¿Bolton paloma y Trump halcón?

Risultati immagini per chavismo en marchapor Néstor Francia

Quien pretendiera entender al pie de la letra cualquier cosa que dijese un político, se movería entre la ingenuidad y la pendejera. Un político íntegramente sincero tendría muy pocas probabilidades de acceder al poder. No es porque el político quiera mentir, sino porque hay coyunturas en las que está obligado a hacerlo. Por eso a los políticos hay que leerlos entre líneas o, si se quiere parecer más técnico, hay que hacerles análisis del discurso o análisis semántico. Yo, que probablemente seré parte del perraje social hasta mi último suspiro, solo digo que, en general, a los políticos hay que prestarles oídos, pero jamás regalárselos.

El párrafo anterior viene a cuento por las distintas declaraciones que han sido publicadas después de que Trump mandara al diablo a John Bolton. Estas puntadas de trasero no son raras en “el inquilino de la Casa Blanca” como lo denomina el lugarcomunismo, pero en este caso debemos prestarle atención porque es asunto que nos atañe a los venezolanos directamente.

Bolton es considerado un “halcón”, un amigo de la guerra y, señaladamente, un hombre promotor de una línea dura contra Venezuela. El puntapié que le dio Trump prendió las alarmas a más de un opositor venezolano, de esos que viven esperando a los marines para que les hagan el trabajo de defenestrar a Maduro, aunque se habrán tranquilizado un tanto después que el presidente gringo descartó el pasado jueves el que vaya a asumir una postura más conciliadora hacia nuestro país y además estarán de plácemes por la invocación del TIAR por una docena de los países signatarios, incluido allí la entelequia del “gobierno interino” del autoproclamado e infeliz Juan Guaidó.

Cuesta creer la declaración de Trump de que es más duro, más radical, en el tema de Venezuela que el propio Bolton. Sobre todo porque el grotesco gobernante de Estados Unidos ha demostrado ser más que nada un perro que ladra pero no muerde. Se acerca al final de su actual mandato sin una sola victoria internacional relevante, más bien es alguien que no ha logrado sus objetivos a pesar de sus agresiones, como en el caso de Cuba y Venezuela, o ha retrocedido, como en Corea del Norte y Siria, y ahora está hablando hasta de la posibilidad de algunos acuerdos con Irán. En su maniática guerra comercial con China, acaba de postergar la subida de aranceles, en un movimiento que huele a acuerdo secreto con la potencia asiática, que ha tomado una medida recíproca al postergar igualmente el supuesto inicio de su contragolpe arancelario.

Bolton, por su parte, fue quien el año pasado acuñó la frase “Troika de la tiranía” para referirse a Venezuela, Nicaragua y Cuba, y promovió el endurecimiento de la política contra Venezuela desde su llegada al Consejo de Seguridad Nacional de Washington en abril de 2018.

Trump vive vociferando que “todas las opciones están sobre la mesa” y ahora afirma, sobre el ex asesor de seguridad, que “¡Él me estaba frenando!” en cuanto a la situación de Venezuela. Los hechos parecen indicar que son sobre todo bravuconadas.

Uno de los más preocupados con la salida de Bolton ha de ser el senador republicano Marco Rubio, adalid de la gusanera cubana y del escualidismo venezolano en el sur de Florida. De inmediato llamó a Trump para pedir cacao y este lo tranquilizó lanzando fuegos artificiales por la bocaza. Fíjese el lector que el diario Miami Herald, que representa a esos sectores reaccionarios latinoamericanos, asentó en su editorial del 11 de septiembre que “La salida de Bolton podría indicar una flexibilización del control financiero y político que estaba tratando de diseñar, con poco éxito hasta ahora”. Y ese mismo día Trump pareció confirmar el barrunto de una postura más de “paloma”: “Yo estaba en desacuerdo con John Bolton en sus actitudes sobre Venezuela. Creo que se pasó de la raya. Y creo que he demostrado tener razón”.

¿Puede alguien considerar que el reconocido halcón Bolton “se pasó de la raya” tratando de contener a Trump para que no fuera más agresivo hacia Venezuela? Ese no sería John Bolton. El ex asesor es más bien el personaje del cual habla el columnista del portal de CNN John Gans, en su artículo publicado el pasado 10 de septiembre bajo el título “John Bolton y el arte perdido de la intermediación” (John Bolton and the lost art of brokering), y sobre el cual señala que “Mientras estuvo en Japón, Trump recurrió a Twitter nuevamente para contradecir al asesor de seguridad nacional sobre Corea del Norte. En un momento en que los funcionarios en Irán y Corea del Norte acusaron a Bolton de impulsar una línea más contundente, Trump también se esforzó por distanciarse de las opiniones más belicosas de su asesor de seguridad nacional” ¿Halcón para todo el mundo y paloma para Venezuela? ¡Yo te aviso, chirulí!

No olvidemos que Trump busca la reelección en 2020. En el sistema electoral de Estados Unidos, hay estados con mayor peso que otros. Según el número de electores presidenciales indirectos designados (colegios electorales), el estado de Florida es el tercero en importancia (empatado con Nueva York), con 29 representantes, después de California (55) y Texas (38). En una elección cerrada de los colegios electorales, cualquiera de estos estados podría ser decisivo (recordemos que quien gana en un estado se lleva todos los delegados del mismo). En una sociedad estadounidense hoy por hoy altamente polarizada, Trump no puede darse el lujo de echarse en contra a las poderosas mafias de gusanos y escuálidos que pueblan Florida. En este caso se invierte la noción: no va a ser un lobo con piel de carnero, sino un carnero con piel de lobo.

Algunos analistas independientes estadounidenses, que no pertenecen al campo de la izquierda, han dicho cosas interesantes en torno al tema que nos ocupa. Para Michael Shifter, presidente del centro de reflexión Diálogo Interamericano, Trump “no quiere que nadie tenga la impresión de que es blando, pero es difícil creer que estuviera presionando por una política más dura que Bolton (…) Espero que haya un Plan B más diplomático en la Casa Blanca para ayudar a restaurar la democracia en Venezuela, pero soy escéptico”. Por su parte, Michael Camillieri, exdirector de Asuntos Andinos en el Consejo Nacional de Seguridad, declaró a la revista Foreign Affairs, que “Washington debe renunciar a una estrategia ideal en favor de una posible”.

En todo caso, Venezuela es hasta ahora una nueva derrota de la política exterior de Washington en el actual período. Le ha pasado a Trump lo mismo que a la mediocre oposición venezolana, se ha echado a sí mismo la vaina de ponerse detrás de Juan Guaidó, que es decir de Voluntad Popular, un partido fascista, burgués, alejado del alma del pueblo venezolano, que solo ha conocido el fracaso en cada una de sus aventuras contra la Revolución Bolivariana. También habrá que invertir los términos del dicho: quien a mal árbol se arrima, mala sombra lo cobija.

El remake de la película FARC-Venezuela

Risultati immagini per Farc eppor Néstor Francia

No voy a opinar sobre la decisión de un sector de las FARC de retomar el camino de la lucha armada. Hay otro sector, encabezado por Rodrigo Londoño, alias Timochenko, que se pronuncia por mantenerse en el camino que se abrió con las conversaciones de paz. Cada uno de estos sectores ha esbozado razones respetables y no soy quien para convertirme en juez, no me gusta fungir de sabihondo. Me interesa por ahora cómo el hecho afecta a Venezuela.

El retorno del sector de las FARC comandado por Iván Márquez y Jesús Santrich al uso de las armas ha revivido la matriz, debilitada un tanto después de los acuerdos de La Habana, de Venezuela como una especie de Santuario de los grupos insurrectos de Colombia, señaladamente de las FARC y el ELN. Esto no puede sorprender a nadie, pues es el remake de una película conocida, solo que como todo remake, presenta particularidades en la nueva versión. Primero que nada, se da en medio de una agresión imperialista aguda y brutal contra Venezuela, como nunca antes se había visto durante la Revolución Bolivariana, ni siquiera en aquellos duros días del golpe de Estado de 2002 y del posterior y casi inmediato sabotaje petrolero a gran escala. Ello por su carácter extensivo, pues reúne en grado sumo casi todas las modalidades de agresión posibles: económica, política, social, mediática, diplomática. Solo ha faltado la agresión militar abierta, aunque se ha manifestado también en amenazas de diversa laya. En segundo lugar, ocurre en el contexto de una situación de marcado reflujo político y de masas de la oposición venezolana, cosa que no ocurría en los hechos de 2002, cuando la presencia política y la capacidad de movilización opositoras estaban en un punto alto. Este último es un factor de vital importancia en la nueva versión de la película que presenta a Venezuela como causa y amparo de los grupos armados de la izquierda colombiana.

La oposición venezolana ha sufrido en lo que va de 2019 varias derrotas importantes. La más significativa el 23 de febrero, cuando ocurrió la derrota en la batalla de la frontera, o de los puentes como también se le recuerda. Esa victoria de la unión cívico-militar venezolana marcó todos los acontecimientos posteriores, ya que impidió el establecimiento de una cabeza de playa de la derecha en el estado Táchira, que era uno de los principales objetivos de aquel despropósito de dimensión internacional. Después vino la derrota del sabotaje eléctrico y el espectáculo bufo del 30 de abril en Altamira, así como el fiasco de la “gran movilización” anunciada para el 1° de mayo.

Todas estas derrotas han tenido como consecuencia el derrumbe del mito fundamentado en la figura de Juan Guaidó, en el cual muchos opositores han puesto la esperanza del “cese de la usurpación”, el “gobierno de transición” y “elecciones libres”. Cada vez más opiniones apuntan a señalar que parecen acabarse los quince minutos de fama de este personajillo menor de la política, este Frankenstein construido por la canalla mediática mundial. Ejemplo de ello es el conocido reportaje de Bloomberg, portal insospechable de chavismo, publicado en días pasados, y en el cual se revela que diplomáticos extranjeros en Venezuela aún tras mantener su respaldo a Juan Guaidó, empiezan a dudar sobre la salida de Nicolás Maduro, por lo cual han decidido mantener sus relaciones con la “dictadura”. De acuerdo con esa agencia de noticias, el embajador alemán en Venezuela, Daniel Kriener, se reunió hace dos semanas con sus colegas europeos bajo la presencia del canciller Jorge Arreaza. Así mismo Arreaza habría mantenido también reuniones oficiales tanto con el gobierno de España como con el de Portugal; ambos reconocen a Guaidó, pero prefieren mantener conversaciones con el “régimen”. “El primer ministro de Curazao, una isla caribeña controlada por el Gobierno pro-Guaido de los Países Bajos, recibió recientemente a Manuel Quevedo, el jefe del gigante petrolero controlado por Maduro, Petróleos de Venezuela SA. Discutieron la oferta de PDVSA para renovar un acuerdo para operar una refinería en la isla”, señala Bloomberg, que indica igualmente que Brasil, por ejemplo, se vio obligado a pedir a Maduro la renovación de las credenciales diplomáticas de sus funcionarios en Venezuela. Según Bloomberg, estas son solo muestras de que los países que se manifiestan aliados de Guaidó “juegan con Dios y con el diablo”. Y además: “Todo esto fue una gran apuesta arriesgada (…) los europeos, por mucho que lo nieguen, ya han comenzado este proceso de volver a los negocios como siempre con Maduro. Los países de América Latina eventualmente tendrán que hacer lo mismo”, dijo a Bloomberg Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en el grupo de expertos de Sao Paulo Fundação Getulio Vargas.

También se ha pronunciado otro agente mediático de la derecha, Panam Post, que reportó el 1° de septiembre pasado que “…la Unión Europea insiste en proteger a Nicolás Maduro avalando un diálogo que no ha traído resultados para Venezuela. Tal es el apoyo, que el organismo europeo ha insistido en la ‘buena fe’ del régimen y en su ‘espíritu de compromiso’ (…) Pese a que la UE tiene constancia de las violaciones a los derechos humanos perpetrados por la dictadura chavista, prefiere esperar por el diálogo sin hablar de plazos ni fechas. Pide ‘resultados concretos’, pero no explica exactamente a qué se refiere con ello. La amenaza pareciera ser ambigua, pues dichas negociaciones podrían durar meses o, peor aún, años (…) El organismo europeo, que finalmente validó el informe de Michelle Bachelet sobre la violación a derechos humanos en Venezuela, no ha emitido ninguna acción que pueda incomodar a Maduro. Entre tanto, el régimen aumenta el número de presos políticos y se afianza nuevamente en el poder (…) Por su parte, el Grupo de Lima, que fue creado para tratar de resolver la crisis en Venezuela y presionar la caída de la dictadura, tiene dos años emitiendo comunicados sin responder a acciones contundentes, mientras la migración venezolana aumenta (…) La mayoría de las naciones mantienen relaciones diplomáticas y comerciales con la dictadura, y no han tomado acciones para aislar económicamente al régimen e impedirle el flujo de dinero efectivo.

Tampoco han sancionado a los aliados de Maduro y mantienen relaciones comerciales con quienes lo sostienen en el poder (…) De seguir dándole tiempo a Maduro y a su círculo para que se fortalezca, Venezuela podría terminar implementando en forma el mismo modelo que los Castro instauraron en Cuba, solo que con más refugiados por el mundo y mayores consecuencias políticas, económicas y de seguridad para toda la región (…) Aunque Juan Guaidó se mantiene en la palestra, ha dejado pasar su responsabilidad de solicitar apoyo militar para salir de la dictadura; aprobó la reincorporación al TIAR, pero ha dejado de lado su activación; mientras que ha decidido ignorar por completo el principio de Responsabilidad de Proteger que permitiría una intervención militar humanitaria en Venezuela (…) El régimen de Nicolás Maduro se ha mantenido en el poder y continúa aferrándose al diálogo ganando tiempo; entre tanto, tal y como lo señaló Bloomberg, los Gobiernos empiezan a dudar de la caída de la dictadura, no actúan y prefieren mantener sus conversaciones con el chavismo (…) A Guaidó se le acaba el tiempo como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente encargado; sobre todo, porque uno de sus aliados (Estados Unidos) entrará en campaña el próximo año (…) Aunque excepcionalmente se apruebe la renovación de Guaidó como presidente de la AN, en diciembre de 2020 debiera haber nuevas elecciones a la Asamblea; si no hay un cambio de las autoridades del Consejo Nacional Electoral, será la ocasión que el chavismo estará esperando para intentar volver a controlar el Parlamento robándose las elecciones”.

Como vemos, la derecha internacional está rebajando cada vez más su nivel de expectativa con respecto a la real posibilidad de que la oposición venezolana, de la mano de Guaidó, puede derrotar al chavismo y comienza a sacarle la alfombra a su fantoche ficcional, aplicando la máxima de que “lo que no sirve va al pote de la basura”. También en Venezuela factores de oposición comienzan a alejarse de la leyenda urbana que ha terminado siendo Juan Guaidó, algunos de manera francamente agresiva, como la periodista residenciada en Miami Patricia Poleo.

Siendo así, la derecha se alegra de que la paz en Colombia haya sufrido este descalabro, pues ven en el resurgimiento de la guerra una nueva esperanza de que se haga forzosa una intervención militar internacional en Venezuela y empieza a sacar cuentas en ese sentido. El escribidor venezolano Antonio Sánchez García, redomado y radical antichavista, opina que “Con esta decisión de las cúpulas de las FARC se avanza hacia escenarios de guerra que involucran primero a Venezuela y Colombia, pero podrían extenderse a toda la región en un desesperado esfuerzo por impedir la caída del régimen dictatorial en Venezuela. Pretextos mucho menores han desatado grandes conflagraciones bélicas. Es hora que Occidente tome plena conciencia de las cartas que están sobre la mesa. Y tome la magna decisión de bloquear una tragedia semejante”.

Por su parte, el conocido agente imperialista Andrés Oppenheimer ha escrito que “El anuncio de un grupo disidente de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que romperá el acuerdo de paz y reanudará la lucha armada ha sido visto por muchos como un problema interno de Colombia. Pero no lo es: lo más probable es que se convierta en una disputa entre Colombia y Venezuela, y que quizás hasta derive en un conflicto regional (…) un resurgimiento de la violencia de las FARC y el ELN en Colombia, con el respaldo de Venezuela, cambia la situación que existía en los últimos años, y aumenta la posibilidad de internacionalizar el conflicto interno de Colombia”. El mismo Juan Guaidó intenta tomar un segundo aire aprovechando la nueva situación interna de Colombia y llama a la Fuerza Armada de Venezuela a lanzarse a la aventura de un golpe de Estado: “¿Están contentos de que sigan actuando libremente en la frontera estos grupos irregulares? (…) la invitación es a que ejerzamos soberanía, a que expulsemos a los grupos irregulares de Venezuela, la invitación es realmente a hacer respetar la soberanía nacional”.

Por supuesto, los principales enemigos de Venezuela y de la paz en Colombia tratan de valerse de la ocasión para mantener sus políticas de agresión contra nuestro país. Según Elliott Abrams, enviado de Estados Unidos para Venezuela, el derrotero tomado por Márquez y Santrich, y sus compañeros de ruta, “Es una gran preocupación. Parte de esa preocupación es, de nuevo, que el régimen de Caracas parece que está fomentando esta actividad, en esencia dando partes del país particularmente al ELN”. En esa misma dirección apunta la declaración del presidente colombiano Iván Duque: “Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro”.

No creo que el remake de marras vaya a cambiar radicalmente el efímero destino político de Juan Guaidó ni que aumente la posibilidad de una intervención militar inmediata en Venezuela. Me preocupa mucho más la situación interna del país, sobre todo el peligroso descontento social generado tanto por la inclemente agresión económica como por la persistencia de errores de variada índole que afectan la gestión de Gobierno y alejan al chavismo oficial del mayoritario respaldo popular que alguna vez tuvo. No la tenemos fácil, eso lo sabe todo el mundo. Dentro de todo, demos gracias a la torpeza de Juan Guaidó y de los patéticos seudodirigentes de la oposición, por los favores recibidos.

Diálogo Plural y el Otro Diálogo

Risultati immagini per chavismo maduro marchapor Néstor Francia

El 23 de agosto pasado se realizó una reunión de personalidades de diversa procedencia que concluyó con una Declaración pública en rueda de prensa referida a la necesidad de lo que los participantes llaman “Diálogo Plural”. Están allí los nombres de varias personas que gozan de mi respeto y algunas hasta de mi amistad, como Carlos Azpurua, Vladimir Villegas, Gustavo Márquez Marín, Oscar Schemel, Maryclen Stelling, Héctor Navarro y otros. Con todos he tenido coincidencias y también diferencias, lo cual no tiene nada de raro, porque es lo mismo que me ha pasado siempre con el Gobierno Bolivariano, con el PSUV, con Chávez, con Maduro y con el chavismo en general. Yo creo en la diversidad y en la realidad de las diferencias, no por una cuestión de fe sino porque ambas categorías existen evidentemente, por eso es imposible que alguien logre imponer un pensamiento único. La unanimidad es imposible. Que no se entendiera esto a cabalidad fue una de las razones principales de la implosión de la Unión Soviética y de los sistemas políticos en los países afiliados a su tutoría política en los años de la llamada Guerra Fría.

No es extraño, igualmente, que no coincida con todos los términos planteados en la mencionada Declaración, sin embargo le comuniqué, vía correo electrónico, tanto a Gustavo Márquez Marín como a Vladimir Villegas que deseaba incluirme en ella, ya que estoy de acuerdo con su esencia e intención, contenidas en varios segmentos del texto y señaladamente en los dos párrafos finales: “Expresamos igualmente nuestro categórico rechazo a cualquier forma de violencia, injerencia o imposición foránea. Hacemos un llamado a las partes para que dialoguen con el firme compromiso de alcanzar acuerdos que aseguren por la vía pacífica, constitucional, electoral y democrática, las
transformaciones necesarias para garantizar la gobernabilidad (…) La solución no vendrá de otros. Está a nuestro alcance, si verdaderamente la queremos, si actuamos con humildad republicana y si tenemos por norte el supremo interés del país y no la prevalencia de otros intereses” ¿Acaso no es esto lo que proclaman todos, no con toda la credibilidad que merecería asunto tan serio?

Esta posición mía no es repentina. Hace unas cuantas semanas me incorporé a un grupo de asesores convocado por una alta dirigente del PSUV, a fin de que se hiciera algunas recomendaciones a ese partido sobre el tema y el discurso de la paz. Allí presenté mi propuesta que denominé “El Otro Diálogo”. Copio textualmente fragmentos de esa propuesta: “… la Revolución está obligada a remar en dos direcciones, para sensibilizar a dos audiencias básicas. Por una parte está el movimiento popular chavista consciente y decidido, que según el resultado obtenido el 20 de mayo de 2018, abarca alrededor del 30% del padrón electoral (6.245.862 votos de 20.526.978 posibles). Este sector convencido viene siendo atendido eficientemente por el PSUV y debería seguir siendo así, para reforzarlo y garantizar su respaldo activo. La otra audiencia, que sería decisiva, es aquella que conforman los llamados “ni-ni” o “no alineados”, que según estudios creíbles podría rondar alrededor del 40% de la población electoral (+/- 8.000.000 de electores). La
propuesta de Otro Diálogo apunta a propiciar una apertura del abanico político nacional que promueva la imagen de estabilidad, distensión, paz y unión nacional (…) El Otro Dialogo ayudaría también a combatir la matriz internacional de “dictadura” que promueven el imperialismo y la derecha (…) La propuesta apunta a la promoción de otro diálogo político distinto al que se inició en Noruega y que continuará en Barbados. El diálogo de Oslo, absolutamente conveniente y ventajoso para las políticas del Gobierno Bolivariano, y coherente con ellas, reproduce sin embargo la polarización política, al menos desde el punto de vista de la percepción. Se impone mediáticamente la matriz de que se trata de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, representada esta básicamente por solo un sector de la misma, la derecha extremista. De hecho, el principal vocero interno de ese sector es el golpista pro imperialista Juan Guaidó. Cabe preguntarnos: ¿Si es lícito reunirnos con estos factores extremos, por qué no considerar el inicio público de un diálogo con otros sectores opositores que no forman parte del espectro extremista y con sectores chavistas no involucrados directamente en la gestión de Gobierno? Sectores todos que tienen de entrada al menos dos importantes puntos de coincidencia con el PSUV y el Gobierno: el rechazo a la intervención imperialista y la violencia, y la inclinación hacia las vías pacíficas, constitucionales y electorales (…) Conviene que el Otro Diálogo sea convocado por el Gobierno, para darle carácter oficial. Veamos algunas de sus características (…) 1) Se convocaría a factores partidistas y organizados en movimientos de oposición o no involucrados directamente en la gestión de Gobierno, además del PSUV, con la única condición de que se hayan pronunciado públicamente en contra de la intervención extranjera y el ejercicio de la violencia; 2) Algunos de estos factores serían: el MAS, Redes, PCV, UPV, Somos Venezuela, Plataforma por el Referéndum Consultivo, Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución, Soluciones por Venezuela (Claudio Fermín), Concertación por el Cambio (Henry Falcón), Esperanza por el Cambio (Javier Bertucci); 3) La agenda debería ser abierta, aunque a lo interno del diálogo se trataría de conformar acuerdos en torno a la inviolabilidad del territorio de la Patria, a la necesidad de privilegiar las vías pacíficas y constitucionales para dirimir las diferencias políticas, a la oposición a la promoción del odio, al fomento de la tolerancia y de la paz (…) Se convocaría a garantes internacionales, como por ejemplo la oficina local de la Comisión de DDHH de la ONU recientemente acordada con la Comisionada Michelle Bachelet (…) Este diálogo promovería además la beligerancia política de factores opositores distintos a la derecha extremista y pro imperialista, conformándose así nuevas referencias que despolaricen el escenario político”.

Habrá sectores extremistas del chavismo que me tilden de “débil” o “reformista” por causa de esta propuesta. Me adelanto y les respondo. Apoyo el diálogo facilitado por Noruega y que el Gobierno ejerce… ¿con quién? Con la derecha fascista, que conspira, promueve violencia y convoca la intervención imperialista. Por otro lado, el Gobierno ha reconocido que desarrolla desde hace tiempo conversaciones con el gobierno de Estados Unidos, el peor enemigo de la Humanidad, el que nos somete a sanciones económicas extendidas, se roba nuestros activos, promueve el aislamiento diplomático de nuestro país y nos amenaza con la fuerza militar. Estoy de acuerdo con esta acción diplomática del Gobierno. El presidente Maduro ha dicho repetidas veces que está dispuesto a encontrarse con Donald Trump. No odio a nadie, pero a Trump me le falta un pelito nada más. Respaldaría, no obstante, un encuentro tal. Me pregunto, entonces, ¿si el Gobierno se reúne con lo peor de lo peor, porque no convoca un diálogo con sectores con los que hay al menos dos coincidencias fundamentales, la oposición a la violencia y el rechazo a la intervención
foránea?

¿Estoy cometiendo alguna infidencia al revelar parte de mi propuesta, que fue respaldada por los asesores? Han pasado casi dos meses desde que la diseñé y al menos mes y medio desde que la presenté. Recientemente comuniqué en el grupo Whatsapp del equipo, que en vista de que no había recibido ninguna respuesta a mi planteamiento desde el PSUV, y si esto no se producía en tiempo perentorio, la movería por otra vías, ya que estoy muy viejo para andar trabajando en balde y mis ideas están básicamente a la disposición de todos, sin descartar que sean correctas o no. Yo mismo dije que esperaría a que pasara el Foro de Sao Paulo, dado que seguramente el PSUV estaba muy ocupado en esa actividad. Pero la Declaración que he referido marcó el punto de inflexión, porque sin duda hay otros venezolanos con ideas que se acercan a las mías.

No tengo dudas de mi posición radical antiimperialista, que mantengo desde muy temprana edad. Tampoco oculto mi total y absoluto antagonismo con el sector criminal representado por ese personaje intrascendente e incidental que se llama Juan Guaidó y con su partido extremista y fascista, Voluntad Popular. Aclarado esto, digo sin ambages que todo el que rechace la intervención foránea en mi Patria, se oponga a la violencia y privilegie el diálogo y la paz, puede contarme entre los suyos.

¿Radicalización contra el imperialismo?

Risultati immagini per Milicia popular bolivarianapor Néstor Francia

Los últimos movimientos de Estados Unidos contra Venezuela podrían revelar signos de desesperación y desconcierto en los círculos gobernantes de la metrópoli imperial. Esto no significa en absoluto que la guerra en curso esté resuelta, más bien asoma el peligro de que el imperialismo se radicalice y pase su agresión a otro nivel, como la concreción de la amenaza de un bloqueo naval. Eso no es fácil para ellos, por supuesto, sería como inaugurar una aventura cuyo desenlace es incierto, y es seguro que no va a pasar antes de las elecciones presidenciales de noviembre. El resultado de estos comicios, por otra parte, podría marcar cambios en la política exterior de Estados Unidos  con respecto a temas como China, Corea del Norte, Cuba e Irán, probablemente también Venezuela, sobre todo si se produce una derrota de Donald Trump ¿Cambios para bien o para mal? Vaya usted a saber, habrá que esperar a ver hacia donde nos lleva la realidad.

Por lo pronto, el imperialismo sigue combinando estrategias y apelando a los hechos, las amenazas y las manipulaciones mediáticas. Sanciones más amplias, declaraciones como las del Jefe del Comando Sur Craig Faller en ocasión de las maniobras marítimas Unitas y ollas como la que está en curso en torno a Diosdado Cabello.

Sobre esto último, es indignante la impunidad con la que actúan algunas agencias de prensa internacionales en nuestro país. Es el caso de la agencia española EFE, que se suma al más reciente ataque mediático que tiene como bisagra las supuestas  egociaciones de Diosdado Cabello con Estados Unidos. Hay quienes consideran que es una manera de estimular divisiones a lo interno del chavismo. No niego de plano que al interior del Gobierno se muevan distintos grupos que compitan entre sí, pero esto solo podría referirse al reparto de posiciones y cargos, y no a la permanencia del chavismo en el Gobierno ni al liderazgo interno de Nicolás Maduro. Me inclino más a bien pensar que lo que se busca con este tipo de ollas mediáticas es reforzar las menguadas esperanzas de la base social opositora de que el pelele Guaidó pueda conducir al “cese de la usurpación”. Para el imperialismo y sus aliados de la derecha nacional e internacional, es claro que sin un conflicto social agudo al interior del país difícilmente se pueda dar al traste con el Gobierno Bolivariano.

Necesitan que la base social opositora esté moralizada y movilizada como única posibilidad de que un conflicto tal pueda sobrevenir.

A la “información” de EFE se le ven las costuras por todos lados. Se fundamenta en una aparente noticia publicada el pasado domingo en Axios, un portal de noticias lanzado apenas en 2017 y fundado por personajes todos ligados en algún momento a la Casa Blanca, y además financiado por grandes monopolios estadounidenses como JP Morgan & Chase, Boeing, BP, Bank of America, Koch Industries, S&P Global, UnitedHealth Group, Walmart y PepsiCo.

La “información” de EFE sobre los supuestos contactos de Diosdado con funcionarios gringos es presentada con la frase: “Estados Unidos aseguró este lunes que figuras clave del entorno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, contactan frecuentemente para negociar la salida del mandatario, en un momento de rumores sobre un diálogo entre la Casa Blanca y el considerado ‘número dos’ del chavismo, Diosdado Cabello”. Sin embargo el mismo despacho confiesa la falsedad de atribuir los comentarios a “Estados Unidos”, al negar rango oficial a la conseja: “La Casa Blanca y el Departamento de Estado evitaron corroborar directamente esas informaciones” y la atribuyen a funcionarios anónimos de la administración gringa, un manido recurso utilizado en la guerra mediática para sus invenciones malintencionadas.

Citando dudosas fuentes como un ex asesor de Donald Trump, EFE va construyendo una realidad virtual, apelando al uso retorcido del lenguaje. Ya hacia el final, la agencia española se deja de vainas y habla del rumor como si fuera una realidad plena: “No está claro cuál es el objetivo de los contactos con Cabello, y hay quienes apuntan que la Casa Blanca podría estar intentando simplemente contribuir a una desestabilización en el entorno de Maduro, casi siete meses después de reconocer como presidente interino al líder opositor venezolano, Juan Guaidó”. Es decir, da por ciertos los rumores, la duda sería cuáles son los objetivos de los “contactos con Cabello” ¡Cuanta desvergüenza, caradurismo y ausencia total de ética periodística!

Ante una probable radicalización de la agresión imperialista, algunos se preguntan sobre qué deberíamos hacer y plantean una radicalización propia en esta lucha: declaración de estado de emergencia y de guerra, expropiación de empresas gringas, expulsión del país de canallas mentirosos como los de EFE, encarcelamiento inmediato de los traidores que invocan la intervención militar imperial, ilegalización de organizaciones terroristas como Voluntad Popular, corte del suministro petrolero a Estados Unidos y sus aliados. Yo no propongo nada, preso de las dudas como estoy, de pronto lo que conviene es seguir actuando con la paciencia del indio. Lo que sí digo es que deberían estar “todas las opciones sobre la mesa”.

Dittatura mondiale

Nessuna descrizione della foto disponibile.di Néstor Francia

Dio sa che non sono servile con il governo. La gente sa che sostengo il governo di Nicolás Maduro, essendo un avversario critico attivo di tutti i batteri che infettano alcune parti del suo corpo e causano dolore: burocrazia, corruzione, inefficienza, indolenza, settarismo, dogmatismo.

Mali che è possibile curare, quando siamo in grado di fare la giusta diagnosi e con coraggio applicare il trattamento adeguato. Ho scritto una poesia in cui affermo: “Prima tirare il collo all’aquila / poi avvelenare i topi / Prima rompere il becco all’aquila / poi estirpare le zanne al serpente”. Mi spiego qui di seguito.

Da molto tempo non cado nel falso dilemma tra democrazia e dittatura. Innanzitutto, ciò che considero l’unica democrazia possibile, una democrazia socialista profonda e diffusa, non esiste in nessuna parte del mondo. Tutti i paesi sono governati da dittature: di un gruppo, di un partito, di una classe sociale. Nessuno dovrebbe sentirsi allarmato per ciò che affermo. Carlo Marx si riferiva già alla dittatura del proletariato come forma di governo consustanziale al socialismo. Secondo questo concetto, il proletariato diventerebbe la classe dominante esercitando la sua dittatura sulla borghesia mentre completa la transizione dal socialismo alla società senza classi, alla società superiore, al comunismo.

Certo, ci sono dittature e dittature. Le dittature di Cuba e Venezuela sono esercitate da rappresentanze che sostanzialmente esprimono gli interessi generali dei lavoratori, almeno per buona parte delle loro azioni. La dittatura della Colombia è diretta da una classe politica legata al grande capitale, al traffico di droga e al paramilitarismo.

Tuttavia, la transizione verso una vera democrazia socialista (con la maggiore partecipazione che sia possibile e con solo la quantità di rappresentanza che sia necessaria) in paesi come Cuba e il Venezuela sarà lunga e avrà luogo tra grandi contraddizioni e lotte.

Poi c’è la dittatura delle dittature, la grande dittatura mondiale, la dittatura del grande capitale transnazionale, la dittatura di una manciata di famiglie che prendono le grandi decisioni economiche e politiche che pesano su tutta l’umanità, la dittatura capitalista, la dittatura universale della borghesia. La massima rappresentazione politica di questa dittatura è il governo degli Stati Uniti d’America, l’imperialismo statunitense, con tutta la congerie di leccaculo che lo accompagnano, quelli che si sono riuniti martedì a Lima sotto il comando di John Bolton, senza mettere in questo pacchetto Messico e Uruguay, che se ne sono andati prima che fosse troppo tardi, e senza smettere di mostrare le contraddizioni interne dell’alleanza imperiale, come dimostrato dalla dichiarazione simultanea dell’Unione Europea contro l’uso di sanzioni unilaterali.

Di fronte alla dittatura mondiale oppressiva, che grava ferocemente e odiosamente contro il popolo venezuelano, in me non vi è dubbio alcuno. Oltre ogni differenza, sostengo il governo bolivariano e il presidente Nicolás Maduro, uno dei fattori fondamentali nella lotta antimperialista globale, senza se e senza ma. La sconfitta della Rivoluzione Bolivariana sarebbe una sconfitta dolorosa e molto dannosa per tutta l’umanità. La responsabilità dei venezuelani oggi ha un significato storico. Unirsi in difesa della Patria, della Rivoluzione e del governo Maduro di fronte alla brutale aggressione imperiale è un dovere imprescindibile di tutti gli antimperialisti.

Sabato 10 agosto, che tutte le voci si alzino contro la dittatura fascista degli Stati Uniti.

E per concludere in bellezza, qui di seguito la mia poesia “Prima l’aquila”:

Prima l’aquila

Prima tirare il collo all’aquila
poi avvelenare i topi

Prima rompere il becco all’aquila
poi estirpare le zanne al serpente

Prima strappare il cuore all’aquila
poi schiacciare i parassiti

Prima spennare l’aquila
poi uccidere le pulci al cane

Guardare la linea dell’orizzonte distante con la strada da percorrere
sapendo che non la raggiungeremo

perché il mondo è rotondo e il camminante non si ferma
Prima l’aquila, poi continuare a remare

_

* Membro dell’Assemblea Nazionale Costituente della Repubblica Bolivariana del Venezuela

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Ciro Brescia]

La dictadura mundial

L'immagine può contenere: 1 persona, spazio all'apertopor Néstor Francia*

Sabe Dios que no soy gobiernero. Sabe la gente que apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro siendo activo opositor crítico de todos las bacterias que afectan algunas partes de su cuerpo y causan dolor: burocratismo, corrupción, ineficiencia, indolencia, sectarismo, dogmatismo.

Males acaso curables, si somos capaces de diagnosticarlos con coraje y aplicarles tratamiento. He escrito un poema donde digo “Primero torcerle el pescuezo al águila/después envenenar a las ratas/Primero romperle el pico al águila/después sacarle los colmillos a la serpiente”. Me explico de aquí en adelante.

Desde hace mucho tiempo no soy dado al falso dilema de democracia y dictadura. Primero que nada, lo que considero la única democracia posible, la democracia socialista profunda y generalizada, no existe en ninguna parte del mundo. Todos los países son gobernados por dictaduras: de un grupo, de un partido, de una clase social. Nadie debe alarmarse por lo que afirmo. Ya Carlos Marx hablaba de la dictadura del proletariado como la forma de gobierno consustancial al socialismo. Según este concepto, el proletariado se convertiría en clase dominante y ejercería su dictadura sobre la burguesía mientras se completaba la transición del socialismo a la sociedad sin clase, la sociedad superior, el comunismo.

Por supuesto, hay dictaduras de dictaduras. Las dictaduras de Cuba y Venezuela son ejercidas por representaciones que básicamente expresan los intereses generales del pueblo trabajador, al menos en buena parte de sus ejecutorias. La dictadura de Colombia es dirigida por una clase política vinculada al gran capital, al narcotráfico y al paramilitarismo.

Sin embargo, el tránsito hacia una real democracia socialista (con tanta participación como sea posible y solo tanta representación como sea necesaria) en países como Cuba y Venezuela será largo y se dará en medio de grandes contradicciones y luchas.

Ahora bien, existe hoy la dictadura de las dictaduras, la gran dictadura mundial, la dictadura del gran capital transnacional, la dictadura del puñado de familias que toman las grandes decisiones económicas y políticas que afectan a toda la Humanidad, la dictadura capitalista, la dictadura universal de la burguesía. La máxima representación política de esa dictadura es el gobierno de los Estados Unidos de América, el imperialismo norteamericano, con toda la sarta de lameculos que lo acompañan, los que ese reunieron el martes en Lima bajo el comando de John Bolton, sin meter en ese paquete a México y Uruguay, que se fueron antes de que se les hiciera demasiado tarde, y sin que dejaran de asomarse las contradicciones internas de la alianza imperial, como se demostró con la declaración simultánea de la Unión Europea contra el uso de sanciones unilaterales.

Frente a la dictadura mundial opresora, que carga con saña y odio contra el pueblo venezolano, no hay en mí ni ápice de dudas. Por encima de cualquier diferencia apoyo sin cortapisas al Gobierno Bolivariano y al presidente Nicolás Maduro, uno de los factores fundamentales de la lucha antiimperialista mundial. La derrota de la Revolución Bolivariana sería una dolorosa y muy dañina derrota de toda la Humanidad. La responsabilidad de los venezolanos hoy día es de trascendencia histórica. Unirnos en defensa de la Patria, de la Revolución y del gobierno de Maduro frente a la brutal agresión imperial es un deber insoslayable de todos los antiimperialistas.

El sábado 10 de agosto, que se escuchen todas las voces contra la dictadura fascista de Estados Unidos.

Para finalizar en buena onda, va mi poema “Primero el águila”:

Primero el águila

Primero torcerle el pescuezo al águila
después envenenar a las ratas

Primero romperle el pico al águila
después sacarle los colmillos a la serpiente

Primero arrancarle el corazón al águila
después aplastar a las alimañas

Primero desplumar al águila
después matarle las pulgas al perro

Mirar el horizonte lejano con el camino por delante
sabiendo que nunca terminaremos de llegar

porque el mundo es redondo y el caminante no se detiene
Primero el águila, después seguir remando

_
* Miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela 

___

L'immagine può contenere: una o più persone e spazio all'aperto

L'immagine può contenere: 3 persone, tra cui Mario De Luca e Ciro Imperato, persone in piedi e spazio all'aperto

¿Comunicadores o propagandistas?

Risultati immagini per comunicadores bolivarianospor Néstor Francia*

En general, cuando planteo críticas a la Revolución soy objeto de coerciones o chantajes intelectuales, cuando no de censura pública. Justo es decir que nunca he recibido amenazas ni represión física. He aclarado que no busco tener la razón ni convencer a nadie, solo que como comunicador tengo un compromiso con lo que creo es la Verdad. Los errores son naturales en nosotros los humanos y nadie debe ser censurado por cometerlos. Hablo de errores y no de malandreo consciente, que también lo hay.

Los comunicadores deberíamos celebrar el Día del Periodista convocando debates sobre lo que hacemos, más que con una repartidera de premios, felicitaciones y mutuos elogios, formas de ejercer el narcisismo profesional. El comunicador tiene un papel que no puede confundirse con el del funcionario oficial o el del dirigente partidista. Hemos de ser conciencia libre de la sociedad, intérpretes de clamores populares, y no propagandistas que ya hay de sobra. En fin, que cada quien asuma su responsabilidad o su querencia.

Una de las cosas más apasionantes del oficio de comunicar es la posibilidad de ser una voz de advertencias, desnudeces y revelaciones, sin importar si somos grito en el desierto o si aramos en el mar. No debe interesarnos el éxito, ni lisonjas o prebendas: la Verdad, nuestro gran problema es la Verdad, aunque no seamos dueños de ella.

Hay quienes dicen que no es el momento de ser críticos, porque estamos bajo acoso del imperialismo. Entonces el momento es nunca, porque ese acoso fue ayer, es hoy y será mañana. En realidad, el momento es siempre, porque los gobiernos, todos los gobiernos, siempre cometen errores, aun los antiimperialistas y revolucionarios. Esto lo reconocen a menudo los mismos gobernantes, pero suelen disgustarse si otros lo señalan. Los gobiernos son como las personas: de mí di solo lo bueno y resérvate mis defectos. Así te querré bien y estarás en la buena conmigo.

Quise escribir esto, entre otras razones, porque ahora publico muy escasos artículos y de pronto sentí el temor de que mis pocos lectores consecuentes piensen que me estoy autocensurando o algo parecido. En realidad estoy por cumplir 72 años, así que he decidido concentrar mi mayor esfuerzo en la literatura, que es el oficio de mi gran amor inmortal. No creo que la poesía que escribo ahora vaya a ser muy leída ni tenga mayor éxito, porque es demasiado impertinente. Es que quiero parecerme cada vez más a mí mismo.


* Miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela

Presidente Maduro: debate rectificador, hechos más que palabras

L'immagine può contenere: una o più persone e follapor Néstor Francia

“Necesitamos generar procesos con la experiencia que tenemos, para expandir las tendencias positivas del funcionamiento del poder popular y comunal, necesitamos pasar de la letra, de las palabras, a los hechos”

Nicolás Maduro, 16 de mayo de 2019

Yo creo que el presidente Maduro tiene claro el hecho, tan socorrido a lo largo de este proceso, de que hace falta una revolución dentro de la revolución. Lo que pasa es que eso no basta, si fuera fácil ya se habría hecho. Para empezar, él solo no puede. ¿Cuántos intentos fallidos encabezó Chávez en ese sentido? Voy a ayudar a que refresquemos la memoria, antes debo expresar mi preocupación por el escaso eco que ha tenido ese tema del “debate rectificador” en distintas instancias oficiales y políticas del chavismo, más allá de las asambleas donde se hizo diagnósticos y propuestas que existen desde hace tiempo, como demostraremos más adelante en este artículo.

El Presidente hizo varias alusiones y planteamientos importantes en torno al asunto en su intervención del pasado 16 de mayo en el “Jueves de Vivienda”. Revisé al menos cuatro primeras planas de diarios oficiales del día viernes 17 y en ninguna de ellas hay alguna referencia o llamado a esas puntualidades presidenciales (Correo del Orinoco, Ciudad CCS, Ciudad Valencia y Ciudad Maracay). Es posible que se le haya dedicado un espacio interior al tema, pero creo que una propuesta tan trascendente del Presidente de la República merecería estar entre los primeros issues informativos del país. No puedo opinar sobre el tratamiento que se le ha dado en canales y emisoras del Gobierno, ya que muy poco sintonizo los medios audiovisuales tradicionales. Soy como los muchachos de ahora, me informo y me entretengo básicamente por Internet. La temporada 8 de Game of Thrones la he visto por HBO Go, el streaming de esa cadena televisiva.

Ni en la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Constituyente del miércoles 15 ni en la reunión de la Comisión de Comunicación del jueves 16 de mayo se mencionó, ni siquiera de pasada, el asunto. En los varios grupos de Whatsapp de la Constituyente de los cuales formo parte el tema existe muy poco o nada ¿Será que se cree que con un debate de fin de semana fue suficiente? No es eso lo que pienso yo, lo cual no tiene mayor importancia, pero tampoco lo piensa así el presidente Maduro: “Hay que abrir dinámicas nuevas, que haya entusiasmo, contagiando de energía a las bases populares de todos los barrios, de todos los organismos, de todas las comunidades, redes, relación permanente (…) hay que generar nuevas dinámicas, por eso es que quiero encontrar el punto clave, para arrancar un poderoso proceso de reimpulso” (16/05/19).

Chávez también planteaba los debates rectificadores como un proceso permanente: “Rectificación como producto de la revisión. Es bueno siempre profundizar en el contenido de las palabras para que no se nos quede en una consigna; ¡No! es una actitud vital de todos los días, vamos a revisar todo (…) Como consecuencia de la revisión, determinaremos lo que está bien, lo que está mal, lo que se hizo, lo que no se hizo, y eso es un proceso” (Aló Presidente, programa No 299, 6 de enero de 2008)

Para mí, que ejercito de manera permanente el debate y la crítica, es muy gratificante que el Presidente conciba esta tarea bajo la figura de un plan: “Aristóbulo, Diosdado, que me escuchan, compañeros, les pido que hagamos un esfuerzo superior, porque yo quiero que el Plan Nacional de Cambio, Renovación, y Rectificación arranque lo más pronto posible, con una energía renovada y concreta para generar grandes cambios en el país, para combatir la burocracia, la indolencia, la corrupción, lo mal hecho” (16/05/19) ¿Será escuchado, será seguido? ¿Le daremos todos a la rectificación la misma y crucial trascendencia que le asigna el líder? Ojalá así sea, aunque confieso que me ataca la duda, por aquello de que quien fue picado de culebra, cuando ve bejuco se espanta. Es hora de recordar los intentos frustrados de Hugo Chávez.

No sé cuántos de los lectores recordarán aquello de los Cinco Motores que planteó Chávez. No se presentó como un plan de rectificación sino de reimpulso, pero para realizarlo se hubiera requerido cambiar muchas cosas. El gran líder instruyó la activación de lo que llamó los “Cinco Motores Constituyentes”: Ley Habilitante, Reforma Constitucional, Moral y Luces, Nueva Geometría del Poder y Explosión del Poder Popular. Y propuso reactivarlos después de la derrota de la propuesta de Reforma Constitucional de 2007., sus palabras no fueron precisamente halagadoras: “Los cinco motores hay que revisarlos. Pasaron a ser cuatro, el primero se fundió: el motor de la Reforma ¡Bueno, habrá que ponerlo en el taller! El segundo, la Habilitante, está en mínimo. Vamos a reactivar ese motor, porque nos quedan seis meses de Habilitante. El tercer motor, Moral y Luces, hay que repotenciarlo. Ese es un motor que debe ser permanente. El cuarto motor: la nueva Geometría del Poder, no pudo arrancar porque ese dependía de la Reforma. Ese motor está parado. El quinto motor: ¡Ah! ese sí ha venido funcionando. Pero tenemos que también revisarlo, rectificarlo y relanzarlo, es la Explosión del Poder Comunal (…) La visión que yo he tenido es que la explosión dependía de la Reforma, así que lo que va a ocurrir no es la explosión, es el incremento progresivo. Tenemos que agarrar un burro, cargar el motor que se fundió, revisar los otros y relanzarnos. Así lo digo con toda mi humildad” (Aló Presidente, programa No 299, 6 de enero de 2008).

Aquí hago un paréntesis para relatar una experiencia personal que puede ser útil en este momento. Cuando Chávez lanzó la propuesta de los Cinco Motores, siendo yo Asesor de PDVSA incorporado en la nómina mayor, presenté un proyecto para aplicar en la empresa el tercer motor, Moral y Luces. El proyecto no tuvo respaldo alguno de la Directiva, que tenía al frente al ahora autoproclamado precandidato presidencial Rafael Ramírez. Es más, ni siquiera hubo una respuesta que no fuera el silencio. Yo insistí, sin embargo, con la ayuda de un grupo de trabajadores revolucionarios de la Gerencia de Asuntos Públicos a la cual estaba adscrito. Pero las dificultades eran muchas, no contábamos con los locales ni los insumos para el estudio colectivo, que era el objetivo principal del proyecto, debíamos realizar las actividades fuera de los horarios de trabajo y hacerlo con las uñas. Nos mantuvimos un tiempo, con círculos, foros, cine-foros. Finalmente, cuando vimos que era difícil convocar al grueso de trabajadores debido a tales dificultades, terminamos por abortar el intento. Poco después, Ramírez designó como gerente de Asuntos Públicos a una persona de su “primer anillo”, un agente político suyo sin ninguna experiencia ni preparación vinculada a la comunicación ni a las relaciones institucionales, que eran las dos atribuciones básicas de esa Gerencia. Este nombramiento coincidió con una rebaja sustancial del presupuesto de la Gerencia. Yo, tratando de cumplir con mi trabajo, hablé con el nuevo ungido y le hice saber de mi larga experiencia en la industria publicitaria, que incluía haber trabajado con varias cuentas de bajo presupuesto. El señor no me llamó para nada y se guardó para sí el privilegio de meter la pata. Burocratismo, verticalismo, autoritarismo ejercido por quienes hoy pretenden dictar cátedra de “chavismo puro” ¿Qué podía hacer yo entonces, si Ramírez era una de las vacas sagradas del chavismo? ¿Burócratas al frente de la lucha contra el burocratismo? ¡Zamuro cuidando carne!

Ahora hablemos de otro intento rectificador de Chávez, las famosas 3R. Aquí le doy la palabra al comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela: “Seré pues autocrítico de la autocrítica, para que ésta no se convierta en una moda o una postura ‘políticamente correcta’ (…) Recuerdo con tristeza la ‘moda’ de las 3R. Moda de la autocrítica que ahora debe ser criticada. Moda que se vendió en todas sus salsas: 3R al cuadrado, etc. Me pregunto ¿En qué quedó? ¿Qué sentido tiene la autocrítica si sólo se hace cuando el Presidente la pone en el tapete? ¿En qué limbo se encontraba la autocrítica antes que Chávez la pronunciara de nuevo? (…) Una autocrítica sin reflexión, sin lectura, sin investigación, sin conocimiento de causa, se convierte, sin más, en una piñata a la cual todos quieren darle un palazo, para ver qué juguete le arrebatan a su ‘camarada’” (En “Mosca con la ‘moda’ de la autocrítica”, Aporrea.org, 22/10/2012).

Ciertamente, recuerdo que las 3R no pasaron de ser material para propaganda, para adornar avisos y vallas de entes oficiales, puro bla bla, palabras huecas que no condujeron a nada. Claro que eso no era lo que quería Chávez, pero lo dejamos solo en su intención de reimpulsar la Revolución.

En su intervención conocida como “Golpe de Timón”, el 20 de octubre de 2012, Chávez hizo importantes reflexiones, a la mayoría de las cuales no se les ha dado continuidad, al menos no con la fuerza y con la urgencia que ameritaban y ameritan. Precisamente, el gran líder dijo entonces: “La autocrítica es para rectifcar, no para seguirla haciéndola en el vacío, o lanzándola al vacío. Es para actuar ya, señores ministros, señoras ministras”.

Chávez también planteaba allí la necesidad de la crítica como un ejercicio permanente: “Véanse las caras, véanse los ojos en el espejo cada vez que .vayan al baño o a donde haya un espejo. Yo de primero”. Y para nada recomendaba la conducta complaciente o acrítica: “Triste es que nos quedemos callados, para que no me llamen piedrero. Aquí no estamos de niños de segundo grado ni de la escuelita primaria, este es el Gobierno revolucionario de Venezuela, ratificado por un pueblo hace dos semanas, pero también muy criticado por un pueblo, y con razones”.

Más adelante veremos que esta función crítica del pueblo hacia la Revolución estuvo allí desde el principio, y con el mismo tipo de críticas que hemos escuchado ahora, muy poco ha cambiado en ese sentido, por eso la angustia de Chávez cuando hablaba de la crítica “en el vacío”. Debemos concluir que los procesos de crítica, alentados por Chávez y ahora por Maduro, han sido manifestaciones de uno de los problemas que señala el diagnóstico: ineficiencia.

También planteó Chávez en el Golpe de Timón un asunto nuclear del proceso revolucionario que merece más esfuerzo y decisión para culminar su realización, en la cual se ha avanzado pero de manera aún insuficiente, el tema del empoderamiento popular: “El patrón de medición -dice Meszaros- de los logros socialistas es: hasta qué grado las medidas y políticas adoptadas contribuyen activamente a la constitución y consolidación bien arraigada de un modelo sustancialmente democrático de control social y autogestión general”. Esto tiene que ver con un asunto crucial de la Revolución: la transformación profunda, radical del Estado. Mientras no se generalice el control social y la autogestión general, no será posible derrotar ni el burocratismo ni la corrupción. En ese terreno se aplica la máxima, no siempre bien utilizada, de que solo el pueblo salva al pueblo. Sería injusto decir que no se ha hecho nada en ese sentido, pero no podemos darnos por satisfechos, porque en ello va la vida de lo que estamos tratando de alcanzar.

Creo llegada la hora de un salto cualitativo en la construcción del Poder Popular. No el poder de un partido o de una vanguardia, numerosa, fuerte, pero minoritaria. El poder de todo el pueblo, el rescate para la revolución socialista de la consigna del primer gran intento histórico: “¡Todo el poder a los soviets!” Todo el poder a los consejos comunales, todo el poder a las comunas, todo el poder a las comunidades, todo el poder al pueblo trabajador, que la representación, siempre necesaria en alguna medida, sea manifestación real del poder de base.

¿Cuánto hemos avanzado en el protagonismo popular? ¿Por qué no nos paseamos, solo como un ejercicio, por la posibilidad de que más bien, a partir de cierto momento, hayamos retrocedido? ¿Qué decía Chávez de la forma en que se escogían los candidatos para los cargos públicos?: “Yo lo dije hace varios años, lo ratifico, me niego a que se repita lo que se pasó muchas veces, que al final llegaban a mi Despacho con una lista: ‘Presidente aquí está, estos cuatro ¿cuál es? Escoja usted’ No, me niego. Las candidaturas deben venir como producto de las decisiones de las bases populares y no como producto de reuniones en conciliábulos, acuerdos de un partido con el otro y al final entonces el dedo de Chávez ¡Y el hombro de Chávez pa’ echarse encima a veces más de un bacalao! ¡No! necesitamos liderazgo” (Aló Presidente, programa No 299, 6 de enero de 2008).

Ciertamente en la elección de los constituyentes las bases jugaron un papel relativamente relevante, pero después se volvió al método del dedo para las elecciones de alcaldes y concejales. Se esgrimirá razones, por supuesto, pero dejamos asentado aquí lo que pensaba Chávez del asunto, como contribución al debate.

Hay una medida que en mi caso particular me es útil para considerar el poco efecto práctico que tuvo aquella intervención de Chávez sobre el Golpe de Timón. Oído al tambor: “Veo algunos programas de nuestro canal, el canal de todos los venezolanos, y seguimos aferrados a aquello que ya pasó, incluso dándoles vocería a quienes no tienen nada que decirle al país, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa ¿Será eso lo más importante en este momento? (…) ¿Por qué no hacer programas con los trabajadores?

Donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta”. Han pasado casi siete años desde aquellas palabras ¿Ha habido algún cambio significativo en los medios del Estado? Pasa todo lo contrario, el pensamiento crítico es excluido, vetado, considerado peligroso y hasta contrarrevolucionario. A veces pienso con mucho dolor que Chávez se nos fue en un momento en el que su brillo, su inteligencia, su creatividad estaban en plena ebullición, este hombre que nunca dejó de crecer, de cuestionarse y avanzar. ¡Cuánta falta nos hace! pero ni modo, hay que seguir remando, sin olvidar su impronta, su pensamiento, evocarlo cada día. Se equivocó más de una vez, es verdad ¿Quién no? Pero en la balanza de la Historia, el peso de sus aciertos inclina el platillo amplia y claramente hacia el lado positivo

Llegamos pues, a otro escalón en los caminos de la crítica y la autocrítica. Con motivo del Congreso Extraordinario del PSUV que se realizó en 2015, se habló otra vez de las 3R al “cuadrado”, a pesar de que no se había resuelto la ecuación de las simples 3R que propuso Chávez. En ese momento escribió Adán Chávez: “No es momento de perder tiempo. Donde tengamos que hacernos la autocrítica más profunda, la haremos a fondo para reactivar las 3R al cuadrado” ¿Otra vez? Muy bien, que así sea, volvamos siempre al intento, pero hay que darle continuidad, no se trata de cambiarle el nombre a lo mismo una y otra vez. Ya el concepto de las “3R al cuadrado” parece haber salido de nuestro léxico, ahora entramos al “Debate rectificador”, sin haber evaluado en profundidad que pasó con los Cinco Motores, con las 3R, con el Golpe de Timón, con las 3R al cuadrado.

Okey, dejemos esos intentos fallidos a un lado, veamos hacia adelante, Pero tratemos que esta vez no terminemos con las manos vacías. Adelante, Presidente, al final de este artículo le voy a hacer, con todo respeto, una recomendación al respecto.

En cuanto a las 3R al cuadrado, todavía tengo algo que decir. El asunto se planteó como la “Repolarización, Repolitización y Reunificación”. Creo que uno debe intentar agudeza, no conformarse con lo primero que le llega a los sentidos. Venezuela no necesitaba entonces ni necesita ahora ninguna “repolarización”. El concepto de “polarización” es una invención de los enemigos de la Nación. Es una creación mediática, surgida en los inicios de la Revolución Bolivariana para impulsar, por medio de la manipulación clasista, primero la polarización política y a partir de allí la polarización social. No había entonces ninguna polarización, sino una clara mayoría chavista frente a una clara minoría opositora (de allí el término “escuálidos” que acuñó Chávez). A partir de la ficción de un país polarizado, la derecha se rodó paulatinamente hacia la idea de que era la mayoría, y en eso se fundamentó para el golpe de Estado de 2002. A decir verdad, Venezuela requiere de una despolarización, para alcanzar una situación de estabilidad, el punto de no retorno.

¿Pero cómo? ¿Cediendo a las presiones del imperialismo y la oligarquía? ¿Torciendo el rumbo estratégico señalado por Chávez? No, y aquí volvemos al mismo punto:
potenciando el Poder Popular, recuperando el favor activo de la mayoría, reformulando el sentido de pertenencia social, Hemos resistido con éxito el embate criminal, es verdad, pero nos toca rectificar para hacernos invulnerables.

Una condición sine qua non para despolarizar el país es la derrota del sectarismo.
Volvamos a Chávez: “Una de las cosas que tenemos que revisar para hacerle la guerra al sectarismo y al extremismo, es que algunos quieren ser más papistas que el Papa (…) Tenemos que abrirnos (…) Hay que revisar la teoría y revisar la praxis para construir el nuevo bloque histórico, es la sumatoria de distintos sectores políticos, sociales, religiosos” (02/12/2007)

Ahora bien ¿son nuevos estos debates y estas críticas? Claro que no, han estado siempre allí, desde el principio de la Revolución Bolivariana. Añoro aquellos tiempos del comienzo de este proceso, aquella lozanía, aquella creatividad. Véase el siguiente texto, de agosto de 2002, parte de la “Declaración política previa al Encuentro Nacional de Organizaciones Populares: El movimiento popular venezolano y el momento político”, publicada por la comisión organizadora del evento: “En este proceso de incertidumbre que vivimos, nacen y mueren constantemente líderes y organizaciones. En este momento crucial del desarrollo social, donde cientos y cientos de acontecimientos políticos se suceden unos tras otros, nos encontramos todos nosotros. Transitamos la incertidumbre, muchos están atemorizados porque desconocen que el caos, en nuestro caso, no es otra cosa que el desorden del orden caduco y el desarrollo del nuevo orden, también es una de las formas que presenta la vida a través del movimiento social. Tenemos que aprender a vivir en el caos, hasta que resolvamos las contradicciones que conducirán a un estado de mayor tranquilidad y estabilidad”. Pensamiento original, nada de dogmas ni de frases hechas, fuente de la que hoy deberíamos alimentarnos, la sabiduría de la duda, el reconocimiento de la incertidumbre y del caos como signos y valores positivos de esta convulsionada época.

En aquel momento, el movimiento popular ya hacía un diagnóstico que nos enseña que no estamos descubriendo el café con leche, aunque es bueno que volvamos una y otra vez sobre lo mismo, que lo repitamos “como campana”, como decía Chávez. Veamos esta brillante perla, contenida en la “Carta al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez Frías, del Movimiento Popular Venezolano representado en las organizaciones abajo firmantes, publicada en el periódico Proceso en mayo de 2002 y firmada por las siguientes organizaciones: Periódico Proceso, Coordinadora Popular de Caracas, Colectivos de Vargas, Asamblea de Comités de Barrio en Área Metropolitana, UTOPIA UCV, Recrea (Parroquia El Recreo), SOLPARIA (Edo. Sucre), Colectivos del 23 de Enero, Radio Perola, Proyecto Educativo Nacional (PEN), Frente Revolucionario Petrolero, Alianza Popular Bolivariana (Maracaibo), Taller Crisol (23 de Enero), Grupo Promotor El Valle, CDC El Carmen, Movimiento Popular Bolivariano, Comité Alí Primera UCV, Círculo Bolivariano El Junquito, Círculo Bolivariano Alberto Carregal de El Cafetal, Círculo Bolivariano de Petare, Vea y Lea La Pastora, La Nueva Vecindad, Proyecto Jirajara (Yaracuy)”: “Exigimos que el Ejecutivo Nacional y las diferentes instituciones del Estado demuestren mayor eficiencia en la ejecución de los planes, combatan firmemente y sin concesiones las prácticas clientelares y burocráticas, y permitan la creación de canales de control directo de las comunidades en la elaboración y ejecución de esos planes (…) Debemos impulsar de manera decisiva la reactivación del proceso constituyente paralizado y secuestrado por la cúpula miquilenista. Es necesario empezar la transformación de la estructura del Estado central y descentralizado para que tenga correspondencia con la nueva sociedad que empezamos a construir y que apenas prefiguramos en la Constitución Bolivariana”.

El Movimiento Popular no hacía sino aplicar las ideas que Chávez había propuesto en los inicios de su primer período de Gobierno: “No perdamos de vista eso, cuidado con la burocratización de los cargos, cuidado con el gustito a la silla, a la comodidad del aire acondicionado, y los grandes espacios y el protocolo. Rompamos todo eso, que no nos encadene todo eso porque nos estaríamos encadenando al fracaso, lo vuelvo a repetir, lo vuelvo a alertar, lo vuelvo a tocar como campana” (Hugo Chávez, Discurso ante la Asamblea Nacional del Presidente Electo para el período 2001-2007).

Para Chávez ya estaba claro que la superación del burocratismo sería consecuencia de la expansión del Poder Popular, y no lo concebía como un jardín de rosas ni un proceso libre de contradicciones. Apuntando a los dirigentes burocratizados, afirmaba: “En la medida en que la mayoría de la comunidad esté participando, esos líderes o dirigentes se verán obligados a cambiar o serán rechazados” (En el libro de Marta Harnecker “Hugo Chávez, un hombre, un pueblo, 2002)

Hay una frase de Chávez muy significativa, pronunciada en el acto de juramentación para el período presidencial 2001-2007, tras la legitimación de los poderes públicos decretada por la Asamblea Nacional Constituyente de 1999: “Entendamos que nosotros, los representantes del pueblo jamás, pero jamás de los jamases, podemos pretender sustituir a la masa, al colectivo, al dueño, al soberano que nos eligió, ellos son los dueños del poder.

Esa es una concepción básica de la revolución bolivariana” ¿Cuántos lo entienden así realmente? Falta mucho para que esta “concepción básica” se convierta en dominante. Ya en su primer año de Gobierno, antes inclusive de la Constituyente de 1999, Chávez comprendía con claridad meridiana la necesidad de la transformación del Estado heredado: “Sin una transformación a fondo de las estructuras del Estado y del sistema político venezolano, no hay posibilidades de impulsar un proceso realmente productivo de desarrollo económico y social” (29 de abril de 1999, Acto de juramentación de la Junta Directiva de Fedeagro). Y en la misma comparecencia: “El Estado está desarticulado. Yo soy el Jefe de Estado, pero ¿de cuál Estado soy jefe? De un Estado desarticulado, un Estado con un motor fundido, como cuando al tractor se le funde el motor”. Sus ideas evolucionarían hacia la concepción del Estado Comunal, hoy todavía un desiderátum.

Ciertamente la organización y la participación del pueblo ha venido creciendo, pero no sus atribuciones. La mayor participación no se ha transformado en mayor protagonismo en relación con la gestión del Estado. El empoderamiento popular se lo planteó Chávez, después de su victoria de 2012, como una tarea urgente, cuando nos transmitió una de sus principales instrucciones postreras: ¡Comuna o nada!

Voy a cerrar este “derecho de palabra” (podré pedirla de nuevo, esto es un debate) con la recomendación que le ofrecí al presidente Maduro. Presidente, no se ponga a esperar por los demás. Yo sé que es usted un hombre de pensamiento democrático y partidario del diálogo. Pero si quiere realmente que este debate rectificador coja camino irreversible, déjese de vainas y actúe de manera ejecutiva, por decreto. Por ejemplo, convoque ya mismo a la conformación obligatoria de los Consejos de Trabajadores en todos los entes públicos, en ministerios, gobernaciones, alcaldías, institutos, empresas del Estado, ponga plazos perentorios para ello, acaso un par de meses, defina las atribuciones de esa figura, que no es sindicato. Que tengan el poder de participar en fijación de políticas, elaboración de proyectos, planes y presupuestos, que ejerzan la Contraloría Social, con acceso a toda la información que requieran sobre cualquier tema, que se impongan al Estado burocrático con la venia y promoción de la autoridad y el poder que le confieren a usted su liderazgo como Presidente de la República, del PSUV y líder innegable del chavismo. Dé una señal, aunque sea una, asome un gesto que le diga al pueblo que esta vez sí va, revolución en la revolución. Todo el poder para los trabajadores, para la clase obrera, con dirección, con organización, y también con audacia y coraje político.

A quien pueda interesar: mi propuesta comunicacional

por Néstor Francia

Dado que se ha convocado un debate rectificador de la Revolución Bolivariana, voy ahora a continuar en ese ejercicio en el cual tengo ya unos quince años, con poco o ningún éxito. Como estoy consciente de mi “falta de ignorancia”, como decía Cantinflas, voy a concentrarme en mi área profesional: la comunicación.

Debo hablar de mí para establecer algunas premisas. No cursé la carrera de periodismo, soy graduado en Letras, aunque tengo al menos cuatro décadas trabajando en el área de comunicación, habiendo estudiado 25 años en una escuela ruda y muy aleccionadora: la industria publicitaria capitalista, como creativo de pequeñas agencias en primer lugar, en grandes agencias a la larga. Entre ellas la que fuera la más grande agencia de publicidad de Venezuela, la desaparecida Corpa, filial de una de las más importantes agencias del mundo, Ogilvy & Mather, cuyo principal accionista fue el fallecido David Ogilvy, para muchos el más grande publicista del siglo XX, quien se encumbró, al uso capitalista, desde ser un sencillo encuestador callejero de Gallup hasta poseer un castillete en Francia. Ese fue uno de mis maestros fundamentales de aquella época, a través sobre todo de sus dos libros más célebres, “Confesiones de un publicitario” y “Ogilvy y la publicidad”.

La principal diferencia de Ogilvy & Mather con otras agencias es su concepción científica del negocio. Muchos creen que la publicidad (y la comunicación en general) depende de grandes ideas y genialidades creativas. La creatividad es absolutamente necesaria, pero es una actividad subsidiaria de los dos pilares fundamentales para vender un producto, un servicio o una idea: la investigación del producto y del mercado, y el establecimiento de una estrategia. Ambas cosas, lo he dicho más de una vez, casi siempre han fallado en el Gobierno y en la Revolución Bolivariana.

La investigación es necesaria en todos los campos del trabajo humano. El gran líder chino Mao Tse Tung afirmaba: “…toda persona que se encargue de un trabajo práctico debe investigar las condiciones en la base. Semejante investigación se hace especialmente necesaria para quienes tienen sólo conocimientos teóricos y no se hallan al corriente de las condiciones reales; sin hacerla, no podrán vincular la teoría con la práctica. Quien no ha investigado no tiene derecho a opinar. Aunque esta afirmación ha sido ridiculizada como ‘empirismo estrecho’ no me arrepiento de haberla hecho; al contrario, sigo insistiendo en que sin haber investigado nadie puede tener derecho a opinar” (en “Contra el culto a los libros”).

En cuanto a la estrategia, aunque se aplica en muy variados campos de la actividad humana, su principal fuente es el lenguaje militar. De hecho, cuando se consulta el Diccionario de la Real Academia Española, la primera acepción del término que se presenta es “Arte de dirigir las operaciones militares”. También hay allí una acepción atribuida a las matemáticas: “En un proceso regulable, conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento”.

En el campo militar, es muy claro el concepto de estrategia. Se refiere al planeamiento y dirección de las campañas bélicas, así como del movimiento y disposición estratégica de las fuerzas armadas. Carl von Clausewitz la define como “el empleo de las batallas para conseguir el fin de la guerra”, y Sun Tzu, en “El arte de la guerra”, refiriéndose a la estrategia: “El general debe estar seguro de poder explotar la situación en su provecho, según lo exijan las circunstancias”.

Un ejemplo de estrategia militar: se debe tener un objetivo preciso; tomar una colina, por ejemplo. Conocer las fuerzas y posiciones del enemigo. También hay que platearse objetivos tácticos que conduzcan al logro del objetivo estratégico: atacar el flanco derecho de la infantería enemiga, destruir determinadas unidades de artillería, copar un puente. Hay que planificar la disposición de las fuerzas propias en el campo de batalla y las acciones que han de realizar: avances por tierra por aquí, bombardeos aéreos allá, ataques de tanques acullá. Si no se conoce las características y la disposición del enemigo, ni se tiene una estrategia clara y sólidamente establecida, el destino de los ejércitos estaría en las impredecibles manos de Dios.

Todas estas ideas aquí expuestas son perfectamente aplicables en el terreno de la comunicación masiva. Es más, creo que sin investigación ni estrategia, carencias que han privado hasta ahora entre nosotros, nunca tendremos una comunicación revolucionaria que refuerce el apoyo popular, muy mermado desde que Chávez disfrutó de más del 60% de popularidad. Es cierto que la vanguardia social de la Revolución es numerosa, consciente, decidida, valiente y movilizada, pero aun así es minoritaria con respecto al total de habitantes del país (alrededor del 30%, según estudios de firmas como Hinterlaces y Datanalisis, y de grupos de estudio chavistas a los cuales tengo acceso). Es la consecuencia de tener una comunicación dirigida exclusivamente a los convencidos, la cual es muy eficiente para mantener una vanguardia poderosa, pero insuficiente para atraer nuevos apoyos, lo que es imprescindible a fin de dar estabilidad política al país y alcanzar lo que Chávez llamó el “punto de no retorno”. Al no tener una estrategia comunicacional bien estructurada, carecemos de una segmentación de audiencias, que nos permita diversificar los mensajes, y abusamos del discurso plano y repetitivo de hoy día.

No voy a pontificar planteando yo mismo los detalles de una estrategia, no me corresponde, pero estoy dispuesto a ayudar en su construcción, si así se me solicita. Eso sí, entre comunicadores, profesionales y/o populares, y no en asambleas generales. Por lo pronto, cumpliré con asomar algunas premisas que propongo.

1) Hay que darle importancia cimera a los equipos de investigación estratégica, realizar
encuestas científicas con preguntas certeras que no prefiguren las respuestas, focus groups, salas situacionales con intenciones de acceder a la verdad y no a las conclusiones “convenientes”. Esto debe incluir el escrutinio descarnado del lenguaje, los símbolos, las imágenes, los posicionamientos y en general el discurso del Gobierno y del movimiento revolucionario

2) Establecer grandes objetivos estratégicos y objetivos tácticos claramente delineados. Evitar en este sentido consideraciones dogmáticas y simples repeticiones de las estrategias generales: no es el Plan de la Patria, es un plan comunicacional que contribuya al logro de los objetivos estratégicos del Plan de la Patria.

3) Desechar la improvisación y la comunicación reactiva. Favorecer la planificación detallada y la comunicación proactiva y propositiva

4) Definir las diferentes audiencias, y construir discursos y mensajes particulares para cada una de ellas, segmentar el discurso, adaptándolo a los usos, gustos, hábitos, rutinas, costumbres, prejuicios y otros condicionantes culturales de cada segmento de la audiencia. Ese es el principio general de la exitosa técnica del Big Data

5) Planificar detalladamente el uso de los distintos medios tradicionales y no tradicionales, de acuerdo a la segmentación de las audiencias y apuntando a la combinación adecuada de las diferentes manifestaciones mediáticas, y al efecto acumulativo de la acción comunicacional

6) Adentrarse en las posibilidades creativas de la comunicación, renovando los modelos, apelando tanto a la razón como a la emoción, calculando sin ataduras ni dogmas las dosis de expresión comunicacional apuntando a transformaciones psicológicas y culturales en las mentes de los receptores

7) Establecer como norma la realización de evaluaciones temporales y científicas de los efectos alcanzados (o no alcanzados) por la comunicación, sin temor a la posibilidad de cambios de rumbo, golpes de timón o adaptaciones tácticas y/o estratégicas

OK, basta por ahora.

Elías, hace tiempo que ventea

L'immagine può contenere: una o più persone, folla, testo e spazio all'apertopor Néstor Francia

He leído en Aporrea.org una interesante crónica escrita por el camarada Elías Jaua intitulada “Me gusta cuando ventea”, en el que el dirigente socialista reporta una serie de críticas que escuchó en alguna de las asambleas convocadas para el llamado “debate rectificador” (ojalá que llegue a merecer ese nombre y no sea solo un saludo a la bandera).

No necesito que se me convoque a debatir, porque es algo que he hecho toda la vida. La única vez que compré automóvil se lo entregué a mi ex mujer, nunca lo conduje. Soy un peatón profesional, un tipo de la calle, que he andado siempre entre las esquinas, los botiquines, los mercados, el metro, los buses y los “por puestos”, lugares donde el debate sobre todos los tópicos es permanente, incluidos los políticos, por supuesto.

Fui un galán político de las televisoras estatales, como Mario, Pérez Pirela, los Robertos, y muchos chavistas me reconocen en la calle, y en general se me acercan y me tratan con afecto aunque no estén necesariamente de acuerdo conmigo. Tipos del perraje callejero, como yo. Con ellos siempre converso, casi a diario, si el tiempo me lo permite. Todas las críticas e ideas que percibió Elías en la asamblea y transcribió para nosotros tengo años escuchándolas, y yo mismo he escrito decenas de artículos, desde hace más de una década, señalando casi todas ellas: la limitación de los espacios del Poder Popular, la corrupción, burocratización y autoritarismo de muchas instituciones del Estado, la aspiración de que se hable con la verdad, el sectarismo, la exclusión, la necesidad de transferir poder al pueblo e incluirlo más ampliamente en la administración del Estado y en el proceso productivo, la ineficiencia e indolencia en la gestión de algunos servicios públicos.

Por supuesto, estos críticos callejeros que he referido no son escuálidos ni traidores, son leales a la Patria y a la Revolución. Pasa que en general los jalabolas (aduladores, para el lector foráneo) y los conformistas no son leales a la Revolución sino a sí mismos. Algunos son simplemente cortos de mira, de todo hay en la viña del señor, pero la mayoría buscan privilegios. Unos quieren real y posesiones, y otros aspiran a otra suerte de prebendas menos notables: cargos, carantoñas del poder, viajes, figuración pública (que le pongan a menudo la “balita” en los canales del Estado). Son los mismos que suelen blandir lanzas contra el pensamiento crítico en nombre de la “lealtad”.

El debate y la crítica no deberían ser la excepción, sino la regla, una actividad cotidiana sin necesidad de que sea convocada. El debate siempre ha sido el principal acicate de la creatividad humana. El jalabolismo y el conformismo nunca han producido nada nuevo, ya que son conductas conservadoras y reaccionarias. Al fin y al cabo, el debate es inevitable en la sociedad, pierden su tiempo quienes pretenden estigmatizarlo, la gente ha sido, es y será crítica, gracias a Dios.

Me parece bien que el debate se haya puesto de moda la semana pasada, pero esto no puede ser una actividad de fin de semana, como si de ir a la playa se tratara. La lucha contra los errores e imperfecciones de la Revolución es precisamente eso, una lucha, y no va a ser fácil ni rápido erradicar las rémoras, se necesitará mucha constancia, persistencia, irreverencia y ejercicio crítico permanente. Los practicantes del burocratismo y la indolencia van a usar las parcelas de poder que detentan para evitar los cambios, abierta o veladamente. Por otra parte, estoy seguro de que los jalabolas y los conformistas estuvieron entre los primeros chicharrones que se presentaron a las sesiones de debate y unos cuantos de ellos aparecerán en los selfies y registros fotográficos de la actividad que abundan en las redes digitales del chavismo.

Este artículo lo escribo como reflejo de mi terquedad. He llevado palo parejo a través de distintas vías por inconforme y criticón, y por la misma razón sufro exclusiones diversas y vetos en algunos medios del Estado, así que aprovecho cualquier ventanita que se abre para asomarme y pegar un par de lecos.

NOTA: el siguiente es el link del artículo de Jaua citado

(VIDEO) Venezuela: ¿Masacre en la frontera?

por Néstor Francia

El círculo se cierra, la operación tenaza está preparada. En un artículo que publiqué en Aporrea.org y en redes digitales el 10 de septiembre del año pasado, negaba la inminencia de una intervención militar en Venezuela (“¿Intervención militar en Venezuela? ¡No por ahora!”), sin embargo lo cerré acotando: “Como me gusta decir, en política no hay nada escrito, así que cuando planteamos la improbabilidad inmediata de una intervención armada en Venezuela, nos referimos al escenario que prevalece hoy… Pero de todas formas, de cualquier malla sale un ratón, así que hacemos bien en dormir con un ojo abierto y otro cerrado, pero es casi seguro que este año pasemos una Navidad en sana paz ¿Y después? ¡Vamos a ver pa’ ver!”. Pues bien, tuve razón, pero el escenario ha cambiado y ahora, dolorosamente, tengo el barrunto de que tal intervención armada imperialista está cada vez más cerca.

Dos hechos se suman a las consideraciones que adelanté en mi artículo del 13 de febrero pasado, publicado igualmente en el portal Aporrea y en otros como Costa del Sol y ALBAinformazione, y además en redes digitales (“Allá por la frontera”). Se ha establecido un nuevo “centro de acopio de la ayuda humanitaria” en Curazao, uno de los filones de la “operación tenazas”. Lo otro es que parece estar armado el detonante de lo que podría devenir en una masacre que sería el justificativo para la acción armada: el multimillonario británico Sir Richard Branson ha promovido un concierto en la frontera de Colombia con Venezuela, al ladito del paso de Puente Tienditas, a solicitud de Iván Duque y Juan Guaidó, con la supuesta intención de presionar al gobierno del presidente Nicolás Maduro para que permita el ingreso de “ayuda humanitaria”. El concierto se realizará el 22 de febrero -la víspera del “sí o sí” del anunciado ingreso de tal “ayuda”- y se ha confirmado la presencia de una pléyade de millonarios forjados en los terrenos de la publicidad farandulera: Ricardo Montaner, Alejandro Sanz, Carlos Vives, Luis Fonsi, Fonseca, Juanes, Nacho, Mau y Ricky,
Anitta y Rudy Mancuso. Se habla de que estarán otros, como Juan Luis Guerra.

El concierto de los traidores está programado a las 3 de la tarde. A esa hora es la cita, lo que hace suponer que empezaría no antes de las 5 y se prolongaría hasta altas horas de la noche, dada la cantidad de participantes. No dude nadie que entre los asistentes habrá infiltrados, probablemente paramilitares y soldados y/o efectivos de seguridad colombianos ataviados de civil y confundidos en la multitud, seguramente armados ¿Acaso se hará el intento de provocar la formación de un escudo humano para tratar de forzar la entrada de la “ayuda humanitaria”? En ese caso, es claro que la FANB no permitiría la entrada forzada de nadie a nuestro territorio. No importa si se usa métodos disuasivos de represión, los infiltrados se encargarán de poner los muertos. Imagínese el lector: un concierto de “paz y amor”, “caritativo”, “solidario”, transmitido a millones en directo por TV y redes digitales, y reprimido a sangre y fuego por una “dictadura brutal” que impide que llegue ayuda a su pueblo. No puede haber mejor pretexto para actuar por las armas ¡Remember el 11 de abril de 2002! Aquello sería un juego de niños comparado con esto.

Por supuesto, no estamos diciendo que es lo que fatalmente va a suceder, pero quien fue picado de culebra, al ver bejuco se espanta, como decimos en Venezuela.

Pero no es todo. Otros elementos concurren a nuestras sospechas. En un artículo publicado en el diario Washington Examiner firmado por Tom Rogan, experto en temas militares, el periodista asegura que Estados Unidos ha desplegado dos de sus portaaviones hacia puertos estratégicos desde donde podrían alcanzar aguas caribeñas en una semana: “Los buques de la Armada de los EEUU que operan actualmente desde su puerto de origen en San Diego, en el Pacífico oriental, se encuentran a 5-7 días de navegación de aguas colombianas ubicadas a poco más de 400 millas de la frontera con Venezuela, dentro del rango de fácil alcance de la artillería aérea”. Entre los navíos preparados están el portaaviones USS Theodore Roosevelt y el navío de desembarco anfibio USS Boxer, que lleva a bordo la 11° Unidad Expedicionaria de Marines (MEU), una de las siete MEU con las que cuenta el ejército de Estados Unidos. Esta unidad de marines tiene aproximadamente 2.000 hombres (un batallón de infantería) y cuenta, entre otros equipamientos, con un pelotón de tanques, helicópteros de ataque y transporte, y el apoyo de aviones de combate (Cazas Harrier y/o F-35). Afirma Rogan que “El propósito expreso de una MEU es ofrecer una rápida capacidad de despliegue militar… exactamente el tipo de unidad militar que encajaría en misiones de defensa de intereses colombianos y estadounidense a lo largo de la frontera con Venezuela”, y agrega que “Por si fuera poco, el portaaviones USS Abraham Lincoln está ‘casualmente’ en las costas de Florida ejecutando ejercicios militares de rutina, pero podría ser llamado en caso de necesidad y trasladarse al puerto de Cartagena en cuestión de días”. Cabe recordar que hace apenas unas semanas el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur, visitó Colombia, Brasil y Curazao, territorios fronterizos con Venezuela, donde se han instalado o se instalarán puestos de recepción de “ayuda humanitaria”.

L'immagine può contenere: 3 persone, persone che sorridono

La diferencia del gobierno de Salvador Allende y pueblo de Venezuela Es que Allende se negó a armar al pueblo. En Venezuela hasta la abuela y las Mujeres del Pueblo sabe disparar un AK47 y no va a vacilar ni un segundo en usarlo contra cualquier enemigo extranjero #NosotrosVenceremos

Pero aun hay más. Mediante una declaración pública, la Cancillería de Cuba denunció que “entre el 6 y el 10 de febrero de 2019, se han realizado vuelos de aviones de transporte militar hacia el Aeropuerto Rafael Miranda de Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y hacia otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas”. El movimiento de tropas estadounidenses se suma al de la Marina Real británica, que se encuentra apostado en la isla de Curazao, a 80 kilómetros de las costas de Venezuela. ¿Es el concierto de los traidores la ocasión del falso positivo que prevé el revolucionario Freddy Bernal, protector del fronterizo estado Táchira? ¿Toda esa movilización de recursos, tropas, armamento y payasos que animarán el circo es solo para hacer bulla? Esto último cuesta creerlo.

Cierro con el texto de un mensaje de Whatsapp que envié a los grupos en que participo: “Se está cerrando la operación tenazas sobre Venezuela, foco principal del conflicto geopolítico mundial. Creo, y lo digo con dolor y deseando con toda mi alma equivocarme, que se aproxima la intervención armada contra nuestra Patria. A prepararnos mentalmente para el dolor de la guerra, para la guerra popular prolongada, para la resistencia, para la definición individual y colectiva, Que Dios nos bendiga a todos ¡Luchar hasta vencer!
__

Laggiù al confine

L'immagine può contenere: 16 persone, persone che sorridono, folla e spazio all'apertopor Néstor Francia

Mi perdoni il lettore se faccio una pausa nella pausa che ho preso per dedicarmi a questioni letterarie e personali che richiedono la mia completa attenzione. Interrompo il mio ritiro temporaneo perché il nostro sacro suolo e il nostro amato popolo sono in pericolo e, come dice l’utilissima massima bolivariana, “quando il clarino della Patria chiama, persino il pianto della madre si zittisce”.

Ho pensato che il 12 febbraio gli oppositori avrebbero riproposto le guarimbas. Mi sbagliavo, la cosa non mi rallegra del tutto. Abbiamo avuto a che fare con le guarimbas e l’unico risultato che hanno ottenuto è stato il fallimento dell’imperialismo e della destra creola. Ora penso che il piano sia molto più macabro ed elaborato, e tutto indica che avrà il suo epicentro ai confini. Non possiamo stabilire con certezza quale sarà lo sviluppo dell’aggressione alle frontiere, possiamo solo immaginare degli scenari.

Sicuramente i mass media e l’accanimento politico sulla questione degli “aiuti umanitari” potrebbero essere la chiave di volta di ciò che verrà. Juan Guaidó ha annunciato che il 23 febbraio “l’aiuto umanitario” entrerà sicuramente in Venezuela. In tal caso, ci troveremo di fronte ad una data cruciale in questo attacco imperialista alla nostra Patria. I nemici si stanno preparando per questo. Hanno creato due “centri di raccolta”, uno a Cúcuta e l’altro a Roraima. Si parla di migliaia di volontari reclutati per aiutare a distribuire gli “aiuti”. L’autoproclamato spauracchio, Guaidò, ha detto, in tono di sfida, che tale “aiuto” entrerà nel paese “sì o sì”. La canea mediatica ha fatto della questione degli “aiuti umanitari” la portata principale del suo pasto quotidiano; l’imperialismo e i suoi alleati, in questi giorni, innalzano questo tema come un vessillo.

Tutto sembra essere pronto: i quartieri generali frontalieri in Colombia e Brasile, i civili che serviranno da carne da cannone, lo spirito di provocazione, l’allestimento del palcoscenico virtuale che giustificherà ogni possibile iniziativa. Freddy Bernal, il rivoluzionario che protegge il Táchira, ha detto che alle frontiere si sta preparando un falso positivo. Avrà ragione? I fatti rendono credibile una siffatta congettura.

Sulla scorta dell’esperienza storica dell’imperialismo, con ogni probabilità l’intenzione è quella di generare atti di violenza ai confini, per poi passare ad azioni militari indirette (con forze irregolari, paramilitari, mercenari, alcuni camuffati come soldati della FANB), stabilire una testa di ponte, ad esempio nel Táchira, e lì impiantare un “governo provvisorio”.

È opportuno qui ricordare l’invasione controrivoluzionaria di Playa Girón, Cuba, 1961, promossa e sostenuta dagli Stati Uniti. Forse ci sono somiglianze con un possibile futuro scenario in Venezuela. Il piano imperialista, che si sarebbe realizzato con il concorso di traditori, come sta accadendo oggi nel nostro paese, avrebbe tentato di insediare un “governo provvisorio” nella zona a sud di Cuba, lontano da La Avana, per evitare le principali forze militari cubane, e da lì iniziare una guerra con un presunto sostegno di massa. Una volta istituito il “governo provvisorio”, avrebbe ricevuto il sostegno dell’OSA.

Proprio come potrebbe accadere qui in Venezuela, l’operazione iniziale della controrivoluzione a Cuba sarebbe stata appoggiata da forze “disertrici” (invasori anti-castristi e aerei statunitensi camuffati) e da presunte insurrezioni sia del popolo sia delle forze armate cubane. Esiste un piano analogo contro il Venezuela?

Se così fosse, un governo parallelo nel Táchira cercherebbe di condurre una guerra di logoramento, accompagnata da falsi positivi, che porterebbero a una situazione nel medio termine giustificando l’autorizzazione degli Stati Uniti a fornire a tale governo sostegno militare. Questo sostegno militare potrebbe includere, ad esempio, bombardamenti selettivi. Infine, si cercherà di rendere cronico un contesto di instabilità associata ad una situazione di asfissia economica, con l’obiettivo finale di distruggere la Rivoluzione Bolivariana, “recuperare” il Venezuela e metterlo al servizio degli interessi geopolitici dell’imperialismo. Naturalmente, stiamo speculando, ma attenzione che forse non siamo tanto distanti da uno scenario simile a quello che ipotizziamo.

Quando ci troviamo di fronte ad alcuni “dissidenti” del chavismo che incontrano Juan Guaidó con il pretesto che è il “presidente dell’Assemblea Nazionale”, non possiamo davvero fare a meno di essere sorpresi da tanta ignoranza (o crimine?). Nossignore, Guaidó è prima di tutto e soprattutto il “presidente ad interim” nominato dal governo di Donald Trump, suo burattino volontario, criminale e traditore della Patria di cui i tribunali del Paese dovranno prima o poi occuparsi. Nel frattempo, se dovesse verificarsi uno scenario come quello descritto, auguriamoci di ottenere lo stesso risultato vittorioso del popolo cubano di Playa Girón. Per questo abbiamo bisogno, più che mai, di unità, lotta, battaglia e vittoria.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Alessio Decoro]

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: