(VIDEO) FARC-EP relanzan el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia

___

El Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia (MBNC) fue anunciado su lanzamiento el 29 de abril de 2000, por las FARC como parte de su brazo político. A la reunión ocurrida dentro de la zona de distensión, en San Vicente del Caguán, asistieron todos los miembros del Secretariado de las Farc, incluyendo a Manuel Marulanda y Alfonso Cano, que fue elegido su Director Nacional. También asistieron algunos miembros del Estado Mayor de las Farc. Se remonta a finales de 1997, cuando las FARC‐EP dieron a conocer internamente lo que denominaron Manifiesto Bolivariano. Posteriormente se determinó que este movimiento fuese dirigido por el Partido Comunista Clandestino. Carecía de estatutos y sus miembros se denominaban ‘asociados’.​ Se constituyó como un proyecto político de masas y de cuadros, sobre la base de la experiencia de la Unión Patriótica (Colombia),​ que ya sea por medio de acciones militares, de enfrentamiento con encapuchados y apoyo y participación activa en todas las acciones de manifestaciones, protestas o paros contra el gobierno. En marzo de 2000 se dio a conocer un documento con el nombre de Carta de reunión, ʺEl pueblo no puede seguir dispersoʺ, en el que de manera breve se caracterizó la naturaleza del movimiento y se definieron sus propósitos.

___

“No hay mejor medio de alcanzar la libertad,
que luchar por ella”. 

Simón Bolívar

Compatriotas:

Colombia está gravemente enferma porque los gobernantes liberales y conservadores han utilizado sus cargos para favorecer a los ricos y para su propio beneficio personal; porque sus gobiernos solo han servido para defender la insaciable voracidad de los dueños del gran capital, de los latifundistas y de los diferentes carteles del narcotráfico; y porque han entregado nuestra soberanía a los Estados Unidos de Norteamérica, en contravía de las más patrióticas tradiciones, de la economía y de la dignidad de todo el país. 

Para mantenerse en el poder han acudido a una guerra sin reglas. Desde los tiempos de los atentados al Libertador Simón Bolívar y al Mariscal Antonio José de Sucre pasan-do por los magnicidios de Jorge Eliécer Gaitán y Jaime Pardo Leal, los jefes liberales y conservadores han utilizado el crimen y la violencia, como herramienta principal del Estado para imponer su ley, llevando el terror y la intimidación a un pueblo anhelante de tolerancia democrática, justicia y bienestar. 

Para liquidar toda manifestación de protesta e inconformidad, incorporaron la Doctrina de Seguridad Nacional como concepción de Estado, declarando enemigo interno a todos quienes no se resignaron a su política de hambre y exclusión. 

Pregonan la defensa de los Derechos Humanos, mientras estimulan la pena de muerte que las Fuerzas Armadas practican sin freno desde siempre, hacen alarde de las “libertades ciudadanas” pero conforman grupos de sicarios paramilitares, rasgan sus vestiduras contra el crimen al mismo tiempo que organismos de Seguridad del Estado incrementan la desaparición de sus opositores, ratifican una y otra vez el fuero militar verdadero ariete de la impunidad mientras se lamentan de la ineficacia de su justicia, dicen abogar por mantener la población civil alejada de la confrontación armada pero intensifican su tarea de “quitarle el agua al pez” que significa asesinar los civiles no afectos al gobierno y aprueban la abolición del delito político para condenar por terroristas a quienes luchan contra el establecimiento. 

Han transformado a los integrantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía en mercenarios a sueldo, convirtiéndolos en el terror de sus propios hermanos y en indiscutible causa de los funestos odios que desgarran al país. 

Todo ello para mantener a los trabajadores en miserables niveles de vida, regateándoles ínfimos aumentos salaria-les, elevando los índices de desempleo, rebajando las condiciones de existencia de las mayorías nacionales, arrebatando la tierra a los campesinos y negándole las más mínimas aspiraciones al pueblo. 

¡LA CLASE POLÍTICA MIENTE!

Los jefes liberales y conservadores le mienten al país en campañas electorales y en el ejercicio del poder haciendo de la política el juego del engaño, de la gobernabilidad palanca de corrupción y de la justicia social una obra de caridad para la publicidad y los discursos oficiales. 

Su manejo monopólico de los grandes medios, les ha permitido manipular la información, erigirse en voceros de la llamada “opinión pública”, calumniar a sus opositores, mantener desinformados a pobres y explotados sobre la verdadera situación existente marginándolos así de la real solución de los problemas que caracterizan nuestro de-venir político y social. 

Los repulsivos olores que aún emanan del publicitado PROCESO 8.000 -verdadero tejido de las relaciones políticas del poder- son tan solo otra manifestación más de las costumbres políticas que los jefes liberales y conservadores le han impuesto al país. Así ha sido siempre, es su manejo normal y su forma de gobernar, tan solo que en esta ocasión una pelea de comadres, la avaricia del imperialismo gringo porque los dólares del narcotráfico regresen a su corral y el interés electorero de los partidos políticos yanquis, destaparon buena parte de esa olla podrida que es “la clase dirigente de nuestro país”. 

Todos sus componentes del poder ejecutivo, directivas de partidos políticos, comisiones éticas, parlamento, jueces, notarios, procurador, contralor, gobernadores, alcaldes, generales, coroneles, servicios de inteligencia, banqueros, periódicos, magistrados del Consejo Nacional Electoral e integrantes del notablato nacional quedaron desnudos ante la opinión del país. 

Se sabe que la inmoralidad ha sido su norma, el cinismo su ética y el bolsillo propio su objetivo fundamental. El saqueo de la Caja Agraria, el robo a través de DRAGACOL y de FONCOLPUERTOS desenmascaran la gestión de la clase política al frente de la administración pública. 

Continúan regalando a las transnacionales el patrimonio colectivo de todos los colombianos, privatizando las empresas que les fueron entregadas para su administración y que terminaron vendiendo en un mercado saturado de sobornos y de inmoralidad. 

Han tenido la desvergüenza de convivir y enriquecerse del narcotráfico durante largos años estimulando la invasión de los narcodineros en todos los resquicios de la sociedad colombiana, aunque, ante tamañas evidencias, inventen distancias con él, señalando a otros como responsables de tan impúdica corrupción. 

VALORES PATRIOS: INSEPULTOS

Con su política Neo Liberal del sálvese quien pueda, no solo incrementaron la explotación sobre los trabajadores del campo y la ciudad y sobre los sectores medios de la población, sino que también fracturaron los valores más importantes y caros de los colombianos: nuestro sentimiento de nación independiente, la honestidad, la solidaridad, la dignidad, la vida, la sensibilidad social, el respeto por sus semejantes, la unidad familiar, el orgullo por las tradiciones populares y el valor por la palabra empeñada. 

Su promesa de redistribución del ingreso ha tomado forma única en el soborno y la mordida. 

Pretenden resumir todos nuestros valores en su sublime principio: todo hombre tiene su precio convirtiendo al sapo en insignia nacional, otorgando empleos, contratos y dineros a cambio de votos, entregando recursos oficiales a los necesitados pero aplastando sus principios, transformando al dólar en el supremo dios de los colombianos ante el cual todos debemos someter nuestra moral, ilusiones y conducta. 

Hicieron de la indignante y desvergonzada entrega de nuestra soberanía nacional y del arrodillamiento frente a los Estados Unidos, la forma natural de existencia del país. 

Colombia necesita volver a levantar con fuerza las bande-ras de su soberanía y defensa de su territorio. Nuestro derecho a ser respetados como nación independiente, a exigir absoluta libertad en la solución de nuestras diferencias internas, a desarrollar estrategias tecnológicas que nos liberen de la dependencia, a independizar nuestro comercio internacional, a reivindicar nuestros valores culturales e idiosincrasia y al pleno respeto de nuestros recursos naturales. 

Avanzar en la lucha por la unidad de los pueblos latinoamericanos, en el espíritu bolivariano, contra sus enemigos comunes. 

Debemos asimilar los avances tecnológicos de la sociedad moderna para asegurar el desarrollo nacional, pero sobre políticas muy definidas que impidan los atropellos y garanticen un futuro de prosperidad cierto, pero nuestro. 

Utilizar las nuevas e ingentes riquezas petroleras no en la guerra ni en los odios, si no en el campo, en la industria, en la educación como deber del Estado, en políticas de vivienda, de salud y equilibrio ecológico que beneficien al pueblo.

En agua potable para todos. En el progreso de las comunidades indígenas con respeto de su autonomía, en la integración de las comunidades negras hoy sumidas en la desesperanza. En el deporte, para que masivamente la juventud sea apoyada y estimulada en su desarrollo físico y mental como compromiso de gobierno. En la investigación científica que nos contribuya al progreso y a la independencia. 

UN RÉGIMEN POLÍTICO PARA LA CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA

Debemos construir un nuevo Régimen, sostenido en la tolerancia y el respeto por la opinión ajena, que garantice la verdadera redistribución del ingreso, la ética en el manejo de la cosa pública, la soberanía nacional, la justicia social y la solución pacífica de las diferencias. 

Desterrar del ejercicio de gobierno a todos aquellos comprometidos en tanto terror y tan grandes injusticias. Cómo pensar que los Gavirias, los López Michelsen, los Samper, los Pastranas, los Santos, los Bedoyas Pizarros, los Serrano Cadena, los Víctor Carranza, los Sabas Pretel, los Santodomingos, los Ardilas Lules, los Sarmiento Angulos y tantos otros ricos, con tan abulta-das cuentas en los bancos nacionales y extranjeros, con tan millonarios ingresos mensuales, van a defender los intereses de las mayorías empobrecidas del país?  No, no lo hacen, simplemente porque no lo necesitan. Ellos defienden sus intereses y los de sus amigos ricos. 

¡EL PUEBLO NO PUEDE CONTINUAR DISPERSO!

A todo esto hay que colocarle un punto final. Estamos in-vitando al país que anhela una sociedad deliberante pero respetuosa del criterio ajeno, en progreso pero justa y amable, a que construyamos un nuevo movimiento político comprometido con los intereses mayoritarios de los colombianos, extraño a la intolerancia y al engaño, para llamar a cuentas a tanto sinvergüenza, a tanto ladrón, a tanto vendepatria e instaurar un gobierno de dignidad que reconstruya democráticamente la nación. 

Y porque aquí en Colombia, entre todos los gobiernos acabaron la oposición legal a los tiros con la guerra sucia, las desapariciones y el terror, el nuevo movimiento debe ser estructurado para trabajar en la clandestinidad. Que lleve aliento, organización y razonamientos a los diferentes sectores que forman nuestra nacionalidad y que proteja con el secreto de su pertenencia a todos quienes lo integren, hasta cuando seamos millones y podamos con la fuerza de la razón y de la lucha desterrar para siempre el terror del Estado, la corrupción y la injusticia. 

¡ENTRE TODOS DEBEMOS HACER ALGO POR TODOS!

Porque en Colombia las mayorías aún nos indignamos ante las injusticias y tenemos la decisión de no permanecer indiferentes, invitamos a los inconformes; a los trabaja-dores que forjan el progreso económico y social, víctimas de los bajos salarios, los atropellos y la explotación; a los campesinos, eternos olvidados con cuya sangre se han re-gado todos los surcos y bosques de nuestra nación; a los desempleados y a los trabajadores de la llamada economía informal; a los estudiantes; a los nuevos profesionales y técnicos que ingresan en el incierto mercado del trabajo; a las mujeres, verdadero ejemplo y aliento en la lucha de los pueblos por la convivencia y la igualdad; a los intelectuales y artistas pues su creatividad y altiva presencia debe volver a ser luz en las jornadas populares; a los periodistas independientes; a los militares patriotas cansados de ser verdugos de sus propios hermanos; a los desplazados por la violencia latifundista, militar y para-militar que llenan los tugurios de las ciudades o andan errantes; a los habitantes de los barrios marginales y de las comunas; a los sacerdotes sensibles ante la cruel arrogancia de los poderosos; a los creyentes de todas las religiones porque la libertad de cultos es premisa del respeto por el prójimo; a los indígenas de todas las comunidades pues solo un gobierno de mayorías será garante de sus culturas, de sus milenarias tierras y de su organización; a los negros para alcanzar plenos e iguales derechos; a los luchadores por el respeto a los Derechos Humanos, defensores de Presos Políticos y familiares de desaparecidos; e invitamos especialmente a la juventud, convocamos su histórica rebeldía contra la injusticia, su generosidad con los débiles, su irreverencia creadora porque solo con audacia e imaginación colectiva seremos capaces de abrir los nuevos caminos de la Patria Amable en la que queremos vivir y dejar como herencia a nuestros hijos. 

A todos los invitamos a organizar esta nueva herramienta de lucha que llamaremos MOVIMIENTO BOLIVARIANO POR LA NUEVA COLOMBIA para cimentar futuro sobre nuestros históricos valores patrios, para juntar esfuerzos y esperanzas y concluir lo que el Libertador Simón Bolívar empezó y está por terminar: la integración latinoamericana, la independencia nacional y la justicia social. 

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo colocan al servicio de esta tarea sus armas y combatientes, su influencia, su esfuerzo, experiencia y compromiso irreductible con las luchas populares, para crear una opción política distinta a los partidos tradicionales, capaz de contribuir con eficacia en la conducción del país hacia destinos de igualdad y de soberanía nacional! 

¡VIVA LA NUEVA COLOMBIA!
PLENO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
“Con Bolívar, por la paz y la soberanía nacional”
Montañas de Colombia, Marzo 25 del año 2000

(VIDEO) Las FARC-EP relanzan el Partido Comunista Colombiano Clandestino

 

El remake de la película FARC-Venezuela

Risultati immagini per Farc eppor Néstor Francia

No voy a opinar sobre la decisión de un sector de las FARC de retomar el camino de la lucha armada. Hay otro sector, encabezado por Rodrigo Londoño, alias Timochenko, que se pronuncia por mantenerse en el camino que se abrió con las conversaciones de paz. Cada uno de estos sectores ha esbozado razones respetables y no soy quien para convertirme en juez, no me gusta fungir de sabihondo. Me interesa por ahora cómo el hecho afecta a Venezuela.

El retorno del sector de las FARC comandado por Iván Márquez y Jesús Santrich al uso de las armas ha revivido la matriz, debilitada un tanto después de los acuerdos de La Habana, de Venezuela como una especie de Santuario de los grupos insurrectos de Colombia, señaladamente de las FARC y el ELN. Esto no puede sorprender a nadie, pues es el remake de una película conocida, solo que como todo remake, presenta particularidades en la nueva versión. Primero que nada, se da en medio de una agresión imperialista aguda y brutal contra Venezuela, como nunca antes se había visto durante la Revolución Bolivariana, ni siquiera en aquellos duros días del golpe de Estado de 2002 y del posterior y casi inmediato sabotaje petrolero a gran escala. Ello por su carácter extensivo, pues reúne en grado sumo casi todas las modalidades de agresión posibles: económica, política, social, mediática, diplomática. Solo ha faltado la agresión militar abierta, aunque se ha manifestado también en amenazas de diversa laya. En segundo lugar, ocurre en el contexto de una situación de marcado reflujo político y de masas de la oposición venezolana, cosa que no ocurría en los hechos de 2002, cuando la presencia política y la capacidad de movilización opositoras estaban en un punto alto. Este último es un factor de vital importancia en la nueva versión de la película que presenta a Venezuela como causa y amparo de los grupos armados de la izquierda colombiana.

La oposición venezolana ha sufrido en lo que va de 2019 varias derrotas importantes. La más significativa el 23 de febrero, cuando ocurrió la derrota en la batalla de la frontera, o de los puentes como también se le recuerda. Esa victoria de la unión cívico-militar venezolana marcó todos los acontecimientos posteriores, ya que impidió el establecimiento de una cabeza de playa de la derecha en el estado Táchira, que era uno de los principales objetivos de aquel despropósito de dimensión internacional. Después vino la derrota del sabotaje eléctrico y el espectáculo bufo del 30 de abril en Altamira, así como el fiasco de la “gran movilización” anunciada para el 1° de mayo.

Todas estas derrotas han tenido como consecuencia el derrumbe del mito fundamentado en la figura de Juan Guaidó, en el cual muchos opositores han puesto la esperanza del “cese de la usurpación”, el “gobierno de transición” y “elecciones libres”. Cada vez más opiniones apuntan a señalar que parecen acabarse los quince minutos de fama de este personajillo menor de la política, este Frankenstein construido por la canalla mediática mundial. Ejemplo de ello es el conocido reportaje de Bloomberg, portal insospechable de chavismo, publicado en días pasados, y en el cual se revela que diplomáticos extranjeros en Venezuela aún tras mantener su respaldo a Juan Guaidó, empiezan a dudar sobre la salida de Nicolás Maduro, por lo cual han decidido mantener sus relaciones con la “dictadura”. De acuerdo con esa agencia de noticias, el embajador alemán en Venezuela, Daniel Kriener, se reunió hace dos semanas con sus colegas europeos bajo la presencia del canciller Jorge Arreaza. Así mismo Arreaza habría mantenido también reuniones oficiales tanto con el gobierno de España como con el de Portugal; ambos reconocen a Guaidó, pero prefieren mantener conversaciones con el “régimen”. “El primer ministro de Curazao, una isla caribeña controlada por el Gobierno pro-Guaido de los Países Bajos, recibió recientemente a Manuel Quevedo, el jefe del gigante petrolero controlado por Maduro, Petróleos de Venezuela SA. Discutieron la oferta de PDVSA para renovar un acuerdo para operar una refinería en la isla”, señala Bloomberg, que indica igualmente que Brasil, por ejemplo, se vio obligado a pedir a Maduro la renovación de las credenciales diplomáticas de sus funcionarios en Venezuela. Según Bloomberg, estas son solo muestras de que los países que se manifiestan aliados de Guaidó “juegan con Dios y con el diablo”. Y además: “Todo esto fue una gran apuesta arriesgada (…) los europeos, por mucho que lo nieguen, ya han comenzado este proceso de volver a los negocios como siempre con Maduro. Los países de América Latina eventualmente tendrán que hacer lo mismo”, dijo a Bloomberg Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en el grupo de expertos de Sao Paulo Fundação Getulio Vargas.

También se ha pronunciado otro agente mediático de la derecha, Panam Post, que reportó el 1° de septiembre pasado que “…la Unión Europea insiste en proteger a Nicolás Maduro avalando un diálogo que no ha traído resultados para Venezuela. Tal es el apoyo, que el organismo europeo ha insistido en la ‘buena fe’ del régimen y en su ‘espíritu de compromiso’ (…) Pese a que la UE tiene constancia de las violaciones a los derechos humanos perpetrados por la dictadura chavista, prefiere esperar por el diálogo sin hablar de plazos ni fechas. Pide ‘resultados concretos’, pero no explica exactamente a qué se refiere con ello. La amenaza pareciera ser ambigua, pues dichas negociaciones podrían durar meses o, peor aún, años (…) El organismo europeo, que finalmente validó el informe de Michelle Bachelet sobre la violación a derechos humanos en Venezuela, no ha emitido ninguna acción que pueda incomodar a Maduro. Entre tanto, el régimen aumenta el número de presos políticos y se afianza nuevamente en el poder (…) Por su parte, el Grupo de Lima, que fue creado para tratar de resolver la crisis en Venezuela y presionar la caída de la dictadura, tiene dos años emitiendo comunicados sin responder a acciones contundentes, mientras la migración venezolana aumenta (…) La mayoría de las naciones mantienen relaciones diplomáticas y comerciales con la dictadura, y no han tomado acciones para aislar económicamente al régimen e impedirle el flujo de dinero efectivo.

Tampoco han sancionado a los aliados de Maduro y mantienen relaciones comerciales con quienes lo sostienen en el poder (…) De seguir dándole tiempo a Maduro y a su círculo para que se fortalezca, Venezuela podría terminar implementando en forma el mismo modelo que los Castro instauraron en Cuba, solo que con más refugiados por el mundo y mayores consecuencias políticas, económicas y de seguridad para toda la región (…) Aunque Juan Guaidó se mantiene en la palestra, ha dejado pasar su responsabilidad de solicitar apoyo militar para salir de la dictadura; aprobó la reincorporación al TIAR, pero ha dejado de lado su activación; mientras que ha decidido ignorar por completo el principio de Responsabilidad de Proteger que permitiría una intervención militar humanitaria en Venezuela (…) El régimen de Nicolás Maduro se ha mantenido en el poder y continúa aferrándose al diálogo ganando tiempo; entre tanto, tal y como lo señaló Bloomberg, los Gobiernos empiezan a dudar de la caída de la dictadura, no actúan y prefieren mantener sus conversaciones con el chavismo (…) A Guaidó se le acaba el tiempo como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente encargado; sobre todo, porque uno de sus aliados (Estados Unidos) entrará en campaña el próximo año (…) Aunque excepcionalmente se apruebe la renovación de Guaidó como presidente de la AN, en diciembre de 2020 debiera haber nuevas elecciones a la Asamblea; si no hay un cambio de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, será la ocasión que el chavismo estará esperando para intentar volver a controlar el Parlamento robándose las elecciones”.

Como vemos, la derecha internacional está rebajando cada vez más su nivel de expectativa con respecto a la real posibilidad de que la oposición venezolana, de la mano de Guaidó, puede derrotar al chavismo y comienza a sacarle la alfombra a su fantoche ficcional, aplicando la máxima de que “lo que no sirve va al pote de la basura”. También en Venezuela factores de oposición comienzan a alejarse de la leyenda urbana que ha terminado siendo Juan Guaidó, algunos de manera francamente agresiva, como la periodista residenciada en Miami Patricia Poleo.

Siendo así, la derecha se alegra de que la paz en Colombia haya sufrido este descalabro, pues ven en el resurgimiento de la guerra una nueva esperanza de que se haga forzosa una intervención militar internacional en Venezuela y empieza a sacar cuentas en ese sentido. El escribidor venezolano Antonio Sánchez García, redomado y radical antichavista, opina que “Con esta decisión de las cúpulas de las FARC se avanza hacia escenarios de guerra que involucran primero a Venezuela y Colombia, pero podrían extenderse a toda la región en un desesperado esfuerzo por impedir la caída del régimen dictatorial en Venezuela. Pretextos mucho menores han desatado grandes conflagraciones bélicas. Es hora que Occidente tome plena conciencia de las cartas que están sobre la mesa. Y tome la magna decisión de bloquear una tragedia semejante”.

Por su parte, el conocido agente imperialista Andrés Oppenheimer ha escrito que “El anuncio de un grupo disidente de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que romperá el acuerdo de paz y reanudará la lucha armada ha sido visto por muchos como un problema interno de Colombia. Pero no lo es: lo más probable es que se convierta en una disputa entre Colombia y Venezuela, y que quizás hasta derive en un conflicto regional (…) un resurgimiento de la violencia de las FARC y el ELN en Colombia, con el respaldo de Venezuela, cambia la situación que existía en los últimos años, y aumenta la posibilidad de internacionalizar el conflicto interno de Colombia”. El mismo Juan Guaidó intenta tomar un segundo aire aprovechando la nueva situación interna de Colombia y llama a la Fuerza Armada de Venezuela a lanzarse a la aventura de un golpe de Estado: “¿Están contentos de que sigan actuando libremente en la frontera estos grupos irregulares? (…) la invitación es a que ejerzamos soberanía, a que expulsemos a los grupos irregulares de Venezuela, la invitación es realmente a hacer respetar la soberanía nacional”.

Por supuesto, los principales enemigos de Venezuela y de la paz en Colombia tratan de valerse de la ocasión para mantener sus políticas de agresión contra nuestro país. Según Elliott Abrams, enviado de Estados Unidos para Venezuela, el derrotero tomado por Márquez y Santrich, y sus compañeros de ruta, “Es una gran preocupación. Parte de esa preocupación es, de nuevo, que el régimen de Caracas parece que está fomentando esta actividad, en esencia dando partes del país particularmente al ELN”. En esa misma dirección apunta la declaración del presidente colombiano Iván Duque: “Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”.

No creo que el remake de marras vaya a cambiar radicalmente el efímero destino político de Juan Guaidó ni que aumente la posibilidad de una intervención militar inmediata en Venezuela. Me preocupa mucho más la situación interna del país, sobre todo el peligroso descontento social generado tanto por la inclemente agresión económica como por la persistencia de errores de variada índole que afectan la gestión de Gobierno y alejan al chavismo oficial del mayoritario respaldo popular que alguna vez tuvo. No la tenemos fácil, eso lo sabe todo el mundo. Dentro de todo, demos gracias a la torpeza de Juan Guaidó y de los patéticos seudodirigentes de la oposición, por los favores recibidos.

(VIDEO) Las FARC-EP retoman las armas

Análisis histórico de un desdichado “trino” del presidente Iván Duque

por Yldefonso Finol

En Cartagena, emocionado por la visita del exjefe de la #CIA, hoy canciller, #MikePompeo, el presidente de #Colombia Iván Duque, escribió en sus redes sociales: “Hace 200 años el apoyo de los padres fundadores de los #EstadosUnidos a nuestra independencia fue crucial, por lo que recibir hoy su visita nos llena de alegría y de honor, precisamente este año del #Bicentenario, tan importante para nuestro país”.

El breve texto provocó una prolongada controversia en redes y medios digitales, con el autor como epicentro de críticas y burlas de una ciudadanía sorprendida más por los errores que por el enfoque subyacente en el mensaje.

Antes de pasar al análisis de la temática histórica en cuestión, necesito hacer dos aclaraciones previas: 
a) por un profundo respeto a todo cuanto implique nuestra gesta independentista, intentaré en todo momento alejarme de cualquier sarcasmo, aunque luzca tentador echar una chanza a semejante adversario;
b) por las mismas razones éticas, tampoco entraré en calificar el nivel de los comentarios que he visto en el ciberespacio.

Mi aporte en este debate se centrará en diseccionar el contenido del texto presidencial y ofrecer información documentada y verificada sobre la verdad histórica.

1) Primera afirmación: “este año del Bicentenario, tan importante para nuestro país”

Se conmemoran 200 años del glorioso 1819, aquél primer Gobierno Bolivariano de Venezuela con sede en Angostura, a orillas del río Orinoco, desde el cual Simón Bolívar, visualizó, diseño, organizó y ejecutó con su directa dirección político-militar el paso de los Llanos, el salto de los Andes, las victorias de Pantano de #Vargas y #Boyacá, y la independencia de la #NuevaGranada.

Ciertamente, es #ElLibertador, en su condición de Presidente de la República de #Venezuela, quien fue con sus tropas y sus recursos a libertar aquella amplia franja de territorio que había sido reconquistada por la bota colonial. Este es el #Bolívar que en 1815, luego de pacificar y liberar #Bogotá, no fue apoyado por los generales de #Cartagena para completar la misión libertadora. Es el Bolívar refugiado en el archipiélago caribeño, en el que sigue amasando con telúrica fuerza su máxima creación, su Colombia, y así lo anuncia con quenas y zampoñas en la Carta de Jamaica. Es el Simón Bolívar que recibe –dos veces- el apoyo incondicional del General (¿padre fundador?) Petion.

El 15 de febrero de aquel inmortal #1819, El Libertador pronuncia su #DiscursodeAngostura en el acto de instalación del Congreso de la República de Venezuela, síntesis de su ideario político hasta el momento, donde manifiesta sus grandes preocupaciones sobre la necesidad de constituir instituciones para una nueva sociedad basada en la igualdad, la estabilidad y la felicidad social. Allí reafirma la estrategia emancipadora según la cual, mientras persista la presencia del ejército enemigo en el territorio, la prioridad fundamental es la victoria militar sobre el invasor. No dudó en reiterar su convicción más anhelada, que la unión de Venezuela y la Nueva Granada -“el voto (o deseo) de los ciudadanos de ambos países”- dieran origen a un nuevo Estado llamado Colombia, que sería “la garantía de la libertad de la América del Sur”.

Y así quedó plasmado en la segunda Carta Magna de Venezuela, sancionada en diciembre de 1819. Tal es el parto de la Colombia original, la de Bolívar y su pueblo.

2) Segunda afirmación: “el apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial”

Esta afirmación pudiera adolecer de dos extremismos: exceso de ignorancia de la historia y/o exceso de (es difícil decirlo sin calificar) obsequiosidad pro estadounidense (¿o servilismo, pitiyanquismo, malinchismo, santanderismo?)

Hace doscientos años el único Padre Fundador crucial para “nuestra independencia” fue #SimónBolívar, y en su nombre van implícitos los de #AntonioNariño y #RafaelUrdaneta#AntonioJosédeSucre y #CamiloTorres, Lara y Zea, Silva y #Girardot#ManuelaSáenz y #JosefaCamejo, Ana María Campos y la señora que recibió al Libertador en Bogotá tras el triunfo de Boyacá: “¿Volviste? Bendito seas fantasma”; y miles anónimos que se sembraron en la inmensa trepidación de las luchas por un mundo mejor.

Los presidentes y el pueblo deberíamos saber que la Independencia de Nuestra América se logró a pesar de Estados Unidos. Thomas Jefferson señalaba por allá por 1786: “Nuestra Confederación debe ser como el nido desde el cual toda América, así como la del Norte como la del Sur, habrá de ser poblada. Mas cuidémonos (…) de creer que interesa a este gran Continente expulsar a los españoles. Por el momento aquellos países se encuentran en las mejores manos, y sólo temo que éstas resulten demasiado débiles para mantenerlos sujetos hasta que nuestra población haya crecido lo suficiente para írselos arrebatando pedazo a pedazo”.

Ese es el mismo #ThomasJefferson, que en 1806 negó el apoyo al venezolano #FranciscodeMiranda, quien sirvió con las armas a la independencia de Estados Unidos y es el autor de la original #Colombeiacomo denominación genérica del continente una vez liberado del yugo colonial hispano.

Desde 1804, las fauces del “destino manifiesto” se asomaban en John Adams: “La gente de #Kentucky está llena de ansias de empresa y aunque no es pobre, siente la misma avidez de saqueo que dominó a los romanos en sus mejores tiempos. México centellea ante nuestros ojos. Lo único que esperamos es ser dueños del mundo”.

Ya el 10 de diciembre de 1810, los Estados Unidos esbozaron el cinismo como estrategia hacia las repúblicas nacientes en doloroso parto de guerra. En resolución conjunta del Congreso yanqui, queda demostrada su hipocresía utilitarista: “los revolucionarios de Hispanoamérica enfrentarían solos el poderío español y cuando hubieran alcanzado la independencia, si la alcanzaban, los Estados Unidos concurrirían entonces a exigirles lo que debía corresponderles. Como pago, accederían al reconocimiento”.

Tempranamente, en junio de 1810, Juan Vicente Bolívar, hermano del Libertador, está en Baltimore al frente de una delegación especial que busca el reconocimiento de Venezuela. Igual gestión fue a realizar por Cartagena, Manuel Palacio Fajardo; ambas fracasaron.

El 29 de octubre de 1812, James Monroe, siendo Canciller, sostuvo: “Los Estados Unidos se encuentran en paz con España y no pueden, con ocasión de la lucha que ésta mantiene con sus diferentes posesiones, dar ningún paso que comprometa su neutralidad”.

En 1813 Manuel García de Sena intentó lograr de las autoridades de Washington colaboración con Venezuela y Nueva Granada, con el argumento de tener “no sólo comunes principios ideológicos y sentimentales de filantropía, sino también el interés bien entendido”. La respuesta fue una bofetada con guante de nieve: “Estamos en paz con España”.

El 20 de agosto de 1815, Pedro Gual, en un intento más de diplomacia de altura, escribe a William Thornton: “nuestros intereses como americanos son los mismos. Vemos a este país como aun no corrompido por las intrigas de los Gabinetes europeos, los vemos como hermanos. Declarad al mundo que vosotros abiertamente protegéis nuestra independencia”. La actitud fue igual de sangre fría a la manifestada en 1813.

Bolívar escribía con ingenuo dolor en 1815 en la Carta de Jamaica: “¡Cuán frustradas esperanzas! No sólo los europeos, sino hasta nuestros hermanos del Norte se han mantenido inmóviles espectadores de esta contienda que por su esencia es la más justa, y por sus resultados la más bella e importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos”.

Pero la dirigencia estadounidense está muy clara en sus intereses, que en casi nada coinciden con los Libertadores de Hispanoamérica. El 3 de marzo de 1817, el presidente James Madison, consigue del Congreso la aprobación de una nueva ley de “neutralidad”, que vino a reforzar la más artera conspiración contra la “contienda más justa” que libraban las huestes bolivarianas. La máscara se develó cuando corsarios yanquis violaron flagrantemente la tal “neutralidad”, contrabandeando armas, municiones y bastimentos para el ejército colonialista español; el gobierno estadounidense acudió presuroso y amenazante a protegerlos de las justificadas quejas patrióticas.

“El conflicto no presenta el aspecto de una rebelión o insurrección, sino más bien el de una guerra civil entre partidos o bandos cuyas fuerzas están equilibradas y que son mirados sin preferencia”, afirmaba el Mensaje al Congreso del 2-12-1817.

Pero la verdad histórica persigue a los farsantes: “Cuando el gobierno republicano de Venezuela dispuso –por decreto del 6 de enero de 1817, publicado incluso en los Estados Unidos- el bloqueo de Guayana y Angostura, los buques mercantes norteamericanos hicieron caso omiso y burlaron sistemáticamente el bloqueo. En ese mismo año fueron capturadas por las fuerzas marítimas de Venezuela las goletas norteamericanas Tigre y Libertad, cuando llevaban recursos bélicos a los realistas”.

Este hecho dio pie a un duelo epistolar de antología. El 20 de agosto de 1818, El Libertador Simón Bolívar escribe al agente gringo Bautista Irvine: “Si es libre el comercio de los neutros para suministrar a ambas partes los medios de hacer guerra, ¿por qué se prohíbe en el Norte? ¿Por qué a la prohibición se le añade la severidad de la pena, sin ejemplo en los anales de la república del Norte? ¿No es declararse contra los independientes negarles lo que el derecho de neutralidad les permite exigir? La prohibición no debe entenderse sino directamente contra nosotros que éramos los únicos que necesitábamos protección. Los españoles tenían todo cuanto necesitaban o podían proveerse en otras partes…Mr. Cobbett ha declarado en su semanario la parcialidad de los Estados Unidos a favor de la España en nuestra contienda. Negar a una parte los elementos que no tiene y sin los cuales no puede sostener su pretensión cuando la contraria abunda en ellos, es lo mismo que condenarla a que se someta, y en nuestra guerra con España es destinarnos al suplicio, mandarnos a exterminar”.

Tal fue la conducta de Estados Unidos con el Gobierno de Venezuela, en momentos que se preparaba para ir a libertar a nuestros hermanos de la Nueva Granada.

Bolívar, que es con la pluma tan certero como con la espada, y ante las groseras insistencias del norteño, descarga su viril patriotismo al agente Irvine: “protesto a usted que no permitiré que se ultraje ni desprecie el Gobierno y los derechos de Venezuela. Defendiéndonos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra población y el resto que queda ansía por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.

Como se puede constatar, si hubo un Padre Fundador crucial que defendió hasta lo indecible el honor y la libertad de nuestras naciones. Este Padre Libertador previó todos los detalles: desde los mil fusiles con que armó la vanguardia en el Casanare, hasta la carne con que se alimentaba la tropa; desde el diseño en secreto del plan “Boyacá”, hasta las instrucciones más minuciosas a sus subalternos. Así llegó, hace dos siglos, el Presidente de Venezuela desde las postrimerías del Orinoco a las andinas ondulaciones de Cundinamarca a darle vida a su sueño. Así nació Colombia.

El suceso con las goletas Tigre y Libertad, dio luces a Bolívar sobre las verdaderas intenciones de Estados Unidos. El 25 de mayo de 1820, escribe a José Tomás Revenga: “Jamás conducta ha sido más infame que la de los norteamericanos con nosotros: ya ven decidida la suerte de las cosas y con protestas y ofertas, quien sabe si falsas, nos quieren lisonjear para intimar a los españoles y hacerles entrar en sus intereses…no nos dejemos alucinar con apariencias vanas; sepamos bien lo que debemos hacer y lo que debemos parecer”.

Sobre su otra gran creación, el Congreso de Panamá, le advirtió a Santander el 21 de octubre de 1825: “No creo que los americanos deban estar en el Congreso del Istmo. Jamás seré de opinión que los convidemos a nuestros arreglos americanos”.

El vicepresidente burló esas instrucciones y se frustró aquel plan genial de equilibrio geopolítico y emancipación.

La parcialización antibolivariana de la elite de Estados Unidos, seguía permitiendo aún en 1826, que los barcos norteamericanos introdujeran contrabando de armas para los realistas; y Bolívar se lo comunicó el 13 de junio de ese año a Santander: “yo recomiendo a usted que haga tener la mayor vigilancia sobre estos (norte) americanos que frecuentan las costas; son capaces de vender Colombia por un real”.

Pudiéramos afirmar que, antes que El Libertador vislumbrara esa amenaza para nuestros pueblos, ya las elites políticas de Estados Unidos tenían claro que debían combatir -en las sombras- a Bolívar. Los gringos no descuidaron un minuto la gesta bolivariana, ni menos ahorraron artimañas entorpeciéndola para impedir su éxito total.

Es uno de los hallazgos más complicados de mi investigación sobre la Doctrina Bolivariana. Los Estados Unidos convirtieron en política de Estado al más alto nivel, los planes encubiertos contra la gesta de Simón Bolívar y sus camaradas. No en vano se involucraron los secretarios de Estado y los propios presidentes de aquel peligroso país, haciéndole seguimiento minucioso a nivel continental, para lo cual inauguraron su sistema de inteligencia integrado por ministros plenipotenciarios, cónsules y otros funcionarios, comerciantes, y los infiltrados que lograban captar entre criollos envidiosos y avaros.

Dos asuntos claves que confrontan la posición gringa al proyecto de Bolívar: la ambición expansionista de USA sobre territorios antes españoles, frente a la doctrina bolivariana de la independencia y unión; el otro, la abolición de la esclavitud, frente al interés gringo de mantenerla.

En términos coloquiales, podríamos afirmar que Estados Unidos dedicó su “batería pesada” contra Bolívar; nombres como John Quincy Adams, Henry Clay, James Monroe, Willian Harrison, Joel Poinsett, Willian Tudor, entre otros, todos de la alcurnia de la nación norteña, aparecen involucrados en la trama dirigida a hacer fracasar el plan bolivariano, único que garantizaba la verdadera independencia y fortalecimiento de las nacientes repúblicas latinoamericanas.

Las causas de ese odio, se pueden leer en parte en la carta de 1827 del agente de EU en España, Alexander H. Everett: “Difícilmente podría ser la intención de EU alentar el establecimiento de un despotismo militar en Colombia y Perú, cuyo primer movimiento sería establecer un puesto de avanzada en la isla de Cuba. Si Bolívar realiza su proyecto, será casi completamente con la ayuda de las clases de color; las que naturalmente, bajo esas circunstancias, constituirían las dominantes del país. Un déspota militar de talento y experiencia al frente de un ejército de negros no es ciertamente la clase de vecinos que naturalmente quisiéramos tener”.

Otro de estos “diplomáticos” con funciones conspirativas, el coronel Willian Henry Harrison, quien en 1829 era el representante de los Estados Unidos en Bogotá, fue tan injerencista en los asuntos internos de Colombia, con sus descaradas intrigas antibolivarianas, que hubo de ser declarado persona no grata; a su regreso a Washington, lo premiaron con ascenso a general, y luego fue electo presidente de los Estados Unidos. ¿Cuáles serían esos servicios tan preciados que había prestado a los gestantes intereses imperialistas? Habría que ahondar en los preparativos de la “Noche Septembrina” y el “Crimen de Berruecos”.

Ese año de 1829, en Guayaquil respondiendo cartas a sus subalternos y amigos, Bolívar, angustiado por la situación de ingobernabilidad que acecha las nacientes repúblicas, le dice a Patricio Campbell el 5 de agosto: “y qué no harán los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad…”. Predicción consumada que se ha pretendido borrar de los archivos.

“Durante algún tiempo han fermentado en la imaginación de muchos estadistas teóricos los propósitos flotantes e indigestos de esa Gran Confederación Americana”, decían en instrucciones que el 27 de mayo de 1823 impartieron a Richard C. Anderson, ministro de Estados Unidos en Bogotá.

Recordemos que fue apenas el 8 de marzo de 1822, tras doce años de enviar agentes diplomáticos y tenaces esfuerzos, que los EU reconocieron la independencia de Colombia (la original); mientras que Texas fue reconocida al año, y Panamá a los tres días.

Pero con nuestras repúblicas soberanas nacidas de la revolución que condujo El Libertador Simón Bolívar, todavía se dieron el tupé de expresar en carta de John Quincy Adams al ministro español ante el gobierno de Estados Unidos: “Por el hecho del reconocimiento, no se ha de entender que hemos de impedir a España que haga cuanto esté de su parte por restablecer en las colonias el imperio de su autoridad”.

Espero que estos apuntes sean útiles al hermano pueblo colombiano, y que alguna mano amiga los acerque al Presidente Duque, que nunca está demás un esfuerzo adicional por rescatar la historia más admirable que se haya escrito en todos los tiempos.

Fin del contrabando de gasolina hacia Colombia, repercusiones en el precio de la cocaína en EEUU

Risultati immagini per marcha PSUVpor Luis Salazar

José Vicente Rangel, comunicador y analista político, en un excelente artículo: “Atacará Colombia” (https://www.aporrea.org/tiburon/a268428.html), alerta al mundo sobre la agresión que se cierne sobre el país. Tomando el material de José Vicente, analizaremos el impacto que tendrá sobre la economía colombiana, el fin del contrabando de gasolina hacia este país, el cual le cuesta a Venezuela, más diez y seis mil millones de dólares anuales (16000 M/$) en cifras conservadoras, así como las repercusiones en la producción de cocaína y su impacto en el mercado de los EE.UU, con sus más de cincuenta millones de adictos. Dado que, al cortar el suministro de gasolina desde Venezuela, tendrán que pagar la gasolina a precios internacionales lo que repercutirá en el precio de la droga en el mercado norteamericano.

Revisemos algunos datos sobre la producción de cocaína en Colombia, según la oficina de Políticas Nacional para el Control de Drogas en Estados Unidos (Ondcp, siglas en ingles), las hectáreas sembradas de cocaína en Colombia, aumentaron en un once por ciento (11 %), pasando de ciento ochenta y ocho mil (188 000) en el año 2016 a doscientas nueve mil (209 000) en el año 2017, simultáneamente se incrementa la producción de pasta de coca en un diecinueve por ciento (19%), pasando de setecientas setenta y dos (772 T/M) toneladas métricas en el año 2016 a novecientas veinte y uno (921 T/M) en el año 2017. Vallamos a la producción en concreto: Un (1) kilogramo de pasta de coca requiere diez galones de gasolina (10), lo que equivale a treinta y siete punto ocho litros (37.8 L/G), se estima que Colombia en el año 2017 demando treinta y cuatro millones de litros de gasolina (34.000000 M/L), para producir la pasta de coca, en su mayoría robados a Venezuela. (datos MisionVerdad.com)

Como ya citamos, las pérdidas para Venezuela, por el contrabando de combustible superan los diez y seis mil millones de dólares anuales, si las reservas internacionales del país se estiman ocho mil ochocientos millones de dólares (8800 M/$), calibremos la magnitud del robo. David Paravicini experto petrolero venezolano, estima que el contrabando de gasolina a Colombia, podría estar en cuarenta y cinco mil barriles diarios (45.000 B/D), que al llegar a Colombia es legalizado por las empresas: Vetra, PacificRubiales, Petromag, Dalema y EcoPatrol, con legislación expresa de las autoridades del país vecino.

Colombia tiene siete departamentos (estados) que colindan con Venezuela a saber: Guajira, César, Norte de Santander, Boyaca, Arauca, Vichada y Guania, podemos detenernos en el Norte de Santander donde se encuentra la ciudad de “Cucuta”, donde toda la vida económica y social depende de la relación delictual con Venezuela, todo tipo de contrabando, cambio monetario, y demás delitos asociados, solo los llamados “pimpinero” se estima que más de doce mil (12 000) familias viven de este negocio legalizado por la administración de Álvaro Uribe con las llamadas cooperativas.

Podríamos estimar en más de cuarenta, los municipios colombianos viven de la relación incestuosa con Venezuela, en palabras del presidente Nicolás Maduro el país podría estar cargando con más de diez y seis millones de colombianos (16 000 0000), casi un tercio de la población del país vecino y si le sumamos los cinco millones y medio (5 500 M/H) que viven en Venezuela, (los cuales gozan de todos los beneficios y políticas sociales), estamos en presencia de un caso único en la historia de la humanidad. Toda esta situación es la resultante de políticas elaboradas por la oligarquía colombiana para evadir sus responsabilidades y descargarlas sobre Venezuela, aprovechándose de la extensión geográfica fronteriza, dos mil doscientos kilometro (2200 KM/2), junto a las debilidades y corruptelas del Estado Venezolano.

Analicemos superficialmente lo que podría ser, el impacto del aumento del precio de la cocaína en el mercado norteamericano con sus cincuenta millones de adictos (cifra estimada), en el informe de la DEA (Agencia Nacional Antidrogas) del año 2017, señala a Colombia como principal fuente de cocaína para EE.UU, en el documento titulado: “Estimaciones de la Amenaza de las Drogas 2016” (NDTA siglas en ingles), estimando que lo seguirá siendo por los años venideros. Por su parte la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Deleito (ONUDC siglas en inglés), señala que en América del Norte habitan el cuarenta por ciento (40%) de los consumidores de droga del mundo, esta dependencia calcula el valor del mercado mundial de cocaína en ochenta y ocho millones de dólares (88 M/$) a cien millones de dólares (100 M/$) anuales, de los cuales treinta y siete millones de dólares (37 M/$) son aportados por el mercado estadounidense, con un consumo de ciento cincuenta y siete (157 T/M) toneladas métricas para el año 2009. Por su parte la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD siglas en inglés) señala que el cincuenta por ciento (50%), de los consumidores de cocaína del mundo y el setenta y cinco por ciento (75%) de la región se encuentran en EE.UU. (estas cifras son relativas, por la manipulación y ocultamiento del aparato mediático-comunicacional del imperio).

Con estos datos se puede proyectar el tamaño y magnitud del mercado de la cocaína, solo en EE.UU, sin analizar el mercado Europeo en el cual también incursiona la droga colombiana, las repercusiones económicas y políticas se pierden de vista, así que no es casual el magnicidio frustrado contra: nuestro presidente Nicolás Maduro, la primera dama, todo el alto mando militar y demás poderes del Estado, más el cuerpo diplomático acreditado en el país. No es descabellada la acusación del presidente Maduro de la participación del aparato industrial-militar de Colombia (comprobado) y del departamento de Estado norteamericano. La conspiración contra Venezuela y su revolución está más que justificada a la luz de los interese que trastoca el fin del contrabando de gasolina hacia Colombia y su repercusión en el mercado de la droga a nivel internacional.

Si le sumamos que Colombia solo tiene reservas de petróleo para cuatro años, y su modus operandi es el saqueo de Venezuela, la cual tiene reservas para cien años, el cuadro se nos esclarece. Los gobiernos que hacen coro contra nuestra patria, (Grupo de Lima), lo hacen bajo el ofrecimiento de participar en el robo y obtener su parte del botín, no solo de petróleo, sino de: gas, oro, coltán y demás recursos naturales de nuestra patria.

La destrucción de Estado-Nación como ocurrió en la hermana república de Libia está planteado contra Venezuela, alertamos a los Pueblos libres del mundo a toda la humanidad, sobre esta amenaza de las fuerzas oscuras del imperio y el gran capital. La Patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez esta erguida junto a su presidente Nicolás Maduro y no permitiremos hollar el sagrado suelo de la patria, ya derrotamos un imperio y sabremos derrotar al segundo.

El circo mediático a Cúcuta de los “cascos blancos”

Nessun testo alternativo automatico disponibile.por Carola Chávez
tongorocho@gmail.com

Llegaron los Cascos Blancos a Cúcuta. Llegaron a salvar a los “refugiados“ venezolanos que viven allá. Llegaron con sus batas de médico, con sus cascos de marketing, con Gabi Arellano, con Williams Dávila, con unos políticos colombianos que en su casa los conocen, con unas carpas para montar su circo mediático, pero faltaba algo…

“La estrategia de asistencia medica humanitaria que Cascos Blancos desarrolla en Colombia tiene como objetivo atender diariamente a 200 pacientes, priorizando a mujeres en edad fértil, gestantes, lactantes y menores de 17 años provenientes de Venezuela” –escribieron en su cuenta Twitter. Vinieron a atender doscientos pacientes al día, pero justo el día del debut, cuando todos los medios estaban allí para hacer coro en el concierto, cuando aquello tenía que estar abarrotado de venezolanos harapientos, esqueléticos, desesperados, en sus mejores tomas solo logran captar, si mucho, a medio centenar de personas que no pintan las miserias y penurias que los Cascos Blancos y la mediática mercenaria nos quiere contar.

Más al norte, en la misma Colombia, se mueren los niños de desnutrición y al sur, y al oeste de ese país, millones de colombianos sobreviven su condena a la miseria, por los siglos de los siglos; pero ese no asunto los Cascos Blancos, ni del gobierno colombiano. Esos han sido siempre un asunto de Venezuela, que los recibe sin escándalos, sin fotos, sin show, sin Cascos Blancos.

El problema de los Cascos Blancos es que ya sabemos lo que hacen, hemos visto el reguero de sangre que dejan a su paso. Son el cinismo, porque se supone que los médicos salvan vidas, pero estos allanan el camino a la muerte. No son más que terroristas, financiados por la OTAN, disfrazados de doctores, escenificadores de operaciones de falsa bandera, prologuistas de bombardeos “humanitarios”.

En 2017 padecimos una versión tropical y fallida de estos bichos. Eran los Cascos Verdes que, dotados con cámaras Go Pro chísimas, documentaban la violencia que los guarimberos generaban y se la achacaban al gobierno como crímenes de estado. Aquello no cuajó, como no cuajó la guerra que nos querían imponer.

Ahora llegan a Cúcuta, mientras Mike Pence en Manaos, monta otro show igualito, Y la oposición calladita, y el mundial en pleno apogeo. Y creen que nadie se dio cuenta.

 

 

La opinión de un Colombiano viviendo en Venezuela

Colombia: Ucrania latinoamericana y media Luna de Chávez

por Luigi Tini

Los principales objetivos de la dirigencia opositora venezolana y sus aliados internacionales siguen siendo desestabilizar el país hacia una economía precaria y propiciar las condiciones para una invasión militar por la frontera con Colombia.

En las elecciones regionales del 2017 se debe considerar cautamente las victorias de la oposición venezolana. Este análisis, se fundamenta en la zona llamada por el presidente Hugo Chávez en el año 2008 como “media luna”, correspondiente a los estados Táchira, Mérida, Zulia y Apure (más de 2.200 km de frontera colombo-venezolana). De esta franja, actualmente Táchira y Mérida pertenecen a la oposición y, en el caso zuliano deberán celebrarse nuevas elecciones el próximo diciembre.

El opositor Juan Pablo Guanipa del partido Primero Justicia, ganador de las elecciones en el Estado Zulia, mas no juramentado ante la ANC puede estar “jugando a la candelita”. Desde hace décadas, el deseo de la implantación de una zona territorial independiente para la creación de un Estado paralelo, es una ambición colombo-norteamericana. Recuérdese el descarado proyecto del Banco Interamericano de Desarrollo, que proponía fusionar al estado Zulia junto con dos provincias colombianas para que se convirtiera en la “República del Zulia”.

Así, Guanipa puede estar creando el “caldo de cultivo” para dar inicio a una serie de protestas y guarimbas en el Zulia, a las que se le sumarían los Estados Táchira y Mérida para crear más escenarios de desestabilización y violencia.

La “media luna” es sumamente estratégica para Venezuela. Así, puede ser posible el intento de sesionar estos territorios como independientes de Venezuela, impulsar un modelo de desarrollo neoliberal junto con Colombia y abrir los caminos de una posible guerra.

Algunos argumentos deben ser estudiados en la zona de la “media luna”:

– valorar que los estados venezolanos opositores son fronterizos con Colombia;

– considerar que las bases militares norteamericanas se encuentran en Colombia;

– estimar las alianzas estratégicas entre Colombia, USA y la oposición venezolana; 

– analizar que una salida al mar Caribe por el lago de Maracaibo, implica una alianza bélica y comercial directa con países aliados, en perjuicio de Venezuela;

– estimar la asociación oficial de Colombia en la NATO desde el 18 de mayo 2017;

– considerar las graves implicaciones de un posible fracaso del Acuerdo de Paz en Colombia;

– valorar el lavado de las grandes sumas de capital que realizan los narcotraficantes colombianos en esta zona como consecuencia de sus operaciones;

– valorar el intercambio del “Dólar Today” (principal causante de la hiperinflación);

– desarticular el acaparamiento, venta y contrabando de mercancía subsidiada por el gobierno venezolano, incluyendo los hidrocarburos;

– considerar la existencia de 26.000 millones de barriles de petróleo certificados, más de 500.000 millones de barriles de petróleo por certificar en el Golfo de Venezuela y más de 18.000 trillones de metros cúbicos de gas.

Para concluir, la dirigencia opositora sigue utilizando las mismas estrategias fraudulentas de corte neoliberal, conocidas a nivel planetario. Se debe considerar que la “media luna” puede ser el inicio de un modelo militar y económico utilizado actualmente por la Unión Europea-NATO en contra de los intereses de varios países eslavos, como por ejemplo Rusia. La copia de este modelo se aplicaría para intentar seguir desestabilizando a Venezuela y en consecuencia a América Latina.

Politólogo – Analista Internacional

luigi.tini@gmail.com

Colombia: otro crimen de Estado

por los abajo firmantes

Las organizaciones y personas aquí firmantes, CONDENAMOS Y REPUDIAMOS la masacre perpetuada contra la población civil colombiana del día 5 de octubre de 2017, en la comunidad de Alto Mira, Departamento de Nariño, Colombia. CONDENAMOS Y REPUDIAMOS también los hechos delictivos y terroristas del 8 de octubre del mismo año en la misma zona contra ONG y otras organizaciones de carácter civil nacional e internacional.

HECHOS

Efectivamente, desde el 28 de septiembre del año en curso existen manifestaciones pacíficas por parte de campesinos de la zona de Alto Mira. Estas tienen por objetivo de exigir el cumplimiento del Punto Cuarto (4to) de los Acuerdos de paz[1] que se realizaron entre el Gobierno Colombiano y las FARC-EP desde el 2012 hasta el año de 2016[2].

Según las fuentes de las comunidades campesinas, eran las 10 de la mañana del 5 de octubre, cuando para ese momento se contaba con 4 campesinos asesinados y más de 10 heridos por las Fuerzas Militares de Colombia y la Policía Nacional[3]. Al día siguiente se contaban con el preocupante balance de 9 muertos, más de 50 heridos[4], incluyendo un niño desaparecido[5].

Por otro lado, y de manera muy dudosa, surge la versión de las autoridades colombianas quienes le otorgan esta masacre a la disidencia de las FARC-EP. El ejército argumenta que estos últimos atacaron los manifestantes y las fuerzas del Estado con cilindros bomba y ráfagas de metrallas[6]. No obstante, la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria asevera que es una manera más de las autoridades nacionales de evadir su acción desmesurada contra la población. De hecho, las comunidades admiten igualmente que no hay ninguna prueba de artefactos ni de rastro de los mismos y que si el ataque hubiera ido contra las autoridades, hubiese militares o policías heridos[7][8].

Adicionalmente a todo esto, el 8 de octubre de 2017, la Policía antinarcóticos atacó una misión humanitaria que fue previamente informada a todas las autoridades del sector. A pesar de esto y de anunciar en voz alta que eran una comisión humanitaria, la policía procedió a disparar con tres lanzas balas aturdidoras. El objetivo de la comisión era verificar y dialogar con las comunidades sobre lo ocurrido el 5 de octubre de 2017 en la zona. Antes de emprender la caminata hacia el lugar de los hechos, el ESMAD amenazó advirtiendo que si continuaban les iba a pasar algo. Esta última estaba compuesta por defensores de DDHH, miembros de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA (MAPP/OEA), miembros del Alto Comisionado de Justicia de Derechos Humanos para Naciones Unidas (OACNUDH), defensores de DDHH y personal de la Gobernación del Departamento de Nariño[9][10].

El 9 de octubre del 2017, la Cumbre Agraria reveló también que aún había enfrentamientos entre las autoridades colombianas y los campesinos en la zona de Tumaco en el marco de la erradicación forzada de la zona.

NORMAS INTERNAS Y EXTERNAS VIOLADAS

Internas

La carta magna colombiana indica que son fines fundamentales servir a la comunidad, fomentar el bienestar general y proteger a todas las personas que residen en territorio colombiano en su vida, honra y otros derechos y libertades para asegurar el Estado social de derecho[11]. De esta manera, el derecho a la vida es inviolable[12] y nadie debe ser sometido a los malos tratos. Por otro lado, la carta magna estipula en su artículo 20 que toda persona tiene el derecho a opinar y expresar libremente sus pensamientos e ideales. Así, la paz se hace un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento[13]. El pueblo en su soberanía, tiene también garantizado el derecho a la libre asociación para el desarrollo de las distintas actividades que las personas efectúan en sociedad[14]. Es de recordar igualmente que el artículo 44 de la constitución nacional garantiza los derechos básicos de los niños.

Externas

La declaración Universal de los Derechos Humanos garantiza el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de los individuos[15]. Esta misma declaración indica también que nadie puede ser sometido a tratos inhumanos, degradantes y crueles[16]. Todo ello sin distinción alguna[17]. El artículo 19 de la misma garantiza a todos los seres humanos la libertad de expresión lo que incluye no ser molestado a causa de sus opiniones, de las investigaciones e informaciones que lleve a cabo para dichos efectos. Para terminar, el artículo que le sigue al último enunciado garantiza a las personas la libertad de reunión y de asociación pacífica.

CONCLUSIONES

Es evidente que las políticas de terror estatal siguen vigentes en el territorio nacional. Se ve un gobierno poco comprometido con destruir de raíz la injusticia social, factor que ha llevado a la república en toda su existencia a una guerra sin par. Esta última, siendo un negocio que solo beneficia países poderosos y regímenes antidemocráticos de este mundo.

Las actitudes belicistas y terroristas ocurridas desde que se firmó el acuerdo de paz, llevan una firma muy lamentable llamada “fascismo”. Evidentemente, ¿qué ejército o policía del mundo dispararía contra su propio pueblo, si no es una fuerza estatal guiada por el terror, por la injusticia, por la discriminación, por los intereses económicos de unos pocos y un fascismo similar al del régimen alemán de 39-45?

Es irresponsable que un gobierno presidido por un “nobel de paz”, promueva actos de guerra. Sus hechos asesinos ponen en duda ese título y la capacidad de gobernar un país por la vía más justa y correcta de hacer patria: escuchando al pueblo colombiano de toda índole, incluyendo al indígena y al negro que sediento de paz con justicia social, es masacrado de manera vil y humillante por aquellas fuerzas que deberían protegerlo.

Anunciamos que tanto y cuando el gobierno colombiano no aclare y no cese de tener nexos con el paramilitarismo, instrumento genocida e injusto de las políticas del Estado Colombiano, siempre habrá una reacción que triste y probablemente será violenta.

RECOMENDACIONES

Hacer las investigaciones pertinentes para condenar y castigar los actos delictivos y terroristas de los miembros de la fuerza pública realizados el 5 de octubre y el día 8 del mismo mes.

Reconocer la presencia del paramilitarismo en Colombia quien desde su existencia siempre ha servido, sin ideología alguna, a mantener por la fuerza y el terror los intereses de grandes multinacionales, apoderados y gamonales del país.

Velar porque los derechos de opinión y expresión que tiene el pueblo colombiano al sentirse inconforme con las políticas que responden solamente a un menor sector de la sociedad colombiana sean garantizados.

Que se cumplan con todos los puntos acordados en el proceso de paz. Tanto en lo concreto como en lo que tiene que ver con la agenda de este último.

Que se le garantice a las ONG y otras entidades nacionales e internacionales el derecho a realizar su trabajo en aras de promover la paz con justicia social que anhelan los colombianos y en general el pueblo latinoamericano.

Que cesen todo tipo de masacres, asesinatos selectivos y torturas contra el pueblo colombiano y contra todo aquel que piense diferente al gobierno y a los grupos de extrema derecha.

Que combata fuertemente todo tipo de terrorismo y promueva de manera clara y honesta todas las políticas suficientes que erradiquen la pobreza y la desigualdad. Factores que siempre nos han llevado a una guerra donde bastante sangre se ha derramado.

Exigirles a los medios de Comunicación más poderosos de Colombia que no sesguen la realidad social, económica, política y cultural promoviendo políticas de odio y de guerra en sus noticias y programaciones nacionales a internacionales donde no se informa, sino que más bien se desinforma.

 

Hecho en Ginebra (CH), a los diez (10) días del mes de octubre de 2017

Personas Firmantes

  1. Eladio Tovar – Economista (España).
  2. Ciro Brescia – Activista (Italia).
  3. David Lopez (Suiza).
  4. Lucía Martínez Vargas (Venezuela).
  5. Vladimir Ibarra Díaz (Venezuela).
  6. Eliécer Jiménez Julio, periodista exiliado político (Suiza).
  7. Ynes Gerardo (República Dominicana).
  8. Khrystina Kolodchak (Ucrania)

 

Organizaciones firmantes

  1. Plataforma Juvenil para el Poder Popular (Internacional).
  2. Aipazcomun Suiza (Suiza).
  3. Maloka Neuchatel (Suiza).
  4. ALBAinformazione – per l’amicizia e la solidarietà tra i popoli (Italia).
  5. Swedish Solidaritate Organisation (Suecia).
  6. Asolatino (Suiza).
  7. Constituyentes Exiliados Perseguidos por el Estado Colombiano (Suiza).
  8. Observatorio ddhh U.Distrital Bogotà, Capítulo Europa (Europa).
  9. Solidaridad Latinoamericana (Suiza).
  10. Partido Comunista Colombiano en Suiza (Suiza).
  11. On y va (Suiza).
    __
    Para sumarse entrar en este enlace

___

[1] COCCAM. Movimiento de Campe

[2] TELESUR. Colombia y los diálogos de paz, (en línea). 2015. 2017. https://www.telesurtv.net/telesuragenda/Colombia-tres-anos-de-avances-en-dialogos-de-paz-20141119-0011.html.

[3] Idem ref 1

[4] SEMANA. ¿Quien mato a los campesinos en Tumaco? Continúan versiones encontradas.

[5] EL ESPECTADOR. «Una masacre, esto no tiene un nombre distinto»: Diana Montilla, (en línea). 2017. https://www.elespectador.com/noticias/judicial/una-masacre-esto-no-tiene-un-nombre-distinto-diana-montilla-articulo-716731.

[6] EJÉRCITO NACIONAL DE COLOMBIA. Comunicado de prensa, (en línea). 2017. https://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=423882.

[7] Idem ref 4.

[8] CARACOL. « Los policías nos dispararon a los campesinos » : sobreviviente de masacre en Tumaco, (en línea). 2017. https://noticias.caracoltv.com/colombia/los-policias-nos-dispararon-los-campesinos-sobreviviente-de-masacre-en-tumaco.

[9] NODAL. Violencia estatal en Colombia: la policía ataca misión humanitaria en Tumaco y asesina a periodista indígena en el Cauca, (en línea). 2017. https://www.nodal.am/2017/10/violencia-estatal-colombia-la-policia-ataca-mision-humanitaria-tumaco-asesina-periodista-indigena-cauca/.

[10] CONTAGIO RADIO. Policía ataca a misión humanitaria en el lugar de la masacre de Tumaco, (en línea). 2017. http://www.contagioradio.com/policia-ataca-mision-humanitaria-47729-articulo-47729/.

[11] CONSTITUCIÓN COLOMBIANA. Art 2.

[12] CONSTITUCIÓN COLOMBIANA. Art 11-12.

[13] CONSTITUCIÓN COLOMBIANA. Art 22.

[14] CONSTITUCIÓN COLOMBIANA. Art 36.

[15] DUDH. Art 3.

[16] DUDH. Art 5.

[17] DUDH. Art 7.

Colombia: Appello a sostegno del Sì alla Pace

da change.org

Noi firmatari uniamo le nostre volontà nell’impegno di contribuire ad una soluzione politica al conflitto che da oltre cinquant’anni affligge il popolo Colombiano.

Coscienti che la pace con giustizia sociale, dignità e sovranità per la Colombia è un tema d’importanza strategica per tutta l’umanità, che ènecessario sensibilizzare l’opinione pubblica assieme al maggior numero di parlamentari di tutti gli schieramenti politici, ai leader e militanti delle organizzazioni di volontariato, delle organizzazioni sindacali, di tutte le confessioni religiose per appoggiare il processo di pace ed il post-conflitto.

Ci uniamo a quanti nel mondo vogliono una chiara vittoria del SÌ al referendum che si svolgerà il 2 ottobre in Colombia sull’ accordo di pace   tra il governo Colombiano e le Forze Armate Rivoluzionarie della Colombia (FARC-EP) sottoscritto all’Avana Cuba il 26-9-2016.

Dichiariamo il nostro appoggio al processo di pace e alla soluzione politica del conflitto armato, che in 50 anni ha provocato 220.0000 morti, 25.000 scomparsi, oltre 6 milioni di rifugiati interni ed oltre 400.000 esuli. 

Appoggiamo la campagna che realizza il Foro Internazionale delle Vittime, in Colombia e in oltre 20 Paesi, per unire i familiari di tutte le vittime, nella costruzione della pace, nella ricostruzione della memoria storica del conflitto e per ottenere una giusta compensazione per i danni subiti.

Per la pace con giustizia sociale in Colombia e nel mondo.

Primi firmatari:

 

Zanotelli Alex, Missionario comboniano.

Agnoletto Vittorio, medico, già parlamentare europeo, prof. Università degli Studi di Milano

Stefano Fassina, deputato Sinistra Italiana

Giovanna Martelli, deputato Sinistra Italiana

Basso Piero, Costituzione e Beni Comuni

Biacchessi Daniele, giornalista, scrittore, autore di cinema e di teatro di impegno civile

Camposampiero Anna, Resp. Esteri Federazione Milano PRC-SE

Ceriani Jorge, Casa del Popolo Torpignattara

Consolo Marco, analista internazionale

Del Roio Jose Luíz, già parlamentare

Ferrero Paolo, Segretario Nazionale PRC-SE

Gesualdi Franco, coordinatore Centro Nuovo Modello di Sviluppo.

Giudici Roberto, Fiom Milano

Grandi Cristina, Radio Redonda

Iacovino Luciano, Ass. La Villetta per Cuba

Limonta Paolo, maestro elementare e Consigliere Comunale a Milano

Mantovani Ramon, già parlamentare

Marcelli Fabio, Associazione Internazionale Giuristi Democratici 

Meriggi Maria Grazia, professoressa di storia, Università di Bergamo

Molinari Emilio, Contratto Mondiale per l’acqua

Muhlbauer Luciano

Notarianni Maso, giornalista

Pesce Tiziana

Piccardi Silvano, attore e regista

Pisa Gianmarco, Istituto Italiano di Ricerca per la Pace

Rizzo Basilio, Consigliere Comunale a Milano

Russo Spena Giovanni, già parlamentare

Somoza Alfredo Luis, presidente ICEI

Torelli Massimo, L’altra Europa con Tsipras

Zanchetta Aldo, Presidente Fondazione Neno Zanchetta

 

Associazione Pisorno

GIGA (Gruppo Insegnanti di Geografia Autorganizzati)

Gruppo Argentini per la Verità Memoria e Giustizia

Collettivo Beli

Comitato Immigrati in Italia (CII)

Rete Caracas ChiAma

Il rombo degli aerei sulla pace

di Geraldina Colotti – il manifesto 

Colombia, 28sett2016.- Da Cartagena al referendum del 2 ottobre.

Lunedì sera, in Colombia, una piazza stracolma vestita di bianco ha accolto la storica firma degli accordi di pace tra governo e Farc. In Plaza de la Banderas, a Cartagena, gran maestro di cerimonia, il presidente Manuel Santos, attorniato dai capi di stato di tutto il continente. Al suo fianco, il Segretario delle Nazioni unite, Ban Ki-moon e i rappresentanti dei paesi facilitatori che hanno accompagnato quattro anni di negoziato: Norvegia, dove hanno avuto inizio i colloqui tra le parti, Cuba, che ha ospitato le trattative, Venezuela, la cui diplomazia di pace ha messo in moto i dialoghi, e Cile. Il comandante Rodrigo Londoño (Timoshenko) ha rappresentato la controparte, la guerriglia marxista delle Forze armate rivoluzionarie colombiane (Farc).

Si chiudono così, almeno sulla carta, 52 anni di conflitto armato. A seguire, il referendum del 2 ottobre che passerà la parola ai cittadini. Le inchieste dicono che voterà a favore il 72%. In sospeso, le trattative con l’altra guerriglia storica, quella guevarista dell’Eln, che ha rispettato la cerimonia con una tregua, ma che non ritiene soddisfacenti gli accordi dell’Avana.

I negoziati tra Eln e governo si sono aperti il 30 marzo a Caracas, e subito arenati. Oltre i simboli e le cerimonie, in un paese di profonde e pervicaci storture, il post-accordo è tutto da costruire. A Cartagena, le Forze armate, ci hanno tenuto a farlo sapere, interpretando una scena centrale, che ha condensato più di tutte le minacce incombenti sull’accordo. Mentre Timoshenko terminava il suo discorso, svestendo di retorica la parola pace, tre aerei da guerra si sono alzati in volo in un fragore assordante.

Il leader delle Farc è apparso sorpreso, poi ha ripreso il controllo: “Questa volta vengono a salutare la pace e non a scaricare bombe”, ha affermato. Si riferiva agli attacchi aerei che, per tanti anni, hanno falcidiato la guerriglia con omicidi mirati e bombardamenti a tappeto finanziati dai miliardi Usa del Plan Colombia, ora rinnovato in altre forme. Attacchi particolarmente intensi quando Santos è stato ministro della Difesa di Alvaro Uribe.

Il presidente ha rivendicato il suo ruolo di “ferreo avversario” della guerriglia “in tempo di guerra”. Ma “questi aerei erano un saluto alla pace”, ha detto oscillando tra grandi questioni e retorica da cerimonia: con un occhio al Nobel e l’altro alle alleanze del continente che gli sono proprie (quelle neoliberiste). Dopo un omaggio a Garcia Marquez, ha ribadito la “distanza profonda” che esiste tra il suo modello di società e quello avanzato dalle Farc e dalla sinistra, ma ha affermato di essere disposto a difendere “il diritto delle Farc a esprimere le proprie opinioni in democrazia”, e ha accompagnato il grido della piazza “Mai più guerra”.

Un auspicio che Timoshenko ha prospettato con realismo, rinnovando l’impegno delle Farc a proseguire in altre forme la lotta per i medesimi ideali: “Questo non è un abbraccio tra il capitalismo e il socialismo – ha affermato – continueremo a batterci per i nostri ideali, per una società senza discriminazioni, che metta fine al patriarcato, alla guerra, strumento favorito dei potenti per imporre con la forza e la paura l’ingiustizia ai più deboli”.

Poi, Timoshenko ha reso onore agli assenti: al fondatore delle Farc, Marulanda, ai comandanti uccisi, ai prigionieri politici, e ha chiesto perdono “per il dolore provocato”. Le Farc – ha promesso – lavoreranno “per la rinascita etica della Colombia, rinnovando gli ideali di Eliecer Gaitan”, il leader liberale il cui assassinio, il 9 aprile del 1948, sancì la chiusura degli spazi di agibilità democratica per l’opposizione in Colombia. Timoshenko ha ringraziato in particolare l’apporto di Cuba e del Venezuela, ricordando l’impegno di Hugo Chavez, rinnovato da Nicolas Maduro.

Dietro le quinte della cerimonia, intanto, continuava la guerra sporca contro il governo bolivariano. Mentre Maduro incontrava John Kerry a margine dell’evento, il presidente del Perù Pablo Kuczynski (uomo del Fondo monetario internazionale) dichiarava: “La mia agenda è quella di parlare con i leader di Brasile, Cile, Colombia e Messico per promuovere una risoluzione comune e arrivare a una transizione ordinata in Venezuela, nei prossimi mesi o entro il 2019”: il progetto avanzato dalle destre venezuelane.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: