Venezuela: cresce la minaccia dell’intervento

venez

di Ángel Guerra

da Telesur

15-02-2018.- L’esclusione anti-democratica del Venezuela dal Summit delle Americhe, concordata il 13 febbraio a Lima da parte di governi strettamente alleati agli Stati Uniti, mira a rafforzare l’assedio, l’isolamento e le condizioni per il rovesciamento con la forza del governo del presidente Nicolas Maduro.

È risaputo che Washington e le destre sono seriamente impegnati nel rovesciamento con la forza della Rivoluzione Bolivariana. Però, adesso i portavoce dell’impero lo dichiarano apertamente: lo hanno fatto, nel suo discorso presso l’Università del Texas, il Segretario di Stato, ex-CEO di Exxon, Rex Tillerson e, alcuni giorni dopo, il senatore di origine cubana Marco Rubio, al quale Trump ha affidato l’azione politica nei confronti di Cuba e del Venezuela.

Il cosiddetto Gruppo di Lima ha proclamato che non riconosce le elezioni presidenziali convocate per il 22 aprile dall’autorità elettorale venezuelana e ha ribadito il suo mancato riconoscimento dell’Assemblea Nazionale Costituente. Allo stesso tempo, ha invocato come giustificazione del suo atteggiamento un rapporto di parte della Commissione Interamericana per i Diritti Umani, che, in violazione delle regole che lo governano, non tiene conto del parere del governo venezuelano, come anche la decisione di istituire un’istruttoria preliminare sul Venezuela da parte del procuratore della Corte Penale Internazionale. Questo tribunale è uno strumento coloniale, in cui non è stata mai processata nessuna delle flagranti e pesanti violazioni dei diritti umani da parte degli Stati Uniti, né tantomeno nessuno degli incomparabili crimini contro l’umanità commessi nelle continue guerre di aggressione in cui essi si imbarcano.  Altri importanti aspetti della dichiarazione si riferiscono alla situazione umanitaria e al flusso di migranti dal Venezuela verso altri paesi.

È difficile imbattersi in un pronunciamento più mendace, ingerentista, asservito all’imperialismo e carico di disprezzo per la volontà del popolo venezuelano e per i principi del diritto internazionale, di questa dichiarazione sul Venezuela, operata da parte di quel gruppo. Contribuisce al fornire una giustificazione a un intervento militare o a un sanguinoso colpo di Stato nella terra natia di Bolivar, riprendendo le stesse accuse di Washington e dei grandi gruppi mediatici.

Questo risulta ancora più grave, dopo l’annuncio della nuova strategia di sicurezza nazionale degli Stati Uniti, che considera la Russia e la Cina come minacce più importanti del terrorismo, tanto più che entrambi i paesi sono stretti alleati del Venezuela. Allo stesso modo, entrambe le potenze sono state oggetto di insulti da parte del Segretario di Stato Rex Tillerson in ciascuna scala del suo tour. In vista dell’incontro di Lima, risulta chiaro quale sia stato probabilmente l’argomento più importante tra quelli trattati da parte del Segretario di Stato nei paesi da lui visitati, sicuramente tra i più attivi contro il Venezuela nel gruppo di Lima.

Se a questo aggiungiamo la crescente presenza di militari degli Stati Uniti nella regione, la recente visita dell’ammiraglio Kurt Tidd in Colombia e il movimento di truppe provenienti da Colombia e Brasile al confine con il Venezuela, mentre si cerca di esacerbare il tema della migrazione venezuelana, sembra che si stia tentando di creare la tempesta perfetta per un intervento armato in Venezuela, con il minimo pretesto. Manca solo una provocazione: potrebbe essere un falso positivo, che dia l’occasione per un possibile attacco dalla Colombia o una qualche azione violenta in Venezuela, per giustificare l’intervento di uno o più eserciti dell’America Latina, il che creerebbe in qualche modo lo scenario per un intervento delle forze del Comando Sud.

Sulla base di questi elementi di giudizio, è più facile capire l’urgenza degli Stati Uniti e dell’oligarchia colombiana nel far saltare il tavolo di negoziazione nella Repubblica Dominicana tra l’opposizione e il governo venezuelano. Se l’accordo, già pronto e approvato dalle parti, fosse stato firmato, l’intervento contro il Venezuela sarebbe stato disinnescato, almeno per un lungo periodo.

Come se non bastasse, Luis Almagro, l’impresentabile segretario generale dell’OSA, ha messo in discussione la legittimità delle elezioni a Cuba e ha tacitamente suggerito che L’Avana non dovrebbe partecipare al Vertice delle Americhe, perché le ‘dittature’ non dovrebbero essere invitate. Cuba ha sempre bisogno di solidarietà. Come no. Ma, soprattutto, ne ha bisogno il Venezuela, da parte di tutte e tutti i veri democratici, progressisti e rivoluzionari. In Venezuela, viene condotta una lotta decisiva per la democrazia e l’autodeterminazione dei popoli. È la repubblica spagnola di oggi, ma dobbiamo impedire che finisca come lei.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marco Nieli]

 

 

Invasión ¿sí o no?

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Jueves 15 de febrero de 2018

Invasión ¿sí o no?

¿Se aproxima una intervención militar en Venezuela? Estamos de acuerdo con El analista William Serafino en que el panorama plantea más preguntas que respuestas. Según Serafino “La saturación informativa alrededor de los últimos movimientos (militares y diplomáticos) del frente externo contra Venezuela dibuja un panorama que, hasta los momentos, plantea más preguntas que respuestas inmediatas e inminentes.

Sin embargo, algunos hitos políticos recientes, como la gira del secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson por países líderes del Grupo de Lima y la implosión de la Mesa de Diálogo en República Dominicana, lo segundo consecuencia de lo primero, dan cuenta de un nuevo curso de acciones para elevar a Venezuela a la categoría de conflicto internacional; el tan ansiado punto de no retorno donde el acoso geopolítico disuelva las fronteras de la política (interna) y rebase el ya endeble derecho internacional” (“Los planes del Comando Sur y el rompecabezas de la guerra contra Venezuela”, en Misión Verdad).

La misma aprehensión en torno a la posible intervención militar la muestra el argentino Carlos Aznarez: “No se trata de dramatizar, exagerar o esbozar conspiraciones apocalípticas, pero cada una de las piezas que el Imperio está moviendo en el tablero latinoamericano apunta a establecer un escenario de intervención militar contra Venezuela bolivariana. Podrá ser tercerizada o de forma directa con las falsas excusas del “humanitarismo”, pero la situación adquiere cada vez mas gravedad si se tiene en cuenta que todo este andamiaje belicista podría estar orientado a impedir que el pueblo chavista vuelva a proporcionar una contundente paliza electoral al poder oligárquico en abril” (“Venezuela Bolivariana, el punto máximo de la confrontación antiimperialista”, en Resumen Latinoamericano, 13/02/18).

Dentro de la misma línea está el Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab: “Desde Colombia, y así lo denuncio como presidente del Poder Ciudadano y Fiscal General de la República, se está planeando nada más y nada menos que reeditar épocas ya canceladas en la historia de la humanidad, como es el bombardeo militar, la invasión militar, como es la ocupación a sangre y fuego de un país pacífico como Venezuela”.

Ahora bien, nos repreguntamos ¿es inminente una invasión a Venezuela? Los planes existen desde hace tiempo, sin duda, y por supuesto la evidente agudización de la lucha de clases en el continente aumenta la probabilidad de una acción semejante. Pero es erróneo pensar que hay ya una decisión tomada en ese sentido o que una aventura tan riesgosa y de desarrollo tan impredecible cuenta con unanimidad en el seno de la derecha continental. La clave acaso nos las da el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Alberto Mejía, quien negó que haya un plan para invadir y bombardear Venezuela, tras la denuncia de Saab. Lo que más nos llama la atención son las razones de esta negativa: “Tenemos tantos problemas en nuestro país que estamos dedicados y focalizados. Solo nos interesa solucionar los problemas del pueblo colombiano”.

Claro, poco después el mismo general Mejía aseveró que la guerrilla del ELN está utilizando a ciudadanos venezolanos en sus atentados, a quienes recluta tras llegar al país “huyendo de la crisis”. Mejías afirmó que “Hemos evidenciado, como en el caso que sucedió en la vía que de Pamplona conduce a Cúcuta (el domingo pasado), que dos personas con cédula venezolana murieron al tratar de poner una bomba. Están utilizando a estas personas que llegan al país, y el ELN los incorpora en sus filas”. Y también que no se ha podido capturar a los cabecillas del grupo guerrillero pues “se encuentran al otro lado de la frontera”. Esto le echa leña al fuego belicista. Lo cierto es que la probabilidad inmediata de una intervención directa en Venezuela no se ve tan clara.

Es seguro que no todos los factores que tendrían vela en el entierro de la intervención estarían de acuerdo con una decisión extrema como esa, ni en Estados Unidos ni en los países que se le subordinan. En el propio centro imperial una intervención desataría grandes contradicciones internas y la segura resistencia del pueblo venezolano despertaría en amplios sectores de ese país el fantasma de la guerra de Vietnam ¿Aceptaría de brazos cruzados el pueblo estadounidense, sobre todo los sectores de amplio espectro que se oponen de manera radical al gobierno extremista de Trump, más sacrificios humanos y materiales como los que acarrearía la invasión a un país suramericano y la apertura de un nuevo foco de conflicto añadido a los de Asia y el Medio Oriente?

De todas formas, y como siempre decimos, nada está escrito. En el Análisis de ayer nos preguntábamos: “¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto?” El caso es que una intervención militar en Venezuela de cualquier tipo estaría lejos de ser algún placido paseo. Como asomó Roy Chaderton, “en el intento alocado de invadir nuestro país, cada esquina va a ser una trinchera y cada ventana, un espacio para un francotirador patriota”. Sobre todo porque nos estamos preparando para una guerra asimétrica. Recientemente presenciamos un ejercicio militar nuestro en el estado Guárico.

El principal componente de la acción fue la Milicia Nacional Bolivariana, que ensayó tácticas de guerra de guerrillas, ocultándose en el monte y atacando a las tropas regulares invasoras. Como dijo Chávez el 29 de febrero de 2004: “Bastante historia hay aquí, bastante heroísmo hay aquí… ¿Y saben una cosa? ¡Bastante pueblo hay aquí! ¿Y saben otra cosa? ¡Bastantes cojones hay aquí para defender esta tierra! ¡Para defender esta patria de cualquier intruso que pretenda venir a humillar la dignidad de esta tierra sagrada, de la Venezuela de todos nosotros! ¡Carajo!”. Eso lo saben muy bien los gringos, por supuesto.

Si nos presionaran para dar un pronóstico, diríamos que es más fácil que en Venezuela la Revolución se estabilice y se prolongue, que se produzca una intervención directa del imperialismo… por ahora.

Ley Constitucional de los Consejos Productivos de la Clase Obrera

L'immagine può contenere: 1 persona, con sorriso, sMSpor Gaceta Oficial

N° 41.336 de fecha 6 de febrero de 2018 fue publicada la Ley Constitucional de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, sancionada por la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela. 

LEY CONSTITUCIONAL DE LOS CONSEJOS PRODUCTIVOS DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES

Capítulo I

Disposiciones Generales

Objeto

Artículo 1. La presente Ley Constitucional tiene por objeto regular la constitución, organización y funcionamiento de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, para la participación protagónica de la clase obrera y demás expresiones del Poder Popular en la gestión de la actividad productiva y distribución de bienes y servicios en las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales, a fin de garantizar el desarrollo productivo de la Nación y su acceso oportuno para el Pueblo, en aras de fomentar una nueva conciencia y cultura de trabajo.

Ámbito de aplicación

Artículo 2. Las disposiciones de la presente Ley Constitucional son aplicables a las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales, ubicadas en el territorio nacional.

Valores y principios

Artículo 3. La constitución, organización y funcionamiento de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores se regirá por los valores y principios siguientes:

La libertad, la independencia y la soberanía de la producción, de la clase obrera organizada de la República Bolivariana de Venezuela.
La igualdad de derechos y deberes, la solidaridad, el esfuerzo común, la comprensión mutua, el respeto recíproco y la fraternidad en sus relaciones sociales con las y los integrantes de la clase obrera y el Pueblo en general.
La cooperación, disciplina y responsabilidad en el cumplimiento de las acciones y tareas propias de su participación en el proceso social de trabajo.
La satisfacción de las necesidades del Pueblo venezolano.
La construcción de una nueva conciencia y cultura de trabajo, así como de una sociedad socialista.
La participación protagónica.
La corresponsabilidad.
La solidaridad.
La justicia social.
La igualdad social.
La preeminencia de los derechos humanos.
La seguridad y soberanía integral de la Nación.
La primacía de los intereses colectivos.
La protección preferente y especial de las trabajadoras y trabajadores.
La transparencia.
La contraloría social.
Finalidades

Artículo 4. Esta Ley Constitucional tiene las finalidades siguientes:

Garantizar al Pueblo el acceso oportuno a bienes y servicios, especialmente de alimentos, medicinas, artículos de higiene personal, y a todos aquellos insumos y servicios necesarios, vinculados o conexos con los procesos productivos en general.
Coadyuvar en la construcción del modelo económico socialista, del sistema de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de bienes y servicios para satisfacer las necesidades del Pueblo.
Proteger y resguardar las actividades productivas desde las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales, para garantizar el acceso oportuno a bienes y servicios.
Fortalecer la clase obrera como sujeto fundamental promoviendo su participación directa y protagónica.
Capítulo II

Organización y Funcionamiento de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores

Definición

Artículo 5. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores son una organización de carácter laboral, conformados en las entidades de trabajo públicas, privadas, mixtas y comunales para impulsar, evaluar y controlar los procesos de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de los bienes y servicios para satisfacer las necesidades del Pueblo.

Órgano rector

Artículo 6. El ministerio del Poder Popular con competencia en materia de proceso social de trabajo será el órgano rector de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores.

Conformación y registro

Artículo 7. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores estarán conformados por un número impar de integrantes, de tres (3) a siete (7) personas, cuyos integrantes serán trabajadoras o trabajadores, electas o electos como voceras o voceros, entre quienes deben concurrir, por lo menos una (1) mujer, una o un (1) joven cuya edad se encuentre entre quince (15) y treinta y cinco (35) años de edad, y una (1) trabajadora miliciana o trabajador miliciano, pudiendo coexistir tales condiciones en una o más personas.

El número de trabajadoras voceras y trabajadores voceros lo determinará la asamblea de trabajadores y trabajadoras, en la oportunidad de su elección.

Número de Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores por entidad de trabajo

Artículo 8. En cada entidad de trabajo deberá existir, al menos, un (I) Consejo Productivo de Trabajadoras y Trabajadores. El órgano rector podrá aumentar su número conforme a la estructura y áreas de la entidad de trabajo que se trate.

Elección de trabajadoras voceras y trabajadores voceros

Artículo 9. Las trabajadoras voceras y trabajadores voceros que integrarán los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, serán electas y electos mediante votación en una asamblea convocada por el órgano rector. Para su validez deberá contar con la presencia de un representante del órgano rector.

Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros durarán dos (2) años en el ejercicio de sus funciones y podrán ser reelectas o reelectos. Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros al cumplimiento de la mitad de su periodo, podrán ser revocadas o revocados.

Requisitos de elección

Artículo 10. Para ser vocera o vocero, la trabajadora o trabajador debe cumplir con los requisitos siguientes:

Nacionalidad venezolana o extranjera con visa de residencia.
Edad igual o mayor a quince (15) años.
No estar sujeto a interdicción civil o inhabilitación política.
Reconocida práctica ético moral.
Disposición de trabajo colectivo.
Ser trabajadora activa o trabajador activo en la entidad de trabajo.
No podrán integrar los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, ni formar parte del quorum o participar en la asamblea para la elección de sus voceras y voceros, quienes ejerzan cargos de confianza o dirección, así como quienes representen al patrono.

Deberes

Artículo 11. Las trabajadoras voceras y trabajadores voceros tendrán los siguientes deberes:

Asistir a las reuniones de trabajo o sesiones de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores.
Cumplir con las obligaciones propias de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, asegurando su adecuado funcionamiento.
Informar al órgano rector acerca de los lineamientos, planes y proyectos de la entidad productiva en la que fue constituido, en relación a las políticas de producción, distribución e intercambio, así como al mejor aprovechamiento de los recursos, que corresponda adelantar en la rama de actividad económica a la que pertenezca la entidad de trabajo, a objeto de contribuir corresponsablemente al cumplimiento de los objetivos y fines de esta Ley Constitucional.
Participar obligatoriamente en las sesiones, cursos o seminarios de formación técnica organizados por el órgano rector.
Rendir cuenta de sus actuaciones a las trabajadoras y trabajadores.
Las demás que establezca la presente Ley Constitucional, sus reglamentos y resoluciones.
Atribuciones

Artículo 12. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tienen las siguientes atribuciones:

Conocer, evaluar y fiscalizar los procesos de producción, abastecimiento, comercialización y distribución de productos y servicios de la entidad de trabajo, para garantizar el desarrollo de la producción nacional a los fines de asegurar el acceso oportuno a bienes, servicios y otros productos esenciales para las personas, así como de todos aquellos insumos y servicios necesarios, vinculados o conexos con los procesos productivos en general.
Participar en las acciones que permitan impulsar la producción dentro de las entidades de trabajo, así como mejorar la producción, distribución y comercialización de todos los bienes, servicios y productos para la satisfacción de las necesidades del Pueblo.
Informar de las decisiones adoptadas a la patrona, patrono o representante de la entidad de trabajo donde cumplan sus funciones, a fin de que este adopte los correctivos necesarios o recomendaciones realizadas.
Denunciar, ante los órganos competentes, las acciones que fuesen contrarias al sistema socioeconómico que rige la República Bolivariana de Venezuela.
Proponer y hacer ejecutar las medidas preventivas y correctivas necesarias para evitar la ilegítima o ilegal paralización o afectación del proceso productivo, el desvío de las líneas de distribución, la simplificación de la producción que tenga por objeto dificultar el acceso al producto y el indebido uso de la materia prima y los recursos disponibles, salvo en supuestos de conflictos colectivos de trabajo ajustados a la legislación sobre la materia.
Vigilar y controlar las acciones que puedan ocasionar distorsión en los mecanismos de abastecimiento de los productos y servicios de que se trate.
Denunciar ante los órganos competentes acciones que pudieran calificar como reventa especulativa de productos, acaparamiento, usura, boicot, alteración fraudulenta de precios, contrabando de extracción y otros ilícitos.
Promover e incentivar la cooperación de las trabajadoras y trabajadores dentro de la entidad de trabajo, así como con los de otras entidades de trabajo para el mejoramiento de la actividad productiva y de las líneas de distribución.
Las demás establecidas en esta Ley Constitucional, sus reglamentos y resoluciones.
Formación de las trabajadoras voceras y trabajadores voceros

Artículo 13. Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros integrantes de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tienen el derecho y el deber de participar en procesos de formación y autoformación colectiva, integral, continua y permanente para el ejercicio de sus funciones. Deben asistir y participar en las actividades de formación que en tal sentido organice el órgano rector, o quien este designe.

Organización y funcionamiento

Artículo 14. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tendrán una organización dinámica y flexible que garantice la eficacia, efectividad y eficiencia en el ejercicio de sus funciones.

El ejercicio de las funciones y atribuciones de las trabajadoras voceras y trabajadores voceros de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores es voluntario, por lo que no devengarán salario, remuneración u otra contraprestación adicional a la que le corresponda en virtud de su relación o contrato de trabajo.

Inamovilidad laboral

Artículo 15. Todas las trabajadoras y trabajadores de las entidades de trabajo que se encuentran bajo el ámbito de aplicación de esta Ley Constitucional tienen derecho a inamovilidad laboral, desde el momento que el órgano rector notifique a la patrona o patrono de la entidad de trabajo, la convocatoria al proceso de elección de las trabajadoras voceras y trabajadores voceros que integrarán el Consejo Productivo de Trabajadoras y Trabajadores.

Las trabajadoras voceras y los trabajadores voceros que sean electas y electos para integrar el Consejo de Producción de Trabajadoras y Trabajadores, disfrutarán de inamovilidad laboral desde el momento de su elección hasta seis (6) meses después de vencido el término para el cual fueron electos o electas, en razón de lo cual no podrán ser despedidos, trasladados, o desmejorados en sus condiciones de trabajo, salvo por causa justificada previamente calificada por el inspector o inspectora del Trabajo, de conformidad con el procedimiento previsto en la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras.

Garantías para el ejercicio de las funciones

Artículo 16. Los integrantes de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores tienen las siguientes garantías para el ejercicio de sus funciones:

Permiso remunerado obligatorio, calculado como si la jornada de trabajo fuera efectivamente laborada, para asistir a reuniones en el ejercicio de sus funciones, hasta por un máximo de dieciséis (16) horas al mes.
Acceso y comunicación oportuna y confidencial con las trabajadoras y trabajadores de la entidad de trabajo en la cual está constituido, a fin de obtener información veraz en relación a cómo se está ejecutando el proceso productivo.
Acceso a la información que debe suministrar la patrona o patrono, o quien haga sus veces o la represente, vinculada a cómo se está ejecutando el proceso productivo en la entidad de trabajo.
Acceso a la información que deben suministrar los órganos o entes que estén vinculados con el proceso productivo de la entidad de trabajo.
Libre acceso a las entidades de trabajo, incluyendo todas sus áreas.
Acceso a los órganos competentes en la oportunidad de denunciar cualquier actividad de paralización o afectación del proceso productivo, así como el desvío de las líneas de distribución, la simplificación de la producción que tenga por objeto dificultar el acceso al producto terminado o servicio, y el indebido uso de la materia prima y los recursos disponibles.
Ninguna trabajadora o trabajador podrá ser víctima de discriminación, ni lesionado en el disfrute y ejercicio de sus derechos y garantías, por integrar o participar en la elección de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores.
Las demás establecidas en esta Ley Constitucional, sus reglamentos y resoluciones.
Relación con otras organizaciones de trabajadoras y trabajadores

Artículo 17. Las organizaciones sindicales, los Consejos de Trabajadoras y Trabajadores u otras formas organizadas de la clase trabajadora, podrán cooperar con y apoyar a los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores en el cumplimiento de sus funciones.

Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores no tienen el carácter de organización sindical. En consecuencia, en el ejercicio de sus funciones, no podrán ejercer atribuciones que correspondan a las organizaciones sindicales, ni impedir o afectar el ejercicio de los derechos de libertad sindical y de negociación colectiva.

Coordinación y articulación de actividades

Artículo 18. Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, en cumplimiento de los principios de colaboración y corresponsabilidad del Poder Público, desarrollarán actividades de articulación con los ministerios del Poder Popular con competencia en materia del Proceso Social de Trabajo, de Defensa, de Juventud y Deporte, de Mujer y la Igualdad de Género y de Comunas, así como con la Gran Misión Abastecimiento Soberano, la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria y demás instituciones relacionadas con la materia, a fin de garantizar la actividad productiva en los términos señalados en la presente Ley Constitucional.

Los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores podrán realizar actividades de coordinación con el Comité Local de Abastecimiento y Producción, Consejos Comunales y comunas que circunden la entidad de trabajo.

Sanciones

Artículo 19. Las infracciones a las disposiciones de la presente Ley Constitucional serán objeto de las sanciones siguientes:

A quien obstaculice las funciones de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores previstos en los artículos de la presente Ley Constitucional, se le impondrá una multa equivalente a sesenta unidades tributarias sancionatorias (60 UTS).
A la patrona o patrono, o quien lo represente o haga sus veces, que incumpla con las garantías para el ejercicio de las funciones de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores, se le impondrá una multa equivalente a sesenta unidades tributarias sancionatorias (60 UTS).
A la patrona o patrono que incurra en el despido, traslado o desmejora de un trabajador o una trabajadora amparada por inamovilidad laboral de conformidad con las disposiciones de la presente Ley Constitucional, se le impondrá una multa equivalente a ciento veinte unidades tributarias sancionatorias (120 UTS).
El procedimiento para imponer estas sanciones será el establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras para la aplicación de las sanciones.

Disposiciones Transitorias

Primera. Dentro de los noventa (90) días contados a partir de la publicación de la presente Ley Constitucional deberán ser renovados la totalidad de los Consejos Productivos de Trabajadoras y Trabajadores que fueron constituidos en cumplimiento del Decreto Presidencial N° 2.535, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 41.026, de fecha ocho (8) de noviembre de 2016.

Segunda. Dentro de los noventa (90) días contados a partir de la publicación de la presente Ley Constitucional deberá instalarse por lo menos un (1) Consejo Productivo de Trabajadoras y Trabajadores por cada entidad de trabajo que se encuentra bajo el ámbito de aplicación de esta ley, mediante renovación del ya existente o por elección de uno nuevo, a fin de garantizar el cumplimiento del objeto de esta Ley Constitucional de forma inmediata.

Única. Se derogan todas las disposiciones legales y reglamentarias que colidan con la presente Ley Constitucional.

Disposición Final

Única. Esta Ley Constitucional entrará en vigencia a partir de su publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

Dado y firmado en el Hemiciclo de Sesiones de la Asamblea Nacional Constituyente del Palacio Federal Legislativo, en Caracas, a los treinta días del mes de enero de dos mil dieciocho. Años 207° de la Independencia, 158° de la Federación y 18° de la Revolución Bolivariana.

El Movimiento Gayones ante la actual Agresión Imperialista

por Movimiento Gayones

Los efectos de la Crisis General del Capitalismo, la recesión y la depresión económica han impactado de forma importante la economía mundial, estando ésta concatenada en todos los países, bien sea imperialistas o dependientes, los efectos son diferentes ya que los primeros tienen el control de partes importantes de la economía mundial la cual manipulan y colocan a su servicio, mientras que las segundas están subordinadas a las decisiones de las grandes potencias imperialistas con limitaciones para tomar sus propias decisiones en función del interés de sus pueblos.

A esta realidad no escapa nuestro país, que se ve afectado de forma importante con esta situación, con el agravante de la acción planificada y concertada del bloque imperialista de los Estados Unidos/Unión Europea y todos sus lacayos de la región y el mundo, además de debilidades internas y sabotajes ejecutados por enemigos incrustados dentro del Estado, el gobierno y de las propias fuerzas revolucionarias, que han atentado contra los intereses populares y que de forma tímida se vienen descubriendo, como ejemplo, los casos de la anterior Fiscal General de la República, ex ministros y otros altos funcionarios que hoy están investigados como jefes de grandes redes de corrupción, que seguramente seguirán saliendo en la medida que los recursos no alcancen para mantener nidos de corrupción y despilfarro.

El sabotaje de la producción, el bloqueo internacional y el boicot económico promovido por Estados Unidos que se expresa de muchas formas, incluyen la fuga de mercancías de todo tipo a los países vecinos, incluso la moneda, que se realizan en el exterior y particularmente en países vecinos generando contrabando de extracción, fuga de capitales y fuga de fuerza de trabajo, lo que impacta de forma directa la economía y las condiciones de vida de la población.

Entendemos que múltiples enemigos acechan a nuestro pueblo y amenazan con una catástrofe de grandes dimensiones para llevarnos a la desesperanza, a la desintegración social y facilitar la entrega de las riquezas a las potencias imperialistas, ante lo cual los revolucionarios no podemos confundirnos, debemos tener claro quién es el enemigo principal, cuáles pueden ser los aliados, las fuerzas auxiliares y de reserva en un escenario de resistencia donde hay que promover la unidad y organización de las fuerzas populares para la lucha, sin obviar las contradicciones internas, pero colocándolas en su justa dimensión.

En este escenario de gran complejidad nuestra organización no tiene dudas, el enemigo principal es el imperialismo estadounidense y sus lacayos, las fuerzas pro-yanquis que le sirven de soporte, entendiendo además de esto, que existen enemigos menores, secundarios que deben ser enfrentados en un orden de lucha que no permite errores sin caer en las redes de la política de la derecha.

Ciertamente la situación de Venezuela es compleja, como son complejas las realidades de todo país que se aproxima a la ruptura definitiva con una realidad, independientemente que el resultado pueda ser el avance revolucionario o la ofensiva de la derecha, que está determinado por la acción de las clases más avanzadas de la sociedad y los luchadores más consecuentes. Es en estos momentos cuando se mide la verdadera cualidad revolucionaria de las clases y sus organizaciones, cuando los programas se someten a prueba y los dirigentes pueden llegar a expresar toda su potencialidad en los análisis y acciones que pueden llevar al triunfo popular revolucionario.

Nuestros análisis concluyen que el imperialismo estadounidense sigue siendo el enemigo principal, no solo como una definición abstracta sino como realidad concreta ya que sus voceros directos e indirectos se han pronunciado claramente a favor de acciones hostiles contra el pueblo de Venezuela, sin ninguna duda cada ataque mediático o real, económico, social o político tiene un impacto sobre la población en general, no solo contra el gobierno, por eso consideramos que como revolucionaros tenemos la obligación de rechazar la injerencia externa y las debilidades en golpear de forma contundente a los monopolios explotadores, acaparadores, corruptos y saboteadores, porque esta falta de firmeza alimenta las acciones de los enemigos.

Aplicando el método Marxista Leninista, las experiencias históricas mundiales y el desarrollo de la lucha en nuestro país nos orientamos y encauzamos a las fuerzas populares hacia posiciones combativas sin estimular la ambigüedad o generar dudas sobre nuestro destino de enfrentar las fuerzas reaccionarias con valentía en una realidad que ya implica sacrificios, para lo cual debemos prepararnos entendiendo que Venezuela como país dependiente debe luchar por el logro de su soberanía sin permitir la injerencia extranjera.

Los trabajadores y el pueblo, así como las organizaciones combativas tenemos la claridad que solo con el esfuerzo de los verdaderos productores: La clase obrera y campesinos podemos superar las grandes dificultades, para esto se requiere un Estado que supere el capitalista y lleve a los trabajadores al poder, construyendo el Estado Obrero, Campesino y Comunal como forma de dejar atrás las nefastas prácticas contrarrevolucionarias y reformistas.

En esta etapa crucial del largo proceso revolucionario venezolano, la clase obrera, los campesinos y el pueblo, en general los oprimidos, no podemos dejar pasar el momento para dar un paso adelante y mostrar claridad de objetivos, por eso consideramos que vista la realidad internacional y regional, las complejas situaciones internas requieren mantener la unidad de acción con quienes, de una u otra forma, se disponen a resistir ante nuestro enemigo común y están ganados a aunar esfuerzos con los marxistas leninistas y el pueblo.

Reafirmamos nuestro compromiso de lucha con el proletariado, con las fuerzas populares y de izquierda que en lugar de fragmentar y dividir las fuerzas se ganan para construir la unidad popular revolucionaria antiimperialista, para unir esfuerzos y preparar las condiciones de la resistencia y avance popular, por tal razón llamamos a nuestros miembros y amigos a respaldar la propuesta candidatural de Nicolás Maduro como Presidente de la República, entendida como un paso más en la compleja lucha por el derecho a la autodeterminación de los pueblos, donde los revolucionarios proletarios luchamos por la construcción del socialismo con su particular desarrollo dialéctico.

Aprovechemos las condiciones para consolidar la organización popular y asumamos este momento estelar de la historia de Venezuela como una posibilidad concreta de consolidar espacios populares y avanzar hacia la construcción de una firme, templada y disciplinada Voz Proletaria.

POR EL ESTADO OBRERO, CAMPESINO Y COMUNAL

La FBSTT- CCP Lara ante la actual coyuntura

por Voz Proletaria

La profunda crisis política, económica y social que atraviesa nuestro país es responsabilidad de la burguesía parasitaria, que obedeciendo al mandato de los imperialistas y el gobierno norteamericano, arrecian su política hambreadora contra el pueblo trabajador. La burguesía industrial, comercial y financiera tiene como objetivo estratégico en las próximas semanas, parar la producción hasta llevarla a cero, generando así, mayor escasez, desabastecimiento, especulación, contrabando de todo tipo, pretendiendo asfixiar aún más, las ya precarias condiciones adquisitivas de los trabajadores.

El plan es incrementar el caos, la desesperanza, el repudio y rechazo del pueblo hacia el gobierno nacional. Es importante señalar que el parque industrial del país está en mano de la burguesía pro imperialista, esta realidad, es una gran debilidad para el impulso democrático, para el desarrollo del pueblo, para la justa distribución los bienes producido por la clase obrera, para la construcción del socialismo, la burguesía controla el 95% de los medios de producción, (Industrias, comercios, transporte, tierras, la banca) los empresarios se dedicaron a importar con dólares preferenciales, a 10 bolívares por dólares con la complicidad de elementos corruptos que desde el propio gobierno permitieron y propiciaron las importaciones de todo tipo de bienes sin desarrollar las fuerzas productivas nacionales, generando ganancia exorbitantes, jamás vistas en la historia de Venezuela, ampliando mayor dependencia económica.
La criminal guerra contra el pueblo que desde FEDECAMARAS adelantan los explotadores actualmente, combina la propaganda de guerra psicológica, ideológica, política y militar, apoyándose principalmente en el elemento económico, por ser ellos los dueños de la producción, distribución y venta de la mercancía necesarias que elabora la clase obrera, afectado drásticamente las mejoras, conquistas y condiciones de vida y de trabajo conquistadas por los trabajadores en todo el proceso revolucionario.
Voz Proletaria | La Voz del Proletariado VenezolanoDenunciamos por este medio la política que la burguesía terrorista y sus lacayos llevan a cabo incrementando los conflictos con los trabajadores, a través de despidos masivos, incumplimiento de contratos colectivos, desmejoras en la condiciones de trabajo, terrorismo anti-sindical, amedrentamiento, entre otras, lo que ha llevado a los trabajadores y sus organizaciones sindicales a iniciar procedimientos ante el órgano administrativo laboral enardeciendo la lucha sindical, donde la patronal altera la paz laboral, los trabajadores revolucionarios no podemos perder la perspectiva, y nuestra acción debe superar los elementos economicistas, ampliar la coordinación, y elevar nuestro análisis político, para identificar el enemigo y tomar las medidas revolucionaria que contribuyan derrotar los planes imperialistas y avanzar hacia la verdadera revolución, denunciado a los corruptos, burócratas, dictatoriales en complicidad de algunos funcionarios que llevan a la, CRIMINALIZACIÒN y JUDICIALIZACIÒN DE LA LUCHAS JUSTAS DE LOS TRABAJADORES con procedimientos penales amañados contra los mismos.
Es por lo que orientamos a la Clase Obrera a cerrar filas y elevar los niveles de organización, formación y movilización en cada uno de los sindicatos, federaciones, centrales obreras, delegados de prevención y ahora más específicamente en los CPT, COMITÉS PRODUCTIVOS DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS, donde hemos ratificado que la única forma de superar la crisis, es través de una salida revolucionaria; El control obrero de la producción, distribución y comercialización de los productos, el control en la distribución de la materia prima y divisas al sector privado y golpear con mayor contundencia a los enemigos del pueblo (FEDECAMARAS, CONSECOMERCIO, VENAMCHAN, FEDENAGA, entre otros).
Por último, ratificamos una vez más, nuestro apoyo al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, a toda la política que favorece los derechos de la clase Obrera, los Trabajadores y Trabajadoras, ratificando nuestro compromiso con las luchas del pueblo para enfrentar la agresión capitalista ratificando nuestro trabajo con la profundización del Proceso Revolucionario y la lucha sin cuartel contra el burocratismo y la corrupción como instrumentos de los “quinta columna”, enquistados en las instituciones, aliados de la burguesía apátrida y del imperialismo.
Por la Unidad Obrero Campesina y Comunal
Por el verdadero Control Obrero Revolucionario

“Crisis migratoria”

por Néstor Francia

Análisis de Entorno Situacional Político
Miércoles 14 de febrero de 2018 

La “crisis migratoria”

En un año que hemos definido como de agudización y radicalización de la lucha de clases en Venezuela y en el mundo, no tenemos ninguna duda de que la intervención imperialista en nuestro país ya está en marcha desde hace mucho tiempo, de muestra solo bastaría el botón de las insolentes declaraciones de la semana pasada del encargado de negocios de la embajada yanqui, quien es en este momento el máximo representante diplomático estadounidense acá, Todd Robinson.

Sin embargo, siempre hemos expresado que descreemos de la posibilidad inmediata de una intervención militar, sea directa o a través de terceros ¿y si estamos equivocados? ¿Y si el extremismo de la ultraderecha fascista que se ha hecho del gobierno en Estados Unidos alberga tanto odio que es capaz de someter a su propio pueblo y/o a los de países aliados en aventuras criminales de destino incierto? Son dudas que nos acosan al ver la formidable campaña mediática actual con el tema de la “migración” venezolana, sobre todo a Colombia y Brasil, países limítrofes gobernados por la extrema derecha.

La brutal campaña sobre migración, que busca reforzar la matriz de “crisis humanitaria” y de que Venezuela es una amenaza para la seguridad y el bienestar de toda la región, es parte del libreto que pretende tender la alfombra y construir el escenario que justifique la intervención directa a futuro en cualquier modalidad. Por supuesto, la campaña migratoria es alentada y sustentadas desde Estados Unidos. El subsecretario de Estado para Latinoamérica y el Caribe, Francisco Palmieri, en una rueda de prensa sobre la primera gira en la región del jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, afirmó que Estados Unidos ofrece asistencia “técnica y humanitaria” para los “migrantes y refugiados” venezolanos y aboga por “mantenerlos cerca de la frontera con Venezuela porque quieren volver a casa cuando la democracia sea restaurada en su país”. Palmieri agregó que aunque Colombia y Brasil son los que están recibiendo más venezolanos, se trata de una “tema regional” porque también están llegando “a Curazao, Aruba, Lima, Buenos Aires y Santiago”.

Ayer, en el marco de la reunión del Grupo de Lima, el canciller chileno Heraldo Muñoz declaró el deseo de que el trabajo de este club de neoliberales pueda contribuir a que los venezolanos “dejen de pagar los costos de esta situación para que no tengan que emigrar a otros países… A Chile han llegado casi 100.000 venezolanos, y para qué hablar de los países vecinos como Colombia y Brasil, donde llegan por cientos de miles. Es una situación muy grave, como lo ha dicho ayer la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un informe”.

Justo es decir que Muñoz también se mostró opuesto a una intervención militar en Venezuela, al afirmar que “Nunca vamos a estar a favor ni de esa ni de cualquier otra acción de otra naturaleza” y se pronunció a favor de “una salida pacífica, electoral y una salida política. Hay que descartar cualquier mención siquiera del uso de la fuerza”. La campaña está teñida, por supuesto, de xenofobia contra los venezolanos, una manera de manipular la sique de los ciudadanos de esos países para que se armen de odio y así prepararlos para una posible agresión directa.
 
Según agencias de noticias de la derecha, con la “crisis” habrían llegado a Colombia unos 550.000 venezolanos, a los que se sumarían 37.000 que cada día cruzarían la frontera, muchos de los cuales lo harían en busca de alimentos y medicinas. Para nada reportan que en Venezuela hay varios millones de colombianos, empujados a emigrar por la guerra interna en Colombia, y que en Venezuela la mayoría de ellos se han establecido con sus familias, trabajan y son beneficiarios de los programas sociales de la Revolución.

Ambos gobiernos, el de Colombia y el de Brasil, han venido tomando “medidas” que refuerzan igualmente la matriz de “crisis humanitaria” que generaría un fenómeno de migración desordenada y situación de refugiados parecida a las que se han producido en países con profundos conflictos, sobre todo de África y Asia occidental.

En Brasil, el pasado diciembre, el gobierno regional de Roraima, un estado amazónico fronterizo con Venezuela, declaró el estado de “emergencia social” para atender la “crisis” supuestamente provocada por los inmigrantes venezolanos llegados en los últimos meses. Según cifras que reportaría el gobierno brasileño, entre enero y septiembre de ese 2017, 12.193 venezolanos habrían solicitado refugio en Brasil tras haber ingresado al país por la frontera de Roraima. Ese número de solicitudes sería más de cinco veces superior al acumulado en los dos últimos años.

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dio a conocer el pasado jueves una serie de medidas para endurecer los controles migratorios en la frontera con Venezuela. Una de ellas fue suspender la expedición de Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales. Con estas tarjetas, los venezolanos no pueden trabajar, pero sí pueden permanecer siete días en Colombia. También se creó un “Grupo Especial Migratorio” (GEM) para reforzar aún más el control y la seguridad en los puestos fronterizos.

Por supuesto, la canalla mediática está muy activa en esta campaña contra Venezuela. Es el caso del editorial del diario reaccionario mayamero El Nuevo Herald, fechado el pasado 9 de febrero y titulado “El éxodo en Venezuela denuncia el fracaso de Maduro”. En ese libelo se asevera que “Ante la marea humana de venezolanos que huyen del chavismo, cruzan la frontera y buscan una nueva vida en Colombia, el gobierno de Juan Manuel Santos está tratando de poner orden… El gobierno de Santos está en una encrucijada. El mandatario colombiano quiere mantener la solidaridad con los venezolanos que huyen del colapso del modelo económico impuesto por el presidente venezolano Nicolás Maduro. Pero al mismo tiempo, Santos quiere que la inmigración se realice de manera legal. Quiere evitar lo que ya se está convirtiendo en una crisis migratoria en la vasta zona fronteriza con Venezuela. No le será fácil controlar y ordenar la entrada de los que huyen despavoridos del país vecino. Escapar del hambre y de la represión es una reacción natural”.

Al uso típico de estas campañas, se manipula sentimientos primarios de las personas para “sensibilizarlas” montando relatos dramáticos y dolorosos. Según el editorial de marras, “Se calcula que unos 600,000 venezolanos ya están residiendo en Colombia. Muchos viven en condiciones angustiosas: realizando trabajos precarios para sobrevivir, pidiendo dinero en las calles, durmiendo al aire libre porque no pueden costearse un techo. Aun así, muchos dicen que están mejor que en Venezuela. Tal es la magnitud del desastre económico que Maduro preside, que los fugitivos de su régimen prefieren la incertidumbre del futuro en otro país, donde salen cada mañana sin saber cómo se van a ganar un puñado de pesos en un duro esfuerzo por sobrevivir”.

También la agencia de derechas AFP muestra un tono dramático parecido en un “reportaje” sobre el tema: “‘Es un éxodo… Hay que cruzar a Colombia a buscar medicinas y alimentos. Es obligatorio’, dijo a la AFP Alí Prieto… Este ex trabajador público -ocupó un cargo en la agencia tributaria- dice que seguirá fiel a la tierra en la que nació, aunque comprende a quienes deciden migrar: ‘Entiendo la situación y entiendo a todos los venezolanos que se están yendo’, se lamentó. Su voz se corta, mientras trata de resistir el llanto”.

El editorial de El Nuevo Herald apenas esconde las intenciones profundas de esta nueva campaña contra Venezuela: “es importante que se cierre el cerco internacional de presiones contra el régimen chavista, y que los gobiernos, sobre todo de los países vecinos, ayuden a los que emigran. La huida de los venezolanos hacia otros países es una prueba del fracaso de un gobierno que debe realizar elecciones, de acuerdo, pero limpias, transparentes y con una supervisión internacional imparcial”.

Entretanto, los lacayos del patio hacen su parte. La Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional en desacato declaró que la integración con Colombia y Brasil finalizó tras las medidas adoptadas esta semana por estos países para hacer frente a la “oleada migratoria” producto de la “crisis” y “en defensa” de sus ciudadanos: “Con las medidas adoptadas, se declara de hecho el fin de la integración colombo-venezolana y brasilera-venezolana que había generado un juego ganar-ganar desde la década de los años noventa”, declaró el presidente de esta comisión, el diputado fascista Luis Florido, según un comunicado emitido por la AN. Florido justificó que estos dos países vean ahora en Venezuela “un problema” y que esto “genera una tensión entre Integración y Defensa del Interés Común a través de la Soberanía, donde ambos endurecen sus medidas migratorias para defender su interés nacional”.

Florido aseveró que estas decisiones “dejan su problema del lado de la frontera a quien lo ha generado, el régimen de Nicolás Maduro”, y añadió que tanto Brasil como Colombia “son conscientes más que cualquier otro de la crisis humanitaria” por la que pasaría Venezuela y añadió que aunque “tratan de colaborar”, “criminales han abusado de estos beneficios” razón por la que a Brasil y Colombia se “les obliga, por razón de Estado, a tomar estas determinaciones… Las medidas dictadas por Colombia y Brasil, más que ser favorables a Venezuela y los venezolanos, son una acción en defensa de sus connacionales y sus recursos a nivel doméstico”. Crece el expediente de estos traidores.

L’ordine è partito: la guerra di Santos contro il Venezuela

Santos

di Sergio Rodríguez Gelfenstein

da Telesur

Dalla Colombia, (non si sa se Santos o lo stesso Tillerson), hanno ordinato all’opposizione venezuelana di non firmare l’accordo raggiunto con il governo a Santo Domingo.

10feb2018.- I media internazionali hanno riferito con grande stridore che il viaggio del segretario di Stato Rex Tillerson in America Latina e nei Caraibi è stato concepito per creare un consenso nella regione contro il Venezuela e fare pressione su Caracas attraverso l’aumento delle sanzioni economiche, sebbene Tillerson si proponesse anche di influenzare la visione dei leader della regione, per ottenere sostegno agli Stati Uniti e alla Colombia nel loro sforzo di produrre un’aggressione militare contro il Venezuela.

Pertanto, ha visitato alcuni dei suoi più stretti alleati, specialmente quelli che sono stati particolarmente aggressivi contro il Venezuela. La visita in Giamaica, uno stretto alleato degli Stati Uniti nei Caraibi, perseguiva l’obiettivo di attrarre i piccoli paesi del Golfo, che finora hanno resistito con fermezza e decisione alle minacce di ogni genere provenienti dagli Stati Uniti, affinché smettessero di supportare il Venezuela. Se, politicamente, la Giamaica era il paese meno importante del tour di Tillerson, in termini diplomatici era la meta più ambita del viaggio del Segretario di Stato.

Tuttavia, sulla base dei fatti (come dato a sapere dallo stesso Tillerson prima di iniziare il suo giro), lo scopo del suo lungo viaggio nella regione è stato quello di contrastare la crescente presenza di Russia e Cina in America Latina e nei Caraibi, che si è manifestata attraverso un ampio e progressivo programma di cooperazione. Non è un caso che il tour di Tillerson si verifichi quasi subito dopo il II Forum Ministeriale Cina-CELAC a Santiago del Cile, con la presenza del ministro degli esteri Wang Yi.

In questo quadro, l’obiettivo tattico della visita è stato il Venezuela. In questa logica e come espressione del suo disprezzo per i paesi dei Caraibi, il Messico ha chiesto di sapere quanto petrolio potrebbe fornire per ‘comprare’ i governanti di queste nazioni insulari, al fine di ‘liberarli dall’obbligo’ di continuare a ricevere il petrolio venezuelano e per poter continuare a provare la via diplomatica in vista del VII Summit delle Americhe, che si terrà a Lima, il prossimo aprile.

Lo stesso disegno perseguiva il suo passaggio per il Perù, paese il cui presidente, in alleanza con il partito dell’ex-dittatore Fujimori, farà da anfitrione all’incontro, dove ancora una volta si cercherà di espellere il Venezuela dal sistema panamericano. L’Argentina è stata sondata da Tillerson, perché garantisse di assumersi la responsabilità politica dell’ aggressione, in vista dell’imminente (questa sì, imminente) uscita di scena di Bachelet e di Heraldo, che hanno giocato finora quel ruolo, in base alla convinzione statunitense che Piñera, il suo ministro degli esteri Ampuero e il loro gabinetto pinochetista, che governeranno il Cile, non hanno la capacità di guidare l’attacco contro il Venezuela.

Proprio come Giamaica era la scala più importante del tour di Tillerson in termini diplomatici, in termini operativi, la Colombia era la tappa più strategica per mettere a punto i dettagli dell’aggressione. Basti citare i seguenti fatti.

Se accettiamo la ben nota massima di Von Clausewitz che ‘la guerra è la continuazione della politica con altri mezzi’, cui Lenin aggiungerà ‘… con mezzi violenti’, ci sarebbe da dire che,  per usare dei termini militari, ‘l’ordine di combattimento è stato dato’.  Dalla Colombia (non è noto se Santos o lo stesso Tillerson) hanno ordinato all’opposizione venezuelana di non firmare l’accordo raggiunto con il governo a Santo Domingo, testimoni il presidente dominicano Danilo Medina e l’ex-primo ministro spagnolo Jose Luis Rodríguez Zapatero. Se le cose stanno così, dovremmo accettare il fatto che, quando Santos, Macri e altri vassalli vociferano che non riconosceranno i risultati delle elezioni venezuelane, stanno dicendo all’opposizione che, anche in caso di loro vittoria, non saranno riconosciuti, perché l’unica strada che accetteranno è quella della guerra. Da qui, l’ordine di non firmare l’accordo.

La preparazione della guerra è già iniziata. Nella regione di Catatumbo, dipartimento Norte de Santander, al confine con il Venezuela, in particolare nelle città di Tibu e Tarra, gruppi armati illegali hanno preso il controllo della sicurezza, senza che i militari, la polizia o le istituzioni statali facciano nulla per evitarlo, come le vittime di queste bande armate hanno denunciato. Questi gruppi terroristici hanno approfittato della scomparsa del 33° Fronte delle FARC, che operava in quella zona, per compiere le loro azioni in totale impunità. Nel frattempo, a Villa del Rosario, nello stesso dipartimento, il gruppo armato ‘Los pelusos’ e le sedicenti Autodefensas Gaitanistas de la Colombia (AGC) combattono per cercare di prendere il controllo di sei quartieri (Galán, La Palmita, Pueblito Español, Montevideo, Primero de Mayo e San José) di questa città di 90 mila abitanti, dove sono stati dispiegati per preparare l’invasione del Venezuela sotto gli occhi dell’esercito e delle autorità dello Stato colombiano.

Nella stessa Cúcuta, in otto delle dieci municipalità che conformano il casco urbano della città, si segnala la presenza di bande armate. Allo stesso modo, i paramilitari hanno aree sotto controllo in Los Patios, Villa del Rosario, San Cayetano, La Parada, Juan Frío, Uchema, Palo Gordo, Ragonvalia e Puerto Santander,  sotto il comando di ‘Cochas’, alias Luis Jesús Escamilla Melo, capo dell’Esercito Paramilitare di Norte de Santander (EPN). Anche nelle città di frontiera operano Los Rastrojos. In Venezuela c’è già una presenza a Llano Jorge e a San Antonio del Táchira. Nonostante le numerose richieste della cittadinanza al governo nazionale, ai governi regionali e municipali, le autorità chiudono sospettosamente gli occhi su quest’evidente oppressione della cittadinanza e sulla minaccia al Venezuela.

Per giunta, si sono osservate mobilitazioni nelle basi militari statunitensi in Colombia e l’arrivo di un contingente di 415 membri della forza aerea degli Stati Uniti a Panama, giunti nel paese in modo illegale, senza che il governo autorizzasse la loro presenza nel paese, come denunciato dall’analista politico panamense Marco A. Gandásegui; come anche si devono considerare come parte di questi preparativi le manovre navali Tradewinds 2017 nelle Barbados nel giugno dell’anno passato (a meno  di 1100 km dalle coste venezuelane) e le esercitazioni militari AmazonLog17 nell’Amazzonia brasiliana, con la partecipazione delle truppe di questo paese (oltre a quelle della Colombia e del Perù) a novembre dell’anno scorso, a solo 700 km dalla fronteira con il Venezuela.

La teoria più elementare mostra che, indipendentemente dalla definizione un’aggressione militare straniera, il successo dipende dall’esistenza di un fronte interno. Così è stato in Afghanistan, in Iraq e in Libia. Lo Yemen non l’hanno avuto e hanno dovuto assoldare mercenari per fare la guerra, guarda caso il più grande reclutamento è avvenuto in Cile (ex-membri delle forze repressive di Pinochet) e in Colombia (membri dei numerosi gruppi paramilitari che pullulano in quel paese). Il problema è che in Venezuela, gli Stati Uniti non sono stati in grado di costruire quel necessario fronte interno. Nessuno si immagina che Henry Ramos Allup, Julio Borges o Henrique Capriles possano comandare truppe dalla clandestinità o da una qualsiasi montagna sul territorio nazionale. Per questo motivo, hanno cooptato Óscar Pérez, che ha dovuto interpretare il ruolo che, per incapacità dei leader, l’opposizione non riusciva ad assumere. Coloro che non sono stati in grado di dirigere la mobilitazione contro il governo, guidare un parlamento democratico, portare l’insurrezione nelle piazze in vista della vittoria e tanto meno attrarre un settore delle forze armate verso i loro oscuri disegni, difficilmente potranno guidare i destini di un contingente di guerra.

Questo è il compito che il cancelliere imperiale ha dato a Santos, all’oligarchia colombiana e al loro governo. Prima, ai tempi di Obama, gli fu ordinato di fare la pace con le FARC, per smobilitare l’unica forza militare, con l’ELN, che avrebbe potuto contrastare le azioni armate dell’esercito paramilitare protetto da Uribe e Santos.

Eppure, lo show era iniziato prima dell’arrivo di Tillerson a Bogotà: già nel novembre dello scorso anno, Lorenzo Mendoza era in quella città; un mese dopo l’ex-procuratore Luisa Ortega; suo marito; un tale Ferrer; la ‘leader sindacale’ Marcela Maspero e i ‘giudici’ spediti da Ramos Allup e Borges, che vanno in giro per il mondo alla ricerca di cosa fare e come sopravvivere, si sono incontrati sempre a Bogotà prima della fine dell’anno, per cercare di fornire un supporto legale all’invasione. Un mese più tardi, noti personaggi dell’opposizione venezuelana hanno viaggiato a Bogotà e nel comune di Usaquén si sono incontrati con gruppi radicali venezuelani che sono lì concentrati, con il sostegno delle autorità colombiane.

Nello stesso tempo, il ministro dell’Economia della Colombia Mauricio Cardenas diceva a Davos, in Svizzera, ancora una volta, che la caduta di Maduro era imminente e parlava della necessità di un piano economico per affrontare la situazione. Questo è lo stesso ministro, lo stesso governo che non hanno fatto nulla per risolvere il problema degli 8 milioni di deportati e ricollocati del proprio paese, e che non hanno dato risposte alla ricostruzione della città di Mocoa, capitale del dipartimento di Putumayo, quasi un anno dopo la tragedia che l’ha devastata.

Nella stessa ottica, monsignor Héctor Fabio Henao, segretario nazionale della Pastorale Sociale della Colombia e membro dello stesso partito politico che forma la Conferenza Episcopale Venezuelana (la quale, sotto la guida del cardinale Parolin, fa opposizione al Papa Francesco nel Vaticano) cova il suo piano di ‘aiuti umanitari’ per il Venezuela, senza spendere una parola per le migliaia di bambini Wayuu che muoiono tutti i giorni per malnutrizione, le centinaia di attivisti sociali e dei diritti umani uccisi nelle ultime settimane in Colombia, l’ultimo dei quali, Temistocle Machado, ha commosso il paese per la sua leadership e lealtà verso la sua comunità. Né Henao e il suo mentore Santos parlano dei maltrattamenti ai Colombiani che vogliono rientrare dal Venezuela nel loro paese e che sono segregati e torturati, perché hanno accettato di acquisire anche la cittadinanza venezuelana.

Mentre la Colombia cade a pezzi, con una disoccupazione che sta per raggiungere il 10%; una sospensione virtuale del sistema formativo nei prossimi giorni; il crollo del ponte Chirajara, che è caduto, anche se era il progetto vincitore del Premio Nazionale di Ingegneria, ma su cui nessuno dirà nulla (nonostante 9 colombiani innocenti siano morti), perché è stato costruito da Coviandes, una società di proprietà di Carlos Sarmiento Angulo, il più grande miliardario del paese; e quando un personaggio del paese  molto, molto in alto (così in alto che si dice che se cade, tutto il paese sarà  percorso da un brivido) è protetto vilmente e impunemente dalla sua immunità, in seguito a una denuncia di stupro presentata contro di lui da una nota giornalista, Santos si preoccupa per il Venezuela. La verità è che il suo partito è scomparso, non ha nessun candidato e non si sa cosa farà per garantirsi l’impunità in vista dell’imminente disastro… o, per meglio dire, sì che lo sa: pensa di riscattare le proprie colpe, guidando l’attacco contro il Venezuela per cercare protezione al nord. Ha tempo fino al 10 agosto. Bisogna impedirlo, il popolo venezuelano lo impedirà!

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marco Nieli]

El golpe de Estado silencioso

por Julio Escalona

ANEXO a Geopolítica del Caos Planetario

No es tiempo de recular

12-02-18

Concluido y publicado mi trabajo, Geopolítica del Caos Planetario, me pareció imprescindible escribir lo que a continuación diré. Me recordé de Alí primera y pensé que “no es tiempo de recular”…

Casualmente hoy cumplo 65 años de incansable lucha revolucionaria, cuando un 12 de febrero de 1953, salí formando parte de una marcha de los estudiantes del Liceo Pedro Gual y la Escuela de Derecho, ambos de Valencia. Tenía 15 años y ese día, el dolor de mi patria, aherrojada por la dictadura de Pérez Jiménez, tocó a mi puerta. La abrí de par en par. Repito, tenía 15 años y ya los jóvenes y adolescentes de mi generación habían probado las cárceles perezjimenistas y las torturas de la Seguridad Nacional. Ya había leído la proclama de José Félix Ribas en La Victoria y ese “Necesario es Vencer” se me quedó metido en el alma y el corazón y no he querido sacármelo más nunca. Un día, que espero se demore, porque me faltan cosas por hacer en este mundo, desde mi tumba, con el permiso de Dios, lo seguiré repitiendo, uniéndome a las voces de Jorge Rodríguez, Víctor Soto, Américo Silva, Francisco Prada, Alexander Alzolay y de aquellos cuyos nombres siempre estarán presentes el día de la victoria cuando el pueblo  pase revista a la lista de los mártires y héroes de la patria. La vida dirá si estaré ahí, pero ese no es el motivo por el cual continúo luchando. Uno no lucha por estar en tal o cual lista, se lucha para cumplir un deber con la patria, con la humanidad, con el planeta y con ese sol que generosamente nos ilumina todos los días. No se puede dejar de cumplir con ese deber, sin esperar nada a cambio, ese es el amor altruista.

Ese amor altruista fue lo que me guio hace 65 años, cuando la dictadura era superpoderosa y la guerra de Corea había empujado un nuevo ciclo petrolero, que le daba un preciado combustible a los que ya habían aprendido a vivir de la renta petrolera entregando migajas de demagogia a los pobres de la tierra. Yo sabía que esa marcha estudiantil no derrocaría a la dictadura, pero era una semilla. No tenía idea de cuando fructificaría. Pero en mi cabeza retumbaba la historia de la gesta de unos de estudiantes que contra todo pronóstico, decidieron enfrentar a Boves y lo derrotaron. También sabía que José Félix Ribas había muerto poco tiempo después sin poder ver el final. Por lo tanto, sabía y sé que esta lucha es larga, muy larga. En eso  he estado, estoy y estaré.

Por ahora hay que seguir y seguiré. Nadie sabe, ni debe preocuparse por eso, cuando le llega el “último suspiro” (Buñuel). En mi caso particular, nunca he estado preocupado por eso. En todo caso, la vida no se termina en este plano de la existencia. Sigue más allá y ahí estaremos.

¿Un golpe de Estado silencioso?

La 5° columna tiene que ver con lo que creo es un golpe de estado silencioso que se desarrolla en nuestra patria. Disfrazado de ineficiencia burocrática, va golpeando la moral de la población. A lo mejor es eso, pero es un hecho demasiado reiterativo y sus efectos son devastadores sobre la moral de la población. Conscientemente o no, tiene efectos que favorecen la agresión imperial.

Bajando por la autopista hacia La Guaira hubo un accidente que dañó uno de los túneles, lo que obligó a regular el tránsito, lo quede por sí, creo malestar en la población. Eso había ocurrido hace varios días. Durante unos minutos unos vehículos subían y otros bajaban.

Una tarde, que se convirtió en noche, en proceso de desarrollo del accidente mencionado, iba viajando, con David Paravisini, hacia La Guaira con la finalidad de participar en una asamblea. La Guardia Nacional, sin explicación alguna, decidió dar paso sólo a los que venían subiendo por la autopista. Eso duró más o menos dos horas, la cola llegó hasta Catia. Por supuesto, la gente no sólo comenzó a hablar mal de la Guardia Nacional, no sólo del gobierno, sino, a partir de un momento, se fue generando rabia contra el presidente Maduro.

Un ministro decide visitar un operativo de distribución de alimentos promovido por los claps. Había una participación de cientos de personas que viven la escasez de alimentos. Entonces, durante más de una hora, mientras duró la visita del ministro, se dio la orden de suspender la distribución de alimentos. Bajo el sol, un día domingo, cientos de personas se quedaron haciendo cola hasta que la comitiva de vehículos con aire acondicionado que acompañaba al ministro, se marchó. De nuevo, rabia contra el presidente Maduro.

Como todos sabemos hechos similares ocurren con frecuencia. ¿Son sólo ineficiencia o parte de un plan? En todo caso, golpean la moral de la población y desacreditan al gobierno.

En la industria petrolera siguen sucediéndose accidentes que implican costos y paralizan la producción. Entonces, mientras los precios del petróleo suben, esos accidentes paralizan la producción ¿Paro petrolero-golpe de Estado silencioso?

Claro que hay burocracia, claro que hay ineficiencia, pero creo que la frecuencia de estos hechos en plena crisis, debe llamar la atención. Yo creo que no es casual. Cierro este cuento diciendo que el Complejo Refinador de Paraguaná, está semidestruido por falta de mantenimiento. ¿Quién es el responsable? Hasta ahora nadie, aun cuando los trabajadores sí lo saben y lo dicen.

Esto parece un thriller, pero no lo es. Creo que forma parte de la ofensiva imperial que está detrás de los dólares preferenciales que se continúan entregando a empresarios que organizan el golpe de estado y se les menciona como candidatos a la presidencia de la república (¿se votará por un empresario responsable del dolor, del hambre de nuestro pueblo, pero que la mediática nacional-mundial convierte en “héroe” nacional?).De los alimentos y materias primas importadas con dólares preferenciales, que se entregan a los canales privados de distribución (que organizan el contrabando, el “bachaqueo” corporativo, el acaparamiento, la especulación).De los alimentos que se pierden…Hay que abrir los ojos para derrotarlos.

Ya he sufrido agresiones por denunciar estos hechos ¿vienen otras mientras la conspiración toma cuerpo y amenaza con derrocar al gobierno bolivariano? Se sabe quiénes son los responsables. Tome nota presidente Maduro.

La conspiración y la agresión esta vez van a llegar hasta el final, a menos que la vayamos derrotando en las fases de preparación, Esa fase de preparación está plenamente en marcha y es el momento de comenzar a frustrarla. No podemos esperar a que lance el último zarpazo pues puede ser tarde.

Fue muy importante que a Tillerson no le fuera tal como él lo esperaba en la gira por la región latinocaribeña. Brasil no se sumó, pese a Temer. Puedo especular que ello podría tener que ver con la pertenencia de Brasil a los Brics, donde están Rusia y China y también Sudáfrica. Un organismo multilateral que se ha opuesto, en general, a las políticas injerencistas. Menos olvidar que hoy día China es esencial en las inversiones para el desarrollo que se realizan en la región latinocaribeña. Hoy día EEUU no juega solo y ese reconocimiento ha llevado a las fuertes declaraciones de las autoridades estadounidenses contra China y Rusia. El mundo pluripolar y multicéntrico es una realidad y a pesar del despecho que ello le causa, no puede sino aceptarlo. Por eso ha tomado el camino del desorden y el caos planetario.

Donde tuvo éxito, como era de esperarse, fue en Colombia. Por ahí puede llegar ayuda de otros países. También es seria la situación por el lado de Guyana, donde de hecho manda Tillerson. No hay que olvidar que los planes para la balcanización de nuestra patria están en marcha, lo que implicaría desmembrarnos por el occidente, tomando la zona petrolera, Los Andes y parte .de los llanos occidentales. Importantes zonas agrícolas. Desmembrarnos por el este tomando la Faja del Orinoco, el Arco Minero, el bosque de Uverito y nuestra selva amazónica. La región central, sede de las instituciones públicas quedaría aislada. Desmembrada, privada de las riquezas naturales, sometida al sabotaje de los servicios públicos, sin alimentos, atacada militarmente y con brotes de saqueos, vandalismo, etc.

Este es el plan. Podemos derrotarlo, pero ello depende de las medidas que se tomen ahora y los golpes que vayamos dando, sobre todo a la quinta columna.

La derrota del golpe de Estado y el paro petrolero silenciosos, apoyados y en plena ejecución por la 5° columna, es clave para nuestra victoria.

Creo que la 5° columna está en plena acción y mi impresión es que podría estar derrotándonos o por lo menos, no ha sido controlada y tiene las manos sueltas o casi sueltas. Es mi impresión y la de sectores populares ¿Será así?

Lo cierto es que la primera línea de la agresión imperial está conformada por la batalla diplomática y la acción de la 5° columna. Si nos derrotan en la batalla política y diplomática y la 5° columna se anota victorias importantes y en esas condiciones se desencadena la siguiente fase de la guerra, que estará encabezada por Colombia y es probable que por una acción desde Guyana o más probable, una “rebelión” de las fuerzas que están sembradas en el Estado Bolívar (sede de la Faja Petrolífera del Orinoco y del Arco Minero), nuestra situación se vería seriamente comprometida.

La batalla política y diplomática ha sido bien conducida por el presidente Maduro y creo que en esa esfera no nos han podido derrotar, pero la pelea es peleando y sigue una dura batalla siendo uno de sus epicentros la OEA y la próxima VIII cumbre de las Américas, que se realizará en Lima durante los días 13 y 14 de abril de este año.Probablemente se planteen dos temas fundamentales: la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente y la legitimidad de las elecciones para presidente de la república, que deben realizarse el próximo 22 de abril. Este sería un debate claramente injerencista, pero va a tratar de ser impuesto por EEUU y sus aliados. Esto es lo que la diplomacia venezolana debe evitar. Ese enfrentamiento es crucial y puede ser decisivo. Creo que se puede observar los riesgos y peligros que estamos cabalgando.

Pero una de mis mayores preocupaciones es el poder de la 5° columna. Es un cáncer que ha infiltrado, a mi parecer, áreas claves de la sociedad y del gobierno. Cada día, cada hora, cada minuto se están dando luchas decisivas. Esta es la verdad y es verdad que si alguna batalla no podemos perder es esta. Por ahí se nos puede escapar la patria. Confío en que estemos realmente protegidos pues la escalada de la guerra avanza sin cesar.

La organización popular, el poder popular, las asambleas de ciudadanas y ciudadanos, son claves para derrotar la 5° columna, la corrupción, la ineficiencia y sostener y reforzar la moral de la población

Este punto le voy a dar un desarrollo particular luego. Pero debo decir que la clave de la victoria está en el fortalecimiento de la moral y la unidad del pueblo. Mientras la moral sea alta y haya menos fracturas en el seno del pueblo, estamos en condiciones de triunfar.

Creo que es equivocado decir que no hay que pedirle al presidente que resuelva el problema de los precios. Claro que hay que exigirlo pues esa es una de las principales armas de guerra, es una de las que más golpean la moral de la población y  más degenera hacia conductas egocéntricas y soluciones individuales. Por supuesto, el presidente no lo puede hacer solo. Es clave la organización popular.

Finalmente, por ahora, no habrá victoria si no avanzamos en la producción y la consigna todas las manos a la siembra es correcta, es necesaria y es una manera de pedir justicia contra los responsables del fracaso agrícola durante casi 18 años de gobierno. Pero el tiempo se acorta. Vamos a aprovechar y multiplicar el tiempo con la convicción de que vamos a triunfar. En las dificultades, siempre tendremos en la reserva la caballería de Campo Elías y como en aquel ya legendario 12 de febrero de 1814, entrar en el momento decisivo y decidir la victoria de la patria.

El pueblo puede estar golpeado. No es para menos. Ha soportado y soporta lo que en nuestra historia no hemos vivido. He hablado descarnadamente tratandode no subestimar lo que está ocurriendo y llamando la atención con fuerza como exhortando a la lucha sin cuartel. No tengo dudas en que ganaremos. Estoy llamando la atención para que no nos confiemos y nos preparemos para tempos difíciles pues la batalla es compleja y nos enfrentamos a reconocidos criminales como Trump y Tillerson. No les tenemos miedo y los vamos a derrotar. Los malos no ganarán.

Geopolítica del caos planetario

por Julio Escalona

Llamando la atención

La nación venezolana está en guerra. Por ahora, una guerra no convencional o de baja intensidad, que se caracteriza, entre otros factores, por un uso limitando de la violencia militar y de las armas de guerra. Un predominio, por ahora, de la guerra económica, la guerra mediática, las operaciones de guerra psicológica y muy particularmente de las iniciativas políticas y diplomáticas. Según la evolución de la guerra, la dirección imperial puede modificar la relación entre las formas de lucha y la guerra puede pasar al uso de las formas predominantemente militares. Pero nunca la guerra económica, la guerra mediática y las operaciones de guerra psicológica van a desaparecer.

El objetivo final, es la caotización de las sociedades, de los pueblos, de tal manera que no vuelvan a ser una unidad política, cultural, territorial, que pueda dar origen a una integración regional soberana, solidaria y antiimperialista. La desintegración, la recolonización es el objetivo.

Primera parte

Geopolítica del caos y la destrucción de los Estados soberanos

 Esta es una geopolítica que no sólo se propone reconfigurar y recolonizar el mundo derrocando gobiernos, asesinando líderes sociales y políticos como se hizo en el pasado. El gobierno de un Estado soberano, no sólo puede ser derrocado y su presidente asesinado. Eso no es suficiente. En tiempos de la globalización neoliberal y hegemonía del capital financiero, es necesario que el mundo se reorganice en correspondencia con las necesidades del capital transnacional. Este capital tiene el poder y el derecho de dibujar las fronteras que convengan al proceso de acumulación de capital. Por tanto, se va haciendo enemigo de los estados soberanos, que han establecido fronteras propias y han creado una sólida cultura nacional vinculada a la existencia de fronteras identitarias de carácter histórico.

Más serio es el caso de aquellos países cuyo liderazgo influya decisivamente en procesos de integración regional de países soberanos, lo cual obstaculiza aún más la necesidad del capital transnacional en fijar sus propias fronteras en correspondencia con las exigencias de conformar territorios que no estén determinados por fronteras diferentes a las demandas de un mercado mundial que se va expandiendo estableciendo sus propios límites y requiere derrumbar cualquier limitación establecida por motivos diferentes a las del propio proceso de acumulación de capital.

Por esta razón en otros trabajos he dicho que el obstáculo para la profundización de la transnacionalización del capital son los Estados soberanos, que no están dispuestos a modificar sus fronteras por intereses diferentes a los de la propia soberanía. Concepto de soberanía que, según mi visión, el PresidenteChávez desarrolló como soberanía solidaria e interdependiente. Es decir, yo soy un Estado soberano porque tú lo eres y nos integramos sobre la base de que ambos reconocemos la soberanía de cada quien, que conduce a reconocer los intereses comunes y a respetar las diferencias. Así surgió el Alba, la Unasur, la Celac, el Asa (América del Sur-África), la Aspa (América del Sur-Países árabes), Petrocaribe, etc.

El poder mundial necesita destruir estas asociaciones y particularmente a los países que han funcionado como promotores y organizadores de esos procesos de integración. Ese es el caso de Venezuela y la radicalización de la amenaza que en nombre del poder mundial, EEUU impulsa contra nuestra patria. En ese proceso estamos y EEUU no va a desistir de la batalla. No habrá tregua.

Un proceso de destrucción cultural

La necesidad de reconfigurar las fronteras establecidas a través de la historia y la conformación de los pueblos y los diversos procesos identitarios vividos, en función del desarrollo de acumulación de capital a escala mundial, ha planteado un proceso de destrucción cultural del que los medios de información privados, no solo no dan la debida difusión, sino que son una parte activa de dichométodo de destrucción cultural.

¿Cuánto ha perdido la humanidad en los bombardeos en la antigua Mesopotamia durante la guerra de Irak, en Siria y todo el medio oriente, África… Ya vivimos el incendio de la biblioteca de Alejandría, pero más recientemente, en 2003, el incendio de la biblioteca de Bagdad, ante la mirada impasible de las tropas estadounidenses. Pero ya habíamos conocido en 1933 la quema de libros, organizada por Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, en la Bebelplatz de Berlín. Se hizo famosa la frase, que se le atribuye a Goering, otro líder nazi: “cuando escucho la palabra cultura, saco mi pistola”. Lo que viviríamos en la República Bolivariana de Venezuela, ante una intervención imperial, sería, entre otros crímenes, una ilimitada destrucción cultural, para que las generaciones futuras, no tengan como recordar y como reconocerse, a través de nuestra rica, variada y múltiple creación cultural.

La geopolítica del caos global, planetario: una opción ante la guerra nuclear

EEUU, en nombre del poder mundial, tiene décadas sometiendo a la humanidad al chantaje nuclear. Sin embargo, cada vez más el equilibrio nuclear entre las distintas potencias mundiales, obliga a poner sobre el tapete el tema de la destrucción mutua asegurada, que ellos llegaron a pensar que podrían saltarse a través de una guerra nuclear, que, según un alto vocero del pentágono, duraría minutos. Aun cuando la vesania criminal sigue siendo la misma, la relación de fuerzas que se viene desarrollando en el mundo los ha llevado a replantearse el camino de profundizar el caos global, el caos planetario, que no es una opción nueva, pero que ha venido siendo cada vez más sofisticada, violenta y criminal se generalizaría como una manera de enfrentar a los países y asociaciones de naciones soberanas enemigas de la expansión imperial. Es lo que estamos viviendo.

En otros ensayos (Estrategia Imperial de Guerra Permanente, publicado en mi libro Geopolítica de la Liberación), he dicho que la cúpula militar-financiera que gobierna el mundo, ha llegado a plantearse que si logra una superioridad notable en materia de ciencia y tecnología o cree que la está logrando, podía lanzarse en la aventura de una guerra nuclear y, según ellos, ganarla.

Creo que, sin abandonar esa creencia, vienen moviéndose en otra idea estratégica como la creación de un caos global, planetario, que podría ser llevado, incluso, hacia Rusia y China a través, entre otros medios, del fundamentalismo islámico, que puede ser estimulado en las regiones de cultura islámica que existen en esos dos países.

Su acción está siendo pensada y puesta en práctica en regiones de Asia, África y en la zona latinocaribeña. La idea es destruir y caotizar los estados soberanos convirtiéndolos en estados fallidos, incapaces de llevar una existencia libre de violencia, hambre, desorden, con servicios públicos que sólo funcionarían para las élites sociales que puedan pagar servicios privados, convertidos en otra fuente de acumulación de capital.

La guerra, como expresión planetaria, se viene imponiendo a través de la cultura de la muerte, como “hombres” que son lobos del “hombre”.

Están tratando de crear una situación de sálvese quien pueda, desatando todos los demonios del individualismo extremo, combustible esencial del fascismo, tratando de ponernos a pelear por un vaso de agua, un plato de lentejas (como se dice en el testimonio bíblico), tratando de desterrar todo vínculo solidario y de cooperación, no sólo entre las personas, sino también entre las naciones. En las naciones, impulsando el nacionalismo extremo, que rompa con la visión de la soberanía solidaria (base de la integración regional que impulsó el Presidente Chávez, fundada en el reconocimiento del otro, el respeto a las especificidades regionales, a la diversidad y a través de ellas reivindicando lo común), y poniendo en el primer plano las disputas territoriales que conducen a conflictos fronterizos, a las peleas por un pedazo de tierra, que se va convirtiendo en tumba de jóvenes, niños, adultos y viejos.

En el culto a los crímenes horrendos, a las muertes por descuartizamiento y a la mezcla de restos humanos de diversas personas, que, colocados en bolsas, es lo que se les devuelve a los familiares. Al uso de la sierra eléctrica para mutilar a las personas sembrando miedo y terror. Es decir, el destierro del amor altruista, la siembra del odio y el rechazo a la convivencia humana convirtiéndonos en fieras desbocadas entregadas al asesinato, al engaño, a la traición, a cualquier forma de violación, incluida, quizás la más abyecta, la violación sexual, en fin, a la condena de la solidaridad, de la cooperación, de la vida compartida con amor y sentimientos nobles. Este es el conjunto de valores que se va difundiendo e imponiendo. El comportamiento de cada persona, de cada grupo social, ante esta forma de violencia, seguramente no será el mismo. El punto es que se vaya tolerando, se vaya aceptando,es decir, aun cuando no se esté plenamente de acuerdo, se soporte, se justifique…

La clave es generar la aceptación a través del miedo, el terror, la indiferencia. O un cierto anhelo de clase media y clase alta, que a través de operaciones mediáticas y de guerra psicológica se trata de extender hacia toda la sociedad, es decir, un imposible anhelo hacia una rutina de paz y “tranquilidad”, cuando vivimos una guerra no convencional, cuando la sociedad está sometida a las amenazas mas serias de guerra y salvajismo. Una especie de “aminoísmo”, cobertura del egoísmo y la indiferencia, que lleva a la defensa de una paz individual egocéntrica, imposible de sostener en un país amenazado y acosado por las fuerzas imperiales. Algunos sectores pueden preferir congraciarse con el agresor y tratar de ganar una indulgencia muy difícil de sostener en las condiciones de guerra que vivimos.

Ese es el futuro que el poder mundial viene diseñando para Venezuela y es lo que viene poniendo en práctica sobre todo a raíz de la muerte del Presidente Chávez. Estos son los antivalores que se difunden a través del cine, las redes digitales (que es como yo nombro a las llamadas redes sociales, que suelen ser antisociales), la TV, las telenovelas y radionovelas, en las universidades y en general, a través de la educación, de la cultura. Una cultura de la muerte contra la cultura de la vida.

Lo que se viene tratando de crear es el sentimiento de que es preferible matar a otro, robarlo, traicionarlo, vejarlo, torturarlo, echarlo a la calle antes de que él,ella o ellas, o ellos, lo hagan con nosotros ¿No es esto lo que viene brotando impulsado por la derecha extrema, en ciertos sectores de la sociedad, los que se atrevieron a quemar personas, a propinar palizas…? ¿No es esto la instauración del fascismo? Estamos a tiempo de impedir que esto se vaya generalizando.

En fin, de lo que se trata es de que las naciones y las poblaciones se caoticen, se desintegren y no puedan volver a existir como estados, como naciones soberanas, sino como conglomerados anarquizados, incapaces para tomar decisiones colectivas, unitarias. Libia es uno de los ejemplos más emblemáticos.

Caracterizar la intervención

Sobre esto he insistido en otros artículos. Es necesario tener presente que esta es una operación planeada políticamente en todos sus detalles. Incluso, la intervención armada se dará en función de un planeamiento político detallado y con un encubrimiento mediático permanente. La verdad aparecerá disimulada utilizando la guerra mediática y operaciones de guerra psicológica. No vamos a ver “marines” desembarcando y atravesando las costas de nuestra patria o nuestras fronteras terrestres, a menos que sea extremadamente necesario. La intervención va a ser lo más encubierta posible. Usando mercenarios como en Siria y otros lugares, fuerzas de otros países (de Colombia, por ejemplo). Esas fuerzas portarán su uniforme o entrarán como paramilitares o utilizando configuraciones mixtas. En fin, llegado el caso, todo ocurrirá según las necesidades políticas y militares.

Se va a agudizar la escasez y el desabastecimiento, el sabotaje a los servicios públicos (transporte, agua, salud, educación, seguridad, etc.), la propaganda de guerra y las operaciones de guerra psicológica.

La crisis humanitaria está siendo provocada para utilizarla como excusa para profundizar la intervención

A través de los últimos años se viene creando en Venezuela una grave crisis social, que ha sido difícil de enfrentar. Mientras avanza la crisis social generada por la escasez inducida, la especulación con los precios y diversas maniobras empresariales, se agudiza una campaña para estimular los comportamientos individualistas y egoístas. Es decir, las salidas que desestiman las soluciones colectivas, para todos.

Precisamente, como la cobertura principal de la intervención es la de una crisis humanitaria, se van a instalar campamentos “humanitarios” en la frontera con Colombia como una operación típicamente militar encubierta: en la frontera y en toda Venezuela se van a agudizar todas las carencias (reales o imaginarias) de comida, de agua, de medicinas, etc. para estimular emigraciones masivas hacia el otro lado de la frontera donde se tendría organizada toda clase de asistencia, lo que aparte de ser una poderosa arma de propaganda política y mediática, rebajaría la capacidad de resistencia por parte de la población, llevando a que por lo menos algunos sectores celebren la intervención como la salvación con respecto a la dictadura chavista-madurista y lejos de oponer resistencia, huyan hacia el otro lada de la frontera celebrando y blasfemando al gobierno y en particular al presidente Maduroy convirtiéndose en base de apoyo para los enemigos de la patria.

Los secuestros, los atracos, el microtráfico de drogas, los microcréditos para “auxiliar” a sectores de la población, que de esa manera quedarían atados mediante la deuda a los agentes de la intervención. Simultáneamente, se incendiarían depósitos de comida, de medicinas, se sabotearía la trasmisión de energía eléctrica, de agua, el metro y otros medios de transporte. En fin, una estrategia de caos, miedo, terror… No sería extraño que proliferen los crímenes horrendos, con descuartizamientos, violaciones y hechos similares incluidos para deteriorar más la moral y el espíritu de resistencia. Eso ya está ocurriendo.

Ese plan puede tener un punto culminante hacia el mes de abril, en torno al 22 de ese mes, cuando se llevarían a cabo las elecciones para presidente de la república.

Segunda parte

El desplazamiento de EEUU como potencia hegemónica

La tendencia mundial marca el desplazamiento de EEUU como potencia hegemónica y la consolidación de un mundo pluripolar y multicéntrico. Se prefiguraría un sistema financiero que no dependa del FMI y sus condicionalidades injerencistas en función de destruir los Estados soberanos. Un sistema monetario sustentado por el patrón oro, que se va apartando del dólar y en el que las criptomonedas tendrán un importante papel. La seguridad se independiza de la OTAN, el mundo no girará en torno a los pactos y alianzas militares y seguramente la ONU se irá revitalizando e independizando de la hegemonía de EEUU en la medida que se debilita el poder de las grandes familias que dominan al mundo, los Rockefeller y los Rothschild. Las relaciones económicas estarán más mediadas por la Organización de Cooperación de Shanghái y vínculos entre naciones soberanas. Los procesos de internacionalización del capital podrían enfrentarse a naciones soberanas, que reivindiquen especificidades culturales y regionales y menos por un proceso de uniformización fundado en los valores individualistas que el mercado capitalista representa y promueve. Se irá dando una reacción contra el materialismo extremo y una recuperación de visiones espirituales. Es decir, puede ir surgiendo otra cultura distinta a la que viene dominando hoy al planeta: la cultura fascista abiertamente maltusiana, que persigue el objetivo de destruir física y espiritualmente a los pobres de la tierra. Tal como lo promovió Malthus, mediante las guerras, los desastres naturales, las epidemias…

El curso de los acontecimientos vinculados al fortalecimiento de la soberanía y la cultura de la paz, será posible si las amenazas de guerra, incluso de una guerra nuclear, son derrotadas y en el mundo se va imponiendo la paz. Ello requerirá la conformación de un gran frente mundial por la paz. Que la política de la no violencia, se imponga sobre las aventuras guerreristas. Yo trabajo cotidianamente por eso. La lucha por la paz debe convertirse en la gran tarea de la humanidad. Ello definirá el futuro. Si la humanidad sobrevive y vive o si retrocedemos hacia la muerte y la destrucción.

Tercera parte

El cambio climático y el futuro de la humanidad

El retiro de Trump del acuerdo sobre cambio climático y los peligros que este implica, plantean una revalorización de las fuentes de energía y del petróleo y la ecología. No es cierto que el petróleo sea la fuente de energía más eficiente y más barata y Venezuela y en particular el Plan de la Patria, deben tomar en cuenta este proceso que va naciendo desde las entrañas de la humanidad y de la tierra y que apunta hacia una nueva civilización, una civilización espiritualista que va superando las relaciones de producción capitalistas.

Petróleo y porvenir

Que la energía petrolera es la más eficiente y más barata, es sólo verdad si se externalizan los costos ambientales y culturales (consumo ilimitado y derroche de fuerzas productivas), que la producción y la cultura petroleras generan. Desde el punto de vista ecológico las energías fósiles son extremadamente costosas. Cuando el precio del petróleo ha sobrepasado los $ 100 y se ha considerado un precio muy alto, de hecho, desde el punto de vista ambiental, ha estado muy barato, ha estado subsidiado por la naturaleza y la humanidad.

Esto no significa que Venezuela deba abandonar la producción petrolera, sino que debe dar una batalla para que, en el seno de la OPEP y otros organismos multilaterales, se vaya creando otra cultura sobre las fuentes de energía, en un proceso para que el Producto Interno Bruto (PIB), no sea el criterio para medir el crecimiento de la economía y el desarrollo de los pueblos y el mismo desarrollo deje de ser lo que establezca las diferencias entre los pueblos, entre desarrollo y subdesarrollo.

Habría que dar un salto entre el PIB y algo que podríamos ir llamando por ahora, Producto Interno Bruto Ecológicamente Sustentable (PIBES). Esta es una reflexión que irá tomando fuerza y tiene que ver con que haya o no, un futuro para la humanidad. En las Naciones Unidas Evo Morales dijo: La naturaleza puede vivir sin los seres humanos. El ser humano no puede vivir sin la naturaleza.

Plan de la Patria, fascismo, caos y defensa de todas las formas de vida

Lo dicho tiene consecuencias sobre el Plan de la Patria. Entre otras, que dicho plan debe darle al objetivo histórico No. 5, carácter transversal y dejar claro que se trata de la defensa no sólo de la vida humana sino de todas las formas de vida.

Ante estas tendencias, el poder mundial, la cúpula militar-financiera que gobierna al mundo, utiliza a Trump, para reforzar la ofensiva fascista internacional, desarrollando una estrategia de caotización planetaria para disolver la fuerza de los pueblos. Una geopolítica que promueve la violencia y mantiene latente el peligro de una guerra nuclear. Ha ido impulsando esa política de caotización en Medio Oriente, Asia menor y África. Ahora lo intenta en la región latinocaribeña, con la caotización de Venezuela. Actualmente, Venezuela tiene una vital importancia geopolítica y es una esperanza para los pueblos del Norte y del Sur. Por esto, esos pueblos y los gobiernos soberanos, son solidarios con nuestra patria y se oponen a la ofensiva imperial.

Es imprescindible derrotar la 5° columna pro-imperialista, que entrega alimentos y materias primas a canales empresariales empeñados en derrocar el gobierno. Contrariando la orden del presidente Maduro, dicha quinta columna provocó, en El Junquito, la muerte de Oscar Pérez y otros hechos que agudizan el caos. Tengo informaciones de que la CIA está detrás de este desenlace.Esto tiene que ser esclarecido e implica, por lo menos, las siguientes preguntas: ¿Del lado de las fuerzas policiales y de seguridad del país, quienes son los involucrados?

Cuarta parte

La derrota de la intervención, la reforma constitucional y la profundización de la democracia participativa y protagónica

Ante el avance fascista, Venezuela, con la reforma constitucional reforzaría la democracia protagónica fortaleciendo artículos como el 5° (la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo), el 6° (el pueblo no elige representantes, sólo otorga mandatos revocables), 70° (carácter vinculante de las decisiones de las asambleas de ciudadanas y ciudadanos), 51° (el deber por parte de los funcionarios públicos de responder las peticiones de la gente. El incumplimiento de ese deber puede provocar hasta la destitución del funcionario). Además de lo dicho, debe reforzase la propiedad y el poder comunal y el castigo de la corrupción como crimen contra la patria y la liquidación del burocratismo y aburguesamiento de funcionarios púbicos.

Ese cuartel general de la contrarrevolución debe ser destruido por la movilización popular, particularmente por el crecimiento de una sociedad comunal fundada en valores solidarios, que tenga como eje una economía basada en la producción comunal, todo lo que refuerce la propiedad y el poder comunal y el castigo de la corrupción como crimen contra la patria y la liquidación del burocratismo y aburguesamiento de funcionarios púbicos.

Unidad en torno al presidente Maduro

La polarización que domina a la sociedad venezolana, que no recoge los verdaderos conflictos de la sociedad venezolana, a veces más bien los oculta, debe ser superada. El presidente Maduro es clave para que eso se logre. Mas pedagogía política, un estilo más unitario que aisle al enemigo principal (Trump, las fuerzas internacionales que él representa y la cúpula de dirigentes políticos aliados de las fuerzas imperiales, que dejaron de ser venezolanos y son claros partidarios de la intervención transnacional).

Es necesario una limpieza del aparato del Estado. No simplemente entre chavismo y antichavismo. Hay un chavismo corrompido e ineficiente que debe dejar de estar asumiendo responsabilidades relevantes. A la hora de la intervención declarada y actuante, ellos van a estar a favor del imperio. No necesariamente de manera abierta. Más común, actuando como quintacolumnistas. El pueblo sabe que esa quinta columna existe y no se puede esperar que ocurra como está pasando con Rafael Ramírez, que cada vez más adopta posiciones que favorecen la intervención.

El debería decirnos, por ejemplo, que pasó con los proyectos para sustituir la gasolina por gas para vehículos. Con la planta para producir bombillos ahorradores de energía. La planta para producir bombonas para el almacenamiento, distribución y venta del gas doméstico. Entre otros proyectos que quedaron pendientes.

La limpieza de la administración pública y la eliminación de los enroques de funcionarios, que pasa el tiempo, se mantienen rotando de un cargo a otro sin rendir cuentas y sin embargo, siguen ahí.

La transformación de los hábitos de la burocracia pública que mantiene unas condiciones de vida abiertamente diferentes a las del pueblo y siguen sin bajarse de los carros negros, sin relacionarse directamente con la gente y parecen más bien una casta que domina el gobierno sin que sean patentes las ejecutorias que realizan en beneficio de la nación y de la gente. La intervención transnacional se profundiza, se acelera y mucha gente no cree en ellos.

Pero el problema más grave es el de los precios, la especulación y la escasez inducida. Esto debe convertirse en una declaración de emergencia nacional, en la que sea evidente ante el pueblo, que esa es una gran prioridad para el gobierno. No son suficientes los bonos y otros paliativos sociales, pues la ofensiva de la derecha que favorece la intervención transnacional y el derrocamiento del gobierno, se está agudizando y se va radicalizar, especialmente en el abastecimiento de alimentos y medicinas y un incremento espectacular de los precios, para tratar de garantizar que dicha intervención tenga respaldo popular y que el descontento sea tan grande, que el chavismo pueda ser aislado de la población.

Los precios y la agudización del desabastecimiento de alimentos y medicinas son un nudo crítico, que pone en serio peligro la estabilidad del gobierno bolivariano. Estamos llegando a la hora de la verdad: la agresión se va a incrementar y el momento de las decisiones claves ha llegado.  No se puede esperar.

Sin duda, la escasez es inducida, la especulación galopante es obra de la derecha y así sucesivamente. Pero con esas explicaciones no se come ni se cura la gente.

No se puede seguir transfiriendo dólares a los grandes empresarios que conspiran abiertamente contra el pueblo y la patria bolivariana.

La solidaridad con el presidente Maduro, sin descartar la crítica, los alertas, el combate en la calle y en todos los espacios sociales (las fábricas, los barrios, las universidades y demás centros educativos, los campos…) son imprescindibles. Es la hora de la verdad.

Un bloque de fuerzas populares antimperialistas es esencial. El presidente debe trabajar para garantizar que así sea. Los militantes y cuadros de este espacio tan diverso que es el chavismo, debemos trabajar por la unidad, expresando francamente las críticas, pero en unidad y lucha permanente.

La Asamblea Nacional Constituyente debe realizar también transformaciones radicales en su trabajo, ser realmente un espacio para la participación protagónica. Los miembros debemos trabajar firmemente por la unidad en torno a la directiva y esta debe introducir modificaciones en correspondencia con la emergencia que vivimos. Públicamente no diré más.

Scenario prebellico contro il Venezuela?

di William Izarra (*)

Riassumiamo gli ultimi eventi, che sembrano delineare uno scenario prebellico rafforzato o accelerato dall’intenzione di Trump di liquidare il governo di Nicolas Maduro e la rivoluzione bolivariana.

1. Viaggio di Tillerson nei paesi stretti alleati e vassalli degli Stati uniti; sue dichiarazioni dirette contro il Venezuela in ogni paese visitato.

2. Presenza di Kurt Tidd a Bogotà e due riunioni con il presidente colombiano Santos e il ministro della difesa. Con la scusa di incontri per rivedere le azioni di contrasto al narcotraffico, il tema centrale è stato il piano di intervento diretto in Venezuela, con il ricorso a una forza multinazionale guidata dalla Colombia tramite l’appoggio, la consulenza e il monitoraggio del Comando Sud.

3. Mobilitazione di truppe alla frontiera fra Brasile e Colombia; la causa dichiarata e apparente sarebbero gli arrivi dal Venezuela, ma il vero obiettivo è l’assedio al Venezuela con il ricorso all’operazione Tenaglia.

4. Completa l’operazione il rapporto clientelare stabilito fra Stati uniti e Guyana (compreso l’appoggio riguardo alla questione del territorio di Essequibo, conteso con il Venezuela), che sfocia nell’uso del territorio di questo Stato per il controllo militare del narcotraffico, una scusa che nasconde il vero motivo: l’assalto al Venezuela al momento opportuno.

5. I Paesi bassi con le loro isole di Aruba, Bonaire e Curazao significano una diretta presenza della Nato a pochi chilometri dalla costa venezuelana. I Paesi bassi sono uno stretto alleato degli Usa nelle azioni militari finalizzate a imporre l’egemonia.

6. Le dichiarazioni pubbliche (in riunioni con settori dell’opposizione) dell’incaricato d’affari degli Stati uniti – che ha il rango di ambasciatore – che agisce senza alcun rispetto del ruolo che dovrebbe avere un diplomatico, con chiari richiami alla conquista del governo da parte delle forze controrivoluzionarie appoggiate dagli Usa.

7. Le istruzioni, date all’opposizione, di astenersi dal firmare il documento della Repubblica dominicana.

8. La prosecuzione del giro di Tillerson da parte di Julio Borges il quale, sulla base delle istruzioni del Dipartimento di Stato, continua la propria attività di Ambasciatore di Guerra chiedendo più sanzioni contro il Venezuela.

9. L’accelerazione del blocco economico da parte dell’Unione europea come parte della destra mondiale dei paesi occidentali guidati dagli Stati uniti nell’operazione volta a strangolare e piegare il popolo venezuelano che non ha finora permesso la dissoluzione della rivoluzione bolivariana.

10. Di tutti gli eventi verificatisi fra il 15 gennaio e il 10 febbraio, il più significativo da considerare per una possibile invasione del Venezuela è la presenza e l’azione del Comando Sud in Colombia (fattore militare) in concomitanza con il viaggio aggressivo del nuovo falco, e rapace petroliere, Rex Tillerson, segretario di Stato Usa. Le aggressioni da parte dell’imperialismo statunitense vedono sempre l’azione diplomatica precedere l’atto militare. Ne concludo che potrebbe essere imminente il tentativo di invasione da parte degli Usa con l’impiego di una forza multinazionale diretta dalla Colombia dal Comando Sud.

Gli atti di resistenza e contro-invasione da parte delle forze rivoluzionarie bolivariane completano il quadro.

(*) già ufficiale di aviazione nelle forze armate venezuelane (Fanb)

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marinella Correggia]

Il Venezuela e la minaccia d’invasione militare dalla Colombia

di Eleazar Díaz Rangel

Mai prima d’ora il pericolo di un’aggressione militare al Venezuela è stato così vicino; una possibilità reale della politica attuale di Washington, anche se ricordiamo altre epoche di tensioni, avvertimenti e sanzioni contro l’economia del paese, a partire dal maggio 2001 quando, poco dopo l’arrivo di Hugo Chávez al governo, un funzionario dell’intelligence militare scoprì il Plan Balboa –  in Spagna, prove di invasione militare da parte di Stati uniti e Nato -, fino al presidente Barack Obama che nel 2015 considerava il nostro paese “una minaccia inusuale e straordinaria” per la sicurezza degli Stati uniti e la loro politica estera.

Perché questa mia conclusione? Prima di tutto, per la presenza di Trump alla guida degli Usa, con l’appoggio dei settori più reazionari e imprevedibili della politica di quel paese, capaci di creare crisi importanti simultaneamente in Venezuela e nella penisola coreana. E non è solo la presenza di Trump, ma le sue parole, le sue minacce concrete.

Queste condizioni, ovviamente, in sé non sarebbero sufficienti a confermare la gravità della situazione. Ma nella regione si sono verificati cambiamenti importanti. Non possiamo più contare su Lula o Dilma in Brasile, né sui Kirchner in Argentina, e in Ecuador non c’è più Correa. Sono assenze non da poco per lo sviluppo dei piani di Washington nei confronti del Venezuela. Aggiungiamo la creazione del gruppo di Lima come strumento che segue fedelmente le linee tracciate dagli Stati uniti nella loro ossessione contro il nostro paese.

E, come se non bastasse, la politica dell’Unione europea segue pedissequamente come non mai le azioni e decisioni di Washington nei confronti del Venezuela. E certamente vari paesi della regione obbediranno all’ordine recente di non riconoscere i risultati delle elezioni che si terranno il 22 aprile. Non è da scartare l’ipotesi che, a certe condizioni, si approfitti della nuova correlazione di forze in seno all’Organizzazione degli Stati americani per sancire la rottura delle relazioni con il Venezuela, come fecero a suo tempo con Cuba.

Sul piano militare, il comando Sud continua a essere un fattore fondamentale in ogni azione, insieme al riordinamento delle sete basi miliari in Colombia, controllate dagli Stati uniti; e in particolare quella di Palanquero. Aggiungiamo la recente decisione del governo di 
Panamá di autorizzare a partire da luglio l’arrivo di 415 militari dell’aviazione Usa!

Davanti a un panorama così guerrafondaio, è da immaginare che i falchi che guidano la politica estera di Washington siano arrivati alla conclusione che il momento propizio è arrivato; ma poi di certo sono subentrati i dubbi. Per esempio, quale sarebbe la reazione dei popoli latinoamericani, e anche altrove nel mondo? Fin dove si potrebbe spingere l’impegno della Cina sancito nell’accordo di “sicurezza e difesa” firmato di recente con il Venezuela? E la Russia? E i cubani, cosa farebbero? E i paesi dell’Alba, che da un mese sono riuniti in permanenza? Sulla base di queste domande, chi può garantire il successo di un’invasione militare?

L’unione civico-militare per la prima volta si è espressa anche in esercitazioni congiunte, e il popolo in precedenza non aveva la capacità di organizzazione e la coscienza nazionale alla quale è giunto. Gli Usa considereranno una fanfaronata l’avvertimento di Diosdado Cabello: si sa in quali condizioni arriveranno i soldati di Washington ma non si sa in quali condizioni se ne andranno?

In questo contesto, il comportamento del presidente Usa è così ossessivo che, anche qualora l’invasione militare fosse scartata, l’aggressione continuerebbe, con il rafforzamento delle misure economiche e finanziarie che già si stanno applicando, con l’aggiunta dell’embargo sul petrolio; il tutto con il sostegno dei media, come Ap, Reuters, Afp, Efe, e dei telegiornali di mezzo mondo, il solito circo mediatico nel quale dominano le menzogne e le notizie prive di fondamento, insieme all’occultamento della verità.

Qualunque politica Trump applicherà rispetto al Venezuela, abbiamo a disposizione un’unica risposta: resistere, affrontare le minacce nella maniera più organizzata possibile e consapevoli che, dall’interno, una minoranza appoggerà l’aggressione e alzerà il telefono per ricevere l’ordine di non andare a votare e di disconoscere il risultato del voto.

[Trad. dal castigliano per ALBAinformazione di Marinella Correggia]

La Rivoluzione bolivariana e le ingerenze imperialiste

di Fabio Marcelli – il fatto quotidiano

Strana dittatura quella venezolana. Sembra in effetti lo Stato al mondo con la maggiore densità di appuntamenti elettorali negli ultimi vent’anni. E il prossimo sarà davvero decisivo. Eppure, bizzarramente, i paladini della democrazia che siedono a Washington o Bruxelles, non sono affatto contenti che all’inizio di aprile il popolo venezolano sia chiamato a decidere chi sarà il presidente del Paese nei prossimi quattro anni. Forse perché sanno che, con ogni probabilità, il prescelto sarà nuovamente Nicolas Maduro Moros. Una vecchia abitudine, questa di voler “manipolare” le elezioni altrui, ricordata per esempio nel bel film di Steven Spielberg attualmente in circolazione, The Post. 

Ho avuto occasione di recarmi in Venezuela l’11 dicembre per le elezioni comunali e ho potuto riscontrare una situazione di tranquilla normalità. Ordine pubblico e pace sociale garantiti dopo il tentativo di insurrezione messo in scena dalla destra, che tuttavia è costato molte vittime, buona parte delle quali presunti sostenitori del governo, membri delle forze dell’ordine e ignari passanti. Mercati aperti e situazione dell’approvvigionamento migliorata grazie alle misure messe in atto che prevedono una più precisa disciplina per gli operatori economici al fine di evitare le speculazioni. Domenica pomeriggio ho visitato un quartiere popolare venuto in essere di recente con la costruzione di varie centinaia delle centinaia di migliaia di appartamenti costruiti dall’amministrazione chavista, verificando l’esistenza di un compatto ed entusiasta sostegno al governo Maduro tra la gente di quel quartiere, uguale a tanti altri del Venezuela.

Consenso del resto confermato dall’esito delle elezioni comunali che hanno visto la vittoria del Psuv in molte città e che in precedenza era stato espresso in occasione delle elezioni regionali e prima ancora di quelle per l’Assemblea costituente. Di fronte a questa sequela di vittorie del chavismo molti stanno letteralmente perdendo la testa. Innanzitutto ovviamente i dirigenti delladestra venezolana antisistema (che paradossalmente sono quelli che ottengono più credito in Occidente), sempre più divisi fra di loro e brancolanti nel buio, e sempre più inferociti per la perdita dei loro enormi privilegi che non è certo finita con l’avvento del chavismo, ma si sta concretizzando sempre di più nell’inevitabile e giusta prospettiva di un autentico socialismo.

Poi, gli autentici padroni del circo, e cioè i governanti di Washington, con il “bullo” Trump che segue alla lettera le indicazioni del più lucido Rex Tillerson, che ovviamente non si rassegna alla perdita degli enormi giacimenti petroliferi del Paese, e minaccia l’intervento armato. Sanno del resto di avere, almeno apparentemente, recuperato qualche posizione in America Latina, con le “strategie” di attacco giudiziario (il processo Lula o contro l’ex vicepresidente ecuadoriano Glass) o sul piano elettorale (con l’elezione di Macri in Argentina) o golpista classico (con il sospetto di brogli elettorali in Honduras e le violenze su decine di manifestanti in pochi giorni) e vorrebbero oggi completare la normalizzazione del subcontinente neutralizzando il chavismo e facendo tornare il Venezuela nella sua storica condizione semicoloniale.

Non credo tuttavia che possano riuscirci. Lo dico a ragion veduta dopo aver visitato il Paese a dicembre. Va capito in questo senso che i risultati elettorali, che ovviamente hanno enorme importanza, sono solo il riflesso di una condizione di accresciuta consapevolezza e organizzazione di milioni di venezolani. Un’enorme forza tranquilla che non si farà certo mettere fuori gioco da un personaggio come Donald Trump e meno ancora dalle sue marionette locali. Se però si dovessero concretizzare le minacce di intervento armato potremmo trovarci di fronte a un nuovo Vietnam in America Latina, con tremende conseguenze sulla pace nel mondo, dato anche il netto schieramento di RussiaCina ed altri in appoggio al legittimo governo venezolano. Intanto gli Stati Uniti, spalleggiati dai loro valletti europei, tentano la carta della destabilizzazione economica mediante sanzioni che non hanno alcun fondamento e rappresentano gravi violazioni del diritto internazionale.

Ne tengano conto gli sprovveduti governanti europei e italiani. L’Italia ha importanti interessi in Venezuela sia per la presenza di un’importante comunità di emigrati che per gli accordi di cooperazione in essere per lo sfruttamento delle risorse energetiche ed in altri settori. Sarebbe ora che gli italiani disponessero di un governo la cui politica estera fosse mirata alla difesa degli interessi nazionali e non a seguire gli sconnessi deliri del governo statunitense. Speriamo che anche da noi le elezioni del 4 marzo portino un qualche miglioramento da questo punto di vista.

 

"En Tiempos de Guarimba"

Conoce a quienes te quieren dirigir

La Covacha Roja

Donde encontramos ideas avanzadas

Pensamiento Nuestro Americano

Articulando Luchas, Cultivando Resistencias

RE-EVOLUCIÓN

Combatiendo al fascismo internacional

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

SLAVYANGRAD.es

Nuestra ira no tiene limites. (c) V. M. Molotov

Auca en Cayo Hueso

Just another WordPress.com site

Gli Appunti del Paz83

Internet non accende le rivoluzioni, ma aiuta a vincerle - Il Blog di Matteo Castellani Tarabini

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

Hugo Chavez Front - Canada

Get to know what's really going on in Venezuela

Revista Nuestra América

Análisis, política y cultura

Avanzada Popular

Colectivo Avanzada Popular

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

La Historia Del Día

Blog para compartir temas relacionados a la historia, la política y la cultura

Planetasperger

sindrome de asperger u otros WordPress.com weblog

Vientos del Este

Actualidad, cultura, historia y curiosidades sobre Europa del Este

My Blog

Just another WordPress.com site

Festival delle idee politiche

Rassegna annuale di teorie politiche e pratiche della partecipazione civile

Far di Conto

Piccoli numeri e liberi pensieri

Miradas desde Nuestra América

Otro Mundo es Posible, Necesario, Urgente. Desde la provincia chilena

L'angolo dei cittadini

La tua provincia

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

Coordinadora Simón Bolívar

¡Bolívar vive la lucha sigue!

LaDu

Laboratorio di Degustazione Urbana

www.logicaecologica.es/

Noticias saludables

il Blog di Daniele Barbieri & altr*

"Per conquistare un futuro bisogna prima sognarlo" (Marge Piercy)

KFA Italia - notizie e attività

notizie dalla Corea Popolare e dalla Korean Friendship Association

KFA Euskal Herria

Korearekiko Laguntasun Elkartea | Korean Friendship Association

ULTIMOTEATRO.PRODUZIONIINCIVILI

Nuova Drammaturgia del Contemporaneo

Sociales en PDF

Libro de sociales en formato digital.

matricola7047

Notes de lectura i altres informacions del seminari sobre el Quaderns de la Presó d'Antonio Gramsci ( Associació Cultural Espai Marx)

Centro Cultural Tina Modotti Caracas

Promoción de la cultura y arte Hispanoamericana e Italiana. Enseñanza y educaciòn.

Racconti di quasi amore

a costo di apparire ridicolo

Ex UAGDC

Documentazioni "Un altro genere di comunicazione"

Esercizi spirituali per signorine

per un'educazione di sani principi e insane fini

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: