¿Domingo de fiesta?

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 08 de diciembre de 2017

¿Domingo de fiesta?

Ayer referimos que además de los nombres ya conocidos involucrados en la trama de corrupción de PDVSA “sin duda hay otros responsables, sobre todo por razones políticas y de gobierno. De eso hablaremos en nuestro Análisis de mañana, si no se cae un pedazo del cielo”. Es un tema importante, sin duda, pero aunque el cielo sigue completo sobre nuestras cabezas, como es fácil constatar, tendremos que incumplir con nuestros lectores. Nuestra mente vive sumida en la reflexión política y nos pareció inevitable, siendo que las elecciones municipales son el próximo domingo, abordar este último asunto y así lo haremos. Lo otro no se olvida y quedará para después.

Ya todos sabemos cuál es nuestra posición respecto a ese evento electoral.

Recordemos de pasada que nos oponemos a la vetusta figura del alcalde como cabeza del gobierno municipal y tenemos una propuesta constituyente que consagraría en los municipios los gobiernos colectivos originados desde las bases populares. Iremos a votar el domingo cumpliendo con un deber de conciencia que explicaremos, pero lo haremos sin ningún entusiasmo.

Anda por los medios una cancioncita (un “jingle”) del PSUV típicamente electoral que incluye una frase hecha, aquella que se refiere a la “fiesta electoral”. Esta frasecita, familia cercana de otra también de uso frecuente por algunos chavistas (“una demostración de civismo”), es un fósil de la Cuarta República. Es interesante referirnos a esto, por todo lo que encierra desde el punto de vista ideológico y por la terrible superficialidad que denota.

Nuestra idea de “fiesta” es muy diferente a la de ir a votar. El día del simulacro de la elección constituyente estuvimos seis horas pasando roncha en colas mal atendidas, hasta que pudimos cumplir ¿Qué sería para nosotros algo parecido a una fiesta el domingo? Quedarnos en casa leyendo algún libro, bien sea para ilustrarnos o para disfrutar. O ver alguna buena película alquilada o pescada en el cable, de esas que no abundan en la miserable oferta de los cines venezolanos. O, sin más ni más, compartir un traguito con nuestra compañera si tenemos el tiempo y la disposición, acompañados, por ejemplo, por un buen jazz tradicional de Nueva Orleans. O, por qué no, echarnos en el sofá a acariciar la barriga de nuestra bella perrita ¡Eso sí sería una fiesta, no ir a elegir a un individuo que regirá nuestra vida cotidiana por los próximos cuatro años, sin que en general tengamos arte ni parte en lo que hace!

Pero vamos a ir al centro electoral, no es para nosotros un día de fiesta, es un día de trabajo, un día de lucha. Ese el quid de la cuestión. A decir verdad, el pueblo venezolano no está para fiestas, por más que es tan terco en su alegría y su optimismo.

Está padeciendo las dolorosas consecuencias de la agresión imperial, de la crisis mundial del capitalismo y de los errores del dogmatismo económico. El enemigo histórico persevera en tratar de tender la alfombra por donde pretende caminar hacia el pasado, para derrotarnos, perseguirnos, acosarnos, ajustar cuentas con el pueblo revolucionario que ha osado retar su poder otrora omnímodo.

Insistimos en el contenido ideológico del asunto. Por supuesto, cada vez que la Revolución gana una elección, el pueblo revolucionario se alegra. Mas no puede ser la alegría banal de las cancioncitas, sino la del guerrero que, manchada su armadura de polvo y de sangre, levanta orgulloso su espada en señal de triunfo. Inmediatamente después ha de limpiar el filo de su acero para prepararse para nuevas batallas. Esa será la única “fiesta” del pueblo el lunes e incontables lunes después. Aquí solo viene guerra (económica, política, social, ¿militar?). Para nosotros esa guerra pasa por encarar, de verdad, verdad, la transformación total del Estado burgués en Estado de derecho y justicia, de la democracia burguesa en democracia socialista (¡cuánto nos falta!), del sistema electoral burgués en sistema electoral popular.

Las victorias electorales siempre serán, a fin de cuentas, coyunturales, como lo son las derrotas en ese terreno. Aquí es buena una digresión para señalar que un hito en la génesis de la violencia terrorista de 2017 fue la elección parlamentaria de 2015.

Amparados en un sistema electoral vulnerable por su propio carácter intrínseco, la derecha contrarrevolucionaria manipuló y engañó a la mayoría del pueblo y se hizo de una notable mayoría en la Asamblea Nacional, desde donde urdió la trama conspiradora que condujo a la muerte y a la destrucción. Un hecho emblemático de esta realidad es la imagen del vicepresidente de ese cuerpo, el fascista prófugo Freddy Guevara, encabezando a los terroristas en el este de Caraca ¿Qué fue la “fiesta electoral” de 2015? ¿Una fiesta satánica?

Para nosotros las grandes victorias, las trascendentales y duraderas, están todas por lograrse. La construcción de una sociedad próspera e igualitaria, la formación de una ciudadanía culta, con sentido de pertenencia, la utopía posible de un mundo solidario y más justo en el que no existan los imperialismos ni las hegemonías que generan guerras y miserias. Entonces el mundo todo será una fiesta.

Por lo pronto, vamos a votar el domingo en defensa de la Patria, de la Revolución Bolivariana, y contra el imperialismo y sus vasallos.

Democracia a la cubana

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 27 de noviembre de 2017

Democracia a la cubana

Diosdado Cabello ha dicho, en el más reciente programa dominical de José Vicente Rangel, que se necesita el desarrollo de acciones audaces, que se ajusten al origen no convencional de la coyuntura económica de Venezuela. Eso es cierto, tanto como que también en políticas revolucionarias hacen falta acciones audaces. Algunas se han llevado adelante, como la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. En otras áreas continúan imponiéndose políticas conservadoras, como en lo que atañe a la transformación del Estado, y al sistema institucional y político en general.

Como hemos asentado en varias oportunidades, nosotros tuvimos como principal propuesta para nuestra campaña electoral constituyente la de eliminar la figura del alcalde e instaurar formas de gobierno populares y colectivas al nivel del poder municipal. Esta propuesta la dimos a conocer, una vez electos, a través de la plataforma digital interna de la Constituyente, con nula respuesta, cosa que también hemos repetido tercamente más de una vez ¿Acaso es descabellado lo que planteamos? ¿No valdría la pena abrir al menos un debate sobre el tema en la ANC? Insistimos e insistiremos con nuestras ideas en torno al tema. Sobre todo cuando constatamos, una vez más, los avances en la democracia que debería ser modelo para todas las fuerzas progresistas del continente, la democracia cubana.

Ayer, bajo la sombra del recuerdo inmarcesible de Fidel Castro, hubo elecciones en Cuba. Son elecciones muy diferentes a las que se dan en todos los demás países del continente, incluida Venezuela, donde dominan todavía las formas del Estado burgués y de la democracia burguesa, a pesar de los avances innegables en la lenta y complicada construcción del Poder Popular. Las elecciones en Cuba tienen algunos importantes puntos de coincidencia con nuestras propuestas hechas a la Constituyente en cuanto al poder local.

El pueblo cubano eligió ayer a sus representantes al nivel de los gobiernos locales. A pesar de que el voto no es obligatorio, normalmente participa alrededor del 90% de los electores.

Como en nuestras elecciones municipales, Cuba vota dividida en circunscripciones electorales. Tal como se señala en un reportaje de Rusia Today, antes de cada elección, en cada una de las circunscripciones se realiza una asamblea en la que pueden participar todos los ciudadanos con derecho a voto. Entre los miembros de la asamblea se eligen entre dos y ocho candidatos -de acuerdo al padrón- que se postularán para ser electos a la Asamblea Municipal como delegados de circunscripción. No es requisito para candidatearse estar afiliado al Partido Comunista, ya que no se votan listas partidarias, sino personas particulares.

Esto es básicamente igual al tipo de elección local que hemos propuesto a la Constituyente. Nos auto citamos: “Los Consejos Populares Municipales se elegirían de la siguiente manera: Dividida cada parroquia en sectores, se elegiría un número delegados sectoriales en asambleas populares abiertas, después de la postulación razonada de personas que se hayan destacado por su labor comunitaria… En esas asambleas no postulan los partidos políticos, sino directamente los ciudadanos, aunque los elegidos pueden militar o no en un partido”.

A diferencia de otras naciones, la campaña electoral cubana no implica un gasto millonario, ni favorece a quienes tienen más proyección mediática, ni hay un torneo de promesas ni un festín de manipulaciones a través de cuñas, avisos, afiches y otros medios publicitarios. De hecho, no existe la campaña como tal, sino que todos los candidatos tienen la misma difusión, que consiste en una hoja con su foto y currículum.

Para elegir las instancias superiores, los representantes municipales electos votan a las personas que integrarán las asambleas provinciales y, desde ese otro nivel, se eligen los miembros de la Asamblea Nacional, manteniéndose el voto directo, pero la postulación de candidatos es indirecta.

La Asamblea Municipal elige el 50% de las candidaturas entre los delegados de circunscripción. La otra mitad son otras personas de la localidad, principalmente referentes de organizaciones de la sociedad civil, como la Central de Trabajadores de Cuba o la Federación de Mujeres Cubanas. Aquí también hay varias similitudes con nuestra propuesta constituyente.

Cada asamblea, sea municipal, provincial o nacional, elige de entre sus  miembros la instancia ejecutiva. En el caso de las dos primeras se trata del Consejo de Administración. Y a nivel nacional se conforma el Consejo de Ministros y se elige al jefe de Estado.

Por lo menos dos veces al año cada delegado debe realizar una asamblea de rendición de cuentas ante sus electores. Si estos consideran que no está cumpliendo bien sus tareas pueden revocarlo y exigir una nueva elección.

Nosotros vociferamos que nuestro sistema electoral es “el mejor del mundo”. Esto está lejos de ser cierto. Es verdad que son falsas todas las acusaciones de fraude o falta de transparencia. Pero, tal como ocurre en todas las elecciones de la democracia burguesa, el pueblo vota pero, en lo funda mental, no elige. Son los partidos quienes eligen a los representantes individuales. El Poder Popular, al nivel de las elecciones, prácticamente no existe. Si se puede hablar del “mejor sistema electoral” del mundo, el cubano nos llevaría una ventaja de varias leguas. Por eso seguiremos con nuestra cantaleta, a riesgo de parecer fastidiosos.

15-O: no mejora nada el enfermo

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 18 de octubre de 2017

15-O: no mejora nada el enfermo

La oposición está sufriendo los vientos tormentosos de la derrota. En medio de balbuceos e incoherencia, tratan de asignar su descalabro a razones varias, entre las cuales ocupan acaso lugar absolutamente secundarios sus propios errores. Rápidamente muestran una vez más el espectáculo de su inconsistencia para mayor estupefacción de sus desolados seguidores. Ahora se mueven sin transición desde la matriz de fraude en los escrutinios a la de las trampas en el proceso anterior a la emisión de los votos. Ante la rápida y hábil respuesta del presidente Maduro, quien jugó posición adelantada llamando él mismo a la verificación total, 100%, de los comprobantes físicos de los votos y su comparación con las actas, no han tenido más remedio que desdecirse en un pestañeo.

No solo se ha dado el reconocimiento de la derrota de candidatos perdedores, como Alejandro Feo La Cruz y Henry Falcón, sino que además voceros y gobernadores electos han asomado la posibilidad de juramentarse ante la Constituyente, en lo que estarán hoy los chavistas electos. Hasta el insufrible extremista Freddy Guevara ha dicho que “La trampa no está en las actas -las tenemos-. La trampa ocurre antes, y es un proceso más sofisticado que requiere auditoría internacional” ¡Hablando de trampas los campeones de la trampa!

En fin, dejemos a esta gente en su laberinto y volvamos los ojos hacia nosotros mismos. Hemos dicho, y lo mantenemos, que esta ha sido una victoria revolucionaria magnífica, admirable. Ahora bien, los fenómenos sociales son un mar de complejidades y contradicciones, como bien se sabe. Desde el punto de vista cualitativo, se trata de una victoria épica, heroica, alcanzada en feroz lucha no contra los papanatas de la MUD, sino contra el Imperio más poderoso de la Historia desde todos los puntos de vista imaginables. La muestra de perseverancia, inteligencia, astucia y habilidad política extrema del presidente Maduro y de la dirección revolucionaria ha sido de antología. Igualmente el espíritu combativo de resistencia del pueblo chavista. La Revolución Bolivariana luce fortalecida y encaminada a nuevas victorias en los tiempos inmediatos. Sin embargo, el análisis cuantitativo relativiza la victoria y nos alerta sobre el destino de este proceso en el mediano plazo. Y nos vamos de explicación.

Ayer, en conversaciones con camaradas chavistas, expresamos una idea que se nos antoja irrebatible. Después del terrible resultado de la elección parlamentaria de 2015, dijimos que, en realidad, la oposición no había ganado, más bien el chavismo había perdido. Era eso lo que inferíamos del análisis cuantitativo. Mientras la oposición mantuvo su votación muy cercana a la que obtuvo en 2013, es decir no creció para nada, el chavismo decreció en dos millones de votos y fue eso lo que hizo posible el triunfo opositor. En las regionales del domingo se produjo un fenómeno parecido, pero en sentido contrario: el chavismo no ganó, perdió la oposición, si nos atenemos solo a lo cuantitativo (que siempre encierra, hay que decirlo, aspectos cualitativos no necesariamente visibles para el observador desprevenido). El chavismo alcanzó una votación bastante similar a la de 2015, sin mostrar crecimiento, más bien disminuyó el caudal logrado en la elección de la Constituyente. La derecha, por su lado, vio mermar sus votos en aproximadamente dos millones y medio de votos con relación a las mencionadas elecciones parlamentarias.

Este es un dato interesante y para nada despreciable. El chavismo es una fortaleza considerable, una vanguardia combativa, leal, consciente, lo mejor que tenemos, pero está estancado, no crece en el favor popular desde hace algunos años. El hecho de que solo 3 de cada 10 venezolanos (lo dicen las elecciones y los estudios de opinión) se identifique sólidamente con la expresión política de esa vanguardia encierra un peligro estratégico para la Revolución. Ese es el primer aspecto cualitativo que deducimos del análisis cuantitativo. Este estancamiento tiene razones que señalamos en el Análisis de ayer, en el que abordamos ya este asunto que hemos extendido hasta hoy, dado que la mayoría de los chavistas con los que hemos interactuado parecen estar solo preocupados por la victoria opositora en el bloque fronterizo occidental: “… no es que ahora vamos a sentirnos boyantes y olvidar tantas cosas que tenemos que criticar y combatir, como ha venido señalando el presidente Maduro: el sectarismo, el burocratismo, la ineficiencia, y nosotros agregamos: el discurso plano, dogmático, repetitivo”.

En ese sentido, el dirigente socialista Diosdado Cabello, siempre tan agudo, señaló que, a pesar de la victoria del domingo, el PSUV debe revisarse “porque pudimos haber ganado mejor, vamos a escuchar al pueblo”. Esto es algo digno de destacar: mientras un triunfador se autocritica, los perdedores andan buscando culpar a otros de su barranco, obviando la multitud de sus errores políticos que los ha llevado a despilfarrar su triunfo coyuntural de 2015. Y lo peor para ellos es que no parecen escarmentar, ya andan pidiendo auxilio, una vez más, a sus padrinos extranjeros ante la contundencia de su derrota. Parafraseando una vez más a nuestro dilecto amigo Perucho Conde: no mejora nada el enfermo. Bien, allá ellos. En cuanto a nosotros, ojalá nos vayamos dando cuenta de cuánto tenemos que mejorar.

Victoria cultural

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Martes 17 de octubre de 2017

Victoria cultural

Nada de lo hecho por la derecha criolla e internacional, después de su resonante derrota del domingo, puede sorprender a nadie. Lo que pasó en las regionales es, por supuesto, sumamente importante, tanto desde el punto de vista objetivo como desde el subjetivo, pero no acaba, todos lo sabemos, con la intensa lucha de clases mundial y nacional. Así que no vale la pena abundar en detalles en cuanto a las reacciones y declaraciones de los voceros del imperialismo, sus aliados y sus cipayos. Ellos siguen en lo mismo, ahora con el acicate del resentimiento. No es para menos, el chavismo los volvió a joder. Así que mejor nos ocupamos de otros aspectos vinculados a lo del 15-O.

La victoria del chavismo es política, claro está, pero sobre todo es cultural. Se impusieron sobre todo las ideas de Chávez. Una de ellas, de las más empotradas en el alma nacional, es la noción de Patria. El pueblo ha dado una lección a los traidores que andan vendiendo la Patria al mejor postor ¡Qué poco nos conocen estos burgueses redomados!

Olvidan todo el tiempo que esta es la Patria de Bolívar, que el pueblo venezolano, el mayoritario, ha visto reforzado su compromiso de independencia por lo que Chávez nos dejo como propósito, encabezando el Plan de la Patria. Pero ellos insisten en su error, buscando padrinos y muletas allende nuestras fronteras. Ayer el dirigente socialista Jorge Rodríguez, en su excelente rueda de prensa, daba las gracias por esta victoria a Trump, a Rajoy, a Almagro y a todos quienes mantienen el coro agresor desde el extranjero. Nosotros nos unimos a este irónico agradecimiento.

Así pues, el domingo triunfó el espíritu patriótico del pueblo, de nuevo despierto después de la pesadilla de diciembre de 2015, cuando actuó confundido por las manipulaciones y aturdido por los problemas. Ahora, ante el cúmulo de amenazas y sanciones del imperialismo y sus aliados, se ha levantado con dignidad y patriotismo.

También hubo una victoria de la paz, otro concepto embutido en el alma popular por el mensaje de Chávez. Ha quedado en evidencia la gravedad del error cometido por la derecha con su plan de las guarimbas terroristas. Nuestra victoria del domingo también comenzó con la derrota sufrida por la burguesía en las calles en el primer semestre de 2017, incluyendo el mes de julio, que se cerró con la estupenda jornada electoral constituyente del 30-J.

Estos canallas ni siquiera han tenido la decencia de pedirle excusas a nadie por tanta muerte y tanto dolor inútiles. El pueblo, incluido buena parte de su sector opositor, les ha pasado la dura factura. Igual que con la elección de los constituyentes, ha triunfado la paz, profunda idea chavista mantenida en alto y con insistencia por el presidente Maduro.

Ha ganado también el domingo la idea chavista de la inclusión. El gran esfuerzo mostrado por Maduro y el Gobierno Bolivariano por mantener, contra viento y marea, la vocación social de la Revolución, promoviendo soluciones puntuales al problema alimentario, y la continuidad de las políticas de vivienda, salud, educación y apoyo directo al pueblo en diversos frentes, ha dado sus frutos. El pueblo ha comparado entre quién hace y quién no hace, quién es positivo y quién negativo, quién construye y quién destruye.

La victoria chavista, por otro lado, ha profundizado la desolación que cunde en las filas opositoras. En este momento, el chavismo se ve inmenso, exultante, poderoso. El golpe subjetivo dado a la derecha es noble y, una vez pasada la resaca y el lamentable espectáculo de la vana intención de reconocer su derrota, tendrá que recoger los añicos de su ineptitud y han de venir recomposiciones diversas. Ya Henry Falcón se ha deslindado del desafinado canto de fraude y ha reconocido, sin cortapisas, el triunfo de Carmen Meléndez: “Responsablemente yo digo, nosotros perdimos, así de sencillo, y eso hay que aceptarlo porque también hay que tener gallardía para reconocer en la verdad, la adversidad”. Ellos insistirán, nadie lo dude, pero hoy se ven desorientados, como fantasmas perdidos en su propia oscuridad. Algunos han tenido el tupé de convocar a su gente a la calle. La respuesta será nula, pocos los respetan, muy pocos los quieren.

Nosotros no vamos a morigerar, en modo alguno, la dimensión de nuestra victoria, ha sido magnífica, como dijimos ayer. Pero -¡nunca falta un bendito pero!- no todo es positivo en el resultado. No solo por las bajas que tuvimos en los importantes estados fronterizos de Zulia y Táchira, escoltados por Mérida, además de la cuña en Anzoátegui y nuestra significativa derrota en Nueva Esparta. También hay que analizar con frialdad los números.

Es verdad que en el voto nacional obtuvimos una mayoría del 52 por ciento. Pero si tomamos en cuenta que la abstención rondó el 40%, concluimos en que por nosotros votó alrededor del 30% del patrón electoral. Esa es la cifra del llamado “chavismo duro”, el que nos acompaña contra viento y marea. Sacamos más de dos millones de votos menos que el 30 de julio. La oposición bajó aun más con respecto a su última votación creíble, alrededor de 7 millones de votos en 2015. También se pronunció el voto duro opositor, cerca de 5 millones. Su voto blando (o el voto chavista vulnerable que se corrió hacia ellos en 2015) se abstuvo en su mayoría.

Todas estas cifras significan que sigue habiendo un amplio sector de la población (7 de cada 10) que no está apoyando a la Revolución (algo parecido, y aun peor, le pasa a la MUD). Por lo tanto, no es que ahora vamos a sentirnos boyantes y olvidar tantas cosas que tenemos que criticar y combatir, como ha venido señalando el presidente Maduro: el sectarismo, el burocratismo, la ineficiencia, y nosotros gregamos: el discurso plano, dogmático, repetitivo. En fin, celebremos sin exagerar, ahora es que nos falta remar para llegar a puerto seguro.

Venezuela: Victoria magnífica

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 16 de octubre de 2017

Victoria magnífica

En cualquier circunstancia, la victoria chavista de ayer podría calificarse como muy buena. En la situación de hoy, hay que definirla como magnífica, admirable. Nosotros confesamos que no imaginamos que pudiera ser de esa dimensión, una vez más el pueblo nos da una lección.

Ahora bien, sin querer pecar de aguafiestas, recordemos cosas que escribimos en el Análisis del pasado viernes: “… tampoco el chavismo debería interpretar erróneamente un posible escenario de victoria. Si se alzase con la mayoría de las gobernaciones, será en buena parte debido a los desatinos de la derecha, que los trae a estos comicios divididos y con la moral baja. Mas los graves problemas del país, que podrían servir de justificación a nuevas conspiraciones, siguen allí… Si acaso ganamos, no es para que salgamos únicamente a dar brincos de alegría. Sería más que todo un gran compromiso con un pueblo que nos habría dado una nueva muestra de confianza, pero, como hemos dicho, tanto va el cántaro al agua…”.

Tomar el toro por los cachos y enfrentar con eficiencia los problemas es un deber moral que el Gobierno Bolivariano asume hoy con el pueblo, y para ello necesitará la ayuda de todos, incluida, en lugar destacado, la Asamblea Nacional Constituyente.

La reacción de la derecha estaba claramente prevista, ellos mismos se encargaron de exponer diáfanamente sus planes. Esto también los asomamos en el Análisis arriba mencionado: “… la derecha está preparando sus baterías para el caso de que pierda y ya anuncia, de diversas maneras, el desconocimiento de un resultado tal. Por cierto que el amo le sigue la corriente y se involucra en el “Plan B”: ‘Estados Unidos está preocupado por una serie de acciones del Consejo Nacional Electoral de Venezuela que ponen en cuestión la legitimidad del proceso electoral’, afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, y además: ‘Pedimos al Gobierno venezolano que celebre elecciones libres y justas. Sabemos, con gran preocupación, que no permitirá observadores electorales internacionales independientes y le pedimos que permita a observadores nacionales independientes vigilar completamente las elecciones y el recuento de sus resultados’”.

La perspectiva es que el enemigo redoble la presión internacional, aunque ahora la tendrá más difícil, sobre todo porque en lo inmediato la derecha del patio no parece tener las herramientas para generar un conflicto callejero contra el “fraude” que seguirá denunciando. Sin gente en la calle, es poco lo que la derecha internacional puede hacer, más allá de seguir tendiendo la alfombra de las matrices a la espera de mejores tiempos para sus pupilos. No obstante, el plan de desconocimiento seguirá adelante, tal como lo avizora uno de los principales voceros mediáticos de la oposición venezolana, Luis Vicente León: “La posibilidad de reconocimiento de resultados por parte de la MUD, de la comunidad internacional y del venezolano común es muy baja”.

Uno que está claro en cuanto a lo que se viene es el intelectual argentino Carlos Aznárez: “Esto no es un milagro, sino que es la mejor demostración de conciencia cívica e ideología revolucionaria que posee el pueblo de Chávez y de Maduro… Derrotada nuevamente en el ámbito local, ahora a la oposición sólo le queda recostarse en la agresión internacional que se seguirá gestando, sin duda, con Estados Unidos como ariete fundamental… A festejar entonces, en Venezuela y en la Patria Grande, pero a no bajar la guardia ni un tantito así, como diría el Che. Ya que el enemigo que se enfrenta es el mismo del que ya nos advirtieran Martí, Bolívar, Fidel y Chávez”.

Nosotros coincidimos previamente con Aznárez en el mismo Análisis ya citado: “Seguiremos viviendo la feroz lucha por el poder que se libra en Venezuela y en el mundo, así que disfrutemos hasta donde podamos la paz coyuntural que hemos alcanzado después de electa la Constituyente, sin creer que esto está listo, que hemos arribado al país de Jauja y nos espera un Edén de pacíficas andanzas. No importa cuál sea el resultado del 15-O, los ejércitos enfrentados han de alistarse para nuevas batallas, en circunstancias que aun no conocemos”.

No todo, en el resultado de ayer, es para celebrar. Una vez más coincidimos con Aznárez. El señaló, en su artículo de Barómetro Internacional escrito inmediatamente después de la magnífica victoria: “En esta ocasión, no es de extrañar que el Imperio trate de aprovechar la victoria de la oposición en los estados fronterizos, como Zulia, Táchira y Mérida, para imaginar allí una base de aterrizaje intervencionista”. Y nosotros, en el mismo Análisis del viernes 13: “Si la oposición gana, por ejemplo, en los estados fronterizos con Colombia, como Apure, Táchira y Zulia (y también, más aislado, Amazonas), aunque perdiera todo lo demás se constituiría en una amenaza aun peor de lo que es ahora, y el papel de Colombia como aliado del Imperio contra Venezuela cobraría nueva dimensión”.

Pues bien, la oposición se alzó con el triunfo en Zulia, Táchira y Mérida, conformando un espeso muro fronterizo con Colombia, pues Zulia y Táchira dominan esa frontera occidental, y Mérida colinda con ambos estados. Se trata de un bloque peligrosísimo para nosotros. En ese sentido, el Presidente expresó anoche, después de la victoria, que no permitirá gobernadores guarimberos, así que la cosa puede ponerse candela de nuevo en un futuro no necesariamente lejano.

Por otro lado, la Revolución también ha conformado su propia fortaleza geopolítica interna en el importante frente centro-occidental, con dominio en Miranda, Carabobo, Lara, Aragua, Falcón, Vargas, Yaracuy prolongándose al bloque llanero colindante con ese frente, conformado por Guárico, Barinas, Portuguesa, Apure, Cojedes, y Trujillo en los Andes. Y si se triunfara definitivamente en Bolívar, fronterizo con Guárico y Apure hacia occidente, y Monagas y Delta Amacuro por oriente, tendríamos un poderoso dique de contención a nuestro favor.

Habría que analizar otros aspectos importantísimos de lo ocurrido ayer, y reacciones y noticias que aún están por aparecer, pero dejémoslo hasta aquí por el día de hoy.

El fantasma de la abstención

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 10 de octubre de 2017

El fantasma de la abstención

Parafraseando al Manifiesto Comunista, el periodista Eleazar Díaz Rangel escribió, en su más reciente columna dominical que “un fantasma recorre el mundo electoral venezolano, el fantasma de la abstención”. La verdad es que ese coco parece más temible para la oposición en la actual circunstancia, aunque el chavismo no está libre de esos espectrales temores. Es por ello que la derecha fundamenta su oferta electoral, una vez más, en negatividades. Se trataría de otra acción destinada a salir de Maduro, no promete más nada. Pero además, niega a su base social el derecho a castigar las barrabasadas de sus políticas y los urge, con cierto tono de chantaje, a que voten porque si no Maduro se saldrá con la suya: “No es por mí, es contra él”.

Triste destino el de los escuálidos de a pie.

Es notable la debilidad de la campaña opositora. No convoca a nadie, la fría soledad de sus candidatos es patética. En pasadas elecciones los llamados a votar provenían profusamente de los faranduleros y los deportistas que les son afines, ahora solo lo emiten los políticos y los curas, con una pequeña ayuda de sus amigos de la canalla mediática. Para colmo, en esta oportunidad hay quienes desde la derecha, por redes digitales y en los muros, convocan a la abstención. Son aquellos, sobre todo jóvenes, que pusieron los muertos y los presos de la violencia terrorista, olvidados por una “dirigencia” que pide ahora votos, con su cara muy lavada y como si no hubieran quebrado un plato.

El insistente llamado a votar de la oposición augura que la abstención ciertamente la afectará, en mayor o menor grado, depende de cómo le funcionará el coco de Maduro. Los militantes del minoritario “movimiento estudiantil” opositor están difundiendo la etiqueta “#EstudiantesAVotar”. Henrique Capriles, por su parte, emite un ruego: “Les pido como venezolano que va a seguir luchando por el país, vayan a votar”.

La derecha, de nuevo, otorga a una elección carácter plebiscitario, y pretende embarcar a los suyos en una nueva esperanza de acabar con la Revolución, usando ahora la herramienta electoral. El subsecretario general de Acción Democrática en el estado Miranda, Negal Morales, aseveró que “Si se impone la abstención hacemos ganador al Gobierno, mientras que reitero que si todo el descontento y la indignación la convierten en fuerza y ganas de cambiar y salen a votar masivamente, le demostrarán a Maduro quienes son la inmensa mayoría y que rechazan su gobierno”.

Y Carlos Ocariz, candidato derechista a la gobernación del estado Miranda: “No votar le sirve a Maduro”. También el diputado opositor Miguel Pizarro afirmó que no participar en los comicios regionales “le sirve a Maduro y a su combo”.

En realidad, la oposición tiene razón, desde el punto de vista de sus intereses, cuando combate al fantasma de la abstención. Los argumentos principales los delinea al articulista de derechas Trino Márquez: “A Maduro le sobran razones para propiciar la abstención entre los demócratas. Él y su régimen saldrán fortalecidos. Su triunfo indicará que la situación del país no es catastrófica, como sus enemigos internos y externos proclaman. Relegitimará los resultados del 30 de julio y la constituyente recibirá un impulso que jamás ha recibido… Lo que favorece a Maduro, perjudica a Venezuela. Así es que, ¡a votar!”. El problema al que se enfrentan es cómo van a convencer a aquellos a quienes han conducido a las recientes y dolorosas derrotas, saldadas con sangre, y a repetidas frustraciones y decepciones.

El diputado de la MUD Stalin González, no ocultó para nada el miedo ante el fantasma que describe Díaz Rangel y consideró que la abstención, y no el Gobierno, es el principal enemigo de la oposición en las regionales: “Estamos haciendo de todo para estimular el voto de los más opositores para consolidar la victoria en algunos estados”.

También dieciocho políticos presos en la sede del SEBIN pidieron a los opositores votar “masivamente”: “Pedimos al pueblo que participe masivamente en las elecciones votando por los candidatos de la Mesa de la Unidad Democrática  y haciendo presencia activa en los centros de votación”. Los mencionados presos agregaron, astutamente, una interpretación que podría tener algún efecto en sus electores: “No dudemos ni por un segundo que las elecciones regionales se convocaron gracias a las protestas de calle, a la presión de la comunidad internacional”. Es decir: voten, que no lo hicimos tan mal.

Y en el coro no podían faltar los jerarcas católicos, que a la hora de las chiquitas se dejan de vainas y se quitan la careta, mostrando sus rostros de redomados demonios burgueses: están llamado a votar contra el Gobierno con absoluta desvergüenza.

¿Tendrá efecto la intensa campaña pro-voto de la derecha? Ojalá que no, pero tampoco puede descartarse. Al fin y al cabo, la base social opositora no tiene ahora mismo ninguna otra opción política contra el Gobierno. A menos que buena parte de ella se decida de una vez pasarse a los no alineados y esperar que aparezca una tercera opción. Una vecina opositora nos dijo en estos días que “aquí no hay santo a quien rezarle” y agregó que ella no iría a votar. Tampoco podría, porque vive en el municipio Libertador de Caracas, pero en todo caso expresa un sentimiento abstencionista que está allí.

Ahora bien, el chavismo tampoco puede confiarse ¿Y si el fantasma nos sale también a nosotros? Eso lo asomó igualmente Díaz Rangel: “Los candidatos del Gran Polo Patriótico tienen su propio fantasma, como es la influencia que en la conducta electoral puede tener la situación económica, particularmente el alza exagerada de los precios y las dificultades que ha tenido el Gobierno para resolver tan acuciante problema”. Razón lleva el periodista.

Julio, Rondón y las elecciones

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 09 de octubre de 2017

Rondón y las elecciones

Bien, se aproxima el momento de la verdad, al menos en el sentido del tiempo inmediato. El otro, el extendido tiempo de la verdad histórica de la época, apenas empieza a transcurrir, estamos en los prolegómenos de la transformación definitiva, de la salvación o del hundimiento, del destino luminoso o de la extinción, y nos referimos a la Humanidad toda y no solo a nuestra efímera representación temporal, la de nosotros, quienes respiramos hoy el aire de este planeta que nos tocó habitar. El 15 de octubre de 2017 está más cerca que mañana, está allí, a menos de un nanosegundo en el tiempo histórico. Pero cuán larga nos parecerá esta semana pletórica de expectativas a nosotros, simples y fugaces mortales.

Se podría decir que la suerte está echada, aunque nunca se sabe, cualquier cosa nos puede reparar el breve período que abarca hasta el evento electoral. Hay denuncias de un plan de la derecha para evitar los comicios. Nosotros avizoramos que habrá elecciones, más allá de que algunos puedan intentar cualquier cosa. Hasta ese día, los más extremistas están incapacitados políticamente para torcer el destino más próximo: sí, habrá elecciones. La pregunta es ¿qué pasará el día después?

Con su sabiduría de viejo combatiente, con la mirada crítica de quienes crecimos en Venezuela luchando en los años duros, los 60 y 70 del pasado siglo, Julio Escalona lanza la advertencia: “Después de la batalla decisiva del 30J el pueblo centró sus expectativas en la ANC. Se conquistó la paz con respecto a la violencia callejera, pero la guerra no cesó. Sólo cambió la forma acentuando la especulación y una escasez crítica de alimentos y medicinas. Según consultas realizadas en asambleas, ello ha generado indignación, angustia, afectando la moral de la población. Se siente que no ha habido hasta ahora medidas públicas efectivas para derrotar la especulación, arma clave de la guerra imperial, lo que estaría generando una tendencia al voto castigo mediante la abstención electoral”. Interesante, aunque el antídoto para el chavismo lo menciona igualmente Escalona: “La abstención tiene que ser derrotada. No se trata sólo de derrotar a los candidatos opositores. Es a la política de Trump. La intervención directa en el interior del país no se ha dado porque los hemos derrotado políticamente en la OEA, otros organismos multilaterales y el pasado 30J. Cada gobernación que ganen, se convertirá en base para la guerra imperial y el derrocamiento del proceso bolivariano”.

Nosotros compartimos las dudas de este veterano soldado revolucionario, ya lo hemos dicho. Sin embargo, debemos añadir que la percepción de que el Gobierno no hace lo suficiente para enfrentar la agresión del enemigo no es lo único que está sobre el tapete, eso igualmente lo hemos mencionado ya.

El enemigo también está consciente de que se trata de una dura batalla, no está esperando resultados similares a los de diciembre de 2015. Por eso está “cogiendo piedras” desde ya.

El Parlamento en desacato cuestionó la imparcialidad del Poder Electoral en Venezuela porque este no ha modificado las tarjetas de votación con los candidatos de la oposición, y advirtió que ese órgano rector pasaría a ser cómplice de una estrategia del Gobierno para confundir al elector opositor. La Asamblea Nacional afirmó el pasado martes que el Consejo Nacional Electoral está incurriendo en discriminación política al supuestamente violar la ley de procesos electorales de cara a los comicios regionales. La MUD recrimina al ente comicial que no ha permitido la sustitución de candidaturas y será este uno de sus principales argumentos a la hora de cuestionar los resultados si no le son claramente favorables (o si le son del todo desfavorables, como también puede ocurrir). La carga será contra el CNE y, por mampuesto, contra la “dictadura”. Así está ya montada la zaragata: o ganan o arrebatan, o salen victoriosos o tratarán de entrar en una nueva etapa de violencia, seguramente con intención de nuevos bríos y escaladas.

¿Podrán conculcar el poquito de paz que hemos logrado? No están en las mejores condiciones, hoy parecen aun más divididos que ayer y la moral de sus huestes está por el suelo. Todo eso es verdad, pero también lo es que siguen contando con recursos y respaldo político del imperialismo y sus aliados en el continente y más allá de él. De hecho, ya se mueven en el sentido de trasladar el probable zafarrancho allende nuestras fronteras. Los diputados en desacato aprobaron informar a la Organización de las Naciones Unidas y a otras organizaciones internacionales “que hacen seguimiento a la situación institucional venezolana acerca del riesgo que se cierne sobre el próximo proceso comicial”.

El rector opositor del CNE, Luis Emilio Rondón, arrimó la brasa a la sardina opositora en ese sentido y afirmó que “Es una obligación del CNE la divulgación y conocimiento de la oferta electoral y evitar que se propicien votos nulos. Por tanto, es ilegal impedir sustituciones de candidatos”. En este momento el argumento principal del “fraude” no son las máquinas de Smartmatic, ni las capta-huellas, ni la tinta indeleble. El tema de moda son las “sustituciones”, lo que seguramente irá acompañado de otros reclamos para no aceptar nada que pueda parecerse a una derrota.

Del lado nuestro, lo que mejor nos protegería de esas malas intenciones sería una victoria de dimensión inobjetable ¿Podremos lograrlo? Solo si Rondón le responde a Julio, y a la Patria toda, a pesar de los pesares.

Escenario electoral (y V)

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 06 de octubre de 2017
Escenario electoral (y V)

Hoy hacemos la quinta y última entrega de esta serie de Análisis que iniciamos el lunes sobre unas elecciones que hemos definido como muy difíciles para los pronósticos de resultados. Una de las dificultades que se nos antoja como insalvable para nosotros es la de las especificidades regionales. No hay duda de que la situación nacional jugará un importante papel el 15 de octubre, así como la internacional. En este último sentido, la incrementada agresión del imperialismo y sus aliados puede influir en el voto de chavistas y opositores. En el caso del primero, lo moraliza, cohesiona y moviliza, por la alta conciencia patriótica de este sector, mientras que algunos opositores, no necesariamente todos, se sentirán estimulados tragándose el cuento de que Maduro está aislado y que una victoria de la derecha ayudará a tal aislamiento y hasta facilitará una intervención, en cualquier modalidad, que les ayude en la tarea. Pero siempre siguen siendo elecciones por estado y esas especificidades se harán sentir con fuerza.

¿Cuáles son esas especificidades? De eso se trata: no lo sabemos. Las habrá de índole cultural que se mezclarán con las realidades políticas, sociales, económicas e históricas. Hay estados en los que el chavismo ha sido tradicionalmente fuerte, lo que no quiere decir que esa fortaleza permanezca incólume, los llaneros por ejemplo: Apure, Barinas, Cojedes, Guárico y Portuguesa. En otros ha gobernado alternándose con una derecha siempre musculosa, como Lara, Mérida, Miranda, Táchira y Zulia, suerte parecida a la de los estados orientales. Pero esto es pasado, hoy habría que ver que variaciones se han producido.

Se hará sentir la obra social de los gobiernos chavistas, tanto el nacional como los locales, incluidos los alcaldes, que aunque no se eligen esta vez, sí influirán en los resultados de sus municipios. Así mismo, la gente juzgará a sus gobernantes en los estados en los que rige la oposición a ese nivel, Amazonas, Lara y Miranda. También la incidencia de las dificultades económicas. Por ejemplo, en estados llaneros de tradición agropecuaria acaso es más llevadera la adquisición de proteínas, hortalizas y frutas (tampoco lo sabemos).

Por supuesto, influirá la popularidad (o impopularidad) de gobernadores que aspiran a la gobernación (hay algunos que no repiten como candidatos, por distintas razones). Y también la calidad y acierto de las campañas locales, así como la organización y la capacidad movilizadora de las maquinarias, las cualidades personales de los candidatos, el nivel de empatía de los mismos con el pueblo, su vinculación específica con el conglomerado popular.

En fin, se trata de un escenario general signado por relevantes condiciones que escapan a nuestro conocimiento. De todas formas tenemos el deber de avizorar las distintas posibilidades y sus probables consecuencias. Con esto cerraremos la serie.

En este momento, el chavismo gobierna en 20 estados y la oposición en 3. Es muy difícil que esta proporción se mantenga, aunque nada es imposible ¿Podrá el chavismo ganar todas las gobernaciones? ¿Por qué no? ¡También lo podría hacer la oposición, todo es posible en este extraño mundo en el que vivimos! Pero seamos francos, una victoria total de uno de las dos grandes fuerzas en la liza sería una sorpresa para todo el mundo en cualquier lugar del universo, así que mejor es tratar de apuntar a la división de triunfos.

Medir la victoria o derrota nacional del chavismo o de la MUD no será fácil, porque habrá varios factores que condicionarán el análisis. Inclusive, podría darse una situación bizarra en la que cada fuerza sería capaz de adjudicarse la victoria con argumentos de algún peso. Verbigracia, uno de los sectores puede perder por poco la mayoría de las gobernaciones, pero incluir en estas las de un grupo de estados de importancia capital, como Aragua, Carabobo, Lara, Miranda y Zulia, o la mayoría de ellas ¿A qué fuerza política habría que adjudicarle la victoria?

Ahora bien, más importante que definir victoria o derrota es calcular las consecuencias políticas del escenario resultante. Si la oposición gana, por ejemplo, en los estados fronterizos con Colombia, como Apure, Táchira y Zulia (y también, más aislado, Amazonas), aunque perdiera todo lo demás se constituiría en una amenaza aun peor de lo que es ahora, y el papel de Colombia como aliado del Imperio contra Venezuela cobraría nueva dimensión.

No es fácil imaginar que una de las dos fuerzas políticas principales arrase con la otra en las regionales, pero puede ser. Si eso ocurre y los vencedores somos nosotros, se habrá garantizado la paz por más tiempo, mejorarían nuestras posibilidades de alcanzar la estabilidad y la gobernabilidad del país, y las perspectivas para un triunfo en las
próximas elecciones presidenciales. Igualmente se darían cambios importantes en la correlación internacional de fuerzas y, no menos relevante, se daría un gran impulso a los factores antiimperialistas del mundo y, sobre todo, del continente.

Pero si es al revés, a prepararse toda la tripulación de la nave, porque se vendría con toda seguridad un temporal parecido a la tormenta perfecta.

Finalmente, hay otros escenarios que no se pueden descartar. Uno es que haya violencia antes de las elecciones, como algunos han adelantado. Nosotros creemos que esa no es la línea táctica de la mayoría de la MUD para la semana venidera. Ellos van a tratar de que su base social vote e intentarán obtener una victoria que puede ser trascendente. Así que si hay violencia, no será generalizada ni impedirá que haya elecciones.

Lo otro es la posibilidad de violencia poselectoral, lo cual es más probable si el chavismo se apunta una victoria contundente. La derecha cantaría fraude y trataría de generar un conflicto con repercusión internacional, aunque no la tendrían fácil. En fin, no falta mucho para que emerjamos de este mar de dudas.

Escenario electoral (IV)

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 05 de octubre de 2017
Escenario electoral (IV)

Hoy nos corresponde abordar el aspecto cualitativo de lo comunicacional-mediático en el escenario y su probable incidencia en el cuadro resultante del evento electoral del 15 de octubre próximo, a escasos 10 días de esa fecha.

Digamos, en primer lugar, que cuando hablamos de lo “comunicacional-mediático” es porque los medios no son sino una instancia apenas parcial del todo que es la comunicación, en el que confluyen muchos otros factores. Casi todo, en el mundo contemporáneo, es comunicacional: medidas políticas y económicas, desplazamientos de los liderazgos, actitudes de los mismos, tono y mensajes de voceros, sucesos noticiosos per se, decisiones, acciones y reacciones políticas, etc.

Ayer abordamos sobre todo el aspecto cuantitativo de lo mediático y decíamos que “la contrarrevolución ha mostrado una buena capacidad para establecer y difundir matrices que le son favorables, lo cual va a jugar algún papel en las elecciones regionales, aunque no podemos saber hasta qué punto, porque la realidad no es solo mediática, aunque a veces así lo parezca”. A decir verdad, a menudo las matrices mediáticas suelen aprovecharse de debilidades de comunicación del factor afectado por tales matrices. El poder comunicacional-mediático del imperialismo es tan avasallante, que resulta difícil esquivar sus maniobras y manipulaciones. Solo pueden detenerlo estrategias y acciones comunicacionales de alto calibre, y el apoyo masivo y activo del pueblo. Los medios que están en nuestras manos pueden ayudar, pero solo si se cumplen las dos condiciones señaladas. Sin ellas, nuestros medios están al descampado en medio de un terreno minado y dominado por el enemigo, y no tendríamos ninguna posibilidad de victoria. Recordemos que la batalla comunicacional contemporánea tiene un componente internacional determinante y que el mismo es uno de los principales apoyos y referencias del enemigo interno.

Dicho esto, tratemos de discernir nuestra situación en cuanto a políticas comunicacionales y a respaldo popular. Las políticas comunicacionales de la Revolución han sido desde un principio un dolor de cabeza para el chavismo. Chávez vivía quejándose de las fallas y Maduro no deja de hacerlo. Aunque no podemos hablar solo de fallas porque ha habido también grandes aciertos que nos han ayudado a superar enormes escollos. No obstante, esto último no puede condonar nuestras falencias y es nuestro deber abordarlas.

Sería muy injusto responsabilizar de las fallas solo a los ministros del área o a los comunicadores, pero estos tienen también sus responsabilidades. Una de las principales es la excesiva complacencia o acriticismo frente al poder. Los comunicadores hemos debido ser más consecuentes con nosotros mismos y plantarnos frente a tantos sabihondos en el alto Gobierno que se creen expertos en un área tan difícil como la nuestra, y pretenden dictar cátedra, y dar órdenes, como si fueran profesionales o conocedores de la Comunicación. Hay algo que nos gusta decir: si operamos quirúrgicamente a alguien probablemente se muera, porque no somos médicos. Si construimos una casa lo más probable es que se el techo les venga encima a sus habitantes, porque no somos ingenieros ¿por qué entonces todo el mundo se cree ducho en Comunicación? ¿Cuántos de los errores que hemos cometido en nuestra comunicación no son consecuencia de la prepotencia del poder político? No solo por querer ponerse a menudo por encima de sus reales capacidades, sino además por su incapacidad para escucharnos o tan siquiera consultarnos. Pero si los comunicadores les dejamos hacer, tenemos poco derecho a quejarnos.

La inacción, el conformismo y en algunos casos la obsecuencia de los comunicadores han ayudado a llevarnos a la situación actual, en la que la comunicación revolucionaria se muestra en muchos casos incapaz de urdir estrategias coherentes para enfrentar las manipulaciones del enemigo.

En la etapa preelectoral actual acaso ha cambiado poco el escenario en ese sentido. Tal como en las semanas previas a las parlamentarias de 2015, el enemigo está dividido aunque aparente unidad, carece de propuestas, no concita la confianza ni de sus seguidores. Pero igualmente, tal como entonces, abreva en las dificultades que ellos mismos crean, promueven y profundizan, y se alimenta de los estragos del descontento popular. En esa intención y una vez más, blanden un blanco único y cercano para concentrar su ataque: el presidente Maduro, y llaman a derrotar a los “candidatos de Maduro”. Así animan a su base social a votar utilizando el chantaje y asustando con el coco: si no votas, seguirá Maduro y todo lo que él significa. Lo hacen con intensidad y concentración, concitando a lo que se ha hecho ya una tradición de la derecha, que es la de fomentar el voto reactivo, no propositivo, negativo: no es que votes por mí, es que votes contra ellos ¿Les dará resultado esta vez, cuando vienen de dolorosas derrotas de su gente?

¿Responderá una vez más el muy duro voto antichavista? Y, más importante aun, ¿seremos capaces nosotros de derrotar esa estrategia con nuestra propia comunicación? Eso está por verse.

En cuanto al chavismo, está tratando de afirmar sus campañas en la esperanza y la garantía de la paz. Eso se corresponde con los deseos de la mayoría ¿Será suficiente con esto o sucumbiremos de nuevo al malestar social que provocan la brutal inflación y la especulación desbordada? ¿Nos hundiremos en el mar de los apagones y de las fallas en otros servicios esenciales, en mucho provocado por saboteadores e infiltrados? ¿Está la Constituyente respondiendo a la confianza y a las expectativas que en ella cifró el pueblo, o no? ¿Cuál será el efecto de nuestro discurso machacón y aleatorio, no basado en el estudio de la realidad sino en la intuición y la elucubración? ¿Acaso nos estamos explicando de manera que el pueblo aprenda, comprenda y atienda a nuestro llamado justo pero no necesariamente potable para las mayorías? Son interrogantes que, tal como están las cosas, pareciera que solo obtendrán respuesta en horas del 16 de octubre.

Ojalá que tales respuestas nos sean propicias. Además faltan diez días y todavía puede haber sorpresas, tanto del otro lado como del nuestro.

Escenario electoral (III)

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 04 de octubre de 2017

Escenario electoral (III)

En esta tercera entrega de nuestra serie sobre las elecciones regionales y los factores que incidirán en sus resultados, le toca el turno a los medios de comunicación, lo cual no es tarea fácil, porque las tendencias e influencias de los medios varían en cada región, e inclusive y a veces en cada municipio de algunos estados. Recordemos que existen los medios regionales, que a menudo son más consumidos que los nacionales en ciertos municipios, sobre todo en lo que se refiere a impresos y radio, con mayor presencia de medios nacionales de televisión abierta, y medios de señal digital, de cable o satelital.

Por otro lado, por supuesto, está el tema de los medios y redes digitales (mal llamadas sociales, en nuestra opinión, o acaso bien llamadas, según el bautismo interesado que le hicieron sus creadores y principales promotores, los agentes imperiales y de corporaciones transnacionales involucradas). Tampoco olvidemos la acción, generalmente más limitada en términos de cobertura, de los medios alternativos y comunitarios, casi todos de tendencia revolucionaria.

El tema es complejo, porque comprende criterios de cantidad y de calidad, así como notables diferencias entre medios nacionales y regionales. Sobre los principales medios impresos se puede decir que la tendencia es hacia cierto equilibrio. Tenemos uno completamente sesgado hacia la derecha, El Nacional, cuyo extremismo hace que su público firme sea más bien focalizado, aunque genera y difunde matrices para otros medios y para voceros políticos. Luego están otros, también abiertamente de derecha, pero de cobertura muy limitada, como 2001 y El Nuevo País (este último circula sobre todo en la región central). Está El Universal, que se ha convertido en neutral, tras su venta a factores que se dice están relativamente vinculados al Gobierno. Y Panorama, que es un diario regional del Zulia, pero con circulación importante en todo el occidente del país. Acaso el equilibrio termina de establecerlo Ultimas Noticias, un diario de gran tradición popular, que es con mucho el de mayor circulación nacional, que desde que
fue vendido por los dueños de la cadena Capriles (sin relación directa con el Capriles opositor) se ha alineado con las políticas comunicacionales del Gobierno. También debemos mencionar el Correo del Orinoco, importante diario de la Revolución, así como Vea, de la misma tendencia.

Luego, es difícil para nosotros juzgar el papel que han jugado y jugarán los medios impresos regionales. La correlación política en cada región es diferente y es imposible hacer tabla rasa. El Gobierno ha desarrollado con acierto los periódicos cobijados por la franquicia política “ciudades”, medios enteramente alineados con la Revolución, que circulan gratuitamente con regular cobertura en importantes regiones del país (Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maturín, estado Portuguesa, estado Guárico, la populosa barriada mirandina de Petare, entre otras). También ha hecho hábiles movimientos en el tablero, como la compra, por factores que les son cercanos, del importante diario carabobeño Notitarde. Sin embargo, la oposición también tiene lo suyo, con muy relevantes diarios regionales que juegan a su favor, como El Carabobeño en Carabobo, El Siglo en Aragua, El Informador y El Impulso en Lara, La Nación en Táchira, La Verdad en Zulia, El Norte y El Tiempo en Anzoátegui, Correo del Caroní en Bolívar, El Sol en Nueva Esparta, Frontera en Mérida, El Diario de Los Andes en Trujillo y otros.

En cuanto a la televisión y a la radio, es aun más difícil establecer la correlación política-mediática al nivel de canales y estaciones regionales, aunque a vuelo de pájaro pareciera favorecer a la derecha. En el ámbito nacional, es verdad que el Gobierno tiene una amplia ventaja en cuanto a variedad de canales de TV, con VTV, Tves, Vive, TV Fanb, Conciencia TV, ANTV, Ávila TV, Corazón Llanero, PDVSA TV, Miraflores TV, todos accesibles al menos a través de TV de suscripción o TDA. Pero el único que compite real y relativamente con los privados, en cuanto a público televidente, es VTV.

En ese espectro dominan en audiencia dos grandes canales privados, que tienden hacia la derecha a pesar de ser definidos como canales de variedades: Venevisión y Televen.

Por otro lado está Globovisión, canal de noticias de penetración limitada, pero que genera matrices, también con tendencia hacia la derecha.

En cuanto a la TV por suscripción, en lo que respecta a canales internacionales es absolutamente dominante la mediática derechista antichavista, con muy pocas excepciones como Telesur y la rusa RT, por más que el Gobierno se ha esforzado en vigilar y establecer algunos límites, y en incluir canales de China y de Cuba, por ejemplo, en la Televisión Digital Abierta manejada por la telefónica estatal CANTV.

En radio hay algunas semejanzas con la situación de los impresos, aunque con un dominio más claro de la contrarrevolución, tanto nacional como regionalmente.

Con relación a las redes mediáticas digitales, la Revolución hace un gran esfuerzo por competir, pero sigue siendo un espectro que favorece sobre todo la propaganda y la movilización de la derecha.

Esta es, en nuestra opinión y de manera panorámica, la situación mediática interna en Venezuela, desde el punto de vista sobre todo cuantitativo. En resumen, ventaja para la derecha, pero con avances y crecimiento notable del campo revolucionario, en comparación con los inicios de la Revolución Bolivariana.

No hay duda, en medio de todo esto, que la contrarrevolución ha mostrado una buena capacidad para establecer y difundir matrices que le son favorables, lo cual va a jugar algún papel en las elecciones regionales, aunque no podemos saber hasta qué punto, porque la realidad no es solo mediática, aunque a veces así lo parezca. Acaso todo esto tiene que ver con un aspecto que no hemos tocado hoy: el de la calidad de los medios y de la comunicación. Pero esto quedará para otro Análisis.

Il Venezuela è un esempio di democrazia popolare

constitucionarreazada psuv.org.ve

«È molto importante dal Venezuela inviare un messaggio al movimento delle democrazie partecipative. Perché in Venezuela esiste un partito nel quale i candidati vengono eletti dalla base», ha spiegato il sovrintendente ai Prezzi Giusti, Andrés Eloy Méndez, dallo stato di Anzoátegui, in occasione dell’inaugurazione dell’Unità Educativa Eulalia Buroz, nell’ambito dell’iniziativa denominata Gobierno de Calle, realizzata dal Presidente della Repubblica Bolivariana del Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Il gestore del portafoglio dei prezzi ha poi raccontato l’esperienza personale vissuta la scorsa domenica durante il processo delle nomine realizzate dalle UBCH, di fronte all’Assemblea Nazionale. «Ho avuto l’opportunità di partecipare a tre assemblee delle UBCH; vi ho riscontrato rispetto, tolleranza e consenso».

Inoltre, Méndez ha evidenziato che «le elezioni primarie con i candidati eletti dalla base vanno a concretizzare la definitiva sepoltura della partitocrazia in Venezuela. Stiamo consolidando un sistema popolare».

Infine, il Capo di Stato venezuelano Nicolás Maduro ha ricordato che la vecchia partitocrazia sopravvive tra le fila della destra venezuelana, dove ogni candidato deve pagare una cifra pari a 150mila Bolivar: «La destra sta tornando indietro di 200 anni, quando vi erano diritti esclusivamente per l’oligarchia».

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Fabrizio Verde]

Sobre chavistas ilusos

por Clodovaldo Hernández

 Desechar las ilusiones, prepararse para la lucha

 Hay gente en el Gobierno y en el PSUV que abriga la ilusa idea de que el despelote de la dirigencia opositora le garantiza a la revolución bolivariana un resultado positivo en las elecciones legislativas de 2015. Mal hacen en asumir semejantes expectativas, pues una cosa es lo que está pasando en la venenosa cúpula de la MUD y otra, muy distinta, es el previsible comportamiento del electorado antichavista en ese y en cualquier otro escenario electoral que esté por venir.

Si no se dejaran embelesar por insensatas esperanzas, el Gobierno y el PSUV contarían con que la base opositora en pleno, al margen de sus líderes y seudolíderes, acudirá disciplinada y masivamente a votar “contra los candidatos oficialistas”, independientemente de quiénes sean unos y otros postulados. Es para ese escenario de confrontación con todos los cañones que debería estar preparándose el chavismo a estas alturas, pero ciertos síntomas indican que muchos prefieren dormir en los laureles y confiar en lo malo que ha resultado ser el otro equipo. ¡Ay, papá!

Es una situación paradójica en la siempre peculiar realidad política nacional: no hay que ser un iluminado para pronosticar que la oposición obtendrá un enorme caudal de votos en las parlamentarias del año próximo a pesar de los esfuerzos de sus jefes por echarlo todo a perder. Quien tenga dudas de que el voto en contra ha alcanzado un grado extremo de automatismo en la cabeza de cada opositor, que vea el caso de Antonio Ledezma en la Alcaldía Metropolitana de Caracas. Es difícil encontrar un funcionario menos merecedor de la reelección que esta especie de jarrón chino lleno a rebosar de ansias de figuración, pero en diciembre pasado triunfó sin atenuantes sobre un candidato de lujo del chavismo, como Ernesto Villegas.

Por otro lado, el Gobierno y el PSUV harían bien en incluir en sus ecuaciones una variable que ronda por ahí desde hace años y que se ha expresado hasta ahora más que nada en forma de abstención de la base chavista, tal como ocurrió en las presidenciales de 2013. En las próximas citas electorales esa actitud de brazos caídos podría mutar en votos en contra (llámelo usted como quiera: voto-castigo, voto-rabia, voto-descontento, voto-hartazgo… ). No se trata de gente que haya saltado la talanquera o tenga pensado hacerlo, sino de partidarios o simpatizantes de la revolución que tienen atragantado un grito o que ya se han cansado también de gritar sin que nadie les preste atención.

Si mi amigo el excomunista no hubiese cometido el grave error de morirse, de seguro recomendaría en estas circunstancias aplicar el venerable principio maoísta: desechar las ilusiones, prepararse para la lucha. Que su palabra vaya adelante.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: