Del “Paro” y otros apuros

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 21 de julio de 2017

Derecha atragantada

Ayer en el centro-oeste de Caracas no estaban parados ni los postes, salvo algún negocito propiedad de escuálidos recalcitrantes, o en ciertos y raros rinconcitos aislados donde hubo algún disturbio menor, como Quinta Crespo. Hacia los lados de la “República del Este”, no la de los poetas, sino la de las zonas donde habita la clase media alta de la capital, el fracaso no fue menor, de acuerdo a los videos que pudimos observar. Allí, focos violentos con puñados insignificantes de gente, lograron perturbar el normal desarrollo de las actividades con amenazas, trancas y otras formas de terrorismo. En cuanto al interior del país, parece que no fue muy diferente. Lamentablemente, la derecha fascista obtuvo dos muertos para su suma macabra.

Entretanto, Henrique Capriles no dejó de enviar su mensaje para idiotas del patio y reproductores de mentiras de afuera: “En Caracas, parecía un 1° de enero”. Algo que le está pasando a la derecha es un excesivo apresuramiento forzado por el paso de los días que hace que el 30 de julio, gran fecha de la elección de la Constituyente, se vea cada vez más cerca. No es descaminado pensar que quizá el amontonamiento de acciones de la última semana responda a la premura que les ha obligado a solapar manifestaciones que acaso deberían ser más espaciadas en el tiempo, para ser mejor preparadas y más productivas para ellos. Es como una avalancha: plebiscito, seudogobierno, paro, “designación de magistrados”, marcha, hora cero, ¿huelga general? Están atragantados y cerca de sufrir una grave intoxicación política.

Pero no nos hagamos ilusiones, la locura opositora está obteniendo algunos logros afuera, como beneficio del engaño, la manipulación y la intensa actividad político-mediática dirigida por Trump-imperialismo. Al nivel externo, Venezuela pasa de ser un “caso” a ser una especie de escándalo permanente, el dibujo de un país anarquizado, paralizado, caótico, en guerra, en el que cunde la muerte y la desolación, por obra y gracia de la “dictadura” de Maduro, que aspiraría a perpetuarse con el coco del momento, la Asamblea Nacional Constituyente. Al fin y al cabo, la posibilidad más certera de la derecha es la intervención foránea, su gran esperanza blanca.

También hay aderezos del plan. Acaso en estos diez días se acelere el goteo de los salta-talanqueras, algo parecido ocurrió en Siria, es otro expediente del libreto imperial. Ayer cogió pista un personajillo menor, Isaías Medina, diplomático y consejero de Venezuela ante Naciones Unidas ¡Vaya consejeros que escogemos! Medina dimitió con una carta en la que aduce su “divergencia irreconciliable con las actuaciones del Gobierno de Nicolás Maduro… reiteradas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos… y crímenes contra la humanidad cometidos contra civiles durante los últimos 100 días”. Este agarró su propio helicóptero y disparó contra Venezuela desde el monstruo, en cuyas entrañas vive.

Entretanto, Capriles continuó abonando a las matrices regadas por doquier, y afirmó que “funcionarios vestidos de negro, arremetieron contra los manifestantes en el estado Miranda, abriendo fuego a todos los presentes, dejando un muerto”. Ya hizo el juicio y condenó, es la justicia mediática y express, que condena de una vez al Gobierno por un crimen que no se ha investigado. Y todavía tiene el tupé de hablar de justicia para atacar a la Constituyente: “Queremos justicia real, no la fraudulenta que pretende imponer Maduro por medio de la constituyente”. Ya habrá “justicia real”, habrá que decirle al fascista, no la que pretendió imponer el 11 de abril persiguiendo chavistas, así que se vaya preparando, porque la Constituyente sí va, a menos que Satanás le conceda a este sujeto algún milagro.
Lo cierto es que Nicolás Maduro, al más acendrado estilo chavista, ha venido manejando la difícil situación interna con paciencia y habilidad de ajedrecista, mientras responde a los ataques externos siguiendo las enseñanzas de Fidel y Chávez: la mejor defensa, en ese terreno, es el ataque, mientras el pueblo revolucionario sigue apostando a la paz sin dejar de prepararse para la guerra. Ya lo hemos dicho antes: es con ese espíritu indomable de lucha y enseñando las garras al enemigo, que Cuba ha logrado mantenerse incólume por casi 60 años ante las arremetidas imperiales, y enviándole el mensaje guerrero de “si quieres, vente con tus tambores de guerra que yo te espero con los míos”.
Mientras, en Estados Unidos algunos analistas que no son de izquierda parecen discernir algunos importantes asuntos con más claridad que otros de aquí y de allá.

Geoff Thale, del grupo de análisis WOLA (Washington Office on Latin America), dijo ser “muy escéptico de que las sanciones unilaterales de Estados Unidos sean eficaces. Es más probable que hagan sentir al gobierno que no tiene otra opción que resistir, y ofrecen al gobierno un grito nacionalista contra Estados Unidos”. Otro, David Smilde, especialista en Venezuela de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, Luisiana, señaló que “es posible que el gobierno venezolano se vea fortalecido por las sanciones de Estados Unidos. No hay manera de aplicar sanciones económicas en Venezuela ahora sin hacer la situación humanitaria mucho peor” y agregó que las sanciones “desencadenarían un enorme resentimiento entre los venezolanos y nunca serán bien recibidas por otros países de la región”. Y finalizó afirmando que las sanciones podrían incluso “empujar a Caracas a los brazos de Rusia y China”.
Nosotros, por nuestra parte, tenemos que seguir enfocados en lo mismo, como hemos dicho: contra el imperialismo y el fascismo… ¡Constituyente!

Seudogobierno impostor y Constituyente

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 20 de julio de 2017

Seudogobierno impostor y Constituyente

En nuestro Análisis de ayer apuntamos, con referencia a declaraciones de Tarek Williams Saab, que “Este proceso usurpador forma parte de la intención expresa de la derecha de conformar un ‘gobierno de unidad nacional’, es decir un gobierno paralelo, lo cual es también expresión del guión intervencionista que ha aplicado el Imperio en otras latitudes”. Es ese el principal aspecto a destacar en cuanto a los anuncios hechos ayer por la derecha sobre la conformación de un seudogobierno impostor. Es otra herramienta dentro del plan establecido, y en pleno desarrollo, de ir creando las condiciones internas que faciliten el establecimiento de una situación de inestabilidad, ingobernabilidad e incluso de guerra civil, real o virtual, para justificar la intervención imperialista en cualquier modalidad.

En ese sentido, también afirmamos ayer que “Muy probablemente el imperialismo tratará de combinar eventos de subversión interna y la manipulación mediática para más temprano que tarde comenzar a promover la legitimación y el reconocimiento internacional al “gobierno de unidad nacional”, para terminar de dividir al pueblo (“divide y vencerás”) y volver a esclavizarnos”.

Por supuesto, el monstruo de Frankenstein creado por la derecha es un mamotreto que no puede ser llamado gobierno ¿gobierno sin Fuerza Armada, sin PDVSA, sin presupuesto nacional, sin control mayoritario del Estado (solo controlan la Asamblea Nacional y ahora la Fiscalía General de la República, ambas instituciones en
situación de desacato)?

Una característica típica de la derecha es su doblez de intenciones. En un documento de la MUD supuestamente se descarta una “cacería de brujas” contra el chavismo, al delinear lo que sería su “brújula de gobierno”. En ese documento supuestamente se asume el “compromiso sagrado de respetar a quienes piensen políticamente distinto”, por lo que “nunca habrá retractación, discriminación ni persecución”. Por su parte, el fascista vicepresidente de la AN, Freddy Guevara, afirmó que “No viene una persecución ni cacería de brujas, pero tampoco se puede plantear
que los violadores de derechos humanos van a estar libres”. Resulta chocante que quienes han organizado y ejecutado la violencia de los últimos tres meses, y avalado y justificado la quema de personas y el asesinato de civiles, militares y policías, se quieran prestar como pacíficas y conciliadores palomas que no han roto un plato.

Todo ese tipo de declaraciones forma parte de una oferta demagógica y engañosa, que será difundida ampliamente por la canalla mediática nacional e internacional, pero que en realidad está desprovista de cualquier propuesta concreta ni programa de gobierno que pueda ser analizada con seriedad. Es una carta de supuestas buenas intenciones de quien se guarda tras la espalda el puñal del neoliberalismo y la liquidación de los avances sociales alcanzados por la Revolución Bolivariana, y de la entronización, una vez más, de una élite política ansiosa de repartirse, como en el pasado, el botín de la riquezas nacionales mientras se somete al pueblo a la exclusión y
la persecución. Y, no lo olvidemos, sobre todo se trataría de volver a colocar a Venezuela bajo la tutela de los intereses geopolíticos del imperialismo, como ha ocurrido con Argentina y Brasil.

El anuncio del seudogobierno impostor antecede al llamado “paro cívico” de hoy (que erróneamente ubicamos en el día de ayer), otra de las acciones preparatoria de una presunta “Hora Cero” que se anotaría dentro de la intención de evitar la Asamblea Nacional Constituyente. Ya se verá lo que predijimos ayer mismo: el fulano “paro cívico” tratará de ser impuesto por medio del terror, con amenazas y ataques a los comercios y al transporte público, y con trancazos y plantones.

El “paro cívico” parece ser la antesala, una especie de globo de ensayo, de otra amenaza adelantada por la derecha fascista, la de lanzar una huelga general indefinida.

En ese sentido Márcela Máspero, presidente de la autodenominada “Unión de Trabajadores de Venezuela” y militante del movimiento terrorista Voluntad Popular, declaró que los trabajadores del país estarían “dispuestos a protagonizar una huelga general indefinida hasta que se restituya el hilo constitucional en Venezuela”.
Todas estas acciones de la derecha persiguen un objetivo inmediato: evitar la elección y la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente. Ante esa intención, tenemos que cuidarnos de caer en las trampas y distracciones que está instalando la contrarrevolución. Faltan solo diez días para los comicios constituyentes. De aquí a esa fecha, nuestro foco debe mantenerse: Constituyente en el desayuno, Constituyente en el almuerzo, Constituyente en la merienda, Constituyente en la cena.

Si nos mantenemos firmes en nuestro cometido, cosecharemos el fruto del gran trabajo que está haciendo la vanguardia social del pueblo en defensa y en ejecución de la Constituyente. Tenemos una base inconmovible, segura, de más de 5 millones de electores. Si persiste el huracán revolucionario que ha generado el histórico llamado a Constituyente, podremos superar con creces los seis millones de votos y la Constituyente arrancará con paso firme. Ya lo decíamos en nuestro Análisis de ayer: “… nuestro camino es claro: enfocarnos en el éxito de la Constituyente, mantener al pueblo en la calle en defensa de la soberanía y garantizar el éxito el 30 de julio”.

¿Contra Trump? ¡ANC!

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 19 de julio de 2017

¿Constituyente no? ¡Constituyente sí!

Ya ha quedado dicho: las amenazas de Donald Trump atizan un aspecto de la Constituyente que ya estaba allí, por supuesto, pero que se ha redimensionado: su carácter antiimperialista, que deriva de esta impronta de la Revolución Bolivariana. Ese es el quid de la cuestión venezolana en el ámbito geopolítico: si nuestro Gobierno se entregara sumiso a los odiosos intereses e imposiciones del imperialismo a escala mundial, se le aceptaría cualquier evento que programara, como se hace, por ejemplo, con el régimen oprobioso de Arabia Saudita o con gobiernos reaccionarios y criminales de América Latina, como el de México.

En realidad, las amenazas imperialistas expresas y descaradas, como esta que ha hecho el mal payaso multimillonario de Estados Unidos, suelen tener un efecto mágico en el pueblo venezolano. Pasó con el decreto Obama, que concitó más de 11 millones de firmas en su rechazo. Este será igualmente el efecto que tendrán las nuevas amenazas imperiales: nos reafirmarán a todos quienes estamos empeñados en la lucha por hacer realidad la Asamblea Nacional Constituyente, que ahora estamos más firmes, más decididos en ese empeño. Como dijo ayer el Presidente: ¿Constituyente no?

¡Constituyente sí! Pero además estamos seguros de que unos cuantos de quienes no estaban definidos o albergaban dudas en el apoyo a la Constituyente ahora lo estarán pensando, porque este es un pueblo de patriotas y la absoluta mayoría rechaza de manera categórica la intervención extranjera.

De todas formas, estas amenazas hay que tomárselas en serio, ya que provienen de un extremista ultra reaccionario que es capaz de todo. Inclusive, algunos hablan de que podría haber prontas sanciones que afecten, por ejemplo, las importaciones de petróleo venezolano a Estados Unidos. Eso no es fácil, no obstante, porque también se afectaría la economía estadounidense, en momentos en que tampoco están como para eso. Pero del orate de la Casa Blanca y su equipo de ricachones gorilas se puede esperar cualquier cosa.

Entretanto, Venezuela ha empezado a responder con la firmeza que caracteriza al chavismo en este tipo de asuntos, la misma que ha caracterizado a Cuba y le ha permitido permanecer incólume ante el asedio imperialista. Frente al fuerte, fuerza. El presidente Maduro ha convocado sin demora el Consejo de Defensa de la Nación (Codena). “He decidido activar el Consejo de Defensa de la Nación de acuerdo al 323 de la Constitución, para responder integralmente a la amenaza Imperial”, escribió Maduro a través de su cuenta en Twitter. Y también: “La respuesta será muy firme, en defensa del Patrimonio histórico Anticolonial y Antiimperialista de nuestra Patria”. El Codena, según la Carta Magna, “es el máximo órgano de consulta para la planificación y asesoramiento del Poder Público en los asuntos relacionados con la defensa integral de la nación, su soberanía y la integridad de su espacio geográfico”. Así es que se gobierna.

Las amenazas de Trump están siendo acompañadas a lo interno por otras amenazas de sus sirvientes criollos. El defensor del Pueblo, Tarek William Saab, denunció ayer que la oposición está creando órganos paralelos a las estructuras del Estado, después de que el Parlamento contrarrevolucionario comenzara el proceso para designar “nuevos magistrados” del Tribunal Supremo de Justicia. Saab explicó que esa iniciativa de la Asamblea en desacato “Usurpa funciones de autoridades públicas y estimula la conformación de órganos paralelos a los establecidos por el Estado”. Este proceso usurpador forma parte de la intención expresa de la derecha de conformar un “gobierno de unidad nacional”, es decir un gobierno paralelo, lo cual es también expresión del guión intervencionista que ha aplicado el Imperio en otras latitudes. Muy probablemente el imperialismo tratará de combinar eventos de subversión interna y la manipulación mediática para más temprano que tarde comenzar a promover la legitimación y el reconocimiento internacional al “gobierno de unidad nacional”, para terminar de dividir al pueblo (“divide y vencerás”) y volver a esclavizarnos.

La pretensión de conformar un gobierno paralelo es acompañada de otras amenazas. Para hoy han convocado un “paro cívico” de 24 horas, que seguramente tratarán de imponer por la fuerza, con agresiones a comercios y a medios de transporte, trancas y plantones.

Igualmente, la derecha pro imperialista ha anunciado una supuesta “escalada definitiva” en las “protestas”, hacia una “Hora Cero”, para que desistamos de la elección de la Asamblea Constituyente. Todo indica que se van a quedar con los crespos hechos, aunque no por ello abandonarán la idea de sabotear el acto eleccionario.

Pensamos que no están incapacidad de evitarlo, pero sí de mancharlo con la violencia para tratar de vender al mundo la idea de que el “pueblo” estaría en la calle contra esa elección. Y después de electos los constituyentes, seguirán empecinados contra la ANC.

Así pues, nuestro camino es claro: enfocarnos en el éxito de la Constituyente, mantener al pueblo en la calle en defensa de la soberanía y garantizar el éxito el 30 de julio. Y todavía hay quienes dudan de la justeza de la Constituyente como desencadenante histórico de una nueva etapa de la Revolución Bolivariana. Ya está ocurriendo, tal como previmos en nuestro texto publicado en la Internet el pasado 24 de abril, y como lo estableció el presidente Maduro en su histórico discurso del 1° de mayo, cuando convocó al pueblo a Constituyente.

López en su casa, reacciones y especulaciones

L'immagine può contenere: 7 personepor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 10 de julio de 2017

López en su casa, reacciones y especulaciones

Las reacciones ante el traslado de Leopoldo López de Ramo Verde a su casa han sido diversas, por supuesto, y las versiones sobre las causas de la decisión pertenecen sobre todo al campo de las especulaciones. Empecemos por el comunicado que emitió inmediatamente la MUD. Destaca ante todo el tono victorioso del mismo, cuando se afirma que “Para la Unidad Democrática, más que una concesión del régimen, la medida adoptada es el resultado de la insistente presión de calle que han ejercido los venezolanos desde hace ya 100 días, y de la solidaridad internacional para con nuestra lucha. En este sentido, y aunque parcial e incompleta, esto constituye un innegable triunfo del pueblo venezolano”. El peligro que encierra una afirmación como esa es evidente, pues de hecho puede servir de estímulo a los planes terroristas. Eso queda más claro aún en otro párrafo del comunicado: “Este triunfo parcial debe ser para todos un estimulo para no sólo continuar sino intensificar la lucha democrática y pacífica que hemos venido sosteniendo, y que tendrá una nueva dimensión a partir del próximo domingo 16, en lo que va a ser el histórico Proceso Nacional de Decisión Soberana”.

Como quedó dicho más arriba, las especulaciones en torno al caso están a la orden del día. Por ejemplo, la abogada y activista Eva Golinger se expresó por Twitter: “Buena pregunta: ¿La liberación de Leopoldo López es a cambio de qué? ¿Que ofreció la oposición o el gobierno de EEUU?”. Y luego especula: “No me sorprendería que esta decisión de liberar a Leopoldo tenga que ver con las sanciones contra PDVSA que Trump estaba a punto de imponer”. Golinger está sin duda en desacuerdo con la medida, al menos con la forma en la que se produjo: “¿Si Leopoldo López tiene problemas de salud porque no lo llevan a un hospital? Esta decisión amerita más explicación y transparencia”. Observación nuestra: no siempre las negociaciones políticas tienen que ser explicadas o develadas. Recordemos cuando Chávez se reunió con Gustavo Cisneros, por mediación de Jimmy Carter. De esa reunión se supo después de realizarse (y no por boca de Chávez) y nunca conocimos exactamente qué se negoció o se conversó allí. Hasta ahora, ni la oposición ni el Gobierno han dado detalles de ninguna negociación en torno a López, pero es difícil creer que no la hubo.

Por su parte, el diputado fascista Freddy Guevara niega que haya habido acuerdo alguno con el Gobierno para la sustitución de la medida de privación de libertad por la de casa por cárcel, afirmando que es una decisión unilateral del Gobierno “es el régimen que unilateralmente decide a donde mueve a los presos políticos, así como 30 hombres armados llevaron a Leopoldo a Ramo Verde, de la misma manera lo llevaron a su casa”.

Sin embargo, ya desde hace algunas semanas se venía hablando de que había un diálogo con López, el Gobierno lo reconoció así, y se asomó públicamente la posibilidad de que se diera una decisión como la que se conoció el sábado, aunque la oposición fue en ese sentido menos transparente que el Gobierno y negó lo que ahora parece un hecho cierto. Esto se ve reforzado por una declaración del presidente de la opositora Asociación Civil Venezolanos en España (ASOVENESP), Alberto Pérez Levy, quien afirmó que “Conocíamos que Zapatero estaba haciendo gestiones y la propuesta de arresto domiciliario desde hace un año y medio”.

Recordemos también que, en su papel de mediador de la Unasur, el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero visitó varias veces en el último año a López en prisión, la última el pasado 4 de junio. En esa visita estuvo acompañado por la entonces canciller venezolana, Delcy Rodríguez, y el alcalde del municipio Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, ambos representantes del gobierno para el proceso de diálogo con la oposición.

También se pronunció en tal sentido el ex secretario general de Unasur y ex presidente de Colombia, Ernesto Samper, quien aseveró que los ex mandatarios que participaron en la mesa de diálogo entre el Gobierno de Venezuela y la oposición conocían la medida humanitaria otorgada a Leopoldo López por parte de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ): “La decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de aceptar el traslado de Leopoldo López a su domicilio como una forma de prisión domiciliaria, de la cual teníamos ya conocimiento los ex presidentes que hemos venido trabajando en la despolarizaron política de Venezuela, debe interpretarse como un gesto positivo por parte del Gobierno”.

Un vocero mediático de la derecha, Vladimir Gessen, sugirió otra versión del hecho: “Es muy probable que la conspiración militar que denunció Nicolás Maduro, el desastre del ataque perpetrado a la Asamblea Nacional, la consulta popular de la oposición en marcha, la próxima reunión de la OEA, ahora bajo la presidencia del Consejo Permanente del Brasil, y la calle tomada por la oposición, llevaron al gobierno a dar la casa por cárcel a Leopoldo López”.

Es interesante la mención que hace Gessen del incidente de la Asamblea Nacional que fuera achacado a colectivos chavistas y que hizo bastante daño al nivel internacional ¿Actuó el Gobierno para apresurar una decisión tal, a fin de enmendar la plana a quienes cayeron mansamente en las provocaciones de la derecha y nos dejaron tan mal parados internacionalmente, siendo que habíamos ganado recientemente algún terreno en ese ámbito? Fijémonos en algo más que afirma Gessen y que abona a esta posibilidad: “… este cambio de cárcel de Leopoldo abre un espacio que nos puede salvar de una guerra civil… Cambiar la casa de Leopoldo por cárcel en lugar de Ramo Verde, nos indica un camino para evitar que la confrontación existente en el país se convierta en una conflagración”.

En ese mismo sentido, es significativo que el canciller venezolano, Samuel Moncada, visitara la noche del viernes a López en la cárcel y que posteriormente, en la madrugada del sábado, este fuera trasladado a su domicilio en Caracas.

En cuanto al TSJ, este justificó la medida aduciendo “problemas de salud” de López, versión que su padre confirmó, aunque otros familiares afirman que su salud es óptima. Como se ve, hasta ahora seguimos en el terreno de las especulaciones.

Las reacciones de los opositores en el ámbito interno, incluso la de Lilian Tintori, en general reflejan el mismo tono triunfalista y retador del comunicado de la MUD. Tintori, por cierto, ha comenzado a recibir ataques opositores vía Twitter por haber felicitado a Delcy y Jorge Rodríguez por su contribución a la decisión sobre su esposo.

El propio López mantuvo su pose heroica, en una carta suya que leyó su conmilitón Freddy Guevara: “Venezuela, este es un paso hacia la libertad, no tengo resentimiento alguno y tampoco voluntad de claudicar en mi lucha; mantengo firme mi oposición a este régimen, y firme mi convicción de luchar por una verdadera paz, convivencia, cambio y libertad, palabras que aspira hacer realidad el pueblo y que hago mías. Si mantener mi convicción de lucha por la libertad significa correr el riesgo de volver a una celda en Ramo Verde, estoy más que dispuesto a asumirlo. Hoy estoy preso en mi casa, pero también está así el pueblo de Venezuela. Me mantuvo firme en la celda comprender que el sacrificio que yo pasaba era nada, en comparación con el de nuestro pueblo. Por lo tanto, hermanos y hermanas les reitero mi compromiso y convicción de conquistar la libertad”.

María Corina Machado blandió su conocido discurso impertinente: “El régimen se quiebra. Es hora de avanzar con más fuerza en la calle hasta el FINAL”.

El presidente de la AN, Julio Borges, consideró que la decisión a casi 100 días de protestas callejeras, es un “logro enorme” y da “más fuerza al pueblo para seguir luchando en la calle por la libertad”.

En el terreno internacional, las reacciones parecen positivas en cuanto al posicionamiento del tema del diálogo, lo cual es conveniente para nuestro Gobierno.

Luis Almagro se pronunció sin demora vía Twitter: “Saludamos liberación d @leopoldolopez, oportunidad d reconciliación nacional y salida democrática a grave crisis”, aunque por supuesto, la noticia no hizo que disminuyeran sus exigencias desafiantes: “La prisión domiciliaria d @leopoldolopez es solo un primer paso. ¡Exigimos liberación d todos los presos políticos!!”.

Varios mandatarios de Hispanoamérica valoraron el sábado el traslado de López a arresto domiciliario como un paso en favor de la paz y el diálogo en Venezuela. Es decir, hubo ganancia internacional para nuestro Gobierno, pero esa realidad no puede tapar el hecho de que la derecha externa sigue y seguirá atacando a nuestra Revolución, a pesar de su supuesta “alegría” por el beneficio dado a López. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, expresó su deseo de que la excarcelación de López suponga “un primer paso” en el proceso de “reconciliación nacional” y para la liberación de todos los presos políticos en Venezuela.

El mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, celebró la medida e insistió “en que Venezuela debe perseverar en el diálogo y solución pacífica”.

El ex presidente colombiano Andrés Pastrana aseguró que la medida le produce “alegría relativa”, pues considera que López sigue siendo “prisionero político de la narcodictadura” y pidió a Maduro liberar “ya a los más de 400 presos políticos”.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, expresó su alegría por el traslado del opositor venezolano y deseó que pronto recupere “plenamente su libertad y el ejercicio de sus derechos políticos”.

El jefe de Estado de Panamá, Juan Carlos Varela, abogó por más acciones del Gobierno de Nicolás Maduro para lograr la “paz”, como suspender la convocatoria a una Constituyente.

Y Mauricio Macri: “Nos alegra mucho saber que @leopoldolopez ya está con su familia. Esperamos que pronto los demás presos políticos puedan hacer lo mismo”

La Cancillería mexicana confía en que esa medida “facilite una salida negociada a la difícil situación por la que atraviesa el país” y confirmó que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, hizo “un llamado en la mesa del G20 (en Alemania) a poner atención a la situación en Venezuela”.

“Guatemala recibe con mucha alegría que Leopoldo López esté de nuevo al lado de sus seres queridos. #SíSePuedeVenezuela #GuatemalaApoyaaVenezuela”, publicó la Cancillería en sus redes digitales.

Human Rights Watch (HRW) consideró que la medida de arresto domiciliario que le fue concedida a López es un “signo” del impacto que tienen las protestas en la calle.

Ahora bien, en algunos sectores del chavismo la decisión parece no haber caído muy bien, a juzgar por comentarios escuchados y por algunos artículos publicados en medios como Aporrea.org. Inclusive Iris Valera manifestó públicamente su inconformidad con la medida, aunque dijo acatarla.

Hay que saber que el presidente Maduro afirmó ayer que aprobó un informe que le fue presentado por la llamada Comisión de la Verdad, la Justicia y la Paz, el cual fue llevado al TSJ, que finalmente tomó la decisión de beneficiar a Leopoldo López con la medida de casa por cárcel. El Presidente afirmó que “Ayer en las horas de la madrugada el Tribunal Supremo de Justicia , en uso de sus facultades, lo decidió por propuesta integral contundente de la Comisión por la Verdad, la Justicia y la Paz presidida por nuestra camarada Delcy Rodríguez, quien elevó un informe a mi persona el cual fue aprobado por mi”.

Por su parte, el ministro Ernesto Villegas, dijo a través de su cuenta en Twitter que la medida de casa por cárcel que le impuso el Tribunal Supremo de Justicia a López debe ser acatada “gústenos o no”. Claro, pues quien no la acate, estará por supuesto en desacato.

Villegas añadió que “Ojalá en sus nuevas condiciones @leopoldolopez llame a la reflexión a sus aliados y seguidores para que abandonen la violencia”. Y además: “Venezolanos debemos tramitar conflictos en paz y rechazar voces apátridas q claman x colapso e invasión extranjera como el Sr Requessens”.

Una opinión muy interesante y digna de tomar en cuenta es la del ministro para la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, quien afirmó el sábado que “…el país amaneció con una noticia que es producto del diálogo nacional y el esfuerzo sostenido del presidente de la República, Nicolás Maduro, por mantener la paz”.

En todo caso, no debemos caer, como hacemos a menudo, en la tentación de confundir la categoría “pueblo” con la de “chavismo militante”. Son dos cosas distintas.

El chavismo militante de base es la vanguardia social del pueblo, pero no es “todo el pueblo”. Estamos casi seguros de que la mayoría de los venezolanos ve con buenos ojos esta medida del TSJ y la considera positiva para el diálogo y la paz. El debate sigue, veamos hacia donde termina yendo.

MUD: 16 de julio

L'immagine può contenere: 4 persone, cappello e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 04 de julio de 2017

MUD: nuevas ideas, viejas mañas

Dentro de su plan de echar el resto en el mes de julio, la MUD se presenta con nuevas ideas. Sí, nuevas ideas, pero con viejas mañas. La más notoria de todas es la convocatoria, el domingo 16 de julio de una “consulta” o “plebiscito” contra el presidente Nicolás Maduro, contra la Asamblea Nacional Constituyente y sobre el papel de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ante la “violación de la Constitución”.

Valga decir que la derecha se ha apuntado rápidamente un nuevo fracaso, la convocatoria a un acto para la firma de un fulano “Acuerdo de la Sociedad para Avanzar en el Rescate de la Democracia y la Constitución”, que fue pautado para el día de ayer a las 10 de la mañana en el Teatro Chacao, y cuyo texto avalaría la “consulta” de marras, contentiva de tres preguntas: “¿Apoya usted que Nicolás Maduro continúe como presidente?; ¿Está de acuerdo con una constituyente comunal?; y ¿Cuál debe ser el papel de la FANB ante la violación de la Constitución?” ¿Se realizó este acto? Sí se hizo, pero tuvo muy poca cobertura mediática, se trató de una convocatoria fallida que sigue la tradición de esta seudo dirigencia de hacer mucho ruido y mostrar pocas nueces.

Uno de los principales problemas de esa convocatoria es que se había invitado a “disidentes” del chavismo, como la Fiscal General de la República, los ex ministros de Chávez y otros que han montado tienda aparte del Gran Polo Patriótico, pero ninguno fue. Así que terminaron juntándose los mismos de siempre. Aparte de la MUD, asistieron los tradicionales comensales de esa mesa: Consejo Nacional Evangélico, Frente Institucional Militar, Fuerza Liberal, Gente del Petróleo, la Asociación de Alcaldes (opositores), Fedecámaras, Conindustria, Conseturismo, Provea, Foro Penal, las directivas de los colegios de abogados, de periodistas y de médicos, el SNTP y sindicatos de la CVG y UNETE. Esto, por supuesto, no es noticia, son los mismos de siempre, como quedó dicho.

¿Por qué no asistieron los “disidentes”? Porque la MUD es una raya. Es verdad que tales “disidentes” a veces se le juntan en cuanto a visiones y propuestas políticas, pero ninguno quiere terminar de retratarse con esa alianza de ineptos. Los “disidentes”, en realidad, son dados a pescar en río revuelto, piensan que pueden convertirse en esa “tercera opción” que podría llenar el espacio social mayoritariamente minoritario (valga el oxímoron) de los “no alineados” que aparece en la sociedad venezolana de la actualidad.

Pero estamos divagando, volvamos a los planes de la MUD. El mencionado “plebiscito” tiene una consistencia bastante previsible. Es claro que una consulta tal no tendrá ningún valor legal ni vinculante, ya que será en verdad un acto privado organizado por un sector político, como si fuera una misa. Igualmente, es imaginable que tendrá una respuesta relativamente densa en sectores de clase media alta, aunque muchos escuálidos ya andan despotricando en las redes, porque no entienden eso de que ahora la MUD se aparece con otra aparatosa propuesta, que se parece demasiado a la fracasada recolección de firmas para el referendo, una morisqueta más que parece no tener destino cierto. En cuanto al resto del país, difícilmente se tragará ese anzuelo, no porque apoye al Gobierno, sino precisamente por tratarse de una idea bastante estrambótica, aparentemente de poca utilidad y trascendencia.

Pero no nos engañemos, la MUD no está tan descaminada con este tema del plebiscito. No son tan tontos como para creer que con eso tumbarán al Gobierno, ese no el objetivo de tal acción. En nuestra opinión, el domingo 16 de julio la oposición se ha fijado dos fines principales. Uno es escapar del callejón sin salida en el que se ha metido con la violencia, cuyos frentes crecen en una desesperada intensidad, pero languidecen en cuanto a asistencia y apoyo popular. Esto último nunca lo tuvo el terrorismo, pero ahora es cada vez más notoria la soledad de los trancazos y las manifestaciones que convocan. El capítulo de la violencia cotidiana tiende a cerrarse con más pena que gloria y se ven obligados a huir hacia adelante con algún artificio: ya lo armaron, con el “plebiscito”.

El otro objetivo es recurrente: el espectáculo mediático. Se esmerarán en conformar algunas colas con espontáneos y militantes en zonas donde cuentan con suficiente fuerza para ello, trucarán las cifras de participación y montarán el concierto de los medios del mundo para simular el éxito. Se tomarán la foto y armarán el reportaje, y el mundo “sabrá” que el “pueblo” venezolano votó para sacar a Maduro, rechazar la Constituyente y convocar a la FANB para el golpe de Estado. Así continuarán echando la siembra que supondría la cosecha futura. Más que eso no parece posible que logren, por más amenazas de “Hora Cero” que proclamen. Pensarán, sin embargo, que tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe.

Uno de los principales problemas de la MUD es su errónea -o acaso impostada- lectura de la realidad. Eso se ve en el juicio que resalta en su más reciente comunicado: “Durante 93 días de lucha, la resistencia ciudadana y democrática, principalmente asumida por nuestros jóvenes, ha inspirado a toda Venezuela, llevando al régimen de Nicolás Maduro a un estado de fragilidad, división y aislamiento severo. Y una de las razones para esta conquista democrática ha sido la unidad del pueblo ciudadano y el respeto de su dirigencia, generando una relación más compacta y dinámica que nunca”. Todos sabemos que nada de esto es verdad, no es más que bazofia para tratar de mantener en alto la moral de su mermado público de galería.

Ahora bien, tampoco es como para que cantemos victoria. Los desaguisados de la MUD pueden actuar, en cuanto a nosotros, como consuelo de tontos. Que ellos estén mal no quiere decir que nosotros estemos bien. Pero ese es otro cuento.

 

Venezuela: Escenarios desde julio

L'immagine può contenere: 11 persone, persone che sorridono, follapor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 03 de julio de 2017

Escenarios desde julio

Comienza un mes cuyo desarrollo será harto importante para la configuración del escenario donde habrá de desenvolverse el conflicto político en Venezuela. Sin duda, la MUD echará el resto para evitar que el país se encamine hacia la Asamblea Nacional Constituyente, cuyo desenlace es aún incierto (nada está escrito, como repetimos una y otra vez), pero que constituye la principal oferta política actual del chavismo, de allí el compromiso asumido por la MUD ante sus huestes de que no permitirá su realización.

De hecho, la entente opositora anunció que a partir de hoy radicalizará sus acciones, y lo hizo por boca de una de sus voceras más radicales, María Corina Machado. La cabecilla del partido fascista Vente Venezuela, afirmó que “Este 3 de julio será histórico, porque estaremos todos los venezolanos con el compromiso de salvar la República. Vamos a suscribir un gran acuerdo de la sociedad contra la imposición del totalitarismo del régimen y ratificaremos el legítimo ejercicio de los artículos 333 y 350 de la Constitución”. Pareciera, pues, que uno de los principales objetivos inmediatos de la MUD sería conformar un frente en el que confluyan distintos factores que requieren cohesión para tratar de acelerar la gran meta de la derecha: dar al traste con el Gobierno de Nicolás Maduro ¿Qué sectores se unirían a la iniciativa? No podemos sino conjeturar: ¿Fedecámaras? ¿Universidades autónomas y privadas? ¿La Conferencia Episcopal? ¿La “Unión Nacional de Trabajadores”, UNETE? ¿Gremios profesionales?

¿Académicos, faranduleros, artistas, intelectuales de derecha? ¿“Disidentes” del chavismo?

Por su parte, Edison Ferrer, vocero de Primero Justicia, aseveró que las próximas acciones de protesta serán “más elevadas” y pasarán a la “fase de multiplicación”, ante la “elevación de la represión” de parte de los cuerpos de seguridad del Estado: “Si antes eran 10, 20 o 30 protestas, ahora serán tantas protestas como calles haya donde vivan quienes nos oponemos a este régimen y queremos rescatar la democracia. En cada cuadra, en cada edificio, en cada esquina, desde hoy mismo nos organizaremos como ciudadanos”.

Estas amenazas no sorprenden, está claro que la derecha ya no puede dar marcha atrás en su conspiración y que le ha llegado la hora de quemar los cartuchos que le queden. Después de haberse metido en el callejón sin salida del terrorismo, tratará de terminar la tarea. No la tiene fácil, porque no ha podido granjearse el apoyo de las clases populares para la agenda de violencia, pero no tiene otra que seguir adelante.

En ese contexto, el analista Leopoldo Puchi se muestra sorprendido porque en un reciente informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (una organización bipartidista estadounidense, con sede en Washington, dedicada a la investigación política, y que se financia con fondos gubernamentales y privados), sobre posibles escenarios del conflicto venezolano en el futuro inmediato, no se incluye el de un acuerdo de coexistencia negociado entre el Gobierno y la oposición, la posibilidad de un escenario de paz viable. Ciertamente, en política no puede descartarse nada y la vida te da sorpresas, pero no hay duda de que ese escenario luce como el más improbable.

Sobre el citado informe, discurre Puchi: “… se contemplan cinco escenarios, que vendrían determinados por el grado de estabilidad interna y por el grado de presión externa. El primero, denominado Aterrizaje suave, no sería el resultado de una negociación Gobierno-oposición, sino que consistiría en el abandono del poder por parte de quienes lo detentan en la actualidad. Esto sería el resultado tanto de acciones externas como de las realizadas en el país por la oposición y los disidentes del campo gubernamental. Posteriormente se les brindaría cierta protección a los factores de la disidencia. En un segundo escenario, el Gobierno estaría en capacidad de mantener el control de la situación, evitaría su desalojo y evolucionaría hacia “un modelo cubano”.

En un tercer escenario los militares cambiarían su lealtad al Gobierno y lo depondrían por medio de un golpe, lo que podría conducir a un gobierno militar o a una etapa de transición. El cuarto escenario descrito es el de una suerte de guerra civil, expresada en una confrontación de calle permanente, que pudiera evolucionar hacia la organización de grupos armados irregulares por sectores de oposición. El quinto escenario, denominado Wild Card y considerado “menos probable”, es el de una invasión, para lo cual según el informe se pudiera invocar el Tratado de Río y tendría como argumento eventos o situaciones como el narcotráfico, presencia de grupos extremistas o el peligro de la presencia de Rusia, China e Irán en el continente”.

Bien, nosotros tenemos que coincidir con la posibilidad de todos esos escenarios, aunque falta al menos uno, el que se podría generar si la Constituyente tiene éxito en rescatar la confianza del pueblo en el chavismo y la esperanza de que la Revolución resolverá los problemas. Eso allanaría el camino para plantear elecciones generales y para que la permanencia del Gobierno Bolivariano se dé por parto natural. Pero hasta ahora, eso solo puede ser considerado uno más entre varios escenarios posibles.

Nosotros, y eso también lo hemos dicho más de una vez, no podemos ser ni optimistas ni pesimistas, sino realistas, es lo que corresponde a nuestra condición de analistas. No vamos a negar que este sea un momento de dudas e incertidumbres, y no hablamos de nuestros deseos o pasiones, sino de lo que nos proyecta la realidad. De todos modos, digámoslo de nuevo: la lucha sigue (y seguirá).

 

OEA y Venezuela: la pelea es peleando

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 21 de junio de 2017

OEA y Venezuela: la pelea es peleando

En el afán de mantener en alto la moral de la base social de la conspiración, la derecha  criolla elabora sus propios argumentos para palear los posibles efectos desmoralizadores, para ese sector, del resultado de la reunión de la OEA del lunes. Los mismos van de lo ofensivo a lo ridículo. Uno de estos argumentos se basa en el mismo cuento de la “chequera petrolera”, como si las relaciones comerciales de los países no jugaran siempre un papel importante en el ajedrez geopolítico. Pero esa no es la razón única, también están las ideas solidarias y de soberanía que sembró Hugo Chávez a lo largo del continente y que no han podido ser desterradas por la contraofensiva derechista continental. El presidente pro imperialista de la Asamblea Nacional venezolana, Julio Borges, afirmó que “Lamentablemente cinco países lo que vieron fue sus negocios, cinco países lo que vieron fue la deuda que tienen de petróleo, el petróleo regalado… pero esos países al final son países que tienen su conciencia comprada”.

Bien, cada ladrón juzga por su condición, aunque en realidad Borges lo que quiere es criminalizar a cualquiera que se niegue a ponerse al servicio del imperialismo, y de paso contribuir a que el ejército guarimbero no se sienta decaído por este descalabro internacional.

Otro connotado derechista, Luis Florido, cargó igualmente contra los 8 países que se abstuvieron: “cuando eres neutral en momentos de injusticia, eliges del lado del represor y también se llenan las manos de sangre, porque mientras se realizaba la sesión, jóvenes venezolanos eran asesinados”. De paso, drenó su amargura afirmando que el pueblo venezolano evidentemente esperaba más de la OEA y que esta permanecía supuestamente en mora con ese pueblo.

También en tono de reproche, el coordinador nacional del partido fascista Voluntad Popular, Carlos Vecchio, aseveró que “Mientras en la consulta de cancilleres se contaban votos de los países, en Venezuela se contaban muertos y balas durante las diversas protestas que se registraron ayer en donde funcionarios de la Guardia Nacional atacaron a los manifestantes con armas de fuego”.

De todas maneras, la derecha trata de sacar ventaja de los cálculos cuantitativos de la reunión de Cancún. Por ejemplo, el hecho de que 20 países hayan votado por las propuestas de Estados Unidos, lo que no es del todo malo para ellos. 20 es un número redondo y representa una mayoría significativa aunque no decisiva, a qué negarlo.

Ahora bien, han sacado otra cuenta bastante bizarra, esta de la mano de los medios digitales opositores Diario de Caracas e Informe21. Según la misma, los 20 países que votaron a favor del imperialismo representan a 867 millones 607 mil habitantes, es decir, el 93,42% de la población de América. Pero omiten que más del 75% de esa cifra corresponde a solo 3 países: Estados Unidos, Brasil y México. Es una argucia aritmética para engañar a los idiotas que fungen de efectivos en las guarimbas.

Si sacas a esos tres gigantes gobernados por la ultraderecha extremista, las proporciones cambian radicalmente-
Por supuesto, es natural que los perdedores traten de controlar el daño, no se puede esperar otra cosa. También los derrotados foráneos lo hacen. Interrogado en rueda de prensa sobre la posibilidad de que el caso de Venezuela sea retomado por la Asamblea General, Almagro pidió “paciencia” pues los objetivos en política internacional “a veces demoran, pero se van a cumplir”.

Por otro lado, la derecha continental se resiste a rendirse. Ayer se dijo, en informaciones de agencias noticiosas, citando fuentes diplomáticas, que un grupo de países de la OEA, liderado por México, estaría negociando un proyecto de resolución sobre Venezuela para aprobarlo en la 47 Asamblea General, tras no lograrse el acuerdo el lunes. Esas naciones, que incluyen a Estados Unidos y a gobiernos lacayos, tratarían de convencer al menos a 3 países caribeños para que se sumen a los 20 que el lunes apoyaron su propuesta y así lograr una mayoría incontestable de dos tercios. Es claro que el imperialismo no se quiere ir de Cancún con las manos vacías y está trabajando para evitarlo.

En ese sentido, el subsecretario de Estado de EE.UU., John Sullivan, propuso ayer la conformación de un grupo de naciones para “facilitar una salida” a la “crisis venezolana”, lo que la canciller Delcy Rodríguez, rechazó por “inútil e innecesario”.

Durante su intervención en la 47 Asamblea General de la OEA, Sullivan afirmó que es un momento decisivo para que la organización “pruebe su relevancia” y autorice ese “grupo de naciones”. Delcy Rodríguez le salió al paso y se las cantó claras, cuando le replicó que la única forma en que EE.UU. podría imponer su voluntad sobre Venezuela sería “con sus marines”, y que estos tendrían “en Venezuela una respuesta contundente, si se atreve a dar ese paso en falso en nuestra región”. Así es que se gobierna.

Como se ve, todo lo que hemos venido diciendo desde hace al menos tres años, de que acá y en todo el continente se iban a profundizar las contradicciones y que en Venezuela no venía diálogo sino confrontación, se ha venido cumpliendo. Esto solo puede cambiar si una de las dos fuerzas históricas que se enfrentan por el poder en el país, es derrotada por la otra y obligada a capitular (o si aparece un outsider “despolarizado” y se impone). Aquí la pelea es peleando, como hemos dicho tantas veces.

Imperialismo y contradicciones

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 16 de junio de 2017

Imperialismo y contradicciones

Según las ideas del gran filósofo chino Lao-Tse, que es uno de los cimientos del budismo zen, el concepto del Tao, principio basal de la naturaleza, se fundamenta en que la única constante en el universo es el cambio y que debemos aceptar este hecho y estar en armonía con ello. El cambio es el flujo constante que se produce por la acción combinada de dos elementos complementarios y contradictorios, por ejemplo el ying y el yang, lo masculino y lo femenino, el ser y el no-ser, lo alto y lo bajo. Es decir, es una filosofía dialéctica, que es básicamente la misma que está presente en el materialismo dialéctico marxista.

¿A qué viene esta digresión filosófica? A que se trata de principios naturales, reales, que pueden ser aplicados en cualquier campo de la vida, por supuesto también en la política. Cuando vemos individualidades y grupos políticos en Venezuela darle la espalda al Gobierno Bolivariano y a la actual dirección revolucionaria venezolana, nos gustaría regalarles la hermosa obra maestra de Lao-Tse, el Tao te King, o el célebre texto Sobre la contradicción, de Mao Tse Tung.

La sociedad está siempre llena de contradicciones, es inevitable, ya que todo es así. Es precisamente esta lucha de contrarios lo que genera el cambio permanente, siempre va a existir, con distinto carácter, pero siempre allí. Cuando nosotros asumimos la crítica del Gobierno o del chavismo en general, lo hacemos con plena conciencia de la existencia de tales múltiples contradicciones, por lo que nos está vedado el pensamiento simplista o reduccionista, que es el origen del fanatismo.

Paradójicamente, por esas mismas razones nuestro apoyo al Gobierno Bolivariano se mantiene incólume. Porque en el juego mundial de las contradicciones, en esta guerra mundial entre el imperialismo y sus aliados, por un lado, y los pueblos y naciones soberanas, por el otro, Venezuela, la Revolución Bolivariana, el Gobierno de Nicolás Maduro y el chavismo representan uno de los frentes antiimperialistas principales de este momento.

En tal situación histórica, hay quienes prefieren ver los árboles que el bosque, porque privilegian sus ansias de protagonismo, y sus proyectos personales y grupales, por encima de los intereses de la Patria, que son los de la Humanidad sometida por el Imperio más destructivo de la Historia ¿Qué quieren? ¿Qué se apodere de Venezuela un gobierno que se alinee con los intereses imperiales, como los de Argentina, Perú, Chile, Paraguay, Colombia o Brasil? Porque en la actual circunstancia, esa es la alternativa ¿Acaso creen que es una opción real una izquierda tercerista, que pueda contonearse patéticamente en este cuadro de guerra mundial, como pretende hacerlo sin éxito el Frente Amplio de Uruguay?

Nosotros hemos tenido, tenemos y tendremos distintas críticas a los gobiernos chavistas y a la dirigencia del chavismo, es una manera de ser leales, puesto que uno de los más graves problemas de estos es su dificultad para asumir realmente los errores, que es el primer paso para corregirlos, y la costumbre de escuchar las críticas pero no tomarlas en cuenta. Eso no nos gusta, por supuesto. Pero cuando ponemos en la balanza las distintas contradicciones, no tenemos dudas en cuanto de qué lado estamos. Como decía el banquero aquel, aquí estamos y aquí nos quedamos.

Por cierto, este Análisis de hoy lo inspiran los grandes enemigos de nuestra Patria ¿No se dan cuenta aquellos que abandonan el barco por algún disgusto con el Capitán, que no es para nada casual la furia del imperialismo y de la burguesía mundial contra Maduro y nuestra Revolución? ¿Acaso están ciegos que no ven las claras señales de la realidad? Veamos.

En este momento, cuando se acerca una nueva reunión de cancilleres de la OEA (dentro de tres días en Cancún), en la que se debatirá una vez más el tema de Venezuela, arrecia la agresión imperialista. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, instó ayer al resto de los países del continente a condenar “el abuso de poder” en Venezuela y a mostrar al Gobierno venezolano que la “libertad es el único camino verdadero para la prosperidad”: “Todos debemos levantar nuestra voz para denunciar el abuso de poder en Venezuela y debemos hacerlo ahora… Venezuela es víctima de un gobierno autoritario, un gobierno que está haciendo sufrir al pueblo venezolano”. Esto lo dijo Pence durante un aquelarre de la burguesía continental, la “Conferencia sobre Seguridad y Prosperidad en Centroamérica” que reúne en Miami a gobiernos y empresarios de los países de la “Alianza de la Prosperidad”, más México. Quien tenga ojos que vea, quien tenga oídos que oiga.

El propio presidente del gobierno extremista de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió ayer a la “importancia” de la 47 Asamblea General de la OEA en Cancún y aseveró que ha instruido a su secretario de Estado, Rex Tillerson, a promover el debate sobre Venezuela en ese foro. Según una nota del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, “El presidente sigue enormemente preocupado sobre la situación que enfrenta el pueblo de Venezuela y ha instruido al secretario Tillerson a colaborar con los países de la región para que avancen las discusiones sobre Venezuela en este importante encuentro… Estados Unidos está con el pueblo de Venezuela durante estos tiempos tristes y turbulentos para su país”.

Entretanto, la Embajada de Canadá en Venezuela expresó su “preocupación” por el supuesto “uso excesivo de la fuerza” por parte del Gobierno venezolano. En un verdadero abuso injerencista de esta embajada, que representa al principal socio del imperialismo en el continente, desde allí se tuiteó que “Canadá continúa alarmado y triste por la muerte de ciudadanos venezolanos en el contexto de protestas” y también que “reprimir protestas con uso excesivo de la fuerza e invasión de hogares solo causa más conflicto y no es una solución a la crisis”. Para fingir ecuanimidad y tratar de morigerar su pretensión injerencista, la embajada añadió: “los ciudadanos también tienen la obligación de protestar pacíficamente y no usar la violencia”.

En fin, no deja de llamar la atención que todo el que se convierte en disidente del chavismo, pierde de inmediato la memoria y se olvida de que el imperialismo existe y de que está dirigiendo la guerra contra Venezuela. Ya no nombra a ese enemigo, acaso para borrarlo de su mente, en actitud vergonzante.

Chavismo, sectarismo y odio

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 06 de junio de 2017

Chavismo y odio

Ayer señalamos en nuestro Análisis de Entorno lo siguiente: “… debemos diferenciar entre la ejecución de la violencia y la provocación del odio en la sociedad. En esto último, creemos que hay responsabilidades en todos los actores políticos principales”.

Sabemos que esta es una afirmación que no es fácil de tragar para sectores fanatizados del chavismo, esos que lo ven todo en blanco y negro, y no reconocen grises en la realidad (algunos sí los reconocen y hasta los asoman en corrillos, pero los ocultan públicamente por conveniencia).

También transcribimos en ese mismo Análisis un párrafo de Marta Harnecker, del cual extraemos hoy lo siguiente: “Creo que ambos bandos han cometido grandes errores, unos en el intento de derrocar al gobierno de Maduro y los otros en la forma en que intentan defender lo que Chávez sembró. Sólo analizando esos errores y corrigiéndoles se podrá crear un escenario que permita realizar un diálogo fructífero que saque a Venezuela del atolladero”.

Antes que nada dejemos sentado que la violencia política en Venezuela, en los últimos 18 años, hay que atribuirla sobre todo, y con mucho, a la ultraderecha fascista.

Y esto no es una frase hecha: desató la violencia criminal antes y durante el golpe de Estado contra Chávez en 2002, la ejerció de distintas maneras poco después en el sabotaje petrolero de 2002-2003, lo repitió en las guarimbas de 2014 y ahora la lleva a extremos notables en 2017. Pero además la derecha económica del campo tiene en su haber el asesinato de centenares de líderes campesinos, y también la derecha en general suma en su “haber” la muerte de líderes indígenas y de figuras del movimiento revolucionario.

De manera que la violencia es un método que la derecha ha usado una y otra vez en su intención de acabar, por la vía del terror y la sedición, con la Revolución Bolivariana.

Por su parte, el chavismo ha promovido, en general, un discurso de paz, sin dejar de ser inevitablemente confrontador en lo político, dadas las circunstancias y las agudas contradicciones que removió el programa revolucionario de Chávez una vez que asumió su primera Presidencia en 1999. Chávez fue un promotor de la unidad nacional, de la integración continental, de la declaración de Nuestra América como zona de paz, de los cuerdos de paz en Colombia y de la paz en todo el mundo. Su orientación permitió desarrollar en amplias capas del pueblo venezolano una cultura de paz que en mucho ha ayudado a que los planes de provocar una guerra civil hayan fracasado repetidamente.

Sin embargo, para algunos sectores del chavismo vale la frase de que de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. Nosotros hemos sido críticos dese hace varios años del sectarismo y la intolerancia que afectan a esos sectores. El sectarismo no solo ha alejado al pueblo de nosotros, sino que además ha contribuido con la siembra de odio que conviene a la derecha. La intolerancia hacia posiciones diferentes a las nuestras, aun cuando no sean parte del plan golpista ni promuevan la intervención foránea, igualmente atiza ese odio. Son parte de los errores que habría que corregir. Lamentablemente a quienes hemos sido críticos en ese sentido no se nos ha escuchado y, antes bien, muchas veces la dirigencia no solo ha permitido que esas perversiones pervivan, sino que inclusive las ha promovió y premiado.

Más de una vez hemos dicho que nosotros le pusimos a la clase media en bandeja de plata a la derecha, por nuestra persistente incapacidad de generar un mensaje y un lenguaje hacia ese segmento. Allí sin duda hay una parte irremediablemente reaccionaria, colonizada por el supremacismo, el racismo, el entreguismo cultural y otras taras que se alimentan de la ignorancia y la idiotización mediática. Pero hay otra parte que ha sido empujada por nosotros hacia los linderos de la contrarrevolución por nuestro discurso sectario, dogmático, simplista, y lleno de lugares comunes y anacronismos.

El odio es uno de los principales caldos de cultivo del fascismo. Sin una base social enceguecida por el odio difícilmente esta expresión extrema del capitalismo puede hacerse del poder. Fue combustible imprescindible del fascismo italiano, del nazismo, del franquismo, del pinochetismo y de todas las manifestaciones fascistas que hemos visto en Venezuela. Pero por eso mismo debemos combatir en el chavismo la intolerancia y el sectarismo prepotente e ignaro que tanto daño nos hace y tanto ha contribuido a la cosecha de odio que hoy recoge el fascismo y que se concreta en la violencia criminal que hemos visto en estos días.

Son muchas las muestras de este fenómeno perjudicial que anida en segmentos para nada pequeños del chavismo. Hoy vamos a presentar tan solo un botón de muestra.

En ocasión de la promoción de la Constituyente se ha ubicado una especie de quiosco en un centro cultural cercano al MINCI (y que regenta la Misión Cultura, si no nos equivocamos). Allí, unos chavistas manejan unas poderosas cornetas que no paran en hacer escándalo durante todo el día. No solo emiten mensajes a favor de la Constituyente, lo cual estaría muy bien si solo fuera eso, sino que además colocan todo el día música “revolucionaria”, alguna de ella francamente estridente y repetitiva, en los lindes de varios edificios residenciales donde hace vida la comunidad. Por supuesto, en esos varios edificios habrá de todo, incluso probablemente mujeres recién paridas, enfermos en distinta condición, ancianos, gente que tendrá que estudiar o trabajar en casa ¿Con qué derecho estos chavistas incurren en contaminación sónica, invaden el espacio vital de otros ciudadanos y atentan contra la cotidianidad generando más bien rechazo hacia nuestro mensaje? El colmo es que esta violación de las ordenanzas municipales sobre ruidos molestos estaba siendo custodiada por agentes de la Policía Nacional Bolivariana.

Nosotros estábamos el otro día al frente de ese lugar tomando un café en un restaurantico desde el cual el encargado y los empleados miraban a los chavistas con caras de pocos amigos. De pronto, desde uno de los edificios alguien aventó un envase lleno de agua y cayó sonoramente en el piso ¿Acaso el que incurrió en este acto incorrecto sería un paramilitar? Se nos ocurre más bien que sería alguien airado por el ruido y que “drenó su arrechera” (en realidad justificada en principio, aunque su consecuencia fue indeseable) ejerciendo este acto de odio. Claro, probablemente los sectarios dirán que la Revolución puede hacer eso y aun más, solo porque creemos tener siempre la razón. Precisamente, el sectario es terco como una mula.

 

Fiscal, violencia y odio

L'immagine può contenere: 20 persone, folla e spazio all'apertoAnálisis de Entorno Situacional Político

Lunes 05 de junio de 2017

De la violencia y el odio

Nosotros creemos que la ciudadana Fiscal General de la República tiene en estos momentos algunos problemas de enfoque de lo que está ocurriendo en el país con referencia a la violencia política. Apreciamos que cualquier funcionario se preocupe por la vigencia de los derechos humanos fundamentales y que esté vigilante ante las acciones de quienes tienen el uso oficial de las armas del Estado. Al fin y al cabo, se dice que son las instituciones armadas de la República quienes ostentan el monopolio del uso de la fuerza. Pero esto último termina siendo relativo, ya que no solo hay muchos ciudadanos no oficiales armados, gran parte de ellos sin autorización legal para ello, sino que además el uso de paramilitares y mercenarios es consuetudinario en las llamadas “revoluciones de colores” y otros tipos de “golpe suave” que son planificados en las altas esferas de seguridad de Estados Unidos. Eso es harto sabido y no es nada nuevo.

Es significativo que la Fiscal Ortega Díaz haya dicho, en una entrevista radial, que de los 63 fallecidos son atribuidos “ciertamente a cuerpos de seguridad, 19”. Muy bien, si eso es así, que sean castigados ¿Pero y los otros 44, a quiénes deben ser atribuidos? Pensamos que la Fiscal tiene que ser tan categórica condenando los comandos violentos de la oposición como lo es cuando lo hace con respecto a las fuerzas del orden público. No pareciera ser así. Condena la violencia opositora, es verdad, pero con mucho menos énfasis que cuando lo hace con respecto a las fuerzas del orden público. Y allí hay un problema de índole política.

En ese sentido, nos unimos a la recomendación que hace a la Fiscal un analista independiente, Leopoldo Puchi: “Es conveniente que la fiscalía no permita que los cuerpos de seguridad realicen fuera del marco de las leyes el control de las acciones de violencia de calle (trancas, quema de locales, linchamientos). Pero también es responsabilidad de la fiscalía actuar frente a los organizadores de esa violencia y los grupos que la ejecutan”. Pues bien, actuar no es solo investigar los hechos, sino condenarlos sin atenuantes cuando son violatorios de los derechos de los ciudadanos. El respeto a los derechos humanos no corresponde solo al Estado, sino que es el deber de todos los sectores. No hay ninguna duda de que, además de manifestaciones pacíficas, que son legítimas, hay acciones terroristas que no son espontáneas, sino planificadas. Y esta es una parte muy importante de la Verdad que no puede ser soslayada.

Nos parecieron harto interesantes palabras del presidente Maduro expresadas ayer, pues combinó firmeza en su exigencia a la Fiscal con muestras de tolerancia ante las diferencias políticas, que deberían ser ejemplo para todos los chavistas: “Ella es libre de pensar políticamente como quiera y respeto sus posiciones políticas, pero en el alto cargo que se le confió, está obligada a buscar la verdad sin parcialización ideológica ni política y a hacer justicia mas allá de las manipulaciones de las redes y los medios de comunicación”. Esperamos que la ciudadana Fiscal comprenda este respetuoso llamado y actúe en consecuencia.

En este momento, cada palabra y cada acción puede tender, así no sea la intención, a justificar la violencia criminal impulsada por sectores de la oposición que se sabe bien quiénes son (a la cabeza está el partido fascista Voluntad Popular, siguiendo el guión que pretende “balcanizar” a Venezuela). Es lo que ocurre, por ejemplo, con Amnistía Internacional, cuya Directora para las Américas, Erika Guevara-Rosas, ha dicho que “Al desplegar fuerzas y cortes militares para confrontar una situación política y social cada vez más tensa, la administración de Maduro sólo está intensificando la crisis, como quien intenta apagar un incendio con gasolina”, y además criticó la forma en la que el presidente Maduro se refiere a los manifestantes:“Al desestimar a los manifestantes como ‘terroristas’ y acusar a civiles de crímenes que solo son aplicables a los soldados, está convirtiendo esta crisis política en un conflicto violento, cuando debería estar escuchando las preocupaciones legítimas de la gente y trabajando para encontrar soluciones” ¿Los crímenes son solo aplicables a los soldados? ¿Miente la Fiscal, entonces, cuando afirma que “ciertamente” son atribuibles 19 de las 63 muertes a las fuerzas del orden público? Y otra cosa: ¿Personas que incendian vehículos, saquean, atentan contra entes públicos y privados, queman personas (en la madrugada del sábado falleció, lamentablemente, el joven Orlando Figuera, apuñaleado y quemado en Altamira hace algunos días), ejecutan linchamientos, acosan y amenazan a hijos y otros familiares de funcionarios, lanzan objetos contundentes contra personas inocentes que circulan por las calles y adelantan otras formas de terror público, son o no son terroristas?

Nosotros no tenemos ninguna duda de que la violencia opositora es parte de un plan preconcebido para tratar de provocar el derrocamiento del Gobierno y, en última instancia, justificar una intervención foránea, en cualquier modalidad. Pero también debemos diferenciar entre la ejecución de la violencia y la provocación del odio en la sociedad. En esto último, creemos que hay responsabilidades en todos los actores políticos principales, lo cual es un tema muy delicado del cual nos ocuparemos mañana, si no hay otro asunto noticioso que nos fuerce a otra cosa.

En ese y otros sentidos, suscribimos las palabras de Marta Harnecker, expresadas en una comunicación de ella que nos llegó vía correo electrónico: “Venezuela está en una situación muy crítica, al borde de la guerra civil. Claramente hay dos bandos que se enfrentan: la oposición fascista apoyada por las fuerzas retrógradas del mundo y las fuerzas que quieren defender el proceso revolucionario. Mientras tanto no podemos ser espectadores de este doloroso enfrentamiento, tenemos que ubicarnos en una de las dos trincheras de combate. Yo elegí la mía: la trinchera del pueblo” (Subrayado nuestro).

Algo sobre la Fiscal, mucho más sobre la ANC

L'immagine può contenere: una o più persone, folla e spazio all'apertopor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 25 de mayo de 2017

Algo sobre la Fiscal, mucho más sobre la ANC

Ayer cundieron pasiones después de las declaraciones de Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República. Con ella tenemos diferencias políticas fundamentales, ya que su visión de la realidad venezolana está obviando aspectos centrales que van más allá de los esquemas legales y que se vinculan a la confrontación global que sacude el planeta.

Sin embargo, es una persona a la cual conocemos desde hace mucho tiempo y a la que respetamos por su trayectoria y sus virtudes. Repetimos, estamos en desacuerdo con ella, pero no vamos a usar epítetos ni descalificaciones. Mantendremos el uso del debate político como vía principal para dirimir nuestras contradicciones. No creemos que en este momento sea conveniente andar prendiendo fuegos por doquier. Hay que concentrarse en la superación de nuestras dificultades y para ello es necesario un ejercicio de tolerancia ante todos aquellos que no andan practicando el terrorismo en cualquiera de sus formas, incluyendo las muchas personas de la oposición que están apoyando las protestas pacíficas pero se muestran en desacuerdo con la violencia desatada que hemos visto en los días recientes por parte de bandas paramilitares armadas y entrenadas para convertir las protestas en vandalismo y muerte.

Dicho esto, volvemos al gran tema que asoma en este momento en el país, la Asamblea Nacional Constituyente. Ya todos nuestros electores conocen la mayoría de nuestras opiniones e inquietudes, que se acentúan cada día en lugar de amainar. De todas formas a quienes no nos lean a diario, le recomendamos la lectura de nuestro artículo publicado en Aporrea.org, bajo el título de “Constituyente, Estado y Poder Popular”, en el que reunimos en uno solo varios de nuestros análisis de días recientes.

En fin, creemos que se acerca ya el momento de proponer. Por supuesto ignoramos si nuestras propuestas llegarán a oídos de alguien o si siquiera serán materia de la Constituyente. Pero igual las haremos, pues pensamos que su pertinencia, si la tuvieren, no depende de ese evento. Ahora es que falta agua por correr debajo de los puentes.

Las propuestas que haremos seguramente no surgirán de una vez en este Análisis de hoy, pues deben ser sustentadas en argumentos, que tiene que ser lo primero en verse sobre la mesa. Nuestras propuestas, todas, estarán referidas a la necesidad de ampliar notablemente los espacios del Poder Popular en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Comencemos por echar un vistazo a la Constitución, que en realidad está llena por todas partes de referencias a la participación y al protagonismo del pueblo, pero siempre de manera subsidiaria, complementaria, y nunca consagrada a plenitud. Su presencia es superada invariable y avasalladoramente por las instancias de la democracia representativa. Ahora vamos con un par ejemplos.

Artículo 166. En cada Estado se creará un Consejo de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas, presidido por el Gobernador o Gobernadora e integrado por los Alcaldes o Alcaldesas, los directores o directoras estadales de los ministerios; y una representación de los legisladores elegidos o legisladoras elegidas por el Estado a la Asamblea Nacional, del Consejo Legislativo, de los concejales o concejalas y de las comunidades organizadas, incluyendo las indígenas donde las hubiere. El mismo funcionará y se organizará de acuerdo con lo que determine la ley. (Subrayado nuestro)

Es obvio que la presencia de las comunidades organizadas, si acaso llegara realmente a haberla, es absolutamente minoritaria y factualmente insignificante.

Artículo 168. Los Municipios constituyen la unidad política primaria de la organización nacional, gozan de personalidad jurídica y autonomía dentro de los límites de esta Constitución y de la ley. La autonomía municipal comprende:

1. La elección de sus autoridades.

2. La gestión de las materias de su competencia.

3. La creación, recaudación e inversión de sus ingresos.

Las actuaciones del Municipio en el ámbito de sus competencias se cumplirán incorporando la participación ciudadana al proceso de definición y ejecución de la gestión pública y al control y evaluación de sus resultados, en forma efectiva, suficiente y oportuna, conforme a la ley. (Subrayado nuestro)

De nuevo, la supuesta incorporación de la participación ciudadana es un albur, con fuerza legal tan débil, que en realidad casi ninguna autoridad la realiza, porque aunque parezca someramente que se trata de una obligación constitucional, no se encuentra en realidad reglamentada, de manera que depende sobre todo de la voluntad de la autoridad representativa correspondiente, que es la verdadera rectora del poder.

Para no hacer demasiado largo el cuento invitamos a la lectura, solo como ilustración, de los artículos 169, 171, 174, 175, 182, 184, 185, 188, 201, 204, 211, 251, 252, entre otros, todos referidos a factores del poder constituido representativo.

Abundan las referencias a la participación ciudadana, siempre como segundona y dependiente. Las propuestas nuestras apuntarán a la constitucionalización efectiva del Poder Popular, pero por ahora aplacemos su formulación.

Antes nos gustaría adentrarnos en la auscultación de un par de vetustas figuras que forman parte de las antiguallas con las que se construye la estructura de nuestro Estado burgués: el alcalde y el cabildo. Pero eso quedará para mañana, si la realidad no nos obliga a otra cosa.

Hacia la Nueva Asamblea Nacional Constituyente

por Néstor Francia  

Cada ataque contrarrevolucionario debe ser respondido con el impulso y la profundización de la Revolución. 
Hugo Chávez, 5 de mayo de 2006 

El pueblo venezolano, desde el punto de vista político, enfrenta una situación difícil, además de las dificultades económicas y de cualquier otra índole. El año 1998, durante la campaña electoral de entonces, Hugo Chávez presentó una oferta política que interpretaba a cabalidad los deseos de cambio de los venezolanos. La oferta se corporeizó en la propuesta de la Asamblea Nacional Constituyente, la cual planteaba cambios radicales en la estructura del Estado venezolano y en el carácter de la democracia que significaban un importante paso de avance que permitiría a nuestro pueblo abrir las puertas a transformaciones que apuntaban a su redención social y además al rescate de su soberanía, tanto desde el punto de vista interno como desde el externo. 

El proceso constituyente, la activación del Poder Constituyente para refundar la República, reconstruir a Venezuela, es un eje central de este proyecto.
Hugo Chávez, 12 de abril de 1999 

Esta oferta permitió dar inicio al Proceso Constituyente, en el cual el principal factor protagónico habría de ser el Poder Constituyente, el poder popular, el poder del pueblo. Chávez imaginó que el Proceso Constituyente, como todo proceso, constaría de varias fases. La primera fase fue la decisión popular, expresada en referéndum, de realizar la Asamblea Constituyente, que finalmente se llevó a cabo y se plasmó en la propuesta de la Constitución Bolivariana de 1999. La segunda fase de ese proceso constituyente fue la discusión democrática, nacional del texto constitucional presentado al pueblo por la Asamblea Constituyente y su consagración, por el voto popular, el 15 de diciembre de aquel año. Y después de esa elección popular, comenzaría la fase más prolongada y difícil de ese proceso, la fase ejecutiva, en la cual el pueblo, dirigido por la vanguardia revolucionaria, iría haciendo realidad, paulatinamente, los objetivos plasmados en la Constitución Bolivariana. Y finalmente viene la fase más larga y la más compleja: la fase ejecutiva… Esta fase de ejecución de la Constitución, te repito, es sin duda la más compleja. 

 
Se trata de legislar para que ese proyecto (…) no se quede ahí en la teoría o no se quede en la gaveta, no se quede en el proyecto, en el sueño, en la utopía. Tenemos que engancharlo con la realidad.
Hugo Chávez, entrevista de Marta Harnecker 

 
Ese Proceso Constituyente aun continúa en desarrollo y ha avanzado en muchos sentidos. Es bueno recordar que la propuesta de Hugo Chávez, desde el punto de vista estratégico, no se refiere, fundamentalmente, ni al tema económico ni al tema social, si bien involucraba, por supuesto, a esos dos temas. La propuesta estratégica de Chávez es una propuesta política, una propuesta transformadora de las estructuras de la sociedad. Es una propuesta que postula, como alma, como meollo, como centro la construcción de una sociedad participativa y protagónica, en la que paulatinamente se fuese dando un empoderamiento del pueblo y la sustitución del viejo Estado por un Estado nuevo que fuese el anuncio de la sociedad del futuro. Un Estado nuevo en el que el Poder Popular no cesara de realizarse y de crecer. Ese proceso, que ha tenido sin duda avances, se encuentra estancado en este momento. El pueblo venezolano lo sabe, por eso está planteando con urgencia, con convicción, con sabiduría la necesidad de nuevos cambios. Cambios que la mayoría de los venezolanos siguen concibiendo como necesarios, pero dentro del Proceso Constituyente, del proceso revolucionario que inauguró Hugo Chávez. No son los cambios que está proponiendo la derecha neoliberal y pro imperialista los que quiere nuestro pueblo. Son cambios dentro de la Revolución. Sobre todo cambios para hacer avanzar la Revolución. 
 
Me monté en una ola y a lo mejor la ola me pasa por encima mañana, no sé ni me importa. Que la ola siga su rumbo, eso sí, que siempre haya un colectivo llevando la ola.
Hugo Chávez, 19 de abril de 1999 
 
Por supuesto, y como todos sabemos, nuestro pueblo en estos momentos está viviendo grandes dificultades, como consecuencia, por una parte, de la brutal agresión económica, política y mediática del imperialismo y la oligarquía, y también, hay que decirlo, por graves errores cometidos, no de ahora, sino desde hace mucho tiempo, por la dirigencia revolucionaria y quienes la hemos apoyado. Dirigencia que ha jugado, y esto hay que dejarlo claro de una vez, un papel loable, encomiable, trascendente en la defensa del Gobierno Bolivariano, de la soberanía de la Patria y de los derechos sociales del pueblo, y eso habrá que agradecérselo eternamente. Pero también parte de nuestra dirigencia pareciera por momentos no entender a cabalidad el destino que a esta Revolución le impuso Hugo Chávez, que no es otro, como dijimos al principio, que la transformación estructural de la sociedad y, sobre todo, la transformación estructural del poder político. 
 
Entendamos que nosotros, los representantes del pueblo, jamás, pero jamás de los jamases, podemos pretender sustituir a la masa, al colectivo, al dueño, al soberano que nos eligió; ellos son los dueños del poder, no somos nosotros los dueños del poder. Esa es una concepción básica de la Revolución Bolivariana. Hugo Chávez. Discurso ante la Asamblea Nacional, 2000 
 
En este momento, en el que la izquierda latinoamericana se enfrenta a serios problemas de definiciones políticas, de comprensión del camino que debe seguir para garantizar la independencia e impedir que las fuerzas reaccionarias recuperen terreno y secuestren la voluntad popular por medio del uso de los formalismos y herramientas de la democracia liberal burguesa, Venezuela, su pueblo y su dirigencia revolucionaria pueden jugar una vez más un papel señero, un papel ejemplar en el relanzamiento del programa revolucionario que a finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI poco a poco fue siendo asumido por los pueblos del continente y que fue obteniendo importantes victorias a lo largo de toda América Latina y el Caribe en países como Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Uruguay, Nicaragua, El Salvador, naciones del Caribe y, por supuesto, siempre con la presencia, importantísima y ejemplar, de la Revolución Cubana, el primer gran intento, después de tantas luchas, de construir de manera estable, de manera victoriosa una revolución social que diera los primeros pasos hacia el Estado de derecho y justicia por el cual tanta sangre se ha derramado y tantos sacrificios han hecho los pueblos del continente. El pueblo venezolano está reclamando cambios profundos, cambios estructurales, cambios que regeneren la confianza, la esperanza y los sueños que parecen difuminarse en el tiempo implacable. Las más recientes cifras que revelan estudios serios y confiables sobre las posiciones políticas actuales de los venezolanos nos indican que menos de tres de cada diez habitantes de este país se identifican en este momento con la representación política de la Revolución. Un porcentaje también inferior al 30% se identifica con la representación política de la oposición. Es muy significativo el hecho de que el sector de la población que ha venido creciendo de manera persistente es aquel que dice no sentirse representado por ninguno de los dos polos políticos visibles en el escenario de la lucha por el poder en Venezuela. Ese segmento de la población, los llamados “no alineados”, que hasta hace apenas unos tres meses podría considerarse como la primera minoría, puesto que representaba el 40% de los ciudadanos, ya ha alcanzado, en los más recientes estudios del mes de abril de 2017, cifras ligeramente superiores al 50%, es decir que la tendencia de crecimiento de tal sector, que venía mostrándose de un tiempo a acá, se ha acentuado.

Esa nueva mayoría es la mitad del país. Son cifras preocupantes porque la defensa de la Revolución Bolivariana requiere del respaldo del pueblo. Sin el apoyo popular mayoritario, la Revolución no solamente va a seguir siendo peligrosamente inestable, sino que además va a marchar irremediablemente hacia una situación en la que lo más probable es que pierda el control del gobierno de Venezuela, y eso significaría un golpe muy grave, muy doloroso para toda la revolución continental. Significaría también que se pueda producir un reflujo notable y prolongado del movimiento de masas venezolano o una circunstancia de violencia que obligue a grandes sacrificios e ingentes sufrimientos para nuestro pueblo. Ante la posibilidad de ese escenario negativo que estamos describiendo hay dos caminos. Uno es aquel que plantean la oligarquía reaccionaria y sus mentores imperialistas, y el otro es el camino de la Revolución. Ahora bien, ese segundo camino, que para nosotros es el primero, el deseable, el único que podría salvar a la Patria y al pueblo de un desastre de enormes dimensiones, es el camino de la profundización de la Revolución Bolivariana. Es el camino que implica más democracia, más participación y protagonismo popular, y por lo tanto más revolución. Y tal camino solo se puede construir con un cambio radical y profundo de las estructuras que están frenando el desarrollo del movimiento revolucionario en Venezuela, de la Revolución Bolivariana, y que también, y en general, es un proceso que se está viviendo en todo el continente. 

 
Cada día deben ser gobiernos populares los que deben consolidarse en Venezuela (…) Les pido, como pediría por mi vida, que avancemos en la profundización de la democracia revolucionaria y de los autogobiernos populares, ¡debe ser el pueblo quien gobierne!
Hugo Chávez, 20 de mayo de 2006. 
 
Frente a esto, los revolucionarios venezolanos deben asumir sin temores, con coraje las tareas que se les están planteando. Deben asumir los riesgos que esas tareas conllevan y abandonar toda posición conservadora, toda posición conformista, porque si bien tenemos grandes logros, es mucho más los que nos falta por hacer y sobre todo en el sentido de la transformación política profunda de la sociedad y en el sentido de las transformaciones estructurales profundas que esa sociedad está reclamando.

Invito a todos a que caminemos, sin temores de ningún tipo y sin pausa alguna, hacia la consolidación de las estructuras del nuevo Estado social, de derecho y de justicia; avanzando en la conformación del socialismo del siglo XXI en Venezuela.
Hugo Chávez, 20 de mayo de 2006

El movimiento revolucionario estará en cada vez más graves problemas, si no es capaz de interpretar esa realidad y los reclamos del pueblo, aquello que el pueblo está exigiendo todos los días en la calle. No con las manifestaciones violentas y las acciones callejeras de la derecha, sino en su vida cotidiana, en los mercados, en las colas, en los abastos, en las panaderías, en las tiendas, en las paradas de buses. El pueblo está mostrando por doquier su inconformidad y sabe ciertamente que el país, que la sociedad, en este momento necesitan esas transformaciones estructurales profundas que hemos venido señalando. El pueblo quiere que se ponga fin a la ineficiencia, que se ponga fin a las manifestaciones de corrupción, quiere combatir esa percepción tan negativa de que la representación política en Venezuela cada vez más es ejercida por unas élites que se han venido alejando de la gente de a pie. No se trata, en última instancia, de si esto último es cierto o no, sino que es lo que el pueblo está percibiendo. Tal percepción se sabe, se conoce, la señalan todos los estudios creíbles.

Por supuesto, ese distanciamiento cuesta que sea notado por quienes viven encerrados en una burbuja, cocinándose en su propia salsa, encerrados en el mundo limitado de sus copartidarios donde se genera una especie de realidad virtual que no se corresponde con los sentimientos reales que está expresando el pueblo en las calles. En fin, podemos decir que el pueblo sabe lo que no quiere e intuye lo que quiere. Pero desconoce el “como”, la vía, la estrategia. Es allí donde se haría valer el papel de la vanguardia. ¿Y qué es lo que el pueblo sabe que no quiere? Le molesta terriblemente la sensación de que le está siendo secuestrado su poder, el poder que le ha sido ofrecido por el chavismo y que ha saboreado ya de manera relativa, limitada y sobre todo, desde el punto de vista subjetivo, de manera significativa. Es eso lo que no quiere, que ese poder le sea usurpado por nuevas élites, por cúpulas. El pueblo sabe lo que no quiere: no quiere que involucione todo aquello que Chávez detonó, el poder popular que ya ha sido saboreado por el pueblo, en un proceso de digestión interrumpida, por medio de variadas experiencias; consejos comunales, mesas de trabajo, gobierno de calle, parlamentarismo de calle, recientemente los CLAP.

 
No hay ninguna duda de que la Revolución Bolivariana le ha dado y le sigue dando al pueblo poder, pero desde el punto de vista de las necesidades de ese pueblo y de lo que podemos llamar el “poder real”, el pueblo ha comenzado a sentirse frustrado, porque el poder muy limitado que ha alcanzado con la Revolución Bolivariana no se ha seguido desarrollando al ritmo que exigió Chávez cuando pronunció una frase que jamás podemos olvidar: ¡Comuna o nada! Hay la sensación en las bases populares, incluidas las bases del chavismo, de que en este momento se está más cerca la Nada que de la Comuna. 
 
El descreimiento y la desesperanza están ganado espacios aceleradamente poniendo en peligro ya no solo la posibilidad de que siga creciendo el Poder Popular sino de que se pueda perder, inclusive, buena parte de aquello que se ha logrado hasta ahora en ese sentido. 
 
Estamos empeñados en continuar por este rumbo en lo social, en lo político, una democracia plena, cada día más vigorosa, participativa y protagónica.
Hugo Chávez, 15 de mayo de 2006 
 
El pueblo sabe que al no tener poder suficiente para ejercer el control sobre los distintos procesos y gestiones de gobierno, ello da cabida a que persistan altos niveles de ineficiencia, bolsones de corrupción, verticalismo en la toma de decisiones, concepción del trabajo -inclusive dentro del Estado mismo- como instrumentalización, como una forma de subsistencia y no como una herramienta de realización social. Esto último es una buena muestra de cómo las ideas que aportó Chávez para fortalecer paulatinamente el Poder Popular se encuentran estancadas ¿Dónde están los Consejos de Trabajadores? ¿En qué ministerio o empresa del Estado funcionan realmente los Consejos de Trabajadores? Es posible que existan en algunos entes del Estado, pero serían las excepciones que confirmarían la regla. Ni qué decir de las empresas privadas. El pueblo sabe lo que no quiere. No quiere más frenos burocráticos al desarrollo de su poder. No quiere más la frustración de ver a dirigentes y partidos, incluyendo aquellos de la Revolución, que toman permanentemente decisiones sin consultar la voluntad popular en los distintos niveles de la vida social, sin abrir espacios suficientes de debate verdadero de ideas, sin prestar oídos a las quejas, cuestionamientos, críticas y propuestas que abundan, que cunden, que pululan en los espacios donde el pueblo vive su existencia cotidiana. 
 
Sin un pueblo despierto, consciente y en movimiento no hay revolución posible, no hay Mesías, no hay caudillo que pueda conducir un proceso revolucionario, sólo es el pueblo y esa es la condición sine qua non para que haya proceso revolucionario.
Hugo Chávez, 19 de abril de 1999 
 
La idea transversal de la Constitución Bolivariana de participación y protagonismo popular se ha venido convirtiendo en una entelequia. Llegados a este punto, debemos ser absolutamente claros: no estamos responsabilizando de esto a ninguna persona. No estamos diciendo que esto sea culpa del presidente Maduro, de algún ministro, de algún presidente de institución o empresa del Estado. No estamos diciendo que esto sea responsabilidad exclusiva de los dirigentes altos y medios del PSUV o de cualquiera otra organización del Gran Polo Patriótico. Es una responsabilidad compartida de todo el movimiento revolucionario, pues nos referimos a problemas estructurales que tienen que ser resueltos. Hablamos de que son las estructuras del Estado y el actual sistema electoral que imperan en Venezuela lo que está trabando el desarrollo del Poder Popular. Este desarrollo del Poder Popular solo puede avanzar de abajo hacia arriba, solo puede ser obra del pueblo mismo. No es el Estado el llamado a realizar el Poder Popular. Claro está, el Estado podría ayudar, pero solo si la dirigencia revolucionaria y en general toda la vanguardia de la Revolución comprende aquellas realidades que estamos señalando, y si quienes tienen responsabilidades de Gobierno y de conducción partidista asumen esa realidad, la enfrentan con firmeza, con decisión y, sobre todo, con un gran espíritu y una clara mentalidad creativa revolucionaria, y si emprenden aquellos caminos que impulsen al pueblo mismo hacia la radicalización y profundización política del proceso revolucionario, y hacia la generación de aquellas herramientas que permitan transformar las estructuras del Estado para que se abra cauce a un verdadero crecimiento de la participación y el protagonismo del pueblo. 
 
Sin una transformación a fondo de las estructuras del Estado y del sistema político venezolano no hay posibilidades de impulsar un proceso realmente productivo de desarrollo económico y social.
Hugo Chávez, 29 de abril de 1999 
 
En este momento, el movimiento revolucionario representado por el chavismo necesita presentarle al pueblo venezolano una oferta política concreta que apunte a recuperar el protagonismo del Poder Constituyente, y a transformar las estructuras del Estado y el sistema electoral venezolano para avanzar hacia nuevas etapas de la Revolución, en los términos en que fue planteada por Hugo Chávez y que quedaron asentados en el espíritu de la Constitución de 1999 y en los principios sostenidos en el discurso de la dirección revolucionaria. 
 
La democracia meramente representativa se convierte en una trampa que encierra y mata las esperanzas de un pueblo.
Hugo Chávez, 9 de abril de 2006
 
Solo una oferta política en términos concretos, revolucionaria, radical, capaz de levantar el espíritu del pueblo y de abrir nuevos cauces que reediten la pasión que despertaron las ideas de Hugo Chávez, puede lograr que la revolución venezolana transite con éxito estos momentos de dificultades y derrote de manera contundente los planes restauradores del imperialismo y la oligarquía. No hay dentro de los esquemas de la democracia liberal burguesa y en los términos del sistema electoral burgués imperante todavía en Venezuela ninguna posibilidad de que el Gobierno Bolivariano sobreviva en un sentido de avance hacia nuevos objetivos históricos. La revolución venezolana tiene, pues, la gran oportunidad no solo de salvar los enormes obstáculos que tiene en su camino, sino además de ser ejemplo, una vez más, para el movimiento revolucionario continental en cuanto a los avances que en esta etapa se hacen imprescindibles, avances hacia la conformación de una estructura del Estado que dé protagonismo real al Poder Constituyente, al Poder Popular. En este momento se hacen necesarias reformas a una Constitución que si bien es de avanzada, tiende ya a convertirse en camisa de fuerza para el pueblo de cara a los progresos imprescindibles para que sigan realizándose el sueño y el mensaje que nos transmitió Hugo Chávez. Es decir, para que continué marchando hacia un Estado de derecho y justicia, hacia una sociedad participativa y protagónica, hacia una sociedad de iguales, hacia una sociedad que tenga como motor principal los poderes creadores del pueblo. 
 
Invito a todos a que caminemos, sin temores de ningún tipo y sin pausa alguna, hacia la consolidación de las estructuras del nuevo Estado social, de derecho y de justicia; avanzando en la conformación del socialismo del siglo XXI en Venezuela.
Hugo Chávez, 20 de mayo de 2006 
 
Esa oferta política tiene que distanciarse de los ofrecimientos y propuestas tradicionales electorales correspondientes a la democracia burguesa y dirigirse más bien a la realización cada vez más cierta de la democracia revolucionaria. No puede ser una oferta electorera para mantener a duras penas gobernaciones y alcaldías, ni para elegir un Presidente en medio de las conocidas trampas de la democracia burguesa. No puede ser una oferta para mantener las cosas como están sino para cambiarlas en modo notable. No puede ser una oferta para prolongar las estructuras caducas del Estado burgués ni la organización piramidal seudo democrática que establece la democracia liberal burguesa. Es en estos argumentos que se fundamenta la propuesta de que se convoque de manera perentoria una Asamblea Nacional Constituyente que afronte los cambios constitucionales que garanticen una verdadera participación y protagonismo del Poder Constituyente y que inicie un nuevo ciclo de la Revolución en la que la estructura del Estado se ponga realmente al servicio de la mayoría y se evite el peligro de la conformación de nuevas élites que usurpen la soberanía y el poder del pueblo. Que dote al Poder Popular de poder real, capacidad de decisión, protagonismo de base, capacidad verdadera de control social. Se propone que se inicie un debate nacional sobre la conveniencia de la Asamblea Constituyente, se suspenda oficialmente cualquier evento electoral futuro antes de que se realice y se concluya tal debate, se convoque un referéndum en 2018 para que el pueblo decida si conviene o no la Constituyente y se prefigure la realización de elecciones generales después de que se introduzcan los cambios constitucionales que el pueblo apruebe soberanamente, en caso de que el mismo se muestre de acuerdo con la Constituyente. Convocamos a la conformación de un movimiento nacional por la Asamblea Constituyente. 
 
Para ello hemos creado un correo electrónico. Si usted está de acuerdo con los elementos principales de esta propuesta (que no es más que un papel de trabajo para ser discutido), comuníquese a ese correo y en tiempo perentorio será invitado a las primeras reuniones para ir perfilando la idea. 
 
Toda revolución requiere nacimientos y renacimientos, muerte y parto; parto permanente de lo nuevo, muerte permanente de lo corrupto y podrido.
Hugo Chávez, 9 de abril de 2006 
 
El correo es: ofertapolitica@gmail.com 
 
El proceso revolucionario es como un río que va corriendo y enfrenta distintas situaciones que se van presentando, no es estático. Si no, no sería una revolución.
Hugo Chávez, 5 de mayo de 2006 
 
___

(VER ANEXO) ANEXO: EL CARÁCTER DE LAS PROPUESTAS 

 
El presente anexo esboza propuestas no vinculadas de manera directa al documento anterior. De manera que el envío de sus correos no denotará en ningún sentido apoyo a las mismas. Es solo una muestra del tipo de cambios profundos que podría generar una Asamblea Nacional Constituyente.

1) Eliminación de la figura de las Alcaldías y de los Consejos Municipales, y su sustitución por Consejos Populares Municipales de elección por la base y por delegación

2) Los CPM se elegirían de la siguiente manera. Dividida cada parroquia en sectores, se elegiría un número delegados sectoriales en asambleas populares abiertas, después de la postulación razonada de personas que se hayan destacado por su labor comunitaria.

3) En esas asambleas no postulan los partidos políticos, sino directamente los ciudadanos, aunque los elegidos pueden militar o no en un partido

4) Esos delegados sectoriales eligen de su seno delegados a los Consejos Populares Parroquiales. Estos eligen a su vez a los miembros del Consejo Popular Municipal, que sustituirá a la Alcaldía y al Consejo Municipal

5) Estas distintas delegaciones no cesarán sus funciones al hacerse la elección, sino que se mantendrán activas para servir de correaje entre las bases y los organismos superiores y para ejercer control social de la gestión. Las delegaciones, hasta los Consejos Populares Municipales, durarían tres años en sus funciones y cada año se ejercería una presidencia rotativa o pro tempore elegida por sus miembros

6) Se mantendría como hasta ahora la figura de las gobernaciones de estado, pero la coalición organizada de los Consejos Populares Municipales ejercería estricta supervisión y activo control social de todas sus ejecutorias

7) Cambiar la forma de representación de la Asamblea Nacional por una en la que no elijan los partidos políticos sino las distintas formas de representación popular, con métodos a definir

8) Transformar parcialmente el carácter de los partidos políticos para que dejen de ser los grandes electores y pasen a ser sobre todo grandes promotores de los debates nacionales. En el caso de las gobernaciones y del Presidente de la República, los partidos podrán presentar candidatos, así como las diversas organizaciones populares

9) Los Consejos de Trabajadores obtendrán rango constitucional y obligatorio. Y se determinarán sus funciones para que sirvan como instancias efectivas de control social en todas las instituciones y entes del Estado

10) Como se puede ver, estas propuestas tienden a una desconcentración del poder en beneficio del Poder Popular, que controlará todas las instancias de gobierno hasta el nivel municipal y legislativo y actuará como factor de ejecución y control social de las otras instancias Estos esbozos de propuestas solo buscan mostrar el espíritu que debería regir en la Asamblea Nacional Constituyente, no son ideas terminadas ni mucho menos oficiales de mi parte. Es más material para los debates. 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

EL BLOG DE CARLOS

Por un mundo mejor, posible y necesario

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: