Marchar por la paz, contra el fascismo y contra los mareados

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 23 de mayo de 2017

Por la paz, contra el fascismo

Hoy estaremos los revolucionarios en la calle marchando por la paz y contra el fascismo. Aquí no hay opción ninguna que no sea la defensa del gobierno antiimperialista de Nicolás Maduro y de la Revolución Bolivariana. Recordemos una vez más que la gran contradicción contemporánea es la que existe entre el imperialismo y sus aliados, por un lado, y las naciones soberanas y los pueblos en rebeldía por el otro.

Esto se expresa en Venezuela en el enfrentamiento entre la Revolución y la derecha fascista. El que no entienda eso, no entiende nada.

Marchar mañana es también una manera de enfrentar a quienes al asumir posiciones ambiguas ante el plan subversivo violento de la derecha, se hacen cómplices de ella, más allá de que esto sea su voluntad o no. Algunos, que se dicen de izquierda, están movidos por las ansias de protagonismo y de poder, otros por supremacismo intelectual, otros por resentimiento (porque no han logrado ubicarse en el alto gobierno, en cargos que creen merecer y les habrían sido negados), otros sencillamente porque han dejado que los árboles les tapen el bosque y están equivocados.

Nosotros somos críticos de oficia, se pudiera decir. En su momento fuimos críticos de algunas decisiones tomadas por nuestro gran Chávez, hemos sido y somos críticos de unas cuantos aspectos de esta Revolución, pero estamos claros en cuanto a de cuál lado debemos ubicarnos en esta Guerra Mundial. Porque de eso se trata, vamos a recordarlo.

Uno lee a algunos en Venezuela y pareciera que, muy “razonablemente”, pretenden olvidar la historia universal reciente. En primer lugar, obvian olímpicamente el papel del imperialismo en lo que ocurre en Venezuela y ni siquiera lo nombran, como si no fuera el factor principal de la violencia. Es el caso de Marea Socialista, que en unos de sus comunicados oportunistas vuelve a posar de “equilibrada”, cuando en realidad le arrima casi toda la culpa de lo que ocurre al Gobierno Bolivariano.

Antes de entrarle a ese comunicado manipulador y oportunista, debemos reseñar que el medio de inspiración trotskista Aporrea.org “informó” sobre un suceso muy revelador que se dio ayer en la avenida Lecuna, cerca del Palacio de Justicia, cuando un puñado de liceístas, muy pocos, intentaron trancar esa importante arteria vial gritando consignas contra Maduro. Los liceístas de varios institutos de la zona fueron convocados vía Twitter por Primero Justicia, pero la mayoría de los muchachos se negó a participar en esta acción cuyo objetivo es comenzar a instalar la violencia en pleno centro de Caracas. Según Aporrea, los adolescentes revoltosos fueron enfrentados por “colectivos” chavistas armados, lo cual no afirmamos ni negamos, pues no estábamos allí. Pero en todo caso, si el pueblo chavista sale a la calle a evitar que la violencia terrorista se extienda al oeste e a ciudad, pues eso es exactamente lo que debe hacer ¿Se les van a dejar las calles libres a los fascistas de Primero Justicia y Voluntad Popular?

¡Ni pendejos que fuéramos! Lo que pasa es que los trotskistas ya están tomando partido en esta guerra, por más que finjan estar echando leña para ambos polos de la gran confrontación política venezolana. Hoy han organizado una rueda de prensa junto a otros factores de la “disidencia” que se dice chavista para atacar al Gobierno mientras posan de “tercera opción”, En realidad, la palabra “opción” les queda demasiado grande, no son más que una pequeña piedra en el zapato del pueblo venezolano, que se extinguirá por sí misma en la pobreza de sus conceptos desfasados de la realidad. Pero echan vaina, por eso el presidente Maduro pidió que los denunciáramos, que es lo que estamos haciendo.

En cuanto al comunicado de Marea Socialista (trotskista), allí se afirma que “El gobierno responde ante la crisis con un creciente autoritarismo. La evidente fusión de los poderes públicos coloca a la población en una situación de indefensión ante su poder, el cual se concentra cada vez en mayor medida en el Ejecutivo y el alto mando militar. Aunque la mayoría de la población se encuentra secuestrada en una dinámica de supervivencia por el alto costo de la vida, la escasez y la inseguridad, esto no ha sido óbice para que el enfado se exprese por distintas vías, situación que ha sabido aprovechar la MUD en movilizaciones sin consignas claras, pero que sin duda han logrado una considerable concurrencia, lo que debe ser tomado en cuenta como parte del actual contexto”. Pero los señores “mareados” no “toman en cuenta como parte del actual contexto” la presencia permanente en las calles del pueblo chavista, en manifestaciones más concurridas que las de los escuálidos, como si ese pueblo no existiera ¿Será que se echarán mañana un paseíto por la ruta de la marcha de los revolucionarios para que vean? Cualquiera que lea el párrafo citado podría pensar que la lucha callejera se está dando entre la MUD y las fuerzas del orden público, y que el chavismo solo tiene guardias y policías. Como buenos aliados (voluntarios o no) del imperialismo y la burguesía, ignoran completamente al importante sector del pueblo que apoya al gobierno de Maduro.

Más adelante dicen los mareados: “La protesta pacífica es un derecho fundamental, incluido en nuestra Constitución, un derecho que además es herramienta para la conquista de otros derechos. Más allá de la manipulación que ejerce la cúpula de la MUD sobre las protestas y la acción violenta de grupos foquistas que se amparan junto a ella, Marea Socialista reivindica el derecho a la protesta de todos los venezolanos, independientemente de sus simpatías partidistas”. De esta manera, estos oportunistas sugieren que el carácter principal de la acción opositora es la “protesta pacífica” y que la violencia terrorista es algo secundario, una “manipulación” de la MUD, cuando es totalmente al revés: el carácter principal es la violencia y la manipulación es hablar de “protesta pacífica”, cuando en realidad lo que se ve es otra cosa: asesinatos (casi todos causados por ellos mismos y si no, provocados), incendios de bienes privados y públicos, saqueos, agresiones a personas, trancas violentas, amenazas, etc., todo ellos ejecutado por bandas armadas y entrenadas a propósito.

Insistiendo en culpar al Gobierno por la violencia, los mareados afirman que “El gobierno, a través de una equivocada política comunicacional, busca la forma de culpar a las víctimas, intentando justificar el asesinato. En Venezuela no hay pena de muerte y en ningún contexto los cuerpos de seguridad pueden atacar de manera agresiva a los manifestantes. La actuación de la Policía en estos casos tiene que orientarse a contener el enfrentamiento, a disuadir a los manifestantes y a lograr su progresiva dispersión” ¿Acaso la policía y la GNB, salvo contadas excepciones, no han actuado con estoicismo, paciencia y uso controlado de la fuerza frente a los desmanes de los terroristas? Si no fuese así, el número de muertos alcanzaría cifras incontables, lo cual sería de gran satisfacción para los fascistas, quienes parecen contar con la vergonzosa condescendencia de estos falsos socialistas.

Avalando sin ninguna vergüenza una falsa matriz generada por los fascistas, siguen los mareados con lo siguiente: “… el gobierno ni siquiera reconoce el peligro de la existencia de los ‘colectivos armados’ que suelen actuar con la anuencia de los cuerpos de seguridad, al momento de reprimir movilizaciones y protestas, pero que en cualquier momento pueden también volverse en contra de ellas mismas. Las acciones de estos grupos sirven también para establecer control social sobre territorios álgidos”.

Es falso de toda falsedad que sea común la participación de civiles chavistas armados en la represión a los fascistas, es una manera que tiene la derecha para justificar sus crímenes. Pero Marea Socialista, sin ninguna comprobación, acoge y difunde la matriz para favorecer a los canallas que pretenden promover una guerra civil y un baño de sangre en Venezuela.

Pero lo peor de todo es cómo estos sujetos menores de la política nacional, no mencionan por ningún lado el hecho de que tras bambalinas de todo esto están, en primer lugar, el imperialismo extremista representado por Donald Trump y su gobierno, con aliados como Luis Almagro, Mauricio Macri, Michel Temer, Vicente Fox, Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos, Pedro Pablo Kuczynski, José María Aznar, Mariano Rajoy y todo el club de la oscuridad que comanda la Guerra Mundial contra la Humanidad, en la que Venezuela es una apetecida parte del botín. En fin, como estamos en una guerra, también marcharemos contra estos socialistas de pacotilla. Pero por carambola, porque no merecen tanta importancia.

ANC, Estado y Poder Popular

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 22 de mayo de 2017

ANC: ese ron que nos lo sirvan puro

Primero que nada, manifestamos nuestro total apoyo a la marcha por la paz del próximo martes, convocada por el presidente Nicolás Maduro, después de mostrar videos que demuestran la saña criminal de los fascistas que están en ofensiva contra la Revolución Bolivariana. Aquí no hay diferencias que valgan como excusa. Todos a la calle contra el fascismo, todos a defender la vida y la Patria.

Y vamos ahora con más sobre el gran tema revolucionario del momento, la Asamblea Nacional Constituyente.

El pasado sábado almorzamos en un restaurant popular en la zona del mercado de Catia, esa combativa e histórica parroquia que nos vio nacer. Desde allí contemplamos la afanosa multitud, unos cuantos trabajando, la mayoría trajinando el mercado, todos contrastando con los pocos que en ese mismo momento desataban más violencia en algunos lugares de Venezuela. También en contraste con la clase media frustrada reunida en la autopista Francisco Fajardo -acompañada por más de un pobre desclasado- anhelante de que llegue a nuestro país un gobierno de derecha que acabe con el chavismo y nos convierta en chicos buenos incorporados a los oropeles del “mundo occidental”, del “american way of life”. En el restaurant se escuchaba al prodigioso Diómedes Díaz y más allá, en una barbería, sonaba música de salsa. Gente en paz, esforzándose, siendo ellos mismos en medio de los avatares de la vida. Nos dio por imaginar a ese pueblo numeroso y multicolor empoderado, incorporado en sus mil maneras a la construcción consciente del país.

Desde que en nuestra pre-adolescencia nos incorporamos a la Juventud Comunista, imaginamos el socialismo como una cosa, precisamente, de multitudes, de trabajadores levantando un nuevo mundo. Nunca pensamos la Revolución con conceptos economicistas. Soñábamos con un pueblo sano y libre de pobreza, por supuesto, pero sobre todo nos movía la gran utopía de una sociedad amorosa, fraterna, libre de guerras y de discriminaciones. Sueños juveniles que, afortunadamente, no nos han abandonado ¿De qué nos vale luchar si no mantenemos en alto esos sueños? ¿Acaso queremos hacer más “bonito” el capitalismo, quedándonos a mitad del camino? ¿Nos conformaremos con la solución de algunos problemas (mientras creamos otros nuevos)? ¿O seguiremos impulsando esta historia hacia los designios superiores y aun tan lejanos? Y en medio de todo esto la gran duda: ¿Nos alcanzará el tiempo para llegar a la meta antes de que la especie se extinga en los caminos de este desarrollo capitalista infernal y depredador? No queremos migajas, anhelamos la grandeza de un mundo nuevo que a veces pareciera que se nos escurre como agua entre los dedos.

Y después de esta digresión (que no es gratuita, como ya lo supondrá el lector) no queda otra que aterrizar de nuevo en el espinoso tema de la Constituyente. Siguen pasando cosas que nos ponen en alerta, porque en este mundo convulsionado no hay tiempo que perder.

En nuestro documento “Hacia la nueva Asamblea Nacional Constituyente”, del 24 de abril pasado, escribimos que “Esa oferta política tiene que distanciarse de los ofrecimientos y propuestas tradicionales electorales correspondientes a la democracia burguesa y dirigirse más bien a la realización cada vez más cierta de la democracia revolucionaria. No puede ser una oferta electorera para mantener a duras penas gobernaciones y alcaldías, ni para elegir un Presidente en medio de las conocidas trampas de la democracia burguesa. No puede ser una oferta para mantener las cosas como están sino para cambiarlas en modo notable. No puede ser una oferta para prolongar las estructuras caducas del Estado burgués ni la organización piramidal seudo democrática que establece la democracia liberal burguesa”. En esto seguiremos insistiendo, ya que todos los días ocurren cosas que alimentan nuestras inquietudes. Tal vez a algunos no les guste, pero continuaremos en actitud crítica, ojo pelao, para ser leales a esos sueños de los que hablamos en la primera parte de este Análisis.

Un ejemplo: todo parece indicar que se han impuesto un concepto y unos lemas que no terminan de satisfacernos. El concepto es el que le da a la ANC el objetivo principal de garantizar la paz. Por supuesto que es ese un objetivo loable. El problema es que queremos paz permanente y no circunstancial. No paz para ahora que estamos en este brete, sino paz para la Humanidad, para los hombres y mujeres del futuro. Y eso solo se ha de lograr transformando la sociedad en profundidad, avanzando hacia la extinción del Estado burgués, construyendo el socialismo. Marchar hacia ese desiderátum debería ser el gran objetivo de la ANC y no la imposición de consignas a conveniencia del momento. Queremos paz con socialismo, queremos paz con revolución avanzando, queremos paz con transformación profunda, y no paz per se, no paz de ocasión, no la paz del cementerio de los sueños. Porque además, la paz no puede ser garantizada por ahora, porque para que haya paz tendría que quererla también el enemigo, y ya se sabe que la paz no es el problema de ellos, sino el poder. Por cierto, ese es también el problema nuestro: ellos quieren el poder para el capital, nosotros para el trabajo. Ya lo decía el célebre himno de la Joven Guardia de las organizaciones de jóvenes comunistas españoles y franceses: “al burgués insaciable y cruel no le des paz ni cuartel”. Para nosotros la Constituyente no es para garantizar la paz, sino para seguirle construyendo el camino a la paz estratégica, a la paz del mundo liberado de explotación y exclusión.

Y en cuanto a los lemas, hemos visto circular dos. Uno que reza “Hablando se entiende la gente” ¿Expresa este lema el carácter que debe asumir la ANC? Nosotros, que estudiamos la carrera de Letras, no podemos ser ingenuos ni ligeros cuando se trata del lenguaje. Las palabras tienen peso específico, son el vehículo de las ideas y estas difícilmente pueden permanecer ocultas para quien trata de ahondar en los significados ¿Hablar? Sí, pero hay un verbo mucho más preciso para la Constituyente. El verbo es “debatir” (Drae: “Dicho de dos o más personas: Discutir un tema con opiniones diferentes”) ¿Y vamos a Constituyente simplemente a “entendernos”? Otra imprecisión, porque no vamos necesariamente a entendernos entre todos, así que más bien debería decirse “ponernos de acuerdo”. Otra vez el Drae: entenderse es “avenirse con alguien para tratar determinados negocios” (o asuntos, añadimos nosotros). En cambio “acordar” (ponerse de acuerdo) es “Dicho de un conjunto de personas: Determinar o resolver algo de común acuerdo, o por mayoría de votos”.

El otro lema es “Nos une Venezuela”, una frase bastante singular para un país notablemente dividido y un chavismo que, a decir verdad, se mantiene en general unido pero no es unánime. Al menos refiere un deseo en cuanto a la ANC: que nos acerque a la unidad nacional. Solo que, cuando lo mezclamos con todo lo demás, nos sigue pareciendo que se apuntara a una especie de Constituyente inocua y un tanto ideal y tirando a bucólica. Diríamos que así tan “chévere” no va a ser, a menos que no se refleje en este evento al país verdadero.

En todo caso, hasta ahora toda la simbología y la fraseología vinculada a la ANC no termina de darle lugar prominente al poder del pueblo, al Poder Constituyente, y mucho menos a la temática referida al Estado y al Poder Popular (en el sentido, precisamente, del poder). A decir verdad, a nosotros nos gustaría más un lema que se aproximara al de la empresa Movilnet: “La señal que nos une” (cambiando “señal” por “poder”).

¿Estamos siendo demasiado suspicaces si pensamos que el ron de la Constituyente nos lo quieren suavizar, quieren diluirlo con Pepsi-Cola? Por si acaso, vamos a dejar sentado que ese ron lo queremos purito, fuerte y que nos arda en la garganta. Queremos, de verdad, poder para la gente. Nos los dijo otra vez el sábado nuestra Catia querida.

Valga decir que nosotros seguiremos adelante a pesar de estas diferencias iniciales. Con la Constituyente vamos: a Dios rogando y con el mazo dando.

ANC: nuestras primeras necesidades

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 19 de mayo de 2017

ANC: nuestras primeras necesidades

¿Está languideciendo la escalada terrorista de la derecha? Hay quienes piensan que sí ¿o le quedan aun arrestos para prolongar por más tiempo el criminal atentado contra Venezuela que adelantan estos heraldos de la muerte? Eso está por verse. La invitación de la Conferencia Episcopal Venezolana al presidente de la comisión presidencial para la Constituyente, Elías Jaua, no parece de buen augurio para la oposición, aunque no se sabe a ciencia cierta qué hay detrás de esta sorpresiva acción.

Por otro lado, Donald Trump se pronuncia junto a Juan Manuel Santos contra Venezuela y aparecen nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos, lo que es sobre todo un ataque con proyecciones mediáticas y muy poco efecto práctico, que no sea alentar a los terroristas a seguir actuando. Al parecer Santos, el “nuevo mejor amigo” de Chávez, se convierte ahora en el “nuevo peor enemigo” de Venezuela. Todo un menú en la mesa ensangrentada del fascismo, con pocas novedades de fondo.

En todo caso, nosotros seguiremos por ahora enganchados en la discusión en torno a la Asamblea Nacional Constituyente.

Según el documento de Redes que hemos venido manejando (Aporrea.org, 10/05/17), “Gramsci pensaba que una Asamblea Nacional Constituyente podía palear la tensión de la refriega pero no resolver el conflicto, sino tal vez postergarlo. Lo único que puede resolver el conflicto, decía Gramsci, es la democracia directa, disolver las instituciones del Poder dividido devolviendo e integrando la soberanía en el sujeto de la transformación histórica. De manera que el nuevo Estado era la solución al conflicto y el nuevo Estado no es más que todo el Poder en manos de los Consejos y las Comunas que disuelven los poderes separados y los absorbe en las nuevas instituciones de la democracia directa”.

Bien, nosotros creemos que las condiciones objetivas y subjetivas de la sociedad venezolana actual no permiten plantearse un objetivo máximo como el que propone Gramsci, sin embargo es claro que su visión apunta hacia logros estratégicos que deben ser el faro en el puerto de la victoria socialista de la Humanidad. Si bien no se puede llegar de sopetón al nuevo Estado, sí se puede y se debe avanzar en esa dirección, que es la única realmente revolucionaria. El nuevo Estado, con todo el Poder en manos de los Consejos y las Comunas, sería el verdadero salto revolucionario postrero que liquide la sociedad capitalista burguesa. Si la Revolución no continuara por ese derrotero, dando pasos en ese camino, se estancaría -que es lo que está a punto de ocurrir en América Latina- y solo le quedaría retroceder hacia la restauración neoliberal. La Revolución solo lo es si no pierde sus fines estratégicos y sigue avanzando hacia ellos, cada vez con mayor profundidad, cada vez con más fuerza, manteniendo vivo el proceso que conduciría a la victoria final y definitiva del socialismo. Esto es lo que al parecer no entienden las corrientes conservadoras en el seno del movimiento revolucionario. Y son esas fuerzas las que tratan de que se obvie, en la ANC, los temas atinentes a la estructura del Estado, las relaciones de poder, y la realización concreta y paulatina del Poder Popular.

Los sectores conservadores tratarán de encerrar el debate en los temas económicos, inclusive habrá quienes pretendan impulsar visiones desarrollistas y hacer concesiones al neoliberalismo. Por supuesto, los revolucionarios no pueden obviar el tema económico, pero mucho menos pueden hacerlo con los temas políticos, los relacionados con la calidad del poder político. Si se mantiene en alto la primacía de los temas políticos, las visiones económicas desarrollistas tendrán dificultades para imponerse. Para Chávez la relación entre economía y política estaba clara, por eso dijo, recordemos: “Sin una transformación a fondo de las estructuras del Estado y del sistema político venezolano no hay posibilidades de impulsar un proceso realmente productivo de desarrollo económico y social” (29 de abril de 1999).

También algunos querrán emprender cambios superficiales que en el fondo apunten a atornillar el statu quo, e imponer el inmovilismo y el conformismo: mejorar lo que hay y no transformar lo que hay, en el sentido estratégico revolucionario.

Veamos otra interesante cita de Gramsci que propone el comunicado de Redes: “Para Gramsci, por el contrario, el problema es la limitación de la Democracia Representativa, que cuando se entroniza en los procesos de cambios se convierte en un obstáculo para avanzar hacia la Democracia Directa: ‘el Estado burgués y sus instituciones de mediación deben ceder el paso a los Consejos Obreros y a la Comunas de democracia directa, sólo así se avanzará a la solución de la crisis orgánica. Si la Revolución sólo se contenta con ocupar las instituciones del Estado separado de la democracia burguesa, el impulso constituyente de los trabajadores se irá degradando y disolviéndose en la burocracia, en los procedimientos, en la jerarquía y tarde o temprano todo proceso sucumbirá a la fuerza de la restauración’” ¿No es este un peligro cierto que se asoma a diario tras los muros un tanto descarapelados de la Revolución? ¿No se siente en las calles el marasmo cotidiano que clama que avancemos, que rompamos paradigmas, que corramos los riesgos heroicos que brillan en la historia de lucha de los pueblos? Solo la Revolución puede recuperar la emoción de sí misma. Audacia, creatividad y radicalismo social son nuestras primeras necesidades. Seguiremos comunicando.

El “Plan Almagro”

L'immagine può contenere: una o più persone, folla e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 06 de Marzo de 2017

El “Plan Almagro” sigue en desarrollo, con la instrumentación en Venezuela de lo que el diputado socialista Diosdado Cabello ha presentado como la operación “Escudo Zamorano”, con acciones violentas que generen un estado de conmoción, propicien un intento de golpe de Estado de derecha y conduzcan a una intervención foránea en Venezuela en cualquier modalidad.

Para adelantar esta operación criminal, la derecha necesita que su base social esté en la calle, cosa que no sucedió el pasado martes, cuando solo hubo en Caracas focos de militantes con muy escaso apoyo de masas. Pero la bulla y la foto hacia afuere las lograron, lo que les permite seguir creando el escenario para la intervención. Eso seguirá pasando, pues les resulta muy fácil, con el apoyo político-mediático que tienen en el exterior, convertir cualquier escaramuza menor, como las que provocaron el martes, en una protesta popular contra la “dictadura”, además “reprimida salvajemente”.

Hoy de nuevo la derecha convoca a las calles. Dentro del plan, hay además algunos importantes aderezos. Todos los factores del fascismo están activados. La jerarquía católica se ha dejado de vainas y ha convocado a la “desobediencia civil”.

Fedecámaras también se ha pronunciado, en la voz de su presidente, Francisco Martínez: “Consideramos que el derecho a la protesta es algo legítimo que está establecido en la Constitución”. Eso es verdad, pero Martínez confunde (es un decir) protesta con terrorismo, con violencia planificada y golpista. También aparecen los “artistas” (faranduleros, en realidad), como Daniel Sarcos, Catherine Fullop y el desclasado “Coquito”, que tienen vinculaciones con los capos extranjeros del espectáculo; y también deportistas como Miguel Cabrera, un beisbolista multimillonario que vive casi todo el tiempo en Estados Unidos, aunque suele venir de vez en cuando a Venezuela a vacacionar, y a hacerle trabajitos a su colega ricachón Lorenzo Mendoza y a la corporación monopolista Empresas Polar.

Otro ingrediente en la olla de la “protesta popular” son los tradicionales focos, muy violentos, que adelantan grupos terroristas expresamente preparados para ello y que se cobijan bajo el manto del “movimiento estudiantil”, como los que actúan en Mérida, Táchira y Carabobo. Estos comandos son los encargados de darle a la “protesta” carácter “nacional”. Cuando los factores de apoyo internacional editan toda la película, es fácil vender en el mundo la imagen de un país conmocionado, en gran agitación y de un pueblo víctima de la represión desmedida de un gobierno autoritario.

A pesar de todo, la derecha parece seguir necesitando un nuevo 11 de abril, una manifestación de masas incontestablemente multitudinaria, decidida y con alguna permanencia que termine de justificar un alzamiento de sectores militares y, de ser necesario, la intervención. Esta es la parte más difícil del plan golpista, pues se sabe que esta oposición inepta carece de apoyo popular ¿o acaso les bastará con eventos focalizados y dimensionados? ¿Correrá el riesgo el imperialismo, sin alcanzar todas las condiciones para ello, de meterse en el problemón que sería la Venezuela de Bolívar combatiendo una vez más por su libertad, armada con la férrea unión cívico-militar que muestra el chavismo militante, esa poderosa vanguardia popular?

Por el momento, a nuestro Gobierno le toca controlar los focos violentos que está montando la derecha, valiéndose del uso controlado de la fuerza del Estado, apelando a todas las herramientas internacionalmente permitidas para la represión de manifestaciones callejeras. El martes pasado lo hizo muy bien. Pero esta gente quiere muertos, alguna bandera ensangrentada para llevarla como trofeo a sus amos, y que acaso ayude a cumplir su esperanza de que los escuálidos salgan al fin de sus casas, se den a la calle y les sirvan la mesa para su menú conspirador. Esperemos que hoy también logremos preservar la paz, así sea relativamente, porque los canallas vienen por candela.

El Gobierno Bolivariano, con Maduro al frente, tiene bastante claro lo que ocurre, y eso se dejó ver en la intervención de la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en la patética sesión del Consejo Permanente de la OEA el día de ayer:

“Habíamos develado el plan intervencionista contra Venezuela, ya decidido por el país hegemón de esta organización y de esta región, que ha activado sus brazos ejecutores, siendo el Secretario General una de sus principales fichas… En Venezuela, la oposición envalentonada por la supuesta aplicación de la Carta Democrática erróneamente salió a las calles con violencia, para poner en peligro la vida de millones de venezolanos…

Yo exijo aquí que cese la pretensión de intervenir a Venezuela, las acciones para promover el golpe de Estado en Venezuela y las acciones de promover la confrontación entre hermanos venezolanos”. Estas aseveraciones fueron reforzadas después por la Canciller a través de Twitter: “Para @Almagro_OEA2015 la violencia opositora nutre sus perversos planes intervencionistas en Venezuela. El los alienta a la desestabilización”. Y también, acompañado de un vídeo donde se muestran los actos violentos ejecutados por dirigentes de la derecha el martes 4 de abril durante una movilización: “@Almagro_OEA2015 ¡esta es la manifestación pacífica que defiendes! ¡Basta de mentir! La historia te juzgará”.

Bien, Venezuela tiene otra poderosa arma para enfrentar el “Plan Almagro”: la movilización masiva y combativa del chavismo. Hoy los patriotas revolucionarios cogerán calle otra vez.

 

¿La tormenta perfecta?

L'immagine può contenere: una o più persone e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 05 de Marzo de 2017

¿La tormenta perfecta?

En la película estadounidense “La tormenta perfecta” (The perfect storm, Wolfgang Petersen, 2000), dos monstruosas tormentas confluyen en las cercanías de la isla Sable, en el Atlántico, donde navega el barco pesquero Andrea Gail. La fusión de ambas desencadena una gigantesca súper tormenta que termina acabando con el barco y su tripulación ¿Acaso la derecha está previendo un escenario similar para dar al traste con la Revolución Bolivariana? ¿Las tormentas exterior e interior lograrán fusionarse y conseguir ese indeseado resultado?

La tormenta exterior no puede sino calificarse de monstruosa, precisamente.

Nunca antes, desde que Chávez asumió como Presidente en 1999, los vientos huracanados habían tenido esta fuerza. La gran alianza política-económica-mediática de la derecha mundial, bajo el comando del imperialismo, descarga toda su artillería contra un país que solo ha cometido el pecado de la dignidad, de la defensa de su soberanía y de la ardua lucha por hacer justicia en la sociedad.

En América, las fuerzas de la reacción han recuperado terreno desde el punto de vista del control de los Estados. Esto ha hecho posible que la OEA haga honor cada vez con menos recato a sus orígenes, en tanto herramienta del Imperio para sojuzgarnos.

Los mansos perros echados en la alfombra del Tío Sam, que ahora son más que hace un lustro, se muestran dispuestos a seguir sus órdenes. Son perros de presa que arrastran a otros hacia su jauría, dispuestos a atacar a todo aquel que ose oponerse a los designios del amo, al neoliberalismo, a la maldición de la “democracia” liberal, representativa, burguesa, y a sus usos y condiciones.

El deslinde avanza y ceden las hipocresías de reformistas timoratos como Michelle Bachelet y Tabaré Vásquez. Hora de definiciones, sin duda. Pequeños países se ven presionados, chantajeados, y el lenguaje y los principios que sustentan las gastadas estructuras de la “democracia” se imponen. Hoy, a diferencia de hace una década, los gobiernos dignos del continente son menos, aunque aún conservan alguna fuerza que ya no es decisiva sino tan solo paliativa, hasta donde se puede.

Ahora bien, la “tormenta perfecta” no tiene en este caso todas las condiciones para conformarse, pues a lo interno de nuestro país la situación climática apenas si llega a ser un relativo mar de fondo, un oleaje alterado, una borrasca con vientos de fuerza moderada. Es el pueblo de Venezuela, el pueblo de Chávez, lo que impide que se haga realidad la tan por ellos deseada tormenta perfecta.

El pueblo chavista militante y también el pueblo chavista cultural, esa parte del pueblo que se ha distanciado de nosotros tanto por las dificultades generadas sobre todo por la agresión económica, como por los errores y falencias de una Revolución urgida de reinventarse. Ese pueblo que se mantiene imbuido en el pensamiento inclusivo que plantó Chávez y en su prédica amorosa de paz. Un pueblo que no acompaña a los mediocres y traidores que quieren dar vuelta al tiempo para volver a sus andadas, a quienes pretenden sembrar violencia para cosechar poder, a quienes se arrastran a los pies de los supuestos dueños del circo que acechan desde el Norte.

Ayer vimos un nuevo episodio de esta película. Sin calor de masas, la derecha quiso dar paso a sus mermadas huestes callejeras para generar violencia. El Gobierno revolucionario, picado de culebra como está, no les permitió moverse a estas serpientes como lo aspiraban. Desde el día anterior se había preparado el dispositivo para preservar la paz. Caracas amaneció con la mitad del Metro inactivo y con las fuerzas de seguridad desplegadas. Con represión moderada y dentro de los cánones internacionales permitidos, los escuálidos fueron confinados a espacios controlables, lo cual se facilita ampliamente por la falta de apoyo popular que sufren los extremistas de la derecha.

Los contrarrevolucionarios estaban arrechos porque no se les dejó hacer. Su odio se acrecienta cada vez que se les demuestra que nuestro Gobierno no se va a dejar tumbar. En verdad, están muy lejos del estado de conmoción que necesitan para terminar de construir la tormenta perfecta. Son fuertes afuera, pero muy débiles adentro.

Pero no van a cejar, así que no se puede bajar la guardia. Ya el vicepresidente fascista de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, ha anunciado un nuevo intento, al informar que se está convocando, después de que hoy activen en la AN lo que conciben como el proceso de remoción de los Magistrados del TSJ, “Al pueblo en la calle, en toda Venezuela a respaldar este jueves, el proceso de remoción de Magistrados y a activar el proceso de destitución ciudadana a través del pueblo… Estaremos en laautopista, a la altura de Altamira, convocando al pueblo, y digan presente para activar el proceso para destituir a esos Magistrados que dieron un Golpe de Estado, esta es una convocatoria que debe hacerse a lo largo y ancho del país”. En su pretendida acumulación de fuerzas en la calle se les atraviesa la Semana Santa, pero después seguirán tratando, no les queda otra.

El Imperio y sus sirvientes saben muy bien que si Venezuela está en paz, se les va a hacer muy difícil algún tipo de intervención directa a gran escala, por eso continúan con su campaña internacional, uno de cuyos objetivos es estimular a la base social de la derecha a coger calle y armar zafarrancho. Pero es que ni siquiera quienes votaron por  ellos en las elecciones de 2015 están dispuestos a hacer el menor sacrificio en defensa de esa caterva de bates quebrados.

Sin embargo, la lucha sigue y seguirá. La importancia de Venezuela en este momento queda expresada en las admoniciones del vocero derechista Oscar Arias: “La situación de Venezuela debe ser una advertencia para los países de la región. Las democracias no pueden defenderse en retrospectiva. Es en el momento mismo de la amenaza en donde hay que alzar la voz y denunciar, no importa cuán populares o impopulares sean los líderes en el poder. Luego, puede ser demasiado tarde. El caso de Venezuela es, por supuesto, el más urgente y el más desgarrador”.

El TSJ y la AN en tiempos de Revolución

por Nestor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 31 de Marzo de 2017

El TSJ y la AN en tiempos de Revolución

Las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia venezolano que limitan la inmunidad parlamentaria y asignan al TSJ las atribuciones de la Asamblea Nacional, tomadas en razón del desacato continuado del poder legislativo y de sus reiteradas violaciones de la Constitución Nacional, han causado un gran revuelo al nivel nacional e internacional

¿Qué revela todo ello?

El Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro se les ha plantado de frente a los gobiernos y voceros de la derecha mundial, encabezados por Estados Unidos. No se ha amilanado, no ha reculado, no ha mostrado temor ni debilidad. Ha seguido enfrentando con decisión y firmeza a los enemigos internos del pueblo y de la Patria, que persisten en lanzar provocaciones, en desconocer al poder revolucionario y en promover la intervención foránea en el país. Es lo que hubiera hecho Chávez, quien jamás dio cuartel a esos enemigos. Es una política chavista digna y correcta dirigida por su legatario, el presidente Nicolás Maduro. Así es que se gobierna.

Venezuela se convierte una vez más en la gran vanguardia combativa de esta segunda guerra de independencia continental, en momentos en que la derecha envalentonada por victorias circunstanciales cree que en la Patria Grande su mandado está hecho. Aquí resistimos, levantando la llama que igualmente mantienen encendida los otros pueblos de América, como los de Argentina y Brasil, que ya se sublevan contra las bandas de Macri y de Temer, y anuncian que, como predijo Allende, más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre. Ya lo dijo también el Che: está gran Humanidad ha dicho basta y su marcha de gigante no podrá ser detenida. Acompañemos al camarada Maduro y digamos al mundo, tal como lo estamos haciendo: ¡Chávez vive, la lucha sigue!

En cuanto a la situación específica que anima nuestro Análisis de hoy, lo primero es destacar que la actuación írrita, inconstitucional y subversiva de la mayoría circunstancial de la derecha en la Asamblea Nacional, desde que se instaló el 5 de enero de 2016, es el origen de la situación de desacato que ha declarado el Tribunal Supremo de Justicia para hacer respetar las leyes y los poderes de la República.

La Asamblea Nacional de mayoría derechista arrancó su gestión desde ese 5 de enero con un discurso de su presidente Henry Ramos Allup, que se constituyó en una verdadera apología del delito, el cual se planteaba como tareas la rebelión contra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el desconocimiento del resto de los poderes constituidos. Desde entonces, se han repetido insultos a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a los rector@s del Consejo Nacional Electoral, además de ofensas escatológicas contra las damas que representan estos poderes, amenazas abiertas y agavillamiento contra ellas, con total impunidad.

Hubo amenazas concretas de salir del Presidente Nicolás Maduro absolutamente fuera de los tiempos previstos por la CRBV, amén de boicot al gobierno legítimamente constituido.

Un ejemplo palpable de las violaciones señaladas es la declaración de desacato por parte del TSJ por el hecho de haber la AN pasado por encima a la medida cautelar de sentencia 260 del mes de diciembre de 2016. En esa circunstancia, la Sala Constitucional del TSJ afirmó que “En ese sentido, es del conocimiento de esta Sala que por diversos medios de comunicación social se dio a conocer el día 6 de enero de 2016, el hecho noticioso del cual se evidencia el incumplimiento del mandato constitucional cautelar ordenado en la sentencia número 260 del 30 de diciembre de 2015, referido a la juramentación de los ciudadanos Nirma Guarulla, Julio Haron Ygarza y Romel Guzamana en los cargos de diputados a la Asamblea Nacional por el estado Amazonas los dos primeros, y por la Región Sur el último de los nombrados”.

El 11 de enero de 2017, la Sala Constitucional del TSJ confirmó una vez la situación de desacato en la que ha incurrido la AN, decidiéndose por ello que la Memoria y Cuenta anual del Presidente fuese presentada ante ese órgano rector del Poder Judicial.

El TSJ consideró que durante la instalación de la AN y la elección de la nueva junta directiva el 5 de enero de 2017, el Parlamento violó su propio Reglamento Interior y de Debates, razón por la cual todas las actuaciones parlamentarias desplegadas desde ese día también son nulas, incluyendo la sesión del 9 de ese mismo mes y año, “todo ello conforme a lo examinado en las sentencias números 2 y 3, publicadas el 11 de enero de 2017, por la Sala Constitucional”, declarando que “En vista de la imposibilidad para realizar actos válidos, se configura la omisión inconstitucional de la Asamblea Nacional, por lo cual el Presidente de la República en pleno ejercicio de sus funciones, ciudadano Nicolás Maduro Moros, deberá rendir su mensaje anual ante el TSJ, en el que dará cuenta de los aspectos políticos, económicos, sociales y administrativos de su gestión durante el año inmediatamente anterior”. En este contexto, el órgano judicial ordenó a los diputados que se encontraban en omisión parlamentaria inconstitucional y en desacato a varias sentencias del Poder Judicial a que desistieran inmediatamente de tales actuaciones y ejercieran sus atribuciones conforme a la Carta Magna y al resto del orden jurídico, no obstante la responsabilidad que puedan generar las mismas: “La Sala Constitucional ordena a los diputados que conformaron la Junta Directiva durante el año 2016, que antes de instalar el segundo periodo de sesiones y elegir válidamente a la Junta Directiva para el año 2017, deben hacer cesar el desacato al Poder Judicial, para que la nueva junta sea legítima y los actos de la Asamblea Nacional sean válidos, en acatamiento, entre otras, a las sentencias Nros. 808 y 810, de fechas 2 y 21-09-2016, respectivamente; la sentencia 952 del 21 de noviembre de 2016, así como también las decisiones 1012, 1013, 1014 del 25-11-2016 y la N° 1 del 06 de enero de 2017, en las que se ha ratificado el desacato por parte de la Asamblea Nacional a las decisiones N° 260 del 30-12-2015, 1 del 11-01-2016 y 108 del 01-08-2016, emanadas de la Sala Electoral del TSJ” ¿Les parece poco?

En esa ocasión el Máximo Tribunal hizo un llamado a los diversos actores políticos de la Nación, para que utilicen la vía del diálogo como herramienta fundamental para dirimir las diferencias políticas y, en especial, para cumplir los deberes, fines y normas constitucionales, “en función de garantizar la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, y de procurar la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo; toda vez que el enfrentamiento constante en todos los asuntos que les compete perjudicaría de forma ostensible al pueblo venezolano en general, sin distinción alguna, comenzando por los sectores sociales más vulnerables”.

El 22 de marzo de 2017, el Bloque de la Patria de la Asamblea Nacional, encabezado por el jefe de la bancada, Héctor Rodríguez, introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso de nulidad luego de que los diputados derechistas aprobaran el día anterior un acuerdo en respaldo a la activación de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el país. Rodríguez indicó, ante la actitud apátrida de los dirigentes de la MUD, que en el país no hay ningún acuerdo superior a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y existe una democracia plena: “Solicitar la intervención extranjera representa ilícitos constitucionales y delito de traición a la Patria”.

Las reacciones de la derecha han sido furibundas. A lo interno, proclaman a viva voz que ha habido un golpe de Estado y convocan a protestas callejeras (ya hubo pequeños focos en la autopista Francisco Fajardo y frente al TSJ por parte de un grupito de diputados), aunque como ya es costumbre, la mayoría de los venezolanos ha asumió todo con calma, demostrando que en realidad les preocupa muy poco la suerte de esa Asamblea Nacional.

En el exterior, la derecha se agita por doquier. Ha habido declaraciones opuestas a las decisiones del TSJ de parte de los gobiernos de Estados Unidos (el jefazo), Brasil, Argentina, México, Colombia, Panamá, Guatemala. Chile y Perú anunciaron el retiro de sus embajadores (el barranco derechista de Bachelet es ya indetenible).

Se han pronunciado en el mismo tono representantes de la Unión Europea, el congreso de Costa Rica y voceros reaccionarios no oficiales como Oscar Arias y Mario Vargas Llosa.

Por supuesto, no podía faltar Luis Almagro, quien ha convocado una nueva reunión del Consejo Permanente de la OEA y ha agitado una vez más el fantasma de la Carta Democrática Interamericana.

Tiempos de cambio, tiempos de lucha, tiempos de emociones infinitas, tiempos de Revolución. No olvidemos, finalmente, que el domingo habrá una importante batalla de esta guerra en Ecuador. Veremos qué ocurre.

 

OEA: unas de cal, otras de arena

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político, Miércoles 29 de Marzo de 2017

OEA: unas de cal, otras de arena

En tiempos del primer gobierno de Rafael Caldera corrió un chiste que tiene mucho sentido en cuanto al asunto de las posiciones y los juicios en torno a los eventos políticos. Entonces dos de los diarios nacionales más importantes del momento tenían perspectivas diferentes con relación a Caldera. El Universal lo apoyaba, El Nacional lo adversaba. Según el chiste, Caldera fue a visitar al Papa y este lo invitó a un paseo por los canales de Venecia. Un soplo de viento hizo que el capelo papal volara por los aires y fuera a dar al agua. Caldera se salió de la góndola, caminó sobre el agua y lo rescató.

Al día siguiente El Universal tituló: “Caldera caminó sobre las aguas”. Y El Nacional: “Caldera no sabe nadar”. Algo parecido ha sucedido con el tema de la reunión de la OEA de ayer. Mientras el Gobierno y los medios oficiales reseñan una “gran victoria”, El Nacional titula: “Gobierno venezolano no pudo evitar que OEA debatiera crisis” y 2001: “Almagro se sale con la suya” ¿Quién tiene la razón? Ambas partes y ninguna: la política se basa en la percepción y acepta todas las interpretaciones. Pero los analistas no podemos trabajar con mirada maniquea, tenemos el deber de problematizar, de ver más allá de las apariencias. Eso es lo que solemos hacer, si no, no vale la pena el esfuerzo.

Para nosotros el asunto no es quién ganó o perdió, porque no se trataba de un juego de pelota, aunque entendemos perfectamente que a veces hay que decir a toda voz lo que conviene y nada más. De manera que no se trata de purismos o de mentiras y verdades. En todo caso, creemos que fue un evento complejo, en el que para nosotros unas fueron de cal y otras de arena.

Antes de seguir adelante, recordemos un par de cosas que dijimos en nuestro Análisis de ayer: “En realidad, nos importa menos el resultado inmediato de esta reunión que el meollo real que reposa en el fondo del asunto”, y además: “La OEA es, en este momento, un medio de la derecha latinoamericana, no para decidir directamente la suerte de los países, carece de la fuerza para eso, sino para montar ollas político-mediáticas que contribuyan a ir construyendo los escenarios de intervención”. Esto es tal cual lo que ocurrió ayer. Por eso es que se le da un tratamiento mediático de acuerdo al interés de las tendencias, para favorecer o desfavorecer esa fabricación de matrices.

Viéndolo bien, 20 es un número redondo, por lo que tiene una sonoridad especial. Fue esa la cantidad de países que desestimaron la posición inicial que defendieron Venezuela, Nicaragua y Bolivia, y que se expresa en las siguientes palabras del representante venezolano Simón Moncada: “Nosotros pensamos que este Consejo no debe ocurrir y nos oponemos a su iniciación” y dejó constancia de la “flagrante violación de los principios de la organización, todo lo que ocurra lo protestamos, se hace contra nuestra voluntad, y lo combatiremos donde sea necesario”. Bien, esa la perdimos, porque la sesión se inició y se dio, no pudimos evitarlo. Punto para el enemigo.

Por otro lado, ni se aplicó la “Carta Democrática” ni se sancionó para nada a Venezuela, ni se llegó a ningún acuerdo efectivo: punto para la Patria.

Ahora bien ¿a qué engañarnos? Es claro que la derecha no alcanzó sus objetivos máximos en esta sesión, pero si tuvo algunos logros innegables para sus planes intervencionistas. Ha consolidado un grupo fuerte en la organización constituido por los 20 países que aprobaron una resolución conjunta que ni siquiera llegó a votarse porque se debía aprobar con el voto de las dos terceras partes, 18 países, y estaba aprobado de hecho al reunir el respaldo de 20. El carácter injerencista de esa declaración es evidente, pues señala, entre otras cosas, que la OEA habrá de “seguir examinando opciones, con la participación de todas las partes en Venezuela, para apoyar el funcionamiento de la democracia y el respeto al Estado de Derecho dentro del marco constitucional venezolano” y también: “Coincidimos en la necesidad de que encontremos propuestas concretas para definir un curso de acción que coadyuve a identificar soluciones diplomáticas, en el menor plazo posible, en el marco institucional de nuestra organización y a través de consultas incluyentes con todos los Estados miembros”. Nos han puesto en observación, pues, estamos siendo juzgados por el conjunto de la derecha continental, que pretende aplicarnos “un curso de acción” y se ha cuestionado el funcionamiento de la “democracia” y el “respeto al Estado de Derecho” en nuestro país.

Todo está claro para el que lea entre líneas. Además, se habló de una resolución “más concreta” que sí se votará en fecha próxima.

Por otra parte, el texto de los 20 no incluye las demandas de fijar un calendario electoral, liberar “presos políticos” y “respetar” las decisiones de la Asamblea Nacional de Venezuela, lo cual es bueno para nosotros. Es un texto genérico que no tiene efectos específicos inmediatos, por lo que tampoco fue que la derecha se las llevó todas consigo.

Esta pelea va a continuar y tendremos que seguir resistiendo los embates incrementados por las recientes victorias de la derecha en el continente. De cierto aumenta la importancia de lo que ocurra en próximo domingo en Ecuador.

El presidente Maduro se preguntó ayer “¿Para qué sirve la OEA? ¿para agredir a los gobiernos independientes, progresistas? ¿Tiene sentido la existencia de la OEA? ¿tiene sentido la permanencia en la OEA?”. Estas palabras parecieran contradecir la definición de lo ocurrido en la OEA como una “gran victoria”. Pero ya quedó dicho: en política se actúa según la conveniencia, así que todo es parte del difícil juego que está en desarrollo.

 

Filius matris tua, Almagro

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 28 de Marzo de 2017

Filius matris tua, Almagro

Hoy se dará en Washington la reunión del Consejo Permanente de la OEA en la que se debatirá sobre la situación de Venezuela y que tendrá como ejes el informe de Luis Almagro y la intervención de Delcy Rodríguez el día de ayer. Comencemos por decir que hay poco de nuevo bajo el sol, es la misma lucha en la que llevamos tanto tiempo enfrascados. Hablamos de todos nosotros, los pueblos de América Latina y el Caribe, de esta segunda guerra de independencia que se desarrolla bajo los términos y condiciones que impone la época actual. Lucha que es continuación de las de Villa, Zapata, Sandino, Bosch, Caamaño, Fidel, el Che, Chávez y tantos otros. La misma que se ha dado en medio de intervenciones cruentas e incruentas del imperialismo norteamericano, experto en dividirnos para vencernos, aunque la tarea de arrodillarnos, de rebajarnos a la abyección de la esclavitud, no ha podido ni podrá jamás coronarla, porque nunca nos hemos acostumbrado a ninguna derrota, no nos hemos resignado a pesar de tanta agresión, de tanta persecución, de tanta sangre. En esencia, nada ha cambiado, la reunión de hoy en la OEA es parte del mismo libreto.

En realidad, nos importa menos el resultado inmediato de esta reunión que el meollo real que reposa en el fondo del asunto. Es casi seguro (seguro está el infierno, dicen los malvivientes) que el informe de Almagro no tendrá como consecuencia la suspensión de Venezuela de la OEA. Nosotros creemos que es más trascendente la actitud desafiante, digna, irreductible que ha venido demostrando el Gobierno Bolivariano de Venezuela ante el odio del imperialismo y sus “Almagros”.

Hay algo que ha dicho Diosdado Cabello que no deja de ser interesante: “Yo creo que aplicar, que ellos consigan los 24 votos que le hacen falta y digan: ‘Venezuela está suspendida’, creo que nos harían hasta un favor, en verdad la OEA es algo que debió haber desaparecido hace muchos años”.

La OEA, decimos nosotros, no ha debido ni siquiera nacer algún día, lo hizo como una herramienta de dominación imperial, como uno más de los engranajes construidos para oprimirnos y explotarnos, así como su Escuela de las Américas, su consenso de Washington, su Alianza para el Progreso, sus misiones evangélicas, su USAID, su NED, su Comando Sur y pare usted de contar. Incluyamos aquí, por supuesto, su democracia representativa y sus elecciones burguesas, que aparecen ahora como el principal pretexto que usan, con el apoyo de sus lacayos, para chantajear a Venezuela. Nos montan una mega operación de guerra no convencional, con una intensa ofensiva político-económica, y pretenden someternos al escrutinio popular bajo esas condiciones ampliamente desventajosas para nosotros. Quieren usar todos sus instrumentos para acabar con la Revolución Bolivariana y con el legado de Chávez.

Para nosotros, ahí está el meollo de todo. Por eso nos felicitamos de tener a nuestro lado a la Cuba revolucionaria, que cuando hace poco vinieron a buscarla para reingresar a la OEA, les tiró un portazo en la cara a los hipócritas y se negó a formar parte de ese despropósito. Claro, para nosotros es una táctica política el seguir ahí, pero hay que irse preparando para mandarla al diablo cuando sea necesario.

La OEA es, en este momento, un medio de la derecha latinoamericana, no para decidir directamente la suerte de los países, carece de la fuerza para eso, sino para montar ollas político-mediáticas que contribuyan a ir construyendo los escenarios de intervención.

En cuanto a la Carta Democrática Interamericana, no es democrática un cuerno.
Está hecha para amparar sistemas constitucionales burgueses, como los que imperan en casi todo el mundo. Incluyamos aquí a la Constitución Bolivariana, que fue sin duda una innovación y un gran avance en el camino de transformaciones que hemos emprendido, pero que se queda corta en cuanto a lo que falta por cambiar. Algún día habrá que revisarla para que sea herramienta de una más profunda transformación institucional, que deje en claro las fórmulas que permitan un amplio desarrollo del Poder Popular y ahonde en la extensión de la participación del pueblo por encima de la mera representatividad. Y que incluya un sistema electoral que responda a esas necesidades.

El espíritu real de la OEA y de la Carta Democrática Interamericana queda establecido en una declaración del senador estadounidense Marco Rubio, quien anuncia un chantaje a varios países que se han negado a respaldar los despropósitos de Almagro, como Santo Domingo, El Salvador y Haití: “Estamos viviendo en un ambiente muy difícil en Washington, donde se están considerando recortes masivos a la ayuda en el extranjero y para nosotros va a ser bien difícil justificar la ayuda a estos países si ellos, al final del día, son países que no cooperan con la defensa de la democracia en la región”. Como aquel que escondió un tesoro y para protegerlo puso un cartel que rezaba “Aquí no está escondido un tesoro”, Rubio afirmó que “Esto no es una amenaza, pero es la realidad”. Si nos ponemos a ver, no le falta razón: esa es la realidad.

Entretanto, Almagro ha escrito: “La exclusión de un país de las naciones democráticas de América envía un claro mensaje político, económico y comercial a la comunidad internacional y a los principales actores económicos en un momento crítico: regimen non gratum”… Filius matris tua, Almagro (otro latinazo que se podría traducir como “el c… de tu madre, Almagro”.

En fin, vamos todos a la marcha antiimperialista de hoy. La Patria llama.

Renovación del PSUV: un viraje de 180 grados

psuv1por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 03 de Marzo de 2017

Renovación del PSUV: un viraje de 180 grados

Hoy continuamos con el análisis parcial del Boletín N° 50 del PSUV, terminando primero que nada con nuestros comentarios al último párrafo seleccionado del texto bajo el subtítulo “Partido Socialista Unido de Venezuela, acta de acuerdos y decisiones, II reunión del Comando Central Bolivariano del PSUV, 20 de febrero de 2017”, que expresa: “En la articulación del PSUV con el movimiento tenemos que combatir y derrotar el sectarismo, entendiendo que la construcción del socialismo es una tarea de millones de personas y el Partido es la vanguardia política del movimiento, pero no puede sustituirlo”. Esta idea es excelente, pero tiene que ser asumida a plenitud. Lo decimos porque nosotros planteamos el tema en una reunión de comunicadores revolucionarios, de alto nivel, y el líder de la reunión asumió una actitud defensiva, interpretando que criticábamos a unos camaradas de base que incurrieron en una conducta sectaria en una rueda de prensa que se realizó en contra de la más reciente campaña manipuladora de CNN. En realidad, nosotros no criticamos a la militancia, sino sobre todo a la dirigencia, y al partido en su conjunto, pues abundan los ejemplos del sectarismo que es igualmente criticado en el mencionado y acertado párrafo del Boletín, que plantea además el asunto en sabios términos, cuando asienta que “la construcción del socialismo es una tarea de millones de personas” y que “el Partido es la vanguardia política del movimiento, pero no puede sustituirlo”.

El de la superación del sectarismo partidista del PSUV es un tema cardinal de la Revolución Bolivariana, sobre todo en un momento en el que más del 40% de los venezolanos manifiesta no sentirse identificado con ninguna de las dos opciones políticas presentes en el escenario, siendo así la primera minoría social, mientras la Revolución apenas supera por unos cuantos puntos a la derecha en el favor popular, en una relación que apunta, desde hace tiempo, a un 30-30. En cuanto a la urgente necesidad de superar el sectarismo, no puede haber ni un ápice de complacencia o condescendencia, ya que en ese sentido es necesario un viraje de 180 grados, una reconversión total de la acción militante, un renacimiento que implicaría la reeducación general de la dirigencia media y de la militancia. Es lo que hemos planteado como la necesidad de que el PSUV se salga de su cueva (leer el Análisis nuestro titulado “Sal de la cueva, cuá cuá”) y se abra a la palpitante realidad a la cual frecuentemente da la espalda. Este debate es impostergable si queremos re-enamorar al pueblo que sigue amando a Chávez.

Bajo otro subtítulo, “Sobre las tareas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)”, se señala, entre otras cosas, que se debe “preparar al PSUV como un partido revolucionario integral, dotado de una línea estratégica central -también de carácter integral – para enfrentar y derrotar la guerra total que nos hace el imperialismo en el terreno donde se nos plantee el combate”. Aquí nos interesa sobre todo el tema de las formas de lucha, que está planteado en las últimas líneas del párrafo. En este momento, la agresión del imperialismo contra Venezuela se ha profundizado en el terreno internacional. En sus ataques más recientes, los factores anti venezolanos están ejerciendo presión para que aumente la incidencia de la OEA en esa agresión y jamás podemos descartar que se produzca una intervención foránea directa, y acaso armada, en nuestro país. Esto tiene que ver con la necesidad de que el partido de vanguardia continúe y profundice en el camino, ya tomado con correcta orientación, de dejar de ser una maquinaria electoral para convertirse en un motor de la movilización permanente de las masas revolucionarias y de la preparación del pueblo para “derrotar la guerra total que nos hace el imperialismo en el terreno donde se nos plantee el combate”. El ministro Padrino, titular de Defensa, ha puesto sobre el tapete, correctamente, el tema de la guerra popular prolongada. No es lo que queremos, pero no depende solo de nuestra voluntad. Una agresión armada contra Venezuela quizá no sea hoy ni mañana, pero tal vez sí pasado mañana. Los planes existen, aunque en este momento no estén dadas las condiciones ni objetivas ni subjetivas, pero el imperialismo no se ha cansado de crearlas artificialmente en otras latitudes, con los métodos de la Guerra No Convencional que se están aplicando en torno a Venezuela.

Todavía nos quedan un par de cosas que nos gustaría comentar sobre el Boletín N° 50, así que presentaremos una tercera y última parte en nuestro Análisis del lunes.

Por supuesto, solo estamos abordando aquellos asuntos que nos interesan de manera más acuciante en lo que a nosotros se refiere. Lo ideal es que toda la militancia del PSUV se estudie el documento en su totalidad, problematice la realidad, rompa con las ataduras del conformismo y el conservadurismo, y contribuya a abrir el real e impostergable debate para impulsar los cambios profundos que está exigiendo el movimiento revolucionario venezolano.

Tres derivaciones del chavismo

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 20 de diciembre de 2016

El chavismo ha generado al menos tres derivaciones políticas. Una está conformada por lo que hemos llamado, para molestia de algunos, “disidentes del chavismo”, que en realidad han dejado de ser chavistas. Promueven junto a la derecha el referendo revocatorio, se oponen a todas las medidas del Gobierno, señalan la corrupción como un mal generalizado en Venezuela y, en fin, sus representantes se hacen cómplices del imperialismo y la oligarquía, sépanlo o no. Otra derivación es el chavismo complaciente. Se trata de compatriotas que asumen una conducta acrítica (y en algunos casos francamente aduladora), aprueban a pie juntillas todo lo que hace el Gobierno, se conforman con cantar loas a Maduro y son incapaces de cualquier análisis que contribuya a mejorar la performance de la Revolución Bolivariana. Son lo que se conoce en el mundo anglosajón como “Yes men”, que a todo dicen que sí. Unos cuantos de estos acríticos solo buscan privilegios, cargos, fama o cualquiera de estas banalidades que se confunden con el éxito en la vida. La tercera derivación que referimos es el verdadero chavismo crítico, en la medida en que es leal a la dirección revolucionaria, apoya firmemente al presidente Maduro y actúa a plenitud en la lucha contra los enemigos de la Patria, y por todas estas razones considera necesario señalar errores cuando cree que están presentes, pues concibe la crítica no como un derecho sino como un deber, y además como una herramienta invalorable para avanzar.

Quisiéramos que hoy y siempre se nos incluya en esta última derivación, ya que hemos sido parte de ella, no ahora, sino desde el inicio de la Revolución Bolivariana.

Muchas veces hicimos críticas al mismo Comandante Chávez y a su gobierno, pues se cometieron errores y solo un fanático puede considerar que no fue así. Por supuesto, el peso de los aciertos fue tal, que los errores pueden considerarse escasos, pero a veces nada pequeños, pues al menos en el caso de Chávez, nada era pequeño. Grandes sus aciertos, grandes sus errores, por lo que significaron y lo que produjeron. Cuando se quiera discutimos y argumentamos estos asertos.

Esta perorata viene a cuento pues un lector nos criticó porque en nuestro Análisis de ayer habríamos roto filas al hablar de flancos débiles y repliegue, al dar nuestra opinión sobre la situación generada en torno al retiro de circulación del billete de cien bolívares. Otro nos preguntó que por qué no habíamos comentado la marcha chavista de 17 de diciembre. Bien, solo dos cosas antes de continuar: si no hubiesen existido flancos débiles, no hubiéramos tenido que ordenar el repliegue táctico (que no era parte del plan), y si lo que se hizo no fue un repliegue ¿entonces qué fue? En cuanto a la marcha, estuvo muy bien, pero en realidad solo ratificó que el PSUV es una gran estructura política, coherente, con una dirección trabajadora y activa, con un extraordinario poder de convocatoria, y además la existencia en Venezuela de una poderosa vanguardia social consciente y decidida, aunque sin duda minoritaria en este momento. Nada de esto es para nosotros noticia extraordinaria, de hecho la gran demostración fue  ediáticamente opacada por lo que sí fueron noticias inocultables: las serias dificultades creadas a la población por la mala planificación de las operaciones de canje en el Banco Central, la escasez de efectivo en plena época navideña, el colapso de los puntos de venta, la no aparición de las denominaciones del nuevo cono monetarios y los episodios de violencia en algunas localidades del país. Era todo esto lo que corría de boca en boca y no la gran marcha chavista. Esta es la pura verdad, a qué engañarse.

En este momento han surgido situaciones y ruidos a partir de la gran operación de guerra, justa y necesaria, ordenada y comandada con firmeza por el presidente obrero Nicolás Maduro. Fue una acción relámpago que al final reportará importantes beneficios al país. Por lo vasta profundidad de la operación, no tiene nada de raro que se haya incurrido en fallas, no es nada del otro mundo. Todo será superado, no se caerá el cielo, seguiremos adelante. Pero hemos sufrido algunas bajas, lo cual es igualmente normal en toda batalla. Bajas, ciertamente, en el terreno político. Acostumbramos apelar a argumentos y datos duros, así que en el Análisis de mañana escribiremos con mayor detenimiento y concreción sobre esas bajas. Entretanto, tranquilos que el equipo gana, al menos por ahora. Si queremos que siga siendo así, tendremos que autoevaluarnos siempre, revisar, rectificar cuanto sea necesario. Nunca es tarde cuando la dicha llega. Lo decimos porque aquel acierto de Chávez de instruir las 3R nunca ha terminado de concretarse y en este momento es acaso más necesario hacerlo que cuando éramos felices y no lo sabíamos, en aquellos añorados tiempos cuando nos apoyaba la mayoría y navegábamos viento en popa.

Con la iglesia hemos dado, Sancho

por Néstor Francia

Análisis de Entorno

Situacional Político
Martes 06 de diciembre de 2016
 
Con la Iglesia hemos topado
 
Amanece confuso este día, cuando corresponde la nueva reunión de diálogo entre el Gobierno y la MUD. No se puede estar seguros de nada y están a la orden las sorpresas ¿Se mantendrá sentada la MUD o pateará finalmente la mesa? ¿Cuál será la actitud de los facilitadores, después de la famosa carta confidencial que el Vaticano enviara a Nicolás Maduro y a ellos mismos, con copia para la alianza opositora? ¿Cuál es el tenor de esa comunicación que alegra a la derecha? Algunas de estas interrogantes acaso tengan respuesta hoy mismo, otras quizá no.

Las señales más recientes parecen indicar que hay una resurrección de los más radicales en los predios de la oposición. Las amenazas de gente como Chuo Torrealba y Ramos Allup de abandonar el diálogo hoy “si no hay resultados” están a la orden del día, mientras los extremistas montan un show. Mitzy de Ledezma, Lilian Tintori y Antonietta López, la madre del delincuente preso Leopoldo López, se encadenaron a las puertas del Vaticano en Roma (¿acción concertada con los curas?) y alimentan la sospecha de que el pequeño Estado dictatorial regentado por los católicos adelanta una jugarreta para favorecer a la derecha. Mitzy de Ledezma carga directamente contra el diálogo y afirma que “Vemos que el gobierno de Maduro se burla hasta de la Iglesia católica, convirtiendo la Mesa de Diálogo en una burla, donde lo que se quiere es ganar tiempo para seguir destruyendo al país y seguir hundiendo en la pobreza a todos los venezolanos” y también: “Es una manera de respaldar a nuestra iglesia, porque sabemos que tiene la más noble intención, pero esa forma de manejar esta Mesa ha sido un fraude y exigimos rectificaciones, soluciones, que desde ahora mismo se defina una salida electoral, tal como lo solicitamos cuando firmamos para revocar a Maduro”. Bien, todo esto se afirma sin que el Papa ni nadie más en el Vaticano digan ni pío.

Por otra parte, catorce políticos presos, recluidos en la sede del SEBIN en el Helicoide, se declararon ayer en “huelga de hambre indefinida”: “14 de los presos políticos que se encuentran en el SEBIN se declaran en huelga de hambre para exigir cumplimiento de acuerdos del diálogo”, escribió la diputada opositora Adriana Pichardo en su cuenta de Twitter. Y también el diputado por la MUD Rosmit Mantilla y Rosa Orozco, madre de Geraldine Moreno, fallecida durante las guarimbas de 2014, se encadenaron ayer en las inmediaciones de la Nunciatura Apostólica de Caracas para apoyar la liberación de los “presos políticos. Estamos ante una acción concertada para atentar contra el diálogo, aparentemente con el apoyo tácito del Vaticano.

Sin embargo, para contribuir a la confusión general, Chuo Torrealba es ambiguo y no termina de decir si se va o no se va de la mesa: “Seguimos con nuestra posición, como sale en el comunicado (del 30 de noviembre), de que si no se produce el cumplimiento del Gobierno, nosotros vamos a revisar nuestra participación en ese diálogo”. En ese comunicado, la MUD aseveró que permanecerá en contacto permanente con los representantes del Gobierno, así como con los acompañantes del Vaticano y de Unasur, para verificar el cumplimiento de los acuerdos, “y de esa forma poder continuar con la agenda de la mesa de diálogo”.

Por su parte, el presidente Maduro ha asegurado que “Hay maniobras para implosionar la mesa del diálogo con la complicidad de uno de los factores acompañantes que invitamos al diálogo, tengo las pruebas en mis manos, las tengo, están tratando de implosionar la mesa, la derecha que ha decidido irse al golpe de Estado otra vez en diciembre”. Ya todos sabemos quién es el cómplice al cual se refiere el Presidente. Tal complicidad es dejada en claro por Henry Ramos Allup, el presidente derechista de la Asamblea Nacional, quien expresó que “Si mañana martes, 6 de diciembre, el régimen no cumple los compromisos que se plantearon en la mesa de diálogo, Acción Democrática se retirará. Estamos de acuerdo en 100% con la carta enviada por el Vaticano, que ahora es acusado por Maduro como ‘infiltrado’ y ‘saboteador’, por haber emplazado al régimen a cumplir los compromisos adquiridos”.

Y Torrealba: “La única persona que está haciendo todo lo que está a su alcance para implosionar el diálogo es Maduro. Puedo afirmar que el contenido de la carta del Vaticano desmiente la postura del gobierno”. De manera que el Vaticano es ahora un invitado abusador y fastidioso en la fiesta que dio inicio el 30 de octubre en el Museo Alejandro Otero, como esos borrachos pendencieros que comienzan a importunar en casa ajena.
 

El dirigente socialista Diosdado Cabello trata de desvincular al Papa de la jugada: “El Papa no ha mandado ninguna carta, quien mandó la carta fue el señor Pietro Parolin, falta de respeto, irresponsable, creer que desde El Vaticano van a condenar a Venezuela, usted está equivocado”. Esta declaración se entiende políticamente, pero en realidad Parolin es el canciller del Vaticano, así que cuesta imaginar que Francisco no conozca y apruebe la tal misiva, aun ignota para todos nosotros. Cabello dijo además que “El Vaticano está ahí como invitado, un facilitador, no tiene derecho a veto, ni hacer propuestas, debería ser totalmente objetivo, oyó Pietro Parolin”. También refirió que Parolin, cuando era nuncio apostólico en Venezuela, se reunía frecuentemente con la derecha.

 

Pietro Parolin es un viejo burócrata del Vaticano (desde 1986, hace treinta años) a quien el Papa Francisco no ha hecho sino darle más y más poder. Lo nombró miembro de la Congregación para los Obispos el 16 de diciembre de 2013; miembro del Comité de supervisión de los cardenales en el Instituto para las Obras de Religión el 15 de enero de 2014; miembro de la Congregación para las Iglesias Orientales el 19 de febrero de 2014; miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos el 22 de mayo de 2014 y miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 28 de mayo de 2014. Después de participar en varias reuniones del Consejo de Cardenales, cuerpo establecido por Francisco para asesorar sobre la reforma de la Curia, se convirtió en miembro de hecho, pasando de un total de ocho a nueve el número de cardenales que participan. Ahora es su Secretario de Estado (el John Kerry católico, pues, pero con más poder) El secretario de Estado es el máximo exponente de la actividad tanto diplomática como política de la Santa Sede, y puede llegar a representar al propio Papa, una especie de vice Papa ¿Vamos a seguir creyendo que Francisco no tiene las manos metidas en la trapisonda? Evocaremos aquí el famoso pasaje del Quijote:
 
-Con la iglesia hemos dado, Sancho.
-Ya lo veo -respondió Sancho-, y plega a Dios que no demos con nuestra sepultura…
 
Nosotros no creemos ni en Papas ni en curas, gracias a Dios.

Análisis de Entorno Situacional Político (5abr2016)

por Néstor Francia

Martes 05 de abril de 2016

Tres corrientes en el seno de la Revolución

En el seno de la Revolución venezolana se mueven actualmente sobre todo tres corrientes. Tratemos de definirlas, siempre aclarando que no queda más remedio que ser un tanto esquemáticos, pues cada una de estas corrientes no es un segmento monolítico y a lo interno de cada una de ellas hay diferencias y diversidad. De manera que solo es posible presentar un cuadro resumido que, por supuesto, no será exhaustivo.

Una corriente es la que vamos a llamar conciliadora y de la cual hemos venido hablando en estos días. Su planteamiento central es que en Venezuela la única salida alternativa al golpe de Estado o a la confrontación social es el “diálogo nacional” (con lo cual se refieren, sobre todo, al diálogo político con la derecha) Esta corriente es fuerte mediáticamente y se fundamenta en encuestas – básicamente creíbles – que reflejan que la mayoría de los venezolanos quieren diálogo y acuerdos entre los dos “polos” para solucionar los problemas del país. Cuando esta propuesta es limpiada de polvo y paja, lo que realmente plantea es la necesidad de un acuerdo de gobernabilidad con la derecha, un pacto que permita “resolver” los problemas, sobre todo las dificultades económicas.

Un pacto que, en los términos de las condiciones actuales del país, solo podría tener resultado si una de las partes capitula en sus objetivos inmediatos. Es decir, si la derecha desiste de conspirar y buscar por cualquier vía la salida de Maduro. Si acepta plenamente la potestad de los poderes públicos, el estricto respeto a la Constitución y se decide aislar a los radicales violentos, como Voluntad Popular, Vente Venezuela, Alianza Bravo Pueblo, Javú y otros de la misma ralea. O si el Gobierno Bolivariana acepta retroceder en sus miras estratégicas, abrir cauce a medidas neoliberales en la economía, compartir el Gobierno con factores de la derecha y traicionar así el proyecto de Hugo Chávez. A todas luces, ninguna de las dos cosas va a ocurrir, por lo tanto la propuesta de la corriente conciliadora no es realista y, por ende, termina favoreciendo a la oposición contrarrevolucionaria, al crear falsas ilusiones y perspectivas, y alimentar la matriz de la derecha que promueve tanto el “diálogo” y la “reconciliación”, y establece mediáticamente que el Gobierno Bolivariano es reacio a ambas posibilidades.

Al apoyarse en el hecho cierto de que la mayoría privilegia la opción que ellos proponen, los efectivos de esta corriente actúan de manera oportunista, obviando que el liderazgo revolucionario no puede dejarse arrastrar por los deseos circunstanciales de una parte, por más numerosa que sea, de la masa popular. Los líderes dirigen y aunque se deben al pueblo, también tienen el deber de orientarlo si considera que la mayoría del pueblo está confundido, como quedó demostrado en las elecciones del 6D. La mayoría de los venezolanos votó, en las parlamentarias, contra sus propios intereses y favoreció los de sus enemigos, el imperialismo y la oligarquía. Mal puede la Revolución arriar sus banderas en esta situación lamentable aunque reversible.

Otra corriente errática, menos peligrosa por ser mucho más débil mediática y popularmente, es la ultraizquierda, cuyo planteamiento central es que los cambios revolucionarios son muy lentos y que deben ser acelerados de inmediato, profundizando las contradicciones de clase artificialmente, sin que el pueblo se encuentre preparado para ello. Son partidarios de arrasar a toda la burguesía de un plumazo y decretar el socialismo sin demora. Tildan al Gobierno Bolivariano de socialdemócrata y desdicen del presidente Maduro como legatario del ideario de Chávez. Al no tener ningún asidero fuerte en el movimiento popular, termina siendo una corriente idealista, utópica, sin perspectiva alguna de poder, al menos en la situación actual. Es decir, no podrá, ahora mismo, ser un factor decisivo en el enfrentamiento a la gran conspiración del imperialismo y de la oligarquía nacional e internacional.

Finalmente está la corriente dirigente del proceso revolucionario, que tiene al frente al presidente Maduro. Esta corriente persiste en la defensa del legado de Chávez en medio de grandes dificultades, en parte por la agresión de los enemigos, en parte por los errores cometidos. Es la única capaz de dirigir la lucha del pueblo contra la ofensiva imperial y oligarca, continental y nacional. Aunque se le hace críticas leales, a menudo justificadas, también recibe críticas desleales desde le campo de la izquierda, sobre todo desde sectores de ultraizquierda. En todo caso, a pesar de las críticas, la dirección revolucionaria debe ser rodeada por el movimiento popular, unido en torno al liderazgo de Nicolás Maduro y dispuestos para afrontar las situaciones de batalla que se presenten, sea cual sea su carácter. Esta corriente, construida, dirigida y formada por el Comandante Chávez, es la única que puede convocar y movilizar al pueblo con éxito, y proveerlo de herramientas políticas y materiales para el combate. Lo demás es más palabrerío que otra cosa.

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

EL BLOG DE CARLOS

Por un mundo mejor, posible y necesario

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: