Marchar por la paz, contra el fascismo y contra los mareados

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 23 de mayo de 2017

Por la paz, contra el fascismo

Hoy estaremos los revolucionarios en la calle marchando por la paz y contra el fascismo. Aquí no hay opción ninguna que no sea la defensa del gobierno antiimperialista de Nicolás Maduro y de la Revolución Bolivariana. Recordemos una vez más que la gran contradicción contemporánea es la que existe entre el imperialismo y sus aliados, por un lado, y las naciones soberanas y los pueblos en rebeldía por el otro.

Esto se expresa en Venezuela en el enfrentamiento entre la Revolución y la derecha fascista. El que no entienda eso, no entiende nada.

Marchar mañana es también una manera de enfrentar a quienes al asumir posiciones ambiguas ante el plan subversivo violento de la derecha, se hacen cómplices de ella, más allá de que esto sea su voluntad o no. Algunos, que se dicen de izquierda, están movidos por las ansias de protagonismo y de poder, otros por supremacismo intelectual, otros por resentimiento (porque no han logrado ubicarse en el alto gobierno, en cargos que creen merecer y les habrían sido negados), otros sencillamente porque han dejado que los árboles les tapen el bosque y están equivocados.

Nosotros somos críticos de oficia, se pudiera decir. En su momento fuimos críticos de algunas decisiones tomadas por nuestro gran Chávez, hemos sido y somos críticos de unas cuantos aspectos de esta Revolución, pero estamos claros en cuanto a de cuál lado debemos ubicarnos en esta Guerra Mundial. Porque de eso se trata, vamos a recordarlo.

Uno lee a algunos en Venezuela y pareciera que, muy “razonablemente”, pretenden olvidar la historia universal reciente. En primer lugar, obvian olímpicamente el papel del imperialismo en lo que ocurre en Venezuela y ni siquiera lo nombran, como si no fuera el factor principal de la violencia. Es el caso de Marea Socialista, que en unos de sus comunicados oportunistas vuelve a posar de “equilibrada”, cuando en realidad le arrima casi toda la culpa de lo que ocurre al Gobierno Bolivariano.

Antes de entrarle a ese comunicado manipulador y oportunista, debemos reseñar que el medio de inspiración trotskista Aporrea.org “informó” sobre un suceso muy revelador que se dio ayer en la avenida Lecuna, cerca del Palacio de Justicia, cuando un puñado de liceístas, muy pocos, intentaron trancar esa importante arteria vial gritando consignas contra Maduro. Los liceístas de varios institutos de la zona fueron convocados vía Twitter por Primero Justicia, pero la mayoría de los muchachos se negó a participar en esta acción cuyo objetivo es comenzar a instalar la violencia en pleno centro de Caracas. Según Aporrea, los adolescentes revoltosos fueron enfrentados por “colectivos” chavistas armados, lo cual no afirmamos ni negamos, pues no estábamos allí. Pero en todo caso, si el pueblo chavista sale a la calle a evitar que la violencia terrorista se extienda al oeste e a ciudad, pues eso es exactamente lo que debe hacer ¿Se les van a dejar las calles libres a los fascistas de Primero Justicia y Voluntad Popular?

¡Ni pendejos que fuéramos! Lo que pasa es que los trotskistas ya están tomando partido en esta guerra, por más que finjan estar echando leña para ambos polos de la gran confrontación política venezolana. Hoy han organizado una rueda de prensa junto a otros factores de la “disidencia” que se dice chavista para atacar al Gobierno mientras posan de “tercera opción”, En realidad, la palabra “opción” les queda demasiado grande, no son más que una pequeña piedra en el zapato del pueblo venezolano, que se extinguirá por sí misma en la pobreza de sus conceptos desfasados de la realidad. Pero echan vaina, por eso el presidente Maduro pidió que los denunciáramos, que es lo que estamos haciendo.

En cuanto al comunicado de Marea Socialista (trotskista), allí se afirma que “El gobierno responde ante la crisis con un creciente autoritarismo. La evidente fusión de los poderes públicos coloca a la población en una situación de indefensión ante su poder, el cual se concentra cada vez en mayor medida en el Ejecutivo y el alto mando militar. Aunque la mayoría de la población se encuentra secuestrada en una dinámica de supervivencia por el alto costo de la vida, la escasez y la inseguridad, esto no ha sido óbice para que el enfado se exprese por distintas vías, situación que ha sabido aprovechar la MUD en movilizaciones sin consignas claras, pero que sin duda han logrado una considerable concurrencia, lo que debe ser tomado en cuenta como parte del actual contexto”. Pero los señores “mareados” no “toman en cuenta como parte del actual contexto” la presencia permanente en las calles del pueblo chavista, en manifestaciones más concurridas que las de los escuálidos, como si ese pueblo no existiera ¿Será que se echarán mañana un paseíto por la ruta de la marcha de los revolucionarios para que vean? Cualquiera que lea el párrafo citado podría pensar que la lucha callejera se está dando entre la MUD y las fuerzas del orden público, y que el chavismo solo tiene guardias y policías. Como buenos aliados (voluntarios o no) del imperialismo y la burguesía, ignoran completamente al importante sector del pueblo que apoya al gobierno de Maduro.

Más adelante dicen los mareados: “La protesta pacífica es un derecho fundamental, incluido en nuestra Constitución, un derecho que además es herramienta para la conquista de otros derechos. Más allá de la manipulación que ejerce la cúpula de la MUD sobre las protestas y la acción violenta de grupos foquistas que se amparan junto a ella, Marea Socialista reivindica el derecho a la protesta de todos los venezolanos, independientemente de sus simpatías partidistas”. De esta manera, estos oportunistas sugieren que el carácter principal de la acción opositora es la “protesta pacífica” y que la violencia terrorista es algo secundario, una “manipulación” de la MUD, cuando es totalmente al revés: el carácter principal es la violencia y la manipulación es hablar de “protesta pacífica”, cuando en realidad lo que se ve es otra cosa: asesinatos (casi todos causados por ellos mismos y si no, provocados), incendios de bienes privados y públicos, saqueos, agresiones a personas, trancas violentas, amenazas, etc., todo ellos ejecutado por bandas armadas y entrenadas a propósito.

Insistiendo en culpar al Gobierno por la violencia, los mareados afirman que “El gobierno, a través de una equivocada política comunicacional, busca la forma de culpar a las víctimas, intentando justificar el asesinato. En Venezuela no hay pena de muerte y en ningún contexto los cuerpos de seguridad pueden atacar de manera agresiva a los manifestantes. La actuación de la Policía en estos casos tiene que orientarse a contener el enfrentamiento, a disuadir a los manifestantes y a lograr su progresiva dispersión” ¿Acaso la policía y la GNB, salvo contadas excepciones, no han actuado con estoicismo, paciencia y uso controlado de la fuerza frente a los desmanes de los terroristas? Si no fuese así, el número de muertos alcanzaría cifras incontables, lo cual sería de gran satisfacción para los fascistas, quienes parecen contar con la vergonzosa condescendencia de estos falsos socialistas.

Avalando sin ninguna vergüenza una falsa matriz generada por los fascistas, siguen los mareados con lo siguiente: “… el gobierno ni siquiera reconoce el peligro de la existencia de los ‘colectivos armados’ que suelen actuar con la anuencia de los cuerpos de seguridad, al momento de reprimir movilizaciones y protestas, pero que en cualquier momento pueden también volverse en contra de ellas mismas. Las acciones de estos grupos sirven también para establecer control social sobre territorios álgidos”.

Es falso de toda falsedad que sea común la participación de civiles chavistas armados en la represión a los fascistas, es una manera que tiene la derecha para justificar sus crímenes. Pero Marea Socialista, sin ninguna comprobación, acoge y difunde la matriz para favorecer a los canallas que pretenden promover una guerra civil y un baño de sangre en Venezuela.

Pero lo peor de todo es cómo estos sujetos menores de la política nacional, no mencionan por ningún lado el hecho de que tras bambalinas de todo esto están, en primer lugar, el imperialismo extremista representado por Donald Trump y su gobierno, con aliados como Luis Almagro, Mauricio Macri, Michel Temer, Vicente Fox, Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos, Pedro Pablo Kuczynski, José María Aznar, Mariano Rajoy y todo el club de la oscuridad que comanda la Guerra Mundial contra la Humanidad, en la que Venezuela es una apetecida parte del botín. En fin, como estamos en una guerra, también marcharemos contra estos socialistas de pacotilla. Pero por carambola, porque no merecen tanta importancia.

ANC, Estado y Poder Popular

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 22 de mayo de 2017

ANC: ese ron que nos lo sirvan puro

Primero que nada, manifestamos nuestro total apoyo a la marcha por la paz del próximo martes, convocada por el presidente Nicolás Maduro, después de mostrar videos que demuestran la saña criminal de los fascistas que están en ofensiva contra la Revolución Bolivariana. Aquí no hay diferencias que valgan como excusa. Todos a la calle contra el fascismo, todos a defender la vida y la Patria.

Y vamos ahora con más sobre el gran tema revolucionario del momento, la Asamblea Nacional Constituyente.

El pasado sábado almorzamos en un restaurant popular en la zona del mercado de Catia, esa combativa e histórica parroquia que nos vio nacer. Desde allí contemplamos la afanosa multitud, unos cuantos trabajando, la mayoría trajinando el mercado, todos contrastando con los pocos que en ese mismo momento desataban más violencia en algunos lugares de Venezuela. También en contraste con la clase media frustrada reunida en la autopista Francisco Fajardo -acompañada por más de un pobre desclasado- anhelante de que llegue a nuestro país un gobierno de derecha que acabe con el chavismo y nos convierta en chicos buenos incorporados a los oropeles del “mundo occidental”, del “american way of life”. En el restaurant se escuchaba al prodigioso Diómedes Díaz y más allá, en una barbería, sonaba música de salsa. Gente en paz, esforzándose, siendo ellos mismos en medio de los avatares de la vida. Nos dio por imaginar a ese pueblo numeroso y multicolor empoderado, incorporado en sus mil maneras a la construcción consciente del país.

Desde que en nuestra pre-adolescencia nos incorporamos a la Juventud Comunista, imaginamos el socialismo como una cosa, precisamente, de multitudes, de trabajadores levantando un nuevo mundo. Nunca pensamos la Revolución con conceptos economicistas. Soñábamos con un pueblo sano y libre de pobreza, por supuesto, pero sobre todo nos movía la gran utopía de una sociedad amorosa, fraterna, libre de guerras y de discriminaciones. Sueños juveniles que, afortunadamente, no nos han abandonado ¿De qué nos vale luchar si no mantenemos en alto esos sueños? ¿Acaso queremos hacer más “bonito” el capitalismo, quedándonos a mitad del camino? ¿Nos conformaremos con la solución de algunos problemas (mientras creamos otros nuevos)? ¿O seguiremos impulsando esta historia hacia los designios superiores y aun tan lejanos? Y en medio de todo esto la gran duda: ¿Nos alcanzará el tiempo para llegar a la meta antes de que la especie se extinga en los caminos de este desarrollo capitalista infernal y depredador? No queremos migajas, anhelamos la grandeza de un mundo nuevo que a veces pareciera que se nos escurre como agua entre los dedos.

Y después de esta digresión (que no es gratuita, como ya lo supondrá el lector) no queda otra que aterrizar de nuevo en el espinoso tema de la Constituyente. Siguen pasando cosas que nos ponen en alerta, porque en este mundo convulsionado no hay tiempo que perder.

En nuestro documento “Hacia la nueva Asamblea Nacional Constituyente”, del 24 de abril pasado, escribimos que “Esa oferta política tiene que distanciarse de los ofrecimientos y propuestas tradicionales electorales correspondientes a la democracia burguesa y dirigirse más bien a la realización cada vez más cierta de la democracia revolucionaria. No puede ser una oferta electorera para mantener a duras penas gobernaciones y alcaldías, ni para elegir un Presidente en medio de las conocidas trampas de la democracia burguesa. No puede ser una oferta para mantener las cosas como están sino para cambiarlas en modo notable. No puede ser una oferta para prolongar las estructuras caducas del Estado burgués ni la organización piramidal seudo democrática que establece la democracia liberal burguesa”. En esto seguiremos insistiendo, ya que todos los días ocurren cosas que alimentan nuestras inquietudes. Tal vez a algunos no les guste, pero continuaremos en actitud crítica, ojo pelao, para ser leales a esos sueños de los que hablamos en la primera parte de este Análisis.

Un ejemplo: todo parece indicar que se han impuesto un concepto y unos lemas que no terminan de satisfacernos. El concepto es el que le da a la ANC el objetivo principal de garantizar la paz. Por supuesto que es ese un objetivo loable. El problema es que queremos paz permanente y no circunstancial. No paz para ahora que estamos en este brete, sino paz para la Humanidad, para los hombres y mujeres del futuro. Y eso solo se ha de lograr transformando la sociedad en profundidad, avanzando hacia la extinción del Estado burgués, construyendo el socialismo. Marchar hacia ese desiderátum debería ser el gran objetivo de la ANC y no la imposición de consignas a conveniencia del momento. Queremos paz con socialismo, queremos paz con revolución avanzando, queremos paz con transformación profunda, y no paz per se, no paz de ocasión, no la paz del cementerio de los sueños. Porque además, la paz no puede ser garantizada por ahora, porque para que haya paz tendría que quererla también el enemigo, y ya se sabe que la paz no es el problema de ellos, sino el poder. Por cierto, ese es también el problema nuestro: ellos quieren el poder para el capital, nosotros para el trabajo. Ya lo decía el célebre himno de la Joven Guardia de las organizaciones de jóvenes comunistas españoles y franceses: “al burgués insaciable y cruel no le des paz ni cuartel”. Para nosotros la Constituyente no es para garantizar la paz, sino para seguirle construyendo el camino a la paz estratégica, a la paz del mundo liberado de explotación y exclusión.

Y en cuanto a los lemas, hemos visto circular dos. Uno que reza “Hablando se entiende la gente” ¿Expresa este lema el carácter que debe asumir la ANC? Nosotros, que estudiamos la carrera de Letras, no podemos ser ingenuos ni ligeros cuando se trata del lenguaje. Las palabras tienen peso específico, son el vehículo de las ideas y estas difícilmente pueden permanecer ocultas para quien trata de ahondar en los significados ¿Hablar? Sí, pero hay un verbo mucho más preciso para la Constituyente. El verbo es “debatir” (Drae: “Dicho de dos o más personas: Discutir un tema con opiniones diferentes”) ¿Y vamos a Constituyente simplemente a “entendernos”? Otra imprecisión, porque no vamos necesariamente a entendernos entre todos, así que más bien debería decirse “ponernos de acuerdo”. Otra vez el Drae: entenderse es “avenirse con alguien para tratar determinados negocios” (o asuntos, añadimos nosotros). En cambio “acordar” (ponerse de acuerdo) es “Dicho de un conjunto de personas: Determinar o resolver algo de común acuerdo, o por mayoría de votos”.

El otro lema es “Nos une Venezuela”, una frase bastante singular para un país notablemente dividido y un chavismo que, a decir verdad, se mantiene en general unido pero no es unánime. Al menos refiere un deseo en cuanto a la ANC: que nos acerque a la unidad nacional. Solo que, cuando lo mezclamos con todo lo demás, nos sigue pareciendo que se apuntara a una especie de Constituyente inocua y un tanto ideal y tirando a bucólica. Diríamos que así tan “chévere” no va a ser, a menos que no se refleje en este evento al país verdadero.

En todo caso, hasta ahora toda la simbología y la fraseología vinculada a la ANC no termina de darle lugar prominente al poder del pueblo, al Poder Constituyente, y mucho menos a la temática referida al Estado y al Poder Popular (en el sentido, precisamente, del poder). A decir verdad, a nosotros nos gustaría más un lema que se aproximara al de la empresa Movilnet: “La señal que nos une” (cambiando “señal” por “poder”).

¿Estamos siendo demasiado suspicaces si pensamos que el ron de la Constituyente nos lo quieren suavizar, quieren diluirlo con Pepsi-Cola? Por si acaso, vamos a dejar sentado que ese ron lo queremos purito, fuerte y que nos arda en la garganta. Queremos, de verdad, poder para la gente. Nos los dijo otra vez el sábado nuestra Catia querida.

Valga decir que nosotros seguiremos adelante a pesar de estas diferencias iniciales. Con la Constituyente vamos: a Dios rogando y con el mazo dando.

ANC: nuestras primeras necesidades

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 19 de mayo de 2017

ANC: nuestras primeras necesidades

¿Está languideciendo la escalada terrorista de la derecha? Hay quienes piensan que sí ¿o le quedan aun arrestos para prolongar por más tiempo el criminal atentado contra Venezuela que adelantan estos heraldos de la muerte? Eso está por verse. La invitación de la Conferencia Episcopal Venezolana al presidente de la comisión presidencial para la Constituyente, Elías Jaua, no parece de buen augurio para la oposición, aunque no se sabe a ciencia cierta qué hay detrás de esta sorpresiva acción.

Por otro lado, Donald Trump se pronuncia junto a Juan Manuel Santos contra Venezuela y aparecen nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos, lo que es sobre todo un ataque con proyecciones mediáticas y muy poco efecto práctico, que no sea alentar a los terroristas a seguir actuando. Al parecer Santos, el “nuevo mejor amigo” de Chávez, se convierte ahora en el “nuevo peor enemigo” de Venezuela. Todo un menú en la mesa ensangrentada del fascismo, con pocas novedades de fondo.

En todo caso, nosotros seguiremos por ahora enganchados en la discusión en torno a la Asamblea Nacional Constituyente.

Según el documento de Redes que hemos venido manejando (Aporrea.org, 10/05/17), “Gramsci pensaba que una Asamblea Nacional Constituyente podía palear la tensión de la refriega pero no resolver el conflicto, sino tal vez postergarlo. Lo único que puede resolver el conflicto, decía Gramsci, es la democracia directa, disolver las instituciones del Poder dividido devolviendo e integrando la soberanía en el sujeto de la transformación histórica. De manera que el nuevo Estado era la solución al conflicto y el nuevo Estado no es más que todo el Poder en manos de los Consejos y las Comunas que disuelven los poderes separados y los absorbe en las nuevas instituciones de la democracia directa”.

Bien, nosotros creemos que las condiciones objetivas y subjetivas de la sociedad venezolana actual no permiten plantearse un objetivo máximo como el que propone Gramsci, sin embargo es claro que su visión apunta hacia logros estratégicos que deben ser el faro en el puerto de la victoria socialista de la Humanidad. Si bien no se puede llegar de sopetón al nuevo Estado, sí se puede y se debe avanzar en esa dirección, que es la única realmente revolucionaria. El nuevo Estado, con todo el Poder en manos de los Consejos y las Comunas, sería el verdadero salto revolucionario postrero que liquide la sociedad capitalista burguesa. Si la Revolución no continuara por ese derrotero, dando pasos en ese camino, se estancaría -que es lo que está a punto de ocurrir en América Latina- y solo le quedaría retroceder hacia la restauración neoliberal. La Revolución solo lo es si no pierde sus fines estratégicos y sigue avanzando hacia ellos, cada vez con mayor profundidad, cada vez con más fuerza, manteniendo vivo el proceso que conduciría a la victoria final y definitiva del socialismo. Esto es lo que al parecer no entienden las corrientes conservadoras en el seno del movimiento revolucionario. Y son esas fuerzas las que tratan de que se obvie, en la ANC, los temas atinentes a la estructura del Estado, las relaciones de poder, y la realización concreta y paulatina del Poder Popular.

Los sectores conservadores tratarán de encerrar el debate en los temas económicos, inclusive habrá quienes pretendan impulsar visiones desarrollistas y hacer concesiones al neoliberalismo. Por supuesto, los revolucionarios no pueden obviar el tema económico, pero mucho menos pueden hacerlo con los temas políticos, los relacionados con la calidad del poder político. Si se mantiene en alto la primacía de los temas políticos, las visiones económicas desarrollistas tendrán dificultades para imponerse. Para Chávez la relación entre economía y política estaba clara, por eso dijo, recordemos: “Sin una transformación a fondo de las estructuras del Estado y del sistema político venezolano no hay posibilidades de impulsar un proceso realmente productivo de desarrollo económico y social” (29 de abril de 1999).

También algunos querrán emprender cambios superficiales que en el fondo apunten a atornillar el statu quo, e imponer el inmovilismo y el conformismo: mejorar lo que hay y no transformar lo que hay, en el sentido estratégico revolucionario.

Veamos otra interesante cita de Gramsci que propone el comunicado de Redes: “Para Gramsci, por el contrario, el problema es la limitación de la Democracia Representativa, que cuando se entroniza en los procesos de cambios se convierte en un obstáculo para avanzar hacia la Democracia Directa: ‘el Estado burgués y sus instituciones de mediación deben ceder el paso a los Consejos Obreros y a la Comunas de democracia directa, sólo así se avanzará a la solución de la crisis orgánica. Si la Revolución sólo se contenta con ocupar las instituciones del Estado separado de la democracia burguesa, el impulso constituyente de los trabajadores se irá degradando y disolviéndose en la burocracia, en los procedimientos, en la jerarquía y tarde o temprano todo proceso sucumbirá a la fuerza de la restauración’” ¿No es este un peligro cierto que se asoma a diario tras los muros un tanto descarapelados de la Revolución? ¿No se siente en las calles el marasmo cotidiano que clama que avancemos, que rompamos paradigmas, que corramos los riesgos heroicos que brillan en la historia de lucha de los pueblos? Solo la Revolución puede recuperar la emoción de sí misma. Audacia, creatividad y radicalismo social son nuestras primeras necesidades. Seguiremos comunicando.

OEA: reacciones

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 28 de abril de 2017

OEA: ladran los perros…

Hay en Derecho un concepto que se denomina “indicio de interés”, según el cual es sospechoso de un crimen aquel que se puede beneficiar de él, como una persona que es reciente beneficiaria de un seguro de vida de otra que ha sido asesinada. Eso está pasando con el anunciado retiro de Venezuela de la OEA. Saltan ahora los deudos de la “víctima” opuestos y “preocupados” por esta decisión, lo que los señala como responsables de todos los crímenes que vienen siendo adelantados contra Venezuela.

Todos ellos son beneficiarios políticos de las trapisondas injerencistas que han tenido como centro principal la malhadada Organización de Estados Americanos. Por supuesto, no podía esperarse otra cosa. Esas reacciones confirman la justeza de la resolución tomada soberanamente por Venezuela de sacarse de encima ese muerto apestoso. El asunto es dilucidado de manera prístina por la poderosa voz de Cuba revolucionaria, que se expresó por medio de un comunicado de su Cancillería: “La convocatoria de una Reunión de Consultas de Ministros de Relaciones Exteriores, para continuar hostigando al gobierno venezolano, constituye otra acción coherente con el tradicional papel de esa organización como instrumento de dominación imperialista en el hemisferio, a fin de resquebrajar la soberanía, la independencia y la dignidad de Nuestra América”. Tal cual.

Es interesante diseccionar algunas declaraciones de los cipayos del continente para entender a cabalidad de qué va la cosa de la OEA. El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, por ejemplo: “El hecho de que Venezuela no participe en el marco multilateral hemisférico no le resta obligaciones en defensa de los derechos humanos de ningún tipo”. Fíjese el lector en la definición que hace Solís de la OEA: “el marco multilateral hemisférico”. El lenguaje dice a menudo mucho más con un solo término que lo que asoma una frase completa a primera pasada (recordar nuestra opinión sobre la denominación “‘las’ redes sociales”) ¿“El” marco multilateral hemisférico? ¿O sea el único, el marco unilateral por antonomasia? ¿Es eso la OEA?

¿No es un marco unilateral la CELAC, o la Unasur, o el Alba, organismos en los cuales nosotros también participamos? Lo que quiere decir el cipayo Solís es que la OEA debe ser el árbitro superior y absoluto de las querellas del continente, solo porque tiene la bendición de Estados Unidos y su aliado vecino Canadá. Con toda razón nuestra canciller Delcy Rodríguez habló del “monroísmo”, es decir la doctrina de “América para los americanos”, léase “América para los Estados Unidos”. Eso es lo que subyace en el fondo de la infeliz expresión del mandatario costarricense.

En este último sentido, citemos de nuevo el comunicado de la cancillería cubana: “La OEA ha permanecido siempre de espaldas a los pueblos de América, con una historia de casi 70 años de subordinación a los intereses oligárquicos e imperialistas…

Es tiempo ya de reconocer que la OEA resulta incompatible con las necesidades más acuciantes de los pueblos de América Latina y el Caribe. Es incapaz de representar sus valores e intereses. Impuso un falso credo democrático, responsable de la muerte de cientos de miles de latinoamericanos y caribeños y de la pobreza y exclusión de millones. La OEA agrede e impone, y no concilia ni dialoga; desprecia la igualdad y la autodeterminación de los Estados. Conspira y subvierte a gobiernos genuinos y legítimamente constituidos con demostrado respaldo popular. Merece el más profundo repudio”. No hay mucho que agregar, solo sí comentar la importante referencia a un “falso credo democrático”. Esto, dicho por Cuba, resulta emblemático, ya que este país se liberó desde hace muchos años de los formalismos de la “democracia” liberal burguesa y del sistema electoral que caracteriza a esta falsa democracia. Por eso en Cuba no hay guarimbas ni manifestaciones violentas pidiendo elecciones adelantadas, ni quien ande poniendo plazos amenazantes a las instituciones. Claro está, de nosotros no podemos decir lo mismo al día de hoy, pero ese es otro tema, aunque de ello no pararemos de hablar en el futuro cercano, por supuesto.

El destartalado circo de la OEA no deja de mostrarse en total desnudez. Una de las organizaciones más conocidas del entramado “civil” internacional de la CIA, la “Freedom House”, fundada en Nueva York y con sede principal en Washington, se pronunció sobre nuestro retiro del ministerio de colonias en términos diáfanos, al expresar que “Si el Gobierno del presidente Nicolás Maduro es serio sobre retirarse de la OEA, entonces ya no está ni pretendiendo aceptar los principios democráticos ni sirviendo los intereses de los ciudadanos del país”, al mismo tiempo que anunciaba la entrega de su premio “Libertad” a Luis Almagro ¡Por más que se tongoneen…!

Desde Estados Unidos, Donald Trump y su cachorro Mauricio Macri se juntaron para criticar la decisión venezolana, y el vocero del Departamento de Estado Mark Toner hizo una declaración harto taimada y puñetera: “La declaración que hizo ayer la ministra de Exteriores no tiene un efecto real inmediato ni práctico, porque retirarse de la Organización de Estados Americanos puede llevar hasta dos años… Eso se extendería hasta después del final del mandato del presidente Maduro, y la decisión solo podría convertirse en definitiva si lo decide su sucesor”. Bien, ladran los perros…

Bye, bye OEA!

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 27 de abril de 2017

OEA: a lavarse ese paltó

La gran noticia de ayer fue, sin duda, la decisión del gobierno venezolano de retirar a nuestro país de la OEA, ante la persistencia de un grupo de países con gobiernos de derecha (favor incluir en él, sin remilgos, a Chile y Uruguay) en promover la violencia y el intervencionismo en nuestra nación, siguiendo los intereses del imperialismo norteamericano y de las oligarquías lacayas. Ya no seremos payasos de ese circo de carpas desvencijadas y leones de trapo, de banderines desleídos por el tiempo. Ahora seremos orgullosa compañía de la Cuba revolucionaria.

La verdad es que esta decisión, comunicada anoche por nuestra canciller, es una crónica anunciada. Ya el pasado 5 de marzo, hace casi dos meses, el presidente Maduro había señalado: “Ya Almagro está derrotado, Almagro hizo en la OEA lo que Ramos Allup con la Asamblea, por eso tanto la Asamblea como la OEA son un fraude. No perdamos el tiempo con esa gente… A la OEA le paso su tiempo, ya es cuestión del devenir histórico para que la OEA termine de hundirse en el olvido y el desprecio de los pueblos… mientras tanto sigamos construyendo nuestra sociedad y Patria potencia”.

Sin embargo, no todo el mundo de nuestro lado se mostraba de acuerdo con dar este paso, y se generó un debate sano e interesante entre camaradas. El representante venezolano ante la OEA, Samuel Moncada, disintió públicamente de esta posibilidad y afirmó que “Es mi opinión personal y no comprometo a nadie: no nos salgamos…Si nos salimos, el costo de salida va a ser mayor que el costo de dar la pelea adentro. Yo creo que hay que pelear adentro”. Bien, hemos dado la pelea adentro, pero ha llegado la hora de cambiar de escenario en la pugna continental institucional.

De hecho, poco antes de esa declaración hecha en marzo por Moncada, el presidente Maduro pidió debatir la pertinencia de que Venezuela siguiera integrando la OEA: “¿Tiene sentido la permanencia en la OEA?… Abro el debate sobre la utilidad y la pertinencia de la Organización de Estados Americanos y la permanencia de los Estados, entre ellos Venezuela, en esa organización”.

También el economista y ex ministro de Finanzas, y dirigente del PSUV, Rodrigo Cabezas, frente al debate que planteó el Presidente, se mostró en desacuerdo con esa posibilidad y dijo que sería “un grave error”: “La estrategia fundamental de la derecha internacional y nacional es aislar al país, ¿cómo vamos a darle un elemento favorable de aislamiento en el concierto de las naciones, de la América Latina y la América Central? (seguramente quiso decir ‘y el Caribe’)”. Y añadió “Debemos seguir dando la batalla histórica valiente y soberana dentro de la OEA y seguir conformando el grupo de países y aliados que nos acompañan y que son solidarios frente a la no injerencia que es lo que estamos defendiendo, no podemos equivocarnos”.

Otro importante dirigente histórico de la Revolución y ex presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, no concordó con que dejáramos la OEA y opinó que si Venezuela quería salirse de la OEA, debía hacerlo junto a otros países que la apoyen, porque a su juicio no era el momento para dejar el organismo.

A nosotros nos hace felices este debate fraterno que se ha dado entre camaradas, demuestra la existencia de dinamismo intelectual y político dentro del chavismo, pues no nos gusta que se confunda unidad con unanimidad. Unidad es, por ejemplo, que ahora que se ha tomado la decisión, acompañemos a Venezuela y al presidente Maduro en este paso histórico, al margen de lo que pensemos en torno al hecho. Ahora todos los patriotas, y no solo el Presidente y la Canciller, estamos mandando a la OEA a “lavarse ese paltó”, como le gustaba decir a Chávez, y nuestro apoyo debe ser sólido, unitario e indubitable.

El proceso de salida de la OEA, tal como informó la canciller Rodríguez, tarda 24 meses y entretanto seguimos siendo miembros plenos del organismo, con todos los deberes y derechos inherentes, pero Rodríguez dejó en claro que Venezuela no participará en lo sucesivo “de ninguna actividad, de ningún evento donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que solo buscan perturbar la estabilidad y la paz” en nuestro país.

Valga añadir que parte del carácter histórico de la decisión es que somos el primer país que decide retirarse de la OEA, pues en el caso de Cuba se trató de una expulsión a la que este país se opuso en su momento.

El principal campo de batalla institucional continental se nos traslada ahora a la CELAC. Allí la cosa cambia bastante. En vez de que esté un agente imperialista como Almagro en la Secretaría General, en la CELAC la actual presidencia pro témpore la ejerce un país con un gobierno de izquierda, El Salvador. En la CELAC no hay ningún instrumento intervencionista como la Carta Democrática Interamericana. Además cambia la correlación de fuerzas, ya que no están Estados Unidos ni Canadá, y sí forma parte Cuba. No es que sea fácil, pero la pelea ahí es más pareja.

 

Prepararnos para la guerra

L'immagine può contenere: 1 persona, folla, albero e spazio all'apertopor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 10 de marzo de 2017

Prepararnos para la guerra

En octubre del año pasado, la oposición venezolana inició un proceso que apuntaba a la acumulación de fuerzas en la calle en su intención de dar al traste con el Gobierno de Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana. Entonces, como hoy, su objetivo principal era presionar la convocatoria a unas elecciones -el revocatorio- en condiciones absolutamente negativas para el chavismo. Aquel intento terminó en fracaso y provocó un reflujo de masas opositoras que se ha prolongado hasta hoy, cuando de nuevo la derecha trata de mostrar músculo de calle y acumular fuerzas. Una vez más, su objetivo es presionar, principalmente, por el anuncio de un cronograma electoral, cuando aun el chavismo no ha recuperado la fortaleza popular que tuvo en otras épocas. La opción de la intervención foránea directa la manejan, por supuesto, pero es claro que para ellos sería mejor si el chavismo deja el poder por medio de elecciones, como le ocurrió al peronismo en Argentina y casi le pasa a la Revolución Ciudadana en Ecuador.

Ayer el presidente Maduro dijo estar ansioso por que se realicen elecciones. No menos ansiosa por lo mismo parece la oposición, hasta el punto de que las declaraciones del Presidente sobre tal ansiedad encabezaron las primeras planas de muchos e importantes diarios del país el día de hoy, casi todos de oposición. Es el caso de El Universal, 2001, Versión Final (Zulia), El Clarín (La Victoria), El Aragüeño (Maracay), Visión Apureña (San Fernando de Apure), Notitarde (Valencia), La Calle (Valencia), La Voz (Guarenas), Ultima Hora (Acarigua), La Nación (San Cristóbal). El Nacional, entre tanto, destacó como titular principal en su primera plana declaraciones del secretario general de la OEA: “Almagro: ‘son las elecciones las que legitiman un gobierno’”. Vemos, pues, como la institucionalidad burguesa y las elecciones que la misma consagra, y que son las que santifica la Constitución de 1999, son el tema principal de la derecha en medio de la violencia y la campaña internacional que presenciamos (resérvese esto el lector, pues abordaremos el tema constitucional después de Semana Santa). Lo electoral no es el único objetivo que los mueve, por supuesto. Si no logran que se convoque elecciones, tienen las cartas del golpe de Estado, o el estado de conmoción nacional, o cualquier cosa que justifique la intervención foránea. Pero solo si no hay cronograma electoral.

Por lo pronto, la derecha anuncia nuevas acciones e insiste en generar situaciones de calle, en su intención de no dejar pasar el “moméntum” internacional que la favorece, al menos desde el punto de vista mediático. Se ha fijado un clímax para esta etapa: el 19 de abril, mientras se moviliza de nuevo hoy y habla de recolección de firmas contra el TSJ durante la Semana Santa.

Por supuesto, nuestro principal enemigo es el imperialismo y sus lacayos, y el máximo peligro para nuestro pueblo es la intervención imperial directa en cualquier modalidad, que cada vez se asoma como muy probable. Las recientes acciones contra Siria son un alerta y así lo expone Rafael Ramírez, nuestro representante en el Consejo de Seguridad de la ONU, en artículo publicado en Aporrea.org: “Al momento de escribir estas líneas, los Estados Unidos, de manera ilegal y unilateral, bombardean una base aérea en Siria; al mismo tiempo los medios de comunicación insisten en su campaña contra el país, mostrando imágenes de la violencia opositora en las calles de Caracas y a los más connotados líderes de la misma clamando por la intervención extranjera en el país”.

La administración de Trump ha comenzado a mostrar abiertamente las garras y perfila amenazante una política belicista y la intención de pasarles por encima a todos los acuerdos y organizaciones internacionales. El Pentágono reveló ayer que ha movilizado al portaaviones USS Carl Vinson y a su grupo de ataque a aguas cercanas a Corea del Norte, mientras que hoy el nuevo asesor de Seguridad Nacional de Trump, H.R. McMaster, alertó sobre posibles acciones en ese delicado conflicto: “El Presidente ha pedido preparar un amplio abanico de opciones para eliminar la amenaza al pueblo estadounidense y aliados en la región”. Así que hoy, más que nunca, tenemos que poner nuestras barbas en remojo.

La derecha criolla sigue mostrando, con total desvergüenza, su intención de promover la intervención foránea en Venezuela. El alcalde fascista David Smolansky, entre otros de su misma ralea, ha denunciado el supuesto uso de armas químicas contra manifestantes opositores, estableciendo un evidente parangón con las infamias que se levanta actualmente contra Siria. Las falsedades de Smolansky quedan en claro con declaraciones de expertos químicos de la UCV y de la Universidad Simón Bolívar, como Christian Fuentes, Werther Blanco, Ángel Santorelli y Mónica Kräuter, quienes concuerdan en desestimar la denuncia de marras y expresar que las bombas lacrimógenas usadas por la policía en Venezuela solo podrían tener colorantes con fines legítimos y distintos al uso de sustancias tóxicas.

Entretanto, la canalla mediática internacional también apunta a diseñar un escenario del tipo sirio cuando pretende presentar a los violentos como héroes que provienen del pueblo común y solo “resisten” a la represión. En una reseña de la agencia derechista AFP, que citaremos largamente porque de verdad vale la pena, se asienta que “Francis Rodríguez llega con bolsas de tela llenas de piedras para que los muchachos las lancen a la policía en la línea de choque de una manifestación en Caracas… El paso veloz con el que va y viene esconde bien sus 59 años. ‘Es que yo soy guerrera’, se justifica… Forma parte de la llamada ‘Resistencia’, un improvisado ejército que representa al ala más radical de las protestas opositoras.

Muchos ni siquiera se conocen entre sí, no hay rangos entre ellos, ni uniformes. Solo tienen en común su posición radical contra el gobierno de Nicolás Maduro… ‘¡Resistencia!’, gritan cada vez que salen a la carga… Rodríguez recoge la carga en el medio de la extensa Avenida Libertador. ‘Llénenla bien’, dice a unos chicos que se encargan de estrellar peñascos contra el suelo para convertirlos en rocas menores.

Esa operación la dirige María Elena González, una mujer de 52 años que lleva una bandera venezolana amarrada al cuello como una capa y al saludar lo primero que hace es encomendarte a San Miguel Arcángel. ‘Si ellos nos agreden, tenemos que defendernos’, asegura mientras apunta con el dedo los trozos de calzada o brocales sueltos, que sirven de materia prima para la munición.

Y bajo el subtítulo “Escena bélica”, continúa el puñetero “reportaje”: ‘Gracias señora’, le dijo uno de los muchachos a Rodríguez al recibir la carga. ‘Ya vengo con más’, respondió ella. El combate encaja perfectamente en el guión de cualquier escena bélica: los diálogos. ‘¡Malditos!’, gritaba uno; los llamados a los paramédicos para atender un herido, principalmente por asfixia; el ruido de las detonaciones; el helicóptero que sobrevuela el área; y el ‘soldado’ rebelde que no se mueve de la primera fila firme con una bandera venezolana… En un momento se asoma la ‘Ballena’, un camión antimotines que lanza chorros de agua. ‘No corran, solo es agua, tranquilos’, grita un muchacho en la línea de combate, con actitud de líder. ‘No sigan lanzando piedras, están esperando que nos cansemos. Calma’, advierte poco después.

Los chorros comienzan acompañados con centenares de bombas y no hay orden que los detenga. En el camino se ven además de las rocas, botellas y hasta un lavamanos y un inodoro de cerámica hechos añicos. ‘Uno no ha terminado de llegar y ya te reprimen con bombas, sin dialogar. Y los policías lanzan las piedras de vuelta’, aseguró un joven estudiante que pide reserva por temor a entrar en una lista de buscados que la policía divulgó por Twitter. En la arremetida de la ‘Ballena’, Amparo Rodríguez va con el paso que le dan sus 67 años. También está armada con una piedra ‘por si acaso’. ‘Ay, volvimos a perder terreno’, lamenta, mientras muchos jóvenes la asisten en la retirada.

‘Yo estoy en la lucha desde que tengo siete años y cayó Marcos Pérez Jiménez’, dictador de Venezuela entre 1952 y 1958. ‘Y seguiré luchando’, promete”.

Así, con este tipo de farsa épica, se construye la imagen de los “ejércitos” de pacotilla, que eventualmente serán sustituidos por paramilitares y mercenarios, como en Siria. Por eso es que tenemos que prepararnos para la guerra.

 

No basta rezar

L'immagine può contenere: 10 persone, spazio all'apertopor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 07 de marzo de 2017

No basta rezar

No hubo sorpresas ayer. Quedó claro una vez más que la derecha apuesta a “acciones violentas que generen un estado de conmoción, propicien un intento de golpe de Estado de derecha y conduzcan a una intervención foránea en Venezuela en cualquier modalidad”, como dijimos en nuestro Análisis de ayer. Sin embargo, a juzgar por el carácter de lo ocurrido ayer, es evidente que la derecha planifica una escalada, un incremento de la violencia y el colapso de calles que sean más graves cada vez. Para ellos no es fácil, porque al igual que lo planteamos tamibén ayer, “la derecha parece seguir necesitando un nuevo 11 de abril, una manifestación de masas incontestablemente multitudinaria, decidida y con alguna permanencia que termine de justificar un alzamiento de sectores militares y, de ser necesario, la intervención”. Por ello están convocado otra vez para mañana sábado, en este caso hablan de una manifestación “nacional”, por lo cual es dado pensar que concentrarán aun más sus fuerzas, con refuerzos que acaso estarán llegando ya a Caracas, con la intención de armar un zafarrancho de marca mayor. No están muertos ni de parranda, están vivos y amenazantes, no podemos confiarnos.

Es verdad que aunque ayer reunieron más gente que el martes, su movilización de masas sigue siendo precaria y eso les representa un problema. Por el momento, la intención de representar una Venezuela convulsionada para vender esa imagen en el exterior, seguramente les estará dando algún rédito, con una “ayudaíta” de sus amigos.

Por otro lado, el guión de violencia tiene también otras intenciones. Sigamos citando el Análisis de ayer: “esta gente quiere muertos, alguna bandera ensangrentada para llevarla como trofeo a sus amos, y que acaso ayude a cumplir su esperanza de que los escuálidos salgan al fin de sus casas, se den a la calle y les sirvan la mesa para su menú conspirador”.

Ciertamente, como dijo el presidente Maduro anoche, “Venezuela está en paz. Toda Venezuela produciendo, trabajando, y pequeños focos violentos, bueno, con la autoridad de la Constitución fueron hoy neutralizados y no lograron su objetivo que era llenar de violencia toda Caracas. Caracas a esta hora está en absoluta paz”. Pero pareciera que la derecha no tiene más remedio que insistir, no puede dejar el plan a medio camino, inclusive porque se infiere de las grabaciones presentadas por Diosdado Cabello, que sus amos les están pidiendo resultados, si quieren contar con su ayuda in situ.

En ese trance, la derecha lanza amenazas que no debemos subestimar. El fascista vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, después del alboroto callejero de ayer, convocó a “estar muy pendientes de los anuncios y acontecimientos que vendrán en los próximos días” y afirmó que “Este 8 de abril el doble de personas saldrán nuevamente a las calles a protestar por la restitución del hilo constitucional”. Una pregunta nos hacemos: ¿qué pensará el pueblo venezolano de este espectáculo grotesco de violencia que ofrece una oposición completamente desprestigiada? Todos los estudios demuestran que la inmensa mayoría de los venezolanos quiere diálogo y paz ¿Una vez que terminemos de derrotar el plan golpista, y esperando que así sea, cómo quedará la ya maltrecha imagen de ese sector? En ese sentido, es acertada la aproximación que ha hecho el presidente Maduro en su cadena nacional de ayer: “Mientras nosotros estamos trabajando hay una minoría ambiciosa, llena de odio que ha buscado violentar el país. Se ha actuado hoy apegado a la ley… El vicepresidente Tareck El Aissami, como jefe del Comando Antigolpe, ha estado al frente para dirigir todas las operaciones y Venezuela está en paz”.

Otra cosa es la necesidad de una acción ejemplarizante de los cuerpos de seguridad del Estado. Vimos suficientes imágenes de video que muestran a muchos guarimberos a rostros descubiertos. Deben ser localizados en sus guaridas y apresados, como ya se está haciendo: anoche el Presidente anunció que ya estaban detenidos 30 facinerosos. En momentos como este, no puede haber indulgencia. Que les caiga, como se dice, todo el peso de la Ley y que se sepa, para disuadir o escarmentar a otros.

Se produjeron igualmente ayer dos hechos que tienen alto valor simbólico. Por un lado, en el partido de fútbol de la Copa Sudamericana entre Estudiantes de Caracas y Sol de América de Paraguay, el canal Fox Sports 3 emitió una etiqueta (#PrayForVENEZUELA) en la que se solidariza a favor de la oposición en su intento por desestabilizar a la Revolución Bolivariana. Por el otro, la Canciller Delcy Rodríguez declaró que “Quiero compartir con ustedes una propuesta que ha salido para que todos los hombres, mujeres de bien, unamos nuestras espiritualidades en todos los países de América Latina y del Caribe para que oremos por la paz en Venezuela, cuando las fuerzas del mal imperialistas amenazan la estabilidad y la paz de nuestro país, que se unan los buenos corazones en una sola oración por la paz, pronto anunciaremos el día para que salgamos todos en Oración”.

Bien, cada quien reza por lo suyo. Por supuesto, y como cantaba Alí Primera, en nuestro caso no basta rezar. Como afirmamos en nuestro citado Análisis de ayer, “Venezuela tiene otra poderosa arma para enfrentar el “Plan Almagro”: la movilización masiva y combativa del chavismo”. Mañana, ¡Pa’ la calle otra vez!

El “Plan Almagro”

L'immagine può contenere: una o più persone, folla e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 06 de Marzo de 2017

El “Plan Almagro” sigue en desarrollo, con la instrumentación en Venezuela de lo que el diputado socialista Diosdado Cabello ha presentado como la operación “Escudo Zamorano”, con acciones violentas que generen un estado de conmoción, propicien un intento de golpe de Estado de derecha y conduzcan a una intervención foránea en Venezuela en cualquier modalidad.

Para adelantar esta operación criminal, la derecha necesita que su base social esté en la calle, cosa que no sucedió el pasado martes, cuando solo hubo en Caracas focos de militantes con muy escaso apoyo de masas. Pero la bulla y la foto hacia afuere las lograron, lo que les permite seguir creando el escenario para la intervención. Eso seguirá pasando, pues les resulta muy fácil, con el apoyo político-mediático que tienen en el exterior, convertir cualquier escaramuza menor, como las que provocaron el martes, en una protesta popular contra la “dictadura”, además “reprimida salvajemente”.

Hoy de nuevo la derecha convoca a las calles. Dentro del plan, hay además algunos importantes aderezos. Todos los factores del fascismo están activados. La jerarquía católica se ha dejado de vainas y ha convocado a la “desobediencia civil”.

Fedecámaras también se ha pronunciado, en la voz de su presidente, Francisco Martínez: “Consideramos que el derecho a la protesta es algo legítimo que está establecido en la Constitución”. Eso es verdad, pero Martínez confunde (es un decir) protesta con terrorismo, con violencia planificada y golpista. También aparecen los “artistas” (faranduleros, en realidad), como Daniel Sarcos, Catherine Fullop y el desclasado “Coquito”, que tienen vinculaciones con los capos extranjeros del espectáculo; y también deportistas como Miguel Cabrera, un beisbolista multimillonario que vive casi todo el tiempo en Estados Unidos, aunque suele venir de vez en cuando a Venezuela a vacacionar, y a hacerle trabajitos a su colega ricachón Lorenzo Mendoza y a la corporación monopolista Empresas Polar.

Otro ingrediente en la olla de la “protesta popular” son los tradicionales focos, muy violentos, que adelantan grupos terroristas expresamente preparados para ello y que se cobijan bajo el manto del “movimiento estudiantil”, como los que actúan en Mérida, Táchira y Carabobo. Estos comandos son los encargados de darle a la “protesta” carácter “nacional”. Cuando los factores de apoyo internacional editan toda la película, es fácil vender en el mundo la imagen de un país conmocionado, en gran agitación y de un pueblo víctima de la represión desmedida de un gobierno autoritario.

A pesar de todo, la derecha parece seguir necesitando un nuevo 11 de abril, una manifestación de masas incontestablemente multitudinaria, decidida y con alguna permanencia que termine de justificar un alzamiento de sectores militares y, de ser necesario, la intervención. Esta es la parte más difícil del plan golpista, pues se sabe que esta oposición inepta carece de apoyo popular ¿o acaso les bastará con eventos focalizados y dimensionados? ¿Correrá el riesgo el imperialismo, sin alcanzar todas las condiciones para ello, de meterse en el problemón que sería la Venezuela de Bolívar combatiendo una vez más por su libertad, armada con la férrea unión cívico-militar que muestra el chavismo militante, esa poderosa vanguardia popular?

Por el momento, a nuestro Gobierno le toca controlar los focos violentos que está montando la derecha, valiéndose del uso controlado de la fuerza del Estado, apelando a todas las herramientas internacionalmente permitidas para la represión de manifestaciones callejeras. El martes pasado lo hizo muy bien. Pero esta gente quiere muertos, alguna bandera ensangrentada para llevarla como trofeo a sus amos, y que acaso ayude a cumplir su esperanza de que los escuálidos salgan al fin de sus casas, se den a la calle y les sirvan la mesa para su menú conspirador. Esperemos que hoy también logremos preservar la paz, así sea relativamente, porque los canallas vienen por candela.

El Gobierno Bolivariano, con Maduro al frente, tiene bastante claro lo que ocurre, y eso se dejó ver en la intervención de la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en la patética sesión del Consejo Permanente de la OEA el día de ayer:

“Habíamos develado el plan intervencionista contra Venezuela, ya decidido por el país hegemón de esta organización y de esta región, que ha activado sus brazos ejecutores, siendo el Secretario General una de sus principales fichas… En Venezuela, la oposición envalentonada por la supuesta aplicación de la Carta Democrática erróneamente salió a las calles con violencia, para poner en peligro la vida de millones de venezolanos…

Yo exijo aquí que cese la pretensión de intervenir a Venezuela, las acciones para promover el golpe de Estado en Venezuela y las acciones de promover la confrontación entre hermanos venezolanos”. Estas aseveraciones fueron reforzadas después por la Canciller a través de Twitter: “Para @Almagro_OEA2015 la violencia opositora nutre sus perversos planes intervencionistas en Venezuela. El los alienta a la desestabilización”. Y también, acompañado de un vídeo donde se muestran los actos violentos ejecutados por dirigentes de la derecha el martes 4 de abril durante una movilización: “@Almagro_OEA2015 ¡esta es la manifestación pacífica que defiendes! ¡Basta de mentir! La historia te juzgará”.

Bien, Venezuela tiene otra poderosa arma para enfrentar el “Plan Almagro”: la movilización masiva y combativa del chavismo. Hoy los patriotas revolucionarios cogerán calle otra vez.

 

¿La tormenta perfecta?

L'immagine può contenere: una o più persone e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 05 de Marzo de 2017

¿La tormenta perfecta?

En la película estadounidense “La tormenta perfecta” (The perfect storm, Wolfgang Petersen, 2000), dos monstruosas tormentas confluyen en las cercanías de la isla Sable, en el Atlántico, donde navega el barco pesquero Andrea Gail. La fusión de ambas desencadena una gigantesca súper tormenta que termina acabando con el barco y su tripulación ¿Acaso la derecha está previendo un escenario similar para dar al traste con la Revolución Bolivariana? ¿Las tormentas exterior e interior lograrán fusionarse y conseguir ese indeseado resultado?

La tormenta exterior no puede sino calificarse de monstruosa, precisamente.

Nunca antes, desde que Chávez asumió como Presidente en 1999, los vientos huracanados habían tenido esta fuerza. La gran alianza política-económica-mediática de la derecha mundial, bajo el comando del imperialismo, descarga toda su artillería contra un país que solo ha cometido el pecado de la dignidad, de la defensa de su soberanía y de la ardua lucha por hacer justicia en la sociedad.

En América, las fuerzas de la reacción han recuperado terreno desde el punto de vista del control de los Estados. Esto ha hecho posible que la OEA haga honor cada vez con menos recato a sus orígenes, en tanto herramienta del Imperio para sojuzgarnos.

Los mansos perros echados en la alfombra del Tío Sam, que ahora son más que hace un lustro, se muestran dispuestos a seguir sus órdenes. Son perros de presa que arrastran a otros hacia su jauría, dispuestos a atacar a todo aquel que ose oponerse a los designios del amo, al neoliberalismo, a la maldición de la “democracia” liberal, representativa, burguesa, y a sus usos y condiciones.

El deslinde avanza y ceden las hipocresías de reformistas timoratos como Michelle Bachelet y Tabaré Vásquez. Hora de definiciones, sin duda. Pequeños países se ven presionados, chantajeados, y el lenguaje y los principios que sustentan las gastadas estructuras de la “democracia” se imponen. Hoy, a diferencia de hace una década, los gobiernos dignos del continente son menos, aunque aún conservan alguna fuerza que ya no es decisiva sino tan solo paliativa, hasta donde se puede.

Ahora bien, la “tormenta perfecta” no tiene en este caso todas las condiciones para conformarse, pues a lo interno de nuestro país la situación climática apenas si llega a ser un relativo mar de fondo, un oleaje alterado, una borrasca con vientos de fuerza moderada. Es el pueblo de Venezuela, el pueblo de Chávez, lo que impide que se haga realidad la tan por ellos deseada tormenta perfecta.

El pueblo chavista militante y también el pueblo chavista cultural, esa parte del pueblo que se ha distanciado de nosotros tanto por las dificultades generadas sobre todo por la agresión económica, como por los errores y falencias de una Revolución urgida de reinventarse. Ese pueblo que se mantiene imbuido en el pensamiento inclusivo que plantó Chávez y en su prédica amorosa de paz. Un pueblo que no acompaña a los mediocres y traidores que quieren dar vuelta al tiempo para volver a sus andadas, a quienes pretenden sembrar violencia para cosechar poder, a quienes se arrastran a los pies de los supuestos dueños del circo que acechan desde el Norte.

Ayer vimos un nuevo episodio de esta película. Sin calor de masas, la derecha quiso dar paso a sus mermadas huestes callejeras para generar violencia. El Gobierno revolucionario, picado de culebra como está, no les permitió moverse a estas serpientes como lo aspiraban. Desde el día anterior se había preparado el dispositivo para preservar la paz. Caracas amaneció con la mitad del Metro inactivo y con las fuerzas de seguridad desplegadas. Con represión moderada y dentro de los cánones internacionales permitidos, los escuálidos fueron confinados a espacios controlables, lo cual se facilita ampliamente por la falta de apoyo popular que sufren los extremistas de la derecha.

Los contrarrevolucionarios estaban arrechos porque no se les dejó hacer. Su odio se acrecienta cada vez que se les demuestra que nuestro Gobierno no se va a dejar tumbar. En verdad, están muy lejos del estado de conmoción que necesitan para terminar de construir la tormenta perfecta. Son fuertes afuera, pero muy débiles adentro.

Pero no van a cejar, así que no se puede bajar la guardia. Ya el vicepresidente fascista de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, ha anunciado un nuevo intento, al informar que se está convocando, después de que hoy activen en la AN lo que conciben como el proceso de remoción de los Magistrados del TSJ, “Al pueblo en la calle, en toda Venezuela a respaldar este jueves, el proceso de remoción de Magistrados y a activar el proceso de destitución ciudadana a través del pueblo… Estaremos en laautopista, a la altura de Altamira, convocando al pueblo, y digan presente para activar el proceso para destituir a esos Magistrados que dieron un Golpe de Estado, esta es una convocatoria que debe hacerse a lo largo y ancho del país”. En su pretendida acumulación de fuerzas en la calle se les atraviesa la Semana Santa, pero después seguirán tratando, no les queda otra.

El Imperio y sus sirvientes saben muy bien que si Venezuela está en paz, se les va a hacer muy difícil algún tipo de intervención directa a gran escala, por eso continúan con su campaña internacional, uno de cuyos objetivos es estimular a la base social de la derecha a coger calle y armar zafarrancho. Pero es que ni siquiera quienes votaron por  ellos en las elecciones de 2015 están dispuestos a hacer el menor sacrificio en defensa de esa caterva de bates quebrados.

Sin embargo, la lucha sigue y seguirá. La importancia de Venezuela en este momento queda expresada en las admoniciones del vocero derechista Oscar Arias: “La situación de Venezuela debe ser una advertencia para los países de la región. Las democracias no pueden defenderse en retrospectiva. Es en el momento mismo de la amenaza en donde hay que alzar la voz y denunciar, no importa cuán populares o impopulares sean los líderes en el poder. Luego, puede ser demasiado tarde. El caso de Venezuela es, por supuesto, el más urgente y el más desgarrador”.

¡Unidad sí, unanimidad no!

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 03 de Marzo de 2017

¡Unidad sí, unanimidad no!

¿Qué fue lo que pasó en el caso TSJ-Fiscalía? ¿Acaso el Gobierno actuó urgido por las presiones internacionales? ¿Quiso bajarle calor a la olla de presión nacional? ¿Fue una jugada maestra en el ajedrez político? ¿Una demostración de dinamismo institucional?

¿Un real impasse institucional que se resolvió con el arbitraje presidencial?

Francamente, no tenemos la respuesta. Lo cierto es que cuando alguien nos dio la noticia sobre las declaraciones de la Fiscal, que estaban en pleno desarrollo mientras nosotros nos ocupábamos de otra cosa, nuestra primera reacción fue positiva y afirmamos que no se puede pensar que los conflictos y contradicciones son necesariamente malos en una revolución. Muy por el contrario, esta suele alimentarse de ellos, le dispara el espíritu creativo, a menudo se transforman en instrumento de avances, en motor de cambios, en detonante de nuevos desarrollos. Una revolución cómoda, tranquila, sin sobresaltos no es tal.

Conocemos a Luisa Ortega Díaz desde hace muchos años, desde aquella agitada década de los 70 del siglo pasado, cuando ambos militábamos en los abrevaderos del PRV-Ruptura. Es una veterana de las luchas sociales y políticas de izquierda. Como se dice, no nació ayer a estas lides. Por eso nos preocupó un poco la reacción intolerante de algunos chavistas, que rápidamente la convirtieron en traidora y en agente de la CIA ¿También lo es Eva Golinger, que le mostró apoyo de inmediato?

Nosotros no estuvimos de acuerdo con el enfoque que le dio al asunto la Fiscal, por razones que ya hemos asomado en anteriores Análisis: no creemos en las formalidades de la “democracia” tal como se le conoce, disentimos con buena parte del espíritu aun demasiado representativo de la Constitución Bolivariana y de la estructura del Estado que ella consagra, y por su reforma o sustitución nos pronunciaremos más temprano que tarde con detalles. Sabemos que es una Constitución de avanzada, renovadora en muchos sentidos, pero también pensamos que hoy es más bien una rémora de cara a los desafíos que nos plantea el futuro, si queremos que la Revolución se profundice, avance y alcance sus objetivos estratégicos.

Para nosotros priva la política sobre el Derecho (es claro que en este último tema, Ortega nos lleva una morena) ¡Pero vaya si tiene pleno derecho a expresar su opinión esta luchadora con experiencia, trayectoria y calidad intelectual! De hecho, de cara a los resultados, el Gobierno le ha dado la razón. Nosotros no, ya lo hemos dicho, aunque podríamos estar equivocados, claro que sí.

Por otro lado, el resultado quizá sea bueno para Venezuela en este momento. En la reunión del Consejo Permanente de la OEA de hoy, la derecha ha perdido algunos argumentos que le venían al pelo: los relativos la inmunidad parlamentaria, a las atribuciones de la Asamblea Nacional y a la “separación de poderes”. Por supuesto, ya tendrán otros. Sus reacciones a los recientes acontecimientos que cambian las decisiones del TSJ, así lo indican. El insufrible de Almagro ya tuiteó diciendo que “de una ruptura institucional no se sale con aun más alteración del orden constitucional” (¿!!?) y Mercosur activó el inicio de su “cláusula democrática”, a pesar de lo ocurrido después de las declaraciones de la Fiscal.

A lo interno se maneja también los argumentos que pretenden seguir estableciendo la matriz de que hubo un golpe de Estado en Venezuela. El presidente derechista de la AN, Julio Borges, afirmó que “El Tribunal Supremo de Justicia pretende maquillar un muerto (…) Que no crea que tachando una palabra en esa sentencia corrigen el muerto, la sentencia es la culminación de un golpe de Estado que han venido dándonos desde hace años” y tuvo la desfachatez de aseverar que “En Venezuela no hubo un problema entre la Fiscalía General de la República y el Tribunal Supremo de Justicia, sino un Golpe de Estado; y ahora Nicolás Maduro no puede pretender normalizar al país, por eso no asistí a la reunión de Miraflores. Maduro es responsable del quebrantamiento del orden Constitucional y no puede pretender ser mediador”. En esa oposición a que Maduro pretenda normalizar el país, se le ve clarita la mala intención a este sujeto que estuvo comprometido hasta la médula con el golpe de Estado de 2002 y que no pagó por ello.

Otra arista del asunto se refiere a un axioma que hemos planteado: la unidad es posible y además necesaria, la unanimidad es imposible y además inconveniente.

Cualquier sensación de unanimidad es un engaño. Las diferencias existen y deben ser parte asumida del movimiento revolucionario, porque si se expresan con franqueza y lealtad, pasan a ser un aporte vital, se esté o no en acierto. Lo son porque promueven el debate y aminoran los peligros del inmovilismo y el conformismo, dos lacras letales para la Revolución. En el chavismo de base, el chavismo de calle, las críticas abundan y no por ello deja de apoyar a Maduro y a la Revolución. Chávez era muy crítico de su Gobierno y Maduro también lo es del suyo. Nosotros somos críticos de oficio, aleluya.

La postrera instrucción de Chávez fue que estuviéramos unidos, no que fuésemos unánimes. El siempre fue un animador del debate. Así que no podemos inquietarnos cada vez que alguien disiente, ni lapidarlo sin más ni más. Las diferencias se discuten, como acaba de promoverlo el Presidente, no se eliminan por decreto.

Precisamente, tenemos que estar unidos, a pesar de las diferencias, sobre todo ante los intereses fundamentales, como la defensa de la Patria.

Hay otra cosa: pareciera que el único contenido del comunicado del Consejo de Defensa Nacional hubiese sido el exhorto al TSJ, cuando en realidad hubo otros ítems destacados. Ratificó que el TSJ “es la instancia competente para el control de la Constitucionalidad de los actos emanados de cualquier órgano del Poder Público Nacional que coliden con la Carta Magna”; reiteró la importancia de la colaboración entre los poderes públicos; insistió en la disposición al diálogo e invitó a la oposición a incorporarse al diálogo nacional; y, muy relevante, repudió “categóricamente cualquier intervención que atente contra la independencia, la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación. Los asuntos de los venezolanos deben ser resueltos exclusivamente por nosotros, sin injerencia ni intervención alguna, y en respeto estricto a la jurisdicción interna del Estado venezolano”. Esa es una muestra de la unidad posible y necesaria, en medio de las diferencias.

Por último, Nicolás Maduro volvió a demostrar que es un tanque de guerra de esta Revolución, un líder sagaz y activo que se crece en las dificultades ¡Bravo por él!

Pero los acontecimientos se precipitan. Ayer fue el balotaje en Ecuador y la Revolución Continental se apuntó una importante victoria con el triunfo de Lenin Moreno. El Consejo Permanente de la OEA se reúne de nuevo hoy. Por otra parte, la oposición venezolana ha comenzado a plantear una nueva estrategia para intentar volver masivamente a las calles después de un largo período de reflujo. Afortunadamente, tenemos bastante tela para cortar.

 

El TSJ y la AN en tiempos de Revolución

por Nestor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 31 de Marzo de 2017

El TSJ y la AN en tiempos de Revolución

Las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia venezolano que limitan la inmunidad parlamentaria y asignan al TSJ las atribuciones de la Asamblea Nacional, tomadas en razón del desacato continuado del poder legislativo y de sus reiteradas violaciones de la Constitución Nacional, han causado un gran revuelo al nivel nacional e internacional

¿Qué revela todo ello?

El Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro se les ha plantado de frente a los gobiernos y voceros de la derecha mundial, encabezados por Estados Unidos. No se ha amilanado, no ha reculado, no ha mostrado temor ni debilidad. Ha seguido enfrentando con decisión y firmeza a los enemigos internos del pueblo y de la Patria, que persisten en lanzar provocaciones, en desconocer al poder revolucionario y en promover la intervención foránea en el país. Es lo que hubiera hecho Chávez, quien jamás dio cuartel a esos enemigos. Es una política chavista digna y correcta dirigida por su legatario, el presidente Nicolás Maduro. Así es que se gobierna.

Venezuela se convierte una vez más en la gran vanguardia combativa de esta segunda guerra de independencia continental, en momentos en que la derecha envalentonada por victorias circunstanciales cree que en la Patria Grande su mandado está hecho. Aquí resistimos, levantando la llama que igualmente mantienen encendida los otros pueblos de América, como los de Argentina y Brasil, que ya se sublevan contra las bandas de Macri y de Temer, y anuncian que, como predijo Allende, más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre. Ya lo dijo también el Che: está gran Humanidad ha dicho basta y su marcha de gigante no podrá ser detenida. Acompañemos al camarada Maduro y digamos al mundo, tal como lo estamos haciendo: ¡Chávez vive, la lucha sigue!

En cuanto a la situación específica que anima nuestro Análisis de hoy, lo primero es destacar que la actuación írrita, inconstitucional y subversiva de la mayoría circunstancial de la derecha en la Asamblea Nacional, desde que se instaló el 5 de enero de 2016, es el origen de la situación de desacato que ha declarado el Tribunal Supremo de Justicia para hacer respetar las leyes y los poderes de la República.

La Asamblea Nacional de mayoría derechista arrancó su gestión desde ese 5 de enero con un discurso de su presidente Henry Ramos Allup, que se constituyó en una verdadera apología del delito, el cual se planteaba como tareas la rebelión contra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el desconocimiento del resto de los poderes constituidos. Desde entonces, se han repetido insultos a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a los rector@s del Consejo Nacional Electoral, además de ofensas escatológicas contra las damas que representan estos poderes, amenazas abiertas y agavillamiento contra ellas, con total impunidad.

Hubo amenazas concretas de salir del Presidente Nicolás Maduro absolutamente fuera de los tiempos previstos por la CRBV, amén de boicot al gobierno legítimamente constituido.

Un ejemplo palpable de las violaciones señaladas es la declaración de desacato por parte del TSJ por el hecho de haber la AN pasado por encima a la medida cautelar de sentencia 260 del mes de diciembre de 2016. En esa circunstancia, la Sala Constitucional del TSJ afirmó que “En ese sentido, es del conocimiento de esta Sala que por diversos medios de comunicación social se dio a conocer el día 6 de enero de 2016, el hecho noticioso del cual se evidencia el incumplimiento del mandato constitucional cautelar ordenado en la sentencia número 260 del 30 de diciembre de 2015, referido a la juramentación de los ciudadanos Nirma Guarulla, Julio Haron Ygarza y Romel Guzamana en los cargos de diputados a la Asamblea Nacional por el estado Amazonas los dos primeros, y por la Región Sur el último de los nombrados”.

El 11 de enero de 2017, la Sala Constitucional del TSJ confirmó una vez la situación de desacato en la que ha incurrido la AN, decidiéndose por ello que la Memoria y Cuenta anual del Presidente fuese presentada ante ese órgano rector del Poder Judicial.

El TSJ consideró que durante la instalación de la AN y la elección de la nueva junta directiva el 5 de enero de 2017, el Parlamento violó su propio Reglamento Interior y de Debates, razón por la cual todas las actuaciones parlamentarias desplegadas desde ese día también son nulas, incluyendo la sesión del 9 de ese mismo mes y año, “todo ello conforme a lo examinado en las sentencias números 2 y 3, publicadas el 11 de enero de 2017, por la Sala Constitucional”, declarando que “En vista de la imposibilidad para realizar actos válidos, se configura la omisión inconstitucional de la Asamblea Nacional, por lo cual el Presidente de la República en pleno ejercicio de sus funciones, ciudadano Nicolás Maduro Moros, deberá rendir su mensaje anual ante el TSJ, en el que dará cuenta de los aspectos políticos, económicos, sociales y administrativos de su gestión durante el año inmediatamente anterior”. En este contexto, el órgano judicial ordenó a los diputados que se encontraban en omisión parlamentaria inconstitucional y en desacato a varias sentencias del Poder Judicial a que desistieran inmediatamente de tales actuaciones y ejercieran sus atribuciones conforme a la Carta Magna y al resto del orden jurídico, no obstante la responsabilidad que puedan generar las mismas: “La Sala Constitucional ordena a los diputados que conformaron la Junta Directiva durante el año 2016, que antes de instalar el segundo periodo de sesiones y elegir válidamente a la Junta Directiva para el año 2017, deben hacer cesar el desacato al Poder Judicial, para que la nueva junta sea legítima y los actos de la Asamblea Nacional sean válidos, en acatamiento, entre otras, a las sentencias Nros. 808 y 810, de fechas 2 y 21-09-2016, respectivamente; la sentencia 952 del 21 de noviembre de 2016, así como también las decisiones 1012, 1013, 1014 del 25-11-2016 y la N° 1 del 06 de enero de 2017, en las que se ha ratificado el desacato por parte de la Asamblea Nacional a las decisiones N° 260 del 30-12-2015, 1 del 11-01-2016 y 108 del 01-08-2016, emanadas de la Sala Electoral del TSJ” ¿Les parece poco?

En esa ocasión el Máximo Tribunal hizo un llamado a los diversos actores políticos de la Nación, para que utilicen la vía del diálogo como herramienta fundamental para dirimir las diferencias políticas y, en especial, para cumplir los deberes, fines y normas constitucionales, “en función de garantizar la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, y de procurar la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo; toda vez que el enfrentamiento constante en todos los asuntos que les compete perjudicaría de forma ostensible al pueblo venezolano en general, sin distinción alguna, comenzando por los sectores sociales más vulnerables”.

El 22 de marzo de 2017, el Bloque de la Patria de la Asamblea Nacional, encabezado por el jefe de la bancada, Héctor Rodríguez, introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso de nulidad luego de que los diputados derechistas aprobaran el día anterior un acuerdo en respaldo a la activación de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el país. Rodríguez indicó, ante la actitud apátrida de los dirigentes de la MUD, que en el país no hay ningún acuerdo superior a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y existe una democracia plena: “Solicitar la intervención extranjera representa ilícitos constitucionales y delito de traición a la Patria”.

Las reacciones de la derecha han sido furibundas. A lo interno, proclaman a viva voz que ha habido un golpe de Estado y convocan a protestas callejeras (ya hubo pequeños focos en la autopista Francisco Fajardo y frente al TSJ por parte de un grupito de diputados), aunque como ya es costumbre, la mayoría de los venezolanos ha asumió todo con calma, demostrando que en realidad les preocupa muy poco la suerte de esa Asamblea Nacional.

En el exterior, la derecha se agita por doquier. Ha habido declaraciones opuestas a las decisiones del TSJ de parte de los gobiernos de Estados Unidos (el jefazo), Brasil, Argentina, México, Colombia, Panamá, Guatemala. Chile y Perú anunciaron el retiro de sus embajadores (el barranco derechista de Bachelet es ya indetenible).

Se han pronunciado en el mismo tono representantes de la Unión Europea, el congreso de Costa Rica y voceros reaccionarios no oficiales como Oscar Arias y Mario Vargas Llosa.

Por supuesto, no podía faltar Luis Almagro, quien ha convocado una nueva reunión del Consejo Permanente de la OEA y ha agitado una vez más el fantasma de la Carta Democrática Interamericana.

Tiempos de cambio, tiempos de lucha, tiempos de emociones infinitas, tiempos de Revolución. No olvidemos, finalmente, que el domingo habrá una importante batalla de esta guerra en Ecuador. Veremos qué ocurre.

 

OEA: unas de cal, otras de arena

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político, Miércoles 29 de Marzo de 2017

OEA: unas de cal, otras de arena

En tiempos del primer gobierno de Rafael Caldera corrió un chiste que tiene mucho sentido en cuanto al asunto de las posiciones y los juicios en torno a los eventos políticos. Entonces dos de los diarios nacionales más importantes del momento tenían perspectivas diferentes con relación a Caldera. El Universal lo apoyaba, El Nacional lo adversaba. Según el chiste, Caldera fue a visitar al Papa y este lo invitó a un paseo por los canales de Venecia. Un soplo de viento hizo que el capelo papal volara por los aires y fuera a dar al agua. Caldera se salió de la góndola, caminó sobre el agua y lo rescató.

Al día siguiente El Universal tituló: “Caldera caminó sobre las aguas”. Y El Nacional: “Caldera no sabe nadar”. Algo parecido ha sucedido con el tema de la reunión de la OEA de ayer. Mientras el Gobierno y los medios oficiales reseñan una “gran victoria”, El Nacional titula: “Gobierno venezolano no pudo evitar que OEA debatiera crisis” y 2001: “Almagro se sale con la suya” ¿Quién tiene la razón? Ambas partes y ninguna: la política se basa en la percepción y acepta todas las interpretaciones. Pero los analistas no podemos trabajar con mirada maniquea, tenemos el deber de problematizar, de ver más allá de las apariencias. Eso es lo que solemos hacer, si no, no vale la pena el esfuerzo.

Para nosotros el asunto no es quién ganó o perdió, porque no se trataba de un juego de pelota, aunque entendemos perfectamente que a veces hay que decir a toda voz lo que conviene y nada más. De manera que no se trata de purismos o de mentiras y verdades. En todo caso, creemos que fue un evento complejo, en el que para nosotros unas fueron de cal y otras de arena.

Antes de seguir adelante, recordemos un par de cosas que dijimos en nuestro Análisis de ayer: “En realidad, nos importa menos el resultado inmediato de esta reunión que el meollo real que reposa en el fondo del asunto”, y además: “La OEA es, en este momento, un medio de la derecha latinoamericana, no para decidir directamente la suerte de los países, carece de la fuerza para eso, sino para montar ollas político-mediáticas que contribuyan a ir construyendo los escenarios de intervención”. Esto es tal cual lo que ocurrió ayer. Por eso es que se le da un tratamiento mediático de acuerdo al interés de las tendencias, para favorecer o desfavorecer esa fabricación de matrices.

Viéndolo bien, 20 es un número redondo, por lo que tiene una sonoridad especial. Fue esa la cantidad de países que desestimaron la posición inicial que defendieron Venezuela, Nicaragua y Bolivia, y que se expresa en las siguientes palabras del representante venezolano Simón Moncada: “Nosotros pensamos que este Consejo no debe ocurrir y nos oponemos a su iniciación” y dejó constancia de la “flagrante violación de los principios de la organización, todo lo que ocurra lo protestamos, se hace contra nuestra voluntad, y lo combatiremos donde sea necesario”. Bien, esa la perdimos, porque la sesión se inició y se dio, no pudimos evitarlo. Punto para el enemigo.

Por otro lado, ni se aplicó la “Carta Democrática” ni se sancionó para nada a Venezuela, ni se llegó a ningún acuerdo efectivo: punto para la Patria.

Ahora bien ¿a qué engañarnos? Es claro que la derecha no alcanzó sus objetivos máximos en esta sesión, pero si tuvo algunos logros innegables para sus planes intervencionistas. Ha consolidado un grupo fuerte en la organización constituido por los 20 países que aprobaron una resolución conjunta que ni siquiera llegó a votarse porque se debía aprobar con el voto de las dos terceras partes, 18 países, y estaba aprobado de hecho al reunir el respaldo de 20. El carácter injerencista de esa declaración es evidente, pues señala, entre otras cosas, que la OEA habrá de “seguir examinando opciones, con la participación de todas las partes en Venezuela, para apoyar el funcionamiento de la democracia y el respeto al Estado de Derecho dentro del marco constitucional venezolano” y también: “Coincidimos en la necesidad de que encontremos propuestas concretas para definir un curso de acción que coadyuve a identificar soluciones diplomáticas, en el menor plazo posible, en el marco institucional de nuestra organización y a través de consultas incluyentes con todos los Estados miembros”. Nos han puesto en observación, pues, estamos siendo juzgados por el conjunto de la derecha continental, que pretende aplicarnos “un curso de acción” y se ha cuestionado el funcionamiento de la “democracia” y el “respeto al Estado de Derecho” en nuestro país.

Todo está claro para el que lea entre líneas. Además, se habló de una resolución “más concreta” que sí se votará en fecha próxima.

Por otra parte, el texto de los 20 no incluye las demandas de fijar un calendario electoral, liberar “presos políticos” y “respetar” las decisiones de la Asamblea Nacional de Venezuela, lo cual es bueno para nosotros. Es un texto genérico que no tiene efectos específicos inmediatos, por lo que tampoco fue que la derecha se las llevó todas consigo.

Esta pelea va a continuar y tendremos que seguir resistiendo los embates incrementados por las recientes victorias de la derecha en el continente. De cierto aumenta la importancia de lo que ocurra en próximo domingo en Ecuador.

El presidente Maduro se preguntó ayer “¿Para qué sirve la OEA? ¿para agredir a los gobiernos independientes, progresistas? ¿Tiene sentido la existencia de la OEA? ¿tiene sentido la permanencia en la OEA?”. Estas palabras parecieran contradecir la definición de lo ocurrido en la OEA como una “gran victoria”. Pero ya quedó dicho: en política se actúa según la conveniencia, así que todo es parte del difícil juego que está en desarrollo.

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

EL BLOG DE CARLOS

Por un mundo mejor, posible y necesario

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: