Domani sarà Storia! Sostieni chi racconta il Venezuela profondo!

L'immagine può contenere: una o più persone, spazio all'aperto e testodi Giuliano Granato

Avete presente il Venezuela? Quel paese spesso al centro delle cronache per la “dittatura”, “crisi umanitaria” e per “dimostrare” – una volta di più – il fallimento della trasformazione socialista della società? I racconti che abbiamo quasi mai arrivano dal Venezuela profondo. I nostri giornalisti si limitano a rimpallare quello che scrivono El país o la CNN español. E non fanno capire nulla. Demonizzano, non raccontano. Puntano il dito, non spiegano, non analizzano.

Marco Teruggi è giornalista e sociologo. È argentino, ma nelle sue vene pulsa anche la Francia. Sei anni fa ha deciso di trasferirsi in Venezuela per andare a capire quello che stava succedendo. E da due anni prende appunti, note, butta giù riflessioni, scrive un diario. Io l’ho conosciuto esattamente un anno fa, su un tetto di Caracas. Passammo una notte intera a parlare, a confrontarci. 

Ora tutto questo sta per diventare un libro. Un racconto del Venezuela di oggi. Di quello che nessuno ti racconta. Di quello delle “comunas”, dove contadini riprendono in mano le proprie vite, ridanno vita a terre abbandonate, entrano nella lotta per la produzione e in quella politica. Non più “marginali”, ma protagonisti. Nessuno gliel’ha regalato. Se lo sono preso. Di quello degli “ambulatori popolari”, costruiti letteralmente da comunità, urbane o rurali, che vogliono garantirsi il diritto alla salute, nel mezzo di mille difficoltà. E di quello di alcuni quartieri urbani in cui si vivono esperienze di autorganizzazione popolare ricchissime, che avrebbero tanto da insegnarci, se solo riuscissimo ad andare oltre la superficie e le ovvie differenze. Marco racconta cosa sia oggi la frontiera con la Colombia, i traffici illeciti, il paramilitarismo, la violenza politica. E, allo stesso tempo, i dibattiti in corso in una società viva, che da quando Chávez ha fatto irruzione al governo del paese (1999), è diventata partecipe, protagonista e non più mera spettatrice di un teatrino che per attori e vittime aveva sempre gli stessi.

Affinché questo Venezuela possa essere raccontato e letto, c’è bisogno del tuo aiuto. Marco ha lanciato una campagna di crowfunding per permettere che il libro venga pubblicato innanzitutto in Argentina (in castigliano). E di lì chissà. 

Per chi conosce il castigliano, sostenete questo sforzo di autorganizzazione dal basso. E poi avete mai letto qualcosa di Marco? È di un godibile incredibile. 

Per chi non legge il castigliano, lo stesso. Sostenete il progetto. Starete dando un contributo a una causa che va molto al di là dei confini di un singolo paese. Si parla di popolo, si parla di noi.

Qui tutte le informazioni:
https://www.idea.me/projects/63705/manana-sera-historia

Venezuela: la intervención internacional toma posiciones

Risultati immagini per marcha chavistapor Marco Teurggi
pagina12.com.ar

La construcción del escenario internacional contra Venezuela se ha acelerado. La decisión proviene desde la dirección estratégica del conflicto que se encuentra en Estados Unidos (EEUU). Nikki Haley, embajadora de los EEUU ante la Organización de Naciones Unidas, y James Mattis, Secretario de Defensa, fueron los dos últimos en desplegarse en el continente, en particular en la base central: Colombia.

La primera estuvo en la asunción del recién electo presidente Iván Duque, se desplazó a la frontera colombo-venezolana, desde donde declaró que “el mundo debe darse cuenta de que hay un dictador en Venezuela”, y llamó a los países de la región a actuar. El segundo se reunió con el presidente luego de su gira por Brasil, Argentina, Chile y Colombia. La agenda se centró en Venezuela, la presión mediática, diplomática, el cerco económico, los próximos pasos en la escalada.

Mattis anunció luego de su visita el envío del buque-hospital USNS Comfort a las aguas colombianas cercanas a Venezuela. Argumentó que se trata de un apoyo ante los “refugiados” provocados por la “crisis humanitaria”.

Quienes tomaron la delantera a los pocos días fueron Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, quien afirmó “mantener todas las opciones sobre la mesa” en el caso de Venezuela. Le siguió el senador Marco Rubio, operador central de la línea intervencionista-golpista contra Venezuela, al afirmar que las circunstancias cambiaron, y una intervención armada forma parte de las posibilidades. “Venezuela y el régimen de Maduro se han convertido en una amenaza a la región e incluso a EEUU”, declaró. Lo hizo luego de reunirse John Bolton, miembro del Consejo de Seguridad Nacional.

Sus palabras fueron dichas a pocos días del inicio de los ejercicios militares UNITAS 2018 que se realizan en Cartagena, costa colombiana cercana a Venezuela, donde participan catorce países -entre los cuales Argentina- con buques, submarinos, aeronaves, bajo la dirección del Pentágono.

Factor Colombia
Iván Duque asumió la presidencia con un objetivo internacional en la mira: Venezuela. Heredó de Juan Manuel Santos el no reconocimiento de Nicolás Maduro como presidente, el ingreso a la OTAN como socio global, la construcción mediática-política en ascenso de hostilidad hacia el gobierno de Nicolás Maduro y los venezolanos.

Duque profundizó la orientación con la visita al Comando Sur, donde se entrevistó con Kurd Tidd, seguido del anuncio del retiro de Colombia de la UNASUR, la protección política de Julio Borges -uno de los principales autores intelectuales del intento de asesinato de Maduro, prófugo en Colombia- y las condiciones para que el Tribunal Supremo de Justicia ilegal sesione en Bogotá. Este último declaró culpable a Nicolás Maduro, pidió nuevamente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) detenerlo. Ese Tribunal, ilegal, es parte de una de las cartas en desarrollo desde el 2017: la conformación de un gobierno paralelo.

Un elemento más resulta clave en el factor Colombia: la frontera. Más de dos mil kilómetros donde en el lado colombiano operan grupos paramilitares, narcotraficantes, y se desarrolla el contrabando de extracción. El gobierno colombiano, desde Álvaro Uribe –padre político de Duque-, legalizó el contrabando, en particular de gasolina. Fue en zona de frontera colombiana, cercano a donde estuvo Nikki Haley, donde se entrenaron quienes intentaron el asesinato con drones, justamente por tratarse de un territorio con alto desarrollo paramilitar.

Desde allí han ingresado fuerzas paramilitares que se han arraigado, propagado su forma de despliegue territorial bajo terror, y han actuado en la violencia de abril-julio del 2017. La hipótesis de acciones violentas se relacionan directamente con ese desarrollo: fuerzas irregulares financiadas, entrenadas, dirigidas desde el uribismo y los EEUU.

Factor migración
Las cámaras, tapas de diarios, discursos de gobiernos, se han orientado hasta la saturación hacia lo que presentan como el “éxodo” y los “refugiados”. No se trata de una repentina preocupación sino una coordinación para imponer esa idea, de manea a generar en la opinión pública la convicción de que es necesario intervenir. Es el punto de apoyo para convocar a la comunidad internacional y justificar posibles acciones.

Algunos de esas acciones recientes han sido el envío de Cascos Blancos argentinos a la frontera colombo-venezolana, la declaración de emergencia sanitaria por causa de la inmigración venezolana por parte del gobierno de Perú, la decisión del gobierno de Brasil desplegar la Fuerza Armada en la frontera con Venezuela, y las declaraciones de preocupación y entrega de dinero por parte de la Unión Europea.

El tratamiento dado a la situación de la emigración venezolana evidencia su utilización para construir un escenario de aislamiento y presión internacional. No es el primer caso en la historia. La emigración es real, es parte de los efectos del cuadro económico y otros elementos como las promesas de que fuera habrá trabajo/techo/dólares, pero no lo es en las dimensiones en las que se la construye mediáticamente. La preocupación por parte de las grandes cadenas de televisión y periódicos nunca estuvo, por ejemplo, con la emigración colombiana que, tan solo en Venezuela, se eleva a cerca de 5 millones 600 mil personas.

El próximo cinco de septiembre tendrá lugar una reunión especial de la Organización de Estados Americanos para “considerar la crisis migratoria originada por la situación en Venezuela”. Otra pieza en la construcción del tablero intervencionista.

Todas las cartas
¿Habrá una intervención internacional? Se puede afirmar que existe un escenario en construcción, una voluntad por parte de sectores políticos nacionales e internacionales, una medición de cómo podría ser: vías, actores, pretextos, tiempos. Por el momento aumentan la presión, amplían posiciones, rodean, buscan convencer. Los EEUU desarrollan todas las cartas, utilizan una u otra según el escenario que esté ya conformado o busquen acelera, y según los resultados. La apuesta por la oposición venezolana y las elecciones ha llevado a una sucesión de derrotas.

Lo que parece seguro es que anunciarán nuevos ataques contra la economía como parte del bloqueo ya declarado contra Venezuela. Es en la economía donde se juega hoy una de las principales batallas: el gobierno necesita a toda costa estabilizarla, y el bloque adverso hará lo posible para que el cuadro empeore y eso genere condiciones para nuevas acciones.

Por último cabe señalar que en septiembre tendrá lugar un ejercicio militar de defensa aérea conjunto entre Venezuela y Rusia en territorio venezolano. La influencia rusa, así como china, no deben perderse de vista en este acomodo de posiciones. Son una amenaza para los intereses de los EEUU, así lo han afirmado en varias oportunidades. El conflicto venezolano es mucho más que venezolano.

Dolarblue (o las barbas del vecino)

Risultati immagini per chavismopor Pasqualina Curcio

Equivalente al dolartoday, el blue,marca los precios en la economía argentina. Nació en 2011 cuando, durante el gobierno de Cristina Kirchner, comenzó a regir el control cambiario.

Similar al comportamiento del dolartoday, cada vez que se celebraban comicios, el blue variaba más rápido y la brecha entre éste y el tipo de cambio oficial se hacía más grande.

La primera medida que tomó Mauricio Macri fue levantar el cepo (control) cambiario. Lo hizo en diciembre de 2015. Desde ese día, en cualquier banco o casa de cambio se pueden transar libremente los pesos argentinos por divisas.

Aseguraban los expertos que al liberar el mercado cambiario desaparecería el dolar blue. Argumentaban que ya no se justificaría un mercado paralelo de divisas y, por lo tanto, tampoco su marcador en páginas web. Daban la vida por el argumento de que el valor del peso lograría su equilibrio en el “libre” mercado.

Dos años y medio después de levantar el cepo, el dolar blue se mantiene. No solo marcando los precios internos de la economía, sino además, el precio del peso argentino en el “libre mercado”, el cual se ha depreciado 113% desde enero de 2016.

Ambos, el dolar blue y el tipo de cambio del “libre” mercado, suben tomados de la mano: varía uno de ellos, e inmediatamente después varía el otro. La gran pregunta es ¿cuál de los dos varía primero, cuál hala al otro, y por lo tanto, cuál está marcando el valor del peso?

Hemos aplicado el test de causalidad de Granger, herramienta estadística que permite medir cuál indicador varía primero. Resultó que desde el 04-01-2016, hasta el 27-08-2018, con una probabilidad de 84,85%, primero aumenta el dolar blue, y luego el del “libre mercado”.

Las expectativas de depreciación, manipuladas a través de supuestas cotizaciones en portales web, incide en el “libre” mercado de divisas, haciendo que éste se ancle al del portal.

Equivalente al dolar today, el blue, es un arma imperial. La más poderosa de las armas no convencionales por sus efectos sobre la inflación. Ha sido usada a lo largo de la historia (Chile 1973, Nicaragua 1988, Argentina 1991, Ecuador 2000, Zimbabwe 2008) con objetivos distintos: o para derrocar gobiernos socialistas, o para dolarizar economías, o ambos.

Al parecer, Macri no es socialista!

Venezuela: medidas económicas en la tormenta

Risultati immagini per marcha chavistapor Marco Teruggi – pagina12.com.ar

Estabilizar. Esa palabra condensa el anhelo de millones. Que la economía deje de ser un escenario de batallas y retrocesos. Estabilizar los precios, el dólar, el abastecimiento de medicamentos, billetes, transporte, luz. Es el centro del debate diario en Venezuela cuando no suceden acontecimientos catastróficos que buscan volcar el escenario. El último fue el intento de asesinato con drones del presidente, el alto mando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y representantes de los poderes públicos. Le siguió otro, meno difundido, el desmantelamiento de un plan de asesinato de dirigentes chavistas, la Operación Caín.

El gobierno ha tomado un conjunto de medidas económicas para enfrentar la situación. Serán implementadas por pasos, unos ya se han dado, otros sucederán este 20 de agosto, otros en septiembre y más adelante. Se trata de una jugada mayor en un escenario donde el tiempo se reduce.

La primera decisión fue la derogación de la ley de régimen cambiario y sus ilícitos, el llamado control de cambio, aprobado en el 2003 para enfrentar la fuga de capitales. Cualquier persona natural o jurídica podrá ahora transar sus divisas libremente, para lo cual se abrirán trescientas casas de cambio en el país.

Uno de los objetivos de la medida es atraer remesas, capitales, generar un mercado de dólares alimentado por los empresarios y no por el Estado a través de los dólares generados por la producción petrolera. Otro objetivo es el de detener el mercado paralelo de dólares marcado por un aumento que tiene elementos económicos y políticos: el paralelo/ilegal aumenta aceleradamente ante cada escenario electoral y dificultad política de la derecha.

En segundo lugar, se eliminarán cinco ceros a la moneda a partir del 20 de agosto: el bolívar soberano remplazará al bolívar fuerte. Esta medida tendría, entre otras cosas, un efecto en la disponibilidad de efectivo en manos de la gente, que en la actualidad se encuentra en menos del 1% de la liquidez monetaria. Ese desabastecimiento, creado por el contrabando de efectivo hacia Colombia y la especulación desatada por el desabastecimiento, ha generado, entre otras cosas, un mercado paralelo de venta de billetes -se compran en 200% por encima de su valor.

La reconversión monetaria se implementa junto al anclaje del bolívar con el petro, la criptomoneda creada por el gobierno a principio de año. El petro tiene su valor atado al precio del barril de petróleo, hoy arriba de 60 dólares: una variación del precio del petróleo impactará sobre el petro y en consecuencia el bolívar.

La decisión tomada por el gobierno fue establecer el valor de un petro en 360 millones de bolívares fuertes, es decir 3.600 soberanos, y colocar el salario en medio petro. El mínimo pasaría de esta manera de 50 bolívares soberanos a 1.800. Esto supuso a su vez reconocer como referencia el tipo de cambio el dólar paralelo y no el que era producto del oficial Sistema de Divisas de Cambio Complementario, con su consecuente devaluación.

En tercer lugar, se implementará en septiembre la medida relacionada a la gasolina. Según declaraciones oficiales, se pierden más de 12.000 millones de dólares anuales por el contrabando ilegal de gasolina a Colombia en manos de mafias colombianas -ligadas al paramilitarismo- con complicidades dentro de Venezuela. Para enfrentar ese cuadro se tomarán dos acciones conjuntas: un subsidio directo para quienes tengan un vehículo y la internacionalización del precio de la gasolina. Se buscará quitar la rentabilidad del negocio del contrabando y evitar que el costo recaiga sobre las diferentes áreas de la economía nacional.

Existen otras medidas, como el aumento a 16% del IVA a consumo suntuario, el cobro del 1% a las transacciones financieras de contribuyentes especiales, y la decisión del gobierno de cubrir las nóminas de la pequeña y mediana empresa por tres meses debido al reajuste salarial.

Los anuncios traen preguntas, principalmente relacionadas con los precios, que aumentan cerca del 100% mensual y ponen en jaque todo incremento salarial. Según el gobierno se logrará frenar la hiperinflación debido al anclaje del bolívar al petro, el golpe al mercado del dólar paralelo con la derogación de los ilícitos cambiarios, el reconocimiento del precio del dólar paralelo actual para establecer el cálculo, los tres meses de apoyo a la pequeña y mediana empresa, el subsidio directo al combustible, y la activación de los mecanismos de fiscalización del Estado junto con la contraloría social, popular.

Contra ese pronóstico se encuentran el impacto que tendrá la devaluación, el efecto en cadena que podría tener el próximo aumento de la gasolina aun con el subsidio, la duda acerca de la desaparición del mercado paralelo que impacta sobre los precios, la imposibilidad de lograr acuerdos con los oligopolios que son parte vertebral de la desestabilización económica, y la lógica especulativa transversal desatada en la economía.

Existe un punto más, central: las medidas se dan en un contexto de una violenta conflictividad política/económica tanto nacional como internacional. Los Estados Unidos han puesto en marcha e incrementado de manera declarada una serie de sanciones, es decir ataques, para bloquear la economía venezolana. Buscarán redoblarlas para evitar todo tipo de estabilización económica, continuar con el desgaste y trabajar sobre las consecuencias que genera.

Cuentan para eso con aliados venezolanos e internacionales, como el caso paradigmático de Colombia, donde se anunció, luego de la visita del Secretario de Defensa estadounidense, que arribará la embarcación Usns Comfort bajo el argumento de “misión humanitaria” para Venezuela. Evo Morales denunció el envío de “invasión encubierta del gobierno de EEUU”.

En los próximos días y semanas se verá la evolución de las medidas. El gobierno juega una de sus principales cartas en el punto crítico que es la economía. Su objetivo principal: estabilizar, para lo cual dio un lapso de noventa días. Quienes buscan derrocarlo harán lo posible para impedir toda mejora, crearán acontecimientos para generar un río revuelto y furioso que les permite ensayar posibles nuevas acciones de fuerza. Han demostrado de qué son capaces con el reciente intento de magnicidio.

(VIDEO) Mañana será historia, diario urgente de Venezuela

por Marco Teruggi

#Apoyo para campaña de crowdfunding. Durante más de dos años escribí un libro sobre Venezuela. Se trata de un diario que cuenta la realidad extraordinaria que acá vivimos día tras día, lleva por nombre: “Mañana será historia, diario urgente de Venezuela”.

Quiero publicarlo en Argentina y, de ser posible, en otros países. Estoy convencido que es imprescindible contar lo que acá sucede, debatirlo, romper el discurso que demoniza a Venezuela, al chavismo, a este proceso político. Estoy buscando apoyo financiero para la publicación y difusión del libro.

Para eso abrí esta página: https://www.idea.me/proyectos/63705/manana-sera-historia

Es una cuenta donde pueden aportar dinero para cada uno de los pasos: publicar, hacer las presentaciones. Necesito muchas manos para poder hacerlo realidad. Agradecería que me pudieran ayudar con aportes, difundiendo esta campaña de recaudación.

Desde ya muchas gracias.
___

Mañana será historia, diario urgente de Venezuela

Soy Marco Teruggi, periodista, y desde hace casi seis años vivo en Venezuela. Hace más de dos años decidí comenzar a escribir un diario. Por una simple razón: la realidad que acá se vive es extraordinaria y es necesario contarla.

El diario tomó forma a medida que los acontecimientos se fueron desarrollando. Tanto los de mi vida personal, como es mi oficio de periodista que me llevó a recorrer casi todo el país, mi cotidiano en Caracas, como los hechos de la actualidad política y económica que en Venezuela son muchos y vertiginosos. 

Luego de más de dos años de trabajo tengo el libro terminado: es una puerta abierta a un país que pide ser escuchado, narrado, que tiene mucho por decir, verdades que no aparecen en los grandes medios de comunicación. Encontrarás historias de barrios, comunidades campesinas, comunas, selvas, la frontera con Colombia, cómo es vivir en la capital, andar sus calles, momentos de gran incertidumbre y violencia política, debates sobre economía, ideas de sociedad, un mundo en constante asedio y transformación. Para poder adentrarte a mis trabajos anteriores podés entrar a mi blog: https://hastaelnocau.wordpress.com/

Necesito tu apoyo para poder publicar el libro en Argentina, ir hasta allá y presentarlo en varias ciudades. Quiero compartir Venezuela a través del diario, leer páginas, contestar preguntas. Tu aporte es necesario para poder costear cada uno de estos pasos. Con el monto de 60.000 pesos puedo dar esos primeros pasos, con una suma mayor podrés ampliar la cantidad de libros impresos y, espero, poder presentarlo en otros países. Para eso todos los aportes son necesarios, bienvenidos, desde el solidario hasta el que es de 2500 pesos en adelante. 

Espero contar con tu ayuda, cualquier duda me podés escribir.
__

 

Aborto abortado en Argentina, por ahora

por Néstor Francia

Finalmente el Senado argentino ha votado contra la legalización del aborto, 38 a 31 con dos abstenciones. En realidad, fue un triunfo a medias de las fuerzas conservadoras, encabezadas por la Iglesia Católica, ya que la otra mitad del triunfo corresponde al movimiento libertario pro-elección que apoyó la legalización. Por primera vez, después de varios años de lucha, la propuesta llega tan lejos como a su discusión en el Senado. Se ha logrado poner el asunto en la primera línea de los debates en el país austral y se han fortalecido los movimientos feminista y abortista de aquella nación. Todo ello hace pensar que la aprobación de la legalización es solo cuestión de tiempo y que este instrumento de justicia saldrá airoso más temprano que tarde.

El célebre humorista estadounidense George Carlin, fallecido en 2008, afirmó que “los pro-vida (activistas contra el aborto legal) no son pro-vida sino anti-mujer”. Razón lleva, puesto que son las mujeres las principales víctimas de todos los males que acarrean las prácticas de aborto ilegal. En un artículo publicado en la Web Associació de Planificació Familiar de Catalunya i Balears, firmado por la diputada del PSOE Ángeles Álvarez, fundadora de la española Red Estatal contra la Violencia de Género, esta da parte de los grandes peligros para la salud de las mujeres que encierra el aborto clandestino en su país (“Las consecuencias del aborto inseguro”, http://apfcib.org/las-consecuencias-del-aborto-inseguro/). 100.000 abortos quedarán en la ilegalidad, unas 50.000 mujeres viajarán al extranjero, 50.000 recurrirán a prácticas clandestinas, 20.000 de ellas sufrirán graves consecuencias para su salud (40 %).

Según el artículo citado, el aborto clandestino en España significa que 50.000 mujeres recurrirán a instrumentos punzantes o al uso de sustancias peligrosas por vía oral o perfusión vaginal. Para los abortos practicados con instrumentos punzantes (como las agujas de punto) lo más común será: perforación uterina, perforación de vejiga urinaria, recto y asas intestinales, desgarros del cuello del útero. Las consecuencias de esas lesiones son: peritonitis, abdomen agudo, hemorragias, infecciones agudas, resecciones intestinales, extirpaciones uterinas y esterilidad, fístulas recto vesicales con incontinencia urinaria y fecal, muerte por shock hipovolémico o por shock séptico.

En el caso de interrupción clandestina del embarazo a través de lavados vaginales con sustancias variadas, o por vía oral con distintas medicaciones, las consecuencias y complicaciones más frecuentes serán: quemaduras químicas graves localizadas con lesiones deformantes y con esterilidad, hipertensión, edema pulmonar y parada cardíaca, embolismos que según el vaso donde impactan generarán infartos pulmonares cardiacos o cerebrales, provocando graves secuelas y en algunos casos la muerte.

Tal como es fácil inferir, el aborto ilegal comporta, primero que nada, un grave problema de salud pública. Pero además son conocidas también las negativas consecuencias sociales de los embarazos no deseados y/o no planificados. En América Latina, el número de embarazos no deseados no es para nada pequeño. Encuestas de demografía y salud que se llevaron a cabo en la mayoría de los países de la Región a finales del siglo pasado en las últimas décadas muestran que, en promedio, el tamaño de la familia se ha reducido de manera importante en los últimos años: de 6 hijos en 1960-1965 a 3,3 en el primer quinquenio de los años noventa. Sin embargo, el número de hijos que las mujeres desearían tener es todavía menor. Así, por ejemplo, en Bolivia, en 1998 el tamaño medio de la descendencia era de 4,2 hijos, mientras que el número medio de hijos que las mujeres mencionaban como ideal era de 2,6. En Colombia, en el año 2000, el tamaño de la familia era en promedio de 2,6 hijos, mientras que el número deseado de hijos era, en promedio, de 2,3.

La verdad es que existen muchas mujeres que no desean reproducirse pero siguen expuestas al “riesgo” de quedar embarazadas, por estar en edad reproductiva y llevar una vida sexual activa sin usar ningún método anticonceptivo o porque utilizan métodos “tradicionales” como el ritmo o el coito interrupto, de escasa eficacia para evitar el embarazo. La proporción de mujeres que se encuentra en esta situación no es despreciable: en Bolivia, por ejemplo, ascendía al 26% en 1998, en Nicaragua al 14,7% en 1998 y en México al 12,1% en 1997. Según el Instituto Alan Guttmacher, en 1994 existían 8 millones con esta condición en Brasil, 1,8 millones en Colombia, 6,7 millones en México y 1,9 millones en Perú.

Otro dato importante es que los riesgos del aborto clandestino están marcados por una condición clasista. Los riesgos que una mujer enfrenta ante un aborto ilegal son un reflejo de la desigualdad social que prevalece en América Latina y el Caribe. Así, las mujeres con recursos que viven en áreas urbanas tienen la opción de interrumpir un embarazo no deseado en condiciones mucho más seguras que las que habitan en zonas rurales y son de bajo nivel socioeconómico. Las primeras suelen tener acceso a profesionales de la salud capacitados para hacer un aborto, mientras que las segundas suelen provocárselo ellas mismas o con la asistencia de una persona sin entrenamiento ni la infraestructura necesaria.

En todo el mundo, el 38 % de los embarazos son no deseados, el 21 % de ellos se da en adolescentes (de los cuales entre el 30 y el 60 % terminan en un aborto): unos 80 millones de embarazos no deseados cada año de un total de 210 millones de embarazos.

La lucha en Argentina por la legalización del aborto es una loable acción de vanguardia y juegan destacado papel en ella las mujeres y lxs jóvenes. Esto incluye un elemento de relevante importancia cultural: la oposición de este movimiento a las posiciones reaccionarias de la jerarquía católica. Muestra de ello es la masiva apostasía colectiva que se ha llevado a cabo la no legalización del aborto. Esta acción de renuncia a la Iglesia convocó a miles de jóvenes que hicieron cola para rellenar formularios donde explicitan que se retiran de ese credo. La masiva operación fue convocada por la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL), que llamó a participar a aquellos bautizados que ya no se sienten representados por la Iglesia Católica, bajo las consignas de “Despégate de la iglesia” y “Apostasía Colectiva – No en mi nombre”.

Es importante señalar que la lucha por la legalización del aborto en Argentina no es anticatólica, de hecho muchos católicos participan de ella, como quienes conforman la organización de mujeres Católicas por el Derecho a Decidir (catolicas.org.ar), quienes afirman en su Web que “El aborto como crimen es un acto de opresión y de violencia que, como mujeres católicas, tenemos que confrontar. Como sociedades democráticas nos debemos un marco legal amplio que permita incluir el pluralismo y la libertad de conciencia necesarios para albergar la diversidad de prácticas y decisiones de las mujeres”.

La lucha de lxs argentinxs por la legalización del aborto debería servir de ejemplo a lxs venezolanxs. La Comisión de la Mujer y Equidad de Género de la Asamblea Nacional Constituyente debería encabezar esta justa lucha y hacerse eco de esta exigencia que tiene la simpatía y el apoyo de muchxs venezolanxs.

Chávez, un nuevo aniversario de su nacimiento

Risultati immagini per marcha chavistapor Atilio Boron

Un día como hoy, 28 de julio, pero de 1954 nacía en Sabaneta, Estado Barinas, Hugo Rafael Chávez Frías. Retomo algunas palabras pronunciadas hace un par de años pero que el paso del tiempo no hizo sino reafirmarlas. Chávez fue un líder enorme de la Patria Grande; un digno discípulo de Bolívar y por su capacidad didáctica aventajado alumno del gran educador del Libertador, Simón Rodríguez. Con Chávez la historia venezolana y de gran parte de Nuestra América abre un nuevo capítulo. La larga marcha iniciada casi exactamente un año antes del nacimiento de Chávez con el asalto al Moncada, el 26 de Julio de 1953, y que luego tuviera como sus hitos fundamentales la guerrilla de Sierra Maestra y el triunfo de la Revolución Cubana, esa marcha, decíamos, recibió un impulso decisivo cuando Chávez asumió la presidencia de Venezuela y se convirtió en el Gran Mariscal de Campo que, con su visión de águila, Fidel había descubierto cuando la izquierda latinoamericana no daba un cinco por el de Sabaneta. Y el Comandante, como estratega continental, acertó en su elección porque Chávez cumplió con creces esa función en la crucial batalla librada contra el ALCA en Mar del Plata, en Noviembre del 2005. Batalla que marcaría un hito en nuestra larga e inconclusa marcha por la Segunda y Definitiva Independencia de Nuestra América.

Tenemos una inmensa deuda con Chávez: haber reinstalado el tema de la actualidad del socialismo cuando el neoliberalismo campeaba sin contrapesos en Nuestra América; haber potenciado extraordinariamente el sentimiento antiimperialista dormido por siglos y que Cuba había despertado con su heroica revolución; haber rescatado la centralidad de la unidad de nuestros pueblos y plasmado en instituciones concretas el ideario nuestroamericano como el ALBA, la Unasur, la Celac, Petrocaribe, Telesur, el Banco del Sur, etc. Fue por eso que se convirtió en el enemigo público número uno del imperio, cosa que marca definitivamente la gravitación universal del bolivariano por contraposición a la absoluta indiferencia que Washington le concede a la inocua ultraizquierda vociferante de América Latina, esa que hizo de su visceral crítica y repudio a Chávez el leitmotiv de su existencia. Este pagó con su vida su audacia revolucionaria, su lucha cotidiana, alejada de la vacía retórica de sus desastrados críticos.

Por eso a Chávez lo mataron con un cáncer de laboratorio, como lo ha comprobado, definitivamente, el libro de Astolfo Sangronis Godoy, “La Muerte de Hugo Chávez. La vida por su pueblo” . Washington, un contumaz asesino serial, también intentó hacerlo mismo con René Preval (Haití); Lula y Dilma Roussef (Brasil), Fernando Lugo (Paraguay). El caso de Cristina Fernández, de Argentina, no es exactamente igual pero el tumor que le afectó la tiroides despertó la suspicacia de muchos. En todo caso, que el cáncer se hubiera transformado en una “enfermedad contagiosa” que afecta sobre todo a los líderes antiimperialistas de la región alimenta todo tipo de sospechas sobre la inescrupulosidad de los recursos a los que apela el imperio para eliminar a quienes no están dispuestos a convertirse en ejecutores de sus designios en la región.

Por eso Chávez, como Bolívar, vivirá eternamente en el corazón de nuestros pueblos. Fue un líder extraordinario pero, por sobre todas las cosas, una buena persona, un hombre honrado, transparente y profundamente humano: inteligente como pocos, amigo fidelísimo, dotado de un fino sentido del humor; lector insaciable y apasionado al punto tal que sólo Fidel se le compara en este punto; dueño de una memoria fabulosa capaz de recitar poesías y cantar sin parar hasta el amanecer; hombre de pueblo, profundamente de pueblo y capaz como muy pocos de comunicarse con su gente y entender sus vivencias, sus emociones y sus necesidades. Por eso Chávez fue Chávez, y por eso Chávez es pueblo, en Venezuela y en toda América latina y el Caribe. En Nuestra América decir Chávez es decir pueblo. Su nombre ha entrado definitivamente por la puerta grande de la historia. Por eso recordamos hoy su natalicio y nos basta saludarlo con un ¡Hasta siempre, querido Comandante Eterno!

Nicaragua, la revolución y la niña en el bote

Risultati immagini per Nicaragua Sandinistapor Atilio A. Boron

La dolorosa coyuntura actual en Nicaragua ha precipitado un verdadero aluvión de críticas. La derecha imperial y sus epígonos en América Latina y el Caribe redoblaron su ofensiva con un único y excluyente objetivo: crear el clima de opinión que permita derrocar sin protestas internacionales al gobierno de Daniel Ortega, elegido hace menos de dos años (noviembre del 2016) con el 72 por ciento de los sufragios. Esto era previsible; lo que no lo era fue que en esa arremetida participaran con singular entusiasmo algunos políticos e intelectuales progresistas y de izquierda que unieron sus voces a la de los lenguaraces del imperio. Un notable revolucionario chileno, Manuel Cabieses Donoso, de cuya amistad me honro, escribió en su flamígera crítica al gobierno sandinista que “la reacción internacional, el ‘sicario’ general de la OEA, los medios de desinformación, el empresariado y la Iglesia Católica se han adueñado de la crisis social y política que gatillaron los errores del gobierno. Los reaccionarios se han montado en la ola de la protesta popular.”

Descripción correcta de Cabieses Donoso de la cual, sin embargo, se extraen conclusiones equivocadas. Correcta porque es cierto que el gobierno de Daniel Ortega cometió un gravísimo error al sellar pactos “tácticos” con enemigos históricos del FSLN y, más recientemente, tratar de imponer una reforma previsional sin consulta alguna con las bases sandinistas o actuar con incomprensible desaprensión ante la crisis ecológica en la Reserva Biológica Indio-Maíz. Correcta también cuando dice que la derecha vernácula y sus amos extranjeros se adueñaron de la crisis social y política, dato éste de trascendental importancia que no puede ser soslayado o subestimado. Pero radicalmente incorrecta es su conclusión, como son las de Boaventura de Sousa Santos, la del entrañable y enorme poeta Ernesto Cardenal, y Carlos Mejía Godoy, amén de toda una plétora de luchadores sociales que en sus numerosas denuncias y escritos exigen –algunos abiertamente, otros de modo más sutil- la destitución del presidente nicaragüense sin siquiera esbozar una reflexión o arriesgar una conjetura acerca de lo que vendría después. Conocidos los baños de sangre que asolaron Honduras siguiendo la destitución de “Mel” Zelaya; los que hubo en Paraguay luego del derrocamiento “express” de Fernando Lugo en 2012, y antes lo que sucediera en Chile en 1973 y en Guatemala en 1954; o lo que hicieron los golpistas venezolanos después del golpe del 11 de Abril en el interludio de Carmona Estanga “el breve”, o lo que está ocurriendo ahora en Brasil y los centenares de miles de asesinatos que hizo la derecha durante las décadas del “cogobierno FMI-PRIAN” en México, o el genocidio de los pobres practicado por Macri en la Argentina. ¿Alguien en su sano juicio puede suponer que la destitución del gobierno de Daniel Ortega instauraría en Nicaragua una democracia escandinava?

Una debilidad común a todos los críticos es que en ningún momento hacen alusión al marco geopolítico en el que se desenvuelve la crisis. ¿Cómo olvidar que México y Centroamérica es una región de principalísima importancia estratégica para la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos? Toda la historia del siglo veinte está marcada por esta obsesiva preocupación de Washington para someter al rebelde pueblo nicaragüense. A cualquier precio. Si para ello fue necesario instaurar la sangrienta dictadura de Anastasio Somoza a la Casa Blanca no le tembló el pulso y actuó en consecuencia. Criticado por algunos representantes Demócratas en el Congreso de Estados Unidos por el respaldo que Franklin D. Roosevelt le otorgaba al dictador, éste se limitó a responder que “sí, es un hijo de puta pero es NUESTRO hijo de puta.” Y las cosas no cambiaron desde entonces. Cuando el 19 de Julio de 1979 el Frente Sandinista derrotó al régimen somocista, el presidente Ronald Reagan no titubeó un minuto en organizar una operación mafiosa de tráfico ilegal de drogas y armas a los efectos de poder financiar, más allá de lo que autorizaba el Congreso de Estados Unidos, a la “contra” nicaragüense. Se conoció todo esto bajo el nombre de “Operación Irán-Contras”. ¿Podemos ser hoy tan ingenuos para obviar estos antecedentes, o para pensar que esas políticas intervencionistas y criminales son cosas del pasado? Un país, además, que en tiempos recientes ha planeado la construcción de un canal interoceánico –financiado por enigmáticos capitales chinos-que competiría con el de Panamá, controlado de hecho, si no de derecho, por Estados Unidos. Estos no son datos anecdóticos sino de fondo, indispensables para calibrar con precisión el marco geopolítico en que se desenvuelven los trágicos acontecimientos de Nicaragua.

Todo lo anterior no significa obviar los graves errores del gobierno de Daniel Ortega y el enorme precio pagado por un pragmatismo que si estabilizó la situación económica del país y mejoró las condiciones de vida de la población hipotecó la tradición revolucionaria del sandinismo. Pero el pacto con los enemigos siempre es volátil y transitorio. Y ante la menor muestra de debilidad del gobierno, y ante un grosero error basado en el desprecio por la opinión de la base sandinista, aquellos se lanzaron con todo su arsenal a la calle para voltear a Ortega. Trasladaron buena parte de los mercenarios que protagonizaron las “guarimbas” en Venezuela a Nicaragua y están aplicando ahora en Nicaragua la misma receta de violencia y muerte que se enseña en los manuales de la CIA. Conclusión: la caída del sandinismo debilitaría el entorno geopolítico de la brutalmente agredida Venezuela, y aumentaría las chances para la generalización de la violencia en toda la región.

Estando en el Foro de Sao Paulo que tiene lugar en La Habana pude deleitarme en la contemplación del Caribe. Allí divisé, a lo lejos un frágil botecito. Lo manejaba un robusto marinero y, en el otro extremo se encontraba una joven muchachita. El timonel parecía confundido y se esforzaba para mantener el rumbo en medio de una amenazante marejada. Y se me ocurrió pensar que esa imagen podía representar con elocuencia al proceso revolucionario, y no sólo en Nicaragua sino también en Venezuela, Bolivia, donde sea. La revolución es como aquella niña, y el timonel es el gobierno revolucionario. Este se puede equivocar, porque no hay obra humana a salvo del error; y cometer errores que lo dejen a merced del oleaje y pongan en peligro la vida de la niña. Para colmo, no muy lejos se dibujaba la ominosa silueta de una nave de guerra de Estados Unidos, cargada de armas letales, escuadrones de la muerte y soldados mercenarios. ¿Cómo salvar a la niña? ¿Botando el timonel al mar y dejando que se hunda el bote, y con él la niña? ¿Entregándola a la turba de criminales que se agolpan, sedientos de sangre y prestos para saquear el país, robarle sus recursos y violar y luego matar a la jovencita? No veo que eso sea la solución. Más productivo sería que algunos de los otros botes que se encuentren en la zona se acerquen al que está en peligro y hagan que el desastrado timonel enderece el rumbo. Hundir al que lleva a la niña de la revolución, o entregarla al navío norteamericano difícilmente podrían ser consideradas soluciones revolucionarias.

¿Quién es Francia?

L'immagine può contenere: disegnopor Marco Teruggi
solidaria.info
hastaelnocau.wordpress.com

¿Por qué Umtiti decidió jugar para Francia y no para Camerún si nació en Camerún? Qué piensa Mbappé de sí mismo: ¿que es francés porque nació en Francia, argelino como su madre, o camerunés como su padre? ¿O se ve a sí mismo como esa totalidad indivisible? Intuyo que esa última es la respuesta.

Tal vez deberíamos empezar por ahí, por preguntarle a los jugadores qué piensan de un debate que tiene al menos veinte años en el caso de Francia, con el mundial de 1998. Esa selección tenía entre sus mejores jugadores a varios hijos de inmigrantes, a Zidane como estrella, nacido en la ciudad de Marsella, hijo de argelinos. Si le preguntan qué piensa de sí mismo creo que respondería que es francés hijo de kabyles, o francés y kabyl. Otras preguntas serían qué piensan de Zidane los franceses de largas descendencias francesas, o qué piensan los argelinos de él. Se puede cambiar su apellido por el de cualquiera de los que visten la camiseta de la selección francesa y tienen raíces en otros países, o nacieron fuera y decidieron jugar en Francia.

El debate sobre la selección de Francia, de Bélgica o Inglaterra es complejo y en esa complejidad también tiene evidencias. El caso francés es paradigmático por la profundidad del asunto. ¿Cuál asunto? El de la inmigración, la transformación del tejido social desde hace cincuenta años, evidenciado en el plantel de la selección. Cincuenta años quiere decir que son tres o cuatro generaciones: hijos, nietos, ya bisnietos de inmigrantes, en su mayoría de países que fueron colonizados por Francia. Con marcas de masacres, exclusiones, adjetivos, y con la fuerza de la fundación que trae un proceso inmigratorio masivo.

Francia se parece más a su selección de fútbol que a una fotografía de mayo del 68. Es un asunto de clase: cuanto más rico más blanco, cuanto más popular más mezclado, salvo en el país rural y semi-rural donde quedó una sociedad desocupada y tradicional donde avanza el partido de extrema derecha de la familia Le Pen -cierto paralelismo con el país que votó a Trump.

Si Umtiti no fuera jugador de fútbol seguramente sería detenido por la policía día por medio para pedirle sus papeles. Igual Mbappé. Peor Benzema, que por el apellido y los rasgos sería un potencial terrorista para la policía, los servicios secretos y una parte de la sociedad que acepta el estado de excepción luego de los atentados recientes. Los profesores en los colegios deben “detectar a los jóvenes en vía de radicalización islamista” y avisarle a la policía.

Umtiti, Mbappé, Benzema son la excepción. La regla son los millones que desde hace años y años son detenidos por la policía, desplazados a los bordes geográficos y laborales. Los sospechosos de siempre.

El Estado, los clubes, se aprovechan de la potencialidad de la inmigración para ganar títulos y millones de euros. ¿Qué causa la inmigración? El hambre, la guerra, la necesidad. En esas causas está la política extranjera de Francia, de Inglaterra, entre otros gobiernos. Dentro de uno años habrá jugadores hijos de sirios, y serán aplaudidos por quienes hoy los miran en silencio en París, Bruselas, Londres. Traerán gloria a las federaciones de fútbol, a la alegría que dan las victorias.

Se pueden nombrar otras hipocresías y crueldades del sistema que reproduce la pobreza nacional, internacional, la utiliza cuando le sirve, la descarta cuando no le interesa. ¿Cuántos chicos de nuestros países gastan lo que no tienen para intentar jugar en un club de fútbol europeo? ¿Cuánto dinero mueven las agencias internacionales como Aspire Academy para reclutar jugadores de once, dos, trece y más años en África para ganar millones? Si no sirven los desechan. ¿Cuántos miles de niños son abandonados en capitales europeas por sus representantes porque no llegarán a la promesa que les habían dicho? Ya sabemos lo que le espera a un chico africano en una calle de París, Madrid o Turín.

¿Por qué entonces Umtiti decidió jugar para Francia? Besó el escudo nacional luego del gol contra Bélgica. Trezeguet, hijo de argentinos, nacido en Francia, criado parte de su vida en Argentina -donde empezó a jugar fútbol- decidió ponerse la francesa, y el día de la copa de 1998 salió a festejar con un gorro con los colores argentinos. ¿Hubiera jugado Zidane en la selección de Argelia si significaba gloria y dinero? No lo sé. No dudo de lo francés que es y se siente Zidane, aún con toda la historia de muerte, saqueo, y exclusión que carga la historia de Argelia. Existe una dimensión de la decisión personal- condicionada como toda decisión- en cada caso. Decir que no son franceses -bajo una intención de izquierda- es repetir el argumento de la derecha más rancia.

Tal vez una mayoría de los hijos, nietos, de inmigrantes han decidido pelear por un país que ya es suyo, que nadie, a pesar de todos los intentos, puede quitarles: son Francia y no hay vuelta atrás. Tal vez en eso esté la posibilidad de futuro que tiene una Europa que se ve enfrentada entre una pulsión de muerte que rechaza, escupe y cierra puertas a los inmigrantes y sus hijos, y una pulsión de vida que busca darles techo, comida, oportunidades, un lugar en un sistema que también es injusto. No toda Europa es colonial, racista, eso también es una evidencia que se ve en asociaciones, iniciativas civiles, barrios, libros, música, amistades, parejas, opciones políticas que proponen síntesis y no caminos retrógrados hacia sociedades que son el pasado.

Ya no existe el fútbol europeo sin los Zidane, Mbappé, Umtiti, sin Lukaku, Company, Sterling. Ya no existe Francia, ni Bélgica ni Inglaterra, ni Europa sin ellos, sin quienes nacimos en su tierra siendo hijos de extranjeros -argentinos en mi caso. Ya es indivisible. Su imagen es la del presente y el futuro que llegó. El fútbol, Francia, Europa, es mejor con ellos.

 

El “golpe maestro” que EE.UU. prepara contra Venezuela

Risultati immagini per Stella Callonipor Stella Calloni – diariocontexto.com.ar

Estados Unidos y sus socios preparan en silencio el brutal plan “para acabar con la ‘dictadura’ de Venezuela: el Golpe Maestro”, que está ya en marcha y cuya primera parte comenzaría antes de las próximas elecciones venezolanas; y si no tienen éxito en derrocar al presidente Nicolás Maduro con la nueva ofensiva, donde utilizarán todo el aparato propagandístico y mediático, y más acciones violentas en “defensa de la democracia”, accionarán el Plan B, que abarcará a varios países imponiendo una “fuerza multilateral” para intervenir militarmente.

Panamá, Colombia, Brasil y Guyana son puntos claves del movimiento militar, con el apoyo de Argentina y otros “amigos”, bajo control del Pentágono. Ya tienen preparadas las bases que ocuparán, los países de apoyo directo (fronterizos), y hasta hospitales y centros de acopio de víveres para sus soldados.

El documento analiza la situación actual ratificando la guerra contrainsurgente que se libra contra Venezuela, pero también el perverso esquema de la guerra psicológica que permite entender la persecución, el acoso, el desprestigio, la mentira criminal que se utiliza para acabar no sólo con las dirigencias populares, sino contra los pueblos de la región.

Esto surge de un documento que lleva la firma USN K W TIDD, es decir, Kurt Walter Tidd, almirante de la Armada de Estados Unidos, actual comandante del Comando Sur, y que no ha sido aún divulgado.

Al referirse a la situación actual de Venezuela, el informe menciona que tambalea la “dictadura venezolana chavista como resultado de sus problemas internos, la gran escasez de alimentos, el agotamiento de ingreso de fuentes de dinero externo y una corrupción desenfrenada, que ha mermado el apoyo internacional, ganado con petro-dólares, y que el poder adquisitivo de la moneda nacional está en constante picada”.

Suponen que este escenario, que admiten que ellos mismos han creado, con una impunidad que aterra, no cambiará. En este caso, justifican sus acciones advirtiendo que el gobierno venezolano acudirá a nuevas medidas “populistas” para preservarse. Asombra en qué lugar colocan a la oposición que ellos manejan, asesoran y pagan, al entender que “el corrupto régimen de Maduro colapsará, pero lamentablemente las fuerzas opositoras, defensoras de la democracia y del bienestar de su pueblo, no tienen poder suficiente para poner fin a la pesadilla de Venezuela” por las disputas internas e incluso “la corrupción similar a la de sus rivales, así como la escasez de raíces” (NdR: es decir, de patriotismo), que no les permite sacar “el máximo provecho de esta situación y dar el paso necesario para sobrevolar el estado de penuria y la precariedad en la que el grupo de presión que ejerce la dictadura de izquierda ha sumergido al país”.

Lo que resulta aterrador es que mientras consideran que se está ante “una acción criminal sin precedentes en América Latina”, refiriéndose al gobierno de Venezuela, que nunca ha actuado contra ninguno de sus vecinos y que ha mostrado una intensa solidaridad regional y mundial, el Plan sostiene que la “democracia se extiende en América, continente en el cual el populismo radical estaba destinado a tomar el control”.

“Argentina, Ecuador y Brasil son ejemplo de ello. Este renacimiento de la democracia -así le llaman- está soportado sobre las determinaciones más valiosas y las condiciones de la región, las cuales corren a su favor. Este es el momento en que los Estados Unidos prueben, con acciones concretas, que ellos están implicados en ese proceso en el que derrocar a la dictadura venezolana seguramente representará un punto de inflexión continental”.

Por otra parte, alientan al presidente estadunidense Donad Trump a actuar,considerando que “esta es la primera oportunidad de la Administración Trump para demostrar y llevar adelante su visión sobre democracia y seguridad”. Buscan convencerlo de que “su participación activa es crucial, no sólo para la Administración sino para el continente y el mundo; que el momento ha llegado”.

Esto significa “intensificar el derrocamiento definitivo del chavismo y la expulsión de su representante, socavar el apoyo popular” al gobierno y “alentar la insatisfacción popular, aumentando el proceso de desestabilización y el desabastecimiento para “asegurar el deterioro irreversible de su actual dictador”.

Si uno quiere avanzar en el arte de la perversión contrainsurgente, basta leer este párrafo: “Sitiarlo (a Maduro), ridiculizarlo y mostrarlo como un símbolo de torpeza e incompetencia, exponerlo como una marioneta de Cuba”. También sugieren “exacerbar la división entre los miembros del grupo de gobierno, revelando las diferencias de sus condiciones de vida y la de sus seguidores y al mismo tiempo incitándolos a mantener en aumento esas divergencias”.

El plan está destinado a ejecutarse en forma rápida y furiosa, como las medidas tomadas por los mayordomos de Washington, Mauricio Macri y Michel Temer, con una escandalosa historia de corrupción, transformados por el Imperio en “líderes de la transparencia” que tomaron medidas en horas para la destrucción de los Estados nacionales con la certeza del disparo de un misil.

Demanda el plan de Estados Unidos hacer insostenible el gobierno de Maduro forzándolo a claudicar, negociar o escapar. El Plan para acabar en plazos muy cortos con la llamada “dictadura” de Venezuela llama a ”incrementar la inestabilidad interna a niveles críticos, intensificando la descapitalización del país, la fuga de capital extranjero y el deterioro de la moneda nacional, mediante la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen ese deterioro”.

Otro objetivo es “obstruir todas las importaciones y al mismo tiempo desmotivar a los posibles inversores foráneos” para –y vean ustedes la bondad capitalista– “contribuir a hacer más crítica la situación de la población”.

También abarca el plan, en sus once páginas, “apelar a aliados domésticos como a otras personas insertadas en el escenario nacional con el objetivo de generar protestas, disturbios e inseguridad, pillaje, saqueos, robos, asaltos y secuestros de buques y otros medios de transportes, con la intención de desabastecer el país, a través de todas las fronteras y otras posibles maneras, poniendo en peligro la seguridad nacional de sus vecinos”.

Consideran importante “causar víctimas” para señalar como responsables de esos hechos a los gobernantes “magnificando, frente al mundo la crisis humanitaria, a la que está sometido el país”, usando la mentira de una corrupción generalizada de los gobernantes y ligar al gobierno al narcotráfico para desacreditar su imagen frente al mundo y sus seguidores domésticos”, además promover “la fatiga entre los miembros del PSUV (Partido Socialista Unificado de Venezuela) incitando a la inconformidad entre ellos mismos, para que rompan ruidosamente las relaciones con el gobierno y para que rechacen las medidas y restricciones que también los afectan” y hacerlos tan débiles como es la oposición, “creando fricciones entre el PSUV y Somos Venezuela”.

La propuesta va subiendo de tono, como cuando llama a “estructurar un plan para lograr la deserción de los profesionales más calificados del país, para dejarlos sin profesionales en absoluto, lo que agravará más la situación interna y en este sentido culpar al gobierno”.

La mano militar

Como en una novela de suspenso, el documento llama a “utilizar a los oficiales del ejército como una alternativa de solución definitiva” y “continuar endureciendo la condición dentro de las Fuerzas Armadas para llevar a cabo un golpe de Estado, antes de que concluya el 2018, si esta crisis no hace que la dictadura colapse o el dictador no se decida a hacerse a un lado”.

Entendiendo que todo lo anterior puede fallar y con evidente desprecio por la oposición, llama a “continuar el fuego continuo en la frontera con Colombia, multiplicar el tráfico de combustible y otros bienes, el movimiento de los paramilitares, incursiones armadas y tráfico de drogas, provocando incidentes armados con las fuerzas de seguridad de la frontera venezolana y además “reclutar paramilitares mayormente de los campos de refugiados en Cúcuta, la Guajira y del norte de Santander, áreas largamente pobladas por ciudadanos colombianos que emigraron a Venezuela y ahora retornaron, huyendo del régimen que intensificó la desestabilización entre las fronteras entre dos países, usando el espacio vacío que dejó la FARC, la beligerancia del ELN y las actividades en el área cártel del Golfo (paramilitares)”.

Aquí viene el armado del golpe final cuando se planea “preparar el involucramiento de fuerzas aliadas en apoyo a los oficiales de la Armada venezolana o para controlar la crisis interna en caso de que se demore mucho la iniciativa […] establecer en una línea de tiempo rápido que prevenga que el dictador continúe ganando el control del escenario interno. Si fuera necesario actuar antes de las elecciones estipuladas para el próximo mes de abril”, en realidad serán el 20 de mayo y desde ya no las reconocen.

El nudo de la cuestión es “obtener el apoyo de cooperación de las autoridades aliadas de países amigos (Brasil, Argentina, Colombia, Panamá y Guyana).Organizar las provisiones, de las tropas, apoyo logístico y médico desde Panamá. Hacer buen uso de las facilidades de la vigilancia electrónica y las señales inteligentes; de hospitales y dotaciones desplegadas en Darién (selva panameña), el equipamiento de drones del Plan Colombia, como también las tierras de las antiguas bases militares de Howard y Albroock (Panamá), así como las pertenecientes a Río Hato. Además, en el Centro Regional Humanitario de Naciones Unidas, diseñado para situaciones de catástrofe y emergencia humanitaria, que cuenta con un campo de aterrizaje aéreo y sus propios almacenes”

Ya estamos hablando de un escenario de intervención donde se propone “avanzar en la basificación (estacionarse) de aviones de combate y helicópteros, vehículos blindados, posiciones de inteligencia y unidades militares de logística especiales (policías, oficiales militares y prisiones) […] Desarrollar la operación militar bajo bandera internacional, patrocinada por la Conferencia de los Ejércitos Latinoamericanos, bajo la protección de la OEA y la supervisión, en el contexto legal y mediático, del secretario general Luis Almagro”.

“Declarando la necesidad de que el Comando Continental fortalezca la acción, usando del instrumento del capítulo democrático interamericano, con el objetivo de evitar la ruptura democrática”.

Y más aún, “uniendo a Brasil, Argentina, Colombia y Panamá para contribuir al mejor número de tropas, hacer uso de su proximidad geográfica y experiencia en operaciones en regiones boscosas o selváticas. Fortaleciendo su condición internacional con la presencia de unidades de combate de los Estados Unidos y de las naciones mencionadas; bajo el comando general del Estado Mayor Conjunto liderado por Estados Unidos”.

Asombra la impunidad con que todo se está preparando a espalda de los pueblos, en la ilegalidad absoluta, y esto hace comprensible las últimas maniobras militares de Estados Unidos en esta región en la frontera de Brasil con Venezuela (Brasil, Perú, Colombia), en el Atlántico Sur (Estados Unidos, Chile, Gran Bretaña, Argentina), en el caso argentino, sin autorización del Congreso en octubre-noviembre pasado.

“Usando las facilidades del territorio panameño para la retaguardia y las capacidades de Argentina para la seguridad de sus puertos y de las posiciones marítimas […] Proponer a Brasil y Guyana para hacer uso de la situación migratoria a la cual tenemos intención de alentar en la frontera con Guyana. Coordinar el apoyo a Colombia, Brasil, Guyana, Aruba, Curazao, Trinidad y Tobago y otros Estados frente al flujo de migrantes venezolanos debido a los eventos de la crisis”.

Pero además “promover la participación internacional en este esfuerzo como parte de la operación multilateral con contribución de Estados, organismos no estatales y cuerpos internacionales, y abastecer de adecuada logística, inteligencia, apoyos, anticipando especialmente los puntos más valiosos en Aruba, Puerto Carreño, Inirida, Maicao, Barranquilla y Sincelejo, en Colombia, y Roraima, Manaos y Boavista en Brasil”. Increíble mapa de una guerra de intervención anunciada.

Información estratégica

Es asombroso el plan de silenciar “el simbolismo de la presencia de la representatividad de Chávez y el apoyo popular” y mantener el acoso “al dictador como único responsable de la crisis en la cual él ha sumergido a la nación” y sus más cercanos seguidores, a los que se acusará de la crisis y la imposibilidad de salir de esta.

En otro párrafo se llama a “intensificar el descontento contra el régimen de Maduro y señalar la incompetencia de los mecanismos de integración creados por los regímenes de Cuba y Venezuela, especialmente el ALBA (Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América) y Petrocaribe”.

En cuanto al tema mediático, el plan diseñado por Estados Unidos llama a aumentar dentro del país a través de los medios de comunicación locales y extranjeros la diseminación de mensajes diseñados y basados en testimonios y publicaciones originados en el país, haciendo uso de todas las capacidades posibles, incluidas las redes sociales, y por otra parte “llamar a través de los medios de comunicación a la necesidad de poner fin a esa situación porque es en esencia insostenible”.

En uno de sus últimos párrafos se trata de “asegurar” o mostrar el uso de medios violentos por parte de la dictadura para obtener el apoyo internacional, utilizando “todas las capacidades de la Guerra Psicológica de la Armada de Estados Unidos”. Es decir, repitiendo los mismos escenarios de mentiras, armado de noticias, fotografías y videos falsos, y todo lo usado en las guerras coloniales del siglo XXI.

“Estados Unidos deberá apoyar internamente a los Estados americanos que lo apoyan”, levantar la imagen de estos y del “orden multilateral de instituciones del sistema interamericano, como instrumentos para la solución de los problemas regionales. Promover la necesidad de envío de la Fuerza Militar de la ONU para la imposición de la paz, una vez que la dictadura corrupta de Nicolás Maduro sea derrocada”.

La izquierda latinoamericana volverá al poder, pero con otro liderazgo

Risultati immagini per America XXIpor América XXI Noticias

9 de mayo de 2018.- El periodista argentino Luis Bilbao, director de América XXI, afirmó que “los movimientos populares de América Latina volverán a tomar posiciones de poder, pero no con los mismos liderazgos”.

Señaló que Argentina y Brasil experimentan los resultados de haber sido inconsecuentes con Venezuela cuando el comandante Chávez planteó estrategias verdaderamente revolucionarias.

Entrevistado por el periódico digital Supuesto Negado, Bilbao hizo un análisis de lo que sucede en materia política en América Latina y recordó que tampoco acompañaron a Chávez en la propuesta de una Quinta Internacional.

Lo que ha pasado en varios países (Brasil, Nicaragua) y en la Unión de Naciones del Sur (Unasur), ¿indica que estamos en un retroceso de la izquierda o en la etapa preparatoria de una nueva oleada?

En un sentido, hay un retroceso, pues es evidente que en Estados Unidos, su Departamento de Estado, la estrategia imperialista ha ganado espacio. Pero yo no lo atribuyo de una manera genérica a un retroceso de la Revolución. Cuando hablamos de izquierda hay que hacer algunas precisiones porque se engloban cosas demasiado diferentes y a veces muy contradictorias. Ese concepto está cada vez más desdibujado. Prefiero hablar de fuerzas revolucionarias, socialistas o anticapitalistas. En ese sentido, no hay un retroceso de ese conjunto de movimientos, pero sí ha habido, claramente, una derrota letal de todas las fuerzas reformistas que han tenido, en algunos casos, un cariz progresista, y en otros ni siquiera eso, y que no quisieron acompañar la propuesta revolucionaria de Venezuela y particularmente del comandante Chávez en su momento. No quisieron acompañar el ingreso al ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América), no quisieron acompañar la constitución del Banco del Sur, la moneda única latinoamericana. Incluso, tampoco acompañaron a Chávez en la propuesta de una Quinta Internacional. Ahora se está pagando el precio de esas inconsecuencias.

Bilbao subrayó que “la conducción revolucionaria venezolana previó circunstancias como las que se están viviendo e hizo todo lo posible para fortalecer las estructuras, las organizaciones y las tendencias que decían ser anticapitalistas o antiimperialistas, pero que en algunos casos no lo eran implícitamente y en otros casos no lo eran porque en la práctica no condecían con sus discursos”. El proceso que se está viviendo ahora es, a su juicio, una especie de depuración que pondrá en claro qué organización es realmente revolucionaria y cuál es pequeñoburguesa, reformista o con algunos atisbos antiimperialistas pero que no asumen la propuesta de transitar hacia un sistema diferente.

Añadió que en varios de los países latinoamericanos se ha pretendido reformar el capitalismo, avanzar en sentido social desde el mismo capitalismo, y eso tiene límites muy concretos. “Esos fueron los casos de los gobiernos de Brasil y Argentina, que se negaban por completo a una definición netamente antiimperialista y anticapitalista. Quisieron cabalgar en los dos sentidos, quisieron reformar el capitalismo con un sentido humanista y eso, ya se ha demostrado cabalmente, es imposible. Lo que estamos viendo ahora es la evidencia de esa imposibilidad. Por eso no se puede decir que sea un retroceso, sino más bien, una posibilidad de avance, porque en la próxima fase, que en mi opinión ya está comenzando, no tendremos que lidiar con este tipo de organizaciones que se impusieron en estos países con su proyecto de reforma capitalista”.

El entrevistado se anticipa a alguna pregunta sobre el hecho de que tampoco en Venezuela se ha logrado una venturosa transición al socialismo, sino que se han producido efectos económicos desastrosos. “Eso es cierto, pero no ha sido la transición al socialismo lo que ha producido esos efectos, sino la fuerza contrarrevolucionaria que se lanzó sobre Venezuela para impedirle desarrollar la potencia de una propuesta anticapitalista. Es evidente que se paga un precio muy caro por tratar de traspasar esa frontera, pero ese precio es responsabilidad particularmente de nosotros los argentinos y de los hermanos brasileños que no pudimos constituir una fuerza para ponernos a la par del proyecto que estaba desarrollando el comandante Chávez y que luego siguió el presidente Nicolás Maduro”.

¿Esa nueva etapa, que usted considera que ya ha comenzado, se daría con los mismos líderes de la vez anterior o con otros? Por ejemplo, ¿Luiz Inácio Lula Da Silva y Cristina Fernández de Kirchner volverían al gobierno, pero con una reflexión hecha, un enfoque nuevo?

Definitivamente no. En el caso de Cristina Fernández, eso está muy claro porque ella perdió tres elecciones sucesivas. La población le dio la espalda a su proyecto. En el caso de Lula no ocurre exactamente lo mismo, como tampoco se puede comparar, en absoluto, al Partido de los Trabajadores brasileño con las fuerzas que se sumaron al kirchnerismo en Argentina, pero de todas maneras me parece demasiado evidente que cuando estuvo en jaque el gobierno de Dilma Rousseff, el del PT, el de Lula, si queremos decirlo así, las masas no salieron a defenderlo. Y no lo hicieron porque ya el proyecto originario del PT había sido alterado, no había sido consecuentemente sostenido por Lula ni por Dilma. Así que en ninguna hipótesis esa nueva etapa será con los mismos liderazgos.

¿Qué puede decirse en el caso de Rafael Correa, en el que un sucesor autorizado e impulsado por él (Lenín Moreno), está desarrollando una estrategia aparentemente contra-revolucionaria?

Acá tenemos también una experiencia muy importante. No es el mismo caso de Argentina y Brasil, aunque el compañero Correa quiere identificarse con estos dos procesos, lo que me parece un error estratégico de su parte. Lo que ocurrió en Ecuador fue también la indecisión frente a un programa de transición al socialismo, el tratar de cabalgar a dos aguas. También tenemos la negativa de Correa y de los principales líderes de su proyecto a construir un partido revolucionario, lo que sí se hizo en Venezuela. Ellos se negaron a constituir una Quinta Internacional cuando la propuso el comandante Chávez. Luego ocurren estas cosas aparentemente incomprensibles, como que el candidato elegido por Correa para la sucesión se da vuelta en el aire y empieza a aplicar una estrategia invertida al proyecto originario. Allí queda la certeza de que hace falta un programa, una estrategia y una organización seria, con cuadros, con liderazgos, para llevar a cabo una propuesta revolucionaria.

¿El retiro en bloque del grupo de países con gobiernos pro estadounidenses hiere de muerte a la Unasur?

No diría que la hiere de muerte en este momento, pero subrayaría el hecho de que Unasur está estructuralmente debilitada y poco menos que quebrada desde hace mucho tiempo. Incluso, en vida del comandante Chávez, ya Unasur no funcionaba como debía. Argentina y Brasil, con gobiernos supuestamente progresistas y antiimperialistas, se negaron a ingresar al ALBA, que era un nivel superior de definición ideológica y política, se negaron al Banco del Sur y a la moneda única latinoamericana. Con eso frenaron el movimiento y dejaron espacio para que posteriormente, cuando se impusieron las fuerzas conservadoras en esos países, pudieran romper con Unasur. Ahora puede sobrevivir, pero como una fuerza indefinida en lo esencial. El verdadero eje de la estrategia para quienes ansiamos una verdadera política antiimperialista y anticapitalista es el fortalecimiento, el desarrollo, la ampliación del ALBA, no solamente con gobiernos sino con estructuras nacionales, para que podamos incorporarnos los integrantes de toda aquella enorme fuerza militante que en el resto de América Latina comparte los proyectos, las estrategias, las definiciones del ALBA, pero sus gobiernos no están en ella.

En el caso de Nicaragua, visto el conflicto surgido alrededor del tema de la seguridad social, ¿no será que a Daniel Ortega le está pasando lo mismo que a los gobiernos que quisieron cabalgar entre capitalismo y socialismo?

No. Creo que es diferente, aunque debo admitir que no conozco el caso en detalle. Sí es cierto que hay una reticencia o una toma de distancia respecto a una política de transición franca al socialismo. Cuando uno mira objetivamente el proyecto de Daniel Ortega para resolver el problema previsional, debe coincidir con él en que es imprescindible tomar esas medidas. El problema es que esas medidas están enteramente dentro del marco de un cuadro capitalista. Aquí pongo de ejemplo el caso argentino, donde se ha criticado mucho al gobierno de Macri por la reforma previsional que hizo, y en muchos sentidos es correcto criticarlo, pero desde el punto de vista real es imposible, bajo el modelo capitalista, sostener el sistema previsional argentino, que es bastante amplio y avanzado, sin hacer esos ajustes. Esto lleva a la reconfirmación de que, en el sistema capitalista, tarde o temprano siempre pagan las masas por las crisis estructurales. Es parte del modelo que estas crisis las deben pagar los pueblos, no las clases dominantes, no las trasnacionales ni las burguesías.

¿El cambio de mando en Cuba (con la elección de Miguel Díaz-Canel) qué expectativas genera en este sentido?

Creo que hay un cambio de nombre y de generación en el ejercicio inmediato del poder. Eso es positivo, sobre todo porque se pudo hacer con toda tranquilidad desde el punto de vista político y social. Ahora bien, en Cuba, como en cualquier otro país, está planteada la discusión de cómo hacer para resolver los dramáticos problemas económicos de nuestros pueblos: ¿con el concurso de la economía de mercado o buscando profundizar la economía socialista, es decir, la planificación y la participación popular? Allí ese debate también va a darse. Lo seguiremos muy de cerca, con mucha esperanza, con mucha expectativa y con mucha confianza en la historia de la Revolución Cubana. En ese caso creo que están dadas las mejores condiciones para que tenga un desenlace positivo.

Siempre queda la posibilidad de que salga por ahí otro Lenín Moreno…

En Argentina decimos “que en lugar de pato salga gallareta”… Pero yo creo que podemos confiar. En todo caso, pero la batalla está planteada porque siempre habrá fuerzas que propongan resolver los problemas del socialismo con recetas de mercado.

 

La fonte della violenza in Argentina

Argentinadi Atilio Borón

11gen2018.- In tempi di crisi come quelli che vive l’Argentina, si definiscono le posizioni degli attori politici e dei loro rappresentanti intellettuali. Se in tempo di pace sociale, questi possono nascondere con l’aiuto dei media le contraddizioni sociali, ricorrendo alle argomentazioni contorte e alle categorie teoriche astruse del postmodernismo, quando l’ordine sociale comincia a scricchiolare, gli intellettuali del sistema gettano in mare ogni pretesa di imparzialità e obiettività e si schierano senza vergogna a difendere uno dei governi più conservatori e oligarchici che l’Argentina ha avuto in tutta la sua storia. Se si soleva fare riferimento all’esperienza del decennio infame o dei governi oligarchici a partire dal 1880, per illustrare quella che era una dittatura di classe, non tanto per la loro forma e il contenuto delle loro politiche – con il macrismo si produce una reincarnazione di quei modelli anteriori al processo di democratizzazione fondamentale che, nonostante le sue contraddizioni, ha portato alla nascita del peronismo in Argentina.

Quanto su detto è da riferirsi a un articolo pubblicato nei giorni passati da Luis A. Romero ne La Nación, in cui ci mette in guardia contro i pericoli che la recrudescenza della violenza rappresenta per la democrazia in Argentina (1). Il rigore che questo autore mostra nei suoi scritti accademici svanisce completamente in questo vero panegirico del macrismo. Come si può dire, ad esempio, che ‘in piazza, gruppi di manifestanti hanno aggredito le forze di sicurezza e hanno tentato di invadere i locali in cui i deputati avevano deliberato’?  Costui non aveva forse notato che pochi giorni prima, giovedì 14, una manifestazione del tutto pacifica era stata molestata e brutalmente aggredita dalla Gendarmeria,  la cui sproporzionata dimostrazione di forza aveva scatenato la reazione violenta di una minuscola frazione – infiltrata da parte di alcuni agenti provocatori, come è stato scoperto il giorno seguente- delle centinaia di migliaia di persone che erano venute per esprimere il loro rifiuto alla procedura profondamente anti-repubblicana utilizzata dal governo per ottenere ‘con prepotenza’ una legge fondamentale. Il manicheismo o la cecità di cui si vanta il nostro autore è inorridito dalla violenza quando un condannato del sistema getta un sasso, ma approva quando il governo militarizza completamente l’area del Congresso, reprime i manifestanti inermi e fa pressione su governatori, senatori e deputati per ottenere un voto favorevole al proprio progetto. Questa non è violenza (simbolica, politica, istituzionale), l’altra sì.

Nonostante Romero e gli intellettuali e pubblicisti amici della Casa Rosada non riescano a mandarlo giù, chi ha promosso questa sfortunata spirale di violenze è stato il governo di Mauricio Macri. A tutta vergogna del gruppo ufficialista, è stato lui a chiedere al Presidente della Camera dei Deputati di impedire la presenza di organizzazioni sociali di invalidi e ritirati e di ex combattenti della Malvinas nelle gallerie, affinché il popolo potesse essere testimone diretto del dibattito. Quando fu discussa la famosa Risoluzione 125, nel 2008, c’era il pubblico nelle gallerie ma, naturalmente, in quel momento, secondo gli Apostoli del Macrismo, l’Argentina viveva sotto l’influenza di una dittatura soffocante.

Ora che siamo presumibilmente in una democrazia, il pubblico non si è potuto presentare alla Camera, è rimasto fuori, e per giunta è stato picchiato e gasato. Ecco perché, in senso stretto, questo governo deve essere caratterizzato come una ‘democratura’, ​​un ibrido che contiene alcuni elementi di natura democratica (l’accesso alla Casa Rosada è stato effettuato attraverso il processo elettorale) ma con crescenti inclinazioni dei suoi principali rappresentanti ad adottare le metodologie autoritarie di controllo politico caratteristico delle dittature. Ad esempio, i progressi nel soffocare la stampa e, purtroppo, operazioni come quella che si è svolta la notte di lunedì 8 gennaio, quando una riedizione dei sinistri ‘grupos de tarea’ della dittatura ha preso d’assalto gli uffici degli avvocati che difendono i diritti umani, ha distrutto attrezzature e file, ha rubato computer portatili e documentazione, e ha lasciato un messaggio chiaro: chi si oppone ai disegni del governo dovrà essere disposto a subire questo tipo di rappresaglie e altre ancora più severe. Fin dai tempi della dittatura non c’era stato un evento di queste caratteristiche, frequenti in quel momento ma banditi dal 1983. Senza dubbio, siamo in presenza di un’oscura involuzione, che è stata accuratamente nascosta agli occhi del pubblico dai media egemonici (2).

Ecco perché la distinzione tra le molteplici forme di violenza è un requisito fondamentale per effettuare un’analisi seria della questione. Si dirà che questo è un riflesso anacronistico degli anni settanta, ma una tale insinuazione non farebbe che misurare la grandezza dell’ignoranza di chi pensa in quel modo. Nella tradizione socialista, comunista e anarchica sono oltre cento cinquanta anni che si opera questa distinzione tra la violenza di stato ‘legalizzata e istituzionalizzata’, che mette a tacere, sottomette, imprigiona o liquida i suoi nemici sempre ‘appellandosi alla legge’, e la violenza reattiva e difensiva del popolo, che a volte si ribella e non si rassegna a essere mandato al macello.

Dobbiamo anche ricordare che la violenza ‘legale’ dello stato è praticata quasi sempre con l’accompagnamento di forme paralegali di violenza privata, tollerata e in molti casi segretamente promossa e protetta dallo stato. Tale fu il caso in Argentina della Lega Patriottica, che portò avanti pogrom e massacri operai nei primi decenni del ventesimo secolo; o in Germania alla fine della Prima Guerra Mondiale l’attività dei Freikorps, che picchiavano gli attivisti socialisti e comunisti e poi hanno ucciso Rosa Luxemburg e Karl Liebknecht, con la complicità del governo socialdemocratico di Friedrich Ebert; e negli Stati Uniti, questa vibrante democrazia così ammirata dai portavoce del macrismo, fu il Ku Klux Klan (ora informalmente riabilitato da Donald Trump) responsabile di ‘mettere a posto’ i neri che combattevano contro l’eredità della schiavitù e di rimandare di cento anni la loro incorporazione nella vita politica del paese. Questa violenza ufficiale e para-ufficiale, abbiamo detto, non può e non deve essere equiparata alla risposta difensiva delle vittime, invariabilmente i poveri, gli sfruttati, i soggiogati.

Stando così le cose, come ignorare la responsabilità dell’inizio della violenza di un governo, che ha cercato nientemeno di nominare mediante un Decreto di Necessità e di Urgenza due membri della Corte Suprema. Non è forse violenza attentare contro lo stato di diritto come fa Casa Rosada, che tra l’altro ha partorito un deplorevole rovesciamento legale, che rende tutti gli abitanti di questo paese in ‘libertà condizionata’, per cui chiunque può essere mandato in prigione senza un processo preliminare e senza alcuna condanna? Nonostante la riprovazione universale di questa pratica aberrante e così poco ‘repubblicana’ e il reclamo presso la Commissione Interamericana dei Diritti Umani, il governo nazionale non si arrende e continua con la sua politica. Ci sono i casi di Milagro Sala, due anni di carcere senza condanna, e molti dei detenuti di Ezeiza e Marcos Paz in una situazione simile. Un governo, inoltre, che per bocca del ministro della sicurezza ha dato alle forze di sicurezza interna una sorta di ‘licenza per uccidere’, come al famoso agente 007.

Il risultato: Santiago Maldonado, ucciso in seguito a un’operazione della gendarmeria e ancora oggi liquidato dal giudice come ‘sparizione forzata’; e il fucilamento alle spalle di Rafael Nahuel a Bariloche in una presunto combattimento contro la guerriglia mapuche. L’ex-Ministro della Corte Suprema della Nazione e giudice corrente della Corte Interamericana dei Diritti Umani, Eugenio Raúl Zaffaroni, ha elencato 32 violazioni dello stato di diritto in una lettera all’attuale Segretario per i Diritti Umani, l’Avvocato Claudio Avruj, ancora in attesa di risposta. Queste trasgressioni sono la fonte da cui scaturisce la violenza. Tuttavia, nessuna di loro è stata presa in considerazione da Romero nel suo articolo. Il fervore ideologico ufficialista ha assoggettato il rigore dello storico (3).

Allarmato dalla grande mobilitazione popolare contro una legge profondamente impopolare (circa il 75 per cento in tutti i sondaggi conosciuti si è pronunciato contro la riforma previdenziale) e dai cacerolazos pacifici e massicci che hanno avuto luogo per diverse serate in diversi quartieri della città Buenos Aires, olimpicamente ignorati nel suo articolo, Romero riesuma la vecchia diffidenza delle elite oligarchiche di fronte al protagonismo plebeo e ci ricorda che la Costituzione Nazionale ‘ha stabilito che tassativamente il popolo non delibera né governa se non attraverso i suoi rappresentanti.’

In effetti, il disastroso (anti-democratico) articolo 22 della Costituzione  Nazionale dice, testualmente, che ‘il popolo non delibera se non attraverso i propri rappresentanti e le autorità stabilite dalla presente Costituzione. Qualsiasi forza armata o riunione di persone che rivendichi i diritti del popolo e faccia petizioni per conto di quest’ultimo, commette un crimine di sedizione‘. Cioè, vietato deliberare, lasciamo che la classe dominante e i suoi rappresentanti politici e ideologici se ne facciano carico; ed è anche proibito presentare una petizione alle autorità, perché tale audacia costituisce reato di sedizione.

In altre parole, la parte dogmatica della Costituzione, redatta nel 1853 e lasciata fuori del processo di riforma del 1994, condanna il popolo a diventare una variante speciale dei meteci dell’Antica Grecia, cioè a essere degli stranieri privi dei diritti di cittadinanza. Nell’Argentina di oggi anche i cittadini sono meteci, perché i diritti elementari di incontro, delibera e petizione alle autorità sono loro proibiti e considerati atti di natura sediziosa. Ma ci sono le classi sociali e c’è governo e governo. Nel recente passato, la ferocia repressiva esercitata a metà dicembre è stata assente.

In primo luogo, la protesta sociale non è stata criminalizzata in quegli anni, anche perché coloro che si riunivano e combattevano per ottenere una legislazione favorevole ai loro interessi erano ‘gente per bene’: gli imprenditori della soia e i loro improbabili alleati di una sinistra smarrita, che ha cercato di dare un certo tono plebeo alle loro richieste oligarchiche, bloccando per quattro mesi le strade e minacciando di non liquidare il prodotto delle esportazioni se la Risoluzione 125 fosse stata approvata; o le grandi marce convocate dall’Ingegnere John C. Blumberg, per chiedere una riforma del Codice Penale, che istituisse la mano dura ‘per impedire il ripetersi di crimini come quello perpetrato contro suo figlio Alex’.

In nessuno di questi due casi paradigmatici, chi oggi si strappa i capelli per l’insolenza di dipendenti, lavoratori e pensionati nel pretendere di bloccare una legislazione reazionaria ha pronunciato una parola di condanna di fronte a quelle manifestazioni e alle corrispondenti richieste, che apertamente andavano contro i suddetti precetti costituzionali. Ma erano ‘persone per bene’ e il Kirchnerismo non ha criminalizzato la protesta sociale. Oggi quelli che scendono in piazza sono persone comuni, lavoratori e il governo criminalizza le proteste sociali. È un peccato che la riforma della Costituzione nel 1994 non abbia abolito quest’articolo che contraddice la lettera e lo spirito della democrazia: il governo del popolo, dal popolo e per il popolo, secondo la nota formula di Abraham Lincoln, finora insospettato di simpatie kirchneriste o di sinistra.

È che, ‘fedele agli ideali del liberalismo e della tradizione repubblicana americana’, la destra volgare ha sempre concepito il popolo come una minacciosa ‘grande bestia’ che deve essere tenuta a bada, senza pietà o rimorso. Quest’immagine riappare periodicamente nella destra argentina, dal disprezzo per il nero e il gaucho in diversi momenti del diciannovesimo secolo. ‘Non cercare di economizzare il sangue dei gauchos’ consiglia Domingo F. Sarmiento a Bartolomé Mitre, fondatore del quotidiano La Nación. Disprezzo e odio che avrebbe portato poi, agli inizi del XX secolo, al conglomerato ‘criollo migratorio’, che José Luis Romero ha esaminato nei suoi studi sulla storia dell’Argentina. Anche la caratterizzazione infame del peronismo come un’’alluvione zoologica’, fatta dal deputato radicale Ernesto Sammartino, sfocia nell’edulcorata formulazione di Romero figlio, quando osserva che la folla che pretende di sostituire i propri rappresentanti si ‘esprime con violenza’ o che nelle giornate oggetto della sua analisi ‘il popolo parla attraverso un piccolo gruppo di violenti, organizzati per provocare le forze di sicurezza.’ In altre parole, il popolo non delibera né dialoga, ma vocifera, si esprime con grida e appelli alla violenza, verbale o fisica (4).

Le centinaia di migliaia di persone che hanno manifestato pacificamente non contano per lo storico, sono invisibili; né quelli che si sono espressi nei cacerolazos notturni, durante vari giorni mentre si discuteva la nuova legge. L’associazione del popolo o del popolare con la violenza si esprime anche nell’improvvido intervento giornalistico di Romero, quando dice che ‘nel peronismo non c’è molta teoria, ma un patrimonio di esperienza pratica, coltivata da guardie del corpo, teppisti e simili’. Accecato dagli eventi, il ​​rigoroso storico ha bruciato la sua intera biblioteca e ha partorito quella frase auto-squalificantesi, rivelando una profonda incomprensione della storia argentina. E come bonus track, ci offre un breve paragrafo sulla RAM, invenzione dei servizi e della stampa canaglia per stigmatizzare i mapuche e giustificare la militarizzazione della politica e la brutalità con cui le popolazioni indigene vengono trattate dal governo. Totalmente ridicolo appare tutto questo cartone animato sulla RAM, l’Ancestrale Resistenza Mapuche, un gruppo presentato come terrorista e versione locale dello jihadismo islamico, in mezzo alla quale organizzazione di guerriglia, in un gesto quasi suicida, il presidente Macri è andato a fare le vacanze.  È come se Donald Trump fosse andato in vacanza a Al Raqa, la ‘capitale del califfato’. Per favore, un minimo di serietà!

Romero non sembra neanche aver considerato positivamente uno dei principali insegnamenti di Niccolò Machiavelli nei Discorsi, quando ha detto che:  ‘… coloro che condannano i tumulti tra nobili e plebe, attaccano quella che è stata la principale causa della libertà di Roma, e si fissano più sul frastuono e le grida che sono nati da quei tumulti che sugli effetti positivi che hanno prodotto. In ogni Repubblica ci sono due spiriti contrapposti, quello dei grandi e quello del popolo, e tutte le leggi che si fanno in favore della libertà nascono dalla loro disunione’. (5)

Ovviamente, il repubblicanesimo dei macristi non ha nulla a che fare con la tradizione repubblicana di Machiavelli, ma è legato alla codifica profondamente anti-democratica del repubblicanesimo architettata dai Padri Fondatori degli Stati Uniti, come è stato osservato da molti analisti americani, tra i quali Noam Chomsky, la cui tesi abbiamo esaminato nella nota a pie’ della pagina precedente.

Il riferimento alla screditata ‘democrazia rappresentativa’ occupa un posto centrale nell’argomentazione di Romero e, in generale, di tutti gli intellettuali affiliati, in un modo o nell’altro, al macrismo. Vale la pena chiedere: rappresentanti di cosa, o di chi? Ci sono pochi scienziati politici che oggi osano difendere il carattere rappresentativo delle democrazie capitaliste. Per cominciare, la composizione di classe dei rappresentanti ha poco o nulla a che fare con quella dei loro supposti rappresentati. Prendiamo il caso degli Stati Uniti, l’autoproclamata ‘democrazia esemplare’ del pianeta. Lì, non meno del 50% dei senatori e dei rappresentanti (268 su un totale di 535 in entrambe le camere) possiede una fortuna di un milione di dollari o più. Rappresentante? Sì, dell’1,5% della popolazione statunitense, che possiede anche un milione di dollari, ma non del resto. In Argentina ci sono circa 30% di poveri e il 12% della popolazione vive in baraccopoli. (6)

Ma ‘tra i 257 deputati non c’è nemmeno un povero, né uno che viene dalle baraccopoli o dall’economia popolare’. Un semplice confronto tra le retribuzioni dei deputati che hanno votato questa legge e quello che ci guadagnano le vittime di questo provvedimento legislativo serve a illustrare l’aspetto immorale e scandaloso di questa legislazione. Chi ha percepito nel 2017 un salario di 137.610 pesos mensili di stipendio (più 20.000 spese di rappresentanza) non hanno scrupolo di prendersela con i beni di pensionati che per lo più guadagnano un importo minimo di 7.246 pesos, che con la nuova legge avrebbero un incremento di 413, raggiungendo un reddito mensile di 7.659 pesos, un ventesimo di quello che intasca un ‘rappresentante del popolo‘ e meno della metà del consumo del paniere di base dei pensionati, stimato in 17.500 pesos, secondo le dichiarazioni di Eugenio Semino, difensore civico della terza età. (7)

In un paese dove, da tempo immemorabile, i ricchi sfuggono o evitano di pagare le tasse; in cui le grandi fortune e le grandi compagnie trovano mille modi per imbrogliare il fisco, per esportare capitali e trovare rifugio nei paradisi fiscali; in cui il governo sopprimeva le ritenzioni nell’agricoltura, riduceva quella delle esportazioni di soia ed eliminava quelle del settore minerario e del petrolio; potendo estrarre le risorse necessarie per ridurre il deficit fiscale tra i più ricchi, quelli che concentrano ricchezza, i ‘rappresentanti del popolo’ si sono rivoltati contro i settori più deboli e indifesi e hanno  scaricato su di loro tutto il peso della manovra fiscale. Difficile trovare una maggiore immoralità nella storia contemporanea dell’Argentina.

Se per composizione sociale dei parlamentari, così diversa da quella dei loro presunti rappresentati, l’idea di ‘rappresentanza’ è smentita dai fatti, le politiche concrete che ha sostenuto il Congresso nemmeno consentono di farsi troppe illusioni circa la sua vocazione a rappresentare gli interessi del demos. La legislazione approvata in questi due anni a partire da progetti presentati dalla Casa Rosada ha avuto una tendenza permanente: redistribuire in senso regressivo ricavi e proventi, favorendo i settori privilegiati e tagliando a quelli della stragrande maggioranza della popolazione. È grazie a considerazioni simili che negli Stati Uniti ci sono sempre più persone che parlano dell’involuzione politica da una democrazia a una plutocrazia. E in Argentina, un paese di estremi, questo degrado è ancora più marcato. Se mancava qualcosa per dimostrarlo, ecco la designazione, fatta dalla rivista  Forbes di Marcos Peña, capo dello staff di governo, come ‘amministratore delegato dell’anno’.

L’unico dettaglio dissonante è che l’Argentina non è una compagnia ma una nazione. Ma il fatto che una rivista come Forbes gli attribuisca quella dubbia ‘distinzione’ comunica chiaramente alla comunità economica internazionale e ai gruppi dominanti in Argentina che questo è un mercato e non una nazione, e che i suoi leader politici sono solo amministratori delegati e niente di più. Ecco perché la difesa di Romero della ‘democrazia rappresentativa’ è il canto del cigno di una forma socio-politica che molto tempo fa è passata a una miglior vita. Se qualcosa ha fatto il macrismo è di rendere trasparente con una chiarezza ineguagliabile la natura di classe del suo progetto di rifondazione regressiva del capitalismo. Una sorta di ‘menemismo rinnovato’, ma in condizioni più difficili, sia per il contesto internazionale, caratterizzato dall’innegabile declino dell’egemonia americana e dalle turbolenze che questo provoca, oltre che dalla pronta reazione popolare contro la manovra finanziaria, i rialzi dei prezzi e l’impennata  inflazionaria, che divorano il potere d’acquisto di gran parte della popolazione. La reazione di lotta ci ha messo quasi sette anni ad acquistare un carattere di massa sotto l’amministrazione di Menem: il picchettaggio di Cutral Có e di Plaza Huincul sono del 1996 e del 1997, e sebbene ci siano state alcune proteste da parte dei sindacati colpiti da privatizzazione e deregolamentazione, queste furono deboli, isolate e mancarono di risonanza nazionale. (8)

Ora, però, i tempi si sono ridotti in modo significativo in questo terzo tentativo di rifondazione neo-liberista del capitalismo argentino, dopo la dittatura (Martinez de Hoz) e il menemismo (Alsogaray e Cavallo), e in meno di un anno, già si è scatenata una mobilitazione popolare che ha raggiunto un picco impressionante nei giorni del 14 e 18 dicembre 2017. La stampa egemonica e gli scribi del macrismo hanno cercato di nascondere questi due grandi fatti di massa, trasformandoli in una notizia di cronaca poliziesca. La cosa importante, l’unica cosa di cui parla la stampa canaglia e i portavoce ufficiali e non ufficiali del governo è la colluttazione tra un piccolo settore di manifestanti (infiltrato da agenti provocatori, come già detto), mentre tace sulle due grandi manifestazioni popolari e dei cacerolazos notturni.

Un paio di considerazioni finali: uno, come è possibile ignorare un dato così evidente, cioè che un numero significativo di membri del gabinetto presidenziale di Mauricio Macri provengono dal settore finanziario o dalle più grandi compagnie transnazionali? (9)

Non si può sfuggire allo sguardo storico che questa frazione della classe capitalista ha esercitato un’influenza nefasta nel nostro paese, specialmente dagli anni della dittatura civico-militare del 1976 in poi. E che se queste persone oggi governano l’Argentina lo fanno, fedeli alla propria storia e consapevoli dei loro interessi, a favore dei ricchi e a scapito di tutto il resto, la popolazione ‘superflua’ nel migliore dei casi o la massa di indesiderabili, per i quali la migliore politica è quella che applica il macrismo: una ‘pulizia sociale’ disumana, equivalente alla sordida ‘pulizia etnica’, che ha avuto luogo nei Balcani negli anni Novanta.

Nell’Argentina di Macri, indigenti, giovani senza educazione né lavoro, poveri di varie generazioni e generazioni anziane, sono sempre più sottoposti a una variante di ciò che il noto avvocato Eugenio R. Zaffaroni ha definito ‘genocidio da stillicidio’. A suo tempo, Martínez de Hoz disse che questo paese aveva più di dieci milioni di abitanti di troppo. Aggiornata, la cifra sarebbe doppia oggi. Questo non dice niente a Romero? Può ignorare che chi ha organizzato le grandi manifestazioni represse e disperse dalle ‘forze dell’ordine’ (di che ordine si parla?) è stato guidato in piazza dalla convinzione che il governo prevede il suo lento sterminio, silenzioso ma implacabile?

In quale altro modo possiamo chiamare una politica che riduce progressivamente i benefici pensionistici, mentre rimuove dal PAMI gran parte dei farmaci gratuiti che erano stati precedentemente concessi ai pensionati e agli invalidi? Con meno soldi per il cibo e le spese essenziali e meno soldi per comprare medicine, invalidi e pensionati sono condannati a morte. E per di più, si prevede di aumentare l’età minima per poter accedere ai benefici della pensione.

Seconda e ultima considerazione: tenendo conto delle ragioni sopra esposte, dov’è l’origine della violenza, chi è colui che la esercita in una varietà di modi? Chi applica politiche favorevoli a un vero ‘olocausto sociale’ di enormi proporzioni o quello che rifiuta di morire e affronta le forze di sicurezza con pietre e bastoni? Romero è un esponente fedele del clima di gran parte della galassia culturale del macrismo: gli intellettuali  affiliati al progetto e il vasto esercito di pubblicisti e media che bombardano inesorabilmente la società con la loro ‘disinformazione pianificata’.  Entrambi coltivano con insolita malizia e perversità le arti della ‘post-verità’ e della ‘plus-menzogna’.

Per questo la battaglia culturale, una delle cui componenti è la lotta per la democratizzazione dell’informazione e dei media, è cruciale per il futuro delle democrazie. In Argentina, la sfida violenta alla democrazia nasce dalle viscere del governo e potrà essere neutralizzata se questo abbandona le politiche che conducono a un ‘olocausto sociale’ a favore dei ricchi e privilegiati e, al posto di questo, si preoccuperà, come dice il Preambolo della Costituzione Nazionale, di ‘promuovere il benessere generale e assicurare i benefici della libertà per noi, per i nostri posteri e per tutti gli uomini del mondo che vogliono abitare il suolo argentino’.

Nulla di ciò sta facendo il governo e questa, non altra, è la sorgente da cui sgorga la violenza. Nelle sue mani sta il voltare pagina e sarà sua responsabilità di fronte alla storia averla promossa e incentivata con le sue politiche e il suo stile dispotico e prepotente di gestione di governo.

 (1) “La democracia enfrenta un nuevo desafío de la violencia política”, disponibile in  http://www.lanacion.com.ar/2097259-la-democracia-enfrenta-un-nuevo-desafio-de-la-violencia-politica

(2) Vedere https://www.pagina12.com.ar/88153-un-robo-con-el-tufillo-de-los-servicios-ClarínLa Nación hanno informato i propri lettori su di un fatto tanto grave come questo.

(3) La lettera citata si trova disponibile in: https://www.pagina12.com.ar/sites/pagina12/files/inlinefiles/cartazaffaroniavruj.pdf

(4) Su questo tema della ‘gran bestia’ vedere l’intervista che l’autore di questo scritto aveva fatto a Noam Chomsky nel Tras el Búho de Minerva. Mercados contra Democracia en el Capitalismo de Fin de Siglo (Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2000). In questa intervista, Chomsky sottolinea l’impronta profondamente anti-democratica della tradizione republicana statunitense. Parlando di uno dei padri fondatori, Alexander Hamilton, il linguista nordamericano afferma che è stato lui ‘che ha impostato il tema in tutta la su crudezza: il popolo è ‘la gran bestia’, che deve essere domata. Per questo consigliava di insegnare ai coloni independenti e refrattari  delle colonie americane ribelli –anche ricorrendo alla forza in caso di necessità– che gli ideali contenuti nei panflets rivoluzionari non dovevano essere presi alla lettera. Insomma: la gente comune non doveva essere rappresentata da altri della propria classe ma dall’aristocrazia, dai commercianti, dagli avvocati e da altri di comprovata responsabilità e patriottismo nella gestione degli affari dello stato’.

(5) Cf. Discorsi sulla Prima Decade di Tito Livio, Libro I, capitolo IV

(6) Cf. Martín Granovsky, intervista a Juan Grabois: “El vicio de Macri es la violencia”, en Página/12, 2 Enero 2018. Disponibile in:
https://www.pagina12.com.ar/86373-el-vicio-de-macri-es-la violencia.  Naturalmente, non tutti i deputati e senatori provengono dalle classi privilegiati di questo paese. Rimane, tuttavia, un buon gruppo che proviene dagli strati e alcuni dall’universo popolare. Eppure, quelli che prevalgono sono gli altri.

(7)  Intervista di Luis Novaresio a Eugenio Semino en Radio La Red: https://www.lared.am/novaresio-910/eugenio-semino-la-canasta-basica-jubilados-esta-encima-los-17-mil-pesos-es-inexplicable-querer-decir-que-se-puede-vivir-7-mil-20171213-n1523181.html

(8) C’è stato un antecedente a Cutral Có e Plaza Huincul: la rivolta popolare conosciuta come il ‘Santiagazo’ nel dicembre 1993, che ha di fatto divorato col fuoco la sede dei tre rami del governo provinciale e le case dei leader politici di Santiago del Estero. Nonostante la natura radicale della protesta, questa non è riuscita a diventare un evento politico nazionale e a scatenare reazioni simili nel resto del paese, come hanno fatto le azioni che si sono svolte a Cutral Có e Plaza Huincul.

(9) Cf. Paula Canello y Ana Castellani, “Todo el poder para los CEOs”, en http://www.nuestrasvoces.com.ar/entendiendo-las-noticias/poder-los-ceos/

 

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marco Nieli]

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: