Germán Ferrer: entre un millón de amigos y un principio…

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Viernes 18 de agosto de 2017

Entre un millón de amigos y un principio…

Hoy prescindo una vez más del plural mayestático, pues hay mucho de personal en este Análisis. El Comandante Chávez dijo alguna vez: “Entre un millón de amigos y un principio, me quedo con el principio”. Claro, de esta manera también ponía en lugar especial ese valor venezolano tan apreciado y respetado, la amistad. Fue tan fiel a ese valor, que sus amigos que lo traicionaron no escucharon nunca de su boca ni una ofensa ni un reproche. Por ejemplo, jamás salió de él una palabra amarga contra Luis Miquilena, un caso emblemático aunque no el único.

Para mí fue doloroso hacer la señal de costumbre para aprobar el allanamiento de la impunidad de Germán Ferrer, amigo desde hace al menos 40 años, cuando nos conocimos en el Cuartel San Carlos. A mí me regaló más de una muestra de generosidad y solidaridad, lo digo sin que me quede nada por dentro. Participó de la lucha armada en los años 60-70 del siglo pasado, siendo aun muy joven y fue fundador de un interesante movimiento social, la Asociación Nacional de Redes y Organizaciones Sociales, ANROS, con el cual colaboré más de una vez, y hoy venida a menos por la derivación política hacia la derecha del “Chino”. En 2003, organizamos juntos la Asamblea Nacional Pueblo Dueño de PDVSA, un magnífico y nutrido evento con representación nacional que contó con todo el apoyo de Alí Rodríguez Araque, para respaldar a la Nueva PDVSA después de haber sido derrotado el sabotaje petrolero. Amigos, compañeros de luchas y vicisitudes. Por eso me pesó tanto el brazo cuando tuve que levantarlo para sellar su destino junto al resto de los constituyentes ¿qué podía hacer?: entre un millón de amigos y un principio, me quedo con el principio, lo digo con el corazón herido y en la mano.

Yo, por supuesto, no estoy juzgando al Chino con relación a los hechos que se le imputan, aunque por diversas razones lo considero altamente sospechoso, pero no me corresponde a mí determinar culpas. La decisión de la Constituyente de ayer tampoco es un juicio, sino más bien una medida para facilitar la acción de la justicia y para respaldar la decisión del TSJ de adelantar averiguaciones tras una denuncia sobre la existencia de una red de extorsión que presuntamente tenía como eje a la Fiscalía General de la República.

Es mi deseo que mi amigo use su pasaje por este infierno para reflexionar. Lo último que quiero es que la vida se le convierta en una pesadilla. Si yo fuera él, afrontaría a la justicia, aunque fuera culpable o inocente. Asumiría mis actos, fueran dolosos o no, daría la cara, no me pondría en fuga. Pero esas son sus decisiones, no las mías.

Por otro lado, ayer se dieron intervenciones muy interesantes y aleccionadoras, destacando la de Herman Escarrá, quien dictó una verdadera cátedra constitucional. Yo, como él, abjuro de la odiosa figura de la inmunidad parlamentaria. Se dice que esta existe para proteger políticamente a los legisladores de posibles persecuciones por parte de gobiernos autoritarios. Es un argumento que la Historia hace fútil ¿Acaso le importó a Rómulo Betancourt esa previsión cuando decidió perseguir durante su gobierno a los parlamentarios comunistas? Ante una tiranía, no hay protección legal que valga. Más bien, entonces, la inmunidad parlamentaria termina siendo un privilegio injusto, patente de corso para delinquir. Es la consagración de la diferencia entre delincuentes pobres y delincuentes de cuello blanco.

No puedo alegrarme por lo que le ocurre al Chino Ferrer, pero no por ello podía dejar de cumplir con mi deber, eso está claro ¿Qué puede haberle pasado a un luchador social de tan larga data? ¿Cómo llegó a sentarse en la misma tribuna con la flor y nata del fascismo y de la traición a la Patria? No le critico que se haya separado políticamente del Gobierno, ese es su derecho inalienable ¿Pero hacerle coro a Julio Borges, a Henrique Capriles Radonski, a Freddy Guevara?

Voy a cerrar parafraseando el poema “Píntame angelitos negros”, de Andrés Eloy Blanco: ¡Ah, mundo! El Chino Ferrer, la mano que le pasó, se le murió su pasado, sí señor. Lo siento en el fondo del alma. 

ANC y Regionales

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 17 de agosto de 2017

La MUD y el chavismo: nada está escrito

La extrema complejidad del escenario político actual dificulta la proyección de escenarios futuros. Es verdad que la Revolución ha venido obteniendo victorias sobre la fallida alianza opositora, pero acaso el principal de nuestros lauros está aún por consolidarse: el renacimiento de la esperanza nacional y la recuperación de la confianza popular mayoritaria en la Revolución Bolivariana.

En el ámbito externo, el extremismo supremacista que gobierna hoy en Estados Unidos aumenta la incidencia de sus intrigas contra Venezuela, marcadas recientemente por la gira del vicepresidente yanqui Mike Pence por varios países latinoamericanos cuyos gobiernos le han mostrado sumisión y respaldo, a pesar de las declaraciones contra la amenaza militar planteada por Donald Trump, quien no se ha desdicho en modo alguno. Afortunadamente, tales amenazas armadas no parecen tener ninguna oportunidad de concretarse en lo inmediato, apareciendo como más probables las agresiones políticas, ya en curso, y el aumento de la presión en lo económico contra nuestro país. Las opciones del Imperio, no obstante, no apuntan a ser eficaces como para causar mayor preocupación en el Gobierno Bolivariano. El imperialismo se muestra desafiante, pero, a decir verdad, no está tan fuerte el tigre como aparentan sus rugidos, entre otras cosas por los importantes apoyos mundiales que ostenta nuestra nación.

Fronteras adentro, la situación no deja de ser complicada. Las dos principales fuerzas que pugnan por el poder viven diferentes situaciones. La MUD se ve debilitada por las derrotas que le han venido en seguidilla. Habiendo sido sus recientes fortalezas básicamente circunstanciales, su capacidad de recuperación es mucho menor que la que muestra el chavismo ante las dificultades. En cuanto a este último, vive un muy buen momento, luce victorioso ante el enemigo y presenta signos de recuperación, pero aun no puede dar el mandado por hecho, ya que también hay allí debilidades.

La actual situación de la MUD se hace patente en la sincera y dolorosa decepción que mostró el opositor Wuilly Arteaga al salir de prisión el día de ayer. Este personaje se hizo conocido por tocar el violín en las protestas callejeras de reciente data.

Hoy carga contra los voceros políticos de la MUD acusándolos de falsos y decepcionantes, y preguntando “¿Qué más necesitan los líderes políticos? ¿Cuántos muertos más quieren? ¿Cuántos presos más quieren para dejar de ser tan falsos? Los verdaderos héroes están presos, están muertos”.

También el editorial de hoy del diario fascista El Nacional desdice de la MUD.

Como se sabe, este diario integra el grupo de los más radicales de la oposición y a menudo se presenta cercano a las posiciones extremistas de María Corina Machado. En el editorial de marras se asevera que la MUD “ha perdido mucho del favor popular que antes la acompañaba. Basta con mirar las reacciones de la ciudadanía en las redes sociales para darse cuenta de una pérdida de reconocimiento que, si no es avasalladora del todo, no deja de ser preocupante. Los soportes que tenía se han debilitado, y los afectos que la acompañaban son ahora cada vez más tibios y renuentes”.

Por su lado, el chavismo sin duda está en mejores condiciones que hace unos meses. Un factor determinante de su recuperación en cuanto a la iniciativa política ha sido la excelente convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente hecha por el presidente Maduro, seguida de una muy buena respuesta popular en las elecciones del 30 de julio y de su instalación exitosa, con muestras cada vez más claras de legitimidad, a pesar de los ataques aun vigentes del imperialismo y sus aliados, y de la derecha criolla.

Sin embargo, no todo resplandece en los parajes del chavismo. Su talón de Aquiles sigue siendo la economía cotidiana, lo que vive el pueblo trabajador cada vez que se aventura en la selva de los comercios para proveerse de los distintos bienes de consumo, sobre todo los alimentos y las medicinas. Superado relativamente el desabastecimiento, persiste y se agrava la situación inflacionaria y se mantiene el descontento popular ante la vorágine insoportable de los aumentos constantes y desmedidos de los precios.

Estamos en el preámbulo de unas decisivas elecciones regionales, en el sentido de la situación en que irán a quedar las fuerzas enfrentadas en el campo de batalla. El chavismo las enfrenta en mejores condiciones que la MUD, pero no está dicha la última palabra. Uno de los factores más relevantes en el escenario actual es sin duda la Asamblea Nacional Constituyente. Hasta ahora ha tomado muy acertadas e importantes decisiones políticas, pero las expectativas del pueblo, sobre todo en el ámbito económico, aun no se cumplen. Como ha dicho con tino Oscar Schemel, la gente está un poco cansada de las explicaciones y quiere soluciones. Si la gente no le ve el queso a la tostada de la Constituyente en lo que respecta a la economía cotidiana, en las regionales nos podría salir el tiro por la culata. A pesar de que lucimos en ventaja, digamos una vez más que nada está escrito.

Trump y El Nacional

L'immagine può contenere: una o più persone, folla, fiore e spazio all'apertodi Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 16 de agosto de 2017

Gringo, mátame suavemente

Las declaraciones de Donald Trump en las que profiere la amenaza militar contra nuestro país han removido las distintas posiciones, poniendo en aprietos a quienes respaldan la intervención yanqui en América Latina pero tratan hipócritamente de guardar las formas para no quedar en evidencia. Es el caso de gobiernos como los de Colombia, Chile y Argentina que reciben al segundo de Trump, se dejan acariciar la cabeza y asienten con sumisión a las insolencias de Mike Pence contra Venezuela. Que los gringos intervengan, pero que no echen tiros por ahora, porque los lacayos no van a aceptar que el presidente yanqui los deje desnudos ante sus pueblos.

A lo interno, las reacciones son aparentemente variadas. Van desde la relativa contundencia de Henry Falcón, pasando por el vergonzoso comunicado de la MUD, las declaraciones del mismo tono del cura fascista Urosa Savino, los apoyos poco disimilados a la injerencia gringa y los muy malos disimulos de medios como El Nacional.

Precisamente, el editorial del día de ayer del diario fascista El Nacional nos da pie para algunas citas y comentarios en nuestro Análisis de hoy. Empecemos con esta perla: “Los republicanos y los demócratas saben cómo se bate el cobre de los negocios políticos, es decir, cómo es más la bulla que la cabuya en el predicamento de un jefe deslenguado y egocéntrico, pero aquí tenemos ganas de tomarlo en serio”. Con ese tonito irónico propio de la clase media supremacista, el editorial coloca las amenazas de Trump en el plano de las locuras de un individuo y se burla de la respuesta firme, soberana, patriótica de la mayoría de los venezolanos y de nuestro Gobierno.

El Nacional no puede sino aparentar un patriotismo que le es ajeno, al igual que a los gobernantes de la derecha latinoamericana: “Aun cuando estemos ante una declaración irresponsable, debemos rechazarla en forma inmediata y enfática… los países latinoamericanos relacionados con la crisis venezolana han manifestado su desacuerdo con la amenaza de Trump. Ya pasó el tiempo del gran garrote y de las invasiones armadas, han declarado al unísono. Se trata de una conducta que no puede pasar inadvertida en el norte, ni entre los venezolanos”. Lamentablemente, los redactores saben muy bien que no ha pasado el “tiempo del gran garrote”, aunque ciertamente ese garrote a veces es envuelto con una especie de forro amortiguador, no porque los yanquis tengan algún prurito en invadir países y masacrar pueblos, sino porque las circunstancias los obligan a alternar los métodos.

Acercándose al verdadero espíritu que mueve al editorial, se asienta allí que “La declaración le viene como anillo al dedo a Maduro. El muchacho que llora y la mamá que lo pellizca. Las palabras del plutócrata convertido en inquilino de la oficina oval alimenta la retórica agotada del sujeto sin ideas que pernocta en Miraflores… Ahora puede divulgar la imagen del gran garrote que ha formado parte de sus peroraciones sin sentido”. Así se va aclarando el objetivo principal del diario de Puerto Escondido: la denuncia del imperialismo sería una perorata de Maduro y el gran garrote yanqui una elucubración “sin sentido”. Son vainas de Trump, pero el imperialismo no existe. Así se pretende desarmar a un pueblo, anular toda prevención ante el matón que -tiene razón el presidente yanqui- tiene armas regadas por todo el mundo, hasta en los lugares más lejanos.

La verdad verdadera es que la acción intervencionista imperial, que es más que una simple amenaza, sigue avanzando, con el beneplácito de los lacayos del continente: el vicepresidente Mike Pence aseguró ayer que Estados Unidos “no puede quedarse de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba”. Tras reunirse con el cipayo Mauricio Macri, Pence invitó a los países de la región a tener la “certeza de que Estados Unidos va a continuar implementando todo el rigor de su poderío económico y diplomático” hasta que se reinstaure la “democracia” en Venezuela.

Por supuesto, los títeres del patio siguen alentando la intervención imperialista, convirtiéndose cada vez más en reos de traición a la Patria. El terrorista vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, afirmó ayer que “Las calles están apagadas, pero hoy el mayor elemento de presión es la comunidad internacional, ellos (el Gobierno) no saben lo que son las sanciones impuestas, esto va a escalar, miren a Irán que tenía una amenaza nuclear y tuvo que ponerse en el carril… Ya no tenemos una comunidad internacional que se expresa en los medios sino que ya emite sanciones… todo lo que ocurrió, todo el sacrificio no ha sido en vano, para lograr la salida de la dictadura”. Bien, como reza la consigna callejera, para meternos a nosotros “en el carril” van a tener que echarle bolas, como ha quedado demostrado.

Por su parte, el terrorista fugitivo Ramón Muchacho, destituido alcalde del municipio Chacao, uno de los centros de la violencia guarimbera derrotada, aseveró desde Miami que en la Venezuela actual no hay posibilidad de una salida democrática.

Entrevistado en el programa Conclusiones de CNN en Español, se dio el tupé de declarar que aunque no cree que la opción de intervención militar sea lo más idóneo para el país, la misma puede ser “inevitable” para Estados Unidos y que, en efecto, Venezuela “es un peligro para América Latina”.

El editorial de El Nacional no deja de justificar el intervencionismo imperial, a pesar de la pose “nacionalista” ante la metida de pata de su amo Donald Trump: “pese a la trivialidad del amenazador, ciertamente se sigue con atención en Estados Unidos lo que pasa en Venezuela, según lo prueban las medidas tomadas por el Departamento del Tesoro contra numerosos burócratas de la dictadura que, hasta ahora con total impunidad, han violado derechos humanos y han cometido numerosas tropelías contra la sociedad”. O sea, parafraseando la conocida canción de Roberta Flack: “mátame suavemente”.

La solidaridad como acto de justicia: Venezuela

L'immagine può contenere: 1 persona, occhialipor David Gomez Rodriguez

@davidgomez_rp

La solidaridad no es un asunto utilitarista sino un acto que nace de un compromiso ético. Cuando decimos Venezuela debemos básicamente pensar en los principios que sustentan nuestra moral. En tal sentido, a los revolucionarios y las revolucionarias del mundo les exigimos manifestarse en contra del imperialismo y la muerte.

No es un asunto que debamos tratar desde las conveniencias políticas, estamos hablando de que el gobierno norteamericano ha amenazado de forma directa a un pueblo en revolución de ser intervenido militarmente, estamos hablando de que la quema de chavistas forma parte de una manifestación del fascismo y el odio de la derecha en Venezuela, estamos hablando de que los medios de comunicación mienten descaradamente sobre la realidad del país en donde vivo, estamos hablando de una guerra que se fragua en el territorio donde se encuentra la reserva de petróleo más grande del planeta y donde vive un pueblo que ha resuelto con el espíritu de Bolívar ser libre por siempre.

A aquellos que quieran seguir asumiendo análisis sesudos en torno a la democracia-dictadura de Maduro valdría la pena preguntarles qué opinan de la infame dictadura que los EEUU imponen sobre el mundo. No es un asunto en el que debamos hacer el papel de un jurado universitario, no estamos hablando de una tesis sobre el papel de Rousseau en la conformación del Estado, estamos hablando de una agresión imperialista contra un pueblo en revolución. Estamos hablando de que se necesita la voz de la izquierda en el mundo unida y fuerte.

A los revolucionarios y las revolucionarias del mundo les solicitamos que comiencen a hacer actos de cualquier tipo: hagan carteles y tómense una foto solidarizándose con Venezuela, hagan un foro sobre los logros de la revolución bolivariana, vayan hasta la embajada norteamericana y simplemente dejen una carta en repudio a su actitud imperialista, llamen a un camarada del otro lado del mundo y digánle que en América Latina hay un pueblo que está decidido a ser libre, hagan un twit, etiqueten a un amigo en una foto de Chávez, organicen una marcha, pinten un grafiti, insulten en un video a Donald Trump (hay muchas razones para hacerlo) y diga al final “Venezuela estamos contigo”. Cualquier cosa ayuda y es urgente.

No se los pide Nicolás Maduro, ni un Ministro o el jefe de un partido, no, mi nombre es David Gómez Rodríguez y se los pido como un militante más de la izquierda revolucionaria, al que el corazón llenito de rojo le sigue palpitando del lado del amor, se los pide un camarada.

Compártelo con los solidarios como primera acción.

*Escritor del Colectivo Cultural “El Cuarto de los Duendes”

 

Once tesis sobre Venezuela y una conclusión escarmentada

por Juan Carlos Monedero

“Y se empeñaba en repetir lo mismo: “Esto no es como en una guerra… En una batalla tienes el enemigo delante… Aquí, el peligro no tiene rostro ni horario”. Se negaba a tomar somníferos o calmantes: “No quiero que me agarren dormido o amodorrado. Si vienen por mí, me defenderé, gritaré, tiraré los muebles por la ventana… Armaré un escándalo…”

Alejo Carpentier, La consagración de la primavera

1. Es indudable que Nicolás Maduro no es Allende. Tampoco es Chávez. Pero los que dieron el golpe contra Allende y contra Chávez son, y eso también es indudable, los mismos que ahora están buscando un golpe en Venezuela.

2. Los enemigos de tus enemigos no son tus amigos. Puede no gustarte Maduro sin que eso implique olvidar que ningún demócrata puede ponerse al lado de los golpistas que inventaron los escuadrones de la muerte, los vuelos de la muerte, el paramilitarismo, el asesinato de la cultura, la operación Cóndor, las masacres de campesinos e indígenas, el robo de los recursos públicos. Es comprensible que haya gente que no quiera ponerse del lado de Maduro, pero conviene pensar que en el lado que apoya a los golpistas están, en Europa, los políticos corruptos, los periodistas mercenarios, los nostálgicos del franquismo, los empresarios sin escrúpulos, los vendedores de armas, los que defienden los ajustes económicos, los que celebran el neoliberalismo. No todos los que critican a Maduro defienden esas posiciones políticas. Conozco gente honesta que no soporta lo que está pasando ahora mismo en Venezuela. Pero es evidente que del lado de los que están buscando un golpe militar en ese país están los que siempre apoyaron los golpes militares en América Latina o los que priman sus negocios por encima del respeto a la democracia. Los medios de comunicación que están preparando la guerra civil en Venezuela son los mismos conglomerados mediáticos que vendieron que en Irak había armas de destrucción masiva, que nos venden que hay que rescatar a los bancos con dinero público o que defienden que la orgía de los millonarios y los corruptos hay que pagarla entre todos con recortes y privatizaciones. Saber que se comparte trinchera con semejante gente debiera llamar a la reflexión. La violencia siempre debe ser la línea roja que no debe traspasarse. No tiene sentido que el odio a Maduro ponga a nadie decente al lado de los enemigos de los pueblos.

3. Maduro heredó un papel muy difícil -gestionar Venezuela en un momento de caída de los precios del petróleo y de regreso de Estados Unidos a Latinoamérica después de la terrible aventura en Oriente Medio- y una misión imposible -sustituir a Chávez-. La muerte de Chávez privó a Venezuela y a América Latina de un líder capaz de poner en marcha políticas que han sacado de la pobreza a 70 millones de personas en el continente. Chávez entendió que la democracia en un solo país era imposible y puso sus recursos, en un momento de bonanza gracias a la recuperación de la OPEP, para que se iniciara la etapa más luminosa de las últimas décadas en el continente: Lula en Brasil, Correa en Ecuador, Morales en Bolivia, Kirchner en Argentina, Lugo en Paraguay, Mujica en Uruguay, Funes en El Salvador, Petro en Bogotá e incluso Bachelet en Chile referenciaban esa nueva etapa. La educación y la salud llegaron a los sectores populares, se completó la alfabetización, se construyeron viviendas públicas, nuevas infraestructuras, transportes públicos (después de la privatización de los mismos o la venta y cierre de los trenes), se frenó la dependencia del FMI, se debilitó el lazo con los Estados Unidos creándose la UNASUR y la CELAC. También hay sombras, principalmente vinculadas a la debilidad estatal y a la corrupción. Pero haría falta un siglo para que los casos de corrupción en los gobiernos progresistas de América Latina sumen, por citar sólo un asunto, el coste de la corrupción que significa el rescate bancario. La propaganda de los dueños de la propaganda terminan logrando que el oprimido ame al opresor. Nunca desde la demonización de Fidel Castro fue ningún líder latinoamericano tan vilipendiado como Chávez. Para repartir entre los pobres, hubo que decirle a los ricos, de América y también de Europa, que tenían que ganar un poco menos. Nunca lo toleraron, lo que puede entenderse, especialmente en España, donde, en mitad de la crisis, responsables económicos y políticos del Partido Popular robaban a manos llenas al tiempo que decían a la gente que tenía que apretarse el cinturón ¿Iba Chávez ese “gorila” a frenarles sus negocios? Desde que ganó las primeras elecciones en 1998, Chávez tuvo que enfrentarse a numerosos intentos de derribarlo. Por supuesto, con la inestimable ayuda de la derecha española, primero con Aznar, luego con Rajoy, y la ya conocida participación de Felipe González como lobbista de grandes capitales. (Es curioso que el mismo Aznar que hizo negocios con Venezuela y con Libia luego se convirtió en ejecutor cuando se lo ordenaron. Gadafi incluso le regaló a Aznar un caballo. Pablo Casado fue el asistente de Aznar en esa operación. Luego, cosas de la derecha, celebraron su asesinato).

4. Chávez no legó a Maduro los equilibrios nacionales y regionales que construyó, que eran políticos, económicos y territoriales. Eran una construcción personal en un país que salía de tasas de pobreza del 60% de la población cuando llegó Chávez al gobierno. Hay cambios que necesitan una generación. Ahí es donde la oposición pretende estrangular a Maduro, con problemas mal resueltos como las importaciones, los dólares preferenciales o las dificultades para frenar la corrupción que desembocan en desabastecimiento. Sin embargo, Maduro supo reeditar el acuerdo “cívico-militar” que tanto molesta a los amigos del golpismo. Algo evidente, pues Estados Unidos siempre ha dado los golpes buscando apoyos en militares autóctonos mercenarios o desertores. El ejército en América Latina solo se entiende en relación con Estados Unidos. Les han formado, sea en tácticas de tortura o en “lucha contrainsurgente”, sea en el uso de las armas que les venden o en el respeto debido a los intereses norteamericanos. En Venezuela, los mismos que formaron a los asesinos de la Escuela Mecánica de la Armada argentina o que sostuvieron al asesino Pinochet lo tienen complicado (el asalto por parte de mercenarios vestidos de militares a un cuartel en Carabobo buscaba construir la sensación de fisuras en el ejército, algo que a día de hoy no parece que exista). Igual que ha comprado militares, Estados Unidos siempre ha comprado jueces, periodistas, profesores, diputados, senadores, presidentes, sicarios y a quien hiciera falta para mantener a América como su “patio trasero”. El cártel mediático internacional siempre le ha cubierto las espaldas. Es la existencia de Estados Unidos como imperio lo que ha construido el ejército venezolano. Los nuevos oficiales se han formado en el discurso democrático soberano y antiimperialista. Son mayoría. Hay también una oficialidad -la mayoría ya jubilándose- que se formó en la vieja escuela y sus razones para defender la Constitución venezolana serán más particulares. Las deficiencias del Estado venezolano afectan también al ejército, aún más en zonas problemáticas como las fronteras. Pero los cuarteles en Venezuela están con el Presidente constitucional. Y por eso es aún más patético escuchar al demócrata Felipe González pedir a los militares venezolanos que den un golpe contra el gobierno de Nicolás Maduro.

5. A esas dificultades de heredar los equilibrios estatales y los acuerdos en la región (la amistad de Chávez con los Kirchner, con Lula, con Evo, con Correa, con Lugo), hay que añadir que la pugna de Arabia Saudí con el fracking y con Rusia, hundió los precios del petróleo, principal riqueza de Venezuela. Esta inesperada caída del precio del petróleo colocó al gobierno de Maduro en una situación complicada (es el problema de los “monocultivos”. Basta para entenderlo pensar qué ocurriría en España si se hundiera un 80% el turismo por causas ajenas a ningún gobierno. ¿Sacaría Rajoy siete u ocho millones de votos en una situación así?). Maduro ha tenido que reconstruir los equilibrios de poder en un momento de crisis económica brutal.

6. La oposición en Venezuela lleva intentando dar un golpe de Estado desde el mismo día que ganó Chávez. Venezuela fue el mascarón de proa del cambio continental. Acabar con Venezuela es abrir la espita para que ocurra lo mismo en los sitios donde aún no ha regresado el neoliberalismo. A las oligarquías les molestan los símbolos que debilitan sus puntos de vista.Pasó con la II República en 1936, pasó en Chile con Allende en 1973. Acabar con la Venezuela chavista es regresar a la hegemonía neoliberal e, incluso, a las tentaciones dictatoriales de los años setenta.

7. Venezuela tiene además las reservas de petróleo más grandes del mundo, agua, biodiversidad, el Amazonas, oro, coltán -quizá la reserva más grande del mundo de coltán-. Los mismos que han llevado la destrucción a Siria, a Irak o a Libia para robarles el petróleo, quieren hacer lo mismo en Venezuela. Necesitan ganarse previamente a la opinión pública para que el robo no sea tan evidente. Necesitan reproducir en Venezuela la misma estrategia que construyeron cuando hablaban de armas de destrucción masiva en Irak. ¿O no se creyó mucha gente honesta que había armas de destrucción masiva en Irak? Hoy, aquel país antaño próspero es una ruina. Quien se creyó aquellas mentiras del PP, que mire cómo está hoy Mosul. Enhorabuena a los ingenuos. Las mentiras siguen todos los días. La oposición puso una bomba al paso de policías en Caracas y todos los medios impresos publicaron la foto como si la responsabilidad fuera de Maduro. Un helicóptero robado lanzó granadas contra el Tribunal Supremo y los medios lo silencias. Son actos terroristas. De esos que abren portadas y los telediarios. Salvo cuando suceden en Venezuela. Un referéndum ilegal en Venezuela “presiona al régimen hasta el límite”. Un referéndum ilegal en Catalunya es un acto cercano al delito de sedición.

8. El cártel mediático internacional ha encontrado un filón. Se trata de una reedición del miedo ante la Rusia comunista, la Cuba dictatorial o el terrorismo internacional (nunca dirán que el ISIS es una construcción occidental financiada con capital norteamericano principalmente). Venezuela se ha convertido en el nuevo demonio. Así se les permite acusar de “chavistas” a los adversarios y les evita hablar de la corrupción, del vaciamiento de las pensiones, de la privatización de los hospitales, las escuelas y las universidades o de los rescates bancarios. Mélenchon, Corbyn, Sanders, Podemos o cualquier fuerza de cambio en América Latina son descalificados con la acusación de chavistas, ahora que acusar de comunistas o de etarras tiene poco recorrido. El periodismo mercenario lleva años con esa estrategia. Nadie nunca ha explicado qué política genuinamente bolivariana va en los programas de los partidos de cambio. Pero da lo mismo. Lo importante es difamar.Y gente de buena voluntad termina creyendo que hay armas de destrucción masiva o que Venezuela es una dictadura donde, curiosamente, todos los días la oposición se manifiesta (incluso atacando instalaciones militares), donde los medios critican libremente a Maduro (no como en Arabia Saudí, Marruecos o Estados Unidos) o donde la oposición gobierna en alcaldías y regiones. Es la misma táctica que construyó durante la guerra fría el “peligro comunista”. Por eso en España, con Venezuela, tenemos una nueva Comunidad Autónoma de la que solamente falta que nos digan al final de los telediario el tiempo que va a hacer en Caracas ese día. De cada cien veces que se dice “Venezuela”, noventa y cinco sólo buscan distraer, ocultar o mentir.

9. Venezuela tiene un problema histórico que no ha resuelto. Al carecer de minas durante la colonia, no fue un Virreinato, sino una simple capitanía general. El siglo XIX fue una guerra civil permanente, y en el siglo XX, cuando se empezó a construir el Estado, ya tenían petróleo. El Estado venezolano siempre ha sido rentista, carente de eficacia, agujereado por la corrupción y rehén de las necesidades económicas de los Estados Unidos acordadas con las oligarquías locales. El choque entre la Asamblea y la jefatura del Estado actual debiera haberse zanjado jurídicamente. Señales de la ineficiencia vienen siendo evidentes desde hace tiempo. El rentismo venezolano no se ha superado. Venezuela redistribuyó la renta del petróleo entre los más humildes, pero no ha superado esa cultura política rentista ni ha mejorado el funcionamiento de su estado. Pero no nos engañemos. Brasil tiene una estructura jurídica más consolidada y el Parlamento y algunos jueces han dado un golpe de Estado contra Dilma Roussef. Donald Trump puede cambiar a la Fiscal General y no pasa nada, pero si lo hace Maduro, Jefe del Estado igualmente elegido en unas elecciones, se le acusa de dictador. Una parte de las críticas a Maduro son tramposas porque olvidan que Venezuela es un sistema presidencialista. Es por eso que la Constitución permite al Presidente convocar una Asamblea Constituyente. Gustará más o menos, pero el artículo 348 de la Constitución vigente de Venezuela faculta al Presidente en esa tarea, igual que en España el Presidente del Gobierno puede disolver el Parlamento.

10. Zapatero y otros ex Presidentes, el Papa, Naciones Unidas vienen pidiendo a ambas partes en Venezuela que dialoguen. La oposición reunió en torno a siete millones de votos (si bien es más complicado que puedan llegar a ese acuerdo en torno a un candidato o candidata a la Presidencia del país). Maduro, en un contexto regional muy complicado, con fuertes estrecheces económicas que afectan a la compra de insumos básicos, incluidas medicinas, ha juntado ocho millones de votos (aunque sean siete, según las declaraciones tan sospechosas del Presidente de Smarmatic, que acaba de firmar un contrato millonario en Colombia). Venezuela está claramente dividida. La oposición, como otras veces, ha optado por la violencia y luego no entiende que Maduro sume tantos millones de apoyos. Si en España un grupo quemase centros de salud, quemase escuelas, disparara contra el Tribunal Supremo, asaltara cuarteles, contratara a marginales para sembrar el terror, impidiese con formas de lucha callejera el tránsito e, incluso, quemase vivas a personas por pensar diferente ¿alguien se extrañaría que la ciudadanía votase en la dirección contraria a esos locos?

11. Fracasada la vía violenta, a la oposición venezolana le quedan dos posibilidades: seguir con la vía insurreccional, alentada por el Partido  Popular, Donald Trump y la extrema derecha internacional, o intentar ganar en las urnas. Estados Unidos sigue presionando (en declaraciones a un semanario uruguayo, el Presidente Tabaré dijo que votó para expulsar ilegalmente a Venezuela del Mercosur por miedo a las represalias de los países grandes). 57 países de Naciones Unidas han exigido que se respete la soberanía de Venezuela. Como Estados Unidos no logra mayoría para forzar a Venezuela, insiste en inventar espacios (como la Declaración de Lima, sin ninguna fuerza jurídica porque no han conseguido mayoría en la OEA). La derecha mundial quiere acabar con Venezuela, aunque eso le cueste sangre y fuego a la población venezolana. Por eso algunos opositores, como Henry Ramos-Allup, han llamado al fin de la violencia. Venezuela tiene en el horizonte elecciones municipales y regionales. Es el escenario donde la oposición debiera demostrar esa mayoría que reclaman. Venezuela tiene que convocar esas elecciones y es una oportunidad excelente para medir electoralmente las fuerzas. Porque, de lo contrario, el choque que estamos viendo se enquistará y se convertirá en una gangrena terrible. ¿A quién le interesa una guerra civil en Venezuela? No nos engañemos. Ni al PP ni a Trump le interesan los derechos humanos. Si así fuera romperían con Arabia Saudí, que va a decapitar a quince jóvenes por manifestarse durante la Primavera Árabe, o dan latigazos a las mujeres que conducen; o con Colombia, donde van 150 asesinados por los paramilitares en los últimos meses; o en México, donde se asesina cada mes a algún periodista y aparecen fosas comunes con decenas de cadáveres. Penas de 75 años están pidiendo en Estados Unidos contra manifestantes contra las políticas de Trump. Venezuela se ha convertido en España en la 18 Comunidad Autónoma sólo porque el Presidente Rajoy ha tenido que comparecer como testigo por la corrupción en su partido. Es más airoso hablar de Venezuela que de la corrupción de los 800 cargos del PP imputados. Hay ingenuos que les creen. ¿Qué dirán ahora que el grueso de la oposición ha aceptado participar en las elecciones regionales? El pacto entre el PSOE y Podemos en Castilla-La Mancha ha sido presentado por la derecha manchega como el comienzo de la venezonalización de España. Cuánta caradura y cuánta estupidez. Hay gente que les cree. Mientras, el PP guarda silencio ante, por ejemplo, las persecuciones que la dictadura monárquica marroquí hace en España de los disidentes políticos, o encarcela por orden del dictador Erdogan a un periodista crítico con la dictadura turca. ¿Nos va a decir alguien que a estos gobiernos les interesan los derechos humanos?

Conclusión: no hace falta comulgar, ni mucho menos, con Maduro y su manera de hacer las cosas, para no aceptar el golpe de estado que se quiere construir en Venezuela. Estamos hablando de no volver a cometer los mismos errores creyéndonos las mentiras que construyen los medios. Venezuela tiene que solventar sus problemas dialogando. Y es evidente que tiene problemas. Pero dos mitades enfrentadas no van a ningún lado monologando. Aunque a una parte le apoyen los países más poderosos del ámbito neoliberal. Ni el PP ni la derecha quieren diálogo. Quieren que Maduro se entregue. ¿Y cree alguien que los ocho millones de votantes de la Asamblea Constituyente se iban a quedar de brazos cruzados? El nuevo gobierno les reprimiría e, incluso, les asesinaría. Los medios dirían que la democracia venezolana se estaría defendiendo de los enemigos de la democracia. Y volvería a haber gente ingénua que les creería. Desde el resto del mundo, en nombre de la democracia, bastan dos cosas: exigir y alentar el diálogo en Venezuela, y  entender que sería bueno no permitir ni al PP ni a las derechas internacionales, empezando por Donald Trump, reeditar una de sus miserias más horribles que consiste en sembrar dolor en otros sitios para ocultar el dolor que construyen en nuestros propios países.

Entevista a la Hermana Eugenia Russian (Fundalatin)

por Claudia Fanti

10ago2017.- ENTREVISTA A LA HERMANA EUGENIA RUSSIAN PRESIDENTA DE LA FUNDACIÓN LATINOAMERICANA POR LOS DERECHOS HUMANOS Y EL DESARROLLO SOCIAL.
FUNDALATIN

Coordinadora de la Comunidad de Teología de La Liberación Juan Vives Suria
Enviada desde Caracas. República Bolivariana de Venezuela.

1- La iniciativa de una nueva Asamblea Nacional Constituyente fue criticada por la oposición como un golpe, definida ilegal por la Conferencia episcopal, valorada negativamente por el papa Francisco que ha pedido su suspensión, considerada por algunos disidentes de izquierda como una manera de mantener el poder o como una vía ineficaz para resolver los problemas actuales de Venezuela. ¿Cuál es tu opinión?

La convocatoria, a juicio de nuestra comunidad ecuménica, es totalmente Constitucional.
La Asamblea Nacional Constituyente, resulta una responsable acción del Presidente Maduro, como instancia totalmente popular y democrática para detener la espiral de violencia, promover el diálogo amplio y estabilizar al país.

El Presidente Constitucional Nicolás Maduro, promovió varias veces el diálogo democrático como vía para el tratamiento de los conflictos. Se constituyó una mesa de diálogo con la intervención del enviado del Papa Francisco, Tres Expresidentes:

Rodríguez Zapatero, Torrijos y Fernández y la UNASUR como acompañantes internacionales de buena voluntad. Iniciativa que logró en noviembre 2016, un documento conjunto Gobierno Oposición titulado “Convivir en Paz.” Pero esta iniciativa a pesar de la firma de representantes del gobierno y de la oposición, no se cumplió en especial por la oposición, cuya parte más extremista obstaculiza los diálogos.

Después se intentó una Comisión de la Verdad, la Justicia, Reparación de las Víctimas, con participación de representantes del Estado, de organizaciones de las víctimas de la violencia, se invitó a cuatro diputados de la oposición (Los cuales se negaron a asistir) y dos organizaciones no gubernamentales de Derechos Humanos: Red de Apoyo por la Justicia y la Paz y Fundalatin. Esta comisión intentó espacios de encuentro y diálogo.

Comisión que recomendó la sustitución de Casa por Cárcel al opositor Leopoldo López, generador de violencia política desde el 2014. Sin embargo, la respuesta de sectores extremistas de la oposición fue mantener violencia no sólo física, sino también la de generar prédica de odio. Capaz de promover la obstaculización de vías para las personas, quema de vehículos y sedes públicas, chantajes para cerrar negocios a riesgo de asaltarlos. Y lo más dramático: asesinar quemados vivos a personas por parecer afines al gobierno.

2- ¿Qué piensas sobre las denuncias de fraude?

Es parte de la matriz y campaña mediática que se le viene aplicando a Venezuela desde ya hace tiempo, mismo CNE que la oposición habla de fraude, fue el que le avalo sus elecciones primarias, y la de los diputados. Esos resultados fueron respetados y aceptados por el Jefe de Estado.

El Consejo Nacional Electoral representa uno de los 5 poderes del Estado, el Poder Electoral, creado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999. Esta instancia ha promovido más de 18 procesos electorales tanto Presidenciales, como Regionales, así como también Legislativas y también referéndums, El sistema automatizado y con constancia física en papel para las urnas electorales, es continuamente sometido a experticias. En las elecciones hay Observadores Internacionales y además cada cierre de mesa es presenciado por testigos de los diferentes partidos políticos que concurren. Y hay auditorías posteriores sumamente estrictas. este sistema, es reconocido por organismos como el Centro Cárter.

En esta ocasión, para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) la oposición no sólo no participó, sino los sectores más extremistas de ellos, quisieron impedir el derecho humano a la elección de sus autoridades, mediante acciones violentas. Cuestión que, sorpresivamente, resultó respondida por gran parte de la población venezolana con una fuerte votación para que, mediante la ANC, tener una oportunidad para detener la espiral de violencia. A mí, por ejemplo, que me toca votar en una zona que había sido muy acosada por este extremismo opositor que llega a generar acciones terroristas, me tocó votar en el Gimnasio el Poliedro habilitado por el CNE para facilitar la votación en casos como el mío. Y fue tanta la gente que tuve que esperar desde las 6.30 am hasta las 5.30am, en la cola de votación. En un ambiente, curiosamente, muy fraterno.

3- ¿Cuáles son las expectativas del pueblo sobre la Constituyente? ¿Cuáles deberían ser sus principales objetivos?
Como principal objetivo conseguir la paz del país. Actualmente, este sigue siendo el principal objetivo.

La ANC puede generar acciones constituyentes, decretos constituyentes, leyes constituyentes y redactar una nueva constitución que será luego sometida a consulta popular. Actualmente una de las leyes constituyentes que se pone en marcha, es la de la constitución de una Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, precisamente como
vía para detener la espiral de violencia y construir la paz.

En este tiempo también es importante superar grandes problemas existentes, como mejorar el sistema de justicia, superar el burocratismo y contrarrestar los graves efectos de la especulación y acaparamiento generado por el ataque económico por parte de mafias empresariales, con los alimentos y medicamentos. También uno de los grandes objetivos es contrarrestar la distorsión mediática que impide valorar los aciertos que se han tenido y que generalmente no se conocen a nivel internacional, como las misiones sociales en Educación, Vivienda, Salud, Seguridad Social.

Atendiendo a Derechos Humanos urgentes para la vida. Por ejemplo, que, en un país de 30 millones de habitantes, ya se han entregado más de un millón y medio de viviendas dignas para sectores muy pobres. Unido también al reconocimiento de organismos de la ONU en materia de atención a los derechos humanos sociales, como la FAO y la UNESCO.

4- Hay muchas denuncias sobre la destrucción socio-ambiental de los ecosistemas por la explotación minera, a partir del mega-proyecto del “Arco Minero del Orinoco”, la expansión del modelo extractivista y la dependencia respecto al
petróleo, nunca superada. ¿Se acabó’ el sueño de un ecosocialismo del siglo XXI? ¿Piensas que la Constituyente pueda avanzar en esta materia?

Si bien Ganar la Paz es el primer objetivo planteado por el Presidente Maduro al convocar la ANC, los siguientes objetivos son: 2. Nuevo Sistema Económico Post Petrolero 3. Constitucionalizar las Misiones, a las que hicimos referencia en la respuesta anterior, 4. Potenciar el Sistema de Justicia, al cual también aludimos. 5. Impulsar nuevas formas de participación 6. Impulsar la defensa de la Soberanía Nacional. 7. Identidad Cultural. 8 Garantía de Futuro para la Juventud. 9. Supervivencia de la Vida en el Planeta.

Como puede verse, esta último, pero no menos importante, es uno de los objetivos a cubrir. Venezuela tiene grandes recursos naturales no sólo mineros, sino también en biodiversidad. Este aspecto si bien es una bendición de Dios, también es una tentación para los grandes intereses mezquinos de los grandes poderes mundiales.

En el Arco Minero se trata de emprender un desarrollo minero con criterio de protección ambiental. Lo cual siempre es un reto. Hay quienes consideran que lo mejor para estos recursos es no tocarlos. Sin embargo, también existe el criterio de aprovecharlos con el menor daño ambiental posible, en beneficio de la población. Y mejorando las técnicas de aprovechamiento en función de un desarrollo sustentable, con cuidado de la Casa Común, la Madre Tierra.

En el Arco Minero tiene participación de inversiones de diversas partes del mundo, siempre con mayoría decisiva soberana del Estado Venezolano. Este será un tema crucial en la Asamblea Nacional Constituyente.

5- Los medios de comunicación presentan la imagen de un País en guerra, devastado por la violencia (sobretodo por parte del gobierno), la inflación, la crisis económica, la corrupción. ¿Cuál es la situación que tú vives?

Como decíamos anteriormente, la distorsión mediática impide no sólo ofrecer una verdad sobre los hechos sino también oculta aciertos sociales muy importantes.

Así cuando se habla de la violencia gubernamental, se quiere mostrar a un gobierno con una fuerza armada similar a la de Pinochet, Videla, ….la formada en América Latina en la década de los años 1970, con el impulso de la Doctrina de la Seguridad Nacional impartida desde la Escuela de las Américas de USA, Escuela muy combatida por hermanos nuestros de Estados Unidos, como los de la comunidad Observatorio de la Escuela de las Américas SOAW . Muy por el contrario, el concepto de Seguridad de la Nación en la Constitución vigente, se aleja de ese criterio opresor. Y más bien la define como un corresponsabilidad cívico – militar en defensa de los derechos humanos y la paz, hacia un desarrollo sustentable.

De allí que nos tocó ver por ejemplo que, durante las elecciones de la ANC, el 30 de Julio, terroristas en una zona del Estado Miranda, activaron una acción de interrupción de tránsito. En este sentido, para atender el derecho humano al libre tránsito motorizados de la Policía Nacional Bolivariana fueron a atender la situación. Y cuando llegaron los terroristas activaron la bomba, hiriendo a 9 de ellos. Esta explosión, muy curiosamente, fue nítidamente fotografiada. El titular de un periódico español publica a toda página la foto con el siguiente titular: “Maduro encubre con violencia y represión el fracaso de su constituyente”. Las víctimas, policías, transformados en victimarios. Los victimaros en inocentes víctimas. Y el fracaso de la ANC, intenta encubrir ante el lector de buena fe, más de 8 millones de votos ejercidos por la población, aun en medio de violencia terrorista.

Así como este ejemplo, se puede preguntar a un lector: dónde se descubre en el análisis los millones de viviendas entregadas a los pobres, la atención gratuita en salud y educación, las pensiones homologadas periódicamente al salario mínimo para las personas de tercera edad, sin estar preguntando por quien se vota. Avances sociales hechos mediante una alianza cívico-militar en defensa de los derechos humanos sociales.

6- ¿En relación a la carencia de bienes y productos básicos, como es ahora la situación?

Como medida de respuesta coyuntural a la carencia de productos básicos, entre el gobierno y las comunidades se ha implantado un programa de distribución a precios regulados para la población, en forma periódica, denominado CLAP. Consejos Locales de Abastecimiento y Producción. Este programa se ha extendido por todo el país. En muchas zonas atiende periódicamente en forma eficaz en beneficio a las familias. En otras zonas, resulta todavía incipiente.

La ANC intentará ofrecer, tomando en cuenta estas experiencias, medidas más estructurales para contrarrestar las especulaciones vigentes. A este tema se ocupa actualmente la comisión constitucional encargada del punto 2 Nuevo Sistema Económico Post Petrolero y 5. Impulsar las Nuevas Formas de Participación. Entre ellas, estos CLAP.

7- ¿Las conquistas sociales de la revolución en materia de educación, salud, alimentación, hogar están siendo mantenidas? ¿Cómo vive hoy el pueblo pobre?

A pesar de la caída de los precios del petróleo y de la tensión internacional, las misiones sociales se han mantenido. La gente se defiende de algunas carencias, sustituyendo, por ejemplo, algunos alimentos por otros más accesibles. La creatividad en este sentido, resulta incentivada. Alimentos procesados por la gran industria de alimentos que está acaparada por monopolios que quieren incrementar los precios, o generar desabastecimientos inducidos, resulta sustituida por molinos artesanales. Todavía no suficientes. Pero si empiezan a dar respuestas locales. Y como señalamos antes, los CLAP ayudan a superar las limitaciones en especial para el pueblo pobre.

Ud. por otra parte se sorprendería como en zonas exclusivas de Venezuela y sobre todo donde viven las clases altas de la sociedad venezolana se pueden observar comercios con una enorme variedad de productos tanto locales como importados, a precios siderales. Dentro de esos almacenes no falta ningún producto.

De todos modos, hay que valorar que el índice que mide la desigualdad social, según fuentes internacionales especializadas resulta uno de los mejores para Venezuela en América Latina y el Caribe.

8- Las últimas elecciones parlamentarias dieron la mayoría de la Asamblea Nacional a la oposición, mostrando una grave caída de votos por el gobierno bolivariano. ¿Piensas que Maduro pueda recuperar votos? ¿Hay todavía confianza en la revolución por parte del pueblo pobre?

La enorme votación en estas elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente del 30.07.2017, sobre todo en las condiciones sumamente adversas en las que se realizó, resulta un indicador que parece ser mucho más efectivo que la mejor encuesta, como para indicar que hay una recuperación de la esperanza en el rumbo propio, eso sí, con un fuerte llamado de atención para superar problemas, desechar errores, corrupciones y potenciando los aciertos. Es un hecho que, a juicio de nuestras comunidades ecuménicas afines a FUNDALATIN, representa una repotenciación de la esperanza en la vía de la solidaridad, la justicia social, la inclusión y la construcción de la paz, con la gente y con la Madre Tierra.

9- El arzobispo de Caracas ha declarado que toda la Iglesia esta’ en contra de la Constituyente, desde los obispos hasta los curas de las comunidades pobres. ¿Es verdad?

Esta convocatoria a Constituyente, que incluye a votar, aparte del padrón usual territorial universal, a votos sectoriales para tener representación específica para: comunidades indígenas, personas con alguna discapacidad, adultos mayores, empresarios, jóvenes, trabajadores de distintas áreas, resultó recibida con gran entusiasmo por el pueblo. Entre esos 8 millones de personas hay un espectro amplio católico. Por otra parte, es bueno aclarar que El arzobispo de Caracas no es referencia para la comunidad católica venezolana ya que sus actitudes constantemente son políticas partidistas donde sus homilías llaman al no reconocimiento del otro, donde utiliza los pulpitos para generar divisiones, donde el papel social que desempeña debería ser el primero en crear caminos de diálogo y ser puente, muy por el contrario no logra ver nada positivo, ni los avances que se tiene en materia de derechos humanos, ni las políticas sociales a favor de los más vulnerables. Desconociendo a los miles de católicos que forman parte de los consejos comunales, de las comunas, invisibilidad total para estos hermanos y hermanas que forman parte de nuestra iglesia.

Para el Arzobispo de Caracas estas personas no existen. Y por último la voz de la jerarquía eclesial venezolana no es ni la voz de Dios ni la del pueblo.

10- ¿Qué piensa el pueblo sobre la jerarquía eclesial?

Es lamentable abordar este tema de la jerarquía, es otro partido político de la derecha, Lo que uno puede ver en este sentido, es que ya desde hace mucho tiempo gran parte de la jerarquía católica venezolana, parece haberse alejado
de la percepción popular.

Eso que señalaba el Obispo Argentino Angelelli, un oído al Pueblo y otro al Evangelio, hace mucho que la jerarquía no lo asume como ruta de Vida y acompañamiento. Nos encontramos con algunos sacerdotes y obispos que bendicen los terroristas para que salgan a quemar seres humanos que se identifiquen con el Chavismo o de izquierda y destruir los bienes y servicios en nombre de una supuesta libertad, esto deja mucho que desear de una iglesia jerárquica que solo escucha los intereses de los poderosos, que es capaz de negarle la comunión en las misas a sus feligreses por ser chavistas, que más aún son capaces de amenazar y manipular a los que van a misa con excomulgarlos si apoyaban la Constituyente. Y sobre todo utilizando los símbolos de la religiosidad popular manipulando a la gente con estos y
asumiendo una postura política – partidista divulgando que estamos en dictadura a eso se presta la jerarquía de la iglesia católica en Venezuela.

Pero hay algo importante que resaltar, que, por encima de estas actitudes de la jerarquía venezolana, hay un pueblo cada vez más consciente. Esta es una hora especial profética en Venezuela para repotenciar la espiritualidad basada
en el proyecto liberador de Jesús El pueblo venezolano tiene una base espiritual cristiana muy fuerte. En nuestras comunidades ecuménicas populares, integrada por creyentes católicos, protestantes, anglicanos y de diversas otras visiones espirituales, incluyendo visiones ancestrales originarias, se mantiene una visión solidaria muy amplia y acogedora con el diferente que a la vez es una oportunidad de esperanza para la gente de buena Voluntad. Esfuerzo que hoy se mantiene intensamente, con aciertos y errores, desde la Patria Grande.

11- Puedes agregar tu opinión sobre el pedido del papa de suspender la constituyente? ¿El papa mudó de posición? ¿Por qué?

Lo primero que hay que aclarar que el documento que se firmó desde la sede del Vaticano rechazando la Asamblea Nacional Constituyente, fue firmado solo por Pietro Parolin quien es el Secretario de Estado del Vaticano, este Señor
Cuando fue Nuncio en Venezuela, su gestión la enfocó en ir criticando y manipulando todo lo que sucedía en Venezuela, ligado totalmente a la derecha venezolana extremista, generando divisiones, chismes e intriga constantemente contra el gobierno venezolano.

Por otra parte, Francisco el Obispo de Roma, actual Papa ha llamado constantemente al dialogo, al encuentro eso es parte de su magisterio, ha recibido al presidente Nicolás Maduro y ha colaborado como puente en las relaciones para el dialogo en nuestro país, por ello que nuevamente nos encontramos ante manipulaciones mediáticas y juegos de intereses por parte del Señor Parolin y su muy cercana amistad incondicional con la extrema derecha de nuestro país que se niega al dialogo y a reconocer la democracia participativa y protagónica que se vive en nuestra Patria.

Un pueblo entre rabia, esperanza y grandes expectativas en la ANC

por Julio Escalona*

Última oportunidad para el chavismo

El 30J el pueblo dio varias lecciones a gobierno y oposición. El pueblo chavista se levantó por encima de las dificultades y de su rabia, para defender la patria y reencontrarse con la esperanza en los resultados de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). El presidente Maduro ha comprendido que esta es una última oportunidad. Si la ANC no toma medidas urgentes sobre la situación que vive la población, se disipará la confianza. También esto es hacer justicia, desechando, si se presenta, cualquier forma de triunfalismo. La desesperanza favorecerá el fascismo.

Sólo el pueblo constituyente puede controlar a la ANC

Las expectativas en torno a lo que hará o no hará la ANC son muy grandes ¿Lo habremos captado los constituyentes? ¿Las viejas manías de control de los partidos se impondrán? ¿La desconfianza en el debate abierto y soberano de voceros plenipotenciarios, tratará de ser frenada mediante formas disciplinarias y de control? La ANC es plenipotenciaria y soberana. Sólo el pueblo constituyente la puede supervisar absolutamente.

Ella puede y debe autocontrolarse mediante debates fraternos y unitarios. Esta es una experiencia nueva, original que el presidente Maduro ha propuesto no sólo a los venezolanos sino al mundo entero. Los constituyentes probablemente aún no hemos calibrado el tigre que nos toca cabalgar. Pero debemos saber que el que cabalga un tigre no se puede bajar.

Pacientemente debemos elaborar sus estatutos y formas de funcionamiento. Yo no sé sobre eso. Los que saben no deben impacientarse. La experiencia que vayamos adquiriendo será la maestra que nos guíe. Es mejor no saber que saber mucho cuando nos enfrentamos a lo nuevo. La experiencia vivida suele parecerse bastante a la mujer de Lot: siempre mirando hacia atrás. Lo nuevo no es mudo ni sordo. Si lo oímos y le hablamos amorosamente, seguramente nos revelará sus secretos. Si lo hacemos juntos será mejor y más rápido. Lo nuevo es nuevo y lo mejor que haremos, creo yo, es reverenciarlo, para comprenderlo más rápido. El temor a que se nos vaya de las manos, no es buen consejero, como generalmente ocurre con el temor.

Importancia de la convivencia vecinal y la polarización

El pueblo opositor va comprendiendo que la violencia no es el camino. Si el pueblo chavista sabe rescatar la convivencia vecinal, ella será guía fraterna y pedagógica. Es el diálogo expresado desde el pueblo pues no chavistas también votaron.

Dialogo incluyente

En consecuencia la polarización embrutecedora debe desaparecer y dar paso a la convivencia del pueblo explotado, independientemente de diferencias políticas o de otro orden, pero unido contra los opresores y las diferentes formas de injustica, incluso las que provengan desde el Estado, así este se llame socialista. La Asamblea Nacional Constituyente debe estar al servicio de la convivencia vecinal, de la unidad del pueblo, chavista y no chavista, mediante un programa donde puedan converger las diferentes aspiraciones.

El pueblo no eligió representantes, dio mandatos

El 30J el pueblo mandató a los constituyentes, no los nombró representantes. La ANC es un poder derivado que debe rendir cuenta permanentemente al mandante.

Facilitar frecuentes asambleas bajo la forma de Asambleas de Ciudadanos, cuyas decisiones son vinculantes, lo que significa, en este caso, que se convierten en temas de obligatorio debate para la ANC. Esta es diversa, como diverso es el pueblo, que debe expresarse directamente en el seno de la ANC.

Los movimientos sociales, grupos y organizaciones populares, deben permanecer muy activos en la calle, pero no para la simple agitación. La unión entre el poder derivado y el poder constituyente es una garantía de que el pueblo no se desmovilice pues la intervención extrajera es un hecho. Esa unión será garantía de un pueblo alerta y siempre preparado para la defensa de la patria.

Servir obedeciendo

La ANC no debe ser instancia cerrada. Debe abrirse a la presencia de movimientos populares, interclasistas (incluidos, por supuesto, los no chavistas), que sean invitados o que pidan participar y ser oídos. La unidad ANC-Pueblo Constituyente será una gran escuela que se desarrollará en barrios, fábricas, universidades… contribuir a romper la polarización que embrutece y unir al pueblo explotado es tarea obligatoria. Servir obedeciendo para ser otro pueblo, otra nación, que estarán reivindicando la humildad, la gratitud, la aceptación transformadora, luz que ilumina y purifica a chavistas y no chavistas, un solo pueblo que va construyendo el despertar de la región latinocaribeña y el mundo.

Objetivo inmediato: defensa de la soberanía y la independencia

Un proceso que en lo inmediato pone el acento en la defensa de la soberanía y la independencia, que es una manera de enfrentar la tendencia del capital internacional a destruir los Estados y las fronteras nacionales, para imponer las fronteras que el mercado mundial va estableciendo en función de la división internacional del trabajo y las necesidades globalizadoras que el capital financiero, eje del poder mundial del capital, va organizando, apoyándose en las redes digitales que las modernas tecnologías de la información y la comunicación van construyendo. Por supuesto, esto no implica ocultar la lucha por el socialismo.

Contra el monopolio de la información y la hegemonía cultural

Frente a las redes digitales que el capital construye, fundadas en el dominio de las tecnologías de la información y la comunicación sobre las redes sociales, sobre las sociedades, sobre la gente, sobre el cerebro y el alma humana, levantar verdaderas redes sociales que se distingan y enfrenten al monopolio de la información y la cultura, que el capital va organizando, invadiendo todos los espacios de la vida tanto social como personal, alimentando la vigilancia y el control social que las grandes agencias de seguridad mundial van estableciendo, como una gran dictadura que nos vigila siempre, día y noche, destruyendo la vida privada, las relaciones interpersonales que los seres humanos van estableciendo como reino del afecto, del amor y sustituyéndolas por las relaciones mercantiles que el “homo económico”, experto en competir y aprovechar individualmente las “oportunidades”, que el mercado ofrece, en una batalla perpetua con sus semejantes, que vulnera nuestras cualidades y esperanzas como seres humanos, fundadas en el amor romántico y el amor altruista, que se expresan en el dar sin esperar nada a cambio, fundamentos de los valores socialistas, de una nueva cultura que no se funda en la acumulación de capital mediante la maximización de las ganancias intensificando la explotación de los trabajadores, sino en la liberación del trabajo que se corresponde con una nueva hegemonía cultural basada en la cooperación solidaria, en el amor altruista.

Liberación del trabajo y liberación de la producción

Liberación del trabajo relacionada con la liberación de los medios de producción con respecto al monopolio del capital, que implica no solamente mayor justicia en la distribución de la producción, sino en la liberación de esta, cuando la producción va siendo apropiada, administrada, dirigida por una sociedad de seres humanos libres. No se trata solamente de un Estado del bienestar, sino de un poder del pueblo organizado, que implica no sólo liberación de la humanidad sino liberación de la naturaleza, pues sin una naturaleza libre no hay sociedad humana libre.

* Constituyente de la ANC de la RBdV 2017 por el sector pensionadas y pensionados.

valencia.ojeda7@gmail.com

Maduro en la ANC

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 11 de agosto de 2017

Quien vive de ilusiones…

En su excelente discurso de ayer en la Asamblea Nacional Constituyente, el presidente Maduro planteó el problema político cardinal que se debate en el continente americano (y en el mundo todo): la confrontación entre las corrientes nacionalistas de las naciones soberanas, por un lado, y el imperialismo norteamericano y sus aliados, por el otro. Lo hizo de manera sólida, con aliento histórico y con una inteligente mezcla de firmeza y flexibilidad, pues mientras dejó en claro nuestra disposición a enfrentar al injerencista hasta con las armas, si es necesario, planteó también nuestra de voluntad de paz y extendió la mano al mismísimo Donald Trump, a quien hizo un llamado al encuentro y al diálogo.

Este es sin duda, el hecho que rompe las aguas entre los patriotas revolucionarios y los contrarrevolucionarios pro imperialistas. Es un asunto que no acepta medias tintas ni terceras posiciones. Sin duda nuestro Gobierno, como cualquiera, merece unas cuantas críticas e igualmente la dirigencia política revolucionaria, pero del mismo modo nadie puede negar que ninguna otra fuerza en este país está en capacidad, al día de hoy, de defender con eficacia la soberanía de Venezuela y el don más preciado que nos legaron nuestros padres libertadores: la independencia de la Patria.

Es por ello que hemos afirmado más de una vez que quien abandona la nave de la Revolución Bolivariana y compromete su apoyo al único líder real que tiene nuestra país en este momento, el presidente Maduro, se coloca objetivamente al lado de las fuerzas pro imperialistas, sea esa o no su voluntad.

La derecha agradece, por supuesto, a quienes abandonan al chavismo, pero normalmente solo lo hacen mientras les son útiles ¡Si ni siquiera son realmente agradecidos con muchos que les acompañan desde siempre, a quienes a menudo desechan una vez que caen en desgracia! Por eso han convertido hoy a Luisa Ortega Díaz en una de sus favoritas mediáticas, mientras ella rueda cuesta abajo hacia el foso de un futuro y seguro segundo plano político. De todos modos hay que cuidarla, porque anda ya expresando temores por su vida, lo que podría ser una suculenta tentación para la derecha extremista criminal en su hora menguada.

El editorial del diario El Nacional de ayer es una buena muestra de estas cosas que hemos venido diciendo. En esa ignominiosa muestra de complacencia con las sanciones ilegítimas impuestas por el Imperio a venezolanos y venezolanas por su condición de revolucionarios, solo incluyen tres nombres: el de Simón Bolívar, para ironizar, el de Nicolás Maduro, para atacarlo, y el de Luisa Ortega Díaz, para citarla a su favor: a esos fines es que les sirven los “disidentes”, aprovechando el desenfrenado nuevo hábito de estos, de entregarse a las maniobras de la oligarquía. Esta es la infeliz cita de la ex Fiscal que utiliza El Nacional: “Agradezco la solidaridad y el reconocimiento de los países que participaron en la cumbre de Lima” ¡Qué manera de extraviarse en la vastedad del universo!

En su ataque contra la Patria, El Nacional apela al mitológico concepto de la “comunidad internacional”, de la cual excluyen, muy según su costumbre, a la mayoría de los gobiernos y pueblos del mundo, solidarios con la Revolución Bolivariana y opuestos a la hegemonía imperial: “Luego de tantas insensateces, propias del autoritarismo más perverso, pretenden que la comunidad internacional no se sienta en el deber de prestar ayuda o de solidarizarse con la sociedad venezolana que lucha por sobrevivir en medio de tanta ineptitud y narcocorrupción del poder”.

Para desencanto de los vendepatria de El Nacional y de su nueva mejor amiga, estas veleidades del puñado de oscuros personajes que conforman la “comunidad internacional” del imperialismo y la burguesía, que ha venido alimentando la esperanza opositora de una intervención directa en Venezuela, carecen de real eficacia en cuanto a su intención de dar al traste con la Revolución Bolivariana. Ya ni siquiera sirven para animar a la base social opositora, derrotada, decepcionada y hastiada de los despropósitos y vaivenes de sus presuntos “líderes”.

De hecho, desde el propio Imperio actúan factores que contribuyen al desengaño. Por ejemplo, el general H. R. McMaster, asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense Donald Trump, considera “improbable” una intervención militar de países vecinos o Estados Unidos en Venezuela. En eso estamos de acuerdo con él, tal como hemos asentado en varios de nuestros Análisis. Y también importantes factores del Congreso estadounidense han advertido a Trump sobre la inconveniencia de aplicar sanciones a Venezuela en el área de la industria petrolera con valederas razones vinculadas al poderoso sector energético de aquel país. En una comunicación enviada por varios congresistas a Trump, estos afirman que “Tememos que las posibles sanciones perjudiquen la economía de Estados Unidos, perjudiquen la competitividad global de nuestros negocios de energía, y aumenten los costos para nuestros”. No son nuestros amigos, pero sí lo son de los verdes que les proporcionan sus jugosos negocios y de la estabilidad social que requieren para seguir oprimiendo y exprimiendo al pueblo de Estados Unidos.

A El Nacional, a Ortega y a todos los que se ubican en el campo de los intereses imperiales, les recordamos que “quien vive de ilusiones, muere de desengaños”.

Venezuela repudia seudo informe OAC

COMUNICADO OFICIAL

Venezuela repudia seudo informe emitido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

La República Bolivariana de Venezuela repudia el seudo informe emitido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los DDHH en nuestro país que –nuevamente- incurre de manera consciente en la mentira, en señalamientos infundados, tendenciosos y la difusión de falsos supuestos sobre la realidad venezolana.

La instrumentalización de la Oficina del Alto Comisionado con fines políticos para agredir a Venezuela, desvirtuando los loables fines de esta instancia, se ha convertido lamentablemente en una penosa costumbre durante los últimos tiempos. La utilización de falsas noticias difundidas por inescrupulosos medios de comunicación, sin comprobación alguna, y el uso del doble rasero en materia de DDHH., nuevamente expresan una posición parcializada, vergonzosa y violatoria de la soberanía de Venezuela y del Derecho Internacional

Es repudiable que la Oficina del Alto Comisionado insista en engañar abiertamente a la comunidad internacional acerca de los sucesos de violencia perpetrados por un sector de la oposición venezolana desde abril del presente año, haciendo caso omiso de la abundante, esclarecedora y fidedigna documentación que el Estado venezolano ha suministrado a esa Oficina, en la que se demuestra la responsabilidad de los dirigentes opositores en la organización, promoción y financiamiento de actos violentos que han arrojado un doloroso saldo de más de un centenar de personas fallecidas, miles de heridos e incontables daños y sufrimientos al pueblo venezolano.

Y es más grave aún que la Oficina del Alto Comisionado no exprese ninguna solidaridad con las víctimas esta estrategia política violenta y criminal, cuyo único fines en derrocar al Gobierno legítimo de la República Bolivariana de Venezuela.

Es reprobable éticamente que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con base en un informe incompleto, no concluido oficialmente, basado en opiniones recogidas en entrevistas supuestamente hechas por un autodenominado “equipo de expertos” afirme la existencia de “violaciones masivas” a los DDHH y presente semejante patraña al mundo como conclusiones de la Organización de Naciones Unidas, comprometiendo así el buen nombre y la reputación de esta organización y sus Estados miembros.

Las espurias conclusiones del auto denominado “equipo de expertos de la ONU” avaladas por el Alto Comisionado han lesionado seriamente la probidad, la imparcialidad, la equidad, la honradez y la buena fe que debe privar en las actuaciones de dicha Oficina, y representan un peligrsos precedente para la Naciones Unidas.

Esto sucede a pocos días de la exitosa instalación de la soberana y legítima Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela, y cuando la tranquilidad y el sosiego retorna a las calles, y cuando la oposición venezolana –tras el fracaso de esta arremetida violenta- anuncia su retorno al camino electoral y constitucional al decidir partricipar en las elecciones regionales del próximo 10 de diciembre.

La República Bolivariana expresa su absoluto desconocimiento de este documento ilegal utilizado para imponer una opinión basada en un enfoque ruin y parcializado por parte de la Oficina del Alto Comisionado, y realizará las gestiones diplomáticas a que hubiere lugar para denunciar esta nueva agresión contra nuestro pueblo y nuestro país, desde una instancia que debería servir con equilibrio y ponderación, a la protección de los derechos humanos en el mundo.

La República Bolivariana de Venezuela – ahora inmersa en un proceso constituyente popular- ratifica su compromiso con la paz, la promoción del diálogo entre todos los sectores del país, la tolerancia política y el pleno respeto a los derechos humanos, condiciones esenciales para solventar los problemas que nos aquejan.

Verdades incómodas y oligarquías mediáticas

por Atilio Boron – atilioboron.com.ar

“Verdades incómodas sobre Venezuela y la furia de las oligarquías mediáticas. Reflexiones en defensa propia.”

7 Agosto 2017

A continuación comparto unas reflexiones a propósito de la reacción de la oligarquía mediática frente a mis opiniones aceerca de la situación venezolana.
______

“Los periódicos  comenzaron a existir para decir la verdad y hoy existen para impedir que la verdad se diga.”
(G. K. Chesterton, 1917)

(Atilio A. Boron) En los últimos días, en coincidencia con la decisión de Cambiemos de hacer de Venezuela uno de sus ejes de campaña, fui sometido a un ataque sin precedentes desde las ciudadelas de la oligarquía mediática argentina a propósito de mis opiniones acerca de lo que está ocurriendo en aquel país. Periodistas y académicos unieron sus fuerzas para no sólo disentir con mis ideas sino también para lanzar toda suerte de agravios sobre mi persona. No tiene sentido referirme a cada uno de sus autores por separado, y esto por dos razones. Primero, porque en el fondo su discurso es el mismo: variantes de un mismo guión dictado desde Washington, reciclado por sus acólitos neocoloniales y lanzado por ellos a través de los “medios independientes” (¿independientes de quiénes?) para hostilizar a quienes piensan distinto. Segundo, porque individualizarlos sería conferirles a los autores de tales libelos una dignidad que su estatura intelectual y moral hace totalmente inmerecida. Dicho esto, en lo que sigue, va mi respuesta.

Uno. En Venezuela la oposición está compuesta por dos sectores. Uno, que acepta al diálogo con el gobierno. Otro, totalmente opuesto a él y dispuesto a quebrar el orden constitucional y derrocar a Nicolás Maduro apelando a cualquier recurso, legal o ilegal. Desgraciadamente, esta fracción ha sido la que hasta la semana pasada ha hegemonizado la oposición amenazando al sector dialoguista con una brutal represalia si cedía a los llamados del gobierno.[1] Negociar con éste equivalía, para los violentos, a una infame traición a la patria, merecedora de los peores castigos. Este grupo extremista y fascista hasta el tuétano, venía conspirando contra la democracia desde el fallido golpe de estado del 11 de abril del 2002 y sus principales líderes: Leopoldo López, Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Freddy Guevara, Julio Borges y María Corina Machado apoyaron abiertamente aquel golpe. Machado, una de las “demócratas” de hoy, fue firmante del Acta de Juramentación de la nueva junta de gobierno presidida por el empresario Pedro Carmona Estanga. En dicha acta se cancelaban las libertades públicas, se abolían todas las leyes producidas por el chavismo y se decretaba la cesación en sus cargos de todas las autoridades electas y de los parlamentarios y ediles del país. Estos fascistas fueron los que, bajo el liderazgo de Leopoldo López, organizarían la sedición de febrero del 2014 –significativamente llamada “Operación Salida”- una vez consumada la derrota del candidato Henrique Capriles en las elecciones presidenciales convocadas luego de la muerte de Hugo Chávez. La “Operación Salida” adoptó las tácticas violentas de control de la calle aconsejadas en diversos manuales de la CIA y en la obra de uno de sus máximos teóricos, Eugene Sharp. Aquellas contemplaban la realización de atentados de todo tipo a instalaciones públicas, autobuses, erección de barricadas armadas (“guarimbas”) impidiendo que la gente saliera de sus hogares y matanza indiscriminada de personas para aterrorizar a la población. A diario López declaraba que esta insurrección sólo cesaría con la renuncia de Maduro. Finalmente se restableció el orden público, pero con un saldo luctuoso de 43 muertos. López fue apresado y enviado a la justicia donde, como veremos más abajo, recibió una moderada condena, desproporcionada en relación a los crímenes cometidos. Este mismo grupo es el que en abril de este año relanzó la segunda fase de la estrategia insurreccional, pero incrementando exponencialmente la violencia de sus actos e introduciendo macabras innovaciones en sus tácticas de “oposición democrática”: arrojar bombas incendiarias sobre jardines infantiles y hospitales y, como en los viejos tiempos de la Inquisición, quemando vivas a personas cuyo pecado fuese tener el color de piel incorrecto según el criterio de los terroristas. Cuando al describir este deplorable escenario utilicé la expresión “aplastar a la oposición” era obvio para cualquier lector atento de mi artículo que me estaba refiriendo a este sector y no a quienes deseaban una salida pacífica, como felizmente parece estar en marcha en estos últimos días. Cualquier interpretación en contrario sólo puede ser producto de la mala fe. Pero fue dicha lectura la que originó la primera ronda de críticas e insultos.

Dos, si algo revela la monumental hipocresía de mis censores es su sepulcral silencio a la hora de proponer alguna alternativa para detener la violencia en Venezuela. Críticos que en su enorme mayoría no conocen ese país, que jamás estuvieron en él, ignoran su historia y no tienen amigos o parientes viviendo allí se dan el lujo de agraviar a quien piense de otra manera. Mi preocupación obsesiva por el deterioro de una situación que podría desembocar en una orgía de muerte y destrucción se funda en la necesidad de evitar para Venezuela -y para los amigos que tengo en ambos lados, en el chavismo y en la vereda de enfrente- un final apocalíptico. No es el caso de mis censores, a quienes en su condición de obedientes publicistas de la derecha – la de aquí y la de allá, y sobre todo la de “más allá”, en Washington- se les ordenó que descarguen toda su artillería contra quienes tuviéramos la osadía de defender el orden institucional en Venezuela. Mil veces hice la pregunta: ¿cómo se detiene la violencia iniciada, nuevamente por la derecha golpista, y ante la cual la respuesta del Estado fue débil e insuficiente? Las respuestas casi siempre fueron evasivas, pero cuando les exigía mayores precisiones lo que decían era: “renuncia de Maduro y convocatoria a elecciones presidenciales.” Es decir que estos severos críticos de mis opiniones, autoproclamados (pero inverosímiles) custodios de la libertad, los derechos humanos y la democracia, no son otra cosa que vergonzantes apologistas de la fracción terrorista de la oposición. Lo que quieren estos furiosos escribas es nada menos que el triunfo de la sedición, la victoria de los golpistas, el retorno de los fascistas y la destrucción del Estado de derecho. O sea, quieren exactamente lo mismo que la pandilla de López y sus compinches. Son, por lo tanto cómplices, cuando no autores intelectuales o legitimadores post bellum, de la barbarie desatada por la derecha. En su desesperación por acabar con el chavismo apelan a una retórica que sólo en apariencia es democrática. Lo que hay debajo de sus huecas palabras es una afrenta a los valores humanísticos que dicen defender. Tendrán que hacerse cargo de su apología de la violencia. Porque, en la reseca llanura de la política latinoamericana, con tantas “democracias” que empobrecen, marginan y lanzan a la desesperación a millones de personas no sería de extrañar que fuera de Venezuela surjan grupos que ante el ostensible vaciamiento del proyecto democrático decidan también ellos apelar a la violencia para derrocar gobiernos que los hambrean y embrutecen. Si los sedicentes custodios de la democracia aprobaron esa metodología en Venezuela, ¿la apoyarán también cuando se ensaye en otros países? ¿Qué van a decir entonces? ¿Que saquear, incendiar, matar y quemar vivas a personas está bien en Venezuela pero estaría mal en Colombia, Argentina, México? ¿No les suena un poquitín incoherente exaltar la vía insurreccional en contextos laboriosamente democráticos y que tanto costó construir?

Tres, decíamos más arriba que esta ofensiva se produce en momentos en que el gobierno argentino hizo de Venezuela uno de los ejes de su campaña electoral. Este sábado fue la punta de lanza para suspender a Venezuela del Mercosur, violando las normas del Mercosur y la Carta Democrática establecida en el Protocolo de Ushuaia, y los ataques tienen que ver con eso pero también con algo más. Obedientes, los escribidores y charlistas de los medios hegemónicos arremeten con saña contra cualquiera que defienda al gobierno legal, legítimo y constitucional de Nicolás Maduro. La voz del amo imperial les exige que digan que su gobierno es una feroz dictadura, una manzana podrida en el cajón donde brillan las ejemplares democracias de Argentina, el Brasil del golpista Michel Temer, y Paraguay, dignas herederas de la democracia ateniense y sus grandes líderes como Pericles, Solón y Clístenes, que empalidecen cuando se los compara con sus actuales sucesores sudamericanos. Tremenda dictadura la de Maduro en donde, seguramente al igual que en tiempos de Videla, Pinochet y Strossner, sus opositores pueden ir a Estados Unidos para solicitar la intervención armada de ese país en Venezuela, como lo hiciera el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges en su visita al Jefe del Comando Sur, Almirante Kurt Tidd, y regresar al país sin ser molestado por las autoridades, conservar su inmunidad parlamentaria, ofrecer conferencias de prensa y entrevistas en numerosos medios nacionales e internacionales y proseguir con su actividad proselitista y destituyente sin ninguna clase de limitaciones. Seguramente ocurriría lo mismo con los opositores en las dictaduras de Videla, Pinochet y Strossner. Este es un ejemplo entre muchos otros. Uno más: en Venezuela la mayoría de los medios de comunicación son contrarios al gobierno y las grandes cadenas de noticias internacionales tienen sus corresponsales instalados en aquel país que día a día “malinforman” o “desinforman” al resto del mundo sobre lo que ocurre en Venezuela sin ninguna clase de restricciones. Es que la “posverdad” y la “plusmentira” se convirtieron en monedas corrientes en los medios hegemónicos.

Conviene reproducir aquí lo que recientemente escribiera Boaventura de Sousa Santos, profesor de la Universidad de Wisconsin y uno de los más distinguidos sociólogos y juristas contemporáneos. Luego de adherir a un manifiesto de intelectuales críticos del gobierno de Nicolás Maduro, de Sousa Santos sintió la necesidad de escribir un artículo porque, según sus palabras, “estoy alarmado con la parcialidad de la comunicación social europea, incluyendo la portuguesa, sobre la crisis de Venezuela, una distorsión que recorre todos los medios para demonizar un gobierno legítimamente electo, atizar el incendio social y político y legitimar una intervención extranjera de consecuencias incalculables.” Y, poco más adelante, en ese mismo artículo, nuestro autor, cuya autoridad científica y moral convierte a mis críticos en deformes pigmeos, termina diciendo que “El gobierno de la Revolución bolivariana es democráticamente legítimo. A lo largo de muchas elecciones durante los últimos veinte años, nunca ha dado señales de no respetar los resultados electorales. Ha perdido algunas elecciones y puede perder la próxima, y solo sería criticable si no respetara los resultados. Pero no se puede negar que el presidente Maduro tiene legitimidad constitucional para convocar la Asamblea Constituyente.” [2] Suficiente en relación a este tema.

Cuatro, siempre en función de la dupla “posverdad-plus mentira” ninguno de los órganos de la oligarquía mediática que nos desinforma a diario en toda América Latina -incluyendo a El País de España, director de esta desafinada orquesta mediática- mencionó una noticia que ningún medio de comunicación “serio e independiente”, como gustan llamarse estas agencias de propaganda que hoy nos bombardean con sus falsedades, podría haber dejado pasar por alto. En su conferencia de prensa del 1º de agosto el Secretario de Estado de Donald Trump, Rex Tillerson, anunció oficialmente que “estamos evaluando todas nuestras opciones de política acerca de lo que nosotros podemos hacer para crear un cambio de condiciones donde o bien Maduro decida que ya no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia o nosotros podemos hacer que los procesos gubernamentales en Venezuela vuelvan a lo que marca su Constitución.[3] O sea: el imperio, por boca de su encargado de relaciones exteriores, anuncia que está implicado en la concreción de un golpe de Estado en Venezuela y tan gravísima novedad es escandalosamente silenciada en los grandes medios, esos que dedican ríos de tinta y horas y más horas de radio y televisión para acusar y difamar a diestra y siniestra a quienes denuncian las maniobras del imperialismo y sus lugartenientes locales para destruir regímenes democráticos, como lo hicieron –para nombrar sólo los casos más resonantes- en Guatemala (1954), en Brasil (1964), en República Dominicana (1965), en Chile (1973), en Honduras (2009), en Paraguay (2012) y hace pocos meses en Brasil. Pocos días antes había sido el Director de la CIA, Mike Pompeo, quien declarase en su ponencia ante el Foro de Seguridad convocado por el Aspen Institute que “basta señalar que estamos muy esperanzados de que puede haber una transición en Venezuela, y nosotros -la CIA-, está dando lo mejor de sí para entender la dinámica allá para que podamos comunicársela a nuestro Departamento de Estado y a otros, los colombianos. Acabo de estar en Ciudad de México y en Bogotá, la semana antepasada, hablando exactamente sobre este tema, intentado ayudarles a entender las cosas que podrían hacer para obtener un mejor resultado para su rincón del mundo y nuestro rincón del mundo.”[4] ¡Al demonio con la soberanía nacional, la autodeterminación de los pueblos y la democracia! Porque si al emperador no le gusta el gobierno que existe en algunas de las provincias del imperio lo derriba sin miramientos. Y la prensa de todo el hemisferio, más la española, convenientemente aceitada y colonizada, acepta el engaño sin chistar y se esmera por blindar la ominosa noticia con la colaboración de los habituales saltimbanquis de los medios que dicen los que se les ordena decir, no importa lo que hayan dicho antes. No es conveniente que el pueblo se entere de estos planes insurreccionales de la Casa Blanca que producen un daño irreparable a la credibilidad de la democracia porque esta sólo será respetada si sus resultados son del agrado del emperador. Caso contrario el error se corrige con una ayudita de los boys de la CIA y la “embajada”. Mejor será que la población siga pensando que el imperio tiene su sede en Orlando y sus personajes más significativos son el Pato Donald y el Ratón Mickey, que la CIA es una vetusta leyenda soviética y los otros quince servicios de inteligencia de Estados Unidos productos de una alucinación colectiva que afectó irreparablemente los cerebros de Noam Chomsky, Howard Zinn, Tom Engelhardt, Michael Parenti, James Petras, Jim Cockcroft, Philip Agee y John Perkins. Que no vaya a recordar ese pueblo que en el mayor acto terrorista de la historia Estados Unidos arrojó dos bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas cuando Japón estaba vencido y que sí recuerde, en cambio, que Washington ha “exitosamente” exportado la democracia a Irak, Libia y Ucrania y ahora está tratando de hacer lo mismo en Siria y Venezuela. En síntesis, que Estados Unidos es lo que Hollywood dice que es y que Julian Assange es el novio despechado de la hija de Donald Trump y por eso inunda al mundo con sus mentiras desde Wikileaks. Se cumple lo que hace ya un siglo había pronosticado Gilbert K. Chesterton cuya cita pusimos como epígrafe a este escrito: los medios existen para impedir que la verdad sea dicha, que la verdad sea conocida.[5]

Cinco y final. El torrente de mentiras, falsedades y ocultamientos de mis críticos me obligaría a escribir un libro para desnudar toda y cada una de sus canalladas. No lo merecen. Prefiero proseguir con mis análisis y no perder mi tiempo discutiendo una a una sus acusaciones y respondiendo a sus insultos. Pero haré una excepción en relación a una de sus más socorridas mentiras: la reiterada caracterización del líder fascista y golpista Leopoldo López cono un “preso político.” En su afán por congraciarse con el imperio y la derecha vernácula los personeros de la oligarquía mediática insisten en el tema y, aún más, endiosan a ese personaje y a otros de su calaña como si fueran heroicos combatientes por la libertad. ¿Les suena la melodía? ¡Claro! Washington la empleó varias veces en el pasado: Combatientes por la libertad fueron los “exiliados” iraquíes que atestiguaron que el gobierno de su país estaba fabricando armas de destrucción masiva, a sabiendas de que tal cosa era una flagrante mentira. Pero sus testimonios fueron decisivos para que el Congreso de EEUU aprobase la declaración de la guerra contra Irak junto a José María Aznar y Tony Blair, siniestros cómplices del engaño que todo el mundo sabía era tal.[6] Antes habían utilizado la misma virtuosa categoría para exaltar la imagen de los “contras” nicaragüenses, convirtiendo a unos brutales mercenarios en heroicos luchadores por la democracia y los derechos humanos. Volvieron a hacer lo mismo con la “oposición democrática” a Gadaffi supuestamente bombardeada por éste en Bengasi, un hecho que luego se demostró absolutamente falso pues el monitoreo satelital de la zona reveló que no existió tal bombardeo.[7] Pero la mentira surtió efecto y las víctimas de ese supuesto ataque rápidamente se convirtieron en valerosos combatientes por la libertad. Lo mismo está ocurriendo hoy en Venezuela, caracterizando como “preso político” a un señor como Leopoldo López que en realidad es un político preso, y que lo está por haber sido encontrado culpable del delito de sedición. En Estados Unidos, por ejemplo, esto configura un crimen federal y puede llegar a ser purgado con prisión perpetua y hasta con la pena capital si es que en los incidentes promovidos por los sediciosos para alterar el orden institucional o derrocar a las autoridades constituidas se produjeran víctimas fatales. Parecida es la pena contemplada en España (recordar el caso del Teniente Coronel Antonio Tejero, en 1981) a quien en principio se lo sancionó con prisión perpetua por haber intentado un incruento golpe de estado ocupando la sede de las Cortes, reteniendo a los diputados pero sin provocar el menor destrozo dentro y fuera del recinto.. La sanción a López, en cambio, fue mucho más benigna pese a los destrozos producidos y las muertes ocasionadas: 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión. Con el ánimo de reducir la crispación política en vísperas de la Asamblea Nacional Constituyente la justicia venezolana le concedió el benefició de la prisión domiciliaria. Tal como es habitual en estos casos su otorgamiento estaba regido por estrictas reglas, una de las cuales era abstenerse de hacer proselitismo político, norma que el líder golpista violó repetidamente y por eso fue devuelto a la cárcel. Lo mismo ocurre en EEUU cuando un reo sale de la cárcel bajo “parole” y viola las condiciones de la libertad condicional. Nada nuevo. El gobierno argentino, y otros de su mismo signo, insisten en la liberación del “preso político” Leopoldo López, mientras mantiene como prisionera política sin cargos y sin proceso, y en contra de los reclamos de Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derecho Humanos, a Milagro Salta en la prisión de Alto Comedero, en Jujuy. Sin embargo, bastó que yo dijera que el retorno a la cárcel de López se ajustaba a derecho y era lo que legalmente correspondía para que un tropel de críticos se abalanzaran de nueva cuenta contra mi persona, haciendo lugar inclusive a la inserción en una de esa notas de ataques soeces y agraviantes extraídos de los mensajes enviados en las redes sociales, algo que yo al menos nunca había visto antes y que expresa el grado de putrefacción moral a que han llegado las oligarquías mediáticas en la Argentina y Nuestra América.[8] ¡Dixit, et salvavi animam meam!

__
[1] Afortunadamente para la paz en Venezuela los líderes de Acción Democrática manifestaron días atrás que presentarían sus candidatos a las elecciones de gobernadores y alcaldes previstas para la segunda mitad de este año, rompiendo de ese modo el chantaje al que los tenía sometidos la fracción terrorista de la oposición. Es muy probable que en los próximos días otros partidos adopten la misma postura.

[2] Ver su “En defensa de Venezuela”, en La Jornada (México), 28 Julio 2017

[3] https://www.state.gov/secretary/remarks/2017/08/272979.htm . Fue también publicado en España por el periódico digital Público: http://www.publico.es/internacional/crisis-venezuela-secretario-eeuu-dice-estudiando-forma-derrocar-maduro.html

[4] https://red58.org/la-cia-confirma-que-est%C3%A1-trabajando-para-derrocar-a-venezuela-c485f0754487

[5] Me permito recomendar la lectura de algunos libros que permitirán comprender un poco mejor el mundo en que vivimos y el papel que en él desempeñan los medios: Pascual Serrano, Desinformación. Como los medios ocultan al mundo (Barcelona: Península, 2009) y del mismo autor, Medios Violentos: Palabras e imágenes para el odio y la guerra (Madrid: El Viejo Topo, 2008).Ver también Denis de Moraes, A batalha da mídia (Río de Janeiro, Pao e Rosas, 2009)

[6] Ver el magnífico documental “Iraq: a deadly deception” que prueba todo esto. Ir a: https://www.youtube.com/watch?v=3fNkeOZlM4U

[7] Ver al respecto: https://www.youtube.com/watch?v=XYesnOD6_gQ

[8] “Atilio Borón aplaudió los encarcelamientos de opositores en Venezuela y en Twitter le respondieron”, en https://www.clarin.com/mundo/atilio-boron-aplaudio-encarcelamientos-opositores-venezuela-twitter-respondieron_0_HkGhBMRU-.html

En las imágenes: La desigual información del periodismo en relación a Venezuela y México; Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, reunido con el Jefe del Comando Sur; Leopoldo López en las guarimbas del 2014, con un compinche a punto de arrojar un cóctel Molotov; Henrique Capriles tratando de tomar por asalto la Embajada de Cuba durante el golpe de Abril del 2002

ANC y regionales

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político 

Jueves 10 de agosto de 2017

¿El golpe de gracia?

Todo el mundo está pendiente de lo que va a hacer la Asamblea Nacional Constituyente con el tema económico. Como asomó Oscar Schemel durante su intervención en la sesión constituyente realizada ayer en PDVSA La Campiña, esa sigue siendo la principal preocupación de los venezolanos, sobre todo en lo que se refiere al asunto de los precios. Ahora se consigue de todo, pero a precios de susto. Hablamos de especulación e inflación inducida, lo cual es cierto, pero la gente quiere escuchar algo nuevo, está ansiando respuestas. Si se las damos, aunque sea parcialmente, con medidas que no resuelvan necesariamente todo, mas sí que regeneren la esperanza, arrasaremos en las elecciones regionales.

Entendemos que la reunión de ayer tenía objetivos propagandísticos, lo que nos parece muy bien. Acaso se trató de dejar en claro nuestra preocupación por el tema, nuestra intención de abordarlo a profundidad, y nuestra estrategia de vincularlo con la construcción de un nuevo sistema económico que acabe con las distorsiones y nos ayude a enfrentar la guerra económica. Sin embargo, lo más probable es que el efecto básicamente se diluya cuando la gente vuelva al mercado y se deprima porque los reales no les alcanzan sino para muy poco. Así pues, bien por lo de ayer, pero la gente quiere menos palabras y más respuestas. A la ANC le puede estar llegando la hora de ir más allá de las incidencias del conflicto político, de iniciar el debate de las comisiones y sobre todo de empezar a mostrar resultados tangibles ante la problemática que afecta la vida cotidiana de los ciudadanos. Ciertamente no podemos ir corriendo, mas tampoco tenemos todo el tiempo del mundo: soluciones, sin prisa pero sin pausa.

Es claro que la Constituyente será decisiva en el destino inmediato de la Revolución. En principio, habrá elecciones regionales en diciembre, al menos es lo que luce más conveniente. Pero no podemos darnos el lujo de sufrir una derrota: necesario es vencer. Si la oposición se hiciera de las gobernaciones más importantes, volvería a la carga.

Esta es su nueva apuesta, por eso se inscribieron en la carrera. Derrotada su más reciente conspiración, van a elecciones no porque sean demócratas, sino porque no tienen más nada que hacer en el futuro inmediato, así que se juegan esa carta y continuarán guerreando, saboteando, generando conflictos institucionales y callejeros.

Van a las regionales a ver si pueden afilar el puñal con el que piensan acabarnos. Es lo que dicen entre líneas y con muy poco disimulo.

El partido fascista Voluntad Popular asentó en un comunicado: “Las elecciones regionales forman parte de nuestras demandas, pero no podemos distraernos ni hacernos ilusiones ante ellas: sabemos que solo ocurrirán si logramos cambiar el sistema. La inscripción de candidatos debe asumirse como un movimiento táctico para aumentar las contradicciones en la dictadura, y no en la oposición. Que sea la dictadura la que se divida entre decidir profundizar su naturaleza dictatorial al eliminar una vez más las elecciones, o someter al régimen a una derrota descomunal que evidencie el fraude constituyente”. A eso nos referimos, no van a elecciones para competir democráticamente, sino para seguir conspirando.

Ante esta realidad, nuestra respuesta debe ser afianzar las recientes victorias profundizando la Revolución, tomando, con la herramienta de la Constituyente, medidas que se sientan profundamente en el alma del pueblo. El Presidente recomendó recientemente: ni pacto con la burguesía ni desenfreno revolucionario. Bien, también podría estar planteado otro dilema: ni desenfreno revolucionario ni conservadurismo paralizante.

Si el pueblo no le ve el queso a la tostada, estaremos en graves problemas. La Constituyente está haciendo historia, tal como dijo su presidenta Delcy Rodríguez, pero también vale la observación que asomara Oscar Schemel en su intervención de ayer: antes de hacer historia, tenemos que resolver el presente. De eso dependerá de qué historia estamos hablando: de una historia triste o de una historia alegre, es decir puede ser la historia de una victoria o la de una derrota.

Por el momento, estamos en buenas condiciones para asumir el gran reto.
Institucionalmente, andamos mejor hoy que ayer. Es lo que apunta la agencia española EFE, siempre con su piquete reaccionario: “Una suerte de aplanadora institucional ha ido acomodando el terreno en Venezuela a favor del chavismo gobernante de cara a las elecciones de gobernadores que se celebrarán el 10 de diciembre”.

Por otra parte, el aura victoriosa que mostró la derecha después de las parlamentarias de 2015 se ha ido diluyendo y hoy está casi del todo desaparecida. Como añade la agencia EFE en el reportaje citado, “… los dirigentes opositores se enfrentan a las críticas de buena parte de sus simpatizantes… las decenas de manifestaciones antigubernamentales dejaron extenuada a la militancia opositora que vio frustrada su lucha en las calles al elegirse la Asamblea Constituyente”.

Hay un caso emblemático que revela esa realidad: los amargos tuits del cantante Nacho, quien escribió que “Se podría decir que soy opositor de la oposición también. Cosa frustrante”. Y también: “¡Qué batalla campal entre políticos! ¿por Venezuela?”. El enemigo está herido, la Constituyente podría ser el golpe de gracia. Pero si fallamos el golpe, el tambaleante rival se pudiera recuperar peligrosamente.

Mapa de la derrota de la derecha venezolana

marcha7ht1492632389[1]por Marco Teruggi – latabla.com

A esta hora la derecha debía estar, según sus cálculos, en una posición de fuerza totalmente diferente. O sentada en el Palacio de Miraflores, o en el despliegue de un gobierno paralelo combinado con movilizaciones de masas y acciones violentas, incluidas militares. Se había planteado la apuesta a todo o nada/ahora o nunca, y hoy se encuentra en una disputa interna para ver cómo seguir, y no terminar peor que al iniciar la escalada de los cien días.

Pasó lo que les suele pasar: se equivocaron en sus análisis. Sobrestimaron la fuerza propia, subestimaron al chavismo, leyeron de manera errada el estado de ánimo de las masas, calcularon mal las coordenadas del campo de batalla. Y en las batallas las responsabilidades son colectivas pero diferenciadas: el peso mayor recae sobre los generales -así lo enseña, entre otros, el libro La extraña derrota, de Marc Bloch-. Porque hubo una derrota, táctica en el marco de un equilibrio inestable prolongado, pero derrota al fin, y eso trae cambios, facturas, desbandadas y cambios de posiciones.

¿Por qué evaluaron de manera equivocada las condiciones para la toma del poder de manera violenta? Se combinan varios elementos. En primer lugar, la posición de clase de la dirigencia. La dirección del movimiento estuvo y está en manos de hombres y mujeres de la burguesía, la oligarquía, cuadros en su mayoría de clase media-alta, formados en esa política e imaginario. Sería falso decir que no han desarrollado estructuras en algunas zonas populares, pero no parecen de dirección, y son minoritarias. A ese elemento se suma otro, agravante para sus cálculos: una parte de su dirección, tanto venezolana como norteamericana, se encuentra en el extranjero, en particular en Estados Unidos.

Esas lecturas, marcadas por una distancia de clase y de país, se ensancharon por el efecto boomerang de una sus fuerzas: las redes sociales. Asumieron que la dinámica expresada en las redes era representativa del estado de ánimo de las mayorías. Pensaron que la capacidad desplegada -con millones de dólares- en twitter, facebook, instagram, youtube, era la que realmente existía, que la radicalidad allí expresada era la radicalidad popular real.

De esa manera creyeron que el gobierno estaba a un empujón de caer, que su respaldo popular era minoritario y contralascuerdas, que las masas descontentas acompañarían su llamado a la calle para sacar al “régimen”, y que su propia fuerza tenía capacidad de desplegarse hasta alcanzar la masividad policlasista y nacional necesaria. Esa combinación de elementos iba a tener a su vez incidencia sobre factores políticos e institucionales del chavismo, que, al ver el ascenso irrefrenable de las masas en su pedido de elecciones generales, se iban a cambiar de bando. Solo sucedió con la Fiscal General y algunos dirigentes intermedios puntuales -y no fue por las masas sino por cálculo y compra política-. Lo más importante en ese plan era la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: no se quebró.

Esos cálculos condujeron a sostener la hipótesis de la salida violenta durante más de cien días. Con puntos clave como el anuncio de que sería elegido el próximo presidente en elecciones primarias. Lo había proclamado Ramos Allup, el primero en decir luego que participará en las elecciones regionales. Entre un anuncio y el otro pasaron quince días, y en el medio una fecha clave: la victoria electoral del 30 de julio, con más de 8 millones de votos en contra de la violencia opositora y en respaldo a una solución democrática en manos del chavismo. La derecha desconoció públicamente los resultados, pero su impacto fue innegable, abrió un reacomodo de posiciones y cambio de táctica en desarrollo.

Las conclusiones fueron la inversión de sus premisas: el chavismo no estaba nocau y dio una lección histórica, los sectores populares miraron en su mayoría desde lejos a la dirigencia opositora y rechazaron la violencia, la fuerza propia -compuesta por su base social ampliada, los grupos de choques, y sectores paramilitares- no alcanzó a quebrar el cuadro de empate. Tomar el poder por la fuerza es insostenible con esas coordenadas. Cayeron entonces uno tras otro en el anuncio esperado: la participación en las elecciones bajo el ordenamiento del mismo poder electoral que acusan de ilegal, ilegítimo y fraudulento. Freddy Guevara, de Voluntad Popular, ya anunció que el “camino es electoral”.

Algunos todavía no se han pronunciado, producto de desacuerdos, incapacidad para una disputa electoral -como María Corina Machado-, tensión con una base social defraudada a la cual le prometieron un poder inminente para anunciarle cien días después una vía electoral, y crisis interna. Estos meses de escalada reconfiguraron el mapa interno de la derecha, que parece compuesta por tres sectores, que, aunque sostienen posiciones diferentes -por pragmatismo o convicción-, no parecen tener fronteras tan claras.

1. El primero está conformado por los partidos de derecha más históricos, como Acción Democrática presidido por Ramos Allup, que, aunque acompañó la escalada de violencia, su apuesta reside y residió en la estrategia del desgaste del gobierno -en particular por el efecto de los ataques económicos- para acumular en votos el descontento popular, y apostar a victorias electorales.

2. El segundo está dirigido, por ejemplo, por Voluntad Popular y Primero Justicia -cuyos dirigentes están inhabilitados para presentarse como candidatos- y fue quien apostó a la salida por la fuerza, trabajó en la conformación/financiamiento/entrenamiento de grupos de choque, y se vinculó de manera directa con sectores paramilitares.

3. El tercer grupo es el que se ha autodenominado “resistencia” y se ha multiplicado en varios nombres según las zonas del país. El discurso es el del rechazo a la traición de los dirigentes que aceptaron ir a las elecciones, la necesidad de escalar en la confrontación callejera, y la reivindicación de las acciones de violencia -como los ataques el día de las elecciones-. Sus espacios comunicacionales son centralmente las redes sociales y Miami. Resulta difícil saber si se trata de un proceso de relativa espontaneidad, o la “resistencia” fue creada para desplegar acciones planificadas, por ejemplo, por el segundo sector, bajo otra identidad. ¿Cuánto son, quiénes dirigen? Según algunas propias declaraciones maiameras, son grupos dispersos que no tienen centro de mando.

Desde ese análisis se puede entender por ejemplo la acción del domingo en Fuerte Paramacay. No se trata, como los ataques a cuarteles durante los meses de mayo/junio/julio, de medidas en el marco de una escalada que busca acorralar, de ofensiva. Pareciera más bien un intento de mantener medidas de alto impacto -con fuerte repercusión internacional- junto con la preparación de los grupos más radicales. La autoría del hecho debería buscarse en el tercer sector -que parece vinculado, por debajo de la mesa, al segundo, y a dirigentes de la derecha como el senador norteamericano Marco Rubio-. Seguramente intenten más acciones como esta, o mayores. Hay síntomas de desesperación, y eso puede traer violencia y apuestas más radicales.

A este cuadro deben agregarse las dos principales líneas de fuerza de la derecha: la económica y el frente internacional. En el primer caso se ha visto como luego del 30 de julio se produjo un ataque frontal contra la moneda al aumentar vertiginosamente el dólar paralelo. El objetivo es disparar los precios, desgastar a la población, distanciarla de esa manera del gobierno, agravar el cuadro de dificultad material, intentar asfixiar los cotidianos de las clases populares. En cuanto a lo internacional, la escalada sigue dirigida desde los Estados Unidos, con apoyo central desde Colombia y los gobiernos subordinados de la región.

El resultado es que la derecha ha vuelto a depender de dos estrategias que expresan su incapacidad. Una es golpear a la población para llevarla al desespero e intentar traducir esa situación en votos. La otra es pedir la intervención norteamericana, disfrazada de la forma que sea necesaria. Esa realidad es muestra de debilidad y no de fuerza.

La elección del 30 de julio fue una victoria táctica del chavismo. Esa nueva situación dentro del equilibrio inestable trajo efectos dentro de una derecha que volvió a equivocarse furiosamente en su análisis del campo de batalla. Esa ventaja chavista debe ser traducida en acciones urgentes. La principal, además de la justicia, es la económica, y, se sabe, la economía es concentración de política. Ahí parece estar el desafío central de la revolución.

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

EL BLOG DE CARLOS

Por un mundo mejor, posible y necesario

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: