¿Puede el fascismo ser opción de poder en Venezuela? Cuidado con los despechos

Risultati immagini per chavismo maduropor Julio Escalona

Antes de plantearme la reflexión anunciada en el título que la precede, debemos revisar los acontecimientos mundiales y muy especialmente debemos revisar el proceso brasileño y obviamente, las perspectivas hacia donde va marchando el proceso político venezolano, que viene siendo guía de transformación en la región latino-caribeña.Como ocurre en los amores humanos, los despechos, unidos a lo que pueda ser formas de desencanto, suelen ser, a veces, de sorpresivas y extrañas consecuencias.

Milton Friedman, en Chile, fue guiando los pasos para, sobre la base de un golpe de Estado, transformar radicalmente la sociedad chilena. La creación de un estado de Schok fue uno de los presupuestos iniciales de él y sobre esa base desarrolló la idea de que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable.

Friedman: lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable

Esta es una frase del padre contemporáneo del neoliberalismo, Milton Friedman, el asesor de Pinochet. Considero a Friedman un criminal de guerra, como lo es Jair Bolsonaro, quien podría ser el próximo presidente de Brasil. No tanto por lo que haya hecho hasta ahora, sino por lo que promete que hará. Confío en que el pueblo brasileño derrotará el fascismo.

Esa frase,frecuentemente citada, la ha difundido ampliamente Naomi Klein, en su famoso libro, La Doctrina del Schok, El Auge del Capitalismo del Desastre. La referencia más inmediata es el caso del golpe de Estado y el asesinato, contra el presidente chileno Salvador Allende. La cita es la siguiente:

“Solo una crisis —real o percibida— da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo dependen de las ideas que flotan en el ambiente. Creo que esa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible, se vuelva políticamente inevitable”.

Esto supone que la población vaya siendo colocada en estado de Schok, es decir, que la inseguridad, el miedo, el autoritarismo y en general, las políticas represivas, vayan convirtiéndose, ante el dominio de la inseguridad y el miedo, más el trabajo de la guerra mediática y las operaciones de guerra psicológica, en proceso de modelamiento de las aspiraciones populares. Por tanto, que en estado de Schok, lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable. Esta es, precisamente, una de las bases del crecimiento de las corrientes fascistas en el mundo de hoy.

En cierta manera, eso es lo que quiero significar con los despechos, que son tan grandes como el amor que los provoca. En parte por eso, el crecimiento en Brasil de un movimiento ant-PT, que está llevando a respaldar a Bolsonaro, el que afirma que los petistas deben ser fusilados. Cuidado con los despechos y la confianza en los precios acordados con los que nos quieren derrocar. Creo que hay empresarios con los que se puede acordar precios, pero con empresarios transnacionales como Polar, “ni un tantico así”, como suele afirmar el pueblo venezolano.

Elcapital financiero, la industria militar y el narcotráfico constituyen la médula del capital contemporáneo

En mis trabajos le he venido dando gran relevancia como factor de poder, al narcotráfico. Pero ha sido Vladimir Adrianza quien lo explicitó dándole una significación profunda, en una conferencia que dictó en la Casa de Bello, dirigida por William Osuna, el jueves pasado, O4 de octubre del presente año. Mario silva también ha estado destacando los méritos de Vladimir Adrianza.

Van desapareciendo los espacios de negociación interclasista, base de la democracia representativa

En los modelos keynesianos el ingreso de los trabajadores es una de las claves para el crecimiento de la inversión y por tanto, el crecimiento y desarrollo de la economía y la sociedad. Las políticas neoliberales han revertido esta situación.

Se ha impuesto una súper explotación de los trabajadores apegadas rigurosamente a políticas de mercado, que han liquidado las negociaciones interclasistas (sindicatos y organizaciones empresariales), con intervención del Estado como aparentemente mediador. Al desaparecer los espacios para la negociación interclasista, sólo queda el espacio del mercado, ampliamente dominado por el capital. Lo que políticamente significa un dominio de las soluciones de poder con características autoritarias.

De esta manera, ha ido desapareciendo uno de los fundamentos de la democracia representativa y las reglas del mercado internacional, se van imponiendo, lo que le da a las relaciones obrero-patronales una clara tendencia autoritaria.

En un ensayo “Conflictos mundiales y el tránsito del Estado del Bienestar a la Globalización Neoliberal”, publicado en mi libro “Geopolítica de la Liberación”, editado por “El Perro y la Rana, sostengo varias ideas que complementan, aclaran, amplían y precisan lo que vengo diciendo.Citaré algunos párrafos.

“Esta concentración del capital, implica también concentración del poder político, por tanto, control social, cultural, comunicacional, del pensamiento y de los imaginarios colectivos, es decir, la capacidad, para modelar los sueños e ilusiones de la humanidad, la capacidad para forjar la realidad más allá de nuestra conciencia, más allá de lo que puedan ser nuestras aspiraciones íntimas.”

Esta conformación del poder mundial es incompatible con la democracia, con la diversidad de la vida humana y natural. Es incompatible con la paz, con los acuerdos interclasistas, con la convivencia humana, con los derechos humanos… La violencia y el uso de la fuerza, que configuran terror y miedo, se van convirtiendo como la mediación social y política por excelencia, como expresión de la dominación del capital.”

“Como consecuencia, todas las conquistas políticas, sociales, culturales obtenidas a través de la lucha secular de los pueblos, van siendo negadas sistemáticamente. El Estado del bienestar está siendo desmantelado.”

El totalitarismo es la solución política mediante la cual el capital financiero y la cúpula militar asociada a él, pueden implementar formas de gobierno opresivas, discriminatorias y dictatoriales. Necesita, por tanto, recurrir al uso de la fuerza y la violencia de manera regular, sistemática y permanente.

El miedo, la inseguridad, la desconfianza, deben ir generando el totalitarismo fascista como una demanda social. El caso Venezuela

  • La fortaleza de los valores populares solidarios, ha sidobase de la fuerza gubernamental

Por una parte, se van creando circunstancias que vayan conformando una vida cotidiana que cada vez más se parezca a un infierno. Por tanto, fue necesario ir destruyendo el efecto tanto de las políticas sociales del presidente Chávez, como de su acción pedagógica orientada a ir revolucionando la conciencia estimulando las relaciones de cooperación, lo que fue desarrollando imaginarios fundados en la solidaridad, en la fraternidad.

Los efectos de las políticas sociales y de la conformación de imaginarios solidarios le fue dando una gran fortaleza al proceso chavista y pudo declararse antimperialista, socialista y seguir adelante.

Sobre esta base se fuederrotando el golpe de Estado de abril de 2002, el golpe de Estado-paro petrolero de 2002-2003 y todas las acciones conspirativas hasta diciembre de 2015.

  • Golpear la vida cotidiana, estimular el individualismo y deteriorar la solidaridad

Para diciembre 2015 la derecha comprendió que sin derrotar los imaginarios solidarios y las convicciones del pueblo chavista, no podría derrotar al proceso bolivariano. Sobre esa base logró darnos la primera derrota significativa, que pudimos neutralizar.

Pero la derecha confirmó que nuestro punto a ser atacadol era y es precisamente, la destrucción de los imaginarios y las practicas solidarias. Ahí ha estado y está centrada la ofensiva.

  • La guerra económica

Lo que se ha llamado guerra económica, va mucho más allá de lo económico pues es una ofensiva contra todos los valores, las convicciones y los sueños de la gente.

Los componentes más específicamente económicos son la inflación y la escasez inducidas, el acaparamiento, el llamado “bachaqueo”, el contrabando de extracción… Esto refuerza los efectos sobre la vida cotidiana, las relaciones interpersonales, la relación con el gobierno, con la militancia y la vida compartida de manera solidaria, en fin, conforma un entramado de frustraciones, depresión, tristeza, en fin, afecta la esperanza y el espíritu de lucha en la medida que afecta el consumo, la posibilidad de una vida digna.

  • Inseguridad, desconfianza en el gobierno y quinta columna

Hayotros factores que complementan los anteriores y que tienen un gran poder destructivo. Ellos son la inseguridad y la desconfianza en el gobierno por los problemas de la corrupción, ineficiencia y burocratismo.

Finalmente, está la acción de la quinta columna, la derecha infiltrada en nuestras filas, que, según mi opinión,tiene que ver con la crisis de los servicios públicos. En nuestro país se viene dando la circunstancia de que los servicios de agua, electricidad, salud, transporte, aseo urbano, etc. han entrado en crisis simultáneamente, golpeando de manera muy severa a toda la población, acentuando el carácter dramático de la vida cotidiana. Esto no puede ser una simple casualidad. Requiere de una mano que coordine

  • El totalitarismo fascista como demanda social

Estas realidades van favoreciendo las soluciones individuales, el negativismo, la pérdida de la fe y sobre esa base trabaja la derecha y se refuerza la campaña para desmoralizar y sembrar pesimismo.

La inestabilidad, la inseguridad, el miedo, el pesimismo, la pobreza o el temor a caer en ella, van creando una base social, que, acompañada de la guerra mediática y las operaciones de guerra psicológica, van impulsando condiciones para avanzar a soluciones fascistas, autoritarias, que puedan, supuestamente, enfrentar el caos, sólo para enfrentar un caos peor: el de los desollados, los “picados” o descuartizados, el de las fosas comunes… En verdad, ese es el futuro que ofrecen, como si ese no fuera un pasado que ya vivimos.

Ya es evidente que la pobreza, el pesimismo, la falta de confianza en el futuro y particularmente el miedo, van generando rechazo a todos los que sean considerados diferentes. Al que tiene otro color de piel, otra religión, otra nacionalidad, otro idioma, otra sexualidad, etc.

Pese a todo, todavía existen los que pueden convertir al fascismo en una demanda social. Ya lo han hecho con Hitler, con Mussolini, Franco, Pinochet, con Videla… Y ahí está Piñera, gobernando Chile, que se ganó el premio de la Corte Internacional de Justicia, pese que las costas bolivianas le fueron arrebatadas mediante un acto de guerra. Ahí está el sicario general, Almagro, ganándose unos dólares apuñalando por la espalda al pueblo venezolano.

Ahí está Julio Borges y los demás dirigentes opositores clamando por la intervención militar en Venezuela, en una conjunción de fuerzas estatales y mercenarias.

El miedo como instrumento de cohesión social

  • Una institucionalidad fundada en pactos mafiosos

La inestabilidad, la inseguridad, la violencia y el miedo son armas claves de la dictadura del capital financiero. Con el apoyo de la guerra mediática y las operaciones de guerra psicológica, se va creando una histeria fundada en la inseguridad y la amenaza de una suerte de violencia permanente que golpea desde cualquier lugar, sorpresiva, artera.

Es la manera como se van creando los vínculos mafiosos. Primero, te genero miedo, incluso terror y luego te ofrezco protección. Destruida la cohesión social que daba un pacto social entre diversas clases, con la mediación del Estado, orientado a satisfacer demandas sociales como garantía de estabilidad basadas en determinados niveles de empleo y de ingresos, lo que queda es la solución autoritaria. Eso es lo que le da base al programa de Jair Bolsonaro: protección basada en la violencia y la condena del Estado.

Desorganizar la institucionalidad existente, destruir los procesos de organización popular, de asociación y en general de cooperación solidaria.Al abolir las relaciones y acuerdos interclasistas y avanzar hacia la construcción de una sociedad mundial de carácter totalitario, la violencia y la guerra se convierten en el modo de existir de una sociedad que tiene como ejes a los bancos, la industria militar y el narcotráfico.

  • El poder es una cúpula militar-financiera-narcotraficante, que hace superfluo al Estado y le confiere atribuciones, básicamente represivas.

Ya he señalado el importante aporte de Vladimir Adrianza sobre este tema, que Mario Silva se ha ocupado de destacar.

Esa concentración del capital, implica también concentración del poder político, por tanto, control social, cultural, comunicacional, del pensamiento y de los imaginarios colectivos, es decir, la capacidad, para modelar los sueños e ilusiones de la humanidad, la capacidad para forjar la realidad más allá de nuestra conciencia, más allá de lo que puedan ser nuestras aspiraciones íntimas.

Ha surgido así la peor dictadura sobre el pensamiento, el alma y el corazón de la humanidad y la siempre generosa naturaleza. La dictadura mediática es uno de los poderes que va modelando todo, tratando de subordinarnos a la voluntad de los grandes especuladores financieros.

Esta conformación del poder mundial es incompatible con la democracia, con la diversidad de la vida humana y natural. Es incompatible con la paz, con los acuerdos interclasistas, con la convivencia humana, con los derechos humanos… La violencia y el uso de la fuerza, que configuran terror y miedo, se van convirtiendo como la mediación social y política por excelencia, como expresión de la dominación del capital.

Como consecuencia, todas las conquistas políticas, sociales, culturales obtenidas a través de la lucha secular de los pueblos, van siendo negadas sistemáticamente.

La soberanía, la autodeterminación de los pueblos y la igualdad jurídica de los Estados, son víctimas inmediatas del capital financiero.

Desorganizar la institucionalidad existente, destruir los procesos de organización popular, de asociación y en general de cooperación solidaria, son tareas esenciales de este poder totalitario.

¿Se van dando condiciones para el surgimiento en Venezuela de un poder fascista como demanda social?

Mi respuesta es afirmativa. La base social fascista existe, pero le ha faltado un liderazgo y las circunstancias políticas que le permitan manifestarse con posibilidades de triunfo. Tiene mucho que ver con aciertos de la conducción política chavista, que les han impedido moverse con posibilidades de éxito.

  • Las convicciones democráticas del pueblo venezolano están muy arraigadas

El proceso bolivariano ha sido muy importante para la consolidación de esas convicciones y la práctica política de la derecha, muy influida por prácticas fascistas, ha contribuido a fortalecer los principios democráticos de la sociedad venezolana.

  • Lejos deestancarlas, la agresión imperial las ha fortalecido

El pueblo venezolano ha conocido la agresión imperial, la ha sufrido y en esa misma medida, se ha hecho más antimperialista.

  • La labor pedagógica del Presidente Chávez ha sido esencial

Al poner al día la tradición mirandina y bolivariana, que tuvo efectos trascendentes tanto en la práctica como en el pensamiento. Chávez les dio un poderoso soporte a las convicciones del pueblo venezolano.

  • La dirección chavista ha hecho su trabajo

Encabezada por el presidente Maduro y Diosdado Cabello, pese a las debilidades del PSUV como partido, ha sabido mantener viva la tradición antimperialista. El discurso del presidente Maduro en la ONU, fue un buen ejemplo sobre el mantenimiento de esa continuidad.

  • La corrupción, el burocratismo, las inconsecuencias, hacen daño y de no corregirse pueden horadar la conciencia del pueblo chavista

Este pueblo, aun cuando siga siendo bolivariano y precisamente por serlo, puede darle la espalda a la dirección chavista y no sentirse obligado a defender un proceso en el que vaya perdiendo confianza.

La libertad de los empresarios para hacer lo que les venga en gana, particularmente en lo que tiene con la fijación de precios, está golpeando seriamente el estado de ánimo de la población. Una sensación de indefensión va creciendo, sensación que luego se encuentra con los problemas en el transporte, en la salud, el aseo urbano…

Los efectos perversos de los errores gubernamentales

El gobierno, pese a la acertada política económica del presidente maduro, no ha sabido enfrentar eficientemente la llamada guerra económica. La gente va sintiendo que no hay suficiente firmeza en el enfrentamiento a las maniobras de la derecha. Siente que dentro del gobierno hay cómplices, incluso, gente que se beneficia de la crisis.

La guerra de precios y la creencia en que los grandes empresarios respetarían los llamados precios acordados, ha creado muchas dudas y se comienza a hablar de nuevo de falta de gobierno.

Los grandes empresarios han neutralizado los efectos del aumento salarial, la situación se deteriora día a día y no se toman medidas. Hemos como regresado a la situación que se creyó cerrada el 20-08-18.

¿Cómo reaccionaría la gente ante la oferta engañosa de un grupo de poder que ofrezca poner orden?

Poner orden a la especulación con los precios, a la escasez, a la inseguridad, a la crisis en los servicios públicos (agua, electricidad, salud, etc.), que ofrezca severas penas de prisión a los bachaqueros, a los que los promuevan, al que compre. Encarcelar a gerentes de bancos, de grandes empresas y así por el estilo.

Que ofrezca armar a la gente para acabar con los corruptos, con los especuladores, con grupos de extranjeros, en fin, con un programa fascista disfrazado de bolivariano ¿Cómo reaccionaría la gente?

Claro que esos serían ofrecimientos demagógicos que no se cumplirían o de cumplirse, sería asesinando chavistas.

Segunda parte, breve mención a lo ocurrido en Brasil

¿Dónde ganó el PT?

Más que donde ganó el PT, debemos preguntar, ¿dónde ganaron las corrientes patrióticas? Donde hay claras victorias, generalmente no fue un triunfo del PT, sino de movimientos sociales que se han mantenido trabajando codo a codo con el pueblo. En otros lugares donde antes se triunfaba, ahora hay sentimientos anti-PT. No quiero significar que en ninguna parte haya ganado el PT por su propio esfuerzo.

El PT no hizo un serio trabajo de politización

Esto demuestra que solamente con políticas sociales no se ganan elecciones, mucho menos se forma a un pueblo para la defensa de la patria en tiempos donde la agresión imperial siempre está a laorden del día.  En Brasil, hubo un éxito importante en logros sociales, pero no en el desarrollo de la conciencia de la gente.

Esta es una seria advertencia para el proceso venezolano. Es legítimo promover los éxitos en la construcción de viviendas, pero eso es insuficiente. Es la educación y la práctica política lo que eleva al pueblo.

 

El PT no privilegió la política antimperialista, la defensa de la soberanía…

En más de una ocasión Dilma trató de evitar responsabilidades al gobierno de EEUU en diversas dificultades que afectan a los pueblos, incluido el pueblo de Brasil. Se creyeron el cuento de la buena vecindad. Se creyó en la buena voluntad de Obama, quien hizo un récord mandando a asesinar, con el uso de drones, a los que, colocados en la llamada lista negra de la CIA, tenían la acusación de terroristas.

¿Será por eso que Dilma no resultó electa para integrar el senado de Brasil?

Pese a los ilimitados méritos que acumuló, no fue electa. Hay que reflexionar sobre eso y sacar conclusiones, no sólo para el presente sino para el futuro.

Esta reflexión sobre Brasil queda abierta. Está emparentada con nuestro futuro común, con el torrente de pueblo y de militantes honestos, que, de todas maneras, a pesar de los desaparecidos, asesinadosque se produzcan hoy, sabemos que este esfuerzo no se perderá. Al final los pueblos, la justicia, la solidaridad, la fraternidad, la democracia, la paz y los derechos humanos triunfaran. Los bolsonaros no triunfarán y pase lo que pase, terminarán cubiertos por el oprobio y la vergüenza. Igualmente ocurrirá con los llamados “evangélicos”, que hoy los respaldan.

Complementaciones al debate sobre la experiencia brasilera

  • El debate entre regalar las cosas o fijar un precio de mercado

Luego queda una discusión pendiente que yo la he planteado en más de una oportunidad. Se trata del conflicto entre la práctica de regalar las cosas y fijar un precio de mercado. Creo que eso sea una solución. Regalar es absolutamente pernicioso. Cuando se entrega una casa se esta transfiriendo naturaleza y trabajo. Es necesario que la gente entienda y valore eso y entienda que dicho costo debe ser compensado.

  • La retribución solidaria y la gratitud sincera

Yo he dicho, que hay que desarrollar el concepto de la retribución solidaria. Es decir, no sólo se debe compensar con dinero, pues no podemos confirmar que el dinero es la relación que media todas las relaciones sociales. Eso es propio del Capital y el capitalismo, pero una nueva sociedad debe establecer formas de mediación entre la gente, distintas al dinero.

Lo que sí se debe confirmar es que lo que se recibe hay que compensarlo, retribuirlo. Lo más esencial es desarrollar la gratitud sincera pues el solo acto de agradecer espiritualmente, puede cambiar muchas relaciones, entre otras, la relación mercantil. Ese lugar común de que amor con amor de paga, tiene un sentido profundo. Lo que hay que sustituir es la palabra pagar, que refiere a una relación mercantil.

  • La vivienda no puede ser una simple reproducción del rancho

No se trata, desde un punto de vista clasista, de despreciar el rancho. Este fue un momento de nuestra existencia, que nos permitió un refugio, un lugar para la vida. Yo conocí ranchos muy pobres, pero muy llenos de esperanza, de gratitud.

Desplegar la relación amorosa, sincera, puede desarrollar una gran fuerza espiritual. A partir de la generación de esa fuerza, se puede originar un poder, sí, un poder, orientado hacia la retribución sincera, amorosa. La gente puede, con ese sentimiento, encargarse de los jardines y la siembra comunal, del cuido de la limpieza, de la seguridad… En fin, de tareas que determinen que la vivienda que se recibe no sea una simple prolongación del rancho que rememore desdicha y abandono, sino la perspectiva de una nueva vida, de un nuevo amanecer iluminado por la esperanza y el espíritu del que está construyendo otro porvenir distinto a la fijación de un precio de mercado o del que trata la nueva vivienda como si fuera un rancho, una reminiscencia de un pasado que muchos consideran oprobioso.

  • La política social no es suficiente

Se puede realizar una política social muy exitosa, pero el pueblo sigue observando que existen importantes privilegios, especialmente en el orden material. Que el modo de vida de funcionarios en los más diferentes niveles de gobierno, no se corresponde con una conducta ajustada a la ética revolucionaria.

Que altos y medianos funcionarios no terminan de bajarse de los carros negros, con un buen grupo de escoltas, mientras el pueblo padece las consecuencias de la crisis, es algo que sigue provocando graves daños. Hasta odio. Ese odio es el que puede generar que un Bolsonaro cualquiera, liderando el odio y el resentimiento social, pueda llegar ser presidente de un país tan importante, tan lleno de glorias, como Brasil.

  • El liderazgo fundado en la luz sin fe, en lucifer

Ese liderazgo, fundado en el resentimiento y el odio, así sea en el nombre de Dios, que es el peor odio que puede existir, pues se funda en la luz sin fe, es decir, en Lucifer, el diablo. Ese liderazgo, muy “evangélico” él, es el que podría infiltrarse a través de nuestras fronteras y destruir al proceso bolivariano, sobre todo si este se fundare en el odio de clase y no en la solidaridad clasista que se trasmuta en amor a la humanidad, que aun cuando por fuerza de las circunstancias tenga que ir a la guerra, nunca será una guerra para oprimir y someter al otro, sino para liberarlo y redimirlo. Somos herederos de las guerra que realizó Bolívar, que nunca fueron para oprimir sino para liberar.

La fe de mendigo o de comerciante

La luz sin fe es aquella que se transforma en fe de mendigo o fe de comerciante. La metáfora es que el mendigo que vive pidiéndole a Dios: una casa, un carro, dinero… Como si Dios fuese su secretario. O la fe del comerciante, que lo que hace es vivir proponiéndole a Dios una suerte de tratos comerciales: si me das esto, yo hago aquello.

No es la fe del “evangélico”, que bastardea los evangelios pues es capaz de, en nombre de Dios, apoyar a alguien que defiende la tortura, la pena de muerte contra los homosexuales, los pepetistas…

Me quedo con la fe de los mártires de Chicago, de los comunistas que entregaron la vida a cambio de un futuro mejor para la humanidad

Me quedo con la fe de los que, aun cuando proclamaban que no creían en Dios, se fueron a las numerosas guerras que el capital ha promovido y promueve, y lo siguen haciendo hoy, en nombre de un futuro mejor, que saben que no lo vivirán, pero mueren sabiendo que un día habrá una humanidad, que sí verá ese futuro. Me atrevo a creer que esos militantes han muerto, de alguna manera, bendecidos por Dios.

Me quedo con la fe de los mártires de Chicago, que un 1° de mayo, cuando posteriormente los condenaron a la horca, por un crimen que no habían cometido, fueron capaces de decir estas hermosas palabras: “Salud tiempo, en el que nuestro silencio, será más poderoso que nuestras palabras que estrangula muerte”. Eso se llama fe, prefirieron enfrentarse a la muerte, antes que salvar la vida para respaldar a un criminal como Jair Bolsonaro, que a lo mejor mañana viene a asesinar, a violar, a descuartizar a las venezolanas y venezolanos, incluidos nuestras niñas y niños.

Un juramento parecido hicimos los guerrilleros de los 60

Por eso somos críticos, por eso denunciamos a la derecha infiltrada, a la quinta columna. Por eso hemos mantenido una conducta insobornable, porque preferimos el silencio de la muerte antes de vendernos a cambio de beneficios materiales, inmediatos. Allá los traidores, los que se han corrompido.

La “oposición al gobierno” de Maduro

Immagine correlatapor Pasquale Gallifuoco

Lo que en Venezuela se denomina “oposición al gobierno”, en Europa no sería definida como tal con base en su forma de proceder, sino como “grupo terrorista”, ya que las acciones de dicha “oposición” consisten generalmente en ataques violentos de los cuales los ciudadanos venezolanos son víctimas. Sin embargo, esa situación se presenta de manera desvirtuada en los medios de comunicación tanto europeos como estadounidenses, donde los verdugos son mostrados como víctimas, como el pueblo que reacciona contra las autoridades que supuestamente los oprime, cuando es algo que está muy lejos de la realidad.

En medio de un asedio internacional en el cual las sanciones económicas se suman a la cruzada mediática, el pueblo venezolano se ha hecho sentir alzando fuertemente su voz.

En la actual guerra mediática en detrimento de Venezuela, una de las principales acusaciones en contra del país sudamericano por parte de la prensa extranjera, según lo que sostiene la oposición al gobierno venezonalo, es el presunto fraude que hubo durante las últimas elecciones presidenciales. No obstante, dicha prensa omite convenientemente las declaraciones hechas por los 150 observadores internacionales provenientes de 40 naciones de Asia, América, África y Oceanía, quienes han enfatizado la transparencia y eficacia del sistema electoral venezolano durante el último proceso electoral, del cual no se conoce uno más transparente y riguroso en otros países. Esas mismas fuentes de la oposición,  manipuladas por gobiernos capitalistas, han manifestado que hubo una baja afluencia a las urnas en las elecciones, alrededor del 48%. Sin embargo, en otros procesos electorales como el de Francia cuando resultó electo Emmanuel Macron en el 2017, el porcentaje de afluencia fue del 42%; así como en Estados Unidos, donde Donald Trump obtuvo el 46% de los votos, con un 54% de afluencia a las urnas. Por lo tanto,  en estos dos casos, esa misma prensa extranjera ha optado por ignorar esos porcentajes de afluencia. Incluso, cuando en Colombia se eligió a Juan Manuel Santos como presidente de ese país en el 2014, el porcentaje de afluencia fue alrededor del 47%, es decir, muy similar al que obtuvo Nicolás Maduro, y este caso tampoco constituyó un factor que mereciera ser enfatizado en fase de análisis.

La revolución comenzada por el comandante Hugo Chávez ha reestructurado y reactivado la Salud Pública en Venezuela, la cual ha logrado aumentar de 5,346, en el 1998, a los 24,478 de la actualidad, el número de centros de salud en el país para servir a la población, lo que significa un incremento del 458%  y con esto se demuestra el apoyo que en los últimos años ha recibido el sistema público de salud en Venezuela. Otro tema que las crónicas también ocultan en lo que se refiere a la situación en Venezuela son las sanciones impuestas por países como los Estados Unidos, sus cómplices en el continente americano y la Unión Europea, contra el pueblo de Venezuela, las cuales han impedido a la nación hacer los pagos necesarios para la importación de medicamentos requeridos por la población. Esta situación fue denunciada durante la septuagésima primera Asamblea Mundial de la Salud que tuvo lugar en Ginebra, Suiza.

El bloqueo financiero le ha impedido a Venezuela realizar las operaciones bancarias necesarias para la compra de vacunas y medicamentos a través del Fondo de Maniobra y el Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud, provocando retrasos en los planes de vacunaciones en el país. Además, existe un embargo impuesto por parte de las grandes compañías multinacionales farmacéuticas que prohibe la venta de medicamentos a Venezuela.

En la presentación de los principios de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela hay que partir del Preámbulo, en el cual se exponen todos los principios fundamentales que han guiado a los redactores de este proyecto constitucional, posteriormente aprobado también por un referendo popular. En el mismo se comienza partiendo por los poderes soberanos del pueblo e invocando la protección de Dios. Después de la detallada exposición del Preámbulo, se evidencia, en particular, el artículo 2: “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.” Además, en el artículo 58 de la Constitución se establece la libertad de prensa, por lo cual cada persona tiene el derecho a una información adecuada, sincera e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de la Constitución. Por otra parte, el artículo 59 establece que el Estado garantiza la libertad de religión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público mediante la enseñanza u otras prácticas. En lo que respecta a Italia y otras partes de Europa, hoy en día, no hay un total respeto  a otros cultos, particularmente el islam, puesto que se prohibe la apertura y la construcción de mezquitas.

La nueva Constitución venezolana consta de 350 artículos divididos en 9 títulos, de una disposición derogatoria única, de 18 disposiciones transitorias y de una disposición final única. Al nombre original de “República de Venezuela” se le agrega el adjetivo “Bolivariana” en recuerdo y honor del primer Presidente de la Venezuela independiente, así como patrocinador de una federación única de Estados que se extendiera desde México hasta la Tierra del Fuego, como analogía y contraparte de los Estados Unidos de Norteamérica. Asimismo, Simón Bolivar había pensado que la capital de esta gran unión pudiera ser la Ciudad de Panamá, colocada justo al centro de aquel istmo, en ese entonces parte del territorio colombiano, que unía las dos partes de todo el continente americano. El haber agregado el adjetivo “Bolivariana” quiere, además, indicar una conexión entre la nueva Constitución y los ideales bolivarianos que se remontan al pensamiento del primer gran patriota latinoamericano, quien no por casualidad, fue llamado, y aún es designado de esa forma, “El Libertador.” Hay que reconocer que esta iniciativa fue tomada precisamente por el Presidente Chávez. El texto de la nueva Constitución introduce modificaciones significativas respecto a la Constitución del 1961. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se puede considerar también entre las Constituciones más avanzadas de Latinoamérica, sobre todo por las garantías que provee en relación a los derechos humanos, derechos de libertades civiles y políticas. Por consiguiente, la Constitución de Venezuela busca garantizar la libertad, la igualdad y la dignidad del pueblo venezolano como parte fundamental de sus principios y valores, en armonía con las mejores Constituciones tanto de Latinoamérica como del mundo. Con esta Constitución también los derechos de las poblaciones indígenas venezolanas han sido tomados en cuenta. La Constitución en sus artículos 302 y 303 regula el uso de los recursos económicos de la nación. El artículo 302 dice: “El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo.”

El artículo 303 dice: “Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando la de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela.”

No hay que olvidar que la intervención del Estado en la propiedad o gestión de los recursos naturales, especialmente del subsuelo, tiene una tradición muy antigua, que se remonta a la época clásica y que, de todos modos, hubo el famoso ejemplo de la nacionalización de los recursos petroleros que tuvo lugar en México bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas en 1938 y las sucesivas en Brasil en los años 50, también por el petróleo con la Petrobras durante la época de la presidencia de Getúlio Vargas; en Argentina bajo la presidencia de Perón; y por otros recursos minerales en Perú, Bolivia y Chile. En definitiva, muchos principios generales de la actual Constitución venezolana pueden trovar algunas analogías en ilustres precedentes históricos como la Constitución mexicana de 1917, la cual está aún vigente actualmente.

El presidente Nicolás Maduro después de las pasadas elecciones ha puesto de relieve que “el chavismo ha tomado de nuevo el camino de la victoria en un momento muy difícil”, gracias a la instalación de la actual Asamblea Nacional Constituyente.  

Salieron trasquilados

Risultati immagini per chavismo maduropor Julio Escalona

El discurso del presidente Maduro en la ONU fue excelente. Yo sé de la gran importancia que ese “segmento de alto nivel” tiene para los gobiernos del mundo, centros académicos, etc. Maduro sabía que, en las dramáticas circunstancias de hoy, iba a presentar un examen en el que estaba en juego nuestro futuro.

Pudo escribir ese discurso y leerlo. Prefirió el estilo verbal de Chávez y Fidel, más convincente y comunicativo. Logró desmontar consejas tales como la dictadura chavista, la masiva emigración de venezolanos, la crisis humanitaria, que los Duque, Piñera, Macri… difundieron. Llamó a Trump al diálogo, pues lo contrario es la guerra, y Trump sabe que si lo acepta debería ir cambiando la retórica agresiva y suspender los sobornos a Almagro por bueno para nada. Comprometió al Secretario General de la ONU a investigar el intento de magnicidio frustrado del 04-08-18. Parece que el autobusero les volvió a ganar.

¿Ha pasado el peligro de intervención? No, políticamente ganamos, pero hay que impedir que Trump incremente la escala de la guerra no convencional en desarrollo. Es necesario ganar cuatro batallas: uno, la batalla diplomática (en cada país y el mundo) y de la información.

Dos, la acción combinada de nuestras fuerzas armadas, de seguridad y de organización política de la población, coordinando y dirigiendo la preparación de la guerra de todo el pueblo, limpiándonos de paramilitares, bandas criminales, redes de narcotráfico y en lucha frontal contra la quinta columna, impidiendo la fractura de la FANB, objetivo de Trump.

Tres, estabilizar la acción de gobierno, opacada por la crisis crónica de los servicios públicos y de nuevo, el incremento descontrolado de los precios. La crisis crónica de los servicios es de carácter conspirativo. Que el Zulia siga dependiendo, después de tantos años, de la energía de El Guri, es insólito.

Los precios se van desbocando. Hay un sector de la burguesía, principalmente, pequeños y medianos empresarios, con los que se pueden acordar precios, pero con empresarios transnacionales como el grupo Polar, es una fantasía o complicidad. Después de los avances que se lograron a partir de agosto, no se puede dar marcha atrás. Cuatro, También se desboca la corrupción, el pueblo debe enfrentarla o por ahí podemos perder esta batalla.

Honduras 25>27oct2018: Foro Mesoamericano ALBA Movimientos

Nace un monstruo

Risultati immagini per Chavez fascismopor Atilio A. Boron

En una taberna maloliente de los barrios bajos del Munich de la primera posguerra un cabo desmovilizado del ejército imperial austriaco –fracasado como pintor y retratista- trataba de ganarse la vida apostando con los borrachos del local a que no lograban acertarle sus escupitajos desde una distancia de tres metros. Si los esquivaba, ganaba; cuando no, debía pagar. Entre una y otra tentativa vociferaba tremendos insultos antisemitas, maldecía a bolcheviques y espartaquistas y prometía erradicar de la faz de la tierra a gitanos, homosexuales y judíos. Todo en medio de la gritería descontrolada de la clientela allí reunida, pasada de alcohol, y que repetía con sorna sus dichos mientras le arrojaban los restos de cerveza de sus copas y le tiraban monedas entre insultos y carcajadas. Años después, Adolfo Hitler, pues de él estábamos hablando, se convertiría, con esas mismas arengas, en el líder “del pueblo más culto de Europa”, según más de una vez lo asegurara Friedrich Engels. Quien en esos momentos -años 1920, 21, 23- era motivo del cruel sarcasmo entre los parroquianos de la taberna resucitaría como una especie de semidiós para las grandes masas de su país y la encarnación misma del espíritu nacional alemán.

Salvando las distancias algo parecido está ocurriendo con Jair Bolsonaro, quien encabeza cómodamente las encuestas de la primera vuelta de la elección presidencial de Brasil. Sus exabruptos reaccionarios, sexistas, homofóbicos, fascistas y su apología de la tenebrosa dictadura militar brasileña del 1964 y sus torturas provocaban generalizada repulsa en la sociedad. En el mejor de los casos lo consideraban tan sólo un bufón, un hazmerreír nostálgico de los tiempos del régimen que se abatió sobre el Brasil entre 1964 y 1985. Por eso, durante dos años su intención de voto nunca superó el 15 o 18 por ciento. Las encuestas de las últimas dos semanas, sin embargo, muestran un espectacular crecimiento de su candidatura. La más reciente le asigna un 39 por ciento de intención de voto. Sabemos que hoy las encuestas de opinión pública tienen enormes márgenes de error; también que pueden ser operaciones mediáticas de la burguesía brasileña dispuesta a instalar en Brasilia a cualquiera que impida el “retorno del populismo petista” al poder. Pero también sabemos, como lo afirma una nota reciente de Marcelo Zero, en Brasil, que la CIA y sus aliados locales han desatado una apabullante avalancha de “fake news” y noticias difamatorias de los candidatos de la alianza petista que encontró un terreno fértil en las favelas y barriadas populares de las grandes ciudades de ese país. (“Tem dedo da CIA nas eleicoes do Brasil”, en http://www.brasil247.com)

Esos sectores fueron sacados de la pobreza extrema y empoderados por la gestión de Lula y Dilma. Pero no fueron educados políticamente ni se favoreció su organización territorial o de clase. Quedaron como masas en disponibilidad, como dirían los sociólogos de los años sesenta. Quienes sí los están organizando y concientizando son las iglesias evangélicas con quienes se ha aliado Bolsonaro, promoviendo un discurso conservador duro, hipercrítico del “desorden” causado por la izquierda en Brasil con sus políticas de inclusión social, de género, de respeto a la diversidad, a los LGBTI y su “mano blanda” con la delincuencia, su obsesión por los derechos humanos “sólo para los criminales.” Uno de sus recursos para atraer a los favelados a la causa de la derecha radical es mandar supuestos encuestadores para preguntarles si les gustaría que a su hijo José le cambiaran de nombre y le llamaran María, para exacerbar la homofobia. La respuesta es unánimemente negativa, e indignada. La prédica del ex capitán sintoniza nítidamente con ese conservadorismo popular hábilmente estimulado por la reacción. En ese clima ideológico sus escandalosos y violentos disparates, como los de Hitler, decantan como un razonable sentido común popular y podrían catapultar a un monstruo como Bolsonaro al Palacio del Planalto que, como dato adicional habría que recordar que le prometió a Donald Trump autorizar la instalación de una base militar de EEUU en Alcántara, en el estratégico promontorio del Nordeste brasileño que es el punto más cercano entre las Américas y África, cosa a la que se negaron los gobiernos petistas. Si llegase a triunfar sería el comienzo de una horrible pesadilla, no sólo para el Brasil sino para toda América Latina.

MST y las elecciones en Brasil

Risultati immagini per marcha MST BrasilCompañeros y Compañeras, Amigos y Amigas del MST en todo el mundo

Nos gustaría compartir algunos de nuestros puntos de vista sobre este delicado momento de la política brasileña en la última semana de la campaña electoral:

1. Esta elección es muy especial porque puede significar la victoria o la derrota del golpe contra la democracia iniciado en 2014, que prosiguió con el impeachment de la presidenta Dilma Roussef, se extendió al gobierno ilegítimo de Michel Temer. Para nosotros, el golpe no es sólo el impeachment. El golpe es el proyecto que las élites y el capital financiero no tuvieron fuerza para conquistar en las elecciones y que necesitaban la fuerza y la ilegalidad de otros aparatos como los medios y el poder judicial para ejecutar. Así, el golpe es también las reformas de retirada de derechos, el estímulo al desempleo y, principalmente, la prisión política del presidente Lula, sin pruebas y en velocidad acelerada, para impedir que el candidato favorito de la población disputara las elecciones.

2. Comprendemos también que el golpe es síntoma de la profunda crisis económica, social y política que afecta no sólo a Brasil, sino a todo el mundo, resultado de la hegemonía del capital financiero internacional y de la destrucción acelerada de los bienes de la naturaleza, de los derechos sociales y del Estado en todo el mundo. Es importante tener esta comprensión, porque las elecciones no resolverán esta crisis y probablemente, incluso con la victoria de las fuerzas populares, tendremos la continuidad de la crisis y de los enfrentamientos que marcaron este período.

3. La población brasileña comprendió que hubo un golpe y que era necesario derrotarlo. Pero no escogió el camino de las calles y de las movilizaciones. Con la excepción de la victoriosa huelga general que barrió la reforma de las pensiones. De esta forma, eligió en la candidatura a Lula la forma de manifestar su descontento y deseo de cambios. El MST defendió la candidatura de Lula hasta donde fue posible. Realizamos una hermosa marcha para registrar su candidatura y con otros movimientos populares hicimos una huelga de hambre que duró 26 días y denunció las manipulaciones del Poder Judicial. Y hemos mantenido el Campamento Lula Libre frente a la carcelería de la Policía Federal en Curitiba como testimonio vivo de nuestra convicción de la inocencia del presidente. A pesar de las protestas de la ONU y de un gran movimiento cívico por Lula Libre, el Poder Judicial impidió que el presidente Lula pudiera concurrir a las elecciones. Frente a ello, el Partido de los Trabajadores optó por lanzar al ex ministro de Educación y ex alcalde de Sao Paulo Fernando Hadadd como candidato. Y nosotros, como las demás fuerzas democráticas, decidimos apoyar su candidatura, porque representa la derrota del golpe, la libertad de Lula y la posibilidad de superar la grave crisis económica y política y reanudar un camino de desarrollo del país.

4. Por otro lado, en estos 4 años de golpe, la derecha brasileña se valió de innumerables herramientas: movimientos sociales fabricados, militancia activa del poder judicial y de los medios contra la democracia … Uno de los frentes de estos ataques fue el estímulo a los líderes con un discurso fascista como Jair Bolsonaro, un diputado federal por tres décadas (pero que se presenta como anti-sistema), ex capitán del ejército, defensor de la dictadura militar y de la tortura, además de la retirada de numerosos derechos sociales. Bolsonaro es asesorado por militares y economistas de fondos de capital extranjero. El discurso de violencia, homofobia y radicalidad de Bolsonaro creció con el apoyo de los medios, que esperaba que en la polarización entre él y la izquierda, la derecha tradicional pudiera presentarse como “moderada” o “centro”. Sin embargo, la población decidió castigar en las urnas a los partidos que realizaron el golpe, como el PSDB de Fernando Henrique Cardoso y Aécio Neves (cuyo candidato Geraldo Alckmin deberá quedar entre cuarto o quinto) y el MDB de Michel Temer (cuyo candidato Henrique Meirelles no debe estar entre los seis primeros puestos). Y la creación huyó del control de los creadores, tomando los votos de la antigua derecha.

5. Entendemos, por lo tanto, que en esta elección hay una disputa nítida de proyectos: entre la continuidad del golpe y sus reformas, representada por su versión más radical y autoritaria, Jair Bolsonaro, y la reconstrucción de la democracia y de los derechos, representado por Fernando Haddad. Es, por lo tanto, una elección marcada por la lucha de clases. Por un proyecto que combina los sectores más conservadores de nuestra sociedad y el capital internacional contra el proyecto de los trabajadores.

6. Desde el punto de vista de la política exterior, esta disputa de proyectos está representada por un lado por el proyecto de Bolsonaro, de una política más alineada a Estados Unidos, de no reconocimiento de Palestina y de ataques a Venezuela y a los gobiernos progresistas de América Latina. Por otro lado, por el proyecto de Hadadd, de retomada de la integración latinoamericana y de fortalecimiento de las relaciones con los países del Sur Global.

7. De esta forma, ésta será una elección difícil, disputada, tanto en las urnas, como en las calles, como demostró el gigantesco movimiento de mujeres #No el, en el último fin de semana. Sabemos también que los resultados de esta elección influenciarán decisivamente los rumbos de América Latina y pueden señalar a una nueva ofensiva progresista en todo el mundo. Por lo tanto, de nuestra parte, seguiremos luchando, por la reforma agraria popular y por un proyecto popular para Brasil, y pedimos a nuestros amigos en todos los continentes que permanezcan atentos a los desdoblamientos en Brasil y que puedan denunciar tanto la ofensiva conservadora y la prisión política del país, el presidente Lula.

Dirección Nacional del MST
São Paulo, 05 de octubre de 2018

Capitalismo salvaje en Venezuela ¿Qué hacer?

Risultati immagini per chavismo maduropor Néstor Francia

En un artículo anterior publicado en Aporrea.org (“Castro Soteldo, la burguesía y Chávez”) me referí a “una necesidad que tiene este país, y con lo cual creo que estamos todos en deuda: la caracterización desprejuiciada de nuestra realidad”, para luego afirmar que “Venezuela es un país capitalista con un gobierno popular y nacionalista, ejercido por una tendencia antiimperialista, que propone una estrategia socialista, a través de un proceso de TRANSICIÓN”. Ahora pienso que me quedé corto, creo más bien que en Venezuela impera una inédita forma de capitalismo salvaje, según señales que envía la realidad y que considero inequívocas. Lo de “inédita” lo acoto precisamente por el origen, carácter y estrategia del gobierno que nos rige.

La primera señal es la situación económica. Sometidos estamos a una situación controlada en alto grado y de manera brutal por el capitalismo, con dominio de la producción, distribución y comercialización de la mayoría de bienes y servicios de consumo masivo, acaso con la importante excepción, en materia de servicios, de electricidad, distribución hídrica y telecomunicaciones. Pero aun en esos ítems dependemos de recursos técnicos e insumos que son producidos, casi en su totalidad, por grandes empresas capitalistas foráneas. Lo mismo pasa con los alimentos y las medicinas. Un ejemplo de ello son las cajas de CLAP, cuyo contenido es producido casi todo por empresas capitalistas foráneas, bien sea como productos elaborados o como materias primas procesadas y/o empaquetadas luego en el país.

Por supuesto, somos víctimas de la guerra económica que, como he expresado en otras oportunidades, no es coyuntural. La guerra económica del gran capital contra los pueblos es de carácter permanente y ontológico, es la forma de ser del sistema. Por ello en el mundo actual y por doquier los pocos ricos son cada vez más ricos y casi todos los demás cada vez más pobres. Por otra parte, somos muy vulnerables a la agresión económica en buena medida por los errores cometidos durante los gobiernos bolivarianos, con distintos grados de ineptitud, ineficiencia, corrupción, improvisación y hasta chapucería, por qué no decirlo, además de dogmatismo, y sectarismo político y económico.

La vulnerabilidad económica del país hace que los grandes esfuerzos que hace el Gobierno Bolivariano para remediar la situación y proteger al pueblo se vean seriamente afectados por el capitalismo económico salvaje que rige en todos los niveles, prolongando la distorsión en los precios y el abastecimiento, como es sabido por todos, entre otros males.

Pero no es solo la economía, en el ámbito social y cultural también campea el capitalismo salvaje. En Caracas, por ejemplo, donde vivo y sufro las calles todos los días, reina el desorden y el mal comportamiento ciudadano. He estado en varias capitales en el mundo y de estados venezolanos y puedo dar fe de que la ciudad más anárquica que han pisado mis pies es esta, mi querida Caracas ¿No es esto acaso un claro síntoma del capitalismo más deplorable que pueda existir? No solo el abuso de comerciantes, bachaqueros y otros especuladores, a los cuales se suman a menudo policías y guardias nacionales, sino también sectores que se pasan la Ley por santa sea la parte, como la mayoría de los motorizados que no respetan semáforos, aceras, flechas, prioridad de paso de peatones, etc. También los peatones irrespetan los semáforos y cruzan las calles donde les viene en gana, poniendo en riesgo, como locos, su propia integridad personal. Transportistas que desprecian ordenanzas referidas a derechos de estudiantes, personas de la tercera edad y con discapacidad limitada, que no respetan las paradas establecidas ni límites de velocidad ni zonas de estacionamiento ni otras obligaciones. Gentes que se atropellan unos a otros y que solo pueden hacer una cola ordenada si son vigilados por efectivos del orden público. En fin, sálvese quien pueda y Ley de la Selva: cultura capitalista pura y en estado salvaje.

Merma absoluta de la sensibilidad humana, contaminación sónica a toda hora, sin importar horarios ni zonas residenciales, manejo irresponsable de la basura tanto por las autoridades como por los ciudadanos, delincuencia civil y policial, empleados públicos que maltratan a quienes acuden a ellos, y que suelen robar insumos del Estado y a sus propios compañeros de trabajo, pérdida de efectos personales encontrados por otros y no devueltos a sus genuinos propietarios. Egoísmo extremo, decadencia ética, conciencia capitalista generalizada.

¡Capitalismo salvaje! Y no voy a acudir al cómodo y manoseado expediente de echarle todas las culpas al Gobierno ¡Todos somos responsables, nuestros espíritus están invadidos por el mal que debemos combatir!

Aceptemos también, claro está, que hay mucha gente buena, consciente, solidaria, honesta, amable. Pero lamentablemente, no son esas virtudes las que definen más acentuadamente a esta sociedad, sino aquellas lacras propias del individualismo capitalista. Los buenos, hasta ahora, están perdiendo la batalla del amor.

Ante esta realidad, una pregunta cunde en las calles. Se la escucha en las esquinas, en las plazas, en los mercados, en los centros de trabajo, en los pasillos del hemiciclo y en los operativos donde se reúnen los constituyentes: ¿qué vamos a hacer?

Bien, en mis reflexiones un tanto febriles, seguramente condicionadas por la dura realidad, me planteo varias opciones, que voy a trasladar a los lectores, sin parcializarme absolutamente por ninguna de ellas, solo colocándolas en el tapete para lo mismo de siempre, promover el debate, que según concordamos el otro día en una conversa informal con David Paravisini, es lo mejor que ocurre en Venezuela, el debate social sobre todos los temas y en todos los ámbitos. Enumero tales opciones, sin ningún orden jerárquico:

Opción 1: “La toma del Palacio de Invierno”. Radicalización absoluta de la Revolución. Nacionalizaciones, estatizaciones y expropiaciones generalizadas de los capitalistas, imposición de un Estado de Emergencia indefinido y de un gobierno popular autoritario, una dictadura del proletariado, que adelante medidas extraordinarias para controlar y disciplinar la sociedad. Ocupación, por parte del pueblo trabajador, de fábricas, almacenes, centrales de producción y distribución de servicios, militarización inevitable del país en estado de alerta roja revolucionaria, captura y reducción de todos los que se opongan al Gobierno revolucionario e implantación de un estado de guerra social en un salto cualitativo brusco de la Revolución. Asunción de todos los grandes riesgos y dificultades que se presentarían por un tiempo más o menos prolongado, e incremento del peligro de violencia interna y externa. Preparación general para la guerra y la violencia revolucionaria.

Opción 2: “Despacito”. Radicalización relativa de la Revolución y desarrollo paulatino del plan económico, sin prisa pero sin pausa. Tal como dice la canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee, “Me voy acercando y voy armando el plan”.  Mayor ejercicio de la autoridad del Estado, participación más activa y presencial de la Fuerza Armada en el control del bachaqueo, la especulación y el acaparamiento. Estado de Emergencia indefinido con medidas fuertes para incrementar la disciplina económica y social. Aplicación más incisiva de las leyes, con castigos ejemplares para los delitos económicos, fiscales, monetarios, de corrupción y de índole civil. Transformación del PSUV en un genuino partido de vanguardia social que dé prioridad a las necesidades cotidianas del pueblo, manteniéndose a su lado y compartiendo sus problemas del día a día. Profundización y aceleración inmediata del desarrollo auténtico de las formas de poder y producción social, carrera feroz contra el tiempo, bajo riesgo de descontento creciente que desemboque en implosión social.

Opción 3: “No importa si un gato es blanco o es negro”. Se acepta y se asume el carácter capitalista de la economía y se emprende un camino para hacerlo más funcional en beneficio del pueblo, se promueven acuerdos más amplios y duraderos con el capital, incluidos el capital extranjero y el gran capital nacional, siempre bajo el papel rector del Estado. Se ralentiza la transición política al socialismo y se protege con nuevos métodos la economía social, apuntando a su desarrollo lento pero sostenible y permanente. Se mantiene el control político pero se negocia de manera relativa el poder económico. Se toma un camino parecido al de China y Vietnam para la recuperación económica, abriendo las puertas a grandes empresas y marcas extranjeras, y se retrocede en algunas metas de la transición al socialismo. Se incrementa el riesgo de dar paso a algunas políticas empresariales anti obreras y anti populares y al crecimiento del capitalismo en detrimento de algunos logros del pueblo trabajador, aunque se abre camino más firme a la producción nacional.

Opción 4: “Método Eudomar Santos”. Como vaya viniendo, vamos viendo. Se toma decisiones según se vaya desarrollando el escenario, respondiendo a presiones y agresiones con medidas puntuales como aumentos salariales, distribución de bonos, programas de alimentación, experimentos productivos de diverso tipo, iniciativas cambiarias y monetarias, subsidios directos e indirectos, pero todo ello tratando de generar instrumentos de control del comercio capitalista hoy desatado y en dominio de la distribución y venta de bienes y servicios.

Opción 5: “Espacio para rellenar”. Escriba aquí su propuesta o su opinión. Por supuesto, cualquiera de estas opciones tendría que incluir la defensa férrea de la soberanía nacional y el mantenimiento de Venezuela en la vía de multilateralismo geopolítico y la lucha contra cualquier intención hegemónica en el mundo.

¿Alguien puede explicarme bien y a fondo cuál vía es la que se está aplicando ahora y en qué se parece, si se parece, a alguna de las opciones señaladas? Parafraseando al pana Roberto Hernández Montoya: es por un cerro de dudas que tengo. Que alguien me dé luces, por favor, si es que puede ¿Qué hacer?

Nasce un mostro

Bolsdi Atilio Borón

07ott2018.- In una maleodorante taverna dei bassifondi della Monaco del primo post-guerra un ufficiale smobilitato dell’esercito imperiale austriaco – fallito come pittore e ritrattista – cercava di guadagnarsi la vita, scommettendo con gli ubriachi del locale che non sarebbero stati capaci di colpire i suoi sputi da una distanza di tre metri. Se li evitavano, vinceva; in caso contrario, doveva pagare. Tra l’uno e l’altro tentativo, dava voce a tremendi insulti antisemiti, malediceva bolscevichi e spartachisti e si impegnava a eliminare dalla faccia della terra zingari, omosessuali ed ebrei. Il tutto in mezzo alle grida dei clienti incontrollati riuniti lì, imbottiti di alcol e che ripetevano con scherno i suoi slogan, mentre gli lanciavano i resti della birra dai boccali e gli tiravano monete tra insulti e risate a crepapelle. Anni dopo, Adolf Hitler, perché di lui stiamo parlando, si convertirà, con queste stesse arringhe, nel leader “del popolo più colto dell’Europa”, secondo quanto  più di una volta dichiarato da Friedrich Engels. Colui che in quei momenti – gli anni 1920, ’21, ’23 – era oggetto del crudele sarcasmo tra i fedeli frequentatori della taverna resusciterà come una specie di semidio per le grandi masse del suo paese e l’incarnazione stessa dello spirito nazionale tedesco.

Fatte le debite distanze, qualcosa di simile sta accadendo con Jair Bolsonaro, che conduce comodamente i sondaggi del primo turno delle elezioni presidenziali in Brasile. Le sue esternazioni reazionarie, sessiste, omofobe, fasciste e la sua difesa della tenebrosa dittatura militare brasiliana del 1964 e della tortura hanno causato una diffusa repulsione nella società. Nel migliore dei casi, veniva considerato solo come un buffone, uno zimbello nostalgico del tempo del regime, che si è abbattuto sul Brasile tra il 1964 e il 1985. Di conseguenza, per due anni il suo consenso elettorale non ha mai superato il 15 o 18 per cento.

I sondaggi delle ultime due settimane, tuttavia, mostrano una crescita spettacolare della sua candidatura. Il più recente gli attribuisce un 39% nell’intenzione di voto. Sappiamo che oggi i sondaggi dell’opinione pubblica hanno enormi margini di errore; possono anche essere operazioni mediatiche della borghesia brasiliana, pronta a installare a Brasilia chiunque impedisca il “ritorno del populismo petista” al potere. Ma sappiamo anche, come affermato da un recente articolo di Marcelo Zero che, in Brasile, la CIA e i suoi alleati locali hanno scatenato una travolgente valanga di “notizie false” e diffamatorie riguardo i candidati dell’alleanza PT, che hanno trovato terreno fertile nelle favelas e nei quartieri popolari delle grandi città di quel paese (“Tem dedo da CIA nas eleições do Brasil”, su www.brasil247.com).

Questi settori sono stati portati fuori dalla povertà estrema e resi protagonisti dalla gestione di Lula e Dilma. Ma non sono stati politicamente istruiti e la loro organizzazione territoriale o di classe non è stata favorita. Sono rimasti come masse disponibili, come avrebbero detto i sociologi degli anni ’60.

Coloro che li stanno organizzando e sensibilizzando sono le chiese evangeliche, che hanno come alleato Bolsonaro, il quale promuove un duro discorso conservatore, ipercritico verso il “disordine” causato dalla sinistra in Brasile, con le sue politiche di inclusione sociale e di genere, di rispetto della diversità e dei LGBT e di “mano morbida” contro la criminalità – la sua ossessione per i diritti umani “solo per i criminali.”

Uno dei loro metodi per conquistare le favelas alla causa della destra radicale sta nell’inviare presunti sondaggisti a chiedere se vorrebbero che il loro figlio José cambiasse nome e si chiamasse María, per esacerbare l’omofobia. La risposta è unanimemente negativa e indignata. La predicazione dell’ex-capitano si sintonizza naturalmente con quel conservatorismo popolare abilmente stimolato dalla reazione. In questo clima ideologico, le sue assurdità oltraggiose e violente, come quelle di Hitler, sedimentano come un ragionevole buon senso popolare e potrebbero catapultare un mostro come Bolsonaro al Palazzo del Planalto.

Bisogna ricordare, come dato ulteriore, che Bolsonaro ha promesso a Donald Trump di autorizzare l’installazione di una base militare americana ad Alcántara, sul promontorio strategico del Nordest brasiliano, che è il punto più vicino tra le Americhe e l’Africa, qualcosa che i governi PT hanno rifiutato. Se dovesse avere successo, sarebbe l’inizio di un incubo orribile, non solo per il Brasile ma per tutta l’America Latina.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marco Nieli]

Napoli 17ott2018: Marinella Correggia e il “Presidente de la Paz”

Il Consolato Generale del Venezuela
e la Biblioteca Nazionale di Napoli

Invitano

alla presentazione del libro:

“El Presidente de la Paz”

di Marinella Correggia

MERCOLEDI 17 OTTOBRE

Ore: 15.00

Sala Simón Bolivar 

Biblioteca Nazionale di Napoli

Palazzo Reale -P.zza del Plebiscito

  

Interverranno:

 

Amarilis Gutiérrez Graffe

Console Generale del Venezuela a Napoli

Marinella Correggia

Ecopacifista – Giornalista

Pasquale Gallifuoco

Università” L’Orientale” di Napoli  – Acli Beni Culturali

 con testimonianza video dell’azione di pace dei paesi dell’Alba

 (Alleanza Bolivariana dell’America Latina e i paesi caraibici)

La violencia humanitaria

Risultati immagini per chavismo maduropor David Gómez Rodríguez
@davidgomez_rp

De la narrativa del terror a la agresión imperialista contra Venezuela

Construir una narrativa que abra paso a la guerra constituye en Venezuela una estrategia de primer orden para el imperialismo, poco a poco se ha inoculado en el imaginario colectivo la idea de ingobernabilidad, autoritarismo, corrupción, violencia y crisis, como forma de justificar una intervención en el país. De esa forma se convierte la comunicación en el primer campo de batalla, donde se lucha contra la narrativa del terror. En tales circunstancias, defender la verdad constituye una acción que resguarda la soberanía y la paz.

Ciertos arquetipos sobre el héroe y el dictador han sido moldeados de manera sistemática a través de la industria cultural, como resultado han construido la falsa idea de un antagonismo entre lo “norteamericano” y lo antidemocrático, a través de esa narrativa nos han creado un falso héroe defensor de la humanidad, la democracia y la libertad, siendo este racista, clasista y misogino. En tal contexto, las palabras del alemán Carl Schmitt dejan las cosas muy claras: “La humanidad es una herramienta ideológica particularmente útil de la expansión imperialista”. Así se utiliza el concepto de humanidad como pretexto político para la dominación imperialista.

Entonces, han manipulado la noción de realidad a través de la ideologización y han ganado terreno en lo simbólico al imponer sus ídolos y farsas al mundo. Han creado al monstruo a imagen y semejanza de sus detractores y han vendido a un dios a imagen y semejanza de sus espejos, pues finalmente el imperialismo inserta sus espectros en el terreno psíquico y se potabiliza para los consumidores de todos los géneros en un sistema organizado para el ejercicio de la violencia y la dominación, es así como el Capitán América y Superman terminan siendo representantes de una cultura política que hoy tiene el rostro de Trump. Por esto una de las industrias más importante en la guerra imperialista es aquella que tiene la capacidad de producir la mayor suma de “plusvalía ideológica”, como categorizaría Ludovico Silva.

Hoy para cualquiera ciudadano promedio es más creíble la mentira más descabellada sobre Venezuela que la verdad más contundente sobre México o Francia, por ejemplo, en los medio de comunicación se habla de la dictadura en Venezuela como si fuese una verdad incuestionables, no obstante, cuando contrastamos tal narrativa con el peso de la realidad se convierte en una mentira insostenible, basta con investigar sobre el concepto de Democracia Participativa y Protagónica o sobre cualquiera de los 22 procesos electorales realizados en Venezuela los últimos 18 años, el asunto es tan evidente que incluso el propio Jimmy Carter dijo “el sistema electoral Venezolano es el mejor del mundo”, pero al parecer valen más los titulares sobre la dictadura y los fraudes, pues Venezuela es un laboratorio psicológico donde los “Fake News” son el pan de cada día. Caso contrario podemos observar frente a realidades tan alarmantes como las morgues móviles y el asesinato de periodistas y candidatos en paises como Mexico, o como las protestas por el avance de la política neoliberal de Macron en Francia o Macri en Argentina, vemos entonces que “la verdad constituye la primera víctima de una guerra” y su difusión depende más del poder constituido a fuerza de capital que de los valores con los que se funda el periodismo a nivel mundial, finalmente asistimos a un tiempo donde podemos hablar de un periodismo carente de responsabilidad y ética, hecho a imagen y semejanza de las corporaciones.

En Venezuela la narrativa de la dictadura generó las condiciones para la imposición de sanciones unilaterales por parte de Estado Unidos, cuestión que ha originado inmensos desequilibrios económicos en el marco de una receta guerrerista y ajena al derecho internacional, como la implantada en la Chile de Salvador Allende; esta agresión, la corrupción y la baja de los precios del petróleo ha dado como resultado una situación país en la que el pueblo venezolano se ha visto gravemente afectado, teniendo como consecuencias fenómenos como la pérdida del poder adquisitivo, el desabastecimiento y la migración, cuestión que ha dado pie a la fabricación de una nueva narrativa: la “crisis humanitaria”, que constituye una vía por medio de la cual disfrazar la violencia simbólica, la violación del derecho internacional y las pretensiones fácticas de ejecutar acciones militares en contra de la soberanía nacional.

Con la imposición de tal narrativa se ha iniciado una nueva etapa de la agresión imperialista, pues al no poder por medios políticos derrocar al gobierno legítimo y a la voluntad de todo un pueblo, han iniciado un plan en el que no se descarta el uso de la fuerza y la violación de la soberanía, como ha afirmado el mismo Trump. La estrategia es la securitización de un tema social y convertir a Venezuela de forma virtual en una amenaza para la región, utilizando finalmente esa ficción como corredor hacia la intervención armada. Al respecto vale la pena escuchar la última intervención del viceministro, Samuel Moncada, en la OEA, allí se develan con pruebas las pretensiones de EEUU apoyado por países como Colombia y Perú de seguir atentando contra Venezuela. Se suma la decisión presionada por Francia en la Corte Penal Internacional en contra de Venezuela, tema que tocaremos a profundidad más adelante.

Frente a tal escenario, debemos seguir apostando a la paz y a la verdad de los pueblos, como el Presidente Nicolás Maduro en la ONU, pero es preciso también aprender sobre Vietnam y Cuba, y leer en voz alta el siguiente fragmento de la proclama del General Cipriano Castro:

“Venezuela no podía esperar tan insólita agresión desde luego que no habían precedido las fórmulas de estilo en semejantes casos. Pero la justicia está de nuestra parte, y el Dios de las Naciones que inspiró a Bolívar y a la pléyade de héroes que le acompañaron en la magna obra de legarnos, a costa de grandes sacrificios Patria, Libertad e Independencia, será el que en estos momentos decisivos para la vida de nuestra nacionalidad, nos inspire en la lucha, nos aliente en el sacrificio y nos asista en la obra también magna de consolidar la Independencia Nacional. Por mi parte, estoy dispuesto a sacrificarlo todo en el altar augusto de la Patria (…) Delante de mí no queda más que la visión luminosa de la Patria, como la soñó Bolívar, como la quiero yo”.

Luigino Bracci: «Se revisan cada vez menos las menciones y denuncias»

Risultati immagini per chavismo maduropor Roberto Malaver – ciudadccs.info

4oct2018.- Webmaster e Informático. Irreverente. Preocupado y vigilante de la acción del gobierno en las redes sociales. Escribe y argumenta. En El espacio de Lubrio, su página en internet, analiza lo que pasa en Venezuela.

-¿Cómo se explica eso que dice en el perfil de su Twitter, “sin conocimiento libre no hay socialismo”?
Es simple: estamos en una lucha contra un sistema económico, el capitalista, que quiere evitar de todas las formas posibles que nos desarrollemos, algo muy injusto dado que muchas de estas naciones se industrializaron tras siglos saqueando nuestras riquezas. Una forma de evitar nuestro desarrollo es limitarnos el acceso al conocimiento. Te doy un ejemplo actual: Luego de las medidas tomadas por Maduro hace un mes, que significaron un respiro para todos, de pronto el cartón de huevos aumentó el cuádruple. Los hueveros dicen que es por culpa de quienes venden el alimento para gallinas ponedoras, que subieron su precio una barbaridad. Y nadie conoce la fórmula de ese alimento. Es secreta. El gobierno puede organizar a la gente y llenar los barrios de cientos de corrales, pero mientras unas cuántas empresas tengan el monopolio del alimento para gallinas y hagan lo que les dé la gana con su precio, estamos fregados.

Pero hay compas que están experimentando con fórmulas propias de alimentos para gallinas que, al parecer, es tan bueno como el alimento comercial, las hace poner la misma cantidad de huevos y se puede hacer con materiales asequibles. Esa experimentación tiene que continuar, pero no para que mantengamos esa fórmula en secreto, sino para que la fórmula se vuelva pública: que salga a cada rato en VTV, en nuestros periódicos y en Internet, para que cualquier consejo comunal puedan montar su corral de gallinas ponedoras y vender huevos al precio que es. Ese espíritu es imprescindible para construir el socialismo. Mientras sigamos con esa horrible enseñanza individualista de que “yo descubrí tal cosa, pero esto lo voy a mantener en secreto y lo voy a patentar para volverme rico” no saldremos adelante como sociedad ni como país. ¡Debemos fomentar la construcción colectiva y la socialización del conocimiento!

-¿Qué es Alba Ciudad?
No es sólo la emisora del Ministerio para la Cultura; es una hermosa experiencia de trabajo colaborativo por parte de gente con un concepto muy claro dentro de la Revolución Bolivariana. Tuve el honor de estar allí durante su reactivación hace 9 años, con Mauricio Rodríguez, Enza García, Pinky, Francisco Pérez, Carlos Martínez, Pedro Ibáñez, Gustavo Villapol o Osly Hernández. Me siento orgulloso de haber trabajado con todos ellos y de formar parte de la asamblea de trabajadores que aún se mantiene. Alba Ciudad en ocasiones también ha sido un escenario muy difícil. Hemos tenido 9 ministros en 9 años y a veces bajo un mismo ministro hemos tenido hasta 3 jefes. Muchos han sido muy colaboradores y hemos podido trabajar muy bien juntos. Otros, en cambio, han llegado con un afán de querer cambiarlo todo, de destruir el trabajo de años y empezar de cero. Algunas gestiones tuvieron un concepto de cultura totalmente distinto a la que los precedió; por ejemplo, para algunos la cultura venezolana sólo abarca ciertos tipos de música tradicional, y fuera de eso no puede sonar más nada. Otros pensamos que la cultura venezolana es una de las más variadas y hermosas que puede existir en el mundo: no sólo defendemos los diferentes tipos de joropo, gaitas, música oriental, golpes larenses y todas las variedades de tambor. También somos salseros, rockeros, raperos, merengueros, fanáticos del reggae y la música electrónica. Muchos de estos géneros surgieron como expresión de los pueblos en lucha. Por fortuna, la gestión actual comprende esto a la perfección, ha ayudado a reconstruir la radio y le ha dado una nueva sede para resolver problemas que se acumularon durante años. Ojalá las gestiones posteriores sigan esta línea. Lo que yo no comprendo bien, es por qué las gestiones tienen que cambiar con tanta frecuencia. Se dice que esto hace falta para evitar que se formen mafias, pero también afecta negativamente la ejecución y la continuidad de proyectos. Yo puedo hablarte como informático: desarrollar un proyecto puede tardar de 3 a 5 años. Pero si un jefe sólo dura 6 meses en su cargo y luego viene otro a cambiarlo todo, ¿cómo se puede construir algo?

-A través de su Twitter ha hecho algunas propuestas o indicaciones al gobierno, ¿han sido escuchadas?
A veces sí, muchas veces no. Tenemos servidores públicos que son muy abiertos a escuchar, pero son cada vez menos los ministros, alcaldes y gobernadores que dedican aunque sea un tiempo a revisar sus propias redes sociales, a leer las peticiones que les hacen y a dar respuestas. Se dedica mucho tiempo a crear contenidos para posicionar etiquetas, pero se revisan cada vez menos las menciones y denuncias. Se pierde así una gran oportunidad para dar respuesta a la gente, resolver problemas y demostrar cuán eficientes somos. Hay que revivir experiencias como la sala ChavezCandanga que se mantuvo en los tiempos del Comandante Chávez, en la que un grupo especializado de personas revisaba las menciones que le se hacían al Presidente en Twitter y las canalizaba a diferentes instituciones, haciéndoles seguimiento.

– Usted, que ha venido recopilando la historia visual del chavismo, ¿no ha encontrado algunas contradicciones?
¡Por supuesto! Las contradicciones son inevitables, pues el chavismo no es homogéneo. Encuentras a feministas, luchadores LGBTI y por la despenalización del aborto, pero también a personas religiosas que se oponen a estos cambios. Encuentras campesinos y comuneros, pero también a quienes proponen construir la burguesía revolucionaria. Encuentras animalistas, pero también organizadores de corridas de toros. Si todos en el chavismo fuésemos iguales, no habría necesidad de redundar tanto en la necesidad de estar unidos. Y eso no está mal: Si Chávez no hubiera encontrado la forma de unir a personas tan diversas, hubiera sido imposible lograr que una revolución llegara al poder por la vía pacífica, a través de los votos. ¿Son malas las contradicciones entonces? Todo lo contrario: hay gente que dice que en el chavismo todos piensan igual, que somos “unas focas” cuando somos todo lo contrario: hay mucha diversidad y debate entre nuestras filas. Hay decisiones con las que algunos no estamos de acuerdo, y no por eso dejamos de ser chavistas. Quienes perseguimos o apoyamos una causa debemos entender que tenemos que persuadir, debatir, convencer, ocupar espacios, no descansar nunca y entender que, a veces, se requiere de un cambio generacional. De eso también se trata la política.

-¿La comunicación del chavismo es más fuerte en las redes sociales que en otros medios?
Ojalá que no. Mucha gente en nuestros sectores populares no tiene acceso a las redes sociales por lo costosos que son los teléfonos inteligentes y porque las redes telefónicas no están tan desarrolladas, y sin embargo en los sectores populares es donde el chavismo tiene más fuerza. En cambio, casi toda la clase media tiene acceso a las redes sociales, y es poco lo que hemos logrado penetrarlas. No se pueden descuidar las redes, pero tampoco la radio, la televisión y la prensa escrita, que siguen siendo muy importantes. Mucho menos se puede descuidar las páginas web, pues mientras Twitter, Facebook e Instagram son efímeros, las páginas web son un archivo muy valioso para quienes investigan y buscan información.

Caiazzo (Caserta) 6ott2018: Incontro sulla Democrazia Diretta

L'immagine può contenere: testo

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

JoséPulido

La página del escritor venezolano

Donne in rosso

foglio dell'ADoC (Assemblea delle donne comuniste)

Conferenza Mondiale delle Donne - Caracas 2011

Just another WordPress.com site

críticaypunto

expresamos la verdad

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: