Para navegar en aguas turbulentas

di José Roberto Duque

Esto quiere ser un recordatorio, a manera de aporte a quienes andan preguntándose cosas como “¿por qué el pueblo nos dio la espalda?”, “¿perderemos lo logrado en 17 años de revolución?”, o la peor de todas: “¿se acabó la revolución?”

Va primero el lugar común, la frase hecha o idea ya manida: hermano, la historia no es una línea recta, derechita y ascendente que nos llevará a la victoria para siempre, sino un sendero lleno de accidentes, frenazos, retrocesos, saltos insólitos adelante (como este de 17 años que todavía no termina) y otros hacia abismos lamentables. Se gana, se pierde, se avanza, se repliega nuestro ejército. ¿Por qué será tan difícil hacer entender esta lógica tan simple del transcurrir de los pueblos, si eso es exactamente lo que pasa con la vida de los individuos humanos?

***

Los Chavistas, probablemente por lentitud, hemos sido incapaces de demoler las instituciones del Estado burgués (tarea crucial si queremos crear otras). Lo que ocurrió ayer fue un acto de reconquista de uno de los espacios (poderes, los llaman) de ese Estado por parte de sus creadores. El parlamento venezolano no cambió de estructura ni de espíritu cuando con sólo cambiarle el nombre de Congreso a Asamblea Nacional y con sólo meter unos chavistas a legislar y a cachetear proyanquis.
 
Así que no nos han arrebatado nada; ellos han regresado (decíamos que no volverían y volvieron) a una institución que es suya. Nosotros la dominamos por un rato, la revolvimos y utilizamos para servirle al pueblo; ahora volverá a estar al servicio de los empresarios y potencias hegemónicas. Estructuralmente la dejamos intacta. Siempre fue de ellos aquello que no logramos, supimos o alcanzamos a destruir; a sus manos ha regresado.
***

¿Por qué el pueblo votó por su enemigo histórico, por los factores que lo vejaron y seguirán vejando? Es un tema aparte que deberá ser desarrollado y discutido cuando pase el ratón amargo. Muchos han querido hacerlo desde ahora y el resultado ha sido un desahogo grosero, un insultar al pueblo por no haberse dejado seducir por nosotros, los responsables de seducirlo. Hemos visto desatarse al clásico intelectual engreído que cree que si el pueblo no lo acompañó es por ignorancia, por no haber leído o simular haber leído sus mismos libros y manuales. Allá ellos en su microscópica soledad y en su miserable insignificancia.
 
El acto de hacer política es un acto de seducción. Si algo debemos admitir nosotros, comunicadores al servicio de la Revolución, es que hemos sido malísimos echando los perros del convencimiento, el patriotismo y el amor a las causas universales. Comunicadores eficaces los del enemigo, que puso a nuestra gente pobre a hablar como empresarios o a favor de los empresarios. Cuando un taxista o un perrocalientero viene a decirte que la escasez se debe a que el Gobierno estranguló a los empresarios y por lo tanto al aparato productivo, estamos en presencia de un cataclismo, una señal de que fracasamos al explicar de qué se trata todo este proyecto.
 
Los comunicados revolucionarios fallamos al no explicar bien de qué se trata el proyecto
 
Cuando te das cuenta de que el buhonero Pedrito Guzmán habla como María Corina Machado no significa que ese pobre hombre es un pedazo de güevón ignorante, comemierda y jalabolas de los ricos: quiere decir que tú fracasaste en tu tarea de explicarle a ese hombre que si los empresarios están bien el pueblo pobre estará mal. Que su rol en eso que llaman “el cambio” consistirá otra vez en ser sirviente o esclavo del empresario. Y que cuando ese esclavo ayude a llenar los bolsillos del empresario entonces aparecerán 75 marcas de papel toalé en los anaqueles, pero que el esclavo sólo podrá comprar la que le rompe el culo.
 
Fracasamos nosotros, los propagandistas, no la gente a quien nuestro discurso le pareció inservible por complicado.
***

Mientras tanto, hay que acostumbrarse a la idea de que eso es lo que hay, y en esas aguas hay que navegar. Y miren la calidad de esas turbulentas aguas: el antichavismo se ha alzado con el control de una instancia donde se deciden legalmente cuestiones del funcionamiento del país, y detrás de él hay un tolete de pueblo que le otorgó legitimidad.
***

Así como hay momentos para reinventar y resignificar, hay también otros para volver y reafirmarse sobre las ideas y palabras echadas al viento de la historia, esa trituradora de sueños y teorías. Estas líneas quieren ser un ejercicio de cuentos y recuentos dichos y defendidos varias veces en los últimos años.
 
Cierto que no somos los mismos de hace 15 o tan siquiera 8 años, y por lo tanto muchas de las palabras y acciones de entonces hayamos tenido que revisarlas o desecharlas. Pero hay unas líneas maestras con las que uno debe armarse antes o en el momento de lanzarse a la molienda. Eso que llaman principios o convicciones rectoras: esa suerte de “manual de uso” del discurso, de la política y de la vida, que es preciso tener presente para no terminar ricardosancheando, ismaelgarciando o williamojedeando de aquí para allá y viceversa, dependiendo de si la historia nos favorece o patea.
 
Las revoluciones son esencialmente ilegales
 
Usted puede declararse pragmático en el tono que quiera, pero si no tiene un ancla que lo afirme en el sustrato sólido del amor a su pueblo y el de los adentros (el amor y el respeto a sí mismo) terminará adeco, militante de Bandera Roja o discurseador de Marea Socialista.
***

El chavismo perdió el control de la Asamblea Nacional y eventualmente perderá también el control de otros poderes (el judicial, el electoral, el moral, etc). Conserva el Poder Ejecutivo y buena parte de otro poder que casi ni se menciona, tal vez porque no es una formalidad ni un ente legal: tenemos el Poder Comunal. A quien quiera sopesar escenarios emocionantes vaya sacando esta cuenta: como la máxima expresión de la Democracia Participativa y Protagónica es la Asamblea General de Ciudadanas y Ciudadanos, vaya calculando qué puede ocurrir si miles de Asambleas deciden seguir un rumbo distinto al que promueva o apruebe la Asamblea Nacional.
 
¿Consejos comunales y comunas que decidan no reconocer a los poderes del Estado? ¿Y cómo se sostendrán? ¿En qué estadio de su proceso de autogestión se encuentran las comunas en las que vivimos? ¿Cuántos y quiénes estaremos dispuestos a declararnos en rebeldía contra las instituciones? ¿Por qué rayos tenemos que disolver o suspender la construcción de la sociedad comunal, si para eso no necesitamos permiso de diputados ni de empresarios?
***

Las revoluciones son actos esencialmente ilegales, pues van contra lo establecido o permanecen al margen de lo establecido. La Revolución ha sido a lo largo de la historia una conducta, una posición y un ejercicio vital por el cual a sus ejecutores los persiguen, excluyen, discriminan, torturan, encarcelan, allanan, asesinan y luego terminan de despedazar en los libros de historia burguesa. Acá se ha intentado voltear esa situación (y bien bueno que al menos una vez en la vida perseguimos y pateamos a los criminales millonarios) pero sin explicarles a los jóvenes qué cosa es la que estamos haciendo. En consecuencia, ahora tenemos una legión de muchachos que creen que la revolución consiste en tener un cargo, un sueldo, un uniforme, unos cestatíquets y unos beneficios burocráticos.
 
El desaprendizaje y reaprendizaje consistirá entonces en habituarnos a hacer la Revolución como antes y como en todas partes: bajo asecho, persecución, amenaza y agresión del Estado, sus aliados empresariales y sus instrumentos de represión (policías y ejércitos).
 
Eso nos tocará algún día.
 
Cuando ese día llegue, entonces sabremos quién se decía revolucionario para defender un puesto y quién llevaba ese ardor en la conciencia y en las venas. Habrá llegado el momento de conquistar espacios, no con los votos de nadie sino con el amor de los que, finalmente, logremos convencer de que otro mundo es posible.

Ní tan calvo ní tan pelucón

Jacobo Torres de Leónpor Jacobo Torres de León – Combatiente

Confieso que cuando escuché a Tibisay Lucena dar el primer boletín con los resultados del 6D me sentí como en la mañana del 12 de abril. No salía de mi estupor y pensaba que buena parte del pueblo nos había dado la espalda, como en abril creí que todo estaba perdido y angustiado miraba hacia un futuro sombrío, no podía creer que estos años de avance revolucionario se iban al pote de la basura por la decisión de una parte de nuestro pueblo, cansado de la crisis provocada por la reacción, de rendirse a los verdugos de la Revolución.

En la medida que transcurrieron las horas y pasaba la sensación inicial de derrota, al escuchar a Nicolas ponderado, seguro, asumiendo con enteresa los resultados comencé a ponderar el dificil momento por el que atravesabamos esa noche. Al igual que todos pensé en los votos creyendo como muchos que nos había traicionado el pueblo, que el legado de Chávez estaba en peligro.

Con ese pensamiento escuchaba muchos compañeros hablar con desprecio de ese pueblo traidor que recibió del gobierno revolucionario de todo y salió a votar por el “cambio” , otros con aires de superioridad hablaban de ese pueblo ignorante que cambió la patria por un paquete de harina pan. Comenzaron las mil y una tesis sobre el porque de la derrota y la traición popular al legado de nuestro Comandante Supremo y al liderazgo de nuestro Presidente Obrero, tormentas parecidas a tsunamis de todas las variables políticas .

En fin, esa madrugada la Revolución Bolivariana sintió bajo sus pies el sacudón político más importante desde el 2002.

Han transcurrido varios días, y como suele suceder, el cielo comienza a despejarse y el panorama aclara la vista, ya no es tan sombrío el ánimo, llegó la calma después de la tormenta. Lo primero a destacar es que, aún con tan importantes números y los resultados obtenidos por la contrarrevolución (112/55) por lo menos en Caracas, no había festejos ni grandes demostraciones de la canalla celebrando, escualilandia (Chacao) principal bastión de la oposición, apenas unos 300 patiquines ebrios gritaban desaforados su triunfo.

He sentido desde entonces un guayabo social comparable con el 12 de abril de 2002.

Ya en frío, siempre impenitente optimista, he podido palpar que a pesar del sombrío escenario que amaneció el 7D, los llamados chavistas duros, reaccionamos y comenzamos la tarea de remoralizar nuestra gente y transformar la tristeza y el estupor, la indignación y la arrechera en acicate para alejar el fantasma del derrotismo de nuestro imaginario colectivo.

Comenzamos a ver, inevitablemente, una luz al final del túnel.

En mi caso, de pensar que mucha gente se nos había volteado y entregado al enemigo, empiezo a creer que, una vez más, el chavista, ese, que en 17 años y 18 elecciones, ha respaldado la Revolución Bolivariana, decepcionado, cansado, atrapado en el malestar producto de la guerra psicológica y económica a la que hemos sido sometido desde la partida de nuestro Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez, se dejó arrastrar a la parálisis, pero fiel a esa tradición que nos ha marcado desde 1998, si bien no votó por la opción patriótica, no se dejó seducir para votar por la engañosa propaganda enemiga.

Al revisar los números de estas elecciones parlamentarias, si bien es un importante revés para nuestra causa, no se ha convertido en un triunfo claro para la oposición. Por eso, reitero, la MU$ no ganó las elecciones parlamentarias! Perdió el chavismo! El 2013 la oposición obtuvo 7.363.980 votos y nosotros 7.587.579 votos en el momento más duro de nuestra historia, a mes y medio de despedir a nuestro gigante. Dos años después y en medio de la más feroz guerra, con un país entero resistiendo el asedio psicológico, mediático y económico más duro de toda nuestra historia, un Presidente haciendo esfuerzos sobrehumanos para enfrentar la situación en medio de contradicciones internas, funcionarios venales, infiltrados en todos los niveles, la oposición que se alza con la asamblea nacional recibe 7.720.501 votos frente a 5.608.950 que se le adjudican al PSUV y sus aliados. La oposición en la ebriedad de su triunfo, comienza a sacar su mejor cara, la ilusión de que nuestro pueblo se decidió por el “cambio” es otra mentira queda demostrado con un simple ejercicio matemático por lo que en mi propia reflexión pienso que la recomposición de nuestras filas y la recuperación de la mayoría sólida sólo es cuestión de tiempo. Por otro lado, soberbios, arrogantes, sobrados en medio de sus propias contradicciones, comienzan a sacar sus verdaderas intenciones, imponer con su mayoría parlamentaria el mismo modelo que derrotamos con Chávez en 1998, derogar la Constitución de 1999 y, por supuesto, derrocar al gobierno legítimo, bolivariano, revolucionario y chavista de Venezuela.

En su estupidez no han ahorrado todo tipo de declaraciones creyendo que obteniendo los 2/3 de la Asamblea Nacional ya tienen el gobierno. Y, que casualidad, lo primero que hacen es recibir las facturas de los verdaderos dueños de las curules, FEDECAMA4AS como capataz de la MU$ pasó su lista de mercado a sus empleados legislativos, derogar la ley de precios justos, la ley orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras, CONSECOMERCIO pide la liberación del control de cambios, los inmobiliarios, le quiten la ley de tierras urbanas y la desregulación de los alquileres, los esquiroles del zombie CTV amnistía para los criminales de gente sin petróleo y los más conspicuos voceros de la canalla opositora ya amenazan con boicotear la gestión presidencial negando los recursos vitales para el desarrollo de las misiones sociales, y para acabar con los “parasitos” chavistas limitar los salarios, eliminar las pensiones, frenar las convenciones colectivas, y generar “nuevos concensos económicos” para, según ellos, salir de la crisis, claaaaaaaro, la clase obrera deberá entender que su sacrificio es necesario para poder hacer el famoso “cambio”.

Ya muchos de los que entusiastas votaron contra el réeeeeegimen, ya tuercen la mirada apenados y arrepentidos de haber permitido con su voto y su apatía que semejantes imbéciles llegarán a tener ese poder.

Falta mucha tela por cortar, mucho análisis y debate, pero a pocos días de las elecciones se ven algunas reacciones interesantes para lo que a partir de enero será el pan de cada día, por un lado, un chavismo que ante el peligro de perder su legado se esta movilizando, reagrupando, y fortaleciendo su organización, alrededor de nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro. Otros con un gigantesco ratón moral se regresan de su error, unos más horrorizados ven arrepentidos lo que hicieron y otros en el espejismo y la borrachera de su triunfo intentarán por todos los medios de provocar el estallido social que les de el poder.

Por eso, saliendo de la impresión de la pérdida en la Asamblea Nacional, de la sensación de derrota de los primeros momentos, el pueblo venezolano en su mejor tradición chavista, con el debate, la crítica y la movilización vuelve a rememorar aquel 13 de abril que devolvió a nuestro Chávez al poder y con él la esperanza de futuro que la revolución ha dado en 17 años de duros combates.
Con respeto y humildad sostengo que nos derrotamos nosotros mismos por confiados, por timoratos, por no estar a la altura de la tarea que nos deja nuestro líder eterno.

Por eso creo que la tarea principal es volver al pueblo, reconquistar su confianza e ir a su encuentro con la humildad que hace grande a los revolucionarios.

Yo cometí el error de no escuchar las voces, que aún sin dejarse llevar por la decepción, advertían una y otra vez que la revolución se iba a perder en las colas, voces que me advirtieron del festín opositor en PDVSA, CORPOELEC, CANTV, voces que han alertado del trapicheo en BICENTENARIO, MERCAL, PDVAL, voces que maltratadas por la burocracia oficial alertaba con tristeza que los esfuerzos de Nicolás y la revolución como carros, teléfonos, viviendas, becas ostentosamente lo exhibían los escuálidos y no los que le han echado un camión de bolas por la Revolución y nuestro Chávez, voces que se cansaron de señalar al funcionario vestido de rojo enriquecido entre gallos y media noche gritando vivas a Chávez ahitos de oropel con los bolsillos forrados mientras el pueblo sudaba horas en las colas para poder alimentar sus familias, voces que piden mano dura y resolver el peo en el que nos metió la conspiración fascista y que por no querer escucharlas las tildamos de majunches o simplemente las ignoramos. Siempre es más fácil creerse el mojón de que estamos bien, voces que cansadas de esperar respuesta se preguntaron si valía la pena seguir en esto con la misma dirección viciada, minada de oportunistas y jalabolas.

Muchos aguantaron la pela y se fajaron como los buenos el 6D con lealtad, y frustrados lloraron la derrota, incluso más que los que no pierden nada porque le sacaron a la revolución todo.

Esos 2 millones de compatriotas que decepcionados no atendieron al llamado de la patria no merecen ser tratados como traidores, traidores son los que desde puestos de dirección han llevado a nuestro pueblo a la frustración y el desencanto. Yo me niego a culpar al pueblo de nuestro propio fracaso.

Ya más en frío, despejado de prejuicios estoy convencido que este desenlace le puede dar el reimpulso necesario a la Revolución Bolivariana. Allá aquellos que histéricos exigen renuncias poniéndose al margen de este debate, allá los que se creyeron el cuento del cambio, allá arquellos que catastróficos no ven salida y desde ya auguran el fin de nuestra historia, fecha por cierto que llevan postergando 18 años y cooooooooooooño no termina de llegar su caída.

Pero más importante aún allá aquellos que ganaron indulgencias con escapulario ajeno. Si algo se esta demostrando es que tenemos una inmensa reserva moral para recuperar el espacio al que nuestra propia cagada nos trajo.

Que tenemos un pueblo y una clase trabajadora que sabe cual es su rol en la historia.

Queridos escuacas, cuidado! Administren bien sus numeritos,no provoquen a este pueblo, no se crean el cuento de que el chavismo agoniza ni que ustedes están más fuertes que ayer. Ni ustedes están tan bien ni nosotros tan mal.

Les prometimos que si venían con otro 11 le saldríamos con otro 13, tengan cuidado con lo que hacen QUE NUESTRO 13 YA COMENZÓ! A LA CAAAAAAAAARGA CARAJO! 

Análisis de Entorno Situacional Político (10dic2015)

por Néstor Francia

Jueves 10 de diciembre de 2015

– Crítica retrospectiva y prospectiva

– Derroteros de la Revolución Latinoamericana

– Sobre el estilo de gobierno

– Las catacumbas del pueblo

– La matriz de élite privilegiada

– Gobierno y parlamentarismo de calle

– El chavismo, la gran fuerza política

– La oposición, otra fuerza poderosa

– No viene negociación, sino confrontación

– La táctica inmediata de la derecha

– La línea del imperialismo

– Van a cometer nuevos errores y torpezas

– Nuestra táctica: firmeza y flexibilidad

– Factores de la batalla

– El cielo encapotado…

– Mañana: la política comunicacional

El análisis político suele estar vinculado a las proyecciones. Debe hacerse desde una doble visión: la retrospectiva y la prospectiva. Desde el punto de vista de la retrospectiva, se vienen señalando diversos errores que hemos cometido y que han terminado en la ruptura del cántaro que ha puesto en serios peligros no solo al Gobierno Bolivariano sino también a la paz del país y del continente. Nosotros siempre hemos pensado en la alta probabilidad de que todo lo que está ocurriendo lleve a la Revolución Latinoamericana por los derroteros de la violencia abierta y más o menos cruenta, como la reacción natural al acoso que mantienen el imperialismo y las oligarquías contra las fuerzas revolucionarias. Solo que hay hechos que acercan esa perspectiva y hacen que se dificulte la posibilidad de que los procesos avancen en una situación de relativa paz o de enfrentamientos que puedan ser solo moderadamente cruentos.

Nos hemos referido más de una vez al estilo de hacer política de esta Revolución y sobre todo al estilo de Gobierno. No lo estamos haciendo oportunistamente ahora, por la estruendosa derrota; ya en 2007, después de la derrota sufrida en el referéndum de la Reforma constitucional, advertimos, en un artículo del lamentablemente desaparecido semanario crítico Temas: “… el descalabro principal es la pérdida de confianza de una buena parte de la población en la palabra del liderazgo, incluida la del presidente Chávez, es el desencanto que está comenzando a asomarse al escenario y es, finalmente, el inicio del fracaso de un estilo de gobierno, incluido el estilo comunicacional, que debe ser corregido de inmediato a profundidad, si queremos mantener a flote este experimento revolucionario”. Y también: “…la oposición no solo salió fortalecida en lo político, sino que además va entrar en un proceso organizativo que le permitirá construir una sólida maquinaria. Con un nuevo estado de ánimo, el sector opositor va a continuar con arrestos su trabajo político, tratando de penetrar más y más en la zona de desencanto chavista para tratar de crecer allí”. Aunque el proceso de crecimiento de la oposición se dificultó debido a sus propios errores, finalmente nuestras predicciones empiezan a cumplirse, aunque aun es posible recuperarnos.

En el citado artículo nos referimos a un “sector de la oposición que demuestra haber asimilado las lecciones del pasado, y está llamando desde ya a fortalecer la organización y a la penetración en los sectores populares. Para nosotros, es la hora de la profunda reflexión y si no lo entendemos así, de nuevo nos lo cobrará lo que llamo la “‘invencible realidad’”. A las pruebas nos remitimos.

En otro artículo de Temas, este escrito en 2009, después de duras críticas que hizo Chávez a las estructuras del Estado, insistimos en que “El estilo de dirección burocrático, individualista, burgués, “representativo”. Es este estilo el principal responsable de que hayamos perdido varios espacios importantes en las elecciones regionales de 2008, que habíamos obtenido en elecciones anteriores: Miranda,

Carabobo, Táchira, Alcaldía de Sucre en Caracas, Alcaldía de Maracaibo, Alcaldía Mayor de Caracas, entre otros. El pueblo pasó su factura a los gobiernos personalistas, que olvidaron que el verdadero socialismo se construye con la participación y el protagonismo directo del pueblo, o no se construye”.

Aun en otro anterior del mismo semanario, fechado en marzo de 2009 acotamos: “Otro problema grave que ha planteado el Presidente es el de la ineficiencia del Estado. Pero esto no es nada nuevo, ya lo ha señalado Chávez una y otra vez ante los mismos ministros que lo acompañaban el domingo en el Aló Presidente. En nuestra opinión, ya lo hemos dicho, no es un problema de hombres, sino de estilo de gobierno.

El Estado venezolano sigue siendo verticalista y autoritario”. En ese sentido, dijimos en nuestro Análisis del martes pasado, sobre la solicitud del presidente Maduro a los ministros de poner sus cargos a la orden: “… no se trata de cambios de rostros, sino de cambios de políticas y de estilo de gobierno”.

El presidente Maduro habló el martes de la necesidad de ir a las “catacumbas del pueblo”. Ese es un concepto chavista que se ha ido abandonando. En el circuito donde vivo muchos se quejaban, inclusive en las bases del PSUV, de que nuestro candidato a la reelección al parlamento se hacía frecuente cuando había elecciones, pero luego costaba verlo por ahí. De hecho, siendo un circuito donde siempre ganábamos, ahora perdimos. Es muy peligrosa la matriz que ha venido vendiendo la oposición, ayudada por nosotros, de que el alto Gobierno está constituido por una élite privilegiada y alejada del pueblo. No decimos que esto sea cierto, pero es conocido el axioma de que la mujer del César no solo debe ser honesta, sino que además debe parecerlo.

No podemos dejar de reconocer que se han adelantando acciones que a pesar de su evidente formalismo y relativa ineficacia, han contribuido a que la matriz de cúpula elitista no se imponga del todo, como el Gobierno y el parlamentarismo de calle. Solo que a esas iniciativas hay que convertirlas más en estilo permanente que en espectáculo mediático eventual.

En fin, el tema del estilo de gobierno debería ser uno de los fundamentales en el debate que se está convocando y que ojalá sea franco, abierto, eficiente y productivo, porque en otras oportunidades que se ha convocado, no lo ha sido.

Ahora bien, hay que decirlo: el haber obtenido más de cinco millones de votos en las parlamentarias no es poca cosa. El chavismo sigue siendo la gran fuerza política nacional, aunque electoralmente hoy por hoy es minoría. Pero sin duda es una fuerza coherente, mayoritaria y políticamente consciente (unos cuantos están simplemente agradecidos por los beneficios que les ha producido la Revolución), con buena organización y espíritu de lucha. Está muy lejos de estar acabada, al contrario, después de la derrota se ha levantado rápidamente y está anímicamente preparada para los combates que se avecinan.

En cuanto a la oposición, está envalentonada con su contundente victoria, pero mantiene un alto grado de confusión. Algunos de ellos, no todos, siguen cometiendo el error de subestimar al chavismo, de creer que la Revolución está aniquilada. De todas formas, es claro que políticamente está mejor que nunca desde que el chavismo asumió

las riendas del Estado. Es otra fuerza poderosa –negarlo sería una estupidez- con apoyo masivo que se mide en los poco más de 7 millones de votos que volvió a obtener, alcanzando de nuevo su techo histórico de 2013. Esto significa, hay que decirlo, que el chavismo descontento no votó por ellos, sino que se abstuvo.

Otro elemento a tomar en cuenta es que en la oposición se mantienen los síntomas de división interna, aunque probablemente no hagan eclosión por ahora, ya que no han logrado su objetivo superior: acabar con el gobierno de Maduro y derrocar a la Revolución Bolivariana. Su mayoría calificada parlamentaria es solo una herramienta importantísima en su lucha por completar su cometido.

Nosotros hemos previsto el destino en nuestros análisis. El 30 de noviembre escribimos: “Sería muy distinto el país si la derecha obtuviera mayoría parlamentaria, se radicalizaría la polarización política, marcharíamos hacia el enfrentamiento institucional y hacia un choque de trenes social, se pondría en extremo peligro el poco de paz que tenemos”. Y también, el 4 de diciembre: “El 6 de diciembre no solo no se acaba el mundo, sino que además la confrontación histórica y sus manifestaciones en nuestro país, no solo continuarán, sino que de hecho se profundizarán”. Es lo que está ocurriendo ya.

Eso lo avizora el opositor Luís Vicente León cuando dice que si la oposición no “administra adecuadamente esa mayoría” y el gobierno se muestra intransigente “vamos a tener dos importantes fuerzas enfrentadas”: “Ojalá entiendan que tienen que negociar, la gente en esencia votó para que le resuelvan sus problemas y la prioridad de esa Asamblea tiene que ser buscar soluciones a sus problemas”. Es claro que la Revolución no va a negociar, no puede hacerlo, en temas como la Ley de Amnistía, la Ley Orgánica del Trabajo, la Ley de Hidrocarburos, la Ley de Precios Justos ni ninguno de los logros sociales de los gobiernos bolivarianos. No viene negociación, sino confrontación.

También nuestros embajador Roy Chaderton plantea que comienza “una nueva etapa en la vida de la República… se darán grandes batallas para asegurar las conquistas obtenidas”.

Ahora bien, digámoslo una vez más, no subestimemos a la derecha. Hay quienes dudamos que vengan ahora con una política de “caída y mesa limpia”. Parecieran saber, más allá de las bravuconadas aisladas de Henry Ramos Allup, que deberán andar con pie de plomo y sumo cuidado para no despilfarrar su victoria. Julio Borges, quien asoma como posible presidente de la AN, inclusive parece haberle ya sacado ventaja en esa pugna a Ramos Allup, afirmó que “No puede haber dos Venezuela sino un país unido y esa es la tarea con la cual amanecemos este lunes. No venimos con una factura, no venimos a una cacería de brujas ni a restregarle el triunfo a nadie. Nosotros somos los primeros que estamos asumiendo este triunfo con mucha humildad”. Por supuesto, ellos son quienes son y sus intenciones reales empezarán a verse de inmediato, pero lo harán con tacto y con la habilidad política que han venido demostrando, son mediocres, pero no tontos como algunos piensan.

En ese sentido, ya las líneas están siendo dictadas por Fedecámaras,

Consecomercio y otros factores de la burguesía. De hecho, el mismo Borges ha dicho sobre las prioridades de los diputados, que “a través de la nueva Asamblea Nacional darán participación a la empresa privada para fortalecer la economía del país, porque no podemos seguir siendo un país que compre todo afuera y que nuestro campo esté abandonado”.

En un boletín electrónico de “La Fuerza es la Unión”, un parapeto “social” de la MUD, se lee: “Venezuela puede estar tranquila porque la Unidad sabrá, con humildad, firmeza y responsabilidad, administrar este triunfo de todos y que no llegará para atropellar a nadie… que llegar a la Asamblea en Unidad y con deseos de Cambio no implica acabar con las conquistas sociales, ni mucho menos llegará a perseguir y condenar a quienes piensen distinto”.

Inclusive, después de derrotada internamente el ala radical de la derecha, con este triunfo electoral de la MUD, la línea que plantea el imperialismo parece estar clara.

En un comunicado referido a la victoria opositora, John Kerry afirmó que “Los votantes venezolanos expresaron su abrumador deseo de cambio en la dirección de su país… el diálogo entre todas las partes en Venezuela es necesario para encarar los desafíos sociales y económicos que afronta el país… Estados Unidos está dispuesto a apoyar ese diálogo junto con otros en la comunidad internacional”. Es casi seguro que la derecha se ponga piel de cordero mientras cocinan su próximo paso, que podría ser el referéndum revocatorio. Una ventaja para nosotros es que, conociéndolos como los conocemos, van a cometer nuevos errores y torpezas.

De esa táctica derechista tenemos que cuidarnos, no nos conviene aparecer como los alborotadores ni los violentos, ante el país y ante el mundo. Parte del debate es cómo vamos a organizarnos y a plantear los combates por venir, hay que aplicar mucha inteligencia y cuidarnos de pensamientos simplistas que podrían hundirnos aun más: combinar con acierto, en la nueva etapa, firmeza con flexibilidad.

De todas formas, la verdad es que en este momento el chavismo es más fuerte que la derecha, aunque haya perdido las elecciones. Ya es harto conocido que las batallas no se deciden solo por el número de efectivos con los que se cuente, nuestra Guerra de Independencia es un buen ejemplo de ella. Otros factores se incluyen: la calidad del armamento, la moral de las tropas, la disposición en el campo de batalla. El chavismo no es más pequeño que la oposición numéricamente, solo que se ha venido equivocando en su ejecutoria y su convocatoria, y parte de su ejército está cansado y debe recuperarse. Y en todo lo demás le lleva una morena a la derecha. Ahora es que viene lo bueno, dicen muchos. Es algo relativo, porque todo parece apuntar a que se acabó la paz. Como dijimos en un Análisis anterior: el cielo encapotado anuncia tempestad.

Nosotros pensábamos que hoy agotaríamos el análisis político de la derrota, pero no fue posible. Quedan varios temas en el tintero. Los retomaremos en principio el lunes, porque mañana arrancamos con un ámbito que nos es familiar y que cobra ahora aun mayor importancia, si acaso es posible: la política comunicacional.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: