podrà compartir una agenda de reformas que pone un nuevo sistema de reglas que todos deberan aceptar, sin olvidar que cualquier cambio a la Constitución solo puede hacerse con el voto del Parlamento. Entonces, o con este Parlamento o con lo que resultará de las próximas elecciones, cuyo plazo previsto (2021) sin duda será el tema de discusión, porque la derecha quisiera aprovecharan el impulso de las protestas.

La legislatura quizà no llegará a la expiración natural, pero ciertamente no se votarà de inmediato. Y cuando serà, allí se verá el límite de una derecha ya dividida, sin liderazgo y aliento político; se mantienen unidos sólo con el odio visceral en contra de Daniel Ortega y de los sandinistas, pero el odio no es un programa politico y aunque ha vuelto a descubrir su tamaño importante, ha probado el uso de la plaza, no es capaz de construir una propuesta de política ganadora.

Su sueño es repetir lo que sucedió en 1990, cuando 14 partidos se unieron al FSLN y ganaron las elecciones. Pero el contexto es muy diferente. En 1990 el pueblo votó con el arma en su sien, pero no será así. La Nicaragua actual, a diferencia de 1990, no proviene de una guerra con 50,000 víctimas y un embargo que mata al país. No existe la pesadilla del servicio militar obligatorio para sus hijos, no hay guerra en las fronteras, no faltan alimentos y necesidades básicas; abundan los nacimientos, no los funerales.

En las próximas elecciones, la derecha vendrá con la responsabilidad del golpe fallido y con la ola nihilista, con el veneno extendido en el aire y los cadáveres en el suelo. El FSLN traerá consigo el sentido de la responsabilidad nacional, el mayor programa de modernización en la historia del país y su ascenso a un modelo de desarrollo equitativo. Lo que la derecha no puede jactarse, estando todavía vivo el recuerdo de los dramáticos 16 años de gobiernos liberales, que colapsaron a Nicaragua llevándola a un nivel de pobreza igual al de Haití.

Una nueva fase ha comenzado en Nicaragua: volviò el conflicto de clase, el choque político, ideológico y programático se ha reanudado. A continuación, tendrá lugar la recuperación de la función del FSLN, que en ausencia (hasta ahora) de una oposición importante fue tal vez demasiado centrado en la subsidiariedad de la actividad gubernamental y a la construcción de las victorias electorales a expensas de la lucha política e ideológica, que ahora se vuelve a abordar. Para poner a todos en su lugar: los estadistas al frente del Estado, los terratenientes en sus propiedades y los payasos en su circo de ex.

 

¿Qué pasa en Nicaragua?

Risultati immagini per Nicaragua sandinistapor Revista Correo

Un documento que aclara y explica el complejo panorama de la crisis en Nicaragua que es manipulado por los medios de comunicación y políticos y gobiernos de derecha que quieren ver el gobierno sandinista derrotado. El director de la Revista Correo también toca el papel central del gobierno de los Estados Unidos en esta conspiración.

Dick E.

¿Qué pasa en Nicaragua?

Por Jorge Capelán

El siguiente texto fue originalmente escrito para contrarrestar una campaña de propaganda lanzada en Suecia y el resto de países escandinavos por operadores tóxicos de golpe blando en curso contra el Gobierno Sandinista de Nicaragua. Por eso contiene varias referencias a esa realidad.

Hasta hace muy poco, Nicaragua era un país ejemplar en Centroamérica, una de las regiones más violentas del mundo.

Los índices de criminalidad estaban entre los más bajos de América Latina.El crecimiento económico, de entre 4 y 5%, era el segundo más alto de la región después del de Panamá.Era uno de los países de América Latina con mayor reducción de la pobreza absoluta y relativa.Era el único país de la región que producía el 90% de los alimentos que consumía.Era uno de los muy pocos países de América Latina y de todo el tercer mundo que producía todos sus libros de texto a todos los niveles, desde la primaria hasta la Universidad y la Educación de Adultos.Había logrado frenar el éxodo a los Estados Unidos.Se estaba convirtiendo en un destino turístico mundialmente reconocido para viajeros en busca de paz, tranquilidad y experiencias culturales sanas y amigables con el medio ambiente.Había alcanzado unos niveles de participación política de la mujer que solo se encuentran en los países desarrollados.Había logrado frenar a los cárteles de la droga y al crimen organizado.

En cuestión de semanas, esa imagen de desarrollo humano y sostenible en medio de una región centroamericana plagada de miseria y criminalidad ha sido seriamente dañada.

¿Por qué? ¿Porque hubo una rebelión popular contra un régimen injusto y tiránico? ¡No!

Hagamos el siguiente experimento mental:

Supongamos que un gobierno extranjero, por ejemplo Rusia, decidiera con fondos inagotables y control de los medios globales de comunicación financiar y articular una oposición al sistema vigente en Suecia dirigida por el neonazi Movimiento de la Resistencia Nacional (Nationella Motståndsrörelsen).

Supongamos además que un plan así contase con el respaldo de TT (el cártel de los dueños de los medios de comunicación privados) de los jefes más importantes de la Iglesia de Suecia (Svenska Kyrkan) y de grupos criminales. Supongamos además que cualquier reacción de fuerza de parte del Estado para impedir el colapso del sistema democrático electo por sus ciudadanos fuese utilizado como pretexto para justificar todo tipo de intervenciones y sanciones sobre el país. Al cabo de suficiente tiempo nos encontraríamos con una situación semejante a la que tiene lugar en Nicaragua hoy en día.

Lo que tiene lugar en Nicaragua no es una insurrección popular sino una operación de cambio de régimen. El pueblo no tiene acorralado al gobierno, sino que son grupos de extrema derecha apoyados por bandas delincuenciales quienes desde hace semanas tienen secuestrada a la población mientras que las fuerzas de la Policía Nacional tienen órdenes estrictas de no abandonar sus instalaciones para reprimir la violencia de los terroristas.

Lo que estos señores y señoritas presentes en la reunión de hoy llaman “grupos paramilitares” son en realidad los sectores populares movilizados en la defensa, no solo del sistema político del país, sino de sus propios medios de vida.

Lo que hacen los supuestos “paladines de la democracia” en Nicaragua es cortar las carreteras impidiéndole a la gente ir a sus trabajos, a los campesinos sacar sus cosechas, a los ancianos y enfermos salir a cobrar sus pensiones o retirar sus medicamentos, a los niños y jóvenes ir a estudiar. Con bombas y armas de fuego amenazan a la gente, les prohíben filmarlos con sus teléfonos celulares, los secuestran y hasta les cobran “peaje”. Además saquean y queman bienes públicos, centros de salud, escuelas, oficinas comunales y locales del Frente Sandinista.

Lo que hay en Nicaragua no es una insurrección popular sino la resistencia de todo el pueblo sandinista y no sandinista, contra un proyecto diseñado por y para las élites financieras y poderosos sectores de los Estados Unidos con el apoyo de sectores también poderosos de la Unión Europea.

¿Quiénes están detrás del “golpe blando” en Nicaragua?

a) Sectores de la élite de poder estadounidense y europea.Lo que define a Nicaragua es su posición geoestratégica, controlando toda la franja de tierra que une América del Norte con América del Sur, además de permitir el paso del Mar Caribe al Océano Pacífico. Una Nicaragua fuerte y próspera tendría una enorme influencia en las relaciones mundiales.Desde hace 200 años, todas las potencias con pretensiones hegemónicas sobre Centroamérica han comprendido que la región debe estar dividida y ser pobre para poder controlarla. Esto es especialmente cierto de Nicaragua, que es el país más grande y central de la región: Una Nicaragua fuerte y soberana implicará una Centroamérica fuerte y soberana. A esto siempre le han temido los hegemones regionales, sean éstos México, Gran Bretaña o los Estados Unidos. Por esto es que Nicaragua es el único caso de un país que, siendo el más grande de su región, ha perdido territorio a manos de sus vecinos más pequeños (Costa Rica y Honduras). Para que Centroamérica pueda ser controlada, Nicaragua debe mantenerse pobre y en guerra. Los Estados Unidos podrán aceptar la existencia de cierto Estado de Bienestar en Costa Rica, pero jamás lo harán con Nicaragua. Por eso desde el punto de vista doctrinal jamás aceptarán a un gobierno sandinista. Por esta razón los planificadores del Comando Sur de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, incluso antes de que los sandinistas retornasen al poder en 2007, tienen a Nicaragua en un lugar alto de su agenda de prioridades.La ultraderecha de Miami. La Senadora Ileana Ros-Lehtinen, el senador “cubano-americano” Marco Rubio y el alcalde de Miami Francis X. Suárez, todos ellos repiten el mismo discurso de los “insurrectos” en Managua. De gente como Ros-Lehtinen (íntima amiga del fallecido Luis Posada Carriles, conocido como el terrorista más peligroso de todo el hemisferio occidental por sus campañas contra el pueblo cubano y otros pueblos latinoamericanos) se puede decir que es la impulsora principal de la infame “Nica Act”, una iniciativa de ley para que los EEUU veten todo préstamo a Nicaragua en los organismos internacionales, iniciativa que es rechazada por la casi totalidad del pueblo nicaragüense. De hecho, el actual presidente Donald Trump le debe a estos sectores por los votos que le permitieron llegar a la Casa Blanca.Mientras que la Unión Europea da crecientes muestras de independencia con respecto a los Estados Unidos, las élites de ciertos países, entre ellos Suecia, aumentan su dependencia con respecto a las directrices imperiales. Esto lo hacen ya sea por motivos ideológicos o por motivos económicos. No podemos olvidar que uno de los principales operadores tras el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya en 2009 en Honduras, el “cubano-americano” Tony Tavel, fue gerente de Tigo, la telefónica de la familia sueca Stenbeck en Centroamérica. Desde hace décadas la Agencia Sueca para el Desarrollo financia redes antisandinistas en Nicaragua. La ex-embajadora en Managua Eva Zetterberg llegó a decir, a propósito de un posible regreso del Frente Sandinista al poder, que los nicaragüenses no eran capaces de gobernarse a sí mismos, por lo que necesitaban de la “ayuda” de las embajadas norteamericanas y europeas.b) Colombia.Desde hace 200 años Colombia ha tenido pretensiones hegemónicas sobre Centro América. Gracias a la política de recuperación de soberanía nacional, el Gobierno Sandinista logró reconquistar para Nicaragua en noviembre de 2012, tras un fallo de la Corte de La Haya, unos 90 mil kilómetros de mar territorial que antes usufructuaba Colombia.En los hechos, Colombia ha afianzado su presencia en toda Centroamérica comprando empresas en varios países. Michael Healy, actual “líder empresarial” de los fascistas insurrectos de Managua, no es un empresario nicaragüense. Es Gerente General del ingenio CASUR (Benjamín Zeledón) en Rivas. Ese ingenio fue comprado en un 60% por el grupo azucarero Mayagüez de Colombia en el año 2014. De nada le sirve a Healy vestirse en la bandera azul y blanco de Nicaragua cuando sus patrones son colombianos.También para el narcotráfico y el crimen organizado internacional la desestabilización de Nicaragua es un botín preciado. Sólo el año pasado hasta inicios de diciembre se habían capturado 27 toneladas de droga en Nicaragua. En el país se ha impedido el establecimiento de los cárteles y de las maras, todo eso cambiaría de caer el Gobierno Sandinista. Por todo ello no es ninguna casualidad que el colombiano John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, ex jefe de los sicarios de Pablo Escobar, aparezca en las redes sociales apoyando a la oposición a la que asesora. Por cierto, el sábado 26 de mayo, el New York Times informaba de nuevos cables diplomáticos que una vez más confirman los lazos del ultraderechista y enemigo del sandinismo Álvaro Uribe con Escobar y el Cártel de Medellín. Uribe, que rechaza frontalmente el fallo de la CIJ que le devolvió su mar territorial a Nicaragua, es un poderoso ex-presidente y su apadrinado Iván Duque se perfila como el próximo presidente de Colombia.

c) La élite financiera local

Durante años la propaganda ha atacado al gobierno sandinista por impulsar un modelo de consensos y alianzas con el sector privado, al que había presentado como cómplice del gobierno sandinista en aras de los negocios. Hoy, de la noche a la mañana, las cabezas visibles del capitalismo nacional han hecho causa común con los insurrectos de la ultraderecha. Esto es algo que hay que explicar. En realidad, ni esas cabezas visibles del empresariado representan a la mayoría de los capitalistas nicaragüenses, ni el sector privado capitalista es el principal motor económico del país.La economía de Nicaragua descansa fundamentalmente en los sectores populares que producen más del 50% del PIB y generan más del 70% del empleo en el país. Una fuente importante de ingresos para Nicaragua son las remesas familiares, que van directamente a ese sector de la economía. En Nicaragua hubo una importante redistribución de la tierra producto de la revolución de 1979 y de los acuerdos de Paz de los años 1990. Hoy todavía 80% de la tierra está en manos de pequeños y medianos productores mientras que en 1979 los propietarios de más de 500 manzanas controlaban la mayor parte de la tierra. Además, desde el año 2007, el Gobierno Sandinista ha entregado 100 mil títulos de propiedad en el campo y la ciudad dando medios de producción a sectores que no siguen una lógica económica capitalista. Esa base económica hace que el 90% de toda la comida que se consume es producida en Nicaragua. Además, hace que sectores enteros de la economía, como el transporte e incluso la mayor parte del turismo, estén controlados por cooperativas y empresas familiares. El sector privado empresarial fue el que menos aumentó sus inversiones durante el gobierno sandinista, habiendo sido el Estado y la Inversión Extranjera Directa, así como el sector de la Economía Popular quienes más aportaron a la inversión en el país.Los dirigentes del empresariado no representan a los verdaderos empresarios, la mayoría de los cuales quieren ver un país estable y próspero. La cúpula empresarial está compuesta por individuos vinculados a las finanzas internacionales, las empresas transnacionales o la mafia gerencial de las organizaciones de empresarios. A esos grupos les tiene sin cuidado que Nicaragua sea destruida por una guerra, ellos tienen sus fondos de cobertura y sus sueldos de las multinacionales tras los cuales escudarse. Por ejemplo, Michael Healey, actual vocero de los fascistas insurrectos es un simple empleado de un ingenio propiedad de capitales colombianos. Asimismo, José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, COSEP, no posee empresa alguna aparte del propio COSEP. La familia Pellas, que durante la Revolución de los 80s declaró la huelga económica al Gobierno Sandinista y transladó todo su dinero a los paraísos fiscales desde los que se dedicó a la especulación financiera, vio aumentar su poder e influencia con la guerra que desangró al país. Desde el Hospital (privado) Vivian Pellas hoy en día se envían cajas y cajas de preservativos y “píldoras del día siguiente” para las orgías que los chicos de clase media tienen junto con los pandilleros más peligrosos de Managua en la Universidad Politécnica. Mientras tanto, la Familia Pellas, que tiene el monopolio sobre el licor en el país, vive del subsidio por medio del cual obligan al pueblo nicaragüense a pagar más por el azúcar que su precio en el mercado mundial. Ese subsidio, producto del entreguismo de los gobiernos neoliberales, ejemplifica el modelo de Estado que esos sectores consideran “democrático”. Por último, el empresario que primero que nadie se atrevió a expresar en público su total apoyo a los insurrectos fascistas el sábado 21 de abril Cóen en la Universidad Politécnica UPOLI, Piero Cóen, es el hombre más rico de Nicaragua, jefe del grupo financiero Coen y séptimo capitalista más grande de Centroamérica, según la revista Forbes.Cuando esos sectores, tal y como lo dijo Michael Healey la semana pasada en diálogo televisado a todo el país, expresan que están dispuestos a continuar con los tranques y la violencia “como un precio necesario” para acabar con el Presidente Daniel Ortega, lo que en realidad está diciendo es que no les importa acabar con el empresariado en el país, porque están afectando directamente a miles de pequeños, medianos e incluso algunos grandes capitalistas interesados en invertir en el país. Están afectando también a miles de extranjeros, especialmente norteamericanos, que se han establecido en Nicaragua con pequeños capitales tratando de huir de la crisis en Norteamérica y que han encontrado en Nicaragua un lugar apacible, seguro y positivo donde hacer un proyecto de vida. Cuando los violentos intentan incendiar los mercados, entre ellos el Mercado Oriental, el mayor a cielo abierto en toda Centroamérica, están atacando a todas las micro-, pequeñas y medianas empresas que son la base económica de Nicaragua. ¿Quiénes pueden hacer eso, sino aquellos que estén interesados en convertir al país en un paraíso del crimen organizado y de intereses que nada tienen que ver con la nación ni con la producción?

d) Las élites político-mediáticas y eclesiásticas locales

En primer lugar, la Familia Chamorro que controla el cavernario y rabiosamente antisandinista Diario La Prensa, junto con otros medios que se presentan como “sandinistas renovados” y que desde hace muchos años vierten todo tipo de veneno contra el gobierno. La propaganda que publica el diario La Prensa, con sus rutinarios ataques personales y sus afirmaciones no sustentadas jamás sería tolerada en Suecia. Por otro lado, medios como Confidencial de Carlos Fernando Chamorro, ex-sandinista y rutinario receptor de dinero tóxico de la USAID, desde el Centro para la Información y la Comunicación (CINCO), se dedica desde hace muchos años a la difusión de todo tipo de información tendenciosa en contra del sandinismo. A toda esta infraestructura se suma una red de radios nacionales y locales que con apoyo, tanto del gobierno estadounidense como de gobiernos europeos, desde hace años se dedican a subvertir de manera más o menos abierta el orden político del país.El medio tóxico “100% Noticias” de Miguel Mora, reclutado por la CIA para oxigenar el desprestigio en el que estaban cayendo los canales del tradicional antisandinismo rabioso de La Prensa y la Radio Corporación. Desde hace ya cinco o seis años, corresponsales de ese canal de televisión como Lucía Pineda (conocida como “La Chilindrina”) fueron enviados a todo tipo de “prácticas” a los Estados Unidos. Formalmente, Miguel Mora se definía a sí mismo como sandinista pero en sus programas daba espacio a los grupos más violentos de la oposición, legitimándolos.Los traidores al sandinismo, representados principalmente por el “Movimiento Renovador Sandinista”. Se trata de ex-dirigentes sandinistas, muchos de ellos de raíces conservadoras, que aparentan seguir una línea socialdemócrata pero que en la práctica son de ultraderecha: En El Salvador estos “renovadores” han llegado a apoyar a ARENA en contra del FMLN y en Honduras apoyaron a los golpistas contra Manuel Zelaya. En Nicaragua, el año pasado su dirigente Margarita Vigil fue a abrazar a Ileana Ros-Lehtinen, la “cubano-americana” amiga del fallecido Luis Posada Carriles y promotora de la infame “Nica Act”. Son grupos muy violentos en su oposición al sandinismo, no solo en su retórica, sino también promoviendo todo tipo de actos armados. La mayoría de sus dirigentes a nivel local no conocen ni siquiera la historia de Nicaragua, mucho menos la de Sandino.Todo un entramado de ONGs financiadas con dinero estadounidense y de la Unión Europea. Desde hace muchos años han florecido en el país todo tipo de “cursos de liderazgo” que en la mayoría de los casos han servido para de una manera u otra preparar a los cuadros. En muchos casos, ONGs internacionales como la Fundación Friedrich Ebert dicen trabajar con el Gobierno de Nicaragua pero no es cierto, en realidad lo han estado subvirtiendo. Otro ejemplo: cuadros dirigentes de OXFAM trabajan activamente en las redes del MRS y sus conspiraciones.La jerarquía y muchas de las estructuras de la Iglesia Católica, trabajando abiertamente en contra de la línea del Papa Francisco, de promover el diálogo y la salida pacífica al conflicto. Obispos como Moseñor Silvio Báez han actuado como cabecillas golpistas llamando a los insurreccionados a las armas y el Obispo Abelardo Mata de Estelí, que en la primera sesión del diálogo prácticamente le hizo una declaración de guerra al Gobierno. Por su parte, el jefe de la Conferencia Episcopal, Cardenal Jaime Brenes, muestra total pasividad frente a la beligerancia de sus obispos. Vemos monjas celebrar cuando los vándalos de la derecha tumban Arboles de la Vida, estructuras de metal de 30 metros de alto que alumbran las ciudades que al ser derribadas ya han ocasionado muertes de seres humanos. Vemos vídeos de curas como el padre Carlos Rafael Avellan del Municipio de Nueva Guinea o el padre Edwin Román de San Miguel alentando a la gente a participar en marchas que todo el mundo sabe no son pacíficas.

La base social de este golpe son sectores medios, sectores del estudiantado, lúmpenes urbanos y bases antisandinistas tradicionales.

El detonante del “golpe suave” fue una reforma del sistema de seguridad social del país que tiene un déficit de 80 millones de dólares que debe ser cubierto. La propuesta del FMI y de la irresponsable dirigencia empresarial del país era subir la edad de jubilación duplicando el número de años cotizados, reduciendo una gran cantidad de costos y privatizando el sistema de modo que solo los grupos con alto poder adquisitivo tuvieran derechos. La propuesta del gobierno era de reducir las jubilaciones en un 5% aumentando levemente la cuota de los asegurados trabajadores y aumentando fuertemente la de las empresas y la de aquellos con los ingresos más altos. La idea era la de salvar un sistema solidario e incluyente con el aporte de todos pero especialmente de los sectores más pudientes. El planteamiento del gobierno era de no subir ni la edad de jubilación ni de aumentar los años trabajados.

Los empresarios se negaron a cumplir su parte del trato aumentando sus contribuciones y los medios, que de la noche a la mañana se convirtieron a la oposición más radical, presentaron la propuesta del gobierno como una medida neoliberal, algo a todas luces falso. De inmediato se produjeron protestas que fueron contestadas de manera violenta por la Policía y por grupos de apoyan al Gobierno. Rápidamente, el tema de la reforma al sistema de pensiones fue dejado de lado, pasando a hablarse de temas políticos, especialmente del derrocamiento del presidente Daniel Ortega.

Lo que sucedió los primeros días aún es materia de investigación. Es cierto que hubo actos de violencia de los dos lados, pero también es cierto que la Policía de Nicaragua nunca ha mostrado ser sanguinaria contra las protestas sociales ya que su doctrina, surgida de la Revolución Sandinista, se lo impide. En muchas ocasiones anteriores se han producido grandes manifestaciones populares en Nicaragua pero el número de muertes ha sido comparativamente muy bajo. Incluso, después de la derrota electoral del FSLN en las elecciones de 1990, se dieron grandes enfrentamientos en las calles entre grupos armados con fusiles de guerra y lanzacohetes sin que desembocasen en masacres.

Causa sorpresa el que se alegue, tanto de parte de la oposición como de parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (que por cierto ha mostrado estar totalmente parcializada a favor de los manifestantes) que se ha hecho uso de francotiradores en contra de las protestas. En ese caso, no puede haber sido con el fin de dispersar las protestas sino de generar aún más caos. Si el objetivo hubiese sido el de dispersar las protestas a balazos, entonces la Policía debería haber disparado ráfagas directamente a los manifestantes desencadenando masacres como la de Tlatelolco en México, en 1969. En lugar de esto se habla de un número indeterminado de muertes (según la CIDH, más de 60 o 70) a lo largo de varios días de enfrentamiento. Si hubo francotiradores, no puede haber sido de parte de los que querían aplacar las protestas, sino de aquellos interesados en avivar la furia de los manifestantes.

Los dirigentes de las protestas repiten y repiten su exigencia de que el Estado retire a las fuerzas antimotines de las calles, pero el hecho es que desde hace más de 10 o 12 días la Policía tiene órdenes estrictas de permanecer acuartelada y solo salir para labores que no tengan que ver con la represión de las manifestaciones. Demandan que se retiren las “fuerzas paramilitares” que no son tales, sino dueños de negocios defendiéndose de los saqueos y los ataques o pobladores que defienden su derecho humano a la libre circulación. De hecho, en las últimas semanas los pobladores de Nicaragua han estado a la merced de grupos de vándalos y delincuentes que al caer de la noche cortan el tráfico, roban, incendian y hasta buscan sandinistas para asesinar.

No es cierto que los manifestantes movilicen a una mayoría de la población. El 30 de abril se dio la primera movilización de sandinistas desde el comienzo de los disturbios y Managua se llenó de banderas rojinegras de gente que de ninguna manera fue obligada sino que lo hizo voluntariamente. Desde entonces se han sucedido las manifestaciones en apoyo a la Paz y a favor del diálogo y del gobierno sandinista a lo largo y ancho de todo el país. En Managua, día tras día se congregan cientos y miles de sandinistas a defender la Rotonda Hugo Chávez en el centro de la capital. Cada mañana en los pueblos y ciudades de Nicaragua los pobladores amanecen desmontando barricadas y limpiando los desastres dejados por los violentos. Durante la última semana en varias ciudades del país los pobladores se han movilizado de distintas maneras contra los tranques, lo que en muchos casos ha sido contestado con violencia por los grupos de la derecha.

Un empeoramiento de la situación en Nicaragua puede llevar a una desestabilización de toda la región con el resultado de millones de migrantes, especialmente hacia los Estados Unidos. La actividad del narcotráfico y del crimen organizado se dispararían. Por eso es que solo sectores que piensan en las ganancias a corto plazo pueden estar interesadas en desestructurar al único país centroamericano que se movía en contra de la tendencia general al colapso social y político que prima en la región.

Tal vez sea por esa razón que el Secretario General de la OEA, Luis Almagro le dijo a los opositores que estaban buscando una salida no democrática a la crisis y se negó a apoyarlos. Tal vez por esa misma razón la Unión Europea esta semana se negó a darle su apoyo al “Movimiento Renovador Sandinista”. Y tal vez por esa desesperación de saber que tienen el tiempo en contra y de que el pueblo nicaragüense ya se está hartando de ellos, que los operadores del “golpe suave” lanzan una ofensiva final a lo interno y en el exterior.

Hay varias preguntas que hacerle a los señores que promueven el “golpe blando” en Nicaragua:

Si ganaran, ¿qué piensan hacer con los cientos de miles, con los millones, de sandinistas que hay en Nicaragua? ¿Creen que van a poder controlar el país en caso de ganar? Si creen que son más y que tienen mejores razones ¿por qué no van a unas elecciones, especialmente cuando se les ofrecen todas las garantías, con observadores internacionales y todo tipo de controles? ¿Será porque en realidad temen no poder ganarlas limpiamente?Que digan claramente qué piensan hacer con el país. Hasta ahora solo han repetido una y otra vez que son decentes, limpios, democráticos… aunque en realidad el pueblo nicaragüense día tras día compruebe que son lo contrario.Que digan cómo van a resolver el déficit del seguro social. ¿De qué bolsillos saldrá el dinero para cubrirlo?Que digan cómo van a evitar que se privatice el seguro social, un negocio jugosísimo para la banca, con un millón de asegurados cautivos y con la privatización de decenas de clínicas previsionales recuperadas por el sandinismo. Que digan a qué precio piensan vender los hospitales públicos modernos, construidos desde cero por el sandinismo.Que le expliquen al pueblo cómo van a resolver esa alianza de defensores radicales del aborto con antiabortistas de lo más conservador de la Iglesia Católica. Que expliquen bien cómo funciona ese amor de hermanos entre la ideóloga de los “renovadores” “sandinistas”, la poetisa Gioconda Belli y su hermano carnal, Humberto, miembro del Opus Dei, que cuando fue ministro de Educación de Violeta Chamorro lo primero que hizo fue mandar a quemar las cartillas de la alfabetización.Deberían explicar cómo piensan desarrollar la economía del país quemando el Mercado Oriental y todos los mercados populares de Nicaragua.Deberían explicarle al pueblo cómo piensan hacer para evitar que a causa del desempleo se vean obligados a vender las cien mil propiedades del campo y la ciudad tituladas por el gobierno sandinista a favor de los sectores populares, y que explique también cómo piensan cumplir con las siguientes cien mil propiedades que pensaba titular el Frente Sandinista en los próximos años.Que le hablen a la gente cómo piensan restituir el acceso público y gratuito a Internet que con sus protestas y sus ataques le han negado al pueblo.Que le digan a todos los estudiantes universitarios que no participan en sus protestas y que ya han perdido el año escolar cómo van a restituirles el derecho a la paz, al futuro y al estudio.Que expliquen a los ancianos que no pueden retirar sus medicinas por los tranques, que no pueden cobrar su jubilación por las protestas, cómo los van a defender.

NOTA AL PIE

Causa tristeza constatar el silencio sepulcral de muchos de los intelectuales de izquierda latinoamericanos (con pocas pero muy honrosas excepciones) acerca de lo que sucede en Nicaragua. Les queremos decir tres cosas:

La primera, es que el que todavía crea que lo que ocurre en Nicaragua es una rebelión popular, o padece de necedad incurable o es un agente de los Estados Unidos. La segunda cosa es que a nadie le hacen un golpe de Estado por lo que que ha hecho mal, sino por todo lo que ha hecho bien. Si el Gobierno Sandinista se hubiese comportado como un alumno aplicado del imperio (tal y como lo pretenden algunos impostores de la ultraizquierda) entonces no veríamos a los Ros-Lehtinen y a los Marco Rubios del mundo echando vivas a los cuatro vientos. En tercer lugar, si intelectuales revolucionarios de gran talla que mucho hablan en los foros internacionales no son capaces de poner el grito en el cielo ante el grave riesgo de que Centroamérica (y, por extensión, el Caribe) caigan bajo el control de los cárteles de la droga y del uribismo, entonces quiere decir que algo muy, pero muy fundamental sobre el proyecto de liberación del Abya Yala está escapando a su comprensión.

Fuente: http://correonicaragua.org/index.php/textos-de-actualidad/74-que-pasa-en-nicaragua

— 

Jorge Capelán

Revista Correo

(505)2250 5741.
(505)87874390.
http://correonicaragua.org/

La lista dei nemici degli USA: prospetti e prospettive

Trumpdi James Petras

Introduzione

Per quasi 2 decenni, gli Stati Uniti hanno perseguito una lista di ‘paesi nemici’ da affrontare, attaccare, indebolire e rovesciare. Questa ricerca imperiale di rovesciare i ‘paesi nemici’ ha funzionato a vari livelli di intensità, in base a due considerazioni: il livello di priorità e il grado di vulnerabilità rispetto a un’operazione di ‘cambio di regime’.

I criteri per determinare un ‘paese nemico’ e il suo posto nell’elenco delle priorità degli obiettivi nella ricerca degli Stati Uniti per una maggiore posizione dominante globale, così come la vulnerabilità rispetto a un cambio di regime ‘riuscito’ sarà al centro di questo saggio. Concluderemo discutendo le prospettive realistiche delle future opzioni imperiali.

Priorizzando gli avversari statunitensi

Gli strateghi imperiali considerano criteri militari, economici e politici nell’identificazione degli avversari ad alta priorità.

I seguenti paesi sono in cima alla ‘lista dei nemici’ degli Stati Uniti:

1) La Russia, a causa del suo potere militare, è un contrappeso nucleare agli Stati Uniti a livello di dominio globale. Ha una forza armata enorme e ben equipaggiata con una presenza europea e asiatica e in Medio Oriente. Le sue risorse globali di petrolio e gas la proteggono dal ricatto dell’economia degli Stati Uniti e le sue crescenti alleanze geopolitiche limitano l’espansione degli Stati Uniti;

2) La Cina, a causa del suo potere economico globale e della portata crescente del suo commercio, degli investimenti e delle reti tecnologiche. La crescente capacità militare difensiva della Cina, in particolare per quanto riguarda la tutela dei suoi interessi nel Mar Cinese Meridionale serve a contrastare il dominio degli Stati Uniti in Asia;

3) La Corea del Nord, a causa della sua capacità missilistica nucleare e balistica, la sua fiera politica estera indipendente e la sua posizione geo-politica strategica, è vista come una minaccia per le basi militari statunitensi in Asia, gli alleati e i proxies regionali di Washington;

4) Il Venezuela, a causa delle sue risorse petrolifere e delle sue politiche socio-politiche, sfida gli Stati Uniti come modello incentrato sul neo-liberismo in America Latina;

5) L’Iran, a causa delle sue risorse petrolifere, della sua indipendenza politica e delle sue alleanze geo-politiche in Medio Oriente, sfida il dominio degli USA, israeliano e dell’Arabia Saudita nella regione e presenta un’alternativa indipendente;

6) La Siria, a causa della sua posizione strategica in Medio Oriente, il suo partito di governo secolare e nazionalista e le sue alleanze con l’Iran, la Palestina, l’Iraq e la Russia, è un contrappeso ai piani degli Stati Uniti d’America per balcanizzare il Medio Oriente in bellicosi stati etno-tribali.

Avversari USA di media priorità:

1) Cuba, a causa delle sue politiche estere indipendenti e delle sue alternative socio-economiche, il sistema è in contrasto con i regimi neo-liberisti che ruotano intorno agli Stati Uniti nei Caraibi, in America centrale e meridionale;

2) Il Libano, a causa del suo posizionamento strategico sul Mediterraneo e la coalizione di governo che include accordi con il partito politico degli Hezbollah, che è sempre più influente sulla società civile Libanese, in parte a causa della sua comprovata milizia capace di proteggere la sovranità nazionale, espellendo l’esercito invasore di Israele e aiutando a sconfiggere i mercenari dell’ISIS/al Queda nella vicina Siria;

3) Lo Yemen, a causa del suo movimento nazionalista indipendente guidato dagli Houthi, in opposizione al governo fantoccio imposti dai Sauditi, come anche delle relazioni con l’Iran.

Avversari a basso livello di priorità

1) La Bolivia, a causa della sua politica estera indipendente, del suo sostegno al governo chavista del Venezuela e difesa di un modello misto di economia; della ricchezza mineraria e il suo supporto alle rivendicazioni territoriali dei popoli indigeni;

2) Il Nicaragua, a causa della sua politica estera indipendente e della sua critica dell’aggressione statunitense nei confronti di Cuba e del Venezuela;

L’ostilità degli USA verso gli avversari ad alta priorità viene espressa attraverso sanzioni economiche, accerchiamento militare, provocazioni e un’intensa guerra propaganda verso il Nord Corea, la Russia, il Venezuela, l’Iran e la Siria. A causa delle poderose interconnessioni della Cina con il mercato globale, gli U.S.A. hanno applicato loro poche sanzioni. Invece, quando trattano della Cina, contano sull’accerchiamento militare, le provocazioni separatiste e un’intensa propaganda ostile.

cinesi

Avversari prioritari, bassa vulnerabilità ed aspettative irrealistiche

Con l’eccezione del Venezuela, gli ‘obiettivi ad alta priorità’ di Washington hanno vulnerabilità strategiche limitate. Il Venezuela è il più vulnerabile, a causa della sua alta dipendenza dalla rendita petrolifera, con le sue maggiori raffinerie situate negli USA, e i suoi alti livelli di indebitamento, con tendenza al default. In aggiunta, ci sono gruppi di opposizione domestica, che attuano come clienti degli USA e il crescente isolamento di Caracas all’interno dell’America Latina, grazie all’ostilità orchestrata da importanti clienti USA, come l’Argentina, il Brasile, la Colombia e il Messico.

L’Iran è molto meno vulnerabile: è un forte potere militare regionale strategico, collegato ai paesi vicini e a movimenti religiosi-nazionalisti affini. Nonostante la sua dipendenza dalle esportazioni di petrolio, l’Iran ha sviluppato mercati alternativi, come la Cina, liberi dal ricatto statunitense ed è relativamente al sicuro dai tentativi di aggressione da parte dei creditori USA o UE.


La Nord Corea, nonostante le invalidanti sanzioni imposte al regime e alla popolazione

civile, ha ‘la bomba’ come deterrente verso un attacco militare agli USA e non ha mostrato riluttanza nel difendersi. A differenza del Venezuela, né l’Iran né il Nord Corea fronteggiano significativi attacchi interni da parte di un’opposizione domestica finanziata e armata dagli USA.

La Russia ha la piena capacità militare – armi nucleari, l’ICBM e un enorme esercito, ben addestrato- tale da scongiurare ogni minaccia militare USA. Mosca è politicamente vulnerabile alla propaganda promossa dagli U.S.A., dai partiti politici d’ opposizione e dalle ONG finanziate dall’Occidente. Gli oligo-miliardari russi, legati a Londra e Wall Street, esercitano la stessa pressione contro le iniziative economiche indipendenti.

Fino a un certo punto, le sanzioni USA hanno sfruttato la precedente dipendenza della Russia dai mercati occidentali, ma, a partire dall’imposizione di sanzioni draconiane da parte del regime di Obama, Mosca ha effettivamente contrastato l’offensiva di Washington, diversificando i propri mercati in Asia e rafforzando l’autonomia domestica nell’agricoltura, l’industria e l’alta tecnologia. La Cina ha un’economia di portata mondiale ed è naturalmente destinata a diventare un leader economico mondiale. Deboli minacce di ‘sanzioni’ alla Cina hanno semplicemente esposto la debolezza di Washington, più che intimidire Beijing. La Cina ha contrastato le provocazioni e minacce militari USA, espandendo il suo potere economico sui mercati, aumentando la sua capacità strategica ed evitando la dipendenza dal dollaro.

Gli obiettivi ad alta priorità di Washington non sono vulnerabili ad attacchi frontali: essi  mantengono o aumentano la loro coesione domestica e integrazione economica, mentre aggiornano la loro capacità di imporre costi del tutto inaccettabili agli USA a ogni assalto diretto. Come risultato, i leader USA sono obbligati a contare su attacchi incrementali, periferici e per mezzo degli alleati locali, con risultati limitati contro gli avversari ad alta priorità. Washington rafforzerà le sanzioni verso il Nord Corea e il Venezuela, con  scarse prospettive di successo nel primo caso e una possibile vittoria  pirrica nel caso di Caracas. L’Iran e la Russia possono facilmente superare gli interventi degli alleati locali. Gli alleati USA, come l’Arabia Saudita e Israele, possono criticare, fare propaganda e scagliarsi contro i Persiani, ma i loro timori che una guerra a metà contro l’Iran potrebbe rapidamente distruggere Riyadh e Tel Aviv, li costringe a lavorare in tandem per indurre il corrotto establishment politico USA a entrare in guerra, al di là delle obiezioni della popolazione e dei soldati americani stanchi di guerre. L’Arabia Saudita e gli Israeliani possono bombardare e far morire di fame le popolazioni dello Yemen e di Gaza, che non hanno alcuna capacità di rispondere a tono, ma Teheran è un’altra cosa.

I politici e i propagandisti di Washington possono blaterare di interferenze della Russia nel corrotto teatro elettorale degli Stati Uniti e la chiacchiera si mette in moto per migliorare i legami diplomatici, ma loro non possono contrastare la crescente influenza della Russia in Medio Oriente e la sua espansione commerciale in Asia, in particolare verso la Cina.

In sintesi, a livello globale, gli obiettivi ‘prioritari’ degli Stati Uniti sono irraggiungibili e invulnerabili. Nel mezzo della continua rissa canina tra le elites degli Stati Uniti, potrebbe essere troppo sperare nell’avvento di alcuni politici razionali a Washington, che potrebbero ripensare le priorità strategiche e calibrare le politiche di mutuo adattamento alle realtà globali.

Xi Jinping

Priorità, vulnerabilità e aspettative medie e basse

Washington può intervenire e forse infliggere gravi danni a paesi con priorità media e bassa. Comunque, ci sono diversi inconvenienti per un attacco su vasta scala; lo Yemen, Cuba, il Libano, la Bolivia e la Siria non sono nazioni capaci di determinare configurazioni globali in termini politici ed economici. Il massimo che gli Stati Uniti possono garantire in questi paesi vulnerabili sono distruttivi cambiamenti di regime, con massicce perdite di vite umane, infrastrutture e milioni di rifugiati disperati… ma a grandi costi politici, con instabilità prolungata e gravi
perdite economiche.

Lo Yemen

Gli Stati Uniti possono spingere per una vittoria saudita definitiva sull’affamato popolo yemenita, afflitto dal colera. Ma a chi giova? L’Arabia Saudita è nel bel mezzo di uno sconvolgimento di palazzo e non ha nessuna possibilità di esercitare l’egemonia, nonostante le centinaia di miliardi di dollari di armi USA/NATO, gli istruttori e le basi. Le occupazioni coloniali sono costose e producono pochi, se non nessuno, benefici economici, specialmente da parte di una povera nazione, devastata e geograficamente isolata come lo Yemen.

Cuba

Cuba ha un potente esercito professionista, supportato da un milione di membri della milizia. Sono capaci di una resistenza prolungata e possono contare su aiuti internazionali. Un’invasione statunitense di Cuba richiederebbe un’occupazione prolungata e forti perdite. Decenni di sanzioni economiche non hanno funzionato e la loro re-imposizione da parte di Trump non ha colpito i settori chiave del turismo. La ‘simbolica ostilità’ del Presidente Trump non ha rotto il ghiaccio con i principali gruppi dell’agro-business, che vedevano in Cuba un mercato. Circa metà dei cosiddetti ‘Cubani d’oltremare’adesso si oppongono all’intervento diretto degli USA. Le ONG finanziate dagli USA possono fornire alcune risorse in termini di punti marginali di propaganda, ma non possono invertire il supporto popolare per l’economia mista ‘socializzata’, l’eccellente educazione pubblica, il sistema sanitario e la sua politica estera indipendente.

russi Il Libano

Un blocco congiunto USA-Arabia Saudita e bombe israeliane possono destabilizzare il Libano. Comunque, un’invasione israeliana prolungata su vasta scala costerà molte vite ebree e causerà disordini domestici. Hezbollah ha missili per contrastare le bombe israeliane. Il blocco economico saudita radicalizzarà i nazionalisti libanesi, specialmente tra gli Sciiti e le popolazioni cristiane. L”invasione’ della Libia da parte di Washington, che non ha visto una sola perdita di soldato americano, dimostra che le invasioni distruttive si traducono in un caos a lungo termine, in tutto il continente. Una guerra israelo-statunitense-saudita distruggerebbe completamente il Libano ma destabilizzerebbe la regione ed esacerberebbe i conflitti nei paesi vicini: in Siria, in Iran e forse in Iraq. E l’Europa sarà inondata da milioni di rifugiati disperati.

La Siria

La guerra per procura USA-Arabia Saudita in Siria ha subito gravi sconfitte e la perdita di posizioni politiche. La Russia ha acquisito influenza, basi e alleati. La Siria ha mantenuto la sua sovranità e ha forgiato una forza armata nazionale temprata sul campo.  Washington può sanzionare la Siria, può afferrare qualche base in un’enclave curda’ fasulla, ma non avanzerà oltre lo scacco matto e sarà vista da molti come invasore occupante. La Siria è vulnerabile e continua a essere un obiettivo di fascia media sulla lista dei nemici degli Stati Uniti, ma offre poche prospettive di avanzamento per il potere imperiale degli Stati Uniti, al di là di qualche legame con un’’enclave kurda’ instabile, suscettibile di guerre intestine e rischiando serie rappresaglie turche.

La Bolivia e il Nicaragua

La Bolivia e il Nicaragua sono fastidi minori sulla lista dei nemici USA. I politicanti regionali USA riconoscono che nessuno di loro esercita un potere globale e nemmeno regionale.

In aggiunta, entrambi i regimi hanno rifiutato in pratica le politiche radicali e coesistono con potenti e influenti oligarchi locali e MNC internazionali legati agli USA.

Le loro critiche riguardo la politica estera, che sono per lo più rivolte a uso interno, sono neutralizzate dall’onnipresente influenza nell’OSA degli USA e dei maggiori regimi neo-liberisti del Latino-America. È lecito pensare che gli USA tenderanno a trovare un adattamento con questi avversari retorici marginalizzati, piuttosto che rischiare di provocare il revival di movimenti di massa radicali nationalisti o socialisti a La Paz o a Managua.

Conclusione

Un breve esame della ‘lista dei nemici’ di Washington rivela che le possibilità di successo sono limitate anche tra gli obiettivi vulnerabili. Chiaramente, in questa configurazione di potenza mondiale in evoluzione, il denaro e i mercati statunitensi non altereranno l’equazione di potere. Gli alleati degli Stati Uniti, come l’Arabia Saudita, spendono enormi quantità di denaro nell’attaccare una nazione devastata, ma distruggono i mercati, mentre perdono le guerre. Potenti avversari, come la Cina, la Russia e l’Iran, non sono vulnerabili e offrono al Pentagono poche prospettive di conquista militare nell’immediato futuro.

Le sanzioni o le guerre economiche non sono riuscite a sottomettere gli avversari in Corea del Nord, Russia, Cuba e Iran. La ‘lista dei nemici’ è costata al prestigio, ai soldi e ai mercati degli Stati Uniti – un aspetto molto particolare del bilancio imperialista. La Russia ora supera gli Stati Uniti nella produzione di grano e nelle esportazioni. Passati sono i giorni in cui le agro-esportazioni statunitensi dominavano il commercio mondiale, compreso il commercio con Mosca.

Le liste dei nemici sono facili da comporre, ma politiche efficaci sono difficili da implementare contro rivali con economie dinamiche e una forte preparazione militare.

Gli Stati Uniti riguadagnerebbero parte della loro credibilità se operassero all’interno dei contesti delle realtà globali e perseguissero un’agenda paritaria, anziché rimanere un perdente ricorrente  in un gioco d’azzardo pigliatutto. Leader razionali potrebbero negoziare accordi commerciali reciproci con la Cina, il che svilupperebbe legami high-tech, finanziari e agro-commerciali con produttori e servizi. Leader razionali potrebbero sviluppare accordi congiunti, economici e di pace, in Medio Oriente, riconoscendo la realtà di un’alleanza tra i libanesi Hezbollah, la Russia, l’Iran e la Siria.

Così com’è, la ‘lista dei nemici’ di Washington continua ad essere composta e imposta dai propri leader irrazionali, maniaci filo-israeliani e russofobi del Partito Democratico – con nessun riconoscimento delle realtà attuali.

Per gli Statunitensi, la lista dei nemici domestici è lunga e ben nota, ciò che manca è la leadership politica civile per rimpiazzare questi capobranco seriali.

[Trad. dall’inglese per ALBAinformazione di Marco Nieli]

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: