Chile 3-7dic2018: Marco Teruggi presenta “Mañana será historia”

Domani sarà Storia! Sostieni chi racconta il Venezuela profondo!

L'immagine può contenere: una o più persone, spazio all'aperto e testodi Giuliano Granato

Avete presente il Venezuela? Quel paese spesso al centro delle cronache per la “dittatura”, “crisi umanitaria” e per “dimostrare” – una volta di più – il fallimento della trasformazione socialista della società? I racconti che abbiamo quasi mai arrivano dal Venezuela profondo. I nostri giornalisti si limitano a rimpallare quello che scrivono El país o la CNN español. E non fanno capire nulla. Demonizzano, non raccontano. Puntano il dito, non spiegano, non analizzano.

Marco Teruggi è giornalista e sociologo. È argentino, ma nelle sue vene pulsa anche la Francia. Sei anni fa ha deciso di trasferirsi in Venezuela per andare a capire quello che stava succedendo. E da due anni prende appunti, note, butta giù riflessioni, scrive un diario. Io l’ho conosciuto esattamente un anno fa, su un tetto di Caracas. Passammo una notte intera a parlare, a confrontarci. 

Ora tutto questo sta per diventare un libro. Un racconto del Venezuela di oggi. Di quello che nessuno ti racconta. Di quello delle “comunas”, dove contadini riprendono in mano le proprie vite, ridanno vita a terre abbandonate, entrano nella lotta per la produzione e in quella politica. Non più “marginali”, ma protagonisti. Nessuno gliel’ha regalato. Se lo sono preso. Di quello degli “ambulatori popolari”, costruiti letteralmente da comunità, urbane o rurali, che vogliono garantirsi il diritto alla salute, nel mezzo di mille difficoltà. E di quello di alcuni quartieri urbani in cui si vivono esperienze di autorganizzazione popolare ricchissime, che avrebbero tanto da insegnarci, se solo riuscissimo ad andare oltre la superficie e le ovvie differenze. Marco racconta cosa sia oggi la frontiera con la Colombia, i traffici illeciti, il paramilitarismo, la violenza politica. E, allo stesso tempo, i dibattiti in corso in una società viva, che da quando Chávez ha fatto irruzione al governo del paese (1999), è diventata partecipe, protagonista e non più mera spettatrice di un teatrino che per attori e vittime aveva sempre gli stessi.

Affinché questo Venezuela possa essere raccontato e letto, c’è bisogno del tuo aiuto. Marco ha lanciato una campagna di crowfunding per permettere che il libro venga pubblicato innanzitutto in Argentina (in castigliano). E di lì chissà. 

Per chi conosce il castigliano, sostenete questo sforzo di autorganizzazione dal basso. E poi avete mai letto qualcosa di Marco? È di un godibile incredibile. 

Per chi non legge il castigliano, lo stesso. Sostenete il progetto. Starete dando un contributo a una causa che va molto al di là dei confini di un singolo paese. Si parla di popolo, si parla di noi.

Qui tutte le informazioni:
https://www.idea.me/projects/63705/manana-sera-historia

Venezuela: la intervención internacional toma posiciones

Risultati immagini per marcha chavistapor Marco Teurggi
pagina12.com.ar

La construcción del escenario internacional contra Venezuela se ha acelerado. La decisión proviene desde la dirección estratégica del conflicto que se encuentra en Estados Unidos (EEUU). Nikki Haley, embajadora de los EEUU ante la Organización de Naciones Unidas, y James Mattis, Secretario de Defensa, fueron los dos últimos en desplegarse en el continente, en particular en la base central: Colombia.

La primera estuvo en la asunción del recién electo presidente Iván Duque, se desplazó a la frontera colombo-venezolana, desde donde declaró que “el mundo debe darse cuenta de que hay un dictador en Venezuela”, y llamó a los países de la región a actuar. El segundo se reunió con el presidente luego de su gira por Brasil, Argentina, Chile y Colombia. La agenda se centró en Venezuela, la presión mediática, diplomática, el cerco económico, los próximos pasos en la escalada.

Mattis anunció luego de su visita el envío del buque-hospital USNS Comfort a las aguas colombianas cercanas a Venezuela. Argumentó que se trata de un apoyo ante los “refugiados” provocados por la “crisis humanitaria”.

Quienes tomaron la delantera a los pocos días fueron Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, quien afirmó “mantener todas las opciones sobre la mesa” en el caso de Venezuela. Le siguió el senador Marco Rubio, operador central de la línea intervencionista-golpista contra Venezuela, al afirmar que las circunstancias cambiaron, y una intervención armada forma parte de las posibilidades. “Venezuela y el régimen de Maduro se han convertido en una amenaza a la región e incluso a EEUU”, declaró. Lo hizo luego de reunirse John Bolton, miembro del Consejo de Seguridad Nacional.

Sus palabras fueron dichas a pocos días del inicio de los ejercicios militares UNITAS 2018 que se realizan en Cartagena, costa colombiana cercana a Venezuela, donde participan catorce países -entre los cuales Argentina- con buques, submarinos, aeronaves, bajo la dirección del Pentágono.

Factor Colombia
Iván Duque asumió la presidencia con un objetivo internacional en la mira: Venezuela. Heredó de Juan Manuel Santos el no reconocimiento de Nicolás Maduro como presidente, el ingreso a la OTAN como socio global, la construcción mediática-política en ascenso de hostilidad hacia el gobierno de Nicolás Maduro y los venezolanos.

Duque profundizó la orientación con la visita al Comando Sur, donde se entrevistó con Kurd Tidd, seguido del anuncio del retiro de Colombia de la UNASUR, la protección política de Julio Borges -uno de los principales autores intelectuales del intento de asesinato de Maduro, prófugo en Colombia- y las condiciones para que el Tribunal Supremo de Justicia ilegal sesione en Bogotá. Este último declaró culpable a Nicolás Maduro, pidió nuevamente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) detenerlo. Ese Tribunal, ilegal, es parte de una de las cartas en desarrollo desde el 2017: la conformación de un gobierno paralelo.

Un elemento más resulta clave en el factor Colombia: la frontera. Más de dos mil kilómetros donde en el lado colombiano operan grupos paramilitares, narcotraficantes, y se desarrolla el contrabando de extracción. El gobierno colombiano, desde Álvaro Uribe –padre político de Duque-, legalizó el contrabando, en particular de gasolina. Fue en zona de frontera colombiana, cercano a donde estuvo Nikki Haley, donde se entrenaron quienes intentaron el asesinato con drones, justamente por tratarse de un territorio con alto desarrollo paramilitar.

Desde allí han ingresado fuerzas paramilitares que se han arraigado, propagado su forma de despliegue territorial bajo terror, y han actuado en la violencia de abril-julio del 2017. La hipótesis de acciones violentas se relacionan directamente con ese desarrollo: fuerzas irregulares financiadas, entrenadas, dirigidas desde el uribismo y los EEUU.

Factor migración
Las cámaras, tapas de diarios, discursos de gobiernos, se han orientado hasta la saturación hacia lo que presentan como el “éxodo” y los “refugiados”. No se trata de una repentina preocupación sino una coordinación para imponer esa idea, de manea a generar en la opinión pública la convicción de que es necesario intervenir. Es el punto de apoyo para convocar a la comunidad internacional y justificar posibles acciones.

Algunos de esas acciones recientes han sido el envío de Cascos Blancos argentinos a la frontera colombo-venezolana, la declaración de emergencia sanitaria por causa de la inmigración venezolana por parte del gobierno de Perú, la decisión del gobierno de Brasil desplegar la Fuerza Armada en la frontera con Venezuela, y las declaraciones de preocupación y entrega de dinero por parte de la Unión Europea.

El tratamiento dado a la situación de la emigración venezolana evidencia su utilización para construir un escenario de aislamiento y presión internacional. No es el primer caso en la historia. La emigración es real, es parte de los efectos del cuadro económico y otros elementos como las promesas de que fuera habrá trabajo/techo/dólares, pero no lo es en las dimensiones en las que se la construye mediáticamente. La preocupación por parte de las grandes cadenas de televisión y periódicos nunca estuvo, por ejemplo, con la emigración colombiana que, tan solo en Venezuela, se eleva a cerca de 5 millones 600 mil personas.

El próximo cinco de septiembre tendrá lugar una reunión especial de la Organización de Estados Americanos para “considerar la crisis migratoria originada por la situación en Venezuela”. Otra pieza en la construcción del tablero intervencionista.

Todas las cartas
¿Habrá una intervención internacional? Se puede afirmar que existe un escenario en construcción, una voluntad por parte de sectores políticos nacionales e internacionales, una medición de cómo podría ser: vías, actores, pretextos, tiempos. Por el momento aumentan la presión, amplían posiciones, rodean, buscan convencer. Los EEUU desarrollan todas las cartas, utilizan una u otra según el escenario que esté ya conformado o busquen acelera, y según los resultados. La apuesta por la oposición venezolana y las elecciones ha llevado a una sucesión de derrotas.

Lo que parece seguro es que anunciarán nuevos ataques contra la economía como parte del bloqueo ya declarado contra Venezuela. Es en la economía donde se juega hoy una de las principales batallas: el gobierno necesita a toda costa estabilizarla, y el bloque adverso hará lo posible para que el cuadro empeore y eso genere condiciones para nuevas acciones.

Por último cabe señalar que en septiembre tendrá lugar un ejercicio militar de defensa aérea conjunto entre Venezuela y Rusia en territorio venezolano. La influencia rusa, así como china, no deben perderse de vista en este acomodo de posiciones. Son una amenaza para los intereses de los EEUU, así lo han afirmado en varias oportunidades. El conflicto venezolano es mucho más que venezolano.

Fiscalización, euforia inmediata y reacción en camino

Immagine correlatapor Marco Teruggi
15yultimo.com

La gente escucha los anuncios de Maduro como antes hacía con los de Chávez, dice un compañero en Sarare, estado Lara. Se pasa frente a las casas y ahí están los televisores prendidos cuando habla el presidente, a la espera de nuevas medidas económicas que se amplían casi a diario. En las calles del pueblo se han puesto en marcha iniciativas para fiscalizar, muchos quieren participar, como si se hubiera esperado por este momento durante demasiado tiempo.

Lo mismo sucede en La Pedrera, estado Táchira, donde los operativos fiscalizadores conjuntos se han dado uno tras otro: la alcaldía, las instituciones, los consejos comunales, las comunas, los Clap, el chavismo. Han registrado comercios, encontrado irregularidades, decomisado 36 toneladas de alimentos, vendido a precio justo en jornadas organizadas por consejos comunales. La gente protagoniza, tiene una lista de precios, reglas del juego marcadas, actúa, quiere hacerlo.

Las imágenes se multiplican por el país, Caracas, Mérida, Bolívar, caravanas a pie, en moto, denuncias, fiscalizaciones, pulseada con los comerciantes, colas de varias horas en un supermercado de Barinas para comprar medio kilo de café que antes era más que un sueldo mínimo, alcaldes como el de Boconoito, estado Portuguesa, que comenzó a fiscalizar con veinte personas y terminó rodeado de mil. Como un pez que recupera agua luego de una asfixia creciente y pelea.

La pelota pasó para el otro lado, la culpa es ahora para muchos -¿la mayoría?- de los comerciantes, los transportistas, los especuladores. Es una victoria en la disputa de sentidos. La derecha a través de sus medios y portavoces intenta invertir, poner en víctimas a empresarios, bodegueros, repite que los costos no dan, por los nuevos salarios y los precios acordados. Buscan devolver la pelota que luego de mucho tiempo está en su campo. El gobierno tomó la iniciativa, son los primeros rounds de unos asaltos que serán violentos.

Las respuestas ante el avance son las esperadas: intentos de elevar los precios, cerrar santamarías, esconder mercancías a la luz del día, acostumbrados a la impunidad. Los principales miedos económicos en la sociedad, luego de varios años de guerra, son el desabastecimiento y la hiperinflación. Traumas causados como parte de un plan, que pueden ser utilizados como extorsión: que haya aunque sea caro, pero que haya. Los diseñadores del escenario de guerra y los comerciantes lo saben, comienzan a activarlos.

El nuevo escenario genera reacomodos, gente que tenía valijas listas para irse y decide esperar al ver la evolución económica, bachaqueros que rebajan precios de la comida en San Cristóbal para hacerse de billetes y venderlos en Cúcuta, medición del dólar Dicom y el paralelo para saber cómo acciona el principal marcador hiperinflacionario. Existen expectativas económicas luego de varios años, unos días/semanas de tregua, de ilusionarse.

*

La pregunta principal es: ¿durará? Resulta difícil un pronóstico certero. Por el cuadro en el cual se desarrolla la iniciativa: quienes buscan arrancar al gobierno y arrasar el proceso saben que en el desgaste económico está una de sus principales variables de acumulación para generar acontecimientos de desenlace. Harán todo lo posible para evitar una estabilización. Son actores con poder de fuego económico internacional, nacional, y ejercicio de bloqueo, acaparamiento y colapso económico: golpearán más fuerte.

A su vez por la cantidad de elementos en juego, el reordenamiento de piezas centrales de la economía que deben actuar en simultáneo, y por el mismo ejercicio de recuperar gobierno luego de llegar a la ausencia de autoridad en zonas de la vida económica.

Las razones sobre las cuales se fundamentan los pronósticos favorables parecen ser, siguiendo los anuncios, varias. La derogación de la ley de ilícitos cambiarios con sus consecuentes 300 casas de cambio, junto con los incentivos para atraer capitales como quita de impuestos para importaciones de bienes de capital, materias primas, insumos, agroinsumos, repuestos. Ambas medidas deberían crear un escenario propicio a la llegada de capitales para la inversión productiva –como por ejemplo en Pdvsa para lo cual ya se han realizado acuerdos.

Los capitales privados, nacionales, internacionales -entre los cuales las remesas- deberían abastecer al mercado del dólar, ya que el Estado no lo hará a través de subastas. ¿El privado tiene la capacidad y voluntad económica/política para abastecer la demanda de divisas? En caso de no tenerla, cómo evitar la nueva expansión del dólar paralelo que tiene elementos políticos y económicos, y efectos arrasadores sobre los precios -usado como mentira para aumentar o con bases de verdad de costos, su impacto es real-. Esa duda rodea uno de los elementos medulares del plan. Tal vez sea desde alianzas internacionales que se puedan aportar los dólares necesarios ante una demanda que es a su vez insaciable.

El factor petro podría cumplir un efecto de acorralamiento del paralelo en caso de ser vendido en bolívares y ser a su vez una criptomoneda con la cual realizar transacciones internacionales. El gobierno ha anunciado que podrá ser comprado mediante el monedero del carnet de la patria como forma de ahorro -como el oro-, no para ser libremente convertido. Diferentes declaraciones indican que luego sí lo será. Los anuncios se amplían casi a diario, el petro todavía está en proceso, tanto a nivel nacional como internacional.

Mientras esas variables se desarrollan el paralelo presiona sobre la viabilidad de las medidas que, según los anuncios, cuentan con acuerdos importantes grandes empresas de la alimentación y ahora también de productos de higiene. De ese entendimiento proviene la lista de los precios acordados que debería ampliarse. Para garantizarla el gobierno suministrará las materias primas para la producción de los alimentos –los dólares del Estado les llegan ahora por otra vía-. De esos acuerdos vendría la estabilidad de precios, unida a otras medidas como el pago de nómina durante los tres primeros meses a la pequeña y mediana empresa.

¿Se puede sostener un acuerdo con quiénes han sido partes centrales de los desabastecimientos y otras formas de ataques a la economía? Las semanas dirán, dependerá, entre otras cosas, de la capacidad de gobierno, los beneficios que alcanzarán -nunca pierden-, la disposición a estabilizar económicamente que es a su vez una estabilización política, la presión de la gente en el cotidiano.

Son muchos puntos en desarrollo simultáneo. Varios elementos más pueden socavar su viabilidad: la lógica especulativa de hiperganancia desatada en cada sector de la economía, la devaluación de 2900%, la dificultad de la institucionalidad en su ejercicio de gobierno unida a corrupciones arraigadas en puntos claves, la fiscalización en algunos productos mientras los otros son desbordados en sus aumentos de precios.

*

Esta batalla es vital en el actual momento. Como lo fue la Asamblea Nacional Constituyente. Es imprescindible recuperar aire, frenar la caída, y desde ahí proyectar hacia adelante. Sin esa estabilización de las variables resulta casi inviable el desarrollo de las formas de economía comunales, sociales, campesinas, sumergidas en las lógicas arrasadoras, con menos capacidad de resistencia y un apoyo secundario del Estado. Parece haber sido relegada la apuesta hacia esa economía, así como a varias empresas estatales, conducidas a situaciones de crisis con la perspectiva de ser cedidas al privado bajo diferentes figuras –como denuncian por ejemplo trabajadores de la Empresa Socialista Mixta Lácteos del Alba.

El mapa estatal, campesino, pequeños y medianos productores, comunas, presenta síntomas preocupantes: los apoyos de la institucionalidad llegan tarde o no llegan –como insumos, semillas, fertilizantes-. Venezuela no será salvada por la agroindustria, ni Empresas Polar, ni El Tunal aunque la táctica en este escenario demande acuerdo y concesión. La contradicción principal en pleno campo de batalla no debe eclipsar las demás contradicciones, estratégicas. (altro…)

Venezuela: medidas económicas en la tormenta

Risultati immagini per marcha chavistapor Marco Teruggi – pagina12.com.ar

Estabilizar. Esa palabra condensa el anhelo de millones. Que la economía deje de ser un escenario de batallas y retrocesos. Estabilizar los precios, el dólar, el abastecimiento de medicamentos, billetes, transporte, luz. Es el centro del debate diario en Venezuela cuando no suceden acontecimientos catastróficos que buscan volcar el escenario. El último fue el intento de asesinato con drones del presidente, el alto mando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y representantes de los poderes públicos. Le siguió otro, meno difundido, el desmantelamiento de un plan de asesinato de dirigentes chavistas, la Operación Caín.

El gobierno ha tomado un conjunto de medidas económicas para enfrentar la situación. Serán implementadas por pasos, unos ya se han dado, otros sucederán este 20 de agosto, otros en septiembre y más adelante. Se trata de una jugada mayor en un escenario donde el tiempo se reduce.

La primera decisión fue la derogación de la ley de régimen cambiario y sus ilícitos, el llamado control de cambio, aprobado en el 2003 para enfrentar la fuga de capitales. Cualquier persona natural o jurídica podrá ahora transar sus divisas libremente, para lo cual se abrirán trescientas casas de cambio en el país.

Uno de los objetivos de la medida es atraer remesas, capitales, generar un mercado de dólares alimentado por los empresarios y no por el Estado a través de los dólares generados por la producción petrolera. Otro objetivo es el de detener el mercado paralelo de dólares marcado por un aumento que tiene elementos económicos y políticos: el paralelo/ilegal aumenta aceleradamente ante cada escenario electoral y dificultad política de la derecha.

En segundo lugar, se eliminarán cinco ceros a la moneda a partir del 20 de agosto: el bolívar soberano remplazará al bolívar fuerte. Esta medida tendría, entre otras cosas, un efecto en la disponibilidad de efectivo en manos de la gente, que en la actualidad se encuentra en menos del 1% de la liquidez monetaria. Ese desabastecimiento, creado por el contrabando de efectivo hacia Colombia y la especulación desatada por el desabastecimiento, ha generado, entre otras cosas, un mercado paralelo de venta de billetes -se compran en 200% por encima de su valor.

La reconversión monetaria se implementa junto al anclaje del bolívar con el petro, la criptomoneda creada por el gobierno a principio de año. El petro tiene su valor atado al precio del barril de petróleo, hoy arriba de 60 dólares: una variación del precio del petróleo impactará sobre el petro y en consecuencia el bolívar.

La decisión tomada por el gobierno fue establecer el valor de un petro en 360 millones de bolívares fuertes, es decir 3.600 soberanos, y colocar el salario en medio petro. El mínimo pasaría de esta manera de 50 bolívares soberanos a 1.800. Esto supuso a su vez reconocer como referencia el tipo de cambio el dólar paralelo y no el que era producto del oficial Sistema de Divisas de Cambio Complementario, con su consecuente devaluación.

En tercer lugar, se implementará en septiembre la medida relacionada a la gasolina. Según declaraciones oficiales, se pierden más de 12.000 millones de dólares anuales por el contrabando ilegal de gasolina a Colombia en manos de mafias colombianas -ligadas al paramilitarismo- con complicidades dentro de Venezuela. Para enfrentar ese cuadro se tomarán dos acciones conjuntas: un subsidio directo para quienes tengan un vehículo y la internacionalización del precio de la gasolina. Se buscará quitar la rentabilidad del negocio del contrabando y evitar que el costo recaiga sobre las diferentes áreas de la economía nacional.

Existen otras medidas, como el aumento a 16% del IVA a consumo suntuario, el cobro del 1% a las transacciones financieras de contribuyentes especiales, y la decisión del gobierno de cubrir las nóminas de la pequeña y mediana empresa por tres meses debido al reajuste salarial.

Los anuncios traen preguntas, principalmente relacionadas con los precios, que aumentan cerca del 100% mensual y ponen en jaque todo incremento salarial. Según el gobierno se logrará frenar la hiperinflación debido al anclaje del bolívar al petro, el golpe al mercado del dólar paralelo con la derogación de los ilícitos cambiarios, el reconocimiento del precio del dólar paralelo actual para establecer el cálculo, los tres meses de apoyo a la pequeña y mediana empresa, el subsidio directo al combustible, y la activación de los mecanismos de fiscalización del Estado junto con la contraloría social, popular.

Contra ese pronóstico se encuentran el impacto que tendrá la devaluación, el efecto en cadena que podría tener el próximo aumento de la gasolina aun con el subsidio, la duda acerca de la desaparición del mercado paralelo que impacta sobre los precios, la imposibilidad de lograr acuerdos con los oligopolios que son parte vertebral de la desestabilización económica, y la lógica especulativa transversal desatada en la economía.

Existe un punto más, central: las medidas se dan en un contexto de una violenta conflictividad política/económica tanto nacional como internacional. Los Estados Unidos han puesto en marcha e incrementado de manera declarada una serie de sanciones, es decir ataques, para bloquear la economía venezolana. Buscarán redoblarlas para evitar todo tipo de estabilización económica, continuar con el desgaste y trabajar sobre las consecuencias que genera.

Cuentan para eso con aliados venezolanos e internacionales, como el caso paradigmático de Colombia, donde se anunció, luego de la visita del Secretario de Defensa estadounidense, que arribará la embarcación Usns Comfort bajo el argumento de “misión humanitaria” para Venezuela. Evo Morales denunció el envío de “invasión encubierta del gobierno de EEUU”.

En los próximos días y semanas se verá la evolución de las medidas. El gobierno juega una de sus principales cartas en el punto crítico que es la economía. Su objetivo principal: estabilizar, para lo cual dio un lapso de noventa días. Quienes buscan derrocarlo harán lo posible para impedir toda mejora, crearán acontecimientos para generar un río revuelto y furioso que les permite ensayar posibles nuevas acciones de fuerza. Han demostrado de qué son capaces con el reciente intento de magnicidio.

(VIDEO) Mañana será historia, diario urgente de Venezuela

por Marco Teruggi

#Apoyo para campaña de crowdfunding. Durante más de dos años escribí un libro sobre Venezuela. Se trata de un diario que cuenta la realidad extraordinaria que acá vivimos día tras día, lleva por nombre: “Mañana será historia, diario urgente de Venezuela”.

Quiero publicarlo en Argentina y, de ser posible, en otros países. Estoy convencido que es imprescindible contar lo que acá sucede, debatirlo, romper el discurso que demoniza a Venezuela, al chavismo, a este proceso político. Estoy buscando apoyo financiero para la publicación y difusión del libro.

Para eso abrí esta página: https://www.idea.me/proyectos/63705/manana-sera-historia

Es una cuenta donde pueden aportar dinero para cada uno de los pasos: publicar, hacer las presentaciones. Necesito muchas manos para poder hacerlo realidad. Agradecería que me pudieran ayudar con aportes, difundiendo esta campaña de recaudación.

Desde ya muchas gracias.
___

Mañana será historia, diario urgente de Venezuela

Soy Marco Teruggi, periodista, y desde hace casi seis años vivo en Venezuela. Hace más de dos años decidí comenzar a escribir un diario. Por una simple razón: la realidad que acá se vive es extraordinaria y es necesario contarla.

El diario tomó forma a medida que los acontecimientos se fueron desarrollando. Tanto los de mi vida personal, como es mi oficio de periodista que me llevó a recorrer casi todo el país, mi cotidiano en Caracas, como los hechos de la actualidad política y económica que en Venezuela son muchos y vertiginosos. 

Luego de más de dos años de trabajo tengo el libro terminado: es una puerta abierta a un país que pide ser escuchado, narrado, que tiene mucho por decir, verdades que no aparecen en los grandes medios de comunicación. Encontrarás historias de barrios, comunidades campesinas, comunas, selvas, la frontera con Colombia, cómo es vivir en la capital, andar sus calles, momentos de gran incertidumbre y violencia política, debates sobre economía, ideas de sociedad, un mundo en constante asedio y transformación. Para poder adentrarte a mis trabajos anteriores podés entrar a mi blog: https://hastaelnocau.wordpress.com/

Necesito tu apoyo para poder publicar el libro en Argentina, ir hasta allá y presentarlo en varias ciudades. Quiero compartir Venezuela a través del diario, leer páginas, contestar preguntas. Tu aporte es necesario para poder costear cada uno de estos pasos. Con el monto de 60.000 pesos puedo dar esos primeros pasos, con una suma mayor podrés ampliar la cantidad de libros impresos y, espero, poder presentarlo en otros países. Para eso todos los aportes son necesarios, bienvenidos, desde el solidario hasta el que es de 2500 pesos en adelante. 

Espero contar con tu ayuda, cualquier duda me podés escribir.
__

 

Magnicidio televisado: la operación que no lograron

Risultati immagini per marcha admirable campesinapor Marco Teruggi – pagina12.com.ar

Quisieron asesinar a Nicolás Maduro. La operación fue realizada durante un desfile por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana en el centro de Caracas. El presidente daba un discurso cuando dos drones cargado con material explosivo -habría sido C4- fueron interceptados. El estallido activó el mecanismo de seguridad presidencial y provocó un momento de dispersión del desfile. La transmisión televisiva fue cortada. Siete Guardias resultaron heridos.

La confirmación de lo sucedido vino por parte del ministro de comunicación y del mismo presidente. Explicó en cadena nacional los hechos, elevó la autoría intelectual del intento de asesinato a nivel internacional, señaló a Juan Manuel Santos como responsable. Colombia, la principal base de acción de los Estados Unidos (EEUU) en el continente, nuevamente en el centro del escenario.

La acción fue reivindicada por sus supuestos autores. Un comunicado fue leído desde Miami por la opositora Patricia Poleo, defensora de la tesis de que solo se podrá terminar con el chavismo mediante la violencia armada. La acción llevaría por nombre Operación Fénix, dirigida por oficiales, suboficiales, soldados activos y en reserva de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb). Desde otra cuenta de twitter, @soldadosdfranela, también hubo una adjudicación del hecho, bajo una acción que habría sido civil y militar.

Fue un intento de magnicidio, como varias veces se había denunciado que podría darse, según planes descubiertos.

*
El hecho resultó sorpresivo, a la vez que era una posibilidad dentro de las lógicas/formas del conflicto en Venezuela. El repertorio de acción de quienes buscan terminar con el chavismo abarca todos los métodos: ataque/bloqueo sobre la economía, aislamiento y criminalización diplomática, cerco mediático, elecciones, golpe de Estado desde sectores de la Fanb, insurrección con despliegue paramilitar combinado con un quiebre militar, preparación de un escenario de intervención internacional conjunta.

La posibilidad electoral quedó descartada luego de la última victoria presidencial de Maduro, las hipótesis apuntaban y apuntan hacia intentos de fuerza por las tres vías: Fanb, grupos irregulares, internacional, una combinación de las formas.

Un repaso de los últimos meses indica que se habían desactivado intentos al interior de la Fanb, así como de grupos armados compuestos de civiles y desertores. En el primer caso un hecho notorio fue la desarticulación del Movimiento de la Transición al Pueblo en marzo de este año, que tenía epicentro en batallones claves de la Fanb, como el Batallón Ayala, en pleno Caracas. Otro fue la acción dada a conocer a posteriori por el portal Bloomberg, la Operación Constitución, que, afirmaron, debió haberse realizado antes de las elecciones presidenciales para impedir los comicios y secuestrar al presidente.

Un recorrido por los últimos tres años muestra cómo de manera periódica son desarticuladas tramas golpistas desde dentro de la Fanb, siempre con una conexión internacional, una triangulación principal EEUU-Colombia-Venezuela.

En el segundo caso, grupos armados desarrollados por fuera de las Fanb, el hecho más notorio fue el de Oscar Pérez, quien había aparecido en julio del 2017 con un ataque con granadas desde un helicóptero sobre el Ministerio de Interior y Justicia, y el Tribunal Supremo de Justicia. Él, junto al grupo que lideraba, cayeron a principios de este año: estaban en su escondite con armas robadas en varias acciones militares -la última a finales del 2017- y dispararon contra los cuerpos de seguridad del Estado que fueron a detenerlos. Fue presentado como héroe y mártir por la prensa internacional.

Oscar Pérez murió, no así el intento de construcción de un brazo armado que tiene múltiples conexiones, en particular con el paramilitarismo infiltrado durante años que, entre abril y julio del año pasado, entró en acción y asaltó cuarteles militares, comisarías, pueblos enteros durante días.

El intento de magnicidio podría ser una combinación de ambas variables: desde dentro de la Fanb, así como con despliegue de los grupos entrenados y financiados para acciones de este tipo. Ya han comenzado a darse arrestos.

*
El hecho se dio en una etapa donde la derecha venezolana atraviesa una de sus más profundas crisis. Incapaz de volver a ponerse de pie luego de la derrota política que le implicó la Asamblea Nacional Constituyente hace un año y pocos días, ha perdido elección tras elección, y ahondado su falta de credibilidad dentro de su misma base social. Líderes sin liderazgo, unidades rotas, incapacidad de retomar las calles, de acertar en la estrategia.

Una acción de este tipo podría pensarse como desencadenante de otras en caso de lograr el objetivo, una oleada de voluntad ahí donde ha sido quebrada, una activación de asaltos ante el “vacío de poder” hasta acceder al Palacio de Miraflores. La derecha necesita un episodio que vuelque el curso de los acontecimientos que, de seguir así, anuncian la permanencia del chavismo en el gobierno por el tiempo que dure el mandato electoral. La hipótesis del estallido popular debido a la presión de las variables económicas es una posibilidad lejana, puede no llegar nunca. No pueden descansar en esa variable.

El intento de magnicidio no logró su objetivo. Fortaleció allí donde existían dudas: se había nombrado varias veces el intento de una acción de este tipo. Esta vez el lobo llegó.

Resulta clave comprender la lógica del conflicto para anticiparse a lo que pueda suceder. ¿Cuántas acciones similares a esta logró desactivarse antes de que se accionaran? El chavismo se enfrenta a una estrategia que combina todas las formas posibles de ataques, las que en otros países del continente aparecen solo en una o dos de sus dimensiones. En Venezuela golpean por asaltos, de forma conjunta, separada, por etapas, por todos los ángulos. Los drones sobre el presidente fueron una más, una alerta con alta carga simbólica.

Venezuela es el blanco número uno de los Estados Unidos en el continente. Su aliado subordinado principal es Colombia. Desde allí seguirán las preparaciones de ataques en un escenario donde ninguna posibilidad puede ser descartada. Todos lo vimos en pantalla.

 

Las lecciones de la #MarchaCampesinaAdmirable

Risultati immagini per marcha campesina admirablepor @Marco_Teruggi
En @15yultimo
web: https://t.co/pLwiumi3fV

La marcha campesina movilizó una gran solidaridad a su alrededor. Como si algo de muchos estuviera allí representado, como si ese caminar desde Portuguesa hasta Caracas hubiera excedido a quienes decidieron que esa era la acción correcta para este momento. La #MarchaCampesinaAdmirable, así nombrada con los días, operó como aglutinadora de demandas postergadas, atragantadas.

Se pueden pensar varias razones para explicarlo. En primer lugar, el tema en sí: desde comienzos de este año, y con episodios del año anterior, la cuestión campesina ha emergido en algunas agendas y medios de comunicación. Sucedió con casos públicos como la serie de desalojos en Barinas a inicio del 2017, la escuela rural quemada en Portuguesa, los 32 campesinos detenidos en la comisaría de El Vigía, las noticias periódicas de atropellos, el caso del sicariato de dos campesinos en Barinas en el mes de mayo, y las dificultades de la Comuna El Maizal para conseguir insumos para producir.

Las situaciones de injusticia, junto a la capacidad de articular respuestas comunicacionales, construyeron solidaridades alrededor de los campesinos, de una lucha histórica, contra el latifundio, por la democratización de la tierra y la producción. Se logró desandar en parte la matriz tendiente a sostener que los campesinos son roba-créditos, improductivos, y revendedores de tierras. Legitimidad entonces, central.

En segundo lugar, junto con este apoyo por una causa justa, la solidaridad se produjo como si la marcha campesina hubiera dicho algo que muchos piensan: que es necesario rectificar determinadas políticas, activar mecanismos de democracia protagónica, escuchar, movilizarse ante un escenario de retroceso que se expresa en lo urgente del cotidiano, así como en tendencias sobre puntos estratégicos. Una voz se hizo muchas voces, se vio en el recorrido, y, en particular, en Caracas.

*

No existen recetas para las revoluciones, menos aún para los tiempos de asedio de guerra que amenazan con quemar lo conquistado. Puesto a arriesgar una hipótesis diría que es necesario presionar, movilizar, para frenar las tendencias conservadoras/restauradoras que trabajan desde el interior del proceso, y avanzar sobre nuevos puntos. Dentro de la unidad del chavismo, el apoyo a Nicolás Maduro -algo que los campesinos de la marcha repitieron hasta el cansancio.

Se trata de un ejercicio complejo, por la dificultad del escenario y los oportunistas que acechan. ¿Si no se realiza ese ejercicio democrático de movilización entonces qué? ¿Quedarse a la espera de respuestas que no llegan? ¿Dejarse desalojar y sicariar? En el caso campesino se consiguieron respuestas -parciales- gracias a las presiones por varias vías. De lo contrario seguramente no hubieran existido. Una movilización como la marcha campesina es un síntoma de vitalidad del proceso.

*

Las respuestas a la marcha fueron varias. En el caso comunicacional, el apoyo/cobertura se expresó por parte de diferentes medios de comunicación que vienen trabajando sobre este tema, y de comunicadores que desde dentro de medios del Estado trataron el asunto. Ese trabajo fue clave. No existe posibilidad de victoria sin fuerza comunicacional -existen varias formas de medir las victorias, varias victorias posibles en una misma lucha.

Por otro lado, se observó un silencio en muchos medios de comunicación estatales, evidenciando la inamovilidad de la línea comunicacional oficial: nada que cuestione la matriz de un gobierno que enfrenta con todos sus esfuerzos la agresión imperial tiene espacio en pantallas. Era lo predecible.

En cuanto a las respuestas en las cercanías de Miraflores la jornada del miércoles dejó dos imágenes centrales y una en espera. Por un lado, Diosdado Cabello, como presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, con su peso como figura de la revolución, recibió a una delegación de la marcha. Por otro lado, fue puesto un cordón de policía sobre la avenida Urdaneta, cerrando el paso al Palacio de Miraflores, punto final de la movilización. Ese acto tuvo un impacto simbólico, y trajo preguntas/interpelaciones. Por ejemplo: si el gobierno, en particular el presidente, dialoga con banqueros, empresarios, opositores, lo hace ante cámaras, ¿por qué la resistencia para sentarse a escuchar a quienes son parte central del proceso revolucionario, a gente de a pie, campesina, que lo reconoce y apoya?

La imagen en espera es la de Maduro: ¿recibirá a los campesinos?

*

Queda un tema, el central en este caso: la política agraria. La marcha campesina, y, en términos generales, el movimiento campesino, ha planteado varios cuestionamientos a la política agraria en curso.

Uno tiene que ver con las orientaciones centrales, donde se privilegia a la agroindustria, una decisión que se traduce en la falta de apoyos al campesinado que les permita desarrollar/ampliar la producción/distribución/comercialización en una situación económica tan compleja. Una orientación que se articula con las respuestas a medias que da la institución en muchos rescates, lo que se une a su vez a la continuidad de los atropellos: desalojos, persecuciones judiciales, complicidad de cuerpos de seguridad del Estado.

El debate alrededor de la política agraria está en el centro de la mesa. Este punto no se solucionará en un acto con la marcha campesina, ni la posible reunión con el presidente Maduro. Se trata de un punto neurálgico del debate económico en esta etapa de la revolución, de orientaciones tomadas, unidas a la situación de crisis de las empresas estatales como Agropatria, Pedro Camejo, o la poca capacidad de las instituciones dentro del Ministerio de Agricultura que deberían apoyar la producción campesina.

La pelea es peleando, y no habrá respuesta mágica ni inmediata. La marcha campesina ratificó que la inmovilidad ayuda a quienes buscan revertir lo que se alcanzó con tanta lucha. En el caso campesino costó más de 300 muertos. La solidaridad alrededor de la marcha, y sus posibles efectos desencadenantes, ya son una victoria. Queda mucho por delante.

La Revolución, que no espera al gobierno

por Marco Teruggi – solidaria.info

La revolución se hace lejos de cámaras.

Como hoy, que son las siete de la noche, y en un callejón en lo más arriba del cerro están reunidas unas sesenta personas. Es la segunda asamblea de la recién conformada Comuna Socialista Altos de Lídice, situada en La Pastora.

En la reunión, abierta a quien quiera acercarse, se encuentran jóvenes, mayores, vecinos, militantes, chavismo, comunidad, gente organizada y gente que no. A esa hora, desde ese sitio, la ciudad se ve como un sinfín de bombillos que se extienden sobre los cerros.

La conformación de la comuna fue votada por la comunidad a principios de junio.

Se instaló una urna en cada uno de los cinco consejos comunales que se unieron para conformarla, y en cada urna acudió la gente a contestar si quería o no que se conformara una comuna en su territorio. Sí o no.

Ganó el sí con abrumadora mayoría. Ganó porque el proceso de construcción de la comuna venía en desarrollo desde hacía tiempo.

Ya se había comenzado una siembra urbana; un trabajo para abordar la problemática del transporte -las cooperativas no quieren subir hasta lo alto del cerro-; un proceso de deporte, con la juventud; de organización en salud, con los adultos mayores; entre otras cosas.

Ya estaba en desarrollo un trabajo comunal, la legitimidad para convocar a elecciones y presentar lo que se denomina la Carta Fundacional de la Comuna, una suerte de constitución, de hoja de ruta comunal.

Por eso votó un tercio de la comunidad -necesario para la aprobación de una comuna- en una época de dificultad, no solamente material sino, también política, donde existe un repliegue en muchos sectores de la sociedad.

La asamblea de hoy es para comenzar a dar forma a la comuna, y eso es, en este primer momento, conformar las mesas de trabajo, según lo planteado en la Carta Fundacional.

Quedan formadas las mesas de servicios, salud, economía comunal, infraestructura, hábitat y vivienda, alimentación, deporte, cultura y recreación, comunicación, y milicia bolivariana. Las personas se anotan en cada mesa, que comenzarán a funcionar a los pocos días.

“Esta vaina es de todos nosotros, tenemos que pelearla, necesitamos de la participación de todos, de su esfuerzo mi hermano”, dice un vecino para motivar a que se inscriban para dar vida a las mesas.

“No vamos a esperar a que el gobierno venga a solucionar lo que debemos hacer nosotros mismos”, afirma una vecina.

El gobierno, las instituciones, muchas veces tardan en llegar hasta lo más alto de los cerros de Caracas. Recuerdan un incendio reciente, y cómo fue la comunidad quien sacó a la gente de sus casas humildes para resguardarlas.

Existe una necesidad de estar organizados, ante las próximas lluvias que vendrán y, como siempre, amenazarán a las casas menos sólidas en terrenos frágiles. Se organizan ante la falta de gas, de agua, ante los problemas comunes.

Es un ejercicio de democracia y organización que comenzó desde el inicio de la revolución, y que tiene génesis anteriores también.

Chávez convocó una y otra vez a las comunidades a organizarse para resolver sus problemas, tanto las reivindicaciones materiales, como para poner en pie nuevas relaciones sociales, formas de solidaridad, trabajo común, voluntario, igualitario, lo que denominaba el “espíritu de la comuna”.

Un vecino lo recuerda en la asamblea: “Bien decía Chávez, mientras estemos unidos nada nos va a pasar”.

Casi veinte años después de haberse iniciado la revolución, ese llamado de Chávez sigue encontrando respuestas. Por lo general, en los sectores más populares.

Estas experiencias, estos avances, se dan gracias a varios factores: el proceso acumulado de organización, la formación permanente que encabezó Chávez, el enraizamiento del chavismo y su cultura política, la decisión de movimientos sociales de acompañar a las comunidades en ese proceso, como, en este caso, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, y las necesidades concretas que existen.

El paso dado en Altos de Lídice sucede en un cuadro de incertidumbre en Venezuela.

Si en términos políticos resulta claro que el chavismo consolidó su victoria presidencial y mantiene la iniciativa política, la gran pregunta está en la economía, en las medidas por tomarse, las correcciones necesarias. Ante eso algunos sectores no se paralizan, avanzan, buscan por dónde, crean, en este caso, una comuna.

La apuesta es grande, el horizonte de la comuna es del construir un gobierno de la gente organizada en su territorio -un autogobierno en cogobierno con las instituciones- poner en pie tramas económicas con empresas de propiedad social en manos de la comuna, ejercer un poder colectivo que debe desplegarse de cara a ser el nuevo Estado por-venir.

Por ahora, son los primeros pasos, construir las instancias de organización interna de la comuna, las respuestas a las demandas concretas, y tener siempre en el pensamiento el objetivo de mediano y largo plazo. Ahí está la revolución haciendo revolución, sin esperar al Gobierno.

El país que se llevan y la resistencia de los que se quedan

Risultati immagini per marcha chavistapor Marco Teruggi – 15yultimo.com

Dos hombres cargan una pierna de vaca arriba de una moto en dirección a la frontera, un responsable del paso fronterizo cobra mil pesos por cada kilo que pese el animal, las canoas van y vienen de una orilla a la otra, las carnicerías y queserías están vacías porque llega gente “del centro”, como dicen, a comprar unos kilos y llevarlos para el otro lado, todos los hoteles están llenos para hospedar a los que hacen el camino de la reventa, existen rutas de buses de varios puntos del país a la frontera exclusivamente para quienes se dedican a ese negocio, hay más robos en el pueblo, casi todo se cobra en efectivo y el efectivo se compra en 300%, las gasolineras despachan a menos de la mitad de carros de lo que deberían hacer con lo que les llega, los carros cargan varias veces en el día con chip revendidos. Sucede de día, delante de todos.

De noche hay otros movimientos, los buses cargados de carne y queso salen hacia la frontera, otros recogen el dinero en efectivo en un punto intermedio y van en la misma dirección con sacos llenos que luego forman pilas de bolívares del otro lado, pasan los contrabandistas que compraron la carne al matadero clandestino, los que llevan ganado sin identificación que será marcado en Colombia, pasan gandolas, más gandolas, se va un país. La frontera es un agujero negro que arrastra hombres, mujeres y todo tipo de mercancía: aguacates, limones, gasolina, macetas, efectivo, animales, cemento, cada cosa que del otro lado cueste más. Es una sociedad con complicidades, jerarquías, silencios, con humildes que consiguen alguito y grandes mafias que desangran. Es un saqueo diario, un auto-saqueo.

El diferencial es inmenso. Un sueldo mínimo es 2 millones 500 mil bolívares en Venezuela. Un trabajador sin papeles, es decir mal pago, que haga tareas domésticas cobra en un pueblo de frontera en Colombia -convertido de pesos- 220 millones de bolívares mensuales. ¿Es mucho, poco? Una rueda de moto cuesta 70 millones. Algunas escuelas se quedan sin profesores, en otras trabajan mitad de semana y los otros días cruzan para resolver en Colombia.

La frontera condensa muchas variables, las presiona hasta sus límites. La frontera llega hasta Caracas, donde el efectivo se compra en 100% como precio bajo, y los autobuses cobran según decidan las cooperativas privadas: “hasta Barinas debería ser 350 mil, pero decidimos que sean 600 mil en efectivo, es eso o no viajamos, ¿qué prefieres?” fue la respuesta pocos días atrás. Nada de esto es nuevo, ni es secreto, es una profundización de tendencias, situaciones que se expanden a medida que el cuadro económico se sostiene en el mismo lugar: un descenso desigual, donde quienes menos tenían tienen ahora menos, los que más tenían tienen más y piden más -como la Asociación Bancaria de Venezuela-, y un universo de hogares han conseguido maneras de afrontar la situación, con remesas, frontera, servicios, entre otras cosas. Los primeros son los más chavistas.

La economía se reinventa, hace metamorfosis, con rasgos caníbales y una ausencia de autoridad evidente en varios puntos. Impacta sobre las subjetividades, el tejido social, los límites de hasta dónde sí y hasta dónde no. El país se transforma aguas abajo con movimientos prolongados, peligrosos. Es el efecto diario de las sanciones económicas, la política de guerra fronteriza del gobierno colombiano, el laberinto chavista que noquea en lo político, pero golpea muchas veces en el vacío económico: los anuncios se suceden, la realidad diaria se deteriora para las mayorías.

Ante ese país que se devora existe otro que no se rinde. Productores que buscan la manera de conseguir los insumos a pesar de la falta de políticas, campesinos que se mantienen en sus rescates, jóvenes que no piensan en irse como se ha puesto de moda, sino en hacer política chavista en su barrio, colegio, gente que abre las puertas de su casa con un plato de lo que tengan, que presta efectivo sin porcentajes, regala, que no hace negocios con la comida sino que la transforma en política organizativa justa, trabajadores que se mantienen en ministerios con sueldos mínimos porque creen que se puede, que la revolución no es solo un gobierno, gente que escribe, hace programas de radio, filma, saca fotos sin pedir nada a cambio, milicianos que se paran a las tres de la mañana, ordeñan, y luego salen en moto, camiones, o lo que puedan, a participar de un entrenamiento, consejos comunales que se renuevan, comunas que se obstinan en el horizonte estratégico, otras que nacen, como la recién votada comuna de Altos de Lídice, en lo más alto de La Pastora, en Caracas.

Existe una resistencia de actos individuales, organizados, espontáneos, permanentes. Es un cotidiano de guerra de posiciones, que luego se expresa, por ejemplo, en contiendas electorales. Hay un país que lucha, otro que derrama frustración -con razones a veces- por redes, otro que resuelve el día a día y punto, otro que se descompone, no cree en nadie, ha optado por el sálvese quien pueda, otro que se enriquece. Es una batalla en los subterráneos, ética, política, humana.

Este escenario no se irá mañana, ni pasado, ni a fin de año, puede prolongarse por un tiempo indefinido. Los dos bloques históricos en batalla parecen padecer de un agotamiento de recursos: la oposición está orsai, los norteamericanos agudizan las variables para desatar más miseria económica, pero no saltan a nuevas acciones que les permitan obtener un desenlace, y la dirección de la revolución mantiene su capacidad de maniobra política -mejores que el enemigo- pero estira el panorama económico sin medidas claras. ¿Podría tomar algunas? El problema es no solamente pensar cuáles podrían ser -existen propuestas por escrito- sino de qué capacidad se dispone para implementarlas. Una dificultad doble con el agregado de una corrupción que el Fiscal General destapa semanalmente.

El país que no se rinde no parece en medida todavía de revertir el cuadro actual. Por dificultades de herramientas políticas, porque el acumulado popular permite aguantar de pie como pocos procesos podrían hacerlo, pero no contiene la fuerza para hacer predominar otras variables políticas/económicas, desplazar a corruptos y burócratas que viven un conflicto donde la bala más cercana ha sido un twitt. El chavismo tiene su cielo y sus demonios.

Esta es la etapa que enfrentamos, en la que estamos inmersos, con algo de Juan Gelman con su verso de “aprender a resistir, ni a irse ni a quedarse”, con las raíces del chavismo que impiden que los vientos que arrasan nos arranquen de esta tierra, con el imperialismo de frente y el arma cargada, con lo que hemos logrado -una inmensidad política- y lo que no se encuentra todavía por dónde, cómo, con quiénes, en una batalla silenciosa que se libra en decisiones ministeriales, vicepresidenciales, en esta, nuestra época, esta frontera desde donde escribo estas líneas mientras viajan buses de contrabando a Colombia y un hombre se levanta ante de que salga el sol para ordeñar el ganado y fundar el país que necesitamos.

Venezuela: El chavismo está pa’ esa vaina

por Marco Teruggi para Diario Chávez Vive y Venezuela es Noticia

Nicolás Maduro ganó la reelección como Presidente de Venezuela con más de 6.2 millones de votos. La cifra representa el 68% de los electores que participaron en las elecciones del pasado domingo. Maduro, con su victoria, gobernará al país hasta 2025. ¿Y ahora? Esa es la pregunta que tratará de responderse en el siguiente análisis. Vienen más ataques, pero el chavismo está preparado pa esa vaina.

_______________________________________________

“Si perdemos será un peo, y si ganamos también”, sintetizó una mujer chavista, cuando todavía no habían abierto los centros electorales, en la madrugada del 20 de mayo.

Es costumbre en elecciones, en época de revolución: Suena el toque de Diana cuando la noche es más noche y, desde cerca de las cuatro de la mañana, se acercan los primeros votantes a las puertas de los centros electorales.

Parte de una épica que se instaló. Esta vez fue menor a lo ocurrido en ocasiones pasadas. No fue sorpresa que sucediera, debido a las condiciones de una votación marcada a fuego por varios elementos, en particular, el cuadro material, y por la campaña de abstención desplegada por la mayoría de las fuerzas de derecha. Pero ahí estaba el chavismo, con esa certeza en la garganta.

 

Tenía razón en su diagnóstico: Nicolás Maduro ganó y se multiplicaron los titulares contra las elecciones, acusándolas de fraudulentas, ilegítimas, de ser un robo a la democracia.

A los titulares siguieron declaraciones de los gobiernos de América Latina, agrupados en el Grupo de Lima, que afirmaron que no reconocerán el resultado electoral; al igual el G7, conformado por Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, y Estados Unidos; el Gobierno de España, que anunció posibles nuevas sanciones; y, como se esperaba, los Estados Unidos que dirigieron el tiempo y las intensidades. Se ganó y se profundizó el peo.

 

El anuncio más contundente vino por parte del Gobierno norteamericano: La ampliación de las sanciones contra la economía venezolana, a través de una orden ejecutiva firmada por Donald Trump.

Algunos de los puntos centrales anunciados fueron que, el Estado venezolano no podrá vender, transferir, o dar como garantía, a ciudadanos o instituciones estadounidenses, activos -incluido deuda pública y bonos de Pdvsa-, en los que posea más del 50%, se limita el acceso al sistema financiero estadounidense, y aumentan las limitaciones para hacer transacciones en dólares.

El objetivo, declarado, es cerrar más vías de financiamiento a Venezuela, cortar canales de importación de productos esenciales como medicamentos, repuestos, alimentos, incrementar la presión sobre la economía hasta volverla inviable, un colapso, que luego decante o se articule con una acción de fuerza que obligue a la salida de Maduro.

 

Así como se unificó el espacio de agresión diplomática y económica contra Venezuela, también aparecieron los respaldos a la legalidad y legitimidad de los resultados del 20 de mayo.

Rusia -que también afirmó que las sanciones norteamericanas son ilegales-, China, Irán, Turquía, Siria, Palestina, Bolivia, Cuba, Nicaragua, El Salvador, entre otros, se pronunciaron públicamente.

Quedó configurado el tablero geopolítico en la cual está inmerso el conflicto venezolano: Adversarios, aliados, ángulos desde los cuales se preparan nuevas maniobras y capacidades de respuestas. Los tiempos, según indica el cuadro, se acelerarán.

Las declaraciones internacionales eran parte del escenario que ya se anticipaba.

La pregunta era hasta dónde llegarían. Por el momento, forman parte del abanico de ataques conocidos, una profundización de las tendencias en marcha que apuntan a aislar y desgastar.

 

En cuanto a lo nacional, las respuestas también fueron las esperadas: Todas las fuerzas de oposición, que no se presentaron el 20 de mayo, declararon los resultados como inválidos; replicaron a nivel local el discurso internacional.

Henry Falcón, derrotado por más de cuatro millones de votos de diferencia (tres veces más que su votación), también se sumó a esa matriz.

El impacto de las ruedas de prensa opositoras en la sociedad, fue poco, producto de su actual crisis, disputas internas, falta de legitimidad, y capacidad para consolidarse como una alternativa con liderazgos, propuestas, un plan que le hable al venezolano común, de a pie, y no solamente a su propia base social que desconfía de esos mismos dirigentes.

 

Un último elemento debe ser incorporado a este escenario: La calle, el intento por volver a ponerla en efervescencia para activar un ciclo de movilización contra el Gobierno.

Los intentos se manifestaron por dos vías, el llamado público, y las acciones nocturnas de violencia.

 

En el primer caso, el resultado evidenció que la oposición no logra retomar fuerza desde el mes de agosto del año pasado, cuando fue electa la Asamblea Nacional Constituyente.

El primer llamado, el día miércoles antes de las elecciones, movilizó a unas doscientas personas; el segundo, el día después de los resultados, convocó a un grupo pequeño en Altamira, su tradicional espacio de protesta.

En cuanto a las acciones, como focos que pudieran detonar titulares de diarios y abrir escenarios conflictivos, tuvieron lugar, pero no lograron su propagación. Uno de los lugares donde ocurrieron, el domingo y lunes por la noche, fueron en el estado Carabobo, donde grupos pagados quemaron cauchos, intentaron cerrar calles, arma en mano.

 

En este contexto, Nicolás Maduro se juramentó el martes ante el Consejo Nacional Electoral, y juramentado ante la Asamblea Nacional Constituyente.

Con la victoria con más de 6 millones 200 mil votos, y una amplia diferencia, porque triplicó los votos del segundo candidato, llamó al diálogo, a otorgar medidas de beneficio para sectores de la oposición que hayan incurrido en errores, y le dio 48 horas al Encargado de Negocios norteamericano, Todd Robinson, para irse del país, debido a sus acciones injerencistas.

 

El triunfo en las urnas, el cuarto en menos de un año, significó la estabilización del poder político en manos del chavismo.

La pregunta está en el poder económico: ¿Qué plan tiene el Gobierno, qué medidas, actores, cambios, están en su agenda, ahora que las elecciones pasaron?

Ahí está el desafío nodal del chavismo, el territorio donde apuntan los ataques, el elemento que mayor desgaste genera sobre la población.

Hasta el momento, el Presidente anunció la conformación de una Comisión para evaluar medidas a tomar.

Los pronósticos son varios a ese respecto. La base social opositora espera que las sanciones internacionales se redoblen, para agravar el cuadro y que así caiga el Gobierno, una situación de crisis que piensan los opositores que atravesarán de manera directa, debido, en términos generales, a su mejor posición en la sociedad.

Otra parte, alejada ya de ambos bloques políticos, ve que la situación empeorará y piensa si la mejor opción es irse del país. En cuanto al chavismo, tiene exigencias respecto al Gobierno. Le pide medidas de fondo, e intenta poner en marcha experiencias de producción donde puede, en un marco de coordenadas económicas a veces contradictorias.

Según el pronóstico de la mujer chavista, que esa madrugada daba su voto por Maduro, habrá fuerza para resistir: “Si perdemos será un peo y si ganamos también, pero los chavistas estamos para esa vaina, para enfrentar y seguir pa’lante”.

Una victoria en una batalla que nunca se detiene

por Marco Teruggi

Teníamos que ganar y lo hicimos. Por cuarta vez en menos de un año. Se dice fácil, se vive heroico. Lo que sucede a estas horas era lo previsto: el frente internacional multiplica ataques, amenazas, insultos, desde el Grupo de Lima, los Estados Unidos hasta la Unión Europea. Sabíamos ayer que el 21 sería más difícil que el 20, que cada día por venir seguramente lo sea más. Ganar tiene un costo alto cuando se está bajo asedio de una guerra que ha entrado a nuestras casas, calles y subjetividades. Una victoria significa un redoble de violencia que anuncian públicamente con impunidad.

Eso estaba en el imaginario de los días anteriores a la votación, durante todo el día de voto. Tanto en el chavismo como en los escuálidos y opositores. En el primer caso como elemento central para no rendirse, no entregarle el país a quienes sin haber tomado el poder político ya han demostrado hasta dónde son capaces de llegar -y es solo el inicio. En el segundo caso, y en particular de quienes llamaban a la abstención, como un mal necesario. Han llegado a la conclusión que la única manera de terminar con el chavismo -que reducen a un gobierno y una masa de pobres sumidos en la ignorancia y las dádivas- es a través del colapso económico y la intervención extranjera.

Sabíamos entonces que hoy vendrían, como suceden, nuevos anuncios desde el frente internacional. Los han venido preparando desde que decidieron que su estrategia sería vaciar las elecciones. Es seguro que acrecentarán el bloqueo económico como ya lo ha anunciado el gobierno norteamericano, queda por ver cómo se traducirá el no reconocimiento internacional a la victoria más allá de la retórica, y si buscarán nuevos asaltos finales. El anterior, entre abril y julio, les dejó un saldo de derrotas que todavía los mantiene en crisis.

¿Por qué ganamos el domingo? Por razones de política y clases sociales. Fuimos como fuerza unitaria con candidato único, con un discurso democrático coherente con la historia chavista, con la presencia de Chávez, la dimensión de lo que estaba sobre la mesa, y una base social que se estima en un tercio de la población. En esto último entra la cuestión de clase, que el día de ayer pudo graficarse nuevamente. Pondré como ejemplo un recorrido en La Vega, barrio popular de Caracas que tiene a los pies de su cerro zonas de clase media: cuanto más arriba, es decir, más humilde, más votantes, cuanto más abajo, menos votantes, hasta las zonas aledañas de clase media de El Paraíso, que eran de mucha soledad. A las cinco de la tarde había colas en la parte alta del cerro, desde donde Caracas parece una ciudad ajena. El corte de clases fue nítido, el chavismo como identidad se asienta sobre todo en sectores populares: retaguardia y vanguardia.

Se ganó también porque los adversarios no tenían peso suficiente. Falcón, de tradición traicionera, no midió lo que pensaba, su propuesta tramposa de dolarización no caló. Bertucci emergió, ya eso parece ser para él una victoria. Maduro era más candidato que ellos, el chavismo es más que ellos. La diferencia de votos está allí, grande, de más de cuatro millones de voto entre Maduro -con 6.157.185- y el segundo, Falcón -con 1.909.172- que en su discurso abrió la puerta del no reconocimiento de los resultados -¿qué dirán los opositores que afirmaban que era un candidato que había puesto el mismo chavismo? Falcón suma dos derrotas en siete meses, la primera como gobernador en octubre, la segunda el domingo. Peligra su perspectiva política, lo sabe, lanza cartas desesperadas que pueden traer peligros de violencia.

La diferencia entre ambos fue entonces más de lo previsto. En cuanto a la participación, 46% de la población, resulta importante verla en dos niveles. Al ser medida en parámetros internacionales -qué participación en Chile, Colombia, por ejemplo- resulta estar dentro de los números que se manejan en otros países, incluso más. Una aclaración necesaria: la derecha abstencionista conducida desde el extranjero iba a decir fraude con cualquier número que hubiera dado a Maduro por ganador, ya los titulares estaban escritos. La participación medida en términos nacionales arroja otras posibles conclusiones. En primer lugar, que la campaña abstencionista de las principales fuerzas opositoras tuvo impacto en su base social, y en segundo lugar que una parte de los sectores populares, del chavismo, no fueron a votar. Contestar por qué esto último sucedió implica acertar a posibles respuestas sobre cómo volver a acercar al voto y a la participación a quienes se han alejado.

Puesto a poner dos hipótesis diría que una es la situación material -que impacta de lleno en los sectores populares y las clases medias bajas- y cómo se han, o no, construido respuestas a esta situación. La segunda es la práctica política del chavismo, sus formas de hacer política, en particular en la dirección, ante este cuadro prolongado de dificultades, de retrocesos materiales.

Podemos decir que el chavismo votó, logró un triunfo necesario, y dejo ver descontentos acumulados. Ganar en esta situación económica y política dice aún más de la victoria alcanzada. La respuesta a esta situación no vendrá solamente de Nicolás Maduro. No significa que el presidente, la dirección cívico-militar, no tengan un rol central que cumplir, que solo ellos pueden hacer algunas acciones -políticas de Estado, decisiones de gobierno, medidas políticas- sino que el chavismo como un todo tiene que encontrar las formas de revertir esta situación. ¿Qué van a hacer los diferentes partidos políticos, los movimientos sociales, las comunas, los consejos de trabajadores, por ejemplo? ¿Qué política y estrategias de poder, disputa y movilización tienen en este cuadro donde vendrán más golpes internos y externos? Depositar la gloria y el mal en una sola persona no es justo. El chavismo necesita de todo el chavismo para combatir esta situación.

Estamos en un nuevo momento de la gran batalla, la guerra que nos han declarado. El 20 era imprescindible para el chavismo y se consiguió la victoria, que debemos subrayar por las dificultades en las cuales se enmarcó. No hay ni habrá tregua: vienen redobles programados de violencia económica, ensayos de nuevas formas de desenlace para hacerse con el poder político que no logran con los votos. ¿La urgencia? La economía, un diagnóstico conocido. ¿Con qué medidas y actores se puede resolver? Ahí la pregunta por el plan. Ayer se hizo historia.

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: