Venezuela repudia seudo informe OAC

COMUNICADO OFICIAL

Venezuela repudia seudo informe emitido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

La República Bolivariana de Venezuela repudia el seudo informe emitido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los DDHH en nuestro país que –nuevamente- incurre de manera consciente en la mentira, en señalamientos infundados, tendenciosos y la difusión de falsos supuestos sobre la realidad venezolana.

La instrumentalización de la Oficina del Alto Comisionado con fines políticos para agredir a Venezuela, desvirtuando los loables fines de esta instancia, se ha convertido lamentablemente en una penosa costumbre durante los últimos tiempos. La utilización de falsas noticias difundidas por inescrupulosos medios de comunicación, sin comprobación alguna, y el uso del doble rasero en materia de DDHH., nuevamente expresan una posición parcializada, vergonzosa y violatoria de la soberanía de Venezuela y del Derecho Internacional

Es repudiable que la Oficina del Alto Comisionado insista en engañar abiertamente a la comunidad internacional acerca de los sucesos de violencia perpetrados por un sector de la oposición venezolana desde abril del presente año, haciendo caso omiso de la abundante, esclarecedora y fidedigna documentación que el Estado venezolano ha suministrado a esa Oficina, en la que se demuestra la responsabilidad de los dirigentes opositores en la organización, promoción y financiamiento de actos violentos que han arrojado un doloroso saldo de más de un centenar de personas fallecidas, miles de heridos e incontables daños y sufrimientos al pueblo venezolano.

Y es más grave aún que la Oficina del Alto Comisionado no exprese ninguna solidaridad con las víctimas esta estrategia política violenta y criminal, cuyo único fines en derrocar al Gobierno legítimo de la República Bolivariana de Venezuela.

Es reprobable éticamente que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con base en un informe incompleto, no concluido oficialmente, basado en opiniones recogidas en entrevistas supuestamente hechas por un autodenominado “equipo de expertos” afirme la existencia de “violaciones masivas” a los DDHH y presente semejante patraña al mundo como conclusiones de la Organización de Naciones Unidas, comprometiendo así el buen nombre y la reputación de esta organización y sus Estados miembros.

Las espurias conclusiones del auto denominado “equipo de expertos de la ONU” avaladas por el Alto Comisionado han lesionado seriamente la probidad, la imparcialidad, la equidad, la honradez y la buena fe que debe privar en las actuaciones de dicha Oficina, y representan un peligrsos precedente para la Naciones Unidas.

Esto sucede a pocos días de la exitosa instalación de la soberana y legítima Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela, y cuando la tranquilidad y el sosiego retorna a las calles, y cuando la oposición venezolana –tras el fracaso de esta arremetida violenta- anuncia su retorno al camino electoral y constitucional al decidir partricipar en las elecciones regionales del próximo 10 de diciembre.

La República Bolivariana expresa su absoluto desconocimiento de este documento ilegal utilizado para imponer una opinión basada en un enfoque ruin y parcializado por parte de la Oficina del Alto Comisionado, y realizará las gestiones diplomáticas a que hubiere lugar para denunciar esta nueva agresión contra nuestro pueblo y nuestro país, desde una instancia que debería servir con equilibrio y ponderación, a la protección de los derechos humanos en el mundo.

La República Bolivariana de Venezuela – ahora inmersa en un proceso constituyente popular- ratifica su compromiso con la paz, la promoción del diálogo entre todos los sectores del país, la tolerancia política y el pleno respeto a los derechos humanos, condiciones esenciales para solventar los problemas que nos aquejan.

Verdades incómodas y oligarquías mediáticas

por Atilio Boron – atilioboron.com.ar

“Verdades incómodas sobre Venezuela y la furia de las oligarquías mediáticas. Reflexiones en defensa propia.”

7 Agosto 2017

A continuación comparto unas reflexiones a propósito de la reacción de la oligarquía mediática frente a mis opiniones aceerca de la situación venezolana.
______

“Los periódicos  comenzaron a existir para decir la verdad y hoy existen para impedir que la verdad se diga.”
(G. K. Chesterton, 1917)

(Atilio A. Boron) En los últimos días, en coincidencia con la decisión de Cambiemos de hacer de Venezuela uno de sus ejes de campaña, fui sometido a un ataque sin precedentes desde las ciudadelas de la oligarquía mediática argentina a propósito de mis opiniones acerca de lo que está ocurriendo en aquel país. Periodistas y académicos unieron sus fuerzas para no sólo disentir con mis ideas sino también para lanzar toda suerte de agravios sobre mi persona. No tiene sentido referirme a cada uno de sus autores por separado, y esto por dos razones. Primero, porque en el fondo su discurso es el mismo: variantes de un mismo guión dictado desde Washington, reciclado por sus acólitos neocoloniales y lanzado por ellos a través de los “medios independientes” (¿independientes de quiénes?) para hostilizar a quienes piensan distinto. Segundo, porque individualizarlos sería conferirles a los autores de tales libelos una dignidad que su estatura intelectual y moral hace totalmente inmerecida. Dicho esto, en lo que sigue, va mi respuesta.

Uno. En Venezuela la oposición está compuesta por dos sectores. Uno, que acepta al diálogo con el gobierno. Otro, totalmente opuesto a él y dispuesto a quebrar el orden constitucional y derrocar a Nicolás Maduro apelando a cualquier recurso, legal o ilegal. Desgraciadamente, esta fracción ha sido la que hasta la semana pasada ha hegemonizado la oposición amenazando al sector dialoguista con una brutal represalia si cedía a los llamados del gobierno.[1] Negociar con éste equivalía, para los violentos, a una infame traición a la patria, merecedora de los peores castigos. Este grupo extremista y fascista hasta el tuétano, venía conspirando contra la democracia desde el fallido golpe de estado del 11 de abril del 2002 y sus principales líderes: Leopoldo López, Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Freddy Guevara, Julio Borges y María Corina Machado apoyaron abiertamente aquel golpe. Machado, una de las “demócratas” de hoy, fue firmante del Acta de Juramentación de la nueva junta de gobierno presidida por el empresario Pedro Carmona Estanga. En dicha acta se cancelaban las libertades públicas, se abolían todas las leyes producidas por el chavismo y se decretaba la cesación en sus cargos de todas las autoridades electas y de los parlamentarios y ediles del país. Estos fascistas fueron los que, bajo el liderazgo de Leopoldo López, organizarían la sedición de febrero del 2014 –significativamente llamada “Operación Salida”- una vez consumada la derrota del candidato Henrique Capriles en las elecciones presidenciales convocadas luego de la muerte de Hugo Chávez. La “Operación Salida” adoptó las tácticas violentas de control de la calle aconsejadas en diversos manuales de la CIA y en la obra de uno de sus máximos teóricos, Eugene Sharp. Aquellas contemplaban la realización de atentados de todo tipo a instalaciones públicas, autobuses, erección de barricadas armadas (“guarimbas”) impidiendo que la gente saliera de sus hogares y matanza indiscriminada de personas para aterrorizar a la población. A diario López declaraba que esta insurrección sólo cesaría con la renuncia de Maduro. Finalmente se restableció el orden público, pero con un saldo luctuoso de 43 muertos. López fue apresado y enviado a la justicia donde, como veremos más abajo, recibió una moderada condena, desproporcionada en relación a los crímenes cometidos. Este mismo grupo es el que en abril de este año relanzó la segunda fase de la estrategia insurreccional, pero incrementando exponencialmente la violencia de sus actos e introduciendo macabras innovaciones en sus tácticas de “oposición democrática”: arrojar bombas incendiarias sobre jardines infantiles y hospitales y, como en los viejos tiempos de la Inquisición, quemando vivas a personas cuyo pecado fuese tener el color de piel incorrecto según el criterio de los terroristas. Cuando al describir este deplorable escenario utilicé la expresión “aplastar a la oposición” era obvio para cualquier lector atento de mi artículo que me estaba refiriendo a este sector y no a quienes deseaban una salida pacífica, como felizmente parece estar en marcha en estos últimos días. Cualquier interpretación en contrario sólo puede ser producto de la mala fe. Pero fue dicha lectura la que originó la primera ronda de críticas e insultos.

Dos, si algo revela la monumental hipocresía de mis censores es su sepulcral silencio a la hora de proponer alguna alternativa para detener la violencia en Venezuela. Críticos que en su enorme mayoría no conocen ese país, que jamás estuvieron en él, ignoran su historia y no tienen amigos o parientes viviendo allí se dan el lujo de agraviar a quien piense de otra manera. Mi preocupación obsesiva por el deterioro de una situación que podría desembocar en una orgía de muerte y destrucción se funda en la necesidad de evitar para Venezuela -y para los amigos que tengo en ambos lados, en el chavismo y en la vereda de enfrente- un final apocalíptico. No es el caso de mis censores, a quienes en su condición de obedientes publicistas de la derecha – la de aquí y la de allá, y sobre todo la de “más allá”, en Washington- se les ordenó que descarguen toda su artillería contra quienes tuviéramos la osadía de defender el orden institucional en Venezuela. Mil veces hice la pregunta: ¿cómo se detiene la violencia iniciada, nuevamente por la derecha golpista, y ante la cual la respuesta del Estado fue débil e insuficiente? Las respuestas casi siempre fueron evasivas, pero cuando les exigía mayores precisiones lo que decían era: “renuncia de Maduro y convocatoria a elecciones presidenciales.” Es decir que estos severos críticos de mis opiniones, autoproclamados (pero inverosímiles) custodios de la libertad, los derechos humanos y la democracia, no son otra cosa que vergonzantes apologistas de la fracción terrorista de la oposición. Lo que quieren estos furiosos escribas es nada menos que el triunfo de la sedición, la victoria de los golpistas, el retorno de los fascistas y la destrucción del Estado de derecho. O sea, quieren exactamente lo mismo que la pandilla de López y sus compinches. Son, por lo tanto cómplices, cuando no autores intelectuales o legitimadores post bellum, de la barbarie desatada por la derecha. En su desesperación por acabar con el chavismo apelan a una retórica que sólo en apariencia es democrática. Lo que hay debajo de sus huecas palabras es una afrenta a los valores humanísticos que dicen defender. Tendrán que hacerse cargo de su apología de la violencia. Porque, en la reseca llanura de la política latinoamericana, con tantas “democracias” que empobrecen, marginan y lanzan a la desesperación a millones de personas no sería de extrañar que fuera de Venezuela surjan grupos que ante el ostensible vaciamiento del proyecto democrático decidan también ellos apelar a la violencia para derrocar gobiernos que los hambrean y embrutecen. Si los sedicentes custodios de la democracia aprobaron esa metodología en Venezuela, ¿la apoyarán también cuando se ensaye en otros países? ¿Qué van a decir entonces? ¿Que saquear, incendiar, matar y quemar vivas a personas está bien en Venezuela pero estaría mal en Colombia, Argentina, México? ¿No les suena un poquitín incoherente exaltar la vía insurreccional en contextos laboriosamente democráticos y que tanto costó construir?

Tres, decíamos más arriba que esta ofensiva se produce en momentos en que el gobierno argentino hizo de Venezuela uno de los ejes de su campaña electoral. Este sábado fue la punta de lanza para suspender a Venezuela del Mercosur, violando las normas del Mercosur y la Carta Democrática establecida en el Protocolo de Ushuaia, y los ataques tienen que ver con eso pero también con algo más. Obedientes, los escribidores y charlistas de los medios hegemónicos arremeten con saña contra cualquiera que defienda al gobierno legal, legítimo y constitucional de Nicolás Maduro. La voz del amo imperial les exige que digan que su gobierno es una feroz dictadura, una manzana podrida en el cajón donde brillan las ejemplares democracias de Argentina, el Brasil del golpista Michel Temer, y Paraguay, dignas herederas de la democracia ateniense y sus grandes líderes como Pericles, Solón y Clístenes, que empalidecen cuando se los compara con sus actuales sucesores sudamericanos. Tremenda dictadura la de Maduro en donde, seguramente al igual que en tiempos de Videla, Pinochet y Strossner, sus opositores pueden ir a Estados Unidos para solicitar la intervención armada de ese país en Venezuela, como lo hiciera el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges en su visita al Jefe del Comando Sur, Almirante Kurt Tidd, y regresar al país sin ser molestado por las autoridades, conservar su inmunidad parlamentaria, ofrecer conferencias de prensa y entrevistas en numerosos medios nacionales e internacionales y proseguir con su actividad proselitista y destituyente sin ninguna clase de limitaciones. Seguramente ocurriría lo mismo con los opositores en las dictaduras de Videla, Pinochet y Strossner. Este es un ejemplo entre muchos otros. Uno más: en Venezuela la mayoría de los medios de comunicación son contrarios al gobierno y las grandes cadenas de noticias internacionales tienen sus corresponsales instalados en aquel país que día a día “malinforman” o “desinforman” al resto del mundo sobre lo que ocurre en Venezuela sin ninguna clase de restricciones. Es que la “posverdad” y la “plusmentira” se convirtieron en monedas corrientes en los medios hegemónicos.

Conviene reproducir aquí lo que recientemente escribiera Boaventura de Sousa Santos, profesor de la Universidad de Wisconsin y uno de los más distinguidos sociólogos y juristas contemporáneos. Luego de adherir a un manifiesto de intelectuales críticos del gobierno de Nicolás Maduro, de Sousa Santos sintió la necesidad de escribir un artículo porque, según sus palabras, “estoy alarmado con la parcialidad de la comunicación social europea, incluyendo la portuguesa, sobre la crisis de Venezuela, una distorsión que recorre todos los medios para demonizar un gobierno legítimamente electo, atizar el incendio social y político y legitimar una intervención extranjera de consecuencias incalculables.” Y, poco más adelante, en ese mismo artículo, nuestro autor, cuya autoridad científica y moral convierte a mis críticos en deformes pigmeos, termina diciendo que “El gobierno de la Revolución bolivariana es democráticamente legítimo. A lo largo de muchas elecciones durante los últimos veinte años, nunca ha dado señales de no respetar los resultados electorales. Ha perdido algunas elecciones y puede perder la próxima, y solo sería criticable si no respetara los resultados. Pero no se puede negar que el presidente Maduro tiene legitimidad constitucional para convocar la Asamblea Constituyente.” [2] Suficiente en relación a este tema.

Cuatro, siempre en función de la dupla “posverdad-plus mentira” ninguno de los órganos de la oligarquía mediática que nos desinforma a diario en toda América Latina -incluyendo a El País de España, director de esta desafinada orquesta mediática- mencionó una noticia que ningún medio de comunicación “serio e independiente”, como gustan llamarse estas agencias de propaganda que hoy nos bombardean con sus falsedades, podría haber dejado pasar por alto. En su conferencia de prensa del 1º de agosto el Secretario de Estado de Donald Trump, Rex Tillerson, anunció oficialmente que “estamos evaluando todas nuestras opciones de política acerca de lo que nosotros podemos hacer para crear un cambio de condiciones donde o bien Maduro decida que ya no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia o nosotros podemos hacer que los procesos gubernamentales en Venezuela vuelvan a lo que marca su Constitución.[3] O sea: el imperio, por boca de su encargado de relaciones exteriores, anuncia que está implicado en la concreción de un golpe de Estado en Venezuela y tan gravísima novedad es escandalosamente silenciada en los grandes medios, esos que dedican ríos de tinta y horas y más horas de radio y televisión para acusar y difamar a diestra y siniestra a quienes denuncian las maniobras del imperialismo y sus lugartenientes locales para destruir regímenes democráticos, como lo hicieron –para nombrar sólo los casos más resonantes- en Guatemala (1954), en Brasil (1964), en República Dominicana (1965), en Chile (1973), en Honduras (2009), en Paraguay (2012) y hace pocos meses en Brasil. Pocos días antes había sido el Director de la CIA, Mike Pompeo, quien declarase en su ponencia ante el Foro de Seguridad convocado por el Aspen Institute que “basta señalar que estamos muy esperanzados de que puede haber una transición en Venezuela, y nosotros -la CIA-, está dando lo mejor de sí para entender la dinámica allá para que podamos comunicársela a nuestro Departamento de Estado y a otros, los colombianos. Acabo de estar en Ciudad de México y en Bogotá, la semana antepasada, hablando exactamente sobre este tema, intentado ayudarles a entender las cosas que podrían hacer para obtener un mejor resultado para su rincón del mundo y nuestro rincón del mundo.”[4] ¡Al demonio con la soberanía nacional, la autodeterminación de los pueblos y la democracia! Porque si al emperador no le gusta el gobierno que existe en algunas de las provincias del imperio lo derriba sin miramientos. Y la prensa de todo el hemisferio, más la española, convenientemente aceitada y colonizada, acepta el engaño sin chistar y se esmera por blindar la ominosa noticia con la colaboración de los habituales saltimbanquis de los medios que dicen los que se les ordena decir, no importa lo que hayan dicho antes. No es conveniente que el pueblo se entere de estos planes insurreccionales de la Casa Blanca que producen un daño irreparable a la credibilidad de la democracia porque esta sólo será respetada si sus resultados son del agrado del emperador. Caso contrario el error se corrige con una ayudita de los boys de la CIA y la “embajada”. Mejor será que la población siga pensando que el imperio tiene su sede en Orlando y sus personajes más significativos son el Pato Donald y el Ratón Mickey, que la CIA es una vetusta leyenda soviética y los otros quince servicios de inteligencia de Estados Unidos productos de una alucinación colectiva que afectó irreparablemente los cerebros de Noam Chomsky, Howard Zinn, Tom Engelhardt, Michael Parenti, James Petras, Jim Cockcroft, Philip Agee y John Perkins. Que no vaya a recordar ese pueblo que en el mayor acto terrorista de la historia Estados Unidos arrojó dos bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas cuando Japón estaba vencido y que sí recuerde, en cambio, que Washington ha “exitosamente” exportado la democracia a Irak, Libia y Ucrania y ahora está tratando de hacer lo mismo en Siria y Venezuela. En síntesis, que Estados Unidos es lo que Hollywood dice que es y que Julian Assange es el novio despechado de la hija de Donald Trump y por eso inunda al mundo con sus mentiras desde Wikileaks. Se cumple lo que hace ya un siglo había pronosticado Gilbert K. Chesterton cuya cita pusimos como epígrafe a este escrito: los medios existen para impedir que la verdad sea dicha, que la verdad sea conocida.[5]

Cinco y final. El torrente de mentiras, falsedades y ocultamientos de mis críticos me obligaría a escribir un libro para desnudar toda y cada una de sus canalladas. No lo merecen. Prefiero proseguir con mis análisis y no perder mi tiempo discutiendo una a una sus acusaciones y respondiendo a sus insultos. Pero haré una excepción en relación a una de sus más socorridas mentiras: la reiterada caracterización del líder fascista y golpista Leopoldo López cono un “preso político.” En su afán por congraciarse con el imperio y la derecha vernácula los personeros de la oligarquía mediática insisten en el tema y, aún más, endiosan a ese personaje y a otros de su calaña como si fueran heroicos combatientes por la libertad. ¿Les suena la melodía? ¡Claro! Washington la empleó varias veces en el pasado: Combatientes por la libertad fueron los “exiliados” iraquíes que atestiguaron que el gobierno de su país estaba fabricando armas de destrucción masiva, a sabiendas de que tal cosa era una flagrante mentira. Pero sus testimonios fueron decisivos para que el Congreso de EEUU aprobase la declaración de la guerra contra Irak junto a José María Aznar y Tony Blair, siniestros cómplices del engaño que todo el mundo sabía era tal.[6] Antes habían utilizado la misma virtuosa categoría para exaltar la imagen de los “contras” nicaragüenses, convirtiendo a unos brutales mercenarios en heroicos luchadores por la democracia y los derechos humanos. Volvieron a hacer lo mismo con la “oposición democrática” a Gadaffi supuestamente bombardeada por éste en Bengasi, un hecho que luego se demostró absolutamente falso pues el monitoreo satelital de la zona reveló que no existió tal bombardeo.[7] Pero la mentira surtió efecto y las víctimas de ese supuesto ataque rápidamente se convirtieron en valerosos combatientes por la libertad. Lo mismo está ocurriendo hoy en Venezuela, caracterizando como “preso político” a un señor como Leopoldo López que en realidad es un político preso, y que lo está por haber sido encontrado culpable del delito de sedición. En Estados Unidos, por ejemplo, esto configura un crimen federal y puede llegar a ser purgado con prisión perpetua y hasta con la pena capital si es que en los incidentes promovidos por los sediciosos para alterar el orden institucional o derrocar a las autoridades constituidas se produjeran víctimas fatales. Parecida es la pena contemplada en España (recordar el caso del Teniente Coronel Antonio Tejero, en 1981) a quien en principio se lo sancionó con prisión perpetua por haber intentado un incruento golpe de estado ocupando la sede de las Cortes, reteniendo a los diputados pero sin provocar el menor destrozo dentro y fuera del recinto.. La sanción a López, en cambio, fue mucho más benigna pese a los destrozos producidos y las muertes ocasionadas: 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión. Con el ánimo de reducir la crispación política en vísperas de la Asamblea Nacional Constituyente la justicia venezolana le concedió el benefició de la prisión domiciliaria. Tal como es habitual en estos casos su otorgamiento estaba regido por estrictas reglas, una de las cuales era abstenerse de hacer proselitismo político, norma que el líder golpista violó repetidamente y por eso fue devuelto a la cárcel. Lo mismo ocurre en EEUU cuando un reo sale de la cárcel bajo “parole” y viola las condiciones de la libertad condicional. Nada nuevo. El gobierno argentino, y otros de su mismo signo, insisten en la liberación del “preso político” Leopoldo López, mientras mantiene como prisionera política sin cargos y sin proceso, y en contra de los reclamos de Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derecho Humanos, a Milagro Salta en la prisión de Alto Comedero, en Jujuy. Sin embargo, bastó que yo dijera que el retorno a la cárcel de López se ajustaba a derecho y era lo que legalmente correspondía para que un tropel de críticos se abalanzaran de nueva cuenta contra mi persona, haciendo lugar inclusive a la inserción en una de esa notas de ataques soeces y agraviantes extraídos de los mensajes enviados en las redes sociales, algo que yo al menos nunca había visto antes y que expresa el grado de putrefacción moral a que han llegado las oligarquías mediáticas en la Argentina y Nuestra América.[8] ¡Dixit, et salvavi animam meam!

__
[1] Afortunadamente para la paz en Venezuela los líderes de Acción Democrática manifestaron días atrás que presentarían sus candidatos a las elecciones de gobernadores y alcaldes previstas para la segunda mitad de este año, rompiendo de ese modo el chantaje al que los tenía sometidos la fracción terrorista de la oposición. Es muy probable que en los próximos días otros partidos adopten la misma postura.

[2] Ver su “En defensa de Venezuela”, en La Jornada (México), 28 Julio 2017

[3] https://www.state.gov/secretary/remarks/2017/08/272979.htm . Fue también publicado en España por el periódico digital Público: http://www.publico.es/internacional/crisis-venezuela-secretario-eeuu-dice-estudiando-forma-derrocar-maduro.html

[4] https://red58.org/la-cia-confirma-que-est%C3%A1-trabajando-para-derrocar-a-venezuela-c485f0754487

[5] Me permito recomendar la lectura de algunos libros que permitirán comprender un poco mejor el mundo en que vivimos y el papel que en él desempeñan los medios: Pascual Serrano, Desinformación. Como los medios ocultan al mundo (Barcelona: Península, 2009) y del mismo autor, Medios Violentos: Palabras e imágenes para el odio y la guerra (Madrid: El Viejo Topo, 2008).Ver también Denis de Moraes, A batalha da mídia (Río de Janeiro, Pao e Rosas, 2009)

[6] Ver el magnífico documental “Iraq: a deadly deception” que prueba todo esto. Ir a: https://www.youtube.com/watch?v=3fNkeOZlM4U

[7] Ver al respecto: https://www.youtube.com/watch?v=XYesnOD6_gQ

[8] “Atilio Borón aplaudió los encarcelamientos de opositores en Venezuela y en Twitter le respondieron”, en https://www.clarin.com/mundo/atilio-boron-aplaudio-encarcelamientos-opositores-venezuela-twitter-respondieron_0_HkGhBMRU-.html

En las imágenes: La desigual información del periodismo en relación a Venezuela y México; Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, reunido con el Jefe del Comando Sur; Leopoldo López en las guarimbas del 2014, con un compinche a punto de arrojar un cóctel Molotov; Henrique Capriles tratando de tomar por asalto la Embajada de Cuba durante el golpe de Abril del 2002

ANC y regionales

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político 

Jueves 10 de agosto de 2017

¿El golpe de gracia?

Todo el mundo está pendiente de lo que va a hacer la Asamblea Nacional Constituyente con el tema económico. Como asomó Oscar Schemel durante su intervención en la sesión constituyente realizada ayer en PDVSA La Campiña, esa sigue siendo la principal preocupación de los venezolanos, sobre todo en lo que se refiere al asunto de los precios. Ahora se consigue de todo, pero a precios de susto. Hablamos de especulación e inflación inducida, lo cual es cierto, pero la gente quiere escuchar algo nuevo, está ansiando respuestas. Si se las damos, aunque sea parcialmente, con medidas que no resuelvan necesariamente todo, mas sí que regeneren la esperanza, arrasaremos en las elecciones regionales.

Entendemos que la reunión de ayer tenía objetivos propagandísticos, lo que nos parece muy bien. Acaso se trató de dejar en claro nuestra preocupación por el tema, nuestra intención de abordarlo a profundidad, y nuestra estrategia de vincularlo con la construcción de un nuevo sistema económico que acabe con las distorsiones y nos ayude a enfrentar la guerra económica. Sin embargo, lo más probable es que el efecto básicamente se diluya cuando la gente vuelva al mercado y se deprima porque los reales no les alcanzan sino para muy poco. Así pues, bien por lo de ayer, pero la gente quiere menos palabras y más respuestas. A la ANC le puede estar llegando la hora de ir más allá de las incidencias del conflicto político, de iniciar el debate de las comisiones y sobre todo de empezar a mostrar resultados tangibles ante la problemática que afecta la vida cotidiana de los ciudadanos. Ciertamente no podemos ir corriendo, mas tampoco tenemos todo el tiempo del mundo: soluciones, sin prisa pero sin pausa.

Es claro que la Constituyente será decisiva en el destino inmediato de la Revolución. En principio, habrá elecciones regionales en diciembre, al menos es lo que luce más conveniente. Pero no podemos darnos el lujo de sufrir una derrota: necesario es vencer. Si la oposición se hiciera de las gobernaciones más importantes, volvería a la carga.

Esta es su nueva apuesta, por eso se inscribieron en la carrera. Derrotada su más reciente conspiración, van a elecciones no porque sean demócratas, sino porque no tienen más nada que hacer en el futuro inmediato, así que se juegan esa carta y continuarán guerreando, saboteando, generando conflictos institucionales y callejeros.

Van a las regionales a ver si pueden afilar el puñal con el que piensan acabarnos. Es lo que dicen entre líneas y con muy poco disimulo.

El partido fascista Voluntad Popular asentó en un comunicado: “Las elecciones regionales forman parte de nuestras demandas, pero no podemos distraernos ni hacernos ilusiones ante ellas: sabemos que solo ocurrirán si logramos cambiar el sistema. La inscripción de candidatos debe asumirse como un movimiento táctico para aumentar las contradicciones en la dictadura, y no en la oposición. Que sea la dictadura la que se divida entre decidir profundizar su naturaleza dictatorial al eliminar una vez más las elecciones, o someter al régimen a una derrota descomunal que evidencie el fraude constituyente”. A eso nos referimos, no van a elecciones para competir democráticamente, sino para seguir conspirando.

Ante esta realidad, nuestra respuesta debe ser afianzar las recientes victorias profundizando la Revolución, tomando, con la herramienta de la Constituyente, medidas que se sientan profundamente en el alma del pueblo. El Presidente recomendó recientemente: ni pacto con la burguesía ni desenfreno revolucionario. Bien, también podría estar planteado otro dilema: ni desenfreno revolucionario ni conservadurismo paralizante.

Si el pueblo no le ve el queso a la tostada, estaremos en graves problemas. La Constituyente está haciendo historia, tal como dijo su presidenta Delcy Rodríguez, pero también vale la observación que asomara Oscar Schemel en su intervención de ayer: antes de hacer historia, tenemos que resolver el presente. De eso dependerá de qué historia estamos hablando: de una historia triste o de una historia alegre, es decir puede ser la historia de una victoria o la de una derrota.

Por el momento, estamos en buenas condiciones para asumir el gran reto.
Institucionalmente, andamos mejor hoy que ayer. Es lo que apunta la agencia española EFE, siempre con su piquete reaccionario: “Una suerte de aplanadora institucional ha ido acomodando el terreno en Venezuela a favor del chavismo gobernante de cara a las elecciones de gobernadores que se celebrarán el 10 de diciembre”.

Por otra parte, el aura victoriosa que mostró la derecha después de las parlamentarias de 2015 se ha ido diluyendo y hoy está casi del todo desaparecida. Como añade la agencia EFE en el reportaje citado, “… los dirigentes opositores se enfrentan a las críticas de buena parte de sus simpatizantes… las decenas de manifestaciones antigubernamentales dejaron extenuada a la militancia opositora que vio frustrada su lucha en las calles al elegirse la Asamblea Constituyente”.

Hay un caso emblemático que revela esa realidad: los amargos tuits del cantante Nacho, quien escribió que “Se podría decir que soy opositor de la oposición también. Cosa frustrante”. Y también: “¡Qué batalla campal entre políticos! ¿por Venezuela?”. El enemigo está herido, la Constituyente podría ser el golpe de gracia. Pero si fallamos el golpe, el tambaleante rival se pudiera recuperar peligrosamente.

Mapa de la derrota de la derecha venezolana

marcha7ht1492632389[1]por Marco Teruggi – latabla.com

A esta hora la derecha debía estar, según sus cálculos, en una posición de fuerza totalmente diferente. O sentada en el Palacio de Miraflores, o en el despliegue de un gobierno paralelo combinado con movilizaciones de masas y acciones violentas, incluidas militares. Se había planteado la apuesta a todo o nada/ahora o nunca, y hoy se encuentra en una disputa interna para ver cómo seguir, y no terminar peor que al iniciar la escalada de los cien días.

Pasó lo que les suele pasar: se equivocaron en sus análisis. Sobrestimaron la fuerza propia, subestimaron al chavismo, leyeron de manera errada el estado de ánimo de las masas, calcularon mal las coordenadas del campo de batalla. Y en las batallas las responsabilidades son colectivas pero diferenciadas: el peso mayor recae sobre los generales -así lo enseña, entre otros, el libro La extraña derrota, de Marc Bloch-. Porque hubo una derrota, táctica en el marco de un equilibrio inestable prolongado, pero derrota al fin, y eso trae cambios, facturas, desbandadas y cambios de posiciones.

¿Por qué evaluaron de manera equivocada las condiciones para la toma del poder de manera violenta? Se combinan varios elementos. En primer lugar, la posición de clase de la dirigencia. La dirección del movimiento estuvo y está en manos de hombres y mujeres de la burguesía, la oligarquía, cuadros en su mayoría de clase media-alta, formados en esa política e imaginario. Sería falso decir que no han desarrollado estructuras en algunas zonas populares, pero no parecen de dirección, y son minoritarias. A ese elemento se suma otro, agravante para sus cálculos: una parte de su dirección, tanto venezolana como norteamericana, se encuentra en el extranjero, en particular en Estados Unidos.

Esas lecturas, marcadas por una distancia de clase y de país, se ensancharon por el efecto boomerang de una sus fuerzas: las redes sociales. Asumieron que la dinámica expresada en las redes era representativa del estado de ánimo de las mayorías. Pensaron que la capacidad desplegada -con millones de dólares- en twitter, facebook, instagram, youtube, era la que realmente existía, que la radicalidad allí expresada era la radicalidad popular real.

De esa manera creyeron que el gobierno estaba a un empujón de caer, que su respaldo popular era minoritario y contralascuerdas, que las masas descontentas acompañarían su llamado a la calle para sacar al “régimen”, y que su propia fuerza tenía capacidad de desplegarse hasta alcanzar la masividad policlasista y nacional necesaria. Esa combinación de elementos iba a tener a su vez incidencia sobre factores políticos e institucionales del chavismo, que, al ver el ascenso irrefrenable de las masas en su pedido de elecciones generales, se iban a cambiar de bando. Solo sucedió con la Fiscal General y algunos dirigentes intermedios puntuales -y no fue por las masas sino por cálculo y compra política-. Lo más importante en ese plan era la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: no se quebró.

Esos cálculos condujeron a sostener la hipótesis de la salida violenta durante más de cien días. Con puntos clave como el anuncio de que sería elegido el próximo presidente en elecciones primarias. Lo había proclamado Ramos Allup, el primero en decir luego que participará en las elecciones regionales. Entre un anuncio y el otro pasaron quince días, y en el medio una fecha clave: la victoria electoral del 30 de julio, con más de 8 millones de votos en contra de la violencia opositora y en respaldo a una solución democrática en manos del chavismo. La derecha desconoció públicamente los resultados, pero su impacto fue innegable, abrió un reacomodo de posiciones y cambio de táctica en desarrollo.

Las conclusiones fueron la inversión de sus premisas: el chavismo no estaba nocau y dio una lección histórica, los sectores populares miraron en su mayoría desde lejos a la dirigencia opositora y rechazaron la violencia, la fuerza propia -compuesta por su base social ampliada, los grupos de choques, y sectores paramilitares- no alcanzó a quebrar el cuadro de empate. Tomar el poder por la fuerza es insostenible con esas coordenadas. Cayeron entonces uno tras otro en el anuncio esperado: la participación en las elecciones bajo el ordenamiento del mismo poder electoral que acusan de ilegal, ilegítimo y fraudulento. Freddy Guevara, de Voluntad Popular, ya anunció que el “camino es electoral”.

Algunos todavía no se han pronunciado, producto de desacuerdos, incapacidad para una disputa electoral -como María Corina Machado-, tensión con una base social defraudada a la cual le prometieron un poder inminente para anunciarle cien días después una vía electoral, y crisis interna. Estos meses de escalada reconfiguraron el mapa interno de la derecha, que parece compuesta por tres sectores, que, aunque sostienen posiciones diferentes -por pragmatismo o convicción-, no parecen tener fronteras tan claras.

1. El primero está conformado por los partidos de derecha más históricos, como Acción Democrática presidido por Ramos Allup, que, aunque acompañó la escalada de violencia, su apuesta reside y residió en la estrategia del desgaste del gobierno -en particular por el efecto de los ataques económicos- para acumular en votos el descontento popular, y apostar a victorias electorales.

2. El segundo está dirigido, por ejemplo, por Voluntad Popular y Primero Justicia -cuyos dirigentes están inhabilitados para presentarse como candidatos- y fue quien apostó a la salida por la fuerza, trabajó en la conformación/financiamiento/entrenamiento de grupos de choque, y se vinculó de manera directa con sectores paramilitares.

3. El tercer grupo es el que se ha autodenominado “resistencia” y se ha multiplicado en varios nombres según las zonas del país. El discurso es el del rechazo a la traición de los dirigentes que aceptaron ir a las elecciones, la necesidad de escalar en la confrontación callejera, y la reivindicación de las acciones de violencia -como los ataques el día de las elecciones-. Sus espacios comunicacionales son centralmente las redes sociales y Miami. Resulta difícil saber si se trata de un proceso de relativa espontaneidad, o la “resistencia” fue creada para desplegar acciones planificadas, por ejemplo, por el segundo sector, bajo otra identidad. ¿Cuánto son, quiénes dirigen? Según algunas propias declaraciones maiameras, son grupos dispersos que no tienen centro de mando.

Desde ese análisis se puede entender por ejemplo la acción del domingo en Fuerte Paramacay. No se trata, como los ataques a cuarteles durante los meses de mayo/junio/julio, de medidas en el marco de una escalada que busca acorralar, de ofensiva. Pareciera más bien un intento de mantener medidas de alto impacto -con fuerte repercusión internacional- junto con la preparación de los grupos más radicales. La autoría del hecho debería buscarse en el tercer sector -que parece vinculado, por debajo de la mesa, al segundo, y a dirigentes de la derecha como el senador norteamericano Marco Rubio-. Seguramente intenten más acciones como esta, o mayores. Hay síntomas de desesperación, y eso puede traer violencia y apuestas más radicales.

A este cuadro deben agregarse las dos principales líneas de fuerza de la derecha: la económica y el frente internacional. En el primer caso se ha visto como luego del 30 de julio se produjo un ataque frontal contra la moneda al aumentar vertiginosamente el dólar paralelo. El objetivo es disparar los precios, desgastar a la población, distanciarla de esa manera del gobierno, agravar el cuadro de dificultad material, intentar asfixiar los cotidianos de las clases populares. En cuanto a lo internacional, la escalada sigue dirigida desde los Estados Unidos, con apoyo central desde Colombia y los gobiernos subordinados de la región.

El resultado es que la derecha ha vuelto a depender de dos estrategias que expresan su incapacidad. Una es golpear a la población para llevarla al desespero e intentar traducir esa situación en votos. La otra es pedir la intervención norteamericana, disfrazada de la forma que sea necesaria. Esa realidad es muestra de debilidad y no de fuerza.

La elección del 30 de julio fue una victoria táctica del chavismo. Esa nueva situación dentro del equilibrio inestable trajo efectos dentro de una derecha que volvió a equivocarse furiosamente en su análisis del campo de batalla. Esa ventaja chavista debe ser traducida en acciones urgentes. La principal, además de la justicia, es la económica, y, se sabe, la economía es concentración de política. Ahí parece estar el desafío central de la revolución.

 

Derecha pa’trás

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 09 de agosto de 2017

Voluntad Impopular

La Asamblea Nacional Constituyente sigue a paso de vencedores. Ayer nos reunimos en el Hemiciclo protocolar, otro símbolo de la victoria popular. Allí pudimos trabajar mucho más cómodos que en el Salón Elíptico, después de superar algunos problemas iniciales con el aire acondicionado. Se contó con la presencia del Ministro del Poder Popular para la Defensa, General en Jefe Vladimir Padrino López, acompañado por el Alto Mando Militar. Se le rindió homenaje a la FANB, tras el ataque terrorista al Frente Paramacay, y el ministro ofreció un excelente discurso que mostró la fortaleza de la unión cívico-militar estratégica, uno de los más notorios hitos del pensamiento y la obra de Hugo Chávez.

La contribución a la paz y a la estabilidad que ha comenzado a hacer la Constituyente da la razón al presidente Maduro cuando le atribuyó esa facultad. Es notable el hecho de que la sola elección del 30 de julio cambió de manera palpable la situación política del país. Se ha dado inicio a otra etapa, ojalá salgamos aun más fortalecidos de ella, eso depende del pueblo y, sobre todo, de su Asamblea Nacional Constituyente.

La derecha intenta, como es natural, ocultar su derrota o cuando menos morigerarla. En una nota de prensa del partido fascista Voluntad Popular, el de Leopoldo López y Freddy Guevara, emitida ayer, se lee lo siguiente: “Los venezolanos retomaron las acciones de calle con un gran Trancazo Nacional en rechazo al fraude constituyente que ha impuesto la dictadura de Nicolás Maduro en el país”. Las fantasías de estos ineptos se evidencian también en un comunicado del mismo partido: “Nuestra propuesta es nombrar a los nuevos rectores del CNE, convocar una elección para elegir un Gobierno de Unión Nacional y acompañar este proceso con acciones masivas de calle en el marco de la nueva y creciente presión internacional”.

El empeño de Voluntad Popular, el principal factor partidista de la violencia terrorista, en desconocer la realidad y no resignarse a su estruendosa derrota, se opone a la percepción general, que incluye a las agencias noticiosa de la derecha, que ahora parecen aceptar que no se puede tapar el sol con un dedo. Un reporte de la agencia española EFE asienta que “La convocatoria de la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a protestar contra la Asamblea Nacional Constituyente cortando las vías quedó, este martes, muy por debajo de la expectativa habitual de las protestas opositoras registradas en los últimos meses, con una escasa participación… La protesta que fue convocada entre las 12.00 y 18.00 hora local (16.00 – 20.00 GMT) comenzó con un retraso de aproximadamente hora y media y hasta el momento se cumple en pocos puntos del este de Caracas con barricadas y poca presencia de personas… Efe constató que en el oeste de Caracas, en el sector El Paraíso, no hubo participación pese a ser una de las zonas que había sido hasta ahora de las más activas en protestas, víctima de reiterados allanamientos a las viviendas… tras semanas de ‘trancazos’ continuos y dos huelgas generales, las calles de Caracas y de la mayoría de ciudades venezolanas han permanecido en aparente normalidad”.

Y en otro reporte de la misma agencia española: “… las convocatorias de la oposición a protestar en la calle se ven cada día más disminuidas, con menos participantes y en menos lugares, mientras los partidos reunidos en la MUD debaten si deben o no participar en los comicios regionales que el Poder Electoral ha puesto en agenda para diciembre próximo”.

También algunos opositores venezolanos no solo empiezan a entender lo que pasa, sino que además ya lo están haciendo público. Gerardo Blyde, alcalde opositor del municipio Baruta, consideró que los trancazos y movilizaciones de calle que han ocurrido desde hace más de 120 días se agotaron: “El ciclo de las marchas y los trancazos se agotó… Yo no estoy en el grupo de dirigentes que deciden cuáles son las manifestaciones de calle que se llevan a cabo, pero opino que el tiempo de las marchas y trancazos se terminó. Al final las marchas no han tenido la magnitud ni el alcance de antes, también la gente trancaba las calles y se iba del lugar, eso no se conecta con las necesidades del pueblo”.

A la oposición solo parece ir quedándole la presión internacional de factores de poder de la derecha mundial aliada al imperialismo, pero esto tiene ahora mismo poca capacidad de influir decisivamente en la situación venezolana. Inclusive factores imperiales dudan que Estados Unidos tenga posibilidad real de intervenir de manera directa en Venezuela y tampoco consideran conveniente sanciones en el ámbito petrolero. En cuanto a los oligarcas que se reunieron en Lima para desdecir de la democracia venezolana, todos están llenos de problemas en sus propios países, entre ellos la resistencia de los pueblos para dejarse avasallar por el neoliberalismo.

La Asamblea Nacional Constituyente tiene excelentes condiciones para seguir adelante y cumplir el papel que el pueblo revolucionario espera y exige de ella.

Defraudarlo no es una opción.

Comunicado del ALBA-TCP con el Venezuela Bolivariano

VI REUNIÓN EXTRAORDINARIA DEL CONSEJO POLÍTICO DEL ALBA-TCP

Caracas, 08 de Agosto de 2017

 

Los Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, (ALBA-TCP) en ocasión de la VI Reunión Extraordinaria del Consejo Político del ALBA-TCP, celebrado en Caracas-República Bolivariana de Venezuela, el 08 de Agosto de 2017.  

 

Reconocemos y felicitamos al pueblo venezolano por la jornada democrática del pasado 30 de julio de 2017, conscientes de que celebrar esos comicios y votar en ellos fue un auténtico acto soberano y que solo compete a los venezolanos superar sus dificultades, sin intromisión, amenazas ni condicionamientos injerencistas.

Reiteramos que las sanciones económicas de carácter unilateral, impuestas contra el pueblo venezolano, constituyen una clara violación del derecho internacional, de los derechos humanos y una inaceptable aplicación intervencionista que tiene como único objetivo afectar de manera directa al pueblo y gobierno bolivariano de Venezuela, para conseguir con ello un cambio de régimen.

Teniendo en cuenta los constantes esfuerzos directos e indirectos de atentar contra la paz y soberanía del pueblo y gobierno de Venezuela, la campaña de desprestigio mediática internacional y las acciones unilaterales, violatorias del Derecho Internacional que afectan hoy la economía venezolana.

 

Destacando que los enemigos históricos de la integración latinoamericana y caribeña han lanzado una guerra no convencional contra los gobiernos y pueblos que más la han defendido, cuyo único objetivo es destruir los avances alcanzados en la región; dividirnos e imponer nuevamente el modelo económico neoliberal para así poder dominar y controlar nuestras riquezas y someternos al control de los intereses transnacionales.

 

Recordando la Declaración de la XIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP, el pasado 5 de marzo, en Caracas, Venezuela, en la que se afirmó que “la defensa de Venezuela y de su revolución no es problema exclusivo de los venezolanos. Es causa que convoca a todos los que luchamos por la verdadera independencia en América Latina y El Caribe. En Venezuela se libra hoy la batalla de Ayacucho del siglo XXI.”

 

Rechazamos las sanciones, arbitrarias e ilegales, impuestas por el gobierno de los Estados Unidos, contra ciudadanos venezolanos, incluido el Presidente constitucional Nicolás Maduro Moros. Los países del ALBA-TCP advertimos que se cometen una vez más los mismos errores que los condujeron al fracaso en el pasado.

Declaramos que estas acciones contra  Venezuela no conducirán a ninguna solución que favorezca al pueblo y sólo tienen como objetivo generar más inestabilidad, al alentar a los sectores más violentos de la oposición venezolana. Los países y organismos internacionales que propician la violencia y el caos, serán responsables de sus consecuencias

Exigimos la firme e inmediata condena internacional de la violencia, que ha costado lamentables muertes y numerosas pérdidas al pueblo venezolano.

Reiteramos el llamado al establecimiento de un diálogo constructivo y respetuoso con vistas a avanzar en la estabilidad política y económica de Venezuela. 

Resaltamos el vigor con el que los pueblos latinoamericanos y caribeños defienden los ideales de justicia social y la dignidad del ser humano.

 

Ratificamos nuestro apoyo a la iniciativa emanada de la 38° Reunión Ordinaria de Jefes de Gobierno de CARICOM, del 06 de julio de 2017, donde ofrecen acompañar un proceso de diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela, a fin de reactivar y dar un reimpulso definitivo a dicha iniciativa que busca la paz en el país.

Reiteramos nuestro más firme rechazo a la política hacia Cuba anunciada por el gobierno de los Estados Unidos de América el 16 de junio de 2017,  que revierte avances alcanzados en los dos últimos años y constituye un retroceso en las relaciones entre ambos países y fortalece el injusto e ilegal bloqueo económico, comercial y financiero contra el pueblo de Cuba.

Igualmente, reiteramos la preocupación expresada por los Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP en su XV Cumbre sobre el tratamiento que reciben los migrantes  latinoamericanos y caribeños, y la necesidad que se respeten sus derechos.

Expresamos que la construcción del muro en la frontera norte de México por parte del gobierno de los Estados Unidos, es una clara  expresión de discriminación y rechazo, a los migrantes de toda América Latina y el Caribe.  Rechazamos las deportaciones masivas de migrantes latinoamericanos y caribeños muchas veces sin respeto a los derechos humanos.

Saludamos los avances que se han alcanzado para la reactivación del Fondo para el Apoyo Legal y Asesoría a los Migrantes del Banco del ALBA.

Nos comprometemos a la observancia y defensa de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estados y de Gobierno de la región en la II Cumbre de la CELAC.

Convocamos a los pueblos y gobiernos de  América Latina y el Caribe a estar alertas y a unirnos en defensa de nuestra independencia y soberanía regional, así como a cerrar el paso a los que se empeñan en revertir nuestros logros sociales, impedir la integración y la unidad de Nuestra América. 

Asimismo, denunciamos la existencia y el desarrollo de un Plan impulsado por el Imperio, el cual pretende vulnerar el desarrollo de gobiernos progresistas. Sabedores de este Plan estamos conscientes y dispuestos a hacer frente y dar la lucha como bien lo hizo el aguerrido y digno pueblo venezolano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6th EXTRAORDINARY MEETING OF THE

ALBA-TCP POLITICAL COUNCIL

 

Caracas, August 8th, 2017

 

The Foreign Ministers of the member countries of the Bolivarian Alliance for the Peoples of Our America – Peoples’ Trade Treaty (ALBA–TCP), gathered at the 6th Extraordinary Meeting of the ALBA–TCP Political Council, held in Caracas, Bolivarian Republic of Venezuela, on August 8th, 2017.

 

We recognize and congratulate the Venezuelan people for having accomplished a successful democratic day, the past July 30th, 2017. We are aware that holding and participating in these elections represents an authentic act of sovereignty, and the Venezuelans are the only entitled to overcome their difficulties, without any interference, threats or interventionist constraints;

 

We reiterate that the unilateral economic sanctions imposed against the Venezuelan people are a flagrant violation of international law and human rights, as well as an unacceptable interventionist implementation, whose only purpose is to directly hinder the Bolivarian people and government of Venezuela in order to change the regime;

 

Considering the continuous direct and indirect efforts to attack the peace and sovereignty of the people and government of Venezuela, the international media smear campaign and unilateral actions which contravene the international law, thus negatively affecting the Venezuelan economy today;

 

Highlighting that the historical enemies of the Latin American and the Caribbean integration have started a non-conventional war against the governments and people who have most earnestly defended it, whose sole aim is to destroy the progress made in the field of regional integration, to divide us and to impose the neoliberal economic model again, in order to dominate and control our wealth and to subjugate us to transnational interests.

 

We recall the Declaration of the 14th ALBA-TCP Summit of Heads of State and Government, adopted in Caracas, Venezuela, on March 5th, 2017, where it is stated: “The defense of Venezuela and its revolution does not only concern Venezuelans. It is a matter involving all of us who fight for the real independence of Latin America and the Caribbean. The 21st century Ayacucho Battle is being fought in Venezuela today.”

 

We reject the arbitrary and illegal sanctions imposed by the Government of the United States against Venezuelan citizens, including the constitutional Nicolas Maduro Moros. The ALBA -TCP countries warn that the same mistakes that once led to failure are being made again.

 

We state that these actions against Venezuela are far from producing a solution in favor of the people, and only aim to generate more instability, by encouraging the most radical sectors of the Venezuelan opposition. The countries and international organizations that foster violence and chaos shall be accountable for the consequences.

 

We demand the firm and immediate condemn to violence, which has caused regrettable deaths and numerous losses to the Venezuelan people.

 

We reiterate the call to establish a constructive and respectful dialogue with a view to further political and economic stability in Venezuela.

 

We highlight the strength with which Latin American and Caribbean peoples defend their ideals of social justice and dignity of the human beings.

 

We reaffirm our support to the initiative issued from the 38th Meeting of Heads of Government of CARICOM, held on July 6th, 2017, where they offered to accompany a process of dialogue between the government and the opposition in Venezuela, in order to revitalize and relaunch this peace seeking initiative in the country.

 

We reiterate our strongest rejection to the policy towards Cuba announced by the Government of the United States of America on June 16th, 2017, reversing the progress made in the last two years. It also represents a step back in the relations between both countries, and strengthens the unfair and illegal economic, commercial and financial blockade against the Cuban people.

 

We reiterate the concern expressed by the ALBA-TCP Heads of States and Governments, within its 15th Summit, regarding the mistreatment suffered by our Latin American and Caribbean migrant and the need to respect their rights.

 

We consider the construction of the wall in the Northern border of Mexico by the government of the United States to be a clear expression of rejection and discrimination, against the Latin American and Caribbean migrants. We reject the massive deportations of Latin American and Caribbean migrants, many of which disregard human rights.

 

We welcome the progress made to relaunch the Legal Assistance and Advisory Fund for Migrants of the Banco del ALBA.

 

We undertake to abide and defend the postulates of the Declaration of Latin America and The Caribbean as a Zone of Peace signed by the Heads of State and Government of the region at the CELAC 2nd Summit.

 

We urge the peoples and governments of Latin America and the Caribbean to be alert and united in the defense of regional independence and sovereignty, and to block the path to those determined to revert our social achievements and prevent the integration and unity of Our America.

 

Likewise, we denounce the existence and implementation of a plan fostered by the Empire intended to undermine the development of progressive governments. Being aware of such plan, we are willing and able to confront and fight, as the worthy and brave Venezuelan people has historically done.

Paramacay

por Néstor Francia 

Análisis de Entorno Situacional Político

Lunes 07 de agosto de 2017

Derrotados política y militarmente

El ataque al Fuerte Paramacay se suma al cúmulo de derrotas que ha sufrido la derecha extremista en Venezuela. Tal como dijo ayer el presidente Maduro, se trató de un acto de desesperación. Dado el éxito rotundo de la convocatoria a Asamblea Nacional Constituyente, la derrota de las guarimbas terroristas, la minimización de las manifestaciones callejeras derechistas, la decisión de una importante representación de la oposición de participar en las elecciones regionales y, en fin, el triunfo de la paz, esa derecha extremista se lanza a una aventura sin sentido, tratando de prolongar la agonía política de un sector de la oposición fracasado, sin perspectivas y en desbandada.

De manera patética, pequeños grupos, unas pocas decenas de civiles idiotizados por el extremismo, salieron a respaldar a los “militares rebeldes”, en realidad paramilitares embarcados en esta intentona descabellada. Los grupúsculos opositores se reprodujeron en Altamira.

Por otra parte, elementos de la derecha, en un foro de hoy, hicieron apología del delito y celebraron el ataque terrorista. Atención, Constituyentes, ojo con esto, ya basta de impunidad, ya basta de instigación a la violencia, ya basta de estos canallas que pretenden ponerse por encima de la Constitución y del Estado. Por ejemplo, el presidente de la Asamblea Nacional en desacato, Julio Borges, refirió que lo sucedido en Carabobo debe llevar al Gobierno a una “profunda reflexión”, pues a su juicio “es muy claro” que “la Fuerza Armada es un ejemplo de un país que quiere un cambio” ¿Cómo es la cosa? ¿Que este ataque terrorista es un ejemplo para Venezuela? ¿En qué país es permitido que alguien apoye públicamente a un grupo de delincuentes que ataca una instalación militar?

Algo parecido dijo el fracasado fascista Freddy Guevara, quien opinó que lo sucedido ayer refleja que el malestar de lo que pasa en el país “llegó a los cuarteles” ¿No es esto la justificación de un crimen contra el Estado, perpetrado con el uso y sustracción de armas de fuego? ¿Hasta cuándo van a estar estos sujetos actuando con su desenfreno y su descaro? También estuvo allí Henrique Capriles. Bien, esto es oro puro para la Comisión por la Verdad y la Justicia, presidida por Delcy Rodríguez. La justicia se hará sin duda, y que se preparen estos sujetos para pagar por sus crímenes.

Por cierto, entre los que asistieron a ese encuentro estaban Luisa Ortega Díaz, removida como fiscal general el pasado sábado por la Asamblea Nacional Constituyente, el diputado mepista Eustoquio Contreras y la ex Defensora del Pueblo Gabriela Ramírez. Lamentablemente, estos desubicados llegaron a donde iban: a hacerle bulto a la derecha fascista. ¡Ni los adecos estuvieron allí!

Pero estos no fueron los únicos que parecieron fuera de lugar. Otros ex chavistas, como los redactores de Aporrea.org, se dieron a ironizar exagerando la real importancia de los mini focos civiles derechistas e intentando desconocer los logros iniciales de la Constituyente: “La instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, en cuya elección no participó la oposición de derecha y tampoco fue respaldada por sectores del chavismo que discrepan con el gobierno, se ofreció al país como única garantía de la paz, la cual, luego de unos pocos días de tensa calma no parece haber llegado para los venezolanos, y que amenaza continuar precipitándonos en escenarios de agudización del conflicto político venezolano”. A estos aporreadores también se les ven las costuras.

Por supuesto, la canalla mediática internacional le hace igualmente propaganda al supuesto “alzamiento militar”. Todos fueron derrotados una vez más. Como dijo el Comandante General del Ejército, mayor general Jesús Suárez Chourio: “Hemos sido objeto de un ataque terrorista, paramilitar, mercenario contra la paz, pero nos encontraron unidos como un roble, y la canalla fue derrotada”. 

Por otro lado, un comunicado emitido por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana señala que el ataque terrorista contra la 41° Brigada Blindada ubicada en el Fuerte Paramacay, fue ejecutado “por un grupo de delincuentes civiles, portando prendas militares, y un primer teniente en situación de deserción”, y también que “los sujetos capturados han confesado haber sido contratados en los estados Zulia, Lara y Yaracuy, por activistas de la extrema derecha venezolana en conexión con gobiernos extranjeros” Este es el tipo de acción encubierta que está señalada en los manuales conspirativos imperialistas, aunque cuesta creer que el imperialismo esté detrás de esta pantomima de “acción bélica”. Pero es posible que sí, puesto que acaso se trata de una acción propagandística para tratar de enturbiar las victorias recientes de la Revolución y de la paz.

A decir verdad, a fin de cuentas no se trata precisamente de una muy buena propaganda para esta derecha derrotada, ya que se ha producido un nuevo triunfo de la Revolución, esta vez en el campo militar de manera directa. Esto hace ver a nuestro Gobierno más fuerte y victorioso todavía.

En el transcurso del día de ayer hubo pronunciamientos ambiguos por parte de voceros de la derecha. La MUD aseveró en un comunicado que “A falta de una investigación exhaustiva sobre lo ocurrido en el Fuerte Paramacay, insistimos en que el empeño de Nicolás Maduro y el pequeño grupo que lo acompaña de ejercer dictatorialmente el poder, refleja la división y el quiebre institucional que también ocurre dentro de la Fuerza Armada Nacional”, otra manera de justificar la acción terrorista, al tiempo que habla de la supuesta “falta de una investigación exhaustiva”, como si se tratara de un hecho ocurrido no hace solo algunas horas sino hace meses o años, una soberana estupidez.

Por supuesto, vendrán las investigaciones de rigor y esperamos que las mismas arrojen prontos resultados y que sean comunicados al pueblo. Igualmente que sean capturados, más temprano que tarde, los terroristas que se dieron a la fuga después del ataque, llevándose armas sustraídas del Fuerte.

La opositora Rocío San Miguel, presidenta de una ONG fantasma autodenominada “Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional”, puso en duda la veracidad del “alzamiento militar”: “El pronunciamiento del comandante en jefe de la FAN, rodeado del Alto Mando Militar, es precisamente para demostrar espíritu de cohesión… Si tantas veces se han manifestado el alto mando por cuestiones sin importancia, la pregunta es por qué hoy no lo hicieron… Es cuesta arriba creer que haya habido un pronunciamiento militar… Esto no suena razonable, suena poco creíble”. La agente enemiga dijo esto casi al mismo tiempo en que se reunía el Presidente… ¡con el Alto Mando Militar!

En todo caso, aquí seguimos con la Constituyente, flamantemente instalada el pasado viernes. Está venciendo Venezuela, está venciendo la paz. Allá ellos con su torpeza y sus desvaríos. Favor que nos hacen.

La ex en la UCAB

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Martes 08 de agosto de 2017

Matrimonio en la UCAB

Hoy se reanudan las sesiones de la Constituyente y se inicia el período de inscripción de candidaturas para las elecciones regionales del 10 de diciembre. A pesar de que persisten aislados focos de violencia, no hay duda de que la acción guarimbera ha mermado considerablemente. Lo del Frente Paramacay no entra en la categoría de guarimba, fue una acción militar puntual y no una manifestación callejera, aunque sin duda debe haber alentado algunas de las pocas acciones violentas de calle que se han visto en los dos últimos días.

El hecho de que buena parte de la oposición haya decidido participar en las elecciones regionales y que inclusive el mismísimo Freddy Guevara, uno de los capos fascistas de las guarimbas, haya dicho en ese contexto que la “salida” es electoral, es un reflejo claro de que la violencia terrorista ha sido derrotada y que la Constituyente fue la
tapa que se le puso a ese frasco.

De manera que las cosas marchan en el rumbo que marcó el presidente Maduro, en el sentido de la concepción de la Constituyente como una herramienta para la paz.

Nosotros, por supuesto, no vamos a caer en triunfalismos, nunca lo hacemos. Es verdad que hemos ganado algunas batallas recientes y recuperado, sin ninguna duda, la iniciativa política que lucía perdida después de las elecciones parlamentarias de 2015, pero esta guerra está vivita y coleando. Se ha alejado la posibilidad de una guerra civil y
también la de una intervención directa del imperialismo, pero son peligros no del todo conjurados, no podemos dormirnos en nuestros laureles.

Al participar en las elecciones regionales, la derecha inicia un camino de reagrupación, recomposición y acumulación de fuerzas después de la derrota. No han capitulado, solo se adaptan a las nuevas realidades que generan sus recientes fracasos.

Esto quiere decir que los constituyentes, al lado del pueblo revolucionario, tenemos ahora redobladas responsabilidades. En este momento, somos el gran tema político del país, lo único que queda como opción para entrar en una nueva etapa del proyecto nacional chavista. Por lo pronto, que salgamos bien librados de las elecciones regionales -e inclusive que estas se den y sean una gran contribución a la paz- dependerá de lo que la Constituyente enseñe de aquí en adelante. Es una esperanza que hay que convertir en realidades, el mandado no está hecho.

A estas alturas, se van dando poco a poco importantes definiciones que tienen que ver con el futuro inmediato del conflicto político nacional. Una de las más relevantes es el ya público matrimonio de parte de los ex chavistas desertores con la derecha pro imperialista. Se va dando de manera natural lo que Chávez exigía cada vez que algún chavista mostraba debilidades que anunciaban su defección: ¡que se terminen de ir!

Esa boda se ha consumado en uno de los principales templos de la derecha en el país, la Universidad Católica Andrés Bello. Allí se reunió la flor y nata de la reacción criolla con un grupo de resentidos ex chavistas que fueron más allá, inclusive, que otros que no han caído tan hondo, como Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio, Gustavo Márquez, Gonzalo Gómez, por nombrar algunos, que no han osado sentarse con los más conspicuos capos derechistas, por más que sí hayan compartido parte de sus posiciones políticas.

Una de las voces más beligerantes en la ceremonia de la UCAB fue la de la ex Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien dijo desconocer la decisión de la ANC y que se mantendrá en el cargo. Pues bien, que usted se ponga un gorro hecho de papel periódico y se meta una mano por debajo de la chaqueta, no significa que usted sea Napoleón Bonaparte. Lo que dice la ex Fiscal es demasiada bravuconada para sus reales posibilidades actuales, cuando la derecha muerde el polvo de sus derrotas.

Convocando a más conflictividad, Ortega trató de soliviantar a los fascistas presentes, vociferando que “Los problemas del país no son una Constituyente presidencial, es el deterioro que tiene el país. Esa Constituyente lo que trajo fue más miedo, más represión. Llamo a los diputados de la Asamblea Nacional para que no permitan que ese espacio se lo quiten”. Es más, intentó radicalizar a la derecha frente al tema electoral, al afirmar que ve “con mucha preocupación el tema electoral (los comicios regionales) Si la oposición no participa, las elecciones van. Si participan no van. Alerta con eso”.

Por su parte, Freddy Guevara alardeó con un supuesto apoyo popular del cual evidentemente carecen: “Si la Asamblea Constituyente reconoce como Fiscal a William Saab, la población reconoce a Luisa Ortega Díaz como Fiscal legítima” (¿?).

Aun más radical que los fascistas, emulando a la ex Fiscal, otro arrepentido, Miguel Rodríguez Torres, aseveró que “No tenemos Tribunal, no tenemos Asamblea, no tenemos Presidente y no existe el pueblo (¡!) … Tenemos un país, realmente, donde nadie sabe quién manda. Este es un país anarquizado y caotizado por la decisión del liderazgo político”. Esto es realmente desvarío en estado puro.

Pero Rodríguez Torres no se equivocó en todo, pues señaló que el gobierno decidió “hacer de la política un campo de batalla militar donde los venezolanos, por la razón política, nos convirtamos en dos ejércitos enfrentados”. En general, la metáfora es válida, solo que no es el Gobierno quien ha hecho de la política un campo de batalla.

La guerra la ha declarado el imperialismo, se llama Guerra No Convencional, como todos sabemos. Pero en verdad sí hay “dos ejércitos enfrentados”, tal como ocurrió en los albores del siglo XIX venezolano: el ejército de los patriotas, por un lado, y el ejército de los imperialistas y sus aliados, por el otro. En fin, dime con quién andas…

Venezuela e la sua Costituente: poco o molto?

di Atilio Boron – cubaperiodistas.cu

Raramente si sono svolte elezioni in un contesto contrassegnato dalla violenza come queste di domenica scorsa in Venezuela. Ci sono poche esperienze simili: in Libano, Siria e Iraq. Forse nei Balcani durante la dissoluzione dell’ex Jugoslavia.

Dubito che in qualche paese europeo o negli stessi Stati Uniti, elezioni si siano celebrate in un contesto simile a quello venezuelano. Per questo, che più di otto milioni di persone, abbiano sfidato la destra terroristica con i suoi sicari, i suoi incendiari, i suoi sciacalli e franchi tiratori, si sono uniti per esprimere il loro voto, dimostra il radicamento del chavismo nelle classi popolari e il ripudio della violenza. E quando il CNE [Consiglio Nazionale elettorale? N.d.T] afferma che hanno votato otto milioni ottantanove mila trecentoventi persone e così doppiamente certificato dalle schede elettorali e dal controllo delle impronte digitali di ognuno dei votanti. Questo materiale è lì, soggetto alla verifica da parte dell’opposizione o degli osservatori indipendenti, contrariamente a quanto è accaduto lo scorso 16 luglio con la farsa elettorale della MUD (“Tavola di Unità Democratica”) che in una esilarante innovazione nell’arte e nella scienza politica, ha permesso ai votanti, con o senza documenti di esercitare il diritto di voto quante volte lo volessero per poi bruciare tutti i registri una volta finto il fulmineo scrutinio dei sette milioni e mezzo di voti, che mentendo, sostengono di aver ricevuto.

Nonostante questi antecedenti il risultato delle elezioni per l’Assemblea Nazionale Costituente è stato etichettato come fraudolento sia dalla destra internazionale di governo o meno, come da alcune sette deliranti della sinistra eternamente funzionali all’imperialismo.

Alcuni illustri governi, interni ed esterni alla regione: Messico, Argentina, Cile, Perù, USA, Panama, Colombia, Paraguay, Brasile, Canada, Spagna e Costarica si sono affrettatati a dichiarare, il giorno seguente le elezioni, che non avrebbero riconosciuto l’Assemblea Nazionale Costituente nata dal voto dei cittadini venezuelani; qualcosa che senza dubbio fa perdere il sonno al Governo Bolivariano e a milioni di venezuelani afflitti da una tanto degradante notizia…

Si capisce che quei governi non possono farlo perché hanno abbastanza preoccupazioni in casa per poter perdere un minuto a riconoscere la lezione di democrazia che il buon popolo venezuelano ha offerto domenica.

Il Messico è imbarazzato per l’ottavo giornalista assassinato dall’inizio dell’anno, senza trovare l’ombra di un responsabile, imbarazzato per altre minuzie come le cinquantasette vittime uccise al giorno durante il 2016.

Il governo argentino per la probabile sconfitta nel principale distretto elettorale del Paese ha un’economia che stenta a spiccare il volo.

Il Cile, per la profonda delegittimazione del suo sistema politico e le proteste sociali che ogni giorno coinvolgono le principali città del paese.

La Colombia: concentrata su i sette milioni e mezzo di sfollati dal para-militarismo e dal narcotraffico.

Il Paraguay: per la penetrazione del narcotraffico a tutti i livelli della pubblica amministrazione.

Il Brasile: per la feccia che ha sommerso l’insieme della sua dirigenza, per non parlare del caos che vivono gli
Stati Uniti d’America con un capo di stato velleitario e inaffidabile come pochi.

E una povera Spagna, sommersa anch’essa dalla corruzione dei suoi riccastri, la putrefazione della monarchia e l’irrimediabile discredito della sua classe politica.

Governi straordinari i quali ignorano certamente che, l’ex presidente degli Usa J. Carter, non esattamente un chavista, affermò che il sistema elettorale venezuelano era più affidabile e trasparente di quello statunitense.

Tuttavia, i critici della Rvoluzione Bolivariana non si fermano, e incoraggiati dall’appoggio di tali onorevoli governi, puntando l’indice, segnalano che il livello di partecipazione alle elezioni dell’ANC (Assemblea Nazionale Costituente) cioè il 42% degli aventi diritto al voto è stato molto basso e non può avallare la pretesa del governo di legittimare l’insediamento dell’ANC nei prossimi giorni.

La stampa canaglia, la cui unica missione è quella di mentire e manipolare senza scrupoli la coscienza pubblica, non dice niente sulle condizioni in cui i venezuelani sono andati a votare. Peggio ancora nella sua totale decomposizione morale, il quotidiano “El Pais” nave ammiraglia del terrorismo mediatico, dimentica che il 21 febbraio 2005 intitolò “Sì pieno per la costituzione europea” con una partecipazione del 42% degli spagnoli. Risultato raggiunto in un clima di completa tranquillità senza guarimbas(1) né sicari liberi per le strade. Ma dodici anni dopo quello che in Spagna definivano “Sì pieno” oggi si trasforma in una critica alla violenza e all’astensionismo per la “Costituente di Maduro”.

Non dicono niente questi “house organ” del capitale sul fatto che la loro tanto ammirata Michelle Bachelet ottiene la presidenza nel 2013 con elezioni che registrano la partecipazione del 41,9% degli iscritti al registro elettorale e che alle elezioni municipali dell’anno scorso in Cile, la partecipazione fu ancora minore: 34,9%.

In Colombia, Juan M. Santos fu eletto al ballottaggio con il 47% di partecipazione dei votanti e che il “referendum per la pace” all’inizio del 2016, la partecipazione per decidere una questione così cruciale, fu solamente del 38%; o che Bill Clinton fu rieletto nel 1996 con elezioni a cui prese parte solo il 49% dei registrati abilitati al voto e il suo successore G.W. Bush fu eletto con il 50,3%; era in gioco la presidenza degli Stati Uniti d’America.

Per finire, eccellente il livello di partecipazione nonostante le circostanze e il totale fallimento della strategia della destra per sabotare l’ANC. Questo sicuramente intensificherà l’azione della frazione terroristica dell’opposizione, il cui disprezzo per le regole democratiche è insanabile ora che ci saranno le elezioni dei governatori previste per dicembre 2017 e le Presidenziali per il 2018. Ma a questa “elites di banditi” come il laburista britannico Lasky chiamava la classe dirigente fascista europea, i cui discendenti devastano ancora oggi il Venezuela, tutto ciò non interessa. Vogliono porre fine al chavismo, esortati dai loro padroni e finanziatori del nord e per questo sono disposti a fare qualsiasi cosa, a violare ogni norma etica. Toccherà a un ri-legittimato governo di Nicolas Maduro, porre fine senza indugi all’ala terroristica dell’opposizione e ripristinare l’ordine pubblico e la vita di ogni giorno. Senza questo sarà impossibile rilanciare il progetto bolivariano. 

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Romina Capone e Alessio Decoro]

___

1 Tattica dell’opposizione venezuelana che comprende violente mobilitazioni nelle strade, spari con armi da
fuoco nel tentativo di provocare una reazione repressiva da parte del governo.

La hora y la vez de Venezuela

por Emir Sader

Estar a favor del gobierno de Venezuela no es solo una cuestión política, pero también de carácter. Es vergonzoso como gente que pretende estar en el campo de la izquierda, instituciones con tradición de izquierda, partidos que en principio pertenecen al campo popular, quedan silenciosos o se valen de críticas al gobierno para justificar la falta de solidaridad con el gobierno de Venezuela.

Uno de los argumentos de mala fe es el de que habría que sortear la polarización entre gobierno y oposición, como forma de contornar la radicalización, que sería no estar de ningún lado. Es pretexto para no solidarizarse con un gobierno asediado por la derecha local y por el gobierno de los EEUU. Intelectuales suman críticas al gobierno para pronunciarse por la solidaridad “con el pueblo de Venezuela”, como si el pueblo del país no estuviera involucrado en la polarización.

Se puede no estar de acuerdo con aspectos de las políticas del gobierno de Maduro, pero ninguna crítica justifica una posición de equidistancia, porque nadie tiene dudas de que, caso se lograra la caída del gobierno, sería sustituido por un gobierno de derecha e incluso de extrema derecha, con durísimas medidas para los derechos de la masa de la población venezolana y para los intereses nacionales del país.

Hay todavía el argumento de que la izquierda latinoamericana no debiera estar solidaria con el gobierno de Maduro, que le daría legitimidad en toda la región, comprometiendo la imagen de las fuerzas progresistas latinoamericanas. Los que hablan de esa forma tiene un imagen particular de la izquierda, que no es de la izquierda realmente existente.

Una parte de esas posturas es reflejo de una ideología liberal. Lo único que hay para esa visión son democracia y dictadura. Y como el gobierno de Maduro no cabe en la concepción que tienen de democracia, lo clasifica inmediatamente de dictadura y centran su fuego en contra del gobierno, supuestamente aislado por una “sociedad civil” en rebelión contra la “tiranía”.

Para esos, aunque se digan de izquierda no existen ni capitalismo, ni imperialismo. No hay tampoco derecha, ni neoliberalismo. Las clases sociales desaparecen, disueltas en la tal “sociedad civil”, que pelea en contra del Estado. No toman en cuenta que se trata de un proyecto histórico anticapitalista y antimperialista.

Parece que no se dan cuenta que no se trata de defender un gobierno, sino un régimen y un proyecto histórico. Que si llegara a caer ese gobierno, cae todo el proyecto histórico iniciado por Hugo Chávez y Venezuela se sumaría a la recomposición neoliberal que hoy victimiza a Argentina y a Brasil.

Se puede ser de izquierda y ser crítico, pero peleando dentro de la izquierda, de las fuerzas antineoliberales, por el avance de esos procesos, nunca por su derrota. Porque la alternativa a esos gobiernos está siempre en la derecha, como Argentina y Brasil lo confirman, nunca en la extrema izquierda. Derrotar a gobiernos antineoliberales es abrir el camino a la restauración neoliberal, que es la única bandera de la derecha.

Lo que está en juego hoy no solo en Venezuela, sino también en Bolivia, en Ecuador, en Uruguay, en Argentina, en Brasil, es el destino de los más importantes gobiernos que América Latina ha tenido en este siglo: si se afirman y avanzan, si recuperan el camino donde la derecha ha retomado el gobierno o si la contraofensiva neoliberal vuelve a imponer la década nefasta en que imperó en nuestra región.

Esa es una razón más para que la izquierda exprese su apoyo y solidaridad con Venezuela. Hay horas en que el silencio es criminal, sea de dirigentes, sea de militantes, sea de intelectuales, sea de partidos, sea de instituciones, sea de gobiernos, sea de quien sea.

Soy Constituyente

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político

Miércoles 02 de agosto de 2017

ANC: unidad, lucha, batalla y victoria

Dada la circunstancia, hoy voy a desechar el uso del yo mayestático. He sido electo para formar parte de la Asamblea Nacional Constituyente en representación de lxs pensionadxs. Hay varias instancias a las cuales quiero agradecer públicamente este logro. En primer lugar, por supuesto, al pueblo que me favoreció con su voto. Ayer, en una entrevista que respondí por Internet para el semanario Todos Adentro de próxima publicación, aseveré que “… es necesario confiar en el pueblo, tal como lo hizo el presidente Maduro al convocar a Constituyente. El chavismo es una gran vanguardia social, numerosa, organizada, consciente, combativa. Solo que esa vanguardia estaba un poco apagada, si bien nunca derrotada. Pero la Constituyente ha obrado el milagro de ponerle fuego, pasión a esa vanguardia. Activarla, tensarla. Y esa vanguardia se colmó de iniciativa y creatividad para arrastrar tras de sí a muchos que habían decaído en su esperanza. La gran lección es esa: confiar en el pueblo y soltar sus riendas, darle cada vez más poder, que fue lo que quiso dar a entender Chávez cuando dijo ‘Comuna o nada’. Con el pueblo podemos todo, sin él no somos nada”.

En segundo lugar, al equipo de jóvenes que actuó desde Buenos Aires, encabezado por mi hija Paola Francia, mi jefa de campaña, y que manejó con acierto y creatividad la presencia de la candidatura en las redes digitales, construyendo la imagen y la Web, la página de Facebook y los accesos de Twitter e Instagram, así como el correo pensionpropon6@gmail.com. Todos estos instrumentos continuarán activos en esta nueva etapa, con adaptaciones.

En tercer lugar, al equipo de campo que apoyó mi movilización en Caracas, conformado por el camarada David Isaac Guerra, el camarada Allen Mccool y el Teniente de Bomberos José Tarazona.

Voy a Constituyente a ser leal a toda la gente que me respaldó, a presentar mi propuesta política que puede ser conocida en la página Web nestorfranciaconstituyente.com y a acompañar a todos los representantes de lxs pensionadxs en las propuestas específicas para el sector, en torno a las cuales somos básicamente unánimes: pensión automática para todos al cumplir la edad reglamentaria, derecho a recibir todos los beneficios que otorga el Estado a cualquier trabajador (aumentos salariales, bono de alimentación, bono de medicinas, seguro médico, etc.), conformación de un Estado Mayor de los Adultos Mayores, establecimiento en todas las parroquias de las casas de atención integral al adulto mayor, creación de los “Consejos de Sabios” -consejos asesores conformados por veteranos en diversas profesiones y oficios- en instancias del Estado, etc.).

Ratifico que no voy a la Constituyente a hacerle a nadie coro, ni a solo aplaudir como foca, ni a repetir lo que otros dicen como loro. Voy a luchar por las ideas de Chávez y por el pueblo.

Debe quedar absolutamente claro que la principal tarea de la Constituyente es garantizar la paz, pero que esto no puede ser una idea hueca, despojada de contenidos.

Para garantizar la paz, es necesario defender con firmeza la soberanía de la Patria y mostrarnos enteramente dispuestos a darlo todo por ella, para disuadir al imperialismo de sus planes intervencionistas; defender la estabilidad de la Revolución Bolivariana con el blindaje de sus grandes logros y con el fortalecimiento efectivo del protagonismo y el poder efectivo del pueblo; y defender sin ambages al gobierno revolucionario del presidente Nicolás Maduro, lo cual incluye hacer justicia contra aquellos que conspiran, y fomentan la violencia y la subversión.

Creo que en la Constituyente habrá gran unidad, porque es lo que garantizará la victoria, aunque no se logré todo lo que cada tendencia quisiera. Porque habrá tendencias y lucha de tendencias, que es algo bueno, pues el pueblo podrá observar la verdadera democracia y la gran diversidad presente en el chavismo. Habrá ideas y batalla de ideas. Pero confío en que sí, en que saldremos victoriosos, porque sabremos aplicar para nosotros mismos una de las instrucciones postreras más importantes de Hugo Chávez: unidad, lucha, batalla y victoria.

Entretanto, sigue brillando el faro de la gran victoria popular del pasado domingo. Hay algo que dije en el Análisis de ayer que quiero recordar: “… la derecha puede negarse todo lo que quiera a las evidencias que dejó el 30J, pero es claro que el Departamento de Estado sí que sabe exactamente lo que ocurrió”. Tan claro es que hoy podemos observar la reveladora declaración del encargado de Suramérica en el Departamento de Estado, Michael Fitzpatrick, quien afirmó que Estados Unidos no se plantea reconocer a la Asamblea Nacional como ente de Gobierno alternativo, incluso si ese órgano legislativo tratara de conformarse como aparato estatal paralelo: “Queremos dialogar con el Gobierno del presidente Maduro… No reconocemos necesariamente Gobiernos paralelos o aparte. Respetamos el Gobierno oficial de Venezuela y del presidente Maduro en este momento”. Por supuesto, el hombre no quiso aparecer enteramente débil y bufó más de una invectiva contra nuestro Gobierno y nuestro Presidente, pero eso era inevitable y no es más que la obligada cáscara de la nuez de la declaración, que es la que he asomado. Son los ecos del efecto Río Torbes. Estamos venciendo.

ANC y el modelo post-petrolero

por Marinella Correggia (*)

La Constituyente venezolana, la independencia económica y el modelo post-petrolero

Entre los objetivos presentados por la Asamblea Constituyente votada el 30 de julio, figuran el camino hacia “un nuevo modelo de economía post-petrolera, productiva, diversificada, que satisfaga las necesidades de aprovisionamiento de la población”, “la consolidación de las nuevas formas de democracia participativa, con la constitucionalización de los consejos comunales y de las comunas” (unidades organizativas de base que con frecuencia son también unidades productivas), y además “la preservación de la vida en el planeta, protegiendo la biodiversidad y desarrollando una cultura ecológica”.

A inicios del siglo XXI, con el propósito de invertir en el sector agroalimentario las rentas del petróleo de Venezuela para avanzar hacia la independencia económica, el entonces presidente Hugo Chávez creó en Barinas (su estado natal) el Instituto de Formación Agroecológica Paulo Freire. Llamó como consultor para el desarrollo rural al Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil, en el marco de la cooperación Sur – Sur, y de lo que muy pronto será el intercambio paritario entre los países del ALBA: Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador.

Esta solidaridad internacional constructiva (concreta, no retórica) nunca se ha interrumpido. Desde 2005 la brigada internacionalista Apolônio de Carvalho (el MST tiene brigadas de trabajo en muchos contextos de crisis: Palestina, Haití, países africanos) hace un trabajo de formación y producción junto a campesinos y organizaciones populares venezolanas. En 2013 la brigada fue encargada por el Ministerio de la Agricultura de desarrollar un proyecto en la Unidad de Producción Social Agrícola (UPSA) Caquetíos, en el estado de Lara: 220 hectáreas. Cuatro años después (hoy) en el sitio del MST dice: “Involucramos colectivos, consejos de las comunas y movimientos rurales en la formación técnica y política, con la óptica de desarrollar también una cultura agrícola”.

Vista la coyuntura de guerra económica que el país está viviendo, “se dedica a dos frentes de trabajo: producción para el consumo, un pedido urgente, y producción de semillas autóctonas — del sector hortícola a los cereales y a la soya—, una perspectiva de estrategia para la soberanía y la independencia alimentaria a la que aspiramos”, explica Simón Uzcátegui, campesino que trabaja en la unidad; “la dificultad de acceder a fertilizantes e insecticidas nos ayuda a desarrollar sus alternativas agroecológicas. Preparamos 6 000 litros de insecticidas naturales”.

“Es un trabajo lento y escondido, pero se avanza. Y mientras más se aspira a la agricultura ecológica, más los propios jóvenes se interesan en ella”. Según Verena Vázquez (de 27 años, colaboradora del proyecto), con la coyuntura adversa la población acoge mejor la necesidad de trabajar en serio en el sector agrícola. También a nivel urbano: la creación hace pocos años del Ministerio de la Agricultura Urbana ha provocado la aparición de miles de pequeños huertos; han surgido mercados comunales, circuitos de hilera corta, sistema de adquisición colectiva como la Alpargata Solidaria, etc.

Hace pocos días, en ocasión de su VII Conferencia Mundial, el movimiento agrícola La Vía Campesina (LVC) —al que se adhiere en Venezuela el Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora (FNCEZ) y la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ) — puntualizó en un documento: “La dinámica y las tendencias harían prever una situación de crisis prolongada, cuya evolución es difícil de predecir. Es cierto que se está cometiendo un acto violento, con elementos de odio fascista. Después de meses de esfuerzo, la derecha ha entendido que no tiene fuerza suficiente para vencer, a pesar de la guerra de cuarta generación que se lleva a cabo. Su debilidad de fondo (siempre la misma) es la falta de apoyo popular en las calles y de fuerza en el terreno. Y precisamente esto hace temer una escalada de la agresión por parte de fuerzas externas”.

El movimiento agrícola denuncia el plan de desestabilización encabezado por Estados Unidos, el cual “incluye, por una parte, la acción en la economía con el acaparamiento de productos y la destrucción de centros de almacenamiento y transporte para crear escasez, incrementar los precios y aumentar el costo de la vida de las personas de ingreso más modesto; por la otra, las acciones en las calles, con el asedio de áreas, terrorismo, asesinatos, saqueos y hogueras. El movimiento de oposición está actualmente en manos de los sectores más de derecha, como Voluntad Popular y Primero Justicia”.

El documento señala al interior del país los esfuerzos de movilización del mundo agrícola, organizado en defensa del territorio y de las comunas.

(*) Autora de El presidente de la paz, Ediciones Sankara 2015 (Premio Trisol del Alba), coautora de L’Alba dell’avvenire, Punto rosso 2007, y de La lunga marcia dei senza terra, Emi 2014.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

EL BLOG DE CARLOS

Por un mundo mejor, posible y necesario

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: