Falcón en su encrucijada

Risultati immagini per chavismopor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 01 de marzo de 2018

Falcón en su encrucijada

En su programa “Con el mazo dando” de ayer, el dirigente revolucionario Diosdado Cabello expresó sus dudas acerca de si Henry Falcón se mantendrá como candidato a la Presidencia. Es una duda más que razonable que nosotros compartimos.

¿Cómo dormirá en estos días Falcón, sometido a intensas presiones mediáticas y políticas de la derecha desde que se inscribió en el CNE? Ya sabemos que este hombre es un oportunista del que se puede esperar cualquier cosa, así que no sería sorpresivo si un día amaneciera retirando su candidatura, sobre todo si siente que no le está yendo tan bien como él piensa, de cara a los resultados. De hecho, ha dejado abierta la puerta de la huída, al insistir en exigir nuevas condiciones que, si no se cumplen, podría desembocar en su retiro de la contienda.

Nosotros nos preguntábamos, en nuestro Análisis del 21 de febrero pasado, si acaso Falcón tendría la valentía política de resistir a las mencionadas presiones y mantener su oportunidad de dar un salto importante en su presencia en el escenario político nacional, cuando nos referimos a la posibilidad de que surgiera una nueva oposición en torno a las candidaturas de Falcón y Fermín: “Para ello requerirían de algo que no han mostrado hasta ahora, al menos no suficientemente: el coraje político que les impida sucumbir a los chantajes y presiones que ya se están ejerciendo sobre ellos, tildándolos de colaboracionistas y, en el caso de Falcón, de chavista encubierto”.

Por lo pronto, Falcón ha sido execrado de la MUD, según un tuit oficial de esa entente derechista: “@HenriFalconLara, con su inscripción para una farsa electoral, se deslinda completamente de la Unidad”.

Este candidato está siendo también objeto de un linchamiento mediático, que comenzó con la escasa cobertura mediática que los diarios más recalcitrantemente antichavistas le dieron a la noticia de su postulación. Tanto El Nacional como 2001, por ejemplo, relegaron el tema a una ubicación menos que secundaria en sus primeras planas, inclusive por debajo de la que le dieron a la de Maduro.

En su editorial del 27 de febrereo (“Se busca candidato”), cuando ya se sabía en todos los corrillos que Falcón inscribiría su candidatura, El Nacional le echó plomo parejo aludiéndolo sin mencionarlo: “Una elección presidencial con un solo candidato, que sería Nicolás Maduro, o con algún telonero de mala muerte, es lo peor que le puede suceder a los oficialistas. De allí la necesidad de buscar un rival a como dé lugar, la urgencia de registrar en los rincones para que pueda darse una contienda en la que alguien pueda creer, aunque sea a ratos, que la sociedad venezolana está ante el desafío de una elección presidencial… Maduro busca con desesperación un rival. Pero no cualquiera, sino un sujeto que le pueda conceder un mínimo de credibilidad a su sainete. Veremos con qué sale en estos días, porque tal vez no sea difícil comprar un segundón a buen precio”.

Entretanto, en los medios internacionales se publica con insistencia el pasado chavista de Falcón, una manera de descalificarlo y hacerlo sospechoso hasta de complicidad negociada con el chavismo. La agencia EFE, por ejemplo, ya le ha endilgado varias veces el remoquete de “ex chavista desertor”. Pocas cosas son más dignas de desprecio que un desertor, que no es otra cosa que un traidor extremo que se aparta de sus filas en medio de la guerra.

Hay algo que incrementa nuestras sospechas de que Falcón podría estar preparando el terreno para un eventual salida suya del proceso electoral: su declaración de que estuvo participando el pasado fin de semana en reuniones secretas de la MUD con el Gobierno, negociando condiciones electorales: “Nos reunimos el viernes con el Gobierno, el sábado, el domingo hubo reuniones, se están planteando nuevas condiciones, pero las condiciones hay que plantearlas en la lucha sin la renuncia, porque entonces le dejamos el camino libre al Gobierno y ¿qué queda entonces? seis años más” ¿Por qué esa confesión tardía, por cierto no desmentida, después de que arreciaron los ataques desde la derecha en su contra?

En este momento Falcón se encuentra en una encrucijada que puede definir su futuro político inmediato. Sus ex aliados de la MUD (lo de “ex” podría ser solo temporal) le van a seguir dando con todo, pues no solo se trata de descalificarlo para tratar de deslegitimar la elección de Maduro, sino además de que haga un papelón de gran perdedor no solo ante el Gobierno sino también ante los abstencionistas de la MUD. Una votación mermada del candidato le daría la razón a la MUD y enterraría para siempre a Falcón de la perspectiva de convertirse en el líder de la oposición, algo que sin duda temen los que aspiran a ese dudoso honor: Ramos Allup, Capriles, Borges, Guevara, López, Guanipa y otros.

El dilema de Falcón no es fácil. Si él nos preguntara qué hacer, le recomendaríamos permanecer en la lid electoral, porque es su única oportunidad de salir bien parado de este trance. Para él no se trataría solo de ganar, algo que está muy lejos de ocurrir, al menos que sobrevenga un fenómeno absolutamente anormal, que no se divisa en el horizonte del 22 de abril. Participar le permitirá establecer su discurso y al menos organizar alguna mínima fuerza en torno suyo, en medio del desolador espectáculo de la derecha derrotada y sin rumbo. Si se retira, en cambio, solo puede quedar mal parado y alejado para siempre del podio donde pretende inscribirse. Les daría la razón a sus adversarios de la oposición, quedaría en ridículo y más nadie se lo tomaría en serio de aquí en adelante. En fin, eso tendrá que decidirlo él, nosotros estamos ocupados apoyando a Maduro.

Maduro vs Falcón

Risultati immagini per chavismopor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 28 de febrero de 2018

Maduro vs Falcón

Cerrada la rueda de las postulaciones a las elecciones presidenciales, que sepamos se han inscrito cinco candidatos. El candidato de la Patria, Nicolás Maduro; el candidato de la derecha camuflada, Henry Falcón; el candidato del engaño evangélico, Javier Bertucci; el candidato del ex chavismo renegado, Francisco Visconti; y el candidato del ex chavismo burgués, Reinaldo Quijada.

Todos los candidatos de la oposición pretenden cabalgar sobre el descontento social generado por las dificultades económicas. Es algo natural, algo inevitable. Lo que habría que preguntarse es ¿qué proponen, además de negatividad y generalidades inconsistentes? Todos hablan de “unión nacional”, como si la existencia de contradicciones políticas fuese un invento de Maduro y no una consecuencia inevitable de la lucha de clases y de las posiciones que se asumen frente a las agresiones del imperialismo, en la vertiente mundial de la lucha de clases. Todos proponen un país ideal, en el que seremos felices y nadaremos en la prosperidad, o volveremos a no se sabe qué versión del chavismo “traicionado”. Ninguno explica con qué se comen sus palabrerías, ninguno presenta un plan, como sí lo hace Nicolás Maduro, que propone el Plan de la Patria actualizado.

La ausencia de propuestas opositoras es sintomática. Gobernar no es un juego, ni un paseo bucólico, ni un día de playa. Es harto difícil, sobre todo si tienes que hacerlo en medio de la más profunda crisis del capitalismo decadente y del ataque inclemente del Imperio más criminal de la Historia. Los candidatos opositores lo que hacen es agarrar las dificultades como pretexto para proponer un salto al vacío, entelequias sin carne, irrealidad y promesas no sustentables.

Sin duda esta Revolución es defectuosa e imperfecta y en su seno no están todos los que son ni son todos los que están. La existencia de corrientes y tendencias en el chavismo, en general no declaradas, no puede ser negada. Eso forma parte de lo que los marxistas clásicos, con tino, han llamado “contradicciones en el seno del pueblo”. Por eso hay sectores chavistas, que se mantienen leales al pueblo, a la Revolución, a Chávez y a Maduro, sin dejar de ser críticos. Botones de muestra son el PCV y Luis Britto García. Pero sigue conservando la virtud de la coherencia, no es una colcha de retazos como la MUD. Es un movimiento unido en torno a la dirección revolucionaria y en torno al liderazgo de Nicolás Maduro, un proyecto de largo aliento, con una visión de la sociedad y del mundo que se manifiesta en el pensamiento de Hugo Chávez.

En este último sentido cabe la pregunta: ¿Con quién gobernaría Henry Falcón? Pues con sus aliados de la MUD, con quienes hoy llaman a la abstención y con quienes han convocado a la violencia. Hoy los critica y se les distancia, mañana los recogería en su hipotético gobierno. Claro que también tendría cuotas para el MAS, que tampoco es tan buena pécora que se diga. Un gobierno de Falcón sería un gobierno de la derecha, que tendría el apoyo del imperialismo y del poder financiero mundial, un gobierno neoliberal al estilo de la socialdemocracia.

De todas formas, Falcón no va a ser un candidato fácil, pues está destinado a convertirse en el candidato de la oposición. Los electores de la derecha se decantarán por aquél que les abra la posibilidad real de derrotar al chavismo, por una simple operación de economía del voto. Bertucci, Visconti y Quijada van a ser comparsas, Falcón un rival. No se puede descartar, inclusive, que al final le adosen respaldo algunos que hoy llaman a abstenerse, como AD, PJ y otros. 

En realidad, un gobierno de Falcón sería el detonante de un caos, un saco de gatos donde todos los derechistas querrían cobrar, que estaría en manos de Fedecámaras, de Consecomercio, de Conindustria, un gobierno rehén de la burguesía.

Falcón se convierte además en el acicate para un mayor compromiso revolucionario, para una campaña admirable, ya que no se trata solo de ganar, sino de ganar de manera contundente para demostrarle al mundo de que está hecho el pueblo y su vanguardia social revolucionaria y antiimperialista, el chavismo.

La inscripción de Falcón como candidato tiene además un beneficio colateral para la Revolución: se va a reducir la abstención, ahora es más probable una participación que supere el 60%, mayor que en la mayoría de las elecciones presidenciales del continente.

Por otra parte, la candidatura de Falcón abre la posibilidad, como planteamos en un Análisis anterior, del surgimiento de una nueva oposición, más dada a la Política con P mayúscula e inclusive al diálogo político eficaz, por lo que podría terminar siendo algo positivo para el país. Y para este ex chavista, de convertirse en el líder que tanto ha estado esperando la base social opositora. Falta saber si de verdad calza los puntos para llegar a ser ese referente.

Democracia vs Democracia

Risultati immagini per chavismo 27Fpor Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Martes 27 de febrero de 2018

Democracia vs Democracia

No somos de aquellos que pretenden simplificar la acción política, y convertirla en un ejercicio de dogmas y operaciones matemáticas de escuela primaria. La política es una actividad compleja, siempre enredada en múltiples contradicciones y aristas, no vive en el mundo fácil del dos-más-dos-son cuatro ni transcurre en las páginas entintadas de los libros. Por eso nos cargan esos supuestos izquierdistas sabihondos que se la pasan dictando cátedra de “marxismo-leninismo” encerrados en cubículos, reales o virtuales, y rumiando su soledad, ya que nunca transforman sus veleidades en un asunto de masas y pueblo, y terminan consumiéndose en grupúsculos, tratando de dividir a los revolucionarios y languideciendo en la amargura de su fracaso.

Esta introducción viene a cuento porque hoy queremos volver sobre un muy importante debate contemporáneo y el papel que ha venido jugando la diplomacia venezolana en él: el debate sobre la democracia.

El concepto de democracia nació viciado desde un principio, en Atenas, circa 500 antes de Cristo. La tara de entonces es en el fondo la misma que afecta a la llamada “democracia liberal” actual, que es el tipo de “democracia” del gusto de la burguesía. El “demos” o “pueblo” ateniense era en realidad el conjunto de aquellos que eran reconocidos como “ciudadanos”, entre quienes estaban los eupátridas (nobles), los demiurgos (artesanos) y los geomoros (agricultores). Todos eran propietarios en alguna medida. Por supuesto se excluía del “demos” a los desposeídos y a los ilotas (esclavos).

De hecho, se calcula que en el Ático vivían entre 250.000 y 300.000 personas, de las cuales podían votar, cuando mucho, entre 30.000 y 60.000. No era pues, como lo sugiere la etimología del término, el “gobierno del pueblo”, sino el gobierno de los propietarios ¿En qué se diferencia eso, a fin de cuentas, de la “democracia” burguesa de hoy?

Tras largas y arduas luchas, los pueblos fueron imponiendo el voto universal, un avance importante, sin duda, pero insuficiente, pues por el tipo de sistema socioeconómico que impera en el capitalismo, en realidad los pueblos pueden votar pero rara vez pueden realmente elegir. La “democracia” sigue siendo un terreno empoderado por los propietarios: los de los medios de producción, los de los medios de comunicación, los de los medios de represión (las armas).

El socialismo revolucionario inspirado en las ideas y propuestas de Marx y Engels nunca simpatizó con la idea de “democracia” tal como se presenta en los términos tradicionales, pues siempre consideró que esta es un desiderátum y no una realidad. En la sociedad dividida en clases siempre hay una clase dominante que impone su dictadura. En el capitalismo, la dictadura de la burguesía, en el socialismo, la dictadura del proletariado (que es, en realidad, dictadura para la burguesía y democracia para el pueblo, algo muy parecido a lo que ocurre en la Venezuela de hoy).

A fines del siglo XX y principios del XXI, un líder histórico replanteó este debate en nuevos términos y le confirió un nuevo impulso: Hugo Chávez Frías, quien dio paso firme al concepto de democracia participativa y protagónica, en contracorriente de la democracia representativa, que es el modelo que tiene como paradigma a la “democracia” estadounidense, que en realidad lleva al extremo la representatividad, ya que el pueblo no elige de manera directa sino a través de la fórmula de los colegios electorales, lo cual facilita las manipulaciones del voto del tipo que se dio en Estados Unidos con la elección de Donald Trump, que resultó Presidente a pesar de sacar alrededor de tres millones de votos menos que Clinton, sobre todo por la aplicación del bigdata para el control de los estados que definían la mayoría en los colegios electorales.

Sobre este tema tan interesante nos podríamos extender, pero estos Análisis se han fijado un espacio limitado para hacerse más útiles al lector, así que tenemos que ir al grano.
Venezuela se ha visto forzada a firmar una serie de cláusulas y acuerdos internacionales que no hacen sino consagrar el dominio de la democracia representativa.

Esto es así por razones de política -y aquí volvemos a nuestra reflexión del principio, la política es compleja y tienes que moverte en su tablero con flexibilidad y a conveniencia de los intereses que defiendes-, de manera que no podía nuestro Gobierno dejar de convalidar tales acuerdos. Pero esto no impidió que Chávez jamás abandonara, en ningún momento, el debate sobre el tipo de democracia a la que aspira la Revolución Bolivariana. Nuestra diplomacia está obligada a impulsar tal debate con más fuerza, con mayor vigor, porque por ese lado nos están atacando fuertemente nuestros enemigos, tildando a Maduro de dictador, cuando realmente se nos quiere someter a la dictadura del imperialismo.

El 21 de mayo de 2006, en el programa “Aló Presidente”, Chávez afirmó que “En América Latina nos quieren imponer el modelo de democracia diseñado por los Estados Unidos, y al que no acepte entrar por ese carril lo acusan de populista, radical, terrorista y dictador”. Tal cual como ocurre hoy con Nicolás Maduro. Y ese mismo año: “En Venezuela se acabó la falsa democracia de las élites, tenemos que enterrarla definitivamente y terminar de construir la democracia socialista, participativa, protagónica”.

Este es un debate crucial que en nuestra opinión no está suficientemente planteado por nuestra actual diplomacia. Se trata de un debate cardinal, fundamental en el mundo de hoy, y mucho más por la circunstancia de agresión imperialista que vive nuestro país. Un buen punto de partida para retomarlo podría ser un gran Congreso internacional, en Caracas, sobre la democracia real. Ahí dejamos la propuesta.

Unión por la Patria

Risultati immagini per PCV PSUVpor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 26 de febrero de 2018

Unión por la Patria

En nuestro Análisis del pasado viernes expresamos contundente respaldo, con diversos argumentos, a la propuesta del presidente Maduro de unas mega elecciones el próximo 22 de abril. El CNE ha decidido no aprobar esta propuesta aduciendo razones técnicas.

Inmediatamente el Presidente ha acatado esa decisión, como debe ser. Nosotros también, por supuesto, además sin ninguna aprensión. Así es la política, de una día para otro las cosas pueden cambiar y todo es aceptable mientras no afecte los principios éticos de las personas.

A partir de la decisión del CNE hemos escuchado varias hipótesis de las razones por la que fue tomada. Algunos asignan justo sentido a los argumentos presentados. Con menos de dos meses por delante, realmente es complicado organizar la elección de consejos legislativos y concejos comunales. Pero otros conjeturan distintas razones.

Hay quienes suponen que hubo una negociación intempestiva con Henry Falcón y quienes le apoyan, tomando en cuenta que este planteó que su candidatura estaba siendo reconsiderada a partir de la propuesta de mega elecciones. Esto tendría sentido, más allá de que haya ocurrido no. Al país le conviene que las presidenciales sean competidas, lo que incluye un probable debate público entre los candidatos, como ha planteado Maduro. También, como hemos dicho, sería positiva la configuración de un nuevo sector opositor que suplante a la desgastada, derrotada y antipatriótica alianza opositora representada en la Mesa de Unidad Democrática. Por eso no es descabellado imaginar que hubiera tal negociación, aunque Falcón sigue poniendo condiciones que debilitan la tesis de que se haya negociado con él.

Otros, mucho más suspicaces, presumen que todo fue una especie de maniobra del chavismo para mostrar al mundo la independencia del CNE con respecto al Ejecutivo y/o para favorecer, al nivel de sus seguidores, a los opositores que se inclinan hacia la participación electoral. Esta conjetura parece un tanto rebuscada, pero todo puede ser.

Hay otra versión, sin duda estrambótica, que ha asomado el diario fascista El Nacional en su editorial de ayer. En su febril imaginación, congruente con la estupidez de los sectores modositos que están al frente de ese panfleto, se sugiere una pelea interna en el chavismo que llevó a que la propuesta del Presidente no prosperara. Si el CNE aprueba, es un apéndice de Maduro, si no, es que en el chavismo quieren fregar al Presidente. Es el eterno tema de “tú lo que quieres es que me coma el tigre”.

En todo caso, sigamos adelante con nuestro guión político, que ha venido funcionando muy bien, gracias, entre otras cosas, a esa formidable herramienta chavista, propuesta por Maduro, que es la Asamblea Nacional Constituyente. Ahora, cuando las amenazas se radicalizan, la Patria nos necesita más unidos que nunca. Apoyemos sin dobleces las decisiones políticas de nuestra dirigencia, que hasta ahora se ha mostrado notablemente capaz de guiar esta nave en medio de la tormenta. Por lo pronto, las otras elecciones no se eliminan, solo quedan postergadas. Tal como dijo el presidente Maduro, “más adelante vendrán las elecciones para las instancias legislativas de la República: Concejos Municipales, Consejos Legislativos y una nueva Asamblea Nacional, así lo ha anunciado la Asamblea Nacional Constituyente”.

Entre tanto, la derecha externa sigue acentuando sus presiones, en momentos en que sus congéneres internos no dan pie con bola y andan a los bandazos, divididos, confundidos y desdibujados, haciendo cundir en sus seguidores la frustración, la decepción, la desmovilización y, en el mejor de los casos para ellos, la resignación.

Así pues, los hechos se amontonan y el acoso se refuerza. Coincidiendo con el vergonzoso ruego de Antonio Ledezma, quien se dejó de vainas y pidió sin ambages la intervención foránea en Venezuela, el Consejo Permanente de la OEA aprobó en reunión extraordinaria una resolución en la que llamó a Venezuela a que “reconsidere la convocatoria de las elecciones presidenciales y presente un nuevo calendario electoral” y a permitir “la realización de elecciones con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente, legítimo y creíble”. Nuestro vicecanciller para América del Norte y representante ante la ONU, Samuel Moncada, ha dado de inmediato una clara respuesta a esa insolencia: “¿Qué pasa ahora? Nada. Ese documento no es vinculante”.

Hay otra respuesta, acaso más incisiva, más disuasiva: el ejercicio militar Independencia 2018. Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), ha dicho “Vamos a movilizar a más de 500.000 organizaciones desde el punto de vista popular, que van a formar parte de este ejercicio. Más de 300.000 milicianos y más de 168.000 efectivos militares que participarán en toda estas actividades de acciones defensivas”. Venezuela enseña sus dientes y sus garras. Que el imperialismo sepa lo que le espera si osa hollar el sagrado suelo de la Patria.

Megaelecciones: que con su pan se lo coman

Immagine correlatapor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Viernes 23 de febrero de 2018

Megaelecciones: que con su pan se lo coman

El proceso electoral hacia los comicios pautados para el 22 de abril próximo se sigue desarrollando en medio de la conflictividad política, las amenazas y la injerencia imperial que es ratificada por acciones como, por ejemplo, las declaraciones intolerables del encargado de negocios gringo en nuestro país, Todd Robinson. Y también, hay que decirlo, de éxitos rotundos como el del Petro.

El ambiente político se remueve una vez más con la propuesta del presidente Maduro de adelantar también las elecciones de Asamblea Nacional, Consejos Legislativos y Concejos Municipales. Este planteamiento nos parece coherente con las respuestas que viene dando nuestra dirección revolucionaria ante la conspiración continuada y la agresión foránea. Es necesario cerrar el círculo que blinde al poder revolucionario, y reforzar el contraataque contra la derecha interna y externa que ha tratado de acosar a Venezuela y a la Revolución con más ahínco desde que Nicolás Maduro fuera electo Presidente. No es hora de debilidades, hay que intensificar la gran contraofensiva revolucionaria que tuvo un punto de pivote con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio de 2017. Al enemigo prepotente y criminal, ahora en desbandada, hay que perseguirlo para ponerlo en fuga y aplastarlo políticamente.

Además, el presidente Maduro entiende perfectamente que solo con la paz y la estabilidad es posible incrementar el esfuerzo para superar las dificultades actuales del país y este ambiente de trabajo positivo solo se puede lograr dándole cada día más fortaleza al poder revolucionario. Es lo que el Presidente ha querido decir al declarar que “Es necesario adelantar las elecciones para renovar todos los poderes y dedicarnos únicamente a trabajar”.

Maduro se pregunta: “¿Si la oposición no va a las elecciones hacia dónde se van? ¿A dar un golpe de Estado para asumir la presidencia?”. La respuesta la da la propia MUD en su comunicado en el que anuncia su táctica de abstención electoral: “Convocamos a todos los sectores sociales del país a constituir con nosotros un gran Frente Amplio Nacional, como un mecanismo efectivo de organización y articulación de fuerzas sociales y políticas en torno al propósito de alcanzar este año elecciones limpias y competitivas, y lograr el rescate de la democracia como sistema político”. Se trata, pues, de la pretensión de resucitar la tristemente célebre Coordinadora Democrática, activa en las acciones golpistas de 2002, y tomar como pretexto el supuesto objetivo de “alcanzar este año elecciones limpias y competitivas” para reanudar su política inmediatista y su conspiración por una “salida” no constitucional.

Ese es el guión aprobado por sus amos imperiales, pero es falso que querer sea poder. Un sancocho de siglas no es una fuerza real (AD, PJ, VP. UNT. CEV, Fedecámaras, Conindustria, UCV, etc.). No obstante, es claro que tendremos que seguir durmiendo con un ojo abierto, porque a pesar de la debilidad social de la derecha, ellos siguen pensando que “una sola chispa puede incendiar la pradera” y para ello cuentan con algo innegable: los evidentes bolsones de descontento social como consecuencia de las dificultades económicas cotidianas que viven los venezolanos.

Por lo pronto, la táctica abstencionista comienza a tener efectos sobre los sectores de oposición que intentan decantarse por una política realista en el terreno electoral. Sobre estos factores, decíamos en nuestro Análisis del 21 de febrero, en cuanto a la posibilidad de que los mismos puedan convertirse en una nueva oposición: “Para ello requerirían de algo que no han mostrado hasta ahora, al menos no suficientemente: el coraje político que les impida sucumbir a los chantajes y presiones que ya se están ejerciendo sobre ellos, tildándolos de colaboracionistas y, en el caso de Falcón, de chavista encubierto… Si serán capaces de perseverar en diferenciarse de la MUD y de los más extremistas de la derecha, está por verse”.

La primera víctima de las presiones es Claudio Fermín, quien en la declaración en la que anuncia el retiro de su candidatura presidencial se refiere, como uno de sus principales argumentos, al hecho de la pluralidad de factores de la derecha que llaman a la abstención, entre los cuales están la jerarquía católica, los distintos gremios empresariales, la asociación de rectores universitarios derechistas y otros: “… la colcha sobre la cual hay que bordar la candidatura unitaria que habíamos planteado se fue encogiendo de manera acelerada hasta el punto de que una candidatura hoy podría ser el fruto de una alianza bien intencionada pero ya no con ‘capacidad unitaria nacional’ para generar el cambio que andamos buscando y con el que estamos comprometidos”.

Tanto Fermín como Henry Falcón han cuestionado la propuesta presidencial de convocar las elecciones mencionadas junto a las presidenciales. El ex gobernador de Lara ha afirmado, inclusive, que está reevaluando, por esa razón, la pertinencia de su candidatura. En vez de ver en la propuesta de Maduro un nuevo boquete por donde ir fortaleciéndose esos sectores hacia la construcción de una nueva oposición, parecen en camino de sucumbir una vez más a su propia cobardía política. Que con su pan se lo coman, porque las megaelecciones van.

¿Una nueva oposición?

L'immagine può contenere: 14 persone, persone che sorridono, follapor Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 21 de febrero de 2018

¿Una nueva oposición?

No deja de ser interesante que una parte de la oposición venezolana se muestre dispuesta a participar en las elecciones presidenciales del 22 de abril próximo. Como fenómeno político podría significar cambios importantes en el escenario, tanto nacional e internacional.

Actualmente la MUD se bate en desbandada, desdibujada, y languidece contando con una incierta intervención foránea, mientras que otros sectores opositores se muestran como opciones emergentes. Estos actores vienen haciendo un trabajo político lento pero sostenido, medrando ante los errores evidentes de los partidos mayoritarios de la derecha, AD, VP y PJ. Tanto Falcón como el MAS, por ejemplo, han venido diseñando un discurso propio, el primero, con su partido Avanzada Progresista, sin deslindarse de la MUD y el segundo, el partido que fundara Teodoro Petkoff, habiéndose separado de la alianza opositora desde hace algún tiempo. Dos aspectos de ese discurso son la decantación expresa hacia la vía electoral y el rechazo tanto de las tácticas violentas como del fomento de una intervención foránea en Venezuela.

Por supuesto, tanto Falcón como el MAS no son opciones electorales victoriosas, ni que vayan juntos, lo cual aparece como muy probable. Pero si votare el 30% de la base social opositora, eso podría equivaler a una cifra cercana a los 4 millones de votos, un muy buen punto de partida para desarrollar una nueva fuerza política importante en el escenario nacional.

Por otra parte, la participación electoral le permitiría a estas fuerzas difundir un discurso que podría llegar a ser potable para un amplio espectro de ciudadanos que se definen como opositores al Gobierno y que se sienten defraudados por el frustrado liderazgo de la MUD, que alguna vez existiera como vía para que ese sector expresara su descontento. Para ello necesitarían generar una concepción de la política que se exprese en el llamado a esa parte de la ciudadanía para perseverar en sus posiciones pero al mismo tiempo desechar el inmediatismo, el odio enfermizo, y que proponga el reconocimiento del chavismo como una fuerza real que va más allá de Maduro y del PSUV. En otras palabras, tendrían que esforzarse en atraer a esos electores hacia la realidad, y liberarlos de las mentiras y las manipulaciones del tipo que practican factores como El Nacional, los restos de la MUD, Machado, Ledezma y otros extremistas. Para ello requerirían de algo que no han mostrado hasta ahora, al menos no suficientemente: el coraje político que les impida sucumbir a los chantajes y presiones que ya se están ejerciendo sobre ellos, tildándolos de colaboracionistas y, en el caso de Falcón, de chavista encubierto.

Si serán capaces de perseverar en diferenciarse de la MUD y de los más extremistas de la derecha, está por verse. Lo deseable es que lo hagan, porque eso podría derivar en algo conveniente para el país: el establecimiento de una oposición que se adapte a las nuevas realidades de nuestra Nación, asuma con dignidad su papel de contrapeso, compita por el poder dentro de los términos constitucionales y refuerce, para bien de todos, la cultura de cambio con paz que generó el pensamiento de Chávez.

Otra cosa positiva de esa hipótesis: una oposición así podría ser competitiva en el mediano plazo, y esto obligaría al chavismo a reforzar la función autocrítica, la eficiencia de su gestión, y sus vínculos políticos y afectivos con el pueblo.

En cuanto a los otros candidatos opositores que asoman, Claudio Fermín parece condenado por la providencia a repetir su historia de candidato desechable, a conformarse con acaso un lejano tercer lugar y a regresar a los rincones olvidados de la política. A menos que a última hora tenga el tino de plegarse al candidato que mejor esté representando a la oposición y sumarse a la nueva fuerza política nacional que en teoría podría aparecer.

El otro contendiente hasta ahora visible es el pastor evangélico Javier Bertucci, quien no representa una amenaza electoral, sobre todo por su inmenso rabo de paja, pues ha estado vinculado al escándalo de los papeles de Panamá, estuvo preso en 2016 acusado de contrabando y aparece dudosamente relacionado a varias empresas de Florida y Centroamérica, particularmente de Panamá, pero que sí corporiza otros peligros en el escenario. Se trata del primer factor político que se presenta como alternativa de cierto fundamentalismo cristiano que ha comenzado a cundir teniendo como herramienta principal varias sectas evangélicas que se están expandiendo en Venezuela y más allá. Como se sabe, la promoción de los fundamentalismos religiosos es uno de los instrumentos que ha usado el imperialismo para la mediatización de las mentes y la colonización cultural, sobre todo entre las clases más empobrecidas. Aquí vamos a citar un artículo de Roland Denis, “El fundamentalismo evangélico toca la puerta de Venezuela. No lo dejes entrar” (Aporrea.org, 19/09/2104): “Lo que está pasando en Venezuela no es más que la confirmación de lo que se veía a lo lejos podía ser un plan cuidadosamente diseñado de la expansión mundial de los fundamentalismos religiosos, llevado a cabo por las grandes potencias internacionales, básicamente desde los Estados Unidos de Norte América e Israel. Desde allí es donde surge el núcleo ideológico fundamental que le da sustento a todos estos grupos que operan no solo en Venezuela, sino en toda Latinoamérica”.

Por supuesto, el surgimiento de una nueva oposición del tipo mencionado no es un hecho dado, sino tan solo y por ahora, una posibilidad. Por otra parte, eso tampoco sacaría del camino definitivamente a la ultraderecha extremista interna y externa, que seguirá adelante con sus planes.

Mañana jueves a primerísima hora estaremos en la cola para adquirir combo Mercal. Volveremos el viernes 23/02/18

Invasión ¿sí o no?

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 15 de febrero de 2018

Invasión ¿sí o no?

¿Se aproxima una intervención militar en Venezuela? Estamos de acuerdo con El analista William Serafino en que el panorama plantea más preguntas que respuestas. Según Serafino “La saturación informativa alrededor de los últimos movimientos (militares y diplomáticos) del frente externo contra Venezuela dibuja un panorama que, hasta los momentos, plantea más preguntas que respuestas inmediatas e inminentes.

Sin embargo, algunos hitos políticos recientes, como la gira del secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson por países líderes del Grupo de Lima y la implosión de la Mesa de Diálogo en República Dominicana, lo segundo consecuencia de lo primero, dan cuenta de un nuevo curso de acciones para elevar a Venezuela a la categoría de conflicto internacional; el tan ansiado punto de no retorno donde el acoso geopolítico disuelva las fronteras de la política (interna) y rebase el ya endeble derecho internacional” (“Los planes del Comando Sur y el rompecabezas de la guerra contra Venezuela”, en Misión Verdad).

La misma aprehensión en torno a la posible intervención militar la muestra el argentino Carlos Aznarez: “No se trata de dramatizar, exagerar o esbozar conspiraciones apocalípticas, pero cada una de las piezas que el Imperio está moviendo en el tablero latinoamericano apunta a establecer un escenario de intervención militar contra Venezuela bolivariana. Podrá ser tercerizada o de forma directa con las falsas excusas del “humanitarismo”, pero la situación adquiere cada vez mas gravedad si se tiene en cuenta que todo este andamiaje belicista podría estar orientado a impedir que el pueblo chavista vuelva a proporcionar una contundente paliza electoral al poder oligárquico en abril” (“Venezuela Bolivariana, el punto máximo de la confrontación antiimperialista”, en Resumen Latinoamericano, 13/02/18).

Dentro de la misma línea está el Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab: “Desde Colombia, y así lo denuncio como presidente del Poder Ciudadano y Fiscal General de la República, se está planeando nada más y nada menos que reeditar épocas ya canceladas en la historia de la humanidad, como es el bombardeo militar, la invasión militar, como es la ocupación a sangre y fuego de un país pacífico como Venezuela”.

Ahora bien, nos repreguntamos ¿es inminente una invasión a Venezuela? Los planes existen desde hace tiempo, sin duda, y por supuesto la evidente agudización de la lucha de clases en el continente aumenta la probabilidad de una acción semejante. Pero es erróneo pensar que hay ya una decisión tomada en ese sentido o que una aventura tan riesgosa y de desarrollo tan impredecible cuenta con unanimidad en el seno de la derecha continental. La clave acaso nos las da el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Alberto Mejía, quien negó que haya un plan para invadir y bombardear Venezuela, tras la denuncia de Saab. Lo que más nos llama la atención son las razones de esta negativa: “Tenemos tantos problemas en nuestro país que estamos dedicados y focalizados. Solo nos interesa solucionar los problemas del pueblo colombiano”.

Claro, poco después el mismo general Mejía aseveró que la guerrilla del ELN está utilizando a ciudadanos venezolanos en sus atentados, a quienes recluta tras llegar al país “huyendo de la crisis”. Mejías afirmó que “Hemos evidenciado, como en el caso que sucedió en la vía que de Pamplona conduce a Cúcuta (el domingo pasado), que dos personas con cédula venezolana murieron al tratar de poner una bomba. Están utilizando a estas personas que llegan al país, y el ELN los incorpora en sus filas”. Y también que no se ha podido capturar a los cabecillas del grupo guerrillero pues “se encuentran al otro lado de la frontera”. Esto le echa leña al fuego belicista. Lo cierto es que la probabilidad inmediata de una intervención directa en Venezuela no se ve tan clara.

Es seguro que no todos los factores que tendrían vela en el entierro de la intervención estarían de acuerdo con una decisión extrema como esa, ni en Estados Unidos ni en los países que se le subordinan. En el propio centro imperial una intervención desataría grandes contradicciones internas y la segura resistencia del pueblo venezolano despertaría en amplios sectores de ese país el fantasma de la guerra de Vietnam ¿Aceptaría de brazos cruzados el pueblo estadounidense, sobre todo los sectores de amplio espectro que se oponen de manera radical al gobierno extremista de Trump, más sacrificios humanos y materiales como los que acarrearía la invasión a un país suramericano y la apertura de un nuevo foco de conflicto añadido a los de Asia y el Medio Oriente?

De todas formas, y como siempre decimos, nada está escrito. En el Análisis de ayer nos preguntábamos: “¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto?” El caso es que una intervención militar en Venezuela de cualquier tipo estaría lejos de ser algún placido paseo. Como asomó Roy Chaderton, “en el intento alocado de invadir nuestro país, cada esquina va a ser una trinchera y cada ventana, un espacio para un francotirador patriota”. Sobre todo porque nos estamos preparando para una guerra asimétrica. Recientemente presenciamos un ejercicio militar nuestro en el estado Guárico.

El principal componente de la acción fue la Milicia Nacional Bolivariana, que ensayó tácticas de guerra de guerrillas, ocultándose en el monte y atacando a las tropas regulares invasoras. Como dijo Chávez el 29 de febrero de 2004: “Bastante historia hay aquí, bastante heroísmo hay aquí… ¿Y saben una cosa? ¡Bastante pueblo hay aquí! ¿Y saben otra cosa? ¡Bastantes cojones hay aquí para defender esta tierra! ¡Para defender esta patria de cualquier intruso que pretenda venir a humillar la dignidad de esta tierra sagrada, de la Venezuela de todos nosotros! ¡Carajo!”. Eso lo saben muy bien los gringos, por supuesto.

Si nos presionaran para dar un pronóstico, diríamos que es más fácil que en Venezuela la Revolución se estabilice y se prolongue, que se produzca una intervención directa del imperialismo… por ahora.

“Crisis migratoria”

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 14 de febrero de 2018 

La “crisis migratoria”

En un año que hemos definido como de agudización y radicalización de la lucha de clases en Venezuela y en el mundo, no tenemos ninguna duda de que la intervención imperialista en nuestro país ya está en marcha desde hace mucho tiempo, de muestra solo bastaría el botón de las insolentes declaraciones de la semana pasada del encargado de negocios de la embajada yanqui, quien es en este momento el máximo representante diplomático estadounidense acá, Todd Robinson.

Sin embargo, siempre hemos expresado que descreemos de la posibilidad inmediata de una intervención militar, sea directa o a través de terceros ¿y si estamos equivocados? ¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto? Son dudas que nos acosan al ver la formidable campaña mediática actual con el tema de la “migración” venezolana, sobre todo a Colombia y Brasil, países limítrofes gobernados por la extrema derecha.

La brutal campaña sobre migración, que busca reforzar la matriz de “crisis humanitaria” y de que Venezuela es una amenaza para la seguridad y el bienestar de toda la región, es parte del libreto que pretende tender la alfombra y construir el escenario que justifique la intervención directa a futuro en cualquier modalidad. Por supuesto, la campaña migratoria es alentada y sustentadas desde Estados Unidos. El subsecretario de Estado para Latinoamérica y el Caribe, Francisco Palmieri, en una rueda de prensa sobre la primera gira en la región del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, afirmó que Estados Unidos ofrece asistencia “técnica y humanitaria” para los “migrantes y refugiados” venezolanos y aboga por “mantenerlos cerca de la frontera con Venezuela porque quieren volver a casa cuando la democracia sea restaurada en su país”. Palmieri agregó que aunque Colombia y Brasil son los que están recibiendo más venezolanos, se trata de una “tema regional” porque también están llegando “a Curazao, Aruba, Lima, Buenos Aires y Santiago”.

Ayer, en el marco de la reunión del Grupo de Lima, el canciller chileno Heraldo Muñoz declaró el deseo de que el trabajo de este club de neoliberales pueda contribuir a que los venezolanos “dejen de pagar los costos de esta situación para que no tengan que emigrar a otros países… A Chile han llegado casi 100.000 venezolanos, y para qué hablar de los países vecinos como Colombia y Brasil, donde llegan por cientos de miles. Es una situación muy grave, como lo ha dicho ayer la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un informe”.

Justo es decir que Muñoz también se mostró opuesto a una intervención militar en Venezuela, al afirmar que “Nunca vamos a estar a favor ni de esa ni de cualquier otra acción de otra naturaleza” y se pronunció a favor de “una salida pacífica, electoral y una salida política. Hay que descartar cualquier mención siquiera del uso de la fuerza”. La campaña está teñida, por supuesto, de xenofobia contra los venezolanos, una manera de manipular la sique de los ciudadanos de esos países para que se armen de odio y así prepararlos para una posible agresión directa.
 
Según agencias de noticias de la derecha, con la “crisis” habrían llegado a Colombia unos 550.000 venezolanos, a los que se sumarían 37.000 que cada día cruzarían la frontera, muchos de los cuales lo harían en busca de alimentos y medicinas. Para nada reportan que en Venezuela hay varios millones de colombianos, empujados a emigrar por la guerra interna en Colombia, y que en Venezuela la mayoría de ellos se han establecido con sus familias, trabajan y son beneficiarios de los programas sociales de la Revolución.

Ambos gobiernos, el de Colombia y el de Brasil, han venido tomando “medidas” que refuerzan igualmente la matriz de “crisis humanitaria” que generaría un fenómeno de migración desordenada y situación de refugiados parecida a las que se han producido en países con profundos conflictos, sobre todo de África y Asia occidental.

En Brasil, el pasado diciembre, el gobierno regional de Roraima, un estado amazónico fronterizo con Venezuela, declaró el estado de “emergencia social” para atender la “crisis” supuestamente provocada por los inmigrantes venezolanos llegados en los últimos meses. Según cifras que reportaría el gobierno brasileño, entre enero y septiembre de ese 2017, 12.193 venezolanos habrían solicitado refugio en Brasil tras haber ingresado al país por la frontera de Roraima. Ese número de solicitudes sería más de cinco veces superior al acumulado en los dos últimos años.

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dio a conocer el pasado jueves una serie de medidas para endurecer los controles migratorios en la frontera con Venezuela. Una de ellas fue suspender la expedición de Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales. Con estas tarjetas, los venezolanos no pueden trabajar, pero sí pueden permanecer siete días en Colombia. También se creó un “Grupo Especial Migratorio” (GEM) para reforzar aún más el control y la seguridad en los puestos fronterizos.

Por supuesto, la canalla mediática está muy activa en esta campaña contra Venezuela. Es el caso del editorial del diario reaccionario mayamero El Nuevo Herald, fechado el pasado 9 de febrero y titulado “El éxodo en Venezuela denuncia el fracaso de Maduro”. En ese libelo se asevera que “Ante la marea humana de venezolanos que huyen del chavismo, cruzan la frontera y buscan una nueva vida en Colombia, el gobierno de Juan Manuel Santos está tratando de poner orden… El gobierno de Santos está en una encrucijada. El mandatario colombiano quiere mantener la solidaridad con los venezolanos que huyen del colapso del modelo económico impuesto por el presidente venezolano Nicolás Maduro. Pero al mismo tiempo, Santos quiere que la inmigración se realice de manera legal. Quiere evitar lo que ya se está convirtiendo en una crisis migratoria en la vasta zona fronteriza con Venezuela. No le será fácil controlar y ordenar la entrada de los que huyen despavoridos del país vecino. Escapar del hambre y de la represión es una reacción natural”.

Al uso típico de estas campañas, se manipula sentimientos primarios de las personas para “sensibilizarlas” montando relatos dramáticos y dolorosos. Según el editorial de marras, “Se calcula que unos 600,000 venezolanos ya están residiendo en Colombia. Muchos viven en condiciones angustiosas: realizando trabajos precarios para sobrevivir, pidiendo dinero en las calles, durmiendo al aire libre porque no pueden costearse un techo. Aun así, muchos dicen que están mejor que en Venezuela. Tal es la magnitud del desastre económico que Maduro preside, que los fugitivos de su régimen prefieren la incertidumbre del futuro en otro país, donde salen cada mañana sin saber cómo se van a ganar un puñado de pesos en un duro esfuerzo por sobrevivir”.

También la agencia de derechas AFP muestra un tono dramático parecido en un “reportaje” sobre el tema: “‘Es un éxodo… Hay que cruzar a Colombia a buscar medicinas y alimentos. Es obligatorio’, dijo a la AFP Alí Prieto… Este ex trabajador público -ocupó un cargo en la agencia tributaria- dice que seguirá fiel a la tierra en la que nació, aunque comprende a quienes deciden migrar: ‘Entiendo la situación y entiendo a todos los venezolanos que se están yendo’, se lamentó. Su voz se corta, mientras trata de resistir el llanto”.

El editorial de El Nuevo Herald apenas esconde las intenciones profundas de esta nueva campaña contra Venezuela: “es importante que se cierre el cerco internacional de presiones contra el régimen chavista, y que los gobiernos, sobre todo de los países vecinos, ayuden a los que emigran. La huida de los venezolanos hacia otros países es una prueba del fracaso de un gobierno que debe realizar elecciones, de acuerdo, pero limpias, transparentes y con una supervisión internacional imparcial”.

Entretanto, los lacayos del patio hacen su parte. La Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional en desacato declaró que la integración con Colombia y Brasil finalizó tras las medidas adoptadas esta semana por estos países para hacer frente a la “oleada migratoria” producto de la “crisis” y “en defensa” de sus ciudadanos: “Con las medidas adoptadas, se declara de hecho el fin de la integración colombo-venezolana y brasilera-venezolana que había generado un juego ganar-ganar desde la década de los años noventa”, declaró el presidente de esta comisión, el diputado fascista Luis Florido, según un comunicado emitido por la AN. Florido justificó que estos dos países vean ahora en Venezuela “un problema” y que esto “genera una tensión entre Integración y Defensa del Interés Común a través de la Soberanía, donde ambos endurecen sus medidas migratorias para defender su interés nacional”.

Florido aseveró que estas decisiones “dejan su problema del lado de la frontera a quien lo ha generado, el régimen de Nicolás Maduro”, y añadió que tanto Brasil como Colombia “son conscientes más que cualquier otro de la crisis humanitaria” por la que pasaría Venezuela y añadió que aunque “tratan de colaborar”, “criminales han abusado de estos beneficios” razón por la que a Brasil y Colombia se “les obliga, por razón de Estado, a tomar estas determinaciones… Las medidas dictadas por Colombia y Brasil, más que ser favorables a Venezuela y los venezolanos, son una acción en defensa de sus connacionales y sus recursos a nivel doméstico”. Crece el expediente de estos traidores.

Movimiento Somos Venezuela

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Viernes 09 de febrero de 2018

Movimiento Somos Venezuela

Se abren las puertas del carnaval 2018, fiesta pagana de vieja data, de las que más hemos apreciado en nuestra vida, por su carácter jubiloso, sus impostores y enmascarados que hacen de bailarinas, piratas, cocineros, héroes fantásticos, animales, su desorden fundamental, su desparpajo, su música, sus rumbas callejeras. Para celebrar el carnaval, estos Análisis se despiden hasta el próximo miércoles, pero antes cerraremos hoy con solo notas positivas y… ¡Que viva la alegría, que viva el carnaval!

Estamos ante otra gran ocurrencia de ese gran creativo político que es Nicolás Maduro, el candidato presidencial de la Patria: el Movimiento Somos Venezuela.

Muchos se preguntan “con qué se come eso”. El Presidente ha dado suficientes señales para hacernos alguna idea. Su definición más general: “Está naciendo el movimiento sociocultural, sociopolítico, que va a hacer la nueva historia en Venezuela, el Movimiento Somos Venezuela, un poderoso movimiento de movimientos para hacer la revolución social, cultural y política… Es un movimiento para democratizar aún más la sociedad, para hacer la democracia más protagónica, de mayor contenido popular y social”. Veamos.

En nuestro libro “Antichavismo y estupidez ilustrada” (Rayuela, 2000, Caracas), abordamos el tema de la contradicción original que existe entre el partido político y el movimiento social. Pusimos ahí como ejemplo el caso de la difícil relación entre el partido bolchevique y los soviets: “La otra forma de organización eran los comités de obreros, campesinos y soldados, los soviets, una fórmula con marcado carácter socialista y uno de los primeros intentos para que los ciudadanos desposeídos tuviesen organismos capaces de influir en las decisiones públicas. Se me antoja que estas dos formas de organización, aun conviviendo, son contradictorias porque todo partido político es sectario por naturaleza. Esto no significa que un partido político no pueda ser necesario o útil, y hasta imprescindible en algunas circunstancias, pero el partido siempre representa los intereses de un segmento específico de la sociedad, nunca los de la sociedad en su conjunto. Es necesario establecer que ese tipo de contradicciones existen, y merecen ser atendidas de manera que las estructuras partidistas no ahoguen el desarrollo democrático de las formas directas de poder que puedan construir los ciudadanos”. Se nos antoja que el MSV es un nuevo intento de Maduro por abordar el tratamiento de esa contradicción original, después de los resultados relativamente discretos del Congreso de la Patria, un experimento que aparece mediáticamente
difuminado en medio de la vertiginosa velocidad de la realidad política en Venezuela.

En este último sentido, ha opinado el Presidente: “Otra cosa muy importante que quiero que hagan, Movimiento Somos Venezuela, es que deben ser los campeones mundiales de la unión, díganle no al sectarismo, esto no es un partido político, es un poderoso movimiento social, un movimiento del pueblo, el movimiento de toda la fuerza social que ha creado la revolución”. Por supuesto, el motor del MSV es el PSUV, el gran partido de la Revolución.

Pero si se comete de nuevo el sempiterno error de canibalizar la fuerza organizada del pueblo y convertir al MSV en un simple apéndice del partido, lo estaremos condenando a la muerte. Es necesario insuflar vida propia al MSV, y esto incluye un discurso propio. Si este Movimiento asume el discurso a menudo dogmatizado, repetitivo que afecta a parte de la militancia y dirigentes medios del partido, va a ser difícil que pueda permear hacia sectores del pueblo organizado que resienten en algo el estancamiento discursivo que, con resistencias e incomprensiones, viene tratando de superar la dirigencia, con ideas como el Carnet de la Patria, la Constituyente y ahora el MSV. De nuevo hay que llamar a no dejar solo al Presidente en el impulso de esta nueva
iniciativa.

Por otro lado, aunque sin duda la participación con tarjeta propia del MSV en las elecciones presidenciales puede ser una buena promoción y un motor para la organización concreta del Movimiento, otro error garrafal sería terminar convirtiéndolo en otra maquinaria electoral, superponiendo este papel al que realmente debe corresponderle en el sentido estratégico, el de un instrumento independiente y soberano del Poder Popular organizado.

Maduro ha dicho durante el lanzamiento del MSV que “Ustedes son la fuerza que va encarnar el futuro, de manera unitaria, incluyente, convocando a todos, ha llegado el momento de crear nuevas formas de participación, ha llegado el momento de crear nuevas soluciones a los problemas de Venezuela, y solo podemos hacer esto si nos unimos” ¿Será que se entenderá esta instrucción con todas sus letras? Eso está por verse, ojalá que sí.

Nosotros estuvimos entre los cien convocados para integrar el comité promotor del Congreso de la Patria. No vamos a negar que esta instancia ha cumplido un papel no despreciable en esta etapa de la Revolución, pero tampoco que se ha tratado de un proyecto que cumplió sus objetivos iniciales solo a medias. Ha terminado siendo apenas una sombra de los que se propuso en un principio, eso tenemos que decirlo con toda responsabilidad.

Cuando advertimos de estos peligros, pensamos de nuevo con lo ocurrido en el caso de los bolcheviques y los soviets, lo cual contribuyó en buena parte a la excesiva burocratización del Estado y la revolución soviética, lo que a la larga, y a pesar de los grandes logros, fue una de las razones de la restauración del capitalismo tras esa extraordinaria experiencia social.

Eso también lo comentamos en nuestro libro arriba citado: “… la contradicción entre el papel del partido de gobierno y el de las organizaciones sociales poco a poco fue resolviéndose a favor de la estructura partidista y perpetrándose el secuestro de la sociedad y todas sus instancias políticas por parte del partido comunista”. Salvemos al MSV de los pecados originales del dogmatismo y el sectarismo.

Diálogo: ¡ya está bueno ya!

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 08 de febrero de 2018

Diálogo: ¡ya está bueno ya!

Finalmente parece que la suerte está echada con el diálogo en República Dominicana, por ahora y por tiempo indefinido. Lo ha dicho sin muchos adornos el presidente dominicano Danilo Medina, quien informó ayer en una rueda de prensa que las partes no lograron llegar a un acuerdo definitivo, debido principalmente a la imposibilidad de acordar una fecha para elecciones presidenciales que resultara satisfactoria tanto para el gobierno como a la MUD. Medina fue lapidario: “el diálogo entra en este momento en una especie de pausa indefinida”.

Tampoco nosotros doraremos ninguna píldora: de momento el diálogo ha fracasado ¿para quién? Dejemos esta pregunta en el aire por ahora. Lo cierto es que no estamos sorprendidos, desde hace tiempo hemos venido diciendo que en la disyuntiva política en la que está Venezuela, no podría haber diálogo, y si lo había, no sería eficaz.

Véase lo que escribimos en nuestro Análisis del 15 de marzo de 2017, hace casi un año: “La derecha en su conjunto está planteando el regreso al plan neoliberal. No hay manera de que los revolucionarios conciliemos con eso, no puede ser, porque estaríamos abandonando nuestra esencia, nuestros principios. Por eso mismo, esta lucha no tiene ni tendrá cuartel, eso lo venimos diciendo desde hace tiempo, sobre todo cuando nos hemos referido a la posibilidad de un diálogo eficaz: no lo habrá hasta tanto una de las dos grandes fuerzas en feroz pugna por el poder se resigne a su derrota, si es que eso llega a pasar antes de que la sangre llegue al río. Lo de la sangre es metafórico, pero lamentablemente podría convertirse en literal. En Venezuela, undiálogo político verdadero entre la Revolución y la contra solo puede darse comodiálogo para la capitulación del vencido, para que el perdedor morigere los costos de la derrota, a menos que decida enfrentarse a su acoso o liquidación en cualquier sentido, según las circunstancias”.

Esa opinión nuestra la ratificamos hoy. Fíjese el lector que el tema que tranca principalmente el juego, según el presidente Medina, es la fecha de las elecciones presidenciales, un hito en esa lucha por el poder. La oposición, a pesar de su mal momento, sigue en sus trece y aun guarda esperanzas de rápida recuperación, fundamentados en el aun importante descontento social por las dificultades económicas y en la intensificada agresión internacional contra la Revolución Bolivariana. Se cree todavía fuerte porque cuenta con la guerra económica y con el intervencionismo imperial. No se rinde, no ceja en su intención de acabar perentoriamente con la
Revolución Bolivariana.

Pero es que los constantes llamados al diálogo de Maduro y nuestro Gobierno siempre han sido despreciados por la derecha. Cuando van a la mesa de conversaciones terminan por abandonarla o desconocen los acuerdos cuando los hay. Recordemos, en ese sentido, lo que ocurrió en diciembre de 2016, cuando el Gobierno y la oposición firmaron un “acuerdo de convivencia”. Entonces, la MUD publicó un comunicado, el 1° de diciembre, en el que amenazaban con patear la mesa. Allí se decía que “… el proceso de búsqueda de soluciones a través del diálogo se encuentra detenido por el incumplimiento del gobierno de los acuerdos logrados en las reuniones plenarias de la Mesa de Diálogo Nacional realizadas los días 30 de octubre, 11 y 12 de noviembre” ¿Quién incumplió realmente los acuerdos? Veamos.

Comencemos por evocar cuáles fueron tales acuerdos, expresados en el documento refrendado por ambos sectores políticos después de las reuniones del 11 y 12 de noviembre. Obviaremos en este recuento el punto referido al Esequibo, ya que no era objeto de controversia, y dediquemos atención a otros, especialmente al que en nuestro entender fue el acuerdo más importante, la declaración “Convivir en paz”.

Para muestra un botón. El acuerdo firmado bajo el título “En el campo económico-social” señalaba: “El Gobierno nacional y la MUD acordaron trabajar de manera conjunta para combatir toda forma de sabotaje, boicot o agresión a la economía venezolana. Decidieron priorizar en el corto plazo la adopción de medidas orientadas al abastecimiento de medicamentos y alimentos sobre la base de contribuir a promover su producción e importación. Promover el diseño y aplicación de políticas de cooperación entre los sectores público y privado para monitorear, fiscalizar y controlar los mecanismos de adquisición y distribución de insumos y mercancías”.

¿Cumplió la oposición, aunque fuera mínimamente, con este acuerdo? No solo no lo hizo, sino que actuó exactamente en sentido contrario. En vez de pronunciarse abiertamente contra las manipulaciones en torno al llamado “dólar paralelo”, omitió toda mención de esta forma de sabotaje y al abierto ataque contra nuestra moneda dirigido desde laboratorios de guerra, o soslayó con alcahuetería la responsabilidad de quienes especulan con el valor del dólar. Henrique Capriles, por ejemplo, declaró que “La destrucción de nuestro signo monetario no se debe a una página web ¡eso es mentira! El gobierno es el único culpable de la devaluación de nuestra moneda”. No se ha pronunciado nunca desde la derecha ni una sola palabra contra el acaparamiento de productos, la especulación comercial o la simplificación de la producción. Son cómplices del sabotaje económico. En vez de contribuir al control y fiscalización de la distribución de alimentos, se dio a sembrar rumores sobre desabastecimiento, corralitos bancarios, cierre de cajeros, con el auxilio de algunos medios de comunicación y a través de las llamadas redes sociales (que preferimos calificar de “digitales”).

En el acuerdo “Convivir en paz” se decía, entre otras cosas, que “Hoy queremos hablar de tolerancia, de derechos humanos, de paz, de prosperidad económica, de soberanía, de felicidad social”. Esto, en boca de la derecha, no era más que hipocresía.

Todos esos términos forman parte de la propuesta general del chavismo y es claro que la situación idílica que se plantea en este párrafo no es compartida realmente por la contrarrevolución en feroz lucha por el poder ¿Cuánto tiempo pasó para que las calles se llenaran de violencia terrorista y muerte con el respaldo o al menos la anuencia de toda la oposición?

Las verdaderas intenciones de la derecha quedan claras en la siguiente declaración de Julio Borges después de suspendido el proceso de diálogo: “llamamos al pueblo venezolano a crear entre todos un frente amplio dentro y fuera de Venezuela para materializar esta lucha, ponernos de pie y lograr que la solución esté en nombre y en manos de todos los venezolanos”.

El fracaso del diálogo es, en primer lugar, del pueblo de Venezuela, que quiere paz y estabilidad. Pero también lleva su parte la oposición, que vuelve a mostrar su verdadera cara: no está trabajando por el país, sino por sus ansias de poder. Es lo que traslucen las palabras recientes de Zapatero y Medina. Nuestro Gobierno hace lo que tiene que hacer, interpretando los deseos y el interés de los venezolanos.

Ha llegado la hora de dejarnos de vainas, se ha anunciado ayer la fecha de las elecciones y, como dijo Maduro, que la oposición participe si quiere, y si no, que se vaya al diablo. Como se dice popularmente, ya está bueno ya.

La gira de Tillerson

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 07 de febrero de 2018

La gira de Tillerson

Mientras con el diálogo continúa el cuento del gallo pelón, esperando todos que llegue finalmente a dónde sea que vaya o que siga, entra en su etapa final la gira del secretario de Estado Rex Tillerson por varios países de América Latina. Muchos analistas, algunos de los cuales se inclinan a apoyar los intereses imperiales, se han adelantado a pronosticar el fracaso básico de este intento de recuperar el espacio perdido por Estados Unidos en lo que fuera su patio trasero. Es natural, pues en lo que atañe a Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro y la Revolución Bolivariana dan muestras de creciente fortaleza y estabilidad, y las amenazas del Imperio y sus lacayos parecieran tener sabor a bravuconadas ineficaces, a pesar de los pesares, y a despecho de guerra económica y sanciones. Tampoco parece probable que obtenga avances en la intención de frenar en algo la creciente influencia política y sobre todo económica de Rusia y de China en nuestro continente. Es claro que el gran país imperial sigue viviendo un mal momento a lo interno y en el escenario internacional. La crisis se acentúa y no mejora nada el enfermo.

La economía gringa continúa sometida a vaivenes que manifiestan su vulnerabilidad y su inestabilidad. El índice Dow Jones perdió más de 1.500 puntos este lunes luego del pánico generado por los datos del empleo en Estados Unidos. Se trata del desplome más significativo de su historia, al igual que la caída de 3% del dólar un solo día.

Wall Street arrancó la semana con una bajada que da continuidad a los números rojos del pasado viernes, luego de que los datos del empleo despertaran los temores en los inversores. Según la agencia estadounidense AP, la caída del índice es el mayor de todos los tiempos. Durante la jornada las pérdidas oscilaron entre 800 y 1.000 puntos, un récord que está por encima del derrumbe de 777.68 puntos que experimentó el mercado en septiembre de 2008 y que borró las ganancias logradas desde inicios de este año, tal como lo recogió el importante diario Chicago Tribune.

Algo paradójico y a la vez revelador es que los salarios en Estados Unidos registraron la mayor subida desde 2009, por lo que los inversionistas especulan que habrá mayor inflación y que el aumento de las tasas de interés impedirá la recuperación del récord de mercado. Después del cierre de sesión, el índice Dow Jones perdió, como quedó dicho, más de 1.500 puntos enteros; mientras el Nasdaq cedió 2,8% y el S&P se ubicó en 3,5%.

Esto es un interesante espejo de lo que ocurre en Venezuela, donde los agentes del capital tratan de convertir cualquier mejoría en el ingreso de los trabajadores en un misil contra la economía. Allá de una vez la economía retrocede y el capitalismo entra en pánico, aunque el aumento de salarios no fue decretado por el Gobierno que rige en la Casa Blanca sino que se produce como consecuencia de nuevas leyes y decretos en algunos estados del país, como Alaska, Florida, Minnesota, Misuri, Nueva Jersey, Ohio, Montana y Dakota del Sur, entre otros, que tienden a arrastrar la lucha de organizaciones sociales de otras entidades federales para acceder a aumentos del salario mínimo.

No dejaremos de señalar una importante opinión de la articulista Zoraima Venezuela, reflejada en “Lunes negro de la economía estadounidense, estalló la burbuja del $”, que nos llegó vía correo electrónico: “estos son los efectos del ataque financiero orquestado por Rusia y China en los últimos años contra USA y el Sistema Financiero imperante, siendo la ultima estocada el lanzamiento este pasado 18 de enero de los Contratos a futuro de Petróleo en Petroyuanes respaldados en Oro, es decir ya China, segundo consumidor de Petróleo del planeta, deja de comprar el mismo en $… junto con el lanzamiento de nuestro Petro para el 20 de este mes (Venezuela la mayor reserva de Petróleo del Planeta y de la Opep) y del lanzamiento para este 5 de Marzo del Criptorublo por Rusia (la mayor reserva de petróleo fuera de la Opep)”.

Por otra parte, son evidentes los problemas económicos y políticos que viven todos los gobiernos neoliberales del continente, socios del Imperio, que acarrean altos índices de impopularidad a la mayoría de los presidentes de esos países, lo cual los pone en no muy buenas condiciones para presionar a Venezuela, más allá de las palabras y de sanciones menores. Una muestra de ello es la declaración del canciller brasileño Aloysio Nunes Ferreira, quien criticó la promoción de un eventual golpe militar en Venezuela por “no tener sentido” la iniciativa expresada por su par estadounidense.

Según Nunes, el venezolano “es un régimen destinado a cambiar, pero solamente puede cambiar mediante el pueblo venezolano. No seremos los de afuera los que hagamos eso. ¿Tillerson está proponiendo un golpe de Estado? Eso no tiene sentido”.

Ahora bien, tampoco es que podamos confiarnos absolutamente por esta situación. Hemos afirmado más de una vez que en política no hay nada escrito y que de cualquier malla salta un ratón. En la actualidad nos cuesta imaginar una circunstancia desde la cual vaya a brincar el múrido imperial. Pero aunque creamos que las brujas no existen, de que vuelan, vuelan.

En ese sentido, el politólogo y analista vasco Katu Arkonada, ha afirmado, en un artículo publicado en Rebelión.org, bajo el título “Estados Unidos, la hegemonía no termina de morir, la fase de dominación ya ha comenzado”, que “Vivimos tiempos tan confusos como convulsos. La crisis estructural del capitalismo en la que estamos inmersos y el nuevo escenario geopolítico rediseñan todas las variables de la ecuación”.

También es conveniente transcribir la opinión del venezolano Eduardo Rothe, en su trabajo titulado “La patria socialista en peligro”, del lunes 29/01/2018, en Aporrea.org: “¿Qué podemos esperar? No es fácil hacer predicciones con tantas variantes, pero puede preverse una combinación de estrategia de ‘shock y pavor’ con guerra de desgaste: a) brotes de violencia de calle y atentados atroces; b) en la frontera aparición de grupos armados irregulares apoyados por países vecinos y las potencias, con recursos ilimitados e ‘interdicción aérea’, con el objetivo de instalar un estado de guerra costoso y doloroso que complique aún más la vida de la población y la gestión del gobierno bolivariano”.

La administración de Obama parecía comprender mejor la acuciante realidad negativa y geopolítica de Estados Unidos, y su relación actual con América Latina. Era una política agresiva, pero con escogencia más precisa de los blancos de ataque. Quizás por eso se acerca a Cuba, estable y menos vulnerable, para concentrarse contra los gobiernos progresistas, especialmente el de Venezuela. En ese sentido, acaso se inclinaba más por apoyar con mayor ahínco a sectores electoralistas de la MUD. En cambio el gobierno de Trump se percibe más cerca de planteamientos extremistas como los de Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma. Eso probablemente los conduzca, como a estos, al fracaso en su conspiración contra Maduro. Pero también es posible que lo radicalice más aun y lo lleve a una aventura descaminada y criminal.

Ojo pelao.

Cabello y la República Popular Democrática de Corea

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Viernes 02 de febrero de 2018

Las preocupaciones yanquis

El papel de Venezuela en el tablero geopolítico mundial es cada vez más importante, por el rol cardinal que juega la Revolución Bolivariana en la lucha de clases planetaria, con especial incidencia en América Latina, una de las regiones mejor dotada de recursos naturales, no solo en áreas tradicionalmente vitales como petróleo y minería, sino por sus recursos hídricos, que se consideran decisivos para el futuro de la Humanidad. Por eso la creciente y brutal agresión imperialista contra nuestra Patria.

Esto lo entienden muy bien tanto la meca imperial, Estados Unidos, como la dirigencia revolucionaria venezolana y sus aliados en el mundo. La gira que inició ayer el secretario de Estado gringo, Rex Tillerson por América Latina, con visitas a varios países con gobiernos lacayos, coincide con la del canciller Jorge Arreaza que comenzó el mismo día en Cuba, con ruta continental diferente.

La verdad es que Estados Unidos está muy preocupado por todo lo que ocurre en nuestro continente, pues aunque la contraofensiva neoliberal ha cosechado algunos éxitos importantes, como los de Brasil y Argentina, ellos saben muy bien que la lucha liberadora de nuestros pueblos está vivita y coleando, y que esas victorias circunstanciales de sus aliados pueden ser efímeras. Los pueblos están en la calle, en lucha, y por eso consideran a la Revolución Bolivariana como una a amenaza, por su ejemplo de resistencia y talante patriótico.

Es muy significativo un informe reciente de la agencia calificadora de riesgos Moody’s, principal rival en ese campo de Standard & Poor’s. Como se sabe, estas agencias representan los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, que a través de ellas han creado un importante factor para tratar de influir en la economía y la política de una amplia gama de países. Para Moody’s, las elecciones de los próximos meses en América Latina pueden “poner en riesgo las reformas fiscales y estructurales en la región, ya que las nuevas autoridades pueden estar menos comprometidas a impulsarlas o enfrentarse a la falta de apoyo político para su implementación”.

En México, por ejemplo, Moody’s apunta que las encuestas revelan un descenso en el apoyo al Gobierno de Enrique Peña Nieto en contraste con el aumento de la popularidad del candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador. Además, apuntó que el Gobierno de Michel Temer en Brasil tiene el índice de aprobación más bajo de los últimos 28 años, mientras los ciudadanos sienten que el país va por un rumbo equivocado. Por supuesto, derrotas neoliberales en países de la importancia de México y Brasil representarían un cambio brusco en las relaciones de poder continentales.

Pero las preocupaciones yanquis van más allá de estas perspectivas electorales, también tienen un trasfondo en la competencia que le están haciendo en nuestro continente otras dos grandes potencias, aliadas por cierto de Venezuela, Rusia y China.

El imperio ha visto paulatinamente y cada vez más debilitado su dominio omnímodo en lo que sigue considerando su patio trasero. Estas potencias mantienen fuertes lazos comerciales y económicos en general, inclusive con gobiernos de derecha del continente.

En ese sentido, y con descarada prepotencia, el secretario de Estado Tillerson, advirtió ayer a los países de América Latina de “una dependencia excesiva en sus lazos económicos con China”: “Hoy China se está estableciendo en América Latina. Está usando el poder económico para llevar a la región bajo su órbita, la pregunta es a qué precio”, sostuvo Tillerson en un discurso en la Universidad de Texas en Austin, antes de su gira latinoamericana. Sin ningún escrúpulo, Tillerson reclama sus supuestos derechos imperiales en el continente, al proclamar que “América Latina no necesita nuevos poderes imperiales”.

Tillerson hizo también referencia a la creciente influencia de Rusia en América Latina y llamó a los Estados latinoamericanos a resguardarse de “potencias lejanas que no reflejan los valores fundamentales compartidos en esta región”. Además arguyó que Rusia vende armas y equipo militar a “regímenes hostiles que no comparten ni respetan los valores democráticos”.

Así pues, para Estados Unidos no se trata solo de la amenaza “inusual y extraordinaria” que representa un pueblo digno y patriota como el venezolano, sino de cómo las fuerzas populares y nacionalistas del continente han venido abriendo espacios para la conformación de un mundo multipolar, al punto de que hasta sus socios de la derecha continental se han venido sumando, “sin querer queriendo”, a ese concepto que sembró y promovió el gigante Hugo Chávez.

Por supuesto, nuestra dirección revolucionaria no está cruzada de brazos ante la ofensiva geopolítica imperial. No solo se está moviendo nuestro canciller para poner en alerta a los gobiernos progresistas y a los pueblos revolucionarios del continente.

También el dirigente socialista Diosdado Cabello, durante una entrevista en el programa Zurda Konducta de VTV, destacó la importancia de la unidad y de estrechar lazos de amistad con otros pueblos para enfrentar al imperialismo norteamericano. Por esta razón, se reunió ayer con el embajador de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte), Ri Sung Gi. Cabello declaró que “La reunión con el embajador de la República Popular Democrática de Corea fue sorprendente, porque este pueblo ¡cuánto ha soportado!”.

De igual forma, Cabello se reunió el miércoles con el embajador de la República Popular China, Li Baorong, para abordar los retos que deben asumir los movimientos políticos de ambas naciones para enfrentar los ataques políticos y económicos de Estados Unidos. Parece estarse conformando, paso a paso, algo muy necesario en estos tiempos turbulentos y de grandes cambios: un frente mundial antiimperialista que resista a las intenciones hegemónicas del Imperio estadounidense y acelere su caída. Por eso vamos a decirlo otra vez: ¡Todos con Maduro! ¡Juntos podemos más!

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: