Análisis de las elecciones regionales en Venezuela 2017

por Dario Azzellini

Venezuela – El chavismo gana 18 de los 23 gobiernos regionales, la oposición 5. El PSUV y los partidos aliados gobernantes ganaron en los estados de Amazonas, Apure, Aragua, Barinas, Bolívar, Carabobo, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Lara, Miranda, Monagas, Sucre, Trujillo, Yaracuy y Vargas.

La alianza opositora MUD ganó 5 estados: el partido Acción Democrática (AD) ganó Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta y Táchira; Primero Justicia ganó el estado fronterizo petrolero estratégico Zulia en el noroeste. Si bien los resultados de 22 estados se anunciaron unas horas después de que cerraron las urnas, hubo recuento de los votos en Bolívar debido al pequeño margen entre el ganador Justo Noguera Petri de la coalición de las fuerzas gubernamentales y el candidato opositor Andrés Velásquez. Petri finalmente ganó con 276,655 votos, mientras que el candidato a MUD obtuvo 275,184 votos.

Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), la participación electoral fue del 61.14% de los 18 millones del patrón electoral de Venezuela, la segunda participación electoral más alta en elecciones regionales después del 65.45% de participación en 2008. El PSUV y sus aliados ganaron el 54% del voto total a nivel nacional, marcando una recuperación importante desde su gran derrota en las elecciones parlamentarias de 2015 cuando ganaron solo el 40.8% de los votos. La coalición de oposición de derecha MUD ganó el 45% de los votos.

En las elecciones a la Asamblea Nacional del 2015, la participación había sido del 75%. Si bien el PSUV pudo mantener más o menos a su electorado en números absolutos, la oposición perdió 2.2 millones de votos en comparación con el 2015.

En las elecciones regionales de 2012, los partidos del gobierno ganaron 20 de las 23 regiones. Pero la mayoría de los medios y de las encuestas esperaban una derrota mucha más amplia que solamente perder 5 estados. La crisis económica desde 2014, las violentas protestas de la oposición que causaron 140 muertes, la presión de EEUU y el boicot económico y financiero internacional de Venezuela, la alta inflación, la escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos (debido a especulaciones, contrabando, altos precios, boicot, pero también a la corrupción, la mala gestión del gobierno y el fracaso en las políticas económicas y financieras) habían reducido significativamente el apoyo popular al gobierno y algunos sectores políticos y políticos chavistas habían retirado su apoyo al gobierno de Maduro, mientras que el descontento era generalizado. Pero las encuestas que pronosticaban la victoria de la oposición en casi todos los estados hace seis meses han estado cambiando ápidamente hacia una victoria chavista en los últimos 2-3 meses.

¿Qué pasó?

– Primero es importante afirmar que no hay evidencia de fraude, como afirman algunos políticos opositores y como sugieren muchos medios internacionales y políticos. Venezuela tiene un sistema de votación electrónico y las boletas también se imprimen para que pueda haber un recuento manual. El correcto funcionamiento de las máquinas electorales fue verificado y aprobado también por los representantes de la oposición antes de las elecciones. El sistema electoral solicita una auditoría manual del 54,4% de los votos, sin embargo, el presidente Maduro pidió al CNE que realice una “auditoría del 100%” de todas las boletas en papel de la votación del domingo. Los observadores internacionales que estuvieron presentes durante las elecciones confirmaron que no hubo evidencia de fraude ni siquiera de la posibilidad de fraude.

– La estrategia de la oposición de difundir violencia y terror en las calles alienó a una buena parte de su propio electorado. Sobre todo porque las barricadas y la violencia se concentraban en sus mismos bastiones y zonas residenciales. Vecindades enteras fueron literalmente tomadas como rehenes por grupos violentos que hicieron imposible que los habitantes vivieran una vida normal. Y cuanto más duraron las protestas violentas, más el control pasó a bandas criminales y grupos que obligaron a las personas a pagar cuando querían cruzar a las barricadas para ir a trabajar o a comprar. Y en fin la estrategia no mostró el resultado esperado de derribar al gobierno de Maduro.

– La oposición está dividida. Las facciones radicales de la oposición no estuvieron de acuerdo con la participación en las elecciones regionales y llamaron a un boicot.

– Las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del 30 de julio, con una participación de más de ocho millones de personas, llevaron la paz y – después de años de parálisis, desesperación y actuación defensiva – las bases chavistas volvieron a la ofensiva. La oposición pidió un boicot a las elecciones al ANC, dijo que hubo un fraude masivo, que la participación fue mucho más baja de lo que anunció el gobierno, y no reconoció los resultados. Sin embargo, parece que la misma oposición sabe que la participación fue tan alta como fue declarada por el gobierno: después de las elecciones del ANC, detuvieron de inmediato la movilización violenta para derrocar al gobierno y la mayoría de la oposición aceptó participar en las elecciones regionales. Algo que no hubieran hecho si realmente hubieran creído que el gobierno perdió casi todo el apoyo y su deposición era solo cuestión de días o semanas.

– Las elecciones a la ANC resultaron ser una buena idea, incluso si creo que la forma en que sucedieron no fue tan buena: el debate público no fue lo suficientemente amplio, la máquina electoral del PSUV impuso a los candidatos del partido y no dejó mucho espacio para candidatos radicales y de movimiento del chavismo. Sin embargo, las elecciones ANC revitalizaron el chavismo de base que se había paralizado en los últimos años para no provocar una confrontación violenta con la movilización de la oposición.

Con el llamado a elecciones ANC y desde entonces movimientos, bases y diferentes sectores (barrios, mujeres / feministas, comunas, campesinos, trabajadores, ecologistas, etc.) comenzaron nuevamente a reunirse, debatir, movilizar, presionar con y alrededor del ANC. El sentimiento generalizado de desesperación, de no poder hacer nada, la sensación de tener que esconder la identidad chavista, se desvaneció. La ANC hizo también que regresaran a las filas del chavismo muchos chavistas de base que habían dejado de apoyar al chavismo de gobierno en el pasado. Tengo varios activistas con ese perfil como amigos de FB, por ejemplo, trabajadores de la industrias básicas de Bolívar, que habían dado la espalda al chavismo gubernamental debido a la corrupción y la falta de transformación en las industrias básicas y los cuales de repente comenzaron a movilizarse para la ANC.

Sin embargo, el resultado también es problemático para el gobierno. Haber perdido al Zulia, a Táchira y Mérida lo ponen en una situación difícil. Los 3 estados del noroeste, en la fortera con Colombia, son la puerta de entrada para el paramilitarismo y el principal corredor para el contrabando y la extracción de alimentos y gasolina subsidiados por Venezuela. Los 3 estados son también la base de una posible estrategia de “media luna” formulada por algunos sectores de la oposición en el pasado: seguir una estrategia secesionista y declarar un gobierno paralelo. Zulia también es la región con gran parte de la extracción petrolera. Después de haber perdido la opción de ganar fácilmente a través de las elecciones, la oposición también estará menos inclinada a negociar con el gobierno y tratará de movilizar más apoyo internacional para el estrangulamiento económico y financiero y el aislamiento internacional de Venezuela. Es muy probable que Estados Unidos, Canadá, la UE y los gobiernos de derecha en América Latina sigan y apoyen estos llamamientos de los sectores de la oposición de extrema derecha en Venezuela. 

A pesar de importantes victorias en algunos estados clave, la alianza opositora MUD se negó a reconocer los resultados electorales, pero acepta sus propias victorias, y acusa al gobierno de fraude. El líder de la campaña de MUD, Gerardo Blyde, rechazó el resultado y dijo que era “no confiable”. Acusó al gobierno de haber provocado la derrota de la oposición criticando que el CNE haya reubicado 334 centros de votación, principalmente en áreas de oposición (habían sido afectados por actos violentos durante las elecciones a la ANC) y criticó que algunos candidatos retirados de la oposición todavía estaban en las boletas electorales. Las acusaciones son ridículas, la reubicación se anunció hace semanas y se realizó por una buena razón. Además, en muchos casos se instaló transporte para llevar a los votantes a nuevos sitios electorales, y el transporte urbano fue gratis.

Muchas personas de barrios pobres han tenido que cubrir kilómetros sin transporte organizado en todas las elecciones pasadas y votaron. La oposición nunca se quejó de eso. El hecho de que algunos candidatos de la oposición todavía aparecieran en las boletas se debió simplemente al hecho de que no respetaron la fecha límite para retirarse oficialmente. No es ni responsabilidad del CNE, ni está capacitado legalmente para hacerlo, de seguir las primarias de la oposición y retirar de la postulación electoral a los candidatos que perdieron las primarias. Además el efecto fue mínimo. 

Algunos candidatos de la oposición también admitieron su derrota. Ese es el caso de Henri Falcón, ex gobernador de Lara, quien perdió por un margen de 17 puntos frente a Carmen Meléndez del PSUV. El candidato de la oposición en Carabobo también reconoció su derrota. El ex gobernador opositor de Delta Amacuro, que no volvió a postularse, culpó a la oposición, a sus divisiones y a la decisión de quién nominar como candidato, como causa de la derrota electoral en estado. Y el líder AD, Ramos Allup, una figura central en la alianza opositora, especialmente ahora que su partido tiene 4 de los 5 gobernadores opositores, llamó a Luis Almagro, el agresivo secretario general de derecha de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a dejar de dar asesoría externa a la oposición venezolana.

El resultado es una gran victoria para el chavismo y lo pone, después de haber estado 3 años contra a pared, en una posición de fortaleza. El gobierno ahora debe enfrentar con urgencia la situación económica y financiera, combatir la corrupción de manera efectiva, democratizar el PSUV y volver a la política participativa que marcó la era de Chávez, fortalecer nuevamente las comunas, los consejos comunales y volver a apoyar el control obrero y la autogestión. La crisis económica y política habían empujado al gobierno a reducir la participación y confiar en la centralización, las decisiones desde arriba y la apertura al capital transnacional. Si el gobierno no hace eso, parece improbable que puedan repetir su victoria en las elecciones presidenciales de 2018.

Vuelta a la URSS

por Luis Britto García  

Del árbol caído todos hacen leña. No podrán astillar el legado colosal de la Unión Soviética, que contra viento y marea fascista y capitalista mantuvo durante tres cuartos de siglo la primera gran experiencia socialista del planeta.

El mismo día que se constituyó la Unión Soviética, le declararon la guerra el ejército de la tiranía zarista, la contrarrevolución interna y  catorce países imperialistas, entre ellos Estados Unidos, que la invadió por Alaska y fue vergonzosamente derrotado.

Antes de convertirse en la segunda potencia del mundo, a diferencia de las otras, la Unión Soviética debió sobrevivir y superar en su territorio el devastador impacto directo de dos Guerras Mundiales: la segunda de ellas con un costo de entre veinte y treinta millones de vidas. El 80% de las bajas del ejército nazi ocurrió en el frente Oriental. De no ser por la Unión, el nazifascismo hubiera ganado la guerra y las razas “inferiores” habrían sido inmediatamente exterminadas o esclavizadas.

No estuvo exento de agresiones, sabotajes y sangre ni un solo día de las cuatro décadas que  llevaron a la Unión del atraso del arado de palo a tachonar el firmamento con las estrellas del primer satélite artificial, el primer cosmonauta, la primera cosmonauta, el primer descenso suave no tripulado en la luna.

En medio de esta guerra sanguinaria no cesaba la Unión de anotarse triunfos humanos. Primer país en conceder el voto a la mujer, en reducir la jornada laboral a 7 horas, en establecer el sistema universal de enseñanza pública y gratuita con alimentación y guarderías asimismo gratuitas,  en implantar la protección a la salud universal y gratuita, en otorgar baja remunerada por maternidad desde el inicio del embarazo y hasta un año después del parto, vacaciones de un mes, la baja por enfermedad con salario completo, en reconocer la jubilación para los hombres a los 60 años y para las mujeres a los 55.

Mientras tanto, bueno es recordarlo, inventaban los soviéticos el arte abstracto, la arquitectura moderna, el lenguaje artístico del cine y parte de la música contemporánea.

Un Referendo sobre la Preservación de la Unión Soviética en 1991 arrojó 113.512.812 votos a favor (77,85%) y sólo 32.303.977 votos en contra (22,15%). Un sondeo efectuado por el Centro Levada en 2016 revela que 56% de los rusos considera que vivía mejor bajo el comunismo, y 53% califica favorablemente la economía centralizada.

La perspicaz Pasqualina Curcio me facilita cifras de la OCDE que explican esta adhesión. Pese a guerras y obstrucciones, el PIB per cápita mejoró en forma sostenida: en 1986 se situaba en unos 7.000 KG$; desde el neoliberalismo de los noventa, descendió abruptamente hasta poco más de 4.000 KG$.

La esperanza de vida al nacer era de 69,17 años en 1989; para 2000 había bajado abruptamente a 66,04. La tasa de mortalidad de mujeres era en 1990 de 116,2 por 100.000; en 1994 subió desmesuradamente a 178,406; en 2004, a 176,833. La de varones era en 1900 de 316,078; de 486,421 en 1994; y creció a 465,095 en 2004 (www.ggdc.net/madison/historical-statistics/verticial-file02-200.xls).

Para todo revolucionario es un deber estudiar las causas que llevaron a tan formidable proyecto a su caída (por ahora).

La Unión Soviética no se disolvió por voluntad de sus ciudadanos. Hemos visto que en el referendo de 1991, votaron 113.512.812 por preservarla (77,85%) y sólo 32.303.977 por disolverla (22,15%).

En la Unión, como en todas partes, el neoliberalismo con sangre entra. El Poder Legislativo Soviético designó constitucionalmente Presidente a Boris Yeltsin. Este impuso reformas neoliberales que acarrearon descontento y desabastecimiento. El Poder Legislativo, que lo había designado, también constitucionalmente lo destituyó.

Yeltsin hizo cañonear con tanques al edificio del Poder Legislativo y a los ciudadanos que acudieron inermes a defenderlo, con saldo de 197 asesinados, según fuentes oficiales, o de dos mil, según las extraoficiales. Con esta democrática masacre Yeltsin disolvió el Parlamento y los Consejos obreros, representantes directos del pueblo, y al poco tiempo subastó por miserias el patrimonio acumulado por la Unión Soviética en tres cuartos de siglo.

Pero ¿cómo pudieron prevalecer la facción neoliberal del ejército y la burocracia contra la mayoría de más de 113 millones de soviéticos?

Desde el comienzo de su existencia, la Unión debió invertir parte excesiva de su producción en una dura carrera armamentista, primero para consolidar la Revolución, luego para vencer en la Segunda Guerra Mundial, finalmente para sobrevivir a la Guerra Fría durante la cual presidentes como Reagan la amenazaron con dispendios colosales como la Guerra de las Galaxias o la MAD (Mutua Destrucción Asegurada).

A partir de 1972, para concentrase en la ofensiva contra la Unión, Nixon  aflojó la presión de la carrera armamentista contra la República Popular China. Ello le permitió a ésta concentrarse en su economía productiva, y arrojó contra los soviéticos el peso de mantener el equilibrio del terror en el cual se basaba el mundo.

Un esfuerzo defensivo de esta talla colosal no se puede mantener sin un cierto grado de autoritarismo, propiciado por la herencia cultural de las autocracias zaristas. Y todo autoritarismo propende al abuso, al provecho indebido y a la dificultad para corregir errores. Posiblemente ello contribuyó a que el aparato partidista terminara por disminuir el contacto con las masas y a que los privilegios se acumularan en una elite de unos 750.000 administradores,  según lo señalaron Milovan Djilas en La Nueva Clase y Michael Voslensky en La Nomenklatura.  Hasta que algunos de sus dirigentes, como Gorbachov o Yeltsin, acariciaron la idea de pasar de administradores privilegiados a propietarios absolutos.

Por otra parte, desde la Segunda Guerra Mundial el planeta vivió procesos de descolonización que desintegraron imperios como el británico, el francés, el belga, el alemán y el holandés. La Unión Soviética era el resultado de un proceso de agregación política que culminó con Iván IV, llamado el Terrible, en el siglo XVI. En él participaban pueblos con idiomas, religiones y tradiciones muy diferentes, a los cuales la Unión reconoció el derecho a su propia nacionalidad, lengua y cultura. No es extraño que medio milenio después de su integración este conglomerado disímil se desagregara parcialmente, incluso contra la voluntad de cerca  del 80% de sus integrantes.

La Unión Soviética nunca fue, ni aspiró a ser una sociedad de consumo. Se lo impidieron el atraso de las fuerzas productivas legadas por el zarismo, el pesado gasto defensivo, la enorme inversión  que requería garantizar educación, salud y seguridad  social gratuitas para todos, y la priorización de los bienes de consumo básicos sobre los suntuarios y ostentosos. En suma, era la economía adecuada para sobrevivir al inminente agotamiento planetario de la mayoría de las fuentes de energía no renovables y de los recursos naturales, prevista por estudios como Los límites del Desarrollo. Este tipo de economía planificada y austera hubiera podido ser la más indicada para mantener elementos civilizatorios en la venidera época de escasez de recursos.

La Unión, contra la cual  durante tres cuartos de siglo se estrellaron inútilmente los esfuerzos conjuntos de todos los imperialismos y fascismos, terminó así por sucumbir esencialmente ante la traición interna de algunas de sus dirigencias.   ¿Valió la pena el desmantelamiento de este formidable proyecto económico, social, político y cultural? La instauración del neoliberalismo trajo consigo la ruina de todos los indicadores de esperanza de vida, ingreso per cápita, nivel educativo, atención a la salud y abastecimiento logrados con inmensas dificultades por el socialismo. Lo que había sido la Unión cayó abruptamente de su estatuto de segunda potencia del mundo a una situación de inestabilidad interna y de crecimiento de la delincuencia y del capital especulativo. Durante casi una década un desequilibrado mundo unipolar sufrió las arremetidas de Estados Unidos, que se tradujeron en un rosario de guerras de destrucción y de saqueo. La excusa de la “Guerra al Comunismo” fue sustituida por la de la “Guerra al Terrorismo”, el “Conflicto de Civilizaciones”, la “Guerra contra la Droga”. Cambian los pretextos, la Guerra sigue.   Pero ni siquiera Estados Unidos resultó favorecido por la disolución de la gran experiencia socialista. Exhausto también por el insensato gasto armamentista y las políticas neoliberales, perdió su condición de primera potencia del mundo a favor de la República Popular China, que favorecida por la distensión de la Guerra Fría había podido dedicar su economía a la producción de bienes de consumo.

Tampoco salieron ganando los trabajadores del mundo. Para evitar nuevas revoluciones socialistas, John Maynard Keynes y los gobiernos capitalistas preconizaron políticas de inversión pública anticíclica y en algunos casos de concesión de mejoras para los trabajadores, en los denominados “Estados del Bienestar”. Muerto el perro, se acabó la rabia: disminuida la “amenaza comunista”  se retiraron a los trabajadores todas las migajas que se les concedieron para sobornarlos. El desmantelamiento de empresas, el desempleo masivo, la pauperización generalizada y el colapso financiero fueron los jinetes del Apocalipsis del Capitalismo Salvaje.

La Utopía neoliberal sólo ha tenido éxito en concentrar en ocho personas más riquezas que las de la mitad de los habitantes del planeta. Aprendamos de la Unión Soviética; honremos sus logros sin precedente y evitemos sus errores. Una vez más, los proletarios del mundo no tienen nada que perder, salvo sus cadenas. Como escribió Eugene Pottier: El mundo va a cambiar de base. Los nada de hoy, todo han de ser.

 

Napoli 20ott2017: con Arts Migrants in GAlleЯi@rt

Nessun testo alternativo automatico disponibile.di Arts Migrants

La voce dei migranti. Giornata di lotta al razzismo con la partecipazione dei musicisti migranti del territorio campano e con Daniele Sepe, Massimo Ferrante ed altri musicisti napoletani solidali alla causa dei migranti.

Domenica 22 ottobre 2017 presso la Galleria Principe, ed a cura di GAlleЯi@rt e dell’associazione “Ars Migrant” presieduta dal polistrumentista Marzouk Mejri, si terrà un pranzo di autofinanziamento per coprire le prime spese necessarie alla realizzazione della giornata La Voce dei Migranti, un’iniziativa a cura della nostra associazione, associazioni, comunità e sindacati dei migranti, sui temi dell’antirazzismo, lotta contro gli accordi Italo Libici sul controllo dei flussi migratori, lotta al decreto Minniti.

La giornata prevederà la partecipazione di musicisti migranti provenienti da vari paesi che vivono e lavorano sul nostro territori. Saranno presenti artisti del MALI, SENEGAL ZIMBABWE, BURKINA FASO, TUNISIA, SRY LANKA, ROMANIA, BIELORUSSIA e prevederà inoltre l’intervento di DANIELE SEPE, MASSIMO FERRANTE, MASSIMO SACCHI, NINO BRUNO ed altri artisti napoletani solidali alla causa dei migranti.

Aiutaci a costruire l’iniziativa con la partecipazione al pranzo sociale che costerà 10 euro e che sarà a base di pietanze arabe e di couscous artigianale tunisino. Ancora più gradita sarà la tua partecipazione attiva alla costruzione dell’iniziativa!

Raggiungici in Galleria Principe domenica 22 ottobre alle 13.00

FB: GalleRi Art @galleri.art1 – Galleria Principe di Napoli – Ingressi da Piazza Museo Nazionale – Via Pessina – Via Broggia – GAlleЯi@rt Spazi XXVIII-XXXI – Metro 1: Museo – Metro 2: Cavour – galleriart2831@gmail.com

_

Il poliedrico tunisino e mai sopra le righe, Marzouk Mejri è di certo uno degli artisti popolari migranti più conosciuti e riconosciuti a Napoli e in Campania.

Con il collettivo di GAlleЯi@rt, con Marzouk, Ars Migrant, e tanti altri, abbiamo deciso di “auto-costruire” tre giornate interetniche per mettere al centro La Voce dei Migranti.

Scienza, tecnica e arte sono la cifra del progetto GAlleЯi@rt, anche di chi “madido di sudore la propria casa si costruisce”, per dirla con Brecht.

Marzouk è anche questo: Scienza culinaria, Tecnica dell’autorecupero e Arte musicale. Sotto la sua direzione quindi, scientifica, tecnica ed artistica, ci avviamo verso queste tre giornate “work-in-progress”.

Si comincia con domenica 22 ottobre 2017: La Scienza culinaria – pranzo interetnico di autofinanziamento, a base di couscous, ingrediente tipico della cucina tunisina, e non solo. Un couscous integrale, di antiche varietà tunisine prodotte a Tebourba, un lavoro artigianale dalla semina alla trasformazione.

Il ricavato servirà per sostenere “La Voce dei Migranti”. (A seguire il pomeriggio per gli appassionati del genere si continua con lo Swing in Galleria).

Si continua con sabato 18 novembre 2017: La Tecnica dell’autorecupero – Giornata di manutenzione dei Beni Comuni della Città, gli spazi della Galleria Principe di Napoli: Occupiamo/ci della Galleria.

Si conclude con sabato 2 dicembre 2017: L’Arte musicale – Serata interetnica “Le Voci dei migranti”, con la prevista partecipazione di artisti migranti dalla Tunisia, Mali, Senegal, Burkina Faso, Sri Lanka, Romania, Bielorussia, Venezuela, Zimbabwe, tra gli altri.

Una iniziativa da costruire insieme alla quale invitiamo tutte e tutti a partecipare!

Vi ricordiamo che le riunioni di gestione di GAlleЯi@rt sono tutti i mercoledì dalle 18 alle 20,00.
___

Nessun testo alternativo automatico disponibile.

La vitalidad del Chavismo

por Atilio Boron

Página 12, 16oct2017.- Pasada la medianoche del domingo la edición digital del diario Clarín (Buenos Aires) no decía una palabra sobre el resultado de las elecciones venezolanas. Su colega La Nación, en cambio, titulaba de la siguiente manera lo ocurrido en Venezuela: “Rotunda victoria del chavismo en las regionales, resultados que la oposición no acepta”. En un caso ninguneo absoluto de la noticia: el acontecimiento no existió; en el otro, manipulación de la noticia, porque el énfasis está puesto en el hecho de que, como era previsible, la oposición no aceptaba su derrota. El Nuevo Heraldo (Miami) es más cauteloso, y titula así: “Chavismo gana 17 de 23 gobernaciones; oposición venezolana denuncia posibilidad de fraude en elecciones.” Lo que se da como un hecho para La Nación pasa a ser una posibilidad de fraude para el periódico de Miami. El Nacional de Caracas también destacaba las 5 gobernaciones obtenidas por la MUD frente a las 17 del PSUV. Al terminar Al terminar de escribir estas notas aún no se había definido la situación del estado Bolívar, que de ningún modo podría alterar el paisaje electoral. En la Argentina casi todos los programas informativos de la mañana de hoy, lunes, oficialistas declarados o vergonzantes, sólo hablaban del fraude. Para fundamentar tan grave acusación entrevistaban a irreprochables informantes, todos ellos férreos opositores al gobierno bolivariano que decían, sin aportar una sola prueba, que las elecciones habían sido fraudulentas. Repito: para esos pseudo-periodistas -en realidad pérfidos agentes de propaganda de la derecha- los dichos de los rabiosos perdedores de ayer son evidencias más que suficientes para desechar el veredicto de las urnas.

Es obvio que el resultado registrado del domingo en Venezuela es un duro golpe para la derecha, no sólo de ese país sino de toda América Latina. Un revés para los planes golpistas y destituyentes obsesionados por derrocar a Nicolás Maduro y, de esa forma, apoderarse del petróleo venezolano que es lo único que le interesa a Washington. Ese resultado es, asimismo, un caso excepcional en donde un gobierno atacado con saña desde el exterior: guerra económica, ofensiva mediática, agresión diplomática (la OEA, gobiernos europeos, etcétera), amenazas de intervención del gobierno de Estados Unidos (declaraciones de Donald Trump, Rex Tillerson, Mike Pompeo, y otros personajes menores) y que provoca indecibles sufrimientos a la población logra prevalecer en las urnas. No recuerdo otro semejante en donde ante esta perversa constelación de factores desestabilizadores un gobierno haya salido triunfante en las urnas con una mayoría absoluta de votos, en torno al 54 por ciento. Una proeza similar la concretó Salvador Allende. Enfrentado a un ataque muy pertinaz aunque no tanto como el infligido a Venezuela, obtuvo un gran resultado en las elecciones de diputados de Marzo de 1973 al alzarse con el 44.2 % de los votos, impidiendo que la oposición de derecha alcanzara los dos tercios necesarios en el Senado para destituir al presidente chileno. Aún así, está lejos del guarismo obtenido por el chavismo. Y Winston Churchill perdió las elecciones convocadas con la finalización de la Segunda Guerra Mundial a manos del laborista Clement Attlee: 49.7 % contra 36.2 % de Churchill. Las penurias de una guerra, declarada o no, afectan negativamente a los partidos gobernantes y Churchill lo sufrió en carne propia, todo lo cual realza aún más la notable victoria obtenida por el chavismo en las elecciones regionales del día de ayer.

Por supuesto, como era previsible, la derecha habla de un fraude: ¿habrá habido tal cosa en el Zulia, en Táchira, en Mérida, en Nueva Esparta y Anzoátegui, donde triunfó la oposición? O sea, donde esta triunfó no hubo fraude sino un límpida consulta ciudadana; donde perdió, hubo fraude. Un disparate. Aquellos son estados muy importantes, y curiosamente el gobierno del “dictador” Nicolás Maduro aceptó el revés electoral sin chistar. El rechazo de la derecha y sus aliados fuera de Venezuela ante las reiteradas derrotas sufridas a manos del chavismo es una práctica viciosa que se arrastra desde que Hugo Chávez triunfara en los comicios presidenciales de Diciembre de 1998. Como es bien sabido, las relaciones entre la derecha y la democracia siempre han sido tirantes. Su historia es la historia de un matrimonio mal avenido que da pie a “una relación infeliz.” La primera acepta a la segunda sólo cuando la favorece, cosa que no ocurre con la izquierda que invariablemente aceptó el veredicto negativo de las urnas, como lo demuestra la historia venezolana en estos últimos 18 años. La victoria roja en el crucial estado de Miranda, arrebatado a Henrique Capriles, es todo un símbolo de la vitalidad del chavismo pese a las enormes dificultades que venezolanas y venezolanos enfrentan en la vida cotidiana como producto principal, si bien no exclusivo, de la fenomenal agresión externa. Por el tamaño de su electorado Miranda es el segundo distrito del país. Pero el chavismo también triunfó en Lara, Carabobo y Aragua, que son los tres que le siguen por la dimensión de su cuerpo electoral. Pero la derrota del oficialismo en la llamada “media luna”: Zulia, Táchira y Mérida, estados fronterizos con Colombia, es preocupante y no puede ser medida tan sólo en términos electorales. Allí anidan sectores animados por un fuerte espíritu secesionista que, si las condiciones internas llegaran a deteriorarse, podrían convertirse en una crucial cabeza de playa para facilitar alguna intervención foránea en Venezuela.

A pesar del sabotaje al proceso electoral y las denuncias anticipadas de fraude, lanzadas con el objeto de desalentar la participación popular en el comicio, el 61.14 % que acudió a las urnas –algo más de diez millones de ciudadanos- se ubica por encima del promedio histórico para este tipo de elecciones estaduales y constituyen motivo de envidia de más de un país cuyas credenciales democráticas jamás son puestas en cuestión por la ideología dominante. Por ejemplo, Chile, en donde en las últimas elecciones presidenciales participó, en el balotaje entre Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, apenas el 41.9 del padrón electoral. Pese a esto la canalla mediática no cesa de caracterizar al gobierno bolivariano como una “dictadura”. Muy extraña, como lo recordaba Eduardo Galeano: con elecciones cada año -22 con las que se celebraron el día de ayer- ¬y aceptando las derrotas cuando se produjeran. Sin duda, un duro rompecabezas para los politólogos y publicistas del establishment que tienen que vérselas con una rarísima “dictadura” adicta a las elecciones. Para resumir: el chavismo, que antes contaba con 20 gobernaciones pierde tres y retiene 17. Pero la recuperación de Miranda y Lara tiene un significado político muy especial porque se reconquistan dos baluartes desde los cuales la derecha planeaba relanzar sus aspiraciones presidenciales.

Lo que se viene no parece difícil de discernir. Desesperada por su frustración electoral un sector de la derecha, acicateada por sus amos estadounidenses, anuncia su voluntad de largarse por tercera vez a “calentar las calles” y apostar a la violencia criminal como forma de acabar con el chavismo. Cosa que habrían hecho de todas maneras porque un triunfo como el que se les escapó de las manos y que anhelaban con tanta (infundada) esperanza los habría envalentonado para “ir por más” y exigir la renuncia de Maduro y un llamado anticipado a elecciones presidenciales. O sea, desconocimiento de las elecciones cualesquiera fuesen sus resultados. Como perdieron su debilísimo espesor democrático se habrá licuado por completo y –ojalá me equivoque- seguramente veremos el súbito resurgimiento de la ola terrorista que asoló el país durante más de tres meses. En tal caso, será responsabilidad indelegable del gobierno garantizar el orden público aislando a los sectores terroristas y evitando que, con sus desmanes y su “intransigencia”, se pongan a la cabeza de la oposición. Pero para que tal cosa no ocurra será necesario no sólo impedir con energía la irrupción de la violencia sino también fortalecer los canales de diálogo con las fuerzas políticas que apostaron a la institucionalidad democrática y que conquistaron el gobierno en cinco estados. Venezuela no puede volver a transitar por la pesadilla padecida entre Abril y Julio del corriente año. Su pueblo no merece la reiteración de tamaño castigo y la revolución bolivariana no debe volver a transitar al borde del abismo como ocurriera durante aquellos aciagos meses. En suma: una importante victoria del chavismo, logros significativos de la oposición en algunos estados de gran importancia económica y geopolícia, y la esperanza de que, esta vez, se evite la recaída en el espiral de la violencia política persistentemente promovido por la derecha, con el impulso que le ofrece la Casa Blanca y la complicidad de las oligarquías mediáticas que desinforman y des-educan a las poblaciones de Nuestra América.

Rondón salvó la patria

por Julio Escalona

Aún retumba en mi alma el grito de Bolívar un 25 de julio de 1819 en la batalla de Pantano de Vargas: “Rondón, salve Ud. la patria” y también retumba el de Presidente Chávez: “tenemos patria”, y ahí está Rondón, el pueblo, que continuará, sonriente, firme, decidiendo batallas, como lo hizo el 15-O.

El pueblo superó la guerra de precios, la guerra mediática, incluso el hambre, falta de medicinas, problemas en hospitales y supo levantarse para vencer. El presidente Maduro ha tenido una actitud de acción y orientación. Presidente de verdad.

Hay que publicar la lista de los empresarios que recibieron dólares preferenciales para realizar importaciones y luego los colocaron al precio del dólar criminal. De funcionarios que presumiblemente importaron alimentos y desde los barcos fluyeron a canales privados desde donde salieron hacia el bachaqueo corporativo, el contrabando, la especulación, el acaparamiento.

Creo que quienes han conducido, antes y ahora la industria, la agricultura, la educación, la salud y áreas determinantes de la situación de los venezolanos, deben rendir cuentas ante la ANC para responder por reclamos que hace la población por deterioros en esos campos y también el cadivismo, los planes de producción de 2016 y sus resultados en 2017, que determinan que haya personas recogiendo alimentos en la basura y otros hechos que denotan deterioro en las condiciones de vida del pueblo. La población entiende, creo, que esto tiene que ver con la guerra económica, el burocratismo y la corrupción. Rondón, merece una explicación.

Hay gente sufriendo, niñas y niños, madres, etc. Es inevitable que la guerra económica haya provocado estos efectos, pero gente que va a hospitales, centros educativos y otras oficinas, se siente maltratada y no observa que altos funcionarios lleven una vida modesta y que estén dispuestos a compartir los sufrimientos de Rondón. Rondón no es sólo el pueblo chavista, es igualmente el pueblo no chavista, también nuestro hermano y/o hermana. Sin embargo, sin vacilar, Rondón ha salvado la patria y la seguirá salvando, pero también puede venir contra burócratas, corruptos y traidores.

Las asambleas de ciudadanos deben constituirse por toda la patria y pedir derechos de palabras ante la ANC, para presentar conclusiones que tienen carácter vinculante.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: