Las víctimas TTIP: Agricultura, Agua, Servicios, Medio Ambiente y Trabajo

por Achille Lollo, para el Correio da Cidadania, 24feb2015

Desde 1996, las “excelencias” del liberalismo americano y británico trataron de empujar un Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) en el ámbito de la Organización Mundial del Comercio (OMC), para cancelar la lógica del Welfare State. Una operación que no fue aprobada, porque adentro de la OMC, prevaleció la idea que “los servicios públicos no ofrecen productos comerciales, sino que ligan los derechos universales de los ciudadanos con el funcionamiento de empresas publicas para la salud pública, el transporte, las telecomunicaciones, la energía, la educación y la cultura …”. Todo esto, de acuerdo con los “gurús” del liberalismo, tendría enormemente fortalecido los sindicatos, creando en los países europeos un clima opuesto al provecho y contrario a las empresas privadas.

 

La crisis financiera y económica que aqueja a los países europeos y la imposición de drásticas medidas de austeridad han permitido a las “excelencias” de la Casa Blanca de proponer a la Comisión Europea un nuevo tipo de tratado que sanaría la economía europea, cancelando el “Fiscal Compact” y las medidas de austeridad. En la práctica, las “excelencias” del liberalismo estadounidense argumentan que con la implementación del TTIP (acuerdo entre los EE.UU. y la Unión Europea), del TPIP (acuerdo entre los EE.UU. y Asia-Pacífico) y de la TISA (acuerdo sobre la globalización de servicios públicos) la economía capitalista entrará en una fase superior.

 

En la reunión del nuevo G7 (sin Rusia y China), Barak Obama ha impuesto que el Parlamento Europeo ratifique el TTIP sin andarse por las ramas, porque con este acuerdo los Estados Unidos serán la base de un gigante económico, tecnológico y financiero, capaz de rechazar la avanzada de los BRICS. China, por ejemplo, en el año 2014, registró un récord comercial mundial, con un activo de 4.160 billones de dólares, de los cuales más de la mitad, 2210 billones, representados por las exportaciones. En consecuencia, en 2014, los EE.UU. bajaron al segundo lugar, con un superávit de 3.560 billones de dólares, de los cuales, 368,4 de importaciones procedentes de China. Es por esta razón, que la Casa Blanca está utilizando 600 concejales en las negociaciones con la Unión Europea, para que el TTIP adopte plenamente la versión estadounidense con la cual se experimentarán profundos cambios en la economía europea y, especialmente, en la de los países del sur, es decir, Portugal, España, Italia, Francia, Grecia, Bulgaria y Rumania, seguidos de cambios profundos en la relación entre los ciudadanos y las instituciones y en el concepto de soberanía nacional de los estados.

 

Un escenario que debería preocupar a los pueblos de la Unión Europea, que se mantienen en la oscuridad, gracias a la aceptación servil de las negociaciones secretas por parte de los tecnócratas de la Comisión Europea; a la complicidad de los primeros ministros y respectivos presidentes de los veinte-ocho países de la UE; y a la “censura inteligente”, hecha por los directores del 98% de los periódicos, de las revistas y de todas las radios y televisiones. Por estas razones, se inició la campaña de STOP TTIP, con el objetivo de explicar a la gente lo que está sucediendo en Bruselas y luego de denunciar lo que sucederá en Europa con el TTIP.

 

1) Agricultura, Ganadería y Soberanía Alimentaria – Estas áreas se verán afectadas con la llegada de los productos OGM (genéticamente modificados), que en los EE.UU. se venden a precios de ganga, principalmente en la industria de la alimentación, que inundará los supermercados europeos con sus productos. De hecho, mediante la reducción de la información de las etiquetas, los consumidores no sabrán distinguir los productos naturales de los OGM. Es decir, nadie puede saber si la carne de res o de cerdo proviene de un animal que ha sido engrasado con hormonas o fitohormonas. Si los pollos son criados con alimentos llenos de antibióticos y si su carne se conserva con el lavado químico de cloro. La experiencia mexicana del NAFTA enseña que las multinacionales del agro-business de los Estados Unidos tienen una estructura financiera perfecta y preparada para invadir las campañas, vendiendo semillas transgénicas, nuevos fertilizantes y pesticidas (sin ningún tipo de garantía sobre el potencial de los componentes tóxicos) a precios muy bajos en los tres primeros años de producción. Por lo tanto, los pequeños y medianos terratenientes europeos, que se negaron a unirse al carro de la publicidad del agro-business se verán obligados a vender sus tierras, a causa de la competencia desleal de los productos OGM. Al mismo tiempo, otros agricultores serán ganados por las campañas publicitarias de las empresas de bio-combustibles y pasarán a cultivar productos super-OGM, destinados a la producción de bio-combustibles. De este modo, la soberanía alimentaria, es decir, el derecho a una alimentación de calidad y el derecho a la defensa de un medio ambiente saludable serán de hecho alterados.

 

2) Agua – Todos los gobiernos que en Italia se sucedieron después del referéndum del agua, en 2011,  fingieron de haber olvidado que la soberanía del pueblo decidió que el agua no puede ser privatizada. Para evitar este obstáculo, el gobierno de Berlusconi inventó la simplificación administrativa de las empresas municipales del agua. Después, el gobierno de Matteo Renzi ha redactado un decreto en el cual se pide a estas empresas de constituirse en SpA y luego de asociarse entre sí para vivir mejor en el mundo de las bolsas de valores. De esta manera, se hizo una privatización “blanca”, ya que el objetivo principal de estas empresas ya no es el servicio universal de la distribución de agua potable, sino el provecho y la renta de las mismas empresas, que, para obtenerlos, tendrán que ser manejadas como cualquier empresa comercial. Eso es lo que está haciendo la ACEA ATO2 en Roma y en el Lazio. Cabe destacar que la salida a la bolsa implica el riesgo de ataques especulativos, con los cuales las acciones de la parte mayoritaria (pública) podrán ser compradas o incluso vendidas para “equilibrar el presupuesto”. Pero si un municipio o una región se niega a vender la compañía municipal al inversor privado u se requerirá la intervención de los tribunales nacionales para impugnar el incremento de los precios para la distribución del agua, impuesto por la nueva empresa (filial de una multinacional de los EE.UU.), el inversor estadounidense se dirigirá al arbitraje internacional Estado-Empresa, el llamado ISDS (Investor State Dispute Settlement). El ISDS llevará a cabo el proceso en los Estados Unidos, para condenar la ciudad, la región o incluso el estado, ratificando una condena con una multa de varios millones de euros, a pagar al inversor por este “haber perdido el beneficio esperado”.

 

Además, si por ejemplo, el Parlamento italiano, antes de la entrada en vigor del TTIP, aprueba una ley que establece normas para la fijación de precios y obligaciones para la distribución del agua, cualquier corporación de los EE.UU. y de otros países europeos, interesada ​​en la gestión de los servicios del agua en Italia, podrá emprender acciones judiciales contra el Estado italiano, recurriendo al llamado ISDS y avanzando solicitud de indemnización por varios miles de millones de euros, mediante la invocación del “fracasado beneficio esperado”. De este modo, el fracasado beneficio esperado se convierte en una especie de chantaje preventivo a las instituciones y organismos de control, que cuestionan las filiales de las multinacionales.

 

3) Servicios Públicos – sin querer considerar lo que se establecerá con el nuevo tratado TISA sobre la venta de los productos de los servicios públicos no privatizables, el TTIP prevé la anulación de la noción de servicio público universal. De esta manera, cada servicio prestado por una institución o una empresa pública (escuela, salud, transporte, electricidad, etc.) debe ser considerado “… un producto comercializado entre un proveedor privado y un cliente”. Desaparece, entonces, el derecho universal a la educación, a la salud y todos aquellos servicios garantizados por el “Welfare State”.

 

Con el TTIP, será revolucionado el sistema de tickets de salud pública y desaparecerán los médicos de familia. De hecho, los primeros se extenderán a todos los servicios de atención de salud que no sean de emergencia grave, pero quien no tiene seguro será dirigido en los hospitales públicos para “sin seguro”, es decir, para los más “pobres”, con evidentes diferencias en la calidad de los beneficios para la salud. En las escuelas, los padres tendrán que recurrir al “bono institucional” para inscribir al niño en una escuela pública, que, sin embargo, está organizada como una escuela privada. Está claro que las universidades y las escuelas secundarias se transformarán en “empresas”, con un presupuesto que no podrá superar en ningún caso los limites establecidos.

 

Sin embargo, aún peor le irá al transporte y a la electricidad pública, donde las grandes empresas públicas estarán bajo asalto por los inversionistas estadounidenses y europeos, lo que obligará al Estado a asumir la carga de las líneas de transporte que no producen provechos. Por ejemplo, los trenes de cercanías, las líneas de autobús en territorio suburbano. Por otra parte, la liberalización de los servicios públicos también se refiere a la contratación pública, donde será prohibido ofrecer “trato más favorable” para las empresas y la mano de ópera local. Al final, las empresas europeas podrán participar en las licitaciones de los Estados Unidos y viceversa podrán “importar” trabajadores, sin la obligación de utilizar mano de obra local.

 

4) Medio Ambiente – El conflicto geo-estratégico que opone los EE.UU. a Rusia llevó al presidente Obama a proponer a los jefes de gobierno de los principales países europeos de reemplazar los suministros de gas ruso con gas de esquisto producido en los EE.UU. El problema es que para llegar al gas y al petróleo de esquisto, las empresas utilizan la técnica del fracking, que es un verdadero desastre para el medio ambiente. En la práctica, con el TTIP, el gobierno estadounidense legitimará el fracking y por lo tanto alentará a todas las formas de destrucción del medio ambiente natural, para obtener ganancias con la extracción de minerales, la talla indiscriminada de los bosques o la retirada de arenas masivas y piedras de los lechos de los ríos. Igualmente, con el TTIP vendrán menos todas aquellas normas que limitan el uso excesivo de los vertederos y que requieren una funcionalidad específica para el tratamiento de residuos orgánicos, tóxicos y reciclables.

 

5) Trabajo y sindicatos – como se ha dicho, el trabajo es el capítulo que ocupa menos espacio en las negociaciones, ya que incluso en Europa la lógica neo-liberal ha querido cancelar la “importancia social y política del trabajo”, sólo para rebajarlo al simple recuento de los costos laborales. La Ley de Empleo de Matteo Renzi es una propuesta que encaja perfectamente en la lógica del TTIP, minimizando los derechos fundamentales de los trabajadores. Casi todos los grandes economistas no comprometidos con las multinacionales han previsto la reducción de los salarios, ya que, como resultado de la llamada libertad de movimiento, las empresas de un país podrán aplicar en otros países los salarios aplicables en lo suyo. Esto significa que las empresas de Estados Unidos, que se establecerán en Europa, se beneficiarán de la reducción de los salarios hasta los valores existentes en los EE.UU..

 

Con el TTIP, la definición de los derechos sindicales en Europa será cada vez más indefinida, ya que se eliminará si será contraria a las normas sobre el libre comercio y la libre circulación. Es decir, si es diferente de las normas adoptadas en los Estados Unidos, donde, como todos sabemos, el sindicalismo es uno de los peores del mundo. Además, si por ejemplo, la unión de un sector de los trabajadores quiere desafiar a la cancelación de algunos derechos sindicales, no pueden hacerlo demandando a la industria ante el tribunal laboral local. Debe, sin embargo, armarse de paciencia y de dólares para abrir un proceso en los EE.UU., frente a un tribunal de arbitraje estadounidense. Procesos que siempre irán a ser ganados por las empresas de Estados Unidos, ya que ellos han ratificado sólo dos de las ocho normas básicas establecidas por la ONU, a través de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

Además de estos capítulos específicos, el TTIP elimina la mayoría de las “normas no arancelarias” que rigen en el comercio de productos de energía, productos químicos, productos farmacéuticos, desintegrando, también, las medidas legislativas relativas a la ejecución de proyectos de inversión en las áreas antes mencionadas. No podemos olvidar que las multinacionales estadounidenses quieren reproducir en el TTIP las normas sugeridas por el ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement), con el cual se quería imponer un tratado internacional sobre la propiedad intelectual, pero las movilizaciones europeas en defensa de la libertad de expresión on-line impusieron al gobierno de suspender esas negociaciones.

 

Por otro lado, la seguridad de los datos personales es fundamental para el libre funcionamiento de las redes telefónicas y de los grandes servers. El riesgo que se corre con el TTIP es que la violación de la privacidad sea legalizada, para comercializar los datos personales de clientes potenciales. Lo que algunos hackers ya están haciendo en los Estados Unidos. De hecho, el reciente escándalo “Datagate”, que estalló el año pasado en los EE.UU., ha demostrado que, cuando las reglas son muy bajas, las escuchas telefónicas y la violación de los grandes servers como Google, Yahoo, Facebook, Apple y YouTube, se puede realizar con extrema facilidad por cualquier persona, no sólo por funcionarios del FBI o la CIA.

 

Para concluir, es evidente que las “reglas del libre mercado americano”, que Barack Obama quiere imponer a los países de la Unión Europea a través del Tratado de Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP), en realidad es sólo una estafa metodológica, más o menos inteligente. Hoy en día, las excelencias del capitalismo mundial pretenden obligarnos a vivir con la disminución de los estándares de calidad; con mayores riesgos para la salud y el medio ambiente. Quieren, en la práctica, cancelar los derechos en el trabajo y presentar el falso sueño de un mercado que resuelve todos los problemas y que también sustituye a la democracia.

 

Así que no somos extremistas, cuando decimos que el TTIP es, sobre todo, el último intento de los EE.UU. para imponer la centralidad de un imperialismo arrogante y absolutista, y que debemos luchar contra ello.

 

[Traducción del italiano por Marco Nieli para ALBAinformazione]

 

Achille Lollo es un periodista italiano, correspondiente de Brasil de Fato en Italia, editor del programa TV “Quadrante Informativo” y columnista del “Correio da Cidadania”

Contra el TTIP: para la defensa de nuestros territorios

por Achille Lollo, para el Correio da Cidadania, 23feb2015

El 9 de Octubre del 2014, el director de la Dirección General del Comercio de la Comisión Europea, el belga Karel De Gucht, – substituido hoy por la sueca Cecilia Mallstrom – daba para conocer públicamente un documento de diez-ocho paginas, en las cuales se resumían, de forma sucinta, los términos del intercambio de libre comercio que se están negociando entre la Unión Europea y los Estados Unidos de América. Acuerdo identificado por las iniciales TTIP, (Transatlantic Trade and Inversion Partnership o Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión).

 

El texto completo de las cuestiones debatidas por los comités presididos por los dos negociadores, el español Ignacio García Bercero para la UE y Dan Mulley para los EE.UU., sigue siendo, todavía, un secreto de estado misterioso, del cual tan sólo ocho funcionarios de la Comisión Europea sabrán el contenido. Incluso los miembros del Parlamento Europeo, que en junio deberán ratificar el texto del acuerdo, no estan al tanto de estas negociaciones. Por desgracia, sólo se conocen unos pocos capítulos sobre el comercio de los servicios públicos y de la electrónica (e-commerce), que fueron publicados el año pasado por el semanal alemán Die Zeit. Por su parte, el Huffington Post retomó más tres capítulos sobre la energía, mientras que la organización estatunidense Center for International Environmental Law lograba recuperar algunos extractos sobre la estandarización arancelaria del sector químico.

 

Oficialmente, el TTIP nació en junio de 2013, cuando el presidente Barack Obama y el entonces presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, iniciaron la primera ronda de negociaciones, poniendo fin a una preparación compleja que duró doce años. En este largo período, se registró el fracaso del AMI (Acuerdo Multilateral sobre Inversiones), la congelación de los acuerdos promovidos dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Tratado de Libre Comercio TLC entre los EE.UU., Canadá y México y las infructuosas negociaciones para el ALCA (EE.UU. y los países de América del Sur).

 

La experiencia acumulada en la definición de estos acuerdos ha sido utilizada por los EE.UU. y la UE para definir el TTIP y también el CETA (Acuerdo bilateral UE-Canadá), el TISA (Acuerdo General sobre los servicios públicos), el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y los países del Magreb y, finalmente, el TPIP, acuerdo de libre comercio transpacífico entre los EE.UU. y los países de Asia, excluyendo a China, Corea del Norte, Vietnam e India.

 

Todos estos acuerdos tienen en común la lógica geo-política de la globalización del capitalismo, revelandose, por lo tanto, como una poderosa herramienta al servicio de la estrategia global de los Estados Unidos y, al mismo tiempo, necesaria para establecer un sistema de control económico a nivel mundial por parte de las corporaciones y de los conglomerados financieros.

 

Hoy en día, las alegaciones de los Estados Unidos reafirman su liderazgo imperial en el nuevo contexto internacional, ya que los efectos y las consecuencias de la dinámica de los diferentes procesos de la globalización (económica, comercial, cultural y mediática) han producido cambios importantes en el mundo. En primer lugar, la afirmación de una geo-política alternativa, representada por los países emergentes, hoy en día conocidos por el acrónimo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). De hecho, el resultado directo de la liberalización de los mercados ha provocado también la rápida disminución de la “Trilateral” (EE.UU., Japón y la Unión Europea) que, desde 1997, es decir, inmediatamente después de la imposición del Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI), no pudo hacer valer su centralidad, a pesar de que los EE.UU. hubiesen logrado desintegrar la URSS y atrincherarse militarmente en el Medio Oriente.

 

Para recuperar una centralidad geo-política y geo-estratégica, las “excelencias” de la Casa Blanca, además de desempolvar las viejas teorías de los años cincuenta, desarrolladas durante la ejecución del Plan Marshall en Europa, han prestado mucha atención a los estudios del Instituto CATO y del Consejo Atlántico, que han analizado las consecuencias geo-políticas de la globalización, cada vez más profundas y dinámicas, y la afirmación de la liberalización del mercado. Por otra parte, estos estudios estaban preparando una “hoja de ruta”, identificando los elementos que la Casa Blanca tendría que perseguir, con el fin de reafirmar el liderazgo económico mundial de Estados Unidos. En la práctica, se sugirió a las excelencias de la Casa Blanca, para ejercer la autoridad política y el poder militar y para comenzar a redefinir los estándardes de la producción mundial, el establecimiento de disciplinas capaces de ordenar los mercados, así como la superación del concepto de trabajo asalariado. Un escenario, en el cual los EE.UU. se trasladaron a la perfección, tratando de fijar las nuevas reglas para el movimiento de mercancías y capitales y, a continuación, establecer los procesos de regulación de las distintas áreas de negocio, con el objetivo de garantizar a las empresas y a los conglomerados financieros de Wall Street más ganancias capitalistas y una alta capacidad de penetración en todos los sectores de la economía mundial.

 

 

Elementos que se convertirán afirmativamente en geo-políticos y geo-estratégicos, cuando los EE.UU., después de la decepcionante experiencia del AMI, en 1997, comenzaron a usar el arma del comercio bilateral y de la inversión, con el objetivo de redefinir su ámbito de influencia geo-estratégica y de ampliar el potencial de desarrollo económico, tecnológico y cultural de las multinacionales en los mercados mundiales, gracias al poder de la industria militar, de los medios y de los conglomerados financieros de Wall Street.

 

El acuerdo de libre comercio entre los EE.UU., Canadá y México llamado NAFTA (North-American Free Trade Agreement, Acuerdo de Comercio de América del Norte Libre), ratificado en 1994 por Bill Clinton, fue la primera experiencia en la que las excelencias de la Casa Blanca se enfrentaron al reto de “armonizar las leyes del comercio bilateral con México y Canadá y, por lo tanto, proveer más dinámica a la economía de los tres países”. De hecho, fue un brillante intento a expensas de México, donde el potencial de las multinacionales estadounidenses y canadienses logró desarrollar formas de monopolio en esa parte del continente americano, que resultaron ser las primeras herramientas metodológicas para desafiar la soberanía del Estado, el concepto de nación, la esencia de los derechos de los ciudadanos y, sobre todo, la función de los sindicatos y del trabajo.

 

A seguir, George W. Bush trató de vasalizar América del Sur y América Central con el tratado por la Zona de Libre Comercio de las Américas llamado FTAA (Free Trade American Agreement, Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA en español) que, sin embargo, en 2005, fue menos a sus expectativas, gracias a la posición crítica de los países vinculados al MERCOSUR y a la intransigencia de Brasil. Un tratado que luego fue finalmente enterrado en 2008, cuando los EE.UU. explotaron la insolvencia de la propiedad de valores (bonos), provocando una crisis financeira mundial, que puso al descubierto las contradicciones del capitalismo estadounidense, además de causar desastres auténticos en Europa, Asia y en el resto del mundo.

 

En 2009, después del apoyo masivo de la FED, la economía estadounidense comenzó a preferir más las relaciones políticas y económicas con los países de la Unión Europea, que en 2010 exportaron $ 220.000 millones, es decir 720 millones de productos, con un valor que, en general, representa el 40% del PIB mundial. El mantenimiento de esta tendencia comercial y la conclusión de los trabajos de la Comisión Prodi – favorable, sin embargo, a los tratados multilaterales con otros países del mundo -, ponen en marcha la idea de un tratado bilateral entre Europa y los EE.UU..

 

Así, en 2010, los EE.UU. revivieron la propuesta de un acuerdo de libre comercio, que la Comisión Europea acordó con los ojos cerrados, a sabiendas de que las negociaciones no se habrían restringido a la definición de los productos y a la reducción de los derechos de aduana, ya muy bajos y que en promedio tocaban el 3%, a excepción de ciertos productos textiles y artículos de componentes de la automoción, que alcanzaban el 8%.

 

Pero hoy sabemos que el Tratado TTIP aspira a “armonizar los reglamentos que reducen las barreras no arancelarias”, que impiden a las multinacionales y a las grandes empresas exportadoras de los Estados Unidos de poder invadir los mercados europeos. En la práctica, el TTIP es una especie de barra de hierro con la que la Chevron y otras enormes empresas energéticas, la Monsanto y la Cargill, junto con otros gigantes de la industria del agro-bussiness, de la farmacología, de la química, de la electricidad, del transporte y de los conglomerados financieros de los Estados Unidos, van a tratar de socavar los elementos normativos, que hasta ahora han obstaculizado las exportaciones de Estados Unidos a países de la Unión Europea, ya que no tenían las garantías necesarias, que al contrario los productos europeos tienen.

 

Ustedes deben recordar que el comportamiento de Karel De Gucht, Director de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, ha sido determinante en la imposición de un avance en las negociaciones del TTIP. De hecho, De Gucht provocó una pasión frenética para el TTIP, declarando a la prensa que: “… un estudio solicitado por las industrias estadounidenses sobre el TTIP destaca el crecimiento anual del PIB del 1% de la Unión Europea, además de registrar la creación de cientos de miles de puestos de trabajo”. Declaraciones impactantes, que permitieron al Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, de “secretar” las negociaciones, para evitar las críticas, ya que un estudio económico solicitado por la Comisión Europea, señalaba que “… El impacto del  TTIP sobre el PIB de los países de la UE se limitaría a una tasa de crecimiento de 0.1% con respecto a un periodo de diez años…. “. Un valor que los economistas definieron “insignificante”.

 

Pero las críticas más importantes que se realizan frente al TTIP son principalmente de naturaleza política y económica, ya que con la llamada “armonización de los reglamentos”, en realidad, las multinacionales estadounidenses, finalmente, logran evadir el “principio de precaución” que la Unión Europea ha adoptado en 1992, después de la Cumbre de la ONU en Río de Janeiro. Un principio que se basa “… en la lógica de la prioridad absoluta de los derechos de las personas físicas sobre los derechos de las personas jurídicas.” Por esta razón, en la Unión Europea un producto no puede ser vendido a menos que haya superado una serie de pruebas obligatorias, con el que las agencias de controles tienen la certeza de que eso no va a perjudicar a los consumidores. Un principio que no existe en los EE.UU., donde los organismos de control, de acuerdo con la lógica del liberalismo económico, permiten la puesta en marcha inmediata de los productos, que sólo se detendrán, cuando miles de consumidores informasen que han sido perjudicados por envenenamiento u otros dramas de carácter físico. Además, el consumidor estadounidense tendrá que asumir todos los gastos jurídicos para procesar a la industria de transformación y pedir una indemnización.

 

Por esta razón, la multinacionales farmacológicas en los EE.UU., en Mayo de 2013, impusieron al entonces jefe negociador de Estados Unidos, Michael Froman, de presentar en la mesa de negociaciones en Bruselas dos cuestiones importantes: a) la retirada del principio de precaución, ya que aumentaría los costos de producción, además de retrasar el lanzamiento de nuevos productos en el mercado; b) el reconocimiento de patentes y derechos de propiedad intelectual, para evitar la producción de medicamentos genéricos. Según “Big Pharma”, estos dos temas serían “… Una barrera no arancelaria, que impide el ejercicio de su derecho al provecho…”.

 

Al propósito, el Premio Nobel de la Economía en el 2001, Joseph Stiglitz, en el agosto del 2014, en una conferencia realizada en la Galería Nacional de Escocia, Edimburgo, declaró: “… En esencia, el TTIP dará lugar a la reducción de las garantías y a la falta de protección de los derechos de los consumidores. Por su parte, los partidarios del TTIP dicen que el acuerdo estimulará el crecimiento económico en los países de la UE. Un crecimiento, sin embargo, que un estudio de la Universidad de Tufts en Massachusetts pone en discusión, recordando que el TTIP tiene otros efectos adversos, inclusive la desarticulación del mercado interior europeo, la depresión de la demanda interna y, por lo tanto, la consiguiente reducción del PIB en la mayoría países de la UE. El estudio de la Universidad de Tufts es importante, porque se centra en el futuro de la agricultura europea, hecho generalmente con pequeñas propiedades, que no pueden soportar la competencia desleal de los productos OGM, y mucho menos evitar que las multinacionales estadounidenses del agro-business, con la escalada de la crisis en el sector agrícola, vayan a comprar a precios de plátano las tierras de los pequeños productores, para hacer plantaciones de OGM. Y entonces ¿qué pasa con las diferencias cualitativas en la cría del ganado, que en los EE.UU. está engrasado ​​con productos a base de hormonas y fitohormonas, mientras que los pollos son sometidos a baños de cloro?”

 

Más tarde, Joseph Stiglitz fue exhaustivo al afirmar que “… la gran meta del TTIP es la desclasificación de la función social del trabajo. Con el TTIP, en Europa la mayoría de los asalarios se bajará, para llegar al nivel de los de EE.UU., que, como todo el mundo sabe, es más bajo que lo de Europa. Así que los únicos beneficiarios serán las filiales europeas de las multinacionales estadounidenses, que finalmente podrán pagar a sus trabajadores en Europa de acuerdo con los parámetros vigentes en los EE.UU.. Entonces, si alguien trata de oponerse, no puede acudir a un tribunal nacional tradicional, donde el juez utiliza los códigos nacionales (penal y civil). ¡No! Con el TTIP, el recurso debe hacerse a través de un tribunal de arbitraje de Estados Unidos, que es un tribunal de carácter privado, dominado por los abogados del personal de las multinacionales, muchas de las cuales también realizan la función de los jueces!”

 

[Traducción del italiano por Marco Nieli]

 

Achille Lollo es un periodista italiano, correspondiente de Brasil de Fato en Italia, editor del programa TV “Quadrante Informativo” y columnista del “Correio da Cidadania”

Siria: HRW continua a lanciare accuse con false immagini

da al manar

La scorsa settimana, il direttore di Human Rights Watch, Kenneth Roth ha usato una foto della distruzione causata da Israele a Gaza per accusare il governo siriano di aver utilizzato con crudeltà i “barili bomba”. Il sito web “Moon Of Albama” ha replicato: «È almeno la terza volta che HRW utilizza una foto per accusare gli attuali nemici dell’imperialismo USA di aver provocato la distruzione che l’impero ed i suoi amici hanno causato. Non è solo una presa di posizione da parte di HRW, è una vera e propria frode»

 Dopo questo post e numerose proteste su Twitter, Roth è stato costretto a ritrattare e ad eliminare questo tweet. Ed ha rettificato: (foto a sinistra).

Furioso per aver dovuto rimuovere il tweet accusatorio, ha pubblicato un altro post, ancora una volta, accusando il governo siriano per aver provocato con i “barili bomba” la distruzione che vediamo in questa immagine (foto a destra).

Però, anche questa immagine non riguarda la distruzione causata dai “barili bomba” del governo siriano.

Per questo tweet, Kenneth Roth ha utilizzato una foto scattata da George Ourfalian dell’AFP e distribuita dall’agenzia Gettyimages.

Questo è quello che dice sulla schermata dell’immagine originale di Getty:

 

«La distruzione del quartiere Hamidiyeh della città di Aleppo, nel nord della Siria, dove i combattenti dei comitati popolari locali, che sostengono le forze governative siriane stanno cercando di difendere una zona tradizionalmente cristiana, al terzo giorno di pesanti combattimenti contro il gruppo jihadista dell’Isis. 9 aprile, 2015. AFP PHOTO / GEORGE OUFALIAN»

Quella che si vede in foto, è la distruzione di un quartiere attaccato dai jihadisti anti-siriani e difeso dalle forze che appoggiano il governo. Roth ha insinuato che il governo siriano ha causato questa distruzione bombardando i suoi sostenitori con i “barili bomba”? Non sarebbe giusto, piuttosto, affermare che i “ribelli moderati”, che lui sostiene, hanno distrutto questi edifici?

A giudicare dal modo in cui Human Rights Watch e Kenneth Roth sono soliti utilizzare le foto, si può tranquillamente supporre che la seconda ipotesi è corretta.

E mentre Roth ha fatto una baruffa con i “barili bomba” in Siria, che non sono differenti da altre bombe normali, sarebbe lecito aspettarsi i tweet contro l’uso di bombe termobariche da parte del governo saudita nello Yemen sulle strutture solide, armi che uccidono e mutilano allo stesso tempo molti innocenti.

Con le sue accuse altamente selettive e le false immagini, Kenneth Roth di Human Rights Watch ha fatto una organizzazione di pubbliche relazioni di bugie-lucrative al soldo dei governi occidentali e delle varie dittature del Golfo.

[Trad. dal francese per ALBAinformazione di Francesco Guadagni]

Borrando la Historia

por Manlio Dinucci

Estados Unidos ha logrado borrar el recuerdo de la Segunda Guerra Mundial y de la resistencia de los pueblos soviéticos. Según nos cuentan en Occidente, aquel conflicto mundial se desarrolló alrededor de la cuestión judía, versión que pasa por alto la ideología colonial que justificaba la extensión hacia el este del «Lebensraum» y el exterminio de todos los pueblos eslavos.

El 70º aniversario de la Victoria sobre el nazismo, celebrado en Moscú el 9 de mayo de 2015 [1], fue objeto de un boicot, implantado bajo la presión de Washington, por parte de todos los gobernantes de la Unión Europea –con excepción del primer ministro de Grecia– y silenciado por los medios de prensa occidentales en lo que fue un grotesco intento de borrar la Historia.

Este tipo de intentos ya va arrojando resultados: en Alemania, Francia y Gran Bretaña, el 87% de los jóvenes ignoran el papel de la Unión Soviética en la liberación de Europa del nazismo, papel que fue determinante para la victoria de la coalición antinazi.

Después de haber atacado la URSS, el 22 de junio de 1941, con 5 millones y medio de soldados, 3 500 tanques y 5 000 aviones, la Alemania nazi concentró en territorio soviético 201 divisiones, o sea el 75% de todas sus tropas, y otras 37 divisiones de sus gobiernos satélites –entre ellos el de Italia.

La URSS solicitó constantemente a los Aliados la apertura de un segundo frente en Europa. Pero Estados Unidos y Gran Bretaña retrasaron ese momento para que el poderío nazi se descargara sobre la URSS y así debilitarla y garantizar a Washington y Londres una posición predominante cuando terminara la guerra. El segundo frente se abrió con el desembarco anglo-estadounidense en Normandía, en junio de 1944, en momentos en que la Unión Soviética y los partisanos soviéticos ya habían derrotado a las tropas alemanas y asestado el golpe decisivo a la Alemania nazi.

Fue muy alto el precio que pagó la Unión Soviética: unos 27 millones de soviéticos, más de la mitad de ellos civiles, murieron en la Segunda Guerra Mundial, lo cual significa que un 15% de la población soviética murió en ese conflicto –contra un 0,3% de la población estadounidense–; alrededor de 5 millones de soviéticos fueron deportados a Alemania; más de 1 700 ciudades y localidades, 70 000 aldeas y 30 000 fábricas soviéticas fueron destruidas.

Pero hoy se trata de borrar esa página fundamental de la historia de Europa y de la Historia mundial mediante la falsificación de los acontecimientos. La guerra fría, que dividió nuevamente Europa inmediatamente después del fin de la Segunda Guerra Mundial, no fue resultado de una actitud agresiva de la URSS sino del plan de Washington tendiente a imponer la dominación estadounidense en una Europa destruida por el conflicto bélico.

Los hechos históricos también son elocuentes en este sentido. Apenas un mes después del bombardeo atómico estadounidense contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, en septiembre de 1945, ya se calculaba en el Pentágono que para atacar la URSS se necesitarían más de 200 bombas atómicas. En 1946, cuando Churchill abría oficialmente la guerra fría con su discurso sobre la «cortina de hierro», Estados Unidos disponía de 11 bombas nucleares, cifra elevó a 235 en 1949, en momentos en que la Unión Soviética ni siquiera tenía aún la bomba atómica. Pero aquel mismo año, la URSS efectuó su primer ensayo nuclear y comenzó a construir su propio arsenal nuclear.

Aquel fue también el año de la fundación de la OTAN, en Washington, con objetivos claramente antisoviéticos, 6 años antes de la constitución del Pacto de Varsovia, firmado en 1955.

Al término de la guerra fría, como resultado de la disolución –en 1991– del Pacto de Varsovia e incluso de la propia Unión Soviética, la OTAN se extendió –también bajo la presión de Washington– hasta penetrar en el territorio de la ex URSS. Y cuando, luego de recuperarse de la crisis, Rusia reconquistó su lugar en la escena internacional estableciendo relaciones económicas cada vez más estrechas con la Unión Europea, el putsch de Ucrania –orquestado por Estados Unidos y la OTAN– vino a reinstaurar en Europa un clima de guerra fría.

Al boicotear, siguiendo los pasos de Washington, el 70º aniversario de la Victoria sobre el nazismo, Europa occidental –o más bien la Europa occidental de los gobiernos– está borrando la historia de su propia Resistencia al nazismo, historia que además traiciona con su respaldo a los nazis que forman parte del régimen de Kiev.

Pero esa misma Europa occidental subestima por demás la capacidad de Rusia para enfrentar las fuerzas que tratan de ponerla contra la pared. Esa Europa occidental vive con la ilusión de que puede seguir imponiendo su voluntad, cuando la presencia en Moscú de los principales dirigentes de las naciones miembros del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), comenzando por el presidente de China, y de muchos otros países, confirma que la dominación imperial de Occidente está en plena decadencia.

Britto García: “Oposición busca golpe o intervención extranjera”

por La Jornada

El autor de más de 60 obras, Luis Britto García, ofreció una entrevista a La Jornada, en la cual aseguró que la oposición que atentaba contra el Gobierno del Comandante Hugo Chávez es la misma que quiere derrocar al presidente Nicolás Maduro.

La oposición venezolana probó el golpe de Estado, la paralización total de la industria petrolera –es decir, de todo en ese país– y luego fue a las urnas sólo para regresar de nuevo a las calles. Ese periplo no logra convencer al prolífico escritor Luis Britto García (Caracas, 1940) de que algo ha cambiado en el antichavismo: “Había un dicho sobre los Borbones, que decía que ni han aprendido ni han olvidado nada. Es muy aplicable. La oposición que decía que había que salir de Hugo Chávez, es la que dice que hay que salir de Nicolás Maduro, del bolivarianismo. Es la misma. Yo he tenido discusiones con gente que estaba disgustada porque en Venezuela se había acabado el analfabetismo”. Ese es su criterio (Venezuela fue declarada territorio libre de analfabetismo, por la Unesco, hace más de 10 años).

La siguiente pregunta es inevitable consecuencia de la primera: ¿hay una salida para Venezuela que no pase por la anulación del adversario?

Britto García, autor de más de 60 obras, abogado, cuentista, autor de ensayos y dramaturgo, no pertenece al club de los optimistas: “Si la oposición ganara transitoriamente el poder, ¿qué hará ante su imposibilidad de continuar los programas de Chávez y ante la posibilidad de que el pueblo no se resigne? Veo una solución muy drástica. La oposición dice: ‘No nos vamos a dejar quitar el poder más nunca’. Así que muy posiblemente haya una intensificación del conflicto. Y una intensificación del conflicto en el cual una de las partes utiliza paramilitares, actos de terrorismo, la miro con una perspectiva muy lóbrega”.

Britto García pertenece, por invitación de Hugo Chávez, al Consejo de Estado, órgano consultivo del Poder Ejecutivo venezolano.

Aquí presentamos extractos de una extensa conversación que sostuvo con este diario.

–¿Adónde va Venezuela? ¿Cuál es la salida?

–A través de la guerra económica la oposición está apuntando a que haya un resultado contrario al bolivarianismo.

–¿Por qué apostaría a una vía que le ha fallado una y otra vez?

–Sospecho que el poder es muy sabroso, y que si lo pierdes no te resignas. Un poder que les daba acceso casi ilimitado a los ingresos petroleros…

–¿Por qué usar las mismas tácticas que ya han sido derrotadas? Finalmente, lo que llaman guerra económica parece una réplica prolongada del paro petrolero, donde terminaron por tener en contra a su propia gente, porque hicieron creer a la gente que Chávez no aguantaba una semana de paro.

–Sí, Giusti (Luis Giusti, presidente de Petróleos de Venezuela, Pdvsa, antes del chavismo) declaró eso, que Venezuela no aguantaba una semana sin petróleo. Y aguantó más de tres meses, claro, con un costo muy serio, con un PIB negativo.

–¿Entonces ahora apuestan a lo mismo que no les ha resultado?

–Exactamente, a lo mismo. Pero hay dos cosas. Uno, en Chile sí dio resultado, derrocaron a Salvador Allende. Otra, todo esto no es para lograr una salida democrática, sino para provocar una excusa para un golpe de Estado o una intervención extranjera.

–Mario Vargas Llosa participó en la entrega de un premio al opositor Teodoro Petkoff, en España, y dijo que lamentaba mucho que naciones democráticas no se hagan eco del reclamo de la oposición venezolana.

–Eso me recuerda unos versos del musical de Evita, que dice que tomó el poder una junta militar que no sentía la necesidad de ser electa. La oposición venezolana está en eso, pobrecita. ¿Cómo le vas a negar poder por el mero hecho de que no haya sido electa? Eso es una crueldad, es falta de educación. Ellos quieren tener el poder porque lo desean. Gran parte de esta gente viene de familias acomodadas, y como a todo niño malcriado se le ha creado la idea de que lo que yo deseo lo tengo que tener, si no, me tiro al suelo y hago una pataleta y papi me va a comprar el carro. Papi es Estados Unidos, que vendrá y derrocará a esos canallas que ganan las elecciones, me pondrá en el poder y me dará todo lo que yo quiera. ¿Qué intención tenían los atentados terroristas del año pasado? Llamar a que una facción del ejército se pronunciara y tomara el poder; eso figuraba en el manifiesto de Ledezma (Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, actualmente preso), y un espectáculo mediático que diga en Venezuela hay una situación de caos. En 19 municipios de 335 unos encapuchados han cerrado las calles y entonces justificas una intervención de Estados Unidos en defensa de la democracia.

El bigotito de Maduro

–¿Cómo llegó Venezuela a la actual situación?

–Cuando el CNE anuncia los resultados electorales (elección de Maduro en abril de 2013), Capriles dice a sus partidarios: salgan a la calle a drenar su arrechera. Viene una ola de violencia, perecen más de una decena de venezolanos, todos del bolivarianismo y ciudadanos neutrales, ochenta y tantos heridos, no hay una sola víctima de la oposición. Claramente fue violencia premeditada. ¿Qué sucede? Pues no hay reacción del gobierno frente a esa instigación a delinquir.

–Está haciendo una crítica al gobierno.

–Lo que se demuestra es que haga lo que haga el gobierno bolivariano será criticado. Si no actúa y si lo hace.

–Se le acusa de represor.

–Sí. En el caso de López, él llama a la violencia en una manifestación (del 12 de febrero de 2014) y como resultado queman la fachada de la fiscalía de la República y ve­hículos, y hay tiroteos cruzados en los cuales perecen una persona de la oposición y una del bolivarianismo, y hay una cantidad de heridos. Todo eso sucede en seguida de un mitin convocado por López. ¿Es un incidente aislado? No, comienza una ola de atentados terroristas que se prolonga durante varios meses, cortes viales que paradójicamente cercan a las zonas residenciales opositoras.

–Recuerdo haber visto la portada de un diario con el bigote de Maduro recortado a la manera de Hitler.

–Te da una idea de los procedimientos de la oposición venezolana. El mismo Tal Cual, usó una fotografía en la que Chávez estaba mostrando un clavel y le superpusieron una pistola. Eso es enteramente ordinario en los medios venezolanos, la falsificación de información…

–También es normal del otro lado. La hojilla (programa conducido por Mario Silva, favorito de Chávez) hacía eso.

–La hojilla desmontaba falsedades, nunca sacó a López con bigotito hitleriano. Los periódicos favorables al bolivarianismo sacan las posturas de la oposición. Hasta ha habido muchísimas críticas a Vanessa Davis (directora de El Correo del Orinoco) por eso, por ejemplo cuando habló favorablemente de un opositor al que despidieron de un medio.

El único país donde los pobres celebran y los ricos protestan

Britto cita con una sonrisa al escritor colombiano William Ospina, una de cuyas frases enamora a los chavistas: Venezuela es el único país donde los pobres celebran y los ricos protestan.

Es su punto de partida para remitirse a los tiempos anteriores al chavismo, cuando en Venezuela, dice, se torturaba y se mataba a los opositores. Se le ha citado a algunos intelectuales venezolanos que valoran los tiempos de la cuarta República, cuando Acción Democrática (socialdemócrata) y Copei (socialcristiana) se turnaban en el poder.

“En ese país donde no había protestas ocurrió el caracazo (un alzamiento popular contra un paquete económico, en 1989, que culminó con centenares de muertos), la primera protesta de un país contra el Fondo Monetario Internacional (FMI). En Venezuela se tiraba a los detenidos políticos desde helicópteros sobre el mar o sobre el cerro; se practicaba todo tipo de torturas. Es un mito eso de que Chávez fue el que nos separó.”

–Una parte de la oposición llevó al poder a Chávez.

–Por sus propios errores. En Venezuela tenemos una oposición de oro, nos la debían conservar. Es una oposición que acepta el paquete del FMI y cuando la gente sale a protestar realiza una hecatombe nacional. Es una oposición que de repente decide que no cree en el Consejo Nacional Electoral y pierde todas las curules en la Asamblea Nacional.

–En 2005, sí. ¿No ha cambiado la oposición? Tras varios errores ha optado por la vía electoral.

–Bueno, sí, la vía electoral que consiste en que si yo gano está bien, y si no ganó salgan a drenar su arrachera y a matar chavistas.

–Capriles aceptó la derrota.

–No, no la aceptó.

–Me refiero al menos a la última elección de Chávez. Después, como dijo un líder opositor, se trataba de estrategia: dejar a Maduro herido de un ala.

–Sí, y para herir a Maduro de un ala mataron a una docena de venezolanos e hirieron a ochenta y tantos. ¿Cuál es la diferencia con la estrategia del golpe? López y otros políticos deciden empujar una salida, para instalar un gobierno de transición, fuera de la Constitución y para eso se lanza una oleada de atentados terroristas en todo el país…

–Finalmente, la oposición se convenció de que si no quitaba electores al chavismo nunca podría ganar, y dio un giro en su discurso.

–Después de que han metido la pata infinidad de veces, deciden perder un poco la vanidad. Después de que fracasan en varios intentos deciden que lo mejor es seguir manejando la cosa desde bastidores: ‘Vamos a sacar a nuestros títeres para que lleguen al Palacio de Miraflores o bien el pueblo les caiga a pedradas, pero a ellos, los empresarios no podemos seguir haciendo chambonadas’. ¿Pero quién financia las campañas de Capriles? Ellos, los empresarios.

–¿Cuál es el papel de Gustavo Cisneros (el Carlos Slim venezolano) ahora?

–Después de haber sido el factor principal del golpe sacó una carta pública diciendo que esa doctrina de que los medios de comunicación eran los actores políticos no era lo mejor para el entendimiento del país. Siguió siendo de oposición, pero dejó de llamar a botar al presidente, por eso la derecha lo detesta. Quizá el que tiene ahora el papel de talibán de esa derecha irredenta es el diario El Nacional, y no lo lee nadie. La derecha por lo menos debería leerlo, darle anuncios, pero está muriendo de inanición.

–Ellos dicen que por falta de papel.

–Todo mundo tiene papel. El Estado venezolano gasta infinidad de dólares preferenciales en favor de los editores.

–¿Cuántos diarios han cerrado?

–Hay una cosa llamada capitalismo. De esas remesas de papel a dólares preferenciales el diario El Universal compra, retiene y acapara. Hay un pleito, pero es un pleito entre ellos, entre los importadores de papel. Y en Venezuela hay más o menos el mismo número de periódicos que había cuando llegó el bolivarianismo, aparecen o desaparecen.

–Usted escribía en El Nacional.

–Estoy vetado, como gran cantidad de los escritores importantes de Venezuela.

Papel sanitario y los bachaqueros

–Está la propaganda, pero también es cierto que si no tienes papel de baño, hoja de rasurar, jabón, claro que vas a estar arrecho (encabronado). ¿O no?

–Claro. La pregunta es por qué no tienes papel de baño. El gobierno da a los empresarios dólares a precios preferenciales: 6.30 por dólar. Los empresarios importan esos bienes y después los esconden.

–La red de mercados creada por el gobierno no ha podido entonces ser un contrapeso.

–Sí, ahí hay un contrapeso, pero también otra situación grave. Han surgido los bachaqueros, individuos que se especializan en hacer colas y compras por cantidades inmensas, que llevan cosas al camión y vuelven a las colas, luego revenden a cinco o 12 veces el valor de los productos. Una parte de eso va de contrabando a Colombia (los bachaqueros deben su nombre a una población fronteriza que se especializa justo en el contrabando). Maduro ha declarado que casi 40 por ciento de lo que se produce o importa se va de contrabando a Colombia, empezando por la gasolina.

–Lo he visto en la frontera.

–Eso se ha extendido a medicinas, a diversos productos. Entonces tenemos, primero, escasez estratégica creada por los propios empresarios que han recibido dólares preferenciales para importar. Ahora, el que está en la cola no piensa que el empresariado lo estafó, culpa al gobierno. Llevo años diciendo que ante la gravedad de la situación el gobierno debería asumir el control de las importaciones de bienes de primera necesidad.

–En la entrega del premio a Pet­koff se dijo también que hacer periodismo en Venezuela es peligroso para quienes defienden la libertad.

–A Petkoff no le ha pasado nada.

–Tiene varias demandas y no puede salir de Venezuela.

–Cuando dieron el golpe de Estado, él sacó un editorial titulado Ciao, Hugo, celebrando que habían secuestrado a un presidente electo. ¿Qué le pasó a Teodoro Pet­koff por eso? Nada. Ha seguido sacando una publicación que nadie sabe cómo sigue saliendo. Su periódico no lo lee nadie.

–Lo mismo que ocurre con las publicaciones cercanas al chavismo, como CCS o El Correo del Orinoco.

–Son periódicos muy nuevos.

–Esta batalla que el proyecto bolivariano enfrenta con la oposición, con Estados Unidos, ¿le impide ver sus propios errores, sus propias limitaciones?

–Espero que no.

–Menciono una: las divisiones internas del chavismo.

–En realidad ha habido muy pocas divisiones en el chavismo. Las elecciones de sus candidatos no son perfectas, siempre hay quejas. Pero en el conocimiento que tengo de toda la historia republicana de Venezuela ha sido como el proceso menos imperfecto que se ha hecho. El bolivarianismo guarda una gran coherencia, entre otras cosas por algo muy pragmático: bueno si nos dividimos qué va a pasar, nos hundimos todos.

¿Por qué Maduro es pendejo y Bush no?

–El día de la toma de posesión de Maduro, José Vicente Rangel (ex vicepresidente con Chávez) me dijo: Nicolás cometerá un gran error si quiere ser Chávez. A los ojos de muchos lo ha cometido.

–Nicolás ha venido tomando cada vez más cancha. De una posición en segunda fila lo pasan a dirigente público con el enorme peso de la ausencia de Chávez. Un papel tan difícil. Entonces que él tienda a repetir algunos de los estilos, de las poses de Chávez, es lógico, fue su formación política. Chávez dio un aval para que él fuera el candidato en caso de su muerte, entonces obviamente tiene que seguir algo en el estilo. Obviamente todo el mundo sabe, y el primero que lo sabe es Maduro, que él no es Chávez. Creo que ha estado actuando cada vez más con mayor soltura: tiene un discurso que medular, dice cosas, no meramente ostenta frases.

–Por lo que se conoce de Maduro en América Latina se multiplican los comentarios del tipo de ya habló con un pajarito, a ver con qué pendejada sale ahora.

–Me queda claro. Pero, ¿por qué es pendejada que él diga que pensó que un pajarito decía algo y no que Bush diga que él habla con Dios? Bush decía tranquilamente que hablaba con Dios directamente. ¿Quién no le ha hablado a un animalito, a un gato, a un perro? Ahora, cualquier cosa que diga Maduro la convierten en pendejada, desde luego descontextualizando o simplemente inventándola. Él, como todo ser humano, debe haber cometido alguna que otra equivocación, un lapsus, pero tiene un discurso coherente, con médula.

Los chavistas que regresaron

Britto toma la palabra para preguntar: ¿Los 3.5 millones de venezolanos que están estudiando en universidades públicas van a consentir que las cierren y los boten a la calle? Hay también más de 3 millones de pensionados, una de cada 10 personas. ¿Permitirán que les digan que se vayan a morir de hambre? Es una perspectiva inquietante. ¿Qué va a hacer la derecha? ¿Va a seguir las políticas sociales de Chávez?

–Eso han prometido.

–Y si es tan bueno el bolivarianismo que ellos quieren continuar sus políticas, ¿por qué no se inscriben en el PSUV, por qué no lo apoyan?

–Dicen que van a hacer lo mismo pero sin corrupción ni clientelismo, sin los pecados del chavismo.

–¿Va a hacer políticas democráticas gente que toda es salida de la clase alta y apoyada por EU? ¿Van a hacerlo personas que han estado todo el tiempo por la privatización de Pdvsa, la fuente de donde sale el gasto social? La inversión social en Venezuela llega a 60.2 por ciento como promedio de todo el gasto público. ¿La oposición hará eso? Cuando gobernaron los que ahora son oposición el gasto social no rebasó nunca 25 por ciento.

–La oposición comprendió que no podía ganar si no arrebataba parte de sus electores al chavismo.

–Ese sector del chavismo regresó pronto. Maduro ganó ciertamente con punto y medio de ventaja, pero en las elecciones regionales de un año después, el chavismo ganó con más de 11 puntos de ventaja.

–Lo que dice da muchas luces, pero no tranquiliza a nadie.

–Un poquito de intranquilidad siempre es buena.

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al neofascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

NapoliNoWar

(sito momentaneamente inattivo)

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: