2018: el año que viviremos en peligro (y V)

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno  Situacional Político
Viernes 12 de enero de 2018

2018: el año que viviremos en peligro (y V)

Hoy vamos a abordar el relevante tema de las probables elecciones presidenciales previstas para este año que apenas inicia. Lo de “probables” quiere significar que debería haberlas, pero que no puede darse esto como hecho seguro. Ayer el presidente Maduro, y también el ministro Jorge Rodríguez, hicieron referencia a planes de violencia que involucrarían a los partidos derechistas Primero Justicia y Voluntad Popular. Estos planes pueden estar relacionados con una intención de impedir que haya elecciones en lo inmediato, ante todas las ventajas que tiene el chavismo y a las cuales hicimos referencia en el Análisis de ayer, en el cual también asentamos, de todas formas, que “vamos a quedarnos en que este año es electoral presidencial, dentro de los parámetros normales, en fecha aún por determinarse”. Así que el siguiente análisis se concentra en esta hipótesis, siempre bajo la premisa de que nada está escrito, y las denuncias hechas ayer por estos dos muy altos funcionarios dan razón a ciertas aprensiones nuestras.

También ayer dijimos, con referencia al chavismo, que “Si bien un análisis somero deja en evidencia sus grandes fortalezas, también hay notables debilidades que hacen que no podamos dar por seguras las victorias, las cuales habrá que trabajar con ahínco y precisión de cirujanos”. En realidad, hay sobre todo una gran debilidad que podría evitar que la Revolución Bolivariana se consolidara este año con una gran victoria electoral presidencial: la difícil situación económica del pueblo aun irresoluta, que genera un evidente y extendido descontento social.

Aunque la gran vanguardia social que es el chavismo convoca el apoyo decidido de aproximadamente el 30% de los venezolanos, en el otro 70% hay una gran vulnerabilidad. Esto no quiere decir que ese alto porcentaje esté apoyando a la MUD, ciertamente no lo está, pero sí podría mostrarse débil ante alguna opción manipuladora que se asomara al escenario con un discurso relativamente novedoso en medio de cierta aridez discursiva que se vive en el país. A la mayoría de los chavitas les parece excelente el discurso de la dirigencia política revolucionaria, pero esto podría formar parte del espíritu de secta que predomina, siendo posible que para la población mayoritaria dicho discurso aparezca como repetitivo y desgastado, como algunos hemos advertido.

Es bueno aclarar que, a pesar de los pesares, el chavismo sigue luciendo claro favorito para cualquier evento electoral venidero, pero también que nuestras vulnerabilidades hacen que no nos confiemos ciegamente en la inevitabilidad de una sorpresiva derrota. Sí, digámoslo mil veces: en política nada está escrito.

El presidente Maduro y el Gobierno Bolivariano están sin duda muy activos, haciendo un loable esfuerzo para mantener vivas las esperanzas del pueblo, tomando todos los días medidas que compensen los estragos que hacen la agresión económica y las debilidades estructurales de nuestra economía. Aumentos salariales, bonos especiales, distribución solidaria de alimentos y otros insumos, operativos de control o punitivos contra especuladores, acaparadores, contrabandistas y otras mafias que medran a costillas del pueblo. Pero estos actos paliativos no terminan de dar solución estable a la situación de deterioro de la economía familiar, que parece estar atrapada, hoy por hoy, en medio de la danza enloquecida de los aumentos groseros de los precios.

La brutal agresión económica del imperialismo y la burguesía, y el bloqueo-boicot financiero contra nuestra Patria es una punta de lanza de primera línea en el plan contrarrevolucionario de escala internacional que cada día se evidencia más y que no deja de desarrollarse a ritmo de vorágine.

En ese contexto, es imprescindible un replanteamiento del discurso oficial que combine diversos elementos: crudeza, en el sentido de que no hay soluciones milagrosas inmediatas y eso hay que dejarlo claro ante el pueblo. Controlar un tanto el tono festivo y asumir con más espíritu solidario el sufrimiento de ese pueblo, aceptándolo como una realidad que se prolongará aun por algún tiempo. Compromiso, con el llamado permanente a la paciencia popular y a la incorporación colectiva, nacional, a la solución de los problemas. Esperanza, a través de la presentación efectiva de un plan económico integral de aliento nacional, realista, creíble, con plazos, escalas, planteamientos claros
y coherentes.

En estos días se está dando el debate sobre el Plan de la Patria en su desarrollo hasta el año 2025. Eso está muy bien, pero no nos llamemos a engaño, ese es un debate que concierne solo al PSUV y su periferia, la mayoría del país no está participando. Eso no significa que sus resultados no vayan a ser positivos o esperanzadores. Pero no estaríamos haciendo nada nuevo si los mismos se quedan encerrados en las cuatro paredes del chavismo militante.

El movimiento revolucionario venezolano vive un interesante momento de resistencia y recuperación. Pero los peligros están allí, como lo sigues estando las agresiones crecientes de los enemigos históricos de la Patria. Utilicemos nuestras ventajas como punto de partida para blindarnos en la perspectiva del año y para asegurar las victorias.

Por supuesto, muchos elementos podrían ser incorporados a este análisis, como los que se desprenden de hechos como la recuperación paulatina de los precios del petróleo, las excelentes leyes que viene aprobando la Constituyente, novedades como la creación del Petro y otras. Pero quien mucho abarca poco aprieta. Seguiremos recorriendo este año peligroso, siguiéndole las huellas, tratando de escrutar el complejo momento político que vivimos.

2018: el año que viviremos en peligro (IV)

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 11 de enero de 2018

2018: el año que viviremos en peligro (IV)

El presidente Maduro ha dado por seguro que este año habrá elecciones, lo cual debemos tomárnoslo en serio, pero sin olvidar el dicho popular: seguro está el infierno.

Puede haber circunstancias que cambien el panorama nacional tan radicalmente que obliguen a posponer esos comicios, como por ejemplo una situación de violencia extrema promovida por la derecha. Aunque en este momento luce mucho más probable que las elecciones sean adelantadas por la Asamblea Nacional Constituyente, si bien esto tampoco puede darse por hecho. Así que vamos a quedarnos en que este año es electoral presidencial, dentro de los parámetros normales, en fecha aún por determinarse.

Las principales fuerzas que se disputan el poder político en Venezuela llegan al año electoral en condiciones muy diferentes. El chavismo lo hace con diversas fortalezas que le proporcionan claras ventajas. Tiene toda la iniciativa política desde hace más de seis meses, ha reforzado su presencia institucional, pues a su amplio dominio de gobernaciones y alcaldías logrado en elecciones del año pasado, hay que sumarle la poderosa herramienta de la Asamblea Nacional Constituyente, además de tener en sus manos todas las instituciones del Estado, salvo la decaída y prácticamente nula Asamblea Nacional.

Desde el punto organizativo, la superioridad del chavismo es igualmente evidente. El PSUV, el partido de gobierno, es la gran organización política del país, sin que haya ninguna que ni siquiera se le acerque en cuanto a solidez, coherencia, unidad, alta moral y consciencia de la militancia, capacidad de convocatoria y movilización, así como vinculación a organizaciones sociales de base. Ni siquiera ese irregular y errático archipiélago que es la MUD.

Por su parte, la oposición arranca el año con notables debilidades, que ya las tenían pero que se han profundizado con la cadena de derrotas que ha sufrido después del descalabro de la táctica terrorista guarimbera. La división en sus filas no ha hecho sino ahondarse. Los sectores más extremistas ya no disimulan ni esconden sus diferencias con los partidos que dominan en la MUD.

Tales divergencias se han reflejado con claridad en las distintas posiciones que han asumido individualidades y organizaciones opositoras ante la Asamblea Nacional Constituyente, el gran dolor de cabeza de la derecha. Eso ha hecho que una de las principales voces del terrorismo fascista en Venezuela, María Corina Machado se haya mostrado opuesta a la recién electa y espuria directiva de la Asamblea Nacional, al declarar que “Para nosotros en Vente Venezuela, para la fracción del 16J y para Soy Venezuela es inconcebible que se la haya entregado la directiva a partidos o a miembros de partidos que reconocen a la Constituyente”, y consideró como un “gravísimo error y muy lamentable que se le haya dado, por parte de todos los partidos que dicen formar parte de la Mesa de la Unidad democrática , ese reconocimiento y esa dirección a la Asamblea Nacional”. Vale recordar que los cuatro gobernadores actuales y los alcaldes electos en diciembre igualmente han reconocido a la Constituyente, lo cual ha incidido igualmente en la división pública del sector opositor.

Hay otros signos de desencuentro en la oposición, como los que se ven reflejados en la carta de Timoteo Zambrano que comentamos en Análisis anterior y aquellos que todo el mundo conoce en cuanto a la disputa interna por la supremacía partidista y por la candidatura presidencial.

Algunos dirán que en la actualidad la incidencia de los más extremistas es poca, sobre todo por la colosal derrota de la violencia guarimbera, pero es que la división pública de los opositores incide de manera devastadora en la moral de su base social, además de la serie de derrotas y la percepción de fortaleza que ha venido proyectando el chavismo, sobre todo con la imagen todopoderosa de la Asamblea Nacional Constituyente, que se ha convertido, sin duda, en un factor determinante de todos los desarrollos políticos en el país.

Es claro, pues, que el chavismo es nítido favorito para cualquier evento electoral que se programe en medio de la perspectiva que se percibe hoy. Pero no todo es felicidad para las fuerzas revolucionarias venezolanas. Si bien un análisis somero deja en evidencia sus grandes fortalezas, también hay notables debilidades que hacen que no podamos dar por seguras las victorias, las cuales habrá que trabajar con ahínco y precisión de cirujanos. Pero dejemos esto hasta aquí y reasumamos mañana ese tema que requerirá más espacio que el que nos queda por hoy en el uso propio de estos Análisis.

2018: el año que viviremos en peligro (III)

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 10 de enero de 2018
2018: el año que viviremos en peligro (III)

En nuestro Análisis del pasado lunes escribimos que el 2018 se vinculaba a “dos hechos políticos de especial importancia (que) podrían marcar su desarrollo: el diálogo que ha de continuar el próximo jueves en República Dominicana y las elecciones presidenciales en principio previstas para este año”. Ambos eventos han visto movimientos interesantes en el despunte del año.

En cuanto al diálogo, sigue mostrando una evidente fragilidad, sobre todo porque los factores opositores no buscan realmente soluciones para el país, sino la manera de sacar ventaja de cara a la posibilidad de salir este mismo año de Nicolás Maduro y dar al traste con la Revolución Bolivariana, con el creciente respaldo del imperialismo y de sus aliados internacionales.

En principio, la continuación de las conversaciones entre Gobierno y MUD se plantean para jueves 11 y viernes 12 de esta semana, con ambos factores habiendo confirmado, hasta hoy, su asistencia a República Dominicana. Pero la situación en ese sentido muestra desde ya cierto deterioro. Por una parte, los cancilleres de México y Chile, dos países con gobiernos de derecha, que conforman el grupo facilitador, han amenazado con retirarse de la mesa. En ese sentido, el canciller mexicano, Luis Videgaray, ha dicho que “En principio está previsto que participemos nuevamente en la tercera ronda de negociación en la República Dominicana la semana que entra. Sin embargo, debo decir que hemos visto algunas decisiones del Gobierno venezolano que no necesariamente son congruentes con lo que se ha venido hablando en la mesa”.

Videgaray, junto al canciller chileno Heraldo Muñoz, han enviado una carta al presidente dominicano “expresándole nuestra preocupación por algunas decisiones que ha tomado el Gobierno venezolano después de la última ronda de negociación y que pudieran poner en duda nuestra participación hacia adelante… Así es que estaremos informando en los próximos días si participamos o no en esta negociación”.

Aquí está claro que estos dos cancilleres chantajean y hacen presión para que el diálogo avance hacia decisiones que favorezcan a la oposición venezolana, asumiendo un papel de juez y parte. Esto representa un peligro cierto para que el diálogo pueda avanzar hacia acuerdos equilibrados.

Videgaray ha expresado además la intención de México de seguir claramente alineado con los enemigos continentales de Venezuela. Al declarar que “Seguiremos trabajando a través de la Organización de Estados Americanos o el Grupo de Lima, creado ex profeso, y seguiremos participando (en el diálogo) siempre cuando las condiciones sean idóneas”.

Es evidente que México está haciendo un juego doble, de dos caras. Funge de “facilitador” del diálogo, pero sigue participando de la conspiración internacional contra Venezuela, lo cual pone en duda que su papel en las conversaciones en República Dominicana pueda ayudar realmente a que se alcancen acuerdos aceptables para ambas partes. Esto pone en evidente peligro, de manera integral, el proceso de diálogo.

A esto hay que sumar el hecho de que no toda la oposición está participando en las conversaciones, ya que el sector extremista se opone abiertamente a las negociaciones y, además, mismos factores de la derecha que están participando muestran una posición públicamente pero asoman otra en privado.

Esto último se desprende de la carta de renuncia del opositor Timoteo Zambrano a su papel en la delegación de la MUD que venía asistiendo a República Dominicana. Zambrano expresa allí que “Por defender éstas ideas (de promoción del diálogo) con coherencia, he sido vituperado y denostado como supuesto ‘colaboracionista’ con el gobierno. Esa acusación sustenta la razón principal por la que distintos actores de la MUD, ‘desaconsejaron’ mi candidatura a la presidencia de la Asamblea Nacional”.

Y también: “Es curioso que me acusen de tener capacidad de diálogo con el gobierno, los mismos factores y partidos, que tan frecuentemente me han pedido esa comunicación con el chavismo en el reclamo de muchos temas de su interés”. Y además: “No puedo actuar de una manera ante los ciudadanos y otra entre bambalinas.

Parece que otros sí. No puedo buscar acuerdos secretos y a la sazón ser un radical impoluto ante el país”. Y, muy importante: “Si defiendo el diálogo, hago dialogo, -lo hago en privado y lo hago en público-; si busco la paz, no aparezco como un guerrero con antifaz; si busco la convivencia aparto el insulto. No tengo doble moral, ni sirvo para halagar al público más sediento de mensajes duros. La política es dar soluciones a la gente y no soliviantarla hacia abismos sin destino”.

Las palabras de Timoteo Zambrano dejan absolutamente en claro algo que hemos venido diciendo: es muy difícil que el diálogo tenga éxito mientras las fuerzas de oposición se sientan en capacidad de salir de Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana, inclusive este mismo año. Van a República Dominicana con el puñal escondido en la espalda, conversan, tratan de acomodar las elecciones presidenciales para sacar ventajas que no han logrado con su accionar político y, sobre todo, siguen guardando algunas apuestas ocultas a la violencia y a la promoción de la intervención foránea. No podemos confiar en ellos (o sea, en el imperialismo) “ni tantito así”, como decía el Che. Pero hay que seguir allí, promoviendo y adelantando el diálogo, a pesar de los pesares.

Otro gran tema del año son las posibles elecciones presidenciales, pero de eso hablaremos en el siguiente Análisis de esta serie.

2018: el año que viviremos en peligro (II)

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político
Martes 09 de enero de 2018

2018: el año que viviremos en peligro (II)

Así como ayer hablamos de los peligros que provienen del frente externo, hoy empezaremos a abordar, en esta serie de Análisis sobre las perspectivas de 2018, las grandes complejidades del frente interno en Venezuela. Por supuesto, no existe una línea de separación real entre ambos frentes, al final siguen siendo flancos de la misma batalla que se retroalimentan. Un ejemplo de ello es el factor mediático. Los medios internacionales de la derecha están promoviendo la matriz de caos y violencia, con temas como los saqueos, y a su vez sus manipulaciones son replicadas por los medios del patio, que nutren igualmente a tales medios internacionales. Es un trabajo en equipo que al final tiene la misma finalidad: horadar paulatinamente la paz y la estabilidad y la imagen del país, y generar las condiciones para una eventual situación insurreccional o escenario de “crisis humanitaria” que justifique alguna forma de intervención foránea.

Las matrices mediáticas, y las presiones y sanciones políticas y mediáticas siguen teniendo consecuencias. Ayer supimos que el Papa Francisco se rueda un poco más hacia la derecha en su posición sobre Venezuela, cosa que no nos extraña porque nunca ha sido un personaje santificado por nosotros, al referirse a la “querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes”.

La vocería católica criolla termina de destapar sus intenciones en palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, la cucaracha Diego Padrón, quien ofrece un notable concierto en tono de oposición radical. Entre otras cosas de parecido calibre, el cura dijo que “Desde hace días se generaron en el país protestas de comida, de gasolina y saqueos. Pareciera que se va a producir un proceso de convulsión social.

Los Comité Locales de Abastecimiento y Producción no solucionan; crean hábitos de mendicidad. A este desastre económico se añade la corrupción”. Padrón habla claro y por la calle del medio y expone al viento su rostro de furioso anticomunista: “El sufrimiento actual del pueblo venezolano es de carácter ideológico, ético-político y económico. La raíz del sistema político que nos gobierna es el marxismo castrista, traducido en criollo como ‘socialismo del siglo XXI’”. Por si fuera poco, el cura canalla justifica la violencia criminal guarimbera y tergiversa la realidad del primer semestre de 2017: “El año 2017 los venezolanos no lo hemos vivido; ante todo, lo hemos sufrido. Entre abril y julio más de 130 muertos, 1.500 heridos y miles de detenidos, llevados a la cárcel ilegalmente”. Padrón ratificó el rechazo de la jerarquía católica a la Asamblea Nacional Constituyente, definiéndola como “un engendro estratégico de carácter político que no es ni originaria ni plenipotenciaria, puesto que lo originario es solo el poder soberano del pueblo”- Lo más importante de estas declaraciones de Padrón es la constatación de que poderosos sectores de la derecha venezolana están posicionando una matriz de mal disimulada promoción de la violencia, agorando la “convulsión social” si su representación política no se hace del Gobierno este año.

El presidente Maduro ha establecido una idea a la cual nos sumamos plenamente: nuestra victoria es y será siempre la paz ¿Por qué? Porque solo en paz los venezolanos podremos ahorrarnos sangre y sacrificios mayores para encontrar el camino hacia la superación de las dificultades y la construcción de una sociedad más justa. La otra ruta es la guerra, la segunda peor cosa que le puede ocurrir a un pueblo después de la esclavitud.

Lamentablemente, la paz no depende de la voluntad de nadie, sino que solo puede ser producto de desarrollos políticos, económicos y sociales que no dependen de la voluntad individual de nadie. La Asamblea Nacional Constituyente ha logrado una especie de tregua, un espacio de paz que debemos agradecer. Pero tenemos que estar claros en que esa tregua es hasta ahora coyuntural, el peligro de la violencia es el más grande que enfrentamos y la gran tarea de los revolucionarios hoy por hoy es luchar para que se mantenga la paz y la estabilidad del país, el único escenario deseable para encontrar la luz al final del túnel.

En ese sentido tenemos una gran responsabilidad, que pasa por estudiar nuestra realidad, analizar nuestras fortalezas y debilidades, reconocer y corregir nuestros errores. No todas las culpas podemos cargarlas a terceros. La paz nos necesita lúcidos, humildes, reflexivos.

Es una señal preocupante que inclusive fuerzas de izquierda expresen públicamente que la paz social está en peligro, como es el caso del Partido Comunista de Venezuela. Perfecto Abreu, miembro del Comité Central del PCV, declaró que “hay incertidumbre, desesperación e indignación en la gran mayoría del pueblo venezolano ante el agravamiento de la situación socioeconómica del país” y que Venezuela “puede estar a las puertas de grandes estallidos sociales”. El dirigente comunista expresó también dudas en torno al diálogo en República Dominicana, otro tema que se ha estado moviendo en días recientes, y que aun abordaremos junto a otros como las posibles elecciones presidenciales. Pero será en los Análisis próximos, en la continuación de esta serie.

2018: el año que viviremos en peligro (I)

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Lunes 08 de enero de 2018

2018: el año que viviremos en peligro (I)

El escenario político venezolano en este año 2018 del Señor, se nos antoja tan complejo como interesante. Cualquier pronóstico sobre su desarrollo se complica, más allá de las consignas triunfalistas cuya frecuencia se entiende porque se trata de política y porque en una situación de guerra es una forma de mantener en alto la moral de las tropas. Pero el analista debe ser ayudado por cierto distanciamiento, por una buena dosis de crudo raciocinio.

Ser precisos en los pronósticos, prever los escenarios con detalles es prácticamente imposible en la situación venezolana de hoy, pero sí nos es permitido ensayar el diseño de líneas gruesas con base en las señales que nos envían las noticias, posiciones y declaraciones de voceros políticos y formadores de opinión en el final del pasado año y en el inicio del actual.

Todo parece indicar que 2108 será un año de profundización y radicalización de la lucha de clases en Venezuela y en torno a su presencia en el escenario internacional, donde dos hechos políticos de especial importancia podrían marcar su desarrollo: el diálogo que ha de continuar el próximo jueves en República Dominicana y las elecciones presidenciales en principio previstas para este año. Ambos acontecimientos se vinculan al verdadero núcleo del “caso Venezuela”: la amenaza y la seria posibilidad de una intervención foránea en nuestro país, en algún momento futuro.

Vinculado a lo dicho, no hay que olvidar la situación socioeconómica del país, en cuyas complicaciones pone su esperanza la derecha nacional e internacional, fundamentada en la promoción de la conflictividad social que pueda conducir al establecimiento de condiciones para la intervención. Veamos algunas de las señales a las cuales hacemos referencia.

Es notorio el camino de agresión que asumen los factores más extremistas del concierto reaccionario internacional. Es la posición del gobierno de Donald Trump y de voceros como Luis Almagro, quien ha declarado que “El camino diplomático que queda por delante es el camino de las sanciones y creo que tiene que haber sanciones cada vez más duras que permitan que el régimen venezolano estructure y permita un proceso electoral claro, la construcción de un sistema electoral garantista… Aún hay espacio para la vía diplomática, que en este momento implicaría negociaciones serias para la democratización, y el aumento de sanciones contra los personeros del régimen y/o el aparato económico y financiero”. Es esto exactamente lo que hace el gobierno imperial y su principal socio Canadá, además de la intervención abierta y descarada de las embajadas de estos países en los asuntos de Venezuela.

Estos voceros cuentan con la acción en el país de sectores que por ahora tienen poca representatividad institucional y de masas, pero que podrían ser factores relevantes en la generación futura del escenario requerido para la intervención, todo ello en el marco, inconveniente para el imperialismo, de la división opositora. La ultraderechista María Corina Machado ha dicho que “Hoy, en las calles y en la AN, están planteadas dos posiciones muy distintas, con estrategias divergentes: la docilidad frente al régimen, el falso diálogo y el reconocimiento de la ANC; o la lucha firme, la desobediencia cívica y el desconocimiento total del régimen, hasta su salida”. En concordancia con el plan de invasión presentado por Ricardo Haussman, Machado propone tres tipos de acción: desconocer la ANC, designar nuevos TSJ y CNE, y conformar un “Gobierno de Unión Nacional”. Estas ideas cuentan con el apoyo del grupo de diputados extremistas de la llamada fracción 16 de Julio en la Asamblea Nacional.

Pero otros factores internos, que se presentan como supuestamente más moderados, hacen lo suyo para apuntalar el plan de intervención. En un comunicado, la Comisión de Política Exterior “alerta” a la OEA y a la ONU, y a los países del continente, especialmente a Brasil y Colombia, fronterizos con Venezuela, para “que estén atentos a brindar ayuda humanitaria” y asimismo les pide el apoyo para “eventuales oleadas de desplazados y refugiados”.

Paralelamente a la promoción interna de la intervención foránea, se da a partir de hoy el mayor ejercicio militar operado por las fuerzas brasileñas, AmazonLog 17, que se lleva a cabo con la participación de efectivos de Colombia, Perú, el Comando Sur y la Guardia Nacional estadounidense. Cerca de dos mil soldados se instalaron en la triple frontera de Colombia, Brasil y Perú, con la excusa de ensayar situaciones de emergencia humanitaria hasta el próximo 13 de noviembre en la región de Tabatinga, territorio donde solo hay acceso en barco o avión.

La analista internacional mexicana Ana Esther Ceceña ha dicho que “el objeto del Ejército de EE.UU. que se encuentra entre Brasil, Perú y Colombia es tener una posición preparada, y dejar una base montada para cualquier momento que se requiera una intervención o una respuesta que pueda ser una contingencia generada por las presiones que ejerce el propio ejército de Estados Unidos en la región”. Según Ceceña, la idea es que a partir de las instalaciones que se monten en las fronteras, una posible intervención en el territorio venezolano pudiera ser más fácil y más rápida, y presentada, no como invasión de Estados Unidos a Venezuela, sino como una acción de fuerzas combinadas de ejércitos de la región argumentando una amenaza a la seguridad hemisférica. Agregó que “los ejércitos de Colombia, Brasil y Perú tendrían la posibilidad a partir de allí de movilizar, tanto en Venezuela como en Bolivia, una amenaza directa a aquellos Gobiernos que están de algún modo confrontando las políticas hegemónicas pero también de aquellos países en que hay enormes riquezas naturales”.

Por su parte, el senador por el Polo Democrático Alternativo de Colombia, Iván Cepeda, se declaró en una entrevista para Telesur, preocupado por “el ascenso del militarismo e intervencionismo en el continente en la última década, y particularmente en la región andina… Todo eso nos preocupa más bajo una administración de Donald Trump, que no ha ahorrado ninguna clase de declaraciones y de acciones pendientes de agudizar por la vía militar, por la vía de agresiones, por la vía de intervención de situaciones en todo el mundo”.

Es verdad que en la realidad actual no se ve fácil para el imperialismo una intervención directa en Venezuela. El articulista y agente imperial Andrés Oppenheimer ha escrito en El Nuevo Herald, con referencia a la propuesta de Haussman, que “a juzgar por lo que escucho de diplomáticos estadounidenses y latinoamericanos, es muy poco probable que la propuesta de una intervención militar pueda prosperar. Incluso México, Brasil, Argentina y Perú, los países que han criticado más duramente a Maduro, se opondrían a una acción armada”. Sin embargo, la política es dinámica, para nada estática y en ella nada está escrito. Si existen los planes de intervención, existe también la probabilidad. Acaso no será hoy, no será mañana, pero… Es en el marco de esta gran amenaza que llegamos a este año en el que viviremos en peligro. Todavía hay bastante tela que cortar, pero seguiremos mañana, porque el tiempo y el espacio nos apremian.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: