Veterano de los Estados Unidos contra las amenazas de Trump

por Kevin Tillman

Parece que cada vez que tomo un periódico o me conecto a Internet, nuestro país está comenzando otra guerra. Como veterano tanto de las guerras de Irak como de Afganistán, la situación en Venezuela me consume, y cada vez es más preocupante.

No soy corresponsal de guerra y no tengo un doctorado en ciencias políticas. Pero he visto estos conflictos de primera mano, y he sentido los efectos. Como muchos en este país, he perdido familiares y amigos tanto en Irak como en Afganistán. No quiero que nadie más tenga que experimentar eso. Desafortunadamente, la inercia sobre el cambio de régimen en Venezuela tiene un parecido sorprendente con lo que sucedió en el período previo a la invasión estadounidense de Irak en 2003.

Como uno de los soldados que invadió ilegalmente Irak, esto me asusta. Reconozco un golpe o invasión ilegal cuando veo uno. Lo supe antes de ser enviado a Irak, pero se hizo aún más claro cuando vagamos por Bagdad en busca de armas de destrucción masiva que no existían.

Como fue el caso en Irak, no hay motivos legales o morales para intervenir en los asuntos de Venezuela y no hay leyes internacionales que apoyen tal intervención. No hay nada en la Constitución que sancione la intromisión en las elecciones de un país extranjero, y nada en la constitución venezolana que legitime presidentes autoproclamados. Venezuela no es una amenaza. Venezuela no está disparando misiles contra los Estados Unidos, atacando a nuestros aliados o invadiendo a los Estados Unidos con tropas.

Tristemente, la propaganda que sale de la boca de los políticos y expertos estadounidenses es tan predecible como vacía: “Venezuela es socialista”. “Su economía está en ruinas”. “Su gobierno es corrupto”. “Hay inestabilidad alimentaria”. Hay una crisis humanitaria”.

Lo que falta en el intento de justificar el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro es el reconocimiento del hecho de que muchas naciones de todo el mundo son, hasta cierto punto, socialistas, tienen desafíos económicos y luchan contra la corrupción. Hay crisis humanitarias en todo el mundo. ¿Todos esos gobiernos son ilegítimos de alguna manera y, por lo tanto, son candidatos para un golpe de estado orquestado por los Estados Unidos?

Para ser claros, esto no es un respaldo de Maduro, como tampoco respaldé al ex presidente iraquí Saddam Hussein (ni estoy comparando a los dos). Se trata de que nuestros líderes piensan que tienen el derecho de interferir en los asuntos de cualquier país que elijan. El cambio de régimen no sólo es ilegal y moralmente incorrecto, sino que también ha demostrado ser desastroso.

Sí, Venezuela tiene problemas. Muchos parecen ser autoinducidos; otras son circunstanciales, como la caída masiva de los precios del petróleo, que, combinada con las duras sanciones económicas lideradas por los Estados Unidos, es particularmente devastadora, considerando que más del 90 por ciento de los ingresos de exportación de Venezuela provienen de los ingresos del petróleo. Los venezolanos también están lidiando con un país políticamente dividido, una situación en la que creo que todos los estadounidenses pueden relacionarse. Sin embargo, son los problemas externos los que más me preocupan. Es bastante claro desde donde estoy sentado que los Estados Unidos están librando una guerra económica ilegal contra el pueblo de Venezuela. Desde las sanciones hasta la congelación de activos hasta el bloqueo de Venezuela por parte del sistema financiero internacional, esto es lo que parece conducir a ese país al límite. Entonces, como nuestros líderes lamentan públicamente esta “crisis humanitaria”, detrás de la escena, eso es exactamente lo que quieren.

El por qué de este golpe que está teniendo lugar es transparente. Algunos de nuestros funcionarios del gobierno en realidad nos lo están diciendo. Nuestros líderes, una vez más, se sienten con derecho a los recursos de otro país. Al igual que en el caso de Irak, las reservas de petróleo de Venezuela no están controladas por corporaciones estadounidenses ni por un gobierno flexible. Son propiedad del pueblo de Venezuela. Es de ellos y de nadie más. Esto significa que el petróleo no puede ser saqueado por corporaciones occidentales o controlado por propósitos externos por fuerzas externas.

A menos que, por supuesto, se produzca un golpe de estado y el petróleo se tome por la fuerza. Eso es lo que parece que van a hacer nuestros líderes. Para ser justos con los miembros de la administración Trump, esta beligerancia hacia Venezuela no comenzó con ellos. Es simplemente una extensión de las políticas de las administraciones anteriores. Si los venezolanos creen que Maduro ha administrado mal el activo más valioso de su país, es su derecho buscar el cambio, pero este no es un derecho que disfrutan Donald Trump, Nancy Pelosi o Elliott Abrams.

Al igual que Irak, nuestra interferencia no consiste en liberar al pueblo venezolano de algún régimen tiránico. Tampoco se trata de salvarlos de la inanición. Así que, por favor, no permitas que nuestros líderes utilicen la bondad dentro de ti como un arma para tu propia manipulación. El objetivo es saquear y saquear a una nación vulnerable. Es evidente que a nuestros líderes representativos no les importa la salud y el bienestar de los venezolanos más de lo que se preocupan por los iraquíes.

Si les importara, consultarían con el gobierno venezolano y preguntarán cómo podría proporcionar ayuda incondicional los Estados Unidos. Si les importara, dejarían que los venezolanos resolvieran sus propios problemas democráticamente. Si se preocuparan por la democracia, la soberanía, los derechos individuales, los derechos humanos y el estado de derecho, entonces mantendrían las manos fuera de Venezuela.

Éstos son días crítico para Venezuela. Los Estados Unidos y los líderes golpistas planean traer ilegalmente $30 millones en “ayuda” a Venezuela, lo que ha sido explícitamente rechazado por el gobierno venezolano. La ayuda se está rechazando porque el gobierno venezolano entiende que su crisis humanitaria es en parte causada por la misma nación que ofrece ayuda de mala fe. Lo que hace que la oferta sea una broma enfermiza es que se estima que Venezuela está perdiendo $30 millones por día en los ingresos del petróleo. Esta rama de olivo fraudulenta es un arma política tan transparente que incluso la Cruz Roja y las Naciones Unidas la están rechazando.

No importa cuán ridículos parezcan los eventos coordinados, la historia ha demostrado que estas tácticas de poder pueden funcionar y funcionan. La administración de Trump y los líderes golpistas venezolanos esperan una chispa, un catalizador, una escaramuza para justificar una invasión de los Estados Unidos, cualquier cosa que cree el suficiente caos para abrir esta ventana de oportunidad. Es una reminiscencia de la propaganda de los Estados Unidos que rodea a Saddam y los inspectores de armas. Está destinado a ser un evento incitante.

La desgarradora realidad es que, si esto tiene éxito, los venezolanos podrían ser asesinados, heridos, psicológicamente dañados o desplazados a un nivel proporcional a lo que les sucedió a los iraquíes. El tejido de la sociedad venezolana podría ser destruido por generaciones. Y una vez más, los soldados e infantes de marina estadounidenses serán enviados a una guerra ilegal para matar o morir, herir o ser heridos, y sufrir o causar todo tipo de trauma, una guerra en la que los venezolanos y nuestros hombres y mujeres de uniforme podrían estar luchando. durante años. No quiero que esto suceda.

Ningún país debería tener que sufrir este destino. Ningún soldado debería tener que participar en tal operación. Ninguna nación debería hacer tal cosa. Y ninguna democracia debe permitir que sus líderes cometan tales crímenes en nuestro nombre.

Pido a nuestros representantes electos y a cualquier persona con autoridad dentro de nuestro gobierno que detenga esta estrategia de agresión y ponga fin a lo que amenaza con convertirse en un nuevo ciclo de violencia.

Entre el bluf y la intervención externa

por @Marco_Teruggi

La relativa normalidad que se vive en la frontera colombiano-venezolana provoca desconcierto

Aparece de forma cada vez más abierta la hipótesis de la intervención militar de parte de funcionarios de EE.UU. y la oposición venezolana. “Los días de Maduro están contados”, dijo Mike Pence, secretario de Estado.

Desde San Antonio, frontera con Colombia

Algo no encaja al observar la situación el 24 de febrero en la frontera colombo-venezolana. Se vive una normalidad fuera de guión que contrasta con las declaraciones internacionales y de la derecha venezolana. La distancia es tal que una pregunta se presenta nítida: o se trata de un inmenso bluf, o una intervención internacional está en preparación.

“Los días de Maduro están contados”, afirmó Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano; Marco Rubio, senador por La Florida, tuiteó una imagen de Muamar Khadafi sonriente y luego linchado, y Miguel Pizarro, del partido Primero Justicia, sostuvo en una rueda de prensa junto a demás fuerzas de la oposición, que se está viviendo “un desenlace, una etapa final”.

Al seguir la línea declarativa el asalto no tiene vuelta atrás. Las puertas de la negociación no serán abiertas, “usurpan el poder, no hay nada que negociar, no hay igualdad de dos fuerzas que puedan entenderse para ver cómo reglamentar esto”, afirmó Pizarro, y todo parece volcarse al frente internacional. ¿Con qué objetivo? Juan Guaidó tuiteó la noche del sábado la línea que trabajarán: “Plantear a la comunidad internacional de manera formal que debemos tener abiertas todas las opciones”.

Aparece de forma cada vez más abierta la hipótesis de la intervención militar. Julio Borges, encargado en el Grupo de Lima por parte de la derecha, twitteó: “Vamos a exigir una escalada de la presión diplomática y en el uso de la fuerza contra la dictadura de Nicolás Maduro”. La reunión del Grupo será hoy en la ciudad de Bogotá, a donde ayer llegó Guaidó. Asistirá el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, uno de los jefes, junto a John Bolton y Elliot Abrams, en la Operación Venezuela.

¿Qué saldrá públicamente de esa reunión? Se puede anticipar que declaraciones de condena a Maduro, acusación de todo tipo de violaciones, posibles nuevos cercos diplomáticos, y bloqueos económicos. Sería lo que ya se conoce. La pregunta es qué podría ser lo nuevo, desde la premisa siempre presente que una cosa es lo que se afirma y otra lo que se prepara por debajo de la mesa.

Pasado el 23 parece que la intervención es la única carta que pueden jugar para llevar adelante lo que afirman. Se puede suponer que no era la preferencial, que los primeros planes eran un quiebre de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), un efecto colapso-estallido desencadenado por los ataques económicos, una serie de acciones montadas para crear conmociones aún mayores. Una de esas no logró su objetivo, explicó el ministro de comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, al referirse al intento de atropellar gente con tanquetas la mañana del 23.

Respecto a la Fanb la campaña de la derecha ha buscado sobredimensionar las imágenes de integrantes desertores. Según Pizarro el número habría pasado los 100, mientras que, según fuentes gubernamentales, se afirma que fueron 15. El impacto fue mediático, ya que no se trata de integrantes con capacidad de conducción interna, de generar quiebres que puedan encabezar un asalto al palacio presidencial. El factor Fanb no ha aparecido hasta el momento para sumarse al golpe de Estado, lo que demuestra la falsedad de decenas de titulares, declaraciones, y análisis que anunciaban fracturas inminentes.

Llegados a ese punto, luego de más de un mes de la autoproclamación de Guaidó reconocido por Twitter por Donald Trump, la estrategia de derrocamiento se encuentra en la encrucijada en la que se metió: o avanzar en la última carta que es la intervención, o ser un nuevo bluf, esta vez conducido desde altas esferas de Estados Unidos.

¿Qué es un bluf? Una forma de jugar, que consiste en hacer creer al adversario que se tiene más de lo que se tiene, subir de rondas, y esperar que el otro se eche para atrás para no llegar al punto final. El bluf queda descubierto cuando finalmente es necesario mostrar las cartas. ¿Están dispuestos Trump y el equipo Operación Venezuela a mostrarse en un bluf?

¿Tienen posibilidad interna de acordar la intervención? ¿Sería a través de Colombia? ¿Las élites colombianas están dispuestas? Son muchas las preguntas que se pueden encadenar para intentar responder estas preguntas.

Tal vez los diferentes episodios centrales, como el 22 y 23 de febrero, han sido parte de lo que estuvo diseñado desde el primer momento: la intervención. Por eso se muestran tan seguros, por eso existe un orden de acciones, de acusaciones, con la última –que ya quedó demostrado con imágenes que fue montada– que sostiene que el gobierno de Maduro habría quemado camiones con ayuda humanitaria, lo que sería un crimen de lesa humanidad. ¿Se estuvo todo este tiempo ante un escenario que vendrá y siempre fue el principal? Se sabrá a medida que se den más declaraciones y actos.

Los días son largos en Venezuela, en la frontera, en este escenario que el ex candidato presidencial de izquierda Gustavo Petro –quien nunca ha manifestado simpatía por el gobierno de Nicolás Maduro– ha calificado como “guerra de facto” declarada por Colombia. El también ha expresado que “la estrategia de Duque y Trump es la invasión violenta”. La hora de mostrar las cartas parece estar llegando. Veremos si se trata de un bluf.

Si Colombia se mete en Venezuela, Venezuela se mete en Colombia

L'immagine può contenere: testopor Vladimir Mendez

Entrevista a Roy Chaderton

Si Colombia se mete en Venezuela, Venezuela se mete en Colombia y llegaríamos al Pacífico, a liberarlos a todos otra vez ¿La oportunidad de reeditar la Gran Colombia?

VM―¿Es posible la invasión?

RC―No sé si Estados Unidos está en capacidad o en ánimo de absorber otro Vietnam.

VM―¿Qué evaluación hace de la actual política internacional de Venezuela?

RC―Está en su momento más vigoroso y más combativo.

VM―¿Cómo evalúa a la oposición?

RC―Lastimosa e incomprensible. Lastimosa por el grado de miseria que significa la voluntad de entregar el país y miserable por la condición misma de ese estado de sumisión. Además con el detalle adicional de que la línea de la oposición está dirigida por los más radicales y porque ha logrado callar, amordazar o chantajear a los presuntamente más moderados, eso es incomprensible. No se comprende cómo un pequeño partido de extrema derecha, fascista con antecedentes abiertamente “criptonazis” pueda arrastrar a partidos de larga tradición en el país que tienen actitudes más moderadas.

VM―Apenas se han manifestado Eduardo Fernández y Claudio Fermín.

RC―Eso hay que reconocerlo y aplaudirlo para evidenciar la condición deleznable de la oposición de extrema derecha.

VM―¿Qué opinión le merecen los adecos que hasta el momento no se han manifestado?

RC―Llama la atención que no se haya pronunciado Ramos Allup, que es una especie de iluminado y heredero de la vieja guardia de Acción Democrática. Pero también es extraño que sea opacado o silenciado por los muchachitos de extrema derecha, inculto y mal hablado, y no porque diga groserías, sino porque no sabe hablar como es el caso del señor Guaidó. Hace días conversaba con una amiga acerca de un grupo musical que cantaba una canción gringa llamada El pájaro bañista en los 70 que sonaba así “bababum, babá; bababum, babá” y esa es la manera como habla este jovencito Guaidó, lo que refleja que no está acostumbrado a leer, además, él pertenece a una generación que ha podido hacer lecturas de periódicos con lo cual hasta buena ortografía podría lograr leyendo El Nacional de hace algunos años, pero no, se ve que lee El Nacional. Insisto en que son poco cultos.

VM―Llama la atención que surja en medio de esta crítica situación un líder de dudosa categoría.

RC―Es que el enemigo lo quiere débil, frágil, inconsistente. Lo quiere incompleto y lo quiere temporal. Lo quiere radical, no racional porque en la racionalidad habría un poquito de sobriedad.

VM―¿Cómo vería usted una candidatura de Leopoldo López?

RC―De la misma manera como yo veía a los jóvenes fascistas que esperaban bajo una temperatura de 40 grados en la esquina de la avenida principal de Caurimare con El Cafetal enarbolando o blandiendo banderolas de una organización llamada Tradición, Familia y Propiedad. Son un  grupo de fanáticos y jóvenes fascistas.

VM―¿Cómo puede terminar este conflicto en relación con Colombia?

RC―En algún momento Colombia va a sufrir una implosión. Hay mucha especulación con el papel de intervención de Colombia en Venezuela haciéndole el juego a Estados Unidos. Yo que formo parte de la brigada Pedro Carreño, digo que si se meten en Venezuela, nos metemos en Colombia y llegamos al Pacífico. Hay algo interesante en la historia de Venezuela de lo que nunca se habla, ni siquiera los más agudos analistas lo hacen: la Guerra de Independencia de Venezuela se dio del lado Pacífico. Nosotros liberamos países del Pacífico: Colombia, Ecuador, Perú. Entonces volveríamos al Pacífico.

VM―¿Si nosotros salimos airosos de esta coyuntura, debemos asumir ese papel de unir a la Gran Colombia?

RC―Chávez hizo mucho por recuperar los espacios bolivarianos perdidos, en el sentido de ejercer una política más allá de la propia base de operaciones, pero eso se nos ha caído un poco por la arremetida de la derecha en el continente. Hemos perdido espacios y debemos recuperarlos, creo que hay algunas posibilidades este año, dependiendo de cómo se manejen las cosas. Hemos perdido espacios inexplicablemente. No me explico cómo Lula está condenado a 14 años de cárcel y que haya perdido el esfuerzo y los logros progresistas, sin calentar las calles. Los brasileños se dejaron arrebatar, que no es el caso de Venezuela, aquí estamos dando la batalla. Le estamos haciendo la tarea difícil al imperio y a sus vasallos.

VM―¿Puede abundar sobre su opinión de la implosión en Colombia?

RC―Sí, porque yo me pregunto ¿hasta cuándo el pueblo colombiano aguanta lo que le hace la oligarquía? Ya es demasiado tiempo y los resultados de las elecciones de Petro han sido muy promisorios al alcanzar ocho millones de votos en un país donde los sistemas electorales están completamente amañados y controlados por la oligarquía y, sin embargo, por encima de eso, se logró un resultado promisor, repito.

VM―¿Qué opina del proceso de Paz en Colombia?

RC―El proceso de paz es una estafa evidenciada por el pueblo colombiano, porque en el referendo que hicieron, la alternativa de la paz perdió y, sin embargo, por una maniobra constitucional típica colombiana, donde el leguleyismo impera, terminó siendo institucionalizada. Entonces ahí ocurrieron muchas irregularidades, cosas curiosas. Ese premio Nobel de la Paz es una estafa a la comunidad internacional y una estafa a los bobos del jurado que en Oslo, en Noruega, lo decidieron.

VM―¿Cómo ve la situación del país?

RC―Promisora. De esta vamos a salir endurecidos, curtidos e iluminados. Esta pesadilla va a pasar porque hemos ido sorteando uno tras otro todos los obstáculos.

VM―¿En qué cree que va a terminar todo esto?

RC―En la paz, Dios mediante.

VM―¿Qué mensaje le enviaría a nuestro pueblo sencillo que está pasando por muchas dificultades?

RC―El pueblo sencillo ha aprendido mucho. Hace tres o cuatro años cuando empezamos a denunciar la guerra económica, nadie nos creía. Ahora para el pueblo sencillo la Patria es primero, que es el caso contrario al de la oposición, que más bien invita de manera gozosa a la planta insolente del extranjero. Mi mensaje para el pueblo es que siga en las calles. Me gustaría que se reforzara la milicia. El concepto de guerra del pueblo es un concepto original producto de unos genios militares, que quizá tiene su génesis primero en Vietnam, después Cuba, que potencialmente está preparada para la guerra del pueblo y nosotros también. No es fácil invadir un territorio donde aparte de aparatos y de armamento de alta tecnología se encuentren un millón o dos millones de fusiles. Eso no es fácil para un ejército invasor, entonces Venezuela podría ser una trampa mortal para el imperio.

VM―¿Cuál cree que será el paso a seguir por Estados Unidos en sus agresiones contra Venezuela?

RC―Eventualmente podría dejar que esto se vaya desvaneciendo y apagando, pero si yo supiera la fórmula no se la diría. Estados Unidos es un país que está empantanado en arena como es el caso de las guerras en Siria y Libia. De Siria se están retirando. El número de muertos que ellos han ocasionado en Afganistán es mayor al número de muertos ocurridos el 11 de septiembre. Es un imperio que tiene gente poco inteligente al frente. Es un país que no produce estadistas, con alguna que otra excepción. Estados Unidos no es un país de pensadores. Eso es un tema para el análisis. Es un país de maravillosos artistas, creadores, científicos, tecnólogos. Estados Unidos está gobernado por la banda de los cuatro: que son, poniendo aparte a Trump, Pence, Bolton, Marcos Rubio y Pompeo. Fíjense que la política exterior de Estados Unidos está dirigida por policías, no es el caso de Trump, pero sí de Pompeo y Bolton que son personajes que vienen de los alrededores de la CIA. Son policías y tienen mentalidad y cultura de policías. Pence viene del Congreso, pero en todo caso existe una banda de los cuatro

VM―¿Qué planes tienes  para el Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual?

RC―Educar y aprender. Nos estamos rodeando de un grupo de venezolanos luminosos, pensadores, historiadores y políticos. Gente de alto nivel que no se parece en nada a los repetidores de consignas. Entonces a partir de la Pedro Gual estamos haciendo algo, absorbiendo esos personajes.

VM―¿El chavismo tiene futuro?

RC―Sí, y en la oposición los bobos mandan.

VM―¿Qué opina de la política comunicacional del Estado?

RC―Hay graves fallas y mal manejo de la propaganda. Es muy grave que no se exhiban las miserias del enemigo, así como inventan miserias que no tenemos. Nosotros podríamos hacer una gira por Washington, a una cuadra de la Casa Blanca, en pleno frío invernal están los pordioseros y mendigos, arrastrando carritos de mercado con cuanta porquería pueden incorporar. Cuando Rajoy perdió las elecciones parlamentarias, no hicimos sino dedicarle un día apenas cuando ellos tienen una campaña sostenida contra el país. No hicimos nada. Los desahucios son una cosa horrorosa, por ejemplo. Eso es horrible. Esos son temas que no han sido presentados. Veo casi todos los días una programación cultural  buenísima de la Deutsche Welle, pero no da información equilibrada sobre el país. Veo a los colonialistas europeos como ladrones y asesinos, así como  como vinieron a América Latina a robar. El contraataque nuestro ha sido muy malo, ha habido muchas oportunidades perdidas. Hemos fallado en la propaganda.

VM―¿Cuál de todas las experiencias como diplomático le ha marcado?

RC―Las batallas en la OEA, las negociaciones de paz en Colombia. Un día revisando mi currículo me di cuenta de que toda mi historia diplomática ha estado vinculada a diálogos de paz de diferente naturaleza y a Colombia. Juntos o separados. Desde el principio estaba metido con el tema de Colombia porque, por esas cosas curiosas, cuando yo tenía 15 años ingresé a Copei y me metí en un círculo de estudios de Jorge Eliécer Gaitán. Son buenos recuerdos.

VM―¿Cuál es el valor humano que más aprecia?

RC―Yo diría elementos, que son amor y solidaridad. Habría que agregar el humor. A mí me asombra la alegría del chavismo y la tristeza de la oposición en sus marchas. Nosotros somos una fiesta y cuando ves Con el Mazo Dando, que es una el programa más visto de la televisión venezolana, te das cuenta que tiene mucho humor. Diosdado es el típico oriental y lo veo bien orientado. Será candidato presidencial algún día y competirá con Héctor Rodríguez. Diosdado tiene carisma y condiciones de mando.

VM―¿Usted es sarcástico?

RC―Sí. Una vez una dama quiso ofenderme diciéndome que yo no era irónico sino sarcástico.  Es que muchas veces he sido agredido y he tenido que recurrir a mi condición de guerrero. Pero también hay lo otro, que es la filigrana del diplomático. En una respuesta que di a Carlos Fuentes, cuando él agredía permanentemente a Chávez, yo le respondí jugando con los títulos de sus novelas, sin nombrarlo. Yo le dije “cambió de piel”, abandonó “la región más transparente”, tiene el “aura” del converso y terminó convertido en un “gringo viejo”, que son títulos de sus novelas más emblemáticas. El cayó en la provocación y  yo no tengo la altura de él, él debió dejarme pasar inadvertido porque eso fue en una reunión en la Universidad Nacional de México.  Me sacó en la página editorial de El Excelsior y me llamó algo así como el “bufón del bufón”  de manera que me calificó para jugar en grandes ligas, aunque fuera en un solo juego. Ese fue un momento importante de mi carrera de político, más que diplomática. A propósito de esa anécdota, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de México me felicitó porque Carlos Fuentes, con su genio y con su altura, pero también con su arrogancia, ofendió a mucha gente.

Venezuela: una nuova Stalingrado

di Atilio Borón

L’impero sembra disposto a tutto. Minaccia, ruggisce, insulta, estorce, sabota, mente, calunnia, mobilita le sue truppe latino-americane ed europee, governanti che fanno vergogna e sono rifiutati dai loro stessi popoli, convertiti in una notte in vestali e custodi della democrazia, della libertà, della giustizia e dei diritti umani. Ma finora non ce l’hanno fatta, e la volontà delle organizzazioni chaviste e del loro governo è stata imbattibile. Abbiamo bisogno di TUTTA la SOLIDARIETÀ INTERNAZIONALE POSSIBILE.

Questa brutale offensiva di un governo come quello di Trump ha continuato e approfondito la
politica di Barak Obama, il “liberale” – in realtà uno “Zio Tom”, come gli Afro-americani
definiscono quelli della loro etnia che pensano e agiscono come gli schiavisti che li hanno oppressi per secoli – che ha dato il via all’attuale aggressione mediante l’emanazione di un ordine
presidenziale che dichiarava il Venezuela “una minaccia insolita e straordinaria alla sicurezza
nazionale e alla politica estera degli Stati Uniti, e proclamando un’emergenza nazionale per far
fronte a questa minaccia”.

Questa dichiarazione aberrante ha aperto la porta alla brutalità di Trump, meno sofisticato rispetto
al suo predecessore, ma allo stesso modo identificato con il progetto imperiale americano di
re-impadronirsi non solo del Venezuela, ma anche di Cuba, di finirla coi Sandinisti in Nicaragua e
con Evo in Bolivia e di far ritornare il continente alla situazione in cui era alla vigilia della
rivoluzione cubana. NON POSSIAMO PERMETTERE CHE QUESTA COSA ACCADA. Molti anni di lotta, il sacrificio, la tortura, il carcere, l’esilio, le vite offerte altruisticamente per costruire una nuova società non possono essere gettati in mare di fronte all’arroganza della Casa Bianca.

Così, NON C’È ALTERVATIVA ALLA VITTORIA, alla sconfitta dell’impero, che, come ha detto Martí, riconosce solo il “diritto barbaro come l’unico diritto: questo sarà nostro, perché ne abbiamo bisogno”. Hanno bisogno del petrolio, dell’oro e del coltan del Venezuela e commetteranno qualsiasi crimine per ottenerli.

Per la prima volta dalla fine della Guerra Fredda, gli Stati Uniti si sentono minacciati. Ma ora è più
grave, perché non è solo un paese che li preoccupa (in precedenza era l’URSS), ma l’enorme
sconvolgimento dello scacchiere geopolitico mondiale, che ha visto la nascita di nuovi e potenti
centri di potere (Cina, Russia, India, Turchia, ecc.) di fronte a cui gli Stati Uniti non hanno altre
risposte che fare appello alla violenza o minacciarla. Sono una tigre drogata, perché hanno perso in
Afghanistan, hanno perso in Iraq, hanno fallito con l’Iran, hanno perso in Siria, in Yemen e la loro
unica vittoria, orribile, grondante menzogne ​​e crudeltà, è stata la Libia. Ne vogliono un’altra, nella
nostra America. Ma non l’avranno. Saranno sconfitti. Lo sono già diplomaticamente. Stanno anche
cominciando a ritirarsi dai media, perché la loro proliferazione di fake news fa perdere loro ogni
credibilità. Dovremo mantenere coesione e spirito combattivo, per infliggere loro la sconfitta finale,
che dimostrerà che la nostra America ha cominciato a intraprendere il percorso della seconda e
definitiva indipendenza.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marco Nieli]

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: