El acuerdo programático PSUV-PCV

Risultati immagini per PCV PSUVACUERDO UNITARIO MARCO PSUV-PCV: PARA ENFRENTAR LA CRISIS DEL CAPITALISMO DEPENDIENTE Y RENTISTA DE VENEZUELA CON ACCIONES POLÍTICAS Y SOCIECONÓMICAS ANTIIMPERIALISTAS, PATRIÓTICAS Y POPULARES

1) El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el Partido Comunista de Venezuela (PCV), como herederos del legado de Simón Bolívar y de las luchas del pueblo venezolano en sus anhelos de independencia, desarrollo soberano e integración latinoamericanista, suscribimos el presente ACUERDO PROGRAMÁTICO UNITARIO con el común compromiso de aplicarlo en todas sus partes, entendiendo que la creciente, inmoral, ilegal y criminal agresividad injerencista del imperialismo estadounidense y sus aliados europeos contra el proceso bolivariano venezolano pone en riesgo la perspectiva de liberación nacional que se impulsó a partir de la victoria popular encabezada por el Comandante Presidente Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de 1998, e incluso peligra nuestra soberanía nacional e integridad territorial.

2) El PSUV y el PCV denunciamos ante el mundo que el imperialismo, a través del Gobierno estadounidense y con la subordinada complicidad de Gobiernos de América Latina y de la extrema derecha venezolana, insiste en crear un expediente artificial en organismos multilaterales contra nuestro país para pretender justificar una intervención internacional, con la posibilidad real de que los Gobiernos derechistas de Colombia, Brasil o Guyana generen una provocación en las fronteras.

3) El PSUV y el PCV expresamos que la crisis del capitalismo dependiente y rentista de Venezuela ha tenido y tiene graves consecuencias para la calidad de vida de nuestro pueblo, especialmente en su capacidad adquisitiva, de abastecimiento de bienes y servicios; esta situación se ha visto agravada por acciones y medidas del imperialismo y sus agentes nacionales, potenciando la corrupción privada y pública, el burocratismo y la fuga de divisas en un contexto de severa reducción de los ingresos por exportación de petróleo, fenómenos contra los que el Gobierno nacional debe mantener y profundizar la lucha frontal como la emprendida en PDVSA y otros entes del Estado.

4) El PSUV y el PCV asumimos que la salida a la actual crisis capitalista no debe ser en favor de la burguesía y de las transnacionales sino en favor de los intereses del pueblo en la búsqueda de un nuevo modelo productivo post-rentista con desarrollo soberano, tendiendo a la participación protagónica obrera, campesina, comunera y popular que conforme un gran frente antiimperialista y que avance en la constitución de una instancia orgánica de dirección colectiva y unitaria de las organizaciones políticas y sociales patrióticas y revolucionarias para el análisis, la construcción y la coordinación de acciones políticas y de gestión de gobierno.

5) La magnitud y gravedad de la situación planteada y la agudización de la lucha de clases a nivel nacional e internacional, amerita incrementar las acciones inmediatas en el orden económico, social y político, entre las que deben priorizarse medidas urgentes que atiendan requimientos populares en alimentación y salud, que se consolidarían a partir del triunfo de las fuerzas patrióticas en las próximas elecciones presidenciales.

Risultati immagini per PCV PSUVDERECHOS DE LA CLASE OBRERA Y DEL PUEBLO TRABAJADOR

6) El PSUV y el PCV resaltamos la importancia de fortalecer el sindicalismo clasista y las diversas expresiones del movimiento obrero y revolucionario, como son los consejos productivos de trabajadores, los consejos socialistas de trabajadores y trabajadoras –aprobando la ley especial establecida en la LOTTT– y demás formas organizativas obrero-sindicales revolucionarias, respetando su autonomía, desarrollando canales y mecanismos efectivos y oportunos para que las y los trabajadores de entidades públicas y privadas puedan tener rol protagónico en el desarrollo del proceso social de trabajo.

7) Teniendo en cuenta la agudización de la crisis capitalista, que afecta a amplios sectores de la clase trabajadora, es importante fortalecer y resguardar los derechos laborales, protección del empleo y ampliar la política de nuevos empleos.

8) El PSUV y el PCV trabajaremos mancomunadamente –según los alcances y características de cada organización, desde el Gobierno y los espacios sociopolíticos– para identificar y canalizar la restitución de los derechos infringidos a trabajadores y trabajadoras en casos ya planteados o que pudieran presentarse en entidades de trabajo públicas y privadas.

9) Revisar y aplicar de inmediato los correctivos necesarios ante las denuncias que hacen las organizaciones revolucionarias sobre actuaciones de determinados funcionarios públicos.

10) Avanzar decididamente en el adecuado encadenamiento productivo de las empresas nacionalizadas, las cuales deben repotenciarse y revertir procesos de desmantelamiento y deterioro que pudieran conducir a paralizaciones perjudiciales para el desarrollo productivo nacional; además de proteger y apoyar institucionalmente a los colectivos campesinos que han reactivado fundos de propiedad estatal.

11) El PSUV y el PCV evaluaremos las experiencias de control obrero, como el «Plan Guayana Socialista», para el establecimiento de un nuevo modelo de dirección y gestión múltiple de las empresas estatales, bajo control obrero y popular de los procesos de producción, administración y distribución de bienes y servicios basado en la dirección colectiva, para desterrar definitivamente los flagelos de la corrupción, la ineficiencia y los métodos autoritarios y antidemocráticos en la gestión.

12) Promover e implementar acciones contundentes por parte de la SUNDDE y la SUDEBAN, en articulación con las organizaciones populares, con la finalidad de proteger de manera expedita a los millones de usuarios de los servicios bancarios, particularmente los asalariados, los pensionados y los pequeños empresarios.

13) Consideramos pertinente y urgente la adopción o profundización de las medidas dirigidas a desmontar el poder de los monopolios privados, definiendo e impulsando políticas para alcanzar desarrollo soberano y productivo, castigando ejemplarmente a corruptos, especuladores y mafiosos. Promover la profundización e impulso de políticas para el desarrollo nacional, soberano y productivo.

14) Jerarquizar el trabajo formal y con derechos como actividad que dignifica al ser humano, así como fortalecer el salario y restituirlo como componente principal y mayoritario del ingreso de las y los trabajadores.

Risultati immagini per PCV PSUVMEDIDAS PARA ANALIZAR CON MAYOR PROFUNDIDAD

15) El PSUV y el PCV, en reuniones bilaterales periódicas, analizaremos propuestas estratégicas que están siendo planteadas por el PCV para coadyuvar el buen desarrollo de los planes y políticas del Estado y el Gobierno en beneficio del pueblo y de la liberación nacional, entre ellas:

15.1) Temas acerca de la banca y el sistema financiero, el comercio exterior, las finanzas públicas y el régimen tributario.

Risultati immagini per PCV PSUVFORTALECIMIENTO DEL ACCIONAR POLÍTICO-ORGANIZATIVO

16) El PSUV y el PCV identificamos áreas de accionar común que debemos fortalecer política y organizativamente:

16.1) El PSUV y el PCV sostendrán reuniones bilaterales, estableciendo un cronograma con periodicidad de al menos una vez al mes entre representantes de ambas direcciones nacionales.

16.2) El PSUV y el PCV mantendrán el seguimiento a las gestiones regionales y municipales, para que desarrollen políticas efectivas de atención a las necesidades sentidas de la población.

16.3) En el área internacional, con base en los ámbitos de acción y de atención de cada organización, se fortalecerán las relaciones con instancias que han demostrado consecuente solidaridad con Venezuela y el proceso bolivariano.

16.4) En el área productiva, se garantizará el apoyo a propuestas y proyectos manufactureros y agroindustriales, con especial énfasis a todas aquellas iniciativas del movimiento campesino y comunal.

16.5) El PSUV y el PCV se comprometen al fortalecimiento del movimiento obrero y sindical, facilitando a las corrientes clasistas revolucionarias su articulación con los entes del Estado para la solución de problemas y conflictos laborales, así como el respeto a todos los derechos de las y los trabajadores.

16.6) Se apoyarán todos los proyectos relacionados con medios de comunicación audiovisuales e impresos que sean iniciativa de ambas organizaciones y de los movimientos populares y de trabajadores, y colaboren con el combate contra la guerra mediática y las operaciones psicológicas.

16.7) Las organizaciones políticas propiciarán el relacionamiento de sus organizaciones juveniles, Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (J-PSUV) y la Juventud Comunista de Venezuela (JCV), mediante el impulso de propuestas estudiantiles, culturales, deportivas y comunitarias, para la profundización de los derechos de la juventud.

16.8) Con el objetivo de avanzar en el desarrollo de la política de alianzas PSUV-PCV y del movimiento popular revolucionario, trabajaremos por garantizar una fórmula unitaria de carácter electoral que garantice efectiva presencia y fortalecimiento de nuestras organizaciones en las elecciones legislativas a nivel nacional, estadal y municipal.

Risultati immagini per PCV PSUVELECCIONES PRESIDENCIALES

17) El PCV, sobre la base del presente acuerdo y de los diversos puntos de coincidencia con el PSUV sobre aspectos de política nacional e internacional, asume la candidatura del compatriota Nicolás Maduro Moros, para que, al frente de una amplia coalición de fuerzas políticas y sociales, patrióticas, populares y revolucionarias –como germen de la dirección colectiva y unitaria del proceso–, represente las aspiraciones populares de lucha antiimperialista, unidad latinoamericana y desarrollo soberano en interés del pueblo venezolano; por lo que trabajaremos conjuntamente, sin menoscabo de la autonomía de cada organización, por lograr un contundente triunfo el próximo 22 de abril de 2018.

18) Ambas organizaciones nos comprometemos a darle difusión al presente «Acuerdo programático unitario PSUV-PCV».

Democracia vs Democracia

Risultati immagini per chavismo 27Fpor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Martes 27 de febrero de 2018

Democracia vs Democracia

No somos de aquellos que pretenden simplificar la acción política, y convertirla en un ejercicio de dogmas y operaciones matemáticas de escuela primaria. La política es una actividad compleja, siempre enredada en múltiples contradicciones y aristas, no vive en el mundo fácil del dos-más-dos-son cuatro ni transcurre en las páginas entintadas de los libros. Por eso nos cargan esos supuestos izquierdistas sabihondos que se la pasan dictando cátedra de “marxismo-leninismo” encerrados en cubículos, reales o virtuales, y rumiando su soledad, ya que nunca transforman sus veleidades en un asunto de masas y pueblo, y terminan consumiéndose en grupúsculos, tratando de dividir a los revolucionarios y languideciendo en la amargura de su fracaso.

Esta introducción viene a cuento porque hoy queremos volver sobre un muy importante debate contemporáneo y el papel que ha venido jugando la diplomacia venezolana en él: el debate sobre la democracia.

El concepto de democracia nació viciado desde un principio, en Atenas, circa 500 antes de Cristo. La tara de entonces es en el fondo la misma que afecta a la llamada “democracia liberal” actual, que es el tipo de “democracia” del gusto de la burguesía. El “demos” o “pueblo” ateniense era en realidad el conjunto de aquellos que eran reconocidos como “ciudadanos”, entre quienes estaban los eupátridas (nobles), los demiurgos (artesanos) y los geomoros (agricultores). Todos eran propietarios en alguna medida. Por supuesto se excluía del “demos” a los desposeídos y a los ilotas (esclavos).

De hecho, se calcula que en el Ático vivían entre 250.000 y 300.000 personas, de las cuales podían votar, cuando mucho, entre 30.000 y 60.000. No era pues, como lo sugiere la etimología del término, el “gobierno del pueblo”, sino el gobierno de los propietarios ¿En qué se diferencia eso, a fin de cuentas, de la “democracia” burguesa de hoy?

Tras largas y arduas luchas, los pueblos fueron imponiendo el voto universal, un avance importante, sin duda, pero insuficiente, pues por el tipo de sistema socioeconómico que impera en el capitalismo, en realidad los pueblos pueden votar pero rara vez pueden realmente elegir. La “democracia” sigue siendo un terreno empoderado por los propietarios: los de los medios de producción, los de los medios de comunicación, los de los medios de represión (las armas).

El socialismo revolucionario inspirado en las ideas y propuestas de Marx y Engels nunca simpatizó con la idea de “democracia” tal como se presenta en los términos tradicionales, pues siempre consideró que esta es un desiderátum y no una realidad. En la sociedad dividida en clases siempre hay una clase dominante que impone su dictadura. En el capitalismo, la dictadura de la burguesía, en el socialismo, la dictadura del proletariado (que es, en realidad, dictadura para la burguesía y democracia para el pueblo, algo muy parecido a lo que ocurre en la Venezuela de hoy).

A fines del siglo XX y principios del XXI, un líder histórico replanteó este debate en nuevos términos y le confirió un nuevo impulso: Hugo Chávez Frías, quien dio paso firme al concepto de democracia participativa y protagónica, en contracorriente de la democracia representativa, que es el modelo que tiene como paradigma a la “democracia” estadounidense, que en realidad lleva al extremo la representatividad, ya que el pueblo no elige de manera directa sino a través de la fórmula de los colegios electorales, lo cual facilita las manipulaciones del voto del tipo que se dio en Estados Unidos con la elección de Donald Trump, que resultó Presidente a pesar de sacar alrededor de tres millones de votos menos que Clinton, sobre todo por la aplicación del bigdata para el control de los estados que definían la mayoría en los colegios electorales.

Sobre este tema tan interesante nos podríamos extender, pero estos Análisis se han fijado un espacio limitado para hacerse más útiles al lector, así que tenemos que ir al grano.
Venezuela se ha visto forzada a firmar una serie de cláusulas y acuerdos internacionales que no hacen sino consagrar el dominio de la democracia representativa.

Esto es así por razones de política -y aquí volvemos a nuestra reflexión del principio, la política es compleja y tienes que moverte en su tablero con flexibilidad y a conveniencia de los intereses que defiendes-, de manera que no podía nuestro Gobierno dejar de convalidar tales acuerdos. Pero esto no impidió que Chávez jamás abandonara, en ningún momento, el debate sobre el tipo de democracia a la que aspira la Revolución Bolivariana. Nuestra diplomacia está obligada a impulsar tal debate con más fuerza, con mayor vigor, porque por ese lado nos están atacando fuertemente nuestros enemigos, tildando a Maduro de dictador, cuando realmente se nos quiere someter a la dictadura del imperialismo.

El 21 de mayo de 2006, en el programa “Aló Presidente”, Chávez afirmó que “En América Latina nos quieren imponer el modelo de democracia diseñado por los Estados Unidos, y al que no acepte entrar por ese carril lo acusan de populista, radical, terrorista y dictador”. Tal cual como ocurre hoy con Nicolás Maduro. Y ese mismo año: “En Venezuela se acabó la falsa democracia de las élites, tenemos que enterrarla definitivamente y terminar de construir la democracia socialista, participativa, protagónica”.

Este es un debate crucial que en nuestra opinión no está suficientemente planteado por nuestra actual diplomacia. Se trata de un debate cardinal, fundamental en el mundo de hoy, y mucho más por la circunstancia de agresión imperialista que vive nuestro país. Un buen punto de partida para retomarlo podría ser un gran Congreso internacional, en Caracas, sobre la democracia real. Ahí dejamos la propuesta.

El tablero venezolano: hipótesis sobre los asaltos por venir

Risultati immagini per chavismo radicalpor @Marco_Teruggi
latabla.com

Varios escenarios están en conformación. Cada fuerza mueve sus piezas en el tablero, da forma a los asaltos que vendrán, intenta anticipar. Resulta difícil un pronóstico seguro, aunque una cosa hemos aprendido en estos años, los Estados Unidos contemplan todas las variables, trabajan en cada una de ellas en simultáneo. Su implementación depende de las necesidades y condiciones. Y lo que parecen preparar son justamente condiciones para sus próximas acciones.

Es necesario comenzar por el frente exterior porque allí reside la conducción del conflicto, el centro de gravedad del actual escenario. Esa situación se ha evidenciado desde agosto del año pasado, cuando la oposición venezolana comenzó a superponer derrotas sobre derrotas mezcladas con divisiones. La proporcionalidad no suele fallar: cuanto más golpeada está la derecha, más se desplaza la vocería hacia el frente internacional, es decir Estados Unidos/Grupo de Lima/Unión Europea y agregados. La palabra principal pasó desde entonces a manos norteamericanas, hasta llegar a los momentos más altos que se vieron en estas semanas, cuando el Secretario de Estado y el jefe del Comando Sur se desplegaron para ordenar las tropas en el continente -tropas: gobiernos subordinados y hombres en armas.

La sucesión de ataques de los Estados Unidos contra Venezuela se explica por varias razones. En primer lugar, por su necesidad de tener un control completo del continente en el cuadro de una disputa geopolítica entre diferentes potencias. Lo dijo el Secretario de Estado: el avance de Rusia y China en América Latina les es una amenaza. La batalla que se libra en varios países -con el caso paradigmático de Siria- tiene su dimensión en nuestro continente. Venezuela es un punto estratégico en esa mira, las alianzas con Rusia y China han ido en crecimiento en varias esferas en los últimos años.

En segundo lugar, por la necesidad de recuperar el manejo directo de la producción petrolera y las reservas del subsuelo venezolano. La política del chavismo, en alianza con Rusia y China -con puntos como el desarrollo de criptomonedas y compra y venta de petróleo en monedas que no sean dólar- es un obstáculo a esa necesidad. Las fusiones de intereses entre grandes empresas y gobierno norteamericano están en evidencia: Rex Tillerson, Secretario de Estado, fue director ejecutivo de Exxon Mobil entre 2006 y 2016.

En tercer lugar, por lo que representa Venezuela como proyecto popular, soberano, latinoamericanista. Ante eso buscan aplicar un castigo ejemplar. Que el costo sea alto y las palabras socialismo y Bolívar sean cenizas en las memorias populares de Venezuela y el continente. Quieren aplastar el intento, hundirlo hasta lo más hondo. Así lo han hecho con proyectos similares desde el siglo diecinueve. Esto se une además a la política de caotización de la sociedad, de la desfiguración del Estado-Nación, la política necesaria de acumulación del capital.

La cuestión es entonces centralmente internacional. Desde allí se preparan los escenarios por venir, los intentos de desenlace que buscan desatar. Estamos en un conflicto que comenzó en 1998 -enmarcado en la etapa abierta a partir del 2013- que se ha profundizado en sus variables, se encuentra en posibles puntos de inflexión que dejan entrever intentos de asalto por la fuerza y no por canales democráticos. Así lo indica el escenario principal en construcción. Para eso necesitan construir alianzas, alinear un conjunto complejo de variables y luego, dar el paso, apretar el disparo.

El escenario puede verse en varios momentos, todos en desarrollo. El primer paso reside en vaciar las elecciones presidenciales y las posibles legislativas de las fuerzas mayores de la derecha. Que peleen partidos minoritarios, y en caso de ser posible, que no lo haga ninguno, que el 22 de abril sea Maduro vs Maduro. Eso conformaría un cuadro internacional de desconocimiento del resultado -ya anunciado por algunos gobiernos- lo que daría paso a mayores sanciones diplomáticas, económicas. A su vez profundizaría la calificación de dictadura, lo que, se sabe, abre la puerta a nuevas formas de lucha. Hacia eso iban en julio, pero el peso de los votos de la Asamblea Nacional Constituyente se los impidió.

La hipótesis del vaciamiento electoral incluye varios posibles movimientos anteriores al 22. Se trata, en su táctica, no solamente de retirarse sino de construir el peor escenario. Eso significa la agudización de las variables económicas y posibles actos de saboteo, por ejemplo, a la electricidad. No se puede descartar la posibilidad de escenarios violentos que conmocionen a la población -ya se han dado algunos menores- y condiciones los votos, la participación. Necesitan, en el caso de retirarse, que participe la menor cantidad de gente el día 22. El chavismo necesita lo contrario: mayor participación otorga mayor legitimidad, y, lo que está acá sobre la mesa a nivel nacional es la legitimidad. Eso está en cambio en gran parte perdido a nivel internacional, el chavismo será presentado como antidemocrático haga lo haga.

¿Existe la posibilidad de que busquen acortar tiempos e impedir la realización de las elecciones? No se puede descartar esa hipótesis, la pregunta sería entonces a través de qué vía. Eso remite a la cuestión central en el escenario descrito más arriba: cómo sería el acto final de asalto al poder. El año pasado se vio como esa cuestión no resuelta los hizo avanzar en un escenario que no lograron resolver -se analizó entonces que necesitaban un levantamiento de los barrios y/o un quiebre de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), elementos que no lograron desencadenar.

Se pueden intuir cuatro variables principales para una acción de fuerza directa. La primera, la intervención directa de los Estados Unidos. La segunda, la intervención de fuerzas conjuntas, con epicentro desde Colombia. La tercera, articulada a la segunda, el despliegue de fuerzas paramilitares para desatar oleadas de violencia con intento de control de territorios. La cuarta, que buscan, un quiebre al interior de la Fanb. Trabajan sobre todas las posibilidades. En vista de los últimos movimientos y el cuadro global, el escenario parece dirigirse hacia la segunda variable, combinada con la tercera. ¿Sería suficiente? ¿Una victoria rápida y asegurada? La falta de certezas, junto como factores como las próximas elecciones presidenciales en Colombia, parecen condicionar la posibilidad de que se ponga en marcha.

Existe otro escenario, que puede verse como anterior a la acción de fuerza: el agravamiento de las variables económicas como parte del plan, hecho que desencadenaría episodios de violencia popular que hasta el momento no han sucedido. Esa hipótesis parece la menos manejable por parte de los Estados Unidos, la más compleja de anticipar en vista de las profundidades de la experiencia chavista, los niveles de dificultad económica reales y crecientes, la poca certeza para conducir los tiempos del estallido. Una posibilidad es que en caso de fracasar la variable del colapso económico -por ejemplo, por un efecto positivo de la criptomoneda Petro que permita sortear el bloqueo internacional y descomprimir el peso del dólar de guerra- entonces se activen las variables de asaltos violentos. Como se ve, las variables son interdependientes.

Lo que está en juego son casi siete años más de Nicolás Maduro, es decir del chavismo -con todas sus miradas, contradicciones, errores y potencias- en el gobierno. Los Estados Unidos no parecen dispuestos a convivir ese tiempo, necesitan acelerar los pasos, lograr el desenlace. Al descartar la vía electoral se abren entonces las puertas para las otras vías. Están a la vista próximas confrontaciones en varios escenarios, posibles intentos de asalto final, al igual que ocurrió entre abril y julio del 2017. El chavismo mostró que sabe dar la pelea.

Unión por la Patria

Risultati immagini per PCV PSUVpor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 26 de febrero de 2018

Unión por la Patria

En nuestro Análisis del pasado viernes expresamos contundente respaldo, con diversos argumentos, a la propuesta del presidente Maduro de unas mega elecciones el próximo 22 de abril. El CNE ha decidido no aprobar esta propuesta aduciendo razones técnicas.

Inmediatamente el Presidente ha acatado esa decisión, como debe ser. Nosotros también, por supuesto, además sin ninguna aprensión. Así es la política, de una día para otro las cosas pueden cambiar y todo es aceptable mientras no afecte los principios éticos de las personas.

A partir de la decisión del CNE hemos escuchado varias hipótesis de las razones por la que fue tomada. Algunos asignan justo sentido a los argumentos presentados. Con menos de dos meses por delante, realmente es complicado organizar la elección de consejos legislativos y concejos comunales. Pero otros conjeturan distintas razones.

Hay quienes suponen que hubo una negociación intempestiva con Henry Falcón y quienes le apoyan, tomando en cuenta que este planteó que su candidatura estaba siendo reconsiderada a partir de la propuesta de mega elecciones. Esto tendría sentido, más allá de que haya ocurrido no. Al país le conviene que las presidenciales sean competidas, lo que incluye un probable debate público entre los candidatos, como ha planteado Maduro. También, como hemos dicho, sería positiva la configuración de un nuevo sector opositor que suplante a la desgastada, derrotada y antipatriótica alianza opositora representada en la Mesa de Unidad Democrática. Por eso no es descabellado imaginar que hubiera tal negociación, aunque Falcón sigue poniendo condiciones que debilitan la tesis de que se haya negociado con él.

Otros, mucho más suspicaces, presumen que todo fue una especie de maniobra del chavismo para mostrar al mundo la independencia del CNE con respecto al Ejecutivo y/o para favorecer, al nivel de sus seguidores, a los opositores que se inclinan hacia la participación electoral. Esta conjetura parece un tanto rebuscada, pero todo puede ser.

Hay otra versión, sin duda estrambótica, que ha asomado el diario fascista El Nacional en su editorial de ayer. En su febril imaginación, congruente con la estupidez de los sectores modositos que están al frente de ese panfleto, se sugiere una pelea interna en el chavismo que llevó a que la propuesta del Presidente no prosperara. Si el CNE aprueba, es un apéndice de Maduro, si no, es que en el chavismo quieren fregar al Presidente. Es el eterno tema de “tú lo que quieres es que me coma el tigre”.

En todo caso, sigamos adelante con nuestro guión político, que ha venido funcionando muy bien, gracias, entre otras cosas, a esa formidable herramienta chavista, propuesta por Maduro, que es la Asamblea Nacional Constituyente. Ahora, cuando las amenazas se radicalizan, la Patria nos necesita más unidos que nunca. Apoyemos sin dobleces las decisiones políticas de nuestra dirigencia, que hasta ahora se ha mostrado notablemente capaz de guiar esta nave en medio de la tormenta. Por lo pronto, las otras elecciones no se eliminan, solo quedan postergadas. Tal como dijo el presidente Maduro, “más adelante vendrán las elecciones para las instancias legislativas de la República: Concejos Municipales, Consejos Legislativos y una nueva Asamblea Nacional, así lo ha anunciado la Asamblea Nacional Constituyente”.

Entre tanto, la derecha externa sigue acentuando sus presiones, en momentos en que sus congéneres internos no dan pie con bola y andan a los bandazos, divididos, confundidos y desdibujados, haciendo cundir en sus seguidores la frustración, la decepción, la desmovilización y, en el mejor de los casos para ellos, la resignación.

Así pues, los hechos se amontonan y el acoso se refuerza. Coincidiendo con el vergonzoso ruego de Antonio Ledezma, quien se dejó de vainas y pidió sin ambages la intervención foránea en Venezuela, el Consejo Permanente de la OEA aprobó en reunión extraordinaria una resolución en la que llamó a Venezuela a que “reconsidere la convocatoria de las elecciones presidenciales y presente un nuevo calendario electoral” y a permitir “la realización de elecciones con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente, legítimo y creíble”. Nuestro vicecanciller para América del Norte y representante ante la ONU, Samuel Moncada, ha dado de inmediato una clara respuesta a esa insolencia: “¿Qué pasa ahora? Nada. Ese documento no es vinculante”.

Hay otra respuesta, acaso más incisiva, más disuasiva: el ejercicio militar Independencia 2018. Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), ha dicho “Vamos a movilizar a más de 500.000 organizaciones desde el punto de vista popular, que van a formar parte de este ejercicio. Más de 300.000 milicianos y más de 168.000 efectivos militares que participarán en toda estas actividades de acciones defensivas”. Venezuela enseña sus dientes y sus garras. Que el imperialismo sepa lo que le espera si osa hollar el sagrado suelo de la Patria.

Crítica sí complicidad no

Immagine correlatapor Julio Escalona

Nos han declarado la guerra. El bloqueo económico y financiero es un hecho. El cerco militar también. Las tropas han sido desplegadas y colocadas en posición de ataque en nuestras fronteras. Paramilitares ya ocupan zonas clave de nuestro territorio. La guerra de precios se agudiza. También las operaciones de guerra psicológica, propaganda de guerra, de la 5° columna y el cerco diplomático, que tiene como eje la VIII Cumbre de las Américas, que se realizará en Lima, Perú,
entre el 13 y el 14 de abril, próximos.

La agresión es tan vulgar, que el gobierno de Perú, de manera ilegal anuncia que prohibirá la entrada del presidente Maduro al Perú para impedir que participe en la mencionada Cumbre. Igualmente, el Secretario General de la ONU, se salta el Acuerdo de Ginebra y ordena que el diferendo con Guyana pase a la Corte Internacional de Justicia, con la finalidad de entregarle a la Exxon Mobil la reserva petrolera de la Guyana Esequiva y arrebatarnos la Faja Petrolífera del Orinoco y el Arco Minero.

Hay problemas económicos, pero los que suben los precios, organizan el bachaqueo corporativo, el contrabando de extracción, el acaparamiento, son empresarios tipo Mendoza. Aliados del imperio, enemigos del pueblo y esperan, con la intervención de Trump, participar en el saqueo de nuestras riquezas y convertir a los trabajadores en esclavos.

El presidente Maduro, el ministro Padrino López y la mayoría de los oficiales y soldados son patriotas. Lo que esperamos es que procedan enérgicamente contra los traidores a la patria enquistados en la burocracia civil-militar, como medida necesaria para la defensa y derrota de la agresión imperial.

Reconócelos. Trump, rechazado por el pueblo. Rebajó los impuestos a los ricos y los subió a los pobres. Agrede a negros y latinos. Sin ética, relacionado con el mundo de la pornografía a través de Stormy Daniels. Peña Nieto, de México, maneja un narcogobierno, asesina estudiantes. El de Perú, con graves acusaciones de corrupción y el pueblo pidiendo su renuncia. Santos, de Colombia, 12% de respaldo, viola los acuerdos de paz, permite el asesinato de dirigentes sociales. Estos son los aliados de la oposición. Con ellos piensa “reconstruir” el país. Es decir, con los que destruyeron Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia y destruyen Siria. Caotizan el planeta. Ya el ejército islámico apareció en Rusia, aparecerá en China, donde se quiera imponer el orden de los grandes bancos.

La solidaridad internacional en tiempos de guerra

Risultati immagini per chavismopor Marco Teruggi – 15yultimo.com

Estamos más solos. No es una novedad, es una tendencia que se profundiza. La solidaridad internacional con Venezuela ha disminuido, en particular luego de los meses de abril/julio del año pasado. Tomaron distancia aliados antes cercanos, así como otros que miraban con atención el proceso y nos defendían ante las avalanchas de acusaciones lanzadas desde los medios concentrados y las fuerzas de derecha. Ya no estamos solamente ante la necesidad de deconstruir las matrices que repiten que Venezuela es una dictadura, sino también de reconstruir un tejido de apoyo a la revolución que se ha visto golpeado. Son dos niveles distintos, que demandan estrategias diferenciadas.

Se puede optar, ante este cuadro, por descargar toda la responsabilidad sobre los demás. Es brutal la cerrazón y homogeneidad de los grandes medios de comunicación internacionales. Están negados gran parte de los espacios para quienes no repitan el discurso que tribute a aislar a Venezuela. A esto se han agregados las voces de una gama de presidentes de América Latina y Europa. También se puede señalar a quienes se han alejado de una serie de adjetivos: oportunistas, traicioneros, intelectuales que solo se cobijan donde calienta el sol -ya Venezuela no es sol sino tempestades- claudicantes ante las presiones políticas en cada uno de sus países, cómplices por elección.

Poner toda la responsabilidad en campo ajeno resulta poco honesto y sobre todo poco constructivo. No dudo que ciertas posturas públicas -el silencio es una de ellas- puedan explicarse complejizando algunas de esas adjetivaciones. Pero significa no preguntarnos en qué fallamos, qué no hacemos o hacemos mal, y aleja la posibilidad de volver a tejer los anillos necesarios alrededor de Venezuela, rearticular solidaridades entre izquierdas, progresismos, y ecologismos en el caso de Europa. Son centralmente ellos quienes pueden a su vez disputar sentidos sobre Venezuela en cada uno de sus países, en debates, votaciones, movilizaciones, según las correlaciones de fuerzas políticas y comunicacionales que, en términos generales, no son favorables. Eso es imprescindible en esta situación donde se escuchan armas cargándose en la puerta de nuestras fronteras y las solidaridades no son automáticas.

***

El primer nivel es el de defensa del carácter democrático del proceso político que se vive en Venezuela. En eso se ha retrocedido. Es cada vez más extendida la opinión pública que identifica al chavismo como una dictadura. Esa es, por ejemplo, la palabra que más es asociada con Venezuela cuando se hace un relevamiento de los medios de comunicación en Suecia -podría extenderse a varios países. La segunda palabra que más aparece es corrupción. Esa matriz es difundida de manera furiosa: les es imprescindible extenderla hasta las nauseas para justificar las sanciones de los Estados Unidos, la Unión Europea y el Grupo de Lima, y para crear las condiciones de cara a una posible nueva acción de fuerza nacional/internacional.

En esa dimensión del debate hacen falta herramientas concretas: leyes, artículos de la Constitución, sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, hechos, declaraciones como las del comisionado de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas quien afirmó en diciembre que no existe crisis humanitaria en Venezuela. Afuera existen dudas acerca de la Asamblea Nacional Constituyente, sobre la legalidad del adelantamiento de las elecciones, las razones que explican por qué la Mesa de la Unidad Democrática o Voluntad Popular no puedan presentarse a las elecciones presidenciales. Hablo de convencer a quienes podrían sumarse al apoyo, pero se encuentran con faltas de argumentos ante un cuadro de alta tensión, o de defenderse ante los ataques sistemáticos de la derecha. En eso, se sabe, importa lo legal pero también y sobre todo lo legítimo.

Ese nivel es necesario pero insuficiente. Se corre el riesgo de caer en una limitación que varios afuera señalan como victimización. Esto, traducido, significa que el discurso consiste en un decálogo de las agresiones internacionales/nacionales, junto con la defensa de todo acto del chavismo. El discurso del bien y el mal puede tener efecto para la defensa democrática y el desenmascaramiento del enemigo, pero tiene poca fuerza para reconstruir solidaridad, hablar con izquierdas, progresismos, que además se encuentran en una época de más dudas que certezas -Venezuela operaba como una de las certezas, ahora poco. Es necesario poner en debate la revolución como revolución, que no funciona bajo el clivaje de bien/mal.

El proceso tiene contradicciones, pasiones alegres, pasiones tristes, policlasismos que tensionan la dirección de las salidas a la guerra/crisis económica, herramientas políticas, movimientos, experiencias de organización popular, lógicas burocráticas, épicas, más de un millón novecientas mil viviendas entregadas etc. Es necesario analizarla, traducirla a otros idiomas políticos, pensar una narrativa que se salga de lenguajes como “comandante supremo”, y la liturgia de propaganda, que son contraproducentes en otros países -muchas veces también en Venezuela.

Significa que se debe ahondar en el análisis del propio proceso, siempre en el marco del cuadro general en el cual se desenvuelve. La voz oficial es evidentemente imprescindible, pero resulta insuficiente por sí sola para este otro nivel: es una (auto)limitación defender la revolución solo desde la institucionalidad y pocos dirigentes. Se desaprovecha la potencia del chavismo, se lo reduce a la dirección de gobierno y del Psuv, y la revolución se presenta haciendo frente a una avalancha de imágenes de inflación, colas, migraciones, escuálidos en el extranjero, con un discurso muchas veces gastado, para los ya convencidos.

Necesitamos rearmar estrategias de comunicación, volver a entusiasmar, y eso pasa, entre otras cosas, por ampliar las vocerías hacia afuera, las narrativas, los debates sobre la misma revolución, así como replantear, por ejemplo, los encuentros de solidaridad realizados en Venezuela, donde el esquema de hotel/sala cerrada/diálogo con algunos dirigentes, es una fórmula de efecto limitado. Para enamorar de la revolución es necesario compartirla aguas abajo, en experiencias como asambleas comunales, distribuciones de Clap, en el país profundo sin aire acondicionado. ¿La revolución son los dirigentes formales? Sería un error grande concebirlo así, un error que ocurre, es parte de nuestros problemas hacia adentro y hacia afuera.

Ese segundo nivel es clave. Implica también reconocer problemas, analizarlos, explicar, por ejemplo, el desarrollo y combate a la corrupción, la dificultad en haber logrado ampliar la base productiva a pesar de las pruebas que se hicieron en ese camino -afuera todos se preguntan por qué el chavismo no lo intentó-, o qué errores hemos cometido para no lograr estabilizar el cuadro económico provocado por la estrategia del enemigo. Procesar limitaciones otorga mayor credibilidad y esa credibilidad es hoy imprescindible.

***

Este análisis nace de un recorrido que realizamos entre enero y febrero en varias ciudades europeas donde dimos conversatorios sobre la revolución, entrevistas a diferentes medios, una iniciativa que fue posible gracias a asociaciones, fuerzas políticas, que trabajan la solidaridad con Venezuela. La conclusión luego de esa experiencia es que se pueden reconstruir un tejido de apoyo público, pero difícilmente se logrará en caso de mantener el piloto automático. El enemigo ha desarrollado fuerza internacional en un cuadro de avanzada de las derechas en varios países, cuenta con alianzas poderosas -que son el mismo enemigo- y sabe jugar en el terreno comunicacional. La revolución, como en otros espacios, debe reinventarse para defenderse y aportar sus enseñanzas, que son muchas. Estas son pistas para hacerlo. Resulta urgente en este contexto de creciente aislamiento y un cielo que se cubre de tormenta.

Megaelecciones: que con su pan se lo coman

Immagine correlatapor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Viernes 23 de febrero de 2018

Megaelecciones: que con su pan se lo coman

El proceso electoral hacia los comicios pautados para el 22 de abril próximo se sigue desarrollando en medio de la conflictividad política, las amenazas y la injerencia imperial que es ratificada por acciones como, por ejemplo, las declaraciones intolerables del encargado de negocios gringo en nuestro país, Todd Robinson. Y también, hay que decirlo, de éxitos rotundos como el del Petro.

El ambiente político se remueve una vez más con la propuesta del presidente Maduro de adelantar también las elecciones de Asamblea Nacional, Consejos Legislativos y Concejos Municipales. Este planteamiento nos parece coherente con las respuestas que viene dando nuestra dirección revolucionaria ante la conspiración continuada y la agresión foránea. Es necesario cerrar el círculo que blinde al poder revolucionario, y reforzar el contraataque contra la derecha interna y externa que ha tratado de acosar a Venezuela y a la Revolución con más ahínco desde que Nicolás Maduro fuera electo Presidente. No es hora de debilidades, hay que intensificar la gran contraofensiva revolucionaria que tuvo un punto de pivote con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio de 2017. Al enemigo prepotente y criminal, ahora en desbandada, hay que perseguirlo para ponerlo en fuga y aplastarlo políticamente.

Además, el presidente Maduro entiende perfectamente que solo con la paz y la estabilidad es posible incrementar el esfuerzo para superar las dificultades actuales del país y este ambiente de trabajo positivo solo se puede lograr dándole cada día más fortaleza al poder revolucionario. Es lo que el Presidente ha querido decir al declarar que “Es necesario adelantar las elecciones para renovar todos los poderes y dedicarnos únicamente a trabajar”.

Maduro se pregunta: “¿Si la oposición no va a las elecciones hacia dónde se van? ¿A dar un golpe de Estado para asumir la presidencia?”. La respuesta la da la propia MUD en su comunicado en el que anuncia su táctica de abstención electoral: “Convocamos a todos los sectores sociales del país a constituir con nosotros un gran Frente Amplio Nacional, como un mecanismo efectivo de organización y articulación de fuerzas sociales y políticas en torno al propósito de alcanzar este año elecciones limpias y competitivas, y lograr el rescate de la democracia como sistema político”. Se trata, pues, de la pretensión de resucitar la tristemente célebre Coordinadora Democrática, activa en las acciones golpistas de 2002, y tomar como pretexto el supuesto objetivo de “alcanzar este año elecciones limpias y competitivas” para reanudar su política inmediatista y su conspiración por una “salida” no constitucional.

Ese es el guión aprobado por sus amos imperiales, pero es falso que querer sea poder. Un sancocho de siglas no es una fuerza real (AD, PJ, VP. UNT. CEV, Fedecámaras, Conindustria, UCV, etc.). No obstante, es claro que tendremos que seguir durmiendo con un ojo abierto, porque a pesar de la debilidad social de la derecha, ellos siguen pensando que “una sola chispa puede incendiar la pradera” y para ello cuentan con algo innegable: los evidentes bolsones de descontento social como consecuencia de las dificultades económicas cotidianas que viven los venezolanos.

Por lo pronto, la táctica abstencionista comienza a tener efectos sobre los sectores de oposición que intentan decantarse por una política realista en el terreno electoral. Sobre estos factores, decíamos en nuestro Análisis del 21 de febrero, en cuanto a la posibilidad de que los mismos puedan convertirse en una nueva oposición: “Para ello requerirían de algo que no han mostrado hasta ahora, al menos no suficientemente: el coraje político que les impida sucumbir a los chantajes y presiones que ya se están ejerciendo sobre ellos, tildándolos de colaboracionistas y, en el caso de Falcón, de chavista encubierto… Si serán capaces de perseverar en diferenciarse de la MUD y de los más extremistas de la derecha, está por verse”.

La primera víctima de las presiones es Claudio Fermín, quien en la declaración en la que anuncia el retiro de su candidatura presidencial se refiere, como uno de sus principales argumentos, al hecho de la pluralidad de factores de la derecha que llaman a la abstención, entre los cuales están la jerarquía católica, los distintos gremios empresariales, la asociación de rectores universitarios derechistas y otros: “… la colcha sobre la cual hay que bordar la candidatura unitaria que habíamos planteado se fue encogiendo de manera acelerada hasta el punto de que una candidatura hoy podría ser el fruto de una alianza bien intencionada pero ya no con ‘capacidad unitaria nacional’ para generar el cambio que andamos buscando y con el que estamos comprometidos”.

Tanto Fermín como Henry Falcón han cuestionado la propuesta presidencial de convocar las elecciones mencionadas junto a las presidenciales. El ex gobernador de Lara ha afirmado, inclusive, que está reevaluando, por esa razón, la pertinencia de su candidatura. En vez de ver en la propuesta de Maduro un nuevo boquete por donde ir fortaleciéndose esos sectores hacia la construcción de una nueva oposición, parecen en camino de sucumbir una vez más a su propia cobardía política. Que con su pan se lo coman, porque las megaelecciones van.

Golpe de Estado para la intervención internacional

Risultati immagini per chavismopor Julio Escalona

El golpe de Estado no derrocaría al gobierno, llamaría y justificaría la intervención internacional

La responsabilidad de Julio Borges

Una serie de acontecimientos de nuestra vida cotidiana no se comprenden si no internalizamos que vivimos un estado de guerra no convencional declarada por el gobierno de EEUU, entre otras causas, por solicitud de varios dirigentes de la oposición encabezados por Julio Borges. En esa situación, es correcto el adelanto de las elecciones para presidente de la república.

He realizado un esfuerzo por no sumarme a los aspectos irracionales de la polarización que vive la sociedad venezolana. Pero después de años de negociación en los que sin duda el gobierno venezolano ha ido haciendo concesiones para tratar de acercar posiciones, de una mediación paciente e imparcial del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, y del ex-presidente español Rodríguez Zapatero, mediación que también logró que los negociadores de la oposición también flexibilizaran sus posiciones, cuando finalmente las negociaciones arriban a un preacuerdo, al que sólo le faltaba las firmas de las partes, repentinamente Julio Borges rompe las negociaciones. Esta es una conducta que sabe que la no firma, abre un camino de violencia. Es
demasiada irresponsabilidad.

Es importante leer las declaraciones posteriores del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, y del expresidente de España, Rodríguez Zapatero, los mediadores. Sin decirlo, porque ellos están tratando de preservar su calidad de mediadores, sin embargo, la responsabilidad de Julio Borges en la ruptura de los acuerdos alcanzados, es evidente.

Después de frustrar la firma de un acuerdo de convivencia pacífica que se negoció en Republica Dominicana, este dirigente de la oposición, recorre Europa y EEUU, estimulando la intervención en Venezuela (lo que incluye la intervención militar), con el propósito de derrocar al gobierno bolivariano.

Saben que no ganarán las próximas elecciones y deciden caotizar aún más la vida cotidiana de los venezolanos y alentar un levantamiento en el seno de la Fuerza Armada El problema es que Trump y Tillerson, y Julio Borges también, saben que Maduro ganará las próximas elecciones para presidente de la república. Es decir, la grave crisis que han provocado en Venezuela de carácter social, económica y política, no ha sido suficiente para deteriorar el peso político del chavismo y del presidente Nicolás Maduro. Entonces, deciden romper definitivamente con la vía institucional y se lanzan por el camino de la violencia, lo que no significa que, en lo inmediato, los “marines” estarán desembarcando en las costas de Venezuela y nuestras fronteras estarán siendo atravesadas por una infantería internacional. Es probable que todo esto pueda ocurrir, si resulta necesario, pero por ahora habrá mucha sutileza, sutileza criminal, por supuesto, similar a la que se utilizó en Libia, la cual concluyó con la destrucción de Libia como nación soberana y el asesinato de Gadafi, Tillerson llama directamente a la Fuerza Armada a que dé un golpe de Estado.

Ello implica que van a radicalizar las agresiones económicas, las operaciones de guerra psicológica, la guerra mediática, las acciones de paramilitares que ya están instalados en Venezuela, para complicar la situación de seguridad provocando atracos, secuestros y diversos crímenes horrendos.

No sería extraño que en cualquier momento veamos acciones criminales promovidas por paramilitares encubiertos, en distintas zonas de nuestra patria para extremar el caos y sembrar miedo y terror. Esto debería ser alertado seriamente pues no perjudicará la campaña electoral. Por el contrario, la pone en la perspectiva de un país asediado y agredido.

El levantamiento militar no necesariamente derrocaría al gobierno, trataría de mantenerse varios días para llamar a la intervención internacional

Lograrían caotizar aún más la vida cotidiana de los venezolanos, tratando de crear en el imaginario de la población y en todos los aspectos simbólicos, que Venezuela se ha transformado en una sociedad inviable, para justificar una intervención internacional que restablezca la “normalidad” y ver si logran descomponer a la fuerza armada hasta el punto en que por lo menos un sector de ella, provoque un levantamiento militar, que aunque no arrastre a la mayoría de la fuerza armada, podría dar la señal para que se radicalice la intervención internacional, pues sus líderes pedirían de inmediato la intervención de la “comunidad internacional” (es decir, EEUU y por lo menos el Secretario General de la OEA).

Sería un golpe de Estado combinado con el Comando de Sur y el Departamento de Estado de EEUU En este guion, los líderes del golpe militar tendrían la promesa de que un futuro gobierno se organizaría en torno a ellos.

El golpe de Estado sería una combinación de la iniciativa de algunos oficiales asociada con comandos paramilitares, que tendrían la misión de tomar y controlar un área determinada del país, que se mantenga mientras se moviliza la acción de EEUU, Colombia, Perú, Brasil, etc. para acelerar una intervención internacional, que inicialmente podría tomar militar y políticamente, la zona que los golpistas y los paramilitares hayan logrado controlar. Desde ahí podría extenderse hacia el resto del país aun cuando la primera acción de la intervención estará orientada hacia la detención o el asesinato del presidente, Nicolás Maduro.

La doctrina de la Responsabilidad de Proteger

Para una intervención de este tipo ya la Asamblea General de las Naciones Unidas, ha ido creando una doctrina, la Responsabilidad de Proteger, que ya fue aplicada en Libia, arbitrariamente, sin una resolución formal de las Naciones Unidas, que la formalizara.

Esta doctrina está orientada a desconocer la soberanía de los Estados. Ella reconoce que, en primer lugar, la responsabilidad de sostener la seguridad y el orden interno de una nación, le corresponde al Estado respectivo, pero, si ese estado demuestra que no la puede garantizar, que la crisis y el desorden lo sobrepasan, entonces, la “comunidad internacional” tiene el derecho de intervenir
para garantizar los derechos de la población.

Por eso se va extremando la caotización de la vida cotidiana para justificar una intervención internacional por encima de las atribuciones del Estado venezolano.

La VIII cumbre de las Américas y la intervención de la OEA en Venezuela

Nos han declarado la guerra. El bloqueo económico y financiero es un hecho. El cerco militar también. Las tropas han sido desplegadas y colocadas en posición de ataque en nuestras fronteras. Paramilitares ya ocupan zonas clave de nuestro territorio. La guerra de precios se agudiza. También las operaciones de guerra psicológica, propaganda de guerra, de la 5° columna y el cerco  diplomático, que tiene como eje la VIII Cumbre de las Américas. Como se sabe, ella se realizará en Lima, Perú, entre los días 13 y 14 de abril del presente año.

Repentinamente el presidente del Perú declara que no permitirá la presencia del presidente Maduro y un alto funcionario dice: “No puede entrar ni al suelo ni al cielo peruano. Él no puede entrar porque no está siendo bienvenido”.  (http://www.diariopinion.com/internacionales/verArticulo.php?id=966822).

Simultáneamente la canciller declara: “Tomaremos la decisión que tengamos que tomar si eso sucede”. Es decir, si el presidente Maduro se presenta en Lima. ¿Qué significa eso? ¿Qué lo detendrán y lo entregarán a EEUU? Eso puede crear un “casus belli”, una situación de guerra, que es lo están buscando. ¿Se combinaría esto con el levantamiento militar en Venezuela?

Lo primero que debo decir, es que el gobierno de Perú no tiene facultad alguna para decidir sobre la asistencia o no, de un determinado presidente a la cumbre de las Américas. Por el contrario, la Carta de la OEA y las leyes internacionales, lo obligan a otorgar todas las facilidades necesarias para garantizar la presencia de los invitados a la cumbre. Todo lo demás es una violación de la ley internacional.

Es un delito y el gobierno del Perú lo sabe bien. ¿Es un plan de EEUU para actuar contra el Presidente Maduro, para intentar detenerlo y llevarlo a territorio de EEUU? Eso lo ya intentaron hacer con el Presidente Chávez en abril de 2002.

¿Una nueva oposición?

L'immagine può contenere: 14 persone, persone che sorridono, follapor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 21 de febrero de 2018

¿Una nueva oposición?

No deja de ser interesante que una parte de la oposición venezolana se muestre dispuesta a participar en las elecciones presidenciales del 22 de abril próximo. Como fenómeno político podría significar cambios importantes en el escenario, tanto nacional e internacional.

Actualmente la MUD se bate en desbandada, desdibujada, y languidece contando con una incierta intervención foránea, mientras que otros sectores opositores se muestran como opciones emergentes. Estos actores vienen haciendo un trabajo político lento pero sostenido, medrando ante los errores evidentes de los partidos mayoritarios de la derecha, AD, VP y PJ. Tanto Falcón como el MAS, por ejemplo, han venido diseñando un discurso propio, el primero, con su partido Avanzada Progresista, sin deslindarse de la MUD y el segundo, el partido que fundara Teodoro Petkoff, habiéndose separado de la alianza opositora desde hace algún tiempo. Dos aspectos de ese discurso son la decantación expresa hacia la vía electoral y el rechazo tanto de las tácticas violentas como del fomento de una intervención foránea en Venezuela.

Por supuesto, tanto Falcón como el MAS no son opciones electorales victoriosas, ni que vayan juntos, lo cual aparece como muy probable. Pero si votare el 30% de la base social opositora, eso podría equivaler a una cifra cercana a los 4 millones de votos, un muy buen punto de partida para desarrollar una nueva fuerza política importante en el escenario nacional.

Por otra parte, la participación electoral le permitiría a estas fuerzas difundir un discurso que podría llegar a ser potable para un amplio espectro de ciudadanos que se definen como opositores al Gobierno y que se sienten defraudados por el frustrado liderazgo de la MUD, que alguna vez existiera como vía para que ese sector expresara su descontento. Para ello necesitarían generar una concepción de la política que se exprese en el llamado a esa parte de la ciudadanía para perseverar en sus posiciones pero al mismo tiempo desechar el inmediatismo, el odio enfermizo, y que proponga el reconocimiento del chavismo como una fuerza real que va más allá de Maduro y del PSUV. En otras palabras, tendrían que esforzarse en atraer a esos electores hacia la realidad, y liberarlos de las mentiras y las manipulaciones del tipo que practican factores como El Nacional, los restos de la MUD, Machado, Ledezma y otros extremistas. Para ello requerirían de algo que no han mostrado hasta ahora, al menos no suficientemente: el coraje político que les impida sucumbir a los chantajes y presiones que ya se están ejerciendo sobre ellos, tildándolos de colaboracionistas y, en el caso de Falcón, de chavista encubierto.

Si serán capaces de perseverar en diferenciarse de la MUD y de los más extremistas de la derecha, está por verse. Lo deseable es que lo hagan, porque eso podría derivar en algo conveniente para el país: el establecimiento de una oposición que se adapte a las nuevas realidades de nuestra Nación, asuma con dignidad su papel de contrapeso, compita por el poder dentro de los términos constitucionales y refuerce, para bien de todos, la cultura de cambio con paz que generó el pensamiento de Chávez.

Otra cosa positiva de esa hipótesis: una oposición así podría ser competitiva en el mediano plazo, y esto obligaría al chavismo a reforzar la función autocrítica, la eficiencia de su gestión, y sus vínculos políticos y afectivos con el pueblo.

En cuanto a los otros candidatos opositores que asoman, Claudio Fermín parece condenado por la providencia a repetir su historia de candidato desechable, a conformarse con acaso un lejano tercer lugar y a regresar a los rincones olvidados de la política. A menos que a última hora tenga el tino de plegarse al candidato que mejor esté representando a la oposición y sumarse a la nueva fuerza política nacional que en teoría podría aparecer.

El otro contendiente hasta ahora visible es el pastor evangélico Javier Bertucci, quien no representa una amenaza electoral, sobre todo por su inmenso rabo de paja, pues ha estado vinculado al escándalo de los papeles de Panamá, estuvo preso en 2016 acusado de contrabando y aparece dudosamente relacionado a varias empresas de Florida y Centroamérica, particularmente de Panamá, pero que sí corporiza otros peligros en el escenario. Se trata del primer factor político que se presenta como alternativa de cierto fundamentalismo cristiano que ha comenzado a cundir teniendo como herramienta principal varias sectas evangélicas que se están expandiendo en Venezuela y más allá. Como se sabe, la promoción de los fundamentalismos religiosos es uno de los instrumentos que ha usado el imperialismo para la mediatización de las mentes y la colonización cultural, sobre todo entre las clases más empobrecidas. Aquí vamos a citar un artículo de Roland Denis, “El fundamentalismo evangélico toca la puerta de Venezuela. No lo dejes entrar” (Aporrea.org, 19/09/2104): “Lo que está pasando en Venezuela no es más que la confirmación de lo que se veía a lo lejos podía ser un plan cuidadosamente diseñado de la expansión mundial de los fundamentalismos religiosos, llevado a cabo por las grandes potencias internacionales, básicamente desde los Estados Unidos de Norte América e Israel. Desde allí es donde surge el núcleo ideológico fundamental que le da sustento a todos estos grupos que operan no solo en Venezuela, sino en toda Latinoamérica”.

Por supuesto, el surgimiento de una nueva oposición del tipo mencionado no es un hecho dado, sino tan solo y por ahora, una posibilidad. Por otra parte, eso tampoco sacaría del camino definitivamente a la ultraderecha extremista interna y externa, que seguirá adelante con sus planes.

Mañana jueves a primerísima hora estaremos en la cola para adquirir combo Mercal. Volveremos el viernes 23/02/18

Venezuela: cresce la minaccia dell’intervento

venezdi Ángel Guerra

da Telesur

15-02-2018.- L’esclusione anti-democratica del Venezuela dal Summit delle Americhe, concordata il 13 febbraio a Lima da parte di governi strettamente alleati agli Stati Uniti, mira a rafforzare l’assedio, l’isolamento e le condizioni per il rovesciamento con la forza del governo del presidente Nicolas Maduro.

È risaputo che Washington e le destre sono seriamente impegnati nel rovesciamento con la forza della Rivoluzione Bolivariana. Però, adesso i portavoce dell’impero lo dichiarano apertamente: lo hanno fatto, nel suo discorso presso l’Università del Texas, il Segretario di Stato, ex-CEO di Exxon, Rex Tillerson e, alcuni giorni dopo, il senatore di origine cubana Marco Rubio, al quale Trump ha affidato l’azione politica nei confronti di Cuba e del Venezuela.

Il cosiddetto Gruppo di Lima ha proclamato che non riconosce le elezioni presidenziali convocate per il 22 aprile dall’autorità elettorale venezuelana e ha ribadito il suo mancato riconoscimento dell’Assemblea Nazionale Costituente. Allo stesso tempo, ha invocato come giustificazione del suo atteggiamento un rapporto di parte della Commissione Interamericana per i Diritti Umani, che, in violazione delle regole che lo governano, non tiene conto del parere del governo venezuelano, come anche la decisione di istituire un’istruttoria preliminare sul Venezuela da parte del procuratore della Corte Penale Internazionale. Questo tribunale è uno strumento coloniale, in cui non è stata mai processata nessuna delle flagranti e pesanti violazioni dei diritti umani da parte degli Stati Uniti, né tantomeno nessuno degli incomparabili crimini contro l’umanità commessi nelle continue guerre di aggressione in cui essi si imbarcano.  Altri importanti aspetti della dichiarazione si riferiscono alla situazione umanitaria e al flusso di migranti dal Venezuela verso altri paesi.

È difficile imbattersi in un pronunciamento più mendace, ingerentista, asservito all’imperialismo e carico di disprezzo per la volontà del popolo venezuelano e per i principi del diritto internazionale, di questa dichiarazione sul Venezuela, operata da parte di quel gruppo. Contribuisce al fornire una giustificazione a un intervento militare o a un sanguinoso colpo di Stato nella terra natia di Bolivar, riprendendo le stesse accuse di Washington e dei grandi gruppi mediatici.

Questo risulta ancora più grave, dopo l’annuncio della nuova strategia di sicurezza nazionale degli Stati Uniti, che considera la Russia e la Cina come minacce più importanti del terrorismo, tanto più che entrambi i paesi sono stretti alleati del Venezuela. Allo stesso modo, entrambe le potenze sono state oggetto di insulti da parte del Segretario di Stato Rex Tillerson in ciascuna scala del suo tour. In vista dell’incontro di Lima, risulta chiaro quale sia stato probabilmente l’argomento più importante tra quelli trattati da parte del Segretario di Stato nei paesi da lui visitati, sicuramente tra i più attivi contro il Venezuela nel gruppo di Lima.

Se a questo aggiungiamo la crescente presenza di militari degli Stati Uniti nella regione, la recente visita dell’ammiraglio Kurt Tidd in Colombia e il movimento di truppe provenienti da Colombia e Brasile al confine con il Venezuela, mentre si cerca di esacerbare il tema della migrazione venezuelana, sembra che si stia tentando di creare la tempesta perfetta per un intervento armato in Venezuela, con il minimo pretesto. Manca solo una provocazione: potrebbe essere un falso positivo, che dia l’occasione per un possibile attacco dalla Colombia o una qualche azione violenta in Venezuela, per giustificare l’intervento di uno o più eserciti dell’America Latina, il che creerebbe in qualche modo lo scenario per un intervento delle forze del Comando Sud.

Sulla base di questi elementi di giudizio, è più facile capire l’urgenza degli Stati Uniti e dell’oligarchia colombiana nel far saltare il tavolo di negoziazione nella Repubblica Dominicana tra l’opposizione e il governo venezuelano. Se l’accordo, già pronto e approvato dalle parti, fosse stato firmato, l’intervento contro il Venezuela sarebbe stato disinnescato, almeno per un lungo periodo.

Come se non bastasse, Luis Almagro, l’impresentabile segretario generale dell’OSA, ha messo in discussione la legittimità delle elezioni a Cuba e ha tacitamente suggerito che L’Avana non dovrebbe partecipare al Vertice delle Americhe, perché le ‘dittature’ non dovrebbero essere invitate. Cuba ha sempre bisogno di solidarietà. Come no. Ma, soprattutto, ne ha bisogno il Venezuela, da parte di tutte e tutti i veri democratici, progressisti e rivoluzionari. In Venezuela, viene condotta una lotta decisiva per la democrazia e l’autodeterminazione dei popoli. È la repubblica spagnola di oggi, ma dobbiamo impedire che finisca come lei.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marco Nieli]

 

 

Invasión ¿sí o no?

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 15 de febrero de 2018

Invasión ¿sí o no?

¿Se aproxima una intervención militar en Venezuela? Estamos de acuerdo con El analista William Serafino en que el panorama plantea más preguntas que respuestas. Según Serafino “La saturación informativa alrededor de los últimos movimientos (militares y diplomáticos) del frente externo contra Venezuela dibuja un panorama que, hasta los momentos, plantea más preguntas que respuestas inmediatas e inminentes.

Sin embargo, algunos hitos políticos recientes, como la gira del secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson por países líderes del Grupo de Lima y la implosión de la Mesa de Diálogo en República Dominicana, lo segundo consecuencia de lo primero, dan cuenta de un nuevo curso de acciones para elevar a Venezuela a la categoría de conflicto internacional; el tan ansiado punto de no retorno donde el acoso geopolítico disuelva las fronteras de la política (interna) y rebase el ya endeble derecho internacional” (“Los planes del Comando Sur y el rompecabezas de la guerra contra Venezuela”, en Misión Verdad).

La misma aprehensión en torno a la posible intervención militar la muestra el argentino Carlos Aznarez: “No se trata de dramatizar, exagerar o esbozar conspiraciones apocalípticas, pero cada una de las piezas que el Imperio está moviendo en el tablero latinoamericano apunta a establecer un escenario de intervención militar contra Venezuela bolivariana. Podrá ser tercerizada o de forma directa con las falsas excusas del “humanitarismo”, pero la situación adquiere cada vez mas gravedad si se tiene en cuenta que todo este andamiaje belicista podría estar orientado a impedir que el pueblo chavista vuelva a proporcionar una contundente paliza electoral al poder oligárquico en abril” (“Venezuela Bolivariana, el punto máximo de la confrontación antiimperialista”, en Resumen Latinoamericano, 13/02/18).

Dentro de la misma línea está el Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab: “Desde Colombia, y así lo denuncio como presidente del Poder Ciudadano y Fiscal General de la República, se está planeando nada más y nada menos que reeditar épocas ya canceladas en la historia de la humanidad, como es el bombardeo militar, la invasión militar, como es la ocupación a sangre y fuego de un país pacífico como Venezuela”.

Ahora bien, nos repreguntamos ¿es inminente una invasión a Venezuela? Los planes existen desde hace tiempo, sin duda, y por supuesto la evidente agudización de la lucha de clases en el continente aumenta la probabilidad de una acción semejante. Pero es erróneo pensar que hay ya una decisión tomada en ese sentido o que una aventura tan riesgosa y de desarrollo tan impredecible cuenta con unanimidad en el seno de la derecha continental. La clave acaso nos las da el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Alberto Mejía, quien negó que haya un plan para invadir y bombardear Venezuela, tras la denuncia de Saab. Lo que más nos llama la atención son las razones de esta negativa: “Tenemos tantos problemas en nuestro país que estamos dedicados y focalizados. Solo nos interesa solucionar los problemas del pueblo colombiano”.

Claro, poco después el mismo general Mejía aseveró que la guerrilla del ELN está utilizando a ciudadanos venezolanos en sus atentados, a quienes recluta tras llegar al país “huyendo de la crisis”. Mejías afirmó que “Hemos evidenciado, como en el caso que sucedió en la vía que de Pamplona conduce a Cúcuta (el domingo pasado), que dos personas con cédula venezolana murieron al tratar de poner una bomba. Están utilizando a estas personas que llegan al país, y el ELN los incorpora en sus filas”. Y también que no se ha podido capturar a los cabecillas del grupo guerrillero pues “se encuentran al otro lado de la frontera”. Esto le echa leña al fuego belicista. Lo cierto es que la probabilidad inmediata de una intervención directa en Venezuela no se ve tan clara.

Es seguro que no todos los factores que tendrían vela en el entierro de la intervención estarían de acuerdo con una decisión extrema como esa, ni en Estados Unidos ni en los países que se le subordinan. En el propio centro imperial una intervención desataría grandes contradicciones internas y la segura resistencia del pueblo venezolano despertaría en amplios sectores de ese país el fantasma de la guerra de Vietnam ¿Aceptaría de brazos cruzados el pueblo estadounidense, sobre todo los sectores de amplio espectro que se oponen de manera radical al gobierno extremista de Trump, más sacrificios humanos y materiales como los que acarrearía la invasión a un país suramericano y la apertura de un nuevo foco de conflicto añadido a los de Asia y el Medio Oriente?

De todas formas, y como siempre decimos, nada está escrito. En el Análisis de ayer nos preguntábamos: “¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto?” El caso es que una intervención militar en Venezuela de cualquier tipo estaría lejos de ser algún placido paseo. Como asomó Roy Chaderton, “en el intento alocado de invadir nuestro país, cada esquina va a ser una trinchera y cada ventana, un espacio para un francotirador patriota”. Sobre todo porque nos estamos preparando para una guerra asimétrica. Recientemente presenciamos un ejercicio militar nuestro en el estado Guárico.

El principal componente de la acción fue la Milicia Nacional Bolivariana, que ensayó tácticas de guerra de guerrillas, ocultándose en el monte y atacando a las tropas regulares invasoras. Como dijo Chávez el 29 de febrero de 2004: “Bastante historia hay aquí, bastante heroísmo hay aquí… ¿Y saben una cosa? ¡Bastante pueblo hay aquí! ¿Y saben otra cosa? ¡Bastantes cojones hay aquí para defender esta tierra! ¡Para defender esta patria de cualquier intruso que pretenda venir a humillar la dignidad de esta tierra sagrada, de la Venezuela de todos nosotros! ¡Carajo!”. Eso lo saben muy bien los gringos, por supuesto.

Si nos presionaran para dar un pronóstico, diríamos que es más fácil que en Venezuela la Revolución se estabilice y se prolongue, que se produzca una intervención directa del imperialismo… por ahora.

Ley Constitucional de los Consejos Productivos de la Clase Obrera

L'immagine può contenere: 1 persona, con sorriso, sMSpor Gaceta Oficial

N° 41.336 de fecha 6 de febrero de 2018 fue publicada la Ley Constitucional de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, sancionada por la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela. 

LEY CONSTITUCIONAL DE LOS CONSEJOS PRODUCTIVOS DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES

Capítulo I

Disposiciones Generales

Objeto

Artículo 1. La presente Ley Constitucional tiene por objeto regular la constitución, organización y funcionamiento de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, para la participación protagónica de la clase obrera y demás expresiones del Poder Popular en la gestión de la actividad productiva y distribución de bienes y servicios en las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales, a fin de garantizar el desarrollo productivo de la Nación y su acceso oportuno para el Pueblo, en aras de fomentar una nueva conciencia y cultura de trabajo.

Ámbito de aplicación

Artículo 2. Las disposiciones de la presente Ley Constitucional son aplicables a las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales, ubicadas en el territorio nacional.

Valores y principios

Artículo 3. La constitución, organización y funcionamiento de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores se regirá por los valores y principios siguientes:

La libertad, la independencia y la soberanía de la producción, de la clase obrera organizada de la República Bolivariana de Venezuela.
La igualdad de derechos y deberes, la solidaridad, el esfuerzo común, la comprensión mutua, el respeto recíproco y la fraternidad en sus relaciones sociales con las y los integrantes de la clase obrera y el Pueblo en general.
La cooperación, disciplina y responsabilidad en el cumplimiento de las acciones y tareas propias de su participación en el proceso social de trabajo.
La satisfacción de las necesidades del Pueblo venezolano.
La construcción de una nueva conciencia y cultura de trabajo, así como de una sociedad socialista.
La participación protagónica.
La corresponsabilidad.
La solidaridad.
La justicia social.
La igualdad social.
La preeminencia de los derechos humanos.
La seguridad y soberanía integral de la Nación.
La primacía de los intereses colectivos.
La protección preferente y especial de las trabajadoras y trabajadores.
La transparencia.
La contraloría social.
Finalidades

Artículo 4. Esta Ley Constitucional tiene las finalidades siguientes:

Garantizar al Pueblo el acceso oportuno a bienes y servicios, especialmente de alimentos, medicinas, artículos de higiene personal, y a todos aquellos insumos y servicios necesarios, vinculados o conexos con los procesos productivos en general.
Coadyuvar en la construcción del modelo económico socialista, del sistema de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de bienes y servicios para satisfacer las necesidades del Pueblo.
Proteger y resguardar las actividades productivas desde las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales, para garantizar el acceso oportuno a bienes y servicios.
Fortalecer la clase obrera como sujeto fundamental promoviendo su participación directa y protagónica.
Capítulo II

Organización y Funcionamiento de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores

Definición

Artículo 5. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores son una organización de carácter laboral, conformados en las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales para impulsar, evaluar y controlar los procesos de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de los bienes y servicios para satisfacer las necesidades del Pueblo.

Órgano rector

Artículo 6. El ministerio del Poder Popular con competencia en materia de proceso social de trabajo será el órgano rector de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores.

Conformación y registro

Artículo 7. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores estarán conformados por un número impar de integrantes, de tres (3) a siete (7) personas, cuyos integrantes serán trabajadoras o trabajadores, electas o electos como voceras o voceros, entre quienes deben concurrir, por lo menos una (1) mujer, una o un (1) joven cuya edad se encuentre entre quince (15) y treinta y cinco (35) años de edad, y una (1) trabajadora miliciana o trabajador miliciano, pudiendo coexistir tales condiciones en una o más personas.

El número de trabajadoras voceras y trabajadores voceros lo determinará la asamblea de trabajadores y trabajadoras, en la oportunidad de su elección.

Número de Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores por entidad de trabajo

Artículo 8. En cada entidad de trabajo deberá existir, al menos, un (I) Consejo Productivo de Trabajadoras y Trabajadores. El órgano rector podrá aumentar su número conforme a la estructura y áreas de la entidad de trabajo que se trate.

Elección de trabajadoras voceras y trabajadores voceros

Artículo 9. Las trabajadoras voceras y trabajadores voceros que integrarán los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, serán electas y electos mediante votación en una asamblea convocada por el órgano rector. Para su validez deberá contar con la presencia de un representante del órgano rector.

Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros durarán dos (2) años en el ejercicio de sus funciones y podrán ser reelectas o reelectos. Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros al cumplimiento de la mitad de su periodo, podrán ser revocadas o revocados.

Requisitos de elección

Artículo 10. Para ser vocera o vocero, la trabajadora o trabajador debe cumplir con los requisitos siguientes:

Nacionalidad venezolana o extranjera con visa de residencia.
Edad igual o mayor a quince (15) años.
No estar sujeto a interdicción civil o inhabilitación política.
Reconocida práctica ético moral.
Disposición de trabajo colectivo.
Ser trabajadora activa o trabajador activo en la entidad de trabajo.
No podrán integrar los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, ni formar parte del quorum o participar en la asamblea para la elección de sus voceras y voceros, quienes ejerzan cargos de confianza o dirección, así como quienes representen al patrono.

Deberes

Artículo 11. Las trabajadoras voceras y trabajadores voceros tendrán los siguientes deberes:

Asistir a las reuniones de trabajo o sesiones de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores.
Cumplir con las obligaciones propias de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, asegurando su adecuado funcionamiento.
Informar al órgano rector acerca de los lineamientos, planes y proyectos de la entidad productiva en la que fue constituido, en relación a las políticas de producción, distribución e intercambio, así como al mejor aprovechamiento de los recursos, que corresponda adelantar en la rama de actividad económica a la que pertenezca la entidad de trabajo, a objeto de contribuir corresponsablemente al cumplimiento de los objetivos y fines de esta Ley Constitucional.
Participar obligatoriamente en las sesiones, cursos o seminarios de formación técnica organizados por el órgano rector.
Rendir cuenta de sus actuaciones a las trabajadoras y trabajadores.
Las demás que establezca la presente Ley Constitucional, sus reglamentos y resoluciones.
Atribuciones

Artículo 12. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tienen las siguientes atribuciones:

Conocer, evaluar y fiscalizar los procesos de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de productos y servicios de la entidad de trabajo, para garantizar el desarrollo de la producción nacional a los fines de asegurar el acceso oportuno a bienes, servicios y otros productos esenciales para las personas, así como de todos aquellos insumos y servicios necesarios, vinculados o conexos con los procesos productivos en general.
Participar en las acciones que permitan impulsar la producción dentro de las entidades de trabajo, así como mejorar la producción, distribución y comercialización de todos los bienes, servicios y productos para la satisfacción de las necesidades del Pueblo.
Informar de las decisiones adoptadas a la patrona, patrono o representante de la entidad de trabajo donde cumplan sus funciones, a fin de que este adopte los correctivos necesarios o recomendaciones realizadas.
Denunciar, ante los órganos competentes, las acciones que fuesen contrarias al sistema socioeconómico que rige la República Bolivariana de Venezuela.
Proponer y hacer ejecutar las medidas preventivas y correctivas necesarias para evitar la ilegítima o ilegal paralización o afectación del proceso productivo, el desvío de las líneas de distribución, la simplificación de la producción que tenga por objeto dificultar el acceso al producto y el indebido uso de la materia prima y los recursos disponibles, salvo en supuestos de conflictos colectivos de trabajo ajustados a la legislación sobre la materia.
Vigilar y controlar las acciones que puedan ocasionar distorsión en los mecanismos de abastecimiento de los productos y servicios de que se trate.
Denunciar ante los órganos competentes acciones que pudieran calificar como reventa especulativa de productos, acaparamiento, usura, boicot, alteración fraudulenta de precios, contrabando de extracción y otros ilícitos.
Promover e incentivar la cooperación de las trabajadoras y trabajadores dentro de la entidad de trabajo, así como con los de otras entidades de trabajo para el mejoramiento de la actividad productiva y de las líneas de distribución.
Las demás establecidas en esta Ley Constitucional, sus reglamentos y resoluciones.
Formación de las trabajadoras voceras y trabajadores voceros

Artículo 13. Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros integrantes de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tienen el derecho y el deber de participar en procesos de formación y autoformación colectiva, integral, continua y permanente para el ejercicio de sus funciones. Deben asistir y participar en las actividades de formación que en tal sentido organice el órgano rector, o quien este designe.

Organización y funcionamiento

Artículo 14. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tendrán una organización dinámica y flexible que garantice la eficacia, efectividad y eficiencia en el ejercicio de sus funciones.

El ejercicio de las funciones y atribuciones de las trabajadoras voceras y trabajadores voceros de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores es voluntario, por lo que no devengarán salario, remuneración u otra contraprestación adicional a la que le corresponda en virtud de su relación o contrato de trabajo.

Inamovilidad laboral

Artículo 15. Todas las trabajadoras y trabajadores de las entidades de trabajo que se encuentran bajo el ámbito de aplicación de esta Ley Constitucional tienen derecho a inamovilidad laboral, desde el momento que el órgano rector notifique a la patrona o patrono de la entidad de trabajo, la convocatoria al proceso de elección de las trabajadoras voceras y trabajadores voceros que integrarán el Consejo Productivo de Trabajadoras y Trabajadores.

Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros que sean electas y electos para integrar el Consejo de Producción de Trabajadoras y Trabajadores, disfrutarán de inamovilidad laboral desde el momento de su elección hasta seis (6) meses después de vencido el término para el cual fueron electos o electas, en razón de lo cual no podrán ser despedidos, trasladados, o desmejorados en sus condiciones de trabajo, salvo por causa justificada previamente calificada por el inspector o inspectora del Trabajo, de conformidad con el procedimiento previsto en la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras.

Garantías para el ejercicio de las funciones

Artículo 16. Los integrantes de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tienen las siguientes garantías para el ejercicio de sus funciones:

Permiso remunerado obligatorio, calculado como si la jornada de trabajo fuera efectivamente laborada, para asistir a reuniones en el ejercicio de sus funciones, hasta por un máximo de dieciséis (16) horas al mes.
Acceso y comunicación oportuna y confidencial con las trabajadoras y trabajadores de la entidad de trabajo en la cual está constituido, a fin de obtener información veraz en relación a cómo se está ejecutando el proceso productivo.
Acceso a la información que debe suministrar la patrona o patrono, o quien haga sus veces o la represente, vinculada a cómo se está ejecutando el proceso productivo en la entidad de trabajo.
Acceso a la información que deben suministrar los órganos o entes que estén vinculados con el proceso productivo de la entidad de trabajo.
Libre acceso a las entidades de trabajo, incluyendo todas sus áreas.
Acceso a los órganos competentes en la oportunidad de denunciar cualquier actividad de paralización o afectación del proceso productivo, así como el desvío de las líneas de distribución, la simplificación de la producción que tenga por objeto dificultar el acceso al producto terminado o servicio, y el indebido uso de la materia prima y los recursos disponibles.
Ninguna trabajadora o trabajador podrá ser víctima de discriminación, ni lesionado en el disfrute y ejercicio de sus derechos y garantías, por integrar o participar en la elección de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores.
Las demás establecidas en esta Ley Constitucional, sus reglamentos y resoluciones.
Relación con otras organizaciones de trabajadoras y trabajadores

Artículo 17. Las organizaciones sindicales, los Consejos de Trabajadoras y Trabajadores u otras formas organizadas de la clase trabajadora, podrán cooperar con y apoyar a los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores en el cumplimiento de sus funciones.

Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores no tienen el carácter de organización sindical. En consecuencia, en el ejercicio de sus funciones, no podrán ejercer atribuciones que correspondan a las organizaciones sindicales, ni impedir o afectar el ejercicio de los derechos de libertad sindical y de negociación colectiva.

Coordinación y articulación de actividades

Artículo 18. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, en cumplimiento de los principios de colaboración y corresponsabilidad del Poder Público, desarrollarán actividades de articulación con los ministerios del Poder Popular con competencia en materia del Proceso Social de Trabajo, de Defensa, de Juventud y Deporte, de Mujer y la Igualdad de Género y de Comunas, así como con la Gran Misión Abastecimiento Soberano, la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria y demás instituciones relacionadas con la materia, a fin de garantizar la actividad productiva en los términos señalados en la presente Ley Constitucional.

Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores podrán realizar actividades de coordinación con el Comité Local de Abastecimiento y Producción, Consejos Comunales y comunas que circunden la entidad de trabajo.

Sanciones

Artículo 19. Las infracciones a las disposiciones de la presente Ley Constitucional serán objeto de las sanciones siguientes:

A quien obstaculice las funciones de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores previstos en los artículos de la presente Ley Constitucional, se le impondrá una multa equivalente a sesenta unidades tributarias sancionatorias (60 UTS).
A la patrona o patrono, o quien lo represente o haga sus veces, que incumpla con las garantías para el ejercicio de las funciones de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, se le impondrá una multa equivalente a sesenta unidades tributarias sancionatorias (60 UTS).
A la patrona o patrono que incurra en el despido, traslado o desmejora de un trabajador o una trabajadora amparada por inamovilidad laboral de conformidad con las disposiciones de la presente Ley Constitucional, se le impondrá una multa equivalente a ciento veinte unidades tributarias sancionatorias (120 UTS).
El procedimiento para imponer estas sanciones será el establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras para la aplicación de las sanciones.

Disposiciones Transitorias

Primera. Dentro de los noventa (90) días contados a partir de la publicación de la presente Ley Constitucional deberán ser renovados la totalidad de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores que fueron constituidos en cumplimiento del Decreto Presidencial N° 2.535, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 41.026, de fecha ocho (8) de noviembre de 2016.

Segunda. Dentro de los noventa (90) días contados a partir de la publicación de la presente Ley Constitucional deberá instalarse por lo menos un (1) Consejo Productivo de Trabajadoras y Trabajadores por cada entidad de trabajo que se encuentra bajo el ámbito de aplicación de esta ley, mediante renovación del ya existente o por elección de uno nuevo, a fin de garantizar el cumplimiento del objeto de esta Ley Constitucional de forma inmediata.

Única. Se derogan todas las disposiciones legales y reglamentarias que colidan con la presente Ley Constitucional.

Disposición Final

Única. Esta Ley Constitucional entrará en vigencia a partir de su publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

Dado y firmado en el Hemiciclo de Sesiones de la Asamblea Nacional Constituyente del Palacio Federal Legislativo, en Caracas, a los treinta días del mes de enero de dos mil dieciocho. Años 207° de la Independencia, 158° de la Federación y 18° de la Revolución Bolivariana.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: