2018: el año que viviremos en peligro (III)

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 10 de enero de 2018
2018: el año que viviremos en peligro (III)

En nuestro Análisis del pasado lunes escribimos que el 2018 se vinculaba a “dos hechos políticos de especial importancia (que) podrían marcar su desarrollo: el diálogo que ha de continuar el próximo jueves en República Dominicana y las elecciones presidenciales en principio previstas para este año”. Ambos eventos han visto movimientos interesantes en el despunte del año.

En cuanto al diálogo, sigue mostrando una evidente fragilidad, sobre todo porque los factores opositores no buscan realmente soluciones para el país, sino la manera de sacar ventaja de cara a la posibilidad de salir este mismo año de Nicolás Maduro y dar al traste con la Revolución Bolivariana, con el creciente respaldo del imperialismo y de sus aliados internacionales.

En principio, la continuación de las conversaciones entre Gobierno y MUD se plantean para jueves 11 y viernes 12 de esta semana, con ambos factores habiendo confirmado, hasta hoy, su asistencia a República Dominicana. Pero la situación en ese sentido muestra desde ya cierto deterioro. Por una parte, los cancilleres de México y Chile, dos países con gobiernos de derecha, que conforman el grupo facilitador, han amenazado con retirarse de la mesa. En ese sentido, el canciller mexicano, Luis Videgaray, ha dicho que “En principio está previsto que participemos nuevamente en la tercera ronda de negociación en la República Dominicana la semana que entra. Sin embargo, debo decir que hemos visto algunas decisiones del Gobierno venezolano que no necesariamente son congruentes con lo que se ha venido hablando en la mesa”.

Videgaray, junto al canciller chileno Heraldo Muñoz, han enviado una carta al presidente dominicano “expresándole nuestra preocupación por algunas decisiones que ha tomado el Gobierno venezolano después de la última ronda de negociación y que pudieran poner en duda nuestra participación hacia adelante… Así es que estaremos informando en los próximos días si participamos o no en esta negociación”.

Aquí está claro que estos dos cancilleres chantajean y hacen presión para que el diálogo avance hacia decisiones que favorezcan a la oposición venezolana, asumiendo un papel de juez y parte. Esto representa un peligro cierto para que el diálogo pueda avanzar hacia acuerdos equilibrados.

Videgaray ha expresado además la intención de México de seguir claramente alineado con los enemigos continentales de Venezuela. Al declarar que “Seguiremos trabajando a través de la Organización de Estados Americanos o el Grupo de Lima, creado ex profeso, y seguiremos participando (en el diálogo) siempre cuando las condiciones sean idóneas”.

Es evidente que México está haciendo un juego doble, de dos caras. Funge de “facilitador” del diálogo, pero sigue participando de la conspiración internacional contra Venezuela, lo cual pone en duda que su papel en las conversaciones en República Dominicana pueda ayudar realmente a que se alcancen acuerdos aceptables para ambas partes. Esto pone en evidente peligro, de manera integral, el proceso de diálogo.

A esto hay que sumar el hecho de que no toda la oposición está participando en las conversaciones, ya que el sector extremista se opone abiertamente a las negociaciones y, además, mismos factores de la derecha que están participando muestran una posición públicamente pero asoman otra en privado.

Esto último se desprende de la carta de renuncia del opositor Timoteo Zambrano a su papel en la delegación de la MUD que venía asistiendo a República Dominicana. Zambrano expresa allí que “Por defender éstas ideas (de promoción del diálogo) con coherencia, he sido vituperado y denostado como supuesto ‘colaboracionista’ con el gobierno. Esa acusación sustenta la razón principal por la que distintos actores de la MUD, ‘desaconsejaron’ mi candidatura a la presidencia de la Asamblea Nacional”.

Y también: “Es curioso que me acusen de tener capacidad de diálogo con el gobierno, los mismos factores y partidos, que tan frecuentemente me han pedido esa comunicación con el chavismo en el reclamo de muchos temas de su interés”. Y además: “No puedo actuar de una manera ante los ciudadanos y otra entre bambalinas.

Parece que otros sí. No puedo buscar acuerdos secretos y a la sazón ser un radical impoluto ante el país”. Y, muy importante: “Si defiendo el diálogo, hago dialogo, -lo hago en privado y lo hago en público-; si busco la paz, no aparezco como un guerrero con antifaz; si busco la convivencia aparto el insulto. No tengo doble moral, ni sirvo para halagar al público más sediento de mensajes duros. La política es dar soluciones a la gente y no soliviantarla hacia abismos sin destino”.

Las palabras de Timoteo Zambrano dejan absolutamente en claro algo que hemos venido diciendo: es muy difícil que el diálogo tenga éxito mientras las fuerzas de oposición se sientan en capacidad de salir de Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana, inclusive este mismo año. Van a República Dominicana con el puñal escondido en la espalda, conversan, tratan de acomodar las elecciones presidenciales para sacar ventajas que no han logrado con su accionar político y, sobre todo, siguen guardando algunas apuestas ocultas a la violencia y a la promoción de la intervención
foránea. No podemos confiar en ellos (o sea, en el imperialismo) “ni tantito así”, como decía el Che. Pero hay que seguir allí, promoviendo y adelantando el diálogo, a pesar de los pesares.

Otro gran tema del año son las posibles elecciones presidenciales, pero de eso hablaremos en el siguiente Análisis de esta serie.

2018: el año que viviremos en peligro (I)

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 08 de enero de 2018

2018: el año que viviremos en peligro (I)

El escenario político venezolano en este año 2018 del Señor, se nos antoja tan complejo como interesante. Cualquier pronóstico sobre su desarrollo se complica, más allá de las consignas triunfalistas cuya frecuencia se entiende porque se trata de política y porque en una situación de guerra es una forma de mantener en alto la moral de las tropas. Pero el analista debe ser ayudado por cierto distanciamiento, por una buena dosis de crudo raciocinio.

Ser precisos en los pronósticos, prever los escenarios con detalles es prácticamente imposible en la situación venezolana de hoy, pero sí nos es permitido ensayar el diseño de líneas gruesas con base en las señales que nos envían las noticias, posiciones y declaraciones de voceros políticos y formadores de opinión en el final del pasado año y en el inicio del actual.

Todo parece indicar que 2108 será un año de profundización y radicalización de la lucha de clases en Venezuela y en torno a su presencia en el escenario internacional, donde dos hechos políticos de especial importancia podrían marcar su desarrollo: el diálogo que ha de continuar el próximo jueves en República Dominicana y las elecciones presidenciales en principio previstas para este año. Ambos acontecimientos se vinculan al verdadero núcleo del “caso Venezuela”: la amenaza y la seria posibilidad de una intervención foránea en nuestro país, en algún momento futuro.

Vinculado a lo dicho, no hay que olvidar la situación socioeconómica del país, en cuyas complicaciones pone su esperanza la derecha nacional e internacional, fundamentada en la promoción de la conflictividad social que pueda conducir al establecimiento de condiciones para la intervención. Veamos algunas de las señales a las cuales hacemos referencia.

Es notorio el camino de agresión que asumen los factores más extremistas del concierto reaccionario internacional. Es la posición del gobierno de Donald Trump y de voceros como Luis Almagro, quien ha declarado que “El camino diplomático que queda por delante es el camino de las sanciones y creo que tiene que haber sanciones cada vez más duras que permitan que el régimen venezolano estructure y permita un proceso electoral claro, la construcción de un sistema electoral garantista… Aún hay espacio para la vía diplomática, que en este momento implicaría negociaciones serias para la democratización, y el aumento de sanciones contra los personeros del régimen y/o el aparato económico y financiero”. Es esto exactamente lo que hace el gobierno imperial y su principal socio Canadá, además de la intervención abierta y descarada de las
embajadas de estos países en los asuntos de Venezuela.

Estos voceros cuentan con la acción en el país de sectores que por ahora tienen poca representatividad institucional y de masas, pero que podrían ser factores relevantes en la generación futura del escenario requerido para la intervención, todo ello en el marco, inconveniente para el imperialismo, de la división opositora. La ultraderechista María Corina Machado ha dicho que “Hoy, en las calles y en la AN, están planteadas dos posiciones muy distintas, con estrategias divergentes: la docilidad frente al régimen, el falso diálogo y el reconocimiento de la ANC; o la lucha firme, la desobediencia cívica y el desconocimiento total del régimen, hasta su salida”. En concordancia con el plan de invasión presentado por Ricardo Haussman, Machado propone tres tipos de acción: desconocer la ANC, designar nuevos TSJ y CNE, y conformar un “Gobierno de Unión Nacional”. Estas ideas cuentan con el apoyo del grupo de diputados extremistas de la llamada fracción 16 de Julio en la Asamblea Nacional.

Pero otros factores internos, que se presentan como supuestamente más moderados, hacen lo suyo para apuntalar el plan de intervención. En un comunicado, la Comisión de Política Exterior “alerta” a la OEA y a la ONU, y a los países del continente, especialmente a Brasil y Colombia, fronterizos con Venezuela, para “que estén atentos a brindar ayuda humanitaria” y asimismo les pide el apoyo para “eventuales oleadas de desplazados y refugiados”.

Paralelamente a la promoción interna de la intervención foránea, se da a partir de hoy el mayor ejercicio militar operado por las fuerzas brasileñas, AmazonLog 17, que se lleva a cabo con la participación de efectivos de Colombia, Perú, el Comando Sur y la Guardia Nacional estadounidense. Cerca de dos mil soldados se instalaron en la triple frontera de Colombia, Brasil y Perú, con la excusa de ensayar situaciones de emergencia humanitaria hasta el próximo 13 de noviembre en la región de Tabatinga, territorio donde solo hay acceso en barco o avión.

La analista internacional mexicana Ana Esther Ceceña ha dicho que “el objeto del Ejército de EE.UU. que se encuentra entre Brasil, Perú y Colombia es tener una posición preparada, y dejar una base montada para cualquier momento que se requiera una intervención o una respuesta que pueda ser una contingencia generada por las presiones que ejerce el propio ejército de Estados Unidos en la región”. Según Ceceña, la idea es que a partir de las instalaciones que se monten en las fronteras, una posible intervención en el territorio venezolano pudiera ser más fácil y más rápida, y
presentada, no como invasión de Estados Unidos a Venezuela, sino como una acción de fuerzas combinadas de ejércitos de la región argumentando una amenaza a la seguridad hemisférica. Agregó que “los ejércitos de Colombia, Brasil y Perú tendrían la posibilidad a partir de allí de movilizar, tanto en Venezuela como en Bolivia, una amenaza directa a aquellos Gobiernos que están de algún modo confrontando las políticas hegemónicas pero también de aquellos países en que hay enormes riquezas naturales”.

Por su parte, el senador por el Polo Democrático Alternativo de Colombia, Iván Cepeda, se declaró en una entrevista para Telesur, preocupado por “el ascenso del militarismo e intervencionismo en el continente en la última década, y particularmente en la región andina… Todo eso nos preocupa más bajo una administración de Donald Trump, que no ha ahorrado ninguna clase de declaraciones y de acciones pendientes de agudizar por la vía militar, por la vía de agresiones, por la vía de intervención de situaciones en todo el mundo”.

Es verdad que en la realidad actual no se ve fácil para el imperialismo una intervención directa en Venezuela. El articulista y agente imperial Andrés Oppenheimer ha escrito en El Nuevo Herald, con referencia a la propuesta de Haussman, que “a juzgar por lo que escucho de diplomáticos estadounidenses y latinoamericanos, es muy poco probable que la propuesta de una intervención militar pueda prosperar. Incluso México, Brasil, Argentina y Perú, los países que han criticado más duramente a Maduro, se opondrían a una acción armada”. Sin embargo, la política es dinámica, para nada estática y en ella nada está escrito. Si existen los planes de intervención, existe
también la probabilidad. Acaso no será hoy, no será mañana, pero… Es en el marco de esta gran amenaza que llegamos a este año en el que viviremos en peligro. Todavía hay bastante tela que cortar, pero seguiremos mañana, porque el tiempo y el espacio nos apremian.

Aumento salarial: no me defiendas, compadre

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Viernes 05 de enero de 2018

Aumento salarial: no me defiendas, compadre

El título de este Análisis evoca el de una célebre película del actor cómico mexicano Tin Tan (Germán Valdés) y tiene que ver con cierta actitud que se ha enraizado en el pueblo venezolano cada vez que se anuncia un aumento de salario y del bono de alimentación.

Lo que antes generaba alegría, ahora suele ser motivo de preocupación, dado el rápido efecto inflacionario que estos aumentos producen. Más sube el salario, menos capacidad adquisitiva tienen los ciudadanos de a pie.

Nadie que actúe con ecuanimidad puede poner en duda el inmenso esfuerzo que hacen el presidente Maduro y el Gobierno Bolivariano para tratar de compensar a los trabajadores por los estragos que en su calidad de vida hacen la agresión económica del imperialismo y la burguesía, así como las profundas distorsiones de nuestro sistema económico. No se trata solo de los aumentos salariales. Apenas antier se ha anunciado un nuevo bono solidario, llamado “de Reyes”, por 500.000 bolívares, que beneficiará a millones de venezolanos. La Asamblea Nacional Constituyente ha aprobado el presupuesto nacional para el año 2018, que contempla más del 70% para la inversión social.

La obra social de la Revolución no se detiene, se sigue entregando viviendas, a pesar de las dificultades económicas del país y desarrollando programas solidarios en salud y educación, entonces ¿por qué el pueblo sigue reaccionando como el título de la película cuando suben los salarios? Simple: porque apenas se hace el anuncio, los precios suben en proporción mayor al aumento salarial anunciado, y se produce un efecto de serpiente que se muerde la cola, de círculo vicioso que hace que, en vez de mejorar, la situación del presupuesto familiar empeore, esa es la verdad verdadera.

La Asamblea Nacional Constituyente aprobó hace poco la Ley de los precios acordados, cuyo efecto hasta ahora es casi nulo. Están por aprobarse las leyes de los CLAP y de los Consejos Productivos de los Trabajadores (CPT). Ojalá que esto se traduzca pronto en resultados tangibles.

En fin, nosotros acabamos de constatar un aumento específico de precios que se nos antoja emblemático. Al día siguiente de haber anunciado el Presidente el aumento del 40% del salario, además de los bonos de alimentación, la Arepera Venezuela ubicada en el Ministerio de Comunicación e Información subió el precio de su almuerzo en una proporción del 350%. Los trabajadores estaban muy inconformes con esto, pero como no están organizados, no les queda otra que aceptarlo, no pueden enfrentar este abuso.

Por supuesto, no es nada fácil desenredar la madeja de la situación económica de Venezuela, un país sometido al bloqueo financiero imperialista y que además padece de una economía altamente dependiente de las importaciones y sometido a los efectos de la crisis mundial del capitalismo. Pero el problema es que se ha impuesto la peligrosa matriz de que la situación no tiene salida inmediata y tiende a empeorar. Nosotros andamos a pie por las calles, hablamos con mucha gente, nadie nos puede venir con cuentos: el descontento popular es otra cosa que aumenta, además de los salarios y los precios.

Muchos están confiados y se pavonean victoriosos porque hemos ganado todas las elecciones de 2017. Eso estuvo bien, pero tales resultados no pueden tomarse al pie de la letra como muestra de apoyo popular incondicional a la Revolución. En todos estos eventos comiciales solo votó por los candidatos revolucionarios no más del 30% del padrón electoral, es decir 3 de cada 7 venezolanos en edad de votar (40% en la elección de la Constituyente, pero recordemos que estas no fueron elecciones competitivas). Vencemos, pero no convencemos, somos aun muy vulnerables ante el
ataque inclemente del imperialismo y la oligarquía.

La matriz altamente negativa sobre nuestra situación económica tiene varias razones. La más importante es que las dificultades existen y recientemente han empeorado. No solo se trata de los alimentos, pues no solo de pan vive el hombre. La inflación brutal alcanza todos los rubros que los venezolanos suelen consumir: las medicinas, la ropa, el calzado, el entretenimiento, los insumos para la educación, los artículos necesarios al mantenimiento de la estructura física del hogar, el transporte, el mantenimiento de vehículos, etcétera, etcétera.

Por otro lado, los ciudadanos no disciernen que haya un camino claro, creíble, realmente esperanzador para la superación de las dificultades. Muchos piensan que el Gobierno carece de la autoridad y la capacidad para transitar la tormenta. El asunto no es que esto sea cierto o no, sino que es lo que la población percibe. Es decir, también hay un serio problema comunicacional, como si la comunicación de la Revolución (y no solo del Gobierno) anduviera por un lado y el pueblo por otro.

Hay, en nuestra opinión, un exceso de triunfalismo, de actitud festiva y hasta de “echonería” por parte de la dirección y militancia revolucionaria, que no solo desconecta con la sensación de angustia generalizada que cunde en el país, sino que además puede resultar hasta chocante y desconsiderada para buena parte de los ciudadanos.

Nosotros seguimos pensando que nuestra economía necesita caracterizaciones y definiciones que nos conduzcan a la presentación de un verdadero plan nacional capaz de concitar credibilidad y esperanza, y hasta entusiasmo, en las mayorías. Hablamos mucho de socialismo, pero en realidad en nuestra economía se sigue imponiendo la dictadura del capitalismo, que controla la mayor parte de la producción de las mercancías de uso diario, las cadenas de distribución y los precios. Además del gran capital, también del pequeño capital que posee la inmensa mayoría de los locales
comerciales detallistas.

El chavismo sigue siendo poderoso, y posee un capital político y de masas innegable. Pero no podremos confiarnos mientras el apoyo popular consciente e invulnerable no pase del 30%. Deberíamos aspirar al menos al 60% de ese apoyo, lo cual no caerá del cielo.

Ramírez Superstar

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 04 de enero de 2018

Ramírez Superstar

No vamos a acusar a Rafael Ramírez de corrupto. Nunca hemos acusado públicamente a nadie de “corrupto”, ni siquiera a alguien de la oposición, porque nunca hemos tenido evidencias de corrupción en nuestras manos. En realidad, en este país muchos de quienes acusan a otros de corrupción terminan siendo delincuentes ellos mismos ¿Por qué? Porque si acusas a alguien de corrupto sin presentar ninguna prueba ni consignar la denuncia por ante los órganos competentes, eres al menos una de dos cosas: o un difamador, lo cual es un delito en casi todas las legislaciones del mundo, o un encubridor, que también es forma de delinquir.

Rafael Ramírez echa basura sobre el presidente Maduro y lo que él llama su “círculo íntimo”. Actúa en ese sentido como la derecha cuando ha difamado a Diosdado Cabello. Prende el ventilador para esparcir a todos lados excremento sintético, inconsistente, sin sustancia ¿Con qué argumentos difama Ramírez a Maduro? ¿De qué lo acusa en concreto? Porque lo único que vemos en sus recientes libelos son expresiones resentidas basadas en diferencias políticas y en torno al tema económico, a lo cual tiene pleno derecho, claro está.

Nosotros podemos hasta estar de acuerdo con Ramírez en un par de cosas, como esa de que nuestro Gobierno no parece tener ciertamente un plan económico. Pensamos que se ha tomado medidas que pueden ser juzgadas como positivas o negativas, pero que en nuestra opinión no son, en conjunto, un plan económico integral. Algunas tienen tal vez un aliento estratégico, como los motores productivos o el arco minero. Otras aparentan ser acciones de emergencia, como los aumentos de salario y el reparto de bonos y otros aportes económicos a las familias. Pero no vemos una integralidad que pueda definirse propiamente como un plan.

Ahora bien, podemos estar equivocados en nuestro juicio, pero no comprometemos en ellos ni nuestra lealtad ni nuestra ética ¡Venir con el disco rayado de que Maduro y sus allegados son un atajo de ladrones! Esto se nos antoja más bien, en el caso de Ramírez, como una tiradera de piedras de alguien que hace rato anda rondando por ahí adelantando un proyecto personal con fines que ignoramos, con la muleta de gente de su propio “entorno íntimo”, como el insufrible de Toby Valderrama, su lamentable asesor y sostén político.

Hay una cosa que nos molesta sobre todo del tonito de Ramírez, bastante petulante por cierto, muy “clase media”. Eso de estar mencionando a Chávez a cada rato. Chávez esto y Chávez lo otro, que si Chávez me dijo y yo le dije, que si Chávez me ama y yo lo amo, que si el legado de Chávez y los planes de Chávez y el socialismo de Chávez y las ideas de Chávez, que si YO era un favorito de Chávez y por eso quien tiene razón soy YO. Se diría que nos quiere hacer dudar de si Chávez no se equivocó al pedirnos que votáramos por Nicolás Maduro y no por Rafael Ramírez. En esto Ramírez
se parece bastante a Toby Valderrama, para quien el hijo legítimo de Chávez es él y todos los demás somos unos bastardos.

Es una especie de grosería, de irrespeto, estar poniendo de abogado de sus razones a alguien que no puede ni corroborar ni rechazar sus argumentos porque no está físicamente, mucho más si se trata de un líder histórico de todo un pueblo y que no pertenece a nadie en particular.

¿Habría utilizado Chávez, por cierto, algunos argumentos semejantes a los de la derecha que usa Ramírez en sus ataques al Gobierno Bolivariano? Fíjese el lector en esto, extraído del artículo “La trampa” salido de la pluma de Ramírez (Aporrea.org): “… los jóvenes, el futuro, salen por miles del país, los más afortunados, los profesionales, a empezar de nuevo, ahora como migrantes, los más de ellos que salen del país, dejan las familias y todo para ser humillados, explotados, prostituidos, sólo
porque no ven posibilidades en nuestra patria, porque los matan, porque no tienen trabajo, porque no les alcanza” ¿Y qué queda para los millones de jóvenes que están trabajando, estudiando y luchando en Venezuela, y que no solo se quedan sino que además se han manifestado dispuestos a entregar su vida en la defensa de la Patria? ¿No son ellos nada para Ramírez?

Ramírez nos conmina abusivamente: “Pregunto a los militantes del PSUV, de las Misiones, de la revolución: ¿y entonces? ¿Van a permitir este linchamiento moral y político en contra mía? ¿Es que nadie va a decir nada a favor de Chávez, a favor del pueblo? ¿Es que esta revolución se va a desfigurar para transformarse en esto? ¿Y el Comandante Chávez donde queda, su legado, su obra, su Pueblo?” ¡Dios mío, no se puede ser más prepotente y egocéntrico! ¡Ahora resulta que Ramírez es Chávez, el pueblo, el legado y la obra del Comandante! ¡Ramírez Superstar, pues! Personalizo: No, Rafael, a mí no me mires, voltea pa’ otro lado, yo no te voy a defender.

Ramírez ha escrito dos largos artículos en días recientes. En torno a algunos tópicos técnicos e incluso políticos habrá quien le pueda responder con más propiedad que nosotros. Por nuestra parte, terminamos augurándole el mismo destino que oscurece cada día más a Luisa Ortega Díaz en su triste peregrinar por el mundo: el del paria que se queda sin Patria y sin aliados, en la soledad del tránsfuga. A menos que haga acto de contrición y reasuma el camino de la lealtad. Pero eso es muy difícil para gente cuyos enormes egos no les caben en esos cuerpitos.

Resumen 2017

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 19 de diciembre de 2017

Resumen: o corres o te encaramas Intentar el resumen de un año tan intenso y complicado en Venezuela no es tarea fácil.

Si nos conformásemos con la manera más simple posible, diríamos: bueno en lo político, malo en lo económico. Por supuesto, jamás nos vamos a conformar con eso.

Acaso nos ayudamos si acudimos a un método esquemático, es lo que haremos.

En lo político:

– La oposición extremista desató la violencia terrorista con la intención de soliviantar al pueblo descontento y generar un caos nacional que pusiera en jaque el Gobierno, despertará disidencias en el estamento militar e inclusive convocara a la intervención foránea abierta en nuestro país. Para ello contó con el apoyo o la anuencia cobarde de sectores opositores que no estaban de acuerdo con esas tácticas pero que las respaldaron con el pretexto de mantener la “unidad” y el favor de los sectores fascistas y más radicales de la base social de la derecha.

– Después de tres meses de este despropósito, la táctica foquista de la derecha, que usó pequeños grupos entrenados para la acción paramilitar urbana y causó más de cien muertos, y centenares de heridos y presos, terminó en el fracaso, como tenía que ser. Esa derrota del fascismo se coronó con la elección exitosa de la Asamblea Nacional Constituyente, la gran oferta chavista para traer estabilidad y paz al país en la difícil coyuntura.

– La derrota del terrorismo y la victoria constituyente acentuaron la acción de los agentes extranjeros contra Venezuela, encabezados por el extremismo de derecha que se hizo del gobierno visible de Estados Unidos tras le asunción de Donald Trump a la Presidencia.

– A partir del 30 de julio, con la herramienta constituyente como ariete, se produce la cadena de victorias electorales del chavismo, que incluye la elección de los constituyentes, de los gobernadores y de los alcaldes. Igualmente se acentúa la división, la desmovilización y la dispersión opositora, y se mantiene la agresión foránea de la cual participan factores como Estados Unidos, la Unión Europea, la derecha española, Luis Almagro, el Grupo de Lima y los ex presidentes neoliberales reunidos en el grupo Idea. Esta agresión exhibe, en lugar destacado, las sanciones impuestas por el imperialismo que atentan sobre todo contra la salud financiera del país.

– También, como consecuencia del descalabro opositor, se retoma la propuesta de diálogo, promovida por el Gobierno de República Dominicana con el apoyo de otros factores internacionales, y se inicia un nuevo ciclo de reuniones entre el Gobierno venezolano y la oposición, sin que haya todavía un desenlace reflejado en acuerdos concretos.

– En líneas generales, ha sido un año pletórico de importantes victorias para el chavismo, que ha reforzado su gran fortaleza institucional y su innegable hegemonía política, así como su unidad, coherencia, moral y capacidad de movilización, a pesar de algunas manifestaciones menores de disidencia

– Párrafo aparte merece la Asamblea Nacional Constituyente, el gran instrumento político del chavismo creado en 2017. Arrancando con buen apoyo popular, quizá se creó expectativas exageradas en cuanto a su capacidad para enfrentar el talón de Aquiles del chavismo, la situación económica. Los constituyentes somos testigos diarios del reclamo del pueblo por una supuesta inacción de la Constituyente. A decir verdad, la ANC viene cumpliendo a cabalidad el principal papel que le prefiguró el presidente Maduro cuando la convocó, el de fungir como gran agente para la estabilidad y la paz del país. Ahora bien, pareciera que la Constituyente tiene un problema no resuelto de comunicación, además de la necesidad de acelerar el trabajo de las comisiones, de manera de que comiencen a producirse más resultados tangibles y empiece a mejorar la percepción de su ejecutoria en el seno del pueblo.

Y ahora vamos con el resumen de lo que atañe al gran dolor de cabeza de los venezolanos, la difícil situación económica, sobre todo en lo que se refiere a los aumentos brutales y descontrolados de los precios que se han desatado con más furia en el último trimestre del año. Una frase de uno de nuestros Análisis resume la situación: “Mientras transcurría el evento electoral que incluía, por supuesto, la campaña, la vorágine de los precios altos seguía ampliándose. Algunos piensan que la resaca de enero, cuando pase la ilusión que crea el pago de bonos y aguinaldos, que ha paliado un tanto los efectos de la incontrolada especulación económica, va a ser fuerte y peligrosa”.

En nuestra opinión (y la de otros constituyente con quienes hemos conversado),

el principal problema actual es la creencia de que nuestro Gobierno no hace lo suficiente para enfrentar la guerra económica y mejorar la terrible situación cotidiana que está viviendo nuestro pueblo. Nosotros pensamos que la raíz de los problemas es la percepción de que no existe un plan económico integral que permita regenerar la esperanza del pueblo en que las dificultades finalmente se superarán. Lo que se percibe es la acumulación de medidas emergentes que aunque palian la situación, no apuntan a una solución estable.

Creemos que hay un problema de base: el no reconocimiento de la realidad económica sistémica de nuestro país, que sufre de una economía capitalista, atrasada y dependiente. Si esto no se reconoce, no es posible concebir un plan efectivo que signifique un viraje profundo en las políticas económicas.

El verdadero carácter del sistema económico venezolano, en el que impera el capitalismo sin más ni más, a pesar de la retórica socialista dogmática, se ve reflejado en el comportamiento de la banca en 2017.

Según un informe publicado por la firma Aristimuño Herrera & Asociados, en el último año estudiado (junio 2016/junio 2017), la banca venezolana ha más que duplicado el monto de sus activos, con un crecimiento del 320,3% con relación al mismo lapso del año pasado.

Los 10 bancos líderes agrupan el 85,6% del total activo de la banca, concentrando igualmente más del 75% del total de empleados del sistema bancario venezolano. De esos 10 bancos, 7 son privados y 3 pertenecen al Estado. Los 7 privados (Banesco, Provincial, Mercantil, BOD, BNC, Exterior y Bancaribe) representan el 56,7% en la composición de ese 85,6%. Mientras que los 3 del Estado (Venezuela, Bicentenario y del Tesoro) reúnen apenas el 28,9%. Esto significa que los banqueros privados son cada vez más ricos mientras el pueblo es cada vez más pobre ¡Capitalismo puro, salvaje, brutal!

En ese contexto, o corres o te encaramas. O aceptas el carácter capitalista de la economía y formulas acuerdos con el gran capital que permita activar a gran escala el aparato económico manteniendo la preeminencia del Estado y el control general de los agentes económicos, o te lanzas por la calle del medio, metiendo la chola a fondo, nacionalizando la banca y la industria, y abriendo cauce a un camino acelerado del socialismo. Nosotros, legos en economía, no estamos recomendando ninguno de las dos vías, solo opinamos que lo que no podemos continuar es en una especie de limbo, que no es chicha ni es limonada. Son ideas para el debate.

Bien, tenemos que llegar hasta aquí con este apretado resumen, en beneficio de los límites que se imponen estos Análisis. Queda pendiente la prometida formulación de posibles escenarios para 2018, lo cual cumpliremos cundo regresemos en los primeros días de enero. Recordamos que aprovecharemos estos días decembrinos para hacer mantenimiento técnico a nuestros equipos.

Diálogo: cartas abiertas y cartas ocultas

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 18 de diciembre de 2017

Diálogo: cartas abiertas y cartas ocultas

Se fue el año sin que saliera humo blanco del diálogo en República Dominicana. Es evidente que las señales que envían distintos voceros, tanto del Gobierno como de la oposición, son contradictorias. Hasta ahora, solo parece haber buenas intenciones de algunos y no tanto de otros.

La verdad es que no se podía esperar que el diálogo político entre el Gobierno y la MUD diera resultados rápidos. El solo hecho de que sigan conversando es algo bueno, pero eso no significa necesariamente que un acuerdo esté a la vuelta de la esquina como afirman quienes parecen más optimistas, aunque, como hemos dicho en otras oportunidades, en la diplomacia a menudo lo que se dice no es lo que se quiere decir y las verdaderas intenciones de las palabras no siempre son discernibles, así que se debe escuchar con cautela.

Lo cierto es que ahora se ha dado una nueva fecha para continuar en el asunto, el 11 de enero. Mejor es que esperemos sentados para no cansarnos, porque la cosa no pareciera ser para un tiempo breve, sobre todo por las características del 2018, que en principio es año de elecciones presidenciales. Es decir, este año se dirime el tema político inmediato y principal en la Venezuela de hoy, el tema del poder, lo cual complica severamente el diálogo.

Hasta ahora lo único que se sabe es que hay 6 temas en la agenda, pero se ignora de qué van, aunque uno puede conjeturar algunos de ellos vinculados a las elecciones, el CNE, la Asamblea Nacional, la Asamblea Nacional Constituyente, los políticos presos, las sanciones económicas contra Venezuela, el “canal humanitario”.

Entre las voces “optimistas” están las de los representantes de las instancias facilitadoras, como el presidente dominicano, los cancilleres de países asistentes y el ex presidente Rodríguez Zapatero. En ellos el optimismo es algo obligado, ya que son los anfitriones y supuestos garantes.

El canciller dominicano, Miguel Vargas, afirmó el pasado jueves, en un comunicado, que todo estaba listo para que las negociaciones culminen “con una solución democrática, pacífica y estable a las divergencias existentes entre el Gobierno y la oposición de ese país”.

Entretanto, el campeón del optimismo entre los representantes venezolanos es el ministro venezolano de Comunicación, Jorge Rodríguez, quien al llegar a la cancillería dominicana dijo que “esperamos que en esta oportunidad no nos levantemos ninguna de las partes hasta que logremos un acuerdo que sea satisfactorio para las partes”.

Días antes había dicho que estaban próximos a cerrar un acuerdo.

Sin embargo, para el vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, la cosa pinta diferente: “¿Ustedes creen que ellos están en República Dominicana negociando qué? ¿Nuevas condiciones para las elecciones presidenciales? Aquí va a ver elecciones presidenciales con el mismo CNE, aquí no vamos a cambiar, aquí no se va a cambiar nada… ¿Liberación de presos políticos? No. No le corresponde al presidente, Nicolás Maduro, liberar a ningún detenido por quemar a personas”. ¿Está funcionando aquí la vieja técnica policial y de negociación conocida como “el policía bueno y el policía malo”? ¿Está montando la dirección revolucionaria una especie de representación teatral para afrontar las dificultades del diálogo? ¡Vaya usted a saber!

De todas formas, Cabello no dejo de hacerle un cariñito a Jorge Rodríguez, al decir que la delegación que representa al Gobierno venezolano, presidida precisamente por Rodríguez, “Tiene toda la autoridad otorgada por el presidente no para negociar, sino para dialogar”. Agregó que los enviados por la oposición no tienen autoridad para dialogar y “mucho menos para firmar nada… Lo que ellos firmen eso no tiene valor porque ellos están divididos”. Aseveró además que la delegación antichavista “no representa a ninguna unidad opositora” y que “Ellos lo que quieren es ponerle la mano a la plata de los venezolanos y las venezolanas”. Repitamos una vez más que nada de lo que se diga en medio de este proceso de diálogo puede ser tomado al pie de la letra. Así son las negociaciones, siempre es un juego con cartas abiertas y cartas ocultas.

Por el lado de la oposición, hay también voces divergentes, aunque en este caso las razones son más evidentes: están divididos por tácticas diferentes y ambiciones de liderazgo entre quienes no tienen un líder y están en un torneo por ver quién se pone al frente.

En todo caso, hay algo interesante que ha dicho Leopoldo Puchi en su más

reciente columna “Enfoque” en Últimas Noticias: “Ahora bien, ni los resultados de las gobernaciones ni los de las alcaldías han modificado de manera sustancial el cuadro de equilibrio que caracteriza la correlación de fuerzas que existe en el país, ni en lo electoral ni en otros planos. Y es esta persistente circunstancia de equilibrio inestable la que ha conducido a la negociación que se adelanta en República Dominicana, que tienen en perspectiva las presidenciales de 2018”. Es paradójico, pero mientras la oposición piense que tiene chance de derrotar al chavismo, a pesar de los pesares, los resultados del diálogo no se darán fácilmente.

Izquierda y economía

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 14 de diciembre de 2017

Izquierda y economía


Hoy salimos muy temprano a un operativo de pernil y otros insumos navideños, por eso estamos llegando tarde. Pedimos disculpas

En algunos Análisis recientes hemos hecho referencia a la situación de dificultades económicas por la que atraviesa Venezuela. A decir verdad, no hay país en el mundo que no esté enfrentando algún grado de problemas en la economía. La base de todo esto está en el sistema político absolutamente dominante en el planeta tierra, en esta agitada alborada del siglo XXI.

Las crisis son una constante en el capitalismo, en el que la economía se comporta como una montaña rusa, que sube y baja atravesando vueltas y revueltas. Pero la crisis actual tiene características especiales, por su carácter estructural, profundo y prolongado. El inicio de esta etapa es fijado por algunos economistas en los años 90 del siglo pasado, y al paso del tiempo no ha hecho sino agravarse. El capitalismo es hoy como un enfermo crónico para cuya sanación se han intentado distintos tratamientos y que no responde positivamente a ninguna terapia. Se podría decir que el cáncer del capitalismo está haciendo metástasis y se extiende cada vez más a todo su cuerpo.

En ese cuerpo, Venezuela es una pequeña porción que, dada su potencialidad económica, podríamos ubicarla cerca del corazón. De hecho, y no es metáfora, estamos cerca de ese músculo principal, irrigador de la sangre, que se ubica en el hemisferio norte de la zona más occidental, en Estados Unidos.

La Humanidad ha venido enfrentando al capitalismo prácticamente desde que hizo eclosión, tras la Revolución Francesa, en la segunda mitad del siglo XVIII. A esa rebelión humana se ha resistido la burguesía, clase dominante del sistema, con furia, a sangre y fuego, sembrado el mundo de miseria, guerra y muerte. En tales avatares los pueblos han experimentado avances y retrocesos, y seguirá siendo así aun por mucho tiempo.

En ese contexto, surge, a partir de la victoria electoral de Hugo Chávez, en 1998, el llamado ciclo de los gobiernos progresistas y antiimperialistas de América Latina, un proceso que se encuentra hoy comprometido por la ofensiva reaccionaria encabezada por el imperialismo. La derecha neoliberal está de vuelta y ha recuperado buena parte de la iniciativa política, sobre todo después de que les pusiera la mano a los dos gigantes del sur del continente americano, Brasil y Argentina.

A ese tema ha hecho referencia uno de los pensadores de izquierda más respetados en el continente, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, el pasado 9 de diciembre, en la mesa reunida en torno al tema “América Latina en la encrucijada: desafíos democráticos en tiempos de crisis”, que se llevó a cabo en Montevideo, en el marco del 50 aniversario del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).

García Linera refirió que la izquierda tiene logros para mostrar en los últimos años en América Latina, pero que es necesario reconocer que actualmente no atraviesa un buen momento: “No es un buen momento para la izquierda, la Unasur no funciona, la Celac está debilitada, el ALBA tiene problemas; hay un retroceso en Brasil, en Argentina, hay problemas en Ecuador y en Venezuela… las cosas no son como hace cinco años y uno no puede esconder esta realidad”.

No obstante, el vicepresidente boliviano añadió que “La izquierda tiene cosas de las que sentirse orgullosos… La izquierda latinoamericana ha introducido el debate de cómo se puede profundizar la democracia, entendida no solo como un hecho electoral, sino entendida como responsabilidad de la gente en los asuntos colectivos”.

Adentrándose en el difícil tema de la economía, al cual hicimos referencia al comienzo de este Análisis, García Linera afirmó que “La izquierda debe saber cómo gestionar la economía… No puede haber gobierno progresista que no tenga capacidad de gestionar la economía porque si falla la economía, falla la política… si la economía va bien, la política va bien”. Y también: “Cuando uno es oposición lo más importante es la idea, la esperanza; cuando uno es gobierno la esperanza sigue siendo un elemento importante que tiene que ser administrada por el gobierno; sin embargo, no es suficiente, la economía se coloca en el puesto de mando”.

Esta reflexión es importante tomarla en cuenta en nuestra Venezuela actual. Es cierto que el factor de la guerra económica es preponderante, pero también los errores y el dogmatismo económico nos han hecho vulnerables. En ese sentido, García Linera aseveró que “un buen izquierdista no puede dejar de asumir los errores… Hay errores de los que tenemos que saber recuperarnos para seguir andando”.

Nosotros creemos que para reconocer los errores primero hay que conocerlos, estudiar a fondo lo que hemos hecho hasta ahora y tener el coraje de cambiar aquello en lo que nos hemos equivocado, aplicando la máxima robinsoniana de “inventamos o erramos”. En Venezuela es cada vez más evidente la necesidad de un gran viraje económico y la presentación de un proyecto que incluya a todos los sectores de la economía, por supuesto con el Estado y las ideas progresistas al frente.

Si no nos miramos en el espejo de lo que hemos hecho mal, cometeremos otra vez los mismos errores y además algunos errores nuevos.

Imperio y presidenciales

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 12 de diciembre de 2017

Imperio y presidenciales

El ministro Jorge Rodríguez comunicó algunos números referidos a las municipales del pasado domingo que difieren un tanto de nuestros cálculos de ayer. No tenemos por qué no creerle, pero tampoco tomarlos como resultados oficiales, ya que el CNE, extrañamente, no ha incluido en su página Web más que la información general sobre el primer boletín emitido el mismo día del evento electoral. Hasta que no haya números oficiales, no volveremos sobre ese tema específico.

Por lo pronto, la clara victoria del chavismo pretende ser desconocida, una vez más, por los factores opositores que no participaron en la contienda. Ha vuelto el ritornelo que argumenta fraude sin que medie ninguna evidencia. Nosotros dijimos en una entrevista que nos hicieron en el canal ANTV el día de las elecciones que la siembra de odio en la política no parte de un sentimiento sino de una decisión táctica. Se trata de una política que aplican el imperialismo y sus aliados en el mundo como parte de sus acciones de agresión e intervención. Para muestra un reciente botón: el reconocimiento por parte del gobierno de Trump de Jerusalén como capital oficial de Israel.

Dividir a los pueblos, crear conflictos internos en los países, enfrentar naciones y pueblos entre sí, promover violencia no son sino ingredientes de una receta consagrada por el uso, hasta el punto de que se pretende incorporarla al paisaje político como una cosa natural ¿Acaso no se siembra odio cuando se desconoce a las instituciones de manera permanente? ¿No es este desconocimiento de los resultados electorales otra manera de generar inquina contra el chavismo en una base opositora frustrada, decepcionada, desorientada, lo cual la coloca en una situación de alta vulnerabilidad sicológica?

También dijimos en la entrevista señalada que la paz que hemos alcanzado a partir de la elección de la Constituyente es de carácter coyuntural y que los planes de violencia e intervención están vivitos y coleando, solo que el imperialismo y la derecha extremista no tienen más remedio que postergarlos ante el evidente debilitamiento de la oposición venezolana y la sarta de derrotas que ha sufrido.

Es en ese contexto que debemos ubicar las recientes declaraciones de funcionarios estadounidenses con base en la opinión del presidente Maduro de que las organizaciones políticas que se negaron a participar en las municipales deberían ser excluidas de las elecciones presidenciales.

Además de esa postura del Presidente, el Imperio también comienza a jugar adelantado ante las dificultades de la derecha criolla que podrían ayudar a una nueva victoria chavista en cualquier elección que se adelante en 2018. El periodista Eleazar Díaz Rangel se refirió con acierto a un escenario que seguramente se presentaría si Maduro es reelecto como Presidente: “Yo creo que en Washington lo podrían ver como un reto y como un desafío a todas las amenazas que ha venido haciendo Estados Unidos desde el punto de vista económico y militar. La reelección del presidente Maduro podría agudizar las tensiones entre los dos países y, además de eso, puede llevar al gobierno norteamericano a tomar medidas más radicales contra la economía venezolana”.

 

Ahora bien, no debemos confiarnos en absoluto por el hecho de la situación de minusvalía que presenta la oposición en este momento. La política suele comportarse como una montaña rusa, en la que hoy estás arriba y mañana abajo. La derecha sabe que el descontento popular por las dificultades económicas está ahí y es un caldo de cultivo para la contrarrevolución, sobre todo si ese caldo se sigue poniendo caliente como ha pasado en el último mes.

Mientras transcurría el evento electoral que incluía, por supuesto, la campaña, la vorágine de los precios altos seguía ampliándose. Algunos piensan que la resaca de enero, cuando pase la ilusión que crea el pago de bonos y aguinaldos, que ha paliado un tanto los efectos de la incontrolada especulación económica, va a ser fuerte y peligrosa.

Eso lo sabe la derecha y bajo la presión de que ni siquiera se sabe a ciencia cierta cuándo exactamente serán las presidenciales, va esforzarse en recoger los platos rotos y reagrupar sus fuerzas. Harán todo para ir de nuevo “unidos” a las presidenciales, ya que esto podría llevarle a cumplir su supremo objetivo de derrocar a la Revolución Bolivariana.

Ya los factores que permanecen en la MUD están tendiendo puentes a los que sí participaron en las municipales, pensando en lo que viene. En el comunicado en el que la “Unidad” desconoce el valor de las elecciones del pasado domingo, se dice, con referencia a quienes en la oposición presentaron candidatos y a quienes llamaron a la abstención, que “Ambas opciones merecen nuestro respeto por ser legítimas y debemos trabajar en función de reagrupar fuerzas y unificar criterios para ejercer y obtener la mayor presión nacional e internacional por el rescate del derecho al voto con las garantías que permitan consolidar el cambio que nuestro pueblo exige y reclama”. No se crea que esta pelea es pan comido, hay que hilar fino en 2018.

¿Presidenciales? ¡Ojo pelao!

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 13 de diciembre de 2017

¿Presidenciales? ¡Ojo pelao!

El murmullo de las elecciones municipales se irá apagando, aunque no sus efectos, al menos no tan rápido. Ya ayer se podía percibir que tanto el chavismo como la derecha empiezan a enfilar las proas hacia el puerto de las presidenciales. Esa debería ser la próxima batalla electoral ¿Lo será finalmente el año próximo? ¿Ocurrirá antes de lo previsto dentro de un cronograma normal?

Hace cosa de una semana el ministro Jorge Rodríguez afirmó que tales elecciones están condicionadas a que cesen las sanciones imperiales contra el país.

Nosotros nos mostramos de acuerdo ¿elecciones de Presidente sometidos a una agresión económica cada vez más brutal y extendida? ¿Elecciones en un país intervenido por el imperio, no por la fuerza militar pero sí a través de su poderío y sus herramientas económicas al nivel mundial? No parece justo en absoluto.

Sin embargo, ayer Rodríguez dijo algo distinto: “Claro que hay elecciones presidenciales el año que viene. Anótelo en piedra”. No lo estamos criticando ni creemos que haya contradicción en ambas declaraciones. El juego político es así, hoy puedes decir una cosa y mañana todo lo contrario, todo depende de la conveniencia para tus fines, que pueden ser loables o condenables, esa es otra cosa.

En todo caso, ninguna de las dos frases hay que tomarlas al pie de la letra. En realidad, puede haber elecciones o no, pueden además ser adelantadas o no, todo va a depender de las condiciones y hasta de las negociaciones. Esa definición habrá que esperarla, no hay más remedio.

Ahora bien, si las elecciones fuesen hoy ¿cómo se ubicarían las fuerzas en la liza? Es un ejercicio interesante que queremos intentar. De entrada, el chavismo partiría con grandes ventajas. Tiene seis meses que no pierde una, sus fuerzas están activas, movilizadas, moralizadas, exultantes, aunque hay sectores allí que expresan distintas dudas, temores y recelos, lo cual es normal y hasta positivo, dado que vivimos en una situación muy difícil y enfrentamos evidente descontento popular en diversos niveles.

Las dudas son cosa buena porque hacen contrapeso a cierta tendencia al triunfalismo que es peligrosa.

Usemos una situación metafórica. Supongamos que hay una fiesta con mucha gente alegre, borracha de optimismo, bailando y celebrando por todo lo alto. Pero afuera acecha una banda de malandros que quieren entrar a juro a la fiesta y apoderarse de ella ¿Es malo acaso que haya algunos festejantes un tanto más cautos, que adviertan el peligro y recuerden que debe cerrarse alguna puerta, poner vigilancia en el callejón de acceso y, sobre todo, no olvidar que los malandros, aunque estén algo debilitados, de todas formas tienen alguna fuerza y apoyo de ciertos capos de otra parte, por lo que están alicaídos pero no muertos?

El chavismo no solo es superior moral y organizativamente, además después de los recientes resultados electorales desde el 30 de julio, ha incrementado notablemente su fuerza institucional, lo cual se traduciría, para una elección, en una gran capacidad logística de la cual carece enteramente el enemigo. Digamos, pues, que el chavismo tiene que ser amplio favorito en cualquier evento electoral cercano.

 

Pero no todo es color de rosa. Todo el mundo sabe que la principal debilidad actual del Gobierno revolucionario es la economía. No es hándicap pequeño, al contrario, es algo que pesa como una espada de Damocles sobre nuestra cabeza.

Fue la economía lo que nos llevó a la derrota electoral en diciembre de 2015. La situación general no es la misma hoy, es verdad. Sin embargo, sería estúpido no aceptar que las actuales dificultades económicas cotidianas de nuestro pueblo constituyen un peligroso escollo para la continuidad de nuestro Gobierno, sobre todo si la oposición logra el milagro de reconstituirse, plantear un discurso potable para el país y, sobre todo, presentarse de nuevo unida al evento electoral presidencial, revitalizando a su base social. Es posible que nuestra votación no haya crecido suficientemente desde 2015, no es fácil saberlo hoy, cuando el CNE, hasta donde sabemos, sigue haciendo inexcusable mutis por el foro en cuanto a nuevos boletines que aclaren más los detalles de lo que pasó el 10 de diciembre. Recordemos que la derecha se acercó a los 8 millones de votos en 2015 y nosotros acaso si apenas superamos los 6 millones en las municipales.

La oposición vive su peor momento, ciertamente. Pero no necesariamente esa situación tiene que ser prolongada. Hay coyunturas en las que los vientos cambian repentinamente. Ayer señalamos, en nuestro Análisis que “Mientras transcurría el evento electoral que incluía, por supuesto, la campaña, la vorágine de los precios altos seguía ampliándose. Algunos piensan que la resaca de enero, cuando pase la ilusión que crea el pago de bonos y aguinaldos, que ha paliado un tanto los efectos de la incontrolada especulación económica, va a ser fuerte y peligrosa” ¿Y si al pueblo le viene la resaca con vómitos, nauseas y dolor de cabeza? ¿Y si se presenta un médico brujo ofreciendo menjurges milagrosos? Somos favoritos en cualquier elección cercana, pero de cualquier malla sale un ratón. No confiarnos, cero triunfalismo, ¡Ojo pelao!

Continuará…

Municipales: aguafiestas

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 11 de diciembre de 2017

Aguafiestas

Una vez más vamos a prescindir de todo simplismo en el análisis de las elecciones municipales del día de ayer. Los resultados son altamente reveladores y emiten señales inequívocas, más allá del torneo de banalidades en el que lamentablemente se convierten a veces las reacciones políticas en los distintos sectores de la opinión pública nacional.

El análisis lo vamos a dividir en dos partes. Primero haremos el análisis cuantitativo. Los datos que el mismo nos arroja los pondremos en reserva, al uso de los cocineros en las primeras fases de la preparación de los platos, pues nos serán útiles para la segunda parte, el análisis cualitativo.

Aclaremos que en el aspecto comparativo del análisis, que abarca desde 2015 hasta ayer, no incluiremos la elección constituyente, porque esta presentó importantes características que las ubican en distinto rango con respecto a las demás. En primer lugar, no fueron elecciones competitivas, pues solo participaron candidatos de la Revolución. En segundo lugar, hubo un factor de importancia muy relevante: un importante porcentaje de los elegidos fueron de procedencia sectorial, lo cual ocurría por primera vez y afectó positivamente los índices de participación.

Un primer dato es el que se refiere al nivel de participación de electores. En las parlamentarias de 2015 la participación fue de 74,17%. En las regionales del pasado 15 de octubre fue de 61,03%. Ayer fue de 47,2%. Vemos que participó 14% menos en las municipales que en las regionales, y 27% menos que en las parlamentarias. Es un dato muy importante que, tal como dijimos, nos reservamos para la segunda parte del análisis.

Otro dato que queremos destacar es el de la votación chavista. Si establecemos una relación entre la población de los distintos municipios y los porcentajes de participación en cada uno de ellos, aunque hay resultados que no se conocen, es posible inferir, con lo que se tiene, que la votación chavista rondó el 65% de los votos válidos al nivel nacional. Al haber votado poco más de 9 millones de electores, tenemos que el voto chavista alcanzó aproximadamente los 5.850.000 sufragios en todo el país. En 2015 fueron 5.622.844, el 15 de octubre pasado 5.814.903.

Esos últimos números tenemos que cruzarlos con los de la oposición. Inferimos que el voto opositor estuvo cerca del 35%, lo que, restando los pocos votos que fueron de chavistas que votaron por candidatos “disidentes”, daría aproximadamente 3 millones de votos. En las regionales el voto opositor fue de 4.983.000 personas, casi dos millones más. Esta diferencia sugiere que de la abstención total en las municipales, que fue de 53% del padrón electoral (alrededor de 10 millones de electores), la mayor parte, en comparación con las regionales, fue de electores de la oposición, pero también se abstuvo una buena porción de los que se identifican como no alineados.

¿Qué pueden significar todos estos guarismos? Lo primero es que se confirma una tendencia que no puede ser puesta de lado: las elecciones municipales son las que menos interés concitan de los ciudadanos, lo cual parecería una paradoja, dado que las alcaldías son el nivel de poder ejecutivo más cercano a la gente. El actual voto por los alcaldes es sobre todo un voto político, en el sentido de la orientación partidista. No es  un voto que exprese al liderazgo popular de base ni al Poder Popular organizado, sino a las ofertas partidistas, que son las únicas que hay. Siendo así, se explica que el voto político de la gente se dirija con mayor extensión hacia aquellas instancias de poder que los ciudadanos consideran más decisivas para la solución de sus problemas cotidianos, las elecciones presidenciales, regionales y parlamentarias. En el último escalón de ese interés están las elecciones municipales. La gente no le da a los alcaldes la importancia que deberían tener por ser los funcionarios ejecutivos más cercanos a ellos ¿Por qué?

Porque la figura del alcalde está desprestigiada, la percepción general es que se trata de funcionarios que no responden a los verdaderos intereses concretos de la ciudadanía, sino a los intereses políticos. Consciente de esto, el chavismo duro, el chavismo militante, fue el que se expresó ayer con sus votos. Pero la inmensa mayoría de la población, el 70%, sumando votos y abstención, votó por otras opciones o por ninguna.

Y varios millones dejaron de votar con respecto a las parlamentarias de 2015 (el 27%, más de 5 millones de electores).

Por otro lado, los números nos dicen claramente que la votación de la Revolución está estancada. Está conformada por una vanguardia social numerosa, poderosa, leal, organizada, consciente, movilizada. Este es sin duda un gran activo político del chavismo y sobre todo del PSUV que es con mucho la principal fuerza política del país, casi la única capaz de actuar de manera coherente y orgánica. Pero no crece, no pasa el lindero del 30% del apoyo popular real y constante. Esto hace que la Revolución presente altos niveles de vulnerabilidad estratégica. Recordemos que en sus mejores años el apoyo fue por momentos superior al 60%, que es el mínimo al que se debería aspirar para apuntar a lo que Chávez llamaba “el punto de no retorno”. Por eso insistimos en algo que decíamos en el Análisis del viernes pasado: “… cada vez que la Revolución gana una elección, el pueblo revolucionario se alegra. Mas no puede ser la alegría banal de las cancioncitas, sino la del guerrero que, manchada su armadura de polvo y de sangre, levanta orgulloso su espada en señal de triunfo. Inmediatamente después ha de limpiar el filo de su acero para prepararse para nuevas batallas”.

La nueva victoria chavista de ayer tiene entre sus factores más importantes la patética situación de la oposición venezolana que, acumulando derrota tras derrota en medio de divisiones, ha puesto a su base social en una situación de profunda desmoralización, desmovilización, desconfianza, debilidad, frustración y decepción.

Pero la oposición social existe y no es pequeña, no nos llamemos a engaño. Es un animal dormido que con cualquier sacudida podría despertar.

Muchos camaradas se preguntan, con razonable preocupación ¿qué va a pasar en enero, cuando se esfume la ilusión de los aguinaldos y la gente despierte a la terrible realidad del criminal aumento de precios del último mes? Administremos esta victoria con humildad y sentido autocrítico, no vaya a ser que el sueño se nos convierta en pesadilla.

Para quienes nos tildarán seguramente de aguafiestas, recordaremos las sabias y hoy casi olvidadas palabras de nuestro presidente Nicolás Maduro después del triunfo revolucionario en las regionales del 15 de octubre: ¡Victoria, eres una farsante, no encandiles mis ojos ni mi alma! No dejemos que ni la derrota ni la victoria se posicionen con su mentira. Creamos en lo que somos, creamos en la causa de la Patria, creamos en el pueblo, siempre en el pueblo y trabajemos sin descanso para que Venezuela sea una Patria potencia, para recuperar nuestra Patria”. Amén.

Lorenzo y votos volátiles

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 06 de diciembre de 2017

La hidra y los votos volátiles

Nosotros queremos ser como vigilantes en una atalaya. Acaso hay guerreros superiores a nosotros, otros practican el mando y el poder, tiene que haberlos. Otros, como sacerdotes de un culto, repiten los ritos necesarios para mantener la coherencia de la feligresía. Nuestra humilde y poco reconocida tarea es observar el terreno, divisar los movimientos del enemigo, tratar de discernir cómo se ubica en el campo de batalla y cómo lo hacemos nosotros. Más de una vez hemos tratado de hacer escuchar nuestra voz para alertar los peligros. A veces nos equivocamos, a veces acertamos, eso está entre los riesgos que corre el pensamiento inconforme. Nunca creeremos haber llegado donde íbamos, no tenemos el tiempo de vida que nos permita vivir las grandes victorias humanas si es que llegaren. Nos sentimos satisfechos de que alguien nos definiera como una piedrita en el pensamiento. Hoy, desde la atalaya, nos toca hacer una incómoda advertencia: no creamos que nuestras victorias coyunturales son consagratorias. El verdadero enemigo es poderoso, multiforme, la hidra de mil cabezas. Y viene por nosotros, y nos atrapará si nos descuidamos.

El aliento venenoso del monstruo se sintió la noche del lunes en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia, durante una competencia beisbolística que allí se desarrollaba, patrocinada por Pepsi-Cola, una marca que en Venezuela maneja Empresas Polar. Apareció por esos lares Lorenzo Mendoza, el más conspicuo representante actual de la gran burguesía monopolista en Venezuela, el principal dueño de la Polar, una empresa que monopoliza buena parte de la producción de alimentos en nuestro país y que ha sido protagonista de la guerra económica contra el pueblo, no de ahora, sino de vieja data. Hablamos de la guerra permanente, de la guerra de la explotación, de la guerra que expropia el trabajo de los proletarios.

Cuando el hombre hizo acto de presencia, se levantó un coro nada pequeño al grito de “Presidente, presidente” ¿Espontáneo? Difícil de creer. No olvidemos que Empresas Polar y su amo tienen excelentes asesores de imagen, mucho dinero para invertir en promoción de productos y posicionamiento corporativo, un concepto de supuesto servicio público forjado durante décadas, las mismas herramientas que han acompañado su conversión en el emporio y en el líder empresarial que son hoy por hoy.

Unas cuantas veces hemos dicho que nuestro enemigo interno no es propiamente la MUD. Es verdad que estos politicastros han cabalgado sobre el descontento y la desesperanza de sectores del pueblo, que convierten en miedo y desconfianza. Pasó en 2007, con el referéndum de la reforma constitucional. Y también en 2015, cuando nos dieron la lamentable pela en las parlamentarias. Pero son incapaces, patéticos, mediocres, sabandijas. No van más allá de la coyuntura, son aprendices de brujos muy mal aprovechados.

Es igualmente cierto que a nosotros el favor del pueblo nos ha sido a veces esquivo. La vulnerabilidad nuestra se refleja en la volatilidad de una parte importante de nuestra votación, lo cual produjo la mencionada derrota parlamentaria en 2015. El chavismo es con mucho la principal fuerza política del país, pero el apoyo duro, militante, apenas supera en este momento el 30% de la población. No es poca cosa, ciertamente, sobre todo por el alto nivel de conciencia y organicidad de esa masa popular. Pero no es suficiente desde la perspectiva estratégica, se necesita más y nos está costando trabajo crecer. Es aquí donde entra en juego el peligroso símbolo que es Lorenzo Mendoza. No él mismo per se, sino por lo que representa: la amenaza de una fuerza derechista disfrazada, con una oferta engañosa que podría ser convincente. Si unos papanatas de la política nos avasallaron en 2015 ¿Acaso no podría hacerlo en el futuro un nuevo “campeón” con recursos, prestigio aunque sea mal ganado, imagen pagada, en un tipo de elección como la nuestra, donde juegan siempre un papel relevante la publicidad y la manipulación mediática?

Nosotros siempre estamos oteando desde la atalaya. El 23 de febrero de 2015 escribimos, en nuestra Análisis de ese día: “Dos encuestadoras, Hinterlaces y Datanalisis, plantean un escenario sombrío para el chavismo en las elecciones parlamentarias. Podemos no creer en estas encuestadoras, por supuesto. Pero sería una tontería, una falta de seriedad y una irresponsabilidad, no contemplar la posibilidad de que estos pronósticos se cumplan. El descontento se siente como un rumor a veces imperceptible en la calle, los mismos chavistas militantes se quejan de su bolsillo y tratan heroicamente de mantener la fe del pueblo, pero quienes andamos metidos en el polvo de los de abajo sabemos cuán difícil está resultando la tarea”.

Y el 3 de marzo de 2016: “… todavía hay espacio en las probabilidades para que una tercera opción se cuele por los palos. Ya se sabe a ciencia cierta que la mayoría de los venezolanos, más del 50%, se define como “independiente”, o sea que no se siente definitivamente alineado ni con el chavismo ni con el antichavismo. Esto abre la posibilidad, nada está escrito, de que aparezca, Dios nos libre, un “Macri” (¿Lorenzo Mendoza?) o un socialdemócrata, un neoliberal camuflado (¿alguien como Henry Falcón?)… Lo cierto es que las circunstancias nos obligan a hilar fino, a escuchar las críticas y sobre todo a tomarlas en cuenta, a desechar todo triunfalismo, a no caer en un optimismo ficticio o meramente propagandístico, a no obviar el descontento que anida en el pueblo. A entender y aceptar, de verdad, que la vaina no está fácil”.

Hoy trasladamos esas palabras nuestras hasta acá, sin cambiar ni una letra. Tal vez solo que los no alineados no son más del 50%, pero si más del 40%. Votos volátiles.

¿Domingo de fiesta?

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 08 de diciembre de 2017

¿Domingo de fiesta?

Ayer referimos que además de los nombres ya conocidos involucrados en la trama de corrupción de PDVSA “sin duda hay otros responsables, sobre todo por razones políticas y de gobierno. De eso hablaremos en nuestro Análisis de mañana, si no se cae un pedazo del cielo”. Es un tema importante, sin duda, pero aunque el cielo sigue completo sobre nuestras cabezas, como es fácil constatar, tendremos que incumplir con nuestros lectores. Nuestra mente vive sumida en la reflexión política y nos pareció inevitable, siendo que las elecciones municipales son el próximo domingo, abordar este último asunto y así lo haremos. Lo otro no se olvida y quedará para después.

Ya todos sabemos cuál es nuestra posición respecto a ese evento electoral.

Recordemos de pasada que nos oponemos a la vetusta figura del alcalde como cabeza del gobierno municipal y tenemos una propuesta constituyente que consagraría en los municipios los gobiernos colectivos originados desde las bases populares. Iremos a votar el domingo cumpliendo con un deber de conciencia que explicaremos, pero lo haremos sin ningún entusiasmo.

Anda por los medios una cancioncita (un “jingle”) del PSUV típicamente electoral que incluye una frase hecha, aquella que se refiere a la “fiesta electoral”. Esta frasecita, familia cercana de otra también de uso frecuente por algunos chavistas (“una demostración de civismo”), es un fósil de la Cuarta República. Es interesante referirnos a esto, por todo lo que encierra desde el punto de vista ideológico y por la terrible superficialidad que denota.

Nuestra idea de “fiesta” es muy diferente a la de ir a votar. El día del simulacro de la elección constituyente estuvimos seis horas pasando roncha en colas mal atendidas, hasta que pudimos cumplir ¿Qué sería para nosotros algo parecido a una fiesta el domingo? Quedarnos en casa leyendo algún libro, bien sea para ilustrarnos o para disfrutar. O ver alguna buena película alquilada o pescada en el cable, de esas que no abundan en la miserable oferta de los cines venezolanos. O, sin más ni más, compartir un traguito con nuestra compañera si tenemos el tiempo y la disposición, acompañados, por ejemplo, por un buen jazz tradicional de Nueva Orleans. O, por qué no, echarnos en el sofá a acariciar la barriga de nuestra bella perrita ¡Eso sí sería una fiesta, no ir a elegir a un individuo que regirá nuestra vida cotidiana por los próximos cuatro años, sin que en general tengamos arte ni parte en lo que hace!

Pero vamos a ir al centro electoral, no es para nosotros un día de fiesta, es un día de trabajo, un día de lucha. Ese el quid de la cuestión. A decir verdad, el pueblo venezolano no está para fiestas, por más que es tan terco en su alegría y su optimismo.

Está padeciendo las dolorosas consecuencias de la agresión imperial, de la crisis mundial del capitalismo y de los errores del dogmatismo económico. El enemigo histórico persevera en tratar de tender la alfombra por donde pretende caminar hacia el pasado, para derrotarnos, perseguirnos, acosarnos, ajustar cuentas con el pueblo revolucionario que ha osado retar su poder otrora omnímodo.

Insistimos en el contenido ideológico del asunto. Por supuesto, cada vez que la Revolución gana una elección, el pueblo revolucionario se alegra. Mas no puede ser la alegría banal de las cancioncitas, sino la del guerrero que, manchada su armadura de polvo y de sangre, levanta orgulloso su espada en señal de triunfo. Inmediatamente después ha de limpiar el filo de su acero para prepararse para nuevas batallas. Esa será la única “fiesta” del pueblo el lunes e incontables lunes después. Aquí solo viene guerra (económica, política, social, ¿militar?). Para nosotros esa guerra pasa por encarar, de verdad, verdad, la transformación total del Estado burgués en Estado de derecho y justicia, de la democracia burguesa en democracia socialista (¡cuánto nos falta!), del sistema electoral burgués en sistema electoral popular.

Las victorias electorales siempre serán, a fin de cuentas, coyunturales, como lo son las derrotas en ese terreno. Aquí es buena una digresión para señalar que un hito en la génesis de la violencia terrorista de 2017 fue la elección parlamentaria de 2015.

Amparados en un sistema electoral vulnerable por su propio carácter intrínseco, la derecha contrarrevolucionaria manipuló y engañó a la mayoría del pueblo y se hizo de una notable mayoría en la Asamblea Nacional, desde donde urdió la trama conspiradora que condujo a la muerte y a la destrucción. Un hecho emblemático de esta realidad es la imagen del vicepresidente de ese cuerpo, el fascista prófugo Freddy Guevara, encabezando a los terroristas en el este de Caraca ¿Qué fue la “fiesta electoral” de 2015? ¿Una fiesta satánica?

Para nosotros las grandes victorias, las trascendentales y duraderas, están todas por lograrse. La construcción de una sociedad próspera e igualitaria, la formación de una ciudadanía culta, con sentido de pertenencia, la utopía posible de un mundo solidario y más justo en el que no existan los imperialismos ni las hegemonías que generan guerras y miserias. Entonces el mundo todo será una fiesta.

Por lo pronto, vamos a votar el domingo en defensa de la Patria, de la Revolución Bolivariana, y contra el imperialismo y sus vasallos.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: