Prepararnos para la guerra

L'immagine può contenere: 1 persona, folla, albero e spazio all'apertopor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 10 de marzo de 2017

Prepararnos para la guerra

En octubre del año pasado, la oposición venezolana inició un proceso que apuntaba a la acumulación de fuerzas en la calle en su intención de dar al traste con el Gobierno de Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana. Entonces, como hoy, su objetivo principal era presionar la convocatoria a unas elecciones -el revocatorio- en condiciones absolutamente negativas para el chavismo. Aquel intento terminó en fracaso y provocó un reflujo de masas opositoras que se ha prolongado hasta hoy, cuando de nuevo la derecha trata de mostrar músculo de calle y acumular fuerzas. Una vez más, su objetivo es presionar, principalmente, por el anuncio de un cronograma electoral, cuando aun el chavismo no ha recuperado la fortaleza popular que tuvo en otras épocas. La opción de la intervención foránea directa la manejan, por supuesto, pero es claro que para ellos sería mejor si el chavismo deja el poder por medio de elecciones, como le ocurrió al peronismo en Argentina y casi le pasa a la Revolución Ciudadana en Ecuador.

Ayer el presidente Maduro dijo estar ansioso por que se realicen elecciones. No menos ansiosa por lo mismo parece la oposición, hasta el punto de que las declaraciones del Presidente sobre tal ansiedad encabezaron las primeras planas de muchos e importantes diarios del país el día de hoy, casi todos de oposición. Es el caso de El Universal, 2001, Versión Final (Zulia), El Clarín (La Victoria), El Aragüeño (Maracay), Visión Apureña (San Fernando de Apure), Notitarde (Valencia), La Calle (Valencia), La Voz (Guarenas), Ultima Hora (Acarigua), La Nación (San Cristóbal). El Nacional, entre tanto, destacó como titular principal en su primera plana declaraciones del secretario general de la OEA: “Almagro: ‘son las elecciones las que legitiman un gobierno’”. Vemos, pues, como la institucionalidad burguesa y las elecciones que la misma consagra, y que son las que santifica la Constitución de 1999, son el tema principal de la derecha en medio de la violencia y la campaña internacional que presenciamos (resérvese esto el lector, pues abordaremos el tema constitucional después de Semana Santa). Lo electoral no es el único objetivo que los mueve, por supuesto. Si no logran que se convoque elecciones, tienen las cartas del golpe de Estado, o el estado de conmoción nacional, o cualquier cosa que justifique la intervención foránea. Pero solo si no hay cronograma electoral.

Por lo pronto, la derecha anuncia nuevas acciones e insiste en generar situaciones de calle, en su intención de no dejar pasar el “moméntum” internacional que la favorece, al menos desde el punto de vista mediático. Se ha fijado un clímax para esta etapa: el 19 de abril, mientras se moviliza de nuevo hoy y habla de recolección de firmas contra el TSJ durante la Semana Santa.

Por supuesto, nuestro principal enemigo es el imperialismo y sus lacayos, y el máximo peligro para nuestro pueblo es la intervención imperial directa en cualquier modalidad, que cada vez se asoma como muy probable. Las recientes acciones contra Siria son un alerta y así lo expone Rafael Ramírez, nuestro representante en el Consejo de Seguridad de la ONU, en artículo publicado en Aporrea.org: “Al momento de escribir estas líneas, los Estados Unidos, de manera ilegal y unilateral, bombardean una base aérea en Siria; al mismo tiempo los medios de comunicación insisten en su campaña contra el país, mostrando imágenes de la violencia opositora en las calles de Caracas y a los más connotados líderes de la misma clamando por la intervención extranjera en el país”.

La administración de Trump ha comenzado a mostrar abiertamente las garras y perfila amenazante una política belicista y la intención de pasarles por encima a todos los acuerdos y organizaciones internacionales. El Pentágono reveló ayer que ha movilizado al portaaviones USS Carl Vinson y a su grupo de ataque a aguas cercanas a Corea del Norte, mientras que hoy el nuevo asesor de Seguridad Nacional de Trump, H.R. McMaster, alertó sobre posibles acciones en ese delicado conflicto: “El Presidente ha pedido preparar un amplio abanico de opciones para eliminar la amenaza al pueblo estadounidense y aliados en la región”. Así que hoy, más que nunca, tenemos que poner nuestras barbas en remojo.

La derecha criolla sigue mostrando, con total desvergüenza, su intención de promover la intervención foránea en Venezuela. El alcalde fascista David Smolansky, entre otros de su misma ralea, ha denunciado el supuesto uso de armas químicas contra manifestantes opositores, estableciendo un evidente parangón con las infamias que se levanta actualmente contra Siria. Las falsedades de Smolansky quedan en claro con declaraciones de expertos químicos de la UCV y de la Universidad Simón Bolívar, como Christian Fuentes, Werther Blanco, Ángel Santorelli y Mónica Kräuter, quienes concuerdan en desestimar la denuncia de marras y expresar que las bombas lacrimógenas usadas por la policía en Venezuela solo podrían tener colorantes con fines legítimos y distintos al uso de sustancias tóxicas.

Entretanto, la canalla mediática internacional también apunta a diseñar un escenario del tipo sirio cuando pretende presentar a los violentos como héroes que provienen del pueblo común y solo “resisten” a la represión. En una reseña de la agencia derechista AFP, que citaremos largamente porque de verdad vale la pena, se asienta que “Francis Rodríguez llega con bolsas de tela llenas de piedras para que los muchachos las lancen a la policía en la línea de choque de una manifestación en Caracas… El paso veloz con el que va y viene esconde bien sus 59 años. ‘Es que yo soy guerrera’, se justifica… Forma parte de la llamada ‘Resistencia’, un improvisado ejército que representa al ala más radical de las protestas opositoras.

Muchos ni siquiera se conocen entre sí, no hay rangos entre ellos, ni uniformes. Solo tienen en común su posición radical contra el gobierno de Nicolás Maduro… ‘¡Resistencia!’, gritan cada vez que salen a la carga… Rodríguez recoge la carga en el medio de la extensa Avenida Libertador. ‘Llénenla bien’, dice a unos chicos que se encargan de estrellar peñascos contra el suelo para convertirlos en rocas menores.

Esa operación la dirige María Elena González, una mujer de 52 años que lleva una bandera venezolana amarrada al cuello como una capa y al saludar lo primero que hace es encomendarte a San Miguel Arcángel. ‘Si ellos nos agreden, tenemos que defendernos’, asegura mientras apunta con el dedo los trozos de calzada o brocales sueltos, que sirven de materia prima para la munición.

Y bajo el subtítulo “Escena bélica”, continúa el puñetero “reportaje”: ‘Gracias señora’, le dijo uno de los muchachos a Rodríguez al recibir la carga. ‘Ya vengo con más’, respondió ella. El combate encaja perfectamente en el guión de cualquier escena bélica: los diálogos. ‘¡Malditos!’, gritaba uno; los llamados a los paramédicos para atender un herido, principalmente por asfixia; el ruido de las detonaciones; el helicóptero que sobrevuela el área; y el ‘soldado’ rebelde que no se mueve de la primera fila firme con una bandera venezolana… En un momento se asoma la ‘Ballena’, un camión antimotines que lanza chorros de agua. ‘No corran, solo es agua, tranquilos’, grita un muchacho en la línea de combate, con actitud de líder. ‘No sigan lanzando piedras, están esperando que nos cansemos. Calma’, advierte poco después.

Los chorros comienzan acompañados con centenares de bombas y no hay orden que los detenga. En el camino se ven además de las rocas, botellas y hasta un lavamanos y un inodoro de cerámica hechos añicos. ‘Uno no ha terminado de llegar y ya te reprimen con bombas, sin dialogar. Y los policías lanzan las piedras de vuelta’, aseguró un joven estudiante que pide reserva por temor a entrar en una lista de buscados que la policía divulgó por Twitter. En la arremetida de la ‘Ballena’, Amparo Rodríguez va con el paso que le dan sus 67 años. También está armada con una piedra ‘por si acaso’. ‘Ay, volvimos a perder terreno’, lamenta, mientras muchos jóvenes la asisten en la retirada.

‘Yo estoy en la lucha desde que tengo siete años y cayó Marcos Pérez Jiménez’, dictador de Venezuela entre 1952 y 1958. ‘Y seguiré luchando’, promete”.

Así, con este tipo de farsa épica, se construye la imagen de los “ejércitos” de pacotilla, que eventualmente serán sustituidos por paramilitares y mercenarios, como en Siria. Por eso es que tenemos que prepararnos para la guerra.

 

No basta rezar

L'immagine può contenere: 10 persone, spazio all'apertopor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 07 de marzo de 2017

No basta rezar

No hubo sorpresas ayer. Quedó claro una vez más que la derecha apuesta a “acciones violentas que generen un estado de conmoción, propicien un intento de golpe de Estado de derecha y conduzcan a una intervención foránea en Venezuela en cualquier modalidad”, como dijimos en nuestro Análisis de ayer. Sin embargo, a juzgar por el carácter de lo ocurrido ayer, es evidente que la derecha planifica una escalada, un incremento de la violencia y el colapso de calles que sean más graves cada vez. Para ellos no es fácil, porque al igual que lo planteamos tamibén ayer, “la derecha parece seguir necesitando un nuevo 11 de abril, una manifestación de masas incontestablemente multitudinaria, decidida y con alguna permanencia que termine de justificar un alzamiento de sectores militares y, de ser necesario, la intervención”. Por ello están convocado otra vez para mañana sábado, en este caso hablan de una manifestación “nacional”, por lo cual es dado pensar que concentrarán aun más sus fuerzas, con refuerzos que acaso estarán llegando ya a Caracas, con la intención de armar un zafarrancho de marca mayor. No están muertos ni de parranda, están vivos y amenazantes, no podemos confiarnos.

Es verdad que aunque ayer reunieron más gente que el martes, su movilización de masas sigue siendo precaria y eso les representa un problema. Por el momento, la intención de representar una Venezuela convulsionada para vender esa imagen en el exterior, seguramente les estará dando algún rédito, con una “ayudaíta” de sus amigos.

Por otro lado, el guión de violencia tiene también otras intenciones. Sigamos citando el Análisis de ayer: “esta gente quiere muertos, alguna bandera ensangrentada para llevarla como trofeo a sus amos, y que acaso ayude a cumplir su esperanza de que los escuálidos salgan al fin de sus casas, se den a la calle y les sirvan la mesa para su menú conspirador”.

Ciertamente, como dijo el presidente Maduro anoche, “Venezuela está en paz. Toda Venezuela produciendo, trabajando, y pequeños focos violentos, bueno, con la autoridad de la Constitución fueron hoy neutralizados y no lograron su objetivo que era llenar de violencia toda Caracas. Caracas a esta hora está en absoluta paz”. Pero pareciera que la derecha no tiene más remedio que insistir, no puede dejar el plan a medio camino, inclusive porque se infiere de las grabaciones presentadas por Diosdado Cabello, que sus amos les están pidiendo resultados, si quieren contar con su ayuda in situ.

En ese trance, la derecha lanza amenazas que no debemos subestimar. El fascista vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, después del alboroto callejero de ayer, convocó a “estar muy pendientes de los anuncios y acontecimientos que vendrán en los próximos días” y afirmó que “Este 8 de abril el doble de personas saldrán nuevamente a las calles a protestar por la restitución del hilo constitucional”. Una pregunta nos hacemos: ¿qué pensará el pueblo venezolano de este espectáculo grotesco de violencia que ofrece una oposición completamente desprestigiada? Todos los estudios demuestran que la inmensa mayoría de los venezolanos quiere diálogo y paz ¿Una vez que terminemos de derrotar el plan golpista, y esperando que así sea, cómo quedará la ya maltrecha imagen de ese sector? En ese sentido, es acertada la aproximación que ha hecho el presidente Maduro en su cadena nacional de ayer: “Mientras nosotros estamos trabajando hay una minoría ambiciosa, llena de odio que ha buscado violentar el país. Se ha actuado hoy apegado a la ley… El vicepresidente Tareck El Aissami, como jefe del Comando Antigolpe, ha estado al frente para dirigir todas las operaciones y Venezuela está en paz”.

Otra cosa es la necesidad de una acción ejemplarizante de los cuerpos de seguridad del Estado. Vimos suficientes imágenes de video que muestran a muchos guarimberos a rostros descubiertos. Deben ser localizados en sus guaridas y apresados, como ya se está haciendo: anoche el Presidente anunció que ya estaban detenidos 30 facinerosos. En momentos como este, no puede haber indulgencia. Que les caiga, como se dice, todo el peso de la Ley y que se sepa, para disuadir o escarmentar a otros.

Se produjeron igualmente ayer dos hechos que tienen alto valor simbólico. Por un lado, en el partido de fútbol de la Copa Sudamericana entre Estudiantes de Caracas y Sol de América de Paraguay, el canal Fox Sports 3 emitió una etiqueta (#PrayForVENEZUELA) en la que se solidariza a favor de la oposición en su intento por desestabilizar a la Revolución Bolivariana. Por el otro, la Canciller Delcy Rodríguez declaró que “Quiero compartir con ustedes una propuesta que ha salido para que todos los hombres, mujeres de bien, unamos nuestras espiritualidades en todos los países de América Latina y del Caribe para que oremos por la paz en Venezuela, cuando las fuerzas del mal imperialistas amenazan la estabilidad y la paz de nuestro país, que se unan los buenos corazones en una sola oración por la paz, pronto anunciaremos el día para que salgamos todos en Oración”.

Bien, cada quien reza por lo suyo. Por supuesto, y como cantaba Alí Primera, en nuestro caso no basta rezar. Como afirmamos en nuestro citado Análisis de ayer, “Venezuela tiene otra poderosa arma para enfrentar el “Plan Almagro”: la movilización masiva y combativa del chavismo”. Mañana, ¡Pa’ la calle otra vez!

El “Plan Almagro”

L'immagine può contenere: una o più persone, folla e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 06 de Marzo de 2017

El “Plan Almagro” sigue en desarrollo, con la instrumentación en Venezuela de lo que el diputado socialista Diosdado Cabello ha presentado como la operación “Escudo Zamorano”, con acciones violentas que generen un estado de conmoción, propicien un intento de golpe de Estado de derecha y conduzcan a una intervención foránea en Venezuela en cualquier modalidad.

Para adelantar esta operación criminal, la derecha necesita que su base social esté en la calle, cosa que no sucedió el pasado martes, cuando solo hubo en Caracas focos de militantes con muy escaso apoyo de masas. Pero la bulla y la foto hacia afuere las lograron, lo que les permite seguir creando el escenario para la intervención. Eso seguirá pasando, pues les resulta muy fácil, con el apoyo político-mediático que tienen en el exterior, convertir cualquier escaramuza menor, como las que provocaron el martes, en una protesta popular contra la “dictadura”, además “reprimida salvajemente”.

Hoy de nuevo la derecha convoca a las calles. Dentro del plan, hay además algunos importantes aderezos. Todos los factores del fascismo están activados. La jerarquía católica se ha dejado de vainas y ha convocado a la “desobediencia civil”.

Fedecámaras también se ha pronunciado, en la voz de su presidente, Francisco Martínez: “Consideramos que el derecho a la protesta es algo legítimo que está establecido en la Constitución”. Eso es verdad, pero Martínez confunde (es un decir) protesta con terrorismo, con violencia planificada y golpista. También aparecen los “artistas” (faranduleros, en realidad), como Daniel Sarcos, Catherine Fullop y el desclasado “Coquito”, que tienen vinculaciones con los capos extranjeros del espectáculo; y también deportistas como Miguel Cabrera, un beisbolista multimillonario que vive casi todo el tiempo en Estados Unidos, aunque suele venir de vez en cuando a Venezuela a vacacionar, y a hacerle trabajitos a su colega ricachón Lorenzo Mendoza y a la corporación monopolista Empresas Polar.

Otro ingrediente en la olla de la “protesta popular” son los tradicionales focos, muy violentos, que adelantan grupos terroristas expresamente preparados para ello y que se cobijan bajo el manto del “movimiento estudiantil”, como los que actúan en Mérida, Táchira y Carabobo. Estos comandos son los encargados de darle a la “protesta” carácter “nacional”. Cuando los factores de apoyo internacional editan toda la película, es fácil vender en el mundo la imagen de un país conmocionado, en gran agitación y de un pueblo víctima de la represión desmedida de un gobierno autoritario.

A pesar de todo, la derecha parece seguir necesitando un nuevo 11 de abril, una manifestación de masas incontestablemente multitudinaria, decidida y con alguna permanencia que termine de justificar un alzamiento de sectores militares y, de ser necesario, la intervención. Esta es la parte más difícil del plan golpista, pues se sabe que esta oposición inepta carece de apoyo popular ¿o acaso les bastará con eventos focalizados y dimensionados? ¿Correrá el riesgo el imperialismo, sin alcanzar todas las condiciones para ello, de meterse en el problemón que sería la Venezuela de Bolívar combatiendo una vez más por su libertad, armada con la férrea unión cívico-militar que muestra el chavismo militante, esa poderosa vanguardia popular?

Por el momento, a nuestro Gobierno le toca controlar los focos violentos que está montando la derecha, valiéndose del uso controlado de la fuerza del Estado, apelando a todas las herramientas internacionalmente permitidas para la represión de manifestaciones callejeras. El martes pasado lo hizo muy bien. Pero esta gente quiere muertos, alguna bandera ensangrentada para llevarla como trofeo a sus amos, y que acaso ayude a cumplir su esperanza de que los escuálidos salgan al fin de sus casas, se den a la calle y les sirvan la mesa para su menú conspirador. Esperemos que hoy también logremos preservar la paz, así sea relativamente, porque los canallas vienen por candela.

El Gobierno Bolivariano, con Maduro al frente, tiene bastante claro lo que ocurre, y eso se dejó ver en la intervención de la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en la patética sesión del Consejo Permanente de la OEA el día de ayer:

“Habíamos develado el plan intervencionista contra Venezuela, ya decidido por el país hegemón de esta organización y de esta región, que ha activado sus brazos ejecutores, siendo el Secretario General una de sus principales fichas… En Venezuela, la oposición envalentonada por la supuesta aplicación de la Carta Democrática erróneamente salió a las calles con violencia, para poner en peligro la vida de millones de venezolanos…

Yo exijo aquí que cese la pretensión de intervenir a Venezuela, las acciones para promover el golpe de Estado en Venezuela y las acciones de promover la confrontación entre hermanos venezolanos”. Estas aseveraciones fueron reforzadas después por la Canciller a través de Twitter: “Para @Almagro_OEA2015 la violencia opositora nutre sus perversos planes intervencionistas en Venezuela. El los alienta a la desestabilización”. Y también, acompañado de un vídeo donde se muestran los actos violentos ejecutados por dirigentes de la derecha el martes 4 de abril durante una movilización: “@Almagro_OEA2015 ¡esta es la manifestación pacífica que defiendes! ¡Basta de mentir! La historia te juzgará”.

Bien, Venezuela tiene otra poderosa arma para enfrentar el “Plan Almagro”: la movilización masiva y combativa del chavismo. Hoy los patriotas revolucionarios cogerán calle otra vez.

 

¿La tormenta perfecta?

L'immagine può contenere: una o più persone e spazio all'apertopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 05 de Marzo de 2017

¿La tormenta perfecta?

En la película estadounidense “La tormenta perfecta” (The perfect storm, Wolfgang Petersen, 2000), dos monstruosas tormentas confluyen en las cercanías de la isla Sable, en el Atlántico, donde navega el barco pesquero Andrea Gail. La fusión de ambas desencadena una gigantesca súper tormenta que termina acabando con el barco y su tripulación ¿Acaso la derecha está previendo un escenario similar para dar al traste con la Revolución Bolivariana? ¿Las tormentas exterior e interior lograrán fusionarse y conseguir ese indeseado resultado?

La tormenta exterior no puede sino calificarse de monstruosa, precisamente.

Nunca antes, desde que Chávez asumió como Presidente en 1999, los vientos huracanados habían tenido esta fuerza. La gran alianza política-económica-mediática de la derecha mundial, bajo el comando del imperialismo, descarga toda su artillería contra un país que solo ha cometido el pecado de la dignidad, de la defensa de su soberanía y de la ardua lucha por hacer justicia en la sociedad.

En América, las fuerzas de la reacción han recuperado terreno desde el punto de vista del control de los Estados. Esto ha hecho posible que la OEA haga honor cada vez con menos recato a sus orígenes, en tanto herramienta del Imperio para sojuzgarnos.

Los mansos perros echados en la alfombra del Tío Sam, que ahora son más que hace un lustro, se muestran dispuestos a seguir sus órdenes. Son perros de presa que arrastran a otros hacia su jauría, dispuestos a atacar a todo aquel que ose oponerse a los designios del amo, al neoliberalismo, a la maldición de la “democracia” liberal, representativa, burguesa, y a sus usos y condiciones.

El deslinde avanza y ceden las hipocresías de reformistas timoratos como Michelle Bachelet y Tabaré Vásquez. Hora de definiciones, sin duda. Pequeños países se ven presionados, chantajeados, y el lenguaje y los principios que sustentan las gastadas estructuras de la “democracia” se imponen. Hoy, a diferencia de hace una década, los gobiernos dignos del continente son menos, aunque aún conservan alguna fuerza que ya no es decisiva sino tan solo paliativa, hasta donde se puede.

Ahora bien, la “tormenta perfecta” no tiene en este caso todas las condiciones para conformarse, pues a lo interno de nuestro país la situación climática apenas si llega a ser un relativo mar de fondo, un oleaje alterado, una borrasca con vientos de fuerza moderada. Es el pueblo de Venezuela, el pueblo de Chávez, lo que impide que se haga realidad la tan por ellos deseada tormenta perfecta.

El pueblo chavista militante y también el pueblo chavista cultural, esa parte del pueblo que se ha distanciado de nosotros tanto por las dificultades generadas sobre todo por la agresión económica, como por los errores y falencias de una Revolución urgida de reinventarse. Ese pueblo que se mantiene imbuido en el pensamiento inclusivo que plantó Chávez y en su prédica amorosa de paz. Un pueblo que no acompaña a los mediocres y traidores que quieren dar vuelta al tiempo para volver a sus andadas, a quienes pretenden sembrar violencia para cosechar poder, a quienes se arrastran a los pies de los supuestos dueños del circo que acechan desde el Norte.

Ayer vimos un nuevo episodio de esta película. Sin calor de masas, la derecha quiso dar paso a sus mermadas huestes callejeras para generar violencia. El Gobierno revolucionario, picado de culebra como está, no les permitió moverse a estas serpientes como lo aspiraban. Desde el día anterior se había preparado el dispositivo para preservar la paz. Caracas amaneció con la mitad del Metro inactivo y con las fuerzas de seguridad desplegadas. Con represión moderada y dentro de los cánones internacionales permitidos, los escuálidos fueron confinados a espacios controlables, lo cual se facilita ampliamente por la falta de apoyo popular que sufren los extremistas de la derecha.

Los contrarrevolucionarios estaban arrechos porque no se les dejó hacer. Su odio se acrecienta cada vez que se les demuestra que nuestro Gobierno no se va a dejar tumbar. En verdad, están muy lejos del estado de conmoción que necesitan para terminar de construir la tormenta perfecta. Son fuertes afuera, pero muy débiles adentro.

Pero no van a cejar, así que no se puede bajar la guardia. Ya el vicepresidente fascista de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, ha anunciado un nuevo intento, al informar que se está convocando, después de que hoy activen en la AN lo que conciben como el proceso de remoción de los Magistrados del TSJ, “Al pueblo en la calle, en toda Venezuela a respaldar este jueves, el proceso de remoción de Magistrados y a activar el proceso de destitución ciudadana a través del pueblo… Estaremos en laautopista, a la altura de Altamira, convocando al pueblo, y digan presente para activar el proceso para destituir a esos Magistrados que dieron un Golpe de Estado, esta es una convocatoria que debe hacerse a lo largo y ancho del país”. En su pretendida acumulación de fuerzas en la calle se les atraviesa la Semana Santa, pero después seguirán tratando, no les queda otra.

El Imperio y sus sirvientes saben muy bien que si Venezuela está en paz, se les va a hacer muy difícil algún tipo de intervención directa a gran escala, por eso continúan con su campaña internacional, uno de cuyos objetivos es estimular a la base social de la derecha a coger calle y armar zafarrancho. Pero es que ni siquiera quienes votaron por  ellos en las elecciones de 2015 están dispuestos a hacer el menor sacrificio en defensa de esa caterva de bates quebrados.

Sin embargo, la lucha sigue y seguirá. La importancia de Venezuela en este momento queda expresada en las admoniciones del vocero derechista Oscar Arias: “La situación de Venezuela debe ser una advertencia para los países de la región. Las democracias no pueden defenderse en retrospectiva. Es en el momento mismo de la amenaza en donde hay que alzar la voz y denunciar, no importa cuán populares o impopulares sean los líderes en el poder. Luego, puede ser demasiado tarde. El caso de Venezuela es, por supuesto, el más urgente y el más desgarrador”.

¡Unidad sí, unanimidad no!

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 03 de Marzo de 2017

¡Unidad sí, unanimidad no!

¿Qué fue lo que pasó en el caso TSJ-Fiscalía? ¿Acaso el Gobierno actuó urgido por las presiones internacionales? ¿Quiso bajarle calor a la olla de presión nacional? ¿Fue una jugada maestra en el ajedrez político? ¿Una demostración de dinamismo institucional?

¿Un real impasse institucional que se resolvió con el arbitraje presidencial?

Francamente, no tenemos la respuesta. Lo cierto es que cuando alguien nos dio la noticia sobre las declaraciones de la Fiscal, que estaban en pleno desarrollo mientras nosotros nos ocupábamos de otra cosa, nuestra primera reacción fue positiva y afirmamos que no se puede pensar que los conflictos y contradicciones son necesariamente malos en una revolución. Muy por el contrario, esta suele alimentarse de ellos, le dispara el espíritu creativo, a menudo se transforman en instrumento de avances, en motor de cambios, en detonante de nuevos desarrollos. Una revolución cómoda, tranquila, sin sobresaltos no es tal.

Conocemos a Luisa Ortega Díaz desde hace muchos años, desde aquella agitada década de los 70 del siglo pasado, cuando ambos militábamos en los abrevaderos del PRV-Ruptura. Es una veterana de las luchas sociales y políticas de izquierda. Como se dice, no nació ayer a estas lides. Por eso nos preocupó un poco la reacción intolerante de algunos chavistas, que rápidamente la convirtieron en traidora y en agente de la CIA ¿También lo es Eva Golinger, que le mostró apoyo de inmediato?

Nosotros no estuvimos de acuerdo con el enfoque que le dio al asunto la Fiscal, por razones que ya hemos asomado en anteriores Análisis: no creemos en las formalidades de la “democracia” tal como se le conoce, disentimos con buena parte del espíritu aun demasiado representativo de la Constitución Bolivariana y de la estructura del Estado que ella consagra, y por su reforma o sustitución nos pronunciaremos más temprano que tarde con detalles. Sabemos que es una Constitución de avanzada, renovadora en muchos sentidos, pero también pensamos que hoy es más bien una rémora de cara a los desafíos que nos plantea el futuro, si queremos que la Revolución se profundice, avance y alcance sus objetivos estratégicos.

Para nosotros priva la política sobre el Derecho (es claro que en este último tema, Ortega nos lleva una morena) ¡Pero vaya si tiene pleno derecho a expresar su opinión esta luchadora con experiencia, trayectoria y calidad intelectual! De hecho, de cara a los resultados, el Gobierno le ha dado la razón. Nosotros no, ya lo hemos dicho, aunque podríamos estar equivocados, claro que sí.

Por otro lado, el resultado quizá sea bueno para Venezuela en este momento. En la reunión del Consejo Permanente de la OEA de hoy, la derecha ha perdido algunos argumentos que le venían al pelo: los relativos la inmunidad parlamentaria, a las atribuciones de la Asamblea Nacional y a la “separación de poderes”. Por supuesto, ya tendrán otros. Sus reacciones a los recientes acontecimientos que cambian las decisiones del TSJ, así lo indican. El insufrible de Almagro ya tuiteó diciendo que “de una ruptura institucional no se sale con aun más alteración del orden constitucional” (¿!!?) y Mercosur activó el inicio de su “cláusula democrática”, a pesar de lo ocurrido después de las declaraciones de la Fiscal.

A lo interno se maneja también los argumentos que pretenden seguir estableciendo la matriz de que hubo un golpe de Estado en Venezuela. El presidente derechista de la AN, Julio Borges, afirmó que “El Tribunal Supremo de Justicia pretende maquillar un muerto (…) Que no crea que tachando una palabra en esa sentencia corrigen el muerto, la sentencia es la culminación de un golpe de Estado que han venido dándonos desde hace años” y tuvo la desfachatez de aseverar que “En Venezuela no hubo un problema entre la Fiscalía General de la República y el Tribunal Supremo de Justicia, sino un Golpe de Estado; y ahora Nicolás Maduro no puede pretender normalizar al país, por eso no asistí a la reunión de Miraflores. Maduro es responsable del quebrantamiento del orden Constitucional y no puede pretender ser mediador”. En esa oposición a que Maduro pretenda normalizar el país, se le ve clarita la mala intención a este sujeto que estuvo comprometido hasta la médula con el golpe de Estado de 2002 y que no pagó por ello.

Otra arista del asunto se refiere a un axioma que hemos planteado: la unidad es posible y además necesaria, la unanimidad es imposible y además inconveniente.

Cualquier sensación de unanimidad es un engaño. Las diferencias existen y deben ser parte asumida del movimiento revolucionario, porque si se expresan con franqueza y lealtad, pasan a ser un aporte vital, se esté o no en acierto. Lo son porque promueven el debate y aminoran los peligros del inmovilismo y el conformismo, dos lacras letales para la Revolución. En el chavismo de base, el chavismo de calle, las críticas abundan y no por ello deja de apoyar a Maduro y a la Revolución. Chávez era muy crítico de su Gobierno y Maduro también lo es del suyo. Nosotros somos críticos de oficio, aleluya.

La postrera instrucción de Chávez fue que estuviéramos unidos, no que fuésemos unánimes. El siempre fue un animador del debate. Así que no podemos inquietarnos cada vez que alguien disiente, ni lapidarlo sin más ni más. Las diferencias se discuten, como acaba de promoverlo el Presidente, no se eliminan por decreto.

Precisamente, tenemos que estar unidos, a pesar de las diferencias, sobre todo ante los intereses fundamentales, como la defensa de la Patria.

Hay otra cosa: pareciera que el único contenido del comunicado del Consejo de Defensa Nacional hubiese sido el exhorto al TSJ, cuando en realidad hubo otros ítems destacados. Ratificó que el TSJ “es la instancia competente para el control de la Constitucionalidad de los actos emanados de cualquier órgano del Poder Público Nacional que coliden con la Carta Magna”; reiteró la importancia de la colaboración entre los poderes públicos; insistió en la disposición al diálogo e invitó a la oposición a incorporarse al diálogo nacional; y, muy relevante, repudió “categóricamente cualquier intervención que atente contra la independencia, la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación. Los asuntos de los venezolanos deben ser resueltos exclusivamente por nosotros, sin injerencia ni intervención alguna, y en respeto estricto a la jurisdicción interna del Estado venezolano”. Esa es una muestra de la unidad posible y necesaria, en medio de las diferencias.

Por último, Nicolás Maduro volvió a demostrar que es un tanque de guerra de esta Revolución, un líder sagaz y activo que se crece en las dificultades ¡Bravo por él!

Pero los acontecimientos se precipitan. Ayer fue el balotaje en Ecuador y la Revolución Continental se apuntó una importante victoria con el triunfo de Lenin Moreno. El Consejo Permanente de la OEA se reúne de nuevo hoy. Por otra parte, la oposición venezolana ha comenzado a plantear una nueva estrategia para intentar volver masivamente a las calles después de un largo período de reflujo. Afortunadamente, tenemos bastante tela para cortar.

 

El TSJ y la AN en tiempos de Revolución

por Nestor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 31 de Marzo de 2017

El TSJ y la AN en tiempos de Revolución

Las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia venezolano que limitan la inmunidad parlamentaria y asignan al TSJ las atribuciones de la Asamblea Nacional, tomadas en razón del desacato continuado del poder legislativo y de sus reiteradas violaciones de la Constitución Nacional, han causado un gran revuelo al nivel nacional e internacional

¿Qué revela todo ello?

El Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro se les ha plantado de frente a los gobiernos y voceros de la derecha mundial, encabezados por Estados Unidos. No se ha amilanado, no ha reculado, no ha mostrado temor ni debilidad. Ha seguido enfrentando con decisión y firmeza a los enemigos internos del pueblo y de la Patria, que persisten en lanzar provocaciones, en desconocer al poder revolucionario y en promover la intervención foránea en el país. Es lo que hubiera hecho Chávez, quien jamás dio cuartel a esos enemigos. Es una política chavista digna y correcta dirigida por su legatario, el presidente Nicolás Maduro. Así es que se gobierna.

Venezuela se convierte una vez más en la gran vanguardia combativa de esta segunda guerra de independencia continental, en momentos en que la derecha envalentonada por victorias circunstanciales cree que en la Patria Grande su mandado está hecho. Aquí resistimos, levantando la llama que igualmente mantienen encendida los otros pueblos de América, como los de Argentina y Brasil, que ya se sublevan contra las bandas de Macri y de Temer, y anuncian que, como predijo Allende, más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre. Ya lo dijo también el Che: está gran Humanidad ha dicho basta y su marcha de gigante no podrá ser detenida. Acompañemos al camarada Maduro y digamos al mundo, tal como lo estamos haciendo: ¡Chávez vive, la lucha sigue!

En cuanto a la situación específica que anima nuestro Análisis de hoy, lo primero es destacar que la actuación írrita, inconstitucional y subversiva de la mayoría circunstancial de la derecha en la Asamblea Nacional, desde que se instaló el 5 de enero de 2016, es el origen de la situación de desacato que ha declarado el Tribunal Supremo de Justicia para hacer respetar las leyes y los poderes de la República.

La Asamblea Nacional de mayoría derechista arrancó su gestión desde ese 5 de enero con un discurso de su presidente Henry Ramos Allup, que se constituyó en una verdadera apología del delito, el cual se planteaba como tareas la rebelión contra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el desconocimiento del resto de los poderes constituidos. Desde entonces, se han repetido insultos a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a los rector@s del Consejo Nacional Electoral, además de ofensas escatológicas contra las damas que representan estos poderes, amenazas abiertas y agavillamiento contra ellas, con total impunidad.

Hubo amenazas concretas de salir del Presidente Nicolás Maduro absolutamente fuera de los tiempos previstos por la CRBV, amén de boicot al gobierno legítimamente constituido.

Un ejemplo palpable de las violaciones señaladas es la declaración de desacato por parte del TSJ por el hecho de haber la AN pasado por encima a la medida cautelar de sentencia 260 del mes de diciembre de 2016. En esa circunstancia, la Sala Constitucional del TSJ afirmó que “En ese sentido, es del conocimiento de esta Sala que por diversos medios de comunicación social se dio a conocer el día 6 de enero de 2016, el hecho noticioso del cual se evidencia el incumplimiento del mandato constitucional cautelar ordenado en la sentencia número 260 del 30 de diciembre de 2015, referido a la juramentación de los ciudadanos Nirma Guarulla, Julio Haron Ygarza y Romel Guzamana en los cargos de diputados a la Asamblea Nacional por el estado Amazonas los dos primeros, y por la Región Sur el último de los nombrados”.

El 11 de enero de 2017, la Sala Constitucional del TSJ confirmó una vez la situación de desacato en la que ha incurrido la AN, decidiéndose por ello que la Memoria y Cuenta anual del Presidente fuese presentada ante ese órgano rector del Poder Judicial.

El TSJ consideró que durante la instalación de la AN y la elección de la nueva junta directiva el 5 de enero de 2017, el Parlamento violó su propio Reglamento Interior y de Debates, razón por la cual todas las actuaciones parlamentarias desplegadas desde ese día también son nulas, incluyendo la sesión del 9 de ese mismo mes y año, “todo ello conforme a lo examinado en las sentencias números 2 y 3, publicadas el 11 de enero de 2017, por la Sala Constitucional”, declarando que “En vista de la imposibilidad para realizar actos válidos, se configura la omisión inconstitucional de la Asamblea Nacional, por lo cual el Presidente de la República en pleno ejercicio de sus funciones, ciudadano Nicolás Maduro Moros, deberá rendir su mensaje anual ante el TSJ, en el que dará cuenta de los aspectos políticos, económicos, sociales y administrativos de su gestión durante el año inmediatamente anterior”. En este contexto, el órgano judicial ordenó a los diputados que se encontraban en omisión parlamentaria inconstitucional y en desacato a varias sentencias del Poder Judicial a que desistieran inmediatamente de tales actuaciones y ejercieran sus atribuciones conforme a la Carta Magna y al resto del orden jurídico, no obstante la responsabilidad que puedan generar las mismas: “La Sala Constitucional ordena a los diputados que conformaron la Junta Directiva durante el año 2016, que antes de instalar el segundo periodo de sesiones y elegir válidamente a la Junta Directiva para el año 2017, deben hacer cesar el desacato al Poder Judicial, para que la nueva junta sea legítima y los actos de la Asamblea Nacional sean válidos, en acatamiento, entre otras, a las sentencias Nros. 808 y 810, de fechas 2 y 21-09-2016, respectivamente; la sentencia 952 del 21 de noviembre de 2016, así como también las decisiones 1012, 1013, 1014 del 25-11-2016 y la N° 1 del 06 de enero de 2017, en las que se ha ratificado el desacato por parte de la Asamblea Nacional a las decisiones N° 260 del 30-12-2015, 1 del 11-01-2016 y 108 del 01-08-2016, emanadas de la Sala Electoral del TSJ” ¿Les parece poco?

En esa ocasión el Máximo Tribunal hizo un llamado a los diversos actores políticos de la Nación, para que utilicen la vía del diálogo como herramienta fundamental para dirimir las diferencias políticas y, en especial, para cumplir los deberes, fines y normas constitucionales, “en función de garantizar la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, y de procurar la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo; toda vez que el enfrentamiento constante en todos los asuntos que les compete perjudicaría de forma ostensible al pueblo venezolano en general, sin distinción alguna, comenzando por los sectores sociales más vulnerables”.

El 22 de marzo de 2017, el Bloque de la Patria de la Asamblea Nacional, encabezado por el jefe de la bancada, Héctor Rodríguez, introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso de nulidad luego de que los diputados derechistas aprobaran el día anterior un acuerdo en respaldo a la activación de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el país. Rodríguez indicó, ante la actitud apátrida de los dirigentes de la MUD, que en el país no hay ningún acuerdo superior a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y existe una democracia plena: “Solicitar la intervención extranjera representa ilícitos constitucionales y delito de traición a la Patria”.

Las reacciones de la derecha han sido furibundas. A lo interno, proclaman a viva voz que ha habido un golpe de Estado y convocan a protestas callejeras (ya hubo pequeños focos en la autopista Francisco Fajardo y frente al TSJ por parte de un grupito de diputados), aunque como ya es costumbre, la mayoría de los venezolanos ha asumió todo con calma, demostrando que en realidad les preocupa muy poco la suerte de esa Asamblea Nacional.

En el exterior, la derecha se agita por doquier. Ha habido declaraciones opuestas a las decisiones del TSJ de parte de los gobiernos de Estados Unidos (el jefazo), Brasil, Argentina, México, Colombia, Panamá, Guatemala. Chile y Perú anunciaron el retiro de sus embajadores (el barranco derechista de Bachelet es ya indetenible).

Se han pronunciado en el mismo tono representantes de la Unión Europea, el congreso de Costa Rica y voceros reaccionarios no oficiales como Oscar Arias y Mario Vargas Llosa.

Por supuesto, no podía faltar Luis Almagro, quien ha convocado una nueva reunión del Consejo Permanente de la OEA y ha agitado una vez más el fantasma de la Carta Democrática Interamericana.

Tiempos de cambio, tiempos de lucha, tiempos de emociones infinitas, tiempos de Revolución. No olvidemos, finalmente, que el domingo habrá una importante batalla de esta guerra en Ecuador. Veremos qué ocurre.

 

OEA: unas de cal, otras de arena

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político, Miércoles 29 de Marzo de 2017

OEA: unas de cal, otras de arena

En tiempos del primer gobierno de Rafael Caldera corrió un chiste que tiene mucho sentido en cuanto al asunto de las posiciones y los juicios en torno a los eventos políticos. Entonces dos de los diarios nacionales más importantes del momento tenían perspectivas diferentes con relación a Caldera. El Universal lo apoyaba, El Nacional lo adversaba. Según el chiste, Caldera fue a visitar al Papa y este lo invitó a un paseo por los canales de Venecia. Un soplo de viento hizo que el capelo papal volara por los aires y fuera a dar al agua. Caldera se salió de la góndola, caminó sobre el agua y lo rescató.

Al día siguiente El Universal tituló: “Caldera caminó sobre las aguas”. Y El Nacional: “Caldera no sabe nadar”. Algo parecido ha sucedido con el tema de la reunión de la OEA de ayer. Mientras el Gobierno y los medios oficiales reseñan una “gran victoria”, El Nacional titula: “Gobierno venezolano no pudo evitar que OEA debatiera crisis” y 2001: “Almagro se sale con la suya” ¿Quién tiene la razón? Ambas partes y ninguna: la política se basa en la percepción y acepta todas las interpretaciones. Pero los analistas no podemos trabajar con mirada maniquea, tenemos el deber de problematizar, de ver más allá de las apariencias. Eso es lo que solemos hacer, si no, no vale la pena el esfuerzo.

Para nosotros el asunto no es quién ganó o perdió, porque no se trataba de un juego de pelota, aunque entendemos perfectamente que a veces hay que decir a toda voz lo que conviene y nada más. De manera que no se trata de purismos o de mentiras y verdades. En todo caso, creemos que fue un evento complejo, en el que para nosotros unas fueron de cal y otras de arena.

Antes de seguir adelante, recordemos un par de cosas que dijimos en nuestro Análisis de ayer: “En realidad, nos importa menos el resultado inmediato de esta reunión que el meollo real que reposa en el fondo del asunto”, y además: “La OEA es, en este momento, un medio de la derecha latinoamericana, no para decidir directamente la suerte de los países, carece de la fuerza para eso, sino para montar ollas político-mediáticas que contribuyan a ir construyendo los escenarios de intervención”. Esto es tal cual lo que ocurrió ayer. Por eso es que se le da un tratamiento mediático de acuerdo al interés de las tendencias, para favorecer o desfavorecer esa fabricación de matrices.

Viéndolo bien, 20 es un número redondo, por lo que tiene una sonoridad especial. Fue esa la cantidad de países que desestimaron la posición inicial que defendieron Venezuela, Nicaragua y Bolivia, y que se expresa en las siguientes palabras del representante venezolano Simón Moncada: “Nosotros pensamos que este Consejo no debe ocurrir y nos oponemos a su iniciación” y dejó constancia de la “flagrante violación de los principios de la organización, todo lo que ocurra lo protestamos, se hace contra nuestra voluntad, y lo combatiremos donde sea necesario”. Bien, esa la perdimos, porque la sesión se inició y se dio, no pudimos evitarlo. Punto para el enemigo.

Por otro lado, ni se aplicó la “Carta Democrática” ni se sancionó para nada a Venezuela, ni se llegó a ningún acuerdo efectivo: punto para la Patria.

Ahora bien ¿a qué engañarnos? Es claro que la derecha no alcanzó sus objetivos máximos en esta sesión, pero si tuvo algunos logros innegables para sus planes intervencionistas. Ha consolidado un grupo fuerte en la organización constituido por los 20 países que aprobaron una resolución conjunta que ni siquiera llegó a votarse porque se debía aprobar con el voto de las dos terceras partes, 18 países, y estaba aprobado de hecho al reunir el respaldo de 20. El carácter injerencista de esa declaración es evidente, pues señala, entre otras cosas, que la OEA habrá de “seguir examinando opciones, con la participación de todas las partes en Venezuela, para apoyar el funcionamiento de la democracia y el respeto al Estado de Derecho dentro del marco constitucional venezolano” y también: “Coincidimos en la necesidad de que encontremos propuestas concretas para definir un curso de acción que coadyuve a identificar soluciones diplomáticas, en el menor plazo posible, en el marco institucional de nuestra organización y a través de consultas incluyentes con todos los Estados miembros”. Nos han puesto en observación, pues, estamos siendo juzgados por el conjunto de la derecha continental, que pretende aplicarnos “un curso de acción” y se ha cuestionado el funcionamiento de la “democracia” y el “respeto al Estado de Derecho” en nuestro país.

Todo está claro para el que lea entre líneas. Además, se habló de una resolución “más concreta” que sí se votará en fecha próxima.

Por otra parte, el texto de los 20 no incluye las demandas de fijar un calendario electoral, liberar “presos políticos” y “respetar” las decisiones de la Asamblea Nacional de Venezuela, lo cual es bueno para nosotros. Es un texto genérico que no tiene efectos específicos inmediatos, por lo que tampoco fue que la derecha se las llevó todas consigo.

Esta pelea va a continuar y tendremos que seguir resistiendo los embates incrementados por las recientes victorias de la derecha en el continente. De cierto aumenta la importancia de lo que ocurra en próximo domingo en Ecuador.

El presidente Maduro se preguntó ayer “¿Para qué sirve la OEA? ¿para agredir a los gobiernos independientes, progresistas? ¿Tiene sentido la existencia de la OEA? ¿tiene sentido la permanencia en la OEA?”. Estas palabras parecieran contradecir la definición de lo ocurrido en la OEA como una “gran victoria”. Pero ya quedó dicho: en política se actúa según la conveniencia, así que todo es parte del difícil juego que está en desarrollo.

 

Filius matris tua, Almagro

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 28 de Marzo de 2017

Filius matris tua, Almagro

Hoy se dará en Washington la reunión del Consejo Permanente de la OEA en la que se debatirá sobre la situación de Venezuela y que tendrá como ejes el informe de Luis Almagro y la intervención de Delcy Rodríguez el día de ayer. Comencemos por decir que hay poco de nuevo bajo el sol, es la misma lucha en la que llevamos tanto tiempo enfrascados. Hablamos de todos nosotros, los pueblos de América Latina y el Caribe, de esta segunda guerra de independencia que se desarrolla bajo los términos y condiciones que impone la época actual. Lucha que es continuación de las de Villa, Zapata, Sandino, Bosch, Caamaño, Fidel, el Che, Chávez y tantos otros. La misma que se ha dado en medio de intervenciones cruentas e incruentas del imperialismo norteamericano, experto en dividirnos para vencernos, aunque la tarea de arrodillarnos, de rebajarnos a la abyección de la esclavitud, no ha podido ni podrá jamás coronarla, porque nunca nos hemos acostumbrado a ninguna derrota, no nos hemos resignado a pesar de tanta agresión, de tanta persecución, de tanta sangre. En esencia, nada ha cambiado, la reunión de hoy en la OEA es parte del mismo libreto.

En realidad, nos importa menos el resultado inmediato de esta reunión que el meollo real que reposa en el fondo del asunto. Es casi seguro (seguro está el infierno, dicen los malvivientes) que el informe de Almagro no tendrá como consecuencia la suspensión de Venezuela de la OEA. Nosotros creemos que es más trascendente la actitud desafiante, digna, irreductible que ha venido demostrando el Gobierno Bolivariano de Venezuela ante el odio del imperialismo y sus “Almagros”.

Hay algo que ha dicho Diosdado Cabello que no deja de ser interesante: “Yo creo que aplicar, que ellos consigan los 24 votos que le hacen falta y digan: ‘Venezuela está suspendida’, creo que nos harían hasta un favor, en verdad la OEA es algo que debió haber desaparecido hace muchos años”.

La OEA, decimos nosotros, no ha debido ni siquiera nacer algún día, lo hizo como una herramienta de dominación imperial, como uno más de los engranajes construidos para oprimirnos y explotarnos, así como su Escuela de las Américas, su consenso de Washington, su Alianza para el Progreso, sus misiones evangélicas, su USAID, su NED, su Comando Sur y pare usted de contar. Incluyamos aquí, por supuesto, su democracia representativa y sus elecciones burguesas, que aparecen ahora como el principal pretexto que usan, con el apoyo de sus lacayos, para chantajear a Venezuela. Nos montan una mega operación de guerra no convencional, con una intensa ofensiva político-económica, y pretenden someternos al escrutinio popular bajo esas condiciones ampliamente desventajosas para nosotros. Quieren usar todos sus instrumentos para acabar con la Revolución Bolivariana y con el legado de Chávez.

Para nosotros, ahí está el meollo de todo. Por eso nos felicitamos de tener a nuestro lado a la Cuba revolucionaria, que cuando hace poco vinieron a buscarla para reingresar a la OEA, les tiró un portazo en la cara a los hipócritas y se negó a formar parte de ese despropósito. Claro, para nosotros es una táctica política el seguir ahí, pero hay que irse preparando para mandarla al diablo cuando sea necesario.

La OEA es, en este momento, un medio de la derecha latinoamericana, no para decidir directamente la suerte de los países, carece de la fuerza para eso, sino para montar ollas político-mediáticas que contribuyan a ir construyendo los escenarios de intervención.

En cuanto a la Carta Democrática Interamericana, no es democrática un cuerno.
Está hecha para amparar sistemas constitucionales burgueses, como los que imperan en casi todo el mundo. Incluyamos aquí a la Constitución Bolivariana, que fue sin duda una innovación y un gran avance en el camino de transformaciones que hemos emprendido, pero que se queda corta en cuanto a lo que falta por cambiar. Algún día habrá que revisarla para que sea herramienta de una más profunda transformación institucional, que deje en claro las fórmulas que permitan un amplio desarrollo del Poder Popular y ahonde en la extensión de la participación del pueblo por encima de la mera representatividad. Y que incluya un sistema electoral que responda a esas necesidades.

El espíritu real de la OEA y de la Carta Democrática Interamericana queda establecido en una declaración del senador estadounidense Marco Rubio, quien anuncia un chantaje a varios países que se han negado a respaldar los despropósitos de Almagro, como Santo Domingo, El Salvador y Haití: “Estamos viviendo en un ambiente muy difícil en Washington, donde se están considerando recortes masivos a la ayuda en el extranjero y para nosotros va a ser bien difícil justificar la ayuda a estos países si ellos, al final del día, son países que no cooperan con la defensa de la democracia en la región”. Como aquel que escondió un tesoro y para protegerlo puso un cartel que rezaba “Aquí no está escondido un tesoro”, Rubio afirmó que “Esto no es una amenaza, pero es la realidad”. Si nos ponemos a ver, no le falta razón: esa es la realidad.

Entretanto, Almagro ha escrito: “La exclusión de un país de las naciones democráticas de América envía un claro mensaje político, económico y comercial a la comunidad internacional y a los principales actores económicos en un momento crítico: regimen non gratum”… Filius matris tua, Almagro (otro latinazo que se podría traducir como “el c… de tu madre, Almagro”.

En fin, vamos todos a la marcha antiimperialista de hoy. La Patria llama.

Con la OEA o sin la OEA, ganaremos la pelea

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 07 de Marzo de 2017

Con la OEA o sin la OEA

El brutal ataque internacional contra Venezuela tiene una vertiente, que aunque no es para nada nueva, sí presenta una intensificación que se vincula al incremento de la agresión externa que se ha reforzado después de las sucesivas muestras de retroceso político del campo opositor interno y la pérdida de iniciativa del mismo. Esa vertiente es la que apunta a presiones continentales que favorezcan la aplicación a Venezuela de la Carta Democrática Interamericana, como una de las manifestaciones posibles de la intervención foránea en el conflicto venezolano.

Este intento se está expresando en nuevas presiones sobre el gobierno de Donald Trump para que se haga aun más beligerante en la conspiración contra nuestra Patria.

Un ejemplo: legisladores estadounidenses y “expertos” pidieron el pasado jueves, en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, que el Gobierno de Trump presione a los países de la Organización de Estados Americanos para aplicar la Carta, un proceso que podría llevar a su suspensión del ente. El insistente activista anti venezolano Marco Rubio, senador republicano, se preguntó: “¿Para qué tenemos una OEA, si es incapaz de actuar en una situación como la de Venezuela?” y acusó al Gobierno de Maduro de usar los fallidos intentos de diálogo con la oposición para “retrasar cualquier acción de la OEA” y dividir a los opositores.

Congratulándose de los avances de la derecha continental, Mark Feierstein, quien hasta enero fue asesor de Obama y director para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, consideró que la región “está mucho mejor posicionada” ahora para “amenazar” a Venezuela con la “suspensión” de la OEA que el pasado mayo, cuando el secretario general del organismo, Luis Almagro, invocó la Carta. Por un lado, argumentó, “la paciencia con Maduro se ha agotado” y, por otro, los cambios de tendencia política “en Perú, Brasil y Argentina” hacen que haya “más países inclinados por tomar medidas”.

Por su parte, Shannon O’Neil, especialista en Latinoamérica del Consejo de Relaciones Exteriores de USA, recomendó que la presión multilateral “debe ser guiada por la OEA… Estados Unidos tendrá que tomar un papel de liderazgo en la OEA que será crucial para aplicar la Carta Democrática y si Estados Unidos da el paso, muchos países se sumarán”.

Por supuesto, no es fácil que la Carta Democrática se aplique tan pronto. Al respecto, el senador demócrata Ben Cardin recordó que para aplicar la Carta “con dientes”, es decir, de manera contundente, se requiere que dos tercios de los 34 cancilleres de la OEA voten a favor de suspender a Venezuela del organismo, o sea unos 22 ó 23 países.

La agencia española de derechas EFE, citando a supuestas “fuentes diplomáticas”, asentó que “Solo Estados Unidos puede lograr esa aritmética… porque es el único país con capacidad para convencer a las naciones caribeñas – que durante años se han beneficiado del programa venezolano de combustibles subvencionados Petrocaribe – de que dejen de alinearse con Venezuela”. Es decir, la derecha internacional, acercándose al abandono de toda vergüenza con respecto a la situación venezolana, clama, abiertamente, que Estados Unidos asuma el papel de vanguardia de las fuerzas contrarrevolucionarias que le corresponde por naturaleza. O sea, que lo haga sin disimulo, sin socapas, sin cortapisas.

Un “experto” en Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), David Smilde, opinó que presionar a Maduro a través de la OEA es una opción “mejor” que las sanciones económicas unilaterales que Estados Unidos ha impuesto hasta ahora a funcionarios del Gobierno.

En Venezuela, la derecha criolla se hace eco de esta campaña en torno a la intervención de la OEA. Carlos Ayala Corao, ex presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del organismo aseveró que la situación venezolana, pese a que es un “problema de los venezolanos” que debe ser “resuelto internamente” (¿hipocresía o mala conciencia?), “se ha convertido en un tema de la comunidad internacional, de gestiones diplomáticas tendientes a rescatar la democracia, el Estado de derecho… los cambios geopolíticos en América Latina nos colocan ante una nueva realidad que hace que regresemos al principio de la Carta Democrática Interamericana”.

Henrique Capriles afirmó que la no convocatoria de elecciones en Venezuela representa la violación “más clara” de los principios democráticos y opinó que la Carta Democrática Interamericana por parte de la OEA puede ser aplicada a un Estado que opta por no someterse al escrutinio.

El coordinador político nacional de Voluntad Popular, Carlos Vecchio, asistió a la audiencia del Comité de Política Exterior en el Senado de los Estados Unidos, donde se discutió la situación en Venezuela y de cómo afectaría al resto de la región latinoamericana. Vecchio declaró que “Desde el Senado estadounidense existe una preocupación por la crisis social que vive nuestro país y por las violaciones a los derechos humanos bajo el régimen de Nicolás Maduro. Hay una coincidencia en los Senadores de impulsar la aplicación de la Carta Interamericana a través de la Organización de Estados Americanos”.

También un grupo de familiares de políticos presos en Venezuela expresó su apoyo a que la OEA aplique la Carta Democrática Interamericana, al asomar que “Estando más que demostrado el carácter no democrático y despótico del Gobierno venezolano, respaldamos la solicitud… para que sea activada y aplicada la Carta Democrática Interamericana”.

En las actuales circunstancias, cabe recordar una fecha destacada en la oscura historia de la OEA, el 31 de enero de 1962, cuando Cuba fue expulsada de la organización. Estados Unidos ejerció toda su presión sobre gobiernos lacayos de Latinoamérica, entre ellos el gobierno puntofijista de Venezuela, y en la octava Reunión de Consulta de la organización regional, celebrada en Punta del Este, Uruguay, se acordó la exclusión de Cuba por “incompatibilidad con el Sistema Interamericano”. La resolución fue aprobada con 14 votos afirmativos, uno en contra, el de Cuba, y seis abstenciones: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador y México. Es decir, no fue necesaria la unanimidad. Precisamente, la contrarrevolución cubana venía de una gran derrota poco más de un año antes, cuando el pueblo de Cuba, con Fidel al frente, derrotó la invasión de Playa Girón en abril de 1961.

También poco antes, en agosto de 1961, se había aprobado el plan neocolonialista “Alianza para el Progreso”, ideado por la administración de JF Kennedy. En la reunión aprobatoria de esa herramienta imperialista, el representante de Cuba, Ernesto Che Guevara, se opuso con un extenso discurso en el cual expresó: “Hemos denunciado la ‘Alianza para el Progreso’ como un vehículo destinado a separar al pueblo de Cuba de los otros pueblos de América Latina, a esterilizar el ejemplo de la Revolución Cubana, y, después, a domesticar a los otros pueblos de acuerdo con las indicaciones del imperialismo”.

Tras la expulsión de la OEA, el pueblo cubano levantó una consigna inolvidable: “Con la OEA o sin la OEA, ganaremos la pelea” ¡Y la ganaron! Hoy nosotros decimos que trataremos de ganar la pelea en la OEA. Pero si no, seguiríamos el ejemplo de Cuba.

Renovación del PSUV y la oración de San Francisco de Asís

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 06 de Marzo de 2017

Renovación del PSUV y la oración de San Francisco de Asís

La intensificación de la campaña internacional contra Venezuela sigue su curso. Ya vimos como tuvo un capítulo de presiones a la administración Trump para que fuese más activa en la conspiración contra la Revolución Bolivariana, con relativo éxito.

Ahora se abre una nueva avanzada cuando sectores imperiales, con el respaldo de la derecha continental, presionan a la OEA para que avance en la hipotética aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra nuestro país. No vamos a desentendernos de este importantísimo tema, por supuesto, pero hoy concluiremos el somero análisis que venimos haciendo de parte del Boletín N° 50 del PSUV.

Comencemos con un párrafo del Boletín, relativamente largo: “Nuestra fuerza no se construyó ni en las oficinas gubernamentales, ni en los canales de televisión o las emisoras radiales, aunque se los utilizó para construirse; el Movimiento Bolivariano se construyó primero en los cuarteles clandestinamente, alejado de las élites dirigentes de la vieja y burguesa Fuerza Armada, se construyó con un trabajo incansable y silencioso con las bases de la oficialidad y después del 4 de febrero de 1992, con un perseverante trabajo en los barrios, las universidades, los liceos, las fábricas y, obviamente, los cuarteles. Este trabajo en todas sus fases lo dirigió el Comandante Supremo Hugo Chávez, podemos decir que este es el método de trabajo político de Chávez, reivindicado por el camarada presidente Nicolás Maduro cuando afirma que el trabajo político es insustituible”. Para nosotros, este párrafo no tiene desperdicio y apunta a la esencia del pensamiento chavista. Lamentablemente, en no pocos casos esa esencia parece olvidada o al menos relegada. Es urgente recuperarla si queremos que nuestra épica resistencia de 2016 se convierta pronto en victoriosa recuperación.

En el párrafo citado, hay una clara crítica a los métodos y al estilo de trabajo del Gobierno y del partido. Tiene que ver con el hecho de que en muchos sentidos nos hemos venido “oficializando” en nuestra acción, dándole razones a la canalla mediática para calificarnos, despectivamente, como “oficialistas”. Igualmente se critica la exagerada “mediatización” de la Revolución. Nuestros medios son muy importantes, por supuesto, pero nunca deben sustituir nuestro terreno más natural, aquel donde somos más fuertes y donde late el corazón del pueblo cotidianamente: la calle, las fábricas, los campos petroleros, los campos de sembradíos, las universidades, los liceos, las escuelas, los barrios.

Por supuesto, hay toda razón cuando se dice que “este es el método de trabajo político de Chávez, reivindicado por el camarada presidente Nicolás Maduro cuando afirma que el trabajo político es insustituible”. Pero estar en la calle no es solo hacer marchas ni pegar afiches ni pintar grafitis. Todo eso hay que hacerlo, mas la presencia del partido en la calle significa “ir a las catacumbas” como ha pedido Maduro, o como exigía Chávez: “Hacer asambleas populares por todas partes, a reunir a los campesinos, allá en las tierras donde sufren, donde sueñan; a ir con los pescadores, a oír sus cuitas, a oírles el alma, hablar con los estudiantes en las universidades, con los muchachos de los liceos, con los desempleados, con las mujeres, con los niños de la calle, con los vendedores de verduras, con los soldados. Vamos, ese es el camino, no hay otro camino”.

Aquí no estamos hablando del “Gobierno de Calle”, esa es otra cosa, necesaria pero insuficiente. Ni de que un ministro vaya un día a un barrio a hablar con la gente.

Necesario también, pero insuficiente también. Hablamos –habla Maduro, habla Chávez- de la acción cotidiana del partido de vanguardia, si es que de verdad quiere serlo. No podemos seguir siendo gente que se reúne consigo misma y que deja al pueblo como espectador. Es un cambio radical el que exige el momento en ese sentido, es un partido nuevo, una nueva sensibilidad, una nueva conducta. No es una simple reforma o “reorganización”, es la tan manida pero también tan postergada “revolución en la Revolución”. Partido de calle, partido en las catacumbas, partido del pueblo, como decían los adecos (aunque terminaron siendo todo lo contrario).

Claro, el Boletín a veces refleja nobles intenciones que no se han cumplido del todo, por ejemplo: “Para este proceso de construcción de un nuevo Poder Popular creamos el año pasado un instrumento formidable, que hay que seguir expandiendo y fortaleciendo: el Congreso de la Patria, con sus 29 sectores sociales y sus más de 160 columnas. El Congreso de la Patria es en este momento el punto de confluencia de la rica diversidad del movimiento popular venezolano y se constituye en el pivote de la recomposición de la base social de apoyo de la Revolución Bolivariana o, dicho de otro modo -gramsciano y chavista-, de la reconstrucción del bloque histórico popular y revolucionario”. Bien, esa es la idea, pero hay que hacerla realidad. Aplicar de verdad eso de seguir expandiendo y fortaleciendo esta herramienta. Nosotros formamos parte del originario Comité Promotor del Congreso de la Patria, y estamos de acuerdo en que es un instrumento con grandes potencialidades. Pero ha pasado lo irremediable: el instrumento se ha contaminado con las enfermedades del partido, porque si la vanguardia tiene un virus, habrá de contagiarlo a todo lo que toque. Si el partido cambia, todo ha de cambiar, también el Congreso de la Patria, que no debe ser un instrumento del partido, sino del pueblo todo (y no solo del pueblo relativamente organizado en la periferia del partido).

Llamamos una vez más a leer el Boletín, a estudiarlo, a debatirlo, pues aborda muchos otros temas además de los que hemos comentado. Nosotros esperamos que la transformación del PSUV sea real, profunda y revolucionaria. Como reza el Bhagavad- gita:

“Atiende a tus pensamientos, pues estos se convierten en palabras,

Atiende a tus palabras, ya que se convierten en acciones,

Atiende a tus acciones, porque se convierten en hábitos

Atiende a tus hábitos, porque se convierten en tu carácter

Atiende a tu carácter, porque se convierte en tu destino”

Ir al pueblo, para que tras nuestra siembra, cosechemos los frutos que propone la oración de San Francisco de Asís:

Donde hay discordia, que yo lleve la Unión.

Donde hay duda, que yo lleve la Fe.

Donde hay error, que yo lleve la Verdad.

Donde hay desesperación, que yo lleve la Esperanza.

Donde hay tristeza, que yo lleve la Alegría.

Donde están las tinieblas, que yo lleve la Luz.

Amén.

Renovación del PSUV: un viraje de 180 grados

psuv1por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Viernes 03 de Marzo de 2017

Renovación del PSUV: un viraje de 180 grados

Hoy continuamos con el análisis parcial del Boletín N° 50 del PSUV, terminando primero que nada con nuestros comentarios al último párrafo seleccionado del texto bajo el subtítulo “Partido Socialista Unido de Venezuela, acta de acuerdos y decisiones, II reunión del Comando Central Bolivariano del PSUV, 20 de febrero de 2017”, que expresa: “En la articulación del PSUV con el movimiento tenemos que combatir y derrotar el sectarismo, entendiendo que la construcción del socialismo es una tarea de millones de personas y el Partido es la vanguardia política del movimiento, pero no puede sustituirlo”. Esta idea es excelente, pero tiene que ser asumida a plenitud. Lo decimos porque nosotros planteamos el tema en una reunión de comunicadores revolucionarios, de alto nivel, y el líder de la reunión asumió una actitud defensiva, interpretando que criticábamos a unos camaradas de base que incurrieron en una conducta sectaria en una rueda de prensa que se realizó en contra de la más reciente campaña manipuladora de CNN. En realidad, nosotros no criticamos a la militancia, sino sobre todo a la dirigencia, y al partido en su conjunto, pues abundan los ejemplos del sectarismo que es igualmente criticado en el mencionado y acertado párrafo del Boletín, que plantea además el asunto en sabios términos, cuando asienta que “la construcción del socialismo es una tarea de millones de personas” y que “el Partido es la vanguardia política del movimiento, pero no puede sustituirlo”.

El de la superación del sectarismo partidista del PSUV es un tema cardinal de la Revolución Bolivariana, sobre todo en un momento en el que más del 40% de los venezolanos manifiesta no sentirse identificado con ninguna de las dos opciones políticas presentes en el escenario, siendo así la primera minoría social, mientras la Revolución apenas supera por unos cuantos puntos a la derecha en el favor popular, en una relación que apunta, desde hace tiempo, a un 30-30. En cuanto a la urgente necesidad de superar el sectarismo, no puede haber ni un ápice de complacencia o condescendencia, ya que en ese sentido es necesario un viraje de 180 grados, una reconversión total de la acción militante, un renacimiento que implicaría la reeducación general de la dirigencia media y de la militancia. Es lo que hemos planteado como la necesidad de que el PSUV se salga de su cueva (leer el Análisis nuestro titulado “Sal de la cueva, cuá cuá”) y se abra a la palpitante realidad a la cual frecuentemente da la espalda. Este debate es impostergable si queremos re-enamorar al pueblo que sigue amando a Chávez.

Bajo otro subtítulo, “Sobre las tareas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)”, se señala, entre otras cosas, que se debe “preparar al PSUV como un partido revolucionario integral, dotado de una línea estratégica central -también de carácter integral – para enfrentar y derrotar la guerra total que nos hace el imperialismo en el terreno donde se nos plantee el combate”. Aquí nos interesa sobre todo el tema de las formas de lucha, que está planteado en las últimas líneas del párrafo. En este momento, la agresión del imperialismo contra Venezuela se ha profundizado en el terreno internacional. En sus ataques más recientes, los factores anti venezolanos están ejerciendo presión para que aumente la incidencia de la OEA en esa agresión y jamás podemos descartar que se produzca una intervención foránea directa, y acaso armada, en nuestro país. Esto tiene que ver con la necesidad de que el partido de vanguardia continúe y profundice en el camino, ya tomado con correcta orientación, de dejar de ser una maquinaria electoral para convertirse en un motor de la movilización permanente de las masas revolucionarias y de la preparación del pueblo para “derrotar la guerra total que nos hace el imperialismo en el terreno donde se nos plantee el combate”. El ministro Padrino, titular de Defensa, ha puesto sobre el tapete, correctamente, el tema de la guerra popular prolongada. No es lo que queremos, pero no depende solo de nuestra voluntad. Una agresión armada contra Venezuela quizá no sea hoy ni mañana, pero tal vez sí pasado mañana. Los planes existen, aunque en este momento no estén dadas las condiciones ni objetivas ni subjetivas, pero el imperialismo no se ha cansado de crearlas artificialmente en otras latitudes, con los métodos de la Guerra No Convencional que se están aplicando en torno a Venezuela.

Todavía nos quedan un par de cosas que nos gustaría comentar sobre el Boletín N° 50, así que presentaremos una tercera y última parte en nuestro Análisis del lunes.

Por supuesto, solo estamos abordando aquellos asuntos que nos interesan de manera más acuciante en lo que a nosotros se refiere. Lo ideal es que toda la militancia del PSUV se estudie el documento en su totalidad, problematice la realidad, rompa con las ataduras del conformismo y el conservadurismo, y contribuya a abrir el real e impostergable debate para impulsar los cambios profundos que está exigiendo el movimiento revolucionario venezolano.

Renovación del PSUV: 8 grados Richter

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Jueves 02 de marzo de 2017

Renovación del PSUV: 8 grados Richter

Ha sido publicado el Boletín N° 50 del PSUV, en su página Web. Comienza recordando que “El camarada presidente Nicolás Maduro planteó la necesidad de una reorganización política, estratégica y organizativa del PSUV, para dotar al Partido y a la revolución de una línea central estratégica para los próximos 20 años”. La redacción se nos antoja incorrecta, ya que incluye la idea de una “reorganización organizativa”.

De todas formas, nosotros no hubiésemos utilizado el concepto de “reorganización”, que acaso es limitado, sino el de “renovación” e incluso el de “refundación”, que nos parecen mucho más apropiados dadas las circunstancias y porque se está hablando de una “línea central estratégica para los próximos 20 años”. No nos cabe ninguna duda de que el PSUV necesita un sacudón, un remesón de al menos 8 grados en la escala de Richter, si pretende de verdad mantenerse en el Gobierno (diremos por enésima vez que la Revolución no depende de eso, gracias a Dios, pero que sin el Gobierno la cosa se nos pondría mucho más difícil).

Nosotros, como militantes del PSUV, creemos necesario el aporte de todos al debate. Como sabemos que nos leen personas importantes del partido, en cuanto a su jerarquía, pasamos a verter algunas opiniones personales sobre el tema, algunas de las cuales hemos manejado ya en anteriores Análisis. Lo haremos partiendo de algunos párrafos extraídos del mencionado Boletín.

Digamos, antes de arrancar, que nos interesan sobre todo los aspectos referidos a los cambios políticos generales y de estilo que hacen parte de las propuestas incluidas, ya que el documento se extiende con relación a temas concretos de la gestión de Gobierno, que por ahora preferimos poner de lado, pues lo que más nos preocupa en este momento es lo que atañe a la gestión partidista y al carácter de vanguardia política del partido.

Se dice en el Boletín: “Con el fin de contribuir y facilitar este debate, el equipo de la Secretaría Ejecutiva de la Presidencia del PSUV entrega en el Boletín Informativo Nro. 50 del Partido el Acta de Acuerdos y decisiones de la II reunión del CCB del PSUV y los dos documentos que guiaron la discusión: 1) Plan de Campaña Carabobo 2017-2021.Cinco líneas esenciales y Cuatro niveles de acción y 2) Nuevo Gobierno revolucionario de Calle. A las Catacumbas del Pueblo”. Lo de (ir a) las catacumbas del pueblo está muy bien, es lo que siempre exigió Chávez, pero como el papel lo aguanta todo y del dicho al hecho hay un buen trecho, sigamos con el Análisis.

Bajo un subtítulo enunciado como “Partido Socialista Unido de Venezuela, acta de acuerdos y decisiones, II reunión del Comando Central Bolivariano del PSUV, 20 de febrero de 2017”, se expresa, entre otras cosas, que “Apoyamos y hacemos nuestras las cinco líneas de la Agenda de Campaña Carabobo 2017-2021: a) la expansión de las fuerzas productivas nacionales, b) la gran tarea de ganar la paz, c) consolidación de las Misiones y Grandes Misiones, d) culminar las obras paralizadas e iniciar otras nuevas, y e) construir un nuevo Poder Popular”. Si el Plan de de la Patria tiene como primer objetivo histórico la defensa de la soberanía ¿no debería ser esta la primera mención de esta Agenda de Campaña Carabobo? ¿Esta omisión no se deberá acaso a la falta de una caracterización precisa del país en que vivimos y del carácter de la Revolución Bolivariana, y de la Revolución latinoamericana en general, en esta etapa, que vaya más allá de la mención de la “transición al socialismo” como una intención, y apunte igualmente a una definición y jerarquización de los enemigos históricos actuales del proceso revolucionario?

El Boletín hace una acotación que nos parece harto interesante: “Proponemos agregar a la Agenda Carabobo una sexta línea, la de la acción comunicacional.

Entendemos que lo planteado en la Agenda Carabobo acerca de ‘la necesidad de una nueva política comunicacional, que asuma integralmente las nuevas formas e instrumentos de comunicación’ -y las viejas también, decimos nosotros-. Ese ‘ir de los medios, a las redes, a las paredes’, es una exigencia no sólo para el Gobierno Bolivariano, sino también para el Partido y las organizaciones del Poder Popular”- Nosotros venimos diciendo desde hace algún tiempo que la acción comunicacional es demasiado importante para ser dejada solo en manos del MINCI y que se requiere además, como señala el Boletín, de la participación activa y creativa del partido y del movimiento popular.

El Boletín plantea, “Sobre la Construcción de un nuevo Poder Popular”, “La construcción de una nueva hegemonía popular, a partir del fortalecimiento del Poder Popular que es el saldo político y organizativo de estos 18 años de Revolución Bolivariana. Se trata de fortalecer el Poder Popular, no sustituir el existente”. Este es un asunto fundamental para la Revolución. Fortalecer el Poder Popular requiere varias condiciones: darle precisamente poder real a ese Poder, para que sea tal. Los consejos comunales, por ejemplo, no pueden seguir siendo solo gestores, necesitan tener poder de decisión y constituirse en reales factores del Gobierno de Calle. Igualmente, el Poder Popular debe aumentar paulatinamente su autonomía con respecto al Estado, y el partido debe fungir como orientador político y no caer en el gran error que cometió el partido bolchevique, que terminó colonizando y sustituyendo en la práctica a los soviets de obreros, campesinos y soldados, lo que contribuyó a la burocratización y al estancamiento del Poder Popular y, por tanto, de la Revolución rusa en general.

Ya habíamos pensado, cuando comenzamos a abordar este tema, que no bastaría un solo Análisis ni siquiera para darle un repaso somero como el que estamos intentando.

Tal cual. Así que continuaremos mañana con otros ítems importantes del Boletín que se nos quedan en el tintero. A menos que explote un petardo político de alto calibre.

Hablaremos de asuntos tocados en el texto del Boletín como sectarismo, frentes de lucha, tareas políticas, etc.

Invitamos a la lectura completa del Boletín N° 50, al cual se accede en la Web del PSUV. Es un documento valioso, crítico, honesto. Y además a que todos los revolucionarios se hagan parte activa de este debate, para que nadie pueda caer en la tentación de secuestrarlo o mediatizarlo.

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

EL BLOG DE CARLOS

Por un mundo mejor, posible y necesario

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: